Вы находитесь на странице: 1из 6

Introducción

Parafina es el nombre común de un grupo de hidrocarburos


alcanos, las formas sólidas de parafina, llamadas cera de parafina,
provienen de las moléculas más pesadas C20 a C40.

Generalmente se obtiene del petróleo, de los esquistos


bituminosos o del carbón. El proceso comienza con una destilación
a temperatura elevada, para obtener aceites pesados, de los que
por enfriamiento a 0° C, cristaliza la parafina, la cual es separada
mediante filtración o centrifugación. El producto se purifica mediante
recristalizaciones, lavados ácidos y alcalinos y decoloración. Las
refinerías de petróleo normalmente producen parafina.

La cera de parafina se encuentra por lo general como un


sólido ceroso, blanco, inodoro, carente de sabor, con un punto de
fusión típico entre 47° C a 64° C. Es insoluble en agua, aunque si
es soluble en éter, benceno, y algunos ésteres. La parafina no es
afectada por los reactivos químicos más comunes, pero se quema
fácilmente.
Inclusión en Parafina

El procedimiento para embeber los tejidos en parafina


permanece inalterado desde hace más de un siglo. Se trata de
conseguir que el agua de los tejidos sea sustituida por un tipo
especial de cera.

Para la inclusión de muestras que han de observarse con


microscopía óptica se utiliza sobre todo la parafina, y en menor
medida la celoidina, como medio de inclusión. Vamos a describir los
pasos para la inclusión en parafina de muestras de tejido
previamente fijadas.

La parafina es una sustancia de aspecto ceroso que está


formada por mezclas de hidrocarburos saturados. A temperatura
ambiente es sólida y su punto de fusión puede variar entre 40 y 70
°C, según su composición de la mezcla de hidrocarburos. Resultan
así distintos tipos de parafinas a temperatura ambiente que se
emplean según las necesidades.

Así, parafinas más duras a temperatura ambiente tienen un


punto de fusión mayor, mientras que las más blandas uno menor.
Es recomendable una dureza mayor para incluir muestras más
duras. Las parafinas más usadas tienen un punto de fusión en torno
a los 60 ºC. Podemos también modificar las características de las
parafinas añadiendo sustancias para variar su dureza, viscosidad,
fragilidad, etcétera.

La parafina no es miscible con agua, mientras que todos los


tejidos están formados principalmente por agua. Además, la
mayoría de los fijadores son soluciones acuosas. Esto implica que
para que la parafina líquida pueda penetrar completamente en el
tejido ha de sustituirse el agua por un solvente orgánico. Esto se
consigue mediante la deshidratación del tejido en alcoholes,
normalmente etanol, de gradación creciente hasta alcohol de 100°.

Posteriormente se transfiere el tejido a un líquido que sea


miscible tanto con el alcohol de 100° como con la parafina,
denominado sustancia intermediaria, como es el benceno, xileno,
tolueno o el óxido de propileno, entre otros.
Estas sustancias son normalmente aclarantes por lo que
comprobando la translucidez de la pieza podemos cerciorarnos de
la penetración de la sustancia intermediaria en el tejido.

El tiempo de incubación de la pieza en algunos de estos


líquidos intermediarios como el tolueno o xileno no debe ser
excesivo puesto que estas sustancias endurecen la pieza y puede
provocar problemas al hacer las secciones/cortes.

Por último se pasa el tejido a parafina previamente licuada en


una estufa regulada a la temperatura apropiada para dicho tipo de
parafina.

Se dan tres pasos por parafina para favorecer una buena


impregnación. El tiempo que duran dichos pasos depende de lo
volátil que sea el líquido intermediario y lo grande que sea nuestra
pieza.

Será mayor cuanto menos volátil es el líquido intermediario o


mayor sea la muestra de tejido. Hay que tener en cuenta que un
tiempo excesivo en parafina puede endurecer el tejido. Tras el
embebido completo de la muestra se vierte parafina líquida en un
molde, y se procede a introducir la muestra y se coloca según la
orientación deseada de corte y se deja solidificar a temperatura
ambiente.
Un protocolo común de inclusión en parafina es el siguiente:
Esquema de la inclusión en parafina de una muestra de tejido previamente fijada.
Los tiempos de incubación en cada sustancia pueden variar en función del tamaño
de la muestra, tipo de tejido o, por ejemplo, el líquido intermediario. Sin embargo,
los pasos son comunes a cualquier inclusión en parafina.
ACLARAMIENTO O DIAFANIZACIÓN

Luego de deshidratar el tejido, se pasa a una solución de una


sustancia que es miscible tanto con el alcohol como con el medio de
inclusión a utilizar (en la mayoría de los casos se utiliza como medio
de inclusión Parafina líquida).
La sustancia comúnmente utilizada es el Xileno o Xilol. De la
misma manera se coloca la muestra de tejido en un recipiente de
Xilol, el Xilol solo es soluble en alcohol al 100%. Se llama
aclaramiento ya que el tejido se torna transparente o claro en el
xileno, esto se debe a que cambia su índice de refracción. También
se pueden utilizar Tolueno, Benzol o Cloroformo como medios de
aclaramiento.