Найдите свой следующий любимый книге

Станьте участником сегодня и читайте бесплатно в течение 30 дней
Brida SPA

Brida SPA

Автором Paulo Coelho

Читать отрывок

Brida SPA

Автором Paulo Coelho

оценки:
3/5 (20 оценки)
Длина:
238 pages
5 hours
Издатель:
Издано:
Jun 26, 2012
ISBN:
9780062226419
Формат:
Книге

Описание

Una novela sobre la sorprendente historia de Brida O'Fern, una de las más jóvenes maestras en la Tradición de las Hechiceras, donde la magia habla todas las lenguas del corazón del hombre Esta es la historia de Brida, una niña irlandesa, y su sed de conocimiento. Siempre se ha interesado en diversos aspectos de la magia, pero ahora está en busca de algo más. Su búsqueda la lleva a conocer gente de gran sabiduría, que comienza a enseñarle acerca del mundo espiritual. Conoce a un hombre sabio que le enseña a superar sus miedos y a una mujer que le enseña cómo danzar al ritmo del mundo y rezarle a la luna. A medida que Brida busca su destino, lucha por encontrar el equilibrio entre sus relaciones y su deseo de convertirse en bruja. Esta fascinante novela incorpora temas que los fanáticos de Paulo Coelho reconocerán y atesorarán—es una historia de amor, pasión, misterio y espiritualidad, del maestro de la ficción.
Издатель:
Издано:
Jun 26, 2012
ISBN:
9780062226419
Формат:
Книге

Об авторе

Paulo Coelho is the author of The Alchemist, he was born in 1947 in the city of Rio de Janeiro, Brazil. Being the author of 30 books that have sold over 320 million copies in 170 countries, he has become one of the most widely read authors in the world today. Paulo Coelho is the recipient of over 115 awards and honours, including the Hans Christian Andersen Award, the Grinzane Cavour Book Award and the Chevalier de l'Ordre National de la Légion d'Honneur, to name a few.

Связано с Brida SPA

Похоже на «Книги»

Предварительный просмотр книги

Brida SPA - Paulo Coelho

1984

Verano y otoño

–Quiero aprender magia –dijo la chica.

El Mago la miró. Jeans descoloridos, camiseta, y el aire de desafío que toda persona tímida acostumbra a usar cuando no debía. «Debo tener el doble de su edad», pensó. Y, a pesar de esto, sabía que estaba delante de su Otra Parte.

–Mi nombre es Brida –continuó ella–. Disculpe por no haberme presentado. Esperé mucho este momento, y estoy más ansiosa de lo que pensaba.

–¿Para qué quieres aprender magia? –preguntó él.

–Para responder algunas preguntas de mi vida. Para conocer los poderes ocultos. Y, tal vez, para viajar al pasado y al futuro.

No era la primera vez que alguien iba hasta el bosque para pedirle esto. Hubo una época en que había sido un Maestro muy conocido y respetado por la Tradición. Había aceptado varios discípulos, y creído que el mundo cambiaría en la medida en que él pudiese cambiar a aquellos que le rodeaban. Pero había cometido un error. Y los Maestros de la Tradición no pueden cometer errores.

–¿No crees que eres muy joven?

–Tengo veintiún años –dijo Brida–. Si quisiera aprender ballet ahora, ya me encontrarían demasiado vieja.

El Mago le hizo una seña para que lo acompañase. Los dos comenzaron a caminar juntos por el bosque, en silencio. «Es bonita –pensaba él, mientras las sombras de los árboles iban mudando rápidamente de posición porque el sol ya estaba cerca del horizonte–. Pero le doblo la edad.» Esto significaba que posiblemente iba a sufrir.

Brida estaba irritada por el silencio del hombre que caminaba a su lado; su última frase ni siquiera había merecido un comentario por parte de él. El suelo del bosque estaba húmedo, cubierto de hojas secas; ella también reparó en las sombras cambiantes y la noche cayendo rápidamente. Dentro de poco oscurecería, y ellos no llevaban ninguna linterna.

«Tengo que confiar en él –se alentaba a sí misma–. Si creo que él me puede enseñar magia, también he de creer que me puede guiar por un bosque.»

