Вы находитесь на странице: 1из 262

MANUAL DE

ADIESTRAMIENTO
CANINO
  2 
INDICE
PRINCIPIOS DEL ADIESTRAMIENTO CANINO .......................................................... 5
PRINCIPIOS DEL ADIESTRAMIENTO CANINO ..................................................................... 7
CONDICIONAMIENTO CLÁSICO ....................................................................................... 8
CONDICIONAMIENTO OPERANTE .................................................................................. 10
EL ABC DE LA CONDUCTA ........................................................................................... 14
REFORZAMIENTO POSITIVO ......................................................................................... 16
REFORZAMIENTO NEGATIVO ........................................................................................ 18
REFORZADORES CONDICIONADOS ............................................................................... 20
PRINCIPIO DE PREMACK .............................................................................................. 22
PROGRAMAS DE REFORZAMIENTO ............................................................................... 24
CASTIGO POSITIVO ..................................................................................................... 26
CASTIGO NEGATIVO .................................................................................................... 29
MOLDEADO Y ENCADENAMIENTO DE CONDUCTAS ......................................................... 31
CONTROL POR EL ESTÍMULO........................................................................................ 33
GENERALIZACIÓN ....................................................................................................... 36
EXTINCIÓN DE LA CONDUCTA ....................................................................................... 38
DESENSIBILIZACIÓN .................................................................................................... 41
SENSIBILIZACIÓN ........................................................................................................ 43
LA SESION DE ADIESTRAMINTO CANINO .............................................................. 45
LA SESIÓN DE ADIESTRAMIENTO CANINO ...................................................................... 47
EL LUGAR DE ADIESTRAMIENTO ................................................................................... 48
PERÍODOS Y SESIONES DE ADIESTRAMIENTO ............................................................... 50
LOS CRITERIOS EN EL ADIESTRAMIENTO DE PERROS .................................................... 53
LA TASA DE REFORZAMIENTO ...................................................................................... 56
EL TIMING EN EL ADIESTRAMIENTO CANINO .................................................................. 58
PLANES DE ADIESTRAMIENTO CANINO .......................................................................... 62
EQUIPO DE ADIESTRAMIENTO CANINO .......................................................................... 65
CÓMO USAR EL CLICKER ............................................................................................. 70
CÓMO ELEGIR LOS REFORZADORES ............................................................................. 72
CÓMO USAR LOS REFORZADORES EN LA SESIÓN DE ADIESTRAMIENTO .......................... 75
LAS ÓRDENES O SEÑALES ........................................................................................... 77
ETAPAS DEL ADIESTRAMIENTO .................................................................................... 79
ESTRATEGIAS PARA ENTRENAR NUEVAS CONDUCTAS ................................................... 83
ESTRATEGIAS PARA ELIMINAR MALOS HÁBITOS ............................................................ 86
OBEDIENCIA CANINA ................................................................................................... 91
OBEDIENCIA CANINA: CARGAR EL CLICKER .................................................................. 92
OBEDIENCIA CANINA: RECONOCER EL NOMBRE ............................................................ 97
ALTERNATIVAS PARA ENSEÑARLE A TU PERRO A RECONOCER SU NOMBRE .................. 102
ENTRENA A TU PERRO PARA SENTARSE A LA ORDEN .................................................. 104
ALTERNATIVAS PARA ENSEÑARLE A TU PERRO A SENTARSE A LA ORDEN ..................... 109
ENTRENA A TU PERRO PARA ECHARSE A LA ORDEN .................................................... 111
ALTERNATIVAS PARA ENTRENAR A TU PERRO PARA ECHARSE A LA ORDEN .................. 115
ENTRENA A TU PERRO PARA ACUDIR AL LLAMADO ...................................................... 117
ALTERNATIVAS PARA ENTRENAR A TU PERRO PARA ACUDIR AL LLAMADO .................... 121
ENTRENA A TU PERRO PARA PARARSE A LA ORDEN .................................................... 123
ALTERNATIVAS PARA ENTRENAR A TU PERRO PARA PARARSE A LA ORDEN .................. 126
ENSÉÑALE A TU PERRO A IGNORAR COSAS ................................................................ 127
ENTRENA A TU PERRO PARA CAMINAR SIN JALAR LA CORREA ...................................... 130
ALTERNATIVAS PARA ENTRENAR A TU PERRO PARA CAMINAR SIN JALAR LA CORREA .... 136
ENTRENA A TU PERRO PARA PRESTAR ATENCIÓN ....................................................... 141
ENSÉÑALE A TU PERRO A SALUDAR ADECUADAMENTE A LAS PERSONAS ...................... 143

