Вы находитесь на странице: 1из 12

EXPLOSIÓN DOCUMENTAL Y EL MANEJO DE

LA INFORMACIÓN

OBJETIVOS

 Conocer el marco histórico del desarrollo de las comunicacionesy el archivo


 Identificar las consecuencias del fenómeno de la explosión documental y su
impacto en la década de la información.

LA DECADA DE LA INFORMACION

Antiguos proverbios nos recuerdan de una y otra manera el concepto generalizado


sobre la importancia de la información en el quehacer cotidiano. Unos nos dicen que
“un hombre bien informado vale por dos”; otros que “la información es poder”.

Estas verdades populares parecen adquirir actualidad al convertirse la información en


un factor esencial y determinante para el progreso de los pueblos.

La información, ese cúmulo de fechas, datos, nombres, acontecimientos y lugares,


forma parte intrínseca del ser humano en el preámbulo del siglo XXI. No en vano se
afirma que la década de los ochenta tiene una palabra clave: Información, en su más
amplio sentido.

Pero la información es ahora más que una acumulación de expresiones y datos; es una
verdadera industria cuyos comienzos ser remontan a mediados del siglo diecinueve,
cuando nació logran prensa escrita y los primeros sistemas de comunicación como el
telégrafo. Este proceso, con el correr del tiempo, se fue arraigando en la sociedad, el
comercio, la industria, el gobierno, alcanzando su mayor auge en las tres últimas
décadas, cuando se afianzó con fuerza, gracias a los nuevos avances tecnológicos.

La característica fundamental de los últimos 30 años ha estado marcada por un


vertiginoso y acelerado proceso innovador en los medios de comunicación masivos, y
negro a la televisión a color. La llegada y uso de los computadores en todos los
campos, la masiva difusión informativa en forma escrita, visual, oral y auditiva y a la
invención de medios reprográficos aceleraron este proceso divulgativo e involucraron
nuevas formas y presentaciones de la información.
Es el inicio de los años ochenta el que marca en forma definitiva la gran diferencia para
la humanidad entera, debido a la introducción en el mercado de nuevos y sofisticados
aparatos que facilitan ya no sólo la producción de la información (computadores,
portátiles, máquinas de escribir con memoria), sino su transmisión y divulgación
inmediata (fax, tele video, teléfono celular, etc.). Se ha vaticinado que este influjo
marcará una transformación tan grande en la sociedad actual, que para finales del
presente siglo su cambio sólo será comparable al que vivió el hombre a comienzos de
la Era Neolítica, cuando se inventó la agricultura y al cría de ganado como medios de
subsistencia, hace millones de años; o a la acontecida con la llamada Segunda
Revolución Industrial, producida con el descubrimiento del petróleo y el uso de la
electricidad, que pronto se convirtieron en un aporte de valiosa utilidad para el
desarrollo de las maquinarias y los procesos de manufactura y trabajo industrial.

Se prevé además, en muy corto tiempo, fusión de tres técnica generadoras de los
nuevos cambios que tanto esta sociedad como la del futuro deberán enfrentar; ellas
son: La informática, las telecomunicaciones y la reprografía. Es decir, producción,
divulgación y reproducción de información; dado que dichas técnicas se entrelazan
entre sí con este elemento llamado información.

Sobra entonces decir que las técnicas aquí mencionadas son precisamente las que van
a marcar el derrotero que permitirá un mayor crecimiento económico y político a nivel
mundial.

Esta predicción es tan evidente en el sentido que aquellos países que manejen mejor
sus recursos informativos, es decir, avances científicos, descubrimientos, invenciones,
estadísticas, datos, etc., serán entonces lo que lideraran la política y la economía
internacional, con lo cual toma validez la concepción popular con que iniciamos la
unidad: La Información es poder.

Surgen entonces los interrogantes: ¿Cómo hacer frente a esta realidad? ¿Cuál es la
posición que debe asumirse para lograr el anhelado liderazgo que da la información?

Esta inquietud ha sido también considerada por importantes organismos


internacionales que, como la Organización de las Naciones Unidas para la Educación,
La ciencia y la Cultura UNESCO, buscan la creación de mecanismos destinados a
facilitar el establecimiento de sistemas y redes nacionales de información científica,
cultural y técnica entre los países miembros. Con el objeto de lograr que las
decisiones políticas de los Estados cuenten con las herramientas informativas
adecuadas y la planificación necesaria; esta planificación debe facilitar una idónea
infraestructura informativa basada en el establecimiento de bibliotecas, centros de
documentación archivos públicos, que reviertan su información en beneficio de sus
ciudadanos para amino darlas brecas existentes entre los Estados.

