You are on page 1of 2

TRAJES TÍPICOS DEL PERÚ

En las zonas rurales del Perú, el traje es un importante distintivo, fruto del
sincretismo de los elementos prehispánicos con la ropa europea que fue necesario
llevar durante el periodo colonial.

El tradicional anacu inca fue transformado por las mujeres en las conocidas
polleras. Según la región, una falda negra es acompañada de una faja de colores
diversos, adornada con flores en la sierra de Piura o la lliclla de lana de colores en
Chiclayo.

En la sierra de Lima, la falda lleva una cenefa en rojo y negro y, en Junín, al igual
que en Cajamarca y en el Cusco, las faldas ya no son negras. Las mujeres dejan
asomar bajo su falda varias polleras de algodón bordadas, hasta con hilos de oro y
plata, con hermosos dibujos en el borde. El poncho data del siglo XVII y, al
parecer, es una variante del traje masculino, el unku. Los tupidos ponchos
cajamarquinos no dejan filtrar el agua; son tan largos como en Puno, en donde se
trocan por rojo durante los días de fiesta. En el Cusco, los ponchos son cortos y con
figuras geométricas muy elaboradas sobre fondo rojo.

En la costa, los ponchos fueron utilizados por los latifundistas y están hechos de
algodón o de lana de vicuña. En la selva, tanto hombres como mujeres de ciertos
grupos étnicos, visten una cushma, una túnica amplia cosida a los costados,
adornada con tintes y figuras geométricas de la región. Los trajes suelen ir
acompañados por sombreros de lana o paja, algunos de colores. Pero en las zonas de
mayor frío en el ande, se suele utilizar el chullo, un gorro tejido de lana que cubre
las orejas y que esta decorado con motivos geométricos.

Los bailes regionales requieren de trajes distintivos. En la costa, para bailar


marinera el algodón de la falda fue reemplazado por la seda. En el ande, los
danzantes de tijeras adornan su hermoso traje con espejos y bordan a su dios
protector en la espalda.

Yungay (Ancash) Los modelos de los trajes típicos de los pueblos


del callejón de Huaylas son bastante diversos. En el puede notarse
el colorido de la confección: falda de Bayeta, tela de lana suelta y
poca tupida pegada a la cintura, y sobre la blusa una o dos mantas
de lana para protegerse del frió de la zona.

Departamento de Cajamarca Chaqueta y camisa blanca, pantalón


negro con aberturas laterales y amplio poncho de lana de diversos
colores, constituyen la común indumentaria del hombre de Cajamarca.
Además lleva un tambor de cuero y la conocida flauta cajamarquina -
instrumento hecho de tubo de carrizo - usada generalmente en
fiestas típicas o en cortejos fúnebres.
Departamento de Huancavelica En Huancavelica todas las
fiestas religiosas tienen como parte integral de las celebraciones
numerosas estampas costumbristas llenas de alegría y jolgorio,
en que las mujeres lucen vistosísimos y coloridos atuendos. El
traje típico de la mujer huancavelicana consiste en su vestido
con falda volada, un poco ceñido a la cintura, cuyos colores son
celestes o azules. Los zapatos son de cuero.

Departamento de Lambayeque
Indudablemente el vestido de las mujeres en las ciudades
costeñas depende de la naturaleza del trabajo, la estación
del año y la influencia de la moda; y fundamentalmente, del
nivel económico. Por esta razón emplean vestidos muy
variados.
En las exhibiciones públicas, certámenes usan los trajes
típicos, que reflejan las tradiciones de sus pueblos. El
vestido hace recortar a las culturas que florecieron en
Lambayeque.

Catacaos (Piura)
El diseño básico de la vestimenta de Catacos - distrito piurano
especialista en orfebrería - es similar al de toda la costa norte
del Perú. Los trajes son sencillos y cómodos, teniendo los
mayores adornos en los bordados del camisón que sobresale a
manera de blusa sobre la falda ancha pegada a la cintura.
También son muy vistosas las famosas "dormilonas", artísticos
pendientes, obra de los orfebres del pueblo. Un sombrero
norteño de paja y un chal blanco de algodón completan la
indumentaria.

Trajes Típicos de Arequipa


La vestimenta usada por la mujer arequipeña en los distritos
tradicionales, tiene características propias en cuanto a colores,
como la amplia falda roja ceñida a la cintura cuyos extremos
llegan a media pierna; blusas blanca con bobos en la mangas y
cuello redondeado y fruncido; sombrero de paja blanca de copa
ancha y llevando en la mano un pañuelo blanco con el que se
acompaña en su rítmica danza que realiza en las distintas
festividades folclóricas que rememora la Arequipa de antaño.