You are on page 1of 1

Eran las dos de la maana y no tena ni la menor idea de lo que estaba haciendo.

Una llovizna ligera caa, pequeas gotas se amontonaban en las hojas de los rboles, sobr e mi cabeza. Era ms que consciente de que en cualquier momento caa un rayo y mi vi da terminaba en un abrir y cerrar de ojos, pero no me importaba, me sent sobre mi queridsima rama un rato ms. Transentes provenientes de un lado y del otro me vean e stupefactos, como si nunca hubieran visto a una chica sentada en una rama, yo lo s ignoraba y segua en lo mo. Lo mo no era gran cosa. Estaba abrumada, no quera ver a nadie y necesitaba un tiempo a solas, y mi rama era el nico lugar donde me senta segura. En s era el lugar ms in seguro del mundo: a tres metros de altura, en la lluvia, a punto de caer, frgil; pero para m era ms que eso. Nadie saba de ella, nadie me encontrara, realmente poda e scapar de todo y todos siempre y cuando estuviera en mi rama. Esa rama tambin me ayudaba a pensar, despejaba mi mente de una forma que jams entend, y me llevaba a las conclusiones adecuadas, y no poda fallarme esa vez.

Tras acomodarme por ensima vez y sacudir una que otra gota de mi cabello, intent c oncentrarme para ver si al fin sala de tantas dudas. Mis preocupaciones haban aume ntado considerablemente desde que l cambi, desde que las cosas dejaron de ser como siempre y desde que mi mejor amigo dej de ser mi mejor amigo. Y no era solo eso, algo cambi en m, no estaba segura de qu, cmo, cundo ni por qu, solo saba que las cosa ya no eran como antes. Internamente segua tan infantil e ilgica como siempre, per o yo era la nica que lo crea as. Mis padres no dejaban de decir que estaba ms delgad a, ms calmada y ms responsable, mis amigas pensaban que algo raro haba pasado en va caciones pero no tena ni la menor idea de a qu se referan, y la diferencia que si n ot, fue la forma en la que los chicos me vean. Antes me senta ignorada, como una nia de cinco aos que no encajaba, pero despus de esas vacaciones me sent diferente. Na da haba cambiado en m, o s? no estaba segura. Dej de ser invisible, de sentirme invis ible, ese fue el cambio real. Por qu? no tengo ni la ms remota idea. Otra respiracin, un ruido proveniente de la rama continua y un ladrido me sacaron de mi ensoacin, tanto tiempo sentada en mi rama y no haba llegado a ninguna conclu sin medianamente til. Lo mismo de siempre, hago mucho y al final no hago nada. Sen ta la presencia de alguien ms, estaba cerca, y se acercaba ms.