La década de la información caracteriza entonces un nuevo enfoque en el manejo de


las relaciones económicas y políticas. Si la Segunda Revolución generó una nueva
concepción industrial y el despegue competitivo de la economía del mercados, la
revolución ocasionada por la producción de información constituirá la competencia
por el liderazgo de las naciones que anhelan lograr un más fácil acceso y manejo de la
escrita, y los medios de producción, como por el uso inmediato de la información
científica y técnica.

En la medida en que los avances tecnológicos producen y procesan con mayor rapidez
la información, las necesidades de su control y la lucha por su depuración y manejo
crecen igualmente; de ahí que las decisiones gubernamentales, sobre todo de los
países que buscan salir de su subdesarrollo económico, político y social, están
encaminados a la adopción de mecanismos que les permita no sólo el acceso y manejo
de la cada vez más numerosa y compleja información que bombardea todos los
frentes de la actividad humana, sino el principal problema que radica en su depuración
y control para mantenerse actualizados constantemente.

Ese es el reto que genera esta década informativa: el control y depuración de la


superabundancia informativa, ya que de la manera técnica y responsable de su manejo
dependerá entonces la superación de los pueblos y el avance de cada uno de los
sectores que conforman la sociedad.

Si los años ochenta constituyeron la llamada década de la información, los noventas


deberán convertirse entonces en los años destinados al eficiente manejo de la
superproducción informativa.

LA EXPLOSIÓN DOCUMENTAL

Podríamos deducir o inferir que la tecnología de los años ochenta ha sido una u otra
forma la responsable directa de la gran cantidad de información producida segundo a
segundo en todas las esferas del quehacer mundial: la política, la economía, el
comercio, las investigaciones educativas, culturales, sociales, los laboratorios, clínicas,
etc. En cierta medida esto es cierto. Sin embargo, si nos remontamos al estudio de la
propia historia humana encontraríamos que esa inmensa producción mundial de
información contenida en una variada gama de formas de presentación produce a su
vez un elemento diferente al que llamamos Documento; la información es parte
inherente del documento mismo; sin ella, el documento como tal no existe. Son
documentos no sólo la información elaborada y contenida en papel, sino también las
películas, los videos, las fotografías, las obras de arte, etc.

Son estos documentos, lo s que han ido creciendo en una forma desproporcionada y
aparentemente inmanejable. Pero no es a partir sólo de la década de los ochenta
cuando podemos hablar de la avalancha incontrolable de producción documental,
conocida más comúnmente como explosión documental. El hombre por su
características de ser social ha necesitado siempre el establecer las transcendencia de
sus actos y sus vivencias, las cuales comenzó a plasmar de diferentes hace millones de
años cuando en su afán comunicativo logró descubrir la forma de evidenciar sus
recuerdos en las rocas de las cavernas donde habitaba, enriqueciendo así su
comunicación basada en gestos y sonidos sin manifestación alguna de perennidad.

Sin embargo, aún cuando la producción documental, es decir, la información


registrada en un soporte físico comenzó con el mismo desarrollo de la comunicación
humana no fue sino hasta la invención de la imprenta de Gutenberg que surgió la idea
de la producción en serie delos documentos como un proceso paulatino de divulgación
informativa.

Siglos más tarde el propio proceso de tecnificación que altero el mundo comercial y
económico, ocurrido en los años cincuenta, influyó notoriamente para que la
producción documental sufriera un repentino y audaz cambio, el cual causó gran
revuelo en el mundo de los negocios en particular y en las actividades del hombre en
general.

El paso de la máquina de escribir tradicional a la eléctrica y luego sucesivamente a


aparatos más sofisticados de memoria, con capacidad similar a los computar odres
personales, la invención de las máquinas duplicadoras, etc., permitió que se llevara a
proporciones no imaginadas la producción de documentos. Su repercusión ha sido de
tal magnitud que la denominamos Explosión documental.

A manera de ejemplo, tomemos los datos estadísticos de la industria editorial y la


impresión norteamericana, una de las más sólidas e importantes de mundo. El 81% de
la industria manufacturera de los Estados Unidos está dedicada al campo de la
producción de documentos, con un promedio de 38.000 establecimientos ubicados en
las principales ciudades de ese país.
RECUENTO HISTÓRICO DE LAS COMUNICACIONES Y EL
ARCHIVO

La necesidad de expresión y comunicación es innata al hombre como ser social y por


ello es una manifestación de carácter universal. Esa capacidad de comunicación es la
que nos permite una interrelación con nuestro semejantes y facilita la trasmisión de
nuestros pensamientos y vivencias como medio de transcendencia para el futuro.

