Вы находитесь на странице: 1из 418
see res Olegario- Gonzile dé Cardedal OD ee ae eT ad | ae Tite ay rete imperativo —_ biblico: «Santificad a Cristo y dad ere CMD ee MO TCT Pete VeRO Moma teec! de sus hechos, discerni- miento de su verdad y pro- puesta de su sentido. Corrects come em The Salers aetna a tos permanentes. El subti- tulo «El camino» explicita el método de este primer volumen. Cristo se dio a conocer haciendo el cami- no de nuestra vida. Los hombres le han ido conociendo mientras pensaban su propio camino a la luz de él; como los discipulos de Ematis, Accién y pensa- miento, amor y eucaristia nos permiten saber quién fue Cristo, reconocerle viviente hoy y dar razén de él a nuestros otter eee ce Olegario Gonzalez de Cardedal, sacerdote, es Cree ates an MU ascii Salamanca. De sus libros destacamos: Jesis de Nazaret (1993), Cristologa (2001), La entrafia del evistianismo ('2003) y Dios (:2004), La BAC A biblioteca de Autores Cristianos (BAC) nacid del tronco de La Editorial Catélica y del impulso del catolicismo social que propugnaba el luego carde- nal Angel Hertera Oria. Su primer libro, la Sagrada Biblia, apareciv €i 18 de marzo de 1944. Desde entonces, la BAC ha mantenido los trazos de su primera identidad, que la presentan como «el pan de nuestra cultura catélica» por su propo- sito de publicar lo mejor del patrimonio doctrinal y literario de la Iglesia y lo mas granado del pensa- miento cristiano de todas las épocas. De ahi que la BAC se haya reconocido siempre como un servicio hecho a la fe y a la cultura, maxime en su tradicién de expresiOn castellana. Tal servicio lo realiza la BAC con acendrado sentido eclesial, acentuando la adhesion al magisterio del Papa y la comunién con toda la Iglesia bajo las directrices de los obispos. Y todo ello formando una comunidad moral en la que la Editorial sea puente de comunicacién entre autores y lectores que no solo aprecien el acervo secular de] pensamiento cristiano, sino que lo enriquezcan con las aportacio- nes de cada momento histérico. Para la realizacion de esta tarea en sus diversas secciones, colecciones y formatos, la BAC ha veni- do contando con el especial respaldo de la Univer- sidad Pontificia de Salamanea y con la colaboracién de todas las Ordenes y Congregaciones religiosas, asi como con la asistencia y simpatia de autores y lectores, sacerdotes y seglares, hombres y mujeres que, tanto en Est afia e Hispanoamérica como en el resto del munca, han sabido convertir a la BAC en un hogar in‘gfectual y cultural abierto a todos. No en sano la obra de la BAC ha sido ya definida como el mayor esfuerzo editorial realizado por cat¢ «cos espanoles desde hace siglos». CRISTOLOGIA EN LA BAC Jesus de Nazaret. Aprexima zion a la cristologia OLEGARIO GONZALEZ .E CARDEDAL Maior 9 Cristo, el misterio de Dios. Cristologia y soteriologia, 2 vols. MANUEL M. GONZALEZ GIL Normal 380-381 Cristologia gnostica. Introduccién a la soteriologia de los siglos II y III, 2 vols. ANTONIO ORBE Normal 384-385 Asi fue Jestis. Vida informativa del Senor JOSE ANTONIO DE SOBRINO Normal 485 Jesus el Seftor ANGELO AMATO Normal 584 Cristologia OLEGARIO GONZALEZ DE CARDEDAL Sapientia Fidei 24 FUUNDAMENTOS DE CRISTOLOGIA I OLEGARIO GONZALEZ DE CARDEDAL FUNDAMENTOS DE . CRISTOLOGIA I El camino BIBLIOTECA DE AUTORES CRISTIANOS MADRID * MMV. Ilustracién de cubierta: E/Safvador (1411-1413), Lluis Borrassi (iglesia de Sant Pere de Terrassa) Disefio: BAC © Olegario Gonzalez de Cardedal © Biblioteca de Autores Cristianos Don Ramén de la Cruz, 57. Madrid 2005 ésito legal: M. 612-2005 ISBN: 84-7914-758-X (Obra completa) ISBN: 84-7914-759-8 (Tomo 1) Impreso en Espaiia. Printed in Spain Al mis amigos los escrituristas Al mis amigos los filésofos AA mis amigos los monjes «En cuanto al fundamento, nadie puede poner otro sino el que esta puesto, que es Jesucriston. 1 Cor 3,11 «Toute évolution de pensée a son principe dans une critique des fondements». A. FESTUGIERB, Socrate (Paris 1977) 120. «La foi ne peut étre séparée du chemin de la foi. L’exposé de la foi doit toujours intégrer l’accés 4 la foi [...] La foi de chacun a son histoire et s’inscrit dans une histoire de la foi de touts. Mais aussi la foi a affaire avec l'histoire, comme elle a affaire avec la raison. B. SEsBoUs, Pédagogie du Christ. Eléments de théologie fondamentale (Paris 1994) 231. «A mesure que Phumanité grandit, le Christ se léve et la tache perpétuelle de la philosophie et de ’apologétique c’est de découvrir que lui, il est plus grand, et incomparable». M. BLONDEL, Carta a Victor Delbos (6-5-1889), en ID., Lettres philosophiques (Paris 1961) 18. «WVielleicht ist der abendlandischen Metaphysik der Weg in das “Unterwegs” noch verlegt. Das in seinem Wesen noch nicht fest-gestellte Tier ist der jetzige Mensch». M. HEIDEGGER, Unterwegs zur Sprache (Stuttgart 1997) 45. «Dos de los discipulos se dirigfan a una aldea llamada Ematis. Mientras hablaban y se hacian preguntas, Jestis en persona se acere6 y se puso a caminar con ellos... Y ellos contaban lo que les habia ocurrido cuando iban de camino y cémo le habian reconocido al partir el pan» Lucas 24,13.15.35 PROLOGO INDICE GENERAL BIBLIOGRAFIA 6... ee eee eee eens SIGLAS Y ABREVIATURAS ...-. 6-000 e ee eee eee CapiTuto I. Principios y presupuestos............. He E] punto de partida. . 4) 4 9 La aristologia como teologia Historia y fe. 4) ») 9 4 9 Las palabras Fundamentos miltiples Las ideas-madre y los problemas permanentes de Imeristologia 6.0.6... eee e etree eee nee La necesaria explicitacién de los fundamentos la tentes . Fundamento antropolégico, teolégico e historico. Puntos de partida y fuentes de la cristologia Objeto de Ia cristologia... . - Sujeto de la cristologia. . Condiciones y propiedades de la cristologia La investigacion de Jests y la fe en él como Cristo. Ciencias y lenguajes diversos sobre Jesucristo. . La doble respuesta de sus contemporaneos a Je- Ruptura de la unidad o el «horrible foso» entre particularidad y universalidad....... 