Вы находитесь на странице: 1из 86

producidos

defectuoso

Faltantes

un f luido

por

metal

del

 
producidos defectuoso Faltantes un f luido por metal del   EXPOSICIÓN TEMPORAL Historia s de ofrendas

EXPOSICIÓN TEMPORAL

Historia s

de

ofrendas

muisca s

producidos defectuoso Faltantes un f luido por metal del   EXPOSICIÓN TEMPORAL Historia s de ofrendas
producidos defectuoso Faltantes un f luido por metal del   EXPOSICIÓN TEMPORAL Historia s de ofrendas
producidos defectuoso Faltantes un f luido por metal del   EXPOSICIÓN TEMPORAL Historia s de ofrendas
producidos defectuoso Faltantes un f luido por metal del   EXPOSICIÓN TEMPORAL Historia s de ofrendas

Cuando elaboraban los tunjos,

 

planos y triangulares, los orfebres muiscas se regían por estrictos cánones artísticos dictados por la tradición. Sin embargo, al observar con detalle, se descubre que cada artista imprimía a sus obras un gesto particular.

     

Balsa muisca.

   
    INVESTIGACIÓN Y GUION María Alicia Uribe Eduardo Londoño Juan Pablo Quintero Museo del Oro,

INVESTIGACIÓN Y GUION María Alicia Uribe Eduardo Londoño Juan Pablo Quintero

Museo del Oro, Banco de la República

Marcos Martinón-Torres

UCL Institute of Archaeology

Jorge Nieto

FOTOGRAFÍAS Marcos Martinón-Torres María Alicia Uribe Clark Manuel Rodríguez Germán Ramírez Forero Juan Mayr Juan Pablo Quintero Ana María Rivera Petr Novák Marie-Lan Nguyen André Möller Instituto Geográfico Agustín Codazzi Departamento de Imágenes Diagnósticas, Fundación Santa Fe de Bogotá p@luro Jorge Morales Fernando Urbina Rangel Alejandro Morris de la Rosa

MUSEOGRAFÍA Museo del Oro, Banco de la República

ILUSTRACIONES Ana María Rivera

DISEÑO GRÁFICO Elizabeth Restrepo

Ana María Rivera DISEÑO GRÁFICO Elizabeth Restrepo Agradecimientos especiales a: Instituto Colombiano de
Ana María Rivera DISEÑO GRÁFICO Elizabeth Restrepo Agradecimientos especiales a: Instituto Colombiano de
Ana María Rivera DISEÑO GRÁFICO Elizabeth Restrepo Agradecimientos especiales a: Instituto Colombiano de
Ana María Rivera DISEÑO GRÁFICO Elizabeth Restrepo Agradecimientos especiales a: Instituto Colombiano de

Agradecimientos especiales a:

Instituto Colombiano de Antropología e Historia ICANH

Museo Arqueológico Casa del Marqués de San Jorge, Fondo de Promoción de la Cultura del Banco Popular

Elvira Carmen Sáenz de Restrepo

Departamento de Imágenes Diagnósticas, Fundación Santa Fe de Bogotá

Biblioteca Nacional de Colombia

                                   
                                         
                                     
                                         
                           
                                         
                             
                                         
                                   
                       
                             
                                         
                         
         
                         
                                         
                               
                       
                               
                                         
                           
                                         
               
                                         
                               
                           
                                         
                             
                           
                                       
                                         
                           
                                       
                       
                                         
     

Los muiscas fueron un pueblo religioso. Antiguos habitantes de la Cordillera Oriental en Cundinamarca y Boyacá, en muchos momentos de su vida hicieron ofrendas que depositaron con devoción en lugares sagrados. Trece ofrendas, testimonio de sus antiguos intercambios con los dioses, nos invitan a conocer aspectos antes desconocidos de su cultura. Acompañados por la observación minuciosa de los investigadores, descubrimos en ellas historias de caciques y sacrificios, de guerreros, madres y cunas, de momias ofrendadas. Quince orfebres muiscas, maestros y aprendices, crearon estos conjuntos con un estilo único y una técnica personal. Es la primera vez que reconocemos por su trabajo a orfebres individuales en la colección del Museo del Oro.

     

Cueva en el cerro La Campana, Pasca, Cundinamarca.

     

Hacer ofrendas

El acto de ofrendar es una práctica de muchas sociedades en el mundo. A diferencia de un regalo, la ofrenda se relaciona con la noción de sacrificio, pues implica el desprendimiento de algo para ser ofrecido a seres sobrenaturales de los que se espera un favor o para agradecerles algo. Lo que define la ofrenda no es el objeto ofrendado sino la intención de ofrendar. Es un acto de fe, pues el que ofrenda no tiene la certeza de ser retribuido. Pero si la ofrenda depende de una acción, ¿cómo distinguir las ofrendas en el pasado?

Algunas se distinguen más fácilmente porque los objetos fueron creados exclusivamente para ser ofrendados y no cumplen una función práctica; otras, en las que se usaron objetos cotidianos, se distinguen porque el contexto muestra la intención de ofrendar.

Las ofrendas normalmente son depositadas en espacios considerados sagrados. Son de carácter público cuando velan por los intereses de una comunidad y de carácter privado cuando las realizan individuos con intereses particulares.

     
En el periodo Postclásico, entre los siglos IX d.C. y XV d.C., los mayas ofrecían
En el periodo Postclásico,
entre los siglos IX d.C. y
XV d.C., los mayas ofrecían
al dios de la lluvia Chaac
sacrificios humanos, animales
y numerosos objetos de jade,
ónix y orfebrería en el cenote
sagrado de Chichen Itzá.
Cenote sagrado, Chichén Itzá, Yucatán.
En el sitio de Malagana han
sido excavadas ofrendas
de figurinas femeninas
arrodilladas con cuentas de
cristal de roca en su interior,
que probablemente rogaban
por la prosperidad de la
población y el equilibrio del
mundo.
Malagana, Valle del Cauca, 100 a.C. a 400 d.C.
del mundo. Malagana, Valle del Cauca, 100 a.C. a 400 d.C. Las venus del Paleolítico Superior

Las venus del Paleolítico Superior en Europa central y oriental, de hace 50.000 años, no tienen una función clara: pudieron ser ofrendas o amuletos de protección.

El templo Longhua, dedicado al Buda Maitreya, ha sido desde el siglo III d.C. un
El templo Longhua, dedicado al Buda
Maitreya, ha sido desde el siglo III
d.C. un lugar de ofrendas en China.
Actualmente se ofrendan frutas y se
quema incienso para honrar a los
dioses y a los ancestros.
Templo Longhua, Shanghái.
Los romanos ofrendaban
maldiciones. Los plebeyos pedían
a los dioses hacerse cargo de un
enemigo en tabletas escritas que
enterraban o escondían en las
casas. Algunas se encuentran en
tumbas, no como ajuar funerario,
sino para que el muerto lleve
el mensaje a los dioses del
inframundo.
Tableta de plomo fechada entre los siglos III d.C. y IV d.C. con
una maldición en griego y en latín. Termas de Diocleciano,
Roma.
La costumbre de arrojar monedas a una
fuente es una ofrenda muy antigua en
el mundo occidental. La gente ofrenda
monedas para conseguir dinero, para
conseguir pareja y, en el caso de la Fuente
de Trevi, para asegurar el regreso a Italia.
de la Fuente de Trevi, para asegurar el regreso a Italia. Fuente de Trevi, Roma. Venus

Fuente de Trevi, Roma.