Continuaron caminando. Él parecía andar sin rumbo, de un lado para otro, cambiando de dirección sin que ningún obstáculo estuviese interrumpiendo su camino. Más de una vez anduvieron en círculos, pasando tres o cuatro veces por el mismo lugar.

«Quién sabe si me está probando.» Estaba resuelta a ir hasta el fin con aquella experiencia y procuraba demostrar que todo lo que estaba ocurriendo –inclusive las caminatas en círculo– eran cosas perfectamente normales.

Había venido desde muy lejos, y había esperado mucho aquel encuentro. Dublín quedaba a casi 150 kilómetros de distancia, y los autobuses hasta aquella aldea eran incómodos y salían en horarios absurdos. Tuvo que levantarse temprano, viajar tres horas, preguntar por él en la pequeña ciudad, explicar lo que deseaba con un hombre tan extraño. Finalmente le indicaron la zona del bosque donde él acostumbraba estar durante el día, pero no sin antes alguien prevenirla de que él ya había intentado seducir a una de las mozas de la aldea.

«Es un hombre interesante», pensó para sí. El camino ahora era una subida y ella comenzó a desear que el sol se demorase aún un poco más en el cielo. Tenía miedo de resbalar en las hojas húmedas que estaban en el suelo.

–¿Por qué quieres aprender magia?

Brida se alegró de que el silencio se rompiera. Repitió la misma respuesta de antes.

Pero a él no le satisfizo.

–Quizá quieras aprender magia porque es misteriosa y oculta. Porque tiene respuestas que pocos seres humanos consiguen encontrar en toda su vida. Pero, sobre todo, porque evoca un pasado romántico.

Brida no dijo nada. No sabía qué decir. Se quedó deseando que él volviese a su silencio habitual porque tenía miedo de dar una respuesta que no gustase al Mago.

Llegaron finalmente a lo alto de un monte, después de atravesar el bosque entero. El terreno allí tornábase rocoso y desprovisto de cualquier vegetación; pero era menos resbaladizo, y Brida acompañó al Mago sin ninguna dificultad.

Él se sentó en la parte más alta, y pidió a Brida que hiciese lo mismo.

–Otras personas ya estuvieron aquí antes –dijo el Mago–. Vinieron a pedirme que les enseñase magia. Pero yo ya enseñé todo lo que necesitaba enseñar, ya devolví a la Humanidad lo que ella me dio. Hoy quiero quedarme solo, subir a las montañas, cuidar las plantas y comulgar con Dios.

–No es verdad –respondió la chica.

–¿Qué no es verdad? –Él estaba sorprendido.

–Quizá quiera comulgar con Dios. Pero no es verdad que quiera quedarse solo.

Brida se arrepintió. Dijo todo aquello impulsivamente y ahora era demasiado tarde para remediar su error. Tal vez existiesen personas a quienes les gustase quedarse solas. Tal vez las mujeres necesitasen más a los hombres que los hombres a las mujeres.

El Mago, no obstante, no parecía irritado cuando volvió a hablar.

–Voy a hacerte una pregunta –dijo–. Tienes que ser absolutamente sincera en tu respuesta. Si me dices la verdad, te enseñaré lo que me pides. Si mientes, nunca más debes volver a este bosque.

Brida respiró aliviada. Era tan sólo una pregunta. No precisaba mentir, eso era todo. Siempre consideró que los Maestros, para aceptar a sus discípulos, exigían cosas más difíciles.

Se sentó enfrente de ella. Sus ojos estaban brillantes.

–Supongamos que yo empiece a enseñarte lo que aprendí –dijo, con los ojos fijos en los de ella–. Comience a mostrarte los universos paralelos que nos rodean, los ángeles, la sabiduría de la Naturaleza, los misterios de la Tradición del Sol y de la Tradición de la Luna. Y cierto día, vas hasta la ciudad para comprar algunos alimentos y encuentras en mitad de la calle al hombre de tu vida.

«No sabría reconocerlo», pensó ella. Pero resolvió quedarse callada; la pregunta parecía más difícil de lo que había imaginado.

