Наслаждайтесь миллионами электронных книг, аудиокниг, журналов и других видов контента в бесплатной пробной версии

Только $11.99 в месяц после пробной версии. Можно отменить в любое время.

La maleta: A veces, todo lo que necesitamos es un poco de perspectiva
La maleta: A veces, todo lo que necesitamos es un poco de perspectiva
La maleta: A veces, todo lo que necesitamos es un poco de perspectiva
Электронная книга187 страниц3 часа

La maleta: A veces, todo lo que necesitamos es un poco de perspectiva

Автор Andy Andrews

Рейтинг: 5 из 5 звезд

5/5

()

Об этой электронной книге

Una historia conmovedora de sabiduría común del autor del libro de gran éxito de ventas El regalo del viajero.

Orange Beach, Alabama es un pueblo sencillo lleno de gente sencilla. Pero todos tienen su buena porción de problemas: matrimonios que están al borde del divorcio, adultos jóvenes que se dan por vencidos en la vida, empresarios al borde de la bancarrota y muchos de los otros obstáculos que la vida reparte a las masas.

Afortunadamente, cuando las cosas se ven más oscuras un misterioso anciano llamado Jones tiene una manera milagrosa de aparecer. Comunicando lo que él llama "un poquito de perspectiva", Jones explica que se le ha dado el don de notar cosas que otros pasan por alto. En sus interacciones sencillas, Jones habla a aquella parte en todos nosotros que anhela entender por qué suceden las cosas y qué podemos hacer al respecto.

Basada en una extraordinaria historia real, La maleta mezcla hermosamente la ficción, alegoría e inspiración.

ЯзыкEspañol
ИздательThomas Nelson
Дата выпуска28 дек. 2009 г.
ISBN9781602557093
La maleta: A veces, todo lo que necesitamos es un poco de perspectiva
Читать отрывок
Автор

Andy Andrews

Andy Andrews is a bestselling novelist, speaker, and consultant for some of the world’s most successful teams, largest corporations, and fastest-growing organizations. He is the author of the New York Times bestsellers The Noticer, How Do You Kill 11 Million People?, and the modern classic The Traveler’s Gift. For more information, please visit AndyAndrews.com.

Связано с La maleta

Похожие Книги

Связанные категории

Отзывы о La maleta

Рейтинг: 5 из 5 звезд
5/5

2 оценки1 отзыв

Ваше мнение?

Нажмите, чтобы оценить
  • Рейтинг: 5 из 5 звезд
    5/5
    es un libro el cual me gustaría recomendar en un futuro

Предварительный просмотр книги

La maleta - Andy Andrews

La

MALETA

La

MALETA

A veces, todo lo que necesitamos

es un poco de perspectiva

ANDY

ANDREWS

9781602552869_INT_0003_001

© 2009 por Grupo Nelson®

Publicado en Nashville, Tennessee, Estados Unidos de América.

Grupo Nelson, Inc. es una subsidiaria que pertenece

completamente a Thomas Nelson, Inc.

Grupo Nelson es una marca registrada de Thomas Nelson, Inc.

www.gruponelson.com

Título en inglés: The Noticer

© 2009 por Andy Andrews

Publicado por Thomas Nelson, Inc.

Todos los derechos reservados. Ninguna porción de este libro podrá ser reproducida, almacenada en algún sistema de recuperación, o transmitida en cualquier forma o por cualquier medio —mecánicos, fotocopias, grabación u otro— excepto por citas breves en revistas impresas, sin la autorización previa por escrito de la editorial.

Traducción: Lesvia Kelly

Adaptación del diseño al español: www.Blomerus.org

Diseño del paquete original: © 2008 por Thomas Nelson, Inc.

Diseño de la portada: Jared McDaniel, Studio430.com

Imagen de la tapa: © iStock

Fotografía del autor: Peter Nash, PeterNashPortraits.com

ISBN: 978-1-60255-286-9

Impreso en Estados Unidos de América

09 10 11 12 13 14 BTY 9 8 7 6 5 4 3 2 1

Dedicado a Polly… mi esposa, mi amiga, mi amor…

mi observadora.

