You are on page 1of 1

Historia del Derecho de las Instituciones Espaolas Prctica 2

El Decreto de Granada de expulsin de los espaoles de religin juda.


El decreto de Granada o de la Alambra fue editado en la Alambra el 31 de marzo de 1492 por los reyes Catlicos, Fernando II de Aragn e Isabel I de Castilla, en el cual se obliga a todos los judos de la pennsula Ibrica a convertirse al catolicismo o ser expulsados. Mediante este se ordenaba a salir con carcter definitivo y sin excepcin a todos los judos, no slo de los reinos peninsulares, sino de todos aquellos territorios que se encontraran bajo el poder de los Reyes Catlicos. El plazo era de 4 meses a partir de la firma del edicto, aunque se ampli 10 das para compensar el tiempo que transcurri desde la promulgacin y el conocimiento del decreto. La desobediencia de este supondra la condena a muerte y confiscacin de los bienes. Los reyes ofrecieron su seguro real para que los judos negociaran su fortuna y se la llevaran, si as era su deseo, en forma de letras de cambio, puesto que haba una ley que prohiba que se sacara oro, plata, moneda, armas y caballos del pas. Despus de la expulsin, los reyes ordenaron llevar a cabo una estricta investigacin. Se descubri que algunos judos haban logrado sacar oro y plata, sobornando a las autoridades. Los reyes, al saberlo, anularon las letras de cambio; as pues, los banqueros entregaron a la Corona los bienes que haban recibido de los judos, reservndose el 20 por 100 de cuanto tenan en depsito. Los mayores contingentes de exiliados, principalmente procedentes de tierras de Castilla, optaron por dirigirse hacia Portugal y Navarra, aun cuando la situacin de estos reinos evolucionaba hacia opciones tan intransigentes y duras como las que se vivan en Castilla y Aragn. Efectivamente, unos pocos aos despus, en 1497, el Reino de Portugal obligaba a la conversin forzosa de todos aquellos judos llegados de Espaa. Finalmente, aquel exilio del judasmo hispnico tom camino tambin, aunque fueron muy pocos sus efectivos, hacia el Norte de frica, ubicndose en Marruecos y en otras ciudades, como Orn, donde lleg a constituirse una singular comunidad juda, singular porque durante el largo perodo en que aquella plaza reconoci la soberana de la monarqua catlica, aquellos judos los de la aljama de Orn fueron los nicos que siguieron reconocindose como sbditos de Su Majestad.

Bibliografa La incomparable Isabel la Catlica, Jean Dumont http://es.wikisource.org/wiki/Decreto_de_Granada