20.20 605 La integracién de la judeidad de Jesiis en la mesia- nidad y filiacion de Cristo... ........-2.055 Relacién entre ef conocimiento del hombre, de Cristo y de Dios. Cristo, «simbolo personal» de unién entre Dios y ef hombre. . ) » 9 El conocimiento de Dios en cuanto causa y en cuanto Dios ....... 6... eee eee eee eee Presupuestos relativos a Dios como base de la Berolopia ws... .. El Dios de Jess y el Jestis de Dios desde el AT . Paige XXII XXXV LXI BWW Ww xi , Indice general Indice general XII ae Pigs 4) El hombre abierto, im i ; a i : , imagen de Dios, dei-forme . . . hechos de la hit frente de g Caso: al de un Dios y de af hombre 1 4 a oice politico eines, 98 codesindes y “ sees een nees pene 5. Las problemas eternos y los problemas tempor Cy wt 45 ) Los coprotagonistas de la historia de Jess... . 100 Iigia. 209 bes problemas tenparinees de a eis 4) Laptesencia de Poncio Pilato en el Credo. 102 Ye cee . 48 d) Pt 4) Metafisica e historia de la salvacion . 7 49 e) Los hechos y el sentido........- . 103 4) Dimensiones de Cristo: hecho, figura, drama, fp Cristo en aque! tiempo - Cristo en nuestra existen- idea, persona... 2.0... eee > 53 cia (Cullmann y Jeremias - Bultmann) ......-- 105 ¢) Relacion entre la persona (cristologia) y la obra g Eltercer nivel de realidad en Jests: revelacion ... 107 (soteriologia)........ : A) Relacién entre los tres niveles: hechos, sentido, 0 ee fetes 54 >) a B . . storia y dogma, como problema maximo de revelaci6n . - 108 4 a seo. aaa : 57 2. El reconocimiento de Jestis como Cristo en la Iglesia hasta hoy... 111 ver le Cristo: pluralismo, individualismo a) Los hechos fundantes: minimos e incuestio- ec power normativa ........... 59 nables i © od Ee eae Lee i a 5 7 Joe a paca para la cristologia.... 64 b) Reconocimiento y rememoraci6n de Jestis.. ... 112 Cristo P lel hecho y de los hechos de : 4) Recuerdo personal y memoria institucional de 2) Percepcion subjeti 7 Tess. 13 con Gist Of St Persona 0 encuentro d) Lacucaristia, forma de la fey matriz dela Iglesia. 114 4) Fundamentacién objetivadora o vetificacion de la 65 ¢) Tradicién y comunidad como mbitos de la fe... 115 universalidad de la propia experiencia 67 Jestis, nunca olvidado y siempre rememorado.. 116 4 Personalizacién en la fe y en la oracié So 70 3. Lugar que Cristo ha tenido en el cristianismo 118 7, 7 ,,onetencia existencial ola prass segin Cristo. 79 a) Medida y grandeza en el orden de la bumanidad... 118 a de Cristo. 89 }) Figuras tipicas de autoridad en el orden de la religion. 120 Elprimertriingulo hermenéutico: Hombre- 4g) Jestis figura en el orden de la revelation. ..... +. 127 2) El segundo triéngulo hermenéutic 81 @) La persona de Jess como centro del cristia- Iglesia 7 , MimO).....--.----- ++ a .. 129 4 Caso deade cl Padre y desde espe % La centralidad de la persona de Cristo 131 4) Cristo desde su prehistoria en el AT, su presencia 4 ee rocentrismo Se mer ‘3 en la Iglesia y su futuro pendiente: «cl Mesias que d) Principio de concentracién cristologica . 132 avienes |... 6 io mca 5... 88 ¢) Principio de desbordamiento cristolégico. . . . . - 134 8. Objet |y donacion. De Cristo objeto a Cristo don. . . : 90 d) Principio de trascendimiento cristologico. . . . . - 136 7] ; Ps tisto objeto de escandalo a Cristo sujeto de 4) La cristologia como tratado propio y la cristologia phe a ay ign pic TEPER eet 90 operante en el resto de tratados teoldgicos. .. . - 136 ectura de Cristo desde la fenomenologia: Epifa- ee y Donacion . 92 Carituo Ill. La fe en Jess como Mesias (Cristo)- 9 Finy final de la cristologfa: pensar y confiar ... 94 fee: Seton, y la ruptura de la sintesis originaria a lo largo historia... 0.22... 6 eee eee eee Capiruto II. El hecho de Jesus de Nazaret —_~o * . ites ee 97 1. La confesin cristoligica en el Nuevo Testament ......- 139 a) Jests en el of! as fi i jazaret. 97 4) Los dos polos que la sostienen: muerte de Jesis rigen del cristianismo . . 97 infligida por los hombres - resurreccion realizada XIV Indice general por Dios. Logica de contraste entre lo que los hombres hacen con él y lo que Dios hace... . . 4) Las tres dimensiones del hecho: historia de Jestis, revelacién de Dios, salvacin de los hombres. . . 9 Los tres titulos identificadores de Jesus: Cristo, Sefior, Hijo... De la poltmnica pagana a la herejia intraeclesial del siglo XVI . a) «Adversus indaeos, nationes et mauros» . a 2) «Adversus haereses» (San Ireneo). . . . oe 9 El principio de sospecha: el Evangelio contra la Iglesia (Lutero) 5 4) DeLutero en el siglo xvi a Harnack en el siglo xx . ¢) Los misticos espafioles o la unidad de experiencia cristolégica . J Los Socinianos o la alternativa a la raiz del cristia~ nismo (Trinidad, encamacion, redenci6n)..... . Laescisién cartesiana de la realidad y su efecto en la cristologia . 2) La division de la realidad: res extensa-res cogitans .. 4) Las dos tinicas cuestiones: existencia de Dios - in- mortalidad del alma, o desalojo del cristianismo y de la real teologia 4) Raices de la modernidad y lugar del ctistianismo colella:. 2 ee eee errrnerr |... La nueva comprensin de Cristo y la Leben-Jesu-Fors- chung 4) La diastasis: hechos-sentido, verificacién-testi- 4) La fe sometida a sospecha: Jestis contra Cristo. . ¢) Fases y formas de construccién del llamado Jestis histOrico> eee eee eee Protagonistas de la Leben-Jesu-Forschung. De fin del s XVIII al fin del siglo XX @) Hermann Samuel Reimarus (1694-1768) . 