Вы находитесь на странице: 1из 13

LA EVALUACIÓN DE LOS APRENDIZAJES

EN EL CONTEXTO DE LA REFORMA EDUCACIONAL


(Resumen del Texto: Conceptos actuales sobre Evaluación del Aprendizaje Escolar para NB3, Hacia una Evaluación Educativa,
aprender para evaluar y evaluar para aprender, Erica Himmel K, Pontificia Universidad Católica de Chile, Volumen I, 1999,
Santiago. Pág.15-44)

Introducción:

A través del contenido que se incluye en esta unidad, se:


*hará un análisis retrospectivo y actual del concepto de evaluación
*analizarán distintos tipos de evaluación referidos al aprendizajes de los estudiantes
*destacarán aspectos relevantes de las prácticas evaluativas lideradas por los profesores
a nivel de aula, tanto en el pasado cercano como en la actualidad
*resaltarán las demandas de la Reforma Educacional y las posibilidades que ofrece el
desarrollo de un buen proceso de evaluación educativa.

Se pretende que el profesor(a) que trabaje con este material:


*internalice un nuevo concepto de evaluación
*analice sus prácticas profesionales a la luz de éste
*plantee las características que debieran presentar las evaluaciones de aprendizajes en
alumnos
*detecte los obstáculos, las oportunidades que el medio presenta, las posibles
consecuencias del desarrollo de una evaluación de aprendizajes en los alumnos, y
*sea capaz de delinear un plan de evaluación de aprendizajes, destacando especialmente
el rol y responsabilidades que le corresponde tanto a él mismo(a) como a los alumnos.

1. Hacia un concepto de evaluación: una mirada retrospectiva, actual y


proyectiva.

Tipos de Evaluación

Existen diversos criterios que posibilitan la clasificación de las evaluaciones de los


aprendizajes de los alumnos. Entre otros se destacan:

a.-Intencionalidad
b.-Momento
c.-Extensión
d.-Agente evaluador
e.-Referente de contrastación o stand de comparación.

a.-Según su Intencionalidad:

- Intencionalidad Diagnóstica: explorar, verificar el estado de los alumnos en


cuanto a conocimientos previos, actitudes, expectativas, al momento de
iniciar una experiencia educativa.
- Intencionalidad Formativa: disponer de evidencias continuas que permitan
regular, orientar y corregir el proceso educativo, mejorarlo y tener mayores
posibilidades. Detecta logros, avances, dificultades para retroalimentar la
práctica, beneficia el proceso de aprendizaje, previene obstáculos y señala
progresos.

Esta retroalimentación puede ser:


*Confirmativa la cual señala sólo si está bien o no la respuesta dada por él. Correctiva,
si además de decirle que está mal se le señala la respuesta correcta.
*Explicativa, cuando se indica al alumno el porqué está bien o mal la respuesta.
*Diagnóstica, si se identifica la fuente de la equivocación si es incorrecta.
*Elaborativa , cuando además se amplia la información para ampliar sus conocimientos.
- Intencionalidad Sumativa: se aplica a procesos y productos terminados,
uno de ellos es al término de una experiencia de aprendizaje o de una etapa
importante del mismo., comprueba la eficacia del proceso enseñanza-
aprendizaje y entrega luces para la planificación de futuras intervenciones.

b.-Según el Momento:

- Inicial: se efectúa al inicio y posibilita el conocimiento de la situación de


partida. Decide por donde comenzar para luego establecer los verdaderos
logros y progresos de los alumnos atribuyéndoles su participación en una
experiencia de enseñanza de aprendizaje formal.
- Procesual: si el enjuiciamiento o valoración se realiza sobre la base de un
proceso continuo y sistemático del funcionamiento y progreso de lo que se
va a juzgar.. es imprescindible si se quiere tomar deciones adecuadas y
oprtunas conducentes a mejorar los resultados en los estudiantes.
- Final: para determinar los aprendizajes al término del periodo que se tenía
previsto para desarrollar un curso o una unidad, con el cual los alumnos
deberían lograr determinados objetivos.

