Вы находитесь на странице: 1из 5

En el derecho la palabra fuente tiene un sentido metafórico porque se habla de

fuente en sentido figurado, es decir, se le señala como el origen o forma de


nacimiento de algo. El vocablo fuente no es exclusivo de la investigación jurídica,
sino que por el contrario, se habla de fuentes de investigación en diversas
disciplinas, por ejemplo, la fuente de investigación histórica.
En la teoría general de las normas jurídicas y en este sentido es que se habla de
dos tipos de fuentes: formales y materiales o históricas, las fuentes materiales o
históricas implican que la reflexión se enfoca hacia las causas de tipo histórico que
ocasionaron el surgimiento de alguna norma o institución jurídica; también el
enfoque en este caso, es hacia los fenómenos sociológicos, políticos y
económicos que motivan el surgimiento de las normas e instituciones jurídicas. El
mejor ejemplo para hablar de fuentes históricas, en nuestro derecho, es el del
surgimiento del derecho civil, en cuanto nace por el derecho de las personas, junto
con sus bienes.
Por lo que se refiere a las fuentes formales del derecho la reflexión, por el
contrario, se enfoca a la creación jurídica de las normas, es decir, cuando se habla
de fuentes e instituciones jurídicas; el análisis de la fuente formal prescinde de
toda consideración de tipo económico, político o social y, como su nombre lo
indica, mediante él se realiza un estudio de las formas de creación de las normas
jurídicas, para averiguar cómo llegan éstas a ser formalmente válidas y vigentes.
Mientras que la fuente material indaga el contenido de la norma, es decir, lo que
ésta ordena, dispone o prohíbe, o sea, la conducta que la norma postula como
debida por razones políticas, económicas y sociales; por el contrario, la fuente
formal solamente indaga acerca de la estructura de la norma y sobre su
procedimiento de creación para que ésta llegue a ser formalmente válida y
vigente. En rigor, las fuentes formales señalan los procedimientos o mecanismos
de creación de las normas jurídicas.

Fuentes Formales Primarias o Vinculantes


1) La Constitución Nacional:
“CRBV Art. 26.- Toda persona tienes derecho de acceso a los órganos de
administración de justicia para hacer valer sus derechos e intereses, incluso
los colectivos o difusos, a la tutela efectiva de los mismos y a obtener con
prontitud la decisión correspondiente.
El estado garantizara una justicia gratuita, accesible, imparcial, idónea,
trasparente, autónoma, independiente, responsable, equitativa y expedita.”
El acceso a los órganos administradores de justicia no puede estar
destinado a una clase o sector poblacional especial o distinto entre los
demás porque se estaría violentando lo consagrado en este articulo.
“CRBV Art. 49. - El debido proceso se aplicara a todas las actuaciones
judiciales y administrativas, en consecuencia:
1) La defensa y asistencia jurídica son derechos inviolables en todo estado
y grado de la investigación y del proceso. Toda persona tiene derecho a ser
notificada de los cargos de los cuales se le investiga; de acceder a las
pruebas y de disponer del tiempo y de los medios adecuados para ejercer
su defensa. Serán nulas las pruebas obtenidas mediante violación del
debido proceso. Toda persona declara culpable tiene derecho a recurrir del
fallo, con las excepciones establecidas en esta constitución y la ley.
3) toda persona tiene el derecho a ser oída en cualquier clase de proceso,
con las debidas garantías y dentro del plazo razonable, determinado
legalmente por un tribunal competente, independiente e imparcial
establecido con anterioridad…
4) Toda persona tiene derecho a ser juzgada por sus jueces naturales en
las jurisdicciones ordinarias o especiales, con las garantías establecidas en
esta constitución y en la ley. Ninguna persona podrá ser sometida a juicio
sin conocer la identidad de quien la juzga, ni podrá ser procesada por
tribunales de excepción o por comisiones creadas para tal efecto.
7) Ninguna persona podrá ser sometida a juicio por los mismos hechos en
virtud de los cuales hubiese sido juzgada anteriormente.
“CRBV Art. 51.- toda persona tiene derecho de representar o dirigir
peticiones ante cualquier autoridad, funcionario público sobre los asuntos
que sean competencia de estos y de obtener oportuna y adecuada
respuesta. Quienes violen este derecho serán sancionados conforme a la
ley, pudiendo ser destituidos del cargo respectivo.
“CPC art. 20. - Cuando la ley vigente, cuya aplicación se pida, colidiere con
alguna disposición constitucional, los jueces aplicaran esta con
preferencia.”

