You are on page 1of 50

MONOGRAFIA

EL FUNCIONALISMO EN LINGÜÍSTICA
Carlisle González Tapia

Santo Domingo, D.N.


10 de Febrero de 1983

1
ESQUEMA GENERAL

I.- INTRODUCCION

II.- ANTECEDENTES

1) Visión Histórico-sintética desde la antigüedad hasta el Siglo XIX


2) El Método Histórico-comparativo
3) El Método Estructural

III.- EL METODO FUNCIONALISTA

1) Funcionalismo Sociológico
2) Funcionalismo Lingüístico
3) Observaciones Generales

IV.- CUAL ES EL METODO QUE ACTUALMENTE EMPLEA LA LINGÜÍSTICA?

V.- CONCLUSIONES

VI.- BIBLIOGRAFIA

2
MONOGRAFIA
EL FUNCIONALISMO EN LINGÜÍSTICA

OBJETIVO:

1) Investigar el grado de integración y desarrollo que ha alcanzado la ciencia de la lengua


(Lingüística) con la aplicación del Funcionalismo como una versión metodológica
2) Comprobar que el Funcionalismo sólo ha sido una de las diferentes versiones del
Estructuralismo ensayadas por los lingüistas en sus investigaciones
3) Determinar la posición actual de los desarrollos lingüísticos en términos
metodológicos

TESIS

La Lingüística, como ciencia general de la lengua, ha utilizado diferentes métodos de


trabajo e investigación para conocer, explicar e interpretar los fenómenos generales de las
lenguas naturales: el funcionalismo sólo ha sido una versión de uno de ellos, la cual, en
lingüística, no ha sido ni general ni en todas partes

HIPOTESIS:

1) El Funcionalismo es una de las versiones metodológicas utilizadas en Lingüística


2) Es precisamente en Lingüística donde la versión Funcionalista ha logrado su mayor
grado de desarrollo

3
INTRODUCCION

En el desarrollo de esta Monografía intentaremos ofrecer una visión más o menos


completa acerca del Funcionalismo y sus principales características reseñadas hasta el
momento, específicamente en dos de las diferentes áreas científicas en las que de una u
otra forma ha sido utilizado para la investigación de sus respectivos objetos de estudios:
Sociología y Lingüística

En este orden, pues, nos veremos forzados a resaltar las diferencias que existen entre los
varios funcionalismos: específicamente debemos enfatizar que no es lo mismo el
funcionalismo sociológico que el funcionalismo lingüístico; que cada uno de ellos
acusa características distintas y ha operado en circunstancias diferentes

También intentaremos demostrar que el Funcionalismo como tal no puede ser otra cosa
que lo que realmente es, contrario a la posición dogmatizante que adoptan ciertos críticos
que aspiran a que esta opción teórico-metodológica se ajuste a sangre y fuego a las
directrices de otras opciones a las cuales consideran más idóneas

Del mismo modo, existe la tendencia a simplificar las cosas y despachar de la forma más
sencillamente posible problemas teóricos que exigen profundas discusiones. En un
intento de ridiculizar a la lingüística y al funcionalismo como enfoque de investigación
se afirma que “la lingüística no es más que un funcionalismo aplicado”, revelando en tal
afirmación una visión reduccionista espantosa y una severa ignorancia acerca de la
historia de la lingüística como disciplina científica

Forma parte de nuestro interés también, el hacer ver que la Lingüística como ciencia
general de la lengua ha utilizado, a través de su historia, varios métodos de investigación

4
y que el funcionalismo sólo ha sido una versión de uno de sus métodos, el método
estructural, quizás el que le haya dado mayor sistematización, pero sólo uno de ellos, el
cual, a su vez adquiere dimensión universal a través precisamente de su aplicación a la
lingüística

Finalmente, pretendemos también indicar cuál es la posición actual, en términos


metodológicos, de la lingüística como ciencia general de la lengua

ANTECEDENTES

En este apartado nos proponemos presentar una visión general de los diferentes métodos
de investigación empleados hasta la fecha por la Lingüística

Como todos sabemos, una disciplina adquiere los ribetes de ciencia cuando cumple con
una serie de requisitos:
1) Poseer un Objeto de estudio
2) Un Método de investigación del Objeto de estudio
3) Una Teoría o cuerpo teórico que permite explicar el Objeto
4) Una Terminología discreta para expresar la Teoría

Desde la época de los hindúes y de los griegos (cuatro siglos antes de Cristo) hasta el
siglo XVIII y principios del Siglo XIX, específicamente 1816, los estudios de la lengua
fueron realizados de modo muy hetróclito y al amparo de un método general de
investigación que podríamos tipificar como “empiriológico”, por cuanto quienes trataban
la lengua con fines investigativos se aproximaban a la misma sin ningún rigor científico,
caprichosamente y armados únicamente de una tosca observación y del sentido
comparativo típico de la curiosidad humana

5
El investigador de la lengua, en la antigüedad y en el medioevo, estuvo cargado de
prenociones que evidenciaba en las concepciones que sobre la lengua externaba con fines
de dar a conocer qué cosa era la lengua. Su papel era puramente prescriptito. Se limitaba
a escoger dos o tres lenguas, básicamente griega y latina, las cuales utilizaban como
modelo y en base a las cuales prescribían qué debían tener todas las demás lenguas,
existentes o por existir, para ser consideradas como tales. Así, los modos de hablar de
diferentes comunidades que no se ajustaran al patrón prestablecido no eran lenguas, sino
dialectos (en el sentido peyorativo del término) y formas populares y vulgares que
debían ser desechadas por la gente culta

Bien entrada la baja Edad Media, ya aproximándose al Renacimiento, es cuando por


primera vez se comienza a tomar en cuenta, con el auge del sentimiento nacionalista
burgués, el valor y la importancia de esas formas de hablar de carácter popular y regional.
Dante Allighieri con su “De vulgari eloquentia” es quien comienza a valorizar estas
modalidades lingüísticas, que siempre fueron desechadas por los diferentes tratadistas de
la lengua.
A propósito dice R.H.Robins: “El nacimiento de los estados nacionales, el sentimiento
patriótico y el fortalecimiento del gobierno central, fueron circunstancias fortalecimiento
del nacimiento como lengua oficial de una de las variedades habladas en un determinado
territorio o nación; los hombres de esta época creyeron que era un deber primordial suyo
el cultivar con cariño su propia lengua nacional… a Dante se le puede atribuir el haber
instituido el estudio serio de las lenguas neolatinas (romances) con su obra De vulgari
eloquentia a principios del siglo XIV, en la que elogió la importancia de las lenguas
habladas, aprendidas inconscientemente en la niñez, frente al latín escrito aprendido
conscientemente como lengua segunda por medio de reglas gramaticales”.(1)

6
Sin embargo, aunque hubo numerosos tratadistas de lengua tanto en la antigüedad como
en la Edad Media y aún en la época del Racionalismo, es en el siglo XIX cuando se
comienza a tratar científicamente la lengua. Franz Bopp, lingüista alemán, publica en
1816 un trabajo comparativo del Sánscrito titulado: Sobre el Sistema de Conjugación
del Sánscrito en Comparación con el Griego, el Latino, el Persa y el Germánico. Con
esta obra se dio inicio a los estudios científicos de la lengua. Es el nacimiento de la
lingüística como ciencia, aunque el término debió esperar hasta 1830

Nace así la Gramática comparativa o Comparada, primera versión de la lingüística y con


ella el Método Comparativo o Comparado, el cual a final de siglo recibió las influencias
del Método Historicista y se llamó en conjunto: Método Histórico-Comparativo

Este fue el primer gran método ensayado por la Lingüística

El segundo fue el Método Estructural, que surge justamente un siglo después del
Comparativo, en 1916, con la publicación de la obra Curso de Lingüística General del
maestro ginebrino Fordinand de Saussure

El Método Estructural es un método general que ha tenido varias versiones entre las que
sobresalen: El Funcionalismo, que en lingüística fue cultivado por dos grandes escuelas:
La Escuela Fonológica de Praga y el Círculo Lingüístico de Copenhague, en Europa, y el
Descriptivismo y el Distribucionalismo, en Norteamérica, versiones metodológicas
estructuralistas creadas, respectivamente, por Leonard Bloomfield y Zellig Harris

Es decir, lo que hoy algunos investigadores denominan como Método Funcional, tanto
en Lingüística como en Sociología o en cualquier otra ciencia social o natural, no es más
que una versión del Método Estructural

7
El tercer gran método que ha ensayado la Lingüística es el Método Generativo-
Transformacional, creado por Noam Chomsky con la publicación de su obra
Estructuras Sintácticas, 1957, cuya primera revisión fue aplicada en 1965 con la
publicación de otra obra: Aspectos de la Teoría de la Sintaxis

