Вы находитесь на странице: 1из 21
INSTITUTO COLOMBIANO DE ANTROPOLOGIA F HISTORIA Masta Vietoria Uribe REMEDIOS PARA EL IMPERIO historia awe la Apropiacién del Nuevo Mundo idor Grupo de Historia lds Morales © REMEDIOS PARA EL IMPERIO MAURICIO NETO OLARTE Cinchonae. Botinica én Boténica de postada: Determinatio specierum ger 1. Del Tomo XLIV *Quinas de ia Real Expedi ra de la Real Expes i? del Nuevo Reino de Granada’ del Nuevo Reino de Granada, Juan Pablo Fajardo JImpreso por La lmprenta Nacional de Colombia Bogota, Colombia 2000 © Mauricio Nieto Oiarte © Institeto Colombiano de Antropologia e Histosia ISBN 958.969807-5 INSTITUT COLOMBIANO DE ANTROPOLOGIA & HISTORIA INTRODUCCION Durante el siglo XVIII los viajes de exploracisn se convittieron en el centro de intereses publicos, politicos y comerciales de las dlites europeas. Ambicio- 0s proyectos de exploraciéna paises lejanos fueron un esfuerzo comiin de los imperios europeas. Como veremos, la historia natural consttuirfa una forma de apropiacién y jugaria un papel central en as polticas de Estado; el trabajo atural del siglo XVIII en general. Todos los viajeros naturalistas pertenecieron ‘una cultura que estaba absolutamente convencida de que el universoen su ‘otalidad y cada detalle de éste correspondia a un conjunto de leyes ya Preestablecidas. Género y especies, tal y come los concibe Linneo, son las mas mportantes categorias de este sistema y representan las unidades esenciales de ta ee Elorden de lanaturaleza, pata Linneo, era una muestra visible de sabidurla y generosidad del ceador. La tierra para élno es més que un «gabi ete de historian vac ‘historia natural que contiene las obras maestras del omnisapiente crea. dors” y el hor “ yelhombre es a criatura para quien todo lo demas habria sido creado. Gd inneanas, ya reconocidas oficialmente en esa époc, 's para propésitos de jus por instituciones espafiolas, eran vistas come cacién de orden religioso que, a diferencia de otras xamas del conocimiento, a. Sinlugara dudes, tos con la iglesia ca no representaba mayores co ésta es otra buena razén para justificar el incondicional apoyo del Estado ala boténica. Otras éreas como la quimica, la astronomia, ola Filosofia natural eran tal vez} ero sobre todo se encontraban en frecuente con- ficto com a religi6n. Recordemos que la monarquia y la Iglesia eran insepara- bles. A pesar de sus diferencias, nunca dejé de existir un fuerte apoyo mutuo y ilo, dos partes de una misma red de autoridad. La religion rombresy jugaba un papel central en darle forma y sentido ala manera en ‘mujeres veian la naturaleza. Dios habfa creado un mundo que aparecia racio- ni propésito: brindarle beneficios materia- lesal hombre. El hombre tenia porlo tanto no sélo el derecho sino el deber de .ente ordenado para cumpl entender y explotar ese orden divino. Fl Rey, como agente divino, era un intérprete de esas leyes naturales. El conocimiento del orden del mundo refor: zaria los fundamentos de la monarquia y sus intereses imperiales. La petsona responsable de la organizacién de los proyectos espatioles de exploracién boténica fue Casimiro Gémez Ortega. Educado en Bolofia, su for- nal fue en las Sreas de medicina y fatmacia.Politicamente se macién prot iddentificé con ls reformas y politicas de Carls Illy sus ministros Campomanes y Hloridablanca. Tuvo un papel primordial en la planeaci6n y control de las Reales Expediciones Boténicas. En 1775, cuando el Jardin Botanico fue traslada- do al paseo del Prado en Madrid, Gémez Ortega fue enviado a visitar varios jatdines curopeos para traer ideas para a reconstruccién y disefio del Real Jardin i cs seis meses enl Jardin de Roi, asistiendo a las Boténico, Permanecié en Pat jeu y conocié muchos naturalistas franceses. En. clases del botanico Jos febrero de 1776 vais a Inglaterra y visita Kew Gardens, Chelsea y Oxford nando encontacto con figuras tan