Вы находитесь на странице: 1из 19

ENFERMEDAD PERIODONTAL

LUZ CARIME MALDONADO HERNANDEZ

CENTRO DE CAPACITACION OCUPACIONAL PORVENIR

Santiago de Cali, sábado 23 de junio de 2007


ENFERMEDAD PERIODONTAL

La enfermedad periodontal es una enfermedad que afecta a las encías y a la estructura


de soporte de los dientes. La bacteria presente en la placa causa la enfermedad
periodontal. Si no se retira, cuidadosamente, todos los días con el cepillo y el hilo
dental, la placa se endurece y se convierte en una substancia dura y porosa llamada
cálculo (también conocida como sarro).

Las toxinas, que se producen por la bacteria en la placa, irritan las encías. Al
permanecer en su lugar, las toxinas provocan que las encías se desprendan de los
dientes y se forman bolsas periodontales, las cuales se llenan de más toxinas y
bacteria.

Conforme la enfermedad avanza, las bolsas se extienden y la placa penetra más y más
hasta que el hueso que sostiene al diente se destruye. Eventualmente, el diente se
caerá o necesitará ser extraído. La enfermedad periodontal es la mayor causa de la
caída de los dientes en los adultos

PREVENCIÓN Y DIAGNÓSTICO DE LA ENFERMEDAD PERIODONTAL


Un cepillado apropiado dos veces al día, así como hilo dental diariamente ayudarán a
prevenir la enfermedad periodontal.
Una limpieza profesional, cada tres o seis meses, realizada por un dentista o un experto
en higiene dental removerá la placa y el sarro en áreas difíciles de alcanzar, y
consecuentemente son susceptibles a la enfermedad periodontal.
Durante una revisión dental regular, el dentista o el experto en higiene inspeccionará las
encías y el espacio entre el diente y la encía para descartar la enfermedad periodontal.
Si las señales de la enfermedad han progresado hasta un cierto punto, el dentista
aconsejará que el paciente visite a un periodoncista – dentista que se especializa en el
tratamiento de la enfermedad periodontal.

SÍNTOMAS Y SEÑALES DE ALERTA


En ocasiones la enfermedad periodontal puede progresar sin ningún síntoma ni dolor.
Durante una revisión dental regular, el dentista busca señales de la enfermedad
periodontal, por lo que la enfermedad aún no detectada puede ser tratada antes de que
avance.
• Encías blandas, inflamadas o rojizas.
• Sangrado al cepillarse o al pasar el hilo dental.
• Encías que se desprenden de los dientes
• Dientes flojos o separados
• Pus entre la encía y el diente
• Mal aliento continuo
• Cambio en la forma en la que los dientes se encajan al morder
• Cambio en el ajuste de dentaduras parciales.

La enfermedad periodontal tiene muchas etapas y formas, incluyendo:

GINGIVITIS

La gingivitis es una forma de enfermedad periodontal que se presenta cuando una


inflamación e infección destruyen el tejido de soporte de los dientes, incluyendo la
gingiva (encías), los ligamentos periodontales y los alvéolos dentales (hueso alveolar).
La gingivitis es causada por los efectos a largo plazo de los depósitos de placa, que es
un material adherente que se desarrolla en las áreas expuestas del diente y está
conformado por bacterias, moco y residuos de comida. La placa es la principal causa de
caries dental y, si no se remueve, se mineraliza formando un depósito duro denominado
cálculo (sarro) que se acumula en la base del diente. La placa y el cálculo causan
irritación e inflamación de la gingiva y las bacterias y sus toxinas hacen que las encías
se infecten, se inflamen y se vuelvan sensibles.

La gingivitis puede también ser causada por cualquier tipo de lesión o trauma en las
encías, incluyendo el cepillado y el uso de seda dental demasiado fuerte. Entre los
factores de riesgo para el desarrollo de la gingivitis se encuentran la diabetes no
controlada, el embarazo (debido a los cambios hormonales que aumentan la
sensibilidad de las encías), la enfermedad general y los malos hábitos de higiene
dental.

La mala oclusión de los dientes (dientes desalineados), los bordes ásperos de las
obturaciones y la aparatología oral mal colocada o contaminada (como aparatos
ortodóncicos, prótesis, puentes y coronas) pueden irritar las encías e incrementar los
riesgos de gingivitis. Los medicamentos como la fenitoína, las pastillas anticonceptivas
y la ingestión de metales pesados, como el plomo y el bismuto, también están
asociados con el desarrollo de la gingivitis.
Muchas personas experimentan la gingivitis en diversos grados. Ésta se desarrolla
generalmente durante la pubertad o durante las primeras etapas de la edad adulta
debido a los cambios hormonales y puede persistir o recurrir con frecuencia,
dependiendo de qué tan sanos estén los dientes y las encías de la persona.