c.-Según el Agente Evaluador:

- Interno: realizadas por las personas que participan directamente de la


experiencia educativa.
En ellas existen:
*Autoevaluación: al estudiante le corresponde el rol fundamental, es él quien
debe llevar a cabo el proceso de evaluación.
*Heteroevaluación: el profesor delinea, planifica, implementa y aplica el
proceso evaluativo, el estudiante sólo responde a lo que se le solicita (la más
utilizada)
*Coevaluación: se realiza en conjunto, ya sea por algunos de sus miembros
o del grupo en su conjunto.
- Externas: quienes preparan y desarrollan las evaluaciones son personas que
no pertenecen al
centro educacional.
d.-Según su Extensión:

- Evaluación Global: abarca la totalidad de las capacidades expresadas en los


objetivos generales y de unidad, además de los criterios de evaluación de los
diferentes subsectores o áreas.
- Evaluación Parcial: focaliza parte de los aprendizajes que se espera que
logren los alumnos.

e.-Según el Referente o estandar de Comparación :

- Normativa: Se dispone de algún grupo de comparación previamente


establecido. Se definen los estandares o normas a comparar con cada uno de
los alumnos de un curso, se aplica el procedimiento para detectar los
aprendizajes previstos para una unidad.

- Criterial: Se establece el patrón deseado, se juzgan las respuestas que el


alumno ha dado si estas logran o superan los del patrón establecido, con
respecto a si mismo. Es independiente de los logros alcanzados por los
demás alumnos.

Otros tipos de Procesos Evaluativos

Evaluación Personalizada: Tiene en cuenta las características del estudiante, sus


circunstancias sociales, sus posibilidades y limitaciones. Esta evaluación puede
desarrollarse como experiencia educativa en la que participan todo un curso.

Evaluación Diferenciada: Aquella que es necesaria para los casos en que el alumno
presenta dificultades tales como dislexia, disgrafía, discalculia, problemas motores, etc.
Si se atienden las evaluaciones personalizadas, se atienden sin duda las de este tipo de
necesidades y demandas.

Evaluación Auténtica
Evaluación Cooperativa
Evaluación Participativa
Evaluación Integral
Evaluación de los aprendizajes
Evaluación Educativa
en los alumnos de Hoy
Evaluación Colaborativa
Evaluación Proyectiva
Evaluación Proactiva
Evaluación Etica
2. Evaluación de aprendizajes ayer y hoy: por qué y para qué

Aún cuándo se ha planteado como intencionalidad general que la educación


pretenda el desarrollo integral y social de las personas, en la práctica se ha prestado
mayor atención a la adquisición de conocimientos por parte de los alumnos.

Las evaluaciones han servido para aprobar o reprobar a los alumnos a través de
calificaciones que se ponían según fuese el número de respuestas correctas o erradas
que el alumno diese en un prueba oral o escrita.

Hoy la realidad es distinta, hay nuevos descubrimientos, aportes, avances y


también nuevas demandas. Hoy es importante tener presente, entre otros, los aspectos
siguientes:

• El hombre es un ser en desarrollo constituido por las vertientes de necesidad y


libertad
• La sociedad es dinámica, cambiante por acción intencionada o no, del mismo
hombre
• Hay numerosos avances científicos, tecnológicos, que repercuten en el mundo
• Hay nuevos o ignorados organismos que causan graves dañaos al hombre
• Hay nuevos estímulos que impactan y conquistan a niños, jóvenes y adultos
• Hay modernos medios que posibilitan una “comunicación” múltiple entre varias
personas, ubicadas a grandes distancias, que minimizan o anulan las
posibilidades de interpretación distorsionada o sesgada de un suceso
• Se dispone de tecnología novedosa que permite re-mirar, cuantas veces sea
necesario, un mismo proceso, suceso, tema, siguiendo uno o distintos caminos,
lo que permite hacer diferentes lecturas del mismo en diferentes momentos y
con desiguales ritmos, según se requiera
• Se ha incorporado la robótica en las industrias
• Se han producido progresos que han provocado modificaciones en diversos
ámbitos tales como en la producción natural, en las formas de alimentación, en
las formas de vida.