Venus de Dolní Věstonice, Museo de Brno, República Checa.

PERIODOS COLONIAL Y MODERNO

PERIODO MUISCA TEMPRANO

PERIODO MUISCA TARDÍO

PERIODO PRECERÁMICO

PERIODO HERRERA

HOY

d.C.

d.C.

d.C.

1 d.C.

a.C.

900

1200
1600

800

     
Sierra Nevada del Cocuy Páramo de Pisba Duitama Sogamoso Laguna de Fúquene Tunja Laguna de
Sierra Nevada
del Cocuy
Páramo de Pisba
Duitama
Sogamoso
Laguna de Fúquene
Tunja
Laguna de Tota
Laguna de Iguaque
Laguna de Suesca
Laguna de Guatavita
Río Guavio
Laguna de Siecha
Bogotá
Laguna de Ubaque
Páramo de Sumapaz
Río Sumapaz
Río Bogotá
Río Magdalena

Los muiscas

Cuando en el siglo XVI los españoles llegaron al altiplano cundiboyacense, en la Cordillera Oriental, encontraron una sociedad jerarquizada, con una numerosa población que vivía en aldeas y dispersa en las laderas y los valles.

Los muiscas estaban organizados en cacicazgos conformados por varias comunidades bajo el mando de un cacique. La producción intensiva de maíz, papa y otros tubérculos permitió el sostenimiento de especialistas como los sacerdotes, o jeques, y los orfebres.

La economía se basaba en la agricultura, la producción de cerámica, orfebrería y textiles, y la minería de sal y de esmeraldas, con una especialización regional. A través de amplias redes comerciales, intercambiaban estos productos por oro, cera de abejas, miel, plumas y otros bienes de prestigio.

comerciales, intercambiaban estos productos por oro, cera de abejas, miel, plumas y otros bienes de prestigio.
10500 a.C.
10500 a.C.
comerciales, intercambiaban estos productos por oro, cera de abejas, miel, plumas y otros bienes de prestigio.
comerciales, intercambiaban estos productos por oro, cera de abejas, miel, plumas y otros bienes de prestigio.
comerciales, intercambiaban estos productos por oro, cera de abejas, miel, plumas y otros bienes de prestigio.
comerciales, intercambiaban estos productos por oro, cera de abejas, miel, plumas y otros bienes de prestigio.
comerciales, intercambiaban estos productos por oro, cera de abejas, miel, plumas y otros bienes de prestigio.
     

Rituales

Los muiscas practicaban ritos de fertilidad, de guerra, de nacimiento, matrimonio y muerte, procesiones y romerías, sacrificios humanos y de animales, investidura de caciques y sacerdotes, y otros. Casi todas las formas de ritual tenían algunos aspectos en común: la realización de ofrendas y los festejos que incluían el consumo comunal de chicha, cantos y bailes.

que incluían el consumo comunal de chicha, cantos y bailes. Vista del altiplano desde el cerro

Vista del altiplano desde el cerro de la laguna de Guatavita.

       

Ofrendas

Las ofrendas comprendían tanto los objetos mismos, como el mensaje que llevaban, el ser espiritual a quien se dirigían, la intención, el lugar escogido, el rito, el oferente y el oficiante. La conjunción de estos elementos creaba diferentes historias de ofrendas muiscas.

Se ofrendaban objetos de cerámica, orfebrería, piedra, concha y esmeraldas, y también objetos perecederos de madera, hilo de algodón y cera, así como maíz, tabaco, coca, uñas, pelo y sangre. Se los depositaba en lugares sagrados como lagunas y cuevas, rocas, campos agrícolas y cimas de montañas. También en templos y en adoratorios llamados cucas.

Paisaje de páramo en el cerro La Campana, Pasca, Cundinamarca.
Paisaje de páramo en el cerro La Campana, Pasca, Cundinamarca.

El jeque, o sacerdote, era el encargado de realizar la ofrenda y quien determinaba los elementos que la componían.

ofrenda y quien determinaba los elementos que la componían. Cuando tenía alguna necesidad hombre o mujer,

Cuando tenía alguna necesidad hombre o mujer, la comunicaban con el jeque… Comunicada, mascaba el jeque tabaco en su casa para que se lo revelase el demonio, o él lo imaginase; ordenaba a los que querían hacer la ofrenda, los días que habían de ayunar… Cuando se iban acabando, mandaba el jeque se hiciese de oro, cobre, hilo o barro la figura que habían de ofrecer, que solía ser de una águila o serpiente, mono o papagayo o de otras así…

una águila o serpiente, mono o papagayo o de otras así… Fray Pedro Simón, 1625, Noticias

Fray Pedro Simón, 1625, Noticias historiales de las conquistas de Tierra Firme en las Indias occidentales.

Peñasco en el cerro La Campana, Pasca, Cundinamarca.

     
      Con frecuencia las ofrendas se depositaban en ofrendatarios de cerámica. Muchos representan

Con frecuencia las ofrendas se depositaban en ofrendatarios de cerámica. Muchos representan personajes masculinos o femeninos, desnudos, ataviados con tocados y bonetes, a veces con orejeras, narigueras, collares, sartas de cuentas cruzadas sobre el pecho y, en algunos casos, bastón o poporo.

Figuras antropomorfas y ofrendatarios de cerámica. Colecciones ICANH y Museo del Oro.

     

En las fiestas se consumía abundante chicha, bebida de maíz fermentado, que se preparaba en grandes ollas de cerámica y se distribuía en jarras. Las copas en las que se tomaba eran de una cerámica fina y decorada.

en las que se tomaba eran de una cerámica fina y decorada. Recipientes de cerámica para

Recipientes de cerámica para el consumo de la chicha. ColecciónMuseo del Oro.

     

Votivo: se deriva del latín votum que significa votar, prometer, expresar un deseo o hacer una ofrenda. De votum viene también la palabra boda, en donde dos personas se prometen fidelidad ante los dioses.

Exvoto: objeto ofrendado. Significa en latín a raíz de una promesa.

Tunjo: figura humana votiva (exvoto) característica del arte muisca, de estilo esquemático, usualmente plana y triangular.

Ofrendatario procedente de Tibacuy, Cundinamarca. Colección particular.

esquemático, usualmente plana y triangular. Ofrendatario procedente de Tibacuy, Cundinamarca. Colección particular.
     

