Вы находитесь на странице: 1из 2

LOS PROFESORES DE LA SOCIEDAD ENREDADA

Por Alejandra Cork

A partir de la década de los sesenta se comenzó a hablar de la “sociedad del conocimiento. El sociólogo Peter F. Drucker (1957) pronosticó entonces la emergencia de un nuevo estrato social de trabajadores y la tendencia hacia una sociedad de conocimiento 1 . Empezó a configurarse, a grandes rasgos, lo que posteriormente sería la sociedad post industrial, en la cual la producción quedó ligada a bienes relacionados con la educación, la salud, el medio ambiente, los servicios, el ocio, más que a los bienes tangibles 2 . Sin embargo, el concepto de sociedad del conocimientono es el único empleado para describir los cambios sociales en las sociedades actuales; también suelen usarse otras nociones como las de sociedad de la información” – que se utiliza principalmente cuando se tratan aspectos tecnológicos y sus efectos sobre el crecimiento económico y el empleo - y el que más recientemente acuñara Manuel Castells de sociedad red, el cual está situado entre el de sociedad de la informacióny de sociedad del conocimiento. Castells establece diferencias entre información e informacional. Para él, la información, o sea, la comunicación del conocimiento, ha sido “fundamental en todas las sociedades (…) En contraste, el término informacional indica el atributo de una forma específica de organización social en la que la generación, el procesamiento y la transmisión de la información se convierten en las fuentes fundamentales de la productividad y el poder, debido a las nuevas condiciones tecnológicas que surgen en este periodo histórico” 3 . No obstante, y a pesar de que Castells declara que ni la tecnología determina la sociedad ni la sociedad dicta el curso del cambio tecnológico, y su enfoque de la sociedad red parte de la idea de una tecnología hecha e investiga los efectos de la aplicación de los inventos tecnológicos sobre la sociedad; este autor no pone en consideración que la tecnología es una construcción social en cuyo desarrollo intervienen múltiples actores y diferentes intereses, y tampoco profundiza más en la idiosincrasia del conocimiento y su relevancia para los procesos socio-económicos y los efectos sobre el propio conocimiento cuando se ha convertido en el factor productivo más importante 4 . La irrupción y el desarrollo de las nuevas tecnologías fueron conformando una serie de cambios estructurales, tanto a nivel económico como político, educativo, laboral, y en la forma de relacionarse socialmente. Se fue configurando una nueva manera de entender la cultura, y la información apareció como un elemento clave en esta nueva sociedad que se caracteriza por una estructura económica y social, en la que el conocimiento ha substituido al trabajo, a las materias primas y al capital como fuente más importante de productividad, de crecimiento y de desigualdades sociales 5 . Y esta sociedad de la información, como Martín Becerra (2003)

1 Véase: Peter Drucker (1969:viii).

2 Ver también: Beatriz Fainholc (2004), Cap. 2, p. 19.

3 Véase: Manuel Castells (1996:. Vol. 1. p. 47). 4 Véase: Manuel Castells (1996:. Vol. 1. p. 43). “Sin duda, el conocimiento y la información son elementos decisivos en todos los modos de desarrollo, ya que el proceso de producción siempre se basa sobre cierto grado de conocimiento y en el procesamiento de la información. Sin embargo, lo que es específico del modo de desarrollo informacional es la acción del conocimiento sobre sí mismo como principal fuente de productividad.

5 Véase: Peter Drucker (1994).

sostiene, tiende a representar más que a resolver 6 los conflictos desatados a su arribo, y esto es debido a la enorme fragmentación y a una mayor desigualdad estructural que no supera desaciertos ni fortalece la cohesión y la equidad social7 . Tal es así que actualmente el mundo está demandando naciones e individuos con competencias en un grado creciente de complejidad y no habrá lugar en él para quien no acceda plenamente al conocimiento por medio de la educación. Y de tal suerte, los educadores estamos inmersos en este mundo globalizado, informatizado, enredado; vislumbrando los cambios que ya comienzan a entreverse en nuestras universidades y en nuestro propio rol de profesores; afrontando el desafío de utilizar las NTICs y volvernos edupunks8 para proveer a nuestros estudiantes de las herramientas y conocimientos necesarios para enfrentar el siglo XXI. En tanto, y al igual que Soletic (2000) nos preguntamos: ¿Cómo favorecer la construcción del conocimiento en el alumno? ¿Cómo lograr que a través del proceso de enseñanza, aquel pueda desarrollar sus capacidades y conocimientos, y, al mismo tiempo dar cuenta de la complejidad del conocer?9

BIBLIOGRAFÍA:

BECERRA, MARTÍN (2003) Sociedad de la información: proyecto, convergencia, divergencia. Norma, Bs. As.

CASTELLS, MANUEL (1996) - La era de la información. Economía, Sociedad y Cultura. Vol.1 La Sociedad

Red

Editorial Alianza. Madrid.

DRUCKER, PETER F. (1957) - Landmarks of Tomorrow. Harper, New York.

DRUCKER, PETER F. (1969) - The Age of Discontinuity. Harper & Row, New York

DRUCKER, PETER F., (1994) The Age of Social Transformation. en The Atlantic Monthly, Volume 273,

Number

2011 en: http://www.al-

11,

Boston.

Descargado

el

28

de

marzo

de

FAINHOLC, BEATRIZ (2004) - Lectura crítica en Internet: Análisis y utilización de los recursos tecnológicos en educación- Homo Sapiens, Rosario.

SOLETIC, ÁNGELES. (2000). La producción de materiales escritos en los programas de educación a distancia: problemas y desafíos. En E. (Litwin, E.: La educación a distancia. Temas para el debate en una nueva agenda educativa. (pág. 105/133). Amorrortu Editores, Buenos Aires.

6 Véase también: Martín Becerra (2000:142) El Progreso con Peajes: La Sociedad de la Información.

7 Véase: Beatriz Fainholc (2004), Cap. 2, p. 19.

8 Neologismo usado en inglés para referirse a una ideología concerniente a las prácticas de enseñanza y aprendizaje que resultan de una actitud tipo "Hágalo usted mismo". El término describe enseñanza y aprendizaje "inventivos".

9 Véase: Ángeles Soletic (2000:106)