Вы находитесь на странице: 1из 2

Brillo Csmico

En el ocaso de mi vida, me encuentro en el ltimo nivel del abismo.


Al llegar
encuentro la llave mgica que yace esperndome. Ingreso en el
infierno, luego
comienza a escasearme el aire y la tos me persigue. Encuentro un
tesoro dentro
de m, ese rayo de luz interior infinita. Su brillo es la puerta a otra
dimensin
Mi verdadero rostro aparece entre la infinidad de figuras que se
deforman,
dentro de un laberinto de espejos, me pierdo cuando cre haberme
encontrado.
Todo comienza a destruirse, los relojes y las ventanas, los cuadros y
cristales
se hacen aicos en el maremoto del ansia por un nuevo despertar del
espritu.
La voz interior me dice que en el paisaje de la vida pasan nubes
oscuras.
Estas me cubren ofuscando el encuentro con seres superiores. Me
habla de
que en el cosmos existe una paleta de grises con su matriz, donde se
funden
las almas ocultas en el inconmensurable misterio de la condicin
humana
Por qu no puedo ver mi propia magnificencia!? nica y divina
como todo
el Universo! Fue vedada por la mente enjuiciadora de un mundo
ilusorio.
Nuestro verdadero ser solo brilla en la conciencia. Ahora despierto
deseando
que no sea muy tarde para todos esos sueos y el amor, si es que aun
respiran
Ser que tengo una adiccin a odiarme o la naturaleza humana me
ha estropeado?
Con sus convencionalismos y la opresin de sus mandatosLa
angustia existencial
me incita y sumerge cada vez ms profundamente en la melancola
insufrible
de este crepsculo. Se puede trascender la muerte fsica que nos
arrastra al horror?

Yo estaba equivocado, me perd en la mentira y el error de la lgica,


la locura
me lleva envolvindome en sus redes y las ataduras comienzan a
soltarme,
No comprendo que me sucede Estar renaciendo? Siento una
energa divina,
los ngeles me toman en brazos y retorno al claro y brillante origen
de mi alma
Oh! Brillo divino! me envuelves hasta cegarme y atravieso una
nueva puerta,
Un renacer de mi conciencia me fusiona con mi alma que dista
radiante,
Mostrndome que la felicidad y la plenitud son la verdad ante la
mera apariencia
de las sombras. Una vela se enciende dicindome: Brilla, eres tu
propio sol!

Nicko Miljovichevich.