Вы находитесь на странице: 1из 65

El instante de mi muerte

La locura de la luz

Maurice Blanchot

El instante de mi muerte

La locura de la luz

Nota de presentación de

José Jiménez

Traducción de

Alberto Ruiz de Samaniego

instante de mi muerte La locura de la luz Nota de presentación de José Jiménez Traducción

Reservados todos los derechos. El contenido de esta obra está protegido por la Ley, que establece penas de prisión y/o multas, además de las correspondientes indemnizaciones por daños y perjuicios, para quienes reprodujeren, plagiaren, distribuyeren o comunicaren públicamente, en todo, o en parte, una obra literaria, artística o científica, 0 su transformación, interpreta- ción o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la preceptiva autorización.

© Éditions Fata Morgana, 1973 y 1994

© EDITORIAL TECNOS, S. A., 1999

Juan Ignacio Luca de Tena, 1 5 - 28027 Madrid

ISBN:

84-309-3327-1

Depósito Legal: M . 10.687-1999

Printed in Spain. Impreso en España por Lavel, S. A

Índice

NOTA DE PRESENTACIÓN: LA SOLEDAD DE

LAS PALABRAS, por José Jiménez

Pág.

9

EL INSTANTE DE MI MUERTE

15

LA LOCURA DE LA LUZ

27

7

Nota de presentación

La soledad de las palabras

¿Dónde puede ubicarse el espacio literario en

?Esa inte-

rrogación radical, obsesivamente presente en el largo itinerario de su obra, dota con una sonori- dad especial a la escritura de Maurice Blanchot (Eze,Alpes Marítimos, 1907). Hablo de «sonoridad» en un sentido musi- cal. Y me refiero a ese ritmo seco, sincopado, de su prosa, que tiene como trasfondo un concep- tualismo lingüístico en el que se refleja el can- sancio de toda una época ante la aventura del

untiempodevaciamiento dellenguaje

9

agotamiento de los lenguajes. Un cansancio que se remonta al anterior final de siglo, en Viena, y cuya «acta notarial» quedaría fijada para siempre en la Carta de Lord Chandos (1902), de Hugo von Hofmannsthal. Pero que tiene que ver, también, con el asal- to propagandístico de la palabra consumado por los totalitarismos contemporáneos, y con su posterior evanescencia y futilidad, con su ins- trumentalización mercantil, en las sociedades de consumo que se han ido constituyendo y desa- rrollando en los últimos cuarenta años. El sonido de la escritura de Blanchot deja ver en todo momento algo no dicho, pero presente:

vivo en el envés, en la sombra de las palabras. Eso no dicho, pero latente, implica una utiliza- ción de segundo grado del lenguaje, por la cual, además de hacer aflorar el sentido, las frases se vuelven reflexivamente sobre sí mismas, sus- citando el problema y la cuestión de la raíz de la significación. Del espacio literario, en suma. En pocas ocasiones, no obstante, puede per- cibirse de una forma tan aguda esa interroga- ción radical como en los textos que vienen a con- tinuación. En su concisión esencial, en su fijeza

10

ensimismada, El instante de mi muerte y La locu- ra de la luz son dos de los mejores textos auto- rreferenciales producidos por la literatura del siglo XX. En ellos, en su brevedad constitutiva, podemos apreciar una concentración extrema de la escri- tura. Son textos llevados al límite: a la invoca- ción del detalle, la ocasión, el instante. La fuga- cidad incesante de la vida es retenida no de un modo secuencial, narrativo, sino a través de la desmembración del flujo temporal de su ruptura. De su ruptura en el lenguaje. Lo que quiere decir, evitar la acumulación verbal. Hace hablar a la soledad humana en la propia e intensa sole- dad de las palabras. Si pudiéramos hablar de «autobiografía», estaríamos ante textos auto- biográficos. Pero la autobiografía exige un rela- to, la construcción de una narración. Y, en este punto, Blanchot es no sólo explícito, sino tajan- te: «nada de relatos». ¿Dónde nos situamos entonces? Desde luego, en la pregunta por el espacio literario. Y, a la vez, por la manera de plantearla, en una especie de documentos lingüísticos morosamente construidos en torno a la idea de evocación.

