You are on page 1of 10

Dios dio a Adn y a Eva muchos regalos:

los hizo amigos suyos.

Estos regalos eran para todos los hombres del mundo.

Entonces les dijo: Mirad todos los rboles del paraso. All haba manzanos, perales, melocotoneros, etc.

De todos esos frutos podis comer; pero de este rbol que hay en el centro del paraso, no comis!; pues, si comis, moriris. Adn y Eva pensaron que eso era muy fcil.

Se apareci estaban el demonio Un da, a Eva disfrazado de Adn le Eva serpiente. Y y dijo Por qu no comis de los jugando hermoso en el frutos de este Paraso rbol?

- Por que Dios as nos lo ha enseado. Qu tontera! - dijo - Dios no quiere que demonio l. Come el seis como t y Adn, veris que Dios os engaa

Adn no haber obedecido, ahora Por y Eva desobedecieron a Dios Nuestros primeros padres porque comieron del fruto todos los hombresen el mundo el introdujeron as lo pasan mal en prohibido. dolor, las enfermedades, las rias y el mundo y sufren mucho... y al La serpiente los enga. todas las mueren. final cosas malas.

Ahora tendrn que Como nuestros sufrir mucho: los primeros padres animales ya no les dijeron que no a obedecern, ni les Dios, vino un ngel servirn, espada de con una tendrn fuego al Paraso, y dolores, les ech de aquel enfermedades, llorarn,tan cansarn lugar se hermoso al trabajar... y al final y bonito. morirn. Todo eso les ha venido porque han desobedecido a Dios.

Los primeros hijos de Adn Can, su hermano, se y Eva se llamaban Can y dedicaba a cultivar los Abel. Abel era pastor. Con campos. En ellos frecuencia, daba gracias a sembraba trigo, maz..., Dios porque le aumentaba y tena rboles frutales. de da en da el nmero de Can tambin ofreca a corderitos. Levantaba una Dios cosas del huerto. mesa, pona lea en ella, la encenda y luego ofreca a Pero Dios prefera a Dios Por eso, Can tena Abel.un corderito, el mejor quetanta envidia a su su tena. Dios aceptaba sacrificio y quedaba muy hermano quede Abel. de se mora contento

pena.

Un da salieron los dos juntos al campo: Abel a cuidar sus ovejas y Can a cultivar su huerto. Cuando estuvieron lejos de su casa y Can crea que no les vea nadie, se abalanz contra su hermano y lo mat. Pero Dios vea a Can cuando mat a Abel, porque Dios lo ve todo.

A veces nos enfadamos unos con otros. Eso no est bien, porque no agrada a Jess. Por eso, siempre que hagamos una cosa mal le diremos a Jess: Jess, T eres bueno! Perdname!

FIN
Trabajo original de BIBLIOTECA ALMUD Seccin Infantil
Modificado por Departamento de Religin

ERAIN Ikastetxea
Con autorizacin de www. almudi.org