Вы находитесь на странице: 1из 15

3. La vida como narración

Contamos historias

humanas necesitan y merecen ser contadas.

porque finalmente las vid as

Paul Ricoeur, Temps et récit

La multiplicidad de las formas que integran el espacio biográfico ofrecen un rasgo en común: cuentan, de distintas maneras, una historia o experiencia de vida. Se inscriben así, más allá del género en cuestión, en una de las grandes divisiones del discurso, la narrativa, 1 y están sujetas por lo tanto a ciertos pro- cedimientos compositivos, entre ellos, y prioritariamente, los que remiten al eje de la temporalidad. En efecto, ¡qué otra cosa supone la atribución autobio- gráfica sino el :¡.nclaje imaginario en un tiempo ido, fantaseado, actual, prefi-

gu~ado?

"¿Cómo hablar de una vida humana como de una historia en estado na-

ciente -se pregunta Ricoeur- si no hay experiencia que

no esté ya mediati zad a

por sistemas simbólicos, y entre ellos, los relatos, si no tenemos ninguna posi- bilidad de acceso a los dra mas temporales de la existencia por fu era d e las

hi storias contadas a ese respecto por otros o por nosotros mismo s ?" (Ri coe u r,

experienci a, la n a rrat i-

va, "puesta en forma de lo que es informe", adquiere relevancia fil osó fi c a a l postular una relación posible entre el tiempo del mundo de la vid a, 1 d 1 relato y el de la lectura. Relación de incoincidencia, distancia irreductible que va del r lato , 1,

tecimiento viv~ncial, pero, simultáneamente, una comproba ión rad i ul y n

cierto sentido paradójica: el tiempo mismo se toma human o en la m di cla ' 11 CJtl es articulado sobre un modo narrativo. Hablar del re la to n ·~. l¡•sd 1 Slll

pers pectiva, no remite solamente a una di spo s ici ón d a • l

tóricos o ficcionales-, en un o rden secuencial, a

1983: 141) . En tanto dimen sión configurativa de toda

m lw l l~

hi s·

j

r
r

una

'M. Angenot (1989) distingue dos gr a nde s m o d a lid a d

s

cl

mentativa, di s tinción operativa que s upone o b v i a m e nt e in f lni. clnd d

entre sí.

1 d iH u rno 1 l l! lt lll l illl it l

y l 11 l li l f "

111

'" • 11 11 11

h "

y t ll li i hh

h

i

l

ll

l

li

•~

87

88 EL ESPA C IO BI OG RÁ FI C O DI LEM AS DE LA SUBJETIVIDAD CO NTEM PORÁ NEA

aquello que constituiría primaria me nte e l registro de la ac ción humana, con

sus lógicas, perso najes , t e n sio n es y a lte rn a t iv as, s ino a la forma

por excelenc'ía

de estructuración de la vida y p or end e , de la identidad, a la hipóte s is d e qu e · ex iste, entre la acti v idad de contar una hist ori a y e l cará cter t emp oral de la

experi enci a human a , un a co rre lac ión qu e n o es puramente accidental, sino que presenta un a fo rma de necesidad "transcultural". Esa cualidad tran scultu ral d e los rela tos ya había sido percibida co n agude - za po r Rola nd Barthes, en un te xto clás ico qu e res t a insoslayable para to da indagación al respecto: "no h ay ni h a h abido ja más en parte a lguna un pueb lo

sin relatos[

nal, tran shistórico, trans c ultura l, el rela to es tá

[1966] 1974: 9) . Pero si est e ca rác ter uni ve rsa l lleva ba, en el marco estru c tura -

a llí, co mo la vid a " (Barth es ,

.] el rela to se burl a de la buena y de la ma la literatura: intern a ci o-

lista, a

la búsqueda de un modelo se mi ó ti co co mún 2 qu e hi c iera pos ibl e el aná-

lisis de

cualquiera de sus form as, n o perd ía d e vist a sin embargo los sutiles lazos

ent re el lenguaje y la vida, la mutua implicaci ón entre n arración y experien-

tempora lidad prefigura en el texto de Barthes los

desarrollos ulteriores d e Ri coeur: "¡H a y de trás del tiempo del relato una lógi-

ca intemporal?[ .] la ta re a c on sis t e en llega r a dar una d escripció n

ral d e la ilusión cronol ógi ca; co rres pond e a la lóg ica narr ativa dar cuenta del ti e mpo n a rr a tivo. Se po dría d e cir, d e otra manera, que la temporalidad no es sino una clase estructural del re law (d e l d iscu rso )" (Barthes, 1970: 24 ; el d es- tacado es mío).

estructu-

cia. Así, la inquietud

de la

1. Narrativa y temporalidad

"Nunca recobramos nuestra infa n cia , ni el aye r ta n

huido al instante", afirmaba Benv eniste ([1974] 1980 : 73 ) , res umiendo cas i en un aforismo la razón de se r d e nu es tro es pacio biográfico . Su refl exión se orien -

las no c ion es co mun es de l ti emp o sico de l mund o , como con-

d e los individu os , va riabl e según sus emo -

ci on es y su mundo interior. A p-artir de aquí, di stinguía el tiempo crónico, que

próxi mo, ni el instante

taba a deslindar tinuo uniforme,

y el tie mpo psíquico

engloba la vida humana en tanto "suces ión de aco nt ece res" , ti empo de

nues-

tra existenci a, de la experi encia

co mún, continuid ad d ond e se dispo n en,

co mo

"bloques", los acon te cimi e ntos.

Este tie mpo , so ci a li zado en e l ca lend ari o, ins-

1 Es te m o d elo, p r esent ad o e n el n ú m e ro e m b le m á ti co de

Co mmu nica ti ons . Análisis es tru ctural

m a n e r a d e un a " receta" te n n in a rf a e n a gota m ient o-- i n t e n ta b a

del n a rr ar, p os t ul a r

re glas de fun c io n a mi en to a ll í dond e sólo pa recía des pl ega rse un c aos p rimo rdi a l, un a va ri aci ó n a l

in(ini ro.

d es lind a r, a la man e r a sa u s s ur ea n a , un o r de n p o s i b l e e n e l d eso rd e n ~za roso

del relato -c u ya e x pa n sió n a la

1

t

1

1

1

1

t:

1

l

1

!

!

1

LA V IDA COMO NA RRACIÓN

89

tui t uid o co m o có mpu to , con un "p un to cero" , ax ia l, sim bó li co - l n aci mi e nt o d e C ri sto, de Buda , de alg ún sobera no-, se a rt icu la a su v z a t r ti mp , el lingüístico, qu e no es r edu c tibl e a nin gun o d e los o tr os, s in o q u S d spli c¡:¡A n el acto de la enunc iación , no ya como una manifestació n ind ivid unl sin intersubjetiva, en tanto pon e en correlación presente, actual, un yo y un L(t: nli "hoy" es tu "hoy" . Esta comunidad tempora l es la pos ibilidad mi sma de l r ·inLl

biográfico. Pe ro la refle x ión d e Be n ve ni st e comunicativa: "Podría creerse que la

ins t an c ia

temporalidad es un marco innato de l

pensami e nt o . Es p rodu c ida e n rea li dad en la enunciación y por ella. D e la enun -

cia c ión pro cede la in stau ració n d e la c a tegoría del p rese nte [ .] [que] es p ro-

piamente la fu ente de l tiempo. Es es t a ·pr ese n c ia en el mun do qu e só lo el enunciación hace pos ibl e, pues -p ién sese bien- el h om bre n o di spone

gún o tro medi o de vivi r e l 'ah ora' y de ha cerlo actua l" (Ben ven ist e , 1977 : 86; los dest acad os so n míos ). Sigu iendo es t as h ue llas , la re lación entre d iscurso y tem po ra lid ad asu me, para Ricoeur, un a m o dalidad aún más específ ica: "La temporalidad no se dej a decir en el discurso directo de una fen omen ología sino que requiere la media - ción del discurso ind ire cto d e la n arrac ión" (R icoeur, 1985 : 435 ). En efe cto,

en t ant o "el ti e mpo" siempr e se a lude e n singular, es irrep rese ntable; es justa -

mente la trama del relato la que opera un rol de mediación en el proceso mi-

mético. 3 Este ti e mpo - "tercer ti e mp o"- , confi gurado en el rel at o, en virtud de la cua lidad m ediadora de la rrama, 4 que opera a partir de una precomprensión

va

in cl uso m ás

all á

d e

la

a cto de

de nin~

3 Mí mes i s , e n te n d id a aqu í e n e l se nt i d o en q u e e s t e autor v uel ve s o b re el c o n e • p to >~ ri s coc é li co :

r un

o

a tu ra

11

"La mím esis a r is tot é li ca ha p o di do se r co n fu ndid a con l a im itac ió n en el se nti d

gr a v e co ntr ase ntid o . S i l a m í me s is co m po rt a u n a r e fe r e n c i a ini ci a

de

mi e nt o d e re fe rencia e s in separa bl e d e la dim e n s ió n c readora. La m(m csi

ment e . [

discur so. Recu er d a qu e ni n gú n d iscu

ve rd ad d e l o ima g inario , l a po t e n c i a d e d e t ecci<'i 11 o nt o l ógicn

que veo e n

lo

t a l podría se r bien la f unci ó n onto lógica del tli sc ur so lll ' lnfó rl

t ll

r

·~

p i! • p n

l

In

n

l O t•NI

111, Y rt•

1 •

llll ll id o .

1'111

fp10

. \l

, ¡.,

lto 11 h 11 d 1 l

\

tt

11 11 1•••11

llln

v l

d

l a l o

r

, 1,

s ign a o

tra c os a q ue e l reinado m is m o de la n

. ] E n

leza sob re t:oda pr o d t oC l6 11. 1

co m o

ín 11

S J>tl l

p

111

nu es tr o a n ális i s , el co n ce p to d e mim es is s irv

e

1

rso p u ed e a bo l ir nu est ra pe rt c 11c n · iu 11 Ull

l \1 ¡'l('l·~f , 111

r c f

1'

n c ln l\

11

l a mí mes i s de A ri stót el es. 1 ] L n fu n ció n

l lU t t t h d 11 l 11 1 V lt ult ' ll d 1

11

re al c omo a c t o. !

] Pre senta r a los h o m br es "co mo iw i •ndu" y 1 10 d 1t8 li N II NII N "111111111' 11 111 !ll

1"

(

!U

111'1 11 , 11 1 1'/ 1 1\ 1 1 1'//

/ 1

1

'

E n s u a n a lí t i c a de l a t e m p o r a li dad, q u e, n n v ics~ nu llll"

y p • • ~ 1'

t lvn ~ , 1 • ll i l 1 ' '¡ ( o 1 11 111 11 111

t a di ve r sas co n cepc i ones ( aporía s ), cl esd

Agu s t ín e n l as C o nfe sio ne s ( ción ka nti a n a y h eg eli a n a y

l a di s ti n ci ó n , p lante a da po r e s t e ú l t im o , ent re e l co

recorrid o, q ue

cos mo lóg ica y fenomeno lóg ica , Ricoeur in corpora , en tre o rras , b d is t inció n de Benv e ntSte. so b re

la pec u li ar insc r ipc ión del t ie mpo lin gü íst ico, para ll ega r a la_fo rmul ac tón de

tr a ta de franquear e l o bstácu lo de In "ot u ltac ió n mu t ua" e n u c las pc rs¡ ec u vas

' 01\ .''' ' '