Finalmente, hoy contamos con un cuarto método de investigación científica de la lengua:


se trata del Método Textual, el cual surge hacia 1972-3 en Holanda y Alemania con dos
autores Teun A.van Dijk y Janos Sandor Petoffi
.
Como se ve, la Lingüística, en aproximadamente casi dos siglos de existencia como
disciplina científica ha trabajado con cuatro grandes opciones teórico-metodológicas, las
cuales no se neutralizan sino que se solapan en el tiempo por cuanto cubren necesidades
explicativas diferentes del mismo objeto de estudio: la lengua. Se trata de cuatro grandes
métodos de trabajo que en diferentes épocas han surgido respondiendo a una necesidad
científica particular en cada caso

EL METODO HISTORICO-COMPARATIVO

La importancia histórica de este método consiste en que con él nació la lingüística, con él
surge una nueva ciencia social que hasta ese momento fue una disciplina muy
heterogénea y asistemática metodológicamente hablando

Como ya se ha dicho, el Método Comparativo tiene sus inicios con la publicación de los
trabajos comparatistas de Franz Bopp en 1816 en Alemania. Evidentemente hubo varios
precursores (William Jones, 1786; Henry Th. Colebrooke, 1805; William Carey, 1806) y
continuadores (Rasmus Rask, 1818, 1822; Jacob Rimm, George Curtius, J. K. Zeuss,

8
Friedrich Diez, Josef Dobrosky, Alexandre Ch. Vostokov, Franjo Miklosich) que
tuvieron la oportunidad de perfeccionar el método que con los Neogramáticos recibió en
conjunto el nombre de Método Histórico-Comparativo

Este método logra lo que podríamos tipificar como su culminación con el nuevo rigor
científico, aplicado a los principios de la investigación histórica, impreso por Kart
Brugmann y Berthold Delbruck y que revelan en su monumental obra publicada entre
1886 y 1900 con el título de “Principios de la Conjugación Gramatical de las Lenguas
Indogermánicas”. Es considerada como la obra que marca una etapa capital en la historia
de la lingüística comparativa genética; constituye el punto final y la suma de casi un siglo
de trabajos para el conjunto de la gramática comparada de las lenguas indoeuropeas

De esta obra se derivan los principios fundamentales del Método Histórico-Comparativo:


1) Principio de de la Continuidad Linguística
2) Principio de la Arbitrariedad del Signo Lingüístico
3) Principio de la Regularidad de los Cambios Fonéticos

Principio de Continuidad

Según este principio las lenguas no sufren cambios bruscos. Se trasmiten de generación
en generación; el hijo habla como el padre y el nieto como el abuelo. Esto se debe a que
en toda sociedad es necesario mantener un uso común de la lengua para asegurar la
intercomprensión indispensable para su supervivencia de la misma lengua. Sin embargo,
en toda sociedad, por muy coherente que sea, se producen cambios lingüísticos. El
aspecto más afectado siempre es el vocabulario: la moda, las innovaciones técnicas y los
préstamos de otras lenguas apresuran su renovación. También se producen cambios en la
pronunciación de una lengua y, en menor grado en los rasgos gramaticales

9
En general se puede decir que no hay, rigurosamente hablando, dos individuos de una
misma generación que tenga exactamente la “misma lengua”. Hay caracteres individuales
en el empleo de la lengua que se constituyen en el idiolecto de cada individuo. Pero a
pesar de ello, las diferencias que es posible observar de hablante a hablante o de los
componentes de una misma generación son mínimas y se mantiene lo fundamental de la
unidad de la lengua. Sólo al cabo de un tiempo bastante largo podrán ser percibidas las
diferencias

Principio de la Arbitrariedad del Signo Lingüístico

En términos de Saussure, este principio consiste en que “el signo lingüístico une, no una
cosa y un nombre, sino un concepto y una imagen acústica”. Es decir, existen relaciones
de muy diferente índole entre nombre, significado y cosa. Entre la palabra y el
significado hay una relación necesaria de evocación recíproca; igualmente entre el
significado y la cosa. Pero entre el nombre y la cosa no hay vínculo directo y necesario
alguno. El triángulo de Odgen y Richards, simplificado por Stephen Ullman en su obra
“Resumen de Lingüística Francesa”, permite ejemplificar tales relaciones

A esta relación no necesaria entre el nombre y la cosa es a lo que Saussure denomina


arbitrariedad del siglo lingüístico, gracias a lo cual es comprensible que en español
llamemos perro a lo que en inglés llaman dog, en francés chien, en alemán Hund y en
italiano cane

Pero este principio cobra importancia para los estudios comparativos sólo si se toma
como cierta la hipótesis contraria: los sonidos evocan por sí solos una realidad. Si esto
fuera cierto deberíamos encontrar en las diversas lenguas una misma cosa, puesto que la

10
forma de la palabra estaría impuesta por la realidad que ella designaría. Esta semejanza
no podría ser interpretada como la prueba de una relación histórica entre las lenguas. En
consecuencia, el hecho de que dos lenguas no designen la misma cosa con la misma
palabra sólo puede explicarse por una diferencia de naturaleza, de estructura mental entre
los hombres que hablan esas lenguas y la “raza” humana, lo cual es un absurdo

Principio de la Regularidad de los Cambios Fonéticos

En términos de Antoine Meillet este principio postula que “si una articulación está
conservada en una palabra, también lo está en todas las palabras de la lengua en las que
se presenta en las mismas condiciones”, y si sufre una modificación, la sufre siempre que
se presente en las mismas condiciones

Jacqueline Manéis-Giutton ofrece un ejemplo:

Comparando el antiguo inglés faeder, el antiguo alto alemán fater y el latín pater con las
formas del nombre del “pescado”: antiguo inglés fisk, antiguo alto alemán fisk, gótico
fisk, latín piscis, alto alemán fihu, gótico faíhu y latín pecu, se comprueba que a una p-
indica del latín corresponde una f- del germánico

En el trabajo del comparativismo aparecerán formas lingüísticas fónica y semánticamente


idénticas entre dos o más lenguas diferentes que son objeto de investigación. ¿Cómo
establecer esa concordancia? ¿Cómo explicar tal fenómeno?

El comparativismo deberá tomar en cuenta tres factores posibles que permiten explicar la
concordancia fónica y sémica entre palabras de lenguas distintas. Esa concordancia puede
deberse, pues, a:

11
1) Casualidad
2) Relación de Préstamo
3) Relación Genética

El cálculo de las probabilidades de que una concordancia casual ocurra es incierto, si


no imposible como resultado de la condición de la arbitrariedad del signo lingüístico, es
decir, la probabilidad de que cierto rasgo de expresión sea asignado a determinado rasgo
de contenido (o viceversa) no puede ser calculado ya que el número de ambos rasgos
(expresión y contenido) no pueden ser determinados como finitos. La probabilidad de que
ocurra la concordancia casual es relativamente alta sólo en el caso de la no arbitrariedad
(formas onomatopéyicas), pero aún aquí la asignación de los rasgos de contenido es
arbitraria y no se puede lograr la finitud

En suma, tenemos que la concordancia casual efectivamente ocurre, pero la


probabilidad de su ocurrencia es extremadamente pequeña, de modo que una
concordancia no limitada a unos cuantos términos de un largo inventario sería
interpretada como resultado de no casualidad, sino de otras causas

En la Relación de Préstamos entre términos de lenguas que se comparan la difusión de


los rasgos lingüísticos es un fenómeno normal observable dentro de una lengua y entre
lenguas diversas. A fin de situar el préstamo, debe establecerse un requisito básico: la
posibilidad de un contacto entre los usuarios de la lengua prestadora y los usuarios de la
lengua prestataria en el momento en que se produjo la transferencia

Todo material lingüístico prestado presenta tres características:


a) Un alto grado de concordancia formal manifestada entre la forma fuerte y el término
transferido;

12
b) Un término prestado es descubierto con fines de ser aislado o identificado en el
inventario de la lengua prestataria;
c) Las correspondencias formales encontradas entre la lengua prestadora y la lengua
prestataria, en el caso de los términos prestados, tienen una limitada reaparición en otros
términos de las mismas dos lenguas

El valor diagnóstico de estas características desafortunadamente es muy limitado. Por


ejemplo, el criterio a) sólo puede emplearse sin reservas cuando se trata de lenguas
genéticamente no relacionadas (Germano y Húngaro); en el caso de lenguas que están
genéticamente relacionadas, la concordancia formal puede ser observada también en
términos no prestados. Otro aspecto o rasgo negativo después de haberse prestado se
convierte en parte del inventario de la lengua prestataria, está sujeto a todos los cambios
que ocurran en esta lengua a partir del tiempo de la transferencia.

