You are on page 1of 18

GUILLERMO DEL POZO

AFASIA

AFASIA

AFASIA

Guillermo del Pozo

DEDICATORIA Para Carmen Rodríguez Mazón (Ser, estar, parecer).

De la vida astuta siempre tomó lo que necesitaba para su oficio. La noche la manchaba entre la estufa y el aparador. Ahora se incorpora… la vida que hubiera podido vivir (simple, con abejas y vecinos, una valla de madera), las ciudades que cambiaron de nombre o ardieron, el silencio (látigo).

ANNE CARSON, Hombres en sus horas libres

9

SILENCIO I El silencio es infinito como el movimiento, no tiene límites. Para mí, los límites los pone la palabra.
(Marcel Marceau)

11

1 Afasia Aunque mis sonidos sean oscuros. Aunque mis pasos parezcan tardos. —Te juro que son calculados— Aunque cuando, en silencio, te mire —Quizás como nadie te ha mirado— No temas ni dudes de cuanto te amo. No necesito hablar para decirte tanto.

12

SOMBRAS II La sombra no existe; lo que tú llamas sombra es la luz que no ves
(Henri Barbusse)

13

2 Súplica Ayúdame a escapar De mí y te prometo Que jamás volverás a verme.

14

Para Ana Méndez

3

Hoy lloré muchas veces mucho ¿Para qué? Para nada. Me sangraban las manos tanto, tantísimo ¿Para qué? Para nada Como clavos tus ojos en mi pecho ¿Para qué? Para nada Y me besabas tanto me besabas ¿Para qué? Para nada Gota a gota sigo viviendo ¿Para qué? Para nada En definitiva; La lluvia que todo lo moja ¿Para qué? –todo seca– Para nada.

15

4

Estoy frente a las costas De mi piel semidesnudo Inconsciente de la conciencia Observando el mundo La vida se derrumba bajo mis pies No hago ningún esfuerzo En esta tierra que ya no es mía Miro impasible el porvenir acercarse Sigiloso oscuro Y no siento temor Me arranca de cuajo una sonrisa El pequeño gorrión Impaciente por una miga de pan Cómo envidio su rápido vuelo

16

La noche cae sin pudor Como el telón de un teatro Donde mi mente equilibrista Saltarina y juguetona Llora desconsolada entre bambalinas Qué alegría Cuando me dijeron Vamos al encuentro Del Señor Siento la adversidad del adversario Mientras, a solas Estoy frente a las costas De mi propio mar. Qué la Paz del Señor esté Con todos vosotros Pues con mi espíritu Ya está.

17