Hoy importa aprender a interrogar la realidad, indagar la realidad y las


consecuencias de los cambios, especialmente a nivel personal y social, importa el
desarrollo de la capacidad científica al servicio de la humanidad.

“Se hace cada vez más necesario que cada persona internalice valores trascendentes,
logre un equilibrio armónico consigo mismo y con su medio, una positiva y eficaz
comunicación con los demás, un compromiso social, un alto nivel de creatividad y
liderazgo, un vasto conocimiento dela naturaleza humana en sus grandezas y
debilidades, en su realidad y en sus posibilidades, una capacidad para problematizar y
resolver problemas, una capacidad de construir solidariamente”(Olivares, 1996).

Todo lo anterior lleva a remirar los procesos de enseñanza y los procesos de


evaluación de aprendizajes. Será importante mantener lo bueno y necesario, pero
también, introducir cambios para aprovechar los avances, dar respuestas a las
necesidades y demandas de las personas en estos tiempos.
Hoy se plantea a nivel oficial, que los propósitos más fundamentales de la
enseñanza son “contribuir al desarrollo personal pleno de cada uno de los chilenos y
chilenas, potenciando al máximo su libertad y su capacidad de creatividad, iniciativa y
crítica”, por una parte y por otra, “contribuir al desarrollo equitativo, sustentable y
eficiente del país”. Ambos convergen en la finalidad de”contribuir al desarrollo integral
y libre dela persona en un contexto económico y social que, por el nivel de desarrollo
alcanzado, potencia las posibilidades de esa libertad, creatividad, iniciativa y
crítica”(Mineduc, Diario Oficial de la República de Chile, 1996).

Lo anterior de por sí constituye una demanda para llevar a cabo modificaciones a


los tradicionales procesos de evaluación de aprendizajes en los alumnos. Además hoy en
día la concepción antropológica y valórica sustentada oficialmente considera que “los
seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos. La perfectibilidad
inherente a la naturaleza humana se pone de manifiesto como una fuerza de
autoafirmación personal y búsqueda permanente de la trascendencia que permite otorgar
sentido a la existencia personal y colectiva. La libertad que hace a cada individuo
persona y sujeto de deberes y derechos conlleva la capacidad de razonar, discernir y
valorar y hace posible la conducta moral y responsable” (Mineduc, Diario Oficial de la
República de Chile, 1996)

Lo anterior debe tenerse presente especialmente en los procesos de enseñanza


aprendizajes formales y, por ende en los procesos evaluativos que se llevan a cabo en
los mismos.

Por otra parte, la Comisión Nacional para la Modernización ha planteado la


necesidad de atender principios de carácter ético. Estos “deben abrir a todos los niños y
jóvenes de ambos sexos, la posibilidad de desarrollarse como personas libres, con
conciencia de su propia dignidad y como sujetos de derechos. Asimismo, deben
contribuir a forjar en ellos el carácter moral regido por el amor, la solidaridad, la
tolerancia, la verdad, la justicia, la belleza, el sentido de nacionalidad y afán de
trascendencia personal” (Mineduc, Diario Oficial de la República de Chile, 1996)

Todo lo anterior está significando más claramente la necesidad y urgencia de


llevar a cabo una revisión de nuestros procesos de enseñanza y en particular de los
procesos de evaluación de aprendizajes. ¿Qué aprendizajes detectar?¿Cómo
hacerlo?¿Para qué? De las respuestas que se den a estas interrogantes, tal vez la que más
está condicionada a lo planteado en los puntos anteriores sea el Cómo. Según cómo se
llenen a cabo los procesos de evaluación de aprendizajes, se podrá estar contribuyendo,
más o menos, a lograr satisfacer las necesidades y las demandas planteadas.