El otro tipo de relación especial que explica la concordancia entre dos o más lenguas es
la relación genética. Si una concordancia entre formas lingüísticas de dos lenguas
diferentes no puede ser adscrita ni a casualidad ni a préstamo, entonces se presume que
las dos lenguas en cuestión representan desarrollos de una fuente común. Las relaciones
de no casualidad y de no préstamo entre dos o más lenguas diferentes implica por lo
tanto la exigencia de que estas lenguas estén relacionadas genéticamente

¿Cómo evaluar el material que se sospecha genéticamente relacionado?

La primera recomendación consiste en concentrar los esfuerzos investigativos en el


aspecto fonológico de las lenguas en cuestión. Se parte de una noción central que
determina los procedimientos de trabajo de un comparativista: es la noción de
recurrencia sistemática. Recurrencia sistemática significa que una correspondencia

13
encontrada en un Conjunto A debe repetirse en los Conjuntos A’, A’’, etc., a menos que
puedan demostrarse las condiciones especiales que prevalezcan en estos conjuntos que
impidan la ocurrencia de estas correspondencias encontradas en el conjunto A. La
presunción decisiva, entonces, es que las correspondencias entre formas genéticamente
relacionadas son de hecho regulares, y que las desviaciones son debidas a la intersección
de un desarrollo regular con otro, ambos incompatibles. La regularidad de cambio de
sonido es sostenida como explicación general, y todas las desviaciones que de allí se
derivan tienen que operarse para explicar esa regularidad. En virtud de su regularidad, el
cambio de sonido no afecta la recurrencia sistemática de las correspondencias

Establecida la recurrencia sistemática entre términos que se comparan, se produce de


inmediato:
1) la Inspección
2) la Clasificación
3) la Reducción o Contradicción a clases mayores

La inspección es sencillamente un primer paso. Consiste en buscar o investigar en


determinadas lenguas que se sospecha están genéticamente relacionadas si existen
correspondencias formales. Si la inspección revela un número suficiente de
correspondencias aparentemente recurrentes, iniciará su clasificación

En esta primera fase el investigador está particularmente interesado en correspondencias


entre rasgos no idénticos, en la medida en que permitan reducir el peligro de su extravío
por veces extranjeras tomadas de una lengua por otra o compartidas por ambas

De este modo, la inspección es seguida por la clasificación. Esta incluye un limitado


número de todos los tipos de correspondencias observados. El número de clases de

14
correspondencias que resulta será relativamente alto; cuando un grupo completo se toma
en cuenta en un tiempo dado el número de clases de correspondencias crecerá
grandemente, ya que cada interferencia que ocurre en sólo una de las lenguas, conducirá a
la introducción de una nueva clase de correspondencia. Así, las cadenas de
correspondencias: a-a-a-a-a y a-b-a-a-a- no pueden ser sometidas bajo una misma clase
en esta fase, aun cuando la ocurrencia del rasgo –b- en la segunda lengua estudiada pueda
ser fácilmente explicable

Esta clasificación no incluye explicación, lo cual significa que hasta este punto la
posibilidad de un error es limitado a errores de omisión, no de comisión. Es decir, las
correspondencias pueden ser observadas sin ser sometidas a ningún tipo de manipulación

El próximo paso será la reducción a clases de cadenas con mayores correspondencias.


Todas las cadenas obtenidas son inspeccionadas por posibles factores condicionantes que
podrían explicarlas como variantes de otras cadenas. Si, por ejemplo, un conjunto de
correspondencias: o-u-a-a-a- ocurre sólo cuando la vocal estudiada se encuentra
precediendo a una consonante labial, el problema tendrá que ser formulado en el sentido
de si esta cadena puede ser una variante de otra cadena: a-a-a-a-a- encontrada sólo en un
contexto labial. Así, nuestro objetivo consiste en determinar si dos o más cadenas de
correspondencias están en distribución complementaria

La contracción o reducción de clases de cadenas de correspondencias en clases


mayores es el primer paso en nuestro procedimiento que incluye el establecimiento de la
hipótesis de trabajo. Los próximos pasos nos conducen a ulteriores hipótesis

15
EL METODO ESTRUCTURAL

Se admite como un axioma que no existe teoría sin método ni método sin teoría. Siendo
así, tenemos que el Estructuralismo es visto como una teoría y como un método de
análisis. Incluso, por el gran auge que adquirió a mediados de este siglo, ha sido
tipificado, particularmente en Francia, como una “moda intelectual”. En opinión del
lingüista Polaco Adam Schaff, esta moda intelectual se manifestó con fuerzas muy
diversas en diferentes países y en diversos círculos intelectuales, aunque su carácter
universal ha sido indiscutible

Son características básicas generales del Estructuralismo:


1) La noción de sistema: un todo que domina sobre sus elementos
2) La noción de estructura: interdependencia de las partes del sistema. Cada sistema
posee una estructura determinada: es tarea de la ciencia descubrirla
3) La noción de sincronía: análisis del objeto en un tiempo dado
4) La noción de diacronía: Análisis del objeto a través del tiempo, tomando en cuenta
etapas sucesivas

Aunque el estructuralismo como teoría y como método ha sido aplicado y empleado en


numerosas ciencias sociales, a tal punto que en la década del 60 todas la disciplinas se
explicaban a través de los principios estructurales, ya que significaba estar en la
vanguardia, lo cierto es que el estructuralismo que vimos surgiendo a principios de siglo
fue estrictamente de base lingüística. Es por ello que no es raro el hecho de que no haya
ningún tratado sobre estructuralismo que no comience con Saussure y que tome como
marco de referencia obligado al Círculo Lingüístico de Praga. No se puede hablar de

16
estructuralismo sin Saussure, sencillamente porque él es el creador del movimiento.
Saussure es el creador y fundador de la lingüística estructural moderna

Debido a que su nacimiento estuvo ligado a la lingüística, el estructuralismo


normalmente es tipificado en términos lingüísticos. A continuación presentamos una
breve reseña del mismo:

El estructuralismo lingüístico es una teoría y un método de análisis cuyo objeto material


es la lengua entendida en su naturaleza sistemática, es decir, como una red de relaciones
internas dentro de la cual el valor de cada signo depende de su función. Es la corriente
lingüística que se interesa por el análisis de las relaciones entre los segmentos de una
lengua, concebida ésta como una totalidad jerárquicamente ordenada

Como se ve, el estructuralismo obedece al principio dialéctico de las interdependencias


entre los fenómenos

Como el método estructural ha sido utilizado en diferentes ciencias sociales:


antropología, sicología, economía, sociología, etnología, etc., podemos hablar de un
estructuralismo lingüístico y un estructuralismo extralingüístico. La diversidad es la
constante ya que dentro del estructuralismo lingüístico podemos distinguir claramente
varias versiones del estructuralismo:
1) El Estructuralismo Sociologista: preconizado por Ferdinand de Saussure y sus
discípulos de la Escuela de Ginebra

2) El Estructuralismo Funcionalista: cultivado en la Escuela Fonológica de Praga y


cuyas principales figuras fueron Nicolás S. Trubetzkoy y Román Jakobson. La Escuela

17
Glosemántica de Louis Hjelmslev se inscribe en esta corriente, aunque sostiene
determinadas características particulares

3) El Estructuralismo Descriptivista norteamericano cuya figura medular es Leonard


Bloomfield
4) El Estructuralismo Distribucionalista, también norteamericano, sostenido por los
post-bloomfieldianos Zellig S, Harris y Charles F, Hockett

Algunos lingüistas como John Lyons se sentirían tentados a hablar de una quinta
corriente estructuralista: el Estructuralismo Generativo-transformacional, creado por
Noam Chomsky

A pesar de las notables diferencias que guardan entre sí las cuatro primeras versiones
estructuralistas citadas, tienen un punto en común constituido por los fines de su estudio:

a) describir la lengua
b) segmentar sus elementos constitutivos
c) clasificarlos
d) investigar sus relaciones

Como veremos más adelante, el funcionalismo lingüístico nace con los fonólogos de
Praga, cuando a la idea saussuriana de que los elementos del sistema de la lengua son
solidarios y dependientes, le añaden como fundamental el carácter de finalidad, de
función, que todos estos elementos poseen

Al lado del concepto de sistema tecnificado por Saussure, los fonólogos de Praga
introducen el concepto de estructura, con el significado de relación entre elementos del

18
sistema lingüístico, esto es, entre los fonemas o, más exactamente, entre pares de
fonemas

Los praguenses se ocupan de establecer las necesarias distinciones que deben existir entre
sistema y estructura:

“El sistema es el nombre para un todo que consta de elementos que forman una conexión
y se encuentran en una relación recíproca tal, que el cambio de uno de ellos acarrea el
cambio de la posición de los demás. La forma en que estos elementos están unidos entre
sí es el marco del sistema dado, es decir, el conjunto de las relaciones entre estos
elementos lo designamos como la estructura del sistema. Así, pues, estos elementos
están en una relación de interdependencia. Estos dos conceptos (sistema y estructura)
están unidos inseparablemente entre sí y, concretamente, de una manera determinada: no
existe en efecto estructura alguna sin sistema al que ésta se refiera, pero tampoco existe
sistema alguno sin una estructura correspondiente, lo cual se evidencia a través de la
definición misma de sistema. Sin embargo, esta conexión orgánica no es en modo alguno
una identidad, sino que, por el contrario, se trata aquí inequívocamente de conceptos
distintos, esto es, de significados distintos, de modo que no se les puede equiparar ni
confundir”. (Adam Schaff, Estructuralismo y Marxismo, pág. 19.)