Síntomas
• Úlceras bucales
• Encías inflamadas
• Encías con coloración roja brillante o roja púrpura
• Encías brillantes
• Encías que sangran con facilidad y aparece sangre en el cepillo dental, inclusive
con un cepillado suave
• Encías que se muestran sensibles sólo al tacto, si no se tocan son indoloras

Signos y exámenes
Se debe buscar ayuda odontológica si se presentan signos de gingivitis. El odontólogo
examinará la boca y los dientes y buscará una gingiva blanda, inflamada y de color rojo
púrpura. Los depósitos de placa y de cálculo pueden estar visibles en la base de los
dientes. Las encías son usualmente indoloras o levemente sensibles.
Aunque generalmente no se necesitan exámenes adicionales, se pueden tomar
radiografías de los dientes y hacer un sondeo de las encías (que mide la cantidad de
hueso) para determinar si se ha desarrollado periodontitis (diseminación de la
inflamación a las estructuras de soporte de los dientes).

Tratamiento
El objetivo del tratamiento es la reducción de la inflamación gingival. El odontólogo o el
higienista oral hacen una profilaxis completa que puede incluir el uso de diversos
dispositivos e instrumentos para aflojar y remover los depósitos de placa que se forman
en los dientes (raspado).
Después de hacerse una limpieza dental profesional, es necesario mantener buenos
hábitos de higiene oral, para lo cual el odontólogo o el higienista oral enseñan las
técnicas de cepillado y de uso de la seda dental. Además del uso correcto y frecuente
tanto del cepillo como de la seda dental, se recomienda una limpieza profesional como
mínimo dos veces al año o con más frecuencia para casos más graves. Igualmente, se
puede recomendar el uso de enjuages bucales antibacterianos u otro tipo de ayudas
aparte del uso frecuente y cuidadoso del cepillo y la seda dental.
Asimismo, se puede recomendar la reparación de los dientes desalineados o el
reemplazo de los aparatos dentales y ortodóncicos. Igualmente, se debe hacer el
tratamiento de cualquiera otra enfermedad o afección relacionada.

Complicaciones
• Recurrencia de la gingivitis
• Periodontitis
• Infección o absceso de la gingiva o de los huesos maxilares
• Boca de trinchera

Prevención
Con los buenos hábitos de higiene oral se remueve la placa que ocasiona la gingivitis y
de esta forma se convierten en la mejor manera de prevenirla. Los dientes se deben
cepillar por lo menos dos veces al día y se deben limpiar suavemente con seda dental,
mínimo una vez al día. Las personas propensas a la gingivitis deben cepillarse los
dientes y limpiarlos con seda dental después de cada comida y antes de acostarse. Es
recomendable consultar con el odontólogo o con el higienista oral las técnicas
adecuadas de cepillado y de uso de la seda dental.
El odontólogo puede recomendar instrumentos o herramientas especiales de higiene
oral a las personas que tienen una propensión particular a desarrollar depósitos de
placa; dichos instrumentos incluyen mondadientes y cepillos especiales, enjuagues
bucales y otros, que de ninguna manera reemplazan al cepillado y la seda dental, pues
son sólo un complemento. Los cepillos de dientes eléctricos se aconsejaban
inicialmente a aquellas personas que tienen problemas con la fuerza o la destreza de
sus manos, sin embargo, ahora se recomiendan a muchos pacientes con el fin de
mejorar su higiene oral.
El higienista oral o el odontólogo pueden igualmente recomendar cremas dentales
antisarro, cremas antiplaca o enjuages bucales.
La profilaxis dental profesional hecha con cierta regularidad es un factor importante
para remover la placa que se puede formar, inclusive con un correcto cepillado y uso de
seda dental. Muchos odontólogos aconsejan hacerse una limpieza dental profesional
por lo menos cada seis meses.

GINGIVITIS SIMPLE
En la gingivitis simple, el aspecto de las encías es más rojo que rosado. Se
hinchan y se mueven en vez de estar ajustadas firmemente a los dientes. Las
encías a menudo sangran al cepillarse los dientes o al comer. Si la gingivitis es
grave, la almohada puede aparecer manchada de sangre por la mañana,
particularmente cuando la persona respira por la boca.

En contadas ocasiones, la deficiencia de vitaminas puede causar la gingivitis.


La carencia de vitamina C (escorbuto) puede producir inflamación y sangrado
de las encías. La carencia de niacina (pelagra) también causa hemorragia en
las encías y la predisposición a ciertas infecciones bucales.