11

En ambos textos, el desencadenante es el

la

memoria. En ambos, advertimos el logro de la lucidez del instante, en confrontación con un otro que ejerce su autoridad en tiempos y situaciones especiales. El militar, las fuerzas de ocupación, en la guerra. Los médicos, en la enfermedad. En esa confrontación con el otro, percibimos la impronta de Kafka, quizás la «compañía» lite- raria más persistente en la escritura de

Blanchot: «él me vio tal como yo era, un insecto, un animal con mandíbulas venido de oscuras regiones de miseria». La dualidad entre lo que somos y lo que parecemos se dobla, a la vez, en la dualidad de lo que sentimos y lo que los demás ven en nosotros. La ausencia de manifestaciones externas del dolor producido por la pérdida de los seres queridos sólo deja lugar para la locura de la intimidad. Pero lo que queda más intensamente fijado en la recreación del recuerdo es el instante de

todos los instantes, el instante de la muerte, a la

que un joven que ya sólo vive en las lejanas brumas de la memoria se siente desde entonces ligado «por una amistad subrepticia».

r e c u e r d o de un acontecimiento fijado en

12

En ese sutil juego de espejos y desdoblamientos, el que no se deja ver:

Blanchot el invisible, aparece ante nuestros ojos haciendo resonar en el lenguaje el estallido de luz que nos trae la visión extrema del día, desde la oscuridad, o de la muerte inminente e inesperada, desde la vida todavía por vivir. Iluminación. Lucidez. Literatura. En ambos escritos, vida y muerte aparecen como espejos de una misma realidad. Su extre- ma condensación se revela así, en último tér- mino, como un ejercicio de levedad. Conden- sación dirigida no hacia la opacidad, sino a una mayor transparencia, claridad. La fluidez del cristal.

JOSÉ JIMÉNEZ

13

El instante de mi muerte

[1994]

Me acuerdo de un joven —un hombre todavía joven— privado de morir por la muerte misma y quizás el error de la injusticia —.Los aliados habían conseguido poner pie en suelo francés. Los alemanes, ya vencidos, luchaban en vano con inútil ferocidad. En una gran casa (el Castillo, la llamaban), golpearon a la puerta más bien tímidamente. Sé que el joven fue a abrir a unos huéspedes que sin duda solicitaban auxilio. Esta vez, un alarido: «Todos fuera».

17

El instante de mi muerte

Un teniente nazi, en un francés vergonzosamente normal, hizo salir primero a las personas de más edad, después a dos mujeres jóvenes. «Afuera, afuera». Esta vez, gri- taba. Sin embargo eljoven no pre- tendía huir; avanzaba lentamen- te, de una manera casi sacerdotal. El teniente lo zarandeó, le mos- tró unos casquillos, balas; allí había tenido lugar, de forma manifiesta, un combate, el terri- torio era un territorio de guerra. El teniente se atascó en un len- guaje extravagante, y poniendo delante de las narices del hombre ahora menos joven (se envejece rápido) los casquillos, las balas, una granada, gritó con claridad: «He aquílo queusted ha conseguido.»

18

El instante de mi muerte

El nazi colocó a sus hombres para apuntar, según las reglas, al blanco humano. El joven dijo: «Al menos haga entrar a mi familia.» Es decir: la tía (noventa y cuatro años), su madre, más joven, su hermana y su cuñada, una larga y lenta comitiva, silenciosa, como si todo estuviese ya consumado. Sé —lo sé— que aquel al que ya apuntaban los alemanes, no espe- rando más que la orden final, experimentó entonces un senti- miento de ligereza extraordina- ria, una especie de beatitud (nada feliz, sin embargo), ¿alegría sobe- rana? ¿El encuentro de la muer- te con la muerte? En su lugar, no trataré de ana- lizar ese sentimiento de ligereza. Quizás él era súbitamente inven-

19

El instante de mi muerte

cible. Muerto-inmortal. Quizás el éxtasis. Más bien el sentimiento de compasión por la humanidad sufriente, la dicha de no ser in- mortal ni eterno. Desde entonces, él estuvo ligado a la muerte, por una amistad subrepticia. En ese instante, brusco retor- no al mu ndo, estalló el ruido considerable de una batalla cer- cana. Los camaradas del maquis querían prestar socorro a aquel que ellos sabían en peligro. El teniente se alejó para inspeccio- nar. Los alemanes permanecían en orden, dispuestos a continuar así en una inmovilidad que dete- nía el tiempo. Pero he aquí que uno de ellos se acercó y dijo con voz firme:

« Nosotros no alemanes, rusos»,

20

El instante de mi muerte

y, con una especie de risa: «arma- da Vlassov», y le indicó que desa- pareciese. Creo que él se alejó, siempre con el sentimiento de ligereza, hasta que se encontró en un bos- que lejano, llamado «bosque de los brezos », donde permaneció resguardado por los árboles que él conocía bien. Es en el bosque frondoso donde, de repente, y des- pués de un cierto tiempo , recu- peró el sentido de lo real. Por todas partes, incendios, una sucesión de fuego continuo, todas las granjas ardían. Un poco más tarde él se enteró de que tres jóve- nes, hijos de granjeros, ajenos a todo combate y que no tenían otra culpa que su juventud, habían sido abatidos.