importantes como Joseph Banks y Daniel Solander. También visits los jardines de Amsteréann, Leydeny Montpellier A suregresoa Espafia ya era miembro de varias sociedades cientificas europeas y se convertirfaen una figura determinante de la boténica espafiola, En 1777 el Secretatio de Indias lo encarga de manera oficial delas expedi- ciones cientificas y lo nombra representante del Ministerio de Indias para el desarrollo de la investigacin boténica. Sucontrol sobre la organi: cexpediciones a Perd, Chile y Nueva Espafia fue absoluta: seleccioné st bros, escribié las instrucciones, escogié los textos y cuidadosamente control6 susresultados. Elcaso de Mi ya expedicién del Nuevo Reino de Granada es un poco distinto. Mutis mantuvo su trabajo por fuera del control de Ortega. Esto, como se verd mds adelante, generaré rivalidad entre los dos boténicos. Después de la muerte de Carlos Ill, Ortega comenzaria a tener problemas 108 y altezcados con Antonio Cavanilles y Mutis. En 1801 Cavanilles 5 vatios trabajos notables. En prim sobre el seguro y econdmico de transportar plantas ‘manual para los viajeros. Aqut Ortega recoge los trabajos del ing (1770) un anal francés similar escrito por Dubamnel de Monee Eltexto fue disefiado para lainstruccién de viajeros y comresponsales del Jardin Botanico y fue enviado a virreyes e feva Espafia, Nueva Granada, Pert, gobernadores de Puerto Rico, Santo Domingo y la Habana. La introduccién del texto dela exploracisn botinica, Hace un recuento de cémo todos los grandes impe- tos, desde los romanos hasta los holandeses pasando porlos franceses e ingle- (3) ses, han tenido éxito en la apropiacién y naturalizacién de plantas de lugares remotos lo que a su vez les dio beneficios comerciales y medicinales y poder. Ellibro se divide en tes secciones: la primera se ocupa de dar instrucciones para extraery transportardtboles, arbustos,y otras plantas. Aqui podernos er contrar una exposicién de diversos métodos para extraer plantas de in daar sus rafces, empacar, transportar en barcoy encontrar un lugar adecuado a, de insectos o ratones* La segunda en éste, protegera las plantas del seccién esté dedicada a la edescripeién de cajas en las que érboles y plantas delicadas pueden sertradas a Europa desde lugates temotes...». Por limo, el tercer articulo consiste en una detallada lista de ealgunas de las plantas que con preferencia merecen ser traidas a Espatia de América...» Este ye un documento particularmente interesante en el que Ortega menciona més de treinta y cinco plantas americanas explicando sus posibles usos ylas regiones donde podsian encontrarse, La lista esté en orden de prioridad por su potencial econémicoy no orprende que la primera en lista sea la Cinchona y en segundo {a canela, Elibro también incluye un apéndice sobre el «Método de lugares recolectar, secary archivar plantas en un herbario, Gémez Ortega también publicé textos para la divulgacién dela boténica linneana: Curso el (1785-1795). Este se convertirfa en el texto esténdarno sélo paralla botdnica espafiola sino para todo boténico enlas colonias. El texto tiene una seccién en la que Ortega afirma que «estamos comprometidos a adoptar a totalidad de las publicaciones de Linneo.»® Esta seccién incluye definiciones de todas las estructuras de un planta y un apéndi- ce con instrucciones sobre métodos para recolectar y ordenar plantas en un herbario, junto con instrucciones para el transporte de especimenes vivos. La .ctica del texto no es més que una traduccién literal del Systema ‘Naturae de Linneo, figura 4, charm cw Gf pavn vv las planar bende. 