–Él percibe lo mismo y consigue acercarse a ti. Os enamoráis. Tú continúas tus estudios conmigo, yo te muestro la sabiduría del Cosmos durante el día, él te muestra la sabiduría del Amor durante la noche. Pero llega un determinado momento en que ambas cosas ya no pueden seguir andando juntas. Necesitas escoger.

El Mago paró de hablar por algunos instantes. Incluso antes de preguntar, tuvo miedo de la respuesta de la joven. Su venida, aquella tarde, significaba el final de una etapa en la vida de ambos. Él lo sabía, porque conocía las tradiciones y los designios de los Maestros. La necesitaba tanto como ella a él. Pero ella debía decir la verdad en aquel momento; era la única condición.

–Ahora respóndeme con toda franqueza –dijo, al fin, tomando coraje–. ¿Dejarías todo lo que aprendiste hasta entonces, todas las posibilidades y todos los misterios que el mundo de la magia te podría proporcionar, para quedarte con el hombre de tu vida?

Brida desvió los ojos de él. A su alrededor estaban las montañas, los bosques y, allí abajo, la pequeña aldea comenzaba a encender sus luces. Las chimeneas humeaban, dentro de poco las familias estarían reunidas en torno a la mesa para cenar. Trabajaban con honestidad, temían a Dios, y procuraban ayudar al prójimo. Sus vidas estaban explicadas, eran capaces de entender todo lo que pasaba en el Universo, sin jamás haber oído hablar de cosas como la Tradición del Sol y la Tradición de la Luna.

–No veo ninguna contradicción entre mi búsqueda y mi felicidad –dijo ella.

–Responde a lo que te he preguntado. –Los ojos del Mago estaban fijos en los de ella–. ¿Abandonarías todo por esa persona?

Brida sintió unas ganas inmensas de llorar. No era apenas una pregunta, era una elección, la elección más difícil que las personas tienen que hacer en toda su vida. Ya había pensado mucho sobre esto. Hubo una época en que nada en el mundo era tan importante como ella misma. Tuvo muchos novios, siempre creyó que amaba a cada uno de ellos, y siempre vio al amor acabarse de un momento a otro. De todo lo que conocía hasta entonces, el amor era lo más difícil. Actualmente estaba enamorada de alguien que tenía poco más que su edad, estudiaba Física y veía al mundo de manera totalmente diferente a la de ella. Nuevamente estaba creyendo en el amor, apostando en sus sentimientos, pero se había decepcionado tantas veces que ya no estaba segura de nada. Pero, aun así, ésta continuaba siendo la gran apuesta de su vida.

Evitó mirar al Mago. Sus ojos se fijaron en la ciudad con sus chimeneas humeando. Era, a través del amor, como todos procuraban entender el universo desde el comienzo de los tiempos.

–Yo abandonaría –dijo finalmente.

Aquel hombre que estaba frente a ella jamás entendería lo que pasaba en el corazón de las personas. Era un hombre que conocía el poder, los misterios de la magia, pero no conocía a las personas. Tenía los cabellos grisáceos, la piel quemada por el sol, el físico de quien está acostumbrado a subir y bajar aquellas montañas. Era encantador, con unos ojos que reflejaban su alma, llena de respuestas, y debía estar una vez más decepcionado con los sentimientos de los seres humanos comunes. Ella también estaba decepcionada consigo misma, pero no podía mentir.

–Mírame –dijo el Mago.

Brida estaba avergonzada. Pero, aun así miró.

–Has dicho la verdad. Te enseñaré.

La noche cayó por completo, y las estrellas brillaban en un cielo sin luna. En dos horas, Brida contó su vida entera a aquel desconocido. Intentó buscar hechos que explicasen su interés por la magia –como visiones en la infancia, premoniciones, llamadas interiores–, pero no consiguió encontrar nada. Tenía ganas de conocer, y eso era todo. Y por este motivo había frecuentado cursos de astrología, tarot y numerología.

–Esto son apenas lenguajes –dijo el Mago– y no son únicos. La magia habla todos los lenguajes del corazón del hombre.