21

El instante de mi muerte

Incluso los caballos hinchados, sobre la carretera, en los campos, eran testimonio de una guerra que había durado. En realidad, ¿cuánto tiempo había transcurri- do? Cuando el teniente volvió y se dio cuenta de la desaparición del joven castellano, ¿por qué la cóle- ra, la rabia no le habían empuja- do a quemar el Castillo (inmóvil y majestuoso)? Porque era el Cas- tillo. En la fachada estaba inscri- ta, como un recuerdo indestruc- tible, la fecha de 1807. ¿Era lo suficientemente culto para saber que se trataba del famoso año de Jena, cuando Napoleón, sobre su pequeño caballo gris, pasaba bajo las ventanas de Hegel, que reco- noció en él «el alma del mundo», tal como escribió a un amigo?

22

El instante de mi muerte

Mentira y verdad, porque, como Hegel escribió a otro amigo, los franceses robaron y saquearon su vivienda. Pero Hegel sabía distin- guir lo empírico y lo esencial. En este año de 1944, el teniente nazi tuvo por el Castillo el respeto o la consideración que las granjas no suscitaban. Sin embargo, se registró por todas partes. Toma- ron algún dinero; en una pieza separada, «la habitación alta», el teniente encontró unos papeles y una especie de espeso manuscri- to -que acaso contenía planes de guerra-. Finalmente partió. Todo ardía, salvo el Castillo. Los seño- res habían sido perdonados. Entonces comenzó, sin duda, el tormento de la injusticia para el joven. Ya no el éxtasis; el senti-

23

El instante de mi muerte

miento de que él sólo estaba vivo porque, incluso a los ojos de los rusos, pertenecía a una clase noble. Eso era la guerra: la vida para unos, para los otros la crueldad del asesinato.

Permanecía, sin embargo, del momento en que el fusilamiento no era más que una espera, el sen- timiento de ligereza que yo no sabría traducir: ¿liberado de la vida?, ¿el infinito que se abre? Ni felicidad, ni infelicidad. Ni la ausencia de temor, y quizás ya el paso*más allá.Yo sé, imagino que

* Juego de palabras intraducible donde el autor saca partido de la ambigüedad de la expresión francesa le pas au-dela. Pas puede ser entendido como sustantivo (paso, de donde nuestra traducción el paso más allá), pero tam- bién como adverbio de negación que se emplea en corre-

lación con la partícula ne ( ne

(como, por ejemplo, pas beaucoup, pas du tout, etc.) en

pas ), o en locuciones

24

El instante de mi muerte

este sentimiento inanalizable cam- bió lo que le quedaba de existen- cia. Como si la muerte fuera de él no pudiese desde entonces más que chocar con la muerte en él. «Estoy vivo. No, estás muerto.» Más tarde, de vuelta en París, se encontró con Malraux. Éste le contó que había sido hecho prisionero (sin ser reconocido), que había conseguido escaparse, aunque perdió un manuscrito. «No eran más que reflexiones sobre arte, fáciles de rehacer, mientras que un manuscrito no podría serlo.» Con Paulhan,

las que condiciona negativamente el sentido del resto de las partículas que acompaña. De seguir esta segun- da acepción, la expresión habría de entenderse como lo contrario de la anterior, es decir, «el no más allá». En la traducción se da prioridad al significado más común sin que debamos olvidar, no obstante, el otro sentido laten- te del que participa todo el texto de Blanchot. (N. del T)

25

El instante de mi muerte

mandó hacer investigaciones que no pudieron más que resultar vanas. Qué importa. Tan sólo per- manece el sentimiento de ligereza que es la muerte misma o, para decirlo con más precisión, el ins- tante de mi muerte desde entonces siempre pendiente.

26

La locura de la luz

[1973]

Ilustración de Bram van Velde

Yo no soy ni sabio ni ignoran- te. He conocido alegrías. Decir esto es demasiado poco: vivo, y esta vida me produce el mayor placer. Entonces, ¿la muerte? Cuando muera (tal vez dentro de poco), conoceré un placer inmen- so. No hablo del sabor anticipa- do de la muerte que es insulsa y a menudo desagradable. Sufrir es embrutecedor. Pero tal es la ver- dad relevante de la que estoy seguro: experimento al vivir un placer sin límites y tendré al morir una satisfacción sin límites.