4) Gotthold Ephraim Lessing y la Iustraci6n (1729- 1781), 7 9 Friedrich Daniel Ernst Schleiermacher y el Ro- manticismo (1768-1834) 2.2.0.2... cee 4) David Friedrich Strauss (1808-1874): de la histo- ria al mito ¢) Soren Kierkegaard (1813-1855) frente a Hegel (1770-1831) __ Pigs 139 141 144 145 146 147 149 152 153 155 158 159 160 162 166 166 167 169 174 174 177 198 209 Indice general i 1874- . Kahler (1835-1912) a R. Bultmann (1874 y ae K. Dat (1886-1968). La historia de Jess y el kerigma cristologico de la Iglesia...... +++ g De F. Ch. Baur (1792-1860) 2 E. Kasemann (1906-1990). La nueva biasqueda de Jess ..... hb) La tercera busqueda de Jesus (1970-2000) ....- ite de fin de siglo eileen ce de la modernidad: Feuerbach, Marx, Bloch o Prometeo contra Dios ..--..+-- sete b) Nietzsche o la instauracion de la realidad: Diony- sos contra el Crucificado.....-.-++- Sete <) La posmodernidad y el pensamiento débil ante Cristo a P d) Politeismo, pluralismo y teismo, unidad y verdad. ....... = ¢) Lapretensién salvifica del cristianismo y la reivin- dicacién de las religiones . . " : Conclusin: Los dilemas 0 trilemas de la cristologia boy (Dios, el hombre Cristo, mundo) ©... eve v eevee eens ertad frente a mono- Capiru.o TV. Fundamentacién de la fe en Cristo... . ie Sentido de la fundamentaciin..... pe rttetetescss a) El lugar de la fundamentas de la realizacion. .... . ve 4) Los tres generadores de orden objetivo . . . . ) Las tres condiciones necesarias en la ejercitacion subjetiva 7 El acontecimiento originador de la fe: la revelation . a) Los hechos del origen en su triple contenido . . . b) Elacontecimiento de Jestis inteligible desde la his- toria de Israel, desde la Iglesia y como novedad irreductible Los tres protagonistas a los que el NT refiere los hechos .......0. 0s ee eee eee neers sete La existencia de Cristo (persona, obra, palabra) como revela~ cién de Dios. wee : a) El orden de la religion y el de la revelacion eee ’) Elcristianismo como revelacién: el término y sus problemas Soe 4 Los problemas fundamentales de la revelacion. . 4) Términos que describen la revelacion de Dios en Cristo... eects XV Paigs. 244 261 286 302 302 304 306 309 310 318 321 321 322 324 326 328 328 332 336 337 337 339 341 XVI ” . Indice general Indice general xvi Pégs. Pgs. I ie a - ° iglesn 7 ne eacramcoaneh 7 4) La Iglesia: lugar del encuentro y lugar de la inter- ff) Latransmision y actual me de , ee Shon 35 pretaciOn.......e eee e eee e eens 423 Dios en Cristo y izacion de la revelacion de aA ¢) Lugar como conden de posibilidad, emplaza- 4 Le ae eo Peete eens ee miento y forma de vida....-.-.- - 425 ay ene riparia hombre a Cristo revelador de Dios. 369 d) Las tres formas de cristologia cortespondientes a - yle.... se. 369 los tres lugares fundamentales: monastica, acadé- 4) El sujeto de la fe. 373 F ae 428 ¢) Elacto de la fe Be ea ~ 4d. Elobjeto dela fa = 378 Fuentes de la cristologia . . ve. 430 @) Lavida de fe... . Es a) La fuente de la fe y los cauces de la fe. Otras ue 0 5. Credibilidad de Cristo revelador . 383, ) Fuentes externas ¢ internas, informativas y 4) Preimbulos de la fe, signos de revelacién, moti- Meniles.......--.---- ae... 432 vos de credibilidad y motivo de la fe.. we 383 ¢) La atraccion del Padre y el impulso del Espiritu, 4) Losojos de la razon (saber cientifico) y los ojos de posibilitadores de la fe en Cristo como Hijo y Re- la fe (adhesion religiosa) 385 velador absoluto ......-. 6002s eee eee e eee 434 4 Vision objetivista (Creo que») y vision persona- d) La autoconciencia de Cristo como lugar connatu- lista («Creo €n tir). Visin individualista (yo creo) ral pata nuestro conocimiento y fuente de la cris- y oe comunitaria (creemos desde y con la Igle- tologia. .. 02+... sees seen sete eet tte 435 Sia) 6 389 @ Los apéstoles y la | d) Los pasos an: vas hacia la inmediacié isto. . . 438 y del fe Pon Método de la cristologia 440 ¢) La persona de Jestis. 304 a) Unidad de fe en Cristo y pluralidad de cristologias A Ia feen Cristo, matriz de ideas, experiencias y es- en el NT . 441 peranzas 399 b) Las dos sistematizaciones de la cristologia, corres- g Lalglesia «sacramento d pondientes a los dos milenios: historia salutis - ordo los santos», discplinge .. 0... 0. v cece cece eee e ees 443 4) Patencia y discrecién de Dios en Cristo an 4 Elplanteamiento moderno: de la revelacion y fe a ) La fe razonable y transracional. ........ i aos la razén e historia. De la Trinidad a la judeidad d J) Lacerteza de la meta razon y la certeza de la ente- ae ‘stOrico. er istoll onal ta vida personal. . . 406 4d) punsicvismo historic, cristologia trascende: cristologia narrativa...... 6+ seer renee eee 450 CAPITULO V. Inteligencia de Cristo en la fe......... 409 4 Relacion entre cristologia ascendente y cristologia 1. Elfundamento dela fey el objeto de la fe. Una cristologia fn. descendente. ... 0.0.0.2. 200e reer ere eeee 451 Sunes cage 409 Capiruo VI. El tratado de cristologia..........-.+ 457 lon entre gia dogmatica Cristologia i a nombre de la cristologia . . 462 4) Laluzdel E realidad de la cristologia 464 | cient imemenae aE ath Formas eli iia fio, gt Pecan eee eee oceans see ‘icin cristologia. 9g 7 autoevidencia de la persona de Cristo. 416 a) Reflexién sistematica 468 @) «cristologia en busqueda» (K. Rahni 2. El lugar de la cristologia > er). be “ y (ala creyentes 469 eee... cites 0 9 persona de Jest 470 a) Lugar de la fe como lugar de la cristologia 422 4) Racionalidad historica y método cientifico . . . . . 473 XVII CapiTuto VII. Pee Indice general ¢) Distintos accesos a Cristo con sus lugares y méto- dD g La sistematizacion de la cristologia......... a) Propuesta historico-salvifica. 4) Propuesta sistematica. . . . Bob o 6. Relacion entre cristologia y soteriologia ..... dos propios Situacion historica . Logos de verdad y evangelio de salvacion La cristologia contemporanea . Horizonie y perspectva.... 