Contents

Capítulo 1

Capítulo 2

Capítulo 3

Capítulo 4

Capítulo 5

Capítulo 6

Capítulo 7

Capítulo 8

Capítulo 9

Capítulo 10

Reconocimentos

Una Guía Para El Lector De La Maleta

Otro Libro Escrito Por Andy Andrews

Acerca Del Autor

Capítulo 1

SU NOMBRE ERA JONES. AL MENOS, ASí ES COMO YO LE LLAMABA. No «señor» Jones... sólo Jones. Él me llamaba «jovencito» o «hijo». Y rara vez le escuché llamar a alguna otra persona por nombre tampoco. Siempre era jovencito o jovencita, niño o hijo.

Él era un hombre viejo, pero con la clase de vejez que es difícil de cuantificar. ¿Tenía sesenta y cinco u ochenta —o ciento ochenta años de edad? Y cada vez que lo veía, él tenía cerca una maleta vieja de color café.

¿Yo? Yo tenía 23 años cuando lo vi por primera vez. Él me tendió la mano, y por alguna razón, le tendí la mía. Mirando hacia atrás a ese momento, pienso que el acto en sí fue un pequeño milagro. En cualquier otro tiempo, y con cualquier otra persona, al considerar mis circunstancias, me hubiera encogido de miedo o hubiera empezado a tirar puñetazos.

Yo había estado llorando y me imagino que él me oyó. Mis llantos no eran de esos sollozos amortiguados de soledad o gemidos de malestar —aunque ciertamente estaba solo e incómodo— sino que eran un gemido angustioso que un hombre sólo suelta cuando está seguro de que no hay nadie a su alrededor que pueda escucharle. Y yo estaba seguro. Equivocado, obviamente, pero seguro. Al menos tan seguro como alguien que se hubiera quedado a dormir otra noche debajo de un muelle, pudiera estar.

Mi madre había fallecido de cáncer unos cuantos años atrás, un evento trágico que fue empeorado poco después por mi padre, quien, por no haber usado su cinturón de seguridad, siguió a mi madre al más allá por medio de un accidente automovilístico, que de otro modo hubiera podido sobrevivir.

Una cuestionable decisión tras otra, durante la confusa secuela de lo que vi como «mi abandono», luego de un par de años me hallé en la Costa del Golfo, sin hogar, sin auto, o medios financieros para obtener ni lo uno ni lo otro. Yo trabajaba —mayormente limpiando pescado en los muelles o vendiendo cebo a los turistas— y me bañaba en la playa o nadando en la piscina de uno de los hoteles hasta quedar limpio.

Si se ponía frío, siempre había un garaje abierto en una de las tantas casas de verano vacías que estaban alrededor de la playa. Pronto aprendí que la gente rica (cualquiera que fuera dueño de una casa de verano), a menudo tenía una refrigeradora o una congeladora extra funcionando en el garaje. Estas no sólo eran excelentes recursos de comida expirada y de bebidas, sino que además trabajaban casi igual que un calentador si me acostaba cerca del aire caliente que salía por debajo.

Sin embargo, la mayoría de las noches, prefería estar en mi «hogar» debajo del muelle del parque estatal del Golfo. Excavé un hoyo grande y lo allané justo hasta donde el concreto se unía con la arena. Imagínate un cobertizo monstruoso, espacioso, completamente fuera de la vista, y tan seco como cualquier cosa que está en la playa. Allí dejaba las pocas pertenencias que poseía —en su mayor parte, aparejos de pesca, camisetas y pantalones cortos— muchas veces por varios días seguidos y nunca me las robaron. Honestamente, no pensaba que alguien supiese que dormía allí —y por eso me sorprendí tanto cuando alcé la cabeza y vi a Jones.

—Ven acá, hijo —me dijo—, extendiéndome la mano—. Ven hacia la luz.

Caminé hacia él arrastrando los pies y agarrando su mano derecha con la mía, y entré relajadamente hacia el suave resplandor irradiado por las lámparas de vapor de sodio que estaban encima del muelle.

