You are on page 1of 4

Uno de las imgenes ms repetidas en nuestro viaje a Camboya fueron los mercados.

En cada uno de los pueblos que visitamos pudimos ver todo el ajetreo que se vive entre los puestos de carne, de verduras, de pescado, de telas

Interior del mercado de Kratie

En Kratrie, uno de los muchos pueblos que visitamos no iba a ser diferente. En el interior pudimos ver toda clase de comida, como carne y pescado, que se expone encima de un trozo de madera a modo de barra y donde las medidas higinicas brillan pr su ausencia.

Ajetreo en el interior del mercado

La gente vive literalemente dentro de l. El mercado suele estar abierto desde buena maana hasta bien entrada la noche.

Verduras a la venta

Una de las cosas que ms impone (a veces) es el olor fuerte a pescado. Digo a veces porque cuando llueve se mezcla esta hedor con el suelo todo encharcado y hace una mezcla un poco nauseabunda que te cuesta luego olvidar. Lo mejor es salir fuera y coger aire fresco.

Zona exterior del mercado

Fuera es ms de lo mismo, mucha gente en bici, en moto, a pie o en coche. Podramos decir que la vida camboyana se vive alrededor de un mercado.

Vida alrededor del mercado

En casi todos los pases del sudeste asitico podramos decir que la vida est en la calle. La gente raras veces suele estar en sus casas y pasa su da a da por las calles de su pueblo o ciudad. Es por ello que siempre te encuentras toda clase de tiendas con toda clse de productos por cualquiera de sus calles.

Tiendas por las calles

Y ni que decir tiene que siempre te las vas a encontrar repletas de gente

Trfico por las calles de Kratie