Вы находитесь на странице: 1из 388

C

A

COLECCIÓN

ACADÉMICA

EAFIT

ESCUELA DE

INGENIERÍA

Análisis y diseño sísmico de edificios

Roberto Rochel Awad

C A COLECCIÓN ACADÉMICA EAFIT ESCUELA DE INGENIERÍA A nálisis y diseño sísmico de edificios Roberto

Análisis y diseño sísmico de edificios

Roberto Rochel Awad

Análisis y diseño sísmico de edificios Roberto Rochel Awad

Rochel Awad, Roberto Análisis y diseño sísmico de edificios / Roberto Rochel Awad. -- Medellín : Fondo Editorial Universidad EAFIT, 2012. 388 p. ; 22 cm. -- (Colección académica) Incluye referencias bibliográficas. ISBN 978-958-720-117-8 1. Ingeniería sísmica. 2. Diseño sismo resistente 3. Diseño de Estructuras 4. Construcciones sismo resistentes - Diseño I. Tít. II. Serie. 693.85 cd 21 ed.

A1332098

CEP-Banco de la República-Biblioteca Luis Ángel Arango

Análisis y diseño sísmico de edificios

Segunda edición: abril de 2012

Segunda reimpresión: noviembre de 2012

© Roberto Rochel Awad

© Fondo Editorial Universidad EAFIT

Carrera 48A # 10 Sur- 107, Tel. 261 95 23 www.eafit.edu.co/fondoeditorial Correo electrónico: fonedit@eafit.edu.co ISBN: 978-958-720-117-8 Diseño de colección: Miguel Suárez Fotografía de carátula: Robinson Henao, Edificio de Ingenierías, Universidad EAFIT.

Editado en Medellín, Colombia

Tabla de contenido

Capítulo 1 Fundamentos del diseño sísmico de edificios

1.1 Aspectos generales del diseño sísmico

25

1.2 Filosofía del diseño sismo resistente

27

1.3 Solicitaciones sísmicas

28

1.4 Amenaza sísmica

31

 

1.4.1 Espectro de respuesta sísmica

34

1.4.2 Espectro elástico de diseño

41

1.4.3 Espectro inelástico de diseño

45

1.5 Configuración estructural de la edificación y coeficiente de capacidad de disipación de energía para ser empleado en el diseño, R

84

 

1.5.1 Asimetrías del sistema estructural de resistencia sísmica

84

1.5.2 Redundancia del sistema estructural de resistencia sísmica

91

1.5.3 Recomendaciones para una buena estructuración

92

1.6 Evaluación de la deriva máxima

96

 

1.6.1 Límites de la deriva máxima

96

1.6.2 Separación entre estructuras adyacentes por consideraciones sísmicas

97

Capítulo 2 Filosofía del diseño sísmico

2.1

Sistemas estructurales

101

2.1.2

Sistema de pórticos dúctiles a flexión

103

2.1.3 Sistema de pórticos

103

2.1.4 Sistema dual

104

2.1.5 Sistema combinado

105

2.2 Métodos de análisis

106

2.2.1 Método de la Fuerza Horizontal Equivalente

108

2.2.2 Método del análisis dinámico elástico

108

2.3 Aspectos generales del diseño sísmico

109

2.3.1 Comportamiento de las estructuras hiperestáticas

111

2.3.2 Ejemplo numérico

113

2.4 Filosofía del diseño sísmico según la NSR-10

116

2.5 Procedimiento para el diseño a flexión de vigas y columnas

119

2.5.1 Diseño a flexión de vigas

119

2.5.2 Diseño a flexo-compresión de columnas

119

2.6 Procedimiento para el diseño a cortante de vigas y columnas

121

2.6.1 Estructuras con Demanda Moderada de Ductilidad (DMO)

121

2.6.2 Estructuras con Demanda Especial de Ductilidad (DES)

125

Capítulo 3 Análisis tridimensional

3.1 Introducción

129

3.2 Hipótesis del modelo matemático

130

3.3 Definiciones

132

3.4 Sistema global de coordenadas

133

3.5 Procedimiento de análisis, diagrama de flujo

134

3.6.1

Fundamentos

135

3.6.2 Desplazamientos de los entrepisos

137

3.6.3 Matriz de rigidez de la estructura en coordenadas globales

138

3.7 Vector de cargas

140

3.7.1 Coordenadas del centro de cortante

140

3.7.2 Coordenadas del centro de torsión

141

3.7.3 Excentricidades estáticas y de diseño

143

3.7.4 Momentos torsores

146

3.8 Análisis de los pórticos planos

147

3.8.1 Desplazamientos de los entrepisos

147

3.8.2 Desplazamientos de los pórticos planos

148

3.8.3 Cortantes y fuerzas sísmicas en los pórticos

148

3.9 Control de derivas

149

3.10 Ejemplo

149

3.11 Análisis del período natural de vibración, T

185

3.11.1 Métodos empíricos

185

3.11.2 Método de análisis dinámico

186

3.11.3 Método de Rayleigh

188

3.11.4 Restricciones de la NSR-10

190

3.11.5 Revisión del período

191

Capítulo 4 Análisis y diseño de vigas

4.1 Introducción

193

4.2 Materiales

195

4.3 Requisitos de diseño

196

4.3.1 Requisitos geométricos

196

4.3.2 Requisitos generales para el refuerzo longitudinal

197

4.4

Tuberías embebidas

217

4.5 Sistema de losas aligeradas o nervadas

218

4.6 Requisitos de diseño sismo resistente para vigas,

NSR-10

223

4.7 Ejemplo de diseño

229

4.8 Comentarios sobre la NSR-10

255

4.8.1 Secciones críticas para el diseño del refuerzo negativo

255

4.8.2 Longitud de desarrollo para barras terminadas con gancho estándar, estructuras con demanda especial de ductilidad

255

4.8.3 Espesores mínimos de vigas y columnas en uniones interiores, estructuras con demanda moderada de ductilidad

256

4.8.4 Método para evaluar el cortante de diseño en vigas de estructuras con demanda moderada de ductilidad,

DMO

257

4.8.5 Factor de seguridad a cortante para estructuras aporticadas con demanda moderada de ductilidad

258

4.8.6 Zonas de traslapos en vigas de estructuras con demanda

moderada de ductilidad

259

Capítulo 5 Análisis y diseño de columnas

5.1 Definición

261

5.2 Requisitos geométricos

261

5.3 Requisitos para el refuerzo

262

5.3.1 Refuerzo longitudinal

262

5.3.2 Refuerzo transversal

265

5.4 Longitud de diseño, L u

271

5.6

Requisitos de diseño

274

5.6.1 Requisitos generales

274

5.6.2 Requisitos de diseño a flexión

275

5.6.3 Requisitos de diseño a cortante

277

5.6.4 Empalmes o traslapo del refuerzo

279

5.7 Ejemplo de diseño

282

5.8 Especificaciones de diseño para columnas, NSR-10

295

Capítulo 6 Uniones viga-columna

6.1 Introducción

305

6.2 Criterios de diseño

307

6.3 Comportamiento esperado de las uniones

307

6.4 Clasificación de los nudos

309

6.4.1 Según su geometría y su confinamiento

309

6.4.2 Clasificación del ACI según su comportamiento

310

6.4.3 Clasificación de la NSR-10 según su comportamiento

312

6.5 Análisis de los nudos para estructuras con ductilidad especial

313

6.5.1 Nudos interiores

313

6.5.2 Nudos exteriores

317

6.5.3 Nudos de esquina

319

6.6 Diseño de las uniones viga-columna

320

6.6.1 Secciones críticas

320

6.6.2 Longitud de desarrollo

321

6.6.3 Fuerza cortante en los nudos interiores

323

6.6.4 Resistencia del hormigón a tensiones cortantes

326

6.6.5 Refuerzo transversal en los nudos

328

6.8

Especificaciones de diseño para los nudos

330

6.9 Ejemplo de diseño

334

6.10 Observaciones sobre la NSR-10

340

Anexo A Teoría general de columnas

7.1 Columnas uniaxiales

341

7.1.1 Tipos de refuerzo

341

7.1.2 Tipos de columnas

341

7.1.3 Columnas rectangulares uniaxiales, simétricas, con refuerzo en dos caras

342

7.2 Columnas biaxiales

353

7.2.1

Método de la superfice de falla

355

7.3 Ejercicios

359

Referencias bibliográficas

383

Índice de tablas

Tabla

1.1 Valores de A a y A v para algunas ciudades capitales de departamento, para otras ciudades véase el Apéndice A-4 de la NSR-10

34

Tabla 1.2 Valores del coeficiente de importancia

50

Tabla 1.3 Clasificación de los perfiles del suelo

52

Tabla

1.4 Criterios para clasificar suelos dentro de los perfiles de suelo tipo C, D o E

53

Tabla

1.5 Valores del coeficiente F a , para zonas de períodos cortos del espectro

53

Tabla

1.6 Valores del coeficiente F v , para zonas de períodos intermedio del espectro

54

Tabla

1.7 Valores del coeficiente C t , y a para el cálculo del período aproximado T a

55

Tabla 1.8 Valores del coeficiente básico debido a la redundancia, R o

62

Tabla

1.9 Sistemas estructurales de muros de carga, NSR-10, Tabla A.3-1

67

Tabla 1.10 Sistema estructural combinado, NSR-10, Tabla A.3-2

70

Tabla 1.11 Sistemas estructurales de pórtico a momentos, NSR-10, Tabla A.3.3

75

Tabla 1.12 Sistemas estructurales dual, NSR-10, Tabla A.3-4

79

Tabla 1.13 Mezcla de sistemas estructurales en altura

88

Tabla 1.14 Derivas máximas como porcentaje de h pi

97

Tabla 1.15 Separación sísmica mínima en la cubierta entre edificaciones colindantes que no hagan parte de la misma construcción

