Вы находитесь на странице: 1из 1

t~mffilft1

AREQUIPA,

lurteS09 de selil!mbre de 2013

m

~ "Cuando la memoria del cuerpo despierta. su viejo deseo vuelve a

rodar en la sangre ; cuando fos labtos y la piel recuerdan m 1s manos sienten como si tocaran de nuevo·.

C onstantino Pe t ro u C avalis

como si tocaran de nuevo·. C onstantino Pe t ro u C avalis EL NÁUFRAGO CRfTICALITERARIA

EL NÁUFRAGO

CRfTICALITERARIA

Los caminos de Piglia

avalis EL NÁUFRAGO CRfTICALITERARIA Los caminos de Piglia El CAMINO DE IDA RICARDOPIGUA ANAGRAMA. BUENOSAIRES,2013 El

El CAMINO DE IDA

RICARDOPIGUA

ANAGRAMA.

BUENOSAIRES,2013

El policial latinoamericano tiene en la ob ra de Ricardo Piglia (Adrogué, Buenos Arres, 19401a uno de los más notables escritores la- tinoamerica nos con temporá neos en ese gé- nero. Sus novelas Respiración artificial(1980),

La ciudad ause nte (1992), Plata quemada (199 7), Blanco noc t urno (2010) y la reciente El

camino de Ida

reunidos en La invasión (1967), Nombre falso

(1975) y Prisión perpetua (1988), juntoa los en-

sayos Critica yficción(1986), la Argentina en pedazos (1993) y El últ imo lect or (2005 1, in t e- gran lo más destacado de su obra. En El camino de Ida, Pigli a ret oma al ha bi - tual personaje de sus novelas, Emilio Renzi, quien fuera también protagonista de Blanco Nocturno yque apareciera por primera vezen la invasión. Re nzi ha sido invitado a través de

Ida Brown para dictar uncurso ser

bre la experiencia argentina de W.H. Hudson en la prest igiosa Taylor University de New Jer- sey. luego de sostener un fugaz affaire con Ida Brown, se convierte en el primer sospechoso para la policla que investiga la repentina muerte de la profesora en un accidente. ARen·

zi nada le espera en Buenos Aires mientras que

Estados Unidos solo le ofrece unretiro

nigloria. El aspecto más so bresa lien te de la trama es

el pelrgro que constituyen las organizaciones

anticapitalistas que conspirancontra elEsta· do. Los investigadoressospe<han quela muer· te de Brown estar la vinculada a una serie de asesinatos perpetrados por una organrzación

anarquista contra los académicos más presti· giosos de las universidades norteamericana s,

a quienes han decidido eliminar porque los

acusa nde ser el sostén intelectual

lismo. Est e es precisamente el componen t e ideológico que desarrolla la novela: el caprta· lismo que controla los modos de producción intelectual, la tecnología ínvasiva de la priva· cidad ciudadana, resistencia y ataques de or- ganizaciones secretas anticapitalistas, la vigi- lancia del Estado sob re la ciudadan ía permite n una lectura de la biopolitica capitalista que ejerce control sobre los sujetos . El cami no de Ida también podría leerse enclave frankfur· tiana, debido a la postura dócil de la crencia ante el avance delcapitalismo, la cual fue exa- minada desde la teorla crítica de Max Hor· kheimer, quien en •Teorfa tradrcional y teorfa crítica• afirmaba que el progreso científico fue impulsadoporelcapitalismo yfuncional asus intereses. El relato config ura un mapeo ideo- lógico de las amenazas contemporáneas con- t ra los Estados imperiales y coloca a estos corno amenazas contra las libertades ciudadanas. Para lelamente, el relatomuest ra las rivali· dades académicas entre intelectuales de pri·

del caprta-

sin pena

la profesora

(2013), así como los cuentos

mundo académico que lo constriñe, yahoga

sus capacidades, por lo cual solo le queda sa·

mica, a la cual se entregan con denodada pa- sión y excele ncia, a tal punto que una tesis de grado o de posgrado se toma un estilo de vida, pero que, además, como Ida, ma ntienen una rigurosa discr plina para ocultar suvida priva- da, cuyos detalles nadie imagina, por ejemplo, el deterioro inadvenido de la vida personal re-

sultado de una entrega total a lainvestigación Munk quren decide apartarse de la academia

botear elsi stema al cual conocen desdeaden·

tro, entrega total por el tra bajo int ele<tua l. Es

mera linea; los perfiles profesionales yperso- nales de quienes se inician en la vida acadé-

un convenddo de que el capitalismo empo- brece el l rabajo in telectual . En suma, el ara- dé mico se ría un intelectual venido a menos. Esta es la linea argumental que desarrolla la historia del brillante ma temático Thomas

académica; ylas polémicas entre intele<tuales consolidados ynuevas mentes brillantesque

yemprender una utopfa anarcoecologista ra· dical.

