Вы находитесь на странице: 1из 34

Los derechos Reservados a nombre de su autor ‘Camilo Cruz’

www.wehettner.blogspot.com

LA VACA

Un metáfor
a a
sobrecóm vence
o r
e conformism
l o
y l mediocrida
a d

Por Camilo Cruz,Ph.D

Todos los derechos reservados.

Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta obra en cualquier medio.


Conten do
i
Prólogo....................................................................................................................... 2

Capítulo uno - La historia de la vaca .......................................................................... 4

Capítulo dos - Definamosla vaca................................................................................ 9

Capítulo Tres - Algunasde lasvacasmáscomunes................................................... 17

Capítulo Cuatro - Los orígenesde las vacas.............................................................. 20

Capítulo Cinco - Cuando nuestrasvacashan sidoregalosde otraspersonas.............23

Capítulo Seis- Cómo matar nuestrasvacas.............................................................. 25

Capítulo Siete– Una vida libre de vacas................................................................... 31

Camilo Cruz - 1
Los derechos Reservados a nombre de su autor ‘Camilo Cruz’
www.wehettner.blogspot.com

Prólogo

La historia de la vaca la escuchépor primera vez en un vuelo de Nueva York a


Buenos Aires,de una encantadoradama a quien para fortuna mía, le correspondióel
asiento del lado. Puesto que el vuelo sale cerca de las sietede la noche; a la media
noche hastaahora estásterminando de cenar.

En estosviajes tan largos, o te duermes o terminas conversandocon la persona que


tienesa tu lado, para tratar de acortar el tiempo de alguna manera. Así que después
de hablar sobre nuestras profesiones,la familia y lo mucho que debíamos viajar, y
despuésdel acostumbradointercambio de tarjetasde negocios,comenzamosa hablar
del trabajo que nos llevabaa Argentina.

Siempre he tenido la buena fortuna que cuando las personas escuchan que soy
escritor, sesienten motivadas para compartir conmigo anécdotas,historiasy cuentos
que les han dejado alguna enseñanza.Otras me hablan de aquellos libros o autores
que más los han conmovido o inspirado, lo cual para mí siempre ha sido un
extraordinario caudal de nuevasideas.

Así que allí, en medio del confort de un moderno Boeing 777, mientras
sobrevolábamosalgún lugar de la parte norte de nuestro continente, a eso de la una
de la mañana, escuchépor primera vez la historia de la vaca. Debo agregarque desde
aquella vez, y especialmentedesde que comencé a compartirla en mis charlas, he
escuchadodiferentesversionesdeestahistoria.

Lo interesantees que cuando ella me la contó, la historia no duró mas de dos o tres
minutos. Sin embargo, después de haberla relatado cientos de veces me he dado
cuenta que cada vez se pone mejor. Es como una serie televisiva, en la que cada
semana aparecennuevos personajes,la historia se alarga unos minutos más, surgen
enseñanzasy a máscompleja.

que haberla con miles personasen


países,du una mis se acercó me que
enviara correo historia la

En ocasión, había poco de horas la Así


decidí algo que un de
metáfora; -de vez todas- la historia la Por
que que presentando es versión la de vaca.
advertir todo con personajesrealeses coincidencia
totalmente

Camilo -
A título personal, yo creo que la historia de la vaca es un relato sobre cómo
deshacernosde aquellos hábitos, excusasy creenciasque nos mantienen atadosa la
mediocridad.Siempre he creído que el peor enemigodel éxito esel conformismo.Esta
metáfora ilustra los efectostan devastadoresqueéstepuede tener en nuestravida y los
grandes cambios que puede ocurrir cuando finalmente decidimos deshacernosde
todas nuestras excusas. n No obstante, deseo que sea el lector quien decida qué
enseñanzaquiere derivar de esta historia. Y aunque, es probable que a esta altura,
aún le sea imposible entender el significadode la siguiente afirmación, si encuentra
que no aprendió nada... ¡Esaessu vaca!

Camilo Cruz - 3
Los derechos Reservados a nombre de su autor ‘Camilo Cruz’
www.wehettner.blogspot.com

Capítulo uno - La historia de la vaca

La historia cuenta que un viejo maestro deseabaenseñar a uno de sus discípulosla


razón por la cual muchas personas viven atadas a una vida de conformismo y
mediocridady no logran superarlos obstáculosque lesimpiden triunfar. No obstante,
para el maestro, la lección más importante que el joven discípulo podía aprender era
observar lo que sucede cuando finalmente nos liberamos de aquellas ataduras y
comenzamosa utilizar nuestro verdadero potencial.

Para impartir su lección al joven aprendiz, aquella tarde el maestro había decidido
visitar con él algunosde los parajesmás pobresde la provincia. Despuésde caminar
un largo rato encontraron el que debía ser el vecindario más triste y desolador de
aquellacomarcay sedispusieron a buscarla másh umilde de todaslas viviendas.

Aquella casuchaa medio derrumbarse,que seencontraba en la parte más distantede


aquel caserío, debía ser -sin duda alguna- la más pobre de todas. Sus paredes
milagrosamentesesosteníanen pie, aunqu amenazabancon derribarseen cualquier
e filtrar el agua, y la basura y los desperdicios
momento; el improvisado techo dejaba
que se acumulaban a su alrededor daban un aspecto decrépito a la vivienda. Sin
embargo, lo más sorprendente de todo era que en aquella casucha de 10 metros
cuadrados pudiesen vivir ocho personas. El padre, la madre, cuatro hijos y dos
abuelos,se las arreglabanpara acomodarseen aquel lugar.

Sus viejas vestiduras y sus cuerpos sucios y malolientes eran prueba del estado de
profunda miseriaque reinaba allí. Susm iradastristes y sus cabezasbajasdejaban ver
que la inopia no sólo se había apoderad de sus cuerpos sino que había encontrado
alberguee su interior. o
n
Curiosamente, en medio de este estado de penuria y pobreza total, esta familia
contaba con una posesión poco común en tales circunstancias: una vaca. Una
flacuchentavaca que con la escasalecheque producía, proveía a aquella familia con
el poco alimento de algún valor nutricional. Esta vaca era la única posesiónmaterial
con que contaban, y parecíaser lo único que los separabadela miseriatotal.

Y allí, en medio de la basura y el desorden, pasaron la noche el maestroy su novato


discípulo.Al día siguiente,muy temprano y asegurándoseden despertara nadie, los
o
dos viajeros se dispusierona continuar su camino. Salieron de la morada y antes de
emprender la marcha, el anciano maestro le dijo en voz baja a su discípulo: “ Esh ora
de que aprendasla lección que hasvenido a aprender”.

Camilo Cruz - 4
Despuésde todo, lo único que habían logrado durante su corta estadíaera poder ver
los resultadosde una vida de conformismo y mediocridad, pero aún no estabaclaro
para el joven discípulo cuál había sido la causa que había originado tal estado de
desidia.Éstaera la verdaderalección, el maestrol o sabíay el momento de aprenderla
había llegado.

Ante la incrédula mirada del joven, y sin que éste pudieseh acer nada para evitarlo,
súbitamente el anciano sacó una daga que llevaba en su bolsa y de un solo tajo
degolló a la pobre vaca, la cual seencontraba atadaa la puerta de la vivienda.

¿Quéhash echo maestro?-dijo el joven con voz angustiada-buscandono despertara


nadie.¿Quélección es ésta que amerita dejar a esta familia en la ruina total? ¿Cómo
has podido matar esta pobre vaca, que representaba la única posesión con que
contaba estafamilia?

Inmutado por el estadode angustiade su joven discípuloy haciendo casoomiso a sus


interrogantes,el anciano sedispuso a continuar la marcha. Así pues, dejando atrásl a
macabraescena, maestro y discípulo partieron, con aparente indiferencia del primero
por la suerteque podía correr estapobre familia ante la pérdida de su única posesión.

Durante los días siguientes,una y otra vez, el joven era asaltadopor la nefastaidea de
que, sin aquella vaca, la familia seguramentemoriría de hambre. ¿Qué otra suerte
podían correr despuésdeh aber perdido su única fuente de sustento?

La historia cuenta que un año más tarde, los dos hombres decidieron regresar
nuevamente por aquel lugar para ver qué suerte había corrido aquella familia. En
vano buscaronla humilde posada.El lugar parecíaser el correcto, pero donde un año
atrás se encontrara la humilde vivienda, ahora se levantaba una casa grande, que
daba la apariencia de haber sido construida recientemente.Se detuvieron por un
momento para observarla desde la distancia y asegurarseque estaban en el mismo
lugar.