Gracias a esta habilidad comunicativa desarrollada por el hombre, hemos podido


conocer a cerca de nuestros antepasados, así como dejar un legado de información
sobre costumbres, folclor, economía y política; para las veneraciones venideras.

HISTORIA DE LA COMUNICACIÓN: ORIGEN Y EVOLUCIÓN.

Para conocer dónde y cómo nació este proceso de comunicación debemos


remontarnos a los orígenes mismos del hombre en su fase Prehistórica, denominación
genérica atribuida a todas las fases de la historia anteriores al registro escrito.

Las investigaciones arqueológicas y antropológicas nos señalan que de acuerdo con la


cronología prehistórica, ésta se divide entres edades: La Edad de Piedra, del Bronce y
la del Hierro. A su vez la Edad de Piedra prestan tres períodos muy característicos:
Paleolítico
Mesolítico
Neolítico

Es a partir del Período Paleolítico, el más antiguo de la Edad de Piedra, donde la


presencia del hombre comienza ese interesante proceso de evolución comunicativa.
Aquellos seres, resultad de una muy lenta y larga evolución fueron sintiendo,
seguramente, la necesidad de expresar sus pensamientos, ideas, miedos y angustias;
para ello se valdrían de sonidos, movimiento y señales torpes según le indicaba su
inteligencia en vía de formación.

Su constante contacto con la naturaleza y su diario caminar le permitieron en un


proceso meramente de observación, familiarizarse con los sonidos delos animales; el
agua, el trueno y demás manifestaciones de medio que le rodeaba. De ahí que por
imitación aprendió a expresarse inicialmente por medio de sonidos guturales y la
imitación de movimiento a través de gestos, comunicación ésta que en su primera fase
le fue suficiente, naciendo así la comunicación oral por excelencia.Sin embargo, las
necesidades de lograr el predominio en un medio salvaje y su afán de transcendencia,
esto es dejar constancia de sus vivencias, lo llevaron a ir perfeccionando un modo más
perdurable de comunicación.

Nació así la evocación del medio a través de los grabados sobre piedras, dominados
Pictografías, que no eran otra cosa que la decoración de sus cavernas con figuras de
los animales que casba. Alguno de estos dibujos son simplemente bosquejos en
blanco y negro, otros, pinturas en único color o en varios colores como el marrón y
diferentes tonalidades de amarillo; probablemente extraídos de las plantas y las
cortezas de los árboles.

Las pinturas rupestres, están grabadas en las cavernas donde habitaba el hombre. Su
realismo y belleza son notales y su valor artístico es tan grande que gracias a ellos los
científicos han podido basarse en su contenido para conocer el aspecto de los
animales de aquella época.

El pictograma por excelencia fue una forma de comunicación mnemotécnica, es decir,


una serie de dibujos que servían de apoyo para una expresión oral, pero que entre sí
no tenían una interrelación directa. Era una expresión de vivencia que reflejaba la
huella de su paso por un un inhóspito, ya semejanza de la marca que sus pies dejaban
al caminar, dibujó sus animales de caza.
Este hombre primitivo intentó luego reflejarse a sí mismo en sus dibujos, haciendo
parte de su propia historia. Inició este proceso dibujando sus manos y luego quiso
involucrar a sus compañeros y así mismo, en secuencias que semejaban
esquemáticamente su presencia y su contacto con el medio.

Cuando se inicia este proceso en el cual el dibujo muestrea la participación del


hombre, aparecen grabados más elaborados que representan figuras en movimientos
y que expresan un significado más claro, donde las figuras se relacionan entre sí.

Este nuevo período en el proceso de la comunicación se denomina Ideográfico, ya que


los dibujos expresan ideas. El medio de grabarlo fue el mismo: piedra, conchas De
animales, colmillos de elefante, cortezas de arboles y las paredes de las cavernas. Su
contenido expresaba ideas completas alas que se conoces como ideogramas. Ejemplo
de ellos son los símbolos usados para representar el día y la noche atreves de la figura
del sol y la luna respectivamente, que involucrados en una escena significaban ya un
contexto completo una idea elaborada de carácter narrativo, por ejemplo un sol y un
hombre con su lanza, frente a un animal como el reno o el bisonte, significaba (el
hombre sale de caza al amanecer).
A partir de que nace un largo recorrido que lleva al hombre a desarrollar nuevas
manifestaciones graficas de comunicación, con lo cual irá abriendo las puertas de la
civilización atreves del mensaje escrito.

