You are on page 1of 5

ENSAYO:

Plan de gobierno para el próximo presidente de Colombia. 1

En este trabajo se analizarán los temas más relevantes respecto a las políticas públicas
que en mi concepto deberán ser trabajadas en el próximo gobierno. En materia económica, el
próximo gobierno va a tener que lidiar con problemas muy graves que hoy están sin resolver,
para solucionarlos o para por lo menos salir de ellos, es obligatorio cambiar el rumbo de la
política económica. Entre los problemas que afronta Colombia para poder despegar su
economía e impulsar un desarrollo económico sostenible, identifiqué cuatro factores que
están influyendo negativamente en el propósito de buscar un crecimiento económico
constante, el siguiente análisis irá encausado los siguientes temas: mercado laboral,
infraestructura, reforma tributaria e inversión extranjera.

EL MERCADO LABORAL.

“El principal problema del mercado laboral colombiano no es el desempleo, es la


informalidad.”, Así lo afirmó Alejandro Gaviría en un articulo publicado por el Espectador. La
tasa de desempleo actualmente es de casi el 15% . Y si la comparamos con la de los
primeros años del primer gobierno de Uribe, no habría mucha diferencia. Estamos entonces
frente a un sistema desordenado y caótico de subsidios que estimulan la informalidad y se
convierte en un enemigo para las finanzas públicas. El modelo de crecimiento del actual
Gobierno ha dado generosos estímulos a los empresarios a la vez que ha recortado los
derechos de los trabajadores y propiciado la informalidad que hoy en día llega al 58% de la
PEA. La razón es que ha inducido la maquinización subsidiándola generosamente, pues se

1 Realizado por: Laura Galindo, ln.galindo28@uniandes.edu.co, Código: 200921627


tiene la creencia en este gobierno de que (la “confianza inversionista” tiene prelación sobre la
“confianza laboral”) , al tiempo que ha aumentado las cargas parafiscales contra la nómina.
Se ha generado entonces un reemplazo de mano de obra por capital físico.

Esta situación debe virar, pues no puede seguirse con estas políticas, que van en
detrimento de alcanzar una estabilidad económica en cada una de las familias colombianas.
Entre las posibles soluciones a esta situación, planteo la necesidad de reducir o eliminar los
impuestos parafiscales a la nómina, pues estos impuestos representan para el empresario
sobrecostos fijos, pues en momentos de crisis, no es rentable tener tantos gastos por cada
trabajador, de manera que en el momento en que el costo por trabajador supere la
productividad de una empresa (w/p > dF/dL), la economía empezaría a tambalear y
comenzaría desde las microempresas hasta las multinacionales, poniendo en riesgo el
modelo. Es por esta razón que se debe reformar todos los pagos parafiscales y buscar otra
alternativa para financiar los programas que dependen de estos impuestos. Sólo así la
economía generaría más empleo formal y se impediría la bancarrota del sistema pensional y
de salud. Pues estos serían variables independientes de la situación del mercado laboral.

Por otro lado, estoy de acuerdo con otros economistas en contemplar la posibilidad de
tener salarios mínimos diferentes por región geográfica o zona (urbano-rural), pues estos
reflejan las diferencias de costo de vida en cada lugar. Colombia tiene un salario mínimo que
es bastante alto para su nivel de Producto Interno Bruto (PIB). El salario mínimo es
aproximadamente de 3.000 dólares al año, y el PIB per cápita, 5.000, lo que implica que el
salario mínimo representa casi el 57 por ciento del PIB per cápita. Entre los defensores de
esta idea, está Esteban Piedrahita, actual director del DNP; él se plantea la siguiente
pregunta: ¿Por qué no pensar en un salario mínimo para Bogotá que tiene el mismo ingreso
per cápita que Uruguay, y otro para un departamento como Chocó que tiene un ingreso per
cápita como Bolivia?. Estoy segura que esta propuesta sería una garantía para disminuir la
brecha entre la oferta y la demanda de trabajo, pues en teoría se llegaría a un punto de
equilibrio en el mercado laboral, lo cual disminuiría a casi cero por ciento, el índice de
desempleo en el país.
INFRAESTRUCTURA:
Colombia, posee la más precaria infraestructura de transporte de América Latina. Siendo
una de las grandes barreras a la competitividad de Colombia. En los ocho años pasados no se
completó ninguna obra de infraestructura de gran importancia, de hecho persisten los atrasos
y los problemas de negociación de la mayoría de concesiones. Es necesario construir una
política para el sector del transporte (terrestre, marítimo, aéreo y fluvial) , hay que
modernizar la infraestructura, a través de: 1. Aumentar los recursos para el sector; 2.
Planificar un modelo que en el largo plazo garantice por lo menos en un 90% la
pavimentación y el acceso a todos los lugares del país; 3. Optimizar las vías fluviales, en
especial nuestros ríos más importantes que sería una gran ayuda para disminuir el tiempo
entre las zonas costeras y el interior; 4. Adecuar los puertos marítimos para incentivar la
llegada de cargueros más pesados y facilitar los trámites en las sociedades portuarias; 5.
Estimular los contratos de concesiones, incentivando a su vez a la inversión extranjera, pero
sin conceder excepciones tributarias, no podemos brindar sólo regalías para atraer la
inversión extranjera.
El déficit fiscal no puede convertirse en la excusa para frenar los proyectos de
infraestructura. Ahora más que nunca es necesario incentivar la inversión privada (fondos de
pensiones, bancos, operadores internacionales) para sacar adelante las autopistas, puertos,
metro y demás iniciativas que se necesitan de inmediato, pues estamos en un atraso de mas
de 50 años en términos de vías de acceso. En cuanto al déficit fiscal del Gobierno, es inmenso
(4,6% del PIB); la estructura de los impuestos está plagada de exenciones, ineficiencias e
inequidades; los debilitados ingresos del Estado están comprometidos por muchos años.