Lo primero que pasó por la mente del joven fue el nefasto presentimiento de que
seguramentela muerte de la vaca había sido un golpe demasiadofuerte para aquella
pobre familia. Muy posiblementese habían visto obligadosa abandona aquel lugar y
ahora, una nueva familia, con mayores posesiones,sehabía radueñad de él y había
construidouna mejor vivienda. o

¿Adónde abrían ido a parar aquel hombre y su familia? ¿Qué habría sucedidocon
h
ellos? ¿Cómo se alimentaban los niños, ahora que no contaban con la leche de
aquella vaca?Quizásla pena moral había sido suficientepara doblegarlos.Todo esto
pasaba por la mente del joven discípulo mientras que, vacilante, se debatía entre

Camilo Cruz - 5
Los derechos Reservados a nombre de su autor ‘Camilo Cruz’
www.wehettner.blogspot.com

acercarsea la nueva vivienda a indagar por la suerte de los antiguos moradores o


continuar el viaje y evitar confirmar suspeoressospechas.

Cuál seríasu sorpresacuando del interior de aquella casasalió el mismo hombre que
un año atrásles diera posadaen su vivienda. Peroesta vez, su aspectoera totalmente
distinto, el brillo en sus ojos, su cuerpo aseadoy su amplia sonrisadaban muestrade
que algo significativohabía sucedido.El joven no podía dar crédito a lo que veían sus
ojos. ¿Cómo es posible? ¿Qué sucedió aquí? Preguntó notablemente sorprendido.
“H ace un año en nuestro breve paso por este lugar, fuimos testigosde la inmensa
pobreza en que ustedesse encontraban. ¿Qué ocurrió durante este lapso para que
todo estocambiara?”

Ignorante del hecho de que el discípulo y su maestro habían sido los causantesde la
muerte de su vaca, el hombre relató como, coincidencialmente,el mismo día de su
partida, algún maleante,envidioso de su vaca, había degolladosalvajementeal pobre
animal.

El hombre continuó relatándole a los dos viajeros cómo su primera reacción ante la
muerte de la vaca había sidode desesperaciónyangustia. Por mucho tiempo, la poca
leche que producía la vaca había sidosu única fuente de sustento.Más aún, el poseer
esta vaca les había ganad el respeto de sus menos afortunados vecinos, quienes
o
seguramenteenvidiabanno contar con tan preciadobien.

Sin embargo, continuó el hombre, poco después de aquel trágico día, nos dimos
cuenta que a menos que hiciéramos algo, muy probablemente, nuestra propia
supervivenciaestaríaen peligro. Necesitábamoscomer,debíamosbuscarotras fuentes
de alimento para nuestroshijos, así que limpiamos el patio de la parte de atrás de la
casucha, conseguimosalgunas semillas y decidimos sembrar vegetalesy legumbres
con los que pudiésemosalimentarnos.

Despuésde algún tiempo notamos que la improvisadagranja producía mucho másde


lo que necesitábamosparanuestropropio sustento,así que comenzamosa venderle a
nuestrosvecinosalgunos de los vegetalesque sobrabany con estedinero compramos
mássemillas.Pocodespuésvimos que nos sobrabasuficiente de lo que cosechábamos
como para venderlo en el mercado del pueblo. Así lo hicimos y por primera vez en
nuestra vida pudimos tener dinero suficiente para comprar mejores vestimentas y
arreglar nuestra casa.De estam anera, poco a poco, esteaño nos ha traído una vida
nueva. Escomo si la trágicamu erte de nuestra vaca, hubieseabierto las puertasa una
nueva esperanza.

Camilo Cruz - 6
El joven, quien escuchabaatónito la increíble historia, entendió finalmente la lección
que su sabio maestro buscaba enseñarle.Era obvio que la muerte de aquel animal
había sidoel principio de una vida de nuevasy mayoresoportunidades.

El maestro, quien había permanecido en silencio, prestando atención al fascinante


relato del hombre, llamó al joven a un lado y le preguntó en voz baja:

- ¿Tú crees que si esta familia aún tuviese su vaca, estaría donde ahora se
encuentra?

- Seguramenteno, respondióel joven.

- ¿Sives?La vaca, fuera de sersu única posesión,era también la cadenaqu e los


mantenía atadosa una vida de conformismo y mediocridad. Al no contar más
con la falsa seguridad que les proveía el sentirseposeedoresde algo, así no
fuese más que una flacuchentavaca, debieron tomar la decisiónde esforzarse
por buscaralgo más.

- En otras palabras, la misma vaca que para sus vecinos era una bendición, a
ellos les daba la sensaciónde no estaren la pobrezat otal, cuando en realidad
estabanviviendo en medio de la miseria.

- ¡Exactamente! Respondió el maestro. Así es cuando tienes poco, porque lo


poco que tienes se convierte en una cadena que no te permite buscar algo
mejor. El conformismo se apodera de tu vida. Sabesque no eresf eliz con lo
que posees, pero no erestotalmente miserable.Estásfrustradocon la vida que
llevas,mas no lo suficientecomo para querer cambiarla. ¿Veslo trágico de esta
situación?

Cuando tienes un trabajo que odias, con el cual no logras satisfacer tus
necesidadeseconómicasmínimas y el cual no te trae absolutamenteninguna
satisfacción, es fácil tomar la decisión de dejarlo y buscar uno mejor. No
obstante, cuando tienes un trabajo que no te gusta, pero que suple tus
necesidadesmínimas, que te ofrece cierta comodidad pero no la calidad de
vida que verdaderamentedeseasparati y tu familia, esfácil conformarte con lo
poco que tienes. Es fácil caer presa del “ da graciasya qu po l meno
cuentascon algo... Despuésd todo ha muchos r qu n etiene
r nad
o s y ya
quisieranpode contar e co e trabaj
, quy t tienes.” e o n a
r n l o e ú

Camilo Cruz - 7
Los derechos Reservados a nombre de su autor ‘Camilo Cruz’
www.wehettner.blogspot.com

Esta idea es una vaca, y a menos que te deshagas de ella, no podrás


experimentar un mundo distinto al que has estado viviendo. Estáscondenado
de por vida a vivir víctima de limitaciones impuestas. Es como si hubieses
decididov endar tus ojos y conformarte con tu suerte.

Todos tenemos vacasen nuestrasvidas. Llevamos a cuestascreencias,excusas


y justificaciones que nos mantienen atados a una vida de mediocridad.
Poseemos vacas que no nos dejan buscar mejores oportunidades.Cargamos
con pretextos y disculpas de por qué no estamos viviendo la vida que en
realidad queremos vivir. Nos damos excusasque ni nosotros mismoscreemos,
y que nos dan un falso sentido de estar bien, cuando frente a nosotros se
encuentra un mundo de oportunidadespor descubrir; oportunidades que sólo
podremosapreciar una vezhayamosmatado nuestrasvacas.

“Q ué gran lección”, sedij o a sí mismo el joven discípulo. Inmediatamentepensó en


sus propias vacas, en aquellas limitaciones que él mismo se había encargado de
adquirir a lo largo de toda su vida. Prometió liberarse de todas las vacas que lo
habían mantenido atado a una vida de mediocridady le habían privado de utilizar su
verdadero potencial.

Indudablemente, aquel día, marcaría el comienzo de una nueva vida, ¡una vida libre
de vacas!

Camilo Cruz - 8
Capítulo dos - Definamos la vaca

Despuésdecompartir muchasveces estahistoria, he llegadoa la conclusiónde que la


vaca simboliza todo aquello que nos mantiene atados a la mediocridad. Representa
todo aquello que nos invita al conformismo y por ende nos impide utilizar nuestro
potencial al máximo. Lamentablemente,todos cargamoscon más vacas de las que
estamosdispuestosa admitir, cadau na con característicasespeciales.Heaquíalgunas
de lasm áscomunes:

- Lasv acasmás frecuentessonlas excusascon lasqu e pretendemosexplicarpor


qué no hemoshecho algo que sabemosque debemoshacer.

- Una vaca también esu na idea con la cual buscamosconvencernosa nosotros


mismosy a los demás, que la situación no estátan mal como parece. Esto, a
pesarde que ya no la podamossoportar ni un minuto más.

- La vaca también puede ser un pensamientoirracional que nos paraliza y no


nos deja actuar. De hecho, la inmensamayoría de los temoresson vacas.

- En ocasiones,lasvacastoman la forma de falsascreenciasqueno nos permiten


utilizar nuestropotencial al máximo.

- Las justificaciones, por lo general, son vacas disfrazadas. Éstas son


explicaciones que hemos utilizado por largo tiempo para justificar por qué
estamosdonde estamos,a pesarde que no quisiéramosestarahí.

Como ves, las vacas puede adoptar diferentes formas y disfracesqu e las hacen
perceptiblesen mayor on menor grado. En general, toda idea que te debilite, que te dé
una salidao te ofrezcauna escapatoriapara eludir la responsabilidadpor aquello que
sabesquedebesh acer,es seguramenteunavaca.

