You are on page 1of 1
ASAMBLEA EN LA CARPINTERIA Cuentan que en el taller de carpinteria, hubo una vez una extrafa asamblea. Las herramientas convocaron’ una reunidén para arreglar sus diferencias. El martillo ejercia la presidencia, pero la asamblea le anuncio que tenia que renunciar. éLa causa?..... |! Hacia demasiado ruido....Y, ademas se pasaba todo el tiempo golpeando El martillo acepto su culpa, pero pidid que también fuera expulsado el tomillo: "hay que darle muchas vueltas para que sirva de algo". El tomillo acepto el ataque, pero a su vez pidié la expulsién de la lija, porque era muy aspera en su trato y siempre tenia fricciones con los demés. La lija estuvo de acuerdo, con la condicién que fuera expulsado el metro, que se la pasaba midiendo a los demds segtin su propia medida, como si fuera el Unico perfecto. En eso ento el carpintero, se puso un delantal y empezé a trabajar. Uso el martillo, la lija, el metro y el tornillo. Cuando hubo terminado, la tosca madera inicial se habia convertido en un lindo juego de ajedrez. Cuando el taller de carpinteria quedo nuevamente solo, la asamblea reanudo la deliberacién. Entonces tomo la palabra el serrucho y dijo: "sefiores, a quedado demostrado que tenemos defectos, pero el carpintero trabaja con nuestras cualidades. Eso es lo que nos hace valiosos. Asi que no pensemos ya en nuestros puntos malos y concentémonos en la utilidad de nuestros puntos buenos". La asamblea encontré entonces que el martillo era fuerte, el tornillo unia y proporcionaba firmeza, que la lija era experta en afinar y limar asperezas, y que el metro era preciso y exacto. Las herramientas se sintieron un equipo capaz de hacer cosas de calidad. En otras palabras, se sintieron orgullosas de sus fortalezas y de trabajar juntas.