Вы находитесь на странице: 1из 9

Principio de legalidad penal

Este principio se basa en la máxima latina NULLUM CRIMEN, NULLA


POENA SINE PRAEVIA LEGE, el cual se traduce nulo crimen, nula pena si
no hay ley previa. También es conocido como el principio de reserva
legal y puede desmembrase en tres partes:

1) Se necesita la preexistencia de una ley (LEX SCIPTA).

2) Que la ley sea previa al hecho que se quiera sancionar (LEX


PREVIA).

3) Y que la ley en su descripción de los supuestos hechos


sancionables, sea expresa y clara (LEX CERTA).

En nuestro ordenamiento jurídico este se principio se encuentra en


diferentes estamentos de las normas nacionales. En nuestra constitución
actual, se encuentra en el artículo 40, donde dice:

1) Art.40, inciso 13) Nadie puede ser condenado o sancionado por


acciones u omisiones que en el momento de producirse no
constituya infracción penal o administrativa.

2) Art. 40, inciso 15) A nadie se le puede obligar a hacer lo que la


ley no manda ni impedírsele lo que la ley no prohíbe. La ley es
igual para todos: solo puede ordenar lo que es justo y útil para la
comunidad y no puede prohibir más que lo que le perjudica.

Este principio está muy bien delimita en tratados internacionales que ha


sido ratificados por nuestro país, donde los mismos tiene rango de
igualdad con nuestra constitución. Estos tratados son el Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) y en la Declaración
Universal de los Derechos Humanos (DUDH).

El PIDCP dice en su artículo 15 que:

• Art. 15) Nadie será condenado por actos u omisiones que en el


momento de cometerse no fueran delictivos según el derecho
nacional o internacional. Tampoco se impondrá pena más grave
que la aplicable en el momento de la comisión del delito. Si con
posterioridad a la comisión del delito la ley dispone de una pena
más leve, el delincuente se beneficiara de ello.
El DUDH declara lo siguiente:

• Art. 11.2) Nadie será condenado por actos u omisiones que en el


momento de cometerse no fueren delictivos, según el derecho
nacional o internacional. Tampoco se impondrá pena más grave
que la aplicable en el momento de la comisión del delito.

Se encuentra también consagrado en el Código Procesal Penal


Dominicano en su artículo 7, donde expresa lo siguiente:

• Art. 7) Legalidad del proceso. Nadie puede ser sometido a


proceso penal sin la existencia de ley previa al hecho imputado.
Este principio rige además en todo lo concerniente a la ejecución
de la pena o medida de seguridad ordenada por los tribunales.

El Código Penal Dominicano en su artículo 4 dice:

• Art. 4) las contravenciones, los delitos y los crímenes que se


comentan, no podrán penarse, sino en virtud de una disposición
de ley promulgada con anterioridad a su comisión.

En nuestro Código Civil se encuentra estipulado este principio en el


artículo 2 del mismo, que dice:

• Art. 2) La ley no dispones sino para el porvenir, no tiene efecto


retroactivo.

El principio de legalidad es una garantía indispensable en todo


ordenamiento jurídico, especialmente en países sub-desarrollados donde
se suele atropellar el derecho de los actores del sistema legal, ya que
protege los derechos de los imputados y los que están cumpliendo
condena.

Gracias a este principio los que están cumpliendo condena o el que está
en vía de un proceso legal, si se crean nuevas leyes que les puedan
beneficiar, estas se les aplican de inmediato.

Estas garantías son garantía criminal que no hay delito si no hay ley que
lo castigue; garantía penal, no hay pena sin ley; garantía jurisdiccional,
el delito y la pena se determinan mediante sentencia motivada; garantía
de ejecución.
Ejemplos prácticos del principio de legalidad:

1) Si Miguel se pone a bailar reggaetón en el medio de la calle y lo


meten preso por romper el orden público, y al día siguiente sale
una ley que dice que bailar reggaetón en público es un delito y
quieran juzgar a Miguel por esa ley, no pueden, deben de juzgarlo
por interrumpir el orden público y no por bailar reggaetón en
público, porque el hecho es anterior a la ley que lo prohíbe.

2) Si Juan mata a José por querer bailar con su novia, Juan comete
homicidio, lo llevan a juicio y la pena aplicable es de 3 a 20 años, y
en proceso se crea una ley que dice que la pena aplicable al
homicidio es de 3 a 5 años, a Juan se le debe aplicar la pena de 3 a
5 años, aunque el hecho sea previo a la ley que lo beneficie.

Principio de la personalidad de la pena

A diferencia del derecho civil, donde una persona puede responder en


nombre de otra, debido a que las responsabilidades que tiene carácter
civil por lo general lo que interesa es que se paguen dichas obligaciones
y no tanto quien sea que la pague.

En el derecho penal, las penas tienen un carácter personal, esto se


desprende del principio de personalidad de la pena que consiste en que
una persona no puede ser sancionada por los hechos que comete otra
persona. Esto es una garantía que impide castigar al alguien por un
hecho ajeno.

