Вы находитесь на странице: 1из 10

UNIVERSIDAD ROMULO GALLEGOS

DECANATO DE POSTGRADO
ESPECIALIZACION: DERECHO LABORAL

CONSIDERACIONES LEGALES, DOCTRINALES Y


JURISPRUDENCIALES SOBRE LOS ALCANCES PRINCIPIO DE
INEMBARGABILIDAD DEL SALARIO CONSAGRADO EN LA
CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE
VENEZUELA

Autor: Abog. Roberto Zamora H

SAN JUAN DE LOS MORROS, NOVIEMBRE DE 2010


INTRODUCCIÓN

Uno de los aspectos fundamentales de la denominada “protección


salarial” de los trabajadores, contempladas en la Ley Orgánica del Trabajo
(1997), es planteada por el artículo 162, que establece una escala de
embargabilidad de los salarios con texto similar a los señalados en el artículo
598 del Código de Procedimiento Civil. Empero, en ambos casos tanto la ley
sustantiva laboral como el código adjetivo civil consagran la inembargabilidad
del salario mínimo, dejando a salvo la posibilidad de embargo en razón de
solicitud de cumplimiento de “obligaciones de carácter familiar” (artículo 164
LOT) y en “los juicios o incidentes sobre alimentos” (artículo 598 CPC).
Por supuesto, la última hipótesis indicada “supra”, no tiene discusión pues
se trata de la única excepción que la Constitución de la República Bolivariana
de Venezuela en su artículo 91 contempla en resguardo de los derechos de
niños, niñas y adolescentes. No obstante la claridad de la norma de rango
evidente, existen criterios encontrados tanto de abogados en ejercicio como en
la interpretación judicial de las señaladas normas pre-constitucionales, por lo
que a través del breve estudio presentado a continuación se pretende delinear
esenciales consideraciones de carácter legal, doctrinal y jurisprudencial que
contribuyan a disipar las dudas respecto del criterio no solo acertado, sino
contextualizado dentro de un “Estado Democrático y Social de Derecho y de
Justicia” consagrado por el artículo 2 constitucional.
Fundamento Constitucional del Salario
Artículo 91
Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario
suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su
familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales.
Se garantizará el pago de igual salario por igual trabajo y se fijará la
participación que debe corresponder a los trabajadores y
trabajadoras en el beneficio de la empresa. El salario es
inembargable y se pagará periódica y oportunamente en moneda de
curso legal, salvo la excepción de la obligación alimentaria, de
conformidad con la ley. El Estado garantizará a los trabajadores y
trabajadoras del sector público y del sector privado un salario
mínimo vital que será ajustado cada año, tomando como una de
las referencias el costo de la canasta básica. La ley establecerá la
forma y el procedimiento (Negrillas del autor).

Al respecto, se evidencia que el Constituyente, cuando se expresó la


“suficiencia” e “inembargabilidad” se refería al salario sin importar el monto
correspondiente, no así cuando en el único aparte de la norma en comentarios
alude al salario mínimo vital ajustable anualmente, con especial referencia a
la canasta básica.
ASPECTOS LEGALES

1° En relación con el carácter inembargable del salario, en el proyecto de


reforma de la Ley Orgánica del Trabajo de 1997, se propone derogar el
artículo 162 que establece una escala de embargabilidad de los salarios.

2° Igualmente, el artículo 104 del Reglamento de la Ley Orgánica del Trabajo


(1999) fue derogado por la reforma de la misma norma del año 2006. El
artículo en cuestión establecía igualmente la escala para el embargo de
salarios.

ASPECTOS DOCTRINALES

Para Zambrano (2007), al referirse a los créditos inembargables, considera


que “el salario del trabajador es inembargable cualesquiera sea su monto,
salvo la excepción de la obligación alimentaria, de conformidad con la ley” (p.
107).

Asimismo, Brewer Carías (2000), expresa que “la Constitución establece


con carácter general que el salario es inembargable” (p. 185) salvo la
obligación alimentaria.

Finalmente, para González (2010):


Una interrogante que debe ser definitivamente respondida es la que
se plantea cuando el operador jurídico se pregunta ¿Desde qué
momento debo aplicar la norma constitucional, cuando se trata de
normas programáticas? A este requerimiento se debe responder de
manera categórica, enfática y precisa pues la Constitución -y en ello
coinciden la mayoría de sus estudiosos- es la norma normarum, esto
es la norma que regula la producción de las restantes normas
jurídicas de un orden en específico. Este restante grupo de normas
recibe de la norma constitucional su indumentaria de juricidad y
constitucionalidad. Ese argumento es contundente para concluir que
la norma constitucional sea programática u operativa debe
considerarse vigente desde el día en que entra en vigor, y es
precisamente desde esa oportunidad en la cual priva o prevalece
sobre las restantes normas jurídicas que integran el ordenamiento
jurídico positivo de un país, o dicho con la elegancia que nos ofrece
el aforismo jurídico: lex superior derogat legi inferiori (la ley
superior deroga la ley inferior). Esta solución echa por tierra la
opinión de algunos iuslaboralistas venezolanos quienes
equivocadamente han afirmado, ya no con respecto a la
irrenunciabilidad (por que la misma ya existía previamente en la
Ley Orgánica del Trabajo) sino con la inembargabilidad del salario
(Art. 91 de la C.R.B.V.); que tal norma no es de aplicación
inmediata, y no solamente esto sino que se requerirá la reforma a la
Ley Orgánica del Trabajo para que tal mandato constitucional se
cumpla, y agregan estos especialistas que ese artículo 91 es
inaplicable debido a que el artículo 162 de la LOT permite que se
embarguen los salarios de los trabajadores bajo ciertas condiciones
y escalas.

En ese orden de ideas, resulta claro que los dos primeros criterios
esbozados sostienen el carácter general del principio de inembargabilidad del
salario, que solo podrá ceder ante la obligación alimentaria o de manutención,
mientras que el último autor citado, ilustra respecto del momento en que
entran en vigencia las normas tanto programáticas como operativas de la
Constitución y que no se requiere reforma alguna de la Ley Orgánica del
Trabajo para aplicar el referido principio pues la vigencia del ordenamiento
jurídico preconstitucional estará sujeta a no contradecir las normas
constitucionales de acuerdo con la Disposición Derogatoria Única de la Carta
Magna.
JURISPRUDENCIA

1.- SENTENCIA DEL JUZGADO PRIMERO DE PRIMERA INSTANCIA EN


LO CIVIL, MERCANTIL, DEL TRANSITO Y AGRARIO DE LA
CIRCUNSCRIPCION JUDICIAL DEL ESTADO NUEVA ESPARTA
La Asunción, 01 de Noviembre de 2004.- Exp. 21.865

De manera que los artículos 598 del Código de Procedimiento Civil y


1929 del Código Civil, coliden con el Principio Constitucional de
Inembargabilidad del salario que se pretende aplicar en el caso que nos
ocupa. Si bien es cierto que, de acuerdo a la escala prevista en la aludida
disposición adjetiva del 598, se podrá embargar hasta la tercera parte del
salario, toda vez que la porción excede del doble del salario mínimo
nacional (numeral 3 del artículo 598), no es menos cierto que el artículo
91 Constitucional, no distingue tales niveles cuando generaliza el
Principio de la Inembargabilidad siendo aplicable a todo ciudadano
venezolano o habitante de la República, con la única excepción de los
alimentos que se adeuden a niños y adolescentes. En este sentido, el
Tribunal advierte que el artículo 7 Constitucional, relativo a la
preeminencia de la Carta Magna, consagra que esta es una norma
suprema y fundamento del ordenamiento jurídico interno (….) En virtud
de la aplicación del control difuso de constitucionalidad de los artículos
598 del Código de Procedimiento Civil, y 1929 del Código Civil, este
juzgado acuerda librar oficio y participar del mismo a la Sala
Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia. Líbrese Oficio.

Del fragmento transcrito de la decisión en referencia se desprende la


interpretación que el Juez realiza siempre en resguardo de los principios
constitucionales, verbigracia la aludida inembargabilidad del salario contemplada en
el artículo 91 constitucional y en consecuencia desaplica el artículo 598 del CPC
con fundamento en el Control Difuso de la Constitucionalidad de las Leyes.

SENTENCIA DEL JUZGADO SUPERIOR EN LO CIVIL, MERCANTIL, DEL


TRANSITO, DEL TRABAJO Y DE MENORES DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN
JUDICIAL DEL ESTADO FALCON Exp. Nº 3367.- Sentencia N° 173-N-12-11-03.

Sin embargo, se ha de señalar que las normas de Ley Orgánica del


Trabajo, establecidas en el Capitulo I del Titulo III, de la Remuneración,
prevén los mecanismos de protección del salario, concretamente los
artículos 162 y 163, que nos interesan a los efectos de esta sentencia; y
que en criterio de este Juzgador, tanto el artículo 162 eiusdem, como la
parte del artículo 598 del Código procesal civil, relativa al embargo de
sueldos y salarios, fueron abrogados por el citado artículo 91 de la Carta
magna, en concordancia con la Disposición constitucional única, que
dispone la derogatoria de todo el ordenamiento legal contrario a la
Constitución vigente. En conclusión, en criterio de este Tribunal el
salario inembargable, cualquiera sea su monto, es el salario normal, o sea,
aquel devengado por todo trabajador de manera periódica y habitual,
como contraprestación a su servicio; en tanto, que el resto de las
remuneraciones percibidas, como por ejemplo, los pagos por concepto de
prestaciones sociales, intereses, vacaciones, bono vacacional, utilidades y
haberes en las Cajas de, serían embargables siguiendo los límites y
parámetros establecidos en el artículo 163 de la Ley laboral; y así se
establece. Ahora bien, siendo que para la fecha en que se hizo ese
embargo estaba vigente la Carta Magna, que ese embargo no estaba
destinado a garantizar una pensión de alimentos y que los derechos de
todo trabajador, son de orden público, que privan sobre los derechos
estrictamente privados, que pueden ser tutelados por el Juez aún de oficio
por mandato del artículo 334 del Texto fundamental, en concordancia con
el artículo 20 del Código de Procedimiento Civil, se declara parcialmente
la nulidad del auto, mediante la cual se embargó el 50% del salario
devengado por el demandado como trabajador de PDVSA, PETROLEO
Y GAS, S.A.; y así se decide de oficio.

En términos similares a la primera decisión presentada, el Juez en este caso


considera, que en virtud de la norma contenida en el artículo 91 y de la
disposición derogatoria única, ambas de la Constitución de la República
Bolivariana de Venezuela, el “salario normal” es inembargable cualqui era sea
su monto, mientras que asume que el resto de las remuneraciones percibidas
pueden ser embargadas y por lo tanto desaplica la escala de embargabilidad del
salario establecida en la Ley sustantiva laboral con fundamento en lo dispuesto
por el artículo 334 de la Constitución y artículo 20 del Código de Procedimiento
Civil.

SALA DE CASACIÓN CIVIL – 15-11-2001 Exp. Nº:99-691


ACCIDENTAL
PONENCIA DEL CONJUEZ: HÉCTOR E. PEÑARANDA VALBUENA

En el presente caso entonces, la recurrida aplicó


correctamente el desarrollo gradual de la norma 598 en
sus respectivos ordinales del Código de Procedimiento
Civil, al excluir de acuerdo al ordinal primero, el salario
mínimo, por ser inembargable; al establecer por
ministerio del ordinal segundo, la rete nción de la quinta
parte en la proporción que excede hasta el doble del
salario mínimo; y la de retener según el ordinal tercero,
hasta la tercera parte de la porción que exceda del doble
del salario mínimo nacional obligatorio. Eso significa que
el recurrente mal interpretó el articulo 598 del Código de
Procedimiento Civil en su ordinal tercero, al pretender
que pueden embargarse por encima del doble del salario
mínimo, dos tercios (2/3) de dichas remuneraciones hasta
dejar un remanente de un tercio (1/3) en poder del
embargado. No obstante, la idea social del legislador es
todo lo contrario; de modo tal que en la interpretación
progresiva de los cambios impuestos por la dialéctica
social, la nueva Constitución de la República Bolivariana
de Venezuela, en su artículo 91 establece operativamente
la inembargabilidad del salario, como garantía
constitucional directa. Sólo que por tratarse de hechos
cumplidos con la anterior Constitución, son
inmodificables y no puede aplicarse la nueva Carta
Magna.
En relación con esta decisión del Máximo Tribunal de la República cabe
destacar que:
1° Se asume la tesis de inembargabilidad del salario independientemente de su
monto por considerar que el artículo 91 constitucional “establece
operativamente la inembargabilidad del salario, como garantía
constitucional directa”.
2° No tiene aplicación por razones de irretroactividad el principio
de inembargabilidad del salario contenido en la norma suprema,
debido a que en el caso concreto se trata de hechos cumplidos
durante la vigencia de la Constitución de 1961.

SALA CONSTITUCIONAL Exp. N° 01-1388 22 días del mes de MARZO del año 2002
MAGISTRADO-PONENTE: JESÚS EDUARDO CABRERA ROMERO
Observa la Sala, sin prejuzgar sobre el fondo del asunto
debatido, que el artículo 91 de la Constitución, otorga carácter
inembargable al salario, por su condición de derecho indispensable,
como mínimo vital para asegurar las necesidades básicas
(materiales, sociales e intelectuales), tanto personales como
familiares. Estableciendo como única excepción ex lege a dicho
carácter, la obligación alimentaria. De manera que, la condición
inembargable de los salarios de los trabajadores (empleados u
obreros, públicos o privados), solo cedería ante las obligaciones de
índole alimentario, que se sustentan en el interés superior del niño y
del adolescente, como bien jurídico constitucionalmente tutelado.
En tal sentido, colige esta Sala del Texto Fundamental, que no
existe excepción alguna (salvo la obligación alimentaria), a la
inembargabilidad del salario, y por identidad de razón (eadem ratio)
de las pensiones, jubilaciones y demás emolumentos o
remuneraciones que tengan como finalidad garantizar un mínimo
vital, debe extenderse tal privilegio a los señalados ingresos.

Finalmente, es criterio de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de


Justicia que el artículo 91 de la Carta Magna consagra como principio laboral
la inembargabilidad del salario, dejando claro que la única excepción está
representada por el cumplimiento de la obligación alimentaria, hoy llamada
“de manutención” y extiende por idénticas razones la inembargabilidad a
“pensiones, jubilaciones y demás emolumentos o remuneraciones que tengan
como finalidad garantizar un mínimo vital”. Asimismo, por mandato del
artículo 335 de la Constitución, debemos entender que la decisión en
comentarios, por interpretar el contenido y alcance del artículo 91 ejusdem
adquiere carácter vinculante para las otras Salas del Tribunal Supremo y
demás tribunales de la República.
MATERIALES DE REFERENCIA
Brewer Carías, A. (2000). La Constitución de 1999. Caracas: Editorial Jurídico-
Venezolana

Código de Procedimiento Civil. (1987). Gaceta Oficial de la República


de Venezuela, Extraordinario 3970, Marzo 13 de 1987.

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. (1999).


Gaceta Oficial, Extraordinario 36.860, Diciembre 30 de 1999.

González, M. (2010). El Enfoque Filosófico y Sistémico en el


campo Laboral (interpretación y aplicación de las normas jurídicas)
[Documento en Línea] Disponible: http://mervyster.blogspot.com/search

Ley Orgánica del Trabajo (1997). Gaceta Oficial de la República


de Venezuela, Extraordinario 5.152, Junio 19 de 1997.

Tribunal Supremo de Justicia. Sala Constitucional. (2002) Sentencia


22 de marzo de 2002 . [Documento en Línea]
Disponible:http://www.tsj.gov.ve/decisiones/scon/diciembre

Tribunal Supremo de Justicia. Sala de Casación Civil (2001) Sentencia


15 de noviembre de 2001. [Documento en Línea]
Disponible:http://www.tsj.gov.ve/decisiones/scc/noviembre

Zambrano, F. (2007). Glosario de Términos Laborales. Caracas: Editorial Atenea,


C.A

Похожие интересы