" m i s l nté li · n d el

1

H

l lt · m ¡ ll\

l1 111t i r o,

d · ·rl

ll\ illll lllh l~, 1 1 ht d

u n

p t ll ll l l l i

t o ; ln En

tie m p o p sico l óg i co, in l

r ln r, d 1 n lu~n ) ; s

logí, d

pto wa

~~~ · nl u

t!H

di sc ut e c o n la fen o m e nn

n

c

uss ·rl y H c ld

•t, sohr

c!nt ico y vu lgal' cl c rl • mpo.

el tie mpo crónico y

un teTcer tiemp o, el qu e e s co nfigur ado en el re lato (Ri coe u r, 1985 , voL 3 : 435 ) .

90 EL ESPACIO BIOGRÁFICO. DILEMAS DE LA SUBJETIVIDAD CONTEMPORÁNEA

::!el mundo de la vid a y de la acción, co n f iere a su vez inte li gibilidad a ese mundo, entablando una relación dialéctica e ntre presuposición y transforma- :i6n, entre la prefiguración de los aspec tos te mporales en el ca mpo práctico y

a refiguración de nuestra experiencia por e l tie mpo construido en el relato. Este "tercer tiempo", producto del entrecruza miento de la historia y la fic- :ión, de esa mutua imbricac ión de los re la tos, e n cu e ntra en el concepto ya tludido de identidad narrativa, asignable tanto a un individuo como a una co-

nunidad, un punto de

para Ricoeur el sentido

le una categoría de la prác ti ca, supo n e la respuesta a la pregunta "¿Qui én ha

techo ta l acción~ qu ién fue e l a utor ?"; respuesta que no puede ser sino narra-

iv a , en el sentido fu erte qu e le oto rgara Hann ah Arendt: responder quién

upone "contar la historia de una vida" .S El filósofo se propone así deslindarse

e la "ilusión sustancialista" de un suj e to "idéntico a sí mi smo ". Ilusión qu e parece justamente, como vimos en el capítulo primero, como un problema de

e l espacio autobiográfico: ¿quién habla en la

articulación. " Identidad " ti en e

1scripción de la temporalidad en

otros tiempos -¿de la mi sma voz?-

! inscriben en el decurso de la me moria? ¡q uién es el suj eto de esa historia? ara Ricoeur, el dilema se resuelve, como anticipamos, con la sustitución de

n "mismo" (idem), por un "sí mismo" (ipse); siendo la diferencia entre idem e se la qu e ex iste e ntr e un a iden tidad sustancia l o formal y la identidad narra-

va , suj e ta a l juego refle xivo , a l deve nir de la pe ripecia, ab ierta .utabilidad, pero sin perder d e vist a la coh es ió n de una vid a . La

ed iada po r la trama se constituye as í, tanto en condici ón de posibilidad del lato co mo en eje mode lí zador de la (propia) experiencia.

1stancia actual del relato? ¿Qué voce s .de

al cambio, la temporalidad

2 . Iden tidad narrativa, historia y experiencia

t noción de identidad narrativa debe bastante, como puede verse, a la re -

rem ite en varias ocasío-

su propio campo de aplicación es mucho

fi ccio na les y la narrativa histó- es reconoc id o li sa y ll an amente

los re latos

is a mplio , ya qu e

:s

:xíón so bre las fo rmas autob iográficas. As í, Ri coeur

a conceptos de Le jeune , sí bien incluye también

:a. Pero si entre el espac io biográfico y e l que

mo d e fi cc ió n h a y dife re n c ias, según h e mos t rata d o de esta bl ece r, ¿cuá l será

biográfico co n la narrativa h istó ri ca/ Antes de postular hi pó-

re lac ió n de lo

;is

h o ri zo nte epist é mic o en el que nos sit ua mos (B a rthes , [1 9 67] 198 4; Whit e,

73, [19 8 7] 1992; Ri coe ur, 1985 ) hay relativo co n se n so en seña la r que ambas

a l res pec to, cab rí a efectua r un p rim e r d es lind e entre historia y ficción. En

' l bíd. vo

l. 3: 44 2. El autor remite a Hannah Arend t en La condición humana.

LA VIDA COMO NARRACIÓN

91

co mparten los mi smos procedimientos de ficciona li zación 6 pero que se distin- guen, ya sea por- la n atura leza de los h ech os invo luc rados -en tanto "verdade-

ramente

fu entes y e l archivo. 8

Esta con clusión, que para la crítica literaria no era ciertamente innnovadora,

de inven ción- 7 ya po r el tr a t a mte nt o d e las

ocurridos" o productos

1

embargo gran impac to en la histori ografía tradic ional, por cuan-to centro d e a tención de los "hechos" hi stó ri cos, y la concepcLOn

produjo sin desp lazó el

referencial de la verdad, a la esoit ura de la historia, es

sivo- de veridicción. En cuanto a lo biográfico, en tanto los "hechos" de la vida

a otro r ég im e n -discur-

d ec ir,

f de a lgui en recla man ción se inclinará la

l

t

igua lmente una

ba lanza? Parecer ía que los gén eros can ónicos -biografías,

hi storicidad de lo "sucedido" ¿en qué direc-

autobi ografías, memorias, correspondencias- jugaran un juego dob le, a la vez hi stori a y ficción -entendida es ta últi ma men os como "invención" que como obra literaria-, integrándose así, con este es tatus, al conjunto de una obra de autor -en el caso de escritores- y operando al mismo tiempo como testimonio, archivo, documento , tanto para una historia individual como de época 9

6 Es Barthes el que abrió camino a es t a concepció n con s_u artículo "El d iscu rso de la historia" •

donde afi rma

que l a narración no "representan ni imit a nad a , . s in o que~~ fur:ci~~ es "co~:truir. u~

espectáculo". La idea de la narración co mo discurso pretend 1damente realista , expres1on pnvl-

(r eiv indicad a ~~bre :ooo por l a h~~tona n a rr a uva

1luston referenctal , que no es o tra el "efe c to

legia d a de adecuación al mundo de los hechos

en la tradición decim on ón ica) responde, según Barthes, a una

1 ¡ éosa que el uso de éi ertos procedimientos d e escritura . Un o de esos pr oced imientos es

de r ea lid ad " , q u e consiste justame n te en la int r od u cción de detalles no relevantes para l a .~ra ma

ni significantes en sí mismos, pero que operan suplementariamente como marcadores de

dad" (Barthes, 1983: 177).

.

.

rea li -

' ¡ ¡

1 Hayden White define a la n arrat iva como la moda li dad por excelenc1~d e escm ura de l:

p~estaen senud o

historia y destaca, tomando a Ricoeur , el rol configurat ivo de la trama como

t que, de acuerdo a la forma genérica elegida (sátira, drama, tragedia), 1mpondra una l~terpreta­ ción diferente al relato histórico. El crite rio común es que tanto la h1stona como la ftcc10n toman de sí mutua me nte, y que, eviden temente, hay ta nta "rea lidad" y verd ad de la vida e n la li te ratura

1 como inven ción en la historia. Por otra parte, los dos grandes tipos de re latos narrativos (el

temporalidad. La distinción mayor ope- también en cua n ro a l "pacto d e

propuesto, q ue t iene que ver con lo s signos para textuales de la ob ra, es decir, su prese ntac ión baJO

1 raría en cuanto a l estatuto de l os " h ec hos " narrados pero

ficcional y el histórico)

comparten la problemá t ica de la

lectur~"

1 ~

¡

¡

~

~

!

¡

i

f

el rótulo de "novela", "historia", "autobiografía" etc. (White, l 992a). REn su indagación sobre e l relato histórico, Ricoeur, que no se identifica totalmente con_ la

pos ición "nar rativista" (Danto, White), define a ese rercer tiempo, modelado por la narrac 1o n,

como capaz de dar cuenta de una conciencia h istórica de la 1denndad narrativa. Una mre.~l~enCI~

narrativa creará entonces una c ierta un icidad del tiempo histórico, a partir de c1ertos uu les

ep iste m ológ icos: el ti empo ca lendario, segú n Benveni ste, la su ces ión

de las gene racion es,

según

Schurz, l a

re in scr ip ció n onto-lóg ica de la traza que rea l iza e l prop 1o R1 coe ur , v a lo n za nd o el

mate-

rial de arc hivo como indicio, vestigio histórico simbólicamente inter¡yretado en un con texto, que per-

mite al hombre situ arse a nivel de su propia expe ri encia, e n un 1 'antes" y un ~'después".

• S ilvia Molloy destaca este último carácter, presente en cantidad de autobiografías hispano-

de los s iglo s XIX y xx , como mu estras de la art icu lación o perada entre la h1sto na

americanas

92 EL ESPACIO BIOGRÁ FI CO. D I LEMAS DE L A SU BJ ETIVIOAD CONTEMPORÁN EA

La perce pc ión del carác ter co nfigura tivo d e las n arrativ as , en especia l las aut obiográficas y viv e n c ial es, se a rti c ul a, cas i d e modo implícito, al carácter

narrativo de la experien cia . En la re fl ex iÓn d e Ri coeur, la rel ac ión entr e te mpo -

a un pasado qu e

impone su hue lla co mo a un a anticipación h ac ia lo impredec ible. Doble movi -

r a lid a d y ex p~ ri e n c ia , c ru cia l p a r a l a h isto ri a, r e mit e t a nt o

mi

e nto que es tambi én, recordemos, el q ue a co mpaña el trabajo -el intervalo-

de

la identidad narra tiva .

Si bien el fil ósofo n o se d eti e n e e n parti cular en el análisis del término expe- riencia, la recurren cia con que apa rece en nu estro trabajo y la validez que ad-

quiere en el contexto

algunas acepciones. Joan Sco tt abo rda justa mente es ta c ues ti ón en su art ículo "The evidence of experie nce " (1 996 : 3 78- 406), apunta nd o a una red efini c ión

autobiográfico, ha ce pertinente consignar aquí al menos

desde la

óptica femini sta. Parte as í d el anál isis que Raymond Willi ams rea lizara

sobre su

empleo en la tradición angloamericm;1a. El autor di stinguía allí entre,

por un lado, el cono cimiento obtenid o de a contecimientos pasados y, por el otro, una clase particular de conciencia pudiendo implicar tanto "razón" como

- "conocimiento" -qu e señala tam bién la estrecha relación que persistía, aun a comienzos del siglo XVIII, entre "experiencia" y "experimento"-. En nuestro si- glo, esa clase de conciencia pasa a significar una "plena y activa 'información'

(awarene ss) que incluye tant o sent imiento como pensa miento" . Así, la n oc ió n

de

"experiencia" aparece· como tes tim oni o

subjetivo , como la más auténtica cla-

se

de verdad, como "fundamento de todo (subsecuente) razonamiento y análi-

sis" (Williams, 1985: 126-128), pero además, en una forma externa, como reac-

c ión a influencias o perce pcion es

rn a" , e s t a

co n side rac ión es t abl ece pri orit ari a mente y da por h e cho la exi ste n c ia de indi-

socialment e las concep-

c iones d e sí y las iden tidades. Este pun to de pa rt ida "n a tura li za cat ego;ías ta les

viduos, e n lu ga r de p re gun ta r se có mo so~ producid as

del med io en discordanci a . su ve rt ie nt e "intern a " c o m o "e xt e

Sco tt

rem <~ r ca qu e ,

tanto

en

co mo

hombre, muj er, negro, bl an co , h et erosex ual , h om osex ua l, t ra t án do las

como

ca racte rísticas d e esos indiv idu os" (Sco tt, o b. c it. : 38 7). En es t e pun to,

remite a la concepción de Teresa d e Laure tis, qu e rede fine la experiencia como · "el trabajo de la id eo log ía" , trabajo en e l cua l la subj e tividad es c onstruida a

trav és de relac iones mate ria les , econó mi cas, in te rp e rso n a les , de h ech o socia -

les y en la larga d urac ión ,

como entidades a ut óno mas y fu en tes co nfi ables del co n oc imi ento qu e provie -

ne del ac ceso a lo r ea l (D e La ur e ti s, [1 98 4]1992:

hist ór icas, y c u yo e fec to es la co n st itu c ión de suj e tos

25 1-2 94) w

individu 31 y la const itu ción de la id en t ida d nac io n a l o regio n a l. As í, la autobiog rafía es historia a poya d a e n la m e mo ri a, m ien tras que la b iog rafía se a po ya e n d ocument os ( [1 99 1]1 996: 190 ). ·

cap ítul o "Se mi ó ti ca

10 Ye nd o al t exto de est a t eó ri ca fe m ini st a , A licia ya no, en par t ic ular a ~u

y expe ri e n c ia", pese a que la "ex pe ri e n c ia' ' es am asad a e n e sta trama de de te rm inac io n es , qu e

1

1

1

l

I f

r

1

¡

l

1'

LA VIDA COM

NAitfl.A

1

N

93

Volviendo a la n oc ión d e ident id ad na rrat iva, ella ava nzn e d avfa lln paso más, por cu anto, a l pe rm it ir -a n a li za r a jus ta dame nt e e l va iv n n tr l tie mpo

d

e la

n arrac ión , el

ti empo

de la vida

y la (prop ia ) exper ie n ci<1, p scu ln

ta mbi én

la co m patibilidad

de una

lógica de las acc io nes con e

l traza l

d

la co m patibilidad de una lógica de las acc io nes con e l traza

moral. Reap arece n aqu í los acen to s ét icos q ue d esde ant igu

a

nt paña n

e l

trabaj o d e la n arraci ó n, so bre to do en el a nclaje singul a r d e la "vid a buen a "

ari sto t é lic a -" con y por o tro den tro de instituc iones justas"- , 11 es carácte r

v a lo ra tivo intr ín seco que h ace que n ing una pe ri pec ia sea g rat uita , es d eci r,

sin relaci ón con la experi en c ia

hum a n a . Es esa ori e ntaci ó n étic a , qu e no n ec es it a d e nin gun a e xplicitación

n o rm at iva , q ue va más a ll á de una in te n cio nalid ad, la que insiste , qui zá c on