Fundición o vaciado a la cera perdida

5 Bolita formada por tension superficial La mayoría de los objetos de orfebrería muisca fueron
5 Bolita formada por tension superficial
La mayoría de los objetos de orfebrería muisca fueron
elaborados por fundición a la cera perdida:
Calentaba el molde para extraer la
cera y dejar el vacío con la forma del
objeto.
6
1
El orfebre creaba en cera de abejas un
Cocinaba el molde y, estando
caliente, vaciaba el metal líquido.
modelo del objeto con todos sus detalles.
2
Hilos de cera
Le añadía en cera una pieza en forma de
embudo que serviría para vaciar el metal
y, a veces, unos hilos o alimentadores
que facilitarían el fluido del metal.
Las piernas sirvieron de embudo
Molde
de arcilla
3
Lamina de cera
Cubría el modelo en cera con una
mezcla pastosa de polvo de carbón
vegetal y arcilla muy fina que ayudaría
a reproducir todos los detalles.
7
Una vez frío el molde, lo rompía y
extraía la pieza de metal.
Tunjo en metal
4
8
Fabricaba encima el molde de arcilla
dejando una abertura en el embudo.
Dependiendo de la función que tendría
el objeto, cortaba o no las partes
sobrantes y le daba otros terminados.
Mezcla y fina
de
carbon
arcilla

Microscopio

estereoscopico

     

La arqueometalurgia, o estudio de los artefactos arqueológicos de

metal, se vale hoy de sofisticados métodos instrumentales de análisis y caracterización de materiales.

de análisis y caracterización de materiales. El microscopio electrónico de barrido, o SEM ( scanning
de análisis y caracterización de materiales. El microscopio electrónico de barrido, o SEM ( scanning
de análisis y caracterización de materiales. El microscopio electrónico de barrido, o SEM ( scanning

El microscopio electrónico de barrido, o SEM (scanning

electron microscope), ha sido uno de los instrumentos más útiles en esta investigación. El SEM emite un haz de electrones que “rastrea” la superficie del objeto y genera imágenes a más aumentos y con mayor resolución que un microscopio óptico convencional. Tiene además la ventaja de eliminar el brillo del oro, que dificulta el estudio de la orfebrería.

brillo del oro, que dificulta el estudio de la orfebrería. Una investigación novedosa sobre la orfebrería
brillo del oro, que dificulta el estudio de la orfebrería. Una investigación novedosa sobre la orfebrería
brillo del oro, que dificulta el estudio de la orfebrería. Una investigación novedosa sobre la orfebrería
brillo del oro, que dificulta el estudio de la orfebrería. Una investigación novedosa sobre la orfebrería
brillo del oro, que dificulta el estudio de la orfebrería. Una investigación novedosa sobre la orfebrería
brillo del oro, que dificulta el estudio de la orfebrería. Una investigación novedosa sobre la orfebrería

Una investigación novedosa sobre la orfebrería muisca

El orfebre muisca en contexto es una investigación

entre el Museo del Oro y el Instituto de Arqueología de UCL en Londres, que busca entender la

orfebrería muisca de forma integral, es decir,

como un hecho antropológico y técnico al mismo tiempo. El estudio detallado de varias ofrendas nos ha permitido a los investigadores descubrir

factores simbólicos y culturales muiscas que determinaban los materiales y las técnicas con los que debían elaborarse los objetos.

Además, nos ha llevado a identificar orfebres individuales con estilos propios dentro de las normas del estilo tecnológico muisca.

Esta exposición muestra avances de nuestra investigación.

             
       

Para determinar la composición química de los objetos de orfebrería, sin cortar muestras

           
   

100% oro

 

de ellos, hemos usado un espectrómetro de

           
       

fluorescencia de rayos X (FRX) portátil.

           
 

20% Ag

 

50% Au

Este aparato dirige un haz de rayos X al objeto, que excita los electrones de los átomos de la superficie; cuando estos vuelven a su estado normal, emiten una radiación –la fluorescencia– característica de cada elemento. El dispositivo codifica esta energía en un espectro y en porcentajes.

           
     

0

Dado que los principales elementos que detectamos son el oro, la plata y el cobre,

           

100% plata

30% Cu

 

100% cobre

es común graficarlos en diagramas ternarios. Cada punto representa un objeto: cuanto más cobre contenga la pieza, por ejemplo, más próximo aparece el punto al vértice del triángulo marcado “Cu”.

           
       

El oro en la naturaleza contiene plata:

           
       

es oro argentífero. Los orfebres muiscas le

           
     

0

adicionaban cobre en distintas proporciones

           
       

según lo requería el significado de la ofrenda.

     

Diagrama ternario con la composición química de 210 artefactos de orfebrería muisca.

       

video diagrama ternario

Río Magdalena

Río Bogotá

Río Guavio

Río Meta

Río Sumapaz

     

Una ofrenda de miniaturas

Laguna de Fúquene

Tunja

Laguna de Iguaque

Carmen de Carupa

Páramo de Sumapaz

Laguna de Suesca

Laguna de Guatavita

Laguna de Siecha

Bogotá

Laguna de Ubaque

Laguna de Tota

En la vereda Charquira del municipio de Carmen de Carupa, al norte del departamento de Cundinamarca, un campesino encontró esta pequeña ofrenda compuesta por tres figuras en miniatura, elaboradas en tumbaga.

Las tres piezas representan finamente un “hombre-canasto”:

una figura humana sentada con las piernas flexionadas hacia el pecho y los brazos rodeando las rodillas. Algunos grupos indígenas llaman a esta postura “de canasto”, y así se sientan en sus rituales. Una de las figuras está más ataviada: lleva una diadema lisa y, sugerido, un bastón terminado en un ramillete.

Figuras humanas en postura de canasto forman parte de otras ofrendas de esta misma exposición, donde cuentan historias diferentes.

La manufactura, composición química e iconografía de esta ofrenda denotan que un único artesano se encargó de su producción.

     
     
     
     

Au

10% Ag 0 100 10 90 20 80 30 70 40 60 50 50 60
10% Ag
0
100
10 90
20
80
30
70
40
60
50
50
60
40
42% Au
70
30
80
20
90
10
100
0
A g
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100 Cu

48% Cu

Los análisis de composición del metal por FRX indicaron que las tres piezas están elaboradas en una misma aleación de tumbaga con 42% de oro,

10% de plata y 48% de cobre

aproximadamente. Esta aleación resultaría de combinar una parte de cobre con una parte de oro argentífero, en proporciones iguales. El oro empleado tenía un contenido natural de plata en torno al 18%. Los niveles de plata y cobre relativamente altos le confieren el color rosado.

El estudio morfológico de las figuras, realizado por SEM y microscopía óptica, mostró que las
El estudio morfológico de las figuras, realizado
por SEM y microscopía óptica, mostró que las tres

concuerdan en su manufactura, tanto en el trabajo de la cera como en el vaciado del metal.