98

Tabla

2.1 Proporcionamiento de sobre resistencia

114

Tabla

2.2

Sobre-resistencia residual

115

Tabla

2.3 Especificaciones para diseño a flexión de columnas según la NSR-10

120

Tabla

2.4 Especificaciones para diseño a cortante de vigas según la NSR-10

126

Tabla

2.5 Especificaciones para diseño a cortante de columnas según la NSR-10

126

Tabla

4.1 Dimensiones de los ganchos estándar

202

Tabla

4.2 Ancho mínimo de las columnas y altura mínima de las vigas para satisfacer las condiciones de anclaje del refuerzo terminado con gancho estándar a 90°, DMI y DMO

204

Tabla

4.3 Ancho mínimo de las columnas y altura mínima de las vigas para

205

4.4 Longitudes de desarrollo para barras rectas a tracción, refuerzo

206

Tabla

satisfacer las condiciones de anclaje del refuerzo terminado con gancho estándar a 90°, DES

sin recubrimiento epóxico ( e = 1.0), hormigón de peso normal (l=1.0), f y =4,200 kgf/cm 2 , f’ c =210 kgf/cm 2 . Estructuras con demanda mínima, DMI y moderada DMO de ductilidad

Tabla

4.5 Longitudes de desarrollo para barras rectas a tracción, refuerzo sin recubrimiento epóxico ( e = 1.0), hormigón de peso normal (l=1.0), f y =4,200 kgf/cm 2 , f’ c =210 kgf/cm 2 . Estructuras con demanda especial de ductilidad, DES

207

Tabla

4.6

Requisitos geométricos para las vigas

223

Tabla

4.7 Refuerzo longitudinal en vigas

224

Tabla

4.8

Refuerzo transversal en vigas

226

Tabla

4.9 Tensiones cortantes en vigas

228

Tabla

5.1 Longitudes de traslapo Clase B para barras rectas y corrugadas

 

tracción, estructuras con demanda mínima, DMI; y demanda moderada, DMO, de ductilidad, t = 1.0, e = 1.0

a

280

Tabla

5.2 Longitudes de traslapo Clase B para barras rectas y corrugadas

 

a

tracción, estructuras con demanda especial, DES, de ductilidad,

cálculo según literal (a)

282

Tabla

5.3

Requisitos geométricos

295

Tabla

5.4 Resistencia mínima a la flexión de las columnas

296

Tabla

5.5 Refuerzo longitudinal en las columnas

297

Tabla

5.6

Refuerzo transversal en las columnas

298

Tabla

6.1 Altura mínima para vigas o columnas basadas en la adherencia de

refuerzo longitudinal que pasa a través de un nudo interior

317

Tabla

6.2 Ancho mínimo de las columnas para satisfacer las condiciones de anclaje del refuerzo de las vigas terminadas con ancho estándar,

DMI y DMO

322

Tabla

6.3 Ancho mínimo de las columnas para satisfacer las condiciones

6.4 Valores de g para el cálculo de la resistencia a cortante de las

Tabla

de anclaje del refuerzo de las vigas terminadas con ancho estándar, DES

uniones viga-columna

323

326

Tabla

6.5 Requisitos generales para el diseño de las uniones viga-columna

330

Tabla

6.6 Requisitos para el refuerzo transversal en las uniones viga-columna

331

Tabla

6.7 Requisitos para el diseño a cortante en las uniones viga-columna

332

Tabla

6.8 Requisitos para el desarrollo del refuerzo dentro de las uniones viga-columna

333

Tabla

7.1 Cálculo de los puntos que definen el diagrama de interacción . 351

Índice de figuras

Figura

1.1 Propagación de la energía sísmica desde el hipocentro o foco hasta la estructura

31

Figura

1.2 Mapa de amenaza sísmica en Colombia

33

Figura

1.3 Sistema de un grado de libertad con amortiguamiento

35

Figura

1.4 Espectro de respuesta de desplazamiento

38

Figura

1.5 Espectro de aceleraciones, sismo de El Centro, California, mayo 18 de 1940

39

Figura

1.6 Espectro de respuesta de aceleraciones

40

Figura

1.7

Espectro elástico promedio de aceleraciones

42

Figura

1.8 Espectro de diseño suavizado

43

Figura

1.9 Espectro elástico de diseño para Colombia, NSR-10, Sec. A.2.6

45

Figura

1.10 Procedimientos simplificados para obtener espectros inelásticos

 

de diseño

46

Figura

1.11 Espectro de diseño inelástico para Colombia, NSR-10, Sec. A.2.6

46

Figura

1.12 Comportamiento de una estructura aporticada ante cargas monotónicas

47

Figura

1.13

Modificación de la respuesta debido a la ductilidad

57

Figura

1.14 Criterio de igualdad de desplazamientos

58

Figura

1.15 Criterio de igualdad de energía

59

Figura

1.16

Variación del factor R om con la ductilidad y el período

60

Figura

1.17 Sistemas estructurales de pórticos y de muros de carga

64

Figura

1.18 Sistemas estructurales dual

65

Figura

1.19 Irregularidades en planta

89

Figura

1.20 Irregularidades en altura

90

Figura

1.22 Medición de la separación sísmica (vista en elevación)

99

Figura

2.1 Viga hiperestática de dos luces continuas

112

Figura

2.2 Viga continua de dos luces con articulación plástica en

 

el

apoyo B

112

Figura

2.3 Viga continua de dos luces con articulación plástica en el apoyo

 

B

y la L 2

113

Figura

2.4

Demanda de resistencia a la flexión en t-m

113

Figura

2.5 Formación de la primera articulación plástica en el apoyo B

115

Figura

2.6 Diferentes tipos de mecanismos de falla en estructuras aporticadas de hormigón reforzado

116

Figura

2.7 Equilibrio de momentos en un nudo, SM col = SM vig

119

Figura

2.8 Cortante de diseño en vigas y columnas

123

Figura

2.9

Cortante en las columnas V c = (M vi + M vd ) / H

127

Figura

3.1 Los efectos sísmicos se analizan independientemente en dos direcciones ortogonales

131

Figura

3.2 Sistema global de coordenadas

133

Figura

3.3 Diagrama de flujo

134

Figura

3.4 Efectos de las acciones sísmicas sobre las estructuras

135

Figura

3.5 Análisis de la torsión, momento torsor

136

Figura

3.6 Distancia del pórtico j al origen de coordenadas, r j

136

Figura

3.7 Desplazamientos del entrepiso, nivel i-ésimo

137

Figura

3.8 Vista en planta del pórtico j en el nivel i-ésimo de una estructura cualquiera

137

Figura

3.9 Desplazamiento del pórtico j en el nivel i en función de los desplazamientos del nivel i

138

Figura

3.10 Fuerza aplicada al pórtico j para producir el desplazamiento d ji

139

Figura

3.11

Análisis del sismo en X

142

Figura

3.12 Análisis del sismo en Y

143

Figura

3.13 Excentricidades de diseño según las diferentes normas

145

Figura

3.14

Análisis del sismo en X

146

Figura

3.16

Desplazamientos de los nudos

148

Figura

3.17 Cortantes y fuerzas horizontales

148

Figura

4.1 Requisitos geométricos para las vigas de pórticos dúctiles de hormigón reforzado

197

Figura

4.2 Envolvente de momentos para vigas de pórticos dúctiles de hormigón

197

Figura

4.3 Zonas confinadas y de traslapos en vigas de pórticos resistentes

 

a momentos, DMO y DES

198

Figura

4.4 Distribución de estribos en vigas de pórticos con demanda especial de ductilidad, DES

199

Figura

4.5 Distribución de estribos en vigas de pórticos con demanda moderada de ductilidad

200

Figura

4.6 Recubrimiento y separación del refuerzo longitudinal en vigas

200

Figura

4.7 Secciones críticas para el desarrollo del refuerzo en los nudos

4.8 Dimensiones mínimas de vigas y columnas para anclaje en

Figura

exteriores

nudos exteriores

202

202

Figura

4.9 Desarrollo del refuerzo negativo en un apoyo interior

209

Figura

4.10 Diagrama de momentos flectores con inversión en el apoyo central

209

Figura

4.11 Dimensiones mínimas de vigas y columnas en uniones interiores, pórticos de hormigón con DES

210

Figura

4.12 Diagrama de momentos flectores sin inversión en el apoyo central

211

Figura

4.13

Estribos de confinamiento

212

Figura

4.14 Acciones en las vigas de pórticos dúctiles debidas al efecto simultáneo de cargas de gravedad y cargas sísmicas

213

Figura

4.15 Superposición de los efectos de cortante en una viga dúctil de hormigón reforzado

214

Figura

4.16

Dimensiones mínimas de losas aligeradas

218

Figura

5.1 Requisitos geométricos para las columnas

262

Figura

5.3 Separación y recubrimiento del refuerzo longitudinal en columnas

264

Figura

5.4 Estribos de confinamiento con ganchos sísmicos

265

Figura

5.5 Ejemplo de confinamiento empleando estribos

267

Figura

5.6 Ejemplo de confinamiento con el empleo simultáneo de estribos

 

de confinamiento y ganchos suplementarios

267

Figura

5.7 Requisitos del refuerzo transversal para columnas rectangulares en pórticos dúctiles de hormigón con demanda mínima de

 

ductilidad, DMI

268

Figura

5.8 Requisitos del refuerzo transversal para columnas rectangulares en pórticos dúctiles de hormigón con demanda moderada

 

de ductilidad, DMO

270

Figura

5.9 Requisitos del refuerzo transversal para columnas rectangulares en pórticos dúctiles de hormigón con demanda especial

 

de

ductilidad, DES

270

Figura

5.10 Longitud de diseño de las columnas

271

Figura

5.11

Cambios de sección en las columnas

273

Figura

5.12 Unión viga-columna de un pórtico con demanda de ductilidad

 

especial

276

Figura

5.13 Cortante de diseño para columnas con DES

277

Figura

5.14 Análisis de los cortantes en las columnas de ductilidad moderada a partir del método de Bowman, suponiendo la ubicación de los puntos de inflexión de columnas en su punto medio