mayo r é nfas is , e n las n arrat ivas de n ues tro espac io bi og ráfi co , indi sociable d e la pos ició n e nunci ativa pa rti c ul a r, de esa señ a li zac ió n esp a cio-tempor a l y

afectiva que da sentido al acontecimiento de una historia. Pero en tanto esa po sición invo luc ra siempre un "tú", la cuestión n os con - duce finalmente a la instancia de la lectura, a la recepción. Volviendo a Ricoeur,

es la mirada herm en é utica -re e labo rada en el cri sol de la formalización semi ó -

del texto" y el "mundo del

lector", a partir de cierto hori zo nte de expectativa -con la salvedad de una m ayo r t e n sión ha cia e l mundo q u e h ac ia el t ex t o- . La model izac ión qu e opera entonces en el relato sólo cobrará f6rma 13 en el acto de la lectura, como con-

tica- 12 l a que propondrá la a rticul a ción del "mundo

t ranscurra en un univ erso n eutral y atempo ra l,

operan co mo un a verd ade ra m atri z semi<'iti ca, no por ell o es im pos ibl e un "cambio de há bito", un

sustancial

de posición. Su apuesta, que visualiza la posibilidad de acción pol ítica de la mu jer para revertir la

impro n ta "dada" de su desig ualdad, es pensab le en general para toda idea de identid ad com o

"h erencia" y fijación. En -el marco del

eminen te mente soc ial , d ialógica, y podríam os asoc iar la posib ilidad de su t ransformac ión a la capacid ad de au toc reació n y de ca mb io q ue con ll evan sie mp re los gé neros disc ursivos, c uy os

dive rsos es tilos pueden apo rtar elementos revu lsivos a la cultura de una época.

11 E n su ob ra ya citada , Soi meme comme un au tre (1990), R icoeu r contin úa es te recorri do

de la ident idad , para desplega r luego su co ncep to d e esferas, cu lm in an do su trayecto en la considerac ió n

de la or ie nt a ci ón é tic a y la n or ma mora l d e la narr at iva, p a ra postul ar, e n e l últim o y "m ás

tentativ o" capítulo, una pregunta

12 La reflexión teór ica sobre la narrativa es indisoc iab le, en Ricoe ur, de un trayecto sem ió tico, desde el momento fu n daciona l en la obra de V lad im ir Propp ( [1 928]1 977), M orfología del cuento a l

mítico n úm . 8 de Comm unications ( 1966), Análisis esr:ructural del relato (cuya in troducción , a ca rgo

de Ro la nd Bar t h es he mos c it a d o más arri

paradi gma bajtin iano, por otra parte, la expe rien c ia es

proceso de au tocon cienci a qu e log re desa rtic ular la reacción "na tural" por un cambio

otro s.

rea lizan do una rev isión teórica sob re el rema 1 id entidad nar rat iva e n relació n co n d iversas

l ~

' j

1

explo rator ia sobre su posible onto logía.

ba ) sigui endo co n G ér ard G e ne tte , A J-Greim as y

Este campo conceptua l, de gra n ex pans ión, incl uye as imismo las d ive rsas acentuac ion es qu e la prob lem á tica de la narrativa adquie re e n o t ros escenarios, sobre todo el a lem á n y el an glófon o, y

bajo otros par<Jdigmas: la llamada "Es tética de la recepc ión", de H . ja uss y W. !se r, las pos iciones de

los crít icos literarios como E

Ke nn ode, W. Boo th, N. Frye , H . Bloom, ) . C ull e r, et cé tera.

tJ Cabe aq uí acla rar q ue

la reite rada me nci ó n a un a pu es ta e n f orm a, CQ m o es tru ct ur (lc ión de

la trama que hace inte ligib le lo que de o tro modo sería torbell ino, im age n , se nsac ió n, no supone

1

94 EL ESPACIO BIOGRÁFICO. DILEMAS DE LA SUBJETI V I DAD CONTEMPORÁNEA

junción posible de am bos "mundos" 1 \ pero lo trasciende, hacia .otros contex-

tos posibles, e ntre e llos, e l h orizonte de la "acción efectiva". Es que la lectura

con lleva un momento de envío , en e l cua l deviene "un a provocación a se r y

actuar de o tr a manera "- Así, la práctica de l rel ato no so lamente hará. vivir

ante nosotros las transformaciones de sus personajes, sino que movilizará una ex -

"noo( ejercitamos en habitar mundos

extran jeros a nosotros". De esta manera, esta orientación ét ica se ree ncuentra finalmente, como en un a parábola, con la dimensión valorati va que conllevan los géneros discursivos en el paradigma bajtiniano, en particular con su concepto de "valor biográfico". Y digo "reencuentran" haci énd ome cargo de ta l afirmación, ya que si bien Bajtín está presente en el trayec to de Ricoeur de modo decisivo, no es justamente en

per ien cia del pensamiento por la c ual

relación con esta problemática. En efecto, el punto de in te rés de este últim o es la concepción polifónica de la novela, que el t eórico ru so desarrollara a partir de Dostoievski y que dio un giro capital en cuanto a la con sideración de las voces del rela to . El impacto que Ricoeur le reconoce a es ta "revolución en la concep- ción del n a rrador" es tal, que sobre e l final del tomo lJ de su Temps et réci t, se pregunta si ese principio dialógico, así esbozado, ·no estará a punto de destruir los cim ientos mismos de su propio edificio, al desplazar el lugar configurativo de la trama en . la temporalidad -que conll eva una cierta h omogeneidad-, por esa multiplicidad de puntos de vista, en suspensión, además , por el contrapun to, sie mpre inacabado, de la respuesta. Pero ya al p lantearse t al cuestión -que no terminará efectivamente en un "derrumbe"-, e l fi lósofo realizará un corrimiento de su postura, en beneficio de la heterogeneidad, como rasgo constituyente, sobre todo, de la novela -rasgo que, como vimos, Bajtín atribuye. al conjunto de los

géneros di scursivos-. Sin embargo, en mi opi nión, es los gén eros, de la cual participa, recordemos, el valor

dor de la vida en el relato y de la "propia" v ida del n arrador (y del lector), la que

señala la mayor coincidencia entre los dos paradigmas, justamente a nivel de la ética. La "puesta en forma" de la narrativa no se alejará entonces demasiado de esa otra [arma, esa visión configurativa que los géneros impon en a nuestra rela- ción con el mundo y con los otros.

la impronta valorativa de biográfico, como ordena-

d e nin~un a m a n era el t riunf o de un "orden" necesario. La el reves de fort un a, e l oponente como fu erza impul so ra

existencial, aspectos que, por otra parte, aparecen como conn at urales a los relatos de vida cualquiera de sus modalidades.

intr i ga se despliega s ' ob r e l a per ip ecia, de la acció n n a rr ativa, la in ve rsió n

en

'

"mund o de l lecto r" al

co n cepto de Gadamer de fusión de horizonres, d o n de hay un a pre su po s ición onto lóg ica de la refe-

del lenguaje( acentuando su ca rácte r di a lóg ico: "toda referenc ia es co-

rr e fe re ncia" (Cf. [1 975 ] 1977: 147) .

rencta, co mo un otro

"Ricoe ur alud e, en es ta posi ble confluenc ia del "mundo de l texto" y el

LA VIDA COMO NARRAC IÓN

95

3. La voz narrativa

Si el descubrimiento del principio dialógico bajtiniano ponía en cuestión la unicidad de la voz narrativa, ¿cómo p lantearse el quién del espacio biográfico? ¿Cómo aproximarse a ese en trec ruzam iento de las voces, a esos yo que inme- diatamente se desdoblan , no sólo en un sino también en otros? Tanto Lejeun e, a l elegir la expres ió n d e Rimbaud para e l título de su libro Ue es t un autre), como Ricoeur (Soi-meme comme un autre) señalan, en esa especie de oxímoron, el descentra miento y la diferencia como marca de inscripción del sujeto en el decurso narrativo. Pero esta marca es, ante todo, lingü ística: "Es 'Ego' quien dice 'ego"', afir- ma ba Benveniste en su clásica sentenc ia, colocando de inmediato, frente a esa

instauración de

"Es e n y po r el leng uaje como e l h o mbr e se constituye como suj e to, porque

só lo e l le n g u aj e

de 'ego' " (el destacado es mío). Ta l posición no se define por el sentimiento de a lgu ien de ser "é l mi smo", si n o po r una "unidad psíquica que trasciende la

tot alidad de las experiencias vividas que reúne y que asegura la permanencia de la conc iencia " (Benv eni ste, 1977, vo l. 1: 181 y 180).

Esta postura traía aparejadas varias consecuencias: la de sentar una base dialógica para la institución de la persona; la de una consideración dialéctica, n o antinómica, entre individuo y sociedad - imposible de reducir a un término "primero" u original-; 15 y la de que el fundamento de la subjetiv idad, así en- tendida, tenía que ver con el ejerc icio de la lengua. "Por poco q ue se piense -afirmaba Benveniste- no hay otro testimon io objetivo de la identidad de un sujeto que el que as í da él mismo sobre sí mismo." (Benveniste, 1977: 183). S i bien esta concepción, desarrrollada luego con mayor amplitud, mereció

en su momento

ción de l en unciador

la "persona" un tú, co mo fi gur a complementaria y reversible.

funda en realidad, e n su rea lid a d que es la del ser, el c o ncepto

a lgun as objec ione s, en e l sent ido de una excesiva au to n om iza-

respecto de su enunci ado, 16 su influencia fue muy re!e -

n "Así se desp lo man las viej as antinomias del 'yo' y del 'otro', del individuo y la sociedad .

y e rróneo reduci r a un solo·término orig in al , sea éste el 'yo' , que debi e-

Dualidad que es il egítimo

1 el contrar io, la soc ied ad, que preex ist ir ía como desgajaría co nforme adquiriese la concienc ia de

ra esta r instalado e n su propia concienc ia

1

dos térm in os

para ab r irse entonces a la del 'prójimo', o bi en sea, po r

tota lidad ai individuo y de donde éste apenas se

una realidad di aléctica, que eng foba los

se desc ubre el fund amento lin güístico de la

sí . Es en

y los define por relac ió n mutua donde

1 subjet ivid ad" (Benveniste, I977: 181). Es n oto ria la sim ili tud con la posición de Elías.

i ¡

16 A lgun as afirmaciones en particular pueden interp retarse como marcando un exces ivo

"subjetivi~m o", ce rcano a

una idea de intención o vo luntad: "[en e l acto de la e nunciac ió n]

el

loc uto r moviliza la lengua

por su cue nta" , "la en un ciación supone la convers ión individual de

la

1

96 EL ESPACIO BIOGRÁF I CO. DILEMI}S DE LA SU BJETIVIDAD CONTEMPORÁNEA

vante para la te oría del discurso, el psicoanáli sis y otras disciplinas. Ella apor- taba a l despl azami ento de la idea de un sujeto esencial, inv estido de ciertos

una configuración lingüística, cuya "re-

instancia de la enunciación. Ubica-

ción que no dejaba de lado sin embargo la dimensión ontológica -"l a emer- gencia en el ser de la propiedad del lenguaje"-, y por lo tanto, iba más a llá de

una ·mera

que hace que

Benvenist,e continúe siendo ·un refe rente insoslayable - más allá de los ob liga- des territorios lingüísticos- para la reflexió n contemporánea en tom o de la

ind aga-

ción sobre la inscripción narra tiva del yo en las formas bi ográficas. A este

esa unificación imag inaria

de la multiplicidad vivencia! que opera el yo, como un mo mento de deten- ción, un efecto de (auto)reconocimiento, de "permanencia de la conciencia" as í como el carácter esencialmente n arra tivo y h~statestimonial de la identidad:

identidad -fi losófica, a ntrop ológica, hi s t ó ri ca-, y, en este ca so, para la

atributos, a un a posición relacional en

fe rencia"

se ac tualizaba justamente en la

form a li zació n estructural.

,_ Es seguramente esa percepción afinad a de ambos registros lo

respecto, cabe señalar la lucidez con que adv ierte

"visión de sí" que só lo el sujeto puede dar sobre sí mismo -ind ependientemen- te, podríamos agregar, de su "verdad" referencial-. Características que definen

precisamente la especificidad, aun relat iva, de lo autobiográfico, su insistencia

form a de anclaje en la re a lid ad, se

Yh asta su necesidad: al asumir el yo co mo

convoca ' y despliega el juego de la responsiv id adY

lengua en di scu rso", "El locutor se apropia del aparato formal de la lengua y enuncia su posición de locutor mediante indicios específicos", etc. (Cf. "El aparato fo rm al de la enunciació n", en 1977:83 Y84; los destacados son m íos). Fue Michel Pecheux, desde el horizo nte epistémico del

y en la búsqueda de "una teoría no subjet iva de lo que

an áhs1s del d1scurso (Escuela

hoy se ll ama enunciación" quien planteó la postu ra más crítica respec to de esa "ilusión formalis- ta" en la cua l englobaba tanto a Benveniste como a Bally y Jakobson: "Todo ocurre como si la lengua aportara ella misma los elementos prop ios para crea r la 'ilúsión necesaria' constitutiva de l sujeto". Ilusión del sujeto de estar "en el origen del sentido" , a la cual se comraponía la idea de "posic ió n de suj eto" en una formaci ón discurs iva dada -compartida por Althusse r y Fou ca ulr- ma rcada por fu ertes determinaciones soc iales que acota n en gran medida lo que puede y/o debe