2 BE ano ‘on sr eon oes ianage pce SEsmiaa ama gu cota Re le Pn ARTICULO PRIMERO, INSTRUCCION PARA ARRANCAR CON SU CESPED 20S ARDOLITOS , aRBUSTOS, maT4s 5 r DEUAS PLANTAS PERENNES , 7 TRANSPLANTARLAS 4 NO S00 DE UNA PROVINCIA d OFRA, SINO TAMDIEN POR TIERRA T staR 4 LOS: PaISES sas DISTANTES, 1 Bara arrancar del modo mas conve= a niente las plantas y arbolitos , se deberd lle- var 4 prevencion un pico con azada, y una pala de cavar. Con el primer instrumento se abrird una zangilla , 6 reguera circular al re- dedor de Ia planta que se vaya 4 sacar de tierra 5 & introduciendo Iuego la azada por tas a bordo, Instruccién sobre el 0 de tansportar plantas vives de ro Gomez Orega (Madrid 1779), ‘ Instrucciéa sobre el modo mas seguro y econdmico de trans: portar plantas vivas de Casiniro Gomez Ortega (Madri CONCLUSIONES Ya hemos deserito algunos de los factores politicos y religiosos que deter- rminaron el disefio de las Reales Expediciones Boténicas, lo que nos permite entender mejor nosélo por qué la boténica es la rama del saber con el mayor apoyodela Corona espafioa sino también cémo los museos de historia natu- raly los ardines botSnicos fueron importantes simbolos de poder imperial y prosperidad entre los imperios europeos del siglo XVIIL. Los logros de las jones fueron considerados como evidencia de soberanta Los Jardines expe Botinicos y los museos fueron galerias piblicas donde los imperios podian ‘mostrar su riqueza y poder, Esta idea es claramente expresada por el embaja- dorespafiol en Inglaterra en una carta dirigida a Grimaldi en 1776: Seria en extremo licar lo més pronto posible los reportes de lugares, y publicar Jos mapas que tanto nos han prometido, pues para esta nac terra) no hey nuestros viajeros y sus descubsrimientos en aque ingla- ores actos de posesién que estas publicaciones. La historia naturales una disciplina que se construye sobre redes en la cual Jas muestras del mundo natural, los objetos de estudio del naturalista, tienen ue ser movilizados desde los lugares mas remotos, hacia el centro para que sto sea posible es necesario desarrollartécnicas de preservacién de los obje- %05,vivos o disecados, o técnicas de representacidn que permita su apropia- ion evirtus Sonestas redes las que generan la necesidad de sistemas euni- le cédigos y reglas bien definidos para poder acumnularinformacién 08 como Paris, Londres o Madrid. | a saronconmésespectmenes que cualquier otto set humana medida que mas cexpediciones y explicar en detalle cémo se llev6 a cabo esa apropiacisn dela ymascbetosprovenientes de lugares lejanos eran domesticados, Ahora debemos explicar las prcticas concretas que se desarrollan en las naturaleza. Los sistemas de clasificaci6n, habilidades artisticas en representa Enlos capitulos siguientes seguiremnos @ los naturalistas en acci6n, y sere- cién visual y técnicas de impresi6n contribuyeron en gran medida ala movi mos testigos de las practicas concretas que constituyena la historia natural lizacién de objetos naturales. como una forma de apropiacién El proyecto totalizador de catalogar el mundo incluye el diffcil trabajo de extraer objetos naturales de sus medios particulares. Para ser transportables los objetos debian ser estables y al mismo tiempo méviles. Medios efectivos para la clasificaci6n, transporte, representacién y documentacién de los cespecimenes eran necesarios para evitarel deterioto de las plantas en travesias intercontinentales. Esta acumulacién y apropiacién de objetos naturales fue posible porque fueron solucionados problemas de movilizacién, La tarea de los naturalistas era convertiry transformar lo inconmensurable en conmensurable, hacer fa ‘58) piliarlo desconocido, crear un vinculo y, en titimas, poseer lo extrafo.” La G9 vatiedad y complejidad de la naturaleza eran, en palabras de Louis Daubenton, cabreviadas» y «aplanadas»® ‘También debemos explicar cémo el proceso de traduccién de lo locala lo global se lleva a cabo. El conocimiento que los exploradores buscaban no s6lo ppertenecia a continentes lejanos sino también a sus habitantes. Instituciones como el Jardin du Roi en Patis, Kew Gardens en Londres o el Real Jardin Botdnico en Madrid, se convirtieron