3. Requerimientos a la luz de la Reforma Educacional

a)Evaluación : condición presente

La actual situación de la Educación formal Chilena, está determinada por la


tradición e inercia en algunas prácticas; pero también, por la aplicación de propuestas
más novedosas producto de investigaciones en el campo educacional y de experiencias
exitosas unas, y no tanto otras, vividas por los profesores; también, está determinada por
la demanda social respecto de una serie de cambios esperados, en especial al interior del
proceso enseñanza-aprendizaje; y dentro de éste, la evaluación no podía quedar al
margen. Esto, porque la “evaluación es inseparable del proceso enseñanza-
aprendizaje”(Vargas,1998).

Las actuales evaluaciones de aprendizaje de los alumnos tienen mucho de lo


tradicional, aunque cada día son más numerosas las experiencias que tratan de ir acorde
a los avances y demandas de la época.

Es cierto que actualmente la evaluación educacional en nuestro país, Chile, está


condicionada por una serie de disposiciones legales, las que están contenidas en
documentos oficiales, entre otros Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza N°18.962,
Decreto Supremo de Educación N°40, Decreto de Evaluación y Promoción Escolar
N°511.

A estas disposiciones legales se suman los planteamientos insertos en cada


proyecto educativo que sustentan las diferentes comunidades educacionales y que
constituyen no sólo una demanda, sino que un compromiso a ser cumplido por quienes
intervengan en su puesta en marcha y desarrollo. Sin embargo, en estas disposiciones, si
bien se establecen aspectos que fijan “lo mínimo”, no se cierra, ni limita lo mejor,
superior o máximo a lograrse. Esto último dependerá de las personas que participan de
los procesos educativos y evaluativos.

b)Nuevas consideraciones de la Reforma a la Evaluación

Las nuevas consideraciones, exigencias o demandas que se plantean a la


evaluación educacional en la actualidad, debidas al nuevo contexto educativo, se pueden
inferir o deducir a partir de los documentos oficiales mencionados anteriormente, pero
principalmente, desde lo preescrito en la LOCE y el Decreto 40.

LOCE: Ley Orgánica General de Enseñanza


Fija los requisitos mínimos que deben cumplir los niveles de la enseñanza básica
y media, y regula el deber del Estado en cuanto a velar por su cumplimiento; también
norma el proceso de reconocimiento oficial de los establecimientos educacionales.

Artículos importantes de la LOCE:


Artículo 10: Explicita los objetivos generales que deben lograr en la enseñanza básica.
Entre ellos, comprender la realidad, desarrollar las potencialidades físicas, afectivas e
intelectuales, pensar en forma creativa, reflexiva, crítica, desempeñarse con
responsabilidad, participar en la vida de la comunidad conciente de sus deberes y
derechos, proseguir estudios de acuerdo a sus aptitudes y expectativas.

Artículo 11: Contiene los objetivos fundamentales verticales y contenidos mínimos


obligatorios que se ordena en una matriz curricular básica la cual establece puntos de
articulación entre la estructura del saber y los tipos de aprendizaje a lograrse a lo largo
de la progresión de los cursos.

Artículo 18: entre otros, expresa que “los establecimientos tendrán libertad para fijar
los planes y programas para el cumplimiento de los referidos objetivos y contenidos
mínimos obligatorios por año y los complementarios que cada uno de ellos fije”.
Artículo 19: entre otros, que al Ministerio de Educación le corresponderá establecer la
aplicación periódica de un sistema de evaluación, elaborar estadística de sus resultados
y publicarlas.

Para formular los Objetivos Fundamentales Transversales de la Educación General


Básica se estableció el siguiente principio orientador: “La educación chilena busca
estimular el desarrollo pleno de todas las personas, promover su encuentro respetando la
diversidad, y, sobre esta base, formarlas tanto dentro de valores que revisten al sentido
ético de la existencia personal, como en la disposición para participar y aportar,
conforme a su edad y madurez, en una convivencia regida por la verdad, la justicia y la
paz” (Mineduc, Diario Oficial de la República de Chile, 1996).