31

La locura de la luz

He errado, he ido de un lugar a otro. Estable, he permanecido en una sola habitación. He sido po- bre, después más rico, luego más pobre que muchos. De niño, tenía grandes pasiones, y todo lo que deseaba lo conseguía. Mi infancia ha desaparecido, mi juventud se ha quedado en el camino. No me importa: lo que ha ocurrido, me alegro por ello, lo que ocurre me gusta, lo que viene me conviene.

¿Es mi existencia mejor que la de todos los demás? Tal vez. Yo tengo un techo, muchos no lo tie- nen. No tengo la lepra, no estoy ciego, veo el mundo, una suerte extraordinaria. Yo la veo, esta luz fuera de la cual no hay nada. ¿Quién podría quitarme eso? Y

32

La locura de la luz

cuando esta luz se oscurezca, me oscureceré con ella, pensamien- to, certeza que me arrebata.

He amado a algunos seres, los he perdido. Me volví loco cuando recibí ese golpe, porque es un infierno. Pero mi locura ha que- dado sin testigos, mi extravío no era notado, sólo mi intimidad estaba loca. A veces, me ponía furioso. Me decían: ¿Por qué estás tan tranquilo? Ahora bien, esta- ba consumido de los pies a la cabeza; por la noche, corría por las calles, gritaba; durante el día, trabajaba tranquilamente.

Poco después se desencadenó la locura en el mundo. Me pusieron entre la espada y la pared como a muchos otros. ¿Para

33

La locura de la luz

qué? Para nada. Los fusiles no se dis- pararían . Yo me dije:

Dios, ¿qué es lo que haces? Entonces dejé de ser insensato. El mundo dudó, luego recuperó su equilibrio.

Con la razón, me volvió la memoria y vi que incluso en los peores días, cuando me creía per- fecta y enteramente desgraciado, era, sin embargo, y casi todo el tiempo, extremadamente feliz. Eso me hizo reflexionar. Este descu- brimiento no era agradable. Me parecía que yo perdía mucho. Me interrogaba: ¿no estaba triste?, ¿no había sentido mi vida arruinarse? Sí, eso había sido; pero, cada minuto, cuando me levantaba y corría por las calles, cuando que-

34

La locura de la luz

daba inmóvil en un rincón de la habitación, el frescor de la noche, la estabilidad del suelo me hacía respirar y descansar en la alegría.

Los hombres querrían escapar de la muerte, extraña especie. Y algunos claman, morir, morir, por- que quisieran escapar de la vida. «Qué vida, yo me mato, me rindo.» Eso es lamentable y extraño, es un error.

Sin embargo, he encontrado seres que jamás le han dicho a la vida, cállate, y nunca a la muerte, vete. Casi siempre mujeres, bellas criaturas. A los hombres el terror los asedia, la noche los consume, ven sus proyectos aniquilados, su trabajo convertido en polvo. Ellos,

35

La locura de la luz

tan importantes que querían cons- truir el mundo, quedan estupe- factos, todo se viene abajo.

¿Puede describir mis penalida- des? No podía ni andar, ni respi- rar, ni alimentarme. Mi aliento era de piedra , mi cuerpo de agua, y sin embargo moría de sed. Un día, me hundieron en el suelo, los médicos me cubrieron de barro. Qué trabajo en el fondo de esta tierra. ¿Quién la considera fría? Es fuego, es una maraña de espi- nas. Me levanté completamente insensible. Mi tacto erraba a dos metros: si entraban en mi habi- tación, yo gritaba, sin embargo el cuchillo me cortaba tranquila- mente. Sí, me quedé en los hue- sos. Mi delgadez, por la noche, se

36

La locura de la luz

erguía para horrorizarme. Me injuriaba, me fatigaba yendo de un lado para otro; ah, ya lo creo que estaba fatigado.

¿Soy egoísta? No tengo sen- timientos más que para algunos, piedad para nadie, raramente tengo ganas de agradar, raramen- te ganas de que se me agrade, y yo, para mí que poco menos que insensible, sólo sufro por ellos, de tal manera que su menor aprie- to me provoca un mal infinito aunque, no obstante, si es nece- sario, los sacrifico deliberada- mente, les suprimo todo senti- miento dichoso (llego a matarlos).

De la fosa de barro salí con el vigor de la madurez. Antes, ¿qué

37

La locura de la luz

era yo? Un saco de agua, era una superficie muerta, una profundi- dad durmiente. (Con todo, sabía quién era, resistía, no caía en la nada.) Venían a verme de lejos. Los niños jugaban a mi lado. Las mujeres se tiraban al suelo para darme la mano. Yo también he tenido mi juventud. Pero el vacío me ha decepcionado mucho.