  3 
ENSÉÑALE A TU PERRO A IR A SU CAMA ..................................................................... 146
ENSÉÑALE A TU PERRO A ECHARSE LADEADO ............................................................ 148
EL MÉTODO DE LOS 300 PICOTAZOS EN EL ADIESTRAMIENTO CANINO ......................... 150
ALTERNATIVAS PARA AUMENTAR LA DURACIÓNDE LOS EJERCICIOS DE OBEDIENCIA CANINA
................................................................................................................................ 154
ENSÉÑALE A TU PERRO LA ORDEN DE LIBERACIÓN...................................................... 156
ENSÉÑALE A TU PERRO A SOLTAR OBJETOS ............................................................... 159
ALTERNATIVAS PARA ENSEÑARLE A TU PERRO A SOLTAR OBJETOS ............................. 164
OBEDIENCIA INTERMEDIA: MANTENER LA POSICIÓN (QUIETO)...................................... 167
ALTERNATIVA DE ADIESTRAMIENTO: MANTENER LA POSICIÓN (QUIETO)....................... 170
ELIMINA EL CLICKER Y LOS REFORZADORES PRIMARIOS DEL LUGAR DE ADIESTRAMIENTO
................................................................................................................................ 172
OBEDIENCIA INTERMEDIA: IGNORAR COMIDA EN EL SUELO .......................................... 175
ALTERNATIVAS DE ADIESTRAMIENTO: IGNORAR COMIDA EN EL SUELO ......................... 178
ENSÉÑALE A TU PERRO A DETENERSE A LA ORDEN ..................................................... 180
GENERALIZA LOS EJERCICIOS DE OBEDIENCIA CANINA ................................................ 183
OBEDIENCIA AVANZADA: DISCRIMINACIÓN DE ÓRDENES.............................................. 185
OBEDIENCIA AVANZADA: DISTRACCIONES INTENSAS EN EL ADIESTRAMIENTO CANINO .. 189
SOCIALIZANDO A TU PERRO ................................................................................. 191
SOCIALIZANDO A TU PERRO ....................................................................................... 193
SOCIALIZACIÓN PERRO – PERRO ............................................................................... 194
SOCIALIZACIÓN PERRO – HUMANO............................................................................. 196
SOCIALIZACIÓN DEL PERRO CON OTROS ANIMALES..................................................... 198
HABITUACIÓN DEL CACHORRO AL AMBIENTE .............................................................. 199
INHIBICIÓN DE LA MORDIDA ........................................................................................ 200
CONSEJOS PARA LA SOCIALIZACIÓN DEL CACHORRO .................................................. 202
EDUCA A TU PERRO A IR AL BAÑO ...................................................................... 205
EDUCA A TU PERRO PARA IR AL BAÑO ........................................................................ 207
ADIESTRAMIENTO CON PAPEL .................................................................................... 209
ADIESTRAMIENTO ACTIVO PARA NO ENSUCIAR LA CASA .............................................. 211
ADIESTRAMIENTO CON JAULA .................................................................................... 213
CONSEJOS PARA LA EDUCACIÓN HIGIÉNICA DEL CACHORRO ....................................... 216
ADIESTRAMIENTO DEL PERRO DESTRUCTOR ................................................... 219
EL PERRO DESTRUCTOR ........................................................................................... 221
LOS PERROS QUE MASTICAN TODO LO QUE ENCUENTRAN ........................................... 225
CÓMO ELEGIR LOS JUGUETES DE TU PERRO .............................................................. 230
EVITAR QUE LOS PERROS CAVEN EN EL JARDÍN .......................................................... 232
CONSEJOS ADICIONALES PARA VIVIR CON UN PERRO DESTRUCTOR ............................ 236
ADIESTRAMIENTO DEL PERRO LADRADOR ........................................................ 241
EL PERRO LADRADOR ............................................................................................... 243
¿POR QUÉ LADRAN LOS PERROS? ............................................................................. 246
EVITA QUE TU PERRO LADRE CONSTANTEMENTE ........................................................ 249
CÓMO ELIMINAR LOS LADRIDOS EXCESIVOS ............................................................... 251
ENTRENA A TU PERRO PARA LADRAR Y CALLARSE A LA ORDEN ................................... 256
COLLARES ANTILADRIDOS, CASTIGOS Y OPERACIONES ............................................... 260