ser d1cho, y por lo tanto , relegan a la dimensión de lo no dicho todo un registro de lo significante.

Cf. Denise Ma ldid ier,

Maldidier (presen taci ó n y selección ) , 1990: 34 . El

langue, discours" (1975) , incluido en

señala q ue esta crítica no invalidaba su relación admirativa con quien fuera sin duda uno de los

gra ndes maes tros del grupo estructuralisra .

. 17 Esta pa labra es propia del léx ico de Bajrí n , para quien el enu n c iad o se adelanw a la s expec· tatlva s Yob¡ec1ones del otro, de modo tal que responde por ant ic ipado a ese otro. Pero este res·

ponder no es sólo "dar re spuesta" en e l sentido de co ntestar, llenar un blanco o un vacío

también en e l de hac erse cargo, re s ponder

tienen la mi sma raíz) es t arán ambas ética (Bajtín, 1982).

vano

"(Re) Jire Michel Pecheux aujo urd-h ui ", en Michel Pecheux (textos) Oenise

Francesa),

texto de Pecheux citado es "Fo rm at io n soc iale

el volumen, pp. 157-173 . Al respecto, Teresa Carbó (1995)

sin o

por e l otro : así, -respo n s ividad y r esponsab ilidad {~o e n

comp re ndida s. El dial og ismo es entonces tambi é n un a

LA VIDA

'

M

NARRAC IÓN

97

Desde la óp tica de Ricoeur, la permanencia -e n e l tiemp o- resulta indis- pensable para pensar la cuestión de la identidad pers n a l, co mo uno de los momentos definitorios en la const ru cc ió n de un a teoría na rra tiva. Pe rmanen-- cia capaz de conjurar la ipseidad, la deses tabili zació n que los constantes cam-

se traduciría en dos regi stros funda -

menta les: el carál:ter y la palabra dada. Por carácter entiende aquí el filó sofo no

ya la "ciega ma rca" 18 con la que advenimos en nuestro nacimiento, sino "el conjunto de las disposiciones durabl es por las cuales se reco noce a una perso- na" . Estabi lidad relat iva, pero qu e permite cierta adherencia del "qué" (soy) al "quién" (Ricoeur, 1990: 143) . En la palabra dada también está prese nte la idea de mantenimiento de una "mismidad" a través del cambio temporal y de la circunstancia, y simultáneamente una pre-visión, una tensión hacia lo que se l llegará a ser. La promesa abre así un interval o de sentido que será ocupado por la noción de identidad narrativa, record e mos , no como "justo medio", sino como una oscilación irreductible, con acentuación en un sentido u otro, según la contingencia, entre los polos de la "mismidad" y el de la "ipseidad".

bios imponen a la propia vivencia, y que

por lo menos las canónicas,

1 como una especie de "palabra dada", pero no ya como garantía d e mismidad sino de cierta permanencia en un tray ecto, que es tamos invitados a aco mpañar, de un posible reencuentro con ese "yo", después de atravesar la peripecia y el trabajo de la temporalidad? Esta hipótesis de un desplazamiento espacial-que reenvía a l cronotopo del "camino de la vida"- nos parece complementar ade- cuadamente tanto el "momento" de la unificación enunciativa en Benveniste como el despliegue de la tempora lidad en Ricoeur. Pero además, creemos, introd uce un nuevo matiz en el "vaivén" de la identi - dad narrativa, en tanto, más allá de los "polos" en juego -que no dejan de involu - cra r un a dualidad-, habilita a considerar el devenir de la identid ad como un tra-

yecto siempre ab ierto a la diferencia, que resignifica constantemente las instancias de l

¿Podríamos pensar las

form as autobiográficas,

idea de una "palabra dada" ofrece además otra articu laci ón

feliz -e insospechada- para nuestro tema, entre teoría y lengua cotidiana: (dar)

"mi palabra" constituye, a la vez que una promesa, una afirm ac ión autoria l en el

paradigma bajtiniano, es

cia de la "neutra" o la "ajena"- 19 por las tonalidades, siempre peculi ares, de la afectividad. Esa asunción de la palabra "propia", como instauración afectiva del yo y simultáneamente, como don, como promesa de una (relativa) permanencia, me parece o tra hipótesis sugerente para nues tro espacio biográfico.

asunció n de la palabra como "propia" -a diferen-

autorreconocimienw. La

decir, la

La exp resió n, que toma de Philip Larkin, es utilizada por Richard Rorty para a ludir a l

carácter en cierta medida azaroso de la constitución del yo, a partir del cual es posible sin embar-

go un

16

margen de autocreac ión o re d esc ripci ó n (Rorty, [1 989 ] 1991: 62).

19 Remitimos a la distinción entre pa labra neutra, ajena y propia pl an te a da en el capítulo L

EL ESPACIO BIOG RÁFI CO. DILEM AS DE LA SUBJET I VIDAD CONT EM PORÁNEA

4. El mito del yo: pluralidad y

dis yunción

Del otro lado -del lado de la transformación que supone todo trayectcr-, si la literatura constituye un vasto labora torio de la identidad, lo es por la varia- ción constante, la transmutación, el forzamiento de los límites, la pérdida, la

disolución. La nove.la es sin duda el territorio privilegiado para la experimen-

puede ope rar en el marco de múlti-

que el

margen se estrecha en el espacio biográfico. Esta distinción es quizá una d e las pocas que puedan establecerse, respecto de lo biográfico, entre relato factual y ficcional.,2 1 más allá de la declaración de autor o de los signos paratextuales:

una vida atestiguada como "real" está sometida a una mayor restricción narra- tiva. Pero si los géneros canónicos están obligados a respe tar c ierta v'eros imili -

tud de la

variantes del espacio biográfico pueden producir un efecto altamente desesta- bilizador, quizá como "desquite" ante tanto exceso de referencialidad "testi- monial": las que, sin renuncia a la identificación de autor, se plantean jugar otro juego, el de trastocar, dis o lver la propia idea de a utobio grafía, desdibuj a r sus umbrales, apostar al equívoco , a la confusión identitari a e indicia! -un

historia contada -que no supone n ecesariamente veracidad-, otras

tación, aún la más perturb~dora,en tanto ples "contratos de veridicc ión" -incluídos

los puzzling cases-, 20 mientras

autor que da su nombre a un personaje, o se narra en segunda o tercera perso- na, hace un relato ficticio con datos verdaderos o a la inversa, se inventa una historia-otra, escribe con otros nombres, etc. etc.-. Deslizamientos sin fin, que pueden asumir el nombre de "autoficción" en la medida en que postulan explí-

citamente un relato de sí co ns c iente

tanto del "pacto" de referencialidad biográfica. 21

d e su carácter fi ccio n a l y desli gado po r lo

20 Analizando las paradojas de la identid ad person al, respecto de interrogantes sobre

su loca-

lización, Ricoeur alude a la obra Reasons and ppsons de De rek Parfit , y anali za diversos pu zz ling cases (duplicación de cerebros, tele rran spo na ció n , amnesia, etc .), q ue pon en en evidencia un a inquietud teórica y científica, más allá de la larga rradi ción litera ria sobre las "perturbacion es de la identidad" (Ricoeur, 1991 : 15). ·

11 El análisis de la distinción enrre factual y ficcional, que emprende Gérard Genette a partir

de los respectivosprocedimientos utili zados - considerando como "factual es" los re latos de la hi storia, la biografía, el diari o íntimo, el re la t o de pren sa , el informe d e p o licía , la narra tio ju d i- ci a l, la je rga cotidian a, e tc.-, co nclu ye fin a lme nte e n indec idibilid ad : n ada h a y, segú n el autor, qu e n os pe rmita afirmarl a co n ce rteza, fuera d e ciertos signos exteri o res, paratex tu a les. Véase

"R Ir (i

i

nnel. récit factuel " (Ge n e tte, 1991).

 

11

1~ 11111

Robin hace

un tra zado conc~ptual de l a "aut o fic c i ó n", a partir d e d e fini c i o n es de

 

l lllll lr

, c omo un

relato qu e a l g uien d e cide hacer de sí mi s m o con pl e na con c i e ncia d e s u

1 111 t l t t 111 l'ln nal, sin obliga c i ó n d e "fidelidad" referen c i a l ni búsqu e da del "se ntid o d e la vida" o

11 x istencial : "La autofi cció n es fi cc i ó n, s er de •lengu a j e, lo qu e h ac e q u e el s uj eto

j11 1 1 flt ¡ u

1

(

1 j

1

1

j

LA VIDA COMO NARRACIÓN

99

Este abanico de posibilidades de inscripción de la voz narrativa en el espa- cio biográfico, que va de las formas más canónicas a las menos discernibles, se despliega as í, en la óptica que venimos construyendo, sin contradicción con la polifonía bajtiniana. Lo que es tá en juego entonces no es una política de la sospe- cha sobre la veracidad o la autenticidad de esa voz, sino más bien la acepta - ción del descentramiento constitutivo del sujeto enunciador, aun bajo la mar- ca "testigo" del yo, su anclaje siempre provisorio, su cualidad de ser hablnáo y habl a r, a su ve z, en otras voces, ese re parto coral que sobreviene -con may o r o menor intensidad- en el trabajo dialógico, tanto de la oralidad como de la escritura y cuya otra voz protagónica es por supuesto la del destinatario/ receptor. Porque, indudablemente -volviendo al 'ego' de Benveniste-, es el carácter reversible de esa marca del lenguaje, qu1zá la más "democrática" por cuanto permite ser asumida por todos sin distinción -más allá de la diferencia de posi- ciones y jerarquías entre las "primeras personas" verdaderamente existentes- .el que ha contribuído a la construcción del mito del yo, según Lejeune, "uno de los más fascinantes de la civilización occidental moderna". Mito en buena medida creado y realimentado sin cesar en el espacio biográfico, e indisociable, como vimos, de una aspiración ético/moral. 23 Recapitulando entonces nuestro itinerario, aun el "retrato" del yo aparece, en sus diversas acen.tuaciones, como una posición enunciativa dialógica, en constante despliegue hacia la otredad del sí mismo. No habría "una" historia del sujeto, tampoco una posición esencial, originaria o más "verdadera". Es la multiplicidad de los relatos, susceptibles de enunciación diferente, en diversos registros y coautorías -la conversación, la historia de vida, la entrevista, la relación psicoanalítica-la que va construyendo una urdimbre reconocible como "propia", pero definible sÓlo en términos relacionales: soy tal aquí, respecto de ciertos otros diferentes y exteriores a mí. Doble "otredad", entonces, más allá del sí mismo, que compromete la relación con lo social, los ideales a compartir, en términos de solidaridad, justicia, responsabilidad. Pero ese tránsito, marca- do fuertemente por la temporalidad, ¿ofrecería alguna detención posible sobre

problema es s el de encontrarse un lugar

esc ritura un ' e fecto- sujeto"' . Véase R .

Robín, "Ca utofi c ti o n.

2 l Ta mbi é n C harl es Taylo r, en su indagació n hi stór ica so bre la co n s titu c ión de la identidad m o d e rna (l as "fu e nt es d el yo " ), rec onoce el ro l pro tagÓni co que as umier a n las narrativa s

señaland o , además, el gesto

de suj e to que el lugar

narrado sea un sujeto ficticio en tamo narrado . [

]El

del sujeto , el de con stituirse en la Le sujet t o ujo ur s en défaut " (1994:

74).

aut o bi ográ fi cas e n es t e pro ces o, d es de la novela inglesa en

adelante,

fund ante de Montaign e, más de un siglo antes, en lo que hace a la idea de que cada individuo

irrepetible", un "propio y origin al modo de ser", que vale la pena iden -

(Tayl o r, !1989] 1996) .

conll e va "un a dife renc ia

tifi ca r , idea que se . h a as im il~ d o t o talmente a nue s tra c o mpren s i ó n d e l yo

100 EL ESPACIO BI OGRÁFICO . DILEMAS DE LA SUBJETIVIDAD CONTEMPORÁNEA

el polo de la mismidad? ¿Habría algo, en ese yo, absolutamente singular, priva-

do, irreductible? Contrariamente a la idea moderna de la singularidad como lo irrepetible de cada ser en su diferencia, Emanuel Lévinas, en una perspectiva ontológica,

co loca el punto de lo irreductible en aque llo que es común a cada uno de los seres humanos, la soledad del existir, lo más privado, lo que no se puede compa r-

tir con n adie, pese a es tar rodeados de se res

todo entre los se res, excepto el exist ir. En ese sent ido, ser es ais la rse por el

existir. Soy mónada en tanto soy. · Es por el existir que soy sin puertas ni ventanas,

y no por un contenido cualquiera que sería en mí incomunicable" (Lévinas, [1979]1996: 21; el destacado es mío).

En la perspectiva de Lévinas, si bien el tiempo mismo es una apertura sob re

el otro (autrui) y sobre lo Otro (l'Autre) , el aislamiento del existir marca el acon-