Para hacer la figura en cera, el orfebre modeló una lámina delgada con la forma del cuerpo y la cabeza. Fabricó los brazos y las piernas con finos hilos de cera que adhirió a la base plana en el lugar de los hombros y en el extremo inferior de la pieza.

ve el en de exposicion) para hilo otros

esta

de

     
hilo o t r o s e s t a d e       Bolita
hilo o t r o s e s t a d e       Bolita
hilo o t r o s e s t a d e       Bolita
hilo o t r o s e s t a d e       Bolita
hilo o t r o s e s t a d e       Bolita
hilo o t r o s e s t a d e       Bolita
hilo o t r o s e s t a d e       Bolita
Bolita cera a de la nariz a ayudar pegar lamina (se la debajo orfebres
Bolita
cera
a de
la
nariz
a ayudar
pegar
lamina
(se
la debajo orfebres
la nariz a ayudar pegar lamina (se la debajo orfebres Ojos hechos con un par de

Ojos hechos con un par de hilos de cera que corto juntos con una herramienta cortante, en sentido diagonal

debajo orfebres Ojos hechos con un par de hilos de cera que corto juntos con una
debajo orfebres Ojos hechos con un par de hilos de cera que corto juntos con una
debajo orfebres Ojos hechos con un par de hilos de cera que corto juntos con una

En estas piezas se descubre

     

una técnica de vaciado en cadena no conocida hasta ahora en la orfebrería muisca.

Las tres miniaturas muestran en su superficie una textura de fundición similar, caracterizada

   
 

por dendritas de gran tamaño,

       
 

semejantes a helechos. Esto evidencia un enfriamiento lento en un molde que probablemente fue precalentado para verter el metal. Esta práctica intencional favorecía reproducir los finos detalles modelados en la cera, ya que de otro modo el metal podría solidificarse antes de tiempo.

   

Río Magdalena

Río Bogotá

Río Guavio

Río Meta

Río Sumapaz

     

Un infante momificado en el periodo colonial

Laguna de Fúquene

Gachantivá

Tunja

Laguna de Iguaque

Laguna de Suesca

Laguna de Guatavita

Laguna de Siecha

Bogotá

Laguna de Ubaque

Páramo de Sumapaz

Laguna de Tota

La momia de un infante de unos 11 años de edad fue dispuesta en un lugar de Gachantivá, cerca de Villa de Leyva, en Boyacá, junto con cuarenta figuras antropomorfas votivas y una copa pintada. Los análisis de radiocarbono de uno de sus textiles sitúan el conjunto en el periodo colonial. Sus figuras votivas fueron elaboradas en cobre, probablemente extraído de las minas explotadas durante la Colonia en el propio Gachantivá, metal al que los muiscas tendrían más fácil acceso, dado que los colonizadores les confiscaban el oro.

Los muiscas siguieron practicando la momificación como una forma de resistencia simbólica a la imposición de la religión de los conquistadores.

     
     
             

Fontanela cerrada

Debio medir casi 1 m de estatura

               
       

La copa evidencia transformaciones del tipo cerámico Guatavita desgrasante tiestos, usado

       

para producir recipientes de uso

ritual. Aunque de estilo muisca, muestra

Postura fetal,

el difunto

Cuero de animal

Huesos sanos

características atípicas como la base alta y

nacia en

el otro mundo?

   

menos acampanada y la serpiente pintada sobre el cuerpo y no en el borde.

               

video TAC momia

Hilo de algodon

que

toda la figura

envolvia

     
a l a f i g u r a envolvia       Varias de las

Varias de las figuras en postura de canasto, algunas de ellas femeninas, conservan restos de hilo de algodón enrollado. Según documentos coloniales, tanto las

momias como las figuras votivas de metal se

envolvían en textiles y se denominaban con el mismo término, tunjo.

Sexo Brazos del femenino “cuerpo-canasto” rotos C ollar de varias vueltas y colgante circular Restos
Sexo
Brazos
del
femenino
“cuerpo-canasto”
rotos
C ollar de varias
vueltas
y colgante
circular
Restos de la
mezcla de arcilla
y carbon?

Boca muy alargada

C orrosion: oxidos de cobre significan estos Que “bastones”? Escudo
C orrosion:
oxidos de cobre
significan
estos Que
“bastones”?
Escudo

Río Magdalena

Río Bogotá

Río Guavio

Río Meta

Río Sumapaz

     

Un cerrito donde se ofrendaba

Laguna de Fúquene

Tunja

Laguna de Iguaque

Laguna de Suesca

Cota

Laguna de Guatavita

Laguna de Siecha

Bogotá

Laguna de Ubaque

Páramo de Sumapaz

Laguna de Tota

El Cerrito, en la vereda La Moya, Cota, sobre la falda del cerro Majuy, fue un lugar sagrado para los muiscas. Los arqueólogos excavaron allí, en 1985, numerosos contextos de ofrenda. Hallaron grandes cantidades de fragmentos de ofrendatarios, figuras votivas de orfebrería, esmeraldas, cuchillas de piedra y cuentas de collar de Santa Marta, que habían sido ofrendados en diferentes momentos.

Una muestra de carbón arrojó una fecha del periodo Muisca Tardío: 1320 d.C.

     

Entre los objetos de metal excavados en El Cerrito sobresalen las representaciones de una mujer sentada en un banco, un hombre, un bastón con dos aves y otro con una cuerda enrollada, aparentemente hechas por distintos orfebres. Hay además algunas piezas martilladas.

aves y otro con una cuerda enrollada, aparentemente hechas por distintos orfebres. Hay además algunas piezas
aves y otro con una cuerda enrollada, aparentemente hechas por distintos orfebres. Hay además algunas piezas
     
     

Río Magdalena

Río Bogotá

Río Guavio

Río Meta

Río Sumapaz

     

La historia del cercado del cacique

Laguna de Fúquene

Tunja

Laguna de Iguaque

Laguna de Suesca

Tocancipá

Laguna de Guatavita

Laguna de Siecha

Bogotá

Laguna de Ubaque

Páramo de Sumapaz

Laguna de Tota

Por la diversidad de materiales, la cantidad de objetos y su particular iconografía, esta es una de las ofrendas más sugerentes de la colección del Museo del Oro. La integran un recipiente de cerámica en forma de bohío, cuatro pequeñas figuras antropomorfas de tumbaga, dos tejuelos de fundición y tres pepitas de oro nativo, además de 37 cristales de esmeralda, ocho fragmentos de vidrio y numerosas cuenticas de collar de piedras de diferentes colores. Su hallazgo sorprendió a un campesino mientras sembraba en la vereda Canavita del municipio de Tocancipá, vecina a los municipios de Sopó y Guatavita, en Cundinamarca.

Este conjunto votivo alude al cercado, o casa de los caciques y capitanes muiscas. Fue ofrendado en épocas algo posteriores a la conquista aparentemente por alguien de alta jerarquía en la sociedad, cuya posición le habría permitido comisionar piezas tan singulares. ¿Habrá sido esta ofrenda un mensaje de un cacique para sus dioses?

       

Este cercado de orfebrería encontrado en Pasca, Cundinamarca, que hoy se exhibe en el Museo Etnológico de Berlín, muestra

           

en su interior cuatro muros dividiendo el espacio,

           

sostenidos por postes, tal como se ven en el ofrendatario- cercado de cerámica. En los dos postes a los lados de la entrada se hacía el sacrificio de la gavia, historia que nos cuenta la ofrenda encontrada en Fontibón, expuesta en esta sala.

           
 

Estos fragmentos que parecieran esmeraldas tienen forma redondeada, textura estriada y un color verde oliváceo que revelan su verdadero material: vidrio, que

 
 

llegó a América con los españoles. ¿Habrán sido

   
 

depositados como parte del componente de esmeraldas que los dioses requerían en este contexto votivo?

