Вы находитесь на странице: 1из 13

Instituto Nacional

Departamento de Artes Musicales


Profesor Claudio Púa Reyes

TEORÍA MUSICAL

En un sistema temperado, en donde los sonidos con alturas definidas


están ya establecidos por razones matemáticas, se pueden establecer distintos
conjuntos de notas, cuya estructura estará definida internamente por distintas
configuraciones de intervalos. Estos conjuntos de notas musicales suelen tener
una jerarquía, en cuanto una nota de ellas será la principal y la más
importante, y las otras se relacionarán con ésta. Esto último se define en
música como modo.

En la música existen variados modos, éstos se gestan a partir de un


sistema temperado definido, y con el transcurso del tiempo éstos también se
modifican, generando nuevos modos. Culturalmente, los modos también suelen
caracterizar a la música en distintas regiones, y su modificación también tiene
relación con el uso que se le dan a éstos, y/o la influencia que otras culturas
pueden tener en una región en particular.

a) Elementos estructurales de la música.

Toda manifestación musical consta de forma, que es la apariencia


externa, más notable que tiene una pieza musical. Más adentro de la forma
misma, los materiales que constituyen la apariencia interna de la música se
definen por estructuras. Éstas tienen relación con los parámetros del sonido,
presentes de manera inherente en la música; de ese modo la música contiene
estructuras temporales y estructuras tonales:

Estructuras temporales: son aquéllas que se relacionan con el factor de


transcurso de tiempo.
1. Tempo o pulso: orden temporal, estímulo constante.
2. Ritmo: adecuación o contravención de un pulso.

Estructuras tonales: son aquéllas relacionadas con el uso del sonido.


1. Melodía: sucesión lógica y coherente de distintos intervalos de sonidos
a distintos ritmos.
2. Armonía: sucesión de sonidos simultaneos.
3. Dinámica: gradación de energía que se aplica al sonido
4. Timbre: calidad colorística del sonido.

Para todos los efectos de aprendizaje, nuestra música se define a partir


de la concepción melódica, es decir, de aquellas sucesiones horizontales de
sonidos que resultan lógicas y reconocibles al oído por ser éstas principales
dentro de una pieza musical. El movimiento de sonidos simultáneos contiene
sonoridades que conforman la armonía musical. En nuestra concepción
musical, el uso de las melodías y armonías se explica en la configuración de
modos (escalas en su ordenamiento ascendente o descendente) y acordes,
los cuales serán profundizados posteriormente.

b) Intervalos

Los intervalos son los materiales más básicos de la teoría musical. Éstos
se definen como distancias entre notas. La distancia más pequeña es el
semitono y la suma de dos semitonos resultan en un tono.

Los intervalos reciben un nombre de acuerdo a la cantidad de notas


naturales involucradas y una especie, definida por la cantidad de tonos y
semitonos contenidos. Un intervalo en donde hay 3 notas involucradas se
denomina tercera, otro de 6 notas se le llama sexta, y así sucesivamente.
Todos los intervalos que son base del sistema temperado (la octava definida en
razón 2:1 y la quinta, definida en 3:2, más la cuarta, definida en 3:4 y el
unísono, en razón 1:1) se le denominan por especie Justa (J), mientras que las
segundas, terceras, sextas y séptimas pueden ser mayores (M) o menores
(m).

Semitono cromático: es aquél que se produce entre dos notas de igual


nombre y distinta alteración. Ej.: Do – Do#; La – Lab, etc.

Semitono diatónico: es aquél que se produce entre dos notas de distinto


nombre. Ej.: Do – Reb; La – Sol#, etc.

Enarmonía: es la denominación de un sonido con varios nombres. Ej.: Do# -


Reb; Fa# - Solb, etc.

Aquellos intervalos que contienen semitonos cromáticos en su configuración,


se les denominan aumentados (A), cuando son más grandes que un intervalo
mayor, y disminuidos (d), cuando son más pequeños que un intervalo menor.

Intervalos consonantes: son aquéllos que auditivamente generan una


sensación de reposo.
Consonancias perfectas: conformadas por los intervalos base del sistema
temperado (octava justa y quinta justa)
Consonancia imperfecta: conformadas por los intervalos de terceras y
sextas.

Intervalos disonantes: son aquéllos que auditivamente generan una


sensación de tensión, que generalmente es resuelta en un intervalo
consonante.

Unísono: 0 tonos
Segunda menor (2m): 1 semitono
Segunda mayor (2M): 1 tono
Tercera menor: (3m): 1 tono y 1 semitono
Tercera mayor (3M): 2 tonos
Cuarta Justa (4J): 2 tonos y 1 semitono
Cuarta aumentada (4A): 3 tonos
Quinta disminuida (5d): 3 tonos
Quinta justa (5J): 3 tonos y 1 semitono
Sexta menor (6m): 4 tonos
Sexta mayor (6M): 4 tonos y 1 semitono
Séptima menor (7m): 5 tonos
Séptima mayor (7M): 5 tonos y 1 semitono
Octava justa (8J): 6 tonos
Figura 1, tabla de intervalos.
c) Relación histórica de los modos en la música occidental.

En occidente, los primeros vestigios de historia musical se remontan a la


edad media, con el Canto Litúrgico Medieval, más conocido como Canto
Gregoriano. Esta música es en esencia muy sencilla y se basa sólo en una
melodía con ritmo aditivo.

Ritmo aditivo: aquél en que todas las duraciones son iguales, y se


agrupan en torno a giros melódicos de 1, 2 ó más notas de igual duración.

Ritmo mensural: aquél en que las duraciones siguen proporciones de


tiempo desiguales, en base a un pulso constante.

Las melodías del Canto Gregoriano se basaban en Modos


eclesiásticos, que inicialmente eran 8.

Figura 2, Modos eclesiásticos

Aquéllos de numeración impar se les conocen en la teoría musical como


modos auténticos (dorio, frigio, lidio y mixolidio), de carácter melódico
ascendente, y los de numeración par, como modos plagales (hipodorio,
hipofrigio, hipolidio e hipomixolidio), de carácter melódico descendente. En
todos los casos, constan de siete notas, existe una nota principal llamada
finalis y una de siguiente importancia llamada repercusa, que se encuentra a
una quinta justa de la finalis.

Con el paso del tiempo, los modos aumentaron a 12, agregándose el


Jonio (de Do a Do) y el Eolio (de La a La).
Hacia fines de la edad media y durante todo el renacimiento, el uso de
los modos fue cada vez más recurrente en sólo 2: Jonio y Eolio. Esto se debe a
que ciertas sonoridades de intervalos eran resistidas, en particular el “intervalo
diabólico” entre las notas fa-si (conocido en la teoría actual como “tritono”), el
cual era evitado por su disonancia perturbadora. Para evitar ese intervalo,
comenzó a darse el uso de la corda mutabilis, un recurso en el cual estos
intervalos se modificaban, aplicando las notas fa# o sib. De esa manera, los
modos, que eran originales en altura tal cual salen en el diagrama anterior, se
les procedía a transportar, provocando la semejanza clara con los modos Jonio
y Eolio precisamente.

d) Modos Mayor y Menor

Los modos Jonio y Eolio, hacia fines del renacimiento y comienzos del
barroco (siglo XVI) se estandarizaron, y su uso se transforma en la base de la
tonalidad.

Tonalidad: sistema musical basado en el uso de los modos mayor y


menor.

Escala: sucesión por grados conjuntos, ascendentes o descendentes, de


las notas de un modo

El uso de la tonalidad, y a diferencia del sistema modal eclesiástico, es


que éste último evitaba la recurrencia del intervalo “diabólico”, mientras que el
primero recurre justamente a este intervalo.

El modo mayor se define como aquél en cuya configuración de


intervalos consta de semitonos entre el tercer y cuarto grado, y séptimo y
octavo grado de la escala, y entre los otros grados se suceden por intervalos
de tono.

Figura 3, escala mayor

El modo menor se define como aquél que surge a partir del sexto grado
del modo mayor. Su configuración es de semitonos entre el segundo y tercer, y
el quinto y sexto grado de la escala, y el resto de los grados se suceden por
intervalos de tono.
Figura 4, escala menor

I: tónica
II: supertónica
III: mediante
IV: subdominante
V: dominante
VI: superdominante
VII: sensible

e) Sistema tonal.

El sistema tonal, basado en el modo mayor y menor, se justifica en base


al sistema temperado. Éste, en occidente consta de 12 notas distintas
separadas por un semitono de distancia. El sistema tonal en un inicio es
imperfecto tal como lo era el temperamento, sin embargo teóricamente se
justifica en plenitud, muy en especial cuando el temperamento pitagórico da
paso al temperamento igual.

Escala cromática: es la que contiene todas las alturas dadas por


nuestro sistema temperado.

Figura 5, escala cromática.

Una gran característica es que, a diferencia del sistema modal antiguo,


el sistema tonal admite que los modos mayor y menor sean transportables,
es decir, que a partir de cualquier nota de las 12 que conocemos se puede
generar una escala mayor y/o menor.

Transposición: acto musical de llevar a cualquier altura definida un


trozo musical, melódica y armónicamente, manteniendo su composición
interválica.

Otra gran característica es que los modos mayor y menor cuentan con
dos notas importantes: tónica, el primer grado de la escala, que es la nota
fundamental del modo, y la dominante, el quinto grado de la escala. En la
antigua modalidad se evitaba el uso del tritono, mientras que en la tonalidad
se recurre a él.
La escala mayor cuenta con una característica importante en su
configuración. Si agrupamos sus 8 notas (7 notas distintas más la última que es
la octava de la primera) en 2 grupos de 4, observamos que ambos
tetracordios constan de la misma configuración de intervalos: tono – tono –
semitono, separados por un tono de distancia entre el IV y V grado.

Tetracordio: grupo de 4 notas secuenciales

Figura 6, escala mayor dividida en 2 tetracordios

Si consideramos que ambos tetracordios son iguales, perfectamente un


segundo tetracordio puede ser el primero de otra escala, y asimismo un primer
tetracordio puede ser el segundo de otra escala. De ese modo cada escala
nueva estará a distancia de quintas juntas, ascendentes y descendentes a
partir de la original. Esto se conoce como círculo de quintas, y de ese modo
es posible llegar a completar 12 escalas mayores, y por ende 12 escalas
menores, con lo cual se completan 24 tonalidades posibles.

Figura 7, círculo de quintas


Figura 8, escalas mayores con sostenidos y bemoles

Armadura: alteraciones al inicio del pentagrama, que se mantienen


invariables durante el transcurso de una pieza musical, salvo cuando se
aplique otra armadura o se borren las alteraciones. El orden de los sostenidos o
bemoles simboliza la tonalidad.
Dado que una escala mayor contiene en sí misma a una escala menor a
partir de su VI grado, ambas compartirán la misma armadura. Se les llama a
éstas escalas relativas. La escala relativa menor corresponde a la escala
menor contenida en el VI grado de una escala mayor, mientras que la escala
relativa mayor es aquella escala contenida, por ende, en el III grado de una
escala menor.

Figura 9, armaduras de todos los tonos mayores y menores.

El modo menor consta de tres giros, los cuales lo alejan de la modalidad


antigua y lo asemejan a la tonalidad.

Escala menor natural: concebida como la escala que surge a partir del
VI grado del modo mayor.
Escala menor armónica: se altera el VII grado de la escala,
aumentándolo un semitono.
Escala menor melódica: se alteran el VI y VII grado de la escala,
aumentándolos un semitono, en el sentido ascendente. En dirección
descendente, se aplica la escala menor natural.

Figura 10, modo menor y sus tres giros.

f) Modos exóticos

El sistema tonal determinado anteriormente a través de los modos mayor y


menor, se complementa además por una serie de modos, cuyo origen no es
necesariamente occidental, pero que sin embargo se han adaptado de manera
satisfactoria en nuestra música, aun cuando algunos de ellos excedan también
el sistema tonal.

Escala pentáfona mayor: escala de 5 notas, similar a la escala mayor, sin


el IV y VII grado.
Escala pentáfona menor: escala de 5 notas, similar a la escala menor, sin
el II y VI grado.

Figura 11, Escalas pentáfonas.

La escala pentáfona menor es masivamente usada en la música popular,


en particular en el blues, también conocida como escala blues. También se
encuentra contenida en la música china, y algunos vestigios también en la
música andina que comparten Perú, Bolivia y Chile.

Escala gitana simétrica: ST – T y ST – ST – T – ST – T y ST – ST


Escala gitana asimétrica: T – ST – T y ST – ST – ST – T y ST – T

Figura 12, Escalas gitanas.

Estas escalas se asocian generalmente a la música de oriente medio,


aunque también existen semejanzas con la música húngara.

Escala hexáfona por tonos enteros: T – T – T – T – T – T

Figura 13, escala hexáfona por tonos enteros.

Esta escala es proveniente de la música de Java. Compositores como


Claude Debussy en el siglo XX la utilizaron de manera notable. Otros
compositores como Olivier Messiaen, también en el siglo XX, teorizaron sobre
esta escala y otras provenientes de Asia, cuya característica principal es que
éstas no parecieran tener un punto de reposo o una dominante, y cuya
transposición es posible sólo de manera reducida. Estos Modos de
Transposición Limitada entregan nuevas sonoridades a la música occidental.
Modos de transposición limitada: planteados por Olivier Messiaen y
basados en las 12 notas de nuestro sistema temperado, son modos
compuestos por varios grupos simétricos, en donde la última nota de un grupo
es la primera del siguiente. Al cabo de un cierto número de transposiciones
cromáticas, se llega a la repetición de las mismas notas que las
transposiciones anteriores.

Estos modos mencionados anteriormente son 4. El primer modo


corresponde justamente a la escala hexáfona, dividida en 2 grupos de 4 notas,
y transportable sólo 2 veces. El segundo modo o escala octatónica, se divide
en 4 grupos de 3 notas, y se transporta sólo 2 veces. El tercer modo se divide
en 3 grupos de 4 notas, y se transporta sólo 3 veces. El cuarto modo tiene 3
especies, dos de ellas de 2 grupos de 5 notas, y uno de 2 grupos de 4 notas,
todos transportables 6 veces.

Figura 14, Modos de transposición limitada.

g) Acordes.

Los acordes son eventos sonoros simultáneos. En nuestra música


occidental, se considera acorde a cualquier superposición de a lo menos 3
notas y que se encuentre a distancia de terceras mayores o menores.

Aquellos acordes que cuentan con tres notas se les llaman tríadas.

Arpegio: es la sucesión melódica de las notas de un acorde.

Todo acorde cuenta con una nota fundamental, que es desde donde se
origina, y luego las siguientes se denominan por superposición de terceras:
tercera, quinta, séptima, novena, oncena, trecena.

Todos los acordes se les distingue por cuatro aspectos: especie,


posición, estado y disposición.

Especie: los intervalos que conforman el acorde.

Como los acordes se conforman por superposición de terceras, las cuales


pueden ser menores (1 tono y 1 semitono) o mayores (2 tonos), existen en
cuanto a tríada, 4 especies de acordes.
Acorde mayor: aquél que es conformado por una tercera mayor desde
su fundamental a la tercera, y una quinta justa desde su fundamental a la
quinta.
Acorde menor: aquél que es conformado por una tercera menor desde
su fundamental a la tercera, y una quinta justa desde su fundamental a la
quinta.
Acorde disminuido: aquél conformado por dos terceras menores
consecutivas, y una quinta disminuida desde la fundamental a la quinta.
Acorde aumentado: aquél conformado por dos terceras mayores
consecutivas, y una quinta aumentada desde la fundamental a la quinta.

Figura 15, especies de tríadas de acordes.

Posición: es la nota más alta de un acorde (soprano)

La tríada de acorde puede tener 3 posiciones:


Quinta: cuando la quinta del acorde está en la soprano
Tercera: cuando la tercera del acorde está en la soprano
Octava: cuando la nota fundamental del acorde está en la soprano

Figura 16, posiciones de un acorde

Estado: es la nota más grave de un acorde (bajo)

La tríada de acorde puede tener 3 estados:


Fundamental: cuando la nota fundamental del acorde se encuentra en
el bajo
Primera inversión: cuando la tercera del acorde se encuentra en el
bajo
Segunda inversión: cuando la quinta del acorde se encuentra en el
bajo

Figura 17, estados de un acorde


Disposición: grado de distancia entre las notas de un acorde.

La tríada de acorde puede tener 3 disposiciones:


Abierta: cuando entre las notas de un acorde es posible introducir notas
del mismo
Cerrada: cuando entre las notas de un acorde no es posible introducir
notas del mismo
Mixta: condición abierta y cerrada de manera simultánea (a 4 notas,
considerándose sólo las 3 superiores)
Figura 18, disposiciones de un acorde