Las excusas son las vacas más comunes; maneras cómodas de eludir nuestras
responsabilidadesyjustificar nuestramediocridadbu scandoculpablespor aquello que
siempreestuvo bajo nuestro control.

Las excusasson una manera de decir: “y o lo hice pero no fue mi culpa”. “ Sé que
llegué tarde pero la culpa fue del tráfico”, “perdí el examen pero la culpa fue del
maestro que no nos dio suficiente tiempo para estudiar”, “ no he avanzado en mi
trabajo pero la culpa es de mi jefe que no sabeapreciar mis talentos”, “f racaséen mi
matrimonio pero la culpa fue de mi esposaque no me supo comprender”. Todasestas

Camilo Cruz - 9
Los derechos Reservados a nombre de su autor ‘Camilo Cruz’
www.wehettner.blogspot.com

son vacas que lo único que buscan es exonerarnos de toda responsabilidad y


colocarnosen el papel de víctimas.(¡Qué vacas!)

Hay treselementos importantesque debesentenderacercade lasexcusas:

1. Que siv erdaderamentequieresencontrar una disculpa para justificar cualquier


cosa,ten la plena seguridadque la hallarás sin mayor dificultad.

2. Cuando comiences a utilizar una excusa (vaca), ten la total certeza que
encontrarásaliados. ¡Sí! No importa qué tan increíble y absurda pueda sonar,
vas a encontrarpersonasque la crean y la compartan. Ellaste van a decir, “y o
sécomo te sientesporquea mí me sucedeexactamentelo mismo”.

3. La tercera verdad acercade las excusases que una vez las des, nada habrá
cambiadoen tu vida, ni en tu realidad personal. Tu mediocridadseguirá ahí y
el problema que estás evitando enfrentar mediante el uso de esa excusa
permaneceráigual. No habrás avanzado hacia su solución, por el contrario,
habrásretrocedido.

Sin embargo, el mayor peligro asociadocon dar excusasesque cadav ez que


las utilizas las llevas un paso más cerca de convertirse en tu realidad. Por
ejemplo, si con frecuenciautilizas la disculpa “ no tengo tiempo” para justificar
el por qué no estáshaciendo muchasde las cosasque sabesque deberíasestar
haciendo, descubrirásque poco a poco comenzarása perder el control total
sobre tu tiempo y tu vida. Pasarása vivir una vida reactiva, de urgencia en
urgencia, sin tiempo para trabajar en lo verdaderamenteimportante. Lo cierto
esque las excusassonuna manera poco efectivade lidiar con el peor enemigo
del éxito: La mediocridad.

Ciertos pensamientosse convierten en vacas porque nos paralizan y no nos dejan


actuar. Muchas veces son ideas que hemos venido repitiendo sin saber por qué,
conceptos que escuchamosde otras personasy que la repetición y el tiempo las han
convertido en dichos populares que no son más que mentiras revestidasde una fina
capade algo que seasemejaa la verdad.

Un ejemplo de estoes la idea tan común de: “Y o soy una personarealista”. ¿Sives?
Si le preguntasa una personapositiva si ella esoptimista, con seguridadte dirá que sí.
No obstante, si le preguntasa una persona negativa si ella es pesimista,seguramente
te responderáalgo así:“ Yo no soy pesimista,yo simplementesoyrealista”.

¿Vespor qué estepensamientoesuna vaca?Si aceptasque erespesimista,negativo y


amargado,es posibleque tarde o temprano decidasque necesitascambiary optespor

Camilo Cruz - 10
buscar ayuda para hacerlo. Sin embargo, si creesqu e estássiendo realista, pues lo
másprobable esqu e no sientasla necesidadde cambiar.Despuésde todo, serr ealista
estener los piessobre la tierra y ver las cosastal como son. O por lo menos eso eslo
que los realistascreen. No obstante,si observascon cuidado, te daráscuenta que las
denominadas “personas realistas” tienden a ser pesimistasy a tener expectativas
negativas.Así que como ves, la vaca “soy una persona realista”, no sólo no te impide
ver tu propio pesimismo,sino que actúa como un lente a travésde cual ves el mundo
que te rodea.

Si te pones unos lentesoscuros, todo lo vas a ver oscuro; si utilizas unos lentescon
un tinte verde, todo lo verás verdoso. De la misma manera, el pesimistavive en un
mundo negativo y deprimente,mientras que el optimistav ive en un mundo positivo y
lleno de oportunidades. Sin embargo,l os dosestán viviendo en el mismo mundo. Las
diferenciasque ellosobservanson sólo el resultadode suspensamientosdominantes.

Los pesimistas,por ejemplo, tienden a reaccionar negativamenteante todo, caside


manera automática.Su visión de la vida y susexpectativassoncasisiemprepobres. Y
no es que hayan nacido así, su pesimismoh a sido un comportamiento aprendido o
socialmentecondicionado por el medio. Las emocionesy sentimientosnegativosson
vacas que inadvertidamente adoptamos a lo largo de nuestra vida. Los hemos
aprendido y programado en el subconsciente de manera voluntaria y las
consecuenciassondesastrosas.

La buena noticia es que así en el pasadoh ayamos permitido que nuestro entorno, o
aquellas personas que se encuentran a nuestro alrededor, nos hayan condicionado
para el fracaso,hoy podemoscambiar de actitud y reprogramarnuestramente para el
éxito (estoes lo que yo llamo matar la vaca).

Los pensamientos negativos son vacas que no sólo te mantienen atado a la


mediocridad,sino que poco a poco destruyentu vida. Generan fuerzasy sentimientos
nocivos dentro de ti, que suelenevidenciarseno sólo en estadosemocionalesdañinos
y perjudiciales, sino que también se manifiestan en males y aflicciones físicas,tales
como úlceras,malesdel corazón, hipertensión,problemasdigestivos,migrañas y otras
aflicciones. Los pensamientos hostiles y de enojo, por ejemplo, suben la presión
arterial, mientras que el resentimiento y la tristeza debilitan el sistemain mune del
cuerpo.

Ciertamente, la vaca del pesimismotiene efectosdevastadorespara la salud física y


mental. ¿Te has dado cuenta que aquellaspersonasque constantementese quejan
por todo, son lasmismasqu e suelenenfermarsecon mayor frecuencia?

Camilo Cruz - 11
Los derechos Reservados a nombre de su autor ‘Camilo Cruz’
www.wehettner.blogspot.com

Martín Seligman, profesor de la Universidad de Pennsylvania, asevera que los


pesimistas sufren más infecciones y enfermedades crónicas y que su sistema
inmunológico no responde tan bien como el de la persona optimista y positiva. Un
estudio realizado por la Universidad de Harvard demostró que aquellaspersonasque
a los 25 años de edad ya exhibían una actitud pesimista,habían sufrido en promedio
un mayor número de enfermedadesseriasala edad de los 40 y 50 años.

¿Qué efectos positivos puede generarse como resultado de matar la vaca del
pesimismo?En otro estudion realizado por un grupo de investigadoresdel hospital
King'sColl egede Londres, con 57 mujeres que sufrían de cáncer del seno y quienes
habían recibido una masectomía, se encontró que siete de cada diez mujeres de
aquellas que poseían lo que los doctores llamaban un "espíritu d lucha diez años
e "cinco de aquellas
más tarde aún vivían vidas normales, mientras que cuatro de cada
mujeres que en opinión de los doctores "había perdid l esperanzay se había
resignad a l peo ", poco tiempo después n de ohaber escuchado
a n
su diagnóstico,
o
habían muerto.o rAsí que como ves, muchas de estasv acasn o sólo están afectando
nuestra actitud y nuestra vida emocional, sino que nos puede estarr oband nuestra
vida. n o

Algunasvacas suelenconvertirseen adagiospopulares que muchas vecesadoptamos


como si fueran fórmulas infalibles de sabiduría, pero que no son mas que ideas
erradasqu e no nos dejan progresar. Dichos como: “ Perr viejo n aprend nuevos
o
trucos” o “ árbo qu nac torcido nunc su tronco enderez o e
” popularizan dos ideas
equívocasyl absurdas:Buscan
e e a
hacernoscreer a
que existeuna edad despuésde la cual
es imposible aprender algo nuevo, o que hay ciertos hábitos o comportamientos
imposiblesde cambiar. Estasdos ideasno sólo nos desempoderan,sino que terminan
por enceguecernosante la grandeza de nuestra propia capacidad de aprender y
cambiar.

Lo máscurioso acercade estaclasede vacases que muy pocasvecescuestionamosla


supuesta sabiduría que encierran. Asumimos que si se han convertido en adagios
populares debe ser porque guardan una profunda verdad. No obstante, en muchas
ocasioneslo que los ha convertido en dichos populares es el ser vacas compartidas
por un gran número de personas.Por ejemplo, ¿te has preguntado si los siguientes
refranesencierran alguna verdad, o si sólo son vacas que oportunamente utilizamos
para justificaruna situaciónde conformismo que pareceafectar a muchos?