tecimiento mismo de l ser -"lo social está más allá de la ontología"-. La cuestión no es entonces "salir" de la soledad -tema clásico del existencialismo, · con sus tonos de angustia y de desesperanza- si no de ese aislam iento. Tal el propósito confesado por Lévinas para su li bro,Z4 pero a sabiendas de que esta salida es ilusori a, que el suj eto siempre intenta "engañar" su so ledad, tanto e n la re lac ión con el mundo a través del conocimiento como en la experimentación de los place res. Salida del sí mismo hacia el/lo o tro que encuentra en el erotismo - la relación con lo femenino como diferencia total- y en la paternidad -la relación con una mismidad otra-, dos vías de acceso a un más allá. La existencia será

entonces algo que se puede n arrar pero no comunicar, compartir. N os interesa aquí esta distinción entre comunicar y narrar, en tanto deja

y cosas: "Uno puede intercambiar

·

entrever una diferencia cualitativa: comunicar aparece utilizada en la acepción latina de "estar en relación -comunión- con", "compartir", como un paso más allá del narrar -"contar un hecho", "dar a conocer"-, que denotaría una cierta

por otra parte, la

infelicidad cons ti -

tutiva de todo "mensaje" 25 Pero si e l sujeto só lo puede narrar su existencia,

"engañar" su soledad tendiendo lazos diversos con el mundo, ¿no podría pensar-

ex teri o rid ad. Ese paso , entre lo decible y lo comunicable , seña la, imposibilidad de "adecuación" de todo acto comunica tiv o, esa

21 En una larga entrevista que le hiciera Philippe Nema en 198 1, para France-Culture, editada

lu ego en forma de libro , Lévinas retoma las confe rencia s de Le temps et l ' aurre, junto a otros ~emas

fundamentales de su ob ra, para comentarlos con el entrevistador con algu n os acentos btograftcos

y aceptando "simplificar !'expres ión de sus argumentos" . Lévinas, Er.hique et infini, (Dialogues avec

Philippe Nemo), 1982: 50.

2$ Remitimos a la concepc ión de Derrida de la imposibilidad de un "contexto idea l" de la comu nicac ión, en tanto roda palabra es iterable, susceptible de se r c itada , recontextua lizada, interpretada diferentemente , malinterpretada. La "infelicidtul," en este sent ido ( la amb igüedad, e l desvío, el m alentendido, etc.), coextensiva a la iterabilidad, es la condic ión mi sma de posib ilid a d de la comunicación, no su "pro bl ema". Véase Ja cq ues Derr ida (1 982 ).

LA VIDA COMO NARRACIÓN

se que el relato de sí es uno de esos ardides, siempre renovados, a la manera de Scheherazade, que intentan día a día el anclaje con el otro -y la otredad-, una

"salida" del a islamiento que

es también, una pelea contra la muerte?

Pese a la imposibilidad de comunicar la existe ncia, cada yo tiene sin em- ba rgo a lgo que comuni car de sí mismo, como afirmaba Benveniste, un luga r de enunciación único, donde "da testimonio" de su identidad. Testimonio de sí

que es t a mbi én un lugar d e abso lu ta so ledad: un

test imo ni o, para ser ta l, no

puede ser "confirmado, seguro, y cierto en el orden del conocimiento", afirma

sino que remite a una mirada

testigo" . 26 El acto mismo de

la enunciación del yo postula así una presencia, que puede devenir corporeidad,

oralidad, "directo", ofrecerse como una referencia viva e inequívoca -en este sentido, y pese a su ev-anescencia, hasta se transformaría en referencia "empí- rica"-. En el p rólogo a la edición de Echique ec infini dirá Philippe Nema: " [esta

es fiel de esta fidelidad que asegura

v iva de su autor". En la situación dialógica, "el decir

de l autor v ivo aute nt ifica lo dicho de la ob ra depos itada, porque só lo é l puede d esdecir lo dicho, y así rea lzar su verdad" (Lévinas/Nema, ob. cit.: 5 ).

La cuestión de la prese n cia se juega entonces con su particular efecto de ver- dad, no importa la distancia que al respecto plantee la teoría. Distancia de una voz narrativa "que permite a la narratología hacer un lugar a la subjetivid ad, sin que ésta sea confundida con la del ·autor real" (Ricoeur, 1984, vol. 2: 162). Pero ese autor "rea l", que habla (testimonia) o deja su marca en la escri tura tampoco quiere resignar su primacía: el espacio mediático contemporáneo, sobre todo a través de la entrevista -voz y cuerpo "en directo"- ofrece una prueba irrefutable de su existencia y su insisten cia. Y es en esa tensión entre la ilus ió n de la pleni- tud de la presencia y el deslizamiento narrativo de la id entid ad , que se dirime, quizá paradójicamente, el quién del espacio biográfico.

Derr ida; no corresponde a l estatuto de la prueba -a una verdad- irreductible: "no hay testigo para

el

palabra] formulada por el auto r mismo [

]

a un discurso la presencia

5 . Distinciones en el espacio biográfico

Yendo a la delimitación del espacio biográfico, como coexistencia intertextual de diversos géneros d iscursivos en torno de posiciones de sujeto autentificadas por una existencia "real", podría afirma rse que, más allá de sus diferenci as formales, se mánticas y de funcionamiento, esos géneros -que hemos enumera -

16 A ludimos aquí a la conferencia de Jacques Derrida en Buenos Aires en noviembre de 1995 , "Parler pour l'étranger" , donde ana li zara la figura del testigo a partir de Pau l Célan y que se publicó e n Diario de Poesía , núm. 39, Buenos Aires, 199 6, pp. 18 - 19.

EL ESPAC I O BIOGRÁFICO. DILEMA S D E L A SU BJ ET I V I D AD CO NTEMPORÁNEA

comparten a lgun os rasgos -te mát icos,

compositivos y/o estilísticos, según la clásica distinc ión de Bajtín-, as í como

ciertas formas de recepc ión e interpretación en términos de sus respect ivos pactos/acuerdos de lectura. El espacio, como configu ració n mayor que el gén e- . ro, permite en ton ces una lectura an a lítica transversal, atenta a las modulaciones de una trama interdiscursiva que tiene un papel cada vez más preponderante en la constru cción de la subjetividad contemporánea. Pero además, esa visión art iculadora hace posible apreciar n o so lamente la eficacia simbólica de la

do en una lista siempre provisoria-

producció n/reproducción de los cán ones sino también nes, la novedad, lo "fuera de género".

sus desvíos e infraccio-

LAV I l) A

M t

N A i l i \A

: 1

N

111 1

sectan y trastocan, lo más íntimo pide se r ha blad

p n vado se transf orma en acémmo secre to, lo púb lico se hac

ed

a la

nJicl ' n

lu,

priv ad

y vi

1

::e rsa Tampoco es certera la atr ibució n de incumbencias: lo íntimo no es so la-

me nte el ;.educt? de lafa~¡asía, la afec tividad o e l erotismo - ni e n todo eq ui - valente a la mnmtdad -, lo privado no se equ ipa ra a l resguardo de la propie-

dad o a l reino d omés ti co, lo biográ fi c o

Pese a las diferen cias -¿de grado?- entre los té rminos, la dificultad de definir

estos espacios, más a llá de una traza metafóri ca, es también la de . postular

excede en mucho un a historia personal.

S in embargo,

ta l confluencia n o sup one desatender

las respectivas espec ifi-

 

fronteras tajantes

entre los géneros y las

voces que vendrían a re-p resentarl os.

cidades,

aun en su rel a tivid ad. Por el co ntra ri o, la a barcativa defini c ió n de los

 

géneros discursivos que adoptamos, que co mprend e el tipo de interlocuc ión, su situación, las div e rsas esferas y fun cio nes de la comunicación en ju ego , el

 

5.1. Biografía y autobiografía

peso de la tradición y también la innovación, permite justa~enteún trabajo

1

afinado de distinción. Así, planteamos la pertinencia de cons iderar di a lógica-

 

Si pensa mos por

ejemp lo en la a uto biografía, pieza clave

de la tentac ión

mente los reenvíos entre el espacio y el género, enfoque que inten ta asimismo la superación de otra diferencia, a menudo marcada-como contrapunto, la que

1

taxonómica, como veíamos en el capítulo primero, ella ofrece tantos índices de varia bilidad que lleva sin esfuerzo a dudar -como Starobinski o Paul de Man-

media entre el "texto" y el "contexto": n o

h ay texto posible fuera de un con -

d e su estatuto como género lite ra rio: las habrá en primera, segund a, tercera

texto, es más, es es te último el qu e permite y a utoriza la legibilidad, e n el se nti -

persona, elípt icas, encubi~rtas;se la considerará, por un lado, como repetición

do que le confiere Derrida, pero tampoco h ay un co ntexto posible que sa ture

de un modelo ejemplar pero sujeto a la tri v ialidad doméstica , por el otro como

el texto y clausure

su potencialidad de de slizamiento hacia otras instancias de

1

autojustificación, búsqueda trascendente del sentido de la vida, ejercicio' de in-

dtvtdualtdad que crea cada vez su propia forma; pero también como un relato

 

.

significación. 21 Pese a que el "mito del yo" se sustenta en buena medida en el espacio

 

ficticio cuya "autenticidad" estará dada solamente por la promesa qu e sus

sign os

biográfico, la errática adhesión a esta marca enunciativa, aun en los gén eros

1

paratextuales -"autobiografía"- hacen al hipotético lector.

llamados

"autobiográficos", hace dudosa su uti lizac ión como parámetro clasi-

Quizá sea justamen t e es ta multiplicidad formal -así co mo su empeci n ada

ficatorio, según lo advertíamos en los intentos de Lejeune. Sin embargo, pare-

pervtvencta- lo que h a hecho de la autobiografía un objeto de análisis privi le-

cería

que

só lo la afi rm ación -o el recon ocimiento- de un yo n arrativo habili-

gtado desde d1versos e nfoques epistémicos. El dilatado arco tempo ra l q ue va

taría en verd ad la di stinc ión , a menudo sutil, entre umbra les que nombran y no nombran lo mismo: íntimo, privado, bioi;ráfico. En efecto, si adoptamos la metáfora del "recinto" de la interi orid ad, lo íntimo sería qu izá lo más recónd i-

ofrecer un

1

de las Confesranes de San Agustín -que, lejos de toda concepción moderna de "sujeto" dejara sin emba rgo un se ll o retórico, teórico y narrativo ind e leb le en cuanto al relato de una v ida- al momento instituyente del Romanticismo

 

-

R o u ssea u, Word swor th, D e Quincey-, seña l a as imi s m o e l t r áns i to d e l a con ver~

to del yo, aq uello que roza lo incomuni cab le, lo que se av iene con natu ra lidad

1

al sec reto . Lo pri vado, a su ve z, pa r ece r ía con t ener a lo íntim o pero espacio men os res trin gid o , m ás suscept ibl e de se r co mpa rtid o , un a

especie de

antesa la o reservado poblado por algun os otros. Finalmente, lo biográfico com-

1

 

prendería ambos espacios, modulados en e l ar co

de las es tac ion es ob ligadas de

1~ vid~,inclu y n.d ad más la v ida púb li ca. Pero este v iaje con esca las h acia el orozón d 11 lnt l'i riel ad s só lo una ilu sió n : a cada p aso, lo s términos se inter-

104 EL ESPACIO BIOGRÁFICO. DILEMAS DE LA SUBJETIVI DAD CONTEMI ORÁNEA

sión -el hacerse ace ptable a la mirada divina- a la auwafirmación, co mo acep- tabilidad del propio yo en la trama com un a l d e los otros, y entonces, como

LA VIDA COMO NARRACIÓN

l d e los otros, y entonces, como LA VIDA COMO NARRACIÓN La puesta en orden.que

La puesta en orden.que la au tob iografía -como en general, los géneros que co mpone n e l es pac io biog ráfi co- aporta, segú n Bajtín, a la conciencia de la

apertura a la libertad de creación individu a l, gesto que se desplegaría , carro - gráficamente, en tod as las form as ulteriores, de las más canón icas a las más innovadoras. Si la autobiografía propone un espacio fig urativo pa ra la ap rehensión de un yo siempre ambiguo -el h éroe autobiográfico como un "alter ego"-, este espa-

io se construye tradicionalmente -y más allá de la diversidad esti lística- en la oscilación entre mímesis y memoria (De Mijolla, 1994) entre una lógica repre- sentativa de los hechos y el flujo de la recordación, aun reconocidameme arbi - trario y distorsivo. Esta oscilación -a la cual no escapan incluso autobiógrafos

c

propia vida -d el escritor,

del lector- no supone sin embargo univocidad. Si

h ay

cierto "revis ion ismo"

de la vid a en la escritura,

ésta podrá ser re tomada

más

d e un a vez: var ias versiones d e la autobiografía, o bien, las actualizaciones

per iódi cas que los géneros medi á ticos, como la en trevi sta, permiten desplega r

en una tempora lidad azarosa y en la comodidad del diálogo, que d ispensa ge- nerosamente de la inspiración. Contemporáneam ente, e n la h erenc ia irreverente de las vanguardias, en la

representa ción , e l gesto a utobio grá fi co -sin pe rjuicio d e la supervi-

renuncia a la ve ncia de las

fo rmas tradi c iona les- e nfrenta

una tra nsformación radical. El ejer-

fu ertemente· imbuidos de los preceptos psicoanalíticos- aparece

as í como una

 