  4 
PRINCIPIOS DEL
ADIESTRAMIENTO
CANINO

  5 
  6 
Principios del adiestramiento canino
El adiestramiento canino consiste en la modificación de conductas del perro a través del
aprendizaje guiado. Por tanto, los principios del adiestramiento canino son los mismos
principios propuestos por las teorías del aprendizaje, sólo que se aplican de una manera
específica.
Aunque existen muchos entrenadores que tienen éxito sin conocer estos principios, conocerlos
te ayudará a entrenar mejor y con más eficiencia. Ya sea que te interese convertirte en un
adiestrador profesional de perro, que ya seas uno o que solamente quieras entrenar a tu perro
en el nivel más básico, los principios del adiestramiento te darán una enorme ventaja sobre
quienes no tienen este conocimiento.

  7 
Condicionamiento clásico
El condicionamiento clásico o condicionamiento respondiente es uno de los tipos de
aprendizaje más simples y el primero que fue sometido a investigación científica intensa. Fue el
fisiólogo ruso Iván Pavlov quien desarrolló el concepto de condicionamiento clásico, cuando
estudiaba procesos digestivos en perros.
Aprendizaje por condicionamiento clásico
Muchos estímulos ambientales producen respuestas reflejas que no han sido aprendidas. Por
ejemplo, la presencia de comida en la boca produce salivación, un ruido fuerte causa
sobresalto, la luz intensa produce contracción de las pupilas, etc. Los estímulos que producen
estas respuestas se conocen como estímulos incondicionados, y las respuestas se conocen
como respuestas incondicionadas. En este caso, el término "incondicionado" significa que no
es necesario el aprendizaje para que el estímulo provoque la respuesta.
Otros estímulos son neutros porque no causan las respuestas reflejas en el organismo. Por
ejemplo, el sonido de una campanita no provocará la salivación.
El condicionamiento clásico ocurre cuando el estímulo neutro adquiere la propiedad de producir
la respuesta incondicionada, porque ha sido asociado repetidas veces con el estímulo
incondicionado. Por ejemplo, si haces sonar una campanita cada vez que le das comida a tu
perro, después de unas cuantas veces él asociará el sonido de la campanita con la comida y
salivará cada vez que lo escuche.
El estímulo neutro que ha adquirido la propiedad de producir la respuesta refleja se conoce
como estímulo condicionado. El término "condicionado" significa que el aprendizaje es
necesario para que el estímulo provoque la respuesta.
Es fácil ver el condicionamiento clásico en la vida cotidiana. Abundan los ejemplos con perros:
Perros que se vuelven locos de emoción cada vez que su propietario toma la correa para ir a
pasear.
Perros que acuden inmediatamente cada vez que ven a sus propietarios levantar el
recipiente de comida.
Perros que corren a esconderse cada vez que aparece el jardinero, porque asociaron a esta
persona con eventos desagradables.
Contracondicionamiento
Una respuesta que ha sido condicionada, también puede ser contracondicionada. Es decir que
el aprendizaje por condicionamiento clásico puede revertirse empleando el mismo proceso.
Por ejemplo, un perro que aprendió a ser agresivo porque tuvo malas experiencias con la
gente, puede aprender a socializar con las personas si le ocurre algo agradable cada vez que
ve un extraño. El proceso de contracondicionamiento se usa con frecuencia para modificar
conductas emocionales inapropiadas, y suele llevarse a cabo junto con la desensibilización.
El condicionamiento clásico en el adiestramiento canino
El condicionamiento clásico es una herramienta muy poderosa en el adiestramiento de perros,
ya que permite trabajar directamente sobre las emociones del animal. Por tanto, el

  8 
condicionamiento clásico te será de utilidad para socializar a tu perro, para eliminar fobias que
pueda tener y para reducir la agresión. En todos esos casos, el principio de adiestramiento
consiste en lograr que tu perro asocie con cosas agradables (comida, juegos, etc.) a la gente, a
otros perros y a situaciones estresantes.
También usarás el condicionamiento clásico para crear un reforzador condicionado. Un
reforzador condicionado es una señal que le indica a tu perro que ha hecho algo correcto y que
las consecuencias de su conducta serán agradables. El reforzador condicionado es la base del
adiestramiento con clicker.

