Вы находитесь на странице: 1из 33

-Trece páginas

Comentario sobre la
epístola de Pablo a los

COLOSENSES
“EL CRISTO PREEMINENTE
EN TODO”
Luís Alejandro Zepeda Mir

Iglesia de Cristo de Santiago Norte


Avenida Inglaterra No. 1501 (con Marurí) – Independencia
Santiago, Chile

INTRODUCCIÓN.

Pablo en una oportunidad le dijo al joven Timoteo en su primera epístola: “Pero


el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos hombres
apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de
demonios” (1 Timoteo 4.1). Advirtiéndole que en algún momento “algunos” de
la iglesia se desviarían y comenzarían a enseñar la mentira poniendo atención a
enseñanzas falsas y diabólicas. Ellos apostatarían – se desviarían – de la verdad.

Pedro también lo dijo en su segunda carta: “Pero hubo también falsos


profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que
introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al
Señor que los rescató, atrayendo sobre si mismos destrucción repentina”
(2 Pedro 2.1). También dando como un hecho el levantamiento de falsos
maestros, que no llegarían desde afuera, sino que saldrían de entre el pueblo de
Dios, dando a entender que algunos se corromperían y se extraviarían de la verdad,
y arrastrarían a otros también con esto.

Y ya para la etapa final de la vida de Pablo, en la década de los 60 d.C., estas


falsas doctrinas comenzaron a propagarse por toda la iglesia del Señor, con
maestros itinerantes que en cada lugar que pasaban dejaban su torcida enseñanza
y contaminaban a la iglesia. Es por esto que los apóstoles se vieron en la necesidad
de contrarrestar estas enseñanzas a través de sus escritos, para combatir la
mentira y poner en alto la verdad. Por esta razón, Pablo se ve motivado a escribir
una carta a la iglesia de Colosas, ya que estaban comenzando a llegar doctrinas
falsas y antecesoras al gnosticismo. Esta es una época de pluralismo religioso y
sincretismo, esto es, la disolución de la verdad en aras de mantener la unidad. Es
decir, que debemos de conocer que SINCRETISMO es un sistema filosófico que
trata de conciliar doctrinas diferentes. Es muy parecido a lo que hoy se llama
ECUMENISMO , y esto estaba ocurriendo en Colosas con la mezcla de doctrinas
paganas ocultistas, judías y cristianas que traían los falsos maestros.

A) AUTOR, FECHA Y LUGAR DE ESCRITURA.

El apóstol Pablo es el escritor de esta epístola. “Pablo, apóstol de Jesucristo


por la voluntad de Dios y el hermano Timoteo” (1.1). Se cree que él la
escribió en el tiempo que estaba preso en Roma, en su primer encarcelamiento. Al
igual que Efesios, Filipenses y Filemón, son llamadas “las epístolas de la prisión
o cautividad”.

Pablo solamente fue el escritor de la carta. La mención de Timoteo en el saludo,


no indica que él también participara de la escritura de la carta, sino que más bien
sirve como referencia, para saber que él estaba preso juntamente con Pablo en
Roma, cuando el apóstol escribió esta carta.

La fecha de su escritura es aproximadamente 62-63 años después de


Jesucristo , y fue escrita como lo dijimos, desde la cárcel de Roma. El portador de
la carta es Tíquico (4.7) , quien acompañado por Onésimo (antiguo esclavo de
Filemón, que había huído de su amo, pero que fue evangelizado por Pablo en Roma,
y que ahora se disponía a volver con su amo) fue a esta ciudad no solo para llevar
la carta, sino también para llevar la consolación que Pablo les enviaba por escrito.

B) LA CIUDAD DE COLOSAS.

Colosas fue una población de la provincia romana


de Asia Menor, específicamente Frigia, que hoy es
parte de Turquía. Situada a unos 160 a 175 Kms.
aproximadamente, al Este de Éfeso, cerca del Río
Lico. Se presume que fue evangelizada por Epafras y
otros compañeros de Pablo (1.7; 4.12) . Se deduce
esto, porque Pablo nos dice en la carta que él no
conocía personalmente a estos hermanos. “Porque
quiero que sepáis cuan gran lucha sostengo por
vosotros, y por los que están en Laodicea, y por
todos los que nunca han visto mi rostro” (2.1) .
Se cree que esta congregación fue establecida en el tiempo que Pablo estuvo en
Éfeso, en su tercer viaje misionero. “Así continuó por espacio de dos años, de
manera que todos los que habitaban Asia, judíos y griegos, oyeron la
palabra del Señor Jesús” (Hechos 19.10) , donde se hicieron algunas
incursiones evangelísticas en la provincia de Asia Menor, y allí fueron convertidos
algunos Colosenses. Como se cree: Filemón que fue evangelizado por Pablo
(Filemón 19) , también Arquipo, que se cree era hijo de Filemón; Apia, que se cree
era esposa de Filemón y también Epafras que fue quien llevó el evangelio a
Colosas, Hierápolis y Laodicea (1.6.7; 4.13) . Todos ellos fueron evangelizados en
el viaje de Pablo a Éfeso. Se presume que ellos tuvieron un encuentro con el apóstol
fuera de Colosas y después de ese encuentro volvieron a Colosas llevando la
palabra de Dios. Otras particularidades importantes de esta congregación, es que
se reunían en casa de Filemón (Filemón 2) y que estaba compuesta
mayoritariamente por gentiles (1.21, 21; 3.5-7) .

C) EL PROBLEMA EN COLOSAS.

Después del establecimiento de la iglesia


en Colosas y de que Pablo junto con sus
compañeros se alejaran de Asia Menor, con el
paso de los años (se cree de 4 a 5 años)
comenzaron a llegar falsas enseñanzas a la
iglesia del Señor por falsos maestros que
lograron contaminar la iglesia.

Epafras se ve en la necesidad de informarle


a Pablo y viaja a Roma donde Pablo estaba
preso y le cuenta la situación. Después de escuchar los problemas Pablo se decide y
escribe esta carta para contrarrestar las herejías que se estaban propagando en la
iglesia de Colosas. La herejía de Colosas era una mezcolanza de Judaísmo y
el gnosticismo incipiente que enseñaba que la salvación es solamente por medio
del conocimiento, no del evangelio puro, sino de ciertos misterios inventados
por los hombres (“filosofías y huecas sutilezas” , 2.8 ).

Era algo muy parecido con la filosofía GNÓSTICA , que recién comenzaba a
surgir. Esta palabra “gnóstica” viene de la palabra griega Gnosis , que significa
“Conocimiento” . Para estos falsos maestros, la salvación consistía en saber cierta
información mística más que en la fe, la obediencia o la santidad. Tomaron un
punto de vista intelectual hacia la vida y la religión.

Ellos proponían que la materia y el espíritu son opuestos . La materia era


supuestamente mala y el espíritu bueno. Creían que la materia era eterna.
Pensaban que Dios, siendo espíritu, es completamente BUENO. No puede tener
contacto con las cosas materiales. Dios no podía ser el creador del universo por
este motivo. El Dios supremo a veces fue llamado PLEROMA que significa “plenitud”
(1.19, 2.9).

Razonaban que Jesús, siendo Divino, no podía venir en cuerpo humano, así
mezclando el espíritu bueno y la materia mala. Eso era imposible para ellos
conforme a su filosofía. Ellos decían que Jesús solo aparentó tener un cuerpo
físico (vemos un contraste de esto en 2.9; 1.22; 1 Juan 4.2-3; 2 Juan 7 ).

Alegaban que entre Dios y los hombres hay una serie larga de seres
intermedios . Los que están más lejos de Dios eran menos y menos espirituales y
más, y más materiales. Cristo fue uno de estos seres intermedios, pero uno de los
más espirituales. El más material creó la tierra (contraste con 1:15-19 que enseña
que Cristo es la imagen de Dios y creador de todo). Pensaban que el cuerpo
(materia) es malo. Dos ideas opuestas resultaron por estos dos pensamientos:
ASCETISMO – Hay que abusar del cuerpo y subyugarlo por negarse a ciertas cosas
materiales como algunas comidas u otras cosas (contraste capitulo 2.20-23 ).

LIBERTINAJE – Hacer lo que se quiera con el cuerpo pues lo importante es el


espíritu y éste no es afectado por las acciones del cuerpo (contraste capitulo 3).

Al final, esto resultó en una actitud de superioridad que destruyó en parte la


comunión de la iglesia (vea 1.28; 3.11 ).

TEMA CENTRAL DE LA CARTA.

Aunque Pablo principalmente se dedica a atacar las enseñanzas falsas que


estaban proliferando en la iglesia de Colosas, no podemos obviar que esta carta
tiene un completo enfoque Cristocéntrico, o sea, que está centrada en la persona
de Cristo.

Para Pablo, Cristo es el eje principal de todo cuanto hacemos, creemos y hasta
pensemos. Él es la respuesta a cualquier problemática de los hombres. Como lo dijo
el mismo Jesús antes de partir al Padre: “Toda potestad me es dada en el cielo y en
la tierra” ( Mateo 28.18 ), Cristo tiene toda autoridad y todo poder en este universo.

En esta carta se pone en alto la verdad maravillosa de la deidad de Jesucristo, la


que muchas denominaciones contradicen:

-Él es la imagen de Dios ( 1.15 );


-Él es el primogénito de toda la creación, o sea, el más importante y exaltado
de todo este universo ( 1.15 );
-Él es creador de los cielos y de la tierra, y todo subsiste gracias a él ( 1.16-17
);
-Él es eterno ( 1.17 );
-Él es la cabeza de la iglesia, que es su cuerpo ( 1.18 );
-En él habita toda la plenitud de la deidad ( 1.19; 2.9 ); y
-Él es nuestra esperanza de gloria ( 1.27 ).

Y el tema central de esta carta lo encontramos en Colosenses 1.18 , que dice:


“Y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el
primogénito de entre los muertos, PARA QUE EN TODO TENGA LA
PREEMINENCIA” .

BOSQUEJO DE COLOSENSES
SALUTACIÓN -1.1-2.
PABLO DE GRACIAS A DIOS Y PIDE POR EL CRECIMIENTO ESPIRITUAL
DE LOS COLOSENSES – 1.3-14.

 Pablo da las gracias a Dios por el crecimiento espiritual de los


Colosenses (1.3-8).
 Pablo pide a Dios por el crecimiento espiritual de los Colosenses (1.9-
14).

CRISTO TIENE LA PREEMINENCIA EN LA CREACIÓN Y EN LA IGLESIA –


1.15-23.

 La preeminencia de Cristo en la creación (1.15-17).


 La preeminencia de Cristo en la iglesia (1.18-23).

EL MINISTERIO DE PABLO: LA EDIFICACIÓN DE LA IGLESIA – 1.24-2.7.

 Sufrimientos de Pablo por la iglesia (1.24).


 Trabajo de Pablo por la iglesia (1.25-2.7).

NO SE DEJEN ENGAÑAR CON DOCTRINAS FALSAS – 2.8-23.

 Con filosofías y huecas sutilezas (2.8-10).


 Con el Judaísmo (2.11-17).
 Con la adoración de Ángeles (2.18-19).
 Con el Ascetismo (2.20-23).

LA VIDA NUEVA DEL HIJO DE DIOS – 3.1-17.

 Busquen las cosas de arriba (3.1-4).


 Quiten todo lo terrenal en ustedes (3.5-11).
 Vivan como nuevos hombres (3.12-17).

CRISTO TIENE LA PREEMINENCIA EN LAS RELACIONES DE LA VIDA –


3.18-4.6.

 La casada que agrada a Cristo (3.18).


 El marido que agrada a Cristo (3.19).
 El hijo que agrada a Cristo (3.20).
 Los padres que agradan a Cristo (3.21).
 El siervo – empleado – que agrada a Cristo (3.22-25).
 El amo – empleador – que agrada a Cristo (4.1).
 Perseveren en la oración (4.2-4).
 El cristiano que agrada a Cristo en el mundo (4.5-6).

ACLARACIONES Y SALUDOS FINALES – 4.7-18.

 Mensajeros de la carta: Tíquico y Onésimo (4.7-9).


 Saludos de los compañeros de Pablo a la iglesia en Colosas (4.10-14).
 Saludos a los hermanos de Laodicea (4.15-16).
 Mensaje de Pablo a Arquipo (4.17).
 Despedida de Pablo (4.18).

El propósito de Pablo al escribir esta carta fue recalcarles a los Colosenses la


importancia y exaltación de Cristo en todo. Y por esto, él también debe tener el
primer lugar en nuestras vidas, en todo lo que hagamos, pensemos, hablemos o
creamos. Él debe ser honrado en nuestra vida; él debe tener el lugar más
importante en todo nuestro ser. El tema central de esta carta es:

¡LA PREEMINENCIA DE CRISTO SOBRE TODAS LAS COSAS!

SALUTACIÓN

COLOSENSES 1.1-2.

“Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y el hermano Timoteo, a los


santos y fieles hermanos en Cristo que están en Colosas: Gracia y Paz sean a
vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.”

Pablo comienza presentando la autoridad de su epístola, al decir “apóstol de


Jesucristo” . La palabra APÓSTOL viene del griego APÓSTOLOS ( apostolos ) , y
significa ENVIADO, ENCOMENDADO, UNO QUE LLEVA UN MENSAJE DE PARTE DE
OTRO.

Él esta informándoles a sus lectores, que tiene autoridad por ser un ENVIADO de
Jesucristo. Esta autoridad no se la confirió él mismo, sino que fue Dios mismo quien
lo encomendó. Afirma y recalca su apostolado, no para su propia gloria sino para
dar a conocer que no escribe por su propia cuenta sino como uno que fue escogido
por Dios, no por voluntad de hombre. Y si es así, su mensaje debe ser verdadero y
autoritativo.

Cuando él escribió esta carta, Timoteo le acompañaba en Roma; así que lo


incluye, no como un coautor, sino como compañero en el evangelio que en esos
momentos estaba preso junto con él.

Fijémonos bien cómo Pablo identifica a los Colosenses: “A los santos y fieles
hermanos en Cristo” . Debemos notar la relación entre la FIDELIDAD y la
SANTIDAD. Pablo comienza alabando a los Colosenses porque ellos eran SANTOS.
Habían sido apartados del mundo cuando fueron trasladados desde el reino de
Satanás al reino de Cristo; fueron apartados para servir a Dios, y también eran
FIELES, o sea, se mantenían firmes en su compromiso con Dios. Ellos seguían en el
camino que habían elegido con fidelidad. Algo muy importante debemos entender:
no está todo bien si solamente somos SANTOS, o sea, apartados por Dios por el
bautismo, sino que debemos ser FIELES, o sea, seguir cumpliendo la voluntad de
Dios y llevando adelante nuestro compromiso con él. Dios quiere que seamos
santos, pero que también seamos fieles, manteniéndonos firmes en el tiempo.

Y Pablo reconoce que los Colosenses pertenecen a la misma familia que él, la
familia de Dios, cuando les llama “hermanos” . Había un vínculo fraternal y
espiritual que los unían. Eran hijos del mismo Padre Celestial, como también
nosotros.

Pero estos hermanos tenían una relación muy especial con Cristo: ellos estaban
EN CRISTO. Estar en Cristo significa pertenecer a Cristo, ser de Cristo, estar unido a
Cristo, y los Colosenses estaban en Cristo. Ellos se habían unido a Cristo a través de
su muerte, su sepultura y su resurrección. Como lo dice Pablo en Romanos 6.3-6:
“¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús,
hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados
juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo
resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros
andemos en vida nueva. Porque si fuimos plantados juntamente con él en
la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su
resurrección; sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado
juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de
que no sirvamos más al pecado.” En el bautismo nos unimos a Cristo y le
pertenecemos a él. Estar en Cristo es una condición de todos aquellos que se han
sometido a Dios y su voluntad, se han bautizado y viven sus vidas para Cristo.

Estos cristianos estaban viviendo en dos condiciones, teniendo dos ciudadanías


al mismo tiempo: estaban en Colosas físicamente, pero su vida verdadera estaba
en Cristo. Esto nos demuestra que podemos vivir en este mundo, y al mismo tiempo
no ser parte de este mundo, sino que confiamos que nuestra verdadera ciudadanía
esta en los cielos. “Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde
también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo” (Filipenses 3.20).

Después de esto, Pablo les desea: “Gracia y paz sean a vosotros” . Es más
que una salutación. Es el mejor deseo que podemos tener para nuestros hermanos.
Son nuestras necesidades más apremiantes en esta vida:
• Gracia : Favor inmerecido, acción de Dios que salva al hombre. Opera en
y con Jesús al margen de lo que el hombre pueda o no pueda hacer, pues
nada de lo que el hombre pueda hacer gana su salvación. Y…
• Paz : Tranquilidad interna que solamente le pertenece a aquellos que
tienen comunión con Dios y se han reconciliado con él.
No hay mejor manera de saludar a nuestros hermanos en Cristo que deseando
sinceramente que Dios les colme de “gracia y paz” . Preguntémonos…

¿DESEAMOS NOSOTROS QUE NUESTROS HERMANOS SEAN BENDECIDOS POR


DIOS CON GRACIA Y PAZ? Debemos aprender de Pablo. Y vemos que esta gracia y
paz son dadas por Dios nuestro Padre, y por Jesucristo. Pablo anteriormente les
llamó hermanos; ahora les dice que tienen el mismo Padre, Dios. Así también
como nosotros, Dios es nuestro Padre, y esto nos puede ayudar mucho para
respetar y honrar a Dios, como hijos suyos que somos. Este pasaje nos habla
también de la deidad de Cristo, ya que él tiene la misma autoridad que el Padre,
ellos dos - el Padre y el Hijo – pueden dar gracia y paz. Cristo es Dios y Pablo
reafirma esta gran verdad en su salutación.

PABLO DA GRACIAS A DIOS Y PIDE POR EL CRECIMIENTO


ESPIRITUAL DE LOS COLOSENSES

COLOSENSES 1.3-14.

A) PABLO DA GRACIAS A DIOS POR EL CRECIMIENTO


ESPIRITUAL DE LOS COLOSENSES (1.3-8).

Y Pablo comienza sincerándose de algo que él hace por los Colosenses.


“Siempre orando por vosotros, damos gracias a Dios, Padre de nuestro
Señor Jesucristo, habiendo oído de vuestra fe en Cristo Jesús, y del amor
que tenéis a todos los santos, a causa de la esperanza que os esta
guardada en los cielos, de la cual ya habéis oído por la palabra verdadera
del evangelio” (1.3-5). El apóstol nos dice que SIEMPRE ora a Dios por los
Colosenses. Notemos el interés que tiene Pablo por el crecimiento espiritual de sus
hermanos. Y nosotros, ¿ORAMOS A DIOS POR NUESTROS HERMANOS SIEMPRE?
Debemos hacerlo como Saulo. Esta es una manera muy buena de ayudarnos los
unos a los otros, si oramos siempre los unos por los otros. Como lo dice Santiago:
“Orad los unos por los otros… la oración eficaz del justo puede mucho”
(5.16).

Pero Pablo ora a Dios también dando gracias, porque él sabe cuánto han crecido
y madurado los Colosenses. Da gracias a Dios porque estos hermanos están
perfeccionándose. Él se pone feliz al ver que los demás crecen; no hay envidia, ni
celos. Él esta muy preocupado por el crecimiento espiritual de sus hermanos. Ha
preguntado para saber cómo están ellos y ha recibido buenas noticias, y por eso da
gracias a Dios.

Muchos cristianos ni siquiera dan gracias a Dios por las bendiciones que reciben
de él, mucho menos por el crecimiento espiritual de sus hermanos. ¿ORA USTED A
DIOS, DANDO GRACIAS POR LA FE Y EL AMOR DE SUS HERMANOS QUE ESTÁN
CRECIENDO EN ESTE SENTIDO? ¿EMPEZARÁ DESDE ESTE DÍA IMITANDO AL
APÓSTOL PABLO EN ESTO? En vez de sentir celos o sospechar a hermanos que
manifiestan la fe y el amor, debemos dar gracias a Dios por ellos.

Pero, ¿QUE HABIA OÍDO PABLO DE LOS COLOSENSES? Lo primero que vemos en
el pasaje: “Habiendo oído de vuestra fe en Cristo Jesús” . Estos hermanos
tenían una fe sincera y genuina en Cristo. Aquí encontramos la palabra FE , cuyo
significado es confianza, convicción, certeza o seguridad completa en Cristo y en
sus promesas.

Los Colosenses habían depositado su confianza absoluta en Cristo. Eran como


Pablo cuando dijo en 2 Timoteo 1.12: “Porque yo se a quien he creído” . Ellos
sabían a quien habían creído; ellos sabían que sin Fe es imposible agradar a Dios.
“Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que
se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le
buscan” (Hebreos 11.6).

¿TENEMOS ESA FE NOSOTROS? ¿CONFIAMOS ABSOLUTAMENTE EN DIOS Y EN SUS


PROMESAS? ¿TENEMOS UNA FE GENUINA COMO LOS COLOSENSES?

Pero los Colosenses no solo tenían fe en Cristo, sino que también ellos tenían
AMOR POR SUS HERMANOS: “Y del amor que tenéis a todos los santos” . El
amor verdadero es una cualidad divina que solo surge en corazones que han sido
tocados por Dios. Uno de los mandamientos que con mayor insistencia se nos
manda a seguir es el de “amaos los unos a los otros” (Juan 15.12, 17; 1 Juan
3.23; 2 Juan 5) , y ¿POR QUÉ DEBEMOS AMARNOS LOS UNOS A LOS OTROS? Jesús
nos dijo: “Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como
yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán
todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros”
(Juan 13.34-35). El amor es la credencial que nos acredita como hijos de Dios, y
discípulos de Cristo. Jesús quiere que nos amemos y todo esto es PORQUE ÉL NOS
AMÓ PRIMERO. Por causa de ese amor tan grande con que él nos amó, al punto de
sacrificarse por nosotros, por todo esto, Jesús desea que quienes se identifican con
él, quienes son sus discípulos, manifiesten su identidad por el amor que se profesan
los unos a los otros y le demostremos al mundo el amor de Dios. Estos hermanos
tenían un amor sincero y verdadero por TODOS LOS SANTOS, no solo por algunos.
No hacían acepción de personas. Ellos amaban a todos por igual, así como Dios nos
ama a todos por igual. Pero, ¿TENEMOS AMOR PARA CON TODOS LOS HERMANOS?
¿AMAMOS A TODOS, O SOLO A LOS QUE NOS CAEN BIEN? Tenemos que trabajar en
ello, para demostrar que somos discípulos de Cristo.

Debemos reconocer la intima relación que existe entre la fe y el amor, como lo


dice Pablo en 1 Corintios 13.2: “Y si tuviese toda la fe, de tal manera que
trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy” . La fe en Dios y el amor
genuino del Hijo de Dios van muy entrelazados, y en este caso los Colosenses
abundaban en ello, pero Pablo nos dice que esa fe en Cristo y ese amor por todos
los santos tenia una causa, tenia un motivo, y este era LA ESPERANZA QUE TENÍAN
EN LOS CIELOS “a causa de la esperanza que os esta guardada en los cielos,
de la cual ya habéis oído por la palabra verdadera del evangelio” (1.5) .
Este era el resultado de haber oído la palabra verdadera del evangelio.

El mensaje del evangelio nos habla de la esperanza celestial y esta esperanza


produce en nosotros fe y amor. Si queremos ver fe y amor en nuestros hermanos,
tendremos que inyectar la esperanza en su corazón.

Nuestra esperanza está guardada en los cielos. Muchos tienen esperanza en las
cosas terrenales, pero la esperanza de la cual habla el evangelio es mucho mejor:
ES LA ESPERANZA CELESTIAL. Otros confían en la esperanza del milenio aquí en la
tierra o de pasar la eternidad aquí en esta tierra, pero esta no es la esperanza
cristiana. La esperanza de TODOS los cristianos está guardada en los cielos, “para
una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en
los cielos para vosotros” (1 Pedro 1.4). Esta esperanza es segura; es la
SALVACIÓN GLORIOSA que Cristo prometió. ¿TENEMOS NOSOTROS UNA ESPERANZA
FIRME EN LOS CIELOS?

Y los Colosenses habían oído la palabra verdadera, el evangelio de Cristo Jesús, y


las buenas nuevas habían producido Fe, Amor y Esperanza en estos hermanos. El
evangelio tiene ese poder, y había llegado a Colosas, así como a todo el mundo
conocido de ese momento: “Que ha llegado hasta vosotros, así como a todo
el mundo, y lleva fruto y crece también en vosotros, desde el día que
oísteis y conocisteis la gracia de Dios en verdad” (1.6). El evangelio es un
poder que tiene la tendencia de hacer explosión (Romanos 1.16). Este efecto
había sucedido entre los colosenses y no solamente en ellos sino que también en
todo el mundo conocido de ese entonces.

El evangelio tiene la característica natural de producir fruto: FRUCTIFICA, o sea,


produce resultados Y CRECE, o sea, aumenta rápidamente. Es como un germen que
a cada momento se expande más y más, como ocurrió en el primer siglo. “Pero
los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio”
(Hechos 8.4) . El evangelio es una fuerza poderosa que avanza cada vez más, pero
depende de nosotros el que siga expandiéndose y creciendo, ¿ESTAMOS
DISPUESTOS A PREDICAR EL EVANGELIO A TODA CRIATURA? ¿QUEREMOS CAMBIAR
NUESTRO MUNDO CON EL EVANGELIO? ¡DEBEMOS HACERLO; ES NUESTRA
RESPONSABILIDAD!

El evangelio es un poder activo cuyo efecto no puede ser contenido a menos que:

a) No lo prediquemos, o sea, nos resistamos a predicarlo o pongamos


pretextos para hacerlo, ó…
b) Lo estorbemos por nuestro mal ejemplo, o sea, que nuestra conducta
estorbe la predicación del evangelio (Romanos 1.19) . Podemos con
nuestras injusticias, con nuestra mala conducta, detener o estorbar a la
verdad de Dios.
Y ellos – los Colosenses - habían oído y conocido el evangelio, y como resultado
conocieron la gracia de Dios en verdad, o sea, conocieron la bondad de Dios, este
regalo inmerecido que se hizo verdad en sus vidas. Y ¿DE QUIÉN OYERON EL
EVANGELIO? Los versículo 7 y 8 añaden: “Como lo habéis aprendido de
Epafras, nuestro consiervo amado, que es un fiel ministro de Cristo para
vosotros, quien también nos ha declarado vuestro amor en el espíritu” .
Ellos habían aprendido el evangelio de Epafras. Se cree que él era un colosense que
conoció a Pablo en Asia Menor, y fue evangelizado por el apóstol. Después, viajó a
Colosas y comenzó a predicar el evangelio en su ciudad, en Hierápolis y en
Laodicea (4.12.13).

Epafras es un ejemplo para todos nosotros. Ya que él fue el primero que enseñó
a los Colosenses acerca de la gracia de Dios, les predicó a los de su propia ciudad,
trabajando arduamente por ellos, y no solamente por ellos sino también por los de
Hierápolis y Laodicea. Era un buen evangelista. Fue un fiel ministro de Cristo, un
siervo del Señor. Él era un siervo, no un jefe como muchos hoy en día.

Oraba y se preocupaba mucho por los colosenses, y cuando la iglesia estuvo en


problemas buscó la ayuda de Pablo para poder solucionarlos. Es así como surgió
esta carta – se presume - Epafras fue a visitar a Pablo a Roma, y le informó de
todos los problemas que estaban surgiendo en la iglesia en Colosas y en esas
regiones, y esto motivó al apóstol a escribir una carta que refutara las doctrinas
falsas que estaban surgiendo en Colosas. Por todas estas cualidades y más, era
muy apreciado por Pablo, y compartió con él la prisión romana (Filemón 23). Así
también Epafras informo a Pablo del amor de los colosenses. Este amor que tenían
por todos lo santos, era un amor en el espíritu, un amor espiritual, o sea, un amor
de acuerdo a la voluntad de Dios.

Necesitamos hombres como Epafras dispuestos a trabajar por el Señor,


dispuestos a dar su tiempo por la evangelización del mundo perdido y que se
interesen por las necesidades y problemas de la iglesia. ¿QUEREMOS SER COMO
EPAFRAS, FIELES MINISTROS (AS) DE CRISTO? Para poder hacerlo debemos tener
una cualidad muy importante: AMOR por Dios, por su Iglesia y por el mundo
perdido. Eso hacía diferente a Epafras de muchos otros; él amaba la obra de Dios, y
no era un amor de palabra, sino que era de hecho y con todo el corazón.

LA NATURALEZA DEL EVANGELIO (1:3-8) .

1. Es evangelio – son buenas nuevas.


2. Produce fe en Cristo.
3. Produce amor por los santos.
4. Habla de la esperanza celestial.
5. Es verdadero.
6. Crece rápidamente.
7. Lleva fruto.
8. Habla de la gracia de Dios.
9. Es universal.
10. Es comunicado por los hombres (Romanos 10.13-17).
11. Contiene promesas y por excelencia una promesa: la de la gloria de Dios
que está guardada en los cielos y que permanece.

B) PABLO PIDE A DIOS POR EL CRECIMIENTO ESPIRITUAL DE LOS


COLOSENSES (1.9-14).

Y Pablo continúa pidiendo a Dios por los colosenses, la preocupación del apóstol
por las iglesias se manifiesta en sus continuas oraciones por ellas. Un examen
cuidadoso de ellas revelará la preocupación espiritual del apóstol por estos grupos
de cristianos. ¿Ora usted de esta manera sincera y profundamente preocupada por
sus hermanos en Cristo? No hay duda que parte del éxito de la Obra de Cristo por
medio de Pablo se debió a sus oraciones que no cesaban por los nuevos cristianos y
por congregaciones enteras (1.9). No fueron oraciones generales sino que hacía
intercesión por estos cristianos con PETICIONES ESPECÍFICAS conforme a sus
necesidades. Debemos empezar ahora a seguir su ejemplo si queremos ver el
crecimiento de la iglesia.

Pablo hace cinco peticiones a Dios por los colosenses:

1. SER LLENOS DEL CONOCIMIENTO DE LA VOLUNTAD DE DIOS (1.9) “Por


lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar
por vosotros, y de pedir que seáis LLENOS del conocimiento de su
voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual.”

Pablo les dice a los colosenses que desde que se enteró de su amor y de todas
sus cualidades positivas, no cesa, o sea, constantemente ora a Dios para pedirle
que llene de conocimiento a estos hermanos. ¿Hacemos esto nosotros? O, ¿no lo
hacemos?

La iglesia del Señor debe conocer a Dios, porque en el pasado esa fue la queja del
Señor. “Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento” (Óseas 4.6).
Pero como vamos a conocer al Señor, si nunca tomamos la Biblia, si nunca la
estudiamos. Debemos, como lo dice Pedro, añadir a nuestra vida “conocimiento”
(2 Pedro 1.5). Debemos desear como niños recién nacidos la leche espiritual no
adulterada, la palabra de Dios (1 Pedro 2.2). Así conoceremos al Señor y
tendremos una relación más estrecha con él.

Los gnósticos daban mucho énfasis al conocimiento. Pensaban que eran


superiores en este sentido. Pero el apóstol Pablo nos asegura que podemos
LLENARNOS del conocimiento más elevado que existe: eL CONOCIMIENTO DE LA
VOLUNTAD DE DIOS.

Es evidente en este texto también que el conocimiento que debemos adquirir no


es solamente de teorías sino de acción. Aprendemos de Su voluntad para poderlo
agradar. Note el principio del versículo 10 : “ para que andéis como es digno"
. Es con este fin en mente que debemos empaparnos de la voluntad de Dios
revelada en la Biblia.

Pero para que este conocimiento intelectual se traduzca en acciones que agraden
a Dios y nos ayuden a nosotros mismos, tiene que ser acompañado de "toda
sabiduría e inteligencia espiritual" . La palabra “sabiduría” ( sofia -sofia-
en griego) se usa mucho en la Biblia y parece tener referencia a la aplicación
correcta o uso apropiado del conocimiento que tenemos, es decir, vivir la vida como
Dios quiere que la vivamos.

La palabra “inteligencia” ( suneis- sunesis en griego) significa literalmente


“enviar junto” . Es la manera en que juntamos los hechos que conocemos. No es
sencillamente conocimiento; es algo que recibimos de Dios.

La inteligencia espiritual es la capacidad de juntar los hechos en su orden debido


para tener un entendimiento verídico de la realidad de las cosas. Es lógica divina.
La sabiduría es la capacidad de usar este verdadero entendimiento en la vida
cotidiana, o sea, la inteligencia espiritual en acción en la vida, siendo la prudencia
un aspecto esencial. Con la inteligencia espiritual uno logra el entendimiento
correcto, y con la sabiduría uno logra la decisión correcta, la que Dios quiere que
tomemos. Se necesita de una mente espiritual, dedicada a las cosas espirituales,
para entender y aplicar debidamente las instrucciones de Dios, pues estas también
son sumamente espirituales (1 Corintios 2.14).

Pablo pide a Dios para que los colosenses…

SEAN LLENOS DEL CONOCIMIENTO DE LA VOLUNTAD DE DIOS (1.9) ;

ANDEN COMO ES DIGNO DEL SEÑOR (1.10a) ;

LLEVEN FRUTO (1.10b) ;

CREZCAN MÁS EN EL CONOCIMIENTO DE DIOS (1.10c) ;

SEAN FORTALECIDOS CON TODO PODER (1.11-12) .

2. ANDAR COMO ES DIGNO DEL SEÑOR (1.10a) “para que andéis como es
digno del Señor, agradándole en todo” .

Esto es posible
únicamente cuando
primero nos llenamos
del conocimiento de
la voluntad de Dios en
toda sabiduría e
inteligencia. La frase "para que" se refiere a esto. Este es el propósito de tener
conocimiento espiritual.

“ Andar ” Indica actividad. No debemos estar satisfechos con sólo recibir e


impartir información. Aprendemos para poder HACER, no tan sólo para SABER. La
misión de Cristo, y como consecuencia la de Sus discípulos, es de poner por obra la
voluntad del Padre. El conocimiento espiritual es únicamente un medio para poder
lograr este fin para la gloria de Dios.

" Agradándole en todo. " Debemos tener como nuestro propósito principal en
la vida, agradar a Dios en vez de agradar a los hombres o a nosotros mismos. Para
el cristiano, la pregunta no es "¿Qué queremos?" sino “¿Qué quiere Dios?" No
decidimos hacer, o no, algo porque NOS GUSTA o NO NOS GUSTA sino porque A
DIOS LE GUSTA o NO LE GUSTA.

El cristiano debe andar como es digno del Señor. Debemos andar en la luz;
debemos andar según los mandamientos del Señor (1 Juan 1.7; 2 Juan 6). Buscar
que cada acción, palabra o pensamiento sea hecho en el nombre del Señor
(Colosenses 3.17; 23) . Nuestro modo de andar debe ser digno de uno que tiene
a Jesús por Señor. Nunca debemos hacer nada que avergonzaría a nuestro Señor.

3. LLEVAR FRUTO (1.10b). “Llevando fruto en toda buena obra.”

Y si nosotros nos llenamos del conocimiento verdadero, aplicamos la inteligencia


y la sabiduría espiritual, tomando las mejores decisiones para Dios, entonces
estaremos andando como es digno del Señor. Como consecuencia, le agradaremos
en todo lo que hacemos, y si esto ocurre, entonces nosotros estaremos creciendo, o
sea, llevando fruto. Pablo poco a poco a través de su petición, va construyendo
etapa por etapa un proceso, el proceso del perfeccionamiento del cristiano.

Pablo quiere que los colosenses y nosotros crezcamos. El CRISTIANISMO es eso.


No es un camino donde uno llega a un punto muerto y todo está bien. Dios busca
que crezcamos, que tengamos resultados en nuestra vida espiritual.

Fijémonos en lo que nos dice


Jesús: “En esto es glorificado
mi Padre: En que llevéis
mucho FRUTO y seáis así mis
discípulos” (Juan 15.8).
Nosotros glorificamos a Dios y
demostramos que somos discípulos de Cristo si llevamos mucho FRUTO, o sea,
damos muestras de nuestro crecimiento espiritual. Dios quiere que crezcamos.
¡CRECIMIENTO ES LO QUE DIOS BUSCA EN NOSOTROS! No que nos quedemos
ociosos, estancados, sin crecimiento, infructíferos en cuanto a nuestra
espiritualidad. Y todo esto se demuestra a través de nuestras buenas obras, de
nuestras acciones justas. “Porque somos hechura suya, creados en Cristo
Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que
anduviésemos en ellas” (Efesios 2.10) .
4. CRECER EN EL CONOCIMIENTO DE DIOS (1.10c). “Y creciendo en el
conocimiento de Dios.”

Todas estas peticiones están relacionadas. El entendimiento de la voluntad de


Dios produce una vida digna del Señor. Nos prepara y capacita para poder
agradarle a Dios en todo. De esta manera es posible llevar fruto para la gloria de
Dios en toda buena obra. Y así es que al haber aprendido y puesto por obra el
conocimiento divino, podemos crecer aún más en el conocimiento de Dios. Y el
proceso empieza de nuevo. Pero fíjese bien que para seguir creciendo en el
conocimiento de Dios es esencial “ andar como es digno del Señor,
agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra " . Para realmente
conocer a Dios. No basta leer Su Palabra. Después de leer esta Palabra Divina que
nos revela Su voluntad es necesario empezar a HACER LAS OBRAS que Él ordena y
LLEVAR LA VIDA que Él nos enseña para poder crecer continuamente en el
conocimiento de Dios. Dios quiere que le conozcamos, pero no solo eso sino que
también tengamos una relación intima y estrecha con él a través de la vida que
llevamos.

Juan en su primera carta lo dice de la siguiente manera: “Y en esto sabemos


que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. El que dice:
Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la
verdad no está en él; pero el que guarda su palabra, en éste
verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos
que estamos en él. El que dice que permanece en él, debe andar como él
anduvo” (1 Juan 2.3-6) .

5. SER FORTALECIDOS CON TODO PODER (1.11-12). “Fortalecidos con


todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y
longanimidad; con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para
participar de la herencia de los santos en luz.”

Este es el fruto del proceso que acabamos de considerar. Es así que la potencia
de Dios obra en nosotros (Colosenses 1.29).

No hay límite al poder disponible para la vida del cristiano que sigue este
proceso. El poder disponible es " conforme a la potencia de SU GLORIA " . Se
trata de un proceso paulatino. La madurez del cristiano y su transformación en una
persona poderosa es obra que Dios efectúa durante toda una vida junto con el
esfuerzo de cada cristiano (Filipenses 1.6). Es bueno el entusiasmo y la
efervescencia solamente si son el resultado natural de una potencia espiritual
interna que rebosa en las acciones del discípulo. No debemos olvidar que nuestros
pecados pueden detener la obra poderosa de Dios en nuestras vidas (Isaías 59.1,
2).

LOS RESULTADOS DE SER FORTALECIDOS CON TODO PODER (1.11, 12).

Fijémonos en la palabra " PARA " en 1.11 . Necesitamos ser fortalecidos con
todo poder PARA lograr algo en la vida cristiana. Estos versículos describen los
resultados prácticos en la vida del siervo de Dios al ser fortalecido con todo poder.
• TODA PACIENCIA (1.11b).
Significa la capacidad de soportar todo problema fielmente. No quiere decir que
no sentamos el peso de los problemas y aflicciones de la vida. Pero sí quiere decir
que no nos dejamos vencer por ellos. No nos destruyen el ánimo ni la fe.

Este atributo se refiere específicamente a nuestra reacción ante


ACONTECIMIENTOS difíciles. Es de la misma raíz original de la palabra traducida
"perseverar" (Mateo 10.17-22; Santiago 1.3-4) .

Es la actitud que convierte el sufrimiento, la tristeza, el desánimo, los problemas


y hasta la tragedia en victorias de fe. Un poco de paciencia no basta para las
dificultades de esta vida. Se necesita de una paciencia PLENA -TODA paciencia. Se
trata de una actitud muy especial –una cualidad del fruto del Espíritu (Gálatas
5.22).

• LONGANIMIDAD (1.11c).
Mientras la paciencia tiene referencia especial a la manera en que soportamos
situaciones difíciles, la longanimidad se refiere a nuestra reacción al encontrar a
PERSONAS ofensivas. Es la capacidad de soportar a personas desagradables ó que
buscan hacernos daño.

Es la capacidad de perdonar y evitar el pagar mal por mal. Al tener este atributo
cristiano no responderemos con enojo ni irritación cuando personas son necias,
ingratas o aparentemente sin esperanza de cambiar en sus actitudes negativas. Es
un atributo de DIOS (Romanos 2.4). Debemos explicar, explicar y explicar; visitar,
visitar y visitar; y perdonar, perdonar y perdonar.

• GOZO (1.12a).
El cristianismo no es una gran pena; es el gozo más grande en todo el mundo. No
es un gozo que solo tenemos en promesa para después de la muerte. Somos
FELICES ahora si somos lo que Dios quiere que seamos en nuestro hombre interior
-fortalecidos con todo poder (Mateo 5.1-12). No depende de las circunstancias
sino de la actitud y la situación INTERNA de uno (Fil. 4.4-13).

Es otra cualidad del fruto del Espíritu (Gálatas 5.22). Es posible únicamente
como fruto de la obra poderosa de Dios en la vida de uno.

• DANDO GRACIAS AL PADRE (1.12b). LA GRATITUD.


No es parte de la naturaleza humana el sentirse sinceramente AGRADECIDO.
¿Recuerda los leprosos que el Señor sanó? (Lucas 17.11-19). La verdadera
gratitud viene únicamente a aquella persona que reconoce que no es digna de
ninguna bendición de Dios. Luego al llegar al conocimiento pleno de las múltiples
bendiciones que recibimos de Dios en Cristo, especialmente que él nos ha hecho "
aptos para participar de la herencia de los santos en luz " , se produce un
agradecimiento perpetuo hacia Dios.
Fijémonos que se trata de dar gracias por algo que no hemos recibido todavía (la
herencia), además de las bendiciones que ya recibimos (la redención). Esto se llama
FE, siendo la confianza plena en las promesas y bendiciones de Dios (Hebreos
11.1, 6).

Dios nos hizo aptos. No fue por nuestro poder ni nuestra bondad ni santidad. Él
nos capacitó para ser coherederos con Cristo mediante la obra que en Cristo hizo,
como explica más en Colosenses 1.13, 14 . Esta herencia es para HIJOS (Gálatas
3.26, 27). Ellos son aptos para esta herencia divina, no por lo que han hecho sino
por lo que Dios ha hecho en ellos. Pero tomemos en cuenta que también se trata de
un proceso continuo en el cual Dios nos sigue preparando, purificando, santificando
y capacitando para gozar plenamente de la herencia que tiene preparada para Sus
santos (Colosenses 1.9-12; Filipenses 1.6).

LA NATURALEZA DE LA REDENCIÓN (1:13,14).

“El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al


reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el
perdón de pecados.”

• LA POTESTAD DE LAS TINIEBLAS .

Es el reino de Satanás. Dios le ha PERMITIDO cierta autoridad en el " mundo ", es


decir, en aquellos que desean servir al pecado (Hechos 26.18; Lucas 4. 5-7) . Es
una potestad a la cual uno mismo decide someterse al escoger el

pecado en vez de la justicia. Se convierte en una verdadera esclavitud de la cual


uno solo ya no es capaz de escapar. Se necesita de un Libertador, un Redentor con
suficiente poder y autoridad para vencer " la potestad de las tinieblas ". Las
buenas nuevas son que en Jesucristo este poder está disponible. Podemos escoger
entre la potestad de las tinieblas y el reino de Cristo.

Todos los hombres que tienen uso de sus sentidos naturales se encuentran en
una de dos condiciones:

(1) Dominado por la potestad de las tinieblas, o sea, dentro del reino de
Satanás sirviendo su voluntad diabólica.

(2) En el reino del amado Hijo de Dios con libertad, perdón de pecados,
esperanza de participar en la herencia de los santos en luz y sirviendo la voluntad
de Cristo su Señor.

¿CUÁL ES SU CONDICIÓN? NO HAY OTRA ALTERNATIVA.

• EL REINO DE SU AMADO HIJO .

Son todos aquellos que han sometido su voluntad a la de Cristo. Cristo REINA en
sus vidas. Ya no hacen la voluntad de la carne ni de los pensamientos de su propia
mente. Hacen la voluntad de su SEÑOR. He aquí la condición del DISCÍPULO de
Cristo. Cristo es su REY y SEÑOR. Esta es la decisión básica que todos tenemos que
hacer. Tenemos que decidir si realmente queremos que nuestra vida entera sea
instrumento para el cumplimiento de la voluntad de Cristo o si queremos seguir
haciendo NUESTRA voluntad (Romanos 6.12, 16-18) . No es algo que afecta
solamente el 10% o el 20% de nuestra vida. Así como en la potestad de las tinieblas
la influencia del pecado afecta todo pensamiento y toda acción, de la misma
manera en el reino de Cristo, su voluntad debe afectar el 100% de nuestro ser
(material y espiritual). Este es el reino de Cristo en la vida de sus discípulos. Vemos
un movimiento en estos pasajes: salimos de la potestad de las tinieblas y somos
traslados al reino de nuestro Señor Jesucristo.

Muchos piensan que Cristo todavía no reina. Creen que el reino no ha venido
todavía. Pero el apóstol Pablo nos asegura en estos versículos que él y los cristianos
en Colosas ya habían sido trasladados al reino de Cristo. Es fácil entender que no
podrían ser trasladados a algo que no existiera. Si el reino de Cristo no hubiera
venido todavía, todos estaríamos todavía en "la potestad de las tinieblas" .

EL REINO DE CRISTO CONSTA DE TODOS LOS QUE HAN RECIBIDO REDENCIÓN


POR SU SANGRE, EL PERDÓN DE PECADOS. Cuando obedecemos al evangelio y
recibimos el perdón de pecados Dios nos traslada al reino de Cristo. En otra manera
de decir lo mismo Hechos 2.36-41,47 nos enseña que cuando creyentes en Cristo
se arrepienten y son bautizados para recibir el perdón de pecados, el Señor los
añade a Su iglesia, o sea a Su reino, el pueblo de Dios. Otros textos que nos señalan
claramente que el reino de Cristo ya empezó, desde el día de Pentecostés, y que no
terminará hasta el fin del mundo cuando Cristo lo entregará al Padre para Su gloria
son: Marcos 9.1; Hebreos 12.28; 1 Tesalonicenses 2.12; Apocalipsis 1.9; 1
Corintios 15.24-25.
El estar en la comunidad de los redimidos no es un resultado accidental. Todo se
debe al poderoso sacrificio de Cristo que al morir en la cruz, derramó Su sangre
preciosa para que los que le obedecen puedan encontrar limpieza, libertad,
redención y consecuentemente ser añadidos al reino de Jesucristo (Hechos 2.47).
La ÚNICA CONDICIÓN PARA SER MIEMBRO DEL REINO DE CRISTO ES HABER
OBTENIDO LA REDENCIÓN A TRAVÉS DEL SACRIFICIO DE CRISTO.

Colosas

(gr. Kolossái). Ciudad del Asia Menor, en el su. Click aquí para leer Colosas.

Diccionario biblico: Colosas


(gr. Kolossái).

Ciudad del Asia Menor, en el sudoeste de Frigia, sobre el río Lycus, no lejos
de donde éste se une al Meandro. Está a unos 17,5 km de Laodicea, a más de
160
km de Efeso y a unos 21 km de Hierápolis. Originalmente formaba parte de una
de las grandes rutas de comercio que conducían desde Efeso -vía Magnesia,
Colosas y Tarso- hasta Siria. Herodoto y Jenofonte la mencionan como una
ciudad grande y rica. Debía su prosperidad principalmente a su lana teñida de
violáceo llamada colossinus. Cuando cambió la ruta comercial, declinó
rápidamente. Se pueden ver unas pocas ruinas de Colosas cerca de la aldea de
Honaz. La población del tiempo del NT la componían principalmente frigios (la
mayoría), griegos y judíos. Su iglesia cristiana probablemente fue fundada
por
Epafras (Col. 1:7); más tarde, un cierto Arquipo fue su líder (4:17; Flm. 2).
En los días de Pablo, aparentemente se celebraban las reuniones en la casa de
Filemón (Flm. 2), el amo de Onésimo, un esclavo fugitivo convertido por Pablo
en Roma y más tarde enviado de vuelta a su amo (vs 10-12). Pablo escribió una
carta a esta iglesia. Mapa XX, B-4. Véase Colosenses, Epístola a los.

Bib.: Herodoto vii.30: J-AC i.2.6.

131. Sitio de la Colosas antigua.

Leer más: Diccionario Biblico Gratis - Colosas

• LOS CREYENTES DE COLOSAS

Col 1:1-14

La carta a los Colosenses nos revela las cualidades de los creyentes de la primera era en
Colosas.
Pablo resaltaba hermosos atributos que hoy todos podemos imitar.

- santos: Dios te llama a que busques tu santidad, consagración, integridad, pureza.


- fieles: Dios te llama que permanezcas con fidelidad en Su camino, con constancia y
perseverancia
- fe: sin ella, es imposible llevar una vida de devoción y entrega a Dios
- amor a todos los hermanos: la comunión y la unidad es indispensable en el buen desarrollo de
la congregación
- con esperanza celestial: nunca pierdas esta esperanza, la de una patria celestial y de una
recompensa mejor

para todas tus luchas y circunstancias difÃciles

Esta verdad llego a ti un dÃa y a todos los creyentes universales. Esto debe producir frutos: el
reino produce y crece en las tinieblas.

Tu debes convertirte en el protagonista del avance del reino de Dios en un mundo secularizado y
lejos de la santa presencia.

Es tu responsabilidad, depende de ti llegar a otros con esa verdad que un dÃa fue anunciada a
tu vida por gracia de Dios.

Se resaltaba un hermano Epafras: digno de imitar algunas cualidades de este hombre;


- consiervo: tenia servicio mutuo a su prójimo pero con amor no por obligación
- fiel ministro: era constante, amaba la obra y cuidaba su labor y llamado
- amor espiritual: era sincero, con un amor verdadero, genuino.

Colosas. Era una pequeña ciudad de Frigia, en la provincia romana de Asia, situada a unos 200 km. al
este de Éfeso y habitada por pobladores autóctonos, colonos griegos y judíos de la diáspora. Por lo que
dice la carta, Colosas no fue evangelizada por Pablo, sino por Epafras, un discípulo suyo (1,7; 4,12s).

Autor, lugar y fecha de composición de la carta. La carta plantea dos problemas serios y
bastante discutidos: ¿Quién la escribió? Y, ¿quiénes son los maestros de errores que se menciona en
ella?
Sobre la primera pregunta, los biblistas no se ponen de acuerdo pues todos tienen buenas razones
para afirmar o negar la autoría de Pablo. Sobre la segunda, se puede afirmar que son maestros de
corte gnóstico, devotos de misterios y sincretistas.
A favor de la autoría de Pablo figurarían, entre otras razones, la coincidencia de nombres y situación
en que fue escrita la carta a Filemón y la coherencia con muchas enseñanzas auténticas del Apóstol.
En contra, la abundancia de un vocabulario peculiar; el estilo torpe; la falta de conceptos paulinos
fundamentales, como fe, ley, justicia, salvación, revelación; y sobre todo, una cristología más
avanzada, de signo cósmico, y una eclesiología institucionalizada afín a las cartas pastorales.
Si el autor es Pablo, la carta habría sido escrita en Éfeso, a finales de los años 50 o principios de los
60. Si el que la escribe es un discípulo de la siguiente generación que imita hábilmente la impostación
epistolar para abordar con autoridad prestada un problema nuevo, la fecha de composición sería más
tardía, hacia el año 80.

Los maestros de errores. Es difícil trazar el perfil de éstos porque reúnen rasgos heterogéneos.
La carta alude a ellos y a sus doctrinas en negativo, es decir, refutándolos. De todas formas y de modo
general, habría que hablar de un movimiento sincretista influido por especulaciones religiosas venidas
del próximo oriente, que se infiltró tanto en el paganismo griego como en el judaísmo.
En las religiones paganas sustituyó las creencias ya desacreditadas sobre los dioses por elementos
y potencias cósmicas, convertidas, a su vez, en dioses a los que se tributaba culto en fiestas, rituales y
celebraciones. En el judaísmo, muchos adoptaron y acomodaron esta corriente religioso-filosófica a las
fiestas y celebraciones judías, dando como resultado un protagonismo excesivo a ángeles y
potestades que personificaban tales potencias y elementos cósmicos, y que influían decisivamente
sobre el destino de los hombres.
En resumidas cuentas, ese universo gnóstico, esotérico y seudo religioso –algo así como la «Nueva
Era» que tanto fascina a nuestro mundo de hoy– estaba también amenazando a las comunidades
cristianas expuestas al ambiente que las envolvía, como era el caso de la Iglesia de Colosas. El autor
de la carta da tres avisos: que nadie los engañe, que nadie los juzgue, que nadie los condene
(2,4.8.16.18).

Contenido de la carta. Frente a todas esas influencias, el autor afirma y desarrolla la centralidad
de Jesucristo, no en categorías jurídicas de justicia y liberación, ley y fe, sino en la visión de un Señor
de todo lo creado, que incorpora a hombres y mujeres de toda raza o nación a su muerte y
resurrección, y que es cabeza de la Iglesia, su cuerpo y sacramento de esta salvación universal. Él es
el vencedor de todos los poderes cósmicos o históricos que pretenden señorear el mundo. Él no es
«uno de tantos» mediadores a través de los cuales Dios dispensa su poder salvífico, sino el único y
definitivo Salvador.
No estaban en juego cuestiones doctrinales abstractas, desligadas de la praxis de cada día, sino
todo lo contrario. La carta es, en primer lugar, un alegato a favor de la salvación que Cristo nos ha
traído y que nos libera de los temores y las angustias de un universo falsamente sacralizado y
misterioso que escapa a nuestra comprensión; y al mismo tiempo, una palabra de aliento y de
esperanza para no dejarse embaucar y poder así hacer frente, con nuestro testimonio cristiano, a
todas las hegemonías políticas, económicas o religiosas que tratan de imponer su señorío sobre el
mundo con falsos mesianismos.

076. A los de Colosas. Jesucristo sobre todo


¿Quiénes eran los colosenses?
Pablo dirigió una carta magnífica a esos cristianos a los que nunca había visitado.
Sabemos que Pablo, mientras evangelizaba Éfeso, extendió su radio de acción a las ciudades
cercanas, enviando a ellas a sus colaboradores más preparados; y entre todos, trabajando así en
equipo, fundaron aquellas iglesias que hicieron del Asia Menor un campo feraz de cristianismo.
Entre esas ciudades iba a ser Colosas una de las más significativas.
La ciudad de Colosas había sido en otro tiempo una población grande, y ahora, venida a menos,
estaba compuesta de griegos, de judíos y de una gran colonia de indígenas frigios.
Toda su riqueza le venía de la industria derivada de la cría de ovejas, con sus numerosos y nutridos
rebaños.
Ciudad medio campesina medio griega, era con todo muy dada a filosofar y teologizar.
Para saber cómo eran los colosenses y lo bien que se conservaban, basta leer estas palabras del
saludo de Pablo:
“Damos gracias sin cesar a Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, por ustedes en nuestras
oraciones, al tener noticia de su fe en Cristo Jesús y de la caridad que tienen con todos los santos”.
¿A qué venía, pues, esta carta, muy cordial, pero que era un toque de alarma?
¿Y por qué la escribió Pablo, o la hizo escribir por uno de sus colaboradores bajo su propia
inspección?
Epafras fue a visitar a Pablo en su prisión de Roma llevándole noticias sobre la situación de la Iglesia
en Colosas.
Se habían introducido doctrinas erróneas sobre los ángeles y potestades celestes, como dominadores
del mundo e intermediarios de Dios.
Estas ideas eran debidas a unas corrientes de pensamiento griegas sobre misterios extraños,
mezcladas además con otras apocalípticas judías, y que comprometían la supremacía de Cristo.
Aquellos grecojudíos vendedores de novedades iban proclamando:
-¡Sí! Cristo Jesús es uno más de esos ángeles mediadores, pero no es ni él solo ni el más importante.
Es uno de tantos espíritus que vagan por los aires, que nos ayudan o nos perdiguen, uno de esos
tronos, dominaciones y potestades, los seres superiores de la creación.
¡Bueno estaba Pablo para consentir semejante error!... ¿Alguien superior a Cristo? ¿Cristo uno de
tantos? ¡Eso sí que no!... Y Pablo enseña ahora:
¡Todo lo que existe está sometido a Cristo!
¡Jesucristo lo llena todo, porque Él es la “plenitud” de todo el mundo!
¡No existe nada que no sea de Cristo y para Cristo!
Todo esto lo expone Pablo en un párrafo que es de lo más grandioso que contiene la Biblia sobre
Jesucristo. Parece un himno de gran orquesta:

COLOSENSES: EL PODER PARA SOPORTAR CON GOZO

por Ray C. Stedman

La mayoría de las epístolas que escribió Pablo a las iglesias fueron dirigidas a aquellas iglesias que él mismo
había fundado, pero no fue él quien comenzó la iglesia en Roma, ni la de Colosas. No se sabe con certeza
quién fundó la iglesia de Colosas, pero es muy factible que fuese un hombre al que se menciona en algunas
de las otras epístolas de Pablo, Epafrodito o, debido a que ese era un nombre demasiado largo como para
que ni siquiera los griegos lo pronunciasen, Epafras. Se le menciona en esta epístola como procedente de
Colosas y es el que probablemente fundó esta iglesia. No sabemos dónde oiría el Evangelio, pero lo que sí es
evidente era que lo había proclamado en su ciudad natal e incluso había proclamado a Cristo y de dicha
proclamación había surgido la iglesia de Colosas.

Epafrodito había ido a Roma a ver al Apóstol Pablo, que en aquel entonces se hallaba prisionero, llevándole
los informes acerca de la iglesia en Colosas. Hubo otro hombre que también fue a visitar a Pablo durante su
primer encarcelamiento y que le llevó informes de la iglesia de Colosas. De modo que fue a estos nuevos
cristianos, que nunca habían conocido al apóstol cara a cara, a los que Pablo escribió esta epístola desde
Roma.

Fue escrita aproximadamente en la misma época en que lo fue la epístola a los Filipenses y se dará usted
cuenta de que es muy parecida en su estructura y contenido a la de Efesios. Probablemente fueron escritas
en el mismo período, durante el primer encarcelamiento del apóstol y, por eso, se las llama las epístolas
carcelarias del apóstol Pablo. La diferencia principal entre la de Efesios y la de Colosenses es que los
colosenses tenían un problema y es precisamente sobre dicho problema sobre el que se concentra
fundamentalmente el apóstol. Daba la impresión de que no acababan de entender el poder que hacía posible
vivir la vida cristiana. Por lo tanto, esta epístola es la gran proclamación y la explicación del poder de la vida
cristiana experimentada gracias a Cristo, como el medio del que se puede valer el cristiano.

El tema de esta epístola se puede expresar por medio de estas palabras, que forman parte de la oración
introductoria del apóstol, al dirigirse a los cristianos colosenses:

“…que seáis fortalecidos con todo poder, [que es el motivo por el que escribió la epístola] conforme a su
gloriosa potencia [ese es el tema de la epístola a los colosenses.]“

Como Pablo no ha estado nunca en Colosas, empieza su epístola con unas referencias concretas acerca de sí
mismo como apóstol y con saludos a estos hermanos, expresando su gratitud por haberse enterado de la fe
que prevalece entre ellos, por su amor, gozo y otros factores que ponen de manifiesto que estas personas
han escuchado el Evangelio de Jesucristo y han sido radicalmente transformados.
Esa era siempre la señal que buscaban los apóstoles. Siempre que oían hablar acerca de otros cristianos
esperaban enterarse de que les había sucedido algo, que se habían convertido en personas diferentes, que
no seguían, como muchos cristianos intentan hacer hoy en día, sin cambiar para nada sus actitudes ni sus
puntos de vista. Pero en el caso de los cristianos del primer siglo, el hacerse cristianos representaba una
transformación radical, dando como resultado un cambio revolucionario de gobierno, algo que era evidente
en estos cristianos de Colosas. El apóstol les escribe y da gracias a Dios por lo que ha oído contar acerca de
ellos. Comenta acerca de su fe y luego ora por ellos. Esta oración es una de las oraciones más refrescantes
y deliciosas del Nuevo Testamento (1:9-12):

“Por esta razón también nosotros, desde el primer día en que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros y
de rogar que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría y plena comprensión espiritual;
para que andéis como es digno del Señor, a fin de agradarle en todo; de manera que produzcáis fruto en
toda buena obra y que crezcáis en el conocimiento de Dios; que seáis fortalecidos con todo poder, conforme
a su gloriosa potencia, para toda perseverancia y paciencia. Con gozo damos gracias al Padre que os hizo
aptos para participar de la herencia de los santos en luz.”

Comenzando, pues, sobre esa nota, les expone el origen de todo poder en la vida cristiana: el propio
Jesucristo.
Una de las más fuertes y gloriosas proclamaciones respecto a su deidad esencial es la que se encuentra en
este pasaje (1:15):

“El es la imagen del Dios invisible.”


Una imagen es una expresión exacta y Pablo está explicando en este pasaje que Jesús, el hombre, es la
expresión exacta de todo lo que es Dios y además es:
“el primogénito de toda la creación. Tal vez haya vivido usted la experiencia de encontrarse a una pareja
ante su puerta, con un librito color verde debajo del brazo, presentándose como Testigos de Jehová y
pidiendo que les dejase usted entrar para que ellos le hablasen a usted acerca de la verdad, la vida y la
Biblia. Si les dejó usted pasar, antes o después le mostrarían un pasaje diciendo que Jesucristo no es Dios,
sino que es esencialmente una criatura, la más suprema de toda la creación y usan este término, es decir, el
primogénito de toda la creación con el propósito de reforzar su argumento, diciendo que Jesús fue el
primero en ser creado. (Como es natural, hay un sentido en el que, efectivamente, esta palabra
“primogénito tiene ese sentido. Al referirnos a nuestros hijos, decimos que el mayor es el primogénito
porque fue el primero en nacer.) Esa es uno de los sutiles engaños de los que se valen las sectas para
propagar sus errores y es muy sutil porque parece algo lógico y escritural. Pero lo que están haciendo, en
realidad, es dar al término un significado moderno, que es totalmente diferente del uso que se le da en el
Nuevo Testamento. En este caso la palabra “primogénito quiere decir heredero o principal, el propietario.
Esta frase “el primogénito de toda la creación significa que el Señor Jesús se halla, en relación con la
creación, como el heredero de la propiedad de su Padre. No forma parte de ella, sino que es más bien el
propietario de ella, el heredero.

Este término se usa en diversas manera en el Antiguo Testamento. Estos son dos casos concretos en el que
el que ha nacido el segundo es el primogénito de la familia. En el caso de Isaac y de Ismael, él fue el
primero en nacer, sin embargo Jacob fue el primogénito. De modo que, como vemos, Jesús no fue el
primero de una línea de creación, pero sí el heredero de toda la creación, el propietario de ella y esto encaja
con lo que el apóstol continua diciendo (1:16):

“Porque en él fueron creadas todas las cosas que están en los cielos y en la tierra, visibles e invisibles, sean
tronos, dominios, principados o autoridades. Todo fue creado por medio de él y para él. Si examina usted
detenidamente la traducción de las Escrituras del librito verde de los Testigos de Jehová, se dará cuenta de
que a fin de dar sustancia a su mentira acerca de Jesucristo, han insertado la palabra “otros en esta frase.
“Todas las otras cosas fueron creadas por él. En él todas las otras cosas fueron creadas. Pero no hay la más
mínima garantía en el texto griego de la inserción de la palabra “otros. Este es un caso claro de la clase de
engaño en el que son capaces de caer con el fin de extender sus mentiras.

Pero aquí tenemos la importante declaración hecha por Pablo, aquí está el Señor Jesús, que declara que es
el creador. El que hizo que los mundos tuviesen vida, que estaba presente juntamente con Dios (y que era
Dios) cuando aparecieron los grandes mundos. “Sea la luz y fue la luz. El único requisito que se nos exige es
que sigamos adelante y que dejemos que esa luz se manifieste en nosotros así como las demás importantes
declaraciones sobre la creación de las que ha quedado constancia en Génesis. Fue el Señor quien lo hizo y,
además, como sigue diciendo Pablo (1:17):

“El antecede a todas las cosas y en él todas las cosas subsisten.”

Uno de los rompecabezas de la ciencia es por qué las cosas se mantienen unidas. Sabemos que todo lo que
podemos tocar está formado por diminutos átomos que consisten en electrones que giran alrededor del
núcleo y todo cuanto rota o se revuelve posee una fuerza que se proyecta hacia el exterior, una fuerza
centrifuga y, por lo tanto, las cosas debieran volar hacia arriba. Debida a esta fuerza centrífuga, cada átomo
debiera volar separado. ¿Qué es lo que los une? La ciencia no puede ofrecer una respuesta y los científicos
afirman que es una fuerza desconocida. Eso es algo que siempre me ha interesado porque me recuerda la
experiencia de Pablo en Atenas al encontrándose a un pueblo que estaba adorando a un dios desconocido.
La ciencia está precisamente debatiéndose actualmente con un Dios desconocido y su nombre es Jesús de
Nazaret. Por él todas las cosas subsisten o se mantienen unidas y todo el poder del mundo natural procede
de él.
Pero el apóstol afirma además (1:18):

“El es la cabeza del cuerpo, que es la iglesia. El es el principio, el primogénito de entre los muertos.”

Usa el término el primogénito en dos ocasiones diferentes. Es el primogénito de la antigua creación; es el


primogénito de la nueva creación, la resurrección, el primogénito de entre los muertos, lo cual no significa
que fuese el primero en ser levantado de entre los muertos, porque las escrituras nos cuentan que hubo
otros que le precedieron, pero él es el heredero, el Señor de toda la nueva creación. Es la cabeza de la
nueva creación, como nos dice el apóstol, y nosotros formamos parte de un cuerpo nuevo, de la nueva raza
de hombres que ha estado formando Dios a lo largo de los siglos y de ese cuerpo, del cual Jesucristo es la
cabeza. Por lo tanto, de él fluye todo el poder, el poder de la resurrección.
Cada vez estoy más convencido de que el problema que tienen la mayoría de los cristianos es que no
entienden lo que enseña la Biblia acerca del poder de la resurrección. Si tuviesen la menor idea de cómo es
este poder y cómo funciona, y los aspectos y situaciones en que se pretende que se manifieste, nunca más
volverían a vivir como lo están haciendo ahora, serían totalmente diferentes. Por supuesto no quiero decir
que serían personas brillantes, que realizarían grandes despliegues de poder y moverían montañas porque
no es preciso tener el poder de la resurrección para hacer eso.

El poder de la resurrección es apacible y es la clase de poder que se manifestaba de modo evidente en el


Señor Jesús. No era el hecho de que hubiese salido del sepulcro lo que deslumbró los ojos de los soldados
que estaban allí, ni lo que produjo el terremoto. El salió del sepulcro sin el menor sonido. La gran piedra fue
quitada de en medio, no con el fin de que saliese, sino para que las personas pudiesen entrar, para que
viesen que el sepulcro estaba vacío. No hubo sonido alguno, ni la menor demostración, poniéndose de
manifiesto el poder tranquilo e inexorable de una vida resucitada, a la que ningún poder mecánico o natural
puede oponerle resistencia alguna. Eso es lo que Dios ha puesto en nuestras manos. Un poder tranquilo,
que transforma los corazones, las vidas y las actitudes, cambiándolo todo desde dentro. En eso consiste el
poder de la resurrección y fluye de nuestro interior, desde la cabeza de la nueva creación, el Cristo
resucitado, fuente de todo poder.

Pablo continua mostrándonos a quiénes se pretende conceder este poder (1:21-22):

“A vosotros también, aunque en otros tiempos estabais apartados y erais enemigos por tener la mente
ocupada en las malas obras…”

Eso nos incluye a todos ¿no es cierto? Todos encajamos en esta categoría y somos las personas a través de
las cuales debe ahora manifestarse este poder.
“…ahora os ha reconciliado en su cuerpo físico por medio de la muerte, para presentaros santos, sin mancha
e irreprensibles delante de él.”

A continuación Pablo nos ofrece una demostración de este poder en su propia vida. Dice que Dios le ha
llamado y le ha colocado en el ministerio a fin de proclamar un misterio y nos dice de nuevo cuál es el
misterio (1:25-27)
“dando a conocer cuáles son las riquezas de la gloria de este misterio entre las naciones y generaciones… No
encontrará esto explicado en el Antiguo Testamento. Se experimentó en él, pero no se explicó nunca.

“…pero que ahora ha sido revelado a sus santos. A estos, Dios ha querido dar a conocer cuáles son las
riquezas de la gloria de Dios de este misterio…

¿Cuál es el misterio “Cristo en vosotros, la esperanza de gloria.

Cristo en vosotros, es la suprema declaración de la iglesia cristiana. Usted no habrá llegado realmente a
predicar el Evangelio hasta que le haya dicho a los hombre que no solo es que sus pecados les serán
perdonados si acuden a Cristo, sino que él mismo habitará en los que le reciban, a fin de hacer por medio de
ellos lo que se espera que hagan. El murió por nosotros, con el propósito de vivir en nosotros. Esta es la
gloria del Evangelio cristiano en toda su plenitud.

Fijémonos en la manera en que Pablo experimentó esto. El nos dice (1:28-29):

“A él anunciamos nosotros, amonestando a todo hombre y enseñando a todo hombre con toda sabiduría, a
fin de que presentemos a todo hombre, perfecto en Cristo Jesús. Por esto mismo yo trabajo, esforzándome
según su potencia que obra poderosamente en mi.”

¿De dónde procede la energía? Este asombroso apóstol, con sus incansables viajes, día y noche, que se
encontró en naufragios y pasó por toda clase de dificultades, que trabajó con sus manos, esforzándose,
viajando por todo lo ancho y lo largo del Imperio Romano, es incesante en sus empresas. ¿De dónde se saca
las fuerzas? ¿Le gustaría a usted saberlo? Pablo nos dice (1:28-29):
“…esforzándose según su potencia que obra poderosamente en mi.”

¡Cristo en vosotros! La esperanza de gloria. Por eso es por lo que digo que si los cristianos tuviesen idea de
lo que Dios ha puesto a su disposición, nunca volverían a ser los mismos. Nunca más tendríamos que
suplicar a las personas en la iglesia que se responsabilizasen de ciertas empresas, ministerios o pedirles que
enseñasen en la Escuela Dominical. No nos encontraríamos con la excusa: “Oh, es que no tengo la fuerza
para hacerlo. No tengo la energía necesaria. Porque como ven, dice Pablo, aquí tenemos la fuente de la
energía y esa energía es constante y consistente y fluye de él, creada por el Espíritu de Dios morando en él.
Al enfrentarse con la labor a realizar, Pablo se disponía a realizarla con la energía que le daba Dios, que es
el poder de la resurrección.
En el capítulo dos tenemos la advertencia en contra de ciertos falsos poderes, que nos apartarían del
verdadero poder que Cristo nos ha dado. Estas advertencias son igual de válidas e importantes hoy en día
que cuando Pablo las escribió. Hay ciertas cosas entre los hombres que siempre se consideran como fuentes
de poder. Si se pueden conseguir, puede usted convertirse en una persona poderosa y tendrá usted una
poderosa y radiante personalidad. Será usted un dirigente dinámico de hombres. Sin duda habrá visto usted
anuncios en los que aparece esta clase de lenguaje, diciendo: “solamente por diez dólares podrá usted
obtener un curso que transformará su vida en quince días, convirtiéndole en un dirigente dinámico. Nunca
más volverá usted a ser el mismo.

Hay otros enfoques más sutiles que nos ofrecen poder, pero todos ellos proceden en general de tres líneas
de pensamiento que sigue aquí Pablo. Sin embargo, lo primero que hace es recordarnos la gloria de
Jesucristo (2:3):

“En él están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento.”

Tenemos todo cuanto precisamos para vivir la vida en él y en el versículo seis Pablo nos dice:
“Por tanto, de la manera que habéis recibido a Cristo Jesús, el Señor, así andad en él…”

Ahora tiene usted lo que necesita, así que póngalo en práctica y deje que se vea.
“…firmemente arraigados y sobreedificados en él, y confirmados por la fe, así como habéis sido enseñados,
abundando en acciones de gracias.”

¿Ha leído usted alguna vez ese versículo con anterioridad? En ocasiones nos suena como si aquello en lo que
abundásemos fuesen las quejas ¿no es cierto? Pero Pablo dice, abundando en acciones de gracias. ¿De qué
nos priva eso? Para empezar de la idea de que el poder tiene su origen en el conocimiento humano. El
versículo 8 dice:
“Mirad [nos dice el apóstol] que nadie os lleve cautivos [literalmente, que nadie os secuestre] por medio de
filosofías y vanas sutilezas, conforme a la tradición de hombres, conforme a los principios elementales del
mundo, y no conforme a Cristo.”

No sé exactamente cuántos casos de esta clase de secuestros he presenciado o a cuántos jóvenes que van a
la universidad a estudiar he visto abandonar la fe. Los jóvenes que se han criado en hogares cristianos, pero
que se han visto expuestos a las enseñanzas endiabladas y sutiles de humana sabiduría, han perdido su fe y
se han apartado de las cosas de Cristo, llevando con frecuencia una vida alocada y licenciosa. ¿Por qué?
Porque nadie les advirtió o de lo contrario porque no prestaron atención a fin de no ser víctimas del
conocimiento humano. Puede que al principio esto suene como si el Evangelio estuviese en contra de todo lo
intelectual, pero la Biblia no está en contra del conocimiento, sino en contra de esa clase de conocimiento
que no encaja con lo que la Palabra de Dios considera positivo.
El apóstol analiza lo que hay de malo en el conocimiento humano, aunque también hay otras cosas que son
buenas y hay mucho de verdad en lo que el hombre ha descubierto a lo largo de los siglos y eso es algo que
debemos admitir, pero Pablo comienza por dejar claro que hay cosas que resultan dignas de sospecha por
ser conocimientos que se basan en la tradición, que ha acumulado gradualmente toda una serie de
conocimientos que se han ido acumulando poco a poco a lo largo de los siglos y que han ido transmitiéndose
de una generación a otra. Por consiguiente, el conocimiento humano está formado por grandes verdades,
acompañadas de grandes errores, sin que haya manera de distinguir entre los dos. Aquellos que lo aceptan
sin reservas tienden a aceptar igual cantidad de error que de verdad y, por lo tanto, esto les lleva a aceptar
conceptos equivocados e ideas erróneas e injuriosas.
Nos dice, en segundo lugar que el conocimiento humano es según los espíritus elementales del universo.
¿Qué quiere decir esto? Pablo se refiere, en este caso, a los poderes tenebrosos que, como nos hace ver en
otras epístolas, gobiernan las mentes de los hombres, nublan su intelecto y limitan su comprensión. Por lo
tanto, el conocimiento humano es esencialmente rudimentario. Es decir, elemental, permaneciendo dentro
de la periferia de la verdad, no llegando nunca al fondo verdadero de las cosas. Por eso es posible que
exista una comunidad universitaria, dominada por la vileza, la corrupción, la inquietud, la aflicción, con un
elevado porcentaje de suicidios y evidencia de decadencia y deterioro por todas partes. El conocimiento
humano no llega al fondo de las cosas de la manera que lo hace la Palabra de Dios. Ambos se
complementan, pero es preciso que se realice una evaluación crítica de las palabras, sometiéndolas a la
sabiduría de Dios.

La objeción final que hace Pablo es que no es conforme a Cristo y, por lo tanto, la sabiduría humana carece
de la habilidad necesaria para insertar los grandes conceptos positivos en la vida, siendo esencialmente
negativos. Tampoco da como resultado las cualidades del amor, la verdad, el gozo, la paz y el poder que
solo proceden de Jesucristo.

Por lo que nos muestra con toda claridad que la respuesta al atractivo de la sabiduría humana es el juicio de
la cruz. La cruz nos ha librado y ha hecho que dejemos de confiar y admirar la sabiduría humana como tal.
Nos encontramos en una situación en la que podemos juzgar estas cosas y vemos, como es debido, los
valores morales a la luz de la Palabra de Dios. Pablo nos indica además otra falsa fuente de poder, que
también hace que muchas personas se desvíen (versículos 16 y 17):

“Por tanto, nadie os juzgue en asuntos de comida o de bebida, o respecto a días de fiesta, lunas nuevas o
sábados. Todo ello es solo una sombra de lo porvenir, pero la realidad pertenece a Cristo.”

Siguiendo esta misma línea de pensamiento dice en el versículo 20:


“Siendo que vuestra muerte con Cristo os separó de los principios elementales del mundo, ¿por qué, como
si aún vivieseis en el mundo, os sometéis a ordenanzas como: no uses, ni gustes ni toques? [refiriéndose a
todas las cosas que perecen al ser usadas].”

¿Qué fuente falsa es esta? Es el poder que se supone que procede de un celo dedicado a Dios, que se
manifiesta guardando los días y las fiestas especiales, las normas y las prácticas ascetas, azotando el
cuerpo, llevando una camisa de cerdas, trabajando durante largas horas debida al celo suscitado por la
causa. Todas estas cosas dan la impresión de ser fuentes de poder. En ocasiones no podemos evitar admirar
el celo de aquellas personas que se dedican totalmente a una causa pero, como dice el apóstol, se están
engañando a sí mismas y no descubren el verdadero poder (versículo 23):
“De hecho, semejantes prácticas tienen reputación de ser sabias en una cierta religiosidad, en la humillación
y en el duro trato del cuerpo…”

Hay una especie de falsa humildad que produce esta clase de comportamiento, que produce una admiración
a regañadientes por nuestra parte, pero veamos lo que dice el apóstol:
“…pero no tienen ningún valor contra la sensualidad.”
Como ve usted, puede ponerse usted una camisa de cerdas y seguir dominado por la lujuria. Puede usted
golpearse el cuerpo hasta que lo tenga llena de cardenales y seguir siendo culpable de tener pensamientos
lascivos, puesto que estas cosas no eliminan las indulgencias de la carne. Por lo tanto, aquí no hay poder
para llevar la clase de vida que debemos vivir.
A continuación menciona una tercera fuente de poder falso (versículo 18):

“Nadie os prive de vuestro premio, fingiendo humildad y culto a los ángeles, haciendo alarde de lo que ha
visto, vanamente hinchado por su mente carnal.”

¿Qué quiere decir aquí? Hoy en día estamos oyendo hablar mucho sobre ello. Si se pone usted en contacto
con los espíritus invisibles, tendrá usted poder. Si se pone en contacto con los muertos, recibiendo mensajes
de ellos, tendrá usted una fuente de poder invisible, que le permitirá vivir de una manera que no pueden
vivir otras personas. Estos colosenses estaban preocupados por estas influencias, de la misma manera que
nos preocupan actualmente a nosotros. Estamos siendo testigos de un considerable aumento por todas
partes de esta vuelta al ocultismo, a la astrología, a las artes oscuras y dudosas, a la magia y a las sesiones
espiritistas. Todo ello es una sustitución satánica del poder de Jesucristo, el poder de Cristo que mora en el
creyente.
En el capítulo tres el apóstol se refiere a la verdadera manifestación del poder y explica cómo hacerse con el
poder de Cristo (versículos 1-2):

“Siendo, pues, que habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde Cristo está sentado a la
diestra de Dios. Ocupad la mente en las cosas de arriba, no en las de la tierra.”

Eso no significa, por supuesto, que tengamos que estar constantemente pensando acerca del cielo. Estas
palabras no tienen nada de super piadoso, porque lo que está diciendo sencillamente es que “no permitamos
que nuestros deseos y actitudes sean gobernadas o dirigidas por los deseos de alcanzar la fama o el poder
terrenal. En lugar de ello, lo que hemos de hacer es que nuestros deseos concuerden con la palabra de Dios.
Hemos de sentir el deseo de manifestar amor, verdad, fe y paciencia, las cualidades que representan la vida
del Señor resucitado y a eso es a lo que se refiere Pablo. No es que tengamos que estar todo el tiempo
pensando en el cielo, sino manifestando el cielo en las situaciones en las que nos encontremos.
Pablo nos ofrece la fórmula para conseguirlo:

“…haced morir lo terrenal en vuestros miembros.”

Dios lo ha sentenciado ya a muerte en la cruz y, por lo tanto, cuando se manifieste en usted, trátelo de ese
modo, como algo que se halla bajo una sentencia de muerte impuesta por Dios. A continuación nos ofrece
una lista de estas cosas terrenales:
“Fornicación, impureza, bajas pasiones, malos deseos y avaricia… A continuación pasa a lo que se refiere a
nosotros:

“…dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia y palabras groseras de vuestra
boca. No mintáis los unos a los otros.” (3:5-9)

Dejad todas estas cosas, que es el primer paso y el segundo lo encontramos en el versículo 12:
“Por tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, vestios de profunda compasión, de benignidad, de
humildad, de mansedumbre y de paciencia, soportándoos los unos a los otros, cuando alguien tenga queja
del otro. De la manera que el Señor os perdonó, así también hacedlo vosotros.”

¿Qué es lo que quiere decir con estas palabras? ¿Qué intentemos imitar a Cristo en este sentido? Oh no. El
ya nos había dicho con anterioridad que Cristo vive en nosotros. Siendo así, nos dice, permitid
deliberadamente que estas cosas se manifiesten en vosotros. Propóngase muy en serio que estas cosas se
manifiesten en su vida, contando con la vida de Cristo en usted para que se vuelvan reales y no falsas,
como manifestaciones genuinas y auténticas de esta vida. El apóstol hace una lista de ciertos aspectos en
los que estas cosas se han de poner de manifiesto.
“Esposas estad sujetas a vuestros maridos…esposos amad a vuestras esposas…hijos obedeced a vuestros
padres…padres no irritéis a vuestros hijos…siervos obedeced en todo a vuestros amos…amos, haced lo que
es justo y equitativo con vuestros siervos.”

Y finaliza con estas advertencias prácticas:


“Perseverad siempre en la oración, vigilando en ella con acción de gracias. A la vez, orad también por
nosotros…andad sabiamente con los de fuera…vuestra palabra sea siempre agradable, sazonada con sal…”

En la última parte de la epístola, hay sencillamente algunos saludos personales de hombres que están con
Pablo. También ellos son una demostración del poder de Cristo que mora y obra a través de ellos. Concluye
la epístola, como tenía por costumbre, cogiendo la pluma y escribiendo de su propio puño y letra:
“Ahora la salutación de mi propia mano, de Pablo. Acordaos de mi prisiones. La gracia sea con vosotros.”

En este momento quiero regresar de nuevo a ese versículo del primer capítulo, que es la clave de esta
epístola:
“…y que seáis fortalecidos con todo poder, conforme a su gloriosa potencia…”

Esas son palabras impresionantes ¿no es cierto? Eso es lo que desea usted ¿no es verdad? El poder de
Cristo y su vida manifestada en usted. ¿Para qué lo quiere? ¿Para poder impresionar a todo el mundo? ¿Para
que pueda ir usted por ahí, haciendo milagros, realizando toda clase de cosas sorprendentes que hagan
posible que aparezca su nombre en el periódico? ¿Es ese el motivo? Lea usted el motivo por el que Pablo
desea que usted lo tenga:
“Para toda perseverancia y paciencia con gozo… Subraye usted estas palabras porque es así como se
manifiesta el poder de la resurrección y al mundo le es imposible crear esta forma de vivir. No sabe cómo
soportar las pruebas con una sonrisa ni aguantar las dificultades con fe, paciencia y gozo. Y en lo que
respecta al mundo, para conseguirlo es preciso disponer de un poder especial, del poder que solo reside en
Jesucristo. Ese poder transformará nuestras aflicciones y dificultades en experiencias gozosas, no solo en
falsas manifestaciones de gozo, sino que serán genuinas. Cuando pasamos por pruebas aprendemos cosas.
Si nuestro corazón tiene una buena relación con Cristo, si estamos dejando a un lado lo antiguo y
vistiéndonos de lo nuevo, descubriremos que estas experiencias, en lugar de producir en nosotros quejas,
murmuraciones y mal humor, se convertirán en una fundamento de gozo, al ser “fortalecidos con todo
poder, conforme a su gloriosa potencia.
Oración

Padre, te damos gracias por este libro del primer siglo, que habla a nuestra vida en pleno siglo veinte y nos
muestra que nada ha cambiado. No hay nada en nuestro mundo que sea diferente al mundo con el que se
enfrentaron los cristianos primitivos. Nada ha cambiando con respecto a nuestra relación con Jesucristo.
También nosotros vivimos como lo hacían ellos, sintiendo el gozo y la alegría, dando gracias en medio de
esta vida. Te pedimos que hagas posible que descubramos esta verdad, siguiendo las advertencias de Pablo
y aplicándolas a nuestras vidas. Lo pedimos en el nombre de Jesús, amen.
“Damos gracias a Dios Padre, que nos ha hecho capaces de compartir la herencia del pueblo santo en
la luz.
“Él nos ha sacado del dominio de las tinieblas, y nos ha trasladado al reino de su Hijo querido, por
cuya sangre hemos recibido la redención, el perdón de los pecados.
“Él es imagen de Dios invisible, primogénito de toda criatura; porque por medio de él fueron creadas
todas las cosas: celestes y terrestres, visibles e invisibles.
“Todo fue creado por él y para él. Él es anterior a todo, y todo se mantiene en él.
“Él es también cabeza del cuerpo: de la Iglesia.
“Él es el principio, el primogénito de entre los muertos, y así es el primero en todo.
“Porque en él quiso Dios reconciliar consigo todos los seres: los del cielo y los de la tierra, haciendo
la paz por la sangre de su cruz” (1,15-20)
Con este himno tan colosal quedaba zanjada toda la cuestión que preocupaba a los de Colosas:
Jesucristo es lo primero;
Jesucristo es lo supremo;
Jesucristo es principio y fin de todo;
Jesucristo es el centro en el que todo converge y todo se apoya;
Jesucristo es el único que tiene la salvación;
Jesucristo es no sólo Cabeza de la Iglesia, sino la plenitud de todas las cosas creadas.
Ni la Iglesia ni el Universo se entienden si no se arranca de Jesucristo y si no se coloca a Jesucristo
en el centro de todo.
Ahora bien, si esto es Jesucristo sobre todo para nosotros, miembros de su cuerpo, ¿qué relación
hemos de tener con Jesucristo ya en este mundo, aunque Él esté en el Cielo?
Nos lo dice Pablo con otro párrafo también formidable:
“Si han resucitado con Cristo, busquen las cosas de arriba, donde Cristo está sentado a la diestra de
Dios. Aspiren a las cosas de arriba, no a las de la tierra.
“Porque han muerto, y su vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando aparezca Cristo, que es su
vida, entonces aparecerán también ustedes gloriosos con él” (3,1-4)
Pablo discurre sobre esto, y saca las consecuencias debidas.
En el orden nuevo establecido por Dios en Cristo, desaparecen las divisiones enojosas que vive la
sociedad:
¿los de un color u otro de la piel?...
¿los de una fe u otra, mientras sean sinceros en su conciencia?...
¿los cultos o los analfabetos?...
¿los ricos o los pobres?...
¿los empresarios o los trabajadores?...
Eso era antes en la era del pecado. Ahora, todo ha quedado rehecho y unificado en Cristo Jesús.
Dicen que modernamente tiene mucha aplicación esto de Pablo para los que vienen con asuntos de la
Nueva Era, la “New Age” o cosas parecidas.
Todo lo que sea salirse de Jesucristo como principio, centro y fin de la Iglesia y del Universo, es una
equivocación total.
Por eso Pablo, queriendo centrar toda nuestra vida en Jesucristo, da después consejos de vida
cristiana que son de lo más precioso y estimulante.
“Procedan de una manera digna del Señor, agradándole en todo, fructificando en toda obra buena y
creciendo en el conocimiento de Dios”.
“En Cristo reside toda la plenitud de la divinidad corporalmente, y ustedes alcanzan toda la plenitud
en él”.
“Cristo es todo en todos”.
“La palabra de Cristo abunde en ustedes en toda su riqueza”.
“Todo cuanto hagan, de palabra o de obra, háganlo todo en el nombre del Señor Jesús”.
¡Qué belleza la de esta carta de Pablo a los de Colosas!
Jesucristo llenándolo todo.
Jesucristo nuestro supremo ideal.
Y nuestra vida, escondida con Jesucristo en Dios…
Esto, ya ahora. ¿Qué será esa vida cuando quede al descubierto sin velo alguno,
y transformada plenamente en gloria?...