No soy miedoso, he recibido algunos golpes. Alguien (un hom- bre exasperado) me cogió la mano y clavó en ella su cuchillo. Cuán- ta sangre. Después, él temblaba. Me ofreció su mano para que yo la clavase sobre una mesa o con- tra una puerta. Porque me había hecho ese corte, el hombre, un loco, creía haberse convertido en

38

La locura de la luz

mi amigo; echó a su mujer en mis

brazos; me seguía por la calle gri- tando: « Estoy condenado, soy el juguete de un delirio inmoral, confesión, confesión.» Un extra-

ño loco. Durante este tiempo la

sangre goteaba sobre mi único

traje.

Vivía sobre todo en las ciuda- 0 des. Durante un tiempo he sido un hombre público. La ley me atraía, la multitud me gustaba. He sido una sombra en la masa. Sien-

do

nadie, he sido soberano. Pero

un

día me cansé de ser la piedra

que lapida a los hombres solos. Para tentarla, apelé dulcemente a la ley: «Acércate, que te vea cara a cara.» (Yo quería, por un ins-

tante, llevarla aparte.) Impruden-

39

La locura de la luz

te llamada, ¿qué hubiese hecho si ella hubiese respondido?

Debo confesarlo, he leído muchos libros. Cuando desapa- rezca, insensiblemente todos estos volúmenes cambiarán; más gran- des los márgenes, más distendido el pensamiento. Sí, he hablado con demasiadas personas. Ahora, ello me sorprende; cada persona ha sido un pueblo para mí. Ese inmenso prójimo me ha reporta- do mucho más bien de lo que hu- biese querido. Actualmente, mi existencia es de una solidez sor- prendente; incluso las enferme- dades mortales me juzgan coriá- ceo. Me disculpo por ello, pero es necesario que yo entierre a algu- nos antes de mí.

40

La locura de la luz

Comenzaba a caer en la mise- ria. Ella trazaba círculos lenta- mente a mi alrededor, de ellos el primero parecía permitirme todo, el último no me permitía otra cosa que yo mismo. Un día, me encon- traba enfermo en la ciudad: viajar no era más que una fábula. El telé- fono dejó de contestar. Mis ropas se desgastaban. Tenía frío; la pri- mavera, ¡pronto! Iba a las biblio- tecas. Me junté con un empleado que me hacía descender a los bajos fondos ardientes. Para hacerle un favor, corría alegremente por pasa- relas minúsculas y le traía volú- menes que luego él transmitía al sombrío espíritu de la lectura. Pero este espíritu lanzó contra mí pala- bras poco amables; bajo su mira- da, yo empequeñecía; él me vio tal

41

La locura de la luz

como yo era, un insecto, un ani- mal con mandíbulas venido de oscuras regiones de miseria. ¿Quién era yo? Responder a esta pregunta me hubiese causado grandes problemas.

Afuera, tuve una corta visión: a dos pasos, justo en la esquina de la calle que yo debía abandonar, había una mujer parada con un carrito de niños, la percibía bas- tante mal, ella maniobraba el cochecito para hacerlo entrar por la puerta cochera. En ese instan- te entró por esta puerta un hom- bre al que yo no había visto acer- carse. Ya había pasado el umbral cuando hizo un movimiento para atrás y volvió a salir. Mientras él permanecía al lado de la puerta,

42

La locura de la luz

el cochecito, pasando delante de él, se alzó ligeramente para fran- quear el umbral y la joven, tras haber levantado la cabeza para mirar, desapareció a su vez.

Esta corta escena me exaltó hasta el delirio. Sin duda no podía explicármelo completamente y sin embargo estaba seguro, había captado el instante a partir del cual la luz, habiendo tropezado con un acontecimiento verdade- ro, iba a apresurarse hacia su fin. Ya llega, me dije, el fin viene, algo sucede, el fin comienza. Estaba embargado por la alegría.

Me dirigí a esta casa, pero sin entrar en ella. Por el orificio, veía el principio oscuro de un patio.

La locura de la luz

Me apoyé en el muro de afuera, tenía, por cierto, mucho frío; el frío me rodeaba de pies a cabeza, sentía que mi enorme estatura tomaba lentamente las dimen- siones de este frío inmenso, se elevaba tranquilamente según las leyes de su legítima naturaleza y yo reposaba en la alegría y la per- fección de esta dicha, por un ins- tante la cabeza tan alto como la piedra del cielo y los pies en el pavimento.

Todo eso era real, sépanlo.

