Вы находитесь на странице: 1из 1

LA ARAUCANA -ERCILLA 56

As propuso astuta y sabiamente


( para que la eleccin se dilatase)
la prueba al parecer impertinente
en que Caupolicn se sealase,
y en esta dilacin tan conveniente
dndole aviso, a la eleccin llegase,
trayendo as el negocio por rodeo
a conseguir su fin y buen deseo.
Celebraba con pompa all el senado
de la justa elecin la fiesta honrosa
y el nuevo capitn, ya con cuidado
de dar principio a alguna grande cosa,
manda a Palta, sargento, que, callado,
de la gente ms presta y animosa
ochenta diestros hombres aperciba
y a su cargo apartados los reciba.
Fueron , pues, escogidos los ochenta
de ms esfuerzo y menos conocidos;
entre ellos dos soldados de gran cuenta
por quien fuesen mandados y regidos,
hombres diestros, usados en afrenta,
a cualquiera peligro apercebidos;
el uno se llamaba Cayeguano,
el otro Alcatipay de Talcaguano.
Tres castillos los nuestros ocupados
tenan para el seguro de la tierra,
de fuertes y anchos muros fabricados,
con foso que los cie en torno y cierra,
guarnecidos de plticos soldados
usados al trabajo de la guerra,
caballos, bastimento, artillera,
que en espesas troneras asista.