especie de forma constitutiva del género. Pero este devenir metafórico de la vida en la escritura es, más que un rasgo "imitativo", un proceso constructivo, en el sentido en que Ricoeur entiende la mímesis aristotélica, que crea, pre- senta algo que, como tal, no tiene existencia previa. Sin embargo, la fluctua- ción individual en cuanto a esta creación, la irreductibilidad de cada expe- riencia -aun en sus acentos comunales, compartidos- no impide un fu erte efecto convencional, repetitivo, que aleja a la autobiografía de la novela en cuanto a la multiplicidad de las formHs de narrar. Pese al carácter históri ca- mente situado de la mímesis vivencia!, pese a sus transformaciones seculares, pese a la tensión entre tradición y transgresión, hay, en la escritura autobio- gráfica, una notable persistencia de un modelo figurativo de la vida que emerge aun cuando el propósito de tal escritura sea más inquisitivo y cuestionador que tendiente a la autojustificación. 29 Dicho modelo narrativo opera también en cuanto a la materia autobiográfica

cicio de l Roland Barthes por Roland Barthes - la desarticulación gías, la mezcla de las voces narrativas, el d esplazamiento del

person a, la deconstrucción del "efecto de realidad"- deja sin duda un preceden - te en cuanto a la mostración de ficcionalidad, de la duplicidad enunciativa, de la imposibilidad de narración de sí mismo, para retomar la expresión de Régine Robin. Un texto fragmentario, que se rehúsa a la narración, que se abre con la advertencia - manuscrita- de que "todo esto debe ser considerado como dicho

de las cronolo- yo a la tercera

por un personaje de novela", que, mientras juega con las propias fotografías de infancia y juve ntud, teoriza, polemiza, dialoga con otros libros, pone en escena

en definitiva m ás

que un recuerdo del

tiempo

vivido, el

mecanismo fa sc inador

de

la escritura,

la

producc ión incansable de intertextualidad. 30

Es la conci en c ia del ca rác ter paradójico de la autobiografía -so bre rodo, de los escritores-, la asunción de la divergenda constitutiva entre vida y

escritura, entre el yo y e l "otro yo", la renun c ia al canónico desp liegue d e

acontecim ientos,

tempora lidades y viv encias, así como la desacrali zac ión de la

y más allá de las diferencias entre los sujetos: tabúes, umbrales de la interiori- dad que difícilmente se franquean, rasgos de carácter y de comportamiento en

sintonía con los ideales de la época , adecuación, aun re lativa, a pautas y cáno- nes establecidos. Como si la traza onto lógica de la emergencia del género - la

trascendencia de las vidas ilustres,

de crearse a sí mismo, la búsqueda de sentidos, el trazado de una forma perdu-

rable que disipe la bruma de la memoria- fuera en cierto modo indeleble -a la manera en que la marca de agua en el papel no impide sin embargo la lec tu ra contrastiva y plena de la letra-.

la recupe ración del tiempo pa sado, el de se o

29 Para De Mij olla, es la n osta lgia y la pesadilla del tiemJXl pasado, la belleza y el terror, lo que

re trorrae a la infancia, co mo luga r imaginario de un pode r siempre irrealizado, y es la pérdida de ese ¡x>der - y esa pasión- lo que está en el origen de la a utobiografía. Pérdida que tratará de compensar la escrirura dorando de una forma a lo que es en verdad efímero , incomunicable, y que alienta tanto

en los a uto biógrafos co'T'o en el c u 1to conte mporáneo

q ue el género h a despertado e n la c rít ica.

propia fig ura del autor, que n o se co n sidera ya en e l "alta r" de las vid as con-

sagradas,

~ra ac tu a lidad - e l umbral d e la "au te nticidad" h ac ia las va riadas form as de la

co n las

huellas referenc ia les, difumina los límites -c on la nov e la, por ejemp lo- , y que, a d iferen cia de la identidad narrativa de Ricoeur, puede incluir ta mbi n

la de perturba r esa id en ti -

se cuenta a sí mi smo y la sere na co nfo r-

d ad, a l tera r la historia qu e el sujeto

midad

fi cción que e n tanto escritor .de c idí

c itado

el trab ajo del a nálisis, cuya función es justamente

au t oficc ió n. Autoficción como relato de sí que ti e nde tr a mpas, juega

lo que permite traspasar -cada vez con mayo r fr ec uen c ia e n nu es -

de· ese auto rreconocimi ento. Al

por R ob in: "La a uro ficc ió n es la

respecto, afirm a Serge Doubrovsky,

10 El texto d e Ba rthes ([197 5] 1995), que elude toda marca reconoc ible de autob iografía canón ic3, trabaja ta mbi én so bre la idea - suste ntada asi mi smo por Paul de Man- de que tod a

esc ri tura es autobiográfica.

EL ESPACIO BIOGRÁFICO . DILEMA S DE LA SU BJET IVID AD CO NTEMPO RÁNEA

darme de mí mismo, a l in corporar a e ll a, en el se ntido plen o del término, la experiencia del análisis, no sólo en la temática sino en la producción del texto" (Robín, 1994: 74). 11 La biografía, 32 a su vez, también un género en auge en nuestra época, se moverá en un terreno indeciso entre el testimonio , la novela y e l relato histó- rico, el ajuste a una cronología y la invención del tiempo narrativo, la inter- pretación minuciosa de documentos y la figuración de espacios reservados a los que, teóri ca mente, só lo e l yo podría advenir. A menudo, insp irada en la devoción del personaje, in stituido así naturalmente en héroe o heroína, su m "}delo -y no el de la novela- sería el que, según u~jeune, prima sobre la autobiografía. Obligada a respetar la suces ión de las etapas de la vida , a buscar causalidades y otorgar sentidos, a justificar nexos esclarecedores entre vida y obra, su valoración como género no deja de ser controvertida. Más allá de la obvia di stinción entre modalidades -desde las famo sas "biografías no autoriza- das", más cerca del gossip que de un género literario o científico, hasta aquellas que son producto de investigación-, y pese a innúmeros ejemplos de biógrafos tan ilustres como sus biografiados, para algunos la biografía estará amenazada desde el origen por la tensión entre admiración y objetividad, entre una su- puesta "v erdad" a restaurar y el hecho de que toda hi storia es apenas una histo-

31 En su obra Fil.s (1977), Doubrovsky escr ibe: "Hace más de cuarenra años que estamos juntos. Inseparables, aglutinados. Él y yo. )ULJEN-SE RGE. Mala pareja. Cada uno por su lado. No puede durar. Aguantar. Vida doble. Frente y contrafrente. Demasiadas facetas. Juegos de espejo. Demasiados reflejos, me volatilizo. Vals, vértigo. Chassé-croisé. Quiero atraparme. Inasible". Sin adecuación entre autor, narrador y personaje -pero remitiendo a acontecimientos ocurridos-, Rob in interpreta esta forma de autoficción como la invención de un lugar de suje to, la construc- ción en la escritura de un "efecto-sujeto" (Robin , 1994: 75). La "autoficción" ha conquist ado as imismo un lugar en la definición editorial , ganando terreno a la "novela autobiográfica".

como exaltación del recorrid o de una vida humana n otab le, reconoce antece-

d e ntes en la a ntigüed ad cl ás ica. Bajtín se ñala como le janos hito s a uto/b iog r á fi cos La Apología de

Sócraces y el Fedón , de Plató n , as í como la implora c ión de lsócrates;

acto público, cívico y político de glorificación y autojust ificac ión. Más tarde, la autobiografía romana otorgará un valor central a la familia patricia, indisociable de la historicidad, lo público y lo nacional. Diferentes mot ivos son acentuados en estas vertientes clásicas y dejan su se llo en la posteridad: la mewmorfosis, que mu estra las transform aciones acaecidas en el curso de una vida,

la crisis, que señala los momentos de inflexión y cambi o cualitat ivo, la energía, que enfatiza en los

en un esq uema de rúbri cas

etc.-, c uyo modelo es S uewni o, y ram-

rasgos del carác ter y

- vida famili a r, socia l, de guerra, amigos, virtudes, vicios,

bi ·n apo rtan a es te ca uce co mún los autorretratos irónicos, como los de H o rac io, Ov idi o, Propercio.

32 La biografía,

bajo el modelo del enkomion,

su ex terio ri zac ió n (Pluta rco), la analítica, fund ada

LA Vlf)A

M NAI~I~A .1 N

1 7

n mo num n·

en ejercicio de e rudi c ión, en obsesión de archivo o e mpalagoso inventar io

de mínimos accidentes "significativos", también puede transformarse en esti · Jete contra su objeto.

Al respecto, en un artíc ulo publicado en The New York Rev iew of books, JJ John Updlke ironizaba, a propósito de las biografías, sobre dos tipologías: la relación reverencial del biógrafo, cuya manera de rendir triquto al biografiado se expresa a veces "cuantitativamente" en pesadas obras de vari os volúmenes, y, contrariamente, las biografías que ridiculizan o denigran a sus sujetos, pre - sentándolos en sus facetas más íntimas y desagradables -Jeffrey Meyers sobre Scott Fitzgerald, Claire Bloom, ex esposa de Philip Roth, sobre éste, Paul

Theroux sob re V. S. Naipaul, Joyce Mayn a rd so bre

etc. Entre un extremo y otro, el autor reconoce sin embargo la ventaja de "atar la flotilla de globos del autor -biografiado- a la tierra" para atrapar una "vida secundaria" capaz de iluminar, diversamente, los misterios de la creación. Retomando algunos de estos conceptos, Brenda Maddox, autora de una bio- grafía de Yeats, publica en The New York Times un artículo 34 donde cuestiona

el paradigma amor/odio como móvil de la biografía, y también su carácter de "género literario", para plantear la idea de la biografía como periodismo, más cerca de una ~'noticiacaliente" que de una-visión sacralizada, y por ende, suje-

ta a otras motivaciones posibles: la curiosidad, el desconocimiento, el análisis distanciado, la posición "médica" -interés no exento de compasión-, etc. Po- siciones que actualizan la polémica, al tiempo que señalan la vigencia y las

transformaciones mediáticas

ria más a conta r sobre ~r{personaje. Suj e ta al ri sgo d

to,

tornars

su ex a mante J. D . Salinge r,

del vi ejo género .

En efecto, la abrumadora publi cación de biografías en nuestros días mues- tra tanto su resistencia a l tiempo y a los estereotipos del género como la bús- queda de nuevos posicionamientos críticos respecto de su innegable trabajo ficcional, pero también el sostenido favor del público, que busca en ellas ese algo más que ilumine el contexto vital d e la figura de a lgún modo conocida -difícilmente se lea la biografía de un personaje que se desconoce-. No es por azar entonces que reiteradamente aparece, en declaraciones , como e l gé nero

preferido en los hábitos de lectura

Pero hay también ejercicios de escritura que, sin aba ndonar el modelo de narración de la vida de un personaje existente, se apar~ande la fid lidad hi stó -

rica para dar

de intelectuales y escr itor es. ->5

lug ar a nuevos híbrid os

-en nu estro esce nario actua l s notorio el

M. 8 t

rd

, s ·r~n las

consolaciones (Ciceró n, San A gustín , Petrar ca ) , co nstruidas en form a de

 

di

In¡¡<

1~011 ln ni os

fl :\, las que ab rir á n, e l cam in o a la expre s ió n de un yo, -

y coex te n s iv a menre ,

"

El artículo fue reprod uc ido en el suplemenw do mini ca l "

ultunl y N ac ió n" del diario

11

111\ o nu ~ o, 1 O ITI O n m · nudo se p l~n tea l a emp r esa

biográfica moderna - .

H ac ia

fin es d e l s iglo

Clarín , el 28 de diciembre de 1999.

 

.

K\1111 1 ll l lt \111111 1 l u Id 11 1.• f cll idad, u s o

lada ¡1l talento, la inruici ó n, el genio, y l a v id a n a rrad a

"

R epro du c

id o en

Clarín, s uplem e nt o "Cultura y Naci ó n", 1

2

el

moy

el

1999 .

tll l ll l ll 1111 111111 1111 ¡ 11 d01nln o n1 m · m · p e rso n a l (B a jtín, 1197 8 ] 1988: 261-292)

.

H

Esta

pr efe re ncia

fue enunciada p o r vario s de los e sc rit o res · uy n

•ntJ

vi

1115

o mponen el

corpus que analiza mos en los capítulos 4 y 5.

108 EL ESPACIO BIOORÁFICO. DILEMAS DE LA SU BJETIVIDA D CONTEMP

RÁNEA

auge de narraciones n ove ladas en torno de perso naj es históri cos bi e n co n oci- dos,36 sin pretensión de veracidad. Quizá, de modo unánime, pueda acordarse que, más a llá de sus especia lid a- des, estas formas genéricas confluyen a delinear una topografía de la interi o ri - dad que no nos es "dada", que es justamen te a través del proceso narra tivo por que los s~reshumanos se imaginan a sí mismos -también en cuanto lectores/ receptores- como. sujetos de una biografía, cultivada amorosamente a trav és de ciertas "artes de la memoria". Pero esta biografía nunca será "unipe rsonal", aunque pueda adoptar tonos narcisísticos, sino que involucrará necesariamen- te la relación del sujeto con su contexto inmed iato, aquel que le permite si-

tuarse e n el (auto) reconocimiento: la familia, el linaje, la cultura, la nacion a-