278

Figura

6.1 Uniones típicas viga-columna

306

Figura

6.2

Fuerzas en una unión viga-columna

308

Figura

6.3 (a) Unión interior, (b) Unión exterior, (c) Unión de esquina . 309

Figura

6.4 Requisitos de confinamiento para un nudo interior

310

Figura

6.5 Requisitos de confinamiento para un nudo exterior

310

Figura

6.6 En los nudos tipo 1, diagrama de momentos dominado por las cargas gravitacionales, no se esperan deformaciones inelásticas

 

de importancia

311

Figura

6.7 Nudos tipo 2, diagrama de momentos dominado por los efectos sísmicos, se esperan deformaciones inelásticas de gran

Figura

6.8 Inversión de momentos en una estructura con demanda especial de ductilidad

313

Figura

6.9 Transferencia de cortante en un mecanismo de puntal en

6.10 Mecanismo del puntal diagonal y confinamiento de un

Figura

compresión diagonal

exterior

314

317

Figura

6.11 Secciones críticas para el desarrollo del refuerzo en los nudos

321

Figura

6.12 Fuerzas en los nudos (DMI y DMO)

324

Figura

6.13 Fuerzas en los nudos tipo 2 (DES)

325

Figura

6.14 Determinación del ancho efectivo, b j , del nudo

327

Figura

7.1 Tipos de columnas

342

Figura

7.2 Acciones en columnas uniaxiales y biaxiales

343

Figura

7.3 Acciones mecánicas en los elementos de hormigón reforzado

344

Figura

7.4 Diagrama de deformaciones para la condición de falla balanceada

345

Figura

7.5 Diagramas de deformación para condición de falla no balanceada

346

Figura

7.6 Diagrama de interacción

347

Figura

7.7 Diagrama de interacción dimensional para una cuantía de 0.015, considerando f’ c =210 kgf/cm 2 , f y =4,200 kgf/cm 2 , d=34 cm, d’=6 cm

352

Figura

7.8 Familia de curvas de interacción de columnas para cuantías que varían entre 0.01, curva N. o 1, hasta 0.04, curva N. o 4

353

Figura

7.9 Flexión uniaxial sobre los ejes Y y X, respectivamente

354

Figura

7.10 Flexión biaxial, diagrama tridimensional de interacción

355

Figura

7.11 Método de la superficie de falla para el análisis biaxial de columnas

356

Figura

7.12 Diagrama de interacción de columnas biaxiales en la zona de cargas axiales de tracción

357

Figura

7.13 Plano del diagrama de interacción en el caso de columnas biaxiales

358

Índice de imágenes

Imagen

1.1 En el sismo de El Salvador, en 1986, muchos hospitales quedaron fuera de servicio

48

Imagen

1.2 En el sismo de Armenia, Colombia, en 1999, las instalaciones de los bomberos colapsaron

49

Imagen

1.3 Daños en una edificación debido a la flexibilidad del sistema estructural aporticado.Armenia, Colombia, 1999

66

Imagen

1.4 Sistema reticular celulado, no recomendado para zonas con amenaza sísmica debido a su alta flexibilidad y al mal comportamiento durante el sismo de México, en 1985

66

Imagen

1.5 Comportamiento deficiente de una estructura con asimetría en planta en forma de U, El Salvador, 1986

84

Imagen

1.6 Comportamiento deficiente de una estructura con asimetría en planta en forma de E, palacio presidencial, Haití, 2010

85

Imagen

1.7 Las pesadas divisiones tradicionales, ladrillos de arcilla, deben reemplazarse por divisiones modulares, en yeso, muy livianas

93

Imagen

1.8 La localización de las acometidas de agua, teléfono, luz, gas y televisión deben ubicarse adecuadamente para no obligar a la colocación de pesados materiales de nivelación de los pisos

93

Imagen

1.9 Colapso en Armenia, Colombia, en 1999. Muros estructurales dispuestos en una sola dirección

94

Imagen 1.10 Daños en acabados por flexibilidad del primer piso, Pereira, Colombia, 1999

95

Imagen 1.11 Daños por separación insuficiente de construcciones vecinas, Armenia, Colombia, 1999

99

Imagen 1.12 Daños por separación insuficiente, edificio Facultad de Ingeniería Universidad de Concepción, Chile, febrero 27 de 2010

100

Imagen

2.1 La disposición asimétrica de muros en edificios de esquina puede inducir torsión en la estructura

101

Imagen

2.2

Sistema estructural con muros de cortante

102

Imagen

2.3 Sistema estructural con pórticos dúctiles de hormigón

103

Imagen

2.4 Sistema estructural con pórticos de acero arriostrados (izquierda). Disponibilidad de espacios en una estructura con pórticos dúctiles de hormigón (derecha)

104

Imagen

2.5 Limitaciones en la distribución de espacios en un sistema de muros

106

Imagen

2.6 Comportamiento dúctil de un edificio de hormigón reforzado

111

Imagen

2.7 Las grandes deformaciones de las estructuras dúctiles van asociadas a graves daños en acabados y en elementos estructurales

118

Imagen

2.8

Articulación plástica en vigas

124

Imagen

2.9 Fallas de columna corta, Armenia, Colombia, enero de 1999

128

Imagen

3.1 Daños en la mampostería debido a la ductilidad de la estructura

182

Imagen

3.2 Falla en los pisos superiores por falta de separación en las estructuras adyacentes. México D.F. 1985

183

Imagen

3.3 Daños por separación insuficiente o inexistente entre construcciones adyacentes. Armenia, Colombia, 1999

185

Imagen

4.1 Falla por tensión diagonal, en una viga, debido a sobrecargas

216

Imagen

4.2 Colocación prohibida de tuberías atravesando los elementos de resistencia sísmica, DMO y DES

217

Imagen

4.3 Recubrimiento insuficiente del refuerzo de temperatura en una losa aligerada

219

Imagen

4.4 El recubrimiento insuficiente del refuerzo longitudinal se manifiesta en una fisura paralela al refuerzo y la posterior pérdida del recubrimiento

220

Imagen

4.5 Desprendimiento del refuerzo longitudinal en nervios por falta

 

de recubrimiento y de estribos

221

Imagen

4.6 Apoyo extremo de nervios con refuerzo negativo en exceso, lo cual ocasionó torsión en la viga indicada en la Imagen 4.4

221

Imagen

4.7 Colapso estructural por torsión en la viga de borde. Obsérvese

Imagen

4.8 Falla en voladizos, Armenia, Colombia, 1999

222

Imagen

5.1 En una correcta colocación del gancho de un estribo no debe quedar espacio entre el estribo y el refuerzo longitudinal; el alambre de amarre debe doblarse hacia el núcleo de la columna

266

Imagen

5.2 Fallas en las columnas por falta de estribos o por excesiva separación de los mismos. Armenia, Colombia, 1999

268

Imagen

5.3 Inadecuado inicio de columna en la viga del segundo nivel. Armenia, Colombia, 1999

272

Imagen

5.4 Escandaloso doblez del refuerzo longitudinal en la estructura del Palacio Municipal de Armenia, Colombia, 1999

273

Imagen

5.5 Falla por cortante en una columna. Estribos insuficientes, pandeo del refuerzo longitudinal y hormigón de baja calidad. Armenia, Colombia, 1999

275

Imagen

6.1 Falla por cortante en un nudo de esquina. Armenia, Colombia, 1999

305

Imagen

6.2 Falla en un nudo de esquina por falta de confinamiento y mala calidad del hormigón. Armenia, Colombia, 1999

320

Capítulo 1 Fundamentos del diseño sísmico de edificios

1.1 Aspectos generales del diseño sísmico

Todo proyecto se inicia con la identificación de una necesidad que re- quiere algún tipo de construcción para ser satisfecha y con la realización del estudio socioeconómico que demuestre su factibilidad. El lugar donde se construirá la nueva edificación no suele estar en discusión, aunque sea en una zona de alta sismicidad. Toda edificación debe diseñarse y construirse con especificaciones que ofrezcan garan- tías en cuanto a su seguridad, funcionalidad, estética, factibilidad y eco- nomía. Tomada la decisión de construir, se elabora un anteproyecto arqui- tectónico del edificio que considere todos los aspectos económicos y funcionales que llevaron a esa decisión. A partir de esta etapa debe inter- venir un equipo multidisciplinario que colabore con el arquitecto, quien debe tener muy en cuenta, desde que empieza a desarrollar sus ideas, las restricciones impuestas por las instalaciones y equipos que requiere la operación del edificio y, sobre todo, la necesidad de contar con una es- tructura, indispensable para dar forma a la construcción, crear los espa- cios que la constituyen y soportar, segura y económicamente, las cargas y acciones de otros tipos que actuarán sobre ella durante toda su vida útil. La seguridad de una edificación es el factor más importante, y está relacionado con la capacidad de la estructura para resistir las cargas o solicitaciones máximas posibles que puedan ocurrir durante su vida útil, sin incurrir en daños excesivos o en colapso parcial o total de la edi- ficación. Hay varios tipos de funcionabilidad, las más importantes son la ar- quitectónica y la estructural. La funcionabilidad arquitectónica está li- gada a su función misma como edificio y a sus aspectos estéticos, que su- ponen una configuración o distribución de espacios y formas agradables

