Вы находитесь на странице: 1из 1

Reencuentro

Luis Fayad
La mujer le dej saber con la mirada que quera decirle algo. Leoncio accedi, y cuando
ella se ape del bus l hizo lo mismo. La sigui a corta pero discreta distancia, y luego de
algunas cuadras la mujer se volvi. Sostena con mano firme una pistola. Leoncio
reconoci entonces a la mujer ultrajada en un sueo y descubri en sus ojos la venganza.
Todo fue un sueo le dijo. En un sueo nada tiene importancia.
Depende de quien suee dijo la mujer. Este tambin es un sueo.