You are on page 1of 2

Marion Fca.

Lira Barría
Profesora: Paulina Lorca
Literatura Medieval
27 de octubre, 2010
Informe Nº 1: Cantar de Roldán

LA FIGURA FEMENINA EN EL CANTAR DE ROLDÁN

El siguiente informe tiene por objeto mostrar cómo la fugaz aparición de la


imagen de la mujer en el Cantar de Roldán, se puede utilizar para ver el carácter que se
le debía dar al matrimonio, y entre otras cosas, mostrar el amor incondicional que
profesaban esas mujeres, como también dar cuenta de cómo es introducida a la historia,
sin representar del todo un hecho verídico.
Tal como se menciona en el texto de Verdon, el Mundo Medieval era un mundo
enteramente masculino. En donde sólo los varones tenían importancia. Por lo que las
apariciones de mujeres en los poemas caballerescos, son nulas o al menos escasas (77).
Por lo que se hace difícil encontrar el rol que pudo haber tenido la mujer, si los mismos
escritos obvian su presencia en la cotidianidad.
En el Cantar de Roldán, las únicas mujeres que son mencionadas son las que
ocupan un lugar junto a dos de los hombres más relevantes de la trama. Bramimonda,
Esposa de Marsil, y Alda, Prometida de Roldán. Esto se debe sin duda a que el alto
estatus de un hombre, hace también poseer una alta posición a su mujer, por lo que es
digna de incluir en la obra, a pesar de que esto debió ser un invento del imaginario
colectivo de la época, ya que se pone en duda la existencia real de ambas (Isabel de
Riquer, p. 49).
Gran diferencia hay entre las dos: Bramimonda, aparece como una mujer de
carácter enérgico y colérico, “se indigna, pero también se duele, por la derrota y las
heridas de su marido” (de Riquer, p. 49). Nada se dice de su belleza y es la primera en
dar la espalda a ‘todos’ sus dioses, tanto en su tierra como cuando es llevada a Axi;
Alda en cambio, se muestra como “una hermosa dama”, quien al saber de la muerte de
su prometido, muere de amor, es siempre devota a lo que Dios le había destinado
(Anónimo, p. 314).
Con esto se puede ver a la buena y a la mala mujer: la que con tal de conseguir
su objetivo es capaz de maldecir a sus propios dioses y menosprecia el ejército de
Marsil y sus aliados; mientras la otra no traiciona su amor por Roldán ni su designio
divino, y hasta su muerte es en calma.
En la amenaza o advertencia de Oliveros ante el comportamiento de Roldán
previo a la batalla, él le jura que no volverá a ver a su hermana, Alda. Aquí vemos que
Marion Fca. Lira Barría
Profesora: Paulina Lorca
Literatura Medieval
27 de octubre, 2010
Informe Nº 1: Cantar de Roldán
mucho mayor que cualquier otro castigo es la posible pérdida de Roldán de su
prometida ya que le quita ese sacramento que esta bendecido por Dios, que es el
matrimonio y que supera las pérdidas materiales. También se muestra a la mujer como
trofeo después de una batalla victoriosa, y Oliveros afirma que a pesar de una posible
victoria, él no tendrá derecho a ese ‘premio’ (Campbell, p. 305-7).
Por consiguiente, la función primordial de la mujer en la obra y en la sociedad
de esa época, es el actuar como esposa y amar como esposa. La mujer es quien debe
llorar al hombre en su muerte o en su padecimiento, es la compañera que debe
permanecer a su lado, y vemos en Alda, cómo el amor es fundamental para que exista
un matrimonio. Y en Bramimonda un mal ejemplo de cómo se debe comportar una
mujer y esposa.
A pesar de la dudosa existencia de estos personajes, la aparición de ellos, lleva a
pensar que es inevitable la inclusión de una figura que atienda a las necesidades que
solo mujeres pueden cumplir, hermana, esposa o prometida, pero sobre todo mujer
amante. Ciertamente estas mujeres llevan consigo la entrega, la pasión y el desborde de
los sentimientos.

BIBLIOGRAFIA

1.- Anónimo. Cantar de Roldán. Trad. Isabel de Riquer. Madrid: Gredos, 1999.

2.- Campbell, Joseph. El héroe de las mil caras: psicoanálisis del mito. Trad. Luisa
Hernández. D. F.: Fondo de Cultura Económica México, 1959.

3.- Verdon, Jean. Sombras y luces de la Edad Media. El ateneo. Versión digitalizada.

Related Interests