0.0.0... 0. 0 Fases y sistematizaciones de la cristologia Centenario del concilio de Calcedonia y programa de Rabner. La cristologia en el sltimo medio siglo 4) UD) 9 Panorama sucinto de la cristologia contempordnea . . 4) 4 9 4) Grandes convicciones logradas en los siltimos decenios. . 4) 4 Decenio de fin y de comienzo a 950-1965) . Decenio de deconstruccién agresiva (1965- 1980). Decenios de extensién a nuevos horizontes (1980-2000) Las cuatro formulas fundamentales, a la luz del punto de partida y centro de interés.......... Division por razon de la realidad que establece las PEMA AS ac ack «= - Division por razén del lugar y del sujeto que la ejerce ve , Division po’ otros criterios Reconocimiento de la historia fundante como in- dispensable punto de partida Articulacién de Ja Escritura con la liturgia . Ensanchamiento ecuménico............ Determinacién soteriolégica de toda afirmacin ctistologica .. 1... eee e eee ee eects Integracion del horizonte antropoldgico. . Perspectivas nuevas pendientes de una articulacion sistematica. Cristologia y pneumatologia. Cristologia y feminismo. . Cristologia dramitica. Recuperacién de Hegel y del idealismo para la teologia... 2-1. ccc eee eee e eee eens La soteriologia entre la solidaridad y la susti- tucion . La suma de dialéctica y analogia. Page 474 477 478 481 481 482 484 493 493 496 500 502 502 503 503 506 506 511 512 514 515 515 516 517 519 522 524 525 526 529 530 533 536 Tentaciones fundamentales de Ja cristologia .. . Indice general La unidad personal de Jestis: particularidad judia y universalidad salvifica .....- 0.2. + 0-200 Complejidad de la figura de Cristo y compl de la respuesta del cristianismo . Integracién de la prehistoria y de la posthitria de Cristo (Trinidad, AT ¢ Iglesia). . 7 a) Tentacién positivista: Jesus como «mero hecho». 4) Tentacién funcional: Jess como instrumento 0 «mero Farmaco»... ee eee @ Tentacién subjetivista: Jess como «mi Jestis» . . @) Tentacién conceptual: Jesis como «Idea de BOON fee ee 110 VIII. Cristologia en contexto. Pluralismo e inculturacion : 4) 4 9 4 4) Historicidad del hombre - historicidad de Cristo . Horizonte europeo y horizonte universal del cristianismo. E/ Vaticano II y la tarea de Ja inculturacion Gristo consumador y crists de la cultura, Encarnacion integral (personal, social, cultural) Las nuevas tareas de la cristologia La trascendenaa de Cristo. Las criterios de traduccion y de recreacion cristoligicas « an 8. Cristologia y filosifia oo ccc ccc ve eeeneceecnenens Hechos y misterios iTULO IX. Cristo en la experiencia cristiana. Histo- ISEETIO eens La historia de Jesis - historia de salvacion .........+.+ Los tres niveles de la existencia personal de Cris- to: E] hombre Jestis, el Mesias resucitado, el Hijo Bhcamado 02... kee ee eee eens La verdad de los evangelios como confesion de Cristo. (Exactitud de hechos, sentido de existen- cia, revelacion de Dios) Los protagonistas implicados en este destino Oe- sis, Dios, contemporaneos, humanidad entera) . La historia de Jesus (oferta suprema de Dios, res- puesta suprema del hombre, colmo del tiempo) . El misterio y los misterios. .. . XIX Pgs. 539 541 544 549 549 551 555 557 561 561 563 564 569 575 581 582 588 591 591 591 592 593 594 599 599 XX Indice general El acceso a los hechos y el acceso a los misterios: Las mediacio- nes institnidas. a) La historiografia mediadora de los hechos >) Laanamnesis mediadora de los misterios de Jesis (la memoria subjetiva del individuo y la memoria objetiva de la Iglesia) . 5 a Los misterios de Jesis en la conciencia de la Ig . a) Forma teérica de los tedlogos, mistérica de los santos, moral de los predicadores............ 4) La historia de Jesus entre la filologia y la mistica . ¢) Los origenes de una mistica de Jesus . . d) Redescubrimiento de la humanidad de Jestis enla (Edad iMedia: separ ricacgcincacis = +++ -+--- e) Frente al Dios absoluto: mi Cristo (Lutero); y frente a la mistica de la esencia divina: la contem- placién de los pasos, hechos y misterios de Jesus en su historia (Santa Teresa de Jests, San Ignacio de Loyola, misticos franciscanos, imagineria cas- cellaria) Cae ene. ne a J) Escuela francesa de espiritualida Verbo encarnado........... &) La época moderna y el siglo xx Las problemas teéricos del conocimiento religit a ; a) El6tgano apropiado para conocer a Jesus en cuan- to Verbo encarnado y salvador del mundo ..... 4) Dela absolutizacién de la raz6n a los sentidos re- vividos ©... 2... eee eee «) El Espiritu Santo y los sentidos espirituales .. . . 4) Lateaccidn del corazén y del animo frente a la ra- z6n, y de la praxis frente al concepto. . ¢) Del Cristo sensible al Dios sentido . . Hacia una teologia de los misterios de la vida de Cristo (Gaur dini, Case, Rabner, Balthasar, Zubiri) . CapituLo X. La légica de la fe en Cristo: Sintesis con- clusiva . . 1. Historia 2. Revelacion . 3. Verdad... a) Comprension de Dios. . 