–¿Qué es la magia, entonces? –preguntó ella.

A pesar de la oscuridad, Brida percibió que el Mago había girado el rostro. Estaba mirando al cielo, absorto, quién sabe si en busca de una respuesta.

–La magia es un puente –dijo, finalmente–. Un puente que te permite ir del mundo visible hacia el invisible. Y aprender las lecciones de ambos mundos.

–Y, ¿cómo puedo aprender a cruzar ese puente?

–Descubriendo tu manera de cruzarlo. Cada persona tiene su manera.

–Fue lo que vine a buscar aquí.

–Existen dos formas –respondió el Mago–. La Tradición del Sol, que enseña los secretos a través del Espacio, de las cosas que nos rodean. Y la Tradición de la Luna, que enseña los secretos a través del Tiempo, de las cosas que están presas en su memoria.

Brida había entendido. La Tradición del Sol era aquella noche, los árboles, el frío en su cuerpo, las estrellas en el cielo. Y la Tradición de la Luna era aquel hombre frente a ella, con la sabiduría de los antepasados brillando en sus ojos.

–Aprendí la Tradición de la Luna –dijo el Mago, como si estuviese adivinando sus pensamientos–. Pero jamás fui un Maestro en ella. Soy un Maestro en la Tradición del Sol.

–Muéstreme la Tradición del Sol –dijo Brida, desconfiada, porque había presentido una cierta ternura en la voz del Mago.

–Te enseñaré lo que aprendí. Pero son muchos los caminos de la Tradición del Sol.

«Es preciso tener confianza en la capacidad que cada persona tiene de enseñarse a sí misma.»

Brida no estaba equivocada. Había realmente ternura en la voz del Mago. Aquello la asustaba, en vez de tranquilizarla.

–Soy capaz de entender la Tradición del Sol –dijo.

El Mago dejó de mirar a las estrellas y se concentró en la chica. Sabía que ella todavía no era capaz de aprender la Tradición del Sol. Aun así, debía enseñarle. Ciertos discípulos eligen a sus Maestros.

–Quiero recordarte una cosa, antes de la primera lección –dijo–. Cuando alguien encuentra su camino, no puede tener miedo. Tiene que tener el coraje suficiente para dar pasos errados. Las decepciones, las derrotas, el desánimo, son herramientas que Dios utiliza para mostrar el camino.

–Herramientas extrañas –dijo Brida–. Muchas veces hacen que las personas desistan.

El Mago conocía el motivo. Ya había experimentado en su cuerpo y alma estas extrañas herramientas de Dios.

–Enséñeme la Tradición del Sol –insistió ella.

El Mago le pidió a Brida que se recostara en un saliente de la roca y se relajara.

–No necesitas cerrar los ojos. Mira el mundo a tu alrededor, y percibe todo cuanto puedas percibir. A cada momento, ante cada persona, la Tradición del Sol muestra la sabiduría eterna.

Brida hizo lo que el Mago le mandaba, pero pensó que estaba yendo muy rápido.

–Ésta es la primera y más importante lección –dijo él–. Fue creada por un místico español, que entendió el significado de la fe. Su nombre era Juan de La Cruz.

Miró a la chica, entregada y confiante. Desde el fondo de su corazón, imploró que ella entendiese lo que iba a enseñarle. A fin de cuentas, ella era su Otra Parte, aun cuando todavía no lo supiera, aun cuando todavía fuese demasiado joven y estuviera fascinada por las cosas y por las personas del mundo.

Brida llegó a ver, a través de la oscuridad, la figura del Mago entrando en el bosque y desapareciendo entre los árboles que había a su izquierda. Tuvo miedo de quedarse sola allí, y procuró mantenerse relajada. Ésta era su primera lección, no podía mostrar ningún nerviosismo.

«Él me aceptó como discípula. No puedo decepcionarlo.»

