Вы находитесь на странице: 1из 6

TROPEZAR CON LA

FELICIDAD
DANIEL GILBERT
ERRORES DE IMAGINACION

La imaginación es posiblemente la mayor ventaja que tenemos con respecto al resto de


los animales, pero al igual que las ilusiones ópticas tambien tenemos que darnos cuenta
que esta nos traiciona. Queremos y de hecho deberiamos de queres controlar el rumbo
de nuestro barco porque algunos futuros pueden ser mejores que otros, e incluso somos
capacves de diferenciarlos desde aquí mismo.
Esta idea evidente es, pero erronea. Insistimos en tripuclar nuestro barco porque
creemos que tenemos una idea bastrante clara de nuestro destino, pero la verdad es que
gran parte de nuestra labor de capitanes es inutil, no porque el barco no vaya a
responder y no porque no podamos encontrar nuestro destino, sino porque el futuro es
esencialmente distinto a lo que parece a traves de nuestro “previsiometro.

0. SUBJETIVIDAD. Habla de la ciencia de la felicidad, determinar que significa


en realidad esa palabra y como poder conseguir respuestas cientifica y
contundentes a preguntas sobre algo tan etereo y abstracto como un sentimiento.
1. REALISMO. La imaginación funciona tan deprisa, de forma tan silenciosa y
eficaz que no nos mostramos lo suficientemente excepticos ante sus resultados.
2. PRESENTISMO. su tendencia a proyectar el presente en el futuro
(presentismo). Cuando la imaginación crea una imagen del futuro, muchos de las
detalles se omiten, como es lógico y la imaginación soluciona el problema
rellenando los vacios con detalles que toda prestados del presente.
3. RACIONALIZACIÓN. de la imaginación es su incapacidad para reconocer que
las cosas parecerán distintas cuando ocurran, en concreto, que las cosas malas
serán mucho mejores.

0. SUBJETIVIDAD

Como hemos visto, la felicidad es una experiencia subjetiva que nos describe a nosotros
y a los demás. Por ello, valorar las afirmaciones de otros sobre su felicidad es un asunto
muy peculiar y complicado.
Teniendo en cuanta la importancia de los sentimientos, estaría bien poder determinar
con precisión que son y como debemos medirlos. Tal como hemos visto, no podemos
hacerlo con la exactitud que los científicos anhelan. No obstantes, si las herramientas
metodologicas y conceptuales que la ciencia ha desarrollado no no spermiten medir los
sentimientos de un único individuo con exactitud, si nos permiten seguir avanzando a
tientas en la oscuridad con nuestrar reglas “ciegas” para medir a docenas de individuos
una y otra vez (ley de los grandes números, unas alteraciones se compensa con otras).
La cuestión que se plantea es complicada, aunque es demasiado importante para pasarla
por alto. ¿por que nos equivocamos tantas veces a la hora de saber que nos hará felices
en el futuro?. La ciencia ofrece respuestas interesantes a esta pregunta y ahora que ya
tenemos una noción del problema y una metodología general para resolverlo, estamos
listos para analizarlas.
1. REALISMO

Vemos cosas que en realidad no están ahí y recordamos cosas que en realidad no han
ocurrido, y aunque estos puedan parecer los sintomas de un envenenamiento con
mercurio, son ingredientes fundamentales para la receta de una dichosa realidad normal
y sin tropiezos. Sin embargo, esa normalidad tiene un precio. Aunque seamos
conscientes en un sentido más o menos académico de que nuestro cerebro está
completando la información, no podemos evitar esperar que el futuro se desarrolle con
los detalles que hemos imaginado. Como estamos a punto de ver esos detalles que el
cerebro propone no son ni la mitad de problemáticos que los detalles que omite.

