You are on page 1of 1

COMO SANTIFICAR LA LABOR DOMESTICA DE LA MUJER AL ESTILO DE MARIA De Mara, Jess aprendi formas de hablar, dichos populares llenos

de sabidura, que ms tarde emplear en su predicacin. Vio cmo Ella guardaba un poco de masa de un da para otro, para que se hiciera levadura; le echaba agua y la mezclaba con la nueva masa, dejndola fermentar bien arropada con un pao limpio. Cuando la Madre remendaba la ropa, el Nio la observaba. Si un vestido tena una rasgadura buscaba Ella un pedazo de pao que se acomodase al remiendo. Jess, con la curiosidad propia de los nios, le preguntaba por qu no empleaba una tela nueva; la Virgen le explicaba que los retazos nuevos cuando se mojan tiran del pao anterior y lo rasgan; por eso haba que hacer el remiendo con un pao viejo. Los vestidos mejores, los de fiesta, solan guardarse en un arca. Mara pona gran cuidado en meter tambin determinadas plantas olorosas para evitar que la polilla los destrozara. Aos ms tarde, esos sucesos aparecern en la predicacin de Jess.

No podemos olvidar esta enseanza fundamental para nuestra vida corriente: la casi totalidad de los das que Nuestra Seora pas en la tierra transcurrieron de una manera muy parecida a las jornadas de otros millones de mujeres, ocupadas en cuidar de su familia, en educar a sus hijos, en sacar adelante las tareas del hogar. Mara santifica lo ms menudo, lo que muchos consideran errneamente como intrascendente y sin valor: el trabajo de cada da, los detalles de atencin hacia las personas queridas, las conversaciones y las visitas con motivo de parentesco o de amistad. Bendita normalidad, que puede estar llena de tanto amor a Dios! (2). Entre Jos y Mara haba cario santo, espritu de servicio, comprensin y deseos de hacerse la vida feliz mutuamente. As es la familia de Jess: sagrada, santa, ejemplar, modelo de virtudes humanas, dispuesta a cumplir con exactitud la voluntad de Dios. . Padre Francisco Fernndez Carvajal