- Esmejor maloconocid qu buen po conocer.


o e o r
- Unosnacenco buenaestrellay otros nacimosestrellados.
n
- L importanten esgana o perde sinohabe tomadopart e e juego
o o r r r e n l .

Camilo Cruz - 12
Así que antes de apresurarte a utilizar cualquiera de estassupuestas “j oyas de la
sabiduría popular”, asegúratede no estarperpetuando en tu vida aquellasvacasque
lo único que están logrando en tu vida es hacer más llevadero el conformismo.
Despuésdetodo recuerdaque mald muchos...consuelode tontos.
e
Ahora bien, las vacas más recurrentes,y las que peores resultadostraen a nuestras
vidas, son las falsascreenciassobre lo que podemoso no, hacer y lograr en nuestra
vida; limitaciones que nosotros mismos nos encargamosde adoptar sobre nuestras
propiascapacidades,talentosy habilidades.

Por ejemplo, si en tu mente reposala creenciade que no podrás triunfar en la vida


porque no contastecon la buena fortuna de haber asistidoa la escuela,con seguridad
esta idea gobernará tu vida, tus expectativas,decisiones,metas y manera de actuar.
Esta falsa creenciase convertirá en un programa mental que desdelo más profundo
de tu subconscienteregirá todastus acciones.

¿Si ves? Tus creenciasdeterminan tus expectativas,tus expectativasinfluyen en tu


manera de actuar, y tu manera de actuardetermina los resultadosque obtendrásen tu
vida. Las creencias limitantes generan bajas expectativas que producen pobres
resultados.¿Tedascuentadel peligro que representanestasvacas?

¿Cómoll egan estasideas(v acas)a convertirseen creenciaslimitantes?¿Cómo logran


estasideasabsurdastomar control de nuestro destino?Observa la manera tan sencilla
como esto ocurre. La persona saca conclusiones erradas a partir de premisas
equívocas que ha aceptadocomo ciertas.Observacómo funciona estemecanismo:

Primerapremisa: Mis padresnuncaf ueron a la escuela.

Segundapremisa: Mispadres no lograron mucho en la vida.

Conclusión: Puestoque yo tampoco fui a la escuela,

seguramentetampocolograrém ucho con mi vida.

¿Ves los efectos tan devastadores que puede tener estas generalizacionesque
nosotros mismos nos hemos encargadon de crear con nuestro diálogo interno?
Podemos crear uno de los círculos viciosos más autodestructivos que podamos
imaginar, ya que entre más incapacesnos veamos a nosotros mismos, más inútiles
nos verán los demás.N os tratarán como incapaces,lo cual sólo confirmará lo que ya
sabíamosde antemano:Lo inútiles que éramos.

Lo cierto esqu e el hecho de que tus padresno hayan logrado mucho, puede no tener
nada que ver con el que hayan ido o no a la escuela.Inclusive,aunqu así fuera, eso
e

Camilo Cruz - 13
Los derechos Reservados a nombre de su autor ‘Camilo Cruz’
www.wehettner.blogspot.com

no significaque contigo vaya a sucederlo mismo, o que tú no puedascambiar dicha


situación.

Así que cuestiona toda creencia que exista en tu vida. No aceptesl imitaciones sin
cuestionar si son ciertaso no. Recuerdaque siempreserás lo que creasser. Si crees
que puedestriunfar, seguramentelo harás.Si creesque no triunfarás, ya has perdido.
Estu decisión.

La última clasede vaca a la que quiero referirme es a las justificaciones.Estasvacas


tienen un efecto paralizante que no nos dejan actuar. La razón es muy sencilla:
mientras puedas justificar algo, no te verás en la necesidad de remediarlo. Por
ejemplo, analiza la siguiente justificación: “ Yo sé que debería compartir más tiempo
con mis hijos, pero la verdad esque llego demasiadocansadodel trabajo. Despuésde
todo, trabajo para proveerlesun mejor estilo de vida y con ello les estoy mostrando
que los amo”.

A simple vista, estav aca parece real y es posible que algunos de los lectoresque la
están cargando pueda estar pensando lo mismo. Si la utilizas,es posible que hasta
encuentresaliados,n y dependiend de la cara con que la digasy el tono de voz que
utilices, es posiblequ eologres situarte en el papel de víctima que sufre la injusticia de
no poder pasar más tiempo con sus hijos. Pero lo cierto es que no es mas que una
vaca, ya que todos nosotros podemosemplear más tiempo con nuestroshijos. Y con
un poco de creatividady disciplinate daráscuenta que esmás fácil de lo que crees.

Si ésta es tu vaca, sé creativo e ingéniate la manera de involucrar a tus hijos en


algunas de tus actividades; busca compartir más con ellos durante las comidas,
dedícales unos minutos cadanoche para preguntarlessobresu día antesque sevayan
a dormir, organiza actividadesrecreativasdurantelos fines de semanaque te permitan
crear una relación de mayor cercaníay amistadcon ellos. No bastacon proveerlessus
necesidadesbásicasacostadepriv arlosde tu afecto.

Otra excusa(vaca) que algunospadresu tilizan para justificar estamisma situación es


la siguiente:“ Lo importante no esla cantidad de tiempo que pasecon mis hijos, sino
la calidad.” Ésta es una vaca terrible, ya que te da vía libre para que germine en tu
mente la idea de que en realidad no esnecesariopasarmás tiempo con nuestroshijos;
que mientras logremos convencernos que estamos dándoles calidad de tiempo
(independientement de lo que esto quiera decir), la cantidad no tiene mayor
e
importancia. ¿Te das cuenta lo peligroso de esta vaca? Porque lo cierto es que en
nuestrarelación con nuestroshijos la cantidad de tiempo que pasemoscon elloses tan
importante como la calidad. Es más, si yo tuviese que elegir una de ellas, elegiría
cantidad.

Camilo Cruz - 14
Si tienes dudas al respecto trata de visualizar la siguiente situación: Imagínate que
entrasa un restaurantecon un amigo y los dos piden un filete de pescado.A tu amigo
le traen un enorme filete, gruesoy jugoso, mientras que a ti te traen un pequeñ filete
que no esn i la quinta parte del que le ha tocado a tu amigo. Al haceroel reclamo, el
meserot e responde: “Ah , señor, la explicación es muy sencilla, su filete es de mejor
calidad”. No sétú que responderíasental situación, pero sin duda, yo le dejaría saber
que para mí la cantidad es tan importante como la calidad y demandaríauna porción
mayor.

En la relación con tus hijos, es posible que ellos no te reclamen con frecuenciauna
porción de tiempo mayor de la que les puedas estar dando hoy, pero ten la plena
seguridad de que si no se la estás ofreciendo voluntariamente, ellos lo están
resintiendo.

Como puedesver, es fácil apropiarnos de un sinnúmero de vacas que lo único que


logran eslimit arnosy detenernosde vivir nuestravida al máximo.

¿Qué hace que un ser humano, voluntariamente, mantenga en su vida una vaca, a
pesar de saber que le está privando de vivir una vida plena y feliz? Pareceilógico
conservaralgo que va en detrimento de nuestrapropia felicidad.

Lo cierto es que muchas personasno son conscientesde las vacasque tienen; otras
son conscientesde ellas, pero continúan cuidándolas y alimentándolas, porque las
vacasnos proveen una zona de comodidad en la cual es fácil aceptar la mediocridad
como alternativa de vida.

Cuando cargamoscon una vaca a cuestas,ésta termina por despojarnosde la total


responsabilidadpor nuestro éxito y depositala culpabilidad por nuestrasituación fuera
de nosotrosmismos. De repente,la culpa de nuestramala suertees de otras personas,
de las circunstancias o del destino. Sin ninguna vaca que justifique nuestra
mediocridad,sólo tendríamosdos opciones:aceptar total responsabilidadpor nuestras
circunstanciasy cambiar (¡éxito! ), o aceptarque somosincapacesdet omar control de
nuestra vida y resignarnos(¡fracaso!). Sin embargo, las vacas nos dan una tercera
opción, aún peor que la segunda:nos convierten en personascon buenasintenciones,
a quienes infortunadamente la suerte no les ha sonreído; pobres víctimas de un
destinocruel (¡mediocridad!).

Entonces, como ves, la mediocridad es peor que el fracaso total. Éste al menos te
obliga a evaluar otras opciones. Cuando has tocado fondo, y te encuentras en el
punto más bajo de tu vida, la única opción es subir. La miseria absoluta, el fracaso
total, el tocar fondo, te obligan a actuar.