en lo que Bruno Latour llama ecentros de célculo». Tales instituciones comprendian redes de colaboradores através de todo el mundo; eran lugares donde un pequetio grupo de naturalis- tas eran capaces de comparar plantas y animales en una escala completamente distinta de lade los nativos. Los boténicos que se encontraban en tales centros se volvieron mas poderosos que los habitantes locales. De hecho se familiar: ee ee 0) NOTAS ‘Gaspar de Jovellanos, eDictamen sobre embarque de pafios extrangeros pata nuestras coloniass, Obras de Jovellanos, Madrid, 1952, Il, p. 71. Citado por John Lynch, El siglo XVI, (Barcelona: Editorial Critica,1991), 2 HLM, Scott, «The problem of enlightened absolutism, en: H.M. Scott (Ed.) Enlightened absoluiss: reform and reformers i later eiglteenth-century Eurape, (Hong Kong: Macmillan, 1992), p. 1 ® Charles C. Noel, »Charles Ill of Spains en: H.M. Scote (Ed) Eulighened absolutism, p. 120. “ Richaed Hers, The Fi ry revolution in Spain, Princeton University Press, 1985); y David Goodman, »Science and the clergy in the Spanish Enlightenment, en History of science, 24 (1983): p. 112. * Laura Rodriguez, Reforma e ilustraci6n en a Espaia del siglo XVII Pedro R, Cainpomanes, (Madrid, Fundacién Universitaria Espafiola, 1979) ip. 113 7 Ver Colin M, Maclachlan, Spanish empire inthe New World, Berkeley: University of California Press, 1988). * Hers, The Eighteenth cemury revlati 6D * Benito ferénimo Feijéo,citado por Jean Sarai La Espata dsrada dela segunda mitad del siglo XVI, waduccién de Antonio Latore, (México: Fondo de Cultura Econémico, 195 *Jerénimo Feijéo, Tearo lh, La Espatiaituswada, p. 500, * Feij6o, Cartas eruditas, citado por Sartailh, La Fspaita astra, p. 495, "Martin Satmiento al Duque de Medina Sidonia, 20 de enero de 1757, citado Por Goodman, eScience and the clergy», p.118. y censura de libros en Espaita del siglo XVII (Madrid: Taurus, 1973); y Goodman, #Science and clergy», p. 131 " Robert Damton, The busines of 1775-1800, (Cambridge Mass Inenment: A publishing hisrny'of the Encyclopédie farvard University Press, 1979}, p. 313. re naturelle de Buffon, ver ‘ecepcién espafiola de la Hi iustrada, pp. 460-3, 486-91, 501-3, PO jp eesrauncts mens FOS ARTO ATRL LA ARORCEKORL NUEVO ANDO ' Valenti Forrond iustaday p. 461, “William Bowles, Intra tlustrada, p. 461 da del Conde de Buffon, citada por Sarai La Espatta tisvada,p. 462. , Charles Il of Spains, p. 128 » Goodman, «Science and the clergy, p. 125. 2 Derek Beales, «Social forces and enlightened policies» en: H.M. Scott, 53, » Herr, The eg p. 194 % Joseph Clavijo Fajardo, citado por Her, polémica dela ciencia espaola, Ascepo, 12 (1968): 215-280. * Ctado por John Lynch, Hl Silo XVI @arcelona: Editorial Critica 199%), p. 340. Kenneth Maxwell, ~Rombal: the paradox of Enlightenment and despotism», en HLM, Scott (Ed), Enlightened abso 116. » Ver John Fisher, Commercial relations between Spat and Spanish America era of fee trade, 1778-179, (Liverpool: Centre for Latin American Studies, University of Liverpool, 1985). (London: Macmillan, 1979}. Ver Noel, «Char of Spain, p. 121 Pedro Rodriguez de Campomanes, Discurso popular sobre ef fomento de la industria, ctado por Goodman, «Science and the clergy, p. 128. © Casimivo Gomez Ortega, slaforme de C.G.Ortega a Joseph Galvez sobre la pimicnta de tabasco, {777. Archivo General de Indias. Seccin Indiferente General, 154, citado por Francisco javier Puerto Sarmiento, «Las espectativas ‘metropolitanas respecto a las expediciones bovénicas ilustradas» er: Alejandro Diez Torre etal, Es) ia espaiola en ulvamar, (Madi: Ateneo de Madrid, 1991), p. 138 Una resefia comprensiva de todos los viajes espatioles a América durante el reinado de Carlos Ill se encuentra en: Manuel Lucena Salmoral, sLas expedi- ciones cientificas en la época de Carlos Ill (1759-88)» en: Diez Torte, et al (Eds) Ciencia Espariola, pp. 