Estaba contenta consigo misma y al mismo tiempo sorprendida por la rapidez con que todo había sucedido. Pero jamás había dudado de su capacidad –estaba orgullosa de ella–, y de lo que la había llevado hasta allí. Estaba segura de que, desde algún lugar de la roca, el Mago estaba observando sus reacciones, para ver si era capaz de aprender la primera lección de magia. Él había hablado de coraje, pues, hasta con miedo –en el fondo de su mente comenzaban a surgir imágenes de serpientes y escorpiones que habitaban aquella roca–, ella debía demostrar valor. Dentro de poco él volvería, para enseñarle la primera lección.

«Soy una mujer fuerte y decidida», repitió, en voz baja, para sí misma. Era una privilegiada por estar allí, con aquel hombre, a quien las personas adoraban o temían. Revivió toda la tarde que habían pasado juntos, se acordó del momento en que percibió alguna ternura en su voz. «Quién sabe si también me encontró una mujer interesante. Tal vez incluso quisiera hacer el amor conmigo.» No sería una mala experiencia; había algo extraño en sus ojos.

«Qué pensamientos tan tontos.» Estaba allí, detrás de algo muy concreto –un camino de conocimiento– y, de repente, se percibía a sí misma como una simple mujer. Procuró no pensar más en esto y fue cuando se dio cuenta de que ya había pasado mucho tiempo desde que el Mago la dejara sola.

Comenzó a sentir un inicio de pánico; la fama que corría respecto a ese hombre era contradictoria. Algunas personas decían que había sido el más poderoso Maestro que jamás conocieran, que era capaz de cambiar la dirección del viento, de abrir agujeros en las nubes, utilizando apenas la fuerza del pensamiento. Brida, como todo el mundo, quedaba fascinada por prodigios de esa naturaleza.

Otras personas, sin embargo –personas que frecuentaban el mundo de la magia, los mismos cursos y clases que ella frecuentaba–, garantizaban que él era un hechicero negro, que cierta vez había destruido a un hombre con su Poder porque se había enamorado de la mujer de ese hombre. Y había sido por esa causa que, a pesar de ser un Maestro, había sido condenado a vagar en la soledad de los bosques.

«Quizá la soledad lo haya enloquecido más aún», y Brida comenzó a sentir de nuevo un inicio de pánico. A pesar de su juventud, ya conocía los daños que la

Вы достигли конца предварительного просмотра. Зарегистрируйтесь, чтобы узнать больше!
Страница 1 из 1