602 610 610 616 621 621 623 624 626 629 636 643 645 647 647 649 651 654 661 666 681 703 706 ensién del ser aie én del hombre - ¢) Compren: Persona. . Indice general XXL 710 Til 715 729 745 PROLOGO Los fundamentos del cristianismo son de doble naturaleza: unos exteriores y previos; otros interiores y resultantes. El surge de una historia con arraigo en Israel iniciada por Cristo y se prolonga en la comunidad surgida de él, que es la Iglesia. Histo- Tia, personas, experiencias constituyen el elemento originario, veri- ficable en tiempo y fijable en lugar. De ellas han nacido la fe y la teologia. Estas son realidades derivadas de un ejercicio de la inte- ligencia y de la libertad humanas, al descubrir esos hechos como signos de Dios, que él da de si llamando y enviando a unos hombres, quienes se sienten necesitados a responder a esa llamada y a ser responsables ante quien los llamo y encargo una misién. De ahi surgid la experiencia real de ser persona, aun cuando luego se tardase siglos en elaborar el correspondiente concepto filos6fico. De la llamada de Dios (revelacién) surge la respuesta del hombre (fe), en una correspondencia creadora, ya que la palabra que llama crea la posibilidad y gozo de la res- puesta. Esta explicita, extiende e istorifica la llamada. Tenemos asi el binomio: llamada divina-respuesta humana, por un lado; pregunta humana-respuesta divina, por otro. Los fundamentos son cimientos estdticos y a la vez principios dindmitos. En este sentido, los fundamentos y contenidos de la fe, como consentimiento personal del hombre a Dios revelan- dose en Ia historia para comunicarle su vida, son también prin- cipios de la teologia. Lo que funda la realidad creida (contenido) constituye el presupuesto o fuente que en un sentido funda la posibilidad y en otro desencadena la necesidad de conocimien- to. Donde se encuentra la realidad creida, se tiene la posibilidad de llegar a la realidad inteligida (teologia). Por ello la pregunta Por la posibilidad de conocer a Cristo y de fundamentar este Conocimiento (cristologia) se vuelve en pregunta por el lugar donde le encontramos. ¢Es el pasado, de forma que sdlo nos es Posible indagar quién fue? ¢O es posible un acceso y encuentro, XxIV Prilogo Prologo a que nos permiten conocer quién es él en ef presente? De entrada, donde situamos a Cristo: en el ayer de hace dos mil afios ago- tado, 0 vivo en el hoy en medio de nosotros? De ahi nace la diferencia: para unos el unico lugar posible para conocer a Cris- to es la terra e historia pasadas, y de ellos es competente exclusi- vo el historiador. Para otros, en cambio, el lugar decisivo que nos permite descubrir la significacién de Cristo y de dénde han nacido no sdlo personas e ideas (ctistianismo), sino también su realizacién como hecho social, comunidad e institucién (cris- tiandad), potencia generadora de vida personal en cada hombre (cristiania), sin lo cual Cristo setia un numero insignificante entre los millones de hombres de la cultura judia del siglo 1, es la Iglesia. j durante los siglos xvi! y xvi la alternativa parecia simple- «Raz6n-Fe», en el siglo xx la conexi6n entre la fe cris- la sociedad moderna aparece con nuevos matices. Se fan resumir en los binomios siguientes: Historia particular de un pueblo y de un hombre, por oh , por otro, hisforia universal de todos los ners i le los tiempos. ¢Se puede hacer de un fragmento de la histo- centro de toda ella? ._Jestis de Nazaret, como figura historica concreta, NO arrancale particularidad judia, y su elevacion a medida absoluta de ranidad y a revelacion absoluta del Absoluto. Historia y verdad. Por qué caminos llegamos al centro de existencia y al logro de nuestro destino: por el recuerdo, iento y convivencia con otros hombres, en especial wienes reclaman ser portadores de la revelacion y salva- de Dios, 0 por Ja sola reflexién racional y la inmersion emplativa en nuestro interior? Relato_y dogma. El cristianismo ha hecho de los evange- como narraciones confesantes del origen, la fuente y nor- le su vida, pero los ha interpretado sucesivamente a Ia luz s nuevas culturas. Entre los textos evangélicos y concilia- éhay continuidad de fondo o hay una mefabasis eis allogénos? . Comunidad de tradicion, autoridad e interpretacion, por do, y, por otro, ciencia, razon, individuo, La busqueda coo- iva de la verdad, ¢de qué naturaleza es? ¢Es resultado de la ulacion cuantitativa de saberes anteriores 0 resultado del damiento de cada sujeto en su propia existencia con la ‘iguiente responsabilizacién frente a la historia? . Mediaciones destendentes 0 mediaciones ascendentes para el lentro con Dios. ¢Hay lugares, tiempos y personas, que en su irreductible y transgresora libertad instaura y consti- logmaticamente» en la mediacion de su voluntad y de sus siones salvificas, o por el contrario la historia no va mas alla que son deseos, anhelos e iniciativas de la conciencia fa, por su estructura originaria abierta al absoluto? Jesus, ro fruto de la naturaleza y de la cultura o es fruto nuevo piritu Santo, innovacién de realidad respecto a todo lo jor conocido y dominable (encarnacidn)? I El principio de sospecha que, puesto en marcha por Reima- rus, llega hasta la mitad del siglo xx, ha producido un cuestiona- miento y una conmocién de los fundamentos de la fe en Jesus como Cristo de Dios. La sospecha ha trabajado en actitud des- tructiva en un sentido y reconstructiva en otro. Ha intentado ir més alla del Cristo creido hasta llegar a un Jestis verificado; des- de la interpretacién eclesial a la verificacién cientifica, del Jesus de la liturgia y del dogma al Jestis de la Tord y del Reino. La investigacién de la vida de Jestis con sus tres grandes momen- tos (A. Schweitzer, E. Ka&semann, J. D. Crossan como simbolos) ha esclarecido algunas perspectivas particulares de contexto his- torico y de la tradicidn eclesial, pero a la hora de otorgarle lti- mo sentido ha desembocado teiteradamente en el escepticismo. E] Jestis que resulta de esos libros no supera el judaismo de entonces ni la moralidad general de cada época. No hay Jesus sin historia, pero esa historia se ha acreditado y manifestado como teveladora de Dios (dimensién teolégica) y redentora del hombre (dimensién soteriolégica). Sélo por ellas han perdura- do vivos hasta hoy el recuerdo y el seguimiento, el amor y la fe. De ambas deriva la significacién escatologica de Jestis, que se exptesa en la confesion: «esucristo su Hijo Nuestro Sefiom. Aquella historia y esta Iglesia son las dos columnas del templo de la fe. XXVI Prélogo 7. Fey realidad. La fe, édesvela nuevas dimensiones y posi- bilidades de la naturaleza humana con las que el hombre se enriquece, bien porque se siente afirmado en lo que espera o bien por la novedad sorprendente que se le ofrece, 0 por el con- trario se trata de «transmundos» que por ser irreales irrealizan al hombre? (Feuerbach, Marx, Nietzsche). Y, desde esta perspecti- va, ges Jestis un extensor de la verdadera humanidad por ser el hombre abierto o su alienador? 