2) Tratados o Convenios Internacionales.


Para Lorimer, los tratados constituyen una declaración hecha por dos o más
Estados, de una relación jurídica existente entre ellos; declaración que se
obligan a cumplir y respetar, como si fuera verdadero derecho positivo.
Así mismo, para el derecho internacional, por tratado se entiende, en
sentido amplio, todo acuerdo entre varios Estados concerniente a asuntos
políticos o económicos, sea cualquiera la forma y la importancia. Pero
estrictamente se entiende por tratado el acuerdo solemne, sobre un
conjunto de problemas o asuntos de importancia considerables.
“CRBV art. 23. – los tratados, pactos y convenciones relativos a derechos
humanos, suscritos y ratificados por Venezuela, tienen jerarquía
Constitucional y prevalecen en el orden interno, en la medida en que
contengan normas sobre su goce y ejercicio más favorable a las
establecidas en esta Constitución y en las leyes de la República, y son de
aplicación inmediata y directa por los tribunales y demás órganos del poder
público.”
“CPC art. 8. – En los casos de aplicación del Derecho Internacional Privado,
los jueces atenderán primero a los tratados públicos de Venezuela con el
estado respectivo, en cuanto al punto en cuestión; en defecto de tales
tratados aplicaran lo que sobre la materia dispongan las leyes de la
República o lo que se desprende de la mente de la legislación patria; y en
último lugar se regirán por los principios de dicho Derecho aceptados
generalmente.”
3) Código de Procedimiento civil
“Se denomina Código de Procedimiento, conjunto de leyes donde se
expresan los trámites que deben seguirse para lograr en justicia el castigo
de los delitos (G. Cabanellas)”.
“CPC art. 22. – Las disposiciones y los procedimientos especiales del
presente código se observaran con preferencia a los generales del mismo,
en todo cuanto constituye la especialidad; sin que por eso dejen de
observarse en lo demás a las disposiciones generales aplicables al caso”

4) Principios Generales del Proceso.


Son los principios que informan el proceso y que sirven de base a la
reglamentación legal de las instituciones; varían de acuerdo al sistema
procesal de que se trate ( dispositivo o inquisitivo, oral o escrito), pero
existen unos principios generales aplicables a todo proceso, como lo son: 1)
principio de contradicción, 2) derecho a la defensa e igualdad de las partes,
3) principio de celeridad, 4) principio de economía procesal, 5) principio de
publicidad, 6) principio de gratuidad de la justicia, 7) principio de preclusión
y eventualidad, 8) principio de que las partes están a derecho.
Se integra por aquellos postulados, producto de la reflexión lógico-jurídica,
que orientan a la realización de los valores jurídicos, principalmente de
justicia, seguridad y bien común. Los principios generales del Derecho son
una especie del género “conceptos jurídicos fundamentales”, en virtud de
que su validez universal se preserva a través del tiempo y del espacio. Son
útiles para crear las normas jurídicas, para interpretarlas y para realizar
labores de integración jurídica. La precariedad en la regularización
legislativa da lugar a la presencia de las llamadas “lagunas legales” y estás
son susceptibles de superarse a través de los principios generales de
Derecho que desempeñan una misión complementaria o integradora del
derecho, para el logro de lo que se denomina el orden hermético de lo
jurídico.

Fuentes no Vinculantes
1) La Doctrina: opinión de los estudiosos del derecho acerca de un área
específica.
Parecer u opinión generalizada entre la mayoría de los autores que se han
ocupado de una materia.
Los estudios del derecho procesal, particularmente el análisis histórico y
sistemático de las instituciones que informan al proceso, es también una
fuente valiosa para la ciencia jurídica y la comprensión de las leyes. El
conocimiento de las leyes por sí mismo no confiere formación jurídica, pues
las leyes son consecuencia de las instituciones; o, dicho de otra manera,
quien conoce las instituciones jurídicas, está capacitado para interpretar y
determinar el alcance y la eficacia del derecho positivo.