  9 
Condicionamiento operante
El condicionamiento operante es un tipo de aprendizaje que tiene que ver con el desarrollo
de nuevas conductas, y no con la asociación entre estímulos y conductas reflejas como ocurre
en el condicionamiento clásico. Los principios del condicionamiento operante fueron
desarrollados por B. F. Skinner, quien recibió la influencia de las investigaciones de Pavlov, de
Edward L. Thorndike y de la teoría de la selección natural de Charles Darwin.
Aprendizaje por condicionamiento operante
En el condicionamiento operante las conductas se emiten espontáneamente y sus
consecuencias determinan el aprendizaje. Así, las consecuencias agradables (apetitivas)
tienden a fortalecer una conducta. En cambio, las consecuencias desagradables (aversivas)
tienden a debilitar una conducta.
Un ejemplo claro del aprendizaje por condicionamiento operante ocurre en los perros que jalan
la correa cuando salen a pasear. El perro jala la correa y su propietario lo sigue, hasta que
llegan a donde el perro quiere ir. Entonces, la conducta (inapropiada) de jalar la correa se
fortalece porque el perro consigue lo que quería. Es por eso que ves tantos perros arrastrando
a sus dueños por las calles.
Por el mismo proceso de aprendizaje, aunque con consecuencias opuestas, algunos niños
aprenden que no deben tocar la estufa cuando está caliente. Cuando tocan la estufa se
queman la mano. Entonces, la conducta de tocar la estufa cuando está encendida desaparece
porque tiene consecuencias desagradables.
Existen varios principios del condicionamiento operante, y verás algunos más adelante, pero
todos ellos se pueden resumir en cuatro grandes grupos:
1. Reforzamiento. Es el aumento de la frecuencia de una conducta, resultante de la adición o
retiro de algo como consecuencia de esa conducta.
Por ejemplo, tu perro se sienta y le das comida cuando lo hace. Tu perro se sienta cada vez
con más frecuencia porque la comida ha funcionado como reforzador. Esto se conoce como
reforzamiento positivo porque la adición de algo (comida) aumenta la frecuencia de la conducta
(sentarse).
Ahora imagina que tu perro tiene miedo de la gente. Una persona se le acerca y él ladra
agresivamente. La persona se aleja y tu perro deja de sentir miedo. Entonces, aprende que
ladrando agresivamente puede alejar a la gente. Esto se conoce como reforzamiento negativo
porque el retiro de algo (la gente) aumenta la frecuencia de la conducta (ladrar agresivamente).
2. Castigo. Es la disminución de la frecuencia de una conducta, resultante de la adición o retiro
de algo como consecuencia de esa conducta.
Imagina que tu perro se acerca a un extraño al que no le gustan los perros, y esta persona le
da una patada. Entonces, tu perro aprende a evitar a las personas. Esto se conoce como
castigo positivo porque la adición de algo (la patada) disminuye la frecuencia de la conducta

  10 
(acercarse a las personas). Este tipo de castigo no es recomendable en el adiestramiento
porque tiene consecuencias adversas que implican daño físico y/o emocional del perro.
Un caso diferente ocurre si tu perro está jugando contigo al tira y afloja. Tú tiras del extremo de
un trapo, mientras tu perro tira del otro extremo. En su entusiasmo por morder el trapo, tu perro
te muerde la mano, por lo que terminas el juego y te vas. Entonces tu perro aprende a no
morderte cuando juegan. Esto se conoce como castigo negativo, porque el retiro o de algo (el
juego) disminuye la frecuencia de la conducta (morder tu mano).
3. Extinción. Es la disminución de la frecuencia de una conducta aprendida, que ocurre
cuando dicha conducta deja de ser reforzada. Es decir que dejan de existir las consecuencias
que antes reforzaban la conducta.
Imagina que cuando tu perro era un cachorro saludaba a las personas saltando sobre ellas,
porque lo acariciaban y jugaban con él. Entonces aprendió que esta es la manera correcta de
saludar a la gente. Un buen día, la gente deja de acariciarlo y jugar con él cuando salta. En
cambio, le dan la espalda y lo ignoran. Con el tiempo tu perro deja de saltar para saludar a las
personas. Esto ocurre porque la conducta aprendida (saltar sobre las personas) deja de tener
consecuencias reforzantes y, entonces, se produce la extinción de la conducta.
4. Control por el estímulo. Es el aumento de la frecuencia de una conducta en presencia de
un estímulo, pero no en presencia de otros.
El control por el estímulo es fácil de observar en perros que tienen un adiestramiento avanzado
en obediencia canina. Cuando se le pide al perro que se eche, él se echa. No se sienta, no
salta, no da vueltas. Sólo se echa.
Esto ocurre porque la orden para echarse se ha convertido en el estímulo que controla la
conducta. Por supuesto, el perro también se echa en otras ocasiones que no tienen que ver
con el adiestramiento, como cuando está cansado, porque otros estímulos controlan esa
conducta en otras situaciones.