lidad. Ningún autorretrato, entonces, .podrá desprenderse del marco de una época, y en ese sentido, hablará también de una comunidad. "Yo no me separo valoratívamente del mundo de los otros sino que me percibo dentro de una colectividad, en la fami li a, la naci ó n, la humanidad cultural", afirma Bajtín, analizando los valores que conllevan los géneros biográficos, más allá del "sí mismo" del narrador en c uestión (Bajtín, 198 2:

135). A tal punto es constitutiva esta relación, que todo relato biográfico sólo logrará establecerse, según el autor, a partir de ese contexto: ¿cómo acceder a la propia biografía en sus momentos tempranos -el nacimiento, el origen, la primera infancia-, si no es "por pal abras ajenas de mis prójimos", por una trama de recuerdos de otros que hacen a una unidad biográfica valorable? A su vez, y en esa misma trama de genealogías y generaciones, la contemplación de la vida de uno será tan sólo "una ant icipación del recuer- do de otros" acerca de esa vida, recuerdo de descendientes, pa rientes y alle- gados. Ampliando la mira al espacio de la colectividad, los valores e n juego serán indisociables de la peculiar inscripción del sujeto en su contexto so- ciohistórico y cultural -que incluso puede asumir el carácter de una épica colectiva-, tanto el actual, del momento enunc iativo, como el que es objeto de rememoración.

NoéJirrik (1995), señalando la diferencia enue la construcción del personaje en la novela histórica europea -Walter Scott, Víctor Hugo, Michel de Zévaco-, donde los h éroes no tienen un referente histórico preciso y son constituidos siguiendo "modelos humanos corr ientes" y la lati-

noa mericana, destaca la "tendencia o tentación", en esta última, de preferir como protagonistas ·

a "suj etos principa les del de venir histórico [

tivo' , insp irada en e l pensamiento sa inrsimoniano, que tiene en

fo rmul ac ió n brillante" (p. 46) . En esta

de fi cció n

ni stas so n

suc11o e terno, d e A . Rivera, El general, el pintor y la dama y La amante del restaurador, de Marí a ·s1·her de Miguel , y muchos o uos.

]de

acu e rd o con la teoría del 'h ombre representa -

Facundo, de Sarmi ento, una

clave, se hace inteligibl e el auge de la producc ión actual

identifi cable con la novela hi stó ri ca, pero c uyos prota go-

Tal por eje mp lo, La revolució n es un

en la Argent in a , n o sie mpre

sin embargo próce res o -pe rso naje s li gado s a e ll os.

1

¡.

1

1

LA VIDA COMO NARRACI

N

Esta cualidad es .particularmente notoria e n el á mbito argentino e hispa n o- americano de los siglos XIX y com ienzos del XX, dond e la escritura autobiográfi a

-cuya autoría remite en muchos casos a figura s públicas po líticas y/o intel ec- tuales protagónicas- presenta una trama a menudo indiscernible entre lo indi- vidual y lo co lectiv o , y la identidad p erson a l se dibuj a c as i obligadamente en el horizonte de con strucción de la identidad nacion a l, sus conflictos, cambios de valo res y tran sfo rmaciones, y acusa fuen e mente las marcas de esa

conflictividad (Prieto,

Molloy, Ludm er ). · 1 1 36 39

la literatura autobiográfica arge ntina del siglo XIX, que re mite a fi gu-

ras públicas relevan tes en el proceso de afirmación de una identida d nacional, políticos, estadis- tas , esc ri tores (Belgrano, Saavedra, Agr elo, Posadas, Alberdi, Sarmiento, Wilde, Cané, Mansill a, etc.), es inseparable de la construcción de esa identid ad: "Más que características individual es,

rasgos de temperamento, exper iencias subjetivas, el conjunto de los textos autobiográficos consultados trasunta los efectos del enorm e peso con que lo social agobia los destinos individua- les, y la p reponderancia que los hechos de la vida colectiva adquieren sobre la vida interior de los autores" (Prieto, 1982: 218). JB Para Silvia Molloy, es justamente la definición del yo a través del linaje, la familia , la relac ió n con la naciente identidad nacional , lo que caracteri za a la autob iografía hispanoameri- cana de los siglos XIX y comienzos del XX -especialmente de escritores-, que sintomáticamente

rehuye e l recuerdo de

la prime ra infancia y la nostalgia de los tiempos idos por temor a la identi -

ficación con el "antigu o régimen" colonial, y presenta la peripecia personal en el marco mayor

del engranaje histórico -defraudando a menudo la expectat iva del lec tor en cua nto a la intimi- dad del "verdadero yo"-, o bien, como miradas-test igo de un mund o a punto de desaparecer, o ya

Ocampo, será afirm ació n d •

desaparecido. También la a utobiografía, como e n el caso de Victoria

un linaje coincidente con el surgimiento de la nación misma -como territorialidad y Jlrof¡iedad- y

a l mi smo tiempo reacción de l a inmigraci ó n . M o ll oy posiciones cambiantes del

as imimo sobre la operación por la c ual se as igna retrospectivamente sen tido al aco ntcc imi •r)tO (his tór ico, biográfico) y se lo revaloriza desde e l momento ac tual de la enunciación. "Se rec reo 1

pasado pma sat isfa cer las exigencias del present e: las ex ige ncias d e mi propia gen que supo n go otros esperan de mí, del gru po al cual pertenezco " (Molloy,

19 josefina Ludmer también se refiere a la escritura autob iográfica argentina de 1880 co mo e l espacio de dos "fábulas" si~ultáne as de identidad, la de l a naci ó n y la personal, ejemp lifi cado e n

lo que llama "cuentos autobiog ráficos de educació n ", como]uvenília, de Cané (1882 - 188 4) y La gran aldea, de Mansilla (1884 }, donde e l espacio del co legio y sus nombres de autoridad son determinantes en la prefiguración de un destino -la pri mera, una "autob iografía real en forma de "recue rd os" , la segu nda, una "au tob iografía ficcional e n forma novelada"-. El ejemplo lo es as i- mismo, para no sotros, d e las formas desplazadas, n o canón icas, qu e puede asumir la inscr ipción biográfica (Ludmer, 1999: 27 y ss.).

Jl Según Adolfo Prieto,

contra las nuevas ident id ades emergentes, los "arribismos" produ to reflexiona así sobre l a hi stor icidad d e la s f o rm as de l a m emo ri a, l~s recordar, y consecuentemente, las móviles est rategias de l yo, omo

image n, de la imn - [1991] 1996: 199 ).

EL ESPA CIO BIOGRÁFICO. DILEM AS DE LA SU BJET IV IDAD

NTEMPORÁNEA

5.2. Diarios íntimos, correspondencias

fam ili ar a profundi -

Una escritura desprovi sta de ataduras ge n éricas , abierta a la impro-

visación, a innúmeros registros del lengua¡e y del coleccionismo - todo puede

dad del yo.

Si la autobiografía puede desplegarse dilatad amente d esd e la es tirpe

la naci ón, el diario íntimo promete en cambio la mayor cercanía a la

en contrar lugar en sus páginas: cuentas, boletas, fotografías, recortes, vesti-

gios , un universo entero de anclajes fetichísticos-, sujeta ape nas al ritmo de la

c ronolo gía , sin límite de

tiempo ni luga r. El diari o cubre el imaginario d e liber-

te ma , desde la insignificancia cotidia na a la ilu-

min ac ió n filosófica, de la refl exió n se ntimental a la pasión desatad a. A dife-

tad abso luta, cobija cualquier

re ncia d e o tras formas biográficas , escapa incluso a la comprobación empírica,

puede decir, velar o no decir, atenerse a l aconteci mi e n to o a la invención ,

ce

rrarse sobre sí mismo o prefigurar otros textos. Si se piensa la intimidad

e

mo sustracc ión a lo privado y lo público, e l diario podría ser su libro de

ce

re monial, la escena reservada

de la confesión

_:_tal como la fijara

su a ncestro

p ro tes ta nte (Pepys, Wesley, Swift, Boswell)-, el ritual del secreto celosamente

guard ado -el cajón escondido, el anaque l, la llave-- Pero si b ien h ay diarios

qu e aco mpañan si len ciosament e la vida de su autor, que ta l vez ni se sa be de

e llos, aca llada su voz, hay o tros que

ción -Constant, Stendhal, Byron, Scott, Carlyle, Tolstoi- o incluso con la

intención explícita de h acerlo -Ka therine Mansfield, Virginia

Nin, Simone de Beauvo ir, André Gide, \XIito ld

contrari o sensu, más que exp res ion es d e ajuste, borradura, reesc ritura total trata rá d e lo ínt imo en lo público, d el

o parcial, e n defi nitiv a , y una vez más, se

se escriben con la intuición de su publica-

1

Woolf, Ana!s

y entonces,

- la sub j eti vid ad, será i1 obje to

G om browicz

príst in as d e

espectáculo de la interioridad.

Es así que, en esa senda donde la tentación biográfica se hace irresis tible para el escritor, e l diario podrá reemplazar con ve ntaja a la autobiografía, con- sign a r los hechos m e morables y avanza r todavía un paso más, ha c ia. lo íntimo

qui zá menos "biográfico" -la angustia, e l miedo, e l erot ismo-. A simismo, y

fuera d e la inte n ción del autor, podrá se r exhumado, a rque ológicam ente, como

hu

e lla vívida , fr agmento, rev elac ión. De los géneros biográficos acuñados en

la

modernidad, quizá sea

éste el precu rso r de la .intim idad mediática, el que

e l asalto de la cámara, el que apo rtó en mayo r medi -

dn , UJ1 :'l inv rsi J. a rgume ntal: antes, lo íntimo podía dec irse , n o mostrarse,

¡ r fundi zó la br ch a para

11 l H

1' 1,

Jnll • . t rn

m

s el '

l o

qu e se di ce.

1\ 1111 111 nl11

1

' l

int

r s d e l diario r es id e p rec isa m e nt e e n s u in s ig-

11 f l1 1111 h1 y ¡u ' 11 R\1]1\1 ' C a l ib ' rt el t e rmina en l a tr a m pa de l os días, esa

1.

1\ V Il

A

,

MO NA I\ItA C: I

N

111

r e petici ó n p e rni ciosa que ob li ga a enco n tr a r < lg

esc ritor o escritora -c ita a Virg in ia W oo l f: "L o c urios n mi ns u n P tengo el sentim iento de vivir c u ando mi diario n o re og 1 s •d!m nt " (Blanchot, 1996: 50 )- qu e, má s qu e expresar un exceso de individ ua lidad, un a

obses ió n de la traza, viene a salvar por e l contrario del peligro de alienarse en

la fi cción : en ese "di ari o de

se retoma a la futilidad del día "perdid o" e n la escr itura -pe rdido pa ra el " yo"

que ha tenido que d esaparecer- y se "rescata" una vida propia, atestiguable , con visos de só lida uni dad. P ero es t e empeño -múltiple, diverso, híbrido e n tonos y temáticas- será el de c ubrir una pérdida con otra: aq ue llo reg istrado

como hito, la frase

recordación, se irán disolviendo también, como el tiempo mismo , dej ando una arm ad ura fa ntas mal, se mivacía. Difícil-inhab itual- es desandar el camino para

a leer las propias hu e ll as . nuevo, la comparación entre los diarios existentes marca e l punto d e

fuga: los habrá teóri cos, polémicos - Juli e n Green- otros, vecinos del reportaj e

o la

tros de conversaciones, los habrá cifrados, introspectivos y prospectivo s, a lgu- nos, como se ries de afori smos, otros, como embriones de relatos -Kafka-, o b- sesivos cuadernos de notas y n o taciones del vivir, sin olvidar los diarios de etnógrafos y viajeros - Malinowski, Leiris- donde la abrumadora repetición cotidiana se mezcla con la aventura de tierras exóticas y con el descubrimien- to inquietante del otro. Como luga r de me moria, su mayor proximidad es qui - zá el álbum d e fo tografías -el o tro arte biográfico por exce lenci a-, cuya resti-

entrev ista -no en vano está la homofonía diario/diario- que recogen ras-

volver

sinto má t ica, cifrada, la escena, el gesto an o tados para la

h abladurías do nde e l yo se expande y se consuela",

pa w r

•1s t r 1r.

De

tución del recuerd o, qu izá más inmediata y fu lgurante , so li cita igualmente un trabajo a la narración. Pero ta mb ié n h ay di arios que son como tablas de sup er-

vivencia, donde el "encier ro"

de escritura, una

pesadilla ex is tencial: el di ari o de Vícto r K le mperer, escrito bajo el nazi smo,

por fu e ra del "campo" pero enraizado en él, es un reci ente ejemplo d e e ll o. 40

S i los lectores -críticos- de diarios pueden ver asó mar allí, junto a esas

"h ab ladurías" del yo , los grandes tem as , la inqu ie tud existen cia l o las t enden -

c i~s del pen sa mi e nt o, prefigu r ados a veces en br eves l ín eas , ¿q u é bu sca e n

ellos el lector corri ente ? Probablemente la respuesta n o va ríe mu ch o en rel a-

c ión con o tras fo rm as biográficas: la proximidad, la profundid ad, e l son ido de

la voz, e l atisbo d e lo ínt imo, la marca de lo auténtico, la hue lla de lo cot idi a-

es , más q ue una situación física

- •o Los Diarios ími mos

(193 3- 1945) de Víctor K lempc rcr, p ro feso r de Le nguas roman c es de la fueron publicados en 1995, en e l m arco de b imcn sn di scus ión a le mana

Kle mpe rer, judío, casa do co n umJ mu jer "nrln pun l" , log ró sobre-

Unive rs id ad de Dresden,

so bre el n azis mo y el h o locausto- vivir, g ra c i as a esa cond i c i ó n, e n

y cot id iano, y su test imonio de la