LA ESCRITURA

La historia de la escritura, etapa y factor fundamental en la propia historia de la


humanidad tiene dos componentes fundamentales: lo económico y lo social. Aunque
no es posible determinar a través del tiempo que determino por que empezó en
diferentes lugares trataremos de reflejar su evolución.

La escritura en si puede definirse en un conjunto de formas y recursos que permiten


establecer una comunicación grafica entre los hombres. A diferencia de los idiomas,
que constituyen un lenguaje audible, la escritura conforma un lenguaje visible.

Una verdadera escritura corresponde al análisis de las frases en palabras


representadas en formas sucesivas, solo aparece en las sociedades que hayan
evolucionado en forma de civilizaciones.
Las cuerdas empleadas por los chinos antes del invento de la escritura ideográfica y los
Kipus incaicos utilizados para llevar el registro de sus transacciones comerciales o para
el envió de mensajes, constituyen sistemas primitivos muy valiosos en el proceso de
evolución de la escritura.

Al comienzo de su evolución, la escritura es figurativa, pictórica o jeroglífica, es decir


representación figurada de objetos e ideas. A que se agrupan los jeroglíficos egipcios,
los primeros caracteres chinos y algunos mensajes figurados de la civilización azteca.

LA ESCRITURA EGIPCIA: LOS JEROGLIFICOS

Los jeroglíficos como tal eran una escritura sagrada, solo los escribías o
Hierogrammatas sabían su significado y era utilizado para realizar las inscripciones en
monumentos y tumbas.

La hierática era una escritura abreviada usada por los sacerdotes para expresarse en
forma rápida y la demótica era una forma popular de escritura donde solo se
conservaban los signos o símbolos religiosos.
Los jeroglíficos son un remoto sistema de escritura pictórica de muy difícil
comprensión, dado que se basa en signos y símbolos figurativos no asociados con
signos fonéticos o alfabéticos.
PIEDRA ROSETTA

El descubrimiento de una piedra con inscripción jeroglífica dio a la humanidad la


oportunidad de descifrar las inscripciones de los monumentos. Fue encontrada por un
oficial de Napoleón Bonaparte, de apellido Champlion, cerca del rio Nilo, 3n 1708.
Dicha piedra contenía columnas con jeroglíficos y caracteres griegos, que permitieron
descifrar el significado de de las figuras y símbolos que componían dichos jeroglíficos,
dejando así los principios fundamentales de ese aporte a la civilización egipcia en el
proceso evolutivo de la escritura, dándonos además la oportunidad de conocer el
significado de sus escritos que datan de algo más de 3000 años.

LA ESCRITURA SUMERIANA

Los habitantes de la antigua Mesopotamia, el pueblo Sumerio, junto con ellos lo


egipcios, los cretenses y los chinos de la baja Mesopotamia, lograron inventar una
escritura práctica. La organización de sus ciudades, que se extendían entorno a un
templo, exigía llevar registros muy completos de las contribuciones ciudadanas y de
las transacciones del estado, por tanto, el desarrollo de una forma de registrar esta
información llevo a los sumerios a la invención de una práctica de escritura que se
origino de las necesidades económicas y en la actividad de los templo.

Inicial mente esta escritura estuvo manifestada en forma de pictogramas que


reflejaban el objeto al que se referían. Después surgió la necesidad de los gobernantes
de dejar constancia de sus actuaciones para presérvalas del olvido, con lo cual surge la
necesidad de la preservación de la información, y una forma rudimentaria de
documento de archivo.

El aporte de los sumerios al desarrollo de la escritura consistió básicamente en asignar


una fonetización a los pictogramas, con el objeto de individualizar los nombres de los
objetos de forma inequívoca. De esta forma los caracteres no designan ya objetos si
no palabras. Hacia el año 3000 A.C. los sumerios habían desarrollado una forma de
lectura y escritura muy completa e interesante.
LA ESCRITURA CUNEIFORME
Los pueblos babilonios, asirio, los heteos y más tarde los persas tomaron de los
sumerios su escritura denominada cuneiforme, llamada así por la forma acuñada de
sus caracteres, representados por ángulos y puntas. Procuraron adaptarla sus propias
necesidades y lenguas.
Este tipo de escritura se trazaba de derecha a izquierda y constituye una derivación de
la escritura jeroglífica e hierática de Egipto, con un elemento adicional en su evolución
que es el alfabeto perfeccionado más tarde por los egipcios.
La escritura cuneiforme debe a los pueblos de babilonia y asiria su, difusión.

