You are on page 1of 2

Entre Misioneros . . .

Boletín N 70, marzo 31 de 2009

10 de las iglesias en Manaus


Informe de Brasil

Con muy alegres nuevas nos escribe el hno Luis Estepa,


misionero IPUC, en Brasil y nos relata:

Agradezco a Dios de poderles saludar por este medio y


desearle las más ricas bendiciones del Señor.

Los últimos acontecimientos en la misión Brasilera pue-


do resumirlos de la siguiente forma:

Bautismos
En Diciembre del año pasado les lance un reto a los y uno en Vila Ramos.
pastores: “hacer bautismos en el mes de marzo” (en
cual los estaría visitando).

Gracias a Dios bautizamos 9 de Rio Branco,

Lo más hermoso es que ya se vislumbra otro grupo para


bautizar.
Entre Misioneros . . .
Página 2

El ministerio diferente al espa-


ñol, la presencia del
Gracias a Dios que de la frontera con Colombia se logró Señor ha confirma-
traer dos pastores jóvenes y bien formados, para refor- do su palabra y en
zar el trabajo en las ciudades del interior. las ciudades donde
he predicado he
El hermano Nazareno Riveiro fue visto varias perso-
posesionado en Rio Branco capital de nas haciendo deci-
Acre y, sión de seguir el
evangelio y de ser-
vir a Dios.
el hermano Raimundo Correia fue
posesionado en Juan Pablo II Ma- También de los
naus. pastores recibo
noticias alentado-
También entrevistamos dos parejas ras.
jóvenes para el ministerio, las cuales
quedarán en Manaus. Así, con el hermano Enrique y
estos tres jóvenes se vislumbran un avivamiento en esa
ciudad.
Deseo que el Señor Jesús continúe bendiciendo la iglesia
Quiero compartir mi alegría de tener 15 parejas jóve- en Colombia y al Consistorio de Ancianos.
nes preparándose para el ministerio; seis son de Rio
Branco, seis de Manaus y tres de sao Paulo; las distan- De mi mayor estima,
cia son enormes y el costo alto, pero creo que vamos a
lograrlo con la ayuda del Señor.

LUIS HERNANDO ESTEPA y FAMILIA


Misionero IPUC Brasil.

Frutos de la predicación y la enseñanza

En lo que a mí respecta, puedo decir, que Dios ha


sido muy bueno conmigo pues a pesar del idioma