Camilo Cruz - 15
Los derechos Reservados a nombre de su autor ‘Camilo Cruz’
www.wehettner.blogspot.com

No obstante,con el conformismo sucedetodo lo contrario, puesto que ésteengendra


mediocridady a su vez, la mediocridadperpetúa el conformismo. El gran peligro de la
mediocridades que essoportable, esv ivible. Hace algún tiempo escuchéuna historia
que ilustra muy bien estepunto.

Una persona llegó a la casa de un viejo granjero, quien era muy aficionado a la
cacería.Junto a la puerta de su casase sentabauno de sus perros. Sin embargo, era
evidente que el perro no estabacómodo, algo le molestabay lo tenía irritado, ya que
ladraba y sequejaba sin parar. Despuésde unos minutosde ver el evidente estadode
incomodidad y dolor que exhibía el animal, el visitante le preguntó al granjero qué
podría estarlesucediendoal pobre animal.

- No sepr eocupe,ni le prestemayor atención. Eseperro lleva varios años en las


mismas.

- Pero... ¿nunca lo ha llevado a un veterinario a ver qué puede estarle


sucediendo?,Inquirió el visitante.

- Oh no, yo séqué eslo que le molesta,respondióel granjero. Lo que sucedees


que esun perro muy perezoso.

- ¿Quétiene esoque ver con susquejas?

- Lo que sucedees que justo donde está acostadose encuentra la punta de un


clavo que saledel piso,l o pincha y lo molestacada vezque sesienta, y por eso
esque ladra y sequeja.

- Pero... y ¿porqué no semu eve a otro lugar?

- Porque seguramenteno le molestalo suficiente.

Estees el gran problema con la vaca del conformismo y la mediocridad, que siempre
nos molestay nos incomoda, pero no lo suficientecomo para que decidamoscambiar.
Así que decide ya mismo deshacerte de todas las vacas que te están robando la
posibilidadde vivir una vida de plenitud.

Camilo Cruz - 16
Capítulo Tres- Algunas de las vacasmás comunes

Existen diferentes clasesde vacas. A pesarde que todas ellas se caracterizanpor lo


mismo, vienen revestidas de diferentes matices. A continuación quiero compartir
algunasde las vacasmás comunes que he encontrado. No las escriboaquí para que
las adoptes, sino para que te ayuden a identificar tus propias vacas, de manera que
puedasdeshacertedeellas.

1. Las vacas “justi ficadoras de la mediocri dad”:

- Yo estoybien... Hay otros en peorescircunstancias.

- Odio mi trabajo, pero hay que dar graciasque por lo menoslo tengo.

- No tendré el mejor matrimonio del mundo, pero por lo menos no estamos


peleandot odosl osdí as.

- No tendremosmucho, pero al menosno nos falta la comida.

- Apenaspaséel curso,pero por lo menos no lo perdí. Quizáses hora de aceptar


que no soy tan inteligentecomo los demás.

2. Las vacas de “la culpa no es mía”:

- Para la poca educación que tuve no me ha ido tan mal. Lástima que mis
padresno hubiesentenido másv isión.

- Si mispadres no sehubiesendivorciado, quizásme hubieseido mejor.

- Mi problema esqu e mi esposono me apoya.

- Mi problema esque mi esposaesmuy negativa.

- Esque en estepaís no hay apoyo para el empresario.

- Yo tengo buenasintencionespero con estaeconomíapues...ni modos.

- Lo que sucede es que no tuve profesores que me motivaran para salir


adelante.

Camilo Cruz - 17
Los derechos Reservados a nombre de su autor ‘Camilo Cruz’
www.wehettner.blogspot.com

3. Las vacas de las falsas creencias:

- Como mi papá era alcohólico,con seguridadpara allá voy yo.

- Puesyo no he querido tener mucho dinero porque el dinero corrompe.

- Entre mástiene uno, másesclavoesde lo que tiene.

- Los ricos son infelices y entre más tienen, menos contentos están con lo que
tienen.

4. Las vacas que buscan excusar lo inexcusable:

- Esque no me queda ni un minuto libre.

- Lo que pasaes que a las mujeresnost ocael doble de difícil que a los hombres.

- Esque no quiero empezarhastano estarabsolutamenteseguro.

- Quisieraleer más,pero no tengo tiempo.

- Esque no quiero empezarhastaque no sepacómo hacerlo perfectamente.

5. Las vacas de la impotencia :

- Lo que sucedeesqu e yo nuncah e sido bueno para eso.

- Esque el éxito no espara todo el mundo.

- Lamentablementelo mío esgenético. No hay nada que yo pueda hacer.

- Lo que uno no aprende de pequeñ es muy difícil quererlo aprender de


grande. o

- Mi problema es que soy muy tímida. Creo que esto es de familia ya que mi
madre también eraasí.

6. Las vacas fil osofales:

- No he actuado, porque yo soy de los que creequ e si vamos a hacer algo, o lo


hacemosbien o no lo hacemos...y en estemomento no creo poderlo hacer tan
bien como quisiera.

Camilo Cruz - 18
- Si Dios quiere que triunfe, Él me mostrará el camino. Hay que esperarcon
paciencia.

- ¿Qué se puede hacer? Unos nacieron con buena estrella y otros nacimos
estrellados.

7. Las vacas del autoengaño:

- El día en que decidaqu e quiero dejar de fumar, lo dejo sin ningún problema.
Lo que pasaesque no he querido.

- No es que a mí me guste dejar todo para el último minuto, lo que sucedees


que yo trabajo mejor bajo presión.

- Lo importante no esganar sino haber tomado parte en el juego. (¡Qué vaca!)

Camilo Cruz - 19
Los derechos Reservados a nombre de su autor ‘Camilo Cruz’
www.wehettner.blogspot.com

Capítulo Cuatro - Losorígenesde las vacas

Las vacas con que cargamosa cuestasno se generan porque deliberadamente os


n
hayamos puesto en la tarea de aprenderlas. Es más, tan absurdo como pueda
parecer, ellas son el resultado de intenciones positivas. Detrás de todo
comportamiento, sin importar que tan autodestructivo pueda parecer, subyace una
intención positiva para con nosotrosmismos. Nosotrosno hacemosnada simplemente
por causarnos daño, sino porque creemosque de alguna manera estamosderivando
un beneficiode ello.

Por ejemplo, la persona cuya vaca es: “El día en que decida que quiero dejar de
fumar, lo dejo sin ningún problema. Lo que sucedees que no he tomado la decisión
de dejarlo”, utiliza este autoengañ para proteger su baja autoestima y ocultar su
o
incapacidadpara deshacersedeestemal hábito.

Su vaca le da la sensaciónde estaren control de su mal hábito y no que su mal hábito


esté en control de ella. ¿Te das cuenta del peligro de una vaca como esta?
Literalmente puedes cargar con ella toda tu vida, sin nunca sentirte mal de tu
impotencia, ni hacer nada para remediardicha situación.

Como ésta,muchasde las otras creenciaslimitantesque arrastramoscon nosotrosa lo


largo de nuestra vida, han sido el resultado de buenas intenciones.Observalo fácil
que seadquiere una vaca. Digamosque estavaca suenaasí:“ Yo no sirvo para esto.”

Estav aca es muy común entre las personasy comienzade manera casiin consciente.
La persona aprende a hacer bien una tarea, una profesión o un oficio. Disfruta
haciéndolo, desarrollaun talento especialpara ello y despuésde algún tiempo piensa:
“Para estoes que yo sirvo”.

¿Te das cuenta lo que acaba de suceder? Al llegar a esta conclusión, a esta
realización,sin quererlo la personacomienzaa pensarque quizásese essu talento, su
llamado en la vida, su verdadera y única vocación. Asume que en ninguna otra área
podrá ser tan efectiva como en ésta, y deja de buscar su desarrollo en otras áreas.
Comienzaa dar excusas(vacas),encuentrarazones(másvacas)para tratar de explicar
suslimitacionesy hace afirmacionestales como:

- Esque yo siemprehe sidoasí.

- No nací con el talento para aquello.

- No tengo el cuerpo que senecesitapara eso.

Camilo Cruz - 20
- No poseola personalidadadecuada.

Y así, inadvertidamente, crea limitaciones que no le permiten expandir su potencial.


Sin embargo, el verdadero problema está muy lejos de ser físico, congénito o de
personalidad.El problema real son los programasmentalesque hemosguardad en el
archivo de nuestro subconsciente,yque actúan como mecanismosdeo defensaque nos
ayudan a salvaguardarla imagenqu e podamostener de nosotrosmismos.

¿Sives? Estasson vacas, porque no es que creasque no eresbu eno para nada. Lo
que sucede es que estásconvencido que eresbu eno para una sola cosa y que, lo
demás, no esalgo para lo cual tengasun talento innato.