Conjunto de tesis y opiniones de los tratadistas y estudiosos del Derecho


que explican y fijan el sentido de las leyes o sugieren soluciones para
cuestiones aún no legisladas. Tiene importancia como fuente mediata del
Derecho, ya que el prestigio y la autoridad de los destacados juristas
influyen a menudo sobre la labor de legisladores incluso en la interpretación
judicial de los textos vigentes.

2) La jurisprudencia: Justiniano definió la jurisprudencia en estos términos


como pocos: “el conocimiento de las cosas divinas y humanas, la ciencia
de lo justo y lo injusto.
En la actualidad predominan dos acepciones, una en la cual se la considera
como el habito practico de interpretar rectamente las leyes y de aplicarlas
oportunamente a los casos que ocurren; otra, al habito que se tiene de
juzgar de una misma forma una misma cuestión, esto es la serie de juicios
o sentencias uniformes que forman uso o costumbre sobre un mismo punto
del Derecho. La interpretación que ordinariamente dan los tribunales a la
ley, es lo que comúnmente se denomina jurisprudencia.

Ciencia del Derecho. | En términos más concretos y corrientes, se entiende


por jurisprudencia la interpretación que de la ley hacen los tribunales para
aplicarla a los casos sometidos a su jurisdicción. Así, pues, la
jurisprudencia está formada por el conjunto de sentencias dictadas por los
miembros del Poder Judicial sobre una materia determinada.
Sin embargo, en algunos países que cuentan con tribunales de casación,
se considera que no todos los fallos judiciales sientan jurisprudencia, sino
únicamente los de dichos tribunales de casación, que constituyen la más
alta jerarquía dentro de la organización judicial, y cuya doctrina es de
obligatorio acatamiento para todos los jueces y tribunales sometidos a su
jurisdicción. De este modo se afianza la seguridad jurídica, porque, donde
la casación no existe, cada tribunal o juez tiene libertad para sentenciar
conforme a su criterio.
No obstante, no se puede desconocer que la doctrina establecida por las
cortes supremas, aun cuando estrictamente carezca de valor de aplicación
erga omnes, tiene una eficacia orientadora y, en general. Se respeta por
todos los tribunales, siquiera sea para evitar la revocación de las
sentencias. Cuando ellas son recurribles ante el Tribunal Supremo. En la
Argentina, los fallos plenarios de las cámaras de cada fuero tienen
también valor jurisprudencial, en el sentido de que son de obligatorio
cumplimiento para ellas y, en lo sucesivo, para los jueces que de ellas
dependen.

3) La costumbre: no es fuente del derecho procesal pues, tratándose por lo


común, del cumplimiento de requisitos, no pueden ser completadas y
condicionadas por una costumbre secundum legem o praeter legem.
Hábito adquirido por la repetición de actos de la misma especie. La
Academia la define, dentro del vocabulario forense, como la que se
establece en materia no regulada o sobre aspectos no previstos por las
leyes. Esta costumbre se denomina sin ley o fuera de la ley, y está llamada
a llenar las lagunas legales. Representa, en ese aspecto, una de las
fuentes del derecho. La costumbre puede ser también según la ley y sirve
para corroborar y desarrollar sus preceptos, y contra la ley, la que, en
principio, carece de eficacia, pero que en ocasiones ha producido efectos
jurídicos, especialmente en materia comercial. El Código Civil argentino
establece que los usos y costumbres no pueden crear derechos sino
cuando las leyes se refieren a ellos o en situaciones no regladas
legalmente. Es decir que admite la costumbre sin ley o según ley, pero no
contra ley. El Código de Comercio establece que las costumbres
mercantiles pueden servir de regla para determinar el sentido de las
palabras o frases técnicas del comercio, y para interpretar los actos o
convenciones mercantiles.

Bibliografía

Diccionario Jurídico de G. Cabanellas.


Diccionario Jurídico de J. Manuel Ossorio
Instituciones del derecho procesal de Ricardo Henríquez la Roche.