con el fin de crear un ambiente positivo y productivo para la comunidad en la cual está localizado y para los usuarios que hacen uso directo de él. La funcionabilidad estructural, por su parte, se relaciona con las li- mitaciones por las deformaciones, el fisuramiento y la vibración de los elementos estructurales, de ella depende que durante su servicio nor- mal, la edificación no dé la impresión de haber perdido su valor, porque se considera insegura y poco confortable. Esta clase de funcionabilidad representa la respuesta de la edifica- ción durante su vida útil, cuando es sometida a las cargas o solicitaciones normales; mientras que la seguridad estructural se refiere al comporta- miento de la edificación durante su vida total (incluyendo el tiempo de construcción, uso, reparaciones, etc.) cuando se somete a cargas excesi- vas, como son las cargas vivas altas, las laterales de sismos destructivos y las de vientos de alta velocidad. La factibilidad y economía de una edificación no solamente depen- de de la disponibilidad de capitales, la localización, las condiciones de soporte y fundaciones, los recursos de materiales y las características arquitectónicas sino también de su importancia (socio económica-cul- tural) en la comunidad y de los niveles de seguridad y funcionabilidad requeridos. Por otro lado, la configuración de una edificación, y sus detalles ar- quitectónicos y estructurales, son factores determinantes en su com- portamiento e influyen en la manera como las fuerzas sísmicas se distri- buyen en su altura, en la intensidad de esas fuerzas y en la interacción entre los miembros. Una vez elegida una configuración deficiente, puede ser difícil ob- tener un edificio sano, aunque el diseño estructural sea correcto. No sólo el ingeniero estructural, sino también el arquitecto, deben estar familiarizados con los efectos que las características de los materiales, la configuración geométrica y la distribución de elementos de carga y de rigidez tienen sobre el comportamiento sísmico de los edificios. Y los dos deben estar conscientes de la responsabilidad que comparten. Los arquitectos e ingenieros responsables de la creación de una edificación deben comunicarse e interactuar desde el anteproyecto, du- rante la construcción y hasta la aceptación de la obra para lograr un di- seño sismo resistente efectivo y al mismo tiempo un sistema estructural adecuado que permita la funcionabilidad y estética arquitectónica de la edificación.

1.2 Filosofía del diseño sismo resistente

cinturón del Pacífico, del sur de Europa y de Asia– el diseño apropiado para resistir las cargas inducidas por terremotos es de vital importancia en cualquier edificación. Los investigadores y profesionales suelen estar de acuerdo en los siguientes criterios de diseño que permiten definir conceptualmente la acción sísmica:

aquellos sismos de intensidad reducida que ocurran durante su vida útil.

admitiendo que se podría comportar de manera no lineal–, todos aquellos sismos de intensidad moderada que ocurran durante su vida útil. Se permiten daños menores como algún fisuramiento a flexión en el hormigón y pequeñas incursiones de fluencia del acero de vigas y losas, o fallas en los elementos no estructurales cuya repa- ración económica sea rápida y factible.

que ocurra una sola vez durante su vida útil. Se admiten daños signi- ficativos en los elementos estructurales, aunque no el colapso de la estructura. El nivel permitido de daños depende de la importancia de la edificación: si una edificación es vital para la supervivencia de la comunidad, como lo son los hospitales, centros de salud, plantas de energía, agua, teléfonos, etc., el nivel permitido de daños debe ser mínimo, para así garantizar su funcionamiento después de la ocurrencia de sismos destructivos.

La norma colombiana NSR-10, en el parágrafo del Artículo 1° expre- sa que:

Una edificación diseñada siguiendo los requisitos consagrados en las normas que regulen las construcciones Sismo Resistentes, debe ser capaz de resistir, además de las fuerzas que le impone su uso, temblores de poca intensidad sin daño, temblores mo- derados sin daño estructural, pero posiblemente con algún daño en elementos no estructurales y un temblor fuerte con daños a elementos estructurales y no estructurales pero sin colapso.

No existe, sin embargo, un claro consenso sobre qué se entiende por sismo de intensidad reducida, moderada o severa, pues existen varios factores que los determinan, como localización geográfica, calidad y tipo

de las construcciones existentes, entre otros. Los anteriores criterios son particularmente difíciles de establecer para estructuras con un compor- tamiento no lineal, ya que la solicitación que produce la respuesta más desfavorable es compleja y depende del tipo de estructura. Su objetivo, sin embargo, está cualitativamente especificado y es ampliamente acep- tado en el diseño sismo resistente. Las normas sísmicas actuales prescriben que una estructura someti- da a sismos moderados puede experimentar daño estructural reparable, pero no definen claramente el concepto de daño, ni la metodología para su cuantificación. Con frecuencia las edificaciones sometidas a sismos severos sufren daños significativos, que incluso pueden llegar al colapso total de las mismas. Para el ingeniero estructural es muy importante la predicción y estimación del daño estructural, aunque las normas sísmicas se refieren

al daño estructural de manera ambigua y establecen indirectamente las

prescripciones para reducirlo, pues sólo propone valores límites para las

derivas laterales. Esto, en general, apunta en la dirección correcta, pero una mala distribución de rigideces y resistencias relativas entre vigas

y columnas puede cumplir los límites de desplazamiento establecidos

por ella sin reducir el nivel de daño esperado. En consecuencia, es más racional limitar el daño en forma cuantitativa. Futuras ediciones de las normas sismo resistentes deben incluir definiciones precisas del daño estructural, así como recomendaciones sobre métodos idóneos para su cuantificación y, más aún, valores límites

de daño como requerimiento de un buen diseño.

1.3 Solicitaciones sísmicas

El objeto de una construcción urbana es crear espacios en los que se viva

y trabaje en condiciones adecuadas de seguridad y confort. Para ello, la estructura debe tener:

Resistencia suficiente para soportar la combinación de efectos produ- cidos por cargas verticales, de viento o sismo.

Rigidez adecuada para que sus deformaciones, bajo esos efectos, no sean excesivas, con lo cual se evita el pánico entre los ocupantes en elementos no estructurales y en instalaciones, y se regulan los efectos de segundo orden, provenientes de la interacción de car- gas verticales y desplazamientos horizontales, que pueden influir de manera significativa en la resistencia de estructuras flexibles y propiciar inclusive fallas por inestabilidad.

Ductilidad suficiente para que en caso de que las cargas del sismo llegasen a superar los valores estimados para el diseño, la estructura se deforme en el rango inelástico, con graves daños en los elementos tanto estructurales como no estructurales, pero sin colapsar.

Las cargas muertas y vivas se determinan, en general, con relativa precisión. En cambio, las incertidumbres relativas a las acciones produ- cidas por viento y sismo son muy grandes, pues se trata de fenómenos naturales que el hombre no controla. Sin embargo, los vientos intensos son frecuentes y se conoce mucho sobre ellos, lo que permite determi- nar sus valores de diseño de manera confiable; mas no sucede lo mismo con los sismos, cuyas intensidades y características son impredecibles. Buena parte de las incertidumbres del diseño en zonas sísmicas, que hace que difiera de todos los problemas restantes de diseño estructural, proviene del desconocimiento de las acciones máximas a que puede ver- se expuesta la construcción. La base del diseño sísmico de los edificios no es el temblor más intenso que deberán resistir, que no se conoce, sino los sismos que han afectado en el pasado el lugar donde se construirán. Como la informa- - das, a lo sumo, que son un instante en la vida de nuestro planeta– poco se sabe acerca del temblor de diseño. La intensidad probable del temblor de diseño depende también del período de retorno que se considere, relacionado con la vida útil de la construcción; aquí se origina otra fuente de incertidumbre, pues los edi- ficios no se demuelen cuando termina su vida útil de diseño sino que se conservan hasta que dejan de ser convenientes económicamente. La ingeniería estructural en zonas sísmicas se enfrenta con un pro- blema que, aparentemente, no tiene solución: seleccionar sistemas es-

tructurales y dimensionar los elementos que los componen, para que resistan solicitaciones desconocidas, por medio de mecanismos de res- puesta que tampoco se comprenden por completo. La amplitud y el contenido de las frecuencias de las ondas que pro- duce un sismo en un sitio dado dependen de las características de la ruptura de la zona de falla, de la magnitud del sismo, de la distancia entre ese sitio y la zona donde se generó, de las propiedades mecánicas del medio que atraviesan para llegar al sitio, y de las características del suelo en éste. Puede haber amplificaciones y atenuaciones de ondas de determinadas frecuencias cuando pasan por estratos de suelos con cier- tas propiedades, con lo que aumenta o disminuye la amplitud de los movimientos, y su frecuencia varía. Como las ondas que originan el movimiento del suelo en que se des- planta una construcción provienen de la zona de ruptura de una falla, lle- gan al edificio con una dirección determinada, pero las características de esas ondas, su interacción y los efectos locales, geológicos y topográficos, hacen que el movimiento real del suelo resulte aleatorio, predominan- temente horizontal, con algún énfasis direccional, y con un componente vertical, en las zonas cercanas al epicentro, que puede ser importante. En lo que se refiere a un edificio determinado, los efectos de un temblor se ven afectados por las características de las construcciones vecinas, su geometría, masa y tipo de cimentación. Por su parte, el estudio de los mecanismos que originan los terre- motos, y de cómo se trasmiten sus efectos al terreno que rodea a la zona de ruptura, no les corresponde a los ingenieros estructurales, sino a los geofísicos, geólogos y sismólogos. En diversas instituciones de inves- tigación, profesionales y oficiales, existen organismos que realizan los estudios de sismología, sismicidad y riesgo sísmico, necesarios para de- terminar las acciones de diseño que se mencionan anteriormente; estos estudios se ponen en conocimiento de los ingenieros que proyectarán las estructuras por medio de un reglamento de construcciones, de carác- ter legal y obligatorio. Toda la información obtenida mediante estudios laboriosos y complicados, realizados a lo largo de años de mediciones de temblores reales, de interpretación de la información obtenida y de de- sarrollo y aplicación de complejos y elegantes modelos matemáticos, se reduce a dos datos principales, en los que se basa el diseño estructural:

el coeficiente sísmico y el espectro de diseño.

El coeficiente sísmico, C s , es un índice de la acción de diseño; es la base de los espectros de diseño y se usa directamente para evaluar, con métodos estáticos, las acciones horizontales que habrán de ser resistidas por la estructura.