Обзоры

Что люди думают о Brida SPA

3.0
20 оценки / 20 Обзоры
Ваше мнение?
Рейтинг: 0 из 5 звезд

Отзывы читателей

  • (5/5)
    Love, love, love! As all of the books I've read by Coelho have, this one hit all of the right chords for me. The story of a woman on a search for what spirituality is and can be, what form her relationships should take, and the exploration of mysticism in today's world... they were perfectly paired with the concepts of uncertainty and growth.I appreciated the various mentors that came into Brida's life, proving that no one person can be everything for us. No one teacher can explain everything. No one love should be expected to fulfill us. Her experiences showed that momentary love is just as important to personal growth as is lasting and domestic love.The mix of mysticism and Christianity is rare in writing today, and I thoroughly appreciated the way that this juxtaposition was portrayed. Nothing wrong, working jointly, and to the betterment of all those who seek this path.
  • (3/5)
    This book makes you think about relationships, magic and love.It is not nearly what The Alchemist was, but is an easy and good read.Being the story of a woman on a journey of self-discovery, who finds spirituality through magic, this book provides some guidance to those seeking a "Christ-Witch" path.
  • (3/5)
    Wonderful Book
  • (3/5)
    Anyone who has read Paulo Coelho knows that his stories are often fantastical tales that center on the mysteries of the spirit. Brida is the story of a woman on a journey of self-discovery who finds spirituality through magic. There were some definite surprises in this book. For example, sex is used as a means of obtaining spiritual power. After having read his explanation in the afterword I guess I can understand where he was going with that but it was a bit of a shock to the system when I actually read it in the context of the story. Without giving too much away I can say that there are two different sides to the 'magical coin': The Tradition of the Moon and the Tradition of the Sun. By studying either of these the individual is opening themselves up to God and all that He created. I liked it but in my opinion The Alchemist was far and away more powerful. If you're interested in his take on magic vs spirituality vs religion then I encourage you to give this book a try but if you're only reading it because you liked The Alchemist (oops) then you might be in for a shock.
  • (5/5)
    Although not familiar with a Wicca or a Magus, I became comfortably accepting of their presence in Brida's journey. Brida is a witch. She comes to the Wicca and the Magus to widen her circle of wisdom and knowledge. Her growth path became exciting and stimulated my imagination. Paulo Coelho easily strengthens those without understanding not to fear but to take up a blue cloak of bravery and to dance in your aura.I especially enjoyed his call to nature. I know with more surety that the sky, flowers, meadows are God's free gift to me. All I have to do is drink it in. Shame can not keep us from experiencing it. Mistakes can not keep us from experiencing it because shame, mistakes are all a part of the goblet we must drink from without hesitation to enjoy the dance of life.Nothing is bad in life. All is good that comes to us.I loved the part where Brida dances naked. She's totally free and unashamed welcoming love into her life. In Brida. Love is shared in one way or another page by page. When Brida dances without inhibition she is welcoming love. Love is "the bridge to the visible and the invisible".As for the Magus, he will meet his soul mate again and again through the magical turning of the universe. So Brida had to leave and return to her other soul mate, Lorens. I was afraid to read Brida. I started it. Then, restarted it. I had to relax my mind, body and spirit. Then, the story just flowed. I read it with a sense of peace. I think it is impossible to read Paulo Coelho with an anxious spirit. His novel, Brida, definitely can not be read with a spirit of hate or bitterness. It must be read with a spirit of 'I will accept what is here.' This is not difficult because his hand is open with generosity to feed your spirit just as the Wicca and the Magus fed Brida.I feel more bravery now after reading Brida. I feel more self acceptance, and "That's a good thing." I feel reading Brida will help me find my rightful gift. The author encouraged me by writing every person has a special gift. That gift is an instrument to be used for God's glory. I am looking forward to my next journey inside myself with this author, Paulo Coelho.
  • (4/5)
    I have been drawn to Paulo Coelho's writing since reading "The Alchemist," and "Aleph." "Brida" did not disappoint. It is a book which I consider to be spiritual; but I can well see how someone else may call it a romance or a book about witchcraft. If you were to summarize it in one sentence it'd have to be that the book is about finding yourself and your place in the world.
  • (5/5)
    On the surface, the is the story of Brida and her quest to learn magic. I’m sure there are as many interpretations of this book as there are readers, but I read it as the story of a young woman trying to find love and her place in the world. Along the way she has to make some tough decisions about who she loves and what place love has in her life as it becomes filled with her focus on magic.This book is like 1Q84 in many ways. Both are translated fiction. Both are magical realism. And both were like nothing else I’ve ever read in so many good ways. If you told me I’d like these books before I knew I liked them, but after I knew what they were like, I would tell you that you were crazy and that they were sure to be too literary. They are literary and they share with the classics a resonating exploration of human nature. However, Brida is practical and intelligent and fits the plain, down-to-earth narration perfectly. Although she discusses big concepts, she wonders about them in a way that is relatable rather than too literary. We learn about her hopes and dreams and feelings in such a way that she can’t be too literary. She’s just a girl with questions we all wonder about from time to time.The magic lends the novel a surrealness which, paired with our protagonists easy acceptance of the incredible, gave this book the delightful feel of a fable. I definitely don’t think the author has a moral in mind for you, but the book will give you much to consider as you draw your own conclusions. This was a beautiful novel that speaks to the deep human need to find love and to understand our purpose in life. Vicariously through Brida you’re able to experience one person’s path to doing just that. I loved it, loved it, cannot say enough times how much I loved this book. Just read it :)This review first published on Doing Dewey.