Para plasmar el mensaje escrito estos pueblos se valieron de dos elementos


fundamentales: las tablas de arcilla y las bibliotecas.
Las tablas de arcilla dispuestas en forma de librillos, eran fabricadas con arcilla blanda
y luego puestas al sol. En ella se grababan los escritos con la ayuda de un punzón o
cuña, lo que daba forma a sus caracteres puntiagudos: cada tableta de arcilla al
secarse, formaba una hoja y la unión de varias de ella un libro.

Con el sentido de conservación y testimonio de los hechos acontecidos grabados en


las tablas de arcilla se dio así mismo origen a la formación de bibliotecas para contener
dichos escritos, siendo el pueblo sumerio uno de los precursores de esta activad, junto
con la formación de los escribas, casta privilegiada de estas civilizaciones antiguas que
debía su nombre al oficio que desempeñaban, es decir al escribir en las tablas de
arcilla.
Vestigios de esta valiosa civilización y su auge en el mundo antiguo lo constituye la
biblioteca del Rey Asurbanipal de Egipto (668-626 a C). Quien se define fue el primer
soberano en aprender a leer y a escribir y quien conformo una vasta biblioteca en su
palacio de Ninive, con las tablas de arcilla que contenían textos con caracteres
cuneiformes de gran valor para toda la humanidad.

Uno de los hechos más importantes de las historia de la escritura se llevo a cabo en
la región ocupada por los estados de siria y palestina durante el segundo primer
milenio antes de Jesucristo.

Esta región se caracterizaba por el auge del comercio y el intercambio de toda índole,
lo que llevo a la necesidad de inventar una escritura mas practica, dado que las
escrituras cuneiformes o jeroglíficas del segundo milenio con sus complicados sistemas
ideográficos y fonéticos no bastaban para satisfacer sus propias necesidades.

Esto llevo a la simplificación de los signos para representar las letras y las tentativas
de inventar escrituras de carácter alfabético, donde surgió entonces el primer
acercamiento a un alfabeto compuesto por 20 o 30 consonantes que conformaron la
escritura semita, utilizada en las ciudades de Fenicia y Palestina.

Fueron entonces los fenicios quienes a través de sus viajes llevaron esta forma de
escritura a las diversas regiones donde comerciaban.

La escritura difundida por los Fenicios tuvo dos grandes ramas: la aramica y la griega
que acabaron difundiéndose entre galos y romanos por gran parte de la tierra, dando
lugar así a una forma de comunicación indispensable para el desarrollo de las nuevas
civilizaciones y el establecimiento de patrones culturales basados en la importancia de
los documentos escritos como pruebas, constancias y testimonios de los
acontecimientos.

MATERIALES USADO EN EL DESARROLLO DE LA ESCRITURA


El hombre utilizó a lo largo de este proceso los diferentes materiales que la naturaleza
le proporcionó: hojas de árboles, huesos, caparazones de animales, etc., pero la piedra
por su carácter indestructible, se convirtió en uno de los elementos más comunes.

El descubrimiento del uso del papiro como material o soporte de la escritura se


difundió muy rápidamente y fueron los egipcios quienes lo llevaron a Europa, con lo
cual Egipto inició un nuevo proceso no sólo en materia de escritura, sino de
comercialización del propio papiro.
Sin embargo, debido a los permanentes conflictos que se Vivian entre Egipto y las
demás civilizaciones, el papiro comenzó a escasear llegando incluso Tolomeo a
prohibir su exportación a Europa y Asia.

El pergamino proviene de las pieles curtidas de animales como el cordero, la cabra y


las ovejas; actualmente se usa como un elemento muy fino para grabar textos o
mensajes escritos.

Los romanos a su vez, además del papiro y el pergamino, utilizaron tablas de madera
recubiertas de cera en al que grababan sus escritos con un punzón al que dieron el
nombre de stilus, del que se derivó no solo al acción moderna de Estilo coma la forma
personal que tiene un escritor para manifestar su personalidad literaria, sino la pluma
fuente con la cual se escribe: El estilógrafo.
EL ALFABETO

Hemos visto como antes de existir el lenguaje escrito, la forma común de


comunicación entre los hombres fue la palabra hablada que evolucionó a través de la
pictografía; los ideogramas y los jeroglíficos en forma de dibujos y objetos simbólicos.