 
 

A pesar de las fuertes campañas de extirpación de idolatrías, los muiscas continuaron haciendo ofrendas en el periodo colonial. Con este cercado-cosmos, ¿el cacique estaría rogando por el retorno del orden del mundo anterior?

   
     
Con su tapa puesta, el ofrendatario- cercado parece un gran bohío con la puerta custodiada
Con su tapa puesta, el ofrendatario-
cercado parece un gran bohío con
la puerta custodiada por dos
figuras humanas: probablemente es
la representación de un cosmos-casa
donde el cacique sería el centro, como
en los cercados de orfebrería.
     
     
     

El trabajo de la cera y el vaciado del metal en las cuatro figuras son casi identicos: obra de un mismo artifice con un estilo original

la cera y el vaciado del metal en las cuatro figuras son casi identicos: obra de
la cera y el vaciado del metal en las cuatro figuras son casi identicos: obra de
la cera y el vaciado del metal en las cuatro figuras son casi identicos: obra de
                                                       
 

Las imágenes del SEM, como la de arriba, de un sombrero, muestran

                                       

Los tres grupos de piezas de metal en esta ofrenda tienen composiciones

 

la superficie cubierta totalmente de dendritas de gran tamaño, producto de un enfriamiento lento del metal.

         

Las pequeñas

               

químicas que se diferencian entre sí por su contenido de cobre:

 

concreciones, analizadas

               

alto en los tunjos, intermedio en los

 

El vaciado del metal se hizo con las figuras cabeza abajo.

por ICP, resultaron ser oros nativos con contenidos

               

tejuelos y ausente en las concreciones de oro.

 

Los embudos —en el área de los pies—, se ven lisos y brillantes en el SEM, debido a sus dendritas más pequeñas formadas al solidificarse

de plata diferentes: 16% y 36%, lo que indica que el orfebre tenía en su taller oros nativos con distinta

                 

Ambos tejuelos fueron elaborados con la misma tumbaga: solo 12% de

       
 

más rápido, por estar cerca de la

composición.

Au

                 

cobre, 17% de plata y el resto de oro.

       
 

boca del molde y directamente en

                       

0

100

                               
 

contacto con el aire.

                     

10

 

90

                               
                       

20

     

80

                             
                     

30

         

70

                           
                   

40

     

1

     

60

                         
               

60

50

     

3

2

4

       

50

40

             

1

     
             

70

                         

30

                   
           

80

                             

20

                 
         

90

                                 

10

               
   

A

100

g

0

 

10

 

20

 

30

 

40

 

50

60

 

70

 

80

 

90

 

100

0

Cu

     

2

   

Los tejuelos, que eran los

fundido que se solidificó en el

   

Los análisis sugieren que el orfebre preparó una aleación separada para cada figura humana usando oros nativos con contenidos de plata

           

lingotes muiscas, son el metal

   

diferentes, pero combinó en todas tres partes de oro nativo con una parte de

       

3

   

crisol. Su forma redondeada es resultado de la tensión superficial del metal líquido, al igual que en el extremo de los embudos de las figuras. Contrasta claramente con la textura irregular y más rugosa de las concreciones naturales de oro.

   

cobre (25%). El color rosado blancuzco varía ligeramente en cada pieza por su composición particular. ¿Habrán sido intencionales estas variaciones de composición y color? ¿Por qué se esforzó el artífice en hacer cuatro coladas, pudiendo hacer solo una? ¿Para complacer a los dioses?

     

4

   
     

Con frecuencia los muiscas representaron a los caciques rodeados por una cerca: la empalizada

que defendía el cercado o fortaleza donde vivían y gobernaban. Sin alcanzar el detalle y claridad de los orfebres muiscas, numerosos cronistas españoles intentaron describir las fortalezas de los caciques. La primera descripción los asemeja a los alcázares moriscos:

primera descripción los asemeja a los alcázares moriscos: “ Las maneras de sus casas y edificios,

Las maneras de sus casas y edificios, aunque son de madera y cubiertas de un heno largo que allá hay, son de la más extraña hechura y labor que se ha visto, especialmente las de los caciques y hombres principales, porque son a manera de alcázares, con muchas cercas alrededor, de manera que acá suelen pintar el laberinto de Troya. Tienen grandes patios, las casas de muy grandes molduras y de bulto, y también pinturas por todas ellas.

molduras y de bulto, y también pinturas por todas ellas. Epítome de la conquista del Nuevo

Epítome de la conquista del Nuevo Reino de Granada, atribuido a Gonzalo Jiménez de Quesada, s.f.

de Granada , atribuido a Gonzalo Jiménez de Quesada, s.f. Cercados de orfebrería de Carmen de

Cercados de orfebrería de Carmen de Carupa y Cogua, Cundinamarca (colección Museo del Oro); cerámicas sin procedencia (colección ICANH - Museo Nacional de Colombia).

Río Magdalena

Río Bogotá

Río Guavio

Río Meta

Río Sumapaz

     

Una ofrenda que plantea una incógnita

Cinco figuras de tumbaga elaboradas por un mismo artífice y una esmeralda conforman este conjunto votivo encontrado a unos 50 cm de profundidad al cavar una zanja, en un sitio a campo abierto en la vereda Chince del municipio de Tenjo, en Cundinamarca. Habían sido depositadas dentro de un recipiente cilíndrico de cerámica.

La orfebrería comprende dos bastones con ave y tres representaciones masculinas, todas ellas con poporo y dos con propulsor. Aunque muestran rasgos similares, los tres hombres difieren en tamaño y atributos, posiblemente para indicar niveles de rango, tal como sucede en otras ofrendas.

Estas figuras votivas nos presentan una incógnita: muestran en su superficie evidencias de haber sido quemadas. ¿Habrá sido intencional esta quema?

Tenjo

Laguna de Fúquene

Tunja

Laguna de Iguaque

Laguna de Suesca

Laguna de Guatavita

Laguna de Siecha

Bogotá

Laguna de Ubaque

Páramo de Sumapaz

Laguna de Tota

Bogotá Laguna de Ubaque Páramo de Sumapaz Laguna de Tota La figura mayor presenta fracturas, una
Bogotá Laguna de Ubaque Páramo de Sumapaz Laguna de Tota La figura mayor presenta fracturas, una

La figura mayor presenta fracturas, una textura porosa y corrosión bajo la capa superficial. La imagen del SEM a 1.000 aumentos muestra la porosidad. Esta capa contiene más oro y menos cobre que el interior, evidencia de la pérdida de cobre por oxidación. El hollín y este enriquecimiento superficial indican que la pieza estuvo en contacto con el fuego, lo que pudo suceder tal vez por la práctica muisca de quemar ofrendas, documentada en las crónicas.

     
           

Diadema con argollas para

           

Las placas como

engarzar placas.

con la figura

Ojos en

las vacio

ovalo con relleno,

no lo hizo el orfebre de la balsa

que significa?