1.4 Amenaza sísmica

Por amenaza sísmica de una zona se entiende cualquier descripción de los efectos provocados por los terremotos en el suelo de dicha zona (Udías y Mezcua, 1986; Bertero, 1992). Estos efectos pueden ser re- presentados mediante la aceleración, la velocidad o el desplazamiento sísmico del terreno. Para evaluar la amenaza es necesario analizar los fe- nómenos que ocurren desde la emisión de las ondas sísmicas en el foco, hasta que dichas ondas alcancen la zona en estudio.

Figura 1.1 Propagación de la energía sísmica desde el hipocentro o foco hasta la estructura*

sísmica desde el hipocentro o foco hasta la estructura* *Todas las figuras, imágenes y tablas fueron

*Todas las figuras, imágenes y tablas fueron elaboradas por el autor; con excepción de la Figura 1.8

En la Figura 1.1 se observa el mecanismo de propagación de la energía de un sismo desde el epicentro hasta la base de una estructura. Cuando se produce un terremoto con determinadas características (pro-

fundidad del foco, mecanismo focal, magnitud, etc.), parte de la energía disipada se convierte en ondas sísmicas. Al propagarse por el suelo, di- chas ondas se reflejan, refractan, atenúan o amplifican y llegan en forma de excitación sísmica, X 1 , al basamento rocoso que se encuentra debajo del edificio. Las ondas sufren un nuevo filtrado a través de la función de transferencia, A, correspondiente a las capas de suelo que se encuentran entre el basamento y la superficie, por lo que se obtiene la señal X 2 . De- bido al fenómeno de interacción suelo-estructura, descrito por una fun- ción de transferencia I, la señal tendrá nuevos cambios hasta obtenerse la señal X 3 , que será la excitación en la base del edificio. El objetivo del estudio de amenaza sísmica es evaluar el movimien- to del terreno en un lugar determinado como consecuencia de un te- rremoto probable o, como mínimo, proporcionar una estimación de la severidad del mismo (Canas, Pujades y Banda, 1994). Los estudios de amenaza sísmica a escala regional evalúan el parámetro X 1 , mientras que los estudios de microzonificación tienen como objetivo la determinación de la función de transferencia A, y por ende, la señal X 2 . La amenaza sísmica de una región está asociada con una probabili- dad de excedencia de un parámetro descriptivo del sismo. La NSR-10 seleccionó los siguientes parámetros: la aceleración pico efectiva, A a , y la velocidad pico efectiva, A v , calculadas a nivel del basamento rocoso. Se definen para un nivel de amenaza tal que hay una probabilidad del 10% de que sea excedida en un lapso de cincuenta años, para lo cual el período de retorno del sismo de diseño resulta ser de 465 años. Esta de- finición es tomada del Código ATC-3, documento que sirvió de modelo para la elaboración de la NSR-10. Para determinar el nivel de amenaza sísmica la edificación debe lo- calizarse en una de las tres zonas de amenaza sísmica en las cuales se ha dividido el territorio colombiano (NSR-10, Sec. A.2.3):

es el conjunto de lugares en donde tanto A a como A v son inferiores o iguales a 0.10.

es el conjunto de lugares en donde A a o A v , o ambos, son mayores que 0.10 y ninguno de los dos excede de 0.20.

es el conjunto de lugares en donde A a o A v , o ambos, son mayores que 0.20.

Figura 1.2 Mapa de amenaza sísmica en Colombia

Figura 1.2 Mapa de amenaza sísmica en Colombia Para definir los coeficientes sísmicos, A a y

Para definir los coeficientes sísmicos, A a y A v , debe consultarse la Tabla A.2.3-2 de la NSR-10 para todas las capitales de departamento, y su apéndice A-4 para todos los municipios del país. En la Tabla 1.1 se indican los valores de A a y A v esperados en las principales ciudades de Colombia.

Tabla 1.1 Valores de A a y A v para algunas ciudades capitales de departamento, para otras ciudades véase el apéndice A-4 de la NSR-10

Ciudad

A

A

Zona de amenaza sísmica

a

v

Armenia

0.25

0.25

Alta

Barranquilla

0.10

0.10

Baja

Bogotá D. C.

0.15

0.20

Intermedia

Bucaramanga

0.25

0.25

Alta

Cali

0.25

0.25

Alta

Cartagena

0.10

0.10

Baja

Cúcuta

0.35

0.30

Alta

Ibagué

0.20

0.20

Intermedia

Manizales

0.25

0.25

Alta

Medellín

0.15

0.20

Intermedia

Montería

0.10

0.15

Intermedia

Pasto

0.25

0.25

Alta

Pereira

0.25

0.25

Alta

Popayán

0.25

0.20

Alta

Santa Marta

0.15

0.10

Intermedia

San Andrés, Isla

0.10

0.10

Baja

1.4.1 Espectro de respuesta sísmica

Para poder estimar la respuesta sísmica de una estructura, el ingeniero civil especialista en estructuras se vale de un modelo matemático en el cual las propiedades mecánicas y dinámicas sean las mismas que posee la estructura. Uno de los modelos más simples y más empleados para estimar la respuesta sísmica de edificios es el sistema de un grado de li- bertad. Este modelo se caracteriza por ser un sistema dinámico en el que se concentra la masa participante a una altura equivalente (sólo existe una masa) (Figura 1.3a).

Con fines de ingeniería estructural, el sistema de un grado de liber- tad está representado como una estructura de un solo piso, en la cual las columnas no tienen masa, pues ésta se incluye en la masa total, y están empotradas en su base. Toda su masa se encuentra localizada en la parte superior del modelo, el cual se considera rígido. Si a esta estructura se le aplica una fuerza lateral P, que produce un desplazamiento lateral u o y luego se retira en forma repentina, esta estructura oscilaría de un lado para otro, con la misma amplitud, en un movimiento que se conoce de vibración libre no amortiguada. Esto no es real, ya que, intuitivamente se espera que la amplitud de las oscilaciones disminuya poco a poco hasta detenerse por completo. Con el objeto de introducir este fenómeno al sistema de un grado de libertad se le agrega un elemento que disipa energía. Normalmente el tipo de elemento que se considera es un amortiguador de tipo viscoso. Así, entonces, los elementos que forman el sistema de un grado de libertad son los siguientes: una masa M, una estructura de un piso con rigidez lateral K y un amortiguador de tipo viscoso con un coeficiente de amortiguamiento C (Figura 1.3b). Se dice que el sistema de un grado de libertad es lineal cuando la rigidez permanece constante, o sea que el desplazamiento lateral siem- pre es proporcional a la fuerza lateral. Cuando se aplica la fuerza P se produce un movimiento de la masa, esto genera la aparición de las siguientes fuerzas: la fuerza externa P(t), la fuerza elástica resistente F que es la fuerza que las columnas ejercen sobre la masa cuando ésta se mueve; la fuerza de amortiguamiento F a que es la fuerza que el amorti- guador ejerce sobre la masa, y la fuerza de inercia, F i . En todo instante debe existir equilibrio dinámico entre estas fuerzas (Figura 1.3c).

e

Figura 1.3 Sistema de un grado de libertad con amortiguamiento

dinámico entre estas fuerzas (Figura 1.3c). e Figura 1.3 Sistema de un grado de libertad con

De acuerdo con la segunda ley de Newton, la fuerza de inercia es directamente proporcional a la masa, F i = M * ü(t), donde M es la masa del sistema y ü(t) es la aceleración total. La fuerza de amortiguamiento está dada por F a = C * (t), en donde C es el coeficiente de amortigua- miento y (t) es la velocidad relativa de la masa con respecto al suelo. Para un sistema lineal, la fuerza elástica está dada por F e = K * u(t),

K

es la rigidez lateral del sistema y u(t) es el desplazamiento relativo de

la

masa respecto al suelo.

M * ü(t)

F i

+

+

F a

+

C * (t)

F e = P(t)

+

K * u(t),

=

P(t)

En el caso de una excitación sísmica no existe fuerza externa, P(t) = 0, la solicitación del sistema obedece al movimiento del terreno sobre el cual se apoya la estructura. Como resultado de esta excitación

la base de la estructura tiene un desplazamiento igual al del suelo, u g (t),

y a su vez la estructura se deforma, u(t), así que el desplazamiento total de la masa es igual a u(t) = u g (t) + u(t), reemplazando:

M

* { ü g (t)

 

+ ü (t)

} +

C * (t)

+

K * u(t),

=

0

M

*

ü(t)

+

C * (t)

+

K * u(t),

=

– M * ü g (t)

 

(1.1)

Esta es la ecuación dinámica del movimiento que gobierna la res-

puesta de un sistema de un grado de libertad amortiguado, sujeto al movimiento del terreno. La solución de esta ecuación se conoce como

la respuesta de la estructura y está fuera del alcance de este texto; Juan

Carlos Botero (2011) presenta una discusión amplia sobre los métodos de solución. Para fines de diseño sismo resistente interesa conocer la respuesta máxima de la estructura. Por ejemplo, nos interesa conocer el desplaza- miento lateral máximo, el cortante basal máximo, la aceleración máxima, etc.

Una de las herramientas más útiles para evaluar la severidad de la respuesta máxima de una estructura a un sismo dado es el espectro de respuesta. Un espectro de respuesta es la representación gráfica de la

respuesta máxima de la estructura, medida en valor absoluto, modelada como un sistema de un grado de libertad, en función del período natural de vibración del sistema (T). Esto es, el espectro de respuesta nos da información de la respuesta máxima para toda una familia de sistemas de un grado de libertad, sometido a un solo sismo. La forma en la que se calcula un espectro de respuesta se ilustra en la Figura 1.4, para el caso de un espectro de desplazamientos. En este caso, para cada período, se calcula la historia de desplazamientos y sólo se selecciona la máxima respuesta absoluta, que es la que se grafica para el período natural de vibración correspondiente. Obsérvese que los pun- tos máximos no ocurren al mismo tiempo. En la Figura 1.4 se muestra el espectro de desplazamientos para el acelerograma medido en el temblor de El Centro, California, el 18 de mayo de 1940. En el primer ejemplo, se tiene un sistema de un grado de libertad con un período natural de vibración igual a 0.5 segundos y con un 2% del amortiguamiento crítico ( = 0.02). Se calcula toda la historia de desplazamientos y se selecciona el máximo, que en este caso es 2.48 pulgadas (6.3 cm). Con la abscisa T = 0.5 segundos y S d = 2.48 pulgadas se forman las coordenadas de un punto en el espectro de respuesta. En el segundo ejemplo se tiene un sistema de un grado de libertad con un período natural de vibración igual a 1.0 segundos; se calcula toda su historia de desplazamientos cuando al sistema se le somete el mismo acelerograma

y se obtiene su respuesta máxima de 6.61 pulgadas (16.8 cm). Si este

proceso se repite para toda una familia de sistemas de un grado de liber- tad con diferentes períodos de vibración y con el mismo amortiguamien- to, se obtiene el espectro de respuesta. Una vez calculado el espectro de respuesta de desplazamiento pue- de saberse de manera inmediata el desplazamiento aproximado que ten- dría una estructura al ser sometida a dicho movimiento de terreno. Este espectro de respuesta permite también evaluar la magnitud del desplazamiento máximo de una estructura en cierto período, en comparación con el desplazamiento máximo de otra estructura sometida

al mismo movimiento de terreno. Por ejemplo, si se tiene una estructura

con un período de vibración de 1.0 segundos y otra con un período de 1.5 segundos, con el espectro de respuesta de la Figura 1.4 vemos que

si ambas estructuras se sometieran al mismo movimiento de terreno, la estructura con período de 1.0 segundos estaría sometida a un desplaza- miento mayor que el de la otra estructura, a pesar de que ambas tengan el mismo movimiento en su base.

Figura 1.4 Espectro de respuesta de desplazamiento

su base. Figura 1.4 Espectro de respuesta de desplazamiento Así como se puede calcular la historia

Así como se puede calcular la historia de los desplazamientos, se puede calcular la historia de las aceleraciones. De modo que para cada sistema de un grado de libertad se puede calcular la historia de las ace- leraciones y de ahí seleccionar la aceleración máxima para poder graficar el espectro de aceleraciones.

Figura 1.5 Espectro de aceleraciones, sismo de El Centro, California, mayo 18 de 1940

sismo de El Centro, California, mayo 18 de 1940 La Figura 1.5 muestra el cálculo de

La Figura 1.5 muestra el cálculo de tres puntos del espectro de re- puesta de aceleraciones. Por ejemplo, para el caso de un sistema de un grado de libertad con un período natural de vibración de 0.3 segundos, o sea una estructura que tarda 0.3 segundos en completar un ciclo de vibración, y con un amortiguamiento del 5%, cuando es sometido a la

historia de aceleraciones del temblor de El Centro, California, tiene una aceleración máxima de 0.75 veces la aceleración de la gravedad. Así, la pareja de coordenadas constituída por la abscisa T = 0.3 segundos y la ordenada 0.75 g son un punto en el espectro de respuesta de aceleracio- nes. Si se repite el mismo proceso para sistemas de un grado de libertad con períodos naturales de vibración de 0.5 y 1.0 segundos se obtienen aceleraciones máximas de 1.02 g y 0.48 g, respectivamente. Si esto se re- pite para toda una familia de sistemas dinámicos de un grado de libertad con períodos entre 0 y 2 segundos, se obtiene el espectro de aceleracio- nes mostrado en la parte inferior de la Figura 1.5. Es importante aclarar que la aceleración espectral representa la ace- leración en la estructura, la cual puede ser mayor o menor a la máxima aceleración del terreno. En un espectro de respuesta de aceleraciones, la máxima aceleración del terreno está representada como la ordenada del espectro para un período igual a 0 (Figura 1.6). Dicho período correspon- de a un sistema infinitamente rígido, de modo que el movimiento que se tiene en la parte superior de la estructura es exactamente igual al del terreno.

Figura 1.6 Espectro de respuesta de aceleraciones

parte superior de la estructura es exactamente igual al del terreno. Figura 1.6 Espectro de respuesta

Por ejemplo, para el espectro de aceleraciones mostrado en la Figura 1.6, la aceleración máxima de terreno es igual al 20% de la aceleración de la gravedad. Así mismo, puede verse que estructuras con períodos de vibración menores a 1.45 segundos son sometidas a aceleraciones ma- yores a las del terreno, o sea, sufren una amplificación de aceleraciones, mientras que estructuras con períodos de vibración mayores a 1.45 se- gundos tienen aceleraciones máximas en la estructura que son menores a la máxima aceleración del terreno. El tipo de terreno en que se haya obtenido el acelerograma es muy importante, pues las características dinámicas de la excitación varían en función de éste. En suelos firmes las vibraciones son rápidas y la velo- cidad de onda de cortante es alta, mientras que en suelos blandos las oscilaciones son de menor frecuencia, esto es, su período es relativamen- te más largo. Esto modifica la forma de los espectros de respuesta. Se conoce como amortiguamiento crítico el que tiene una estructura que, al separarla de su posición y soltarla, no oscila sino que regresa a la posición de equilibrio; las estructuras de hormigón suelen tener amortiguamiento del orden de 3% a 10% del crítico, y es el 5% el valor más empleado.

1.4.2 Espectro elástico de diseño

El espectro de diseño es la herramienta que permite diseñar las cons- trucciones teniendo en cuenta las condiciones sismo-tectónicas regiona- les y las condiciones locales de la respuesta del subsuelo de fundación. Para efectos de diseño se requieren los espectros de respuesta a ni- vel de la cimentación y no a nivel del basamento rocoso. Para poder ade- lantar estudios de esta naturaleza se necesita determinar la aceleración local máxima probable en terreno firme y las formaciones dominantes en un área determinada a partir de una microzonificación. Conocidas las propiedades mecánicas del suelo dominante se propagan los acelerogra- mas de diseño de la roca hasta la superficie o cota de cimentación. Este tipo de estudios están por fuera del alcance del presente texto. Los espectros de los temblores, como el de la Figura 1.6, tienen forma irregular y presentan variaciones bruscas en la respuesta máxima en función del período natural. Por tanto, es posible que dos estructuras que tengan casi las mismas características dinámicas respondan de ma- nera bastante diferente a un sismo dado.

En la práctica, este hecho tiene menos importancia de lo que pare- ce a primera vista, gracias a la influencia del amortiguamiento que hace menos bruscas las variaciones de los espectros, a que no se conoce con certeza el período natural por las incertidumbres que existen en el cál- culo de masas y rigideces, y a que las incursiones de la estructura en el rango inelástico, así como la interacción suelo-estructura, modifícan el período natural de vibración. Por lo expuesto, para fines de diseño, los reglamentos de construc- ción prescriben espectros suavizados en los que se ensanchan los picos y se suprimen los valles (Figura 1.7).

Figura 1.7 Espectro elástico promedio de aceleraciones

Figura 1.7 Espectro elástico promedio de aceleraciones El mejor modo de describir el sismo de diseño

El mejor modo de describir el sismo de diseño en forma cuantitativa para niveles de servicio, es la respuesta espectral promedio o suavizada. Se obtiene a partir de un estudio estadístico de los espectros de respues- ta lineales para sismos de magnitudes similares, obtenidos en condicio- nes parecidas de suelos y distancias epicentrales. Seed e Idriss (1982) estudiaron ampliamente las formas de los es- pectros de respuesta y presentaron las envolventes correspondientes a las diferentes posibilidades de localización de los acelerógrafos que re-

gistraron las señales. Los resultados de estos investigadores han servido de base para una buena parte de los códigos de construcciones sismo resistentes de la actualidad. Los investigadores conciben el espectro de diseño como la envolvente de los valores máximos a partir de ciertas dispersiones de los datos. Por tanto, el resultado corresponde a líneas curvas suavizadas y no a los característicos dientes de sierra del espectro de respuesta. El procedimiento propuesto por los autores consiste en determinar una aceleración máxima del terreno y obtener el espectro de diseño em- pleando directamente los espectros normalizados de la Figura 1.8. Estas son funciones de las características de suelos locales y corresponden a un amortiguamiento del 5%. Este procedimiento simple se desarrolló a partir de un estudio estadístico de ciento cuatro registros que incluían las tres condiciones de suelos indicadas en la Figura 1.8.

Figura 1.8 Espectro de diseño suavizado

en la Figura 1.8. Figura 1.8 Espectro de diseño suavizado Fuente: adaptado de B. Seed e

Fuente: adaptado de B. Seed e I. Idriss (1982). . Berkeley: Engineering Monographs on Earthquake Criteria, Structural Design and Strong Motions Record, EERI.

Desde el punto de vista económico, resulta casi imposible diseñar todas las estructuras para que se comporten elásticamente durante terre-

motos fuertes, sin daños estructurales ni deformaciones permanentes. Es necesario considerar la posibilidad de disipar energía al incursionar la es- tructura en el rango inelástico; en este caso las deformaciones inelásticas deben mantenerse dentro de límites que permitan a la estructura defor- marse según su capacidad, considerando el daño no estructural asociado. Aparece, entonces, la necesidad de derivar un espectro inelástico suavizado. Derivarlo a partir del espectro elástico no es correcto porque el tipo de solicitación que produce el máximo elástico es diferente al que produce el máximo inelástico. La información utilizada para obte- ner el espectro inelástico a partir del elástico no es suficiente y debe complementarse con datos como la duración del movimiento fuerte y el número y secuencia de los pulsos. La NSR-10 propone para Colombia el espectro de diseño elástico mostrado en la Figura 1.9, el cual es calcula- do a nivel de fundación. En él:

A a , A v = coeficientes que representan la aceleración y velocidad ho-

rizontal pico efectiva, para diseño, al nivel de roca.

I = coeficiente que mide la importancia de la edificación para la co-

munidad, entre más importante es la edificación mayor es la resistencia que debe tener.