El condicionamiento operante en el adiestramiento


canino
El condicionamiento operante te servirá para modificar la conducta de tu perro porque
controlarás todas las consecuencias de su conducta... al menos durante las sesiones de
adiestramiento.
El condicionamiento operante es un tipo de aprendizaje que tiene que ver con el desarrollo
de nuevas conductas, y no con la asociación entre estímulos y conductas reflejas como ocurre
en el condicionamiento clásico. Los principios del condicionamiento operante fueron
desarrollados por B. F. Skinner, quien recibió la influencia de las investigaciones de Pavlov, de
Edward L. Thorndike y de la teoría de la selección natural de Charles Darwin.
Aprendizaje por condicionamiento operante
En el condicionamiento operante las conductas se emiten espontáneamente y sus

  11 
consecuencias determinan el aprendizaje. Así, las consecuencias agradables (apetitivas)
tienden a fortalecer una conducta. En cambio, las consecuencias desagradables (aversivas)
tienden a debilitar una conducta.
Un ejemplo claro del aprendizaje por condicionamiento operante ocurre en los perros que jalan
la correa cuando salen a pasear. El perro jala la correa y su propietario lo sigue, hasta que
llegan a donde el perro quiere ir. Entonces, la conducta (inapropiada) de jalar la correa se
fortalece porque el perro consigue lo que quería. Es por eso que ves tantos perros arrastrando
a sus dueños por las calles.
Por el mismo proceso de aprendizaje, aunque con consecuencias opuestas, algunos niños
aprenden que no deben tocar la estufa cuando está caliente. Cuando tocan la estufa se
queman la mano. Entonces, la conducta de tocar la estufa cuando está encendida desaparece
porque tiene consecuencias desagradables.
Existen varios principios del condicionamiento operante, y verás algunos más adelante, pero
todos ellos se pueden resumir en cuatro grandes grupos:
1. Reforzamiento. Es el aumento de la frecuencia de una conducta, resultante de la adición o
retiro de algo como consecuencia de esa conducta.
Por ejemplo, tu perro se sienta y le das comida cuando lo hace. Tu perro se sienta cada vez
con más frecuencia porque la comida ha funcionado como reforzador. Esto se conoce como
reforzamiento positivo porque la adición de algo (comida) aumenta la frecuencia de la conducta
(sentarse).
Ahora imagina que tu perro tiene miedo de la gente. Una persona se le acerca y él ladra
agresivamente. La persona se aleja y tu perro deja de sentir miedo. Entonces, aprende que
ladrando agresivamente puede alejar a la gente. Esto se conoce como reforzamiento negativo
porque el retiro de algo (la gente) aumenta la frecuencia de la conducta (ladrar agresivamente).
2. Castigo. Es la disminución de la frecuencia de una conducta, resultante de la adición o retiro
de algo como consecuencia de esa conducta.
Imagina que tu perro se acerca a un extraño al que no le gustan los perros, y esta persona le
da una patada. Entonces, tu perro aprende a evitar a las personas. Esto se conoce como
castigo positivo porque la adición de algo (la patada) disminuye la frecuencia de la conducta
(acercarse a las personas). Este tipo de castigo no es recomendable en el adiestramiento
porque tiene consecuencias adversas que implican daño físico y/o emocional del perro.
Un caso diferente ocurre si tu perro está jugando contigo al tira y afloja. Tú tiras del extremo de
un trapo, mientras tu perro tira del otro extremo. En su entusiasmo por morder el trapo, tu perro
te muerde la mano, por lo que terminas el juego y te vas. Entonces tu perro aprende a no
morderte cuando juegan. Esto se conoce como castigo negativo, porque el retiro o de algo (el
juego) disminuye la frecuencia de la conducta (morder tu mano).
3. Extinción. Es la disminución de la frecuencia de una conducta aprendida, que ocurre
cuando dicha conducta deja de ser reforzada. Es decir que dejan de existir las consecuencias