Lineas perfectas y rasgos simetricos:

un orfebre perfeccionista!

un Aves

S muy

de en Fontibon:

esquematicas,

como

las

en

gavias

canon

     
   

Gorro

 

muisca

     
 

Manos y pies de tres dedos

               
   

Propulsor con dos ganchos

           

Poporo con el palillo roto

colgada

Muchos en

Mochilita

cintura. tunjos hombres

la

que

la llevan,

alli?

Hilos de y cera

delgados

y en

homogeneos

forma

grosor

             

salen

guardarian

               

Las piernas

con

de la cintura

                 

curva y

una ligera

delante

hacia

paralelas

bajan

Bolitas de cera para unir los hilos a la base

               
         
 

En esta imagen del SEM, grandes dendritas continuas por todo el objeto demuestran su elaboración por

             
 

fundición a la cera perdida con un enfriamiento

             
 

lento del metal, y que no se pulió o alisó: fue dejado tal como salió del molde. Se observan los restos de la capa de carbón molido aplicada para proteger la delicada figura en cera antes de fabricar el molde de arcilla.

             
   

Los ganchos eran de piedra

El propulsor, tiradera o estólica era un

               

arma común entre los muiscas para la cacería y la guerra, llamada por ellos quesque, con la que disparaban largos

               

dardos. Al aumentar la longitud del brazo, esta arma imprime mayor velocidad y fuerza al dardo e incrementa la eficiencia del lanzamiento. Los muiscas ofrendaron figuras votivas de orfebrería en forma de propulsores, como se puede ver en esta sala en la ofrenda encontrada en Suba.

               
           

video uso del propulsor

Río Magdalena

Río Bogotá

Río Guavio

Río Meta

Río Sumapaz

     

Guerreros, madres y bebés:

un conjunto votivo hecho a cuatro manos

Este es uno de los conjuntos votivos muiscas de la colección del Museo del Oro con más piezas de orfebrería: 33 figuras y un tejuelo de fundición. Sobresale también por la diversidad de representaciones. Fue hallado por habitantes de la vereda Buenos Aires, en el municipio de Suba, Distrito Capital, mientras excavaban un hoyo para construir una cerca. La vasija de cerámica en la que se encontraban las piezas resultó destrozada.

En esta ofrenda y en la de la balsa no hubo un único orfebre:

un artífice adicional, aparentemente un aprendiz, estaría trabajando al lado de su maestro.

Laguna de Fúquene

Laguna de Fúquene

Tunja

Laguna de Iguaque

Laguna de Suesca

Laguna de Guatavita

Suba

Laguna de Siecha

Bogotá

Laguna de Ubaque

Páramo de Sumapaz

Laguna de Tota

     
7 5 2 3 1* 6 9 4 10 8 11
7
5
2
3
1*
6
9
4
10
8
11

* Corresponden a los números del diagrama ternario

     

Para un muisca el mensaje de esta ofrenda, con sus temas repetidos, era seguramente simple de leer, pero para nosotros resulta todavía

muy complejo. Contiene muchas figuras masculinas ataviadas con diademas, collares, ¿mochilas? y bastones con aves, algunas portando propulsor y escudo con dardos; incluye también tres figuras femeninas, dos de ellas cargando un bebé, y cinco cunas con bebés. Se suman cuatro figuras zoomorfas -dos aves, un caracol alargado y un felino- y cuatro figuras en forma de artefacto -una piel de felino, un

propulsor, un bastón con aves y tal vez un canasto.

¿Qué historia contarían a los dioses estos guerreros, mujeres, bebés, jaguares y aves?

Au

0 100 10 90 1 20 2 80 3 4 5 8 30 7 6
0
100
10
90
1
20 2
80
3
4
5
8
30 7
6
9
70
10
40
60
11
50
50
60
40
70
30
80
20
90
10
100

0

40 60 11 50 50 60 40 70 30 80 20 90 10 100 0 Estas

Estas figuras, particularmente las del maestro,

muestran un espectro de colores, desde los oros muy dorados hasta los más rojizos.

En sus composiciones químicas hay una amplia variabilidad: cobre desde 0,5% hasta 28%. Las diferencias en los contenidos de plata de los oros nativos empleados -desde 14% hasta 25%- sugieren que el orfebre buscó ampliar el rango de aleaciones, tanto en su cobre -añadiendo más o menos cobre

a los oros- como en su plata -seleccionando visualmente oros de distintos colores.

     
           

La observación detallada de las huellas de manufactura

en las piezas, visualmente y bajo el microscopio, permite identificar la mano de al menos dos orfebres con diferente

habilidad y estilo personal.

El que parece ser el maestro del taller se caracteriza por un diestro y fino trabajo de la cera y un mayor conocimiento de los cánones de representación de la figura humana muisca,

altamente estandarizada. Por la regularidad en sus gestos, es evidente que ha desarrollado un estilo personal más definido, con una preferencia por piezas pequeñas y delicadas.

Este orfebre tuvo a su cargo la manufactura de las figuras masculinas con propulsor y bastón con ave, las figuras femeninas y algunas cunas.

baston

Mochila

ave y con elaborados maestria y

con cera

detalle

en

       
o r a d o s maestria y c o n cera detalle en    
o r a d o s maestria y c o n cera detalle en    
o r a d o s maestria y c o n cera detalle en    
o r a d o s maestria y c o n cera detalle en    
o r a d o s maestria y c o n cera detalle en    
o r a d o s maestria y c o n cera detalle en    
o r a d o s maestria y c o n cera detalle en    

Ojos y boca en forma de C achatada

       

Pero a pesar de la destreza

En todos los objetos estudiados se observan

     

de este orfebre en el trabajo de la cera, su vaciado del

las dendritas de gran tamaño producto del

   

metal no es tan cuidadoso

proceso de vaciado y un enfriamiento lento, un rasgo característico y favorable del estilo tecnológico muisca.

     
     
           
Trato de perforar en por martillado el orificio entre las de piernas que olvido hacer
Trato de perforar
en por
martillado
el orificio
entre las
de piernas
que
olvido
hacer
el
modelo
cera?

Río Magdalena

Río Bogotá

Río Guavio

Río Meta

Río Sumapaz

     

Dos contextos de ofrenda en la planicie

A finales de la década de 1960, mientras se construía un sistema de riego en la vereda Canavita, junto a la carretera Tocancipá–Sopó, los trabajadores encontraron material arqueológico. Había fragmentos y vasijas de tipos cerámicos del periodo Herrera, el Muisca Temprano y el Muisca Tardío, evidencia de una larga ocupación. El sitio había sido utilizado para vivienda y cultivos, entierros y ofrendas.

Se encontraron dos contextos votivos: un ofrendatario cilíndrico y, entre dos lajas, uno antropomorfo, la figura de un guerrero con escudo y un orificio en el vientre para depositar la ofrenda.

Laguna de Fúquene

Tunja

Laguna de Iguaque

Laguna de Suesca

Tocancipá

Laguna de Guatavita

Laguna de Siecha

Bogotá

Laguna de Ubaque

Páramo de Sumapaz

Laguna de Tota

     

El ofrendatario cilíndrico es clasificado por los arqueólogos como del tipo cerámico Tunjuelo laminar, del periodo Herrera Tardío e inicios del Muisca Temprano.