Tu vaca de: “ para esto esqu e yo sirvo”, te da cierto sentido de tranquilidad, porque
sabesque por lo menos para una cosaeresbu eno. Y para reforzaraun másesta idea,
te recuerdascon frecuenciaque “n o todo el mundo puede ser bueno para todo” . No
obstante, la verdad es que todos nosotros tenemos la capacidadde ser buenos para
muchas otras cosas. Muchas más de las que estamos dispuestos a aceptar. Sin
embargo, nunca lo descubriremosa menos que matemosnuestra vaca de “ para esto
esque yo sirvo”.

Otras limitaciones (vacas)son el resultado de experienciaspasadasque han perdido


validez. A lo mejor, cuando tenías seis años te pidieron que pasarasa recitar una
poesíafrente a la clasey tu profesor serió, o algunoscompañerosse burlaron de ti, lo
cual, como esde esperarse,tehizo sentir mal y desdeesemom ento dejastede recitar
frente a otras personaso hablar en público, para evitar pasar por más vergüenzas
frente a tus compañerosde clasey para evadir las críticasde otras personas.

Despuésde muchos años de permitir que estavaca crecieray engordarae el establo


de tu mente, llegastea aceptarque hablar en público no era unan de tus aptitudes, que
simplemente no tenías el talento para hacerlo. Y el escuchar que no eres la única
personaafligida por estemal, te da la tranquilidad de saberque no estássolo.

Hoy, con cuarenta años de edad, cuando alguien te pide que realices una breve
presentaciónen tu trabajo, o que hables cinco minutos del proyecto en el cual estás
trabajando, tú respondes: “ Mira, pídeme que realice todo el trabajo, si deseaslo
escriboy lo imprimo, o si quieresme encargode toda la investigaciónnecesaria,pero
no me pidasque me pare frente al grupo (que son seispersonas)y hable, asísólo sean
cinco minutos, porque en esecampo mis habilidadesson cero” .

Esposible que llevesmásde treinta años sin tratar de hacerlo, pero tú asumesque tus
aptitudes para hacerlo deben ser las mismas que cuando tenías seisaños, lo cual es
absurdo, por supuesto.

Camilo Cruz - 21
Los derechos Reservados a nombre de su autor ‘Camilo Cruz’
www.wehettner.blogspot.com

Así permitimos muchas vecesque una vaca que se encuentraen nuestra mente hace
muchos años y que hoy posiblemente no tiene ninguna validez, nos diga qué
podemoshacer y qué no.

Lo que quiero que entiendas esqu e muchas de las limitaciones (vacas)que tienesen
estemomento, no son físicas,ni tienen que ver con tu capacidadmental, tus doteso
tus talentos,sino con creenciaslimitantes,que en su mayoría son ideaserradasacerca
de tu verdaderopotencial y de lo que eso no esposible.

Recuerdaque toda idea erradaqu e mantengamosen nuestro subconscientepor largo


tiempo y validemos con nuestras acciones, se convierte en una forma de auto-
hipnosis.

Estoes precisamentelo que detienea muchaspersonaspara triunfar. A travésde esta


forma de auto-hipnosis ellas han archivado en su mente toda una serie de falsas
creenciase ideasque, quizásen algún momento fueron válidas, pero que ahora ya no
lo son. Sin embargo, puesto que aún no han sido borradas, continúan ejerciendo su
efectol imitante desdelo másprofundo de tu mente subconsciente.

Camilo Cruz - 22
Capítulo Cinco - Cuando nuestras vacas han sido regalos de
otras personas.

Curiosamente,muchas de las vacasque nos mantienen atados a una vida mediocre


han sido obsequiosde otros. Muchos de nosotros, con frecuenciacaemosvíctimasde
las influencias negativas de otras personas; aceptamos su programación negativa
(vaca) sin cuestionamientos.Al hacer esto, permitimos que ellos siembren en nuestra
mente falsascreenciasquenos limitan física,emocional e intelectualmente.

Estas ideas, las cuales han sido programadas por nuestros padres, profesores,
familiares, amigos, o inclusive por perfectos desconocidos,t erminan por hacernos
creerqu e somospersonascomunesy ordinarias. Espor estoque hoy nos resultadifícil
creerque poseemoselpotencial necesarioparat riunfar y alcanzargrandesmetas.

Es como si los fracasosdel pasado hubiesen cerrado para siemprelas puertas de la


oportunidad de éxitos futuros. Sin embargo, ten presenteque el futuro no tiene que
serigual al pasado,ya que siemprepodemos cambiar, aprender y crecer.Tristemente,
cuando la mayoría de nosotros nos graduamos de la escuelasecundaria, ya hemos
sido casiqu e totalmente programadospara la mediocridad. Sé que suenaduro, pero
escierto.

Esm as, en su libro Aprendizajeaceleradopara el siglo XXI, Colin Rosey Malcolm J.


Nicholl presentan los resultadosde un estudio que mostró que más del 82% de los
niños que entran a la escuelaa la edadd cinco o seisaños,t ienen una gran confianza
en su habilidad para aprender.Sin e embargo, a los 16 años de edad el porcentaje que
aún muestra estaconfianza en sus propias habilidades, se ha reducido a tan solo un
18%. Es inconcebible que durante nuestros años de formación escolar, cuando
debemos desarrollar nuestro potencial al máximo, desarrollemosen cambio tantas
limitacionesy falsascreenciasacercade nuestraspropiashabilidades.Lo peor de todo
es que de ahí en adelante nos acompaña una tendencia casi inalterable a aceptar la
mediocridaden todaslas áreasde nuestravida.

Expresionescomo:

- Tengo una relación de pareja infeliz, pero yo creo que así deben ser todos los
matrimonios.

- Quisiera empezar una nueva carrera, pero soy demasiado mayor para
cambiar.Además, jamáshiceot ra cosa.

- Odio mi profesión, pero debo estaragradecidoque por lo menostengo trabajo.

Camilo Cruz - 23
Los derechos Reservados a nombre de su autor ‘Camilo Cruz’
www.wehettner.blogspot.com

- Tengo un pésimo estadofísico,pero segúnescuchoen los medios, así estánla


mayoría de las personas.

Todas estasexpresionesdenotan una aceptaciónde la mediocridad como alternativa


viable. Terminamos por aceptar matrimonios que andan bien en lugar de buscar una
relación de pareja extraordinaria, porque desdepequeño hemos aprendido que los
s casi imposibles,o si se dan, pues otra
matrimonios extraordinarios no existen, son
cosaseguramenteva a andar mal. Y así, muchas parejas viven durante años y hasta
décadas,en matrimonios mediocresporqu e no creen que pueda hacer algo para
cambiardicha situación. n

Si desdetemprana edadescuchasteen casaque querer ganar mucho dinero era señal


de codiciay producía infelicidad y que lo más prudente era contentarsecon lo poco
que uno tenía, porque era mejor tener poco y ser feliz que querer tener mucho y ser
infeliz,puesno te sorprendaque hoy tengaspoco.

La repetición constantede expresionescomo éstas,pronto las convierte en programas


mentales que dirigen nuestra manera de pensar y actuar. Con el tiempo, estas
accionesse convierten en hábitos que poco a poco moldean nuestro destino. Así que
son estasvacas las que están moldeand tu destino. Recuerdael hermoso poema de
Amado Nervo que dice: o

“. ..Porqueve a final d mi rud camino


o l e o
qu yo fui e arquitectode mi propi destino.
e l o
Qu siextraje l hie o l mield lascosas
e a l a e
esporqu e ellaspusehiel o mielessabrosas.
e n
Cuandoplant rosales,siemprecosechérosas...”
é

Camilo Cruz - 24
Capítulo Seis - Cómo matar nuestrasvacas

Empecemospor entender que las vacasno existenen la realidad, y que sólo estánen
el pensamiento. En otras palabras, las vacas no son realidadeso limitaciones físicas
sino ideasque albergasen tu mente.

Frecuentementeme refiero a un ejemplo que da viva muestra de esto. Por muchos


años el record en la carrera de la milla no bajó de los cuatro minutos. En 1903, el
director de los juegos olímpicos había profetizado: “el record de la milla es de 4
minutos 12.75 segundos,un récord que tal vez nunca será superado”. De otro lado,
los atletasescuchabande los médicosy científicos que era físicamenteimposible para
un ser humano pretender correr una milla en menos de cuatro minutos. Así que por
casi sesentaaños los mejores atletas llegaron muy cerca de esta marca, pero nunca
lograron superarla.¿Porqué?Porque era imposible,l osmédicos habían dicho que era
imposible, los científicos habían concluido que el cuerpo no soportaría tal esfuerzoy
que el corazónliteralmentepodría explotar.

Todo cambio el día en que el joven corredor británico RogerBannister corrió la milla
en menos de cuatro minutosy sobrevivió. El mito seh abía roto (una vaca acababad
morir). Cuando esta noticia le dio la vuelta al mundo algo sorprendente e sucedió:
menos de cuatro mesesdespuésde que Bannister realizara esta asombrosahazaña,
seispersonasmás ya habían corrido la milla en menos de cuatro minutos. Esmás, en
una misma carrera tres corredores llegaron con registrospor debajo de los cuatro
minutos. Y eston o ocurrió porque de repente el serh umano sehubieseconvertido en
un sermás rápido, sino porque entendió que no era una imposibilidadfí sicasino una
barrera mental. Lo único que hicieron estos atletas fue desalojar de su mente las
creencias limitantes (vacas) que los habían detenido para utilizar su verdadero
potencial durante másde cinco décadas.

Tú puedes hacer lo mismo. Lo único que necesitases identificar las falsascreencias


que han venido limitando tu vida hasta ahora y reemplazarlaspor ideas que te
empoderen, que te permitan utilizar el poder que ya reside dentro de ti y que sólo
esperaserutilizadopara ayudarte a alcanzartus metasmás ambiciosas.

Las vacast ampoco son otras personas.Si tú creesque tu vaca es tu esposo(a),o tu


padre u otra persona, estásequivocado. Tu vaca no es esapersona, tu vaca es una
ideao un conceptoerrado que involucra a esapersona.

Camilo Cruz - 25
Los derechos Reservados a nombre de su autor ‘Camilo Cruz’
www.wehettner.blogspot.com

Digo esto, porque en una conferencia,una señorase acercóa mí y me dijo: “ Dr. Cruz
¡mi vaca es mi esposo!” Yo le pregunté el por qué de tal afirmación. Ella me
respondió: “Y o no he podido hacer nada con mi vida, porque mi esposon o me
apoya”.

Le respondí: Tu vaca no es tu esposo,tu vaca escreer que sin el apoyo de tu esposo


no seráscapazde hacer algo con tu vida, lo cual esabsurdo.

¿Sives? Estaidea es una vaca justificadora que no sólo te provee con una excelente
excusa para no hacer nada, sino que te sitúa en el papel de víctima, como
mencionábamosanteriormente. Digo que esuna vaca, porque sil o que decidashacer
con tu vida, depended que cuenteso no con el apoyo de otras personas,puesvas a
lograr muy epoco. Tu éxito no puede depende de otras personas que decidan
r
apoyarte, que apruebe las decisionesquehas tomado o que esténentusiasmadascon
el camino que n has elegido seguir. La única persona que puede y debe estar
entusiasmadacontus metasy decisioneserestú.

Así que es importante entender que las vacas sólo existen en el pensamiento. De
manera que cuando hablo de matar la vaca, me refiero a eliminar una excusa,
cambiar un hábito, modificar un patrón de pensamiento o establecer un nuevo
comportamiento en nuestra vida. En otras palabras, cambiar nuestra manera de
pensary actuar, no tratar de cambiarl a manera de pensary actuarde otraspersonas.

Es más, una de las peores vacas que puedes tener es creer que a menos que otros
cambient ú no podrástriu nfar. Recuerda,la única personaque tú puedescambiar eres
tú.

¿Cómopodemos deshacernosdenuestrasvacas?Essimple,l o único que necesitamos


hacer es despertar a la realidad de que quizás los programas y creenciasque han
guiado nuestras acciones y expectativas hasta ahora no han sido los correctos.
Debemos ser conscientesde que es posible que hayamos sido programados para
aceptar la mediocridad. Es preciso tomar la decisión de no continuar viviendo una
vida de negación, pretendiendo que todo está bien, e identificar aquellas vacas que
nos estándeteniendo en nuestro camino al éxito.

El siguiente paso es entender que a pesar de haber sido programados para la


mediocridad, hemos sido creadospara la grandeza;y aún cuando somos personas
comunes y ordinarias podemos lograr cosasextraordinarias. Sólo es necesario abrir
nuestramente a la posibilidadde cambiar y crecer.Es entender que nuestro futuro no
tiene por qué ser igual a nuestro pasadoy que esposible cambiar y construir asíun
nuevo futuro ¡libre de vacas!

Camilo Cruz - 26
A continuación quiero presentarte cinco pasos que puedes utilizar para matar tus
vacas:

1. Identi fica tu vaca. Toma el tiempo necesariopara identificar tus vacas.H az


una pausa en el agitado camino de la vida para realizar esteproceso de auto-
evaluación. No esperes que tus vacas te salten al frente, esperando ser
sacrificadas.

Este primer paso es uno de los más difíciles, ya que a nadie le gusta aceptar
que tiene vacas. ¿Te has dado cuenta cómo las vacas de otros son excusas
absurdasque vergonzosamentebuscanjustificar lo injustificable, mientras que
las vacas propias son circunstanciasverdaderasque ilustran lo injusto de una
situación en la cual nosotrossomoslasv íctimas?

Anteriormentedecíaque lasvacassólo existenen el pensamiento.No obstante,


ellas suelen manifestarseen nuestroscomportamientos y nuestros hábitos. Así
que este primer paso requiere que tomes un pedazo de papel y durante la
siguiente semana tengas tus antenas puestas para detectar la aparición de
cualquier vaca en tu diario vivir. Recuerda que las vacas siempre vendrán
disfrazadasde excusas,justificaciones,pretextos,mentiras, disculpas,evasivas,
escapatorias,falsascreencias,limitacionesymiedos.

Puedesu tilizar la lista del capítulo tres para aprender a identificar tus vacas.
Tómate una semanao más, porque muchasvacaslas tenemospero no somos
conscientesde ellas y si tratas de sentartea identificarlasde un solo envión, se
te van a escaparmuchas de ellas. Aunqu en ocasionesseadifícil describirtu s
vacas,siemprelasreconoceráscuandolase estésviendo.

Por ejemplo, cuando le pregunto a cualquier persona si sufre de “excusitis”,


generalmenteme dice que no. Sin embargo, si les pido que tomen un día y,
conscientementecuenten las veces que dieron una excusa por algo, regresan
sorprendidasde la cantidad de excusasque dan todo el día y a todo momento.
Así que toma el tiempo suficienteen esteprimer paso.

2. Determi na las creencias que esta vaca representa. Examina tu lista y


analiza qué creencias limitantes o paradigmas errados yacen bajo estas
excusas.Pregúntate por qué se encuentran en tu lista. ¿Quién las puso allí?
¿Dónde las aprendiste?Además, piensa si estas razones son reales o no, si
tienessentido o son irracionales.

Como ya lo mencionara, muchas de nuestras vacas las adquirimos durante


nuestros años de formación escolar, durante la niñez y adolescenciay las

Camilo Cruz - 27
Los derechos Reservados a nombre de su autor ‘Camilo Cruz’
www.wehettner.blogspot.com

hemos venido cargando por tanto tiempo que hemos terminado por aceptarlas
como verdades incuestionables. Sin embargo, ya sea que las hayamos
adquirido voluntariamenteo hayamospermitido que alguien más nos las haya
obsequiado,toda vaca oculta una idea que creemoscierta.

Por ejemplo, la personaque a toda nueva iniciativa o propuesta responde“ no


tengo tiempo”, puede en realidad estar ocultando un problema aun mayor.
Esta excusa puede ser simplementeuna manera fácil de ocultar su miedo al
fracasoo su inseguridadsobre suspropias habilidadespara llevar a cabo dicha
iniciativa. En tal caso,la verdaderavaca no esla falta de tiempo sino el miedo
al fracasoo suspropias inseguridades.

Así que busca las verdaderasr aíces de tus vacas. Y si encuentras que cierta
excusa, justificacióno generalizaciónque utilizasfrecuentementeno representa
una creencia real en tu vida, elimínala inmediatamente de tu vocabulario. Es
increíble, pero con este segundo paso podrás deshacertede la mitad de las
vacasque hoy puede encontrarseen tu mente.
n
3. Haz una li sta de todas las cosas negativas que la presencia de estas
vacas te están representando. Muchas veces cargamoscon ciertasv acas,
porque no somos conscientesde todo lo negativo que ellas representanen
nuestra vida. Sabemos que son vacas, pero no creemos que nos estén
haciendo demasiadodaño. Pero lo cierto es que toda vaca nos limita. Así que
para cada vaca que identificasteanteriormente quiero que escribasfrentea ella
todo lo que te ha costadotenerla.

Escribetodaslas oportunidadesperdidas; identifica los fracasosque han sido el


resultadodirecto de mantenerestasvacas;detallatodasl os temoresirracionales
que experimentas de manera cotidiana como resultado de esa vaca que has
cargado por décadas.

Si no das este paso, es posible que no sientas la necesidad imperiosa de


deshacertede tus vacas.Recuerdaque, como ya lo he mencionado en otros de
mis libros, quizás las dos fuerzasde mayor motivación en nuestra vida son el
deseode triunfar y el temor al fracaso.Nuestravida estáguiada, en parte por
lo que más queremos, y en parte, por lo que más tememos. Y siempre
buscaremoshaceraquellascosasque nos produzcanplacer y evitaremoshacer
aquellascosasque nos produzcandolor.

Esmás, nuestra mente hará más por evitar dolor que por experimentar placer.
Entonces,a menos que sientasel dolor de estasoportunidadesperdidasy este

Camilo Cruz - 28
estadode mediocridad,n o sentirásla necesidadde abandona tu conformismo
y matar tu vaca, o tus vacas. r

Una vez hagas la lista de todo el mal ocasionado por la presenciade estas
vacas, quiero que la leas una y otra vez; quiero que sientasel dolor de saber
que la elecciónpor estavida de mediocridadh a sido sólo tuya. Interioriza este
dolor, siéntelo en la boca del estómago y entiende que lo puedes disfrazar e
inclusive ignorar por algún tiempo, pero que mientras no mates tus vacas
siempre estarán ahí. Imagínate cargar con este dolor por el resto de tu vida,
¿tienesentido? ¿Estásdispuestoa pagar este precio?Si quieres deshacertede
estedolor, simplementetoma la decisiónde deshacertedetusv acas.

4. Haz una li sta de todos los resultados positivos que vendrán como
consecuenci de matar tu vaca. Ahora quiero que por un momento te des
a oportunidad de visualizaruna vida libre de vacas. Escribetodas las nuevas
la
oportunidades que vendrán como resultado de matar tu vaca, o tus vacas.
¿Quénuevasaptitudespodrás desarrollar?¿Quénuevasaventuraste permitirás
vivir? ¿Quénuevos sueñoste atreverása soñar y perseguircomo resultado de
no contar más con todas esasvacas que te mantenían atado a una vida de
mediocridad?

Escribetodo esto porque lo vas a necesitar.Matar tus vacas no es tan fácil


como parece. Deshacerte de una vaca exige disciplina, dedicación y
constancia. En ocasioneste sentirásfrustrado, porque caerásnuevamente en
los mismosviejos hábitos y deberás levantarte y empezarde nuevo. Estalista
que te estoy pidiendo que hagasen estecuarto paso, te servirá de inspiración
cuando te sientasdesfallecer.Léela siemprequ e deseesver cuál es el premio
por deshacertedeestasvacas,asíque cárgalacontigo a todo instante.

5. Define nuevos patrones de comportami ento. Muchas personasmatan su


vaca y se queda con el cuero; mantienen vivo el recuerdo de esta vaca.
Ahora bien,n como las vacas sólo existen en el pensamiento, es posible que
estosrecuerdos se regenereny engendre nuevas vacas. ¿Qué puedes hacer?
n
Creau n nuevo patrón de comportamientoque te permita lidiar con estasvacas
recurrentes en caso que alguna de ellas vuelva a dar señales de vida y
mantentealerta para que no sucedanunca más.

Frente a cada una de tus vacas escribel as acciones específicasque piensas


llevar a cabo para deshacertede ellasy también escribecómo vas a responder
en casode que esta vaca volviera a nacer. Por ejemplo, si tu vaca ha sido la
excusa: “ Y n sirvo par es porqu ya estoy muy viejo”, de ahora en
adelante, ocada
o vez quea te sorprendas
o e pensando o diciendo esto quiero que

Camilo Cruz - 29
Los derechos Reservados a nombre de su autor ‘Camilo Cruz’
www.wehettner.blogspot.com

interrumpas dicho pensamiento inmediatamente, y quiero que digas algo así


como: “ sé qu pued ser muy buen par esto. Utilizaré mi experienciay mis
e o esto e poco tiempo.”
añospar domina a Si hacesesto con todas tus vacaste
a r que en poco
daráscuenta n tiempo
o habrás eliminado la mayoría de ellas,o en el
mejor de los casos,todas.

Camilo Cruz - 30
Capítulo Siete – Una vida libre de vacas.

Cuando matas tus vacas aceptasl a totalidad de la responsabilidadpor tu éxito. Te


conviertesen el arquitecto de tu propio destino.

Querer triunfar, tener buenasintencionesy contar con grandessueños,por si solo no


te conducirá al éxito. Por cada gran idea que terminó por cambiar la historia de la
humanidad, han habido miles de ideasque nunca sem aterializaron,porque aquellos
que las concibieron y quizásdesarrollaronun plan para lograrlas, nunca pusieron ese
plan en movimiento. Esafue su vaca: La falta de acción.

Así que pon a rodar tus planes. No te detengasa pensaren todos los problemasque
pueda surgir.Muchaspersonasplaneany ensayansu propio fracasoal malgastaruna
n
gran cantidad de tiempo anticipando lo peor. Los grandes triunfadores aceptan los
riesgos que generalmente acompañan la búsqueda del éxito. Esa valentía, ese
arranque, eseentendimiento de que todo gran sueño demand acción inmediata, es
lo que distingueal ganador del perdedor. a

En el juego de la vida o eresjugador o eresespectador.Los triunfadoresson más que


simplesparticipantes,ellos estántotalmente comprometidoscon susobjetivos. Ellos no
buscanexcusas,ya que sabenque sus amigosno las necesitany susenemigos no las
creerán,de todasm aneras.

Cualquiera que seatu vaca, sólo existeuna manera de matarla: La acción.

No permitas que la vida te pase de largo, libérate de tus vacas y cuídate de no


engrosarlasf ilas de aquellosque en la postrimería de sus vidas sólo podrán recordar
con remordimiento y tristezatodaslasoportu nidadesperdidas.

Encara todo nuevo reto; desafía las normas convencionales; rompe las reglas del
juego. Las preocupaciones,lostemores,los miedosy lasdu das,n o son másqu e vacas
que tratan de robarte tus sueños y mantenerte atado a una vida de mediocridad.
Recuerdaque el enemigodel éxito no esel fracasosino el conformismo.

Te invito a que aceptesel reto de vivir una vida libre de vacas,una vida donde todo
sueñoesposible y los únicos límitesson aquellosque tú mismo impongas.

Acepta estereto y te aseguroque muy pronto tú y yo nos veremos en la cumbre del


éxito.

--- FIN ---

Camilo Cruz - 31
Los derechos Reservados a nombre de su autor ‘Camilo Cruz’
www.wehettner.blogspot.com

Próximamente en www.elexito.com/, encontrarás estrategiasespecíficas para


matar tus vacas. Podrásr ealizar un test personalizadoque te permitirá identificar tus
vacas,descubrirpor qué last ienesy cómo deshacertedeellas para siempre.

¿Quién es el Dr. Camil o Cruz?

Es considerado como uno de los mejores escritoresy oradores motivacionales de


Latinoamerica. Sus másde 15 obras en libros, casetes, Cd y conferencias, han
ayudado a miles de personasa vivir vidas plenas y balanceadas. Camilo Cruz es el

fundador de el primer sitio en Internet dedicadoal éxito, la excelencia


y la motivación.

Susl ibros incluyen La parábola del Triunfador – Cartasa mi hijo, La Arquitectura del
Éxito, Actitud Mental Positiva, Poder Sin Límites en las Ventas y otros. La Vaca,
como todaslas obrasdel Dr. Cruz, muestracómo, trabajando con objetivos específicos
y con un plan de acción definido, se puede obtener resultados positivos e
inesperados,logrando cualquier meta personal, profesional, o financiera que uno se
proponga.

Si estel ibro inspiró en ti el deseode eliminar tus vacasy empezartu propio plan de
acción para alcanzar tus sueños, busca los otros títulos del Dr. Cruz en
http://www.elexito.com. Sus obras también están disponibles en librerías como
Barnes & Noble, Books-a-Million, Sam’s Club y Borders (clic en
http://www.tdee.com/editorial/donde_comprar.asp para ver librerias).

Si prefieres ser atendido telefonicamente llámanos al 1800-SÍ-ÉXITO (743-9486) o


escríbenosainfo@elexito.com.Seráun placeratenderte!

Graci as y no olvides comparti r este li bro con otras personas

© 2003 DerechosReservadosCamiloCruz

© 2003 DerechosReservadoTallerdel Éxito, Inc.

Todos los derechosreservados.Quedaprohibida la reproduccióntotal o parcialde


estaobra por cualquier medio electromagnético,mecánicoo por cualquier otro

Camilo Cruz - 32
medio, sin previa autorizaciónpor escrito,del autor o del editor, excepto cuando se
hace una única copia para guardar en la computadora, o seimprime para uso
personal,exclusivamente.Decualquier manera, la reproduccióndel contenido para
usoscomerciales,viola los derechosde autor, de acuerdocon lasl eyes
internacionales.

Camilo Cruz - 33