Una evaluación que en cierta medida responda a las normativas educacionales


mencionadas debe ser consistente con lo que se incluye en el cuadro siguiente:

LOCE DECRETO 40
*Centrada en lo moral, intelectual, artístico *Insta a vigilar la formación de un sujeto
y espiritual. para la modernización del país.

*Cautela la integración al medio social del *Permite el desarrollo pleno del alumno.
sujeto

*Orientada hacia el desarrollo de *Acentúa la formación de una persona


habilidades libre y responsable

*Favorecedora de la continuación de los *Demanda el cumplimiento de los


estudios hacia niveles siguientes. Objetivos Fundamentales y Contenidos
Mínimos.
*Focaliza el logro de contenidos mínimos *Propicia el trabajo pedagógico que esté
centrado en el alumno.

*Considera que se estimule el *Insta a la realización de trabajo


conocimiento y aprecio del legado cooperativo y grupal, entre los alumnos.
histórico cultural.

*Demanda que se promueva el pensar *Propicia las manifestaciones de los


reflexivo, crítico y libre. valores ético y citadinos.

Hoy la evaluación de los aprendizajes deberá hacerse de manera diferente a como se


hacia antaño; hoy, no es posible dejar fuera del proceso mismo, las habilidades motoras,
sociales, actitudes, etc. De los estudiantes; hoy debe tenerse presente las
particularidades individuales y culturales de los alumnos, la heterogeneidad de los
grupos si realmente se desea lograr aprendizajes significativos. Hoy se debe privilegiar
el desarrollo de los procesos y habilidades de orden superior (elaborar, pensar en
sistema, resolver problemas, etc) y por lo tanto, la evaluación tradicional debe cambiar.
Hoy la evaluación se orienta entre otros a:
- Conocer los logros y avances que presenta cada alumno en relación a los
objetivos planteados;
- Conocer los procedimientos que utilizan los niños y niñas para aprender, el
tipo de errores que cometen y cómo los aprovechan para una mejor
comprensión de los tópicos de aprendizaje;
- Identificar las necesidades educativas de los alumnos de modo de poder
tomar oportunamente medidas pedagógicas para favorecer que todos los
niños y niñas aprendan;
- Permitir que los alumnos conozcan sus propios rendimientos, comprendan la
complejidad de las tareas emprendidas e identifiquen en sus propias
capacidades, medios para reforzar, mejorar o consolidar aprendizajes
(Mineduc, Reglamento de Evaluación, 1997.)

4. Visualizando una evaluación consistente con la reforma educacional:


fundamentos, propósitos, tipos, características, repercusiones.

La actual Reforma Educacional plantea como deseable y posible para los


estudiantes el lograr mayores capacidades entre las que están: “abstracción y
elaboración de conocimientos, pensar en sistemas, experimentar, aprender a aprender,
comunicarse y trabajar colaborativamente, resolución de problemas, manejo de la
incertidumbre y adaptación al cambio” (Rodríguez,1999)

Actualmente, el protagonismo en el proceso de enseñanza-aprendizaje debe estar


centrado en el estudiante. Esto y lo anterior, exigen cambios no sólo en las formas de
enseñanza sino que también en la evaluación.

Rodríguez destaca entre las siguientes características, para un proceso de enseñanza que
podría satisfacer mejor las demandas de los actuales planes y programas de estudio.