El orificio del ofrendatario antropomorfo debió llevar una tapa que se amarraba a dos huequitos.

del Muisca Temprano. El orificio del ofrendatario antropomorfo debió llevar una tapa que se amarraba a
     

En los cerros de Canavita aledaños al sitio,

se observan antiguas terrazas, probablemente para construir las casas

y cultivar, en las que se han encontrado numerosos fragmentos de cerámica y algunos líticos.

numerosos fragmentos de cerámica y algunos líticos. El sitio se encuentra en una zona plana. La
numerosos fragmentos de cerámica y algunos líticos. El sitio se encuentra en una zona plana. La
numerosos fragmentos de cerámica y algunos líticos. El sitio se encuentra en una zona plana. La
numerosos fragmentos de cerámica y algunos líticos. El sitio se encuentra en una zona plana. La

El sitio se encuentra en una zona plana. La recolección del

material arqueológico se registró con números sobre una fotografía: se hallaron

fragmentos de raspadores de piedra, hachas, manos de moler, vasijas, múcuras y cuatro tumbas. En el número 12 se encontró el

ofrendatario cilíndrico y en el 17, el antropomorfo.

     
     
     

Río Magdalena

Río Bogotá

Río Guavio

Río Meta

Río Sumapaz

     

Alrededor de la laguna de Guatavita

Laguna de Fúquene

Tunja

Laguna de Iguaque

Laguna de Suesca

Sesquilé

Laguna de Guatavita

Laguna de Siecha

Bogotá

Laguna de Ubaque

Páramo de Sumapaz

Laguna de Tota

Una laguna en la cumbre de un cerro no pasó desapercibida para los muiscas. La convirtieron en uno de sus lugares más sagrados y favoritos para hacer ofrendas.

Durante la construcción del sendero peatonal del parque de la laguna en el 2006, un trabajador encontró cuatro piezas de orfebrería en una vasija. No supo qué hacer con ellas, pero finalmente decidió entregarlas al Instituto Colombiano de Antropología e Historia ICANH, consciente de que son un patrimonio de todos los colombianos.

Excavaciones arqueológicas evidenciaron la realización de ofrendas y el consumo ritual de chicha alrededor de la laguna.

                 

Faltante

Otros brazos?

de

metal

Figura en postura de canasto?

y prolongacion Dedos

una U formados

por

del brazo

encima

Dos figuras serpentiformes unidas

             

Brazos

     

Boca abierta

y saca la lengua!

           

El propulsor en se le fracturo

cera al hacer el molde?

del propulsor Parte danado?

No fue suficiente el metal para rellenar las piernas?

Bigotes: serpiente-jaguar

Que significaria este personaje?

           
         
     

La laguna de Guatavita se ha

intentado desaguar muchas veces

desde la Conquista transformando para siempre su paisaje.

Manuel María Paz, 1855, Comisión Corográfica. Biblioteca Nacional de Colombia.

transformando para siempre su paisaje. Manuel María Paz, 1855, Comisión Corográfica . Biblioteca Nacional de Colombia.
     
      Evidencia de ofrendatarios 40 30 20 10 0 Mayor densidad 0 20 40
      Evidencia de ofrendatarios 40 30 20 10 0 Mayor densidad 0 20 40
      Evidencia de ofrendatarios 40 30 20 10 0 Mayor densidad 0 20 40
      Evidencia de ofrendatarios 40 30 20 10 0 Mayor densidad 0 20 40
      Evidencia de ofrendatarios 40 30 20 10 0 Mayor densidad 0 20 40
      Evidencia de ofrendatarios 40 30 20 10 0 Mayor densidad 0 20 40
Evidencia de ofrendatarios 40 30 20 10 0 Mayor densidad
Evidencia de ofrendatarios
40
30
20
10
0
Mayor densidad
0 20 40 60 80 100 120 140 m Evidencia de jarras 40 30 20
0 20
40
60
80
100
120
140 m
Evidencia de jarras
40
30
20
10
0
0 20 40 60 80 100 120 140 m Evidencia de copas 40 30 20
0
20
40
60
80
100
120
140
m
Evidencia de copas
40
30
20
10
0
0
20
40
60
80
100
120
140
m
Evidencia de cuencos 40 30 20 10 0 0 20 40 60 80 100 120
Evidencia de cuencos
40
30
20
10
0
0 20
40
60
80
100
120
140 m
     

Fragmentos encontrados en las excavaciones arqueológicas.

      Fragmentos encontrados en las excavaciones arqueológicas.

Río Magdalena

Río Sumapaz

Río Bogotá

Río Guavio

Río Meta

     

Una ofrenda para la momia de un ancestro

Laguna de Fúquene

Tunja

Laguna de Iguaque

Laguna de Suesca

Páramo de Sumapaz

Laguna de Guatavita

Laguna de Siecha

Bogotá

Laguna de Ubaque

Pisba

Sierra Nevada del Cocuy

Páramo de Pisba

Laguna de Tota

En las montañas de Pisba, límite de la Cordillera Oriental con los Llanos, al oriente del departamento de Boyacá, esta momia, junto con dos copas de cerámica, una figura votiva en orfebrería y una mochila de algodón, permaneció trescientos años en una cueva. El palillo de su poporo, decorado con cuentas de concha, piedra y vidrio, indica que este personaje de alto rango vivió hasta después de la Conquista.

Sabemos por las crónicas que los muiscas momificaban a las personas de mayor jerarquía para rendirles culto como ancestros. En lugar de ser enterradas, las momias eran depositadas en templos, cercados y cuevas y las sacaban para participar en ceremonias.

     
      En sus batallas tienen una cosa extraña: que los que han sido hombres

En sus batallas tienen una cosa extraña: que los que han sido hombres afamados en la guerra y son ya muertos, les confeccionan el cuerpo con ciertas unturas, que queda toda la armazón entera, sin despegarse. Y a estos los traen después en las guerras así muertos, cargados a las espaldas de algunos indios, para dar a entender a los otros que peleen como aquellos pelearon en su tiempo… y así, cuando las batallas primeras que con los españoles hubieron, venían a pelear con muchos de aquellos muertos a cuestas.

venían a pelear con muchos de aquellos muertos a cuestas. Epítome de la conquista del Nuevo

Epítome de la conquista del Nuevo Reino de Granada, atribuido a Gonzalo Jiménez de Quesada, s.f.

muertos a cuestas. Epítome de la conquista del Nuevo Reino de Granada , atribuido a Gonzalo
             
   

con

               
 

y una remendada

Totuma

negra.

resina

hilos

su interior

Nada

en

Dentadura completa, sin caries

             

Parque Nacional Páramo de Pisba, Boyacá.

   

Fecha C14: entre siglos XV I y XV II d.C.

   

Territorio de los tunebos, o uwas, la región de Pisba limitaba con los muiscas y laches. Sin

 

hizo con

fardo

El de

se cuerdas,

tela,

capas mallas y

una piel de

oveja

             

embargo, los objetos que acompañan a esta momia son característicos de la

La técnica de momificación fue

               

tradición muisca.

secamiento por calor: el cuerpo

               
 

se ubicaba cerca al fuego para deshidratarlo. No hay evidencia de evisceración y aparentemente no se usó ninguna sustancia especial.