un peq u eño p u e bl o, a l e jad o d e s u

vida cot idi an a bajo el nazismo es

h a bitu a l S n n rl o nc~dém ico

h oy un d

·u m n to ltwa lo rable.

11 2

EL ESPACIO BI OGRÁFlCO . DI LEMAS DE LA SUBJET I V I DAD CONTEMPORÁNEA

n o , lo "verdad ero ", e n definitiv a, el " limo" do nd e n acen y crece n las obras que

escapa a l

se admiran en o tras a rtes , prác ti cas o esc rituras - lo cua l ta mpoco

LA V I DA CO M O NA RR AC IÓN

113

los corresponsales , que uno ign ora", pero que de todas man eras pu ede devenir

en ej~rcicio ap as io n ante . Bioy Casares (1 99 9 ) aventura

su lista de los escri to res

interés del crítico-. El di ario cobija sin dud a un excedente , aque ll o qu e n o

que a lcanzan en las cartas su m ejor nivel: Mada me de Sevi gn é , Walpole, Voltaire,

t ermina de se r di ch o e n nin gún o tro lu gar, o qu e , a pen as di ch o, so lic ita un a

S

te ndhal,

By ro n , Balzac,

Geo rge Sand, Musse t, Fla uber t, Pro ust, N a bokov .

forma de salvació n . De a lguna man era, conti en e e l sobrepeso de la cua lidad

En un

sim p le o rden am ie nto cron o lóg ico o en co mpil acion es m ás estructu-

reflexiva del vivir. Pe ro ta mbién rea liza, vi ca ri a me nt e, aque llo q ue no h a t e ni-

rad as, co n n o tas y

presentaciones qu e tradu cen una cie rta remembranza

d e

la

do ni tendrá lugar, ocu pa un espacio interstic ia l, señala la fa lta . M ás q ue un

n

ovela e p is to la r o

de la au to biografía, 44 las cartas van sin duda más allá

de la

género es una si tuaci ón ( un encie1TO) de escritura . 41 ¿Es eso lo que impulsa as i-

info rmació n p recisa -b iográfi ca , histó rica , cient ífi ca- qu e pu edan proveer, para

mismo al escritor corrie nte de un diario íntimo, aquel o aquella que e jerc ita su

prá ctica, más allá de lla marse

cacional o profesiona l? ¿Es la posibilid ad de estar a sola s con la fantas ía , d e llevar vidas sustitut as , d e a trapar tanto el exceso como la pérdida, de no dejar e l tiemp o simpleme nt e pasa r? La pregun ta n o d eja de te ner inte rés, por c ua nt o el diario es quizá la única form a a ut obiográ fi ca d e uso co mún y co m partidoH

d esde e l auge del gén ero epistolar en e l la estruc tura d e la novela-, ese di álogo

entre voces próximas y distantes , alimentado por el sa ber, la afinidad, la pa - sión o los intereses políticos, nunca ha dejado de atraer la atención de lectores

y críticos. 43 Sería innumerable la lista de las correspondencias célebres publi- cadas, en un abanico de tem á tica s y to n a lidades, qu e, habilitand o e n bu en a medida el ges t o voyeurístico , pe rm ite n aso marse a un a intimi dad a m e n udo póstuma, pero investida de una cas i inm ediata ac tu a lidad por las ma rcas de l género. Marcas que toman la lectura a veces desesperante, según Borges, cita- do por Bioy Casares, "por las innumerables referencias a cosas con o cidas por

En cuanto a siglo xvm -y su

escritor/a, más allá d e tener cie rta cercanía vo-

las corres ponden c ias, asimilación fo rm a l a

referirse a la "posición fem en ina" q ue supon e el diari o fntimo , No ra Ca tell i re in terpreta

la o pe rac ió n

té rmin os d e sín to ma, de fata lidad y no de elección . "Q ui zá quie nes se encierra n -h ombres o

mujeres- a escribir diarios fntimos", dice la autora, "como los ángeles del hogar en su empfreo do més tico y con sus de mo nios interiorizados, lo hagan desde una pos ic ión feme n ina: la del 'no- todo '" (Catelli, 1996: 98).

ta n co mú n e n n uestros d ías

co mo en "su époc a " in spir ó

secundarios respond e r a un

del lado de l no-rodo"- en

41 Al

simbó lica a que al ud e Lacan co mo feme n ina - "colocarse

" La c urios idad por sabe r si la práct ica d el di a rio person al" e ra

a

Le jeun e un a inves ti gac ión ·:e m p íri ca" dond e so lic itó a est ud iantes

c uestio n ar io sob re el te ma -e n mi op inió n , d e mas iado indu c ti vo-,

cues tio n a rio qu e lu ego pu blicó pa ra los lecto res del Magazine Littéraire. Las respues tas rec ib idas , en part ic ul a r sob re las "fu n c iones" de l dia r io, traza n un a verdad e ra ca r tografía de l imaginario

espe rab le: fija r el presente,

soportar la so ledad, calmar la ans iedad

la "vida inter io r" se lleva las palmas. Estas resp uestas de lectores dieron lugar a una publ icación

en for ma d e li bro ( Lejeu n e, 1989).

En cuanto a los temas pr ioritarios, el mítico recinto de

dejar h ue ll a , gu iar la vida, exp resarse, clarifica rse, leerlo a los h ijos,

" Fo ucault ([ 1988]1 990) enc uentra en

las ca rtas d e Sén eca o Marco A urelio a sus maes t ros,

la vid a de l esp íritu y e l deve nir de la m in uc ia cot id ia-

idado de s í", q ue , co n e l adve nimi ento de 1•

cas i una fo rm a de d ia ri o ínt imo qu e reg istr a

n a , un a a n t igua "tec n o logía del yo" te n d ien t e a l "cu

co nfesió n c ri sti ana, se tornaría cada vez tnás h acia e l "co n ocimiento de sí".

delin ea r, a través de las mod a lidad es d e su enun c iación, un perfil difere nte del reco n oc ible en o tras esc rituras y qui zá más "a ut é ntico", e n t anto no respond e - ría inicialmente a una voluntad de publicación 45 -aunque en muchos casos, ésta sea tan previ sible como la de un diari o ín t imo-. Tra n sformadas en pro-

du c to editorial su

vado e n la a lte rn a n cia d e las voces con la tex tura d e la afectivid ad y del

cará~ter -a veces, de la s dos v o ces - en

el ton o m e nor d e l a d omesticid a d 46 o en

o de un pensa -

el d e la polé mica , asistir a l d esarro ll o de una relación amorosa

mi ento , acompañar la vibración existencial de a lguien a quien se "conoce" en

lejanía. Apuesta que quizá quede trunca, según la observación de Borges, ante

o el pudor, o

simp le mente,

un juego enigmá ti c o , un excesiv o ajuste a las reglas de la cortesía

a pu es t a es fu erte: p ermitir la intromisión en un diálogo pri -

a las fórmul as del gén ero.

Penélope Hughes-

Fr ances Sp a lding) , esta última, inte -

grant e d e la se ri e "C a rtas ilu str ad as" de C o llin s and Brown (Londres) en traducción española de

Odín Ed ito ra .

,; U na co rrespo nd encia va lorada justame nte por esa iluminación sobre la vid a de su (princi-

pa l) auto r es la de Lou is A lthu sser con Fran ca Madoni a, publicada después de la mu erte de am bos

(Lettres ii Franca Í961- 1973 , 1998); q ui nientas c artas que t razan la hi sto ria de un amor loco . Según Élisabeth Roud inesco, e l li bro, que "aporta un esclareci miento or igin al sobre la forma en que trató de renovar el marxismo apoyándose e n tod as las d iscip li nas de las cie n c ias hu ma n as

H a ll e t) ; V irgini a Woo lf, 1994 , Dardos de pape l , ( se le cc ión

41

Véase por ejemplo Jane A usten, 1997, Mi querida Cassarulra, (comp

es también la histori a de un h ombre q ue ama loca mente a un a mu je r y n o vac il a e n prese nt a r, e n cart as flo ridas un a suerte de locura de l amor loco , más cerca de la pasión mística que del arrebato

p rofano"

que C h a rles S. Pe irce mantuvi era con Lady

desa rro llando bue n a pa rte de sus conceptos

di ez ca rtas de Pe irce, escri tas

Victor ia Wel by a lo la rgo de los añ os, d on de fu e ra

más con ocidos e n to m o de la teor ía sem iót ica. En la se lección de

(R o~dinesco , Clarín , sup l e m e nt o " C ultur a y N ac i ó n", 3 /1/ 99 , p . 4) .

interesante al re specto la corre spondencia

<6 Es

ent re 1904

y 19

11, que integra su Obra lógico semiótica pu bl icada

en

español (1 987 : 109 - 15 6) ,

pa

sa mos de

la lectura de los conceptos filosóficos más abstractos, e n su

típica argume nrac ión , que

se

adelanta

con var iados ejemplos a las ob jeciones, a ciertos detalles sobre la v ida dom ésti ca, el

campo, las peculiares cualidades de l ama de casa -"conservadora"- , tr ibu lacion es en to rno de la

A

pá rr afos qu e va n traza n do est a nar ració n para lela , la s marcas dia lógicas

pesa r de la brevedad de los

sa lud, elog ios de su esposa

y de la decorac ión de su casa, decepc iones, ap re mios econ ómi co s

del gé n e ro, su d in ámi ca c on ve rsacion a l, su bs is te n aun e n

aportando un a tona lidad pec uliar en cua n w a la "voz" de

el

plan tea m ie nt o teó ric o más estricto ,

la pe rson a.

EL ESPACIO BIOGRÁFICO. DILEM AS DE LA SUnjE"rJV I DAD CONTEM PO RÁ NE A

Pero ese diálogo devenido púb li co e n t r o rr spo n sa les, qu e exhibe -aun de modo indirecto- la marca d e un a do bl uto rfa, pl ant ea a me nudo una cuestión ríspida sob re los territorios de la i ntimid a d : ¿qui é n e s e l "du e ño" de esas e scritu -. ras, el firmante, el destinatari o ? ¿Puede haber decisión unilate ra l de pu-bl ica - ción? Una cuestión que el auge contemporáneo de lo biográfico, que encuentra en las ca rtas uno de sus más preciados objeto de deseo, pone a veces al borde de la querella judicia l: co rrespondencia hecha pública en vida del autor, o contra- riando su expreso deseo, o respondiendo a una especie de "traición". Esa "trai- ción" de hacer públicas unilateralmente zonas íntimas de una relacjón -amoro- sa, familiar, profesional-, se trate de cartas, memorias o diari os íntimos, parece haber adquirido, en la apoteosis del mercado, otro matiz, igualmente inquietan- te: el de la "venta" pública de esos retazos de intimid ad. 47 Al tiempo que se incrementa e l interés por este tipo de huellas del pasado, el e-mail ha cambiado radicalmente las relacione s entre las personas y el senti- do mismo de las "correspondencias", que han perdido así "la instancia de la letra", y no podrán ya ser ate~oradascon el fetichismo del "original" y de la firma. Nueva temporalidad del directo absoluto, borradura de la di sta ncia y la local i- zación, secreto en mayor medida resguardado -aunque quizá, como en una distópía, ojos controladores y desconocidos se posen, a la manera de hackers , en alguna instancia del espacio virtual-, el e-mail a lienta la ilusión de la pre- sencia, de la conversación, de la voz en directo, cancela la espera angustiosa de la carta -amorosa u oficiosa-, abre la posibilidad de hu evos léxicos, colo- quiales, informales, poéticos, dejando la marca de la instantaneidad -y hasta

de lo conviví a!- aun en los intercambios académicos

Pero n o es so lamente el universo de las correspondenc ias el que acusa el impacto de Internet, sino la totalidad del espacio biográfico, que se abre a la existencia virtu al: sites, páginas web personales, diarios íntimos, a utobi o gra- fías, relatos cotidianos, cámaras perpetuas que m iran -y hacen mirar-, vivir,

experiencias on Une en constante movimiento, invenciones de sí, jue gos identitarios, nada parece vedado a la im aginación del cuerpo y del espíritu. Sin embargo, esa libertad sin necesidad de legitimación y sin censura, esa po-

sibilidad de desplegar al infinito redes inusitadas de interlocución y de sociabi-

lidad -a la vez anónimas

poreizadas-, no altera en gran medida lo esperable -y sin duda estereotípico- d e lo s viejos géneros. Régine Robín (1997 ) , a na l iza ndo ca ntid ad d e s itio s

o laborales.

y personalizad as , inv es tidas de afectividad y desco r-

e s el de l as cart as de J. D. Maynard, que ésta decidió

taba dinero . Si bien la ley a mericana prohíbe la public ac ió n o aurora , no hay obstácul o para su venta.

amante , mucho má s joven, Joyce

" Un r e ciente y sonado c a so

Sa lin ger, e scrit as en los seten t a a s u rematar en Sorhe by 's po rque n e ces i- de una ca rta sin pe rmiso d e su a utor

LA VIDACOMONARRA

IÓN

1JS

auwbiográficos en la red·, anotaba que , más a llá de una abierta fantasía de autocreación, que pone en escena todas las "perturbaciones" posibles de la

cambios de sexo, máscaras, juegos id e ntita rios,

duplicidades-, los relatos de sí es timulan en v erdad, más allá de las tecnolo-

gías, una reviviscencia de lo escrito, una revalorización de formas canónicas quizá un tanto o lvidadas -diarios, cartas y relatos personales- y también, y pese a una participación predominantemente juvenil, un refor za miento de sen- tidos comunes e ideologemas, más que una radical apertura ética, temática o estilística.

identidad -personajes fi c t ic ios,

logrado así popularizar nuevas m oda lidades de las (viejas) prác-

ticas autobiográficas de la gente comú n, que, sin n eces idad de mediación pe- riodística o científica puede ah ora expresar libremente -y públicamente- los tonos cambiantes de la subjetividad contemporánea.

Internet ha