  • (2/5)
    Made me realize that I should have stuck with The Alchemist (and possibly Onze Minutes). Coelho is confused.
  • (2/5)
    This book was a huge disappointment. I always hesitated to read it, but didn't know why. Now I do. Yes, Coelho is a skilled writer. Beautiful phrases, great one-liners too... BUT: a book about witchcraft, witches, the traditions of moon and sun, a character called Wicca and not even one time the goddess is mentioned?! The god that is talked about is not the pagan god. I'm sorry to say, but this story has nothing to do with witchcraft as I know it.
  • (1/5)
    because of the Tradition of the Moon you can geuss the interior of a shop window? Either this book is too deep for me or it is just all made up and makes no sense. I usuallly love his books but this is not one I woudl recommened.
  • (3/5)
    I picked up Brida because I am absolutely in love with The Alchemist, and I was a little disappointed. I thought Brida was a very good book, but it is much more heavy-handed in its life lessons, whereas The Alchemist doles out evenly along with story. All in all, it was a little more ethereal than my taste generally runs, but I still enjoyed the book.
  • (2/5)
    I really liked this at first. It raised several questions I had never thought about before. Then it just became tiresome. It didn't move along at a very good pace and I found myself just wishing it would end. 
  • (2/5)
    I seek out books where the story is set in Ireland, but I have to say that this book was a disappointment. All fluff, no substance.
  • (2/5)
    Young girl is seeking for hers identity and she founds wicca as the way of life. There are information of wicca traditions and I have to seek for more of it in books of Scott Cunninghamn. Brida is written same way, what Cunninghamn tells in his books. I´m not sure what is the meaning of Coelho´s book. Is he telling us the tradition of wicca, or is he telling us the growing of young girl? Ofcourse finding your identity goes in a way Coelho tells to his readers. In Brida´s life love, sexuality and other things exists. My opinion this book is very thin in it´s ideas. The wicca as motive is quite popular in the world and maybe this motive sells good. As a reading experiance the motive and plot is very thin.
  • (2/5)
    I was always snotty about Paulo Coelho and I take it back, he's perfectly readable, even if he is no Turgenev - he's not a bad writer. Book very boring though, unless you're interested in magic, and even then it warns, that magic rituals are described out of context and must not be imitated, rather, tuition sought. So why waste the second two thirds on descriptions of magic rituals? It's fine, if not my bag especially, until then, then it gets boring. As I hadn't heard of it but I have many of his other books, and as the problem is the plot dead end, I imagine some of his other books are a good read, so try 'The Alchemist' or something.
  • (2/5)
    a different kind of writer. a different style. but too much religious matters to be dealt with. while reading the book i had the uncertinity of the world of wicthcraft to explore. does it still exist. please somebody help me to find the answer.
  • (3/5)
    I liked it, its a light read. The pacing is not that fast. As the author Paulo Coelho dwells more on life's stories and self discoveries. You will still find this an interesting read and learn something from the story as the characters are torn into decisions on goal-setting, destiny, love, responsibility.
  • (4/5)
    This was a strange little book, a peculiar and sometimes flat story of a young woman seeking out two spiritual advisors on two not entirely different paths. It was a story of students and teachers, of searching, faith and soul mates. I've read some angry reviews over the mix of Wicca and Christianity used in this story, but I've known people who considered themselves to be following both paths, so that didn't throw me too much. This wasn't a wildly inspiring story or a page turner at all really, but it was still somehow a satisfying read in a way I can't quite put my finger on. One of the teachers in this story uses a technique with her student where she sets her focus, and then rambles on and on in a quiet and mundane manner, setting the student's mind adrift in a sort of hallucinatory meditation or scrying exercise. It seems that Coelho does the same for the reader with this book, setting up a few ideas and then pulling the reader gently through a quiet story while the subconscious is encouraged to wander. The book didn't leave me with any profound concepts, ideas or revelations, but then it hasn't really left me yet either. It was a strange but not at all unpleasant read.
  • (3/5)
    Not nearly as brilliant as The Alchemist, I enjoyed Brida but left feeling disappointed after his Coehlo's brilliance in some of his other books. Brida is a young Irish woman on a quest to find her true self which leads her to the practice of Wicca and modern day witches. I suppose the point of the story was really about soul mates and true love but it didn't have the punch I was looking for.
  • (5/5)
    At times it felt like I was reading about myself and my personal journey and the constant battles I encounter on staying on my path. All of Paulo books are written with compassion and insight which never ceases to touch my soul.