Metida en una mochila de fique

             
 

En la boca de esta momia y en el ano se pusieron fragmentos de textil,

         
 

por motivos tal vez simbólicos y funcionales.

 

video TAC momia

           
 

La figura votiva, de tumbaga rica en oro, representa una

             
 

momia adornada con

             
 

un collar. Fue vaciada a la

             
 

cera perdida con núcleo:

             
 

el orfebre elaboró su forma en arcilla y carbón molido y la recubrió con cera. Probablemente con una herramienta similar a un peine le dio la textura.

             

En esta mochila tejieron dos telas de algodón simultáneamente, una por debajo de la otra. Los diseños geométricos en dos colores son tejidos y no pintados.

C onserva la cal!

amarillas verdes

y

Cuentas

de vidrio

         

Río Magdalena

Río Bogotá

Río Guavio

Río Meta

Río Sumapaz

     

Una “botella” con un mensaje sobre sacrificios

Hace cerca de 1.000 años, en un paraje de Fontibón, Distrito Capital, un muisca depositó dentro de un fino recipiente de cerámica un conjunto de delicadas figuras de tumbaga con un mensaje para sus dioses. Le puso su tapa y lo ofrendó. En 1985 el mensaje fue interceptado por un habitante de esta localidad.

El ofrendatario de cerámica contenía 19 objetos de orfebrería, entre ellos seis figuras masculinas con bastón, seis en forma de gavia o poste de sacrificio, dos representaciones de bastón y una de la piel de un felino. El conjunto parece contarnos sobre el sacrificio de la gavia, celebrado en los postes a la entrada del cercado del cacique.

en los postes a la entrada del cercado del cacique. Laguna de Fúquene Tunja Laguna de

Laguna de Fúquene

Tunja

Laguna de Iguaque

Laguna de Suesca

Laguna de Guatavita

Bogotá

Laguna de Siecha

Laguna de Ubaque

Páramo de Sumapaz

Laguna de Tota

     
Calzada ceremonial o carrera La forma y el tamaño del recipiente se adaptan a las
Calzada ceremonial o carrera
La forma y el tamaño del recipiente
se adaptan a las piezas de orfebrería,
lo que sugiere que fue elaborado
expresamente para esta ofrenda. La
Figuras de cercados procedentes de Cogua y Cota, Cundinamarca.
cerámica es del tipo Funza cuarzo fino, y
al parecer de una época tardía del mismo,
entre 700 y 1000 d.C.
Un cronista describió el sacrificio humano en los postes
ceremoniales o gavias:
[Los caciques]
a las entradas y esquinas de sus casas
tenían unos gruesos y levantados maderos… y en lo más
alto de ellos hechas unas gavias como de navíos que
servían de hermosear los palos y esquinas, y de poner
cuando se había de hacer el sacrificio único de los que
tenían para esto, a donde lo mataban con flechas y dardos
que le tiraban de abajo, donde estaban los jeques cogiendo
con unas totumas la sangre que caía del madero…
Bajaban el cuerpo de estos muertos, y con él y la sangre, a
quien le tenían gran reverencia, iban con muchas danzas
por una carrera que tenían muy limpia y ancha como
para dos carretas, que salía desde el cercado del cacique
hasta un cerro alto, que solía ser de más de media legua de
distancia, donde apartándose los jeques del vulgo, tiraban
las piedras de la frente del sol con la sangre, y el cuerpo lo
enterraban.
Fray Pedro Simón, 1625, Noticias historiales de las conquistas de Tierra Firme en las
Indias occidentales.
                                               

La calidad del trabajo de la

       
                                               

cera de este y otros artífices revela la importancia de este paso del proceso, incluso mayor que la del vaciado. Para los uwas del Cocuy, la

             
                       

0

100

                   

cera significa fertilidad, transformación y pensamiento.

Gavia realista

       
                 

10

       

90

                                 
                   

1

                                         
               

20

           

80

                               
                   

2

                                         
                 

3

                                           
             

30

               

70

                             
                         

4

                                   
           

40

       

5

 

6

     

60

                           
         

50

                 

7

   

50

                         
       

60

                           

40

                       
     

70

                           

8

 

30

                     
   

80

                                   

20

                   
 

90

                                       

10

                 

100

                                           

0

               
                                                 

1*

           

Este orfebre usó un amplio rango de tumbagas, desde una cercana al oro nativo hasta otras ricas en cobre. El contenido más o menos constante de plata en el oro (17,4% ) parece indicar que utilizó una misma remesa de

                 

oro, de la misma procedencia, a la que fue agregando diversas cantidades de

                   

cobre. Creó así un espectro de mezclas y colores, desde el amarillo intenso hasta el rojo, para esta ofrenda sobre el sacrificio.

                 

* Corresponden a los números del diagrama ternario

                  * Corresponden a los números del diagrama
     
que agarrara algo: romperia se Parece durante la manufactura? 3 8 5 4 6 Embudo
que
agarrara
algo:
romperia
se Parece durante
la
manufactura?
3
8
5
4
6
Embudo de
fundicion
cilindrico
P ies y manos son semicirculos de hilos concentricos
     

La reiteración de elementos iconográficos sugiere una conexión entre hombres, gavias y bastones. ¿Por qué se incluiría una piel de felino? Los caciques tenían pieles de felinos que se usaban como atuendos durante las procesiones celebradas en las calzadas ceremoniales.

las procesiones celebradas en las calzadas ceremoniales. Otra de las ceremonias mas ostentosas que hacían los

Otra de las ceremonias mas ostentosas que hacían los moscas eran las procesiones… Unos iban representando osos, otros en figura de leones y otros de tigres (esto es, cubiertos con sus pieles, de suerte que lo pareciesen).

es, cubiertos con sus pieles, de suerte que lo pareciesen). Lucas Fernández de Piedrahita, 1666, Noticia

Lucas Fernández de Piedrahita, 1666, Noticia historial de las

conquistas del Nuevo Reino de Granada.

P iel de felino Tejuelo Extendida en un bastidor 2 7 Que representarian estos aros?
P iel de felino
Tejuelo
Extendida en un bastidor
2
7
Que representarian
estos aros?

Río Magdalena

Río Bogotá

Río Guavio

Río Meta

Río Sumapaz

     

La historia desconocida de la balsa

Laguna de Fúquene

Tunja

Laguna de Iguaque

Laguna de Suesca

Laguna de Guatavita

Laguna de Siecha

Bogotá

Pasca

Laguna de Ubaque

Páramo de Sumapaz

Laguna de Tota

Casi nadie sabe que la balsa muisca fue encontrada en una cueva en el cerro La Campana, en Pasca, Cundinamarca, en el límite sur del territorio muisca. Ni que formaba parte de una importante ofrenda, compuesta además por un gran ofrendatario en forma de un hombre sentado con boca amenazante, un fino poporo de cerámica, un fragmento de cráneo de felino y otra pieza de orfebrería.

La ofrenda alude a ceremonias del cacique. La balsa probablemente representa los rituales que los caciques realizaban en lagunas, arrojando objetos votivos a las aguas sagradas. La otra figura muestra también