8. Fe y praxis. gCual es la forma verdadera que tiene el hombre de aposentarse en el mundo: Ja transformacién o la contemplacién, las esperanzas revolucionarias hacia la justicia intramundana o la esperanza como principio que anticipa, acre- dita y deja abierto al hombre ante el Futuro Absoluto? Y si no son contrapuestas sino complementarias, écomo se articu- lan entre si? El evangelio, gcdmo es buena noticia y praxis de salvaci6n? 9. Historia y Absolute. La Tlustracion fue superada por la filosofia del siglo xix cuando ésta toma absolutamente en serio la historia y no slo Ja naturaleza, el sentir ademas del razonar, Jo posible absoluto adveniente ademas de lo dominable. :Puede el Absoluto tener historia? ¢El Maximo es capaz de lo minimo? Y si ejerce esa capacidad, ¢cémo lo hace: en la violencia o en la inocencia, en el poder o en la cruz? 10. Dios y ef hombre. El legado envenenado del siglo xix fue comprenderlos como antagonistas, no como interlocutores y coadjutores. Esa contraposicién fue ya resultado de una «des- cristianizacién» de Dios, de su reduccién a concepto, idolo, pie- za de un sistema. E] cristianismo no parte de una idea fija de Dios para comprender a Cristo, sino a la inversa: parte de la persona y forma de vida, doctrina y destino de Jestis, para com- prender definitivamente a Dios. ae En la segunda mitad del siglo xx el rigor metodolégico y la honestidad intelectual de exegetas, historiadores y tedlogos han abierto una fase nueva para la cristologia. La confianza ha suce- dido a la sospecha. La exigencia cientifica llevada al extremo ha Prilogo XXxVIl mostrado que son estériles y esterilizadores: el La cuando no va acompafiado por Ja reflexion metafisica; la a tatacién por Ja interpretacion; el individuo que reconsteye i pasado por la comunidad de tradicién, de interpretacien » le vida en la que aquel Jesus es confesado viviente y vivi sea iv No es posible la posesion existencial de la verdad fuera de la historia y, a la inversa, no es posible una real historia, como ges: ta de la libertad, si no esta abierta a la trascendencia, interrogan- dola nosotros y respondiéndola si ella nos interroga. Por otro lado hemos aprendido a ensanchar la realidad no sdlo hacia atras en la memotia sino también hacia adelante en la esperan- za, contando con la realidad de lo posible. Con ello aparece como arcaica la comprension de una historia cerrada sobre si misma, con su radicalizacin extrema en la pretensién del histo- ricismo positivista, que niega la posibilidad de la novedad radi- cal. E. Troeltsch hablaba de la «omnipotencia critica de la analo- gia, a tenor de Ja cual nada hay en la historia cualitativamente diferente de lo ya visto y oido». / La teologia, y especialmente la cristologia, ha compartido el destino de la razén moderna: el paso de la Ilustracion (Kant) al idealismo (Hegel); del positivismo cientificista a la filosofia de la accion y de la vida (Blondel, Bergson); del neokantismo a la fenomenologia, el existencialismo y sus derivaciones ulteriores (Husserl, Unamuno, Heidegger, Ortega, Zubiri). Ha comparti- do también los avatares de la exégesis, desde el entusiasmo sin limites por las actitudes genéticas y criticas de los métodos his- torico-criticos, donde el origen y la fijacion de las fuentes primi- tivas lo era todo, hasta las fases finales centradas en los analisis literarios (retdrico, narrativo, semidtico), a la vez que, situando los textos en contextos mas amplios (socioldgico, psicoldgico, cultural), y descubriendo lo que ha significado la historia de su constitucién en canon por la Iglesia (acercamiento candnico) y de su recepcion por ella (Wirkungsgeschichte). Estas mutaciones en la lectura de los textos han levado consigo una diferente interpretaci6n de lo leido. Sin embargo, ain no tenemos gra- nada la cosecha, ni cribados los resultados, para claborar una cristologia desde todos esos intentos, parciales pero licidos y fecundos en muchos sentidos. XXVIII Prilogo Sumados todos esos factores, estamos ante una €poca nue- va. Por otro lado se han puesto en cuestién no pocas premisas de 4a modernidad filosdfica, como pueden ser el predominio de la raz6n instrumental y del formalismo vacio de realidad historica, el apriorismo del sujeto trascendental, la desecacién de la inte- ligencia absolutizada como raz6n y seccionada de las otras determinaciones igualmente constitutivas de la existencia, el humanismo del mero hombre absolutizado como individuo sin prdjimo, sin comunidad y sin responsabilidad. El ejercicio de la critica se ha vuelto también sobre todos esos Presupuestos, pre- guntandose si han resultado verdaderos los principios instaura- dos en el siglo x1x por los padres de la sospecha y cteadores de la modernidad. Atin no sabemos del todo qué es la posmoder- nidad, pero ya sabemos que no pocas afirmaciones de la era moderna necesitan ser revisadas, y como resultado del examen, negadas, trascendidas o completadas. Todo esto debe ser inte- grado como horizonte de la reflexién para los nuevos esbo- zos de cristologia. Ya no somos ingenuamente modernos, aun cuando no sepamos del todo cémo debamos ser en el nuevo siglo. jNada moderno y muy siglo xx», decia Ortega! Cumpliendo el precepto paulino (1 Cor 14,23-25) de cele- brar, pensar y vivir como ctistianos «bajo la mirada del incrédu- lo» (J. Levie), la