- No existen alumnos estandar. Cada uno es único y, por lo tanto la enseñanza


y la evaluación deben ser individualizada y variada.
- Usar variados procedimientos que incluyen, entre otros, la observación,
proyectos y trabajos de los alumnos, las carpetas que los alumnos crean y
mantienen, pruebas de lápiz y papel, muestran un cuadro más global del
progreso del alumno.
- Los límites entre currículo y evaluación se confunden: la evaluación ocurre
en y a través del currículo y en la práctica diaria.
- El factor humano, es decir, las personas comprometidas con el alumno:
profesores, padres, los mismos compañeros, son claves para realizar un
proceso de evaluación más exacto.
- El fin principal de la educación es formar personas capaces de aprender
durante toda su vida y la evaluación contribuye para ello.
- Al diseñar un procedimiento evaluativo, importan principalmente los
beneficios que él puede tener para el aprendizaje del alumno, esto es, su
validez consecuencial.
- La enseñanza y el aprendizaje deben centrarse en el proceso de aprendizaje,
el desarrollo de habilidades de pensamiento y en la comprensión de las
relaciones dinámicas entre los contenidos curriculares y la vida real.
- Una enseñanza exitosa prepara al alumno para vivir efectivamente durante
toda su vida, por lo tanto, se centra en enseñar para transferir el aprendizaje
más allá del aula, hacia la vida diaria.

Sobre la base de lo anterior, es posible visualizar algunas modificaciones importantes en


la evaluación, consistentes con las demandas de la Reforma y de los tiempos actuales;
estas son:
- Se incrementa el rango de las capacidades, habilidades y actitudes que se
evalúan.
- Se amplia el repertorio de procedimientos e instrumentos de evaluación.
- Se enfatiza la importancia de la retroalimentación, que la evaluación puede
dar al proceso formativo.
- Se acepta la participación de otros agentes –además del profesor- en la
evaluación, principalmente del propio alumno y de sus compañeros
(autoevaluación, evaluación de pares, etc.).
- El profesor pasa a tomar un rol más activo, en el sentido que planifica sus
evaluaciones con orientación más pedagógica que reglamentaria; conviene
con los alumnos sobre procedimientos evaluativos y formas de aplicarlos,
dentro de disposiciones reglamentarias menos rígidas; atiende a necesidades
e intereses individuales; aplica criterios formativos de manera flexible.
- La evaluación se da naturalmente como parte del quehacer diario y no se
considera una interrupción molesta del proceso de aprender.

Los procesos evaluativos que se desarrollan deberán tener un intencionalidad


educativa consistente con lo que cada alumno necesita, la sociedad demanda y posibilita
y con lo que se ha comprometido la actual Reforma.

Los propósitos principales de los procesos evaluativos serán: detectar los logros,
provocar y posibilitar nuevos aprendizajes en los alumnos, dar luces respecto de las
variables causales y pistas para el caminar siguiente, de forma tal de aumentar la
efectividad y eficacia de los procesos de enseñanza aprendizajes formales.

Los procesos de evaluación pueden ser de diferentes tipos y asumir distintas


características. Los propósitos que se persigan son los que deben tener presente a la hora
de elegir.

Auténtica
Educativa Colaborativa

Cooperativa
Proyectiva

Evaluación de los
Aprendizajes
Participativa
Proactiva

Integral Ética
Auto y
Coevaluación
Cada uno de estos tipos de evaluaciones incluidos en el esquema tiene el opuesto
y entre ambos es posible distinguir una gradiente. En todo caso, no son excluyentes
entre sí, un mismo proceso puede presentar una o más características de todas las que
han sido presentados en el esquema anterior.

5. Etapas de un proceso evaluativo de aprendizajes

La evaluación de aprendizajes en los alumnos sigue y seguirá siendo necesaria;


sin embargo desde hace algún tiempo en el ámbito educacional su campo se ha
diversificado ampliamente. Se deben evaluar distintos “objetos” entre los que podemos
encontrar procesos, elementos, logros; por otra parte se debe evaluar en diferentes
momentos en distintas áreas, en todos y cada uno de los involucrados.

La evaluación de aprendizajes debe concebirse desde un inicio como un proceso


educativo en sí mismo, además de cumplir otras funciones que deben quedar
determinadas desde el inicio del proceso. Evaluar un proceso de enseñanza aprendizaje
implica juzgar lo previsto y comprometido, lo realizado y lo logrado.