No tenía enemigos. No me molestaba nadie. A veces en mi cabeza se creaba una vasta sole- dad en la que el mundo desapa- recía por completo, aunque salía

44

La locura de la luz

de allí intacto, sin un rasguño, nada lo malograba. Estuve a pun- to de perder la vista, al macha- carme alguien cristal en los ojos. Esa acción me estremeció, lo reconozco. Tuve la impresión de entrar en el muro, de errar en una maraña de sílex. Lo peor era la brusca, la horrorosa crueldad de la luz; no podía ni mirar ni dejar de mirar; ver era lo espantoso, y parar de ver me desgarraba desde la frente a la garganta. Además, escuchaba unos gritos de hiena que me ponían bajo la amenaza de un animal salvaje (esos gritos, creo, eran los míos).

Una vez quitados los cristales, me colocaron bajo los párpados una película protectora y sobre los

45

La locura de la luz

párpados murallas de compresas de algodón. No debía hablar, por- que las palabras tiraban de los puntos de la cura. «Usted dormía», me dijo el médico más tarde. ¡Yo dormía! Tenía que hacer frente a la luz de siete días: ¡un buen achi- charramiento ! Sí, siete días a la vez, las siete iluminaciones capi- tales convertidas en la vivacidad de un solo instante me pedían cuentas. ¿Quién hubiera imagina- do eso? A veces, me decía: «Es la muerte; a pesar de todo, vale la pena, es impresionante.» Pero a menudo moría sin decir nada. A la larga, me fui convenciendo de que veía cara a cara a la locura de la luz; esa era la verdad: la luz se volvía loca, la claridad había perdido el sentido; me acosaba

46

La locura de la luz

irracionalmente, sin regla, sin obje- tivo. Este descubrimiento fue una dentellada en mi vida.

¡Dormía! Al despertar, tuve que oír a un hombre que me pregun- taba: ¿tiene algo que denunciar? Extraña pregunta dirigida a alguien que acaba de tener rela- ción directa con la luz.

Incluso sano, dudaba de estar- lo. No podía ni leer ni escribir. Estaba rodeado de un norte bru- moso. Pero he aquí lo extraño:

aunque recordase el contacto atroz, languidecía viviendo tras unas cortinas y cristales ahuma- dos. Yo quería ver algo a pleno día; estaba harto del agrado y con- fort de la penumbra; tenía para

47

La locura de la luz

con la luz un deseo de agua y de aire. Y si ver significaba el fuego, yo exigía la plenitud del fuego, y si ver significaba el contagio de la locura, deseaba locamente esta locura.

En la institución se me conce- dió una pequeña posición. Yores- pondía al teléfono. El doctor tenía un laboratorio de análisis (se inte- resaba por la sangre); la gente entraba, bebía una droga; echa- dos en pequeños lechos, se dor- mían. Uno de ellos cometió una travesura notable: tras haber absorbido el producto oficial, tomó un veneno y cayó en coma. El médico lo consideraba una villanía. Resucitó y «Se querelló» contra ese sueño fraudulento.

48

La locura de la luz

¡Encima! Este enfermo, me pare- ce, merecía algo mejor.

Aunque tenía la vista apenas mermada, caminaba por la calle como un cangrejo, agarrándome firmemente a las paredes y, cuan- do las soltaba, con el vértigo alre- dedor de mis pasos. Sobre estos muros, veía a menudo el mismo anuncio, un anuncio modesto, pero con letras bastante grandes:

también, lo quieres. Cierta-

mente, yo lo quería, y cada vez que me encontraba estas palabras considerables, lo quería.

Sin embargo, algo en mí cesó bastante rápido de querer. Leer me suponía una gran fatiga. Leer no me fatigaba menos que hablar,

49

La locura de la luz

y la mínima palabra verdadera exigía de mí no sé qué fuerza que me faltaba. Me decían: usted se regodea con sus dificultades. Este propósito me sorprendía. A los veinte años, en la misma condi- ción, nadie me lo habría notado. A los cuarenta, un poco pobre, me volvía miserable. ¿De ahí venía esta penosa apariencia? En mi opinión, se me pegaba de la calle. Las calles no me enriquecían como hubieran debido hacerlo razonablemente. Al contrario, al circular por las aceras, al inter- narme en la claridad de los metros, al pasar por admirables avenidas en las que la ciudad res- plandecía magníficamente, me volvía extremadamente apagado, modesto y fatigado y, reuniendo

50

La locura de la luz

una parte excesiva de la ruina anónima, atraía a continuación tanto más las miradas cuanto que no iban a mí dirigidas y me con- vertía en algo un tanto vago e informe; de tan influyente, osten- sible que ella, la ciudad, parecía. Lo que es fastidioso de la miseria es que se nota, y los que la ven piensan: me están acusando; ¿quién me ataca? Yo no deseaba en absoluto portar la justicia sobre mis espaldas.