cristologia se ha elaborado en el siglo xx bajo la mirada del judio, del historiador positivista, del hermeneuta, del metafisico puro, del existencialista, del marxista, del filésofo practico, del ateo clasico y del agndstico indiferente. Hemos pensado y escrito como si los tuviéramos a todos ellos posados sobre nuestros hombros, auscultando con ojos avizores cada palabra transcrita (J. P. Meier, como actitud limite en su obra Un Judio marginal). Ante ellos hemos intentado exponer los hechos objetivos; mostrar su capacidad para ser percibidos como sig- nos de Dios; exponer todas las dimensiones de la realidad (hechos exteriores, potencias y dinamismos interiores del hom- bre con su exigencia de verdad y de bien), que conjugadas con los hechos hacen posible la fe en Cristo, reconociendo a la vez que en ella se conjugan dos misterios: la libertad del hombre y la libertad de Dios. Esto que parecia una salida o respuesta en falso es la razén suprema, porque sdlo donde el hombre queda Prilogo XXIX i las 0 acompafiado, es cargado con su libertad, a so m S Detasttero También delante de la revelacién suprema ios en Cristo. i El tedlogo tiene como mis n exponer J aoe icons y afianzar los fundamentos originantes de la fe, p reatindo le la conmocién que éstos sufren por razones ex : nas a ella. La fe tiene una historia viva y todo lo vivo cect * trasmuta y se regenera, asi llega a plenitud. A clus i6n, purificacién y consolidacion de fundamentos ® laborar esta obra recogiendo la cosecha de objeciones y re: ' stas, de nuevas perspectivas ¢ intuiciones logradas en el XX, para legarlas a las nuevas generaciones y que no pien- en vacio de historia. . je este siglo nos queda como legado definitivo la conexion esaria entre historia y trascendencia, entre fe y vida, entre ‘on histérica y experiencia cristiana, entre memoria del Pasa y construccién del presente, entre Universidad ¢ Iglesia. ; en Cristo es comprendida como don de Dios a todos los bres. A su luz, la Iglesia, afincada en su origen pa cristo) y arraigada en su dpxx, © principio permanente fe (Espiritu Santo), se piensa, organiza y realiza a sf mis- desde las cuatro claves siguientes: celebracion, testimonio, i6n, servicio. Asi llegamos a la categoria que orienta este pri- volumen: «camino». Con ella queremos comprender lo que ido la trayectoria de la fe y de la cristologia en los dos ulti- siglos. La verdad se encuentra en el camino. In via rte llecturi in ipso itinere. En el camino de los hombres ha sabi quién es él mismo como Dios de los hombres y ene ino del Dios encarnado hemos sabido los hombres quiénes os como hombres de Dios. Ese camino comin tiene un nombre y tro tnico: Jesucristo. / s evangelistas, San Lucas sobre todo, han comprendido el tino de Jestis como «amino», «éxodo» y «asuncion». San completa estas categorias con las de «salida del Padren- ino entre los hombres»-«retorno al Padre». El camino de XXX Prélogo Jestis tiene varias fases. Es el camino desde la casa y hogar pro- pios («a casa del Padre» [Lc 2,49]) hasta los hombres para com- partir la lejania de los que rompieron con el Padre y se marcha- ron a tierra extrafia (Le 15,13: la regio dissimilitudinis de San Agustin y Der Weg in die Fremde de Barth) (Encarnacién). Es el camino de su casa y patria de Nazaret hasta Jerusalén (Pasin). Es también el camino que Jesus hace desde su tiempo y tierra hasta el fin de los tiempos y hasta las Ultimas tierras con los hombres, con cada hombre (Presencia en la Iglesia). Este cami- no unico del Primogénito para acompajiar a los muchos herma- nos (Rom 8,29) tiene esos tres tramos fundamentales, y asi une la eternidad de Dios con el fin de la historia en la parusia. «Cristo anduvo no sélo el camino desde el Jordan hacia el Gol- gota, sino que lo anda todavia una y otra vez. Su Historia no se convirtié en historia (percance ocasional agotado en su momento); es decir, fue realmente su historia en su tiempo, pero precisamente para ser como tal historia eterna: la historia de Dios con los hom- bres de todos los tiempos y, por tanto, aconteciendo hoy y aqui como acontecio entonces. El es el Sefior viviente» (K. Barth KD IV/1, 345s). El camino implica un saber y un querer iniciales de la meta, un ponerse en marcha, andar, experimentar, encontratse con los caminantes que vienen en direccién contraria a la vez que acom- Pafiar a los que van en la misma, conversar intercambiando vive- res y vivencias, llegar. Los Sinépticos comprenden la revelacién como camino, y el camino a Jerusalén como la marcha hacia la revelacion y acreditacién definitivas. E. Haenchen Ppropone su comentario del entero evangelio de San Marcos bajo este titulo: El camino de Jess (1968). San Lucas ha hecho del «camino hacia Jerusalény el espacio y la forma de revelacién de Jestis a sus disci- pulos (9,51-18,14). Con ello ha elevado el caminar a categoria fundamental y universal del cristianismo. Sélo caminando se llega a percibir la posibilidad de la fe, a creer en acto y a poseer la fe tanto en sus contenidos como en sus exigencias, descubriéndola como don y tarea. La formula tedrica de comprensién de la reve- lacin de Jestis es ésta: «Mientras nos hablaba en el camino-nos hablaba mientras camindbamos» (Le 24,32-35). «Camino» es una categoria comin a las religiones y a las sabidurias, a la cultura clasica y a Ja biblica. «Hay que plantearse Prélogo XXXI en primer lugar qué es lo que eat, aaa nae considerar con cuidado por don le avanzar | a ay entenderemos en el camino (intellecturi in ‘ipso itinere), oe npr me sea el bueno, cuanto se adelanta cada dia y ao 7 a — a aquello a que nos impulsa un deseo natural» (Sé Fi jta beata \,1). > Hl ereerecs supone los caminos multiples que los hom- bres han abierto hacia Dios, para centrarse en el camino que Dios ha abierto a los hombres, que él ha pncaclo na peers y por el que nosotros podemos llegar hasta él. Ese cai doble direccién tiene un nombre: Jesucristo. a Si para comprender a Cristo en Jessis de Nagarel. Aproximacion @ la cristologéa (1973-2003) apelé a la categoria de «encuentro» a una perspectiva de teologia sistematica, ahora, en una perspecti va fundamental, ofrezco la categoria de «camino», que ee baeea ycomplementaria de aquélla. Esta incluye y subraya los e ae tos de temporalidad e historicidad (ibertad, sucesi6n, relacion, maduracion, espera, amor, accidn, resistencia ante la negati- vidad, empefio, aguante, esperanza). El encuentro con Bs exi- gencias previas y el conocimiento resultante acontece en el tra- yecto, y el caminar a su vez profundiza lo que un encuentro inicial suscitd. Por ello nos atrevemos a reclamar una razon cami- nante, como forma realista de la razon historica y vital. Ella implica el seguimiento, adhesion, adoracion € imitacion de Cris- to, misidn y servicio en la Iglesia, praxis historica y esperanza escatologica. Sin la verdad del encuentro como impulso previo y sin la verdad que el camino nos descubre (Fabre = wiajer y Exfabrung = «experiencia», tienen la misma raiz), tanto las ima- genes de Dios como los conceptos utilizados para comprender a Cristo terminaran careciendo de contenido real y de potencia personal. E] caminar con Cristo y caminar como Cristo termi- naran en la adhesion e identificacién con Cristo, que es el Cami- fo en persona. En el andar (Camino) encontramos la revelacion de Dios (Verdad) y anticipamos Ja esperanza suprema del hom- bre abierto y ganoso de lo eterno (Vida) (Jn 14,6). San Lucas, en el libro de los Hechos de los Apéstoles, des- cribe también Ja existencia de la primera Iglesia con el término «camino» (9,2; 19,9.23; 22,4; 24,14.22). Los creyentes son desig- XXXII Prilogo nados con este término porque siguen «el camino del Sefi (18,23), el «camino de Dios» (18,26). Esta mision y forma d vida los llevaran desde Jerusalén, por toda Judea, Galilea y | oixovupévn, hasta los confines de la tierra. La existencia cristi individual también es descrita como «camino». El relato de lo: discipulos de Emanis es la radiografia del camino y encuen de los hombres con Jestis, que se realiza al caminar con él, comentar jos acontecimientos de la vida, al dejar que 41 nos explique la historia y las Escrituras, ofrecerle hospitalidad reconocerle en la fraccién del pan (eucaristia), convirtiéndonos luego en mensajeros del Resucitado y Viviente (Le 24,13-35). En ese camino hacemos preguntas y recibimos respuestas; se nos hacen preguntas para las que no tenemos respuestas y se nos dan respuestas a preguntas que no teniamos. «Nada hay tan increible como una respuesta a una pregunta no formuladay (R. Niebuhr). Ese es el admirable juego de ironia y de seriedad que permea toda la accién de Jestis en el evangelio de San Juan. IV El camino con Jesus es el contexto de su descubrimiento (fe). A él debe seguir el contexto de su fundamentacién, que reclama un con- junto de saberes positivos, de métodos, de racionalidad histéri- ca y de contemporaneidad tanto eclesial como intelectual (teo- logia). Tras el caminar con Cristo viene luego el pensar a Cristo. A la hora de elegir titulo dudé entre estas dos palabras: fun- damentos © principios. En la historia de la teologia a veces han ido juntas y asi las usa San Ignacio (cf. FJ. Niemann, «Von der pau- linischen Metapher “Fundament” zur neuzeitlichen Fundamen- taltheologien, en: Zeitschrift fiir katholische Theologie 1 (2002) 47-78; San Ignacio, Ejercicios Espirituales 23). La palabra griega apy) une ambos aspectos. El principio da origen en el doble sentido del término: no sdlo como inicio temporal, sino sobre todo como potencia permanente, que confiere realidad y mantiene existencia, Los fundamentos se convierten en principios a par- tit de los cuales se esclarecen las demas afirmaciones, promesas y esperanzas del cristianismo. El libro intenta ofrecer algo asi como una ligica de la cristologia, para la cual, fundamento y conte- Prilogo XXXII i bles. En él me he propuesto dos objetivos. . Be eccrrar a todos que Jesucristo en persona ¢s el «Logos a verdad» y el «Evangelio de la salvacion» (Ef 1,13). El otro : dar a quienes son ya cteyentes a «crecer €n la gracia y en Be cimiento de Nuestro Sefior Jesucristo» (2 Pe 3,18; 1,2; Fil 3,7-8); a profundizar «en la fe y en el amor que tenemos en él» @ Tim 1,14), un amor «que excede todo conocimiento», porque en é nos llega la plenitud de Dios (Ef 3,19). i, Si el primer volumen de esta obra analiza lo que ha sido el esfuerzo de la razon moderna para reconocer a Jesis como Cristo, el segundo intenta pensarle a partir de las fuentes nor- mativas, de esa herencia hist6rica y de la conciencia contempo- ranea. Lleva por titulo Fundamentos de Cristologia. Tk El contenido, y estar centrado en torno a: la existencia de Cristo en relacion (Historia salutis); la realidad personal salvifica de Cristo (Persona salutis); la realizacion en nosotros de la obra salvifica de Cristo (Praesentia salutis). Esperamos que el lector pueda tener este segundo volumen en sus manos al afio que viene por estas fechas. Ambos volimenes presuponen y prolongan lo que el autor ha expuesto en la Cristologia que, dentro de la coleccién «Sapientia fidei», ha publicado la misma editorial. ; ~ Un libro es fruto del trabajo personal del autor y de la amis- tad, compaiiia y colaboracion de quienes han confiado en ély le han prestado ayuda de multiple naturaleza. En la imposibilidad de nombrarlos a todos, reciba cada uno mi agradecimiento mas sincero y, en lo que tengan de positivo, considere suyas estas paginas. 2 de octubre de 2004 OLEGARIO GONZALEZ DE CARDEDAL