Las etapas a seguir en un proceso de evaluación de aprendizajes formal son las


siguientes:

1.Delineamiento: Se establece la necesidad y propósitos de la evaluación,


fundamentos valóricos y exigencias técnicas, momentos, modalidad, participantes.
Antes de pasar a la etapa siguiente es importante apreciar la factibilidad de llevarla a
cabo en el tiempo que se dispone.

2.Planificación: etapa que demanda más tiempo y reflexión. Se debe explicitar el


qué, por qué, para qué se evaluará, el significado de la fundamentación que iluminará y
condicionará el proceso evaluativo, plantear las interrogantes a responder al final del
proceso, los procedimientos e instrumentos necesarios, las fuentes de información, los
mecanismos de análisis de evaluación, los referentes de contrastación a ser utilizados,
audiencias, tipos de informes a construir, posibles sugerencias para la toma de
decisiones.

3.Implementación: implica la selección o construcción de materiales,


instrumentos, implementos necesarios según lo planificado, todo ello debidamente
validado.

4. Aplicación: significa el desarrollo de las acciones establecidas según las


etapas anteriores, vale decir, el uso de los instrumentos e implementos generados para
recoger la información que se necesita.

5. Análisis de resultados y proyecciones: utilizar la información obtenida para un


mejor conocimiento del objeto en estudio, la comparación con el o los referentes de
contrastación que permitirán emitir el juicio, y también la determinación de las variables
que pueden haber influido en los resultados y que de una o otra forma dan luces para
orientar la toma de decisión, particularmente en lo que dice con las acciones a seguir
inmediatas y mediatas, especialmente en aquellos casos en que los resultados de los
aprendizajes detectados tengan incidencia en las etapas siguientes del proceso de
enseñanza-aprendizaje.

Cada una de las etapas debe ser evaluada de forma tal de realizar oportunamente
los ajustes que sean necesarios, esto significa que es indispensable realizar una
Metaevaluación. (Es el proceso de juzgar cada elemento o proceso de la evaluación, de
forma tal de asegurar que la información que se recoja, el análisis que se realice llevarán
a la explicitación de un juicio correcto y que producirá efectos positivos en sus
participantes.)

6. Rol y responsabilidades del profesor como evaluador

Es necesario tener presente quién evalúa y para qué lo hace. Tradicionalmente ha


sido el profesor quien ha evaluado a sus alumnos con la finalidad de controlar y detectar
logros; se le ha atribuido la capacidad de evaluar, y sólo él ha asumido la
responsabilidad de decidir los criterios, aplicar el proceso, interpretar los datos e
informaciones y decidir. Tal centralidad sigue estando vigente, a pesar de que no ha de
entenderse en términos de exclusividad. Esta se pierde en este contexto de reformas y
modificaciones, puesto que los agentes y su participación se ha extendido bastante, al
grado de pensar en agentes tales como padres y alumnos..

Hoy, en la evaluación de aprendizajes, el rol de educador y sus responsabilidades


deben ser diferentes, entre otros, a consecuencia principalmente de las variadas
demandas y cambios a que se ha hecho referencia. El tema de la responsabilidad
educativa hoy no debe ser unidireccional.

Si se asume la evaluación como un proceso educativo en sí, entonces se


transforma en una instancia de participación y diálogo, a lo que se le puede agregar la
condición de ser un proceso de negociación.

Cada día se enfatiza más la necesidad de desarrollar estrategias que posibiliten


una real participación de los estudiantes, se postula un aprendizaje activo, significativo.
Si bien, no son pocos quienes llevan a cabo procesos para evaluar al alumno, con la
finalidad de conocerlos mejor, determinar el logro de objetivos, diagnosticar problemas
de aprendizajes, orientar y mejorar el aprendizaje; hay otros, aunque en menor cantidad,
que desarrollan proceso para evaluar al docente.

