Вы находитесь на странице: 1из 1

Si no me titulo pero termino este texto, habr ganado.

A nadie le importa, pero yo habr


ganado. Si me muero de hambre, habr ganado, siempre y cuando tenga conmigo una
buena prosa. Si nunca me caso, si no vuelvo a tener sexo, si muero sin hijos, eso no
importa. Mientras yo pueda escribirlo, estar del otro lado. Habr logrado algo, mientras
pueda colocar una maldita letra tras otra.
El horrible ser humano quiere domesticarme, quiere que siga tranquilo, que me siente a
trabajar. Quiere que entren oficinas infernales, destruya papeles, quiere que saque copias de
archivos voluminosos, texto intil. Lo que quiere es que contribuya con la especie. Quiere
que mire como acabamos el planeta, como mueren las ideas en manos de los idiotas. Eso es
lo que quiere el hombre. Quiere que me sacrifique. Quentregue mi vida por l y que lo
salve. De s mismo, quiere que lo salve. A m eso no me interesa. No mientras no pueda
escribir.
Lo que me interesa es colocar una letra tras otra, eternamente. Ver nacer lindos personajes,
verlos matarse entre ellos, verlos llorar, rer, caer como balas en medio de una calle
imaginaria. Eso quiero hacer toda mi vida. Quiero escribir, no para eruditos, sentados en
sillas aterciopeladas. Ni para majaderos escritores incipientes. Tampoco para el pueblo,
porque no tengo idea de que sea eso, un pueblo.
No quiero escribir para gente inefable. No tengo en mente a ninguna masa que reclame por
un nombre. No pienso en dolos de la academia, ni en tradiciones literarias. En lo que
pienso, la persona para quien escribo, tendra que ser una futura versin de m mismo. Un
sujeto atormentado que busque aliados en la historia. Un marginal que lea textos
marginados. Ese es para quien escribo. Yo mismo. Escribo para m mismo en otro tiempo y
en otro espacio. Me escribo para el futuro. Para cuando reencarne en un topo o un avestruz,
si es que tal cosa es posible y adems cuento con suerte. Para eso escribo.
Se queso suena difcil. S que no suceder porque cuando reencarne, si es queso pasa, sern
otras mis vitales circunstancias. Por eso escribo al vaco. Al vaco que soy yo en el tiempo
futuro. A mi imposibilidad de renacer con esta vida. A eso le escribo.
As, al final, cuando todo esto termine, as quede yo en una casa abandonada, lleno de papel
peridico, rodeado de animales ponzoosos. As pase aos acechado por la muerte, con la
piel llena de llagas y los ojos putrefactos. As agonice bajo un puente al final, morir con
una pluma en la mano.