You are on page 1of 1

EL PARTIDO DESPUÉS DE MECHE

En el huerto del Apra


Por: Fernando Vivas Periodista
Martes 18 de Enero del 2011
Que Meche Aráoz deje al Apra sin candidata es lo de menos, lo peor es que lo deja con un
problema imposible de administrar: la red de Jorge del Castillo compuesta por delegados
que creen que él ha trabajado en el Estado en pro de los intereses partidarios. Cualquier
acuerdo ‘post-Meche’ que mantenga ese poder incólume será un acuerdo pegado con
babas.

El perro del hortelano estuvo suelto durante el 2010 en el viejo partido, ladró y mordió
hasta frustrar la candidatura autóctona de Javier Velásquez Quesquén. Los pares
de JVQ no comieron ni lo dejaron comer. Del Castillo y ‘compañeros’ inamistosos de aquel
como Meche Cabanillas y Mauricio Mulder se aliaron y decidieron importar a Meche Aráoz.
Una buena fuente me contó que Alan García había manifestado su preferencia por JVQ en
una reunión informal que tuvo meses atrás con Alejandro Toledo. Le dijo a su antecesor,
“Javier es como tú, se hizo desde abajo” y fue muy duro con Del Castillo, de quien dijo,
aludiendo a los ‘petroaudios’ (esto lo he cotejado con más de una fuente): “Jorge le ha
puesto el cartel de corrupción a mi gobierno”.
Por todo esto, no debió sorprender a nadie que ayer García se pusiera del lado de Aráoz y
a la vez aclarara que no fue autor de la idea de hacerla candidata. Lo que no dijo, pero lo
mantengo como hipótesis, es que la haya alentado a renunciar. Si es así, estamos ante un
hecho más trascendente que el adiós de Meche: García se ha independizado tanto de su
partido que no apoyó la continuidad de su candidata. Estamos advertidos: en esta
campaña Alan y el Apra van a ser actores políticos distintos.

Por supuesto que debe preocuparnos esta crisis. Desincentiva el interés general por la
partidarización. Espero que los respetables dirigentes que le quedan, como Mauricio
Mulder, Meche Cabanillas o Javier Barreda (este ha sido el más principista en sus
declaraciones), no olviden que firmaron un documento para respaldar el requisito ético que
planteó Aráoz y, en consecuencia, breguen por desterrar del partido esa idea perniciosa
que está detrás del voto a favor de Del Castillo: que los que ganan una elección ganan el
derecho de copar y abusar del Estado. Ya perdieron el 2011, ojalá no pierdan la
perspectiva.