Quienes lo llevan a cabo reconocen que estas evaluaciones, ayudan a identificar


vías de realce de las destrezas, ayudan a la planificación del perfeccionamiento y
desarrollo profesional, permiten identificar potencial humano, potencian los déficit
profesionales. Algunos profesores asumen ser agentes de su autoevaluación; sin duda es
importante este proceso por los educadores, pero centrándose al ámbito de la evaluación
de aprendizajes cabe destacar que al profesor le corresponde:

-Liderar instancias reflexivas y formativas que den paso a reorientar sus


prácticas evaluativas intraula.
-Revisar críticamente sus procedimientos evaluativos y gestionar cambios
pertinentes atendiendo a las demandas actuales.
-Incorporar paulatinamente en su quehacer pedagógico, nuevas formas
evaluativas que incluyan aspectos actitudinales y valóricos.
-Rescatar o generar evaluaciones de tipo colaborativo, incluso interdisciplinario
para favorecer la detección del nivel de logro de objetivos de carácter transversal.
-Promover en el alumnado prácticas cotidianas de autoevaluación, de manera de
incorporarlos creativamente en sus procesos de autoaprendizaje.
-Reorientar sus procesos evaluativos hacia habilidades de orden superior, como
son la resolución de problemas y el pensamiento sistemático u holístico, usados en la
cotidianeidad.
-Propiciar nuevos procedimientos evaluativos que evidencien en forma más
explícita y consciente los progresos del alumnado tanto individual como grupal.

7.Rol y responsabilidades de los alumnos en una evaluación de sus


aprendizajes

En los procesos de evaluación de aprendizajes, tradicionalmente les ha


correspondido a los alumnos un rol responsivo; ellos han debido simplemente responder
o hacer lo que el profesor les solicitaba, generalmente en situaciones
descontextualizadas de la vida real, incluso “deteniéndose” el proceso de enseñanza
aprendizaje por estas instancias cuya finalidad primordial era el control.

Hoy la situación es distinta, hay una mayor posibilidad de atender a la demanda


de procesos evaluativos educativos, procesos que no sólo hagan lo posible tener
evidencias de la eficacia de los procesos de educación formales, sino que se constituyan
en medios que posibiliten la construcción por parte de los mismos estudiantes, de
aprendizajes significativos para ellos y los demás.

El protagonismo del alumnado, en la evaluación se amplia y se estima


imprescindible para que ésta asuma el carácter formativo real. En un buen proceso de
enseñanza-aprendizaje, hemos de contar con las valoraciones que el escolar hace de su
proceso de enseñanza-aprendizaje.

Una tarea tan vital y compleja como es la evaluación no puede seguir siendo
realizada unilateralmente por parte del profesor y menos, si ha de cumplir un propósito
formativo, es necesario que el estudiante se integre, se implique, asuma su
responsabilidad ante sus actividades.

Es importante y constituyen responsabilidades a ser asumidas por los propios


alumnos entre otros, lo siguiente:

- Desarrollar la capacidad crítica reflexiva frente a su propio aprendizaje.


- Aprender a efectuar procesos de autoevaluación sostenida a lo largo de sus
experiencias educativas.
- Explicitar juicios críticos constructivos sobre la productividad alcanzada en
aprendizajes cooperativos.
- Valorar con referentes específicos y explícitos los desempeños individuales y
grupales en experiencias que implican asignación de responsabilidades,
especialmente en trabajos colaborativos o cooperativos.
- Participar activa, positivamente, constructivamente y proyectivamente en
procesos evaluativos planteados por los profesores, por los compañeros o por
sí mismo.
- Asumir acciones eficientes, a la luz de juicios que ellos mismos se planteen
respecto de sus logros.
- Ampliar el campo de lo evaluado más allá del saber y del saber hacer, vale
decir integrar aspectos que dicen relación con atributos personales tales
como actitudes, valores, y otros de carácter social, vale decir, relaciones
interpersonales. Todos ellos no sólo como productos sino que también los
procesos correspondientes.