REFORMAS

La solución propuesta, es una reforma tributaria estructural y funcional que elimine


todas las exenciones y subsidios al capital, lo cual traería como ventaja reducir las
distorsiones que van en detrimento de la generación de empleo, especialmente del formal,
como explique anteriormente, hay que buscar nuevas formas de promover la inversión y la
creación de empresas, lo que significa no seguir con el mismo esquema propuesto en el
actual gobierno, sobre la 'confianza inversionista' construida a expensas de los ingresos de los
trabajadores y los campesinos, pues se vio demostrado las graves irregularidades en cuanto a
la inadecuada asignación de recursos, como en el caso de Agro Ingreso Seguro, para esto es
necesario crear instituciones sólidas que vigilen, y garanticen la adecuada distribución de los
recursos, que solo estén encaminados en incentivar el desarrollo económico .
Es necesario también cambiar el modelo de regalías que se tiene en Colombia,
especialmente en el sector petrolero, pues una cosa es dar regalías para atraer la inversión y
otra es regalar el país para que sea explotado, y peor aún que después importemos a precios
duplicados nuestras materias primas en productos.

El acelerado crecimiento de la deuda pública no es sostenible. Son urgentes profundas


reformas en materia tributaria, presupuestal y de seguridad social. El bloqueo del Gobierno
venezolano a las exportaciones colombianas se intensifica cada día más, y ahora ya no es el
principal destino de exportación de productos no tradicionales. Durante enero pasado, la
reducción frente al mismo mes del año anterior fue del 77 por ciento. Por esta razón es vital,
diversificar nuestros destinos, buscar nuevos tratados de libre comercio, nuevos clientes, pues
si dependemos de pocos, como lo estamos haciendo hoy en día, no seremos tan competitivos
y avanzaremos en la dirección contraría a como lo están haciendo otros países de la región,
hay que expandir el comercio, seguir creando una marca país, buscar relaciones bilaterales
cada vez más sólidas.

INVERSION EXTRANJERA DIRECTA.

La inversión extranjera directa se multiplicó por cinco durante su gobierno, pasando de


US$2.134 millones en 2002 a más de US$10.000 millones en los años 2008 y 2009.

Hay que seguir creciendo en estas cifras, para esto se debe asegurar que no haya riesgo
de inversión, para las empresas que vienen a invertir en nuestro país. Así el mercado
internacional de capitales (inversión extranjera directa, inversión de cartera, entre otros.) no
los dejaríamos escapar, atrayendo cada vez más inversión y haciendo más productivo nuestro
territorio nacional.
Es importante tener en cuenta que Colombia, se está transformando en un emporio
minero: carbón, petróleo, níquel y oro , y hoy ocupan más del 45% de las exportaciones del
país. En épocas de precios altos, las rentas de estos recursos se tornan en una maldición para
la producción de bienes transables, que son los que se exportan o compiten con las
importaciones pues revalúan la tasa de cambio. Ante el actual aumento de las exportaciones
de petróleo específicamente; si el próximo Gobierno no diseña una estrategia adecuada para
el manejo de esta bonanza minera se correrá el grave riesgo de la enfermedad holandesa, es
decir, de que los grandes ingresos de dólares produzcan una significativa revaluación del
peso, y se destruya el resto del sector productivo nacional. Esta será una de las principales
tareas del siguiente Gobierno, no se puede seguir perdiendo esta bonanza en términos
tributarios por exenciones a las empresas extranjeras.

En medio de semejante escenario, la suerte de Colombia es incierta. Todavía el país se


ve con un crecimiento más o menos sostenible, la crisis financiera mundial no logró impactar
gravemente pero si dejo ciertos golpes, en nuestra economía, los principales retos para el
próximo gobierno se regirán alrededor de estos ejes tratados, es importante que se enfoque
la política monetaria y fiscal, para solucionar estas esferas críticas, pues de no hacerlo, iremos
avanzando más rápidamente a ser un estado fallido. Hay que evitar un total bloqueo
comercial venezolano, pues si sucediese, sería más grave para el país que la misma crisis
financiera; en la cuanto a la salud, también hay que hacer grandes reformas, después de los
decretos que lanzo el presidente Uribe, lo peor que podría pasar sería dejarlos caer. Sin
embargo la prioridad en este momento es trabajar para formalizar el empleo.

BIBLIOGRAFÍA.

• Galindo, Mauricio. Planeación propone distintos salarios mínimos por región, http://
www.portafolio.com.co/economia/finanzas/ARTICULO-WEB-
NOTA_INTERIOR_PORTA-7201507.html
• Sarmiento, Eduardo . Ajuste poscrisis. El Espectador, 27 Feb 2010.
• Gaviria, Alejandro. El problema del empleo. El Espectador. http://www.elespectador.com/
impreso/negocios/articuloimpreso191651-el-problema-del-empleo
• Cabrera, Mauricio. Cambio de rumbo en la economía (II) http://www.portafolio.com.co/
opinion/columnistas/mauriciocabreragalvis/cambio-de-rumbo-en-la-economia-ii_7370948-3
• Kalmanovitz, Salomón. De modelos económicos y propuestas. El Espectador. 14 Feb 2010