Jones no era un hombre grande —medía menos de seis pies— pero tampoco era pequeño. Su cabello blanco estaba peinado hacia atrás. Lo tenía muy largo, pero se lo había cepillado y alisado cuidadosamente con los dedos. Sus ojos parecían brillar aun a través de la luz atenuada. Eran claros, de color azul cristal, enmarcados por una cara llena de arrugas. Aunque él vestía unos pantalones vaqueros, una camiseta blanca y unas sandalias, el viejo tenía una apariencia majestuosa —sin embargo, aun ahora admito que probablemente no es una palabra que alguien usaría para describir a un hombre de unos cinco pies y nueve pulgadas de estatura, que estaba debajo de un muelle, durante la noche.

Mientras te describo a Jones, debo decirte de una vez por todas que nunca supe si él era un hombre negro o blanco. No estoy seguro de que esto sea más importante que el darte una idea de cómo era él, pero nunca le pregunté ni decidí si su piel de color café con leche era producto de sus genes o por vivir siempre al aire libre. En todo caso, era de color café, más o menos.

—¿Estabas llorando por algo en particular? —me preguntó—. ¿Tal vez por alguien en particular?

Sí, pensé. Por mí. Yo soy el «alguien en particular».

—¿Me viene a robar? —le pregunté en voz alta. Fue una pregunta extraña. Me imagino que fue una evidencia mayor del nivel de desconfianza que le tenía a todo y a todos en ese tiempo.

El viejo levantó las cejas. Asomándose hacia la oscuridad de donde yo acababa de salir, empezó a reírse.

—¿Robarte a ti? No sé… ¿tienes algunos muebles o una televisión allá dentro que no vi?

No le respondí. Podría ser que bajé la cabeza. Por alguna razón, su intento de hacer un chiste me hizo sentir peor. No parecía que eso le importaba.

Me dio un puñetazo juguetonamente en el brazo.

—No te pongas así, jovencito —me dijo él—. Primero que todo, tú eres un pie y medio más alto que yo, así que no, no voy a robarte nada. Segundo… hay un beneficio de no ser dueño de un montón de cosas.

Lo miré sin comprender, así que continuó:

—Tú estás a salvo. No sólo es que no te voy a robar, sino que ninguna otra persona tampoco lo hará. ¡No tienes nada que te podamos robar!

Él hizo una pausa, dándose cuenta de que todavía yo no me estaba riendo. De hecho, todo lo contrario, me estaba enojando.

El viejo cambió de enfoque.

—Oye Andy, si te prometo que no te voy a robar, ¿podría tomar uno de los refrescos de Coca-Cola que tienes metidos allá atrás? Señaló detrás de mí. Lo miré asombrado.

—¿Sí? ¿No? —me dijo él—. ¿Por favor?

—¿Cómo supo mi nombre? —le pregunté.

—Por cierto, puedes llamarme Jones.

—Bueno, ¿pero cómo es que supo mi nombre? ¿Y cómo sabía si tenía o no refrescos de Coca-Cola aquí abajo?

—No es gran cosa, realmente —se encogió de hombros—. Te he estado observando por mucho tiempo. He andado por muchos lugares. Y los refrescos de Coca-Cola de seguro son un producto de los saqueos nocturnos que haces en los garajes de los ricos y famosos que viven aquí. Entonces qué… ¿puedo tomar uno?

Me quedé mirándolo por un momento, considerando su respuesta, luego asentí con la cabeza lentamente y me retiré hacia la oscuridad para buscarle su Coca-Cola. Al regresar con dos latas, le di una al viejo.

—¿No la agitaste, verdad? —se sonrió. Entonces, viendo nuevamente que me rehusé sonreír, suspiró y dijo:

—Señor, señor. Tú sí que eres difícil—. Al abrir la tapa de la Coca-Cola, Jones se reubicó en la arena y cruzó las piernas. —Bueno —dijo al tomar un largo sorbo de la lata roja—, empecemos.

—¿Empecemos? ¿Qué vamos a empezar? —le pregunté fríamente.

Jones colocó la lata de refresco en la arena. —Tenemos que empezar a notar unas cuantas cosas. Tenemos que examinar tu corazón. Tenemos que conseguir un poco de perspectiva —dijo.

—No sé de lo que está hablando —le respondí—. Y no sé quién es usted.

—De acuerdo —él se sonrió—. Bueno, veamos ahora… ¿cómo lo explico?

Él se acercó hacia mí rápidamente.

—En cuanto a quién soy, llámame Jo....