Me decían (alguna vez el médi- co, otras las enfermeras): usted es instruido, tiene capacidades; al no emplear aptitudes que, repar- tidas entre diez personas a las que les faltan, les permitirían vivir, les priva de lo que no tienen, y su

51

La locura de la luz

indigencia, que podría ser evita- da, es una ofensa a las necesida- des de ellos. Yo preguntaba: ¿Por qué estos sermones? ¿Es mi lugar lo que robo? Quítenmelo. Me veía rodeado de pensamientos injus- tos y de razonamientos malin- tencionados. ¿Y quién se enfren- taba contra mí? Un saber invisible del cual nadie tenía pruebas y que yo mismo buscaba en vano. ¡Era instruido! Pero quizás no todo el tiempo. ¿Capaz? ¿Dónde estaban estas capacidades que utilizan como jueces sentados con la toga en sus escaños y dispuestos a con- denarme día y noche?

Yo quería bastante a los médi- cos, no me sentía minimizado por sus dudas. El problema es que su

52

La locura de la luz

autoridad aumentaba de hora en hora. No nos damos cuenta pero son unos reyes. Abriendo mis habi- taciones, decían: Todo lo que está allí nos pertenece. Se lanzaban sobre mis recortes de pensamien- to: Eso es nuestro. Interpelaban a mi historia: Habla, y ella se ponía a su servicio. Rápidamente me des- pojaba de mí mismo. Les distri- buía mi sangre, mi intimidad, les prestaba el universo, les daba la luz. A sus ojos, en nada asombra- dos, me convertía en una gota de agua, una mancha de tinta. Me reducía a ellos mismos, pasaba todo entero bajo su vista, y cuando, al fin, no tenían presente más que mi perfecta nulidad y ya nada más que ver, muy irritados, se le- vantaban gritando: Y bien, ¿dónde

53

La locura de la luz

está usted? ¿Dónde se esconde? Esconderse está prohibido, es una falta, etc.

Detrás de sus espaldas yo per- cibía la silueta de la ley. No la ley que nosotros conocemos, que es rigurosa y poco agradable; aqué- lla era otra. Lejos de caer bajo su amenaza, era yo quien parecía asustarla. De creerla, mi mirada era el rayo y mis manos motivos para perecer. Además, ella me atribuía ridículamente todos los poderes, se declaraba perpetua- mente a mis pies. Pero no me dejaba pedir nada y, cuando me reconoció el derecho de estar en todos los lugares, ello significaba que no tenía sitio en ninguna parte. Cuando ella me colocaba

54

La locura de la luz

por encima de las autoridades, eso quería decir: usted no está autorizado para nada. Si se humi- llaba: usted no me respeta.

Yo sabía que uno de sus fines era « hacerme administrar justi- cia». Ella me decía: «Ahora, eres un ser aparte; nadie puede nada contra ti. Puedes hablar, nada te compromete; los juramentos ya no te vinculan; tus actos pem1anecen sin consecuencias. Tú me pisoteas, y yo habré de ser para siempre tu sirviente.» ¿Una sirviente? No lo quería a ningún precio.

Ella me decía: «Tú amas la justicia.—Sí, me parece.— ¿Por qué dejas que en tu persona tan notable se falte a la justicia? —P ero mi persona

55

La locura de la luz

no es notable para mí. - Si la justicia se debilita en ti, se vuelve débil en los otros, que sufrirán por ello. -Pero este asunto no le compete. -Todo le compete. Sin embargo usted me lo ha dicho, estoy aparte. - Aparte, si actúas; nunca si dejas a los demás actuar.»

cayendo en

palabras fútiles: « La verdad es que noso- tros ya no nos podemos separar. Te seguiré por

todas partes, viviré

bajo tu

techo, tendremos el mismo sueño.»

Ella

estaba

Yo había aceptado dejarme encerrar. Momentáneamente, me dijeron. Bien, momentáneamen- te. Durante las horas al aire libre,

56

otro

residente,

La locura de la luz

un

anciano

de

barba blanca saltaba sobre mis hombros y gesticulaba por enci- ma de mi cabeza. Yole decía: «¿Así que eres Tolstoi? » El médico me consideraba por ello bastante loco. Finalmente paseaba a todo el mundo sobre mi espalda, un nudo de seres estrechamente enlazados, una sociedad de hombres madu- ros, atraídos allá arriba por un vano deseo de dominar, por una chiquillada desgraciada, y cuando

me derrumbaba (porque yo no era al fin y al cabo un caballo), ·la mayoría de mis camaradas, ellos también desplomados, me vapu- leaban. Eran momentos gozosos.

