Вы находитесь на странице: 1из 2

La desidia, la espera, la demora, la inmovilidad, así como la pasividad, son

casi todas las causas que hacen del hombre un objeto animado. La acción forma el
carácter. El no hacer algo, es como dejarse morir. Es pretender que la suerte decida
por uno, cuando ésta en verdad, es simplemente una proyección de nuestra mente,
actitud y deseo. Samuel Akinin Levy

Hablamos del amor. Los poetas trabajan todo el tiempo afanosamente con
ello. Lo increíble es que en algunos casos, es algo que pocos practican, que
muchos de los que lo hacen, apenas tienen el tiempo como para recordarlo y otros,
lo desperdician satisfaciéndose a ellos nada más. No puedo entender a ninguno de
esos grupos y quizás eso me hace ver que pertenezco a otra cuadrilla. Para mí, es
como el oxigeno. Es vida. Es casi todo. Samuel Akinin Levy

Hace poco escuché a un amigo sus planes para un futuro lejano, eran
hermosos. Vacaciones, descanso, tiempo para vivir, una buena compañía y paro de
contar. Recuerdo le dije que no esperara, que lo hiciera ya y, que cambiase los
tiempos. No podía, había que estar para las ventas del día de la madre y luego el
padre. Lástima, no tuvo tiempo, no logró ninguno de sus tres proyectos. La vida es
ya. Y punto. Samuel Akinin

Entre las cosas que nos hacen la vida más complicada, está lo que Bernad
Williams define como “el arrepentimiento del agente”- imbuida en la ya trillada
expresión- “Ojalá hubiese sucedido de otra manera”. No podemos echar culpa a los
demás de nuestros propios errores. Debemos afrontarlos y si somos lo
suficientemente inteligentes, tenerlos en cuenta para no volver a caer. Samuel
Akinin Levy

Es bien sabido que vivimos en un mundo en el que el par es sinónimo de


perfeccionamiento, de paz y bienestar. Dos caras de una misma moneda que
conforman lo que somos. Por ello, hay que tomar en cuenta, la suerte moral. Si no
consideramos ser culpables cuando cometemos errores, ¿Cómo podemos justificar
o exigir elogios al acertar? Mi abuela decía que debía arrepentirme de lo que sí
había hecho, luego de haberlo disfrutado. Akinin

El macro y el microcosmos poseen patrones que nos suelen dejar boquiabiertos.


Tomando esto en cuenta, vemos que luego de la explosión sideral, se conformó el
Universo. Así, nos queda el consuelo que luego de albergar el caos en nuestro
interior, -siguiendo patrones- podamos dar a luz a una estrella danzarina. No
sabemos cuál fue el comienzo, como tampoco el final, la vida, es una secuencia de
instantes, nada más.

Nos extrañamos cuando suceden eventos de los que no podemos creer. Y es que
nada tiene lugar sin una razón suficiente. Lo que rechaza rotundamente la
posibilidad de sucesos aleatorios o inexplicables. Todo posee una razón. Lo que
también ocurre muchas de las veces es que no tengamos o no queramos hacer uso
del conocimiento y de las causas. A veces “no ver” hace menos daño que cuando lo
hacemos.