49-68. fe svenccrms same she « Mary Louise Pratt, Imperial eves: Travel wniting and transc Routledge, 1992), capitulo dos, = Un estudio comprensivo de la expediciSn de La Condamine se puede encontrar en: Antonio Lafuente y AMazxereos, Los ca y aventura en la expedicin eadésica hspane-rancesa al vrtinato del Peni en el silo XVII, Barcelona: Ed, del Sexbal-CSIC, 1987) « Luis J. Ramos Gémez, «La expedicién de la Academia de las Ciencias de Paris para Ja medicin del grado a Ja altura del Ecuador y la inclusin de dos sujetos inteligentes esparioles en la matemética y la astronamia (1734-1745), en Asclepio 89 (1987): pp. 49-68, » Ver Jorge Juan y Antonio de Ulloa, Relais ‘Meridonal, Introduccién de José M Vicente, (Madd, 1978). * Linneo, citado por Ricardo Pascual, «Botdnico José Quers, p. 46. ® LBefling a Linneo, Noviembre 4, 1751, Archivo Real Jardin Boténico, Div. I, Leg, “ Léefling a Linneo, citado por Miguel Angel Puig Samper, Ldeflingy la botinica ‘espafiola. La expedicién al Orinoco 1754-176», Ascepo, 39 (1987) pp. 69-83. “ Existéa alguna oposicién al nuevo sistema linneano y ciertos boténicos espafioles, como José Quer por ejemplo, atacaron ferozmente la flosofia de Linneo y permanecieron leales a Tournefort. Ver Ricarco Pascual, nota 26. © Ver Puigh Samper, «Ldefling y la boténica espana. *Traducido en Arthur Robert Steele, Flowers forthe king, The expe and Pas i Flora of Peru, (Duthamn: Duke University Press, “Una natracién cronol ica y una de derallada de las expediciones se pueden encontrar en la literatura secundaria, Algunas de las introducciones generales al tema son de Arthur Robert Steele, Juan Carlos Arias Divito, Enrique Pérez Arbeliez, Federico Gredilla, Francisco Javier Puerto Sarmiento, Its FLW, Engstrand, y Andrés Galera Gomez, 1 sandal y politi ci CSIC, 1988), p. 138, “Las instituciones médicas espafiolas del siglo XVIII y sus relaciones con la boténice y a farmacia kan sido estudidades en algin detalle por Francisco | Fuetto Sermieno, y Antonio Gonzilez Bueno. * Lisbet Koemer,«Nacure and nation in Linnaean travele, en Visions of empire (Cambridge: Cambridge University Press, sin publican). 63) “Carl Linneo «Skaparens asi med naturens verk. En promotionsforelasning af Linné 1763», ed. y traducido por Arvid Hi.Uggla, citado por Lisbet Koerner, I Nature and nation in Linnaean travels, p. 17. * Carl Linneo, «Tal, vid deras kongl. Majesteters hoga narvaro, hallit uti Upsala, pa Stora Carolinska Larosalen den 25 septemb. 1759, reimpresién, Arvid Fi, Uzela, ed, Fira Strifer, citado por Lisbet Keemer, sLinnaean travel, pp. 18-19. * Carl Linneo, «Naturaliesamlingars andamal och nytta» Estocolmo,1754. Reimpreso en Fyra Sknfier texto editado por Arvid Hi. Uggla, eitado por Lisbet Koemer, en « Nature and nation in Linnaean travel» ® Casimiro Gémez Ortega, Instaccién sobre al método mus seguro y econsmico de rransportar plamas vas, con una presentacién de Francisco J. Puerto Sarmien- to. (Madrid: Biblioteca de Clisicos de la Farmacia Espafiola, 1992), * Ibid, pp. 18 2 23, 8 Ibid, pp. 30 2 36. Ibid, pp. 37 a 70, 1785), Prologo. IBUJAR, ENSAMBLAR Y NOMBRAR ESPECIES: © Carta a Grimaldi, Archivo General de Simacas, secc. Estado, leg.6944. Citado, DESPLAZAMIENTO Y APROPIACION DE LA, por FJ. Puerto Sarmiento y A. Gonzalez Bueno, «Politica cienttica y expedi NATURALEZA ciones botdnicas en el programa colonial espafolilustrado» en: A. Lafuente dad Autonoma de Madrid, Doce Calls, 1993), p. 3 © Los conceptos de «vinculo» y sposesidns en la exploracién europea del Nuevo Mundo son desarroliados por Anthony Pagden en encounters University Press, 1993), p. 27 y por Stephen Greenblatt, Marvelous possessions: the wonder ofthe New World. (Oxford: Claredon Press, 1991), ® Louis Daubenton, en: Did Dirk Stemerding, Plants, Lavou’s Science in action and Twente, Enschede, 1991), p. 97. formulae: Netra rs The order of things (U