La estomatitis herpética aguda es una infección vírica y dolorosa de las encías


y de otras partes de la boca. Las encías infectadas presentan un color rojo
brillante y la infección provoca la aparición de numerosas llagas pequeñas,
blancas o amarillas, dentro de la boca.

La gingivitis del embarazo, debida principalmente a cambios hormonales que


se producen durante el embarazo, es un agravamiento de una gingivitis leve.
Puede contribuir al problema el descuido de la higiene bucal en la embarazada,
que es frecuente a causa de las náuseas que la afectan por la mañana.
Durante el embarazo, una irritación menor, a menudo una concentración de
sarro, puede producir una tumefacción como consecuencia del crecimiento de
tejido gingival, llamado tumor de embarazo. El tejido hinchado sangra
fácilmente si existe una herida y puede interferir la ingestión de alimentos.

La gingivitis descamativa es un proceso poco conocido y doloroso que afecta


con frecuencia a las mujeres en la posmenopausia. En esta enfermedad, las
capas externas de las encías se separan del tejido subyacente, dejando al
descubierto las terminaciones nerviosas. Las encías se vuelven tan frágiles
que esas capas se pueden desprender al frotarlas con un algodón o con el
estímulo de aire de una jeringa odontológica.

La gingivitis de la leucemia es la primera manifestación de la enfermedad en


casi el 25 por ciento de los niños afectados de leucemia. Una infiltración de
células de leucemia dentro de las encías causa la gingivitis, que empeora a
causa de la incapacidad del sistema inmunológico para combatir la infección.
Las encías enrojecen y sangran con facilidad. A menudo, la hemorragia
persiste durante varios minutos, dado que la sangre no coagula con normalidad
en los afectados de leucemia.

En la pericoronitis, la encía se inflama y cabalga sobre un diente que no ha


salido completamente, por lo general una muela del juicio. El colgajo de encía
sobre la muela que ha surgido parcialmente puede retener líquidos, restos de
comida y bacterias. Si una muela del juicio superior sale antes que la inferior,
puede morder este colgajo, aumentando la irritación. Pueden desarrollarse
infecciones y propagarse a la garganta o mejilla.
Prevención y tratamiento
La gingivitis simple se puede prevenir con una buena higiene bucodental, el
cepillado diario y la seda dental. Se puede usar un dentífrico que contenga
pirofosfato para los casos en que se forme mucho sarro. Después de que se
forma el sarro, solamente un profesional puede quitarlo (profilaxis). Una
limpieza profesional más frecuente puede ser necesaria en los casos de
personas con escasa higiene bucal o con estados de salud propensos a la
gingivitis, o que tengan tendencia a producir placa bacteriana. Dependiendo de
la rapidez con que se forme el sarro, la limpieza profesional puede necesitarse
cada tres meses o cada año. Después de eliminar el sarro y la placa bacteriana
las encías sanarán rápidamente debido a su excelente irrigación, siempre y
cuando el cepillado de dientes sea cuidadoso.

Se deben tratar o controlar los procesos de algunas enfermedades que puedan


causar o empeorar la gingivitis. Si una persona necesita tomar un fármaco que
cause un sobrecrecimiento del tejido gingival, este exceso de tejido puede
necesitar la extirpación quirúrgica. Sin embargo, con una higiene bucal
meticulosa realizada en casa y una profilaxis frecuente se puede disminuir el
desarrollo de la excrecencia y evitar la cirugía.

La carencia de vitamina C y de niacina puede tratarse mediante complejos


vitamínicos y una dieta adecuada.

La estomatitis herpética aguda suele mejorar en dos semanas sin ningún


tratamiento. La limpieza intensiva no ayuda, de modo que los dientes se deben
cepillar suavemente mientras la infección sea dolorosa. El odontólogo puede
recomendar un enjuague bucal anestésico para aliviar las molestias
experimentadas al comer o beber.

El descuido de la higiene bucal en la embarazada es frecuente a causa de las


náuseas que la afectan. Por ello, el odontólogo puede sugerir otras formas de
limpiar dientes y encías. Una mujer puede padecer el llamado tumor de
embarazo y someterse a una intervención para extirparlo, sin embargo, estos
tumores tienden a reproducirse hasta que concluya el embarazo.

Si la gingivitis descamativa se desarrolla durante la menopausia, puede ser útil


una terapia de sustitución hormonal. Si no es éste el caso, el odontólogo puede
prescribir comprimidos o pomadas de corticosteroides para aplicar
directamente sobre las encías.
Para prevenir hemorragias en el caso de gingivitis producida por leucemia, en
lugar del cepillo, los dientes y las encías se deben limpiar suavemente con una
gasa o esponja. El odontólogo puede prescribir un enjuague bucal de
clorexidina para controlar la placa bacteriana y prevenir las infecciones de la
boca. Cuando la leucemia está bajo control, un buen cuidado dental contribuye
a sanar las encías.

En el caso de pericoronitis, se puede levantar el colgajo para limpiar los


residuos y las bacterias. Si se detecta en las radiografías que una muela
inferior saldrá del todo, el odontólogo puede extraer la superior y prescribir
antibióticos durante unos días antes de extraer la inferior. A veces la muela
inferior se extrae inmediatamente.

ENFERMEDAD DE LAS TRINCHERAS

La enfermedad de las trincheras (infección de Vincent, gingivitis ulcerosa


necrosante aguda) es una infección dolorosa, no contagiosa, de las encías que
causa dolor, fiebre y cansancio.

El término enfermedad de las trincheras proviene de la Primera Guerra


Mundial, cuando muchos soldados en las trincheras contraían la infección. La
escasa higiene bucal suele contribuir al desarrollo de la infección, lo mismo
que el estrés físico o emocional, una dieta escasa o debido a que se duerme
poco. La infección se presenta muy a menudo en personas con gingivitis
simple, enfrentadas a un problema que les produce tensión nerviosa como, por
ejemplo, los exámenes de estudios o el cambio de trabajo. Este proceso es
más frecuente en los fumadores que en los no fumadores.

Síntomas
Por lo general, la enfermedad de las trincheras comienza repentinamente con
dolor en las encías, una sensación de malestar y cansancio general. También
provoca halitosis (mal aliento). Los extremos de las encías entre los dientes se
erosionan y se cubren de una capa gris de tejido muerto. Las encías sangran
con facilidad y duelen al comer y tragar. A menudo, los ganglios linfáticos del
cuello debajo de la mandíbula se inflaman y aparece algo de fiebre.

Tratamiento
El tratamiento comienza con una limpieza suave y minuciosa, durante la cual
se extrae de la zona todo el tejido gingival muerto y el sarro. Dado que la
limpieza puede resultar dolorosa, el odontólogo puede aplicar un anestésico
local. Durante los primeros días después de la profilaxis se recomienda que el
paciente haga los enjuagues bucales con una solución de peróxido de
hidrógeno (3 por ciento de peróxido de hidrógeno mezclado con agua al 50 por
ciento) varias veces al día, en vez de cepillarse los dientes.
El paciente debe visitar al odontólogo todos los días, o bien en días alternos
durante dos semanas. La limpieza regular por parte de un profesional se
mantiene mientras dure la curación. Si las encías no vuelven a su forma y
posición normales, el odontólogo las rehace quirúrgicamente para prevenir una
recidiva o una periodontitis. Se puede prescribir un antibiótico cuando la
enfermedad es grave o cuando el paciente no puede acudir al odontólogo.

PERIODONTITIS
Si no se la trata, la infección de las encías daña el hueso y el tejido de sostén.

Síntomas y diagnóstico
Los síntomas iniciales de la
periodontitis son la hemorragia,
la inflamación de las encías y el
mal aliento (halitosis). Los
odontólogos miden la profundidad
de las oquedades en las encías
con una sonda delgada y las
radiografías muestran la cantidad
de hueso perdido. A mayor
pérdida de hueso, más se afloja el diente y cambia de posición. Es común que
los dientes delanteros se proyecten hacia afuera. Habitualmente la
periodontitis no causa dolor hasta que los dientes se aflojan lo suficiente para
moverse al masticar o hasta que se forma un absceso (acumulación de pus).

Tratamiento
A diferencia de la gingivitis, que habitualmente desaparece con un buen
cuidado bucodental, la periodontitis requiere un tratamiento profesional. El
paciente que practica una buena higiene bucal puede limpiar solamente 2 mm
por debajo de la línea gingival.

El odontólogo puede limpiar las oquedades hasta 5 mm de profundidad, usando


un raspador y un cepillo de raíces que retira a fondo el sarro y la superficie
enferma de la raíz. Para las oquedades de 6 mm o más se requiere con
frecuencia un tratamiento quirúrgico. También es posible quitar la porción
desprendida de las encías, de modo que el resto se pueda adherir nuevamente
y de forma firme a los dientes, permitiendo así la limpieza de la placa
bacteriana en casa.

El odontólogo puede prescribir antibióticos, especialmente en el caso de


abscesos. En las oquedades profundas se pueden colocar unos filamentos
impregnados de antibiótico, para que una concentración alta del fármaco pueda
alcanzar el área enferma. Los abscesos periodontales causan un brote de
destrucción ósea, pero el tratamiento inmediato con cirugía y antibióticos
puede contribuir a la regeneración de gran parte del hueso dañado. Mientras la
boca permanezca inflamada después de la operación, un enjuague bucal de
clorexidina, durante un minuto dos veces al día, puede reemplazar
temporalmente al cepillo de dientes y la seda dental

TIPOS DE PERIODONTITIS

La enfermedad periodontal no es única, está integrada por una serie de lesiones que
aparecen en distintos períodos de la vida del individuo y son ocasionadas por grupos
bacterianos específicos. La periodontitis del adulto está asociada a ciertos
microorganismos diferentes a los que prevalecen en periodontitis juvenil y periodontitis
rápida progresiva.

CARACTERISTICAS PRINCIPALES DE LOS DIFERENTES


TIPOS DE PERIODONTITIS
PERIODONTITIS
CARACTERIS- PERIODONTITIS PERIODONTITIS
DE RAPIDA
TICAS DEL ADULTO JUVENIL
PROGRESION
EDAD > 35 años 20-35 años Adolescentes
localizada en
PROGRESION Crónica rápida
incisivos y molares
generalizada,
IRRITANTES placa bacteriana y anomalía en No hay Irritantes,
LOCALES calculos mecanismos de defectos genéticos
defensa

MICROORGANISMOS ASOCIADOS

Periodontitis del Adulto: Porfiromona gingivalis, Prevotella intermedius, Espiroquetas


Periodontitis de rápida progresión: Bacteroides gingivalis, Prevotella intermedius,
Actinobacillus Actinomicetemcomitans.

Periodontitis Juvenil: Actinobacillus Actinomicetemcomitans, Capnocitofaga.

Dentro de este grupo de lesiones, la periodontitis del adulto es quizá la entidad más
frecuente, iniciando en la juventud y progresando durante el resto de la vida del
individuo. La prevalencia aumenta de 10% en la adolescencia a 90% en los 40 años y,
pasada la cuarta decada, la gran mayoría de la población muestra algún signo de
periodontitis.

PORCENTAJE DE CASOS SEGUN EL TIPO DE PERIODONTITIS


DEL ADULTO 95%
RAPIDA PROGRESIVA 5%
JUVENIL 0.1%

PERIODONTITIS CRÓNICA

La periodontitis es una entidad infecciosa crónica que produce inflamación en los


tejidos de soporte dental, en cuya progresión produce pérdida de inserción
periodontal debido a la destrucción del ligamento periodontal y disminución en la
altura de la cresta ósea. Como lo muestra la clasificación, esta enfermedad se
presenta en dos formas de acuerdo a la extensión, mostrando idénticas
características:

PERIODONTITIS LOCALIZADA

Periodontitis en la cual solo máximo el 30% de las superficies dentales está afectada.

PERIODONTITIS GENERALIZADA
Cuando el número de superficies dentales afectadas supera el 30%.

Además se pueden considerar tres categorías de severidad:

• Leve: se ha perdido 1-2 mm de inserción.


• Moderada: se han perdido 3-4 mm de inserción.
• Severa: cuando se han perdido 5 mm o más de inserción.

Características:

• Pérdida clínica de inserción.

• Pérdida de hueso alveolar.


• Presencia de bolsas periodontales.
• Inflamación gingival (edema, eritema, aumento de la temperatura del surco).
• Hemorragia a la presión.
• Movilidad dental, que puede llevar a exfoliación.
• Es más frecuente en adultos pero puede presentarse también en jóvenes y niños.
• La severidad de la enfermedad está directamente relacionada con la presencia de
factores locales o factores locales predisponentes.
• Presencia de cálculos subgingivales.
• Asociado con un patrón microbiológico variable (Porfiromona Gingivalis, A.
Actinomicetecomitans, Bacteroides Forsitus, Prevotella Intermedia, Campilobacter
Rectus, Eubacterium Nodatum, Treponema Denticola, Streptococus Intermedia,
Prevotella Nigrecens, Peptostreptococus Micros, Fusobacterium Nucleatum, Eikenella
Corrodens, Espiroquetas).

Patrón de progresión lento a moderado, pero puede presentar períodos de progresión


rápida.

Puede estar modificada o asociada con enfermedades sistémicas.

Puede estar asociada con otros factores como el estrés y consumo de cigarrillo.

La periodontitis recurrente es el retorno de la enfermedad al periodonto y no se clasifica


como una entidad separada, de la misma manera que la enfermedad que no responde
positivamente a los tratamientos y conocida como periodontitis refractaria, no se separa
de la definición de periodontitis crónica.

PERIODONTITIS AVANZADA
En esta etapa, las encías se retiran más y se separan del diente.

PERIODONTITIS AGRESIVA

La periodontitis agresiva es un tipo específico de periodontitis con características


clínicas claramente diferentes de la periodontitis crónica. Estas entidades pueden o
no estar, relacionadas con algunos desórdenes sistémicos que afectan la encía y
guían a la pérdida dental, en cualquiera de las dos denticiones. El grado de
destrucción periodontal puede estar relacionado con la virulencia bacteriana de la
flora asociada y la susceptibilidad del huésped. En varios estudios bacteriológicos se
han encontrado organismos Gram-Negativos en alto porcentaje. Los microorganismos
más frecuentemente encontrados son: Actinomices Actinomicetecomitans, Eikenella
Corrodens, Prevotella Intermedia, bacilos anaeróbicos como Campilobacter rectus y
Gram positivos como estreptococo, actinomices y peptoestreptoco, siendo el
microorganismo más relevante el A. Actinomicetecomitans ya que se ha reportado en
el 90% de los casos y se ha notado mayor respuesta al tratamiento cuando se
controlan los niveles de esta bacteria, aunque la respuesta a la presencia de este
patógeno puede variar de acuerdo a la susceptibilidad y además se ha encontrado un
patrón de respuesta, étnico. Se ha hecho énfasis en la susceptibilidad del huésped
debido a la relación desproporcionada entre la severidad de la destrucción periodontal
y la cantidad de depósitos bacterianos, se han encontrado en algunos pacientes,
quienes han desarrollado la enfermedad, que hay alteración en las funciones
migratorias y antibacteriana de los PMN leucocitos, las anormalidades de los PMN
pueden ser resultado de un estado hiperinflamatorio, causado por la presencia de
citoquinas pro inflamatorias en el suero. Las respuestas inflamatorias locales se
caracterizan por altos niveles de mediadores inflamatorios como PgE2, IL-1a e IL-1b,
posteriormente se ha sugerido que la alteración de los PMN sea de carácter genético.
A este respecto se han realizado varios estudios ninguno concluyente, cuyos
resultados muestran alta heterogeneidad en cuanto a los factores de susceptibilidad
genética de la enfermedad. Se ha notado un patrón de distribución familiar, la
cantidad de miembros de una misma familia afectados puede llegar a ser del 40-50%,
que es la mayor sugerencia del patrón genético de la enfermedad, y análisis de
segregación manifiestan un patrón autosómico dominante, también se han
encontrado variaciones alélicas en el receptor Fc de la Ig G2 que disminuye la
capacidad de respuesta ante el A. Actinomicetecomitans.

Factores medioambientales como el cigarrillo, pueden modificar la capacidad de


respuesta del huésped, se ha encontrado disminución en la producción de IgG2 en
pacientes fumadores, también se ha visto asociado con el incremento de la extensión
y severidad de las lesiones. En general la susceptibilidad a la enfermedad puede ser
dada por factores endógenos y exógenos.

Una de las claves para determinar la enfermedad es la falta de respuesta a un


tratamiento adecuado.

La periodontitis agresiva se subclasifica igual que la periodontitis crónica según la


extensión de la enfermedad en generalizada y localizada.

Las características de la enfermedad no necesariamente deben presentarse todas


para poder diagnosticar la patología, los hallazgos comunes de los dos tipos de
enfermedad son:

• Los pacientes están clínicamente sanos, de no ser por la presencia de periodontitis.


• Enfermedad periodontal severa y de rápida progresión (pérdida ósea severa y
pérdida de adhesión).
• Agregación familiar.

Características secundarias:

• Cantidad de depósitos bacterianos no consistentes con la severidad de la


enfermedad.
• Elevada cantidad de A. Actinomicetecomitans y Porfiromonas Gingivalis.
• Anormalidades fagocíticas.
• La progresión de la enfermedad representada en la pérdida ósea y pérdida de
adhesión, puede ser autodetenida.
• Fenotipo hiper-responsive de macrófago, incluyendo elevados niveles de PGE2 e IL-
1b.

PERIODONTITIS AGRESIVA LOCALIZADA

Aparte de las características anteriores puede presentar:


• Aparición circumpubertal.
• Gran respuesta de anticuerpos séricos a agentes infecciosos.

Presentación localizada en los primeros molares y los incisivos (pérdida de unión


interproximal).

PERIODONTITIS AGRESIVA GENERALIZADA

Presenta las mismas características arriba mencionadas y:

• Aparece cerca de los 30 años pero puede presentarse en personas mayores.


• Pobre respuesta de anticuerpos séricos a agentes infecciosos.
• Pérdida de unión interproximal y de altura de la cresta ósea generalizada que afecta
por lo menos tres dientes diferentes a los primeros molares y los incisivos.

PERIODONTITIS COMO MANIFESTACIÓN DE ENFERMEDADES SISTÉMICAS

La placa dental es el factor iniciador de la enfermedad periodontal, sin embargo, la


severidad y extensión de la enfermedad dependen de las respuestas del huésped a la
agresión bacteriana. Esta clase de enfermedad periodontal contiene una lista de
enfermedades sistémicas en las cuales la periodontitis es una manifestación
frecuente, ya que su curso altera en la mayoría de los casos el sistema inmune e
inflamatorio. Los factores sistémicos modifican las formas de presentación de la
enfermedad principalmente a través de sus efectos sobre el sistema inmune e
inflamatorio.

La siguiente es la clasificación de la enfermedad periodontal como manifestación de


enfermedades sistémicas

PERIODONTITIS ASOCIADA A DESÓRDENES HEMATOLÓGICOS

NEUTROPENIA: los pacientes con neutropenia maligna presentan ulceración y


necrosis del margen gingival, presencia de sangrado, en ocasiones se asocia con
pérdida de insercion periodontal.
LEUCEMIAS: la forma aguda de la enfermedad presenta manifestaciones
periodontales con mayor frecuencia que la forma crónica, pero las manifestaciones
son similares en ambas condiciones. Se presenta agrandamiento gingival, hemorragia
gingival que también puede ser manifestación de trombocitopenia.

OTROS: los desórdenes de las células rojas, plaquetas y alteraciones de la


coagulación pueden influenciar el manejo de la enfermedad periodontal pero no hay
evidencia de que estas condiciones incrementen la suscepibilidad a la enfermedad
periodontal.

PERIODONTITIS ASOCIADA A DESÓRDENES GENÉTICOS

NEUTROPENIA FAMILIAR Y CíCLICA: las lesiones presentes en estas entidades son


mucho más agresivas que las manifestaciones de la neutropenia maligna
relacionándose con: bolsas periodontales profundas y extensas, pérdida de hueso
generalizada, también asociada a la dentición permanente. En la neutropenia familiar
no todos los individuos manifiestan la enfermedad.

SÍNDROME DE DOWN: comparado con otras entidades similares la severidad de la


enfermedad periodontal en individuos con Síndrome de Down es muy alta. La
enfermedad periodontal está caracterizada por una periodontitis temprana
generalizada, que comienza con la dentición decidua y termina con la dentición
adulta, la progresión de la enfermedad es muy rápida. Los sitios más frecuentes de
destrucción periodontal son alrededor de los incisivos y molares. Las raíces de los
incisivos inferiores son cortas lo que facilita la pérdida prematura de estos dientes.

SÍNDROMES DE DEFICIENCIA DE ADHESIÓN LEUCOCITARIA: enfermedad de


origen autosómico recesivo, que altera el número de receptores superficiales de los
neutrófilos incrementando la susceptibilidad a las enfermedades infecciosas. La
enfermedad manifiesta enfermedad periodontal inflamatoria severa.

SÍNDROME DE PAPILLON-LEFEVRE: enfermedad hereditaria autosómica recesiva


que se manifiesta con lesiones hiperqueratósicas en la piel, asociada con periodontitis
generalizada, la que ocurre comúnmente antes de la pubertad con pérdida de los
dientes deciduos y permanentes, los dientes se pierden en el orden de
erupción.SÍNDROME CHEDIAK-HIGASHI: enfermedad de origen hereditario
autosómica recesiva caracterizada por la alteración en la función quimiotáctica y
bactericida de los neutrófilos, asociada con periodontitis severa.

HISTICITOSIS: enfermedad que puede presentarse en cualquier etapa de la vida, se


caracteriza por la presencia de úlceras necróticas, con gran cantidad de tejido de
granulación y gran pérdida ósea, las lesiones pueden ser muy parecidas a
periodontitis ulceronecrotizante. Se diagnóstica con biopsia y estudios hematológicos
e inmunológicos.

ENFERMEDAD DE ACUMULACIÓN DE GLICÓGENO: condición autosómica


recesiva en la que hay alteración en el metabolismo de los carbohidratos, asociado
con disminución el conteo de neutrófilos y enfermedad periodontal.

AGRANULOCITOSIS GENÉTICA INFANTIL: desorden autosómico recesivo,


caracterizado por neutropenia severa, asociado a enfermedad periodontal similar a
periodontitis agresiva.

SÍNDROME DE COHEN: enfermedad autosómica recesiva caracterizada por retraso


psico-motor, obesidad, dismorfia y neutropenia, asociada a extensa pérdida de hueso
alveolar.