En nuestra constitución se encuentra este principio consagrado en la


misma, donde especifica lo siguiente:

• Artículo 40.- Derecho a la libertad y seguridad personal.


Toda persona tiene derecho a la libertad y seguridad personal:
8) Nadie puede ser sometido a medidas de coerción sino por su
propio hecho.
El Código Procesal Penal de la República Dominicana sostiene en su
artículo 17 lo siguiente:

• Art. 17) personalidad de la Persecución. Nadie puede ser


perseguido, investigado ni sometido a medidas de coerción sino
por el hecho personal. La retención de personas ajenas a la
comisión de un hecho punible con miras a obtener su
colaboración o la entrega del imputado se sanciona de
conformidad con las disposiciones de la ley penal.

Ejemplo práctico del principio de personalidad de la pena:

Si Juan se roba un carro y la policía lo atrapa, cuando vallan a juzgar a


Juan este no puede decirle a juez que culpe del delito a Miguel que es el
hermano menor de Juan, porque Miguel le debe un favor a Juan.

Principio del no cumulo de pena

En nuestro ordenamiento jurídico los legislador han querido aligerar la


carga de los imputados o de los culpables de hechos delictivos, esto lo
lograron con la creación del principio de no cumulo de pena, donde el
legislador dice que los imputados de varias infracciones concomitantes,
sin que ocurran entre ellas sentencias definitivas, se le juzga al mismo
por todas las infracciones juntas. Esto es una forma de agilizar el
proceso.

Con esta medida se beneficiarían los condenados debido a que los


jueces solo pueden aplicar la pena del ilícito legal que tenga una mayor
condena, sin importar la cantidad de delitos cometidos por el
condenado.

A esto se le llama también concurso, que lo realizan los jueces, una


medida que garantiza a los imputados una menor condena que la que se
le debería aplicar.

Una vez que el imputado cumple la condena que se le ha impuesto por


los delitos que cometió, luego que las haya cumplido, si vuelve a
delinquir se puede volver a juzgar de manera normal.
El Código Penal de la República Dominicana dice en sus utrículos 220 y
245 que:

1) Art. 220.- Los procesados, acusados o condenados por delitos


comunes, que se hagan reos de rebelión, sufrirán la pena que se
les imponga por este delito, después de cumplida la condena que
motivaba su prisión, o si fueren descargados de la acusación, la
sufrirán después que la sentencia de absolución sea irrevocable.

2) Art. 245.- Las evasiones o tentativas de evasión, ejecutadas por


los presos, sin auxilio extraño, con violencia o fractura de las
cárceles, se penarán por la circunstancia de fractura y por las
violencias, con prisión de seis meses a un año, sin perjuicio de que
se les impongan penas más graves, por los delitos que hubieran
podido cometer con sus violencias. Estas penas las sufrirán los
fugitivos inmediatamente después de cumplida su condena, o
después que se les descargue de la instancia a que dio lugar la
imputación del crimen o delito que motivó su prisión.

Ejemplo práctico del principio del no cumulo de pena

Si Julio comete un homicidio simple y se roba un Ferrari F430, luego la


policía lo atrapa y cuando lo van a condenar el juez lo juzga por los dos
delitos y le aplica la pena del delito que conlleva la pena mayor, en este
caso el homicidio simple, que conlleva una pena de 3 a 20 años, sin
sumarle nunca la pena que se debería imponer por ambos delitos.

Principio de proporcionalidad de la pena

Es un aparato de control que crea el legislador, con el fin de que las


decisiones y las disposiciones legales que tratan sobre la materia.
Beccaria dice en su obra De los delitos y las penas, lo siguiente: la pena
proporcional a la culpabilidad era la única pena útil. Lo que refleja que
incluso en esos tiempos la necesidad de que existiera un equilibrio entre
las penas y los hechos punibles.

Más específicamente consiste en que todos los delitos deben de estar de


acorde con la pena que acarrean y viceversa, lo que implica que debe de
haber proporcionalidad entre las imputaciones y las medidas de
coerción, también entre los hechos y la sentencia, etc.

El principio de proporcionalidad de la pena no solo afecta al derecho


penal, sino que también influye en casi todas las esferas jurídicas,
principalmente el derecho administrativo, donde se ha convertido en un
principio rector fundamental, como control al Estado en la presión que
ejerce el mismo contra los ciudadanos, con relación a los derechos y
libertades fundamentales de los mismos.

En un sentido amplio este principio consta de tres partes que lo


compones, y forman una suerte de sub-principios, que son:

1. La idoneidad o juicio de adecuación: debe de existir una


correspondencia entre el medio y el fin que justifique la pena con
respecto al hecho, si con la misma se consigue el fin perseguido.

2. La necesidad o juicio de indispensabilidad: además del juicio


de adecuación es indispensable saber si la medida dicta es
necesaria o indispensable para lograr el fin propuesto, y hacer una
elección de todas las medidas posibles, seleccionar la que menos
afecte la esfera jurídica de los implicados, osea la que más les
convenga.

3. La proporcionalidad en sentido estricto: con los pasos


anteriores completos, ya debe de hacerse un juicio que nos arroje
luz sobre las ventajas y desventajas de la medida, y que exista un
balance entre las mismas, para así poder conseguir el fin
determinado que se había propuesto. Pero para ello es necesario
caracterizar cada caso con sus matices especiales, donde los
beneficios de las restricciones de derecho deben de ser superiores
a los perjuicios sobre otros bienes o intereses en conflicto.
Este principio se encuentra consagrado en nuestra constitución, en su
artículo 40, inciso 9, donde dice:

• Artículo 40.- Derecho a la libertad y seguridad personal.


Toda persona tiene derecho a la libertad y seguridad personal. Por
lo tanto:

9) Las medidas de coerción, restrictivas de la libertad personal,


tienen carácter excepcional y su aplicación debe ser proporcional
al peligro que tratan de resguardar.

La ley 53-07 de Crímenes y delitos de alta tecnología contiene en su


artículo 3, literal b, el principio de proporcionalidad de la pena donde
dice:

• Artículo 3.- Principios Generales. La presente ley tendrá como


principios:

B) Principio de Razonabilidad y Proporcionalidad. Las restricciones


y prohibiciones deben ser proporcionales a los fines y medios del
peligro que se intenta evitar, ponderándose con prudencia las
consecuencias sociales de la decisión. Al aplicar las penalidades
impuestas por la presente ley, el juez competente deberá
considerar la gravedad del hecho cometido y tomar en cuenta que
las penas deben tener un efecto social y regenerador, no sólo
para el individuo al que se le aplica sino también para la sociedad
en su conjunto.

Ejemplo práctico sobre el principio de proporcionalidad de la


pena

Si Joselito robo a 5 personas sin agredirlas físicamente y luego al mes de


cometer el crimen la policía lo atrapa y lo lleva a la justicia con pruebas
suficientes de que fue él quien les robo, el ministerio público pide al juez
que se le aplique prisión preventiva como medida de coerción por alta
peligrosidad y el juez apegado a los principios penales le impone una
presentación periódica, ya que según el principio de proporcionalidad de
la pena, la prisión preventiva esta destina a los crímenes e individuos
que presentan una alta peligrosidad, cosa que no pasa con Joselito.

Principio del NON BIS IN IDEM

Principio que todo ordenamiento jurídico respetable debería tener, ya


que el mismo garantiza un orden para el ordenamiento jurídico, además
de que permite que los procesos jurídicos no se retarden tanto por la
inconformidad de unas de las partes por la sentencia dictada.

Este principio especifica que nadie puede ser juzgado dos veces por el
mismo delito, no importa que existan varios victimas, y que en el
momento de a querellarse una de ellas lleva un proceso primero que las
demás victimas, en el cual se dicta sentencia al imputado, las demás
victimas no podrán accionar en el ámbito penal contra el victimario,
porque ya se ha dictado sentencia sobre ese caso.

Esto sirve además para garantizar los derechos adquiridos por las
sentencias de carácter definitivito con la autoridad de la cosa juzgada.

En nuestro ordenamiento jurídico este principio se encuentra


consagrado en nuestro Código Procesal Penal, en sus artículos 9 y 272,
donde específica que:

1) Art.9.-Unica persecución. Nadie puede ser perseguido, juzgado ni


condenado dos veces por un mismo hecho.

2) Art.272.- Imposibilidad de nueva persecución. El desistimiento


impide toda posterior persecución por parte del querellante, en
virtud del mismo hecho que constituyo el objeto de su querella y
en relación con los imputados que participaron en el proceso.

Ejemplo práctico sobre el principio del NON BIS IN IDEM


Si Miguelina es una gerente de una cooperativa y estafa a cincuenta
personas con más de 20,000.00 pesos a cada una de ellas, y Carlos, uno
de los estafados, comienza un proceso en contra de Miguelina por estafa
y un juez le dicta a Miguelina 10 años de prisión, luego los demás
estafados quieren comenzar un proceso en contra de Miguelina por el
mismo caso de estafa, lo que el juez no permitió debido a que ya se le
había juzgado por ese caso.
Bibliografía

• Hernández Valle, Rubén; ¨Prerrogativa y Garantía.¨

• Martínez Sánchez, Olga; ¨Los principios en el derecho y la


dogmatica penal¨; Editorial DYKINSON; España; 2004.

• Perello Domenech, Isabel; ¨El principio de la proporcionalidad


y la jurisprudencia constitucional.¨

• Código Penal Dominicano

• Código Procesal Penal Dominicano

• Código Civil Dominicano

• Constitución de la República Dominicana

• Declaración Universal de los Derechos Humanos

• Ley 53-07 de Crímenes y delitos de alta tecnología

• Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos