You are on page 1of 1

Pequea del amor, t no lo sabes, t no puedes saberlo todava, no me conmueve tu voz ni el ngel de tu boca fra, ni tus reacciones de sndalo

en que perfumas y expiras, ni tu mirada de virgen crucificada y ardida.