Вы находитесь на странице: 1из 508

NOTACIONES DE REFERENCIAS

1. Se recuerda que las referencias a otros apartados del libro se realizan por su número
E ej. "Véase 10.8

2. La natación entre corchetes indica fórmulas


[10.2]

3. La natación entre paréntesis indica referencias bibliográficas


P. ej. 1C’.2
es la segunda referencia bibliográfica del Capítulo 10

© José Calavera Ruiz


NTEMAC, SA.
Depósito Iegal
ISDN: 84 8876407 3 Tomo It
ISBN: 84 8876405 7 Obra coropleta
Impreso en España por
II4FOIMUNT, SA.

3
UNIDADES
Cantidad Unidades 5.1.
En este libro se ha adoptado el Sistema Internacional de Unidades y Medidas
CS.L. Este sistema es el adoptado por la Instrucción española EHE, por el Símbolos Equivalencias
:Eurocódigo EC-2 de Estructuras de Hormigón y por el MODEL CODE CEB-FIP 1. Densidad lcg/m3 -
1990.
El sistema es el correspondiente a la Norma Internacional lSD 1000 35 Edición, 2. Peso específico kN/r& 1 kN/m3 = l0- Nlrnrn
.1 de Noviembre de 1992 "S.l. units and recomendation for the use of these multiples 3. Longitudes dimensionales
and of certain other units". de las piezas de la estructura
De acuerdo con ello, las unidades básicas son las siuientes Luces ni 1 nr = 1000 rmn
Anchos mm -

Cantos mm -
Cantidad básica Unidad básica 5.1. Recubrimientos, etc. mm -

Nombre 4. Áreas de las armaduras mm2 -

Longitud Metro
5. Áreas de las secciones
Masa Kilogramo transversales de las piezas mm2
Tiempo Segundo 6. Capacidades mecánicas de !

las áreas de armaduras kN 1 kN = 100011


1
7. Esfuerzos axiles IdI 1 IdI = 1000 11
De ellas se derivan las que figuran a continuación: 8. Esfuerzos cortantes kN 1000 N
9. Esfuerzos rasantes 1<11 1 kN 1000 N
Unidad S.J. derivada 106 mrnN
10, Momentos hedores ni IdI 1 mkN
Cantidad derivada Expresión en
11. Momentos torsores ni IdI 1 IdI 1 000N
Tombre especiaI términos de unidades
Símbolo
básicas o derivadas 12. Módulos de elasticidad Nfmm2 -

S.L
13. Módulos resistentes mm3 -
Frecuencia Hercio Hz 1 Hz = Ls"
Fuerza Newton 14. Momentos de inercia mm4
N 1 N = 1 kgm/s2
Presión, tensión Pascal Pa 1 Pa = 1 N/m2 15. Acciones
- Puntuales IdI 1 kN = I000N
- Linenles uniformemente IN/m 1 IçNm 1 N/mm
repartidas
- Superficiales kN/m2 1 1 ldI/m2 = 1 Q3 N/rnm2
UNIDADES DE EXPRESIÓN DE LAS FÓRMULAS uniformemente repartidas
En general todas las fórmulas de este libro están expresadas en rote y N. En los 16. Tensiones 11/mm2
casos en que se usan otras múltiplos o submúltiplos, se indica expresamente en cada 17. Resistencias del hormigón MPa Megapa,scales 1 MPa 1 N/rnm2
caso.
En cambio, los datos se expresan en los múltiplos de uso habitual en la
normalización europea, transformándose ea las unidades SI. antes de sustituirlos en
las fórmulas. A continuación se indican los más habituales.

5
corno veremos más adelante, el único camino para distribuir la inevitable fisuración en N 15 j:.::c..:.... :.J:i*::::
muchas fi óaras muy [mas sin nesgo de corroston y sm pettucso estetico de la 4 ---‘

estructura’.
a
a5
Es importante resallar que las tensiones debidas a la retracción, al no tener
b
resultante externa, no alteran la capacidad resistente en estado límite último de la pieza, 1
ya que son anuladas en el proceso de carga hasta rotura.

a
34,2.5 CUANTÍA MÍNIMA
La Instrucción establece que en cualquier sección sometida a tracción simple o
compuesta, provista de armaduras A,5, A,, deberán cumplirse las siguientes
limitaciones de cuantía mínima.
el

Figura 34-7 Figura 34-8


A,1 + A,,fu 0,20A frd [34.34]
El tirante de la figura 34-7, al ser sometido a un esfuerzo creciente de tracción, N,
de valor moderado, repartirá dicho esfuerzo entre el hormigón y la armadura, de
donde acuerdo con lo visto en 34.2.3 y, si se ha prodt cido retracción., se sumarán las tensiones
calculadas en 34.24. En la figura se indica la distnbución de tensiones, que es constante
a lo largo de la directriz de la pieza, tanto para el hormigón como para el ace:ro.
= Resistencia de cálculo del hormigón en compresión.
Si se forma una fisura, sea cualquiera sri causa, el estado tensional nc la pieza se
AL. = Área de la sección total de hormigón. altera profundamente y los diagrairlas de tensiones se indican en la figura 34-8 a. Si la
fisura ha seccionado la pieza completamente Cf ig. 34-8 bj!, entre labios de fisuras el acero
La = Límite elástico de cálculo del acero2. resistirá íntegramente el esfuerzo Ny la tensión del hormigón será nula. A medida que la
armadura se aleja de la fisura, sus propiedades adherentes le permiten transmiti.r parte de
la fuerza de tracción desarrollada en la grieta al hormigón circundante adherido. La
que puede escrib.irse
tensión del acero se reduce y aparecen de nuevo tracciones en el hormigón. El fenómeno
se invierte al acercarse a la fisura inmediata. El cálculo del ancho y separación de fisuras
0,20 será abordado en detalle en el Capítulo 47. SiL la fisura no ha seccionado totalmente la
[34.35]
sección fig. 34-8 c, el estado sen intermedio entre los dos analizados.
Cuando decimos que entre labios de fisuras el acero resiste él solo el esfuerzo N,
La anterior condición de cuantía mínima se deriva del deseo de evitar la rotura que inmediatamente antes resistían el acero y el hormigón conjuntamente, se entiende
frágil de la. pieza. El concepto es importante y puede anaiizarse fácilmente si que ello es posible. Si, al producirse una fisura, el acero resiste menos de lo que estaban
consideramos el caso pésimo, que es el de tracción centrada, en cuyo caso [34.34] y resistiendo el hormigón sin fisurar y el acero conjuntamente, sobrevendría una romera
[34.35] se transforman en frágil, es decir, instnntánea y sin aviso previo. La pieza, aunque tuviera un coeficiente,
de seguridad alto, carecería de una de las más estimables cualidades del hormigón
armado, que es su capacidad de aviso.
LA, O,20 fCAc [34.36] -
Las formulas [34-.,4] y [34-3S] de la Instrucción EFIE intentan evitar este nesgo
de forma simplificada.
siendo A, y A las secc:iones totales de armaduras y hormigón, respectivamente. Supongamos que el acero se agota al alcanzar su límite elástico característico,f5,
y que el hormigón se agota al alcanzar sn resistencia a tracción, La Instrucción EME
expresa, como dijimos en el Capítulo 28, la resistencia característica superior a
tracción mediante la expresión’
1 De hecho, [a relajación de tensiones de tracción en el hormigón y la ganancia de resistencia a tracción
de tsre ccc la edad, moderan notablemente la situación expuesta.
1 Es claro que en este caso le inseguro es una mayor resistencia a tracción del hormigón.
2 ENE emplea el valorf,. Como veremos es más lógico emplear el valar 0,do.o

17
16
____

34.3 PIEZAS DE HORMIGÓN PRETENSADO En las fórmulas anteriores, al tratarse de un fenómeno instantáneo E’ = E’r

Aunque la aplicación fundamental del pretensado se realiza en casos de tracción A es el área de la sección neta de hormigón, A la de la armadura pasiva y A la
simpe, analizaremos sucesivamente este caso y el de tracción compuesta. de la activa. En los tirattes es especialmente necesaria, como dijimos anteriormente,
Planteamos el caso general, y el más frecaente, de que la pieza tenga armaduras esta distinción pues suele tratarse de piezas con cuantías elevadas y por tanto no
activas y pasivas. El caso de piezas con sólo armadura activa, muy raro en la práctica, despreciables.
se obtiene haciendo Au = .4 = 0. En definitiva, las tensiones de coresión aplicadas al tiiante al transferir la
tensión de preteasado son:

34.3.1 TRACCIÓN SIMPLE


Consideremos la pieza de la figura 34-li, conespondiente a la sección transversal = __JLL2__ ene! hormigón [34.47]
/
A+mA
de an tirante con armadura activa de área A y pasiva A5, sometido a un esfuerzo de
tracción actuando en el baricentro plástico d la sección. flpCprAp
as, - en la armadura pasiva [34.48]
- 4+ m3A

La tensión de la armadura activa es en ese instante a,,y viene representada por el


A5 punto A en la figura 34-12. La tensión de la armadura pasiva en ese instante es oy
tyd
A viene representada por el punto B en la figura 34-13, es decir que la acción del
pretensado ha conducido a precomprimir tanto el hormigón como la armadura pasiva.
OMPRESIÓN
A0 El acortamiento elastico instantáneo de la pieza es

= a = a = ni a - A
-fyd 34.49]
E E, A. + m5A5E,
tAo, seccióN NETA -
DE HORMIGÓN
pues los dos acortamientos han de ser iguales al estar las armaduras adheridas.
Figura 34-11 Figura 34-12 Figura 34-13

34.3.1 a. CASO DE CARGA INSTANTÁNEA’INTCJAL


Sea a,0, la tensión antes del acortamiento elástico instantáneo de la pieza debido
al pretensado y cte,, la tensión tras el acortamiento elástico. Su cálculo es inmediato de En ese caso, la solicitación última de la pieza será
acuerdo con lo visto en el Capítulo 29. N5 = A5a,00, + Asa’t’d 0,01 1 [34.50]
p!ara el caso de armaduras postesas y retesas se tiene; Si el acero es laminado en caliente a3001
E E Desarrollamos a continuación un ejemplo de forma detallada, pues entendemos
Adoptando para ambas annaduras an que con independencia de su valor directo, será útil como introducción a temas
E;
posteriores.
,ç’ ,p
apa, - "a-’ [34.45]
EJEMPLO 34.4
usa, Sea un tirante pretensado con sección de 400 400 mm, de hormigón 11-30 que
o_pl = - 4 tiene al transferir el pretensado una resistencia de 20 MPa, armado con 8 0 20 de acero
1 + ni ------ [34.46]
A. + mA

Véase fórmulas [29-221 a [29-24], con 0. 1 Representamos con el símbolo o’,500, la tensión correspondiente a un atar5nnieatc de 0,01 bajo las
acciones exteriores. Es dccii’, que el alargamiento tntal último será 21cí.. + 0.0!.
es la suma de pérdidas de fuerza anteriores al acortamiento elástico. Sp

22 23
rbJ
Figura 359
fU Figura 35-10

0,5
lcd

Análogamente, para el pilar cuya sección se indica en la figura 35-10

,J5
2 A J +2_LA5, f,= br,

3,42A.fVd
a ca
br,

4A b+44.b’
2 f, 6.85Af,
b- , f, br, JcvcI

= 0,5 w

En la figura 35-li se indican los valores de w,, y de 2isi_ para los casos más
lcd

usuales. Como puede verse, una buena aproximación de d es

= 0,5 oWfCd [3514]

Sin embargo, existen dos fenómenos que reducen el valor real de 2». -

El primero es que la eficacia de los cercos depende de su disposición. En la figura


35-12 se indica cualitativamente la eficacia de las distintas disposiciones de cercos.
Las zonas sombreadas son las realmente confinadas.
Aproximadamente esta eficacia puede reflej arse como un factor reductor del
valor Zt. dado por
lcd

-‘7
a =1 - [35.15]
t1 Figura 35-11

38 39
- El proyectista debe ejerce;- 51! juicio cori especial cuidado el! cuanto o Za Sin embargo, en ciertas ocasiones interesa pretensas las piezas sometidas a este
disposición de estribos. Basta observar la figura 35-1 8 para ver que, junto al tipo de esfuerzo. Las aplicaciones están ligadas casi siempre a elementos en los cuales
aspecto positivo que los estribos representan para la contribución de la el pretensado es útil frente a flexiones accidentales, como es el caso frecuentemente de
armadura a la capacidad resistente del pilai; en el caso usual de pilares pilares prefabricadot. Un caso típico de empleo de esta solución es el caso de los
hormigonados paralelamente a su directriz, los estribos, especialmente si tienen pilotes prefabricados- Ea este tipo de piezas el pretensado no sólo protege de las
ramas inú:[tiples. producen un auténtico "cribado" del hormigón durante el consecuencias de flexiones accidentales durante la hinca, sino también de eventuales
vertido, reduciendo su resistencia y, por tanto, la de la pieza. puestas en tracción debidas a las ondas producidas dnraate la propia hinca:
- Para recubrimientos, grupos de baivas y clatalles varios, véase rl Capítulo 51. Por supuesto, otro caso típico de empleo es el de las tolTes esbeltas.
A continuación presentamos el caso general de que la pieza tenga armaduras
EJEMPLO 35.1 activas y pasivas -

Dado un pilar de sección 250 250 mm, sometido a un esfuerzo aXil N, = 450 kN Consideremos la pieza de la figura 35-19 donde el esfuerzo axil N actúa. en el
baricentro plástico de la sección.
y JV = 300 kN, dimensionar la armadura con cuatro redondos. Hormigón Ff-25. Acero
E 4605. = 1,35,
Yfq = 1,5, ç = 1,15. Emplear el método simplificado cte as
la fórmula [35.24].

N»= 1,35 450 + 1,5 300 = 1057,5 ltN coI¼lppE:Ów

De acuerdo con la fórmula [3523]


4yd
A0SEOCJÓNNE1A
DEHORMIGÓN ‘-as
N =L-L1N =l269kN
250
Figura 35-19
15
f =-= 16,7 Mpo
Sea o,,, la tensión de la armadura activa antes de producirse el acortamiento
elástico instantáneo y o, la tensión después de producirse dicho acortamiento.
348 N/jnm
=
Como en el caso de tracción simple, dichas tensiones se calculan mediante las
fórmulas [29.22] a [29.24] haciendo e0= 0, resultando
y de acuerdo con [35.2]

1269000- 0,85-16,7-250-250 [35.31]


-=1097 mar = °‘°
348 -

Ø20 o-pa,
CE, ‘5

1 -i- ni [35.32]
Se ha considerado como A la sección total.
4 -1- ni, 4
De acuerdo con 352.7 los estribos deben ser de Ø 6 mm y colocarse a una
distancia máxima cLe 250 mm. IP, es la suma de pérdidas de fuerza anteriores al acortamiento elástico.

En las fórmulas anteriores. al tratarse de un fenómeno instantáneo, ni " =.

35.3 PIEZAS DE HOR1M[IGÓN PRETENSADO


ni
En sentido esu-icto, pretensar una pieza comprimida e.s contraproducente, pues E’,,
como veremos, el pretensado reduce la capacidad resistente cte la pieza en compresión A es el área de la sección neta de hormigón, A, la de la armadura pasiva y 4 la
centrada. de la activa.

46 47
1 xumf
Los gráficos G:r-82 y QT-83 resuelven directamente el problema, proporcionando
para Jt > 41,,, las armaduras de tracción y compresión, estas últimas en función de los
ci
diferentes valores .. Ver Ejemplo 36.2.

As b Comprobación de secciones
Si el dimeosionamiento es absolutamente estricl:o, es decir silos valores de U, y
Figura 36-13
u’, son exactamente los requeridos, el problema puede ser resuelto por métodos
análogos a los empleados ene! apartado anterior. Como esto es muy raro en la práctica.!
debido a los inevitables redcndeos al ajustar las necesidarles de armaduras a los
Haciendo en [36.46]
-=
j’, e = se obtiene e’ y, por tanto, 2’ y de diámetros normalizados, es mejor aplicar el método que se expone en el apartado!
[3 6.45] siguiente.

EJEMPLO 36.2
Se considera urja sección de 300 600 mm sometida a un momento flector de
cálculo MÇ = 600 mkN. Hormigón 11-25. Acero B 500 E y, 1,5, y, = 1,15.
de donde Dimensioaar la armadura.
Solución
_&ufcbd2
U’ A’ ‘ [36.47] Se estima d = 560 mm

La armadura total de tracción viene dada por fce


U, = U,1, + LJj,q, 101 600.106
u = -= 0,381
16,7.300.5602
donde
Entrando en el dbaco GT-83 éste indica 20 mm, resulta necesaria arnadura de
U,,,,= cofbd [36.49] d’ 40
compresión. Suponiendo ci 40 mm, = = 0,07

y la capacidad mecánica de la armadura suplementaria de tracción viene dada por Yen kN

O, = 0,49 U,’z 0,49 16,7300560 10z; 1378 IoN


Apfibd2
-- [36.50] ü’, = 0,07 U’, = 0,07 ‘ 16,7 300 ‘ 560 10- 196,4 l’24
d-d
A, = 4 32
a
siendo -k=---.
A’,=2412

El valor de L se obtiene de la Tabla T-36. 1 a partir del valor de e, deducido de la 36.1.3.3 Sección rectangular con armadura de cornpre,sión no necesaria pero
ecuación de compatibilidad de deformaciones. existente
- El estudio de este caso es complejo, pero lo realizamos a continuación por el
e,=0,0035 [36.51] interés práctico que presenta en edificación, debido a que en los momentos negativos de
x dinteles se dispone coi frecuencia de una parte de la armadura de momentos positivos
tel vano qu.e puede ser considerada como armadura de compresión, no necesaria, pero
existente, lo cual conduce a un ahorro significativo de armadura de tracción,

70 71
36.1.5 ANCHO EFICAZ DE CABEZA COMPRIMIDADE UNA ?IEZAEÑT = + 2 /ç si b h [36.87]
Cuando se emplean vigas en 1, bien aisladas, bien solidarias con una loca de
forjado fig. 36-16 a y Ii, las compresiones en la cabeza no se distribuyen
uuifonnemente en todo su ancho, sino que, a causa de las deformaciones de cortante
en las alas, las compresiones disminuyen al alejarse del alma.

r- be--j’

Figura 36-17
* .:uesj
-1 **‘

Método del A.C.I.


El A.C.I. en su Norma 318-95 36-5 establece el siguiente procedimiento para el
Fieura 36-16 cálculo de b.
Vigas en T
Se define como ancho eficaz b aquél tal que una distribución uniforme de
tensiones iguales a la máxima real sobre el anclTLo b, conduce al mismo momento b [36.88]
flector de rotura de la pieza que la distribución real. El ancho depende de muchas ‘4
variables tales como la forma de la sección, la luz y el tipo de apoyos de la viga, el
estado de fisuración, etc. [36.89]

Método de HIlE Coincide con el MODEL COPE 90 y el EtJROCÓDJGO EC..2


Vigas en L
El MODEL CODE 90 y el EUROCÓDIOO EC-2 contienen especificaciones
idénticas sobre el tema, que se exponen a continuación. b - b [36.90]
12
Salvo que se realice un análisis más preciso que tenga en cuenta las dimensiones
de alas y alma, la luz, las condiciones de apoyo y la armadura transversal, para
edificios puede adoptarse un ancho eficaz constante, de acuerdo con lo siguiente: b,-b06h0 [36.91]

Vigas en T En ningún caso b será superior al ancho real existente. En cualquier caso, si la
viga es exenta, deben respetarse las condiciones siguientes:
b2 =b0 [36.84]

h0 b, [36.92]
Vigas en 1. vigas de borde

b e =bo ÷l b [36.851 b4b [36.93]


10°

donde las notaciones son las de la figura 36-17 y / es la distancia enire puntos de 36.1.6 ANCHO EFICAZ DE CABEZA TRACCIONADA DE UNA PIEZA EN T
momenl:o nulo. Pocas Nonnas consideran este problema fig. 36-18. PARK y PAULA?. en la
En secciones que presenten cartabones fig. 36-17, la anchura real b del neraio referencia 36.6, recomiendan
se sustiluirá por el valor
= b+2 b sih,/a [36.86] = b + 8 h0 [36.941

80 81
y la condición para que no ocurra rotura agria es: - ¡4K
y como A8 ,,, A8 ‘ el corchete iguala a la unidad para A, = 0,25 -- -, adoptamos
M,raM,, Ji

obien
A3,,
Ahf 1 w
±.10.2S2-SL__L [36.115]
=A511,5-l,95
0,9hAjk 0,231f85 VV1 L
.
‘cd J f Ji
es la expresión de cuantía mínima generalizad.a pura secciones defomia cualquiera.
que con j-ç = 1,15 puede esctibirse en la forma:
La fórmula [36.115] si bien tiene carácter general, es de aplicación incómoda. Un
desarrollo que permite una aplicación simple a seccioaes diversas ha sido realizado por
= 0,223 -- L= 0,25 ¿
[36.111] J- CALAYERAy L. GARCIA DUTARI 367. Acontinuación se resume lo esencial:
1 cd fld
Para momentos positivos

que es el valor adoptado por EllE. U ‘ 049 U


_!_JAS
A=»5_ ----yj- [361161

Para sección rectangular 14 = P-__ resulta: Para momentos negativos

- U’ 0,49 U
=oo372fbh= 0,04 -9-b Ji [36.112] A,,, =[l5-L --jA, [36.117]
‘,f,d

- Los valores de Á. y X se indican en la Tabla T-36.5. En ella se indican los tipos


o tambien con tJ =fcd b d
de secciÓn y los valores de -LI por debajo de los cuales rige la cuantía mínima.
U
[36.113]

b Método variante
Para secciones de forma cualquiera que consideraremos en los capítulos
siguientes, podemos adoptar la fórmula variante siguiente:

= Md [LS - 05] [36.114]

siendo Md el momento de cálculo y Ma,, el que resiste la sección considerada


como de hormigón en masa. En efecto, para Md = M,,,,, resulta Md,,,,, = M6 y cuando
Md - 0 M4 -* 1,5 Md. Es decir, que cuando la rotura es frágil, ello se compensa
con un incremento de seguridad creciente al disminuir la cuantía hasta alcanzar el
valor 1,5.
Como vimos Mm,, = 0,231 f0d W1 y sustituyendo y teniendo de nuevo en cuenta la
proporcionalidad de momentos y área de armadura y que Md 0,9 h

4fd}
A,, =4 -1,95

88 89
36.1.8.2 Por condiciones de retracción y temperatura
Además de lo anterior, de acuerdo con FIJE, la cuantía georsi&rica mínima,
referida a la sección total de hormigón en vigas y losas, debe ser la siguiente:

Tipo de acero
Tipo de e:Lesiaento estructural
B400S ]3500S

Vigas’’
5
uiii___I1IIIIiIiiiiii
.._.__2*_._...__L__2,8
Muros’" Armadura horizontal 4,0 3.2

Armadura vertical J ..-j 0,9


cuantía mínima de cada una de las armaduras, longitudinal y u’ansversal repartida en las dos catas.
Las Tosas apoyadas sobre el i:entno requieren un estudio especial.
MO Cuantía mínima correspondiente a la cara de tracción. Se mcomiend.s disponer en la cara opuesta
Lina armadura naíesnua igual ¿030% de la consignada.
La cuantia oainima vertical es la correspondiente a la cara de tracción, Se recomienda disponer en
Vi la cara Opuesta una asiuadura mínima igual al 30% de la consignada.
La annadnra mínima horizontal deberá repartirse en ambas caras, Para muros vistos por ambas
caras debe disponerse el 50% en cada cara, Para moma visroa por una sola cara podrán disponerse hasra
E’, 23 de la armadura total en la cara vista. En el caso en que se d’ispongsnjuncaa verticales de contracción
-í a diatancias no supenores a 7,5 ni. con la amaiidnra horizontal interrumpida, las cuantías geométricas
hodzontales mínimas pueden reducirse a la mitad.

Estas cuantías mínimas rigen si [as obtenidas por el cálculo no son mayores. Los
muros de contenci.óa deben regirse por itas cuarltías conespondientes a losas.’
Es recomendable que, en cada cara de la losa, figure una cuantía igual a la mitad
de [a indicada, aunque EME especifique sólo la total. Con el criterio de euigir la mitad
en cada cara, resulta necesario emplear onnadura en las zonas que no la necesitan por
razones resistentes. Esta armadura es, sin embargo, una garantía de buen
comportamiento frente a esfuerzos de retracción y temperatura. En vigas, EME indica
que la cuantía mínima consignada se refiere a la armadura de tracción y recomienda
que, en la cara opuesta, se disponga una cuantía mínima igual al 30% de la indicada
para la cara de tracción.
El MODEL c:ODE 90 establece las siguientes cuantías geométricas Inhnimas pl.ra
piezas flectadas.
Vigas
Con acero B 400 ó B 500 0,0015 b d 2

1 La especificación de EllE para muos debe interpretarse de acuerdo con la hipótesis de que las juntas
de contracción no deben separarse nunca más de 7,50 m, lo que conduce a valores mitad. Véase el
Capítulo 64.
2 L,, es el ancho medio de la sección al nivel din la armadura de tracción.

90 91
E.JflWLO 36.7 Loi diagramas da tanSnea y daformaclonca debidas al pntmuado permanerne y
De la viga de la figura 36-28 se conocen los datos siguientes: el pp. de la viga en la sección central se indican cii la figura 36-30a y bT El momento
caracterí;stico en la sección central es de 1405,5 kN-].n.

0.00017
18 3/mu3 1±
c,p03c,5 00009

0’s 0.000B3
9,22 N/mrn2

TES03S oeroRuAcÇ0pES

a b

Figuro 36-30
+ CORDONES DE PSETSN3000
E BARRAD SE ARMADURA POS FRA

Figura 3&28 So lución

Hormigón: Bajo la acción del pretensado más el peso propio, las deformaciones de las
diferentes anaaduras son
Resistencia al transferir,fCk = 25 MPa; resistencia a 28 días,fk = 40 MPa.
Armadura activa: 0,00085 - 0,00017
e’ -30 + 0,00017 = 0,00019
13 cordones Y 1860 Sl de 15,2 mm de diámetro tesados al 75% de la carga - 1200

nominal de rotura. Las pérdidas de pretensado tolales suponen .an 25% de la tensión
inicial de tesado.
0,00085-0,00017
Armadura pasiva: &32 = -40 ± 0,00017= 0,00019
12.00
5 Ø 20 según se indica en la figura, de calidad B 4005.
El diagrama de la armadura activa es el de la figura 36-29. 0,00085--0,00017
-1170±0,00017= 0,00083
1200

0,00085-0,00017
e’ -l160+0,00017=0,00083
1200

7 y se representan en la figura 36-3m para las activas y 36-31b para las pasivas.
‘1-ir ir-
/ El alargamiento permanente de pretensado resulta con = 180.000 Nirnmn2 que
proporciona el diagrama del acero fig. 36-29

¡
- 1904175 .
tp -l r PP0E - 00058
A 13-140-180000
Figura 36-29

98 99
CAPÍTULO 37

COMPRESIÓN Y FLEXIÓN COMPUESTAS

37.1 INTRODUCCIÓN
Como vimos en el Capítulo 32, la flexión compuesta comprende los dominios de
deformación 2, 3, 4 y 4a y la compresión compuesta el dominio 5.
Refiriéndonos al caso más general de pieza con armadura en dos caras opuestas, el
agotamiento puede corresponder a alguno de los esquemas indicados en la figura 37-1.

Figura 37-1
El esquema a corresponde a una rotura frágil por incumplimiento de las normas de
cuantía mínima previstas para la armadura de tracción, corno pieza flectnda Capítulo
36-Análogamente a como vimos allí, la pieza presentaría, en ese caso, mayor capacidad
resistente a flexión como elemento de hormigón en masa que corno elemento de
hormigón annado.
El esquema b corresponde a una rotura dúctil por agotamiento en tracción de la
armadura, con fallo secundario del hormigón comprimido.

105
elemento difbrenclal de viga se encuentra sometido a las tensiones indicadas en la
figura 39-6, en la que ]vl= Fçl= ç

44°

Fskura 39-6

De acuerdo con las fórmulas clásicas de la Teoría de la Elasticidad’ y


considerando como valores positivos de las tensiones normales y tangenciales a5 y y Figura 39-8
los que, en la cara frontal, coinciden con el signo positivo del eje correspondiente, se
obtienen las tensiones principales. Las envolventes de las tensiones principales constituyen la red de isostáticas de
Tensión principal de compresión 2 la pieza. En la figura 39-8 se indican dichas redes de isostáticas, para una viga
rectangular simpLemente apoyada y sometida a una carga uniforme 39.2.

a,
a. Ia Para y = O, = O, y de acuerdo con [39,11], [39.12] y [39.13]
+ [39,11]
--- [39.14]
[39.15]
Tensión principal de tracción
9=45° [39.16]

cii
a ja es decir, a nivel del c.d.g., las tensiones principales son iguales a la tangencinl y forman
[39.12] 45° con la directriz’.

y el ángulo de q, con OX 39.2.1.2 SECCIÓN FISU/UVA CON RELACIÓN LINEAL ENTRE TENSIONES
Y DEFORMACIONES
2v
g9 _2t Consideremos de nuevo la sección de pieza indicada en la figura 39-3, pero
[39.13]
supongnmos ahora fisurada toda la zona de hormigón sometida a tracción fig. 39-9.

con lo cual se pueden dibujar las tensiones principales en la fig. 39-7.


4y

Figura 39-7 Figura 39-9

Recuerdese que lo anteriormente expuesto para las tensicnes principales se deduce, a partir,
1 Ver, por ejemplo, E. TORROJA 39.1. exc2usivamente, de consideraciones de equilibrio y es independiente de la ley tensiones-
2 deformaciones que el material presente, es decir, es válido para la sección en estado elásticc o
;, es el valor de la tensión tangencial en la cara frontal, plástico, lineal o no lineal, etc.

132
133
_______
a La instmcción LEE establece las siguientes disposicic’nes relativas a la A52
annadura de esfuerzo cortante.
- La separación 8r entre armaduras, medida en dirección paralela a la directriz
de la pieza, debe, para asegurar el adecuado confinamiento del hormigón
sometido a compresión oblicu-a en las bielas, cumplir con lo siguiente.

; 0,8d »300 ram

s,S0,6d300mm
si

si Lvst < y ,d
00
MOMENTOS
P05071108
--

a
MOMENTOS
?EGA 77 VOS
5 o
;0,3d200mm si y"9 >v, e F
3
- Si existe armadura de compresión y se tiene en cuenta en el cálculo, los estribos
cumplirán con la separad ón máxima de 15 øtiín.’ siendo el diámetro
mínimo de la annadura comprimida y su diámetro no será inferior a
siendo el diámetro máximo de la armadura comprimida’.
L d It

-
a

Los estribos deben cumplir las separaciones impuestas por razones de Figura 39-57
fisuración en el Capítulo 47.
- En todos los casos los estribos se prolongarán en la pieza una distartcia ck’2
más allá de donde dejan de ser necesarios.
La separación s entre barras dobladas será, en general, menor que 0,85 rl,
pudiendo, para a = 450, llegar as = 1,2 den zonas donde el esfuerzo cortante
no sea máximo.
b Conviene completar lo anterior con las recomendaciones siguientes:
- La armadura de tracción debe estar situada dentro de los estribos figura 39-57
a. En la figura 39-57 b se representa el caso de la armadura de momentos
- Si se emplean barras dobladas, se dispondrán además estribos que absorban al
menos
y
negativos. 3

Si la armadura se sitúa por fuera, la tensión rasante en el hormigón an el plano - Un punto no tratado habitualmente en las Normas fig. 39-58 es el de en qué
A-A fig. 39-57 h vale punto es necesario comenzar a bajar balTas dobladas.

y
E39.1411 Oid

donde V8. es el esfuerzo cortante c:oncomitante con el momento flector


resistido por la armadura A0. La solución sólo set-fa aceptable si rd fuera tan
bajo que lo pudiera resistir eLhoi-migén sin necesidad de estribos.
Las soluciones de las figuras 39-57 c y d son aceptables pero no la e en la Figura 39-58
que se puede producir la solución por corte por la línea inclinada F-F.
Análogamente, si se emplean mallas como armadura de corle, la annacLura de La solución clásica es la a. Sin embargo, la experiencia de los ensayos
negativos debe ser encerrada con los estribos indicados en la figura 39-57 f. realizados indica que puede comenzarse a bajar barras a 0,5 d de la cara del
El estribo dibujado en negro con patilla y gancho permite una colocación fácil. pilar inferion Hasta ese punto, basta mantener la secuencia de estribos prevista
en la sección A-A. El tema es importante, desde el punto de vista económico,
porque en la solución a la barra doblada es útil a efectos de esfuerzo cortante,
Esta recomendación es sumamente prudente. Véase la tasis doctoral de J. CORTÉS BRETÓN. pero muy poco eficaz para cubrir momentos negativos. En cambio. la solución
Referencie 39.19. b hace que la ban-a doblada resulte eficaz para ambos propósitos.

194 195
Tomando 6= °e = 39°, con lo que j3s 1 y como p >0,02. 39.12 MÓRSCH, E. ‘La construcción en hormigón armado. SL! teoría y práctica’
IITEMAC. Madrid. 1995.
+ 625.000 cas 4,75° + 1250.000 1 39.43 KUPFER, H. "Exte:nsion lo ihe anua analogy of Mórsch using the principie o
oio. 100 ‘0,02 5o" + 045
375.000 mioirntln potencial euergy". CEB. Bullerin d’Mormaüon N°. 40. Jan. 1964.
150 - 5010,9’ 1200 152 kN 39.14 COLLU’f 8, MP.; MFrCHELL, D. "Shear asti torsion design of presiresaed and non.
prestressed concrete beams". PCI. Joumal. Sep-Oct. 1980.
y = 4 -v tU
[298-152=1.1461cM 39.15 NIEL.SEN, MP. "Lirnit analisys and concrete plasticity". Prentice-Hall. New Jersey
1984.
y con estribos de acero B 4005, de acuerdo con [39.67J para a = 90° y 0=390

39.16 APARICIO, A.C,; CALAVERA. J.; de! POZO, FI. "Plan de investigación sobre la
compresión máxima en bielas, por esfoerro cortante, para vigas prefabricadas de
1.146.000= 0,9’ 0,9’.200 Á cotg39° hogónpretensado cao adai:as pretesas". FEDECE. Noviembre. 1997.
39.17 MATTOCK, AH.; HAWKJ.NS, N.M. "Shear transfer ja reinforced concrete rencet
A0 = 2,65 rnxn2/rnm, que son e 4, 12 de dos ramas a 85 tutu.
research’. Journal P.C.!, March-April 1972.
39.18 MA’FTOCK, AH. "Shea.r transfer in concrete having reinlbrcement at an angle to the
shear plane". "Shear ita reinforced concrete". SP-42. A.C.I. Detroit. 1974.
BIBLIOGRAFÍA
39.19 CORTÉS BRETÓN, J. "Estudio experimental de la capacidad mecánica de seccic’nes
39.! TORROJA, E. "Lecciones elementales de elasticidad con aplicación a la técnica de de hormigón con armadura comprimida según el grado de coacción a pandeo de las
construcción". DOSSAT. Madrid. 1951. armaduras" . Tesis doctoral realizada bajo la dirección deI. Calavera, en la Escuela de
Ingenieros de Caminos de Madrid. Septiembre. 1989.
39.2 FLORIN, G. "Sliiear and bond ja reinforced concrete". Trans Tech Publications.
Pennsylvania. 1980. 39.20 THÜRLIMANN, E.; MARTI, P,; PRALONG, 1.; RITZ, E; IMMERLI, B. "Aplicatinas
of the theory of plssticity to reinforced concrete". fiidgendssische Technische
39.3 CALAVERA, 1. ‘Sorne nnomalies in the shear at the interface design of camposite Hochschute, Zunich. April. 4983.
members". Eetornvetk + Fertigteil-Techoik, licIte 511989.
39.21 VECHIO, E.; COLLINS, M.P. "TIte response of teinforced concrete to inpane shear
39.4 MÓRSCH, E. "Dar eisenbeton. Seine theorie tanó anwe.ridong". Wittwer. Sttutgart. and normal stresses". Pub. 82/03. University o]’ Toronto. 1982.
1908.
39,22 WARGNER, N. "liberte Blechwandtráger mit sehr durmen stegblecti. Zeitschrsft Oir
39.5 LEONHARDT, E. "Reducing the shear reinforcement in reinforced concrete beams
Fugtechnic. Vol. 20. 1929.
atad sla.bs’. Magarine of Concrete Research. December. 1965.
39.23 COLLINS, MP. "Prestressed concrete structures". Prentice-Hall. New Jersey. 1991.
39.6 BAUMANN, T.; RUSCH, A. "Versuche zum stodium der verduhelungswirk’ung der
biegezugbewehrungg cines stahlbetonbalkens". Deutcher Ausschuss fur stablbeton. 39.24 MAC GREGOR, J.G.; HANSON, LM. "Proposed changes in shear provisions for
Berlin. Nc. 210. 1970. reinforced md prestressed concrete beams". Journal of A.C.I. April 1969.
39.7 WALRkVEN, J.C. "Aggregate interlok. Asheoritical aS experimental analysis". Dell
University Press. 1980.
39.8 "Bui!diag code nsquirements for srructural concrete" ACI 318-95. American
Concrete Instinste. Detroit. 1995.
39.9 CALAVERA, J.; GONZÁLEZ VALLE, E.; DELIBES, A.; FERNÁNDEZ PARÍS, J.M.
"Influencia de las compresiones previas en el hormigón sobre su micrafisuración y
resistencia a compresión". ASIC. 1977.
39.10 CALAVERA, J. "Cálculo. construcción y patología de forjados de edificación".
INTEMAC. Madrid.. 4’. Edición. 1988.
39.11 RTI’TER, W. "Consftnctioas techoiques de Henebique. Schweizenche Bauzeitung.
Zutich. Feb. 1899.

208 209
Si ambas piezas se "cosen" mediante abundante armadura transversal, el fallo es
el indicado en la figura 40-2’.

Figuro 40-3

siendo:
Figura 40-2
O=
En la figura 40-2 se indica un fallo real ocurrido en una estructura, análogo al 1
indicado en la figura 40-1 b.
b = Ancho de la sección de hormigón "in sin", a distancia y.
M Momento flector actuante en la sección.
40.2 CÁLCULO DE LA TENSIÓN RASANTE EN UNA SECCIÓN
SOMEIWA A FLEXION SIMPLE 1 Momenl:o de inercia de la sección homogeneizada respecto a OX, En este
valor de 1, se tienen en cuenta las secciones A, y A,, de armadura con nra
40.2.1. SECCIONES NO FIStJRADAS CON RELACIÓN LL4EAL ENTRE coeficiente de equivalencia ‘a, y en,, = De análosla forma se
TENSIONES Y DEFORMACIONES
Sea PcI contorno de la pieza prefabricada figura 40-3 y del contorno de la zona procedería con las eventuales armadlsras situadas en la zona comprimida
hormigonada la situ". Sea O el centro d’e gravedad de la sección homogeneizada, es de la sección.
decii el obtenido afectando a cada elemento diferencial de área de la sección del igualmente, la resultante ea la se.cciós A’ será:
hormigón "in sim"., de un coeficiente a = donde y L" son los módulos de

deformación del hormigón "in situ" y el de la ;ieza prefabricada. Las áreas de armadura ir’ b d
E, E0
se homogeneizan con ;n, y ni,, =
-"
y podemos escribir:

A lo largo de la directriz de la pieza considerarnos dos secciones normales A y A’


separadas dr. La resultante de tensiones normales. en la sección A, actuantes sobre el b dv + ja’ b dy = R dr
hormigón "in situ", será:

siendo R la resultante de tensiones tangenciales paralelas a lo directriz de la pieza,


¡ce b , donde en general b çy producidas era el contorno MNO, por unidad de longitud de pieza.

My M+dMv
Con O a ce = a podemos escnbar:
-y-- - -
-

1 Si la resistencia da la unión es muy alta, el fallo, en vez de producirse por un deslizamiento a lo largo
de la superficie de contacto, puede producirse por excesiva traccida o compresión diagonal, pero eso
ya se tLabrá considerado en la cor.aprobación de la pieza a esfuerzo cortante.
SritYdY =Rds

212 213
dM 5 dM
nbydy=Rds-4---.-=R
II, 1 de [40.1 F=Jeb+a1 btdv=Jn.±Jvch;=
[40.4]
dAt
o bien con JÇ V = esfuerzo cortante de cálculo
---=

[4ft2] donde F es la resultante de compresiones y S el momeato estático de la parte de


1
secc:ión comprimida prefabricada e "in situ", respecto al eje que pasa por el c.d.g. de
la sección total homogeneizada.
donde 5 es el momento estático de la sección homogeneizada de hormigón "en sim"
respecto al eje OX. De [40.4]., -==r, siendo tel brazo mecánico, es decir, la distancia entre las
La expresión [40.2] proporciona el valor de la fuerza R por unidad de longitud resultantes Pdo las fracciones y compresiones actuantes sobre la sección. Por tamo, si
de pieza debida a la flexión simple de la misma. la supetflcie de contacto es placa y paralela a OX, pasa por el centro de gravedad Y
El valar inedia de la tensión rasante ea la superficie de contacto entre Los dos tiene ancho b. 1.a fórmula [40.3], al ser 5 = 5, se transforma en:
hormigones, si llamamos p al perímetro MNQ de contacto, viene dado por

VS
e t,hd=t [40.5]
tas [40.3]
PI
siendo V5 el esfuerzo cortante actuante en la sección.
Sin embargo, este valor medio requiere consideraciones especiales: En todos los demás casos es necesario manejar la fórmula general [40.3].
- Si la superficie de contacto es del tipo AB, de la figura 404 el valor puede
estimarse como una medida útil para el estudio de la resistencia de la unión.
40.2.2 SECCIONES FISIJRADAS CON RELACIÓN LINEAL ENTRE
TENSIONES Y DEFORMACIONES
En este caso, en la figura 40-6 rIo se tiene en cuenta el hormigón situado bajo e
eje OX que passt por el nuevo centro de gravedad O’.

Figura 40-4 Figura 40-5

-Si la superficie de contacto es del tipo ABB’A’, de la figura 40-5 ;, podría ser
aceptable y. sin embargo, el valor z en algunos puntos ser excesivo y provocar
el principio de un fallo progresivo. Figura 40-6
Cuando la fibra y1 coincide con el nivel de c.d.g., es decir, cuando Y = 0, se tiene:
La resultante de las tensiones normales en la sección A sobre el honnigón "ia
situ" es

1 Se suponc que la sección esta en régimen lineal, pero que la pieza ha alcanzaáo el agotamiento. En a lady
general, en otra sección.

214 215
40.6 Rl.?. Tecbnical Report: "Shear at the interface of p,ecast asid "iii situ" concrete". 1978.
40.7 GUSTAVSSON, K. "Stiear at the interface-testa on T-slabs with tiño top layers". Paper
presented to the ELE Commission 00 Prefabrication. Lulea, Sweden. Tune, 1980.
40.8 BERNANDER, KG. Manuscrito RIP. Conimission 00 Prefabsication, Structural
connections of prefabricated conciete units, Sorne matters of cuneut concem. April,
‘975.
40.9 GONZÁLEZ VALLE, E. "Estudio experimental del comportamiento de juntas erLtre
hormigones jo situ y prefabricados con distintos tratamientos en la tiaión", Tesis
Doctoral bajo la dirección de 1. CALAVERA. Escueta Técnica Snperior de Ingenieros
de Caminos. Madrid, 1988.
40.10 ACI-318-95 "Building code requierements for structural concrete". American
Concrete Institute, Detroit, 1995.
40.11 ES 8110 "Structurai use of concrete". Pan 1. Codo of practice lar design a.nd
CAPÍTULO 41
construction". British Standards Ins,titution, London, 1985.
40.12 BAEL-83. Regles techriiques de conception ea de calcul des ouvrages et consrmctic,ns
en béton anné suivant la méthode des etats limites. 1983.
ESTADO LÍMITE tLTIMO DE PUNZONAMIENTO
40.13 CALAVERA, 3. y GONZÁLEZ VALLE, E. "Consideraciones sobre tensiones de corte
en la superficie de contacto de piezas compuestas". Hormigón y Acero, números 130-
131-132 1979.
40.14 CALAVERA, J. "Cálculo, constrticción y patología de forjados de; edificación", 41.1 INTRODUCCIÓN
E1TEMAC. Madrid, 1988.
EL estado límite último de punzonamiento es un estado que se alcanza por
40.15 DEL RÍO, C. "Análisis de la resistencia de las tensiones rasantes qna se desarrollan en agotamiento de la pieza baja tracciones debidas a tensiones tangenciales hg. 41-1
la superficie de unión entre los diferentes hormigones de piezas compuestas". Tesis motivada por una carga o reacción localizadas en ttna superficie pequeña de un
Doctoral realizada bajo la dirección de LP. RODRIGUEZ MARTfrT, Escuela Técnica elemento bidireccional de hormigón armado o pretensado. Se caracteriza por la
Superior de Arquitectura. Madrid, 1985. formación de una superficie de fractura de forma tronco-piramidal troncocónica ea’ el
caso de áreas circulares, cuya directriz es el área cargada.
40.16 SOLAS, A. "Arrnadura.s de cosido entre hormigones prefabricados y ejecutados ‘ita
situ". Tesis Doctoral bajo la dirección dei. CALAVERA. Escuela Técnica Superior de
Ingenieros de Caminos. Madrid. 1985.
40.17 "Composite floor structures". Fib CEB-FIP. Mny 1998.
40.18 GALVEZ, 1. "Influencia de la rugosidad y la c:uantía de armadura transversal en el
comportamiento de las piezas compuestas solicitadas a flexión". Tesis Doctoral bajo la
dirección de E. GONZáLEZ VALLE. Escuela Técnica Superior de Lngenieros de
Caminos. Madrid, 1992.

Figura 41-1

La Instrucción EHE menciona el punzorsamiento en el c;aso de forjados sin vigas


placas sobre apoyos aislados, aunque es también un estado límite último frecuente en
zapatas.
En el tema de punzonamiento la Instrucción EHE da información reducida,
procedente del MODEL CO.DE CEB-FW-90. Exponemos a continuación el tema de
forma completa, en general procedente de la Norma ACI 318-95 41.2, señalando las

238 239
412.5. CASO DE PUNZONAMIENTO EN PLACAS PRETENSADAS
La Norma ACI 318-95 prevé específicamente el caso de punzonamiento en
estructuras pretensadas, mediante la fónmia

= Q007 /1 + O0O26o b0 d + F’d


[41.373
donde:

/ toma el valor menor de los dos siguientes


3,5

ad
PLANTA

DISPOSICI4N OIR ESTRIBOS DE CORTE DRSPOSICIØN nE amnIsos DE CORTE cç = 40 para pilares interiores, 30 para pilares
EN PILARES INTERIORES SEGÚN EN PILARE5 DE FACHADA SEGÚN
Ecl 31895
AcI 2I8S
de borde y 20 para pilares de esquina

Figura 41-12 b es el perímetro de la sección crítica.


Figura 41-li’
d es el canto útil.
LE es la resistencia característica del hormigón.
,, es la media de las tensiones de pretensado en el c.d.g, de la sección, en las
dos direcciones perpendiculares del pretensado.
es el esfuerzo de cálculo de punzonatniento.
F’9d es la componente vertical de todos los tendones de pretensado que atraviesan
la superficie crítica.
La fórmula 4 1.37] sólo puede aplicanse si se cumplen todas las condiciones
siguientes:
a Nirsgún punto de la sección transversal puede estar a una distancia del borde
1’
açcTdN i de la placa inferior a cuatro veces el canto total h de la placa.
CR/T?E4 ‘,,

b f, en 41.36J no puede considernrse en el cálculo coa un valor superior a 35


MPa.
DISPOSICIÓN DE IISTRIBOS DE CORTE o c. en cada dirección no debe ser inferior a 0,88 N/mm2 ni debe considerarse
EN PWARES 051 ESQUINA SIEGÚN
ACI Ia-a5
un valor supenor a 35 N/mm2.
Si estar condiciones no se cumplen, la comprobación a punzonamiento debe
hacerse sin considerar el pretensado.
Figura 41-13

41.2.6 EMPLEO DE CAPITELES METÁLICOS PARA RESISTIR EL


No se dispone de momento de ensayos ni análisis que permitaii tratar el pilar PUNZONAMIEWr0
de esquina, pero parece razonable adoptar el perímetro indicado en la figura El empleo de esta solución nc es contemplado por ERE, pero sí lo es por ACI
41L- 13. 318-95. El método, que exponemos a continuación, se basa fundamentalmente en los

257
256
GC [42.41
L

unidad,
que representa el momento necesario para producir en una longitud L ura giro
suele denominarse rigidez a torsión.
vigas T y L
Para secciones que puedan descomponerse en rectángulos, corno las
3 puede aplicarse la simplificación conservadora de suponer que
usuales en estructuras,
individual a
cada rectángulo resiste el momento torsor en proporción a su rigidez
de ala a considerar no debe exceder tres veces su canto
torsión fig 42-5. El ancho
42.2’.

flrijh
Figura 42-4
La relación de la deformación angular por torsión al momento aplicado Mr viene
duda por
dO Al b
[492] a
dr GC

donde:
Figura 42-5
O = Ángulo de giro entre las dos caras de la rebanada.
cts Espesor de la rebanada. secciones de la
=
De acuerdo con lo anterior, cada rectángulo i componente de las
G Módulo de deformación por cortante. Deformación transversal. figura 42-5, presenta una tensióa máxima de torsióu

=
Al.
21+ z = a, ._!i_ [42.5]
donde E,, módulo de deformacióu longitudinal del hormigón, y p módulo de
Poisson u 0,20, de acuerdo con EHE. donde
de
C = Momento de inercia a torsión de la sección. =Fracción del momento torsor total resistido por el rectángulo i,
dimensiones b, h, que de acuerdo con lo expuesto valdrá:
Para secciones rectaagulares,
C=J3 b5h [42.3]

M T.’
*__P,kk -
donde b viene dado en la figura 42-4 42.1.
[42.6]
Obsérvese que la ecuación [42.2] es la gemela de la [3.11.
b? h,
dtp M
ds - El

que nos daba la relación entre momento flector y curvatura, mientras que [42.2] la Recuérdese que debe tomarse h, 1’,
establece entre momento torsor y giro O . Para una pieza en flexión, vimos que la
rigidez momento aplicado en un extremo libre para girar, con el opuesto empotrado,
dudosa su
para producir un giro unidad era k = . Análogamente el valor 1 Si las alas están sujetas a flexión transversal, su probable fisuración hace muy
colaboración a torsión.

277
276
y de acuerdo con lo visto en el Capítulo 39, k J’cd con lo que
y la tensión de las armaduras activas nC debe ser superior a
cctgó ¿
Mra= 2kf, 4, h. [42.24]
l+cotg O

con k = 0,6 si hay estribos únicamente a lo largo del perímetro exterior Al igual que vimos en los Capítulos 36, 37 y 38 en el diagrama de cálculo del
acero de las armaduras activas, las deformaciones e, dehida a las torsiones deben
k = 0,75 si hay estribos en ambas cm-as de la sección hueca o real de la pieza
ca]Lcularse a partir del alargamiento remanente de dichas armaduras.
Si 8 = 450

= kJ, 4, k [42.25] 42,6 COMBINACIÓN DE TORSIÓN Y ESFUERZO CORTANTE


El ángulo O que se adopte, debe cumplir la condición Esta es una situación frecuente sobre la que se ha desarrollado un volumen
importante de investigación. LL&O y FERGUSON, de acuerdo con sc.s ensayos,
0,4cotgø2,5 proponen un diagrama de interacc:ión V M1 de forma eircunfe:reucial que representa
bien el fenómeno. Curva ide la figura 42-li.
En definitiva y resumiendo todo lo anterior:
a La Instrucción. EHE, adopta la fórmula variante
Dinzensionwniento. Dado el valor de Mrd, haciéndolo igual a las fórmulas
[42-13] 6 [42.14] nos dan la armadura transversal. La [42.19], haciendo M2
nos da ile. Debe verificarse que Md M,,3 donde M viene dado por [42.24] 6 + [42.26]
[42.25]. M,5

Comprobación. El valor de M,5 debe ser no mayor que Mr,j, según [42.13] ó
[42.14], no mayor que según [42.19], y no mayor que M,3, según [42.24] 6
[42.25].
2
Nota: Como puede observarse. no se considera colaboración del hormigón a
torsión. Ello es debido a que se entiende que en la mayoría de los casos prácticos la
capacidad de resistenciaa tensiones tangenciales habrá sido utilizada en resistir el
cortante.
La torsión, a través de la fisuración, produce, como el esfuerzo cortante, un
incremento de tracción en la armadura longitudinal de flexión. "o
"u,
El momento torsor en el caso de piezas atinadas, debe calcularse en las secciones
hasta una distancia d del apoyo, para el valor del momento torsor correspondiente a esa
Figura 42-11
sección.
donde
Lo anterior no es válido para momentos torsores concentrados actuando en esa
longitud d. = 2l_ [42.27]
En caso de secciones pretensadas el valor d debe ser sustituido por d’2.

42.5.2 SECCIONES PRETENSADAS O SECCIONES CON ARMADURAACTIVA b es el ancho total del elemento si es de sección maciza y la suma de los
anchos de las almas en secciones en cajón.
Y PASIVA SIMULTÁNEAMENTE
Ea [42.26] el valor V2 es el de agotamiento por compresión excesiva del alma,
Valen las fórmulas expuestas en 42.5.1, sin más que establecer la distinción de
dado por la fórmula [32.66] 6 [32.671. El valor Mr,,3 viene dado por [42.24] ó
que en las armaduras pasivas la tensión en el agotamiento no debe ser superior a
[42.25].
J b El EUROCÓDIGO EC-2 adopta fi = 2 en todos los casos.
[?400N/mm2 El área de estribos necesarios pce tos-sión se suma a la necesaria por cortante.

284 285
El fallo de anclaje se produce, ‘en general, a causa de la rotura por tracción del yrç
fisura
hormigón, que envuelve a la barra, de forma que el hornilgón que la rodea experimenta
una especie de hendimiento’. Los efóctos favorables para el anclaje son los mismos --
saura
que mejoran la adherencia y que fueron expuestos en 43.22. Aunque la presencia de
armadura transversal ductiliza en alguna medida el fallo de anclaje, dste suele ser a . a
esencialmente frágil fig. 44-2, lo cual hace que sus condiciones deban ser siempre
estudiadas con especial prudencia.

e,
Figuro 44-3

Fallo repentino de un anclaje de viasin fisiaración de aviso.


cortesía de lN-ref4Ac

Figuro 44-2 ifl. - -

- 35’!, - - -
Dos fallos típicos de anclaje se indican en las figuras 44-3 a y b, aunque más L n. de a Cesión det acero en -
frecuentemente el fallo del anclaje se mezcla con un fallo a esfuerzo cortante tost-cc,ón ata tensión Ln,oti r5 -

fig. 44-3 c y dl. -- 2.

Figuro 444 Figura 44-5


Para las barras lisas, la forma ordinaria de: anclaje era el gancho. Fo el caso de las
barras con-ugadas, la forma habitual de anclaje es la prolongación recta, si es posible,
y más excepcionalmente el gancho ola patilla. Debe observarse que, en especial en las Por tanlo, y cono norma general, si es posible.! resulta preferible para barras
condiciones de fuerte tensión de las barras corrugadas, cualquier anclaje con pequeño corrugadas el anclaje por prolongación recta. La figura 44-6 resume ensayos de RHEM
radio de curvatura, encierra algunos problemas. La figura 44-4, tomada de MULLER 44.4 que ponen bien en evidencia que un anclaje curvo no es siempre mejon
44.3, indica los resultados de una investigaci’in experimental sobre la distribución de
tensiones de anclaje en los ganchos. La fuerte concentración de tensiones en la aAn;Me COPRUCADAS DIR,sccldN DE IIORf4IOO14AD’J
superficie interior de la zona inicial del gancho puede producir urta deformación del quema toioø
hormigón que suponga un corrimiento apreciable de la barra, bajo la fuerza de tracción
tc
que la solicita, antes de que el final del gancho esté colaborando apreciablemente. La
figura 44-5 esquematiza el mismo problema, en el caso de un anclaje en nudo de
fachada con radio de doblado escaso. En este sentido, debe recordarse que la fuerza
última no es la única característica importante de un anclaje y que su "rigidez",
entendida como relación entre fuerza aplicada y corrimiento experimentado, es
también muy importante.

DESLIZAMIENTO DESLIZAMIENTO
1 El término inglés !splitting ha pasado, realmente, a designar e] fenómeno de forma internacional. Figura 44-6 Figuro 44-7

312 3 i3
________

que puede organizarse en prolongación recta, patilla o incluso prolongación d Si la estn,ctura se proyecta para resistir acciones horizontales, la armadura de
vertical, si es necesarIo’. irlomentos positivos que estrictamente debe llegar aun apoyo de acuerdo con
44.5 b, debe anclarse para resistir su capacidad lncci:nica completa no sólo
Es recomendable que lcunp1a, en vigas, los mínimos establecidos de 0,3 Ç y
la fuerza prevista en 44.5 c. De esta manera, ante la inversión cíclica de
10 ‘ y 150 msa, En losas y forjados aceptaremos valores menores en los
momentos, se asegura la ductilidad del enlace, lo que no se conseguiría con
capítulos correspondientes. más armadura a tensiones menores. Esto es especialmente importante en el
- Apoyo continuo Fig. 44.21 b. caso de acciones sísmicas.
En este caso. al existir la cabeza comprimida de resultante C1 = se noviliza e En los casos en que la cm-va de momentos flectores tiene concavidad hacia la
una fuerza ascendente C1 p, donde p es el coeficiente de corte-fricción que direcrríz de la pieza, debe consideraxs.e cuidadosamente lo siguiente
vimos en el Capítulo 39 y que tornaremos igual a 1. Fig. 44-22 a y b.
La fórmula 44.17] se transforma en
A n
TkCjp[1__I
2.]
lb.nei
"ia.
y como -
C, con p= 1, se tiene: MuaAs fyez
0,9d ‘ b

f44.21]
O,9d [ 2.1 Figura 44-22

De nuevo, para vigas, p-Llede adoptarse, del lado de la seguridad De acuerdo con la ecuación diferencial

=
, M
[44-22]

ds
y, si no hay armadura de corte,
el coeficiente angular de la tange:nte en el apoyo de una viga simplemente
= y .,&. [44.23] apoyada y en el punto de inflexión de un dintel continuo es igual al cortante
O,9d en dichos puntos, respectivamente. A partir de los puntos A 6 M, según el
caso, la armadura, si aceptamos z constante, va incrementando sus
Análogamente a lo viste en el caso anteTior trac:ciOnes proporcionalmente a los momentos. Dicho incremento sólo se
2
puede producir mediante la movilización de la adherencia en la longitud de
_rL_. anclaje. Para cubrir realmente el crecimiento de los momentos, hace falta que
= .g [44.24]
A f,,, las tensiones de adherencia crezcan a igual o mayor ritmo, lo que conduce
» .
. flg. 44-22 a:

También es recomendable que Ç cumpla los mínimos establecidc’s de 10 Øó face,

150 mm en la entrega de. la viga en. otras vigas o pilares3.


o lo que es lo mismo

Obsérves,s que, en este caso, la corrección por armadura superabundante ‘,a incluida en la fórmula ‘e. .2W.U

por tanto, para el cálculo de t,, debe tomarse ku 1. Lo mismo ocurre en [44.24J. La,,,, - [44.25J
2 En [44.24] se emplea l’ y no porque la corrección por armadura superabundante ya está tenida
en cuenta tomar c,a y no C A,f,d.
Q9d Obsérvese que en [44.25] M3 no es el momento de cálculo en la sección,
3 Lo losas y forjados estas longitudes. se reducen como veremc’s. sino el momento de cálculo cubierto por la armadura realmente existente.

328 329
La figura 44-30 indica los requisitos que deben cumplir las barras 44.14.2. REGLAS PARA MALLAS CON PLLAMBRES O BARRAS
transversales soldadas. CORR LOADAS.
La longitud de anclaje básica se calcula corno ea el caso de barras, con el númen
mínimo de bastas especificado en 44.13.1.
- -
En el caso de mallas con alarnbfts lisos o grafiados, el cálculo puede hacerse d
la misma forma., pero el número mínimo de cmces soldadas exislenaes en la ongituc
de anclaje será

= 4. .SiL [44.38]

_*,>
44,14,3.REOLAS DE ANCLAJE MECÁNICO MEDIANTE SOLDADURA EN
PERfILES METÁLICOS
o El tema está: recogido en e? Manual de Feralla 44.10 y en la Nñnna UNE 3683
44.25.
Figura 4430 La figuca 44-32 resume las soluciones más frecuentes.

En la Tabla T-44.2 se emplean las notaciones siguientes:


= área de la sección de armadura transversal existente en la POE 5L5PEÇNISE EN UiOWES
NO ES45TENT45
longitud
L4ç7jn = área de la sección transversal mínima permitida que es igual a
0,25 A5 para vigas ya 0 para losas, placas y forjados A5es el área
de La barra individual anclada de mayor diámetro.
K = Coeficientein.dicado en la figura 44-31.
o uroNEs CON scLoAouRAs REALIZADAS POR
UN SOLO LASO DE LAS BARRAS

4% 4,, A0 3bASt

L1 It 0.1 K 0.05
LI
KO

Figura 44-31 A5lo 1

O UNIONES CON SOLDADURAS REALIZADAS


POR AlAlIaS LADOS DE LAS BARRAS
p = presión transversal, en MPa, en estado límite último, ortogonal al
eje de la barra en la zona de anclaje. ut4IOMES rANGENTES

La annadura transversal debe disponerse uniformemente repartida deatro de la


longitud de anclaje, ea el caso de barras en tracción.
Figu’-a 44-32.1
En el caso de balTas en compresión, debe disponerse también uniformemente
repartida, pero en la longitud + 4 4 y al menos una barra transversal debe
estar en la zona de longitud 4 4.
En ambos casos, una de las barras transversales debe siempre colocarse en la
zona del gancho, barra doblada o cerco si existen.

340 .341
a lo que, con el ábaco C+T-82, corresponde u = 0,1].

7?’
M =02259470 101 106 mm
d --i ‘ / ‘ --
1,5

y sustituyendo, se cumple [44.26]. a b


Figura 44-39

-+209=891 mro La distribución de estas fuerza.s de tracción ortogonales al solapo ha sido


190.000
estudiada por varios investigadores como STOCKL 44.13 y TEPFERS 44.14 y es
del tipo indicado en la figura 44-39. La tracción transversal, llamando A3 al área de la
menor de las dos barras solapadas y f a su límite elástico de cálculo será

44.16 EMPALMES. CONCEPTOS BÁSICOS ,1 = A,f [44.44]


La necesidad de los empalmes surge de dos orígenes diferentes. Por un lado, de
la longitud comercial de las barras, que es de 12 m y, por otro, de necesidades La longitud del solape debe corresponder a la 1/,,et de la barra más gruesa de las
constructivas en cuanto al montaje de la ferralla. solapadas de acuerdo con lo que a continuación se detalla.
Los procedimientos de empalme actualmente existentes pueden clasificarse en En la figura 4-4-40 se indican los esquemas de transmisión de fuerza alo largo de
tres grandes grupos: las barras en una zona de solape:.
a Empalmes por solapo.
b Empalmes por soldadura. 1. 1b,net
,,
c Empalmes por manguito.
h6 ci
Dentro del grupo c consideraremos incluido el caso del empalme de barras
comprimidas por simple contacto entre puntas.
____
El paso al empleo de los grupos b y c sólo suele realizarse cuaado el empalme
por solapo no es posible, o bien cuando, al tratarse de diámetros muy gruesos, la
soldadura o el manguito permiten ahorros importantes. EHE autoriza, sólo
excepcionalmente, el empleo de los empalmes por solapo para diámetros superiores a
32 tmn. Pueden disponerse en casos particulares, que se indicarán más adelante.

4-
44.17 EMPALMES POR SOLAPO DE BARRAS CORRUGADAS
a Solapas de barras en tracción
Centrándonos por el momento en los empalines por solapo, su mecanismo de
funcionamiento se indica en lá figura 44-39 para barras en tracción y está a b
esquematizado en la figura 44-39 b. La transmisión de la fuerza 7I se realiza Figura 44-40
de una de las barras al hormigón y de éste a la otra barra mediante un
mecanismo de bielas a 45°. El equilibrio se consigue exclusivamente en la Si se emplea como longitud de solapo la de la barra de mayor diámetrb $
forma indicada y la fisuración oE’licua a 45° es uno de los síntomas de aceptando la teoría general de que las tensiones de adherencia son constante-s a ló largo
agotamiento del solapo. Perpendicularmente a la dirección del solapo del solape y que por lo tanto la fuerza transmitida varía Enealinente o en la punta hasta
aparecen fuerzas de tracción cuya resultante iguala a la fuerza transmitida por
el solapo. en la seccion distante la longitud de solape, se tiene lo siguiente:

350 35:1
T it
!
asead
T TH0 <1

¿J ea 2
ersRncuLsvo EL.S1ICAMENITE BIEMPOTRAOO 50 R
EIIPOIRAOOE14
AMBOS EXTREMOS .
-11
1 / ir
al bI
2 ‘-1 .4_ / 2

Figura 455 ¿*9 1- /


04H os
0.7
0.11 -‘
Si el pilar es traslacional, la situación se refleja en la figura 45-6, y los valores 0:5 -j 0.5
/
de a son siempre superiores a la unidad. o.4 - ,i 0.4


0.0-] ‘

-1
,I3
0.2 / _105 0.2

ri-l t -1-

r TTT
-v 1

/f 1
___1__i5__

f -f
Q o

Ie2I

/
¡
O
1
¿
otI
1
Ip -
ENTR4MAPOS 4TRASLACION4LE5

roloririn da E-- da Ion priores a de los vigas que


soncurran en oca extremo Ay O del pi al considerado
s4-
3olnngiiud da pandeo
1 L 1 luz ubre de lo plazo

t 1
L
local
a pilar biarnprtrodo 1in 05 1
2 * pilar biarlirulado 1
3 pilaçc,rtisulado-errinatrado tn- 0,70

RIEMPOTRACO VOLADIvO EL$TICAMENTE


EMpOrRADo Figura 45-7
a b ci

Figura 45-6
= relación de XE de los pilares a 1E de las vigas que concun’en en cada

En definitiva. la longitud de pandeo = a fi depende de] grado de extremo A y B del pilar considerado l = a 1
coacción que los nudos ejerzan sobre la traslacionalidad y giro de cada
extremo, a = factor de longitud de pandeo 1 pilar biempotrado Ç = OSP

Los dos métodos de cálculo de pilares a pandeo, que más adelante ,,


= Longitud de pandeo 2 pilar biarticulado i = 1
exponemos, el de la Instrucción EHE y el de la Norma Norteamericana ACI = luz libre de la pieza 3 = pilar articulado-empotrado Ç = 0,7 P
318-95, cleterutinan el valor de a mediante ábacos de alineación de
JACKSON Y MORELAND 45.1 45.2. Estos ábacos fueron elaborados
para el caso de la estructura metálica y posteriormente adoptados por el AC,
de cuyas normas los ha tomado la Instrucción EllE. Los citados ábacos se
recogen en la figura 45-7 para entramados intraslacionales y en la 45-8 para
los traslacionales.

370
372
_____

e Esbeltez El-rE emplea la expresión ‘elementos de coniraviento’. El MODa


CODE 45.6 emplea la expresión "elementos de rigidización’, pero
Se define como esbeltez de un pilar el valor advierte que ‘la no traslacionalidad de las estructuras puede ser obtenida
por pantallas o elementos de rigidización". Ninguna de tas dos nomias se
- [45.3] define explícitamente sobre si la rigidez de los pitares puede ser tenida en
cuenta o no. En nuestra opinión puede serlo, pero el proyeétista debe
donde Q = a 2 es la longitud de pandeo. El valor 2. es la esbeltez mecánica. darse cuenta con claridad de que la rigidez horizontal debe ser
Es frecuente el uso del concepto de esbeltez geométrico 2.’, siendo conseguida adoptando las disposiciones adecuadas en el momento de
concebir el esquema general del edificio y que los pilares por sí solos no
[45.4] son una buena solución en edificios esbeltos por mucho que se pretenda
afinar su cálculo,
donde la es la dimensión de la pieza en le dirección en que se estudia el d.-2 La Norma Norteamericana ACI 318-95 45.3 define corno
pandeo. Para pilar de sección circular, Ji = 2 R. instrasiacional la estructura si el incremento en los momentos de
extremidad del pilar debido’ a los efectos de segundo orden calculados
Para pilares de sección rectangular de acuerdo con las hipótesis de 45.1 no excede en más del 5% a los
obtenidos en un cálculo de primer orden.
= 0,29 2. [45.5
La definición es poco práctica y la propia Norma da un criterio más
Para pitares de sección circular simple para establecer la condición de insu-asiacionalidad, que es:

2.’ = 0,25 2. [45.6]’


0.05 [45.9]
d Traslocionalidad e intraslacionolidad de la estructura Vd £
Como se ha podido apreciar en el punto a, la longitud de pandeo y por tanto donde:
la esbeltez de la pieza, dependen muy estrechamente de que la estructura sea es la suma de los esfuerzos axiles de cálculo en la planta
EP
traslacional o intraslacional. El tema fue ya analizado en el apartado 10.4. Dos considerada
procedimientos alternativos válidos para cualquiera de los dos métudos -

expuestos más adelante, son los siguientes: VÇ1 es la resultante de esfuerzos co,rtantes en los pilares de la planta
considerada
d-l La Instrucción EHE, siguiendo al MODa CODE CEB-EIP 45.6,
acepta que una estructura puede considerarse como intraslacional s:i 4, es el corrimiento horizontal relativo de la planta considerada,
cumple la condición resultante del cálculo de primer orden
Es evidente que a pesar de lo dicho en 10.4 y de lo recogido en los
Ji 0,6 si a 4 [45.7] anteriores puntos, el proyectista por el momento debe ejercer aquí su
EEI propio juicio de manera cousiderable.

Ji 0,2 + 0,1 e si e < 4 [45.8] 45.2 TOflO DE LA STRUCC’IÓN EHE


La Instrucción establece, como norma general, el esturlio de la inestabilidad
donde: mediante métodos de cálculo no lineal, que tengan en cuenta la no linealidad
e = Número de plantas de la estructura, geométrica y la no linealidad mecánica de la estructura, en función de los diagramas
tensión-deformación del hormigón y del acero, habida cuenta de la fisuración y la
Ji = Altura total de la estructura desde la cara superior de cimientos. fluencia. Existen estudios interesantes y e.ntre ellos pueden destacarse los realizados
N = Suma de cargas verticales, con la estructura totalmente cargada por H. CORRES 45.7 y F. MORÁN 45.8 y el trabajo, de gran interés y amplitud
en estado de servicio, sobre el tema de inestabilidad en general, contenido en el libro de 5. L. LOPEZ
AGÜI 45.9.
LEÍ = Suma de rigideces a flexión de los elementos de contraviento en
la dirección considerada, tomando para el cálculo de 1 la Un estudio general debe tener en caenta tanto la inestabilidad local d.e cacLa
sección bruta de hormigón. pieza aislada como la global de la estructura, considerando también la rigidez de los

374 375
en la ecuación de MÇ1, [45.17], se tomará corno el correspondiente a esa Un criterio suficientemente aproximado es repartir la suma algebraica ele
excentricidad mínima en cada dirección de pande,o considerada. momentos Md, de empotramiento del nudo sobre los pilares que en él
Mid. concurren, entre las vigas en proporción a sos rigideces.
En este caso en la relación a introducir en [45.15] se tomará:
La razón de lo anterior es que la resistencia de una estructura traslacional
depende de la estabilidad de sus pilares y, por tanto, del grado de coacción al
- Si las excentricidades de los momentos de cálculo son inferiores a [45.25], giro que proporcionen las vigas. Si en éstas se forman rótulas plásticas la
se emplearán los valores de cálculo. estructura se transformaría en un mecanismo.
Si no existen momentos se tomará la relación igual a 1.
Si el cálculo de primer orden conduce a la no existencia de: momentos en los EJEMPLO 45.1
extremos de un pilar de una estructura traslacional, o las excentricidades
resultantes son inferiores al valor e,, dado por [45.25], en la ecuación [45.17] Se considera un pilar de sección circular de 300 mm de diámetro, armado con
se adoptará para el cálculo de M,, el correspondiente a la excentricidad 6 q 16. Hormigón H-25. Acero B 4008. y, = 1,5, ç = 1,15. El pilar está situado en una
mínima en cada dirección separadamente. estructura intrasitacional y sometido a un esfuerzo axil N,, = 800 leN y a unos momentos
en los extremos de igual signo y valor M,, = 20 ru/tU. El 50% del momento es debido
c Caso de pilares mev esbeltos a acciones verticales y el 50% a acciones de viento. La luz libre del pilar es de 3,50 nr.
Si un pilar tiene una esbeltez mecánica Los piares de la. planta superior e inferior son iguales al considerado. Los dinteles en
cabeza y pie del pilar son vigas cuyas luces libres en los dos vastos contiguos son de
6 iv, con I = 10.400.000 mm4. Comprobar el pilar a pandeo.
[45.26] soluci6n
Resolvemos el problema por los dos métodos expuestos.
debe comprobarse a pandeo para un esfuerzo axil z’Td y un momento Md a Método de la Instrucción EH-SS
calculado por la fórmula
=
4 [45.27] E 8500 jt’25+82 = 87.450 N/mm2

donde Al,,, se calcula por la fórmula En vigas El,, = 87.450 10.400.000 = 9,09 10" N mm2

M,d = 2d,i + 8, A’!,,,, [45.28] x150’


En pilares EI = 87.450 =3,48 10" Nmm2
En este cálculo, los valores de ¡3d y de t,, = a Q deben ser los expuestos
anteriormente.
Este caso con-esponde a pilares en los que, por su esbeltez, el máximo
momento flector puede no ocurrir en los extremos del pilar.
LI =V°=Ls21o8
d Pandeo del conjunto de la estructura
Cuando existen acciones laterales, debe comprobarse la estabilidad de la
estructura como conjunto, sometida también a las cargas verticales, ‘1 t:" = = 2

Para asegurar esta estabilidad cuando 4 M, se calcula de acuerdo con [45.203,


con valores de IV correspondientes a las cargas permanentes más las variables, 29,94 10’ -

VA V =65,39
el valor 8, no debe superar el valor 2,5. En el cálculo debe tenerse en cuenta el = 21,52 JQ
valor de fi,, correspondiente.
e Momentos incrementados a considerar en las vigas a = 1 2,,=3,501 = 3,50,n
En estructuras traslacionales, las vigas deben ser comprobadas para garantizar
qne resisten en sus extremos momentos no menores que los correspondientes 150
valores M’, deducidos de [45.17]. : c =-.=75nnn

382 383
75 E’0,7l6,96 10
£ IP
20
e° -0,025in= 25,nm
800 26,9610
72,4 4,5 t15L3 a1 £0=3,513,50m
20,46 j$
400 3300+20.25
e=Q÷o12.1 =2522 mm
y,15.20t°’°° j300+J0’ 200.000
Enelpilar EI=3.48.l0’2+6.201122’ =34810
87.450
= 25 + 25,22 = 50,2 mm
Para Nd=SQQ 1<1’! , 3,48.10
3,14’
= 800 0,0502 = 40,l8mlcN ‘"
1&672.875N28ñ73kN
3.5002
25
Entrando en el ábaco GT-99 con = - = 16,67 Aeo
= 800 kN
800.000
con v=- = 068
0,785.3002 1667 ¡
=L06
800
40.180.000 0,75 18.673
/1 -‘---- =0.114
0.785*30016,67
6,= 2
se obtiene:
co= 0,27 M’ = 1,0620= 21,2mkN

A, .19.9. 11d = SO0kN


.75 De ésto, y = 0,68, j.t = 0,06, y del ábaco CT-99, w = 0,26, resultando
=0,27
0,785 3002 . 2667 A, = 271 mm2 c 6 Ø16, luego el pilar está en buenas condiciones en cuanto a
la comprobación de pandeo.
A, = 914 mm2
f Aplicación del método para flexión esviada
6 16 = 6 201 = 2206 Si un pilar está sometido a flexión esviada, el método del ACI se aplica
luego el pilar tiene seguridad suficiente frente al pandeo. incrementando de acuerdo con [45.17] los momentos en cada dirección x, y a
‘valores M’,d y y calculando el pilar en flexión esviada para esos
6 Método de ACi 32 8-95 momentos y el esfuerzo axil de cálculo N
Comenzaremos por calcular Gm De acuerdo con [45.23] Los valores ó y 6 serán en general diferentes en cada dirección por serlo las
El
= 0,6 + 0,4 luces libres, las rigideces Ely las sumas

Recuérdese que Ja flexión debida a la excentricidad accidental se compmeba


Con ¡3d = . = 0,5 independientemente en cada dirección y no en flexión esviada.

1 =E0,3 ‘b

384
385
45.4 MÉTODO DE LA COLUMNA MODELO DEL CEB
En el MODEL CODE 45.6 se incluye el método de la columna modelo, que no
exponemos, ya que resulta de una gran complejidad si no se dispone da una colección
de ábacos muy completa, que no existe todavía.
El manual BUCKL1NG MIl U’ISIABILITY" del ED 45.10 condene ¡A
U
información amplia sobre el tema. PLMTA DE LA VIGA SECCIÓN A-A
a b

45.5 CASO DE EXISTENCIA DE TORSIONES ADEMÁS DE Figura 45.12


TRASLACIONES
El problema se presenta siempre como una combinación de pandeo lateral y
Si por la disposición geométrica de la estructura o por las acciones aplicadas, la torsión.
estructura además de traslaciones sufre torsiones en planta, los métodos simplificados
expuestos no son aplicables y solamente el cálculo no lineal puede proporcionar La información disponible es muy poca, pues son sumamente escasos los trabajos
resultados correctos. experimentales sobre el tema. Un trabajo interesante es el de MARSHALL 45.11 que
conduce a una fórmula aproximada para el momento crítico de inestabilidad
transversal de una viga de sección rectangular de ancho b y canto útil d.
45.6 CASO DE PANDEO EN SENTIDO PERPENDICULAR AL PLANO
MEDIO DEL ENTRAMADO = 16Owfcb3 d [4529]
En ciertos casos pueden preseatarse disposiciones en planta como la indicada en £
la figura 45-11, en las que el esquema estructural es de entramados longitudinales sieudof01. la resistencia del hormigón y 1 la luz. ç es un factor de reducción para el que
paralelos. Es evidente que para un pilar como el A, el pandeo no sólo es posible en la PARK y PAULA? 45,5 sugieren el valor de 0,5.
dirección xc es decir, en el plano del entramado, tema resuelto aceptablemente en los
apartados anteriores, sino que puede ocurrir en la dirección y. La coacción en esta La Norma Inglesa CF-IZO 45.12, en su apartado 33.1.3 establece que para
dirección está proporciooada por los forjados y no por vigas, por lo que en general los garantizar la estabilidad latera! de una viga simplemente apoyarla o continua, debe
coeficiente 4.k y çí serán superiores en la dirección y que en la dirección x. Si el canto dimensionarse de forma que la distancia entre puntos de arriostramiento transversal no
en dirección y no es bastante superior al que tiene el pilar en dirección x, la esbeltez y exceda al menor de los limites siguientes
por tanto e] riesgo de pandeo, pueden ser mayores en el sentido y que en el x. Ni EHE
niACI 318-95 dan indicaciones para el cálculo en este caso. 60 b0

25O---
d [45.31]
donde rl es el canto útil y b el ancho de la cabeza comprimida en la sección de la viga
equidistante de los puntos de arriostramiento.
Figura 45.11 Para voladizos con ar-riostramiento transversal exclusivamente en el arranque, la
luz libre no debe exceder el menor de los límites siguientes
Como método razonable se sugiere el que ya expusimos en los apartados 8.7 y
19.4.2, tanto para el cálculo de los momentos en la dirección y como para la evaluación 25 b c
[45.32]
de las rigideces a considerar para el cálculo de los valores ic

rl [45.33]
45.7 INESTABILIDAD LATERÁL DE VIGAS
El problema es poco frecuente, pero en el caso de vigas exentas y de escasa
rigidez transversal, puede presentarse. Es más común en piezas prefabricadas en El EUROCÓDIGO EC-2 45,13 recomienda tanto para vigas atusadas como
especial en fases intermedias de montaje, que en estructurns ‘in situ" fig. 45-12. pretensadas que el ancho de la cabeza comprimida b cumpla las condiciones:

386
387
b 0,02 L 45.34]
b 0,2 h [.351
donde L es la luz entre apoyos y Ir el canto total.
Dos estudios importantes sobre inestabilidad lateral de vigas pretensadas son los
contenidos en 45.11 y 45.15.

BIBLIOGRAFÍA
45.1 "Comentary and Specifications for the Design, Fabrication, and Erection of Structural
Steel for Boildings. American Instituta of Steel Construction. AISC. New York
¿969.
45.2 ACI Comniittee 340. "Design Handbook in Accordance with the Strength Design
Method of ACI 318-77. American Concrete Institute. Detroit. 1978.
CAPÍTULO 46
45.3 ACI 31895. ‘Building Cede Requirements for Siructural Concrete. Detroit. 1995.
45.4 BREEN, IB.; MAC GREGOR, J.G.; PFRANG, E. O. " eterminafion of Effecdve
Length Factors for Slender Concrete Colunms". Jonmal ACI. November 1972. ESTADO LÍMITE ÚLTIMO DE FATIGA
45.5 PARK, R., and PAUILAY, T. "Reinforced Concrete Structures". John Wiley & Sons.
New York. 1975.
45.6 CEB1ZIP MODEL CODE POR CONCRETE STRUCTURES. 1990.
45.7 CORRES, It; MORÁN. E "Reference curvature tnethod". Bulletin dinformation
C.E.B. a° 155 "Buckling and Instability’. Sep. 1983.
46.1 INTRODUCCIÓN
En los dltimos años, ha aumentado considerablemente el interés por los
45.8 CORRES, U.; MORAN, E. "Analysis for slender reinforced concrete columns with the
fenómenos de fatiga. Ello es debido a motivos diversos, entre los cuales debe
general method. C.E.B. Permanent Commission ifi "Buckling aral Instability".
destacarse el empleo de materiales de resistencia cada vez mayor, a tensiones cada vez
Budapest. April 1982.
más altas, la ampliación de la construcción de estructuras a campos, especialmente en
45.9 LÓPEZ AGII!, J.L.;"Estabilidad de Pilares Esbeltos de Hormigón. Estado Límite edificios industriales, cada vez más propicios a sufrir fenómenos de fatiga y,
Último de Inestabilidad." LOENCO. Madrid 1997. finalmente, a un mejor conocimiento de los daños ocasionados por este fenómeno.
45.10 CEB-FIP ‘Manual of Buckling and Instability". The Construction Press. Lancaster. La Instrucción EHE trata el tema sucintamente, No lo hace el EUROCÓDIGO
1978. EC-2, pero tanto el ACJ, en la Norma ACI 215R-74 Revisada 1992 "Considerations
for Design of Concrete Structures Snbjected to Fatigue Loading" 46.1, como el
45.11 MARSHAL. W. T. "A survey of he Problem of Lateral Instability in Reiriforced
C.E.B., en el MODEL CODE CEE-BlP 1990 46.2, tratan el tema en detalle. Las
Concrete Beams". Proceedings of the Institution of Civil Engineers. July 1969.
referencias 46.3 y 46.4 contienen también información importante sobre el
45.12 Norma BS 8110 "Structural use of concrete". Pan 1: ‘Code of practice for design and fenómeno de fatiga. Tres trabajos recientes e importantes figuran en las referencias
construction". Pan 2: "Code of practice for special circunstances". Pan 3: "Design 46.5, 46.6 y 46.7.
charts for singly reinforced beams, doubly reinforced beams aral rectangular columus.
British Standards Jnstitution, 1985.
45. i3 EUROCÓDIGO EG2. "Proyecto de estructuras de honnigón. Parte 1-1: Reglas Debe recalcarse que los problemas de fatiga sólo pueden presentarse si la
generales y reglas para edificación". estructura presenta, simultáneamente, las dos características siguientes:
45.14 WILEY, Ch. E.; "Elastic Stability of Posr-tensioned Prestessed Concrete Members. a Las oscilaciones de tensiones en el hormigón yio en la armadura son
Edward Arnold. London. 1964. importantes.
45.15 MAST, R.F.; "Lateral Stability of Long Prestressed Concrete Beams. Pa.rt 1. PCI b Dichas oscilaciones se presentan millones de veces durante la vida útil de
Joumal, Jamary-Febnaary t989. Part 2. PCI loumal, January.Febniary 1993. la estructura.

388 389
El Eurocddigo EC-2 contemplo mli espoctflcamente el coso d.l hormigón
ANCHOS DE FISURA ACEPTABLES DESDE EL preteasado tal como se recoge en la Tabla T-47.2.
PUNTO DE VISTA ESTÉTICO
TABLA T-47.2
NIVEL DE
PRESTIGIO 9
a e
a,,, 7
549 Anchura de fisura de proyecto Wt, bajo
-
/ la combinación de cargas frecueates
4,4. 1
¿e-’
‘-5 mm
a
<o 4
,14 Clase de Armaduras postesas Armaduras pretesns
252
-ecg
3
e
: /‘4 ,‘- -
-fl exposielón
1
lIn. ¡Ib, E
armado
0,2
0.2
Pretensndo
0,2
2

7:
1 , ,

u, lila, lib, fflc, IV, F Descompresión


o oW1= 0,2 pelo Descompresión
0.1 ii-;45.5 0.7
con revestimiento
ANCHO DE FISURA EN mro
de tendones
Figura 47-2
* El limite de descompresión requiere que bajo la combinación de cargas frecuecres
47,5 ACCIONES A CONSIDERAR EN LAS COMPROBACIONES DE todas las partes de los tendones y vainas estén al menos 25 man dentro de la zona de
FISURACIÓN compresión.
Es evidente que el nesgo de corrosión de ongen tensional no sólo depende del ancho La Norma ACI 318-95 presenta un tratamiento diferente del terna, no basando las
de la fisura1, sino también del período de tiempo en que ésta esté abierta. Una caiga condiciones en el ancho de fisura, sino en las tensiones nominales de flexotracción.
accidental breve puede producir un ancho de fisura excesivo, que, al cenarse tras la
Las limitaciones correspondientes fueron ya expuestas en 3 1.2.2 b.
desaparición de la carga, no supone riesgo de corrosión y supondrá escaso riesgo
psicológico. EHE incluye especificaciones especiales para el caso de armaduras pretesas.
Estas son las siguientes:
Este aspecto ha sido considerado por EFE que establece los límites de ancho de
fisura W1 que se recogen en la tabla T-47.l. Para el caso de liomiigón armado la a Si la sección tiene armaduras pretesas y pasivas, puede calcularse como una
comprobación debe hacerse bajo la combinación de acciones cuasi permanentes. Para el sección de hormigón armado, considerando el pretensado como una acción
caso de honnigón pretensado la comprobación debe hacerse para la combinación de exterior.
acciones frecuentes2.
b Como alternativa, para secciones pretensadas con armaduras pretesas y sin
TABLA T-47.l armaduras pasivas, puede suponerse que no se rebasa el ancho de fisuras
ANCHOS MÁXIMOS DE FISURAS = 0,2 mm si el incremento de tensión de la armadura activa bajo las
acc:iones exteriores es inferior a 200 N/mm2.
Wm*s ansia
En todo caso, el cálculo del ancho de fisuras debe realizarse únicamente para la
Clase de combinación de acciones frecuentes. Fórmula 132.41] del Capítulo 32.
exposición Hormigón Hormigón
armado i’retensado
1 0,4 0,2 47.6 MÉTODO DE EllE
Ita, lib, H 0.3 0,2
0,2 El método se describe en el Código CEB-FIP 78 47.5. Su justificación detallada
lila, lIb, IV, E
figura en la referencia 47.2. Un excelente resumen amplio puede encontrarse en el
0,1 - Desconpióp,
libro de FAVRE, KOPRNA Y RADOJICIC 472. Véase también TASSIOS 47.8.
Adicionalmente deberá comprobase que las armaduras activas se encuentran ami la zona
comprimida de la sección, bajo la combinación de acciones cuasi permanentes.
1 Aunque la experiencia nmeslza que los daños más importantes de con’osaón no guardan una gran 47.6.1 PLANTEAMIENTO GENERAL
relación con e] ancho de fisura, tal relación existe y es el motivo de qne ERE y todas las Normas. Supongamos inicialmente un tirante de hormigón con armadura simétrica y
controlen dicho ancho. Véase una discusión de esto en CALAVERA 47.6.
sometido a tracción centrada Fig. 47-3.
2 Los casos de estanqusidad requieren comprobactones especiales no incluidas mo EHE.

403
402
TABLA T-47.4 La tabla T-47.5 da el diámetro mínimo exigible.
SEPARACIÓN MÁXIMA ENTRE BARRAS DE ALTA ADHERENCIA, TABLA T-47,5

SEPARACIÓN MÁXIMA ENTRE BARRAS mro


‘rens.Lón del ElerOía pura Tracción pura Secciones pretensadas
acero N/mni2 flexión

160 300 200 200


200 2.50 ¡50 150
240 2.00 125 100
La Tabla T-47.6 proporciona la separación máxima entre ejes de barras.
280 150 75 50
320 loo TABLA T47.6
360 .50

Los valores de se calculan en cada caso con la fórmula [47.9].

47.7 AEMADUBA DE PIEL


En vigas de canto superior a los 50’D mm, puede ocurrir el fenómeno indicado en
la figura 47-7. Si bien la armadura de tracción reparte la fisuración a su nivel, en zonas
superiores se producen uniones de fisuras que constituyen los llamados árboles de
fisuras", de ancho bastante superior a las fisuras individuales. Si estos árboles"
afectan a los estribos, entrañan resgo de corrosión y. en todo caso, afectan al riesgo
psicológico y al eslático. 47.8 FISURACLÓN DEBIDA A DEFORMACIONES COARTADAS.
CUANTÍA MÍNIMA A EMPLEAR
Los gráficos de las figuras 47.10 y 47.11, tornados de la referencia 47.2
permiten el cálculo directo, basado en algunas hipótesis simplificadoras.

Ømm
as
‘o
4

25
Figura 47-7 Figura 47-8 o
to 20
Esto exige la disposición de una cierta armadura de alma. Los ensayos de 4
-‘ 16
laboratorio han demostrado que este tipo de armadura no es necesaria en zonas ‘u
a 2
próximas a la fibra neutra. ya que en ellas las deformaciones son pequeñas Fig. 47-8. occ ‘0
El máximo ancho de fisuras suele registrarse a La mitad de la distancia cf - ‘u
El gráfico de la figura 4’7-9 da la altura h en la que debe disponerse armadura de a
‘.5 1,8
alma’. hwlmm 0.4 06 5,8 ‘.0 L2 LS
p ‘4
ARMADURA NECESARIA EN EL cASO nE
DEFoRMAcIóN POR TRACCIóN COARTADA
P= A5 IAc A ÁREA TOTAL DE LA SECCIÓN DE HORMIGdN
-ACEROS 3-400 i B500 ---ACERO 0-500
dJ

Fi gu,’a 47-10
d.-xmm

Figura 47-9 La figura 47-10 corresponde al caso de piezas con la deformación por tracción
coartada y da, en función del diámetro elegido, la cuantía geométrica necesaria,
1 Tornado de MC-78 47.5. referida a la sección total, para aceros 8400 y 8500.

410 411
La formación de fisuras modifica sustancialmente el funcionamiento de la pieza dr cf-." dl-dr a-x ¿
E
en varios aspectos. En las figuras 48-2d y e se indican, de forma esquemática, las De la figura, y, por tanto, ---=-------;
dr
-‘
r
-=

cfi r+d-x
tensiones de tracción en el acero, o;, y en el hormigón, o,. Entre labios de fisura, el
acero desarrolla 1 sólo todo el esfuerzo de tracción, pero, entre fisuras, se produce el = =

anclaje de la armadura en el hormigón y se transfiera a éste parte de la fuerza de d-x EJ


tracción del acero. Si la tracción aC,,ftfr iguala a la resistencia a tracción del hormigón,
y sustituyendo [48.4]
se forma una nueva fisura. El = A, E3 z - x
En la figura 48-20 se ha dibujado la ley de variación de las tensiones teóricas de
habrá de ser un valor
adherencia, ;, de acuerdo con la teoría expuesta anteriormente, y un esquema En la práctica el valor de El a coniderar en los cálculos
intermedio entre el de la sección sin fisurar y homogeneizada y la sección fisurada
aproximado de la distribución real 4 entre fisuras.
homogeneizada.
Finalmente, la figura 48-2g representa esquemáticamente la variación del valor
cuanto a la tensión de
El, que es mínimo en las fisuras. Obsérvese que, entre fisuras, se produce un El comportamiento de la sección en una pieza flectada, en
‘rigidización" producida por el anclaje de las barras a partir
incremento del valor El, conocido como fenómeno de "rigidizacián". Este efecto es la armadura y el efecto de de 48.5.
48-4, tomada
tamo mayor cuanto más escasa sea la fisuración y cuanto más rápido sen el anclaje de de los labios de las fisuras, viene indicado en la figura
las armaduras. El fenómeno es, por tanto, muy complejo y está ligado a todas las
variables que influyen en la fisuración y la adherencia. Como el cálculo de las
deformaciones se basa en el valor Ef, cualquier intento de una gran precisión no tiene,
por ahora, sentido alguno2.
Antes de fisurorse la pieza, la inercia viene dada por la de la sección sin fisurar y
homogeneizada, aunque frecuentemente se adopte la inercia de la sección bruta.

¿OC ‘tflriSURA

Figura 48-4

la armadura ci fisurarse el
Ea la figura se indica el salto tensional sufrido por
en tracción c. Llamando la tensión del acero en ese
Figura 48-3 hormigón para un alargamiento o;r
instante, FAVRE adopta:
Una vez fisurada la pieza, de acuerdo con la ecuación clásica y la figura 48-3, {4!5]
¿Xe, = máxAn, .
1 M
lvJHnA a z
f EI,

siendo o; y despreciando c
= c, E,.
= E,, g
[48.6]
¡migAS,

La expresión inglesa tensicn-sriffenirsg" se traduce con fzect,eocia como "tensorigidez".


a
2 Piénsese, por eieinplo, que, a igualdad de sección, calidades de materiales y cuantía, dos aspectos no y. por tanto,
considerados por las teorías habituales de deformaciones, tales cnmo la eficacia del curado en obra y = E, - = E 48-7I
el diámetro de barras empleado a igualdad de cuantía, pueden varias- fundamentalmente las flechas.
Igualmente, la influencia de la retracción es muy itnporrante.

421
420
CAPÍTULO 49

PIEZAS COMPUESTAS

49.1 INTRoDUCCIÓN
Se entiende por pieza compuesta aquélla en cuya sección transversal existen los
hormigones, en general de diferente edad y resistencia1.
La aplicación más frecuente es la de las piezas prefabricadas asociadas a
hormigón ‘in sim’.

49.2 PIEZAS DE HORMIGÓN ARMADO

49.2.! FLEXIÓN SIMPLE


Conviene distinguir los dos casos siguientes;

49.2.1.1 Cálculo a flexión. Momentos positivos


Consideremos la sección compuesta indicada en la figura 49-1.
El cálculo se sirnplifica considerablemente en este tipo de tensiones empleando
el diagranaa rectangular de acuerdo con lo expuesto en 36.1.2.

1 En español la terminología no ofiece dudas, pues a las piezas fomsadtLs por hormigón y perfiles
metálicos se las designa como pie’as mixtas. En inglés la terminología no es a veces tan clara piles
el término ‘composite scctions" se aplica a veces a las piezas mixtas.

473
se produce como se representa en la figura 50-35 a. Las tuercas de ajuste
necesitan ser apretadas con un determinado par de apriete, lo cual
requiere el uso de una llave dinamométrica. Otro tipo de conectadores de
Fosca 50fl los que se representan en las figuras 50-35 b y 50-35 c. En
este caso las barras se filetean en sus extremos para poder roscarse en un
manguito que lleva dos roscas interiores de sentidos contrarios.
Previamente los extremos de las barras se estampan para aumentar su mtrrn
sección y permitir el fileteado de la rosca sin pérdida de sección ver
proceso de fabricación en Ja figura 50-36. Un caso especial de este tipo CON OTSPOS]11VO DEACoFL..1pWrO

de empalmes lo constituyen los manguitos de armaduras ea espera’,


diseñados especialmente para evitar esperas de elementos hormigonados,
y que pueden fjarse a los encofrados mediante unas puntas ver figura
50-33 d.
b.2 Manguitos con relleno de aleación, mortero o resma. Ea las figuras
o
5N OIiPOSITIVO DE aCOPIAMIENTO

50-35 e y 50-35 f se representan modelos genéricos de estos di


sístemas. Básicamente se trata de un cilindro en el que se acoplan las
barras a unir, rellenando con una aleación metálica fundida, con un
mortero sin retracción o con resma epoxi, según los casos. Las barras
no necesitan estar en contacto, y el interior del manguito posee unas
corrugas para mejorar la adherencia. Hasta el endurecimiento del
relleno las barras deben mantenerse inmóviles, en especial en los
aii
rellenos con mortero.
b.3 Manguitos prensarlos. Las bairas se introducen en un manguito que
postenorrnente se prensa, c:onectando ambas balTas. El prensado puede
hacerse en frío oea caliente. Existe Una variante en la cual se prensan en
los extremos de las barras a unir dos elementos roscables, que
posteriormente se conectan. En las figuras 50-35 g y 50-35 h se a Fil

representan dos ejemplos de este tipo de manguitos.


Figuj-o 50-35

a Corte de barra b Estampado de! extremo c Extremo de tarta


para aumentar fa reccidn estamparlo para proceder al
fileteado de la rcsca

r WA
d Barra rosc da e Ejecuc,on del empalme Barras empalmadas
Justar a L NTON EnLco
1 ¿gro a 50-3o

502 503
NOTAS:
TKSLA T51.5.-CUANTÍAS GEOMÉTRICAS MÍNIMAS REnuinw A
1, La disposición en capas es preferible, corno se indica en la figura 51-9 SECCIÓN TOTAL DE HORMIGÓN en %o
51-10 b. El colocar barzas no atadas al estribo, como las indicadasbdey
puntos, exige disponer trozos de despunte para atar las barras.
2. Si resultan necesarias más de dos capas, estádiese la alternativa de grupos
de barras en 51.13, EÇI
3. El hormigonado fácil de las zonas de momentos negativos es especialmente
importante, pues en ellas coinciden los máximos momentos liectores con
máximos cortantes y la mayor dificultad de honnigonado. tos
VIGAS *5* 3,3 2,8

MUROS *5*5
Para vigas con ancho b 500 raen, es conveniente el empleo de estribos rnúlriples. Para muros HORIZONTAL 2 1,6
penantes,
véase el
Capítulo 61 0,9
VERTICALt1.2
*J Cesaran roahalas de Ja amedra; lorsgiludinal.
cuantía nínirria de cada sana de las armaduras. longitudinal
y transversal. Las losas apoyadas sobre rl renano
requieren estudio seperíal.
Ç-’t c5lra enjalme correspondiensa a la cara de tracción, 5e recomienda disponer en la cara opuesta una
arnadura mínima igual al 30% de a corsaignasis.
Cuantía mínima de la armadura lolal en la dirección considerada Esta sn,sadum total debe disrdbuirse ente
las doe caras, de forma que ninguna de rilar tenga una cuantía interior a en tercio de la indicada, Lot tueros
qur deben cumplir requisitos de eetnaquidad requieren estudio especial.

O
Omm Omm
51.13 GRUPOS DE BARRAS

Figura 51-12 51.13.1 GRUPOS DE BARRAS FRENTE A BA?,RAS DE GRAN DIÁMETRO


En general y en panicular para vigas planas y vigas
anchas de cimentación. La serie de diámetros estándar de barras de gran diámetro Ø le 32 caere para
recuérdese 51.8 y las figuras 51-4 y 51-5.
hormigón armado contiene dos diámetros 40 y SO mm en Eoropa y los números 11
Ø 35 iran, 14 44 nana y 18 i 57 mm 1 en los Estados Unidos. Estos diámetros
presentan la ventaja ele permitir distribuciones muy compactas de annaduras, pero
presentan también dos inconvenientes. Por un lado, sus condicioaes de anclaje necesitan
51.12 CUANTÍAS GEOMÉ32RICAS MÍNIMAS siempre ser estudiadas con especial cuidado, debido a las fuertes transferencias de
Las cuantías geométricas mínimas establecidas por EllE esfuerzo que se producen. Por otro lado, con tales diámetros no es aceptable el empalme
y consignadas en de barras por solape, lo cual encarece y complica la construcción. Aún cuando el empalme
36.1.8 se reiteran en la Tabla T-51 -5. Estas cuantías mínimas están
establecidas para por solape estuviera pennitido, resultaría muy caro debido al elevado sobrecoste de acero
controlar la fisuración debida a los efectos de la retracción y de las
temperatura. Se indican en el supuesto de que adenuís se realiza un variaciones de motivado por las grandes longitudes de solape que resultarían necesarias.
curado correcto
y se disponen jeentas de contracción. Sólo deben omitiese en casos Existe una solución alternativa que es el empleo de grupos de barras en contacto,
particulares,
previo un estudio específico. que presenta las ventajas de distribución compacta sin los inconvenientes apuntados.

1 Las banes en Noreeaméeica se designan por on número que expresa el diámetro en octavos doy
pulgada.

518
519
68.13 LANCE, O.A. "Preout Concrete Tiannel Uningi A Revtew of Current Test
Procedures", cIMA. Techoical Note 104. May 1981.
68.14 PODOLNY, W.; MULLER, J.M. "Constmction aud design of prestreesed concrete
segrnental bridges". J. Wiley. New York. 1982.
t68. 15 MArHIVAT, 1. ‘Construct.ion par enccirbellement des ponts en béton précontrainte’.
Eyrolles. Paris. 1979.
68.16 "Design aud Construction of Circular Prestressed Concrete Structures wiih
Circumferential Tendous". ACI Committee 344. American Concrete Institute. Detroit.
October 1988.
68.17 Design and Construction of Circular Wire and Strand Wrapped Prestressed Concrete
Structures". AC1 Committee 344. American Concrete Institute. Detroit. C’ctober 1988.
68.18 CREASY, L.R. Prestressed concrete cilindrical tanks". J. Wiley. New York. 1961.
CAPÍTULO 69

ESTRUCTURAS DE HORMIGÓN EN MASA

69.1 INTRODUCCIÓN
Se: definen como estructuras de homúgón en masa aquellas en las que los
esfuerzas en estado límite último son resirtidos exclusivamente por el hormigón.
Dentro de esta definición se comprenden dos tipos diferentes:
- Estructuras de hormigón en masa, propiamente dichas.
- Estructuras débilmente armadas. En éstas las armaduras, dispuestas
generalmente en forma de empalTillado superficial, tienen corno misión
controlar la fisuración debida a la retracción y a la contracción térmica.
La Instrucción EHE dela fuera de su alcance las estructuras de hormigón armado
de tipos especiales, entre las cuales las más importantes son las presas y los pavi
mentos.
Ambos tipos de estructuras están por tanto fuera del alcance de este libro, pero
dada la importancia que los pavimentos de hormigón de edificios, naves industriales,
áreas de almacenamiento, aparcamientos, etc., tienen en la práctica general, este tipo
estructural se desarrolla en el Capítulo 70.
El lector debería tener en cuenta que, en contra de una opinión bastante extendida,
las estructuras de hormigón en masa requieren cuidados en su proyecto y ejecución
más intensos que las de honnigón crinado o pretensado.
Los aspectos relacionados conjuntas de contracción y dilatación y curado son en
este caso de excepcional importancia.
La figura 69-1 indica los saltos térmicos diferencia rnxima entre la temperatura
del hormigón de la pieza y la del ambiente, en muros, en función del contenido de
cemento.

846 847
A-5.3 ASPECTOS DIFERENCIALES DE LOS I{AP RESPECTO A LOS Sin embargo este tipo de aditivos producen un incremento rápido de la
HORMIGONES ORDINARIOS consistencia del hormigón, al reducir el tiempo de fraguado del cemento y el de
endurecimie sto de la masa. Los ensayos previos son en este caso imprescindibles y
A-5.3.l CAMPO DE APLICACIÓN frecuentemente la solución más conveniente pasa por el empleo de dos
superfluidificantes de diferente familia.
Lo que sigue es directamente aplicable a hormigones compuestos por cemento, agua,
áridos y aditivos y, como única adición, el humo de sílice’. Por supuesto pueden
emplearse otras adiciones previa justificación experimental. A-5.3.6 ADI[CIONES
A5.3.2 PESO PROPIO Como hemos dicho, para resistencias en obra no superiores a 60 MPa no es
necesario el uso de humo de sifice. Para valores de resistencia superiores tal adición es
Se deben tomas los siguientes necesaria. En general la dosificación de humo de sílice, expresada en porcentaje de la
Hormigón en masa 24 kN!m3 de cemento no suele ser superior al 8% ya que con valores superiores no se consiguen
incrementos apreciables de resistencia del hormigón y e:fl cambio se incrementa mucho
Hormigón armado y pretensado 26 kN/m3 su coste.

A-5.3.3 CEMENTOS
Se deben utilizar los del tipo 1. Generalmente se emplean los tipos CEM 1 42,5R y A-5.3.7 LA DOSIFICACIÓN
CEM 1 52.5R. Actualmente la dosificación de los HAY requiere estudios muy especializados
El suministrador del cemento debe entregar el certificado de características, que en para conseguir la alta resistencia con contenidos moderados de cemento.
este caso debe incluir la composición potencial del cemento.
Dadas las dosificaciones habitualmente empleadas, el incremento de temperatura A-5.3.8 EL ENSAYO DE PROBETAS
puede ser muy alto. En las Torres Petronas, fotografía 1-7, en la primera torre se
alcanzaron 92°C en el centro de los pilares de planta baja, de sección 2,40 2,40 m. En la Los HAP presentan tres aspectos particulares que deben ser tenidos en cuenta:
segunda torre se reestudió la dosificación reduciendo el contenido de cemento con una a Frecuentemente y dado que el tamaño máximo del árido nunca pasa de los
adición de cenizas volantes, y se rebajó la temperatura a 85°C. 25 mm, se emplean para el control probetas de 100 mm de diámetro y 200 mm
Por supuesto pueden emplearse cementos de bajo calor de hidratación, pe:ro en de altura. Los coeficientes de conversión habituales a probetas 1501300 no
general esto no es iraprescindible si la dosificación es estudiada por especialista; que sirven para estos hormigones. El mejor sistema es detenninarlos directamente
alcancen la alta resistencia con una buena dosificación y no con un incremento mediante ensayos. Como un orden de magnitud, la resistencia en probetas
indiscriminado de la cantidad de cemento. 100/200 es del orden del 1,05 para 11-60 y decrece hasta 1,00 para H-l00.
b El refrentado con mortero de azufre., siempre que la fusión se realice con
A.5.3.4 ÁRIDOS temperatura muy controlada es válido para resistencias hasta 80 MPa. Para
Se han utilizado en general calizas, basaltos, ofitas, etc. resistencias mayores es necesario recurrir a productos especiales de
refrentado.
En los Ensayos de González Isabel A-5.5 en INTEMAC, con árido calizo y
dosificaciones de 420 kglm3 de CEM 52,5 se alcanzaron resistencias en cbra de 60 MPa e Un punto esencial en el ensayo de HAP es el uso de prensas de capacidad
y con 8% de microsiice y 480 kg/m3 de CEM 52,5 se alcanzan los 80 MPa. holgada, con sensibilidad de rótulas de alto nivel y con platos de rigidez
adecuada.
En general el tamaño máximo óptimo de árido suele ser del orden de 12 mm.
El empleo de prensas de poca capacidad conduce a almacenamientos
A-5.3.5 ADITiVOS importantes de energía durante el ensayo, con falseamiento importante de los
resultados.
La producción de 1-IAP para empleos generales no es posible sin la utilización de
aditivos superíluidificantes. De hecho es usual manejar relaciones AIC 0,28 con
descensos de cono de ABRAMS prácticamente totales. A-5.3,.9 ASPECTOS RELACIONADOS CON LA DURABJLIDAI

1 Frecitentemeote se designa también como microsflice. Es un subproducto recogido en los filtros La estructura de los HM en cnalquier caso pero en especial cuando incorporan
anticcnttsrninaciósc de Las fábricas de aleaciones de ferrosilicio. Su finvma escila entra 50 y 100 veces humo de sílice, presenta una porosidad. muy inferior a la de los hormigones ordinarios, lo
mayor que la dat cemento y tiene propiedades hidráulicas, Véase UNE 8346094 A-5.9. cual conduce a que presenten también una reducida permeabilidad lo que repercute en:

922
923