Вы находитесь на странице: 1из 1

La

le da consistencia. Pero para hablar de una permanencia siempre se necesita el


contraste con el cambio. La permanencia por la permanencia misma termina convirtiendo
la tradicin en arcasmo.