Sin embargo, el alfabeto como tal, base nuestros actuales sistemas de escritura y
comunicación, hace su aparición en Europa a mediados del Siglo a.C., cuando lo
mercaderes semitas divulgaron la escritura fenicia en el pueblo griego.

El hecho de mayor importancia para nuestra civilización fue la adopción del alfabeto
fenicio y su escritura por parte de los griegos hacia el siglo VIII a. C. Estos lo
perfeccionaron notablemente al introducir el concepto de los sonidos vocálicos. El
alfabeto griego clásico se compone de 24 letras entre consonantes y vocales.

En la actualidad se conocen algo más de 200 alfabetos, de los cuales unos 50 se


encuentran vigentes y en uso, siendo el alfabeto latino uno de los más extendidos en
todo el mundo.

LA TINTA Y EL PAPEL

Estos dos materiales imprescindible en todo proceso actual de escritura, dibujo o


impresión tienen un origen que se remonta a épocas lejanas.La tinta fue utilizada por
las más antiguas civilizaciones chinas y egipcias. La historia de su invención se atribuye
a los chinos en el años 2600 a.C. cuando Tien-Chen la fabricó como un líquido de color
negro a base de negro de humo en forma de barniz que se aplicaba sobre las sedas por
medio de una varilla de bambú.

En Egipto se han encontrado papiros con inscripciones hechas con una tina de tan alta
calidad, que el paso del tiempo no ha logrado alterarlas, manteniendo su color original
tan intenso como en el momento de su elaboración.
El uso de la tinta actual con compuestos de hierro data del siglo XIII, y su utilización se
generalizó a partir del siglo XVI de nuestra era.

La materia prima del papel es generalmente la celulosa, que proviene de la madera o


las fibras extraídas del algodón o el lino molidos. No fue conocido por las civilizaciones
egipcia, romana o griega.

El papel como tal, fabricado a partir de los desechos de trapo, fue un invento chino,
hacia el siglo I a C. atribuido a Tsai-Lun, un funcionario del gobierno chino quien por la
necesidad de su trabajo fabricó unas láminas muy delgadas de una material extraído
de las cortezas de bambú, las que remojó y golpeó hasta que le dieron una
consistencia delgada y suave que facilitó la escritura de los textos. Luego introdujo su
invención algunas modificaciones y utilizó otros materiales como trapos de algodón y
seda, a lo que dio el mismo procedimiento para fabricar ese material que hoy
conocemos como papel.

Durante los años siguientes el uso del papel fue calando firmemente en toda la cultura
de occidente, estableciéndose en Francia en 1338, en Alemania en 1390 y en América
en 1690.La influencia del papel en nuestra civilización occidental ha sido tan grande,
que gracias a su invención debemos muchos de los avances de la sociedad. Al
comenzar el siglo XX no había duda alguna de que nuestra sociedad se había
convertido en una sociedad de papel, con las consabidas consecuencias en el auge de
la variedad y la cantidad de documentos que se han convertido hoy día en un terrible
problema de organización.

Este maravilloso invento está siendo sacudido por nuevas técnicas y tecnologías de
almacenamiento, con el fin de frenar su incontenible producción aún cuando todavía
hoy las diferentes legislaciones lo consideren el medio más eficaz de conservar
información como prueba documental.

LA IMPRENTA

SE atribuye la invención de la imprenta a Johann Gutemberg, de la ciudad de


Maguncia, en Alemania, a mediados del siglo XV (1440), aunque los chinos ya en el
siglo VIII de nuestra era usaban bloques de madera tallada, como un principio de
impresión. Igualmente, en el mismo siglo XV, en Corea existía una fundición destinada
a la elaboración de tipos móviles de metal. Sin embargo, ninguno de estos inventos
llegó a Europa y por eso la invención de los caracteres móviles de impresión se
atribuye al señor Gutemberg.

La invención de la imprenta revolucionó el mundo de la Edad Media y causó la primera


gran revolución industrial y cultural. Con el uso de este medio de desencadenó la
producción masiva de documentos, la expansión cultural y la necesidad de
conservación de la información como producto ya no sólo de las actividades
personales, sino como testimonio de posteridad de la acción diaria de todos los
sectores.