RICARDO PIGLIA

El camino de Ida

RICARDO PIGLIA El camino de Ida
RICARDO PIGLIA El camino de Ida

emergen para lnterpelarlos.

la novela indaga en los dilemas de los

académicos dedica dos a la enseñanza

nivel. En este pun to se advierte una dicotomia en tr e académic os e i ntelectuales . El primero es representado como un laburante del sistema educativo, que fue en algú n momento un gran prospecto de intelectual destacado, pero que al ser absorbido por el sistema, devino bu· rócrata del saber; es alguien que posee pres· ligio pero los más jóvenes amenazan con des· plazarlo; su actividad se rige por la lógica de la producción editorial académica; son efi· dentes, cumplidores, distendidos, sociable, re- signado ylicencioso. Por el contrario, el inte· lectual es un sujeto contrariado, oscuro, dfs· colo, desadaptado, insumiso, introvertido, perfeccionista; su genialidad no encajan en

de alto

En Munk se materia li za la Idea de que la nueva lucha intelectualconsiste en un ataque violento contra el sistema que amenaza la li· bertad. Munk es una mente brillante - quien no pierde el juicio, si no que racionaliza la violencia, lo cual noesadmitido por las fuer- zas de seguridad y el grueso de la opinión pú- blicasino como demencia - asume una lucha individual anarquista. anticapitalista; fue for· mado en el centro del más prestigioso saber académico mundial yde<lara la guerra contra quie nes considera son el soporte del capita· lismo: los académicos más connotados de las universidades norteamericanas. Munk aspira retomar a un primitivismo in· maculado de capitalismo. Para él la intelec· tualidad académica está coludida con el ca- pi talismo y él ha decastigarlos. Su discurso no

es rrraclonal pues halla Justificaciones racio·

na les para sus planes convencido de que saber

es

violencia producto de la insania ode la razón?

¿Acaso no hemos construido razones que ¡ustificanla violencia? ¿Acaso elsaber más des· tacado no ha elaborado modo de objetivación y subjetivación del sujeto subversivo que a priori lo descalifican para el debate atribu· yéndole un ongen maligno? Son algunas in· te rrogantes tratadas en El camin o de Ida.

Una hipótesis que se des liza es que la ex·

celencia intele<tual conduciría al fanatismo, y

que el mundo intelectual constituye un re· dueto para Individuos disfuncionales o pro· pensos a trastornos de la personalídad. Como si a una gran virtud la acompaña un desorden

moral o mental proporcional. Académico es descrito como esclavo de una institución que lo fosiliza, alguien que vive para la universidad,

poder, foucaultianamente hablando. ¿Es la

un burócrata académico; el intelectual es

re-

presentado como un agen te subversivo,

sa·

boteador, peligroso porque conoce al mons· truo desde adentro y lo quiere destrurr para

sa lvar a la huma nidad. Ta l es la lectura de las

agencias de seguridad estadounidenses: que

los atentados contra académicos sonobra de una organización anarcoecologista. También el relatoda lugar a la situaciónde los migrantes en los Estados Unidos, cuya so· ciedad constituye uncrisol mul ticulturalfrag· mentado yjerárquico:rusos, italianos, mexi· canos, chicanos, etc.,que lleganpara construir

la América. Particular atencrónmerecen su¡e· tos de frontera:Hudson, Conrad, Borges, Sar· miento, escritores que vivie ron entre dos mundos yque tuvieron relaciones tensas con

la civi lizació n y la bar barie. En es te sentido, la novela de Piglia reactual iza el conflicto civill· zación y barbarie a través de esos sujetos de frontera como Hudson yConrad. Trama policial del relato permite apreciar la maestría de Piglia en el dominio del géne· ro . Ret rospect ivamente, va recuperando fr ag · mentos de hechos ya acontecidos. Se re ·

monta al pasado ydentro de él insertar líne-

as argumentales menores: su pasado en Bue- nos Aires, el deterroro de su matrimonio yla

dictaduramilitar.Elestilo fluido facilitades· correr la historia sin de tenerse en de talles ni ·

Algunas descripci ones brinda n una

mios.

idea general que el lector consuma facilidad puede comple t ar para luego avanzar . Na rra ·

da en primera pe rsona, entre los sucesos yel presente contado por Renzi ha medi ado cier· to tiempo. Mecanrzaclónde la teoría, aplicación, ins- trumentalización acrítiCa de la teoria, uso per· verso y desvirtuado de su potencial emanci· pador convierte a la academra en inst rumen-

to del

les ante la teoría, cuerpos dóciles ante el po· der osujetos resentidos contra el sistema que

busca n una re fundaci ón viole nt a.

El camino de

Ida aporta un diagnóstico literario sobre la his·

toria, donde la literatura la violencia que ven·

drá y que fa civilizacrón engendra su propia barbarie.

poder. Asi, pr olife ran académicos dóci·