Вы находитесь на странице: 1из 7

Tipos de blogs

Es uno de los sistemas más completos, no en


vano, ya ganó un premio como mejor proveedor
de blogs. Es el único que incorpora una función
de autoguardado de los posts que puede
sacarnos más de una vez de algún apuro. En su
versión básica permite eliminar la publicidad que
integran en el blog, pero es recomendable usar
su versión extendida si queremos disponer de
mayores posibilidades. Además, podemos
desde el panel de control adaptar la publicidad a
nuestro diseño.
Es uno de los que más recursos reúne y es una
opción muy a tener en cuenta a la hora de
decidirse. Además de todo lo recogido en la
comparativa dispone de numerosas opciones a
la hora de configurar el blog, el editor de textos
incorpora un corrector ortográfico y su sistema
para la inclusión de vídeos en los posts es de
los más sencillos que he visto.
Sin grandes características se ha convertido en
uno de los sistemas más utilizados, no existen
demasiadas opciones a la hora de configurar o
modificar el blog y es, sin duda, el sistema más
sencillo, lo que se convierte en un punto a su
favor y en su contra.
Para un principiante poco hecho a manejar
paneles de control resulta muy sencilla la
publicación de artículos y por eso se presenta
como una fenomenal posibilidad, pero hay que
pensar seriamente que aspiraciones tenemos
con nuestro blog y si queremos limitarnos sólo a
escribir. Dado que las modificaciones se limitan
a cambiar la plantilla por las ofertadas en el
sistema.
Es el único que permite importar desde Blogger
y la posibilidad bajo demanda de hacerlo desde
otro sistema. Por otro lado te da la posibilidad
de incorporar tu propia publicidad al blog así
como utilizar un dominio propio lo que resulta
muy interesante si tu blog crece y no quieres
tener que pasar el trago de trasladar todo el
contenido a otro servidor. Como curiosidad
puedes elegir el favicon (la imagen al lado de la
dirección en el explorador) que quieres para tu
blog.
Es un sistema my sencillo y bastante más
limitado que el resto. No impone restricciones de
espacio e incorpora un lector de feeds propio
para seguir tus blogs favoritos. Pero las
posibilidades son muy limitadas, tanto a la hora
de redactar posts como a la hora de modificar el
aspecto del blog.
Es, sin duda, el sistema más conocido y el más
utilizado dentro de las plataformas alojadas.
Reúne prácticamente todo lo necesario para
crear un blog teniendo en cuenta, además, que
si un día quieres hacer de ello algo más serio
puedes seguir usando su sistema de publicación
bajo tu propio dominio y alojamiento.