La ley criticaba vivamente mi conducta: « En otro tiempo lo he

57

La locura de la luz

conocido muy diferente. -¿Muy dif erente? -No se burlaban de usted impunemente. Verlo costa- ba la vida. Amarlo significaba la muerte. Los hombres cavaban fosas y se enterraban para esca- par a su vista. Se decían entre sí:

¿Ha pasado? Bendita la tierra que nos cubre. -¿Se me temía hasta ese punto? -El temor no le bas- taba, ni las alabanzas desde el f ondo del corazón, ni una vida recta, ni la humildad en las ceni- zas. Y sobre todo que no se me interrogue. ¿Quién osa pensar incluso en mí? »

Ella se encolerizaba singular- mente. Me exaltaba, pero por ponerse a mi altura: « Usted es el hambre, la discordia, la muerte,

58

La locura de la luz

la destrucción. -¿Por qué todo eso? -Porque soy el ángel de la discordia, de la muerte y del fin. -Bueno, le decía, con todo esto ya tenemos más que de sobra pa- ra que nos encierren a los dos.» La verdad es que ella me agrada- ba. En ese ambiente superpo- blado de hombres era el único ele- mento femenino. Una vez me hizo tocar su rodilla: una extraña impresión. Yo le había declarado:

No soy hombre que se contente con una rodilla. Su respuesta:

¡Eso sería asqueroso!

He aquí uno de sus juegos. Ella me enseñaba una porción del espacio, entre el alto de la ventana y el techo: « Usted está allí», decía. Yo miraba ese punto

59

La locura de la luz

con intensidad. «¿Está usted ahí?» Yo lo miraba con todo mi poder. «¿Y bien?» Notaba saltar las cicatrices de mi mirada, mi vista se volvía una llaga, mi cabeza un agujero, un toro reventado. De repente, gritó:

«Ah, veo la luz, ah, Dios», etc. Yo me quejaba de que ese juego me fatigaba enormemente, pero ella era insaciable de mi gloria.

¿Quién te ha arrojado cristales en la cara? Esta pregunta la retomaban en todas las preguntas. No me la proponían muy directamente, pero era la encrucijada a la que conducían todos los caminos. Me habían hecho observar que mi respuesta no descubriría nada, porque desde mucho tiempo atrás todo estaba descubierto.

60

La locura de la luz

« Razón de más para no hablar. -Veamos, usted es instruido, sabe que el silencio atrae la aten- ción. Su mutismo lo traiciona de la forma menos razonable. » Yo les respondía: « Pero mi silencio es verdadero. Si se lo escondiese, lo encontrarían un poco más lejos. Si él me traiciona, tanto mejor para ustedes, les favorece, y tanto mejor para mí, al que uste- des declaran servir.» Tuvieron que remover cielo y tierra para poner fin a esto.

Yo estaba interesado en su in- vestigación. Todos éramos como cazadores enmascarados. ¿Quién era interrogado? ¿Quién respon- día? Uno se volvía el otro. Las pa- labras hablaban solas. El silencio

61

La locura de la luz

entraba en ellos, refugio excelen- te, pues nadie más que yo lo advertía.

Me solicitaron: Cuéntenos có- mo ha pasado todo «exactamen- te» . -¿Un relato? Comencé: Yo no soy ni sabio ni ignorante. He conocido alegrías. Decir esto es demasiado poco. Les conté la his- toria toda entera, que ellos escu- chaban, me parece, con interés, al menos al principio. Sin embar- go, el final fue para nosotros una común sorpresa. «Después de este comienzo, decían, vaya a los he- chos.» ¡Cómo es eso! El relato ha- bía terminado.

Debí reconocer que no era ca- paz de formar un relato con estos

62

La locura de la luz

acontecimientos. Había perdido el sentido de la historia, eso ocu- rre en muchas enfermedades. Pero esta explicación sólo los vol- vía más exigentes. Observé enton- ces por primera vez que ellos eran dos, que esta alteración en el método tradicional, aunque se explicase por el hecho de que uno era un técnico de la vista, el otro un especialista en enfermedades mentales, le daba constantemen- te a nuestra conversación el ca- rácter de un interrogatorio auto- ritario, vigilado y controlado por una regla estricta. Ni uno ni otro, en verdad, era comisario de poli- cía. Pero, siendo dos, a causa de ello eran tres, y este tercero que- daba firmemente convencido, estoy seguro, de que un escritor,

/

63

La locura de la luz

un hombre que habla y que razo- na con distinción, es siempre capaz de contar unos hechos de los que se acuerda.

¿Un relato? No, nada de rela- tos, nunca más.

64