Cualquier cerebro que practique el truco de completar la información estada destinado a


cometer omisiones. Por eso, los futuros que imaginamos contienen tantos detalles
inventados por el cerebro y que carecen de otros que ha pasado por alto. El problema no
es que el cerebro complete o se deje información. Estariamos buenos si no lo hiciera.
No, el problema es que lo hace tan bien que no nos damos cuenta de que ocurre. Es la
razón por la que solemos aceptar los productos del cerebro sin espíritu c´ritico y
espereamos que el futuro se desarrolle con los detalles que ha imaginado y solo con esos
detalles. Asi pues, uno de los defectos de la imaginación es que se toda libertades sin
decirnos que lo ha hecho. Sin embargo, la imaginación puede ser demasiado liberal,
aunque también puede ser demasiado conservadora.

2. PRESENTISMO

Todos estamos atrapados en un lugar, un tiempo y una circunstancia, y nuestros intentos


de usar la mente para trascender esas fronteras son, la mayoría de las veces,
infructuosos. La imaginación no puede trascender con favilidad las fronteras del
presente, y una de las razones es que debemos echar mano de maquinaria que pertenece
a la percepción. El hecho de que estos dos procesos deban funcionar desde la misma
plataforma supone que algunas veces no sentimos confundidos y no sabemos cual de los
dos esta activo. Suponemos que lo que sentimos al imaginar el futuro es lo que
sentiremos al llegar a el, pero, en realizada, lo que sentimos al imaginarlo suele ser una
reacción a lo que está ocurriendo en el presente. El acuerdo de multipropiedad entre la
percepción y la imaginación es una de las causas del presentismo, pero no la única.

Los historiadores utilizan la palabra presentismo para describir la tendencia de juzagar a


los personajes históricos con estándares del presente. Pese a lo mucho que todos
despreciamos el racismo y el sexismo, estos “ismos” no se han considerado vilezas
morales hasta hace poco y por ello, el condernar a … por tener esclvos o a Freud por
tratar con condescenciadia a las mujeres seria, mas o menos, como haber detenido a a
alguien por conducir sin el cinturón de seguridad puesto en 1923. Con todo, la tentación
de ver el pasado desde la çoptica del presente es bastante tentadora. “El presentismo no
admite ninguna solución inmediate; resulta muy difícil distanciarse de la modernidad”.
La buena noticia es que la mayoria de nosotros no somos historiadosres y por eso no
tenemos que distanciarnos del presente. La mala noticia es que todos nosotros somo
“futuriadores” y el presentismo es un problema incluso mayor cuando las personas
miran hacia delante en lugar de mirar hacia atrás. Como las predicciones sobre el futuo
se realizan en el presnete, reciben la invevitable influencia de éste. La forma en que nos
sentimos ahora mismo (tengo hambre, compramos más porque ahora tenemos hambre)
y la forma en que pensamos ahora mismos (los altavoces grandes suenan mejor que los
pequeños) ejercen una curiosa y fuerte influencia en como nos sentiremos mas adelante.
Como el tiempo es un concepto tan abstracto, solemos imaginar el futuro como el
presente, pero con un pequeño retoque. La realidad del momento es tan tangible y
poderosa que atrapa a la imaginación en una estrecha órbita de la que jamas llega a
escapar del todo. El presentismo se da porque no reconocemos que nuestro ser futuro no
verá el mundo como lo vemos nosotros ahora. Como estamos a punto de aprender, esta
incapacidad esencial de adoptar la perspectiva de la persona a la que le ocurrirá el resto
de nuestra vida es el problema más insidioso al que puede enfrentarse un futuriador.

3. RACIONALIZACIÓN

Nosotros no observamos la realidad de una manera completamente objetiva, tal vez


porque nuestra visión distorsionada de la realidad no puede eliminar fácilmente, o tal
vez porque sufrimos menos con ella por el hecho de que la experiencia es ambigua. Es
decir, la experiencia puede verse como algo creible de muchas formas, algunas de las
cuales son más positivas que otras. Para garantizar que nuestras visiones son creibles, el
cerebro acepta lo que ven los ojos. Para asegurarse de que nuestras visiones son
positivas, el ojo busca lo que el cerebro quiere. La conspiración entre estos dos órganos
nos permite vivir en el punto de apoyo de la realidad y la reconfortante ilusión. Por
tanto, ¿ que tiene que ver todo esto con la predicción de nuestro futuro emocional?.
Como estamos a punto de aprender, puede que vivamos sobre los cimientos de la
realidad y la ilusión, pero la mayoría de nosotros no sabe dónde están.

El ojo y el cerebro son conspiradores, y como la mayoría de las conspiraciones, la suya


se ha negociado a puerta cerrada, en la trastienda, a nuestras espaldas. Como no nos
damos cuenta de que hemos generado una visión positiva de la experiencia actual,
ignoramos que volveremos a hacerlo en un futuro. Nuestra igeniuidad no solo nos hace
sobrevalorar la intensidad y la duración de nuestra angustia al enfrentarnos a la
adversidad futura, sino que nos hace llevar a cabo actos que puedan socavar la
conspiración. Hay más posibilidades de que generemos una visión positiva creible de
una acción que no de una inacción, de un dolos que no de una molestia, de un
compromiso que no de la libertad. Los procesos por los que generamos visiones
positivas son muchos: prestamos mas ateción a la información favorable, nos rodeamos
de aquellos que nos la proporcionan y la aceptamos sin criticarla. Esas tendencias nos
facilitan la explicación de experiencias desagradables de maneras que nos exoneran y
nos hacer sentir mejor. El precio que pagamos por nuestro irreprimible prurito
explicativo es que a menudo estropeamos nuestras experiencias plancenteras dandoles
un sentido.

RESUMEN HASTA AHORA

Nuestro viaje por la imaginación ha recorrido un largo camino, desde el realismo al


presentismo hasta llegar a la racionalización, asi que antes de llegar al destino final
haremos un resumen. Hemos visto lo difícil que es predecir de forma precisa nuestras
reacciones emocionales ante los acontecimientos futuros porque es difícil imaginarlos
tal como ocurriran y es difícil imaginar que pensaremos sobre ellos en cuanto ocurran.
A los largo de este libro he comparado la imaginación, con la percepción y la memoria
y he intentado convencerle de que la previsión es tan falible como la vista y la visión en
retrospectiva. La vista falible puede remediarse con un par de gafas y la retrospectiva
falible puede remediarse con la escritura de informes sobre el pasado, pero ¿ y la visión
de futuro falible?. No hay gafas ni informes escritos que puedan agudizar nuestra visión
del mañana. ¿Podemos solucionar los problemas de la precisión?. Como estamos a
punto de ver, si es posible. Aunque, por lo general decidimos no hacerlo.

SOLUCIÓN

Cuando se pide a las personas que digan que unico objeto salvarian si se les quema la
cas, la respuesta frecuente, es el album de fotos. No solo atesoramos recuerdos, somos
esos recuerdos. Y con todo las investigaciones demuestran que la memoria es menos
parecida a una colección de fotografias y mas a una serie de cuadros impresionistas
pintados por un artista que se toma unas licencias bastante importantes con sus temas.
Cuanto más Ambiguo es un tema, mas libertades se toma el artista, y pocos temas son
mas ambiguos que la experiencia emocional. Nuestro recuerdo de los moementos
emocionales recibe la fuerte influencia de ejemplos poco corrientes, momentos finales y
teorias sobre como deberiamos habernos sentido en ese instante del pasado. Todo ello
pone en grave peligro nuestra capacidad de aprender de la experiencia. Al parecer, la
práctica no siempre lleva a la perfección. Si la práctica no nos arregla ¿Qué pasa con el
entrenamiento?

A menudo valoramos el placer de una experiencia por su final y no por la media de todo
su desarrollo, incluso preferimos experiencias en media peores que otras pero con un
mejor final.

Encontrar la Solución

La imaginación tiene tres defectos. El primer error de la imaginación es su tendencia a


rellenar os vacíos de la información con datos y omitir otros sin decírnoslo (realismo).
Nadie puede imaginar todas las características y consecuencias de un acontecimiento
futuro, por ello, debemos tener en cuenta algunos de ellos y no contar con otros. El
problema es que las características y consecuencias que no tenemos en cuenta suelen
tener bastante importancia.

El segundo error de la imaginación es su tendencia a proyectar el presente en el futuro


(presentismo). Cuando la imaginación crea una imagen del futuro, muchos de las
detalles se omiten, como es lógico y la imaginación soluciona el problema rellenando
los vacios con detalles que toda prestados del presente.

El tercer error de la imaginación es su incapacidad para reconocer que las cosas


parecerán distintas cuando ocurran, en concreto, que las cosas malas serán mucho
mejores (racionalización). Cuando imaginaos perder el empleo, pensamos en la
experiencia dolorosa (el jefe dándonos puerta) sin imaginar además que nuestro sistema
inmunopsicológico transformará su significado (llegare a darme cuenta de que esta era
una oportunidad para dedicarme a mi verdadera vocación.).
Pues en varios experimentos se han comprobado como unos voluntarios realizaron
predicciones mucho más precisas de sus sentimientos futuros cuando supieron como se
había sentido otra persona en la misma situación, que frente a cuando intentaron
imaginar como se sentirían ellos mismos.

Estos experimentos sugieren que, cuando a las personas se les priva de información que
precisa la imaginación y se ven obligadas, por tanto, a utilizar a otros como sustitutos,
hacen predicciones bastante precisas sobre sus sentimientos futuros. Hso suone que la
mejor forma de predecir lo que sentiremos mañana es observar como se sienten otros
hoy. Sin embargo y a pesar del poder y potencial de esta idea tendemos a rechazarla por
los siguientes motivos:

La mayoria nos consideramos mejor que la media. Esa tendencia a considerarnos mejor
que los demás no es una forzosa expresión de narcisismo, sino que puede ser un
ejemplo de una tendencia más general a considearnos distintos a los demas, a menudo
mejores (la mayoria de las ocasiones), aunque a veces peores. Cuando se nos pide
opinión sobre ejercicios fáciles solemos decir que somos mejores que la media, mientras
que cuando es sobre ejercicios difíciles nos consideramos en media o peores. Que nos
hace creernos tan especiales, son tres cosas:

1. Incluso si no somos especiales, la forma en que nos conocemos si lo es. Somos


el único individuo que nos conoce desde dentro. Existe cierta diferencia entre
hacer el amor y leer sobre ello, y es la misma diferencia que distingue el
conocimiento que tenemos de nuestra vida mental del conocimiento que
tenemos del de los demás.
2. Disfrutamos considerándonos especiales. La mayoría de nososotros desea
coincidir con sus coetaneos, pero no nos gusta coincideir demasiado. Como
valoramos nuestra originalidad, no resulta sorprendente que tengamos tendencia
a sobrevalorarla.
3. La tercera razon por la que solemos sobrevalorar nuestra originalidad es que
solemos hacer lo mismo con la de los demás, es decir, solemos pensar que los
demás son más diferentes entre si de lo que son en realidad. Aceptemoslo: todas
las personas son parecidas en ciertos aspectos y distintas en otros. Los
psicólogos, biólogos, economistas y sociologos que investigan para dar con
leyes universales sobre el comportamiento humano suelen buscar las similitudes,
aunque el resto de nosotros busquemos las diferencias.

Nuestra mítica creencia en la variedad y originalidad de los individuos es la razón


principal de por qué nos negamos a utilizar a los demás como sustitutos. Al fin y al
cabo, la sustitución es un medio útil si podemos contar con un sustituto que
reaccione ante un acontecimiento de forma más o menos similar a la nuestra. Si
creemos que las reacciones emocionales de las personas son mas variadas de lo que
realmente lo son, la sustitución nos parecerá menos útil de lo que es la realidad. Lo
irónico, claro está, es que la sustitución es una forma barata y efectiva de predecir
nuestras emociones futuras, pero como no nos damos cuenta de lo parecidos que
somos, rechazamos este método fiable y confiamos en nuestra imaginación, pese a
lo defectuoso y falible que pueda ser. No siempre tiene sentido hacer caso a lo que
nos dicen los demás cuando hablan de sus creencias sobre la felicidad, pero si tiene
sentido observar lo felices que son en distintas circunstancias.