SINDROME DE EHLERS-DANLOS: enfermedad de carácter hereditaria autosómico


dominante, del tejido conectivo caracterizada por alteración en la síntesis de
colágeno, que afecta principalmente las articulaciones y la piel. Los tipos IV y VIII
están asociados con fragilidad de la mucosa oral y vasos sanguíneos y periodontitis
generalizada de características similares a la periodontitis agresiva, con pérdida
prematura de los dientes.

HIPOFOSFATASIA: entidad relacionada con la disminución de la fosfatasa alcalina


sérica y pérdida severa de hueso alveolar, lo que lleva a pérdida prematura de los
dientes, principalmente anteriores.

Además de las enfermedades anteriormente mencionadas hay factores sistémicos


que modifican o predisponen la presentación de la enfermedad, tales como la
Diabetes Mellitus que modifica significantemente todas las formas de periodontitis
cuando ésta no es controlada.

Muchas drogas como fenitoína, nifedipina y ciclosporina producen crecimiento


gingival y pueden modificar una enfermedad periodontal preexistente.

Las alteraciones hormonales que están asociadas a inflamación gingival en presencia


de placa puede en huéspedes susceptibles presentar pérdida periodontal.

Pacientes inmunosuprimidos por terapia o por enfermedad también tienen alta


predisposición a desarrollar enfermedad periodontal.

Personas fumadoras alteran el sistema de respuesta a agentes inflamatorios por lo


que también son fácilmente atacados por la enfermedad.
El estrés y otras condiciones sicosomáticas tienen efecto antiinmune directo o
indirecto sobre el sistema de defensa.

ENFERMEDAD PERIODONTAL NECROTIZANTE

La enfermedad periodontal necrotizante agrupa las dos entidades arriba


mencionadas, ya que podrían ser estados diferentes de la misma enfermedad
infecciosa y parecen estar relacionadas con una respuesta inmunológica disminuida a
la infección bacteriana de los tejidos periodontales, además de que no comparten
características etiológicas e histológicas con la periodontitis o la gingivitis. La única
diferencia entre las dos entidades está dada por la extensión de la enfermedad, como
ya se explicará más adelante.

Las características comunes a ambas entidades son:


• Necrosis gingival.
• Algunas veces la encía ulcerada se recubre con una seudomembrana blanco-
amarillenta o grisácea.
• Pérdida de tejido.
• Hemorragia espontánea.
• Halitosis.
• Dolor.
• Linfadenopatía.
• Fiebre.
• Malestar.

Puede estar asociada a:


• Estados de estrés sicológico.
• Inmunosupresión.
• Malnutrición.

GINGIVITIS ULCERONECROTIZANTE

Es una enfermedad de aparición y progresión rápida que se manifiesta con intenso


dolor gingival, necrosis de la papila interdental, pérdida de tejido, hemorragia a la
estimulación o espontánea. Esta entidad cede después de pocos días estabilizando
los tejidos y algunas veces regenerando la papila y demás tejidos interdentales
afectados; desaparece posterior al tratamiento que consiste en controlar la placa
bacteriana, retirar los agentes infecciosos como los cálculos y tratamiento con
antibióticos orales y enjuagues; generalmente presenta recidivas.

El desarrollo de la enfermedad es de origen bacteriano relacionado con bacterias


fusiformes, prevotella intermedia y espiroquetas.
Los factores predisponentes a la enfermedad son aquellos que estimulan la actividad
del eje adreno-pituitario-hipotalámico cuya activación genera inmunosupresión como
se presume que sucede en personas fumadoras, mal nutridas, estresadas, o
inmunosuprimidas como los pacientes VIH+; estas condiciones unidas a un alto nivel
de placa o trauma dental puede aumentar la predisposición al desarrollo de la
enfermedad, aunque la cantidad de placa no está directamente relacionada con la
severidad de la enfermedad.

PERIODONTITIS ULCERONECROTIZANTE

Enfermedad de aparición ocasional pero de alta severidad y rápida progresión que


produce eritema y necrosis de la encía libre, encía adherida y mucosa alveolar,
además de necrosis del ligamento periodontal y hueso alveolar. Presenta las mismas
características clínicas que mencionamos arriba y que son comunes a la gingivitis
ulceronecrotizante, la diferencia es que ésta presenta extensión a los tejidos de
soporte dental. Aunque la enfermedad sea severa y agresesiva no está relacionada
con aumento en la profundidad de las bolsas periodontales. Pueden haber recaídas
en la enfermedad pero esto no significa que la enfermedad sea resistente al
tratamiento.

CÓMO TRATAR LA ENFERMEDAD PERIODONTAL

El tratamiento dependerá del tipo de enfermedad periodontal y del grado de avance de


la afección. Las opciones de tratamiento incluyen: