Вы находитесь на странице: 1из 12

Redes sociales, participación

e interacción social
Social networks, participation and social interaction

Leonor Perilla Lozano* 1


Bárbara Zapata Cadavid** 2
Profesoras del Departamento de Trabajo Social
Universidad Nacional de Colombia

Resumen
Este artículo propone una reflexión sobre el concepto de red social en tres dimensiones: como proceso
vincular intersubjetivo, como prácticas de colaboración y apoyo a quienes hacen gestión social, y como
entrelazamiento de los significados que interpretan y explican la cotidianidad de individuos, grupos y or-
ganizaciones. Así mismo, presenta la dimensión política de las redes sociales en el marco de la democracia
participativa a partir de la cual el trabajo social esclarece y sustenta la noción de red como marco interpre-
tativo de algunas metodologías de intervención social.
Palabras clave: red, redes sociales, trabajo social, vinculación social, participación, relaciones sociales, pacto
social, democracia participativa, interdisciplinariedad, interinstitucionalidad, intersectorialidad, interacción
social.

Abstract
This paper proposes a reflection on the concept of social network in three dimensions: as an intersubjective
binding process, as practices of cooperation and support for those making social advocacy, and as a way
to interweave meanings that interpret and explain the daily life of individuals, groups and organizations.
Likewise, we present the political dimension of social networks within the framework of participative de-
mocracy from which Social Work clarifies and sustains the notion of network as an interpretative framework
for some methodologies of social intervention.
Keywords: network, social networks, Social Work, social binding, participation, social relations,
participative democracy, interdisciplinarity, interinstitucionality, intersectoriality, social interaction.

Recibido: 19 de abril de 2009. Aceptado: 4 de agosto de 2009.

* leoperilla2001@yahoo.es, lperillal@unal.edu.co
** barbarapeople@hotmail.com, brzapatac@unal.edu.co

Trabajo Social N.º 11, 2009, ISSN 0123-4986. bogotá. páginas 147-158 147
Leonor Perilla Lozano Y Bárbara Zapata Cadavid

Llamé por teléfono a las cinco mujeres que forman conmigo el círculo de las
Hermanas del Perpetuo Desorden. Antes que yo me incorporara al grupo, ellas
se juntaban desde hacía años a compartir sus vidas, meditar y orar por gente
enferma o en apuros. Ahora que yo soy una de ellas, también intercambiamos
maquillaje, bebemos champán, nos hartamos de bombones y a veces vamos a la
ópera, porque la práctica espiritual a secas, a mí me deprime un poco.
isabel allende

Cuando se piensa en redes sociales, frecuentemente se Acerca del concepto de red


evocan grupos institucionales, sociales, organizacio- El colectivo adquiere su potencial subjetivamente
nes de base, convocatorias sectoriales sobre temas es- cuando se pasa del estar juntos al estar vinculados.
pecíficos y agendas o bitácoras pactadas para discutir janine puget
asuntos de interés común; si bien todas estas podrían
ser formas de trabajo en red, el concepto que este artí- El colectivo laboral, el vecinal, las familias y los
culo pretende revisar y recrear tiene que ver con redes amigos constituyen redes de intercambio personal
más cotidianas y que podríamos llamar las redes de real, así como contextos de pertenencia y de cons-
la vida, las cuales, aunque pueden tener perspectivas trucción e intercambio de significados para las per-
sociales, políticas y culturales amplias, son aquellas sonas que participan en tales colectivos. La acepta-
que emergen en la medida que establecemos vínculos ción de esta afirmación remite al concepto de red,
y enlaces con otras personas, como los que describe el una idea cuyos antecedentes se ubican en los trabajos
“círculo de las brujas” al que dice pertenecer la nove- de John Barnes, un profesor inglés de antropología,
lista escogida para ilustrar esta presentación. quien hacia 1954 concibió la red como la tribu a la
Las relaciones cotidianas que evoca Isabel Allen- cual pertenece el individuo:
de, con sus múltiples matices y contradicciones, los en todas las antiguas sociedades tribales, más sim-
procesos de construcción democrática que reclama la ples y más primitivas, la tribu se ocupaba de resolver
sociedad contemporánea y el propósito compartido los problemas existenciales de sus miembros. Los ame-
de abrir una discusión que consideramos pertinente rindios, los hawaianos, las tribus africanas, los esqui-
para las ciencias sociales en general y para el traba- males y otros, aún recurren al curandero como una
jo social en particular justifican el esfuerzo creciente fuente de apoyo social para solucionar los problemas
que se está desarrollando en la disciplina por decons- personales. (Speck y Attenave, p. 24)
truir los preconceptos, supuestos, representaciones y
marcos de referencia de los discursos que sustentan Sin embargo, es en la década de los setenta cuan-
las prácticas profesionales1. do el concepto de red comienza a designar una meto-
dología de intervención y el enfoque o perspectiva de
1 Algunas de las ideas y elaboraciones que presentamos en el texto redes se enuncia como una concepción teórica2 para
han sido objeto de investigaciones, de debate y análisis en dis-
tintos escenarios académicos: participación en el comité acadé-
mico del Seminario Internacional Bogotá por los Derechos de Trabajo Social, celebrado en Medellín, en agosto de 2007.
las familias- Convenio 252707 celebrado entre la Universidad Seminario-taller sobre redes sociales realizado en la Especiali-
Nacional de Colombia y la Alcaldía Mayor de Bogotá, 2007. zación en Nutrición, Facultad de Medicina. Universidad Na-
“Entretejiéndonos”. Módulo desarrollado en el marco del Con-
cional de Colombia, septiembre de 2008.
venio - 2572 de 2006 Universidad Nacional de Colombia-Se- 2 Denise Najmanovich reconoce otras fuentes del concepto en
cretaría de Integración Social: “La Convivencia en el mundo autores como Kurt Lewin y Jacob Levv Moreno, en la psicolo-
del Trabajo”. Bogotá 2006-2007. gía social; Manuel Castells y José Luis Molina, en la sociología;
Ponencia central presentada en el XII Congreso Nacional de Gregory Bateson, Humberto Maturana y Francisco Varela, en
la teoría sistémica; Edgar Morin en el pensamiento complejo;

148 universidad nacional de colombia, facultad de ciencias humanas, departamento de trabajo social
Redes sociales, participación e interacción social

comprender y analizar las relaciones intersubjetivas rol contribuyeron a desdibujar ideas y prácticas tra-
en el ámbito familiar, comunitario e institucional. dicionales, como la comprensión y reconocimiento
Con la emergencia de la sociedad industrial, la de algunas culturas milenarias a las redes relaciona-
especialización del trabajo y la sobreoferta de mer- les sociales e históricas. Algo similar ocurrió con las
cancías, las redes sociales se fueron invisibilizando, y prácticas lingüísticas —prácticas colectivas por exce-
se impusieron modelos de organización estructura- lencia— en cuanto fundamento de la formación de
les, institucionalizados y nucleares. Por ejemplo, en los problemas y a la vez guía para su resolución.
el caso de la familia, se privilegió el modelo de fami- La cultura se tornó más formalista en cuanto a
lia nuclear burguesa como unidad de consumo que las prácticas espontáneas de apoyo y vinculación so-
sustituye a las grandes familias medievales y tribales cial, y más tecnificada en cuanto a las modalidades
de la antigüedad, las cuales operaban como unidades de comunicación, lo que transformó la comprensión
de producción. de algunas experiencias habituales en distintos colec-
Según Gergën (1992), el mundo occidental, en su tivos y organizaciones sociales como manifestaciones
esfuerzo por mantener el statu quo, ha ignorado las eventuales, sofisticadas y esporádicas, y su comuni-
diferencias y particularidades de las poblaciones y cación, paradójicamente, silenció y canalizó multi-
culturas locales y ha impuesto concepciones privile- plicidad de expresiones.
giadas o culturalmente dominantes para regular las Esto llevó al protagonismo de figuras individua-
interacciones y las vidas de las personas. Un ejemplo les —especialmente masculinas— exaltadas por el
ilustrativo de ello son las teorías de estratificación y discurso hegemónico de las ciencias sociales, y a la
rol, propuestas por Parsons (1951, 1954, 1960, 1964) invisibilización de las acciones colectivas que se tor-
para el análisis de la sociedad o las ideas acerca del in- naron periféricas y marginales en el discurso, aunque
dividuo como la morada por excelencia de los proble- no necesariamente en la cotidianidad.
mas y, a la vez, como el depositario de la intervención Diversos movimientos y experiencias, en distin-
profesional (Gergën, 1997). tos lugares, han producido desde los años setenta
Un buen conjunto de estas ideas han sustentado un continuo redescubrimiento del valor de las redes
conocidos debates en el trabajo social acerca del obje- informales de apoyo y de la integración social de
to/sujeto del conocimiento disciplinar y las tensiones las personas, “desmitificando la creencia de que las
éticas que reclaman discursos centrados en la ayuda grandes estructuras y organizaciones formales en la
profesional-ética del cuidado y discursos centrados sociedad moderna han llevado al declive del rol que
en los derechos-ética de la justicia3. desempeñan los grupos primarios —familia, amigos,
Tendencias como la que representa Parsons, en vecinos, comunidad, entre otros— en el bienestar y
su afán por explicar científicamente las relaciones ajuste personal y social” (Gracia, p. 29).
sociales, mediante nociones como la de estructura y En 1976, Collins y Pancoast publicaron un traba-
jo con el título Redes naturales de ayuda, reportado
por Wasserman y Danfrorth en 1988, en el cual des-
y, especialmente, Félix Guattari, Deleuze y Bruno Latour, pen-
sadores de la posmodernidad. Para Elina Dabas, también los tacan la importancia de un fenómeno básico de la
terapeutas familiares Mony Elkaim, Johan Klefbeck, Carlos interacción humana “las personas reciben ayuda de
Sluzki, Marcelo Pakman, el psicólogo Sebastián Bertucelli, otras personas, personas que son fuentes naturales de
junto con el maestro Saúl Fuks, quienes han contribuido desde
sus prácticas a consolidar la noción de redes. apoyo y que no poseen una educación profesional.
3 La discusión sobre este tópico es ampliamente sustentada por Una ayuda que tiene lugar en el vecindario y en lu-
la trabajadora social y terapeuta sistémica estadounidense Lynn gares donde transcurre la vida cotidiana, como bares,
Hoffman, quien propone disolver la aparente dicotomía ética
entre el cuidado y la justicia por una ética de la responsabilidad peluquerías, etc.” (Ibid., p. 30). Para estos autores, las
relacional, concepto que a su vez replantearía la pregunta por redes informales de apoyo constituyen la principal
cuál es la unidad de intervención para el trabajo social entre
fuente de ayuda disponible para las personas con es-
el individuo, la familia, el grupo o la comunidad (Hoffman,
2001, p. 17). casez de recursos económicos. Afirman que las acti-

Trabajo Social N.º 11, 2009, ISSN 0123-4986, bogotá 149


Leonor Perilla Lozano Y Bárbara Zapata Cadavid

vidades informales de ayuda ocurren tan asiduamen- El concepto de red social evoca, por lo menos,
te y de forma tan espontánea que, curiosamente, casi tres dimensiones: el aspecto vincular de las relacio-
pasan desapercibidas. nes intersubjetivas —las redes como forma de vin-
En América Latina la perspectiva de redes ha sido culación social—, el ejercicio particular de desarro-
especialmente desarrollada, entre otros, por el colec- llo de una gestión social que implica la colaboración
tivo Fundared, el cual considera las redes como y el apoyo entre quienes lo realizan —trabajo en
Sistemas abiertos a través de los cuales se produce red—, y la manera como se entrelazan distintos sig-
un intercambio dinámico tanto entre sus integrantes nificados para interpretar y explicar la experiencia
como con los de otros grupos y organizaciones, posi- cotidiana —tramas de significado—.
bilitando así la potencialización de los recursos que
poseen. El efecto de la red es la creación permanente Las redes hacen referencia a los
de respuestas novedosas y creativas para satisfacer las vínculos y evocan el apoyo social
necesidades e intereses de los miembros de una comu- Para Ross Speak “las redes son lo que subsiste del
nidad, en forma solidaria y autogestiva. (Yanco, p. 2) aspecto tribal de las sociedades primitivas” (Speak,
1989, p. 24), y su función básica es el apoyo social.
Esto supone una estructura organizacional y sec- Por este se entienden las acciones, los procesos y los
torial en la cual se privilegian relaciones horizontales recursos que se activan en contextos de relación y se
entre los integrantes de equipos de trabajo institu- ponen al servicio de la realización de aspiraciones y
cional —abogados, abogadas, sicólogos, sicólogas, satisfacción de necesidades individuales y colectivas.
trabajadores y trabajadoras sociales, nutricionistas, Las redes dan cuenta de la manera como se es-
educadoras, educadores, médicas y médicos, entre tablecen las relaciones sociales, las cuales corres-
otros— así como entre instituciones de los sectores ponden a un entramado de acciones, significados
de la salud, la educación, la justicia; y también un y emociones entre sujetos individuales y colectivos.
compromiso deliberado y congruente con la idea Es decir que las redes están presentes en las orga-
de que la diferencia en los saberes, en las formas de nizaciones, los grupos y los territorios, y no nece-
aproximación a la realidad y en las metodologías sariamente coinciden con lo instituido. Por tanto,
de intervención significa diversidad, posibilidades y las redes no se decretan ni se crean, sino que se
complementariedades, en lugar de desigualdad entre descubren, se activan y se pueden visibilizar, por
las personas o jerarquías en el conocimiento. ejemplo, mediante procesos de mapeo, de observa-
Si se define desde los dos elementos que componen ción y de referenciación. Sin embargo, el debate está
la idea de red, social y apoyo, el componente social re- planteado entre quienes persisten en instalar redes
flejaría las acciones del individuo con el entorno social, sociales y quienes se esfuerzan en indagar cómo se
los cuales pueden representarse en niveles distintos: la dinamizan. Una base de datos en una institución,
comunidad, las redes institucionales, y las relaciones un listado de recursos sociales con los cuales cuenta
íntimas o de confianza; el componente apoyo reflejaría una localidad, un barrio o un municipio, a veces
las actividades instrumentales y expresivas esenciales. se confunden con redes sociales, y aunque podrían
Actualmente, y dado el carácter complejo y mul- considerarse como los primeros pasos para identi-
tidimensional de este constructo, el término apoyo ficar posibilidades de acción social y política, no
social se utiliza para designar una característica abs- son suficientes para activar el apoyo social, pues se
tracta de las personas, conductas, relaciones o siste- requiere de vinculaciones estrechas en torno a inte-
mas sociales y, en ese sentido, puede considerarse que reses, necesidades, voluntades y emociones que sur-
representa más bien un metaconcepto que un concep- gen de la experiencia interactiva que se da al hacer
to susceptible de definición y medición. (Fierro et al., cosas juntos. La trama vincular rompe conceptos
2006, p. 13) como los de jurisdicción, sector, disciplina, entre
otros (Dabas, 2006), y plantea configuraciones y

150 universidad nacional de colombia, facultad de ciencias humanas, departamento de trabajo social
Redes sociales, participación e interacción social

maneras de relación alternativas. La democracia nuestros estados y sobre las cuales se promulgan las
participativa constituye un escenario en el cual se constituciones nacionales, son discutidas en el mar-
expresarían las redes como forma de vinculación so- co del pensamiento posmoderno, según el cual se
cial y un marco explicativo de la dimensión política considera controvertible la idea de que, gracias al
de dichos vínculos. pacto social, todos somos “libres e iguales”, pues la
falacia del “todos” niega las diferencias y desigual-
Dimensión política de las redes sociales dades. Los autores que respaldan esta teoría sostie-
Revisar el concepto de red social en su dimen- nen que el pacto no se hizo, ni se hace hoy, entre to-
sión política supone comprender que la noción y la dos y todas. Alessandro Baratta plantea al respecto
conformación del Estado moderno deviene de la que la fundación del Estado y del derecho moderno
idea de pacto social, por la cual se da vida al cuerpo fue el modelo del pacto social entendido como un
político en la forma de Estado, al ser las ideas con- experimento de la razón y no como un hecho his-
tractualistas las que dieron sustento a las revolucio- tórico, no obstante, se debería reconocer que tanto
nes liberales de occidente y las que hasta nuestros el modelo como la realización histórica del contrato
días soportan el supuesto del contrato social entre social han resultado muy distintos a lo proyectado,
todos los asociados en forma de estados democrá- pues se trató de un pacto para excluir, entre una
ticos liberales en el mundo occidental. Según los minoría de iguales que excluyó de la ciudadanía a
contractualistas —Hobbes, Locke y Rousseau—, todos los que eran diferentes, pacto entre propie-
el pacto social como acto de asociación encierra la tarios, blancos, hombres y adultos, para excluir y
obligación recíproca de cada individuo para con to- dominar a los demás miembros de la sociedad, es
dos los demás, lo cual representa la sustitución de decir, mujeres, pobres y niños, entres otros. Así, la
la desigualdad natural por la igualdad moral y legí- crítica a la definición contractualista del Estado se
tima que se expresa en la voluntad general (Rous- sustenta en la afirmación de que esta niega la pre-
seau), según la cual todos están obligados por las sencia de intereses de unos grupos, sectores o clases,
mismas condiciones y derechos y cuyo fin último en su constitución, y desconoce la exclusión de al-
es la conservación de los contratantes, en primera gunos y algunas de dicho pacto, particularmente
instancia por la necesidad de sobrevivir y por el bien en lo que se refiere al ejercicio de los derechos que
común. Mientras que, para Hobbes, es por temor otorgan la condición de ciudadanía y que definen
a una muerte violenta que los hombres sellan un al Estado moderno. De tal forma, no todos hace-
pacto, en la forma de contrato social, y es en virtud mos parte del pacto, en tanto asociados o partícipes
de dicho contrato que los individuos ceden su de- reales no formales, pues de lo que se trata es más
recho a ejercer la violencia a un tercero, el Estado, de una formalidad jurídica que real, como miem-
el cual actúa como un dios absoluto, por encima de bros nominales de un Estado. Es el caso de aquellos
los partidos y de la moral. Locke, por su parte, con- como el nuestro, que aún no logra constituirse en
sidera que en el contrato los individuos transfieren un Estado realmente incluyente en lo político, en lo
sus derechos a la misma comunidad, convirtiéndola social ni en lo económico.
así en soberana, idea que comparte con Rousseau.
Esta delega sus derechos a un gobierno organizado El Estado Social de Derecho
de acuerdo con el principio de la división de po- El Estado colombiano se promulga a partir de
deres, y cuyo objetivo es proteger la propiedad, la la Constitución de 1991 como un Estado Social de
cual no solo es garantía o fuente de recursos, sino Derecho y como una democracia participativa. Esta
también de independencia política del ciudadano definición constitucional se plantea en procura de
respecto al Estado. incorporar los principios sociales al Estado de Dere-
Estas y otras ideas de la modernidad, referi- cho, que ya había sido promulgado desde 1886 como
das al contrato social, que dan soporte filosófico a imperio de la ley, división de poderes, y sustentado

Trabajo Social N.º 11, 2009, ISSN 0123-4986, bogotá 151


Leonor Perilla Lozano Y Bárbara Zapata Cadavid

en principios de legalidad y legitimidad. La noción Democracia participativa y redes sociales


de Estado Social aportaría además los principios Son los vínculos relacionales y sus dinámicas las que van
de garantía de un mínimo existencial y un orden construyendo a los sujetos y los procesos […] No es tan
económico y social para el logro de la igualdad de importante la sociedad en su red, en conjunto, o tales o
oportunidades. cuales actores, sino los conjuntos de acción intermedios
La Constitución de 1991 se considera un avance, los que hacen emerger las nuevas situaciones. La
tanto para la ampliación y garantía de los derechos, expresión del vínculo que se evidencia en la constitución
como para la incorporación de grupos sociales tra- de redes, como forma de acción social, se fortalece en la
dicionalmente excluidos, en procura del desarrollo interacción, en las relaciones interpersonales cotidianas,
efectivo de la democracia, expandiendo los escena- porque las mismas se definen a partir de lo que está
rios y los mecanismos de la participación democrá- “vinculado” a las personas, a su vida cotidiana, a sus
tica de los ciudadanos y ciudadanas en la toma de formas de ver y de pensar, a sus sentimientos; siendo a
decisiones y control de la gestión de las políticas partir de dichos vínculos —a los cuales podríamos llamar
públicas y sociales para la realización efectiva de vitales— que surgen de las motivaciones como elemento
los derechos políticos, económicos, sociales y cul- clave de los procesos sociales participativos que dan cuenta
turales, en cuanto ampliación de los derechos fun- o hacen realidad lo que se ha dado en llamar democracia
damentales. participativa […] Hay muchas y diversas motivaciones
Al respecto, Darío Restrepo menciona que “la que nos mueven a participar […] Es necesario que a lo
insurgencia de la cultura de los derechos se plas- largo del proceso de participación se tenga conciencia
ma en casi todas las reformas constitucionales de de la importancia de cuidar las motivaciones que se
la última década en América Latina y es un factor expliciten y reconozcan las que han cambiado.
subjetivo que inspira y aglutina las demandas, rei- hego alboan
vindicaciones sociales y exigencias culturales con-
temporáneas” (Restrepo, p. 5). En el contexto político institucional y social que
Es este uno de los marcos en los cuales empieza define la constitución política colombiana, las fron-
a tener resonancia la noción de red, ya adoptada y teras entre lo público y lo privado, entre el mercado y
asumida en el discurso académico de las ciencias so- lo social, entre la vida íntima familiar y la vida polí-
ciales, como se ha ilustrado anteriormente; y este es, tica social son cada vez más difusas. Según Restrepo:
a su vez, el contexto en el cual se corre el riesgo de La frontera de lo público era potestad del Estado,
forzar la participación, al decretar la conformación […] la privada era el dominio de las familias; el mer-
de redes donde no hay vinculaciones reales y efec- cado era el reino de las empresas, y el campo social se
tivas, al ignorar los circuitos de interacción social refería a las formas de organización y representación
existentes por no responder a intereses definidos cívicas. En la actualidad la frontera entre estos dos
desde poderes piramidales, e incluso por delegar en dominios es menos clara y se desarrollan varios en-
las organizaciones comunitarias las responsabilida- trelazamientos de unos con otros. Lo público ya no es
des que conciernen directamente a las autoridades. el dominio exclusivo del Estado […] La vida privada
Con frecuencia se excusa la incompetencia de los está sometida a un creciente proceso de politización,
gobiernos en una supuesta falta de cohesión y co- es decir, los asuntos privados devienen públicos. (Res-
rresponsabilidad de la ciudadanía. trepo, p. 111).
Afirma Robert Castell (1997) que es común ob-
servar como “las políticas sociales destinadas a la En este contexto, la participación de las comuni-
inserción se ocupan de los válidos invalidados por la dades es definitiva para hacer realidad la democra-
coyuntura”. (Castell, en Dabas, 2006, p. 30) cia participativa, la ampliación de lo público y del
ejercicio de la ciudadanía, así como también son ob-
jeto de discusión y puja por la participación temas

152 universidad nacional de colombia, facultad de ciencias humanas, departamento de trabajo social
Redes sociales, participación e interacción social

Álbum familiar

que antes no estaban sometidos al debate público y con. Estas dimensiones evidencian el hecho de estar
menos aún eran objeto de política pública, como los inmersos en relaciones vinculantes, en la misma so-
temas-problema referidos a la violencia intrafamiliar ciedad, la propia comunidad o en relación con otras
o la identidad sexual, entre otros. comunidades y organizaciones, bien sea alrededor de
Los individuos y las comunidades participan de intereses, necesidades, reivindicaciones; en la bús-
temas-problema de su interés, sin acudir exclusiva- queda de transformaciones en la vida cotidiana, en la
mente a la vocería de sus representantes en los parti- búsqueda de nuevas formas de relacionarse, de dialo-
dos o movimientos políticos, porque la participación gar o conectarse con los otros.
es básicamente un efecto pragmático de su vincula- Es entonces el proceso vinculante, que se eviden-
ción y no necesariamente por el llamado a la partici- cia en la interacción con otros individuos y colecti-
pación que desde distintas instancias de la adminis- vos, y que expresa necesidades, intereses y volunta-
tración del Estado se hace. Incluso en ocasiones se des, el que se constituye en una potencialidad para el
observa que frente a dicho llamado las comunidades apoyo social, aquel que en el ámbito político propicia
y los actores sociales individuales responden con des- el diálogo e interlocución entre distintos actores so-
confianza y descreimiento por experiencias pasadas ciales y estamentos institucionales, para incidir en los
que han resultado frustrantes. mecanismos de comunicación, en la toma de deci-
En el ámbito político, la participación se define siones y la definición de alianzas; o como lo sugiere
como un proceso para la construcción de ciudadanía Elina Dabas, “reordenarnos de otra manera”.
y democracia y, al mismo tiempo, como un proceso En esta perspectiva, la democracia participativa,
técnico, en cuanto reconoce también procedimientos, que supera la democracia representativa, significa,
mecanismos y recursos. Se sostiene que la participa- según Giovani Sartori, “que el individuo asume ser
ción fortalece al individuo como actor político en la parte activa en la sociedad, como decisión voluntaria
toma de decisiones que conciernen a la vida en comu- y en ejercicio de la libertad, así no es un ‘formar par-
nidad, en el Estado, y que hacen posible la democracia. te’ inerte ni un ‘estar obligado’ a formar parte, parti-
La participación de los individuos, los colectivos y cipación es ponerse en movimiento por sí mismo, no
las distintas organizaciones en la sociedad, entendida ser puesto en movimiento por otros (movilización)”
entonces como una estrategia para el fortalecimien- (1994, p. 75). En esta consideración, los individuos
to de la democracia y el ejercicio de la ciudadanía, que dan vida a la democracia participativa constru-
tiene que ver directamente con el reconocimiento yen redes juntos, se vinculan, se movilizan por su
de los mismos individuos como parte de y en relación propio interés e iniciativa, de tal forma que las re-

Trabajo Social N.º 11, 2009, ISSN 0123-4986, bogotá 153


Leonor Perilla Lozano Y Bárbara Zapata Cadavid

des no se imponen ni se decretan, sino que se viven El mundo contemporáneo corre a una velocidad
y también se juegan en muchos aspectos de la vida histórica tan vertiginosa que en el breve curso de una
social y diferentes lógicas —como lo plantea Elina vida trabajosamente reconocemos en la vejez, el mun-
Dabas—, en la lógica del problema, en la de los ac- do que hemos conocido de jóvenes […] Si hoy se in-
tores socio-territoriales implicados en un problema, voca con tanta insistencia la integración social, si el
la lógica de la polifonía o de las múltiples voces, y la hombre contemporáneo se revela tan ansioso de agru-
lógica de las diversidades. parse y pertenecer, es también porque nuestra socie-
La dimensión política de las redes sociales no dad está profundamente desintegrada, pues el hombre
tiene que ver exclusivamente con el ejercicio de la que pierde los vínculos naturales que lo conectan se
participación en el marco de las sociedades demo- siente extraño y sin raíces. (1994, p. 19)
cráticas, sino que, además de otorgar sentido a la de-
mocracia en términos de hacerla tangible, las redes Las redes generan acciones políticas para cambiar
sociales son un potencial de empoderamiento indi- y/o transformar situaciones, ya sean inmediatas, es
vidual, pues, al propiciar un espacio conversacional decir, en formas de relacionamiento en la vida co-
y dialógico, la consecuencia directa es la reflexión tidiana y comunitaria, o acciones colectivas, o en
sobre las propias prácticas, las de los otros y la inte- contextos más amplios, como incidencia en prácticas
racción de unas y otras. socio-institucionales, en agendas de políticas públi-
El reconocimiento del disenso, la búsqueda de cas y de gestión de estas. Así, la presencia y acción
consensos y del hacer con otros, conduce necesaria- colectiva de las comunidades en redes, que llamamos
mente a experimentar una ética, que según la auto- participación, se constituye en un ejercicio de em-
ra mencionada es “la ética de incluir al otro”, y que poderamiento de las comunidades, en tanto que es
orienta un trabajo colectivo que construye relacio- a través del vínculo social que expresan su identidad
nes sociales, en el sentido propuesto por Humberto colectiva, hacen escuchar sus voces y asumen accio-
Maturana como “las acciones de aceptación del otro nes de transformación en la vida colectiva y por la
como un legítimo otro en la convivencia” (p. 75). reivindicación de sus derechos.
El propósito de las redes sería, en esta perspecti-
va política, construir una mejor sociedad, incluyente, Las redes como método de trabajo
dialógica y en donde coexistan y convivan las diferen- Según Marcelo Pakman (1995, p. 301), la noción
cias, en la búsqueda del bien común que se propone de red no es un objetivo en sí mismo, sino que es,
en el pacto social, pero a partir de vínculos reales, no como metáfora, parte de una metodología para la ac-
solo formales, aquellos que conectan a los individuos ción que permita mantener, ampliar o crear alternati-
con sus raíces, con su entorno, con sus más próximos vas deseables para los miembros de una organización
y también con los más lejanos, tal será el caso de las social. La noción de red es una invitación a verse a sí
redes que se establecen en el mudo virtual. mismo como un participante responsable y reflexivo,
Se reconoce, entonces, que es el vínculo lo que y no como el objeto social de una masa humana.
nos rescata de la soledad y el desarraigo de una socie- De acuerdo con esta perspectiva, la intervención
dad en permanente cambio y en creciente individua- profesional, y específicamente la intervención sistémi-
lización. Isabel Allende lo dice bellamente: “la tribu ca en la cual se enmarca el concepto de red para el
tiene inconvenientes pero también muchas ventajas. autor, “se orientaría a promover las prácticas sociales
Yo la prefiero mil veces al sueño americano de ab- que permitan a los miembros de la organización —in-
soluta libertad individual, que si bien ayuda a salir cluido el profesional— verse a sí mismos de un modo
adelante, en este mundo, trae consigo alienación y novedoso en las consecuencias de su accionar” (Ibid.).
soledad” (p. 208). En este mismo sentido, el politólo- En consecuencia, algunas intervenciones profe-
go Giovanni Sartori afirma: sionales en las ciencias sociales y el trabajo de las ins-
tituciones pueden articularse y mantener continui-

154 universidad nacional de colombia, facultad de ciencias humanas, departamento de trabajo social
Redes sociales, participación e interacción social

dad a través de abordajes conceptuales, capaces de En una perspectiva construccionista, esto supone
encuadrar y trascender el ejercicio práctico, centrados deconstruir los problemas: esto es identificar cómo
en la observación directa y participante que garantiza han sido creados y cómo son interpretados. Cons-
la inserción en las culturas locales mediante ejercicios truir alternativas posibles a partir de la constante re-
de intervención en red. La interdisciplinariedad, in- flexión en la conversación. Reconstruir contando con
terinstitucionalidad e intersectorialidad son maneras las redes de apoyo social, la capacidad de coordinación
de entender y fortalecer vínculos y desarrollar prác- y acción conjunta, “acción comunicativa”, en térmi-
ticas en red, en la medida en que los esfuerzos por nos de Habermas, y la planeación estratégica con las
consolidarlas logren interpretar efectivamente lo que poblaciones involucradas (Kisnerman, p. 229).
estos conceptos esbozan y se proponen. Aproximarse a esta comprensión del trabajo social
El trabajo en red, en cuanto metáfora que descri- sugiere necesariamente metodologías de trabajo en red,
be una metodología para la acción social, empieza a las cuales, aunque comunes en el ejercicio profesional,
ser objeto de juegos peligrosos como los que se prac- no han sido suficientemente explicitadas en el terre-
tican en los escenarios burocráticos, al pretender, no no teórico, en parte por las convencionales divisiones
solo establecerlas por decreto, sino también al man- en la unidad social y en los métodos de intervención,
tener estructuras jerárquicas y rígidas para organizar abordados como caso, grupo y comunidad. También
un trabajo colectivo que requiere horizontalidad y por la precaria apropiación de un lenguaje que pudiera
fluidez en las relaciones como garantía de su éxito. describir y explicar lo vincular, y, además, porque en el
También en la academia, cuando se establecen hege- desarrollo de la profesión las demandas de la práctica
monías disciplinares o conceptuales en los grupos de han desbordado la sistematización conceptual y la re-
investigación, se inhiben y dilatan las oportunidades flexión epistemológica, razones suficientes para alentar
de activar redes de conocimiento. el diálogo que aquí analizamos.
Dabas y Núñez advierten sobre los riesgos de ter- Mónica Chadi (p. 77) propone un “re-encuadre”
giversar el concepto y la metodología de redes cuan- en la intervención, que posibilite la apropiación de la
do afirman: metodología de red, y —podríamos agregar— que
Es así como, desde diversas gestiones, ya sea orga- explicite su reconocimiento:
nismos de gobierno, internacionales y/o privados, se Dicho “re-encuadre” abarca tres aspectos básicos:
resuelve la creación de redes, no contemplando moda- -Dar prioridad a las relaciones respecto a las per-
lidades organizativas y vinculares, previas a la dispo- sonas.
sición y/o reglamentación de la misma. De este modo -Ampliar el campo de observación.
se coopta una posibilidad instituyente, imprimiéndole -Ordenar y activar puentes de comunicación.
la misma dinámica de modelos tayloristas: de “arriba”
hacia “abajo” y desde “afuera” hacia “adentro”. (2006, Las redes evocan, describen
p. 306) y explican tramas de significados
Mucha bulla. Al principio me daban ganas de
Un entendimiento del trabajo social como la dis- esconderme en una cueva, pero Willie me convenció
ciplina que se ocupa de los problemas sociales con el de que no es la verdad expuesta la que nos hace
fin de generar acciones organizadas de las poblacio- vulnerables, sino los secretos. El divorcio de Nico
nes afectadas, para transformar su situación, recupe- y Celia no zanjó las cosas, porque seguíamos
rarse de las secuelas y prevenir su ocurrencia cuando atrapados en una maraña de relaciones que
es posible anticiparse, sería coherente y consistente cambiaban constantemente pero no se cortaban.
con el trabajo en red. Según Kisnerman, el trabajo isabel allende
social interviene investigando y coparticipando con
los actores sociales en procesos de cambio. El interés por el lenguaje y los significados, siem-
pre presente en las ciencias sociales, adquiere especial

Trabajo Social N.º 11, 2009, ISSN 0123-4986, bogotá 155


Leonor Perilla Lozano Y Bárbara Zapata Cadavid

protagonismo en la obra de autores contemporáneos da que se recorren: “En esta perspectiva los vínculos
como Gadamer (1983), Maturana (1997), Gergën no son conexiones entre entidades (objetos y sujetos)
(1996), Withe (2002), entre otros, los cuales, inspi- preexistentes, ni estructuras fijas e independientes,
rados a su vez en clásicos como Vico o Wittgenstein, sino que los vínculos emergen simultáneamente con
sostienen que “todo el vivir humano se da en redes de aquello que enlazan en una dinámica de autoorgani-
conversaciones” (Maturana, en Kisnerman, p. 126). zación” (Najmanovich, p. 70). De manera análoga,
El construccionismo social, planteado como una “los significados se van transformando y enrique-
teoría crítica, pone en primer plano la idea de relación, ciendo en la medida y proporción de su intercambio”
vista como expresión, no de estructuras o patrones de (Zapata, p. 16).
comportamiento, sino de sistemas de lenguaje y de La investigación social también se orienta según
significado. El interés por las personas, sus relaciones metáforas provenientes de la literatura y la lingüísti-
y sus problemas, pasa, del contexto como marco para ca, por eso hoy se habla de explorar narrativas y re-
su comprensión (Bateson, 1976), al texto, del cual ha- latos, de analizar textos e historias de vida que com-
cen parte para su interpretación (Derrida, 1998). Los plementan y amplían el universo de las dinámicas,
sistemas humanos se entienden como organizados las tipologías y las estructuras, que habitualmente se
por las conversaciones que ocurren en ellos y acerca han estudiado en las ciencias sociales.
de ellos y los significados de estas para sus intérpretes. Un conflicto, una dificultad o un impasse se defi-
La intervención profesional, en consecuencia, atiende niría, en consecuencia, por la forma como se entrela-
a la política de poder en la cual se inscribe. zan los significados que las personas atribuyen a los
La comunicación se asume como la práctica ob- eventos y experiencias vividas de acuerdo con las co-
servable de las relaciones, y se propone ver a los su- nexiones entre interpretaciones presentes en la cultu-
cesos, los rituales, los hábitos y las palabras como ra de la que hacen parte, y, por lo tanto, su definición
redes de comunicación y no como mensajes trans- se construye según tal organización de significados.
mitidos o como patrones repetitivos. En consecuen- Las soluciones provienen así mismo de la cons-
cia, las familias, los grupos y las organizaciones en trucción comunal de nuevos significados respecto a
el contexto del análisis construccionista formarían tales experiencias, y se entrelazan con creencias, va-
conjuntos profundamente entramados de personas lores, tradiciones y prácticas conocidas. El conflicto,
en conversación. la violencia y la agresividad humanas, vistos inter-
Los problemas se definen y entienden como in- personalmente, no constituyen, en este sentido, con-
trínsecos al contexto, por lo tanto, comprender las ceptos valorativos sino descriptivos de las relaciones.
interpretaciones sobre este es el primer paso en la in- De igual manera, la solidaridad, la cooperación y el
tervención profesional. Trabajadoras y trabajadores apoyo mutuo constituyen formas de conversación al-
sociales que actúan según este enfoque se esfuerzan ternativas que introducen otros significados.
por acceder al significado que las personas y los co- Reconocer la interacción social equivale, en sín-
lectivos afectados otorgan a sus trastornos, conflictos tesis, a visibilizar los vínculos entre las personas, los
y dificultades, y asumen estos significados como una grupos y las organizaciones; a estimular metodolo-
de las múltiples versiones de los problemas sociales. gías que promuevan la participación democrática,
Los significados que las personas atribuyen a los sin forzarla ni imponerla; a identificar los significa-
eventos y experiencias vividas se organizan según dos que emergen en las relaciones y contribuir a su
infinitas tramas de interpretaciones presentes en la transformación, cuando se acuerde como pertinente.
cultura de la cual se hace parte y según las formas de
configuración de las subjetividades a partir de la pro- Referencias bibliográficas
pia experiencia vital —que incluye guiones y formas Alcaldía Mayor de Bogotá D. C. y Universidad Nacional de
de relación específicas—, las cuales se comportan Colombia. “Enfoques y estrategias para el seguimiento de
como itinerarios que se van modificando en la medi- casos en las comisarías de familia de Bogotá”. Proyecto de-

156 universidad nacional de colombia, facultad de ciencias humanas, departamento de trabajo social
Redes sociales, participación e interacción social

sarrollado en el marco del convenio interadministrativo n.º Fried Shnitman, Dora (comp.). Nuevos paradigmas en la reso-
1767. Realizado por Sandra Fierro, Pardo, G. y Bárbara lución de conflictos. Buenos Aires: Editorial Granica, 2000.
Zapata. Bogotá: Alcaldía Mayor de Bogotá D. C. y Uni- Fundación para la Participación Comunitaria (Parcomún) y
versidad Nacional de Colombia, 2006. Acción Ecuménica Sueca (Diakonía). Enlaces y rupturas.
Allende, Isabel. La suma de los días. Bogotá: Editorial Areté, Experiencias de participación, representativas de una década
2007. en Colombia. Bogotá: Diakonía Acción Ecuménica Sueca
Anderson, Harlene. Conversaciones, lenguaje y posibilidades. y Parcomún, 2000.
Buenos Aires: Editorial Amorrortu, 1997. Gergën, Kenneth. El yo saturado. Barcelona: Paidós, 1997.
Alboan, Hego A. Investigación “participación ciudadana y sis- Gergën, Kenneth. Realidades y relaciones. Barcelona: Paidós,
tematización de experiencias”. Bilbao: Lankopi S.A, 2007. 1999.
Barrata, Alessandro. “La niñez como arqueología del futuro”. Gracia Fuster, Enrique. El apoyo social en la intervención comu-
La niñez y el derecho. Compilado por María del Carmen nitaria. Barcelona: Paidós, 1997.
Bianche. Buenos Aires: Editorial Espacio, 1995. Gutiérrez, María Lucy. “Redes de prevención y atención para
Bateson, Gregory. Pasos hacia una ecología de la mente. Buenos el buen trato infantil”. Revista Trabajo Social n.o 3, 2001.
Aires: Carlos Lohlé Editorial, 1976. Bogotá: Departamento de Trabajo Social, Facultad de
Bordieu, Pierre. Cosas dichas. Buenos Aires: Editorial Gedisa, Ciencias Humanas, Universidad Nacional de Colombia,
1988. Siglo del Hombre Editores, Editora Guadalupe Ltda.
Castell, Robert. La metamorfosis de la cuestión social. Buenos Hobbes, Thomas. El Leviatán: o la materia, forma y poder de
Aires: Editorial Paidós, 1998. una república eclesiástica y civil. Traducción M. Sánchez
Castell, Robert. La gestión de los riesgos. Madrid: Editorial Ana- Sarto. México D. F: Fondo de Cultura Económica, Ed.
grama, 1997. Sarpe, 1983.
Chadi, Mónica. Redes sociales en el trabajo social. Buenos Aires: Hoffman, Lynn. “De la sabiduría sistémica a la responsabili-
Espacio Editorial, 2000. dad relacional: una perspectiva comunal”. Revista Sistemas
Dabas, Elina Nora. “Mapeando una historia. Redes sociales Familiares (2), Año 17, 2001. Buenos Aires: Asociación Sis-
y restitución de recursos comunitarios”. Seminario Inter- témica de Buenos Aires- ASIBA.
nacional: Bogotá por los derechos de las familias. Bogotá: Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y Universidad
Universidad Nacional de Colombia, Alcaldía Mayor de Nacional de Colombia. “Aproximación reflexiva a los
Bogotá, noviembre de 2007. planes de atención para la protección de niños, niñas y
Dabas, Elina Nora (comp.). Viviendo redes: experiencias y adolescentes. Una mirada desde el Centro Especializado
estrategias para fortalecer la trama social. Buenos Aires: Puente Aranda a la evasión y la reincidencia”. Estudio rea-
Ciccus Ediciones, Colectivo Fundared, 2006. lizado para el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.
Dabas, Elina Nora y Rodolfo Núñez. “Visibilizando redes co- Realizado por Sandra Fierro, Gisela Morales y Bárbara
munitarias”. Viviendo redes: experiencias y estrategias para Zapata. Convenio 29/10/1044. Bogotá: ICBF- Universidad
fortalecer la trama social. Compilado por Elina Nora Da- Nacional de Colombia, 2004.
bas. Buenos Aires: Ciccus Ediciones, Colectivo Fundared, Kisnerman, Natalio. Pensar el trabajo social. Una introducción
2006. desde el construccionismo. Buenos Aires: Ed. Lumen, Hu-
Dabas, Elina Nora (comp). Red de redes. Las prácticas de la manitas, 1998.
intervención en redes sociales. Buenos Aires: Editorial Pai- Klefbeck, Johan. “Los conceptos de perspectiva de red y los
dós, 1993. métodos de abordaje en red”. Redes, el lenguaje de los vín-
Dahl, Robert A. La poliarquía. Participación y oposición. Bue- culos. Compilado por Elina Dabas y Denise Najmanovich.
nos Aires: Editorial Rei Argentina, 1971. Buenos Aires: Editorial Paidós, 1995.
Elkaïm, Mony. Terapia en red. Buenos Aires: Editorial Gedisa, Locke, John. Ensayo sobre el gobierno civil. Argentina: Editorial
1990. Porrúa, 2005.
Freire, Paulo. Pedagogía de la pregunta. Buenos Aires: Edicio- Maturana, Humberto. Emociones y lenguaje en educación y po-
nes La Aurora, 1986. lítica. Bogotá: Dolmen, 1977.

Trabajo Social N.º 11, 2009, ISSN 0123-4986, bogotá 157


Leonor Perilla Lozano Y Bárbara Zapata Cadavid

Minuchin, Salvador, et al. Pobreza, institución, familia. Buenos Sartori, Giovanni. ¿Qué es la democracia? España: Taurus Edi-
Aires: Editorial Amorrortu, 2000. ciones, S.A., Grupo Santillana, 2007.
Najmanovich, Denise. “Ecología familiar: lo que se crea en el Speak, Ross. “La intervención de red social”. Las prácticas de
juego. Viviendo redes: experiencias y estrategias para fortale- la terapia de red. Compilado por Momy Elkaïm. España:
cer la trama social. Compilado por Elina Dabas. Buenos Editorial Gedisa, 1989.
Aires: Ciccus Ediciones, Colectivo Fundared, 2006. Speak, Ross y Carolyne Attenave. Redes familiares. Buenos Ai-
Pakman, Marcelo. “Redes: una metáfora para práctica de in- res: Editorial Amorrortu, 1977.
tervención social”. Redes: el lenguaje de los vínculos: hacia la Sluzki, Carlos. La red social: frontera de la práctica sistémica.
reconstrucción y el fortalecimiento de la sociedad civil. Com- Buenos Aires: Editorial Gedisa, 1998.
pilado por Elina Dabas. Buenos Aires: Paidós, 1995. Yanco, Débora. “Activación de las redes sociales institucionales
Pakman, Marcelo (comp.). Construcciones de la experiencia en torno a las familias”. Seminario Internacional. Bogotá se
Humana. Volumen I y II. Barcelona: Editorial Gedisa, piensa en familia para construir democracia. Ponencia. Bo-
1996. gotá: Universidad Nacional de Colombia y Alcaldía Ma-
Perilla, Leonor. Cundinamarca agropolitana, redes sociales de yor de Bogotá, 2006.
desarrollo rural. Provincia de Gualivá. Directora de la in- Zapata, Bárbara. “Del control social a la activación del apo-
vestigación Nohora León. Bogotá: Gobernación de Cun- yo social”. Congreso Nacional de Trabajo Social. Ponencia.
dinamarca, Instituto Hábitat, Ciudad y Territorio, 2006. Medellín: Consejo Nacional para la Educación en Trabajo
Restrepo Botero, Darío. La participación comunitaria. Bogotá: Social (Conets), agosto de 2007.
Alcaldía Mayor de Bogotá, Centro editorial javeriano– Zapata, Bárbara. “Entretejiéndonos. Módulo capacitación de
Ceja, 2000. funcionarios y funcionarias como mediadores y mediado-
Riechmann, Jorge y Francisco Fernández Buey. Redes que dan ras en conflictos laborales”. La convivencia en el mundo del
libertad. Introducción a los nuevos movimientos sociales. Bar- trabajo”. Convenio 2572 de 2006. Bogotá: Secretaría de
celona: Ediciones Paidós, 1995. Integración Social, Alcaldía Mayor de Bogotá, Universi-
Rousseau, Jean-Jacques. El contrato social. Traducción Ande- dad Nacional de Colombia, 2007.
beng-Abeau Alingue. Bogotá: Ediciones Universales, 1987.
Rozo Acuña, Eduardo. Introducción a las Instituciones Políticas. Documentos en línea
Bogotá: Ediciones jurídicas Gustavo Ibañez, 1998. Fundación para el Desarrollo Argentino Regional—Fundared.
Sartori, Giovanni. La comparación en las ciencias sociales. Ma- 14 de junio de 2009. http://www.fundar.org.ar/
drid: Alianza, 1994.

158 universidad nacional de colombia, facultad de ciencias humanas, departamento de trabajo social