—Ya me dijo eso —le interrumpí—. Lo que quiero decir es que....

—Sí, sé lo que quieres decir. Te refieres a que de adónde soy y cosas como esas.

Asentí con la cabeza.

—Bueno, esta tarde, vine del otro lado de la playa.

Yo suspiré y puse los ojos en blanco. Riéndose, levantó ambas manos protestando burlonamente.

—Espérate, espérate ahora. No te enojes con el viejo Jones—. ¿Está bien? —añadió en una voz más suave—. Aceptando mi consentimiento, continuó.

—Soy un observador. Es el talento que tengo. Así como algunos pueden cantar muy bien o correr rápidamente, yo noto cosas que otros pasan por alto. Y sabes, la mayoría de las cosas están a la vista de todos—. El viejo se reclinó hacia atrás sobre sus manos y ladeó la cabeza—. Noto cosas sobre las situaciones y las personas que producen perspectiva. De eso es lo que la mayoría de las personas carece: perspectiva. Una forma más clara de ver las cosas. Así que les doy esa percepción más clara… y esto les permite recapacitar, respirar y empezar sus vidas nuevamente.

Estuvimos sentados allí por varios minutos sin hablar, mirando detenidamente las aguas templadas del Golfo de México. Yo estaba extrañamente calmado en la presencia de este viejo, quien ahora estaba sobre su costado, con el codo en la arena y con la cabeza apoyada sobre su mano. Después de un rato, él empezó a hablar nuevamente, una pregunta esta vez.

—¿Así que tu mamá y tu papá pasaron a la vida eterna?

—¿Cómo supo usted eso? —le pregunté.

Él dio una encogida de hombros diminuta como para decir todo el mundo lo sabe, pero yo sabía que eso no era así.

Aunque me alarmó que este desconocido pareciera saber tanto acerca de mí, me sacudí el sentimiento espeluznante y respondí su pregunta.

—Sí, los dos están muertos.

—Bueno, eso también es cuestión de perspectiva —dijo, frunciendo los labios.

Cuando le pregunté con la mirada, él continuó:

—Existe una gran diferencia entre «morir» y «pasar».

—No para mí —resoplé.

—Tú no eres el que pasó.

—Usted tiene mucha razón —dije con amargura—. Yo soy el que se quedó.

A punto de llorar y con un mal tono de voz le pregunté de una manera abrupta:

—¿Así que cuál es su perspectiva en cuanto a eso? ¿Ah?

—Bueno, ¿por qué crees que estás aquí? En esta situación… en este lugar, es lo que quiero decir —preguntó Jones con cautela.

—Porque lo escogí —le dije rápidamente—. Mis malas decisiones. Mi actitud—. Me le quedé mirando fija y duramente. —¿Ve? Tengo todas las respuestas correctas. Así que no tengo que escucharlas de usted. Todo esto es mi culpa. ¿Ya? ¿Eso es lo que quiere que yo diga?

—No —el viejo dijo calmadamente—. Sólo estaba curioso de saber si tenías tu propia perspectiva.

—Bueno, no, no la tengo —le dije—. Crecí escuchando ese viejo refrán que dice que Dios pone a un hombre conforme a su corazón donde Él quiere ponerlo. ¿Me puso Él debajo de un muelle?—. Solté un palabrota y luego añadí: —A propósito, en cuanto a esa referencia sobre la diferencia entre «morir» y «pasar», yo he pasado más que suficiente tiempo de mi vida en la iglesia y sé de lo que me estás hablando, pero no estoy seguro de que me trague nada de eso a estas alturas.

—Está bien por el momento —Jones dijo tiernamente—. Escucho y entiendo por qué te sientes de esa manera. Pero óyeme, no te estoy vendiendo nada. Acuérdate, sólo estoy aquí para....

—Para perspectiva, sí, lo sé.

Jones se quedó en silencio por un momento y empecé a preguntarme si había sido tan grosero que lo dejé completamente mudo. Pero no, esa nada más fue la primera de las tantas oportunidades que le ofrecería a Jones darse por vencido conmigo y que se fuera. Y no lo hizo.

—¿Jovencito? —Jones preguntó mientras se removía un mechón de canas que le había cubierto

Нравится краткая версия?
Страница 1 из 1