You are on page 1of 2

Desde que tú mi

hermoso angelito
llegaste a mi vida
todo cambio, mi
existir se llenó de
ti, de tu ternura,
de tu amor, de tu
frágil y hermosa
figura, todo tú
formaste mi ser,
mi todo.
Le doy gracias a Dios por haberme bendecido con esta
sublime acción de SER MADRE; es lo más maravilloso
que una mujer puede experimentar en su vida. Si la vida
por si sola es maravillosa, pues más hermosa es aún
cuando tienes cerca de ti la vida misma creada por Dios
y por ti. TE AMO Y SIEMPRE TE LLEVO EN MI MENTE Y EN
MI CORAZÓN.
HIJO MIO.