You are on page 1of 1

El elefante, la soga y el efecto Pigmalin Mientras alguien paseaba por el zoolgico, se detuvo confundido al darse cuenta de que a los

elefantes slo los retena una delgada cuerda atada a una de sus patas delanteras, sin cadenas ni jaulas. Era obvio que los elefantes podan romper la soga que los ataba en cualquier momento, pero por alguna razn no lo hacan. Se acerc a un entrenador en busca de respuestas y ste le dijo: -Bueno, cuando son muy jvenes y mucho ms pequeos, usamos una soga del mismo tamao para atarlos y, a esa edad, es suficiente para retenerlos. A medida que crecen -continu el entrenador-, siguen creyendo que no pueden escapar; creen que la soga an los retiene, as que nunca intentar liberarse. La persona qued boquiabierta. Los elefantes podan liberarse de sus ataduras en cualquier momento pero porque crean que no podan, y eso era suficiente para mantenerlos paralizados. Moraleja Como los elefantes, nosotros solemos sostener firmemente la idea de que no podemos hacer algo, simplemente porque fallamos una o dos veces. Este es el aspecto negativo de algo que se conoce como Efecto Pigmalin: cuando alguien cree que no es capaz de lograr cierto objetivo, su autoestima disminuye y, en consecuencia, deja de intentarlo y se vuelve menos capaz de lograrlo. Cualquiera que tenga autoestima (alta o baja) lo entender. Por otro lado, tambin hay un efecto Pigmalin positivo: cuando la persona tiene fe en s misma o en su destino (aunque en realidad sea incapaz); en esos casos, su autoestima aumenta, se esfuerza ms y mejora su capacidad para lograr el objetivo. Por supuesto, los elefantes no saben eso -tampoco saben que Pigmalin fue un personaje mitolgico que se enamor de una estatua de su propia creacin-. Pero nosotros (ahora) s, y la prxima vez que nos encontremos frente a una situacin de "no puedo" podemos recordar al elefante atado a una soga casi imaginaria, que, evidentemente, estaba mal de la cabeza.