F = coeficiente de amplificación que afecta la aceleración en la

a

zona de períodos cortos, debido a los efectos de sitio, adimensional.

F v = coeficiente de amplificación que afecta la aceleración en la zona

de períodos intermedios, debido a los efectos de sitio, adimensional.

T = período de vibración, en segundos, del sistema elástico.

T = período de vibración, en segundos, correspondiente a la

c

transición entre la zona de aceleración constante y la parte descendente del mismo.

T l = período de transición, en segundos, correspondiente al inicio

de la zona de desplazamiento aproximadamente constante del espectro de diseño para períodos largos.

S a = valor del espectro de aceleraciones de diseño para un período de vibración dado. Máxima aceleración horizontal de diseño expresada como porcentaje de la gravedad, para un sistema de un grado de libertad con un período de vibración T.

Figura 1.9 Espectro elástico de diseño para Colombia, NSR-10, Sec. A.2.6

elástico de diseño para Colombia, NSR-10, Sec. A.2.6 1.4.3 Espectro inelástico de diseño Las recomendaciones

1.4.3 Espectro inelástico de diseño

Las recomendaciones del ATC-3 (Applied Technology Council) adop- tan el método de modificar un espectro de respuesta lineal elástico para obtener un espectro de respuesta no lineal. La manera más simple de hacerlo es reducir las fuerzas de diseño obtenidas a partir del espectro elástico de diseño, por un factor constante, que no depende del período. Existen otros métodos para obtener espectros de respuestas inelás- ticos a partir de los elásticos. Después de evaluar la respuesta de siste- mas elastoplásticos de un grado de libertad, se han propuesto factores de modificación que dependen del período y de la ductilidad. Dado que el número de registros es limitado, se debe ser cauteloso al aplicarlos a estructuras con ciclos histeréticos y amortiguamiento muy diferentes, o ante movimientos de suelos diferentes. A partir de estudios analíticos, Newmark y Hall (1982) concluyeron que para estructuras de período corto, cualquier reducción de la fuerza elástica requerida significaría un requerimiento de ductilidad excesivo. Para estructuras de período intermedio, la energía obtenida por el sistema elástico en su desplazamiento máximo es aproximadamente igual a la obtenida por un sistema elástico resultante al aplicar un factor de modificación a la resistencia de: 1 / 2 1 =1/R.

sistema elástico resultante al aplicar un factor de modificación a la resistencia de: 1 / 2

Figura 1.10 Procedimientos simplificados para obtener espectros inelásticos de diseño

simplificados para obtener espectros inelásticos de diseño Para períodos largos, los desplazamientos máximos lineales

Para períodos largos, los desplazamientos máximos lineales y los no lineales son parecidos y el factor de modificación es 1/μ = 1/R. Las normas colombianas siguen los lineamientos del ATC-3 y pro- ponen el siguiente espectro de diseño inelástico, calculado a nivel de fundación:

Figura 1.11 Espectro de diseño inelástico para Colombia, NSR-10, Sec. A.2.6

calculado a nivel de fundación: Figura 1.11 Espectro de diseño inelástico para Colombia, NSR-10, Sec. A.2.6

R: es un coeficiente de modificación de respuesta, obtenido en for- ma empírica, en el que se intenta considerar el amortiguamiento y la capacidad de la estructura para desarrollar deformaciones inelásticas. Su discusión se realizará en las secciones que tratan los temas: “Configura- ción estructural de la edificación y coeficiente de capacidad de disipa- ción de energía para ser empleado en el diseño, R” y “Coeficiente de capacidad de disipación de energía básico, R o ”, del presente texto. Ductilidad, μ: se define como la capacidad que tiene la estructura de incursionar en el rango inelástico. Para su cuantificación se analiza el comportamiento del pórtico de la Figura 1.12 al someterse a cargas hori- zontales, gradualmente crecientes; en ella se distinguen tres etapas en el comportamiento de la estructura:

Figura 1.12 Comportamiento de una estructura aporticada ante cargas monotónicas

de una estructura aporticada ante cargas monotónicas Etapa (a): para niveles bajos de carga la estructura

Etapa (a): para niveles bajos de carga la estructura tiene un compor- tamiento elástico y el desplazamiento horizontal, d, es proporcional a la carga horizontal. Etapa (b): al incrementarse la carga se incrementa el desplazamien- to. Para cierto valor de la carga una sección cualquiera agota su capaci- dad de resistencia y se plastifica, de allí en adelante esta sección girará libremente sin absorber más carga. En este instante se calcula el des- plazamiento en la parte superior, y , y el giro en la sección que se ha plastificado, Ø y . Etapa (c): al incrementarse nuevamente la carga, la estructura no colapsa y las otras secciones empiezan a plastificarse hasta que se forma el mecanismo de colapso de la estructura, en este instante se calcula el desplazamiento en la parte superior de la estructura, u , y el giro final en la sección que primero se plastificó, Ø u .

Se conoce como ductilidad global por desplazamiento a la relación:

global

u y
u
y

(1.2)

Y como ductilidad local a la relación:

local

u y
u
y

(1.3)

Este coeficiente mide la importancia de la edificación para la comuni- dad, y de los niveles de seguridad y funcionabilidad requeridos. Es una clara indicación del reconocimiento de que en el caso de un desastre mayor, la destrucción de algunos edificios causa más perjuicios que la de otros. La NSR-10 adopta para Colombia la misma clasificación dada por el International Building Code (IBC), el cual cataloga las estructuras en los siguientes cuatro grupos.

Grupo IV: edificaciones indispensables. Comprende aquellas edifi- caciones de atención a la comunidad que deben funcionar durante y des- pués de un sismo, y cuya operación no puede ser trasladada rápidamente a un lugar alterno. Pertenecen a este grupo:

Todas las edificaciones que componen hospitales, clínicas y centros de salud que dispongan de servicios de cirugía, salas de cuidados intensivos, salas de neonatos y atención de urgencias.

Imagen 1.1 En el sismo de El Salvador, en 1986, muchos hospitales quedaron fuera de servicio

y atención de urgencias. Imagen 1.1 En el sismo de El Salvador, en 1986, muchos hospitales

Todas las edificaciones que componen aeropuertos, estaciones fe- rroviarias y de sistemas masivos de transporte, centrales telefónicas, de telecomunicación y radiodifusión. Edificaciones designadas como refugios para emergencias, cen- trales de aeronavegación. Hangares de aeronaves de servicios de emergencia.

Edificaciones de centrales de operación y control de líneas vitales de energía eléctrica, agua, combustibles, información y transporte de personas y productos. Edificaciones que contengan agentes explosivos, tóxicos y dañinos

información y transporte de personas y productos. Edificaciones que contengan agentes explosivos, tóxicos y dañinos

para el público. En este grupo deben incluirse las estructuras que alberguen plantas de generación eléctrica de emergencia, los tanques y estructuras que formen parte de sus sistemas contra incendios, y los accesos peatonales

y vehiculares de las edificaciones tipificadas en los literales a, b, c, d, y e del presente numeral.

Grupo III: edificaciones de atención a la comunidad. Este grupo comprende aquellas edificaciones y sus accesos, que son indispensables después de un temblor para atender la emergencia y preservar la salud

y la seguridad de las personas, exceptuando las incluidas en el Grupo IV.

Este grupo debe incluir:

Estaciones de bomberos, defensa civil, policía, cuarteles de las fuer- zas armadas y sedes de las oficinas de prevención y atención de

desastres.

Imagen 1.2 En el sismo de Armenia, Colombia, en 1999, las instalaciones de los bomberos colapsaron

de desastres. Imagen 1.2 En el sismo de Armenia, Colombia, en 1999, las instalaciones de los

Garajes de vehículos de emergencia.

Estructuras y equipos de centros de atención de emergencias.

Guarderías, escuelas, colegios, universidades y otros centros de en- señanza.

Aquellas del Grupo II para las que el propietario desee contar con seguridad adicional.

Aquellas otras que la administración municipal, distrital, departa- mental o nacional designe como tales.

Grupo II: estructuras de ocupación especial. Pertenecen a este grupo:

Edificaciones en donde se puedan reunir más de doscientas perso- nas en un mismo salón. Graderías al aire libre donde pueda haber más de dos mil personas a la vez. Almacenes y centros comerciales con más de 500 m 2 por piso. Edificaciones de hospitales, clínicas y centros de salud, no cubiertas en el Grupo IV. Edificaciones en donde trabajen y residan más de tres mil personas. Edificios gubernamentales.

Grupo I: estructuras de ocupación normal. Todas las edificaciones cubiertas por el alcance de la NSR-10, pero que no están incluidas en los grupos IV, III y II.

Tabla 1.2 Valores del coeficiente de importancia, I

Grupo de uso IV III II I Coeficiente de importancia, I 1.50 1.25 1.10 1.00

Grupo de uso

IV

III

II

I

Coeficiente de

importancia, I

1.50

1.25

1.10

1.00

a v

El cálculo de la amplificación debida a condiciones locales está basa- da en la clasificación de sitios y factores de amplificación propuesto en

1997 por NEHRP (National EarthquakeHazards Reduction Program) y adoptada por el International Building Code (IBC). La onda de corte viaja a través de los diferentes tipos de suelos a diferentes velocidades, su velocidad es mayor cuando viaja a través de roca y suelos duros, y disminuye cuando lo hace a través de suelos blan- dos, por esta razón la velocidad de la onda de corte se utiliza como una medida del tipo de suelo.

La NEHRP define un esquema estandarizado para la clasificación de

la geología local y especifica factores de amplificación para la mayoría de

las clases de sitios. La NEHRP y la NSR-10 especifican seis tipos de perfiles de suelos, identificados con las letras A, B, C, D, E y F, para cada uno de ellos de- finen los coeficientes de sitio. El perfil del suelo debe ser determinado por un ingeniero geotecnista a partir de datos geotécnicos debidamente sustentados.