Para la construcción del funcionalismo la fonología estructuralista praguense se sirve y


parte de estos dos conceptos fundamentales: sistema y estructura

También especializaban la idea de totalidad, aunque la misma ya estaba en Saussure.


Consideran el idioma como un sistema de unidades fonológicas con las que operan, y el
valor de posición de cada fonema está determinado por la totalidad del sistema, que es
más que la suma de dichas unidades, puesto que comprende también las relaciones entre

19
ellas. La estructura del sistema es precisamente el conjunto de estas relaciones que
poseen el carácter de la oposición. Sin esta oposición, la unidad fonológica, el fonema,
carece de valor propio

En lo relativo al problema de lo sincrónico y lo diacrónico en el estructuralismo, los


fonólogos de Praga contradicen a Saussure y son bastante explícitos cuando señalan la
necesaria complementariedad que debe existir entre ambos criterios de análisis cuando se
aborda el objeto de la Lingüística. Creo que es importante significar aquí que no se trata
de una simple enunciación teórica. El propio Jakobson hizo aplicación del método
diacrónico para determinar la evolución fonológica del ruso, en 1929, e incluso uno de
sus trabajos lleva como título: “Principios de Fonología Histórica”, 1931

El problema ha oscilado entre extremismos: en la segunda mitad del siglo XIX se


descuidó, entre los Neogramáticos, el aspecto sincrónico y se postuló que lo único digno
de tenerse en cuenta era lo diacrónico, lo histórico. El estructuralismo saussuriano
reaccionó contra ello y se colocó en la acera de enfrente al afirmar que sólo lo sincrónico
tiene importancia en el estudio de una lengua dada. El equilibrio lo ha venido a introducir
la Escuela Praga resaltando la interdependencia entre ambos enfoques

Principios Teóricos: 1) Funcionalidad


2) Oposición
3) Sistematicidad
4) Neutralización

Reglas de Funcionamiento: 1) Integración


2) Pertinencia
3) Inmanencia

20
4) Compatibilidad/Incompatibilidad
5) Variación Sincrónica/Diacrónica

Procedimientos Metodológicos: 1) Actualización


2) Clasificación
3) Segmentación
4) Conmutación

PRINCIPIOS

Estos cuatro principios fundamentales, aunque no aparecen de manera explícita en


algunos de sus formuladores, se pueden deducir de las explicaciones teóricas que ofrecen
en sus obras. Se encuentran dispersos en las obras de los principales representantes del
movimiento lingüístico-estructural: Jean Bauduin de Courtenay, Henry Sweet, Ferdinand
de Saussure, Nicolás Trubetzkoy, Román Jakobson, Edward Sapir, Leaonard Bloomfield,
André Martinet, Louis Hjelmslev, Zellig S. Harris, Charles F. Hockett y otros

Ramón Cerdá Massó, quien se ocupa de discutir estos cuatro principios (1969: 45-50),
señala que estos constituyen los fundamentos comunes del movimiento estructuralista:

1) Principio de la Funcionalidad:
Según este principio, un rasgo lingüístico sólo adquiere valor dentro del sistema que
forma la lengua si desempeña una función diferencial. Sólo existe aquello que es
funcional. Por ejemplo, en el sistema vocálico del español, el fonema /e/ existe porque se
diferencia de las demás vocales: pero - para – pira – pura

21
De igual modo, en el sistema consonántico del español el fonema /r/ tiene valor
lingüístico por cuanto es capaz de diferenciarse de los demás fonemas consonánticos:
pero – pela – peka – pega – pesa – pena – pena

Aunque aquí sólo hemos ejemplificado el principio de la funcionalidad con recursos del
nivel fonológico, es posible también hacerlo con los demás niveles de la lengua

2) Principio de la Oposición
Este principio establece que cada unidad existe en la lengua en virtud de las diferencias
que la caracterizan con respecto a las otras unidades y reglas del sistema

La oposición significa una diferencia. Se establece mediante la diferenciación de los


rasgos constitutivos de las unidades lingüísticas. En el caso de las unidades linguísticas
más pequeñas aislab les o segmentables, los fonemas, hay dos tipos de rasgos: comunes
o redundantes y distintivos o pertinentes. Los comunes no sirven para establecer la
oposición; sólo los distintivos permiten y explican este principio

Los fonemas son entidades que se definen negativamente, es decir, por su oposición a
las demás unidades de su naturaleza en el sistema del cual forman parte (sistema
fonológico)

El principio de la oposición establece que las unidades diferenciales a que hicimos


referencias en el apartado anterior, deben conservar “un grado suficiente de oposición
recíproca, a fin de que puedan ser identificadas”. De este modo, si tomamos, por ejemplo,
los signos “pera”, “peca”, “peña”, nos damos cuenta, de acuerdo a lo dicho en el
principio anterior, que se distinguen por las unidades fonemáticas consonánticas
colocadas en medio de cada signo: /r/ - /k/ - /n/, cada una de las cuales ha sido capaz de

22
introducir variación de significado, es decir, se han formado tres signos lingüísticos
diferentes. En cada una de esas unidades hay una diferencia interna (a nivel de rasgos)
que las opone entre sí. Así, los fonemas /r/ y /n/ se oponen a /k/ porque no son sordas;
igualmente /r/ se opone a /k/ y /n/ porque no es ni velar ni palatal (como lo son /k/ y /n/
respectivamente); también /n/ se opone a /r/ y /k/ porque no es oral (como lo son /r/ y /k/)

Siguiendo este mecanismo podemos determinar los rasgos diferenciales o distintivos


que oponen entre sí a todos los fonemas de la lengua española, “cuya funcionalidad
obliga a que la oposición sea suficientemente clara”. (R. Cerdá Massó, Lingüística, hoy,
1969: 47)

Se ha dicho que este es el principio característico del estructuralismo y que es el que


le ha dado mayor rendimiento

3) Principio de la Sistematicidad
Como se habrá podido observar, el Principio de la Oposición se ha desarrollado en base a
la diferenciación de los rasgos constitutivos del fonema, es decir, los rasgos
redundantes o comunes y los rasgos distintivos o relevantes o pertinentes

Creemos oportuno aclarar aquí que los conceptos de rasgos distintivos y redundantes
sólo lo son en términos relativos. Es decir, un rasgo puede ser distintivo (el que opone
un fonema a otro) respecto de un fonema determinado y ser redundante respecto de otro.
Por ejemplo, el rasgo que opone a /b/ y a /p/ es la sonoridad-sordez respectivamente; en
cambio, en la oposición /b/ - /m/, el rasgo distintivo ya no es la oposición sonoridad-
sordez, sino la oralidad-nasalidad

23
De esta manera, los rasgos distintivos y los redundantes de unas mismas unidades se
combinan para funcionar varias veces en oposiciones distintivas, constituyendo una red
de relaciones en la oposición. Es así como se forman conjuntos coherentes en donde las
oposiciones y las redundancias corresponden sin chocar a grupos del sistema que aún
cuando tengan rasgos comunes con otros funcionan en virtud de sus rasgos diferenciales
Por ejemplo, todos los fonemas se oponen entre sí y forman una red de relaciones, es
decir, forman un sistema, el sistema fonológico o fonético o fonemático. Lo mismo
sucede con el sistema morfológico, con el sistema léxico y así sucesivamente

4) Principio de la Neutralización
Este y los demás principios están relacionados con el de la Oposición. Es decir, una
neutralización se produce cuando la diferencia entre las unidades que se oponen
desaparece. Así, al no haber diferencia desaparece también la oposición y entonces se
habla de que las unidades en cuestión se han neutralizado. La neutralización aparece
dondequiera que una distinción deja de ser funcional, es decir, no es necesaria por cuanto
no cumple una función diferencial

Por ejemplo, los tres fonemas nasales del español /m/ - /n/ - /ñ/ en posición intervocálica
cumplen con su función diferencial, se oponen entre sí: /kama/, /kana/, /kaña/. Sin
embargo, en posición final de palabra o de sílaba sólo aparece el fonema /n/: `pensum`
/pensuN/, `desdeñoso` (de desdén=desdéN). Esto quiere decir que, aunque en `pensum`
gráficamente hay una M en final de palabra, lo que realizamos fonéticamente en una N,
específicamente una N velar que por estar sustituyendo una M se representa como el
archifonema /N/. Lo mismo sucede con la Ñ de `desdeñoso` que aparece en `desdén`
como una n velar, y que por la misma razón anterior se representa mediante el
archifonema /N/. El archifonema es el término neutro que se emplea para indicar una

24
neutralización. Por ejemplo, aquí /N/ es el archifonema que representa a los fonemas
/m/, /n/, /ñ/ en posición final de sílaba o de palabra

Por último, en posiciones no intervocálicas, por ejemplo, en contextos de fonosintaxis,


ante oclusiva bilabial, el fonema /n/ se neutraliza, a su vez, en /M/: `un piso` - /uM piso/,
`un beso` - /uM beso/; igualmente ante palatal se neutraliza en /Ñ/: `un chele` - uÑ céle/;
este fenómeno también se verifica en medio de palabra: `mancha` - /máÑca/

REGLAS DE FUNCIONAMIENTO

De las obras de los autores citados en el apartado anterior, también se desprenden


determinadas Reglas que pretenden explicar el funcionamiento de la estructura
lingüística y de su análisis

Veamos algunas de las más notorias:


1) Regla de la Inmanencia
Según esta regla el análisis lingüístico debe basarse absolutamente en la estructura tal
como se revela y desechar toda experiencia del exterior y toda implicación con ciencias y
métodos que no sean lingüísticos
El análisis inmanente se basa en las leyes internas de funcionamiento y de significación
de la lengua como son: las oposiciones, las asociaciones o combinaciones, las
neutralizaciones, las compatibilidades, etc.

25
2) Regla de Pertinencia
Para la explicación de la naturaleza, la estructura y el funcionamiento de la lengua hay
unos aspectos o enfoques que son más pertinentes que otros, más importantes que otros
La noción pertinente designa el punto de vista en que se ubica una disciplina para
estudiar su objeto. Entendido así, lo pertinente no será más que una perspectiva escogida,
por ejemplo:

a) el concepto estructural designa claramente relación entre los términos y por tanto lo
básico es la relación entre esos términos. Esto significa que desde el punto de vista
estructural lo que importa es la sintaxis, la cual permite explicar la relación de los
términos

b) en lo sincrónico lo que importa es la solidaridad de formas coexistentes en el tiempo

3) Regla de la Compatibilidad/Incompatibilidad
Según esta regla, las unidades linguísticas pueden ser compatibles o incompatibles
dentro de la frase o por su significado o por su construcción sintáctica
Aunque la elaboración o construcción del sintagma (unidad lingüística significativa)
corresponde al arbitrio del hablante, cada lengua tiene unas leyes internas de
funcionamiento (el sistema) que hace posibles o compatibles unas combinaciones y
rechaza otras por ser incompatibles

Obsérvese los siguientes ejemplos:


a) La fase: “El hombre se levantó y se puso sus botas, zapatos, sandalias”, contiene tres
formas lingüísticas incompatibles porque corresponden a un mismo punto del sintagma.
Sincrónicamente son incompatibles; es imposible que un hombre se ponga
simultáneamente sus botas, sus zapatos y sus sandalias

26
b) Igualmente, en la expresión: “esa mujer se comió la granada” la carga semántica de la
frase sólo será compatible si se trata de la fruta, pero no si se trata del explosivo

c) En “yo compro a la tienda”, hay incompatibilidad porque en español el uso a indica


un objeto animado

d) También es incompatible el empleo del gerundio en función de núcleo de predicado


absoluto: “Una caja conteniendo bombones”, puesto que en español sólo puede aparecer
como circunstancial o en frases compuestas donde funcione como frase verbal o lexía
verbal o perífrasis verbal

4) Regla de la Integración
Esta regla plantea que en la lengua las unidades, según su jerarquía, se integran unas en
otras hasta agotar el límite mayor
Las unidades de la primera articulación (los morfemas o monemas) están constituidos por
unidades de la segunda articulación (los fonemas); de igual manera, en la frase, los
términos se integran por la relación Sujeto-Predicado, y finalmente, el discurso es el
producto de la integración de las frases

5) Regla de la Variación Sincrónica-Diacrónica


De acuerdo a lo que postula esta regla, en la lengua, al propio tiempo que existe un
conjunto de relaciones entre términos coexistentes (sincronía), toda lengua es un
conjunto de relaciones entre términos sucesivos (diacronía), que se sustituyen en el
tiempo

27
Las lenguas cambian porque son habladas, son usadas. Es el uso el que determina las
modificaciones en las estructuras de la lengua. Por lo tanto, las modificaciones o
alteraciones se producen en la realización de las formas coexistentes; son parte de la
sincronía. Entran en competencia con las formas actuales
Ilustremos con ejemplos: retrato
fotografía imagen revelada
foto
complejo habitacional
condominio conjunto de viviendas
multifamiliar

Corolario: Las variaciones diacrónicas se producen en un estado de lengua y


constituyen innovaciones de formas existentes con las cuales entran en competencia. Las
variaciones diacrónicas y la realidad sincrónica son compatibles, complementarias

PROCEDIMIENTOS U OPERACIONES METODOLOGICAS

Cada ciencia, además de poseer unos Principios teóricos en los que se basa para llevar a
cabo sus investigaciones, es decir, el descubrimiento y explicación de su objeto, y unas
Reglas de funcionamiento de la estructura lingüística, también posee unos mecanismos o
procedimientos determinados que le permiten desempeñar su tarea de manera adecuada.
Estos procedimientos, en lingüística, derivan fundamentalmente de los trabajos
fonológicos realizados por el Círculo Lingüístico de Praga

Aunque podrían considerarse otros, nos limitamos a exponer los cuatro procedimientos
siguientes:

28
1) Actualización
Es el procedimiento natural y espontáneo mediante el cual el hablante selecciona y revela
en el habla las unidades del sistema (la lengua) adecuadas para el fin de su acto de
comunicación

Se trata de un uso idiolectal de la lengua. Se actualiza la lengua cada vez que sus
estructuras son empleadas para el acto comunicativo; es decir, cuando sus unidades son
utilizadas, de modo muy variable según los usuarios, para la trasmisión de mensajes de
un sujeto hablante a un sujeto oyente

En otro orden, gramaticalmente se habla de actualizadores para referirse a los


determinantes de la lengua. En este sentido, se produce la actualización cuando los
signos del sistema (la lengua), ambiguos y difusos, por efecto de sus actualizadores
(modificadores), se convierten en signos con referentes únicos, perfectamente
actualizados, es decir, definidos, precisados. Este procedimiento normalmente se da
dentro del sintagma. En algunas lenguas existen determinadas categorías que cumplen
con esta función característica. En español, por ejemplo, tenemos el artículo, con sus dos
variedades de actualización: determinado e indeterminado. Ejs.

Ejs. Estudios han llevado a los científicos a estas conclusiones


Los Estudios han llevado a los científicos a estas conclusiones
Los estudios enumerados han llevado a los científicos a estas conclusiones
En conclusión, tenemos que en la lengua podemos distinguir dos tipos de
actualizaciones: la utilización concreta de las unidades linguísticas y la determinación de
conceptos a través de los artículos

29
2) Segmentación
Consiste en separar o aislar o dividir el continuum lingüístico en unidades diferentes
conforme a su valor y función discretos. Es decir, un texto de lengua dado puede ser
separado en unidades del tipo fonema, del tipo morfema, del tipo palabra, del tipo
sintagma, del tipo proposición, del tipo frase y del tipo oración

Si tomamos como ejemplo de análisis de unidades linguísticas el siguiente texto:


“La falda morada de la vieja barrió el piso. Ya en la puerta, volvió la cara y se le vio el
amago de una sonrisa insultante. Seguramente quería decir una palabra sucia, pero no
lo hizo por respeto al hijo. Después se levantó el muchacho y pidió la bendición”

Como vemos, este texto consta de cuatro unidades del tipo oración

Sintagmas:
a) la falda morada
b) la falda morada de la vieja
c) barrió el piso
d) ya en la puerta
e) volvió la cara
f) y se le vio el amago
g) de una sonrisa insultante
h) seguramente quería decir
i) una palabra sucia
j) pero no lo hizo
k) por respecto al hijo
l) después se levantó el muchacho
m) y pidió la bendición

30
Estos son sólo algunos de los posibles sintagmas que se pueden extraer de ese continuum.
La posibilidad es mucho mayor y varía con los criterios de selección que se adopten

Morfemas:
/l-a-fald-a-morad-a-de-l-a-viej-a-barr-i-ó-el-pis-o-ya-en-l-a-puerta-volv-i-ó-l-a-cara-y-se-
le-v-i-o-el-amago-de-un-a-sonrisa-in-sult-a-nte-segur-a-mente-quer-ía-dec-i-r-un-a-
palabra-suci-a-pero-no-l-o-hiz-o-por-respeto-a-l-hij-o-después-se-levant-ó-el-muchach-o-
y-pid-i-ó-l-a-bendic-i-ón/

Fonemas:
/l-a-f-d-m-o-r-e-b-i-j(h)-r-p-s-y-n-u-t-k-g-c-/

Hemos segmentado el contunuum dado sucesivamente en oraciones (la mayor unidad


lingüística), en sintagmas (unidad lingüística significativa), en morfemas o monemas
(unidad lingüística significativa mínima) y en fonemas (unidad lingüística mínima
aislable y conmutable)

3) Clasificación
Este procedimiento consiste en agrupar las unidades del sistema según sus rasgos
comunes con el fin de establecer su oposición

Se basa en las posibilidades que tienen los elementos que resultan de la segmentación, de
combinarse entre sí, formando unidades de orden superior cada vez más complejas, es
decir, se basa en sus propiedades distribucionales

31
Los morfemas, por ejemplo, se pueden clasificar en morfemas lexicales o lexemas y
morfemas gramaticales o gramemas

De los ejemplos dados son lexemas: fald-morad-barr-viej-pis-puert-, etc.

Son gramemas: l-a-de-i-ó-ya-en-un-in-ía-pero-, etc.

También se puede establecer una clasificación de los morfemas en libres y ligados o


trabados, según que puedan aparecer sólos o no en la cadena hablada

Por ejemplo, son libres los radicales de los sustantivos, de los adjetivos y de los verbos:
fald-morad-viej-barr-, etc., y los llamados gramemas independientes: de-el-ya-en-pero,
etc.

Son ligados o trabados: -a, -ió, -o, -ante, -ía, -ir, -i-ón, etc.

También se puede hacer una clasificación de palabras, según lo plantea Pottier, en


palabras formadas por:
a) lexemas: no hay
b) lexemas + gramemas: fald-a, morad-a, viej-a, barr-ió, etc
c) gramemas: de, en, pero, y, etc.
d) sustitutos: ya

32
4) Conmutación
El procedimiento de la conmutación se define como una operación artificial que consiste
en sustituir o cambiar en el sintagma una unidad por otra con el fin de determinar las
posibles variaciones de significado que es capaz de introducir tal sustitución

Aunque normalmente se presenta a nivel de las unidades significativas mínimas (los


morfemas), también se pueden realizar en cualquiera de los otros niveles que componen
el sistema de la lengua. Incluso se puede llevar al nivel de conjunto de letras o grupos
consonánticos: si tengo la forma lingüística trama y sustituyo el grupo consonántico tr –
por el grupo fl- obtengo la forma o signo lingüístico flama. Evidentemente, ni tr- ni fl-
constituyen ni morfemas ni fonemas; son dos simples grupos consonánticos capaces de
conmutarse en la cadena hablada

Veamos algunos otros ejemplos de conmutación en español:

1) Nivel fonemático: pela- tela, donde hemos sustituido un sonido consonántico oclusivo
sordo bilabial por otro dental

2) Nivel Morfemático: librero - librito, donde conmutamos el morfema derivativo –er-


por el también morfema derivativo, pero con idea de diminutivo, -ito : libr-er-o – libr-ito

3) Nivel Sintagmático:
Durmió la siesta en la tarde
Durmió la siesta en la sala
donde se ha conmutado un sintagma con significación temporal por otro con
significación de lugar

33
Esta, y las demás conmutaciones hechas hasta aquí, podrían reproducirse con otros
morfemas existentes en la mima lengua

Todas estas unidades con las que hemos explicado y aplicado la prueba de la
conmutación existen en la lengua de manera relativamente dependiente, es decir, pueden
formar parte de otros signos dentro del sistema de la lengua y se pueden aislar para pasar
a desempeñar la misma función en otros contextos de la misma lengua

EL FUNCIONALISMO: Qué es y de dónde procede?

Ya hemos indicado que el denominado Método Funcional no es más que una versión del
Método Estructural, que ha especializado unas determinadas características:
específicamente la noción de función

Pero antes de continuar con el desarrollo de este tema, creo que es pertinente que
procedamos con el mismo caracterizando dos funcionalismos: el funcionalismo
sociológico y el funcionalismo lingüístico, que si bien es cierto que guardan una serie de
características básicas comunes, no lo es menos que se distancian en algunos aspectos

Funcionalismo Sociológico
Tal como lo plantea Héctor Díaz Polanco en su trabajo “Contribución a la Crítica del
Funcionalismo”, el funcionalismo sociológico presenta las siguientes características:

a) Noción de Función, que es central


b) Noción de Totalidad o de sistema total o de totalidad sistémica

34
c) Noción de Integración total
d) Noción de Interdependencia de las partes del sistema
e) Noción de Autoequilibrio del sistema u Homeostasis
f) Noción de Cambio social en determinadas condiciones

Los principales representantes de este funcionalismo son dos antropólogos: Radcliffe


Brown, inglés, y Bronislaw Malinowski, ruso

Se citan sendas obras de estos autores, publicadas ambas en 1922, como las que dan
inicio al funcionalismo sociológico: “The Andaman Islanders”, de Brown, y “Argonauts
of the Western Pacific”, de Malinowski. Es decir, se puede tomar la fecha de 1922 como
el inicio del funcionalismo sociológico. Sin embargo, su mayor apogeo lo adquiere con
la obra Sistema Social de Talcott Parsons, 1951

La mayor preocupación que Héctor Díaz Polanco y la mayoría de los críticos del
Funcionalismo manifiestan consiste en enfatizar que existen diferencias notables,
insalvables, entre el funcionalismo y el marxismo, cosa que nosotros entendemos como
algo natural. Tienen que haber diferencias para que uno no se asimile al otro. Veamos a
continuación una síntesis del cuadro de diferencias que Díaz Polanco establece entre
ambos enfoques:

1) El funcionalismo fija su atención en una parte de la sociedad y establece relación


funcional con las demás partes del conjunto social. Hace análisis global de puras
abstracciones, que por tanto son universales y absolutas

35
En cambio, el marxismo fija su atención en el entendimiento de ese conjunto y de sus
transformaciones. Hace el análisis global de la realidad concreta; las categorías y
conceptos teóricos son siempre relativos e históricos, jamás absolutos y ahistóricos

2) En el funcionalismo, la noción holística explica las partes que han escogido como
objeto de estudio. Se quiere conocer la función de un elemento en el sistema, pero no la
naturaleza misma del sistema. El sistema se considera como algo dado; se parte de algo
ya elaborado. No se investiga la conformación y transformación del sistema

En el marxismo, la noción de holismo explica la totalidad, con lo que se accede a un


entendimiento de las partes que la integran. Centra su interés en la totalidad misma y se
pregunta cómo surge y cómo evoluciona

3) el tipo de totalidad que considera el funcionalismo y los criterios empleados para


elegirla es diferente. Aquí, son ejemplos de totalidad: un club, una pandilla, una familia,
sociedades campesinas, etc. Todo despende del objeto de estudio considerado y del
interés del investigador. Esto, naturalmente, conduce a estudios sin objetos de estudio,
según opina Althusser

En cambio, para el marxismo, la totalidad adecuada, empírica y teóricamente, es la


“unidad del sistema capitalista mundial”. Las sociedades campesinas son sólo un
elemento de una totalidad mayor: una sociedad global en la que domina el modo de
producción capitalista y que está inserta en un sistema capitalista mundial

4) En el funcionalismo, el carácter de las relaciones entre las partes del sistema total, es
decir, la noción de interdependencia de las partes, es diferente. La totalidad se caracteriza
por una interdependencia equilibrada de las partes

36
En el marxismo, esa interdependencia es desigual. Existen grados de interdependencia de
las partes que integran el todo. El peso de las diversas partes del sistema no es similar,
sino diferencial. Este es un planteamiento metodológico fundamental en la teoría
marxista: es el que le permite decir que en ciertas sociedades la estructura dominante es
la económica, y en otras pueden ser la política, la religiosa, etc., mientras afirma como un
instrumento analítico básico, la determinación de la estructura económica de toda
sociedad
Este criterio particular del marxismo sobre la totalidad le permite la elaboración de un
estudio causal adecuado y entender la dinámica del sistema, estudio que el funcionalismo
no está en condiciones de poder realizarlo

Como señalamos más arriba, el funcionalismo sociológico y el lingüístico no coinciden


punto por punto en sus características. Veamos este último

Funcionalismo Lingüístico o Lingüística Funcional


Este enfoque estructuralista se inicia en 1926 con la fundación del Círculo Lingüístico de
Praga. Los postulados de esta escuela recogidos en las Nueve Tesis, presentadas en el
Primer Congreso Internacional de Filólogos Esclavos, en Octubre de 1929, celebrado en
La Haya, Holanda, muestran claramente el carácter estructuro-funcional de sus
concepciones, entre las que sobresale:

1) Concepción de la Lengua como Sistema Funcional


En el análisis lingüístico, debe uno situarse en el punto de vista de la función. Desde este
punto de vista, la lengua es un sistema de medios de expresión apropiados para un
fin. No puede llegarse a comprender ningún hecho de lengua sin tener en cuenta el
sistema al cual pertenece. Es decir, predomina el concepto de totalidad

37
2) Lo Sincrónico y lo Diacrónico: tareas y relaciones
La mejor manera de conocer la esencia y el carácter de una lengua es el análisis
sincrónico de los hechos actuales que por sí solos ofrecen datos completos, y de los que
se puede tener un sentimiento directo

Debe considerarse igualmente la concepción de la lengua como sistema funcional, como


una totalidad, en el estudio de estados lingüísticos pasados, tanto si se trata de
reconstruirlos como de constatar su evolución. No se pueden poner barreras
infranqueables entre los análisis sincrónico y diacrónico, como hace la escuela de
Ginebra. No se pueden juzgar los cambios sufridos por la lengua sin tener en cuenta el
sistema que se halla afectado por dichos cambios. Los cambios lingüísticos apuntan a
menudo al sistema, a su estabilización o a su reconstrucción. De este modo, el estudio
diacrónico no sólo no excluye en absoluto las nociones de sistema y función, sino
que, por el contrario, de no tener en cuenta tales nociones, resulta incompleto. De
igual modo, la descripción sincrónica tampoco puede excluir la noción de evolución”.
(Subrayados nuestros). (Jakobson y otros, “El Círculo de Praga”, págs. 30-32)

Además de esta posición sostenida por el Círculo Fonológico de Praga, podemos reseñar
otros enfoques y puntos de vista caracterizadores del funcionalismo lingüístico:

Por ejemplo, Oswald Ducrot y Tzvetan Todorov en su Diccionario Enciclopédico de las


Ciencias del Lenguaje (sic) plantean que los funcionalistas consideran el estudio de una
lengua como la investigación de las funciones desempeñadas por los elementos, las
clases y los mecanismos que intervienen en ella

38
Esta tendencia se revela particularmente en el método de investigación de los fenómenos
fónicos que Nicolás S. Trubetzkoy definió con el nombre de fonología, la cual fue
desarrollada sobre todo por André Martinet y Román Jakobson

¿Cuál es la función esencial, en la comunicación, de los sonidos elementales cuya


combinación constituye la cadena hablada? No son portadores de significación aunque en
ocasiones puedan llegar a serlo. Su función, por lo tanto, consiste ante todo en hacer
que se distingan otras unidades que tienen significado: el sonido /a/ permite distinguir
en español /macho/ de /mucho/. De este modo, el funcionalismo lleva a aislar, entre los
rasgos fonéticos físicamente presentes en una pronunciación dada, los que tienen un
valor distintivo, es decir, los elegidos para que sea posible comunicar una información.
Sólo éstos son considerados fonológicamente pertinentes. (O. Ducrot y T. Todorov,
O.C., págs. 40-41)

Por su parte, Denise Francois, colaboradora de André Martinet, hace algunos


señalamientos de mucho interés en la obra “LA LINGÜÍSTICA: (Guía Alfabética)”:

La fonología tuvo el mérito de proporcionar un modelo de análisis funcional, es decir, de


haber examinado, a partir de la hipótesis de que la función es la razón de ser de la
estructura y de su evolución, cómo la lengua asume sus funciones al nivel de las unidades
fónicas… Así, el establecimiento de las funciones distintivas, demarcativas y
comunicativas de las unidades fónicas______ ¿??supone lo verifica. El concepto de
función adquiere una gran coherencia, pues ofrece un criterio válido para obtener y
clasificar las unidades, en todos los planos de la lengua, y para establecer las estructuras
lingüísticas sobre la base indispensable de esta criba funcional. Esta ligazón entre
función y estructura proclama la originalidad del concepto de estructura lingüística

39
Este enfoque funcionalista ha confirmado la preponderancia de la función de
comunicación: sólo las necesidades de la comunicación permiten, en los casos de una y
otra articulación (2), explicar, en sincronía, los caracteres fundamentales de las unidades
lingüísticas (oposición, discreción, solidaridad), de su estructura y, en diacronía, de
conocer las causas del mantenimiento, de la desaparición, de la transformación de las
unidades y explicar la evolución de los sistemas. Por eso, funcional se utiliza
corrientemente en lingüística para referirse a las necesidades de la comunicación y ello
justifica la definición de la lengua como un instrumento de comunicación. (Denise
Francois, O.C., págs. 156-57)

Como se ve, en el funcionalismo lingüístico nunca, después de Praga, se ha descuidado ni


menospreciado el aspecto diacrónico

Observaciones Generales

Al parecer, entre los críticos del funcionalismo sociológico se resalta siempre como
debilidad o defecto del funcionalismo la especialización que se hace del enfoque
sincrónico y el consecuente menosprecio por el diacrónico

Así, el antropólogo M. Fortes dice: “Donde las instituciones son interdependientes, no


hay modo de establecer un orden de prioridad, excepto aplicando criterios que no pueden
utilizarse en un estudio sincrónico; y el estudio sincrónico es el sine que non de la
investigación”. (Citado por H.D. Polanco, 197)

Y Díaz Polanco señala: “Si se acepta, pues, como una característica del funcionalismo la
concepción de una interdependencia equivalente de las partes, la conclusión es que

40
sólo pueden hacerse estudios de estados determinados, que le impiden investigar los
procesos evolutivos, la dinámica interna de los sistemas en el curso del tiempo”.
(Subrayados nuestros)

Me parece que aquí se interpreta mal el concepto de equilibrio de que hablan los
funcionalistas de la lingüística, por lo menos. Se habla de equilibrio del sistema de la
lengua como un todo, pero no de equilibrio de las partes interdependientes dentro del
sistema. Interdependencia no implica necesariamente equilibrio. De hecho, por ejemplo,
en el plano fónico de la lengua, las relaciones que guardan los diferentes fonemas que
conforman el sistema fonológico de una lengua dada entre sí son desiguales. Así, la
relación que guarda el fonema /p/ con el fonema /n/ es una relación muy desigual

También queremos observar aquí que en sus pronunciamientos, Díaz Polanco presenta
contradictoriamente el estructuralismo y el funcionalismo:

“Otras escuelas o enfoques han experimentado la efímera vida de los eventos de moda:
recordemos tan sólo la meteórica existencia del estructuralismo, hoy en franca
decadencia y retirada, ante los embates de la crítica. En cambio, hay que admitir que el
funcionalismo, sin la estridencia de otras teorías, ha resistido mayores embates, y
permanece aún como un cuerpo vivo y actuante en el medio científico”. O.C. Pág. 111

Más adelante señala: “Sin embargo, resulta evidente que la adaptación del modelo
cibernético no garantiza por sí sola el desprendimiento del enfoque funcionalista o
estructural-funcional”. O.C., Pág. 126

Como se ve, Díaz Polanco en un texto separa funcionalismo y estructuralismo y en otro


(15 páginas más adelante) los une nuevamente

41
Qué pasa …?

Hemos sido insistentes en afirmar que el funcionalismo no es más que una versión del
estructuralismo, por lo tanto plantear la desaparición o muerte del estructuralismo como
movimiento teórico metodológico automáticamente implica la del funcionalismo

Finalmente, quisiera hacer una observación más. Esta se refiere a lo que considero como
un error que consiste en la marcada tendencia que se tiene de querer que todo el mundo
piense como uno piensa y actúe como uno actúa (algo muy corriente en política y en
religión); en términos teóricos se quiere que todas las teorías existentes desaparezcan o
se asimilen a la teoría sustentada por nosotros y mostramos una evidente inclinación
hacia la unificación, algo dialécticamente absurdo

Por ejemplo, los marxistas quieren que todo sea marxista y se vea sólo a través de ese
cristal; los funcionalistas, que todo sea funcionalista; los positivistas que todo sea
positivista, y así sucesivamente. Hay la tentación muy frecuente a considerar como
atrasado, malo, inadecuado, reaccionario, erróneo, insuficiente, etc., toda teoría que no
explica y cómo explica la teoría a la que se es adicto

Para responderle a los críticos marxistas, el funcionalismo no puede ni acercarse ni


alejarse del marxismo, ni del positivismo ni del relativismo. El funcionalismo (igual que
cualquier otra posición teórica-metodológica) es funcionalismo y nada más. El marxismo
es marxismo y nada más. No tiene por qué acercarse ni alejarse de ningún otro
procedimiento teórico-metodológico. Son opciones diferentes y en la medida en que
quisieran acercarse o alejarse a cualquiera otra se desnaturaliza

Héctor Díaz Polanco lo comprende así: “En la medida en que esto se hace más evidente

42
–refiriéndose al acercamiento del funcionalismo al marxismo-, ha sido necesario recurrir
a `modificaciones` de los supuestos y a tomar `prestadas` hipótesis o tesis de otras
teorías”. O.C., Pág. 152

Repito que se cae en el puro dogmatismo, en el dogmatismo más cerrado, cuando se


pretende que todo debe ser como uno lo concibe. Fuera de nuestra concepción no hay
nada de importancia; hay una clara subsunción del mundo a nuestro mundo

Por último, para robustecer nuestra crítica y hablando de las consecuencias que se derivan
del hecho de que el funcionalismo se modifique para acercarse al marxismo, como ha
tendido a hacerse en los más recientes funcionalistas sociológicos, Díaz Polanco dice:

“Desde luego, lo primero que puede objetarse a tales experimentos `innovadores` de los
funcionalistas, es la hibridez que provocan en la teoría. En otras palabras, se puede
calificar a esta práctica de inadecuada, en la medida en que se colocan nociones en el
interior de una teoría, que entran en clara contradicción con la estructura fundamental de
la misma, mientras se pretende que el enfoque se mantenga básicamente intacto. Por lo
menos, habría que admitir que el espécimen teórico que resulta de tales modificaciones
ya no es el mismo enfoque inicial. De otra manera, de continuar por este camino, en
poco tiempo la denominada teoría funcionalista será completamente irreconocible”.
(Subrayados nuestros). O.C., Pág. 151

Esto es cierto, totalmente cierto. Pero eso no sólo le sucede al funcionalismo por ser
funcionalismo. Le pasaría a toda teoría que tienda a modificarse bajo la presión de las
críticas

43
¿Cuál es el Método que Actualmente Emplea la Lingüística?

Actualmente y desde 1957, con la publicación de la obra ESTRUCTURAS


SINTACTICAS de Noam Chomsky, la Lingüística ha estado empleando el Método
Generativo-transformacional con muy buenos resultados en algunos campos de la
lingüística, aunque rezagado en otros

Los principales fundamentos teóricos de este método son:

1) Abandono del método inductivo y aplicación del método deductivo

2) Afirmar que todo hablante de una lengua cualquiera posee la capacidad creativa
llamada competencia, que se realiza en cada acto de habla, es decir, la actuación

3) Concebir la gramática de una lengua como “un conjunto de reglas capaz de dar cuenta
del mecanismo finito que constituye la lengua”

4) Toda Gramática está estructurada por tres componentes: Sintáctico (generativo),


Fonológico (interpretativo) y Semántico (interpretativo)

5) En toda Gramática, su componente sintáctico posee Reglas Transformacionales que


sirven para relacionar la Estructura Profunda con la Estructura Superficial de la lengua en
cuestión

44
CONCLUSIONES

1) CREEMOS QUE NUESTRAS HIPOTESIS SE HAN CONFIRMADO plenamente en


el sentido de que el Funcionalismo es uno y sólo uno de los enfoques utilizados en
Lingüística Estructural

Que además del enfoque Funcionalista como versión del Estructuralismo, en Lingüística
se han utilizado a través de su historia los Métodos: Histórico-comparativo,
Estructuralista en sus diferentes versiones, el Método Generativo-transformacional,
todavía sin resultados definitivos en algunas áreas, y el Método Textual con muchas
limitaciones

2) Igualmente hemos comprobado en esta monografía:

a) Que la Lingüística adquirió un extraordinario desarrollo con la aplicación del Método


Funcional, a tal punto que ha sido utilizada como modelo metodológico de otras
disciplinas como la Antropología, Etnología, Sicología, Sociología, etc.

b) Que a su vez el Método Funcionalista al ser aplicado en Lingüística obtuvo su mayor


grado de desarrollo, confirmado en las mismas razones que para la Lingüística se
enuncian en el apartado a)

3) Que todo esto permite rechazar por simplista y prenocional la afirmación de que “la
lingüística no es más que un funcionalismo aplicado “. Hubo y hay ciencia de la lengua
(Lingüística) antes y después del Funcionalismo

45
BIBLIOGRAFIA

1.- ABRAHAM, Werner Diccionario re Terminología Lingüística


Actual
2.- ALARCOS LL., Emilio Estudios de Gramática Funcional del
Español
3.- ALARCOS LL., Emilio Gramática Estructural

4.- ALBA, O. y FERNANDEZ, F. Introd. al Estudio de la Lengua española

5.-ALCINA, J. y BLECUA, J.M. Gramática Española

6.- AUZIAS, Jean-Marie EL ESTRUCTURALISMO

7.- BAEZ SAN JOSE, Valerio Introd. Crítica a la Gramática Generativa

8.- BRAVO, Víctor y Otros Teoría y Realidad en Marx, Durkheim y


Weber
9.- CATINELLI, Antonio ESTRUCTURALISMO Y GRAMATICA

10.- CHOMSKY, Noam ESTRUCTURALISMO Y GRAMATICA

11.- CHOMSKY, Noam Aspectos de la Teoría de la Sintaxis


12.- DIAZ POLANCO, Héctor Contribución a la crítica del Funcionalismo

46
12.- DUCROT, O. y Tzvetan T. Diccionario Enciclopédico de las Ciencias
del Lenguaje

13.- DUCROT, Oswald El Estructuralismo en Lingüística

14.- DURKHEIM, Emilio Las Reglas del Método Sociolingüístico

15.- DONZET, Roland Las Gramáticas General y Razonada de Port


Royal
16.- HADEN ELGIN, Suzette ¿Qué es la Lingüística?

17.- HEESCHEN, Claus Cuestiones Fundamentales de Lingüística

18.- AHOCKETT, Charles F. Curso de Lingüística Moderna

19.- IORDAN, Lorgu LINGÜÍSTICA ROMANICA

20.- HACKOBSON, Román Ensayos de Lingüística General

21.- JAKOBSON, Román Nuevos Ensayos de Lingüística General

22. - GARVIN, Paúl L. y Otros Method And Theory in Linguistic

23.- KOVACCI, Ofelia Tendencias Actuales de la Gramatical

24.- LEPSCHY, Giulio LA LINGÜÍSTICA ESTRUCTURAL

47
25.- LEROY, Maurice Las Grandes Corrientes de la Lingüística

26.- LOWY, M. y Otros Sobre el Método Marxista

27.- LYNS, John y Otros Introducción al Estructuralismo

28.- MARMBERG, Bertil Los Nuevos Caminos de la Lingüística

29.- MALMBERG, Andrés y Otros Lingüística Estructural y Comunicación


Humana
30.- MANESSY-GUITTON, J. y Otros LA EVOLUCION DE LAS LENGUAS

31.- MARTINET, Andrés LA LINGÜÍSTICA (Guía Alfabética)

32.- MARTINET, Andrés Sintaxis Funcional

33.- MARTINET, Andrés El Lenguaje desde el Punto de Vista


Funcional
34.- MARTINET, Andrés La Lingüística Sincrónica

35.- MANOLIU, María EL ESTRUCTURALISMO LINGUISTICO

36.- MILLET, L. y Otros EL ESTRUCTURALISMO COMO


METODO
37.- MOUNIN, Georges Historia de la Lingüística

48
38.- NIQUE, Christian Introducción Metódica a la Gramática
Generativa
39.- NIVETTE, Jos Principios de Gramática Generativa

40.- PAUILLON, J. y Otros Problemas del Estructuralismo

41.- PARSONS, Talcott y Otros Hombres y Cultura (Malinowski)

42.- ROBINS, R. H. Breve Historia de la Lingüística

43.- RODRIGUEZ ADRADOS, Francisco LINGÜÍSTICA ESTRUCTURAL

44.- RUDNER, Richard S. Filosofía de la Ciencia Social

45.- RUWET, Nicolás y Otros ESTRUCTURALISMO Y LINGÜÍSTICA

46.- SAUSSURE, Ferdinand de Curso de Lingüística General

47.- SCHAFF, Adam ESTRUCTURA Y LINGÜÍSTICA

48.- SEARLE, John La Revolución de Chomsky en Lingüística

49.- SIERRA BRAVO, Restituto Técnicas de Investigación Social

50.- SZMERENYI, Oswald Introd. a la Lingüística Comparativa

51.- SZMERENYI, Oswald Direcciones de la Lingüística Comparativa

49
52.- TIMPANARO, Sebastiano Praxis, Materialismo y Estructuralismo

53.- TRNKA, Bhoumil y Otros El Círculo de Praga

54.- WEBER, Max Sobre la Teoria de las Ciencias Sociales

Santo Domingo, D. N.,


10 de Febrero, 1983.-

Carlisle González

50