Se prescriben dos factores de amplificación del espectro por efectos

de sitio, F a y F v , los cuales afectan la zona del espectro de períodos cortos

y períodos intermedios respectivamente. Los efectos locales de la res-

puesta sísmica de la edificación deben evaluarse con base en los perfiles de suelos, independientemente del tipo de cimentación. Los parámetros utilizados en la selección del perfil del suelo corres- ponden a los 30 m superiores del perfil, de acuerdo a ensayos de mues- tras tomadas cada 1.50 m de espesor del suelo, para los perfiles tipo A a E. Para el perfil tipo F se aplican otros criterios y la respuesta no debe limitarse a los últimos 30 m superiores del perfil.

V s = velocidad media de la onda de corte en m/s.

N = número medio de golpes de ensayos de penetración estándar

en golpes/pie a lo largo de todo el perfil.

N ch = para los estratos de suelos no cohesivos representa el número medio de golpes del ensayo de penetración estándar.

S u = para los estratos cohesivos representa la resistencia media al corte obtenida del ensayo para determinar su resistencia no drenada en kPa.

IP

= índice de plasticidad.

W

= contenido de agua en porcentaje.

Tabla 1.3 Clasificación de los perfiles del suelo

Tipo de

Descripción

 

Definición

 

perfil

A

Perfil de roca competente

 

V s 1500 m/s

B

Perfil de roca de rigidez media

1500 m/s > V s 760 m/s

 

Perfiles de suelos muy densos o roca blanda, que cumplan con el criterio de la velocidad de la onda de cortante

760

m/s > V s 360 m/s

C

Perfiles de suelos muy densos o roca blanda, que cumplan con cualquiera de los dos criterios

 

o S u 100 kPa

50

N

 

D

Perfiles de suelos rígidos, que cumplan con el criterio de la velocidad de la onda de cortante

360

m/s > V s 180 m/s

Perfiles de suelos rígidos, que cumplan con cualquiera de los dos condiciones

 

50

> N 15 o

100

kPa

> S u 50 kPa

 

Perfiles que cumplan con el criterio de la velocidad de la onda de cortante

 

180 m/s > V

s

E

Perfil que contiene un espesor total H mayor de 3 m de arenas blandas

 

IP > 20

 

W

40%

 

50 kPa > S u

 
 

Los perfiles de suelo tipo F requieren una evaluación realizada explícitamente en el sitio por un ingeniero geotecnista de acuerdo con el procedimiento de la NSR-10, Sec. A.2.10. Se contemplan las siguientes subclases:

F 1 – Suelos susceptibles a la falla o colapso causado por la excitación sísmica, tales como suelos licuables, arcillas sensitivas, suelos

F

dispersivos o débilmente cementados, etc. F 2 – Turba y arcillas orgánicas y muy orgánicas (H > 3 m para turba o arcillas orgánicas y muy orgánicas) F 3 – Arcillas de muy alta plasticidad (H > 7.5 m con índice de plasticidad IP >75) F 4 – Perfiles de gran espesor de arcillas de rigidez mediana a blanda (H > 36 m)

Tabla 1.4 Criterios para clasificar suelos dentro de los perfiles de suelo tipo C, D o E

Tipo de

V

N o N ch

S

perfil

s

 

u

C

Entre 360 y 760 m/s

Mayor de 50

Mayor de 100 kPa

D

Entre 180 y 360 m/s

Entre 15 y 50

Entre 100 y 50 kPa

E

Menor de 180 m/s

Menor de 15

Menor de 50 kPa

Nota 1: para valores intermedios de A a se permite interpolar linealmente entre valores del mismo tipo de perfil

Nota 2: 1 kPa = 0.01 kgf/cm 2

Tabla 1.5 Valores del coeficiente F a , para zonas de períodos cortos del espectro

Tipo de

Intensidad de los movimientos sísmicos

perfil

A

a 0.1

A a = 0.2

A a = 0.3

A a = 0.4

A

a 0.5

A

0.8

0.8

0.8

0.8

0.8

B

1.0

1.0

1.0

1.0

1.0

C

1.2

1.2

1.1

1.0

1.0

D

1.6

1.4

1.2

1.1

1.0

E

2.5

1.7

1.2

0.9

0.9

F

Ver nota

Ver nota

Ver nota

Ver nota

Ver nota

Nota 1: para valores intermedios de A a se permite interpolar linealmente entre valores del mismo tipo de perfil

Nota 2: 1 kPa = 0.01 kgf/cm 2

Tabla 1.6 Valores del coeficiente F v , para zonas de períodos intermedio del espectro

Tipo de perfil

Intensidad de los movimientos sísmicos

A a 0.1

A a = 0.2

A a = 0.3

A a = 0.4

A a 0.5

A

0.8

0.8

0.8

0.8

0.8

B

1.0

1.0

1.0

1.0

1.0

C

1.7

1.6

1.5

1.4

1.3

D

2.4

2.0

1.8

1.6

1.5

E

3.5

3.2

2.8

2.4

2.4

F

Ver nota

Ver nota

Ver nota

Ver nota

Ver nota

Nota: para el perfil tipo F debe realizarse una investigación geotécnica particular para el lugar específico y debe llevarse a cabo un análisis de amplificación de onda de acuerdo a lo especi- ficado en la NSR-10, Sec. A.2.10.

El valor del período fundamental de la edificación debe obtenerse a partir de las propiedades de su sistema de resistencia sísmica, en la di- rección en consideración, de acuerdo con los principios de la dinámica estructural, utilizando un modelo matemático linealmente elástico de la estructura. El anterior requisito puede obviarse por medio del uso de la siguien- te expresión:

obviarse por medio del uso de la siguien- te expresión: (1.4) Los valores de f i

(1.4)

Los valores de f i representan las fuerzas horizontales calculadas por el método de la Fuerza Horizontal Equivalente. Los desplazamientos horizontales i se deben calcular para las fuerzas f i . El valor de T r no debe exceder de C u * T a , donde C u se calcula por medio de la expresión (1.5) y T u se calcula mediante la expresión (1.6)

C u

=

1.75

1.2

A u

F u

(1.5)

Alternativamente, el valor del período fundamental de la edifica- cion, T, puede ser igual al período fundamental aproximado, T a , que se obtiene por medio de la expresion 1.6:

T

a

tn

=C *h

(1.6)

Donde C t y tienen los valores dados en la Tabla 1.7.

Tabla 1.7 Valores del coeficiente C t , y para el cálculo del período aproximado T

a

 

Sistemas estructurales de resistencia sísmica

C

t

Pórticos resistentes a momentos de hormigón refor-

   

zado que resisten la totalidad de las fuerzas sísmicas

y

que no están limitados o adheridos a componentes

más rígidos estructurales o no estructurales, que limiten los desplazamientos horizontales al verse sometidos a las fuerzas sísmicas

0.047

0.90

Pórticos resistentes a momentos de acero estruc-

   

tural que resisten la totalidad de las fuerzas sísmicas

y

que no están limitados o adheridos a componentes

más rígidos estructurales o no estructurales, que limiten los desplazamientos horizontales al verse sometidos a las fuerzas sísmicas

0.072

0.80

Pórticos arriostrados de acero estructural con diago- nales excéntricas restringidas a pandeo

0.073

0.75

Todos los otros sistemas estructurales basados en muros de rigidez similar o mayor a la de muros de hormigón o mampostería

0.049

0.75

Alternativamente, para estructuras que tengan muros estructurales de hormigón reforzado o de mampostería estructural, pueden emplearse los siguientes parámetros C t y , donde C w se calcula utilizando la expresión (1.7)

0.0062

 
C w

C w

1.00

(1.7) En la cual: A B = área de la edificación en la base. A

(1.7)

En la cual:

A B = área de la edificación en la base.

A wi = área mínima de cortante de la sección de un muro estructural

i, medida en un plano horizontal, en el primer nivel de la estructura y, en la dirección en estudio, en m 2 .

h n = altura en metros, medida desde la base, al piso más alto del edificio.

h wi = altura del muro i, medida desde la base, en metros.

n w = número de muros de la edificación efectivos para resistir las fuerzas sísmicas horizontales en la dirección bajo estudio.

l wi = longitud medida horizontalmente, en metros, de un muro es- tructural i en el primer nivel de la estructura y en la dirección en estudio.

Alternativamente, para edificios de doce pisos o menos, con altura de piso h p , no mayores de 3 m cuyo sistema estructural de resistencia sísmica está compuesta por pórticos resistentes a momento de hormigón reforzado o acero estructural, el período de vibración aproximado, T a , en segundos puede determinarse mediante la siguiente expresión:

T a = 0.1 * N

(1.8)

El valor del período obtenido,T, utilizando las ecuaciones anteriores,

es un estimativo inicial del período estructural para predecir las fuerzas

a aplicar sobre la estructura con el fin de dimensionar su estructura de

resistencia sísmica. Una vez dimensionada la estructura debe calcularse el valor ajusta- do del período,T, mediante la aplicación del análisis modal o mediante la expresión (1.4) para compararlo con el estimativo inicial; si el período inicial de la estructura difiere en más del 10% del período estimado ini-

cial, debe repetirse el proceso de análisis, utilizando el último período calculado como nuevo estimativo, hasta que se converja en un resultado dentro de la tolerancia del 10% señalada.

o

El coeficiente de capacidad de disipación de energía básico, R o , es uno de los parámetros de mayor importancia en el cálculo de las cargas sísmi- cas inelásticas utilizadas en el proceso de diseño o evaluación estructural de un edificio. El factor R o se utiliza para reducir la intensidad de las cargas elásticas usadas para diseño a niveles inelásticos. Durante la respuesta inelástica a la acción de cargas dinámicas, las estructuras disipan energía y hay tres factores esenciales en su compor- tamiento: la ductilidad ( ), la sobre-resistencia ( ) y la redundancia ( ) que afectan al coeficiente de capacidad de disipación de energía básico. Se asocia con cada uno de estos parámetros un componente del factor R o , de tal forma que puede definirse de la siguiente forma:

R o = R o