  12 
que antes reforzaban la conducta.
Imagina que cuando tu perro era un cachorro saludaba a las personas saltando sobre ellas,
porque lo acariciaban y jugaban con él. Entonces aprendió que esta es la manera correcta de
saludar a la gente. Un buen día, la gente deja de acariciarlo y jugar con él cuando salta. En
cambio, le dan la espalda y lo ignoran. Con el tiempo tu perro deja de saltar para saludar a las
personas. Esto ocurre porque la conducta aprendida (saltar sobre las personas) deja de tener
consecuencias reforzantes y, entonces, se produce la extinción de la conducta.
4. Control por el estímulo. Es el aumento de la frecuencia de una conducta en presencia de
un estímulo, pero no en presencia de otros.
El control por el estímulo es fácil de observar en perros que tienen un adiestramiento avanzado
en obediencia canina. Cuando se le pide al perro que se eche, él se echa. No se sienta, no
salta, no da vueltas. Sólo se echa.
Esto ocurre porque la orden para echarse se ha convertido en el estímulo que controla la
conducta. Por supuesto, el perro también se echa en otras ocasiones que no tienen que ver
con el adiestramiento, como cuando está cansado, porque otros estímulos controlan esa
conducta en otras situaciones.
El condicionamiento operante en el adiestramiento
canino
El condicionamiento operante te servirá para modificar la conducta de tu perro porque
controlarás todas las consecuencias de su conducta... al menos durante las sesiones de
adiestramiento.

  13 
El ABC de la conducta
Para explicar porqué tu perro se comporta de la manera en que lo hace, debes comprender
tres conceptos básicos de la modificación de conductas: antecedentes, conducta y
consecuencias.
Los antecedentes son aquellas cosas que ocurren o están presentes antes que se produzca la
conducta, y pueden ser cualquier cosa. Puedes considerarlos como el gatillo que dispara la
conducta (aunque técnicamente no lo son).
La conducta es todo lo que tu perro realiza. Puede ser cualquier acción, ya sea que la veas o
no. Por ejemplo, tu perro puede mostrarse muy atento (una conducta que puedes ver) cuando
levantas su plato para ponerle comida, pero también puede empezar a salivar y secretar jugos
gástricos (conductas que no ves).
La definición de conducta es compleja y existen diferencias sobre esta definición entre quienes
estudian el comportamiento (psicólogos, etólogos, etc.). Sin embargo, para fines prácticos,
basta con decir que la conducta es cualquier cosa que hace tu perro. Como dicen algunos
adiestradores "si lo puede hacer un perro muerto, entonces no es conducta".
Las consecuencias son las cosas que ocurren después de la conducta. Como indican los
principios del condicionamiento operante, la conducta puede ser modificada por sus
consecuencias. Las tres maneras de modificar la conducta a través de sus consecuencias
consisten en:
Usar consecuencias que aumentan la frecuencia de la conducta. Estas consecuencias se
conocen como reforzadores. También se conocen como recompensas, pero este
término no es correcto.
Usar consecuencias que disminuyen la frecuencia de la conducta. Estas consecuencias se
conocen como castigos.
No usar ninguna consecuencia, y así disminuir una conducta aprendida con anterioridad. La
ausencia de consecuencias se usa en el proceso de extinción de conductas.
La relación entre antecedentes, conducta y consecuencias se conoce formalmente como
contingencia.
¿Por qué ABC? Los autores norteamericanos popularizaron el acróstico ABC para referirse a
las contingencias, porque esas son las iniciales en inglés de los tres elementos de la
contingencia: Antecedent, Behavior, Consequence. Aunque viene del inglés, el acróstico se ha
popularizado también entre los conductistas de habla hispana.
Las contingencias en el adiestramiento canino
Una consecuencia puede modificar una conducta en particular, solamente si la consecuencia
ocurre inmediatamente después de la conducta y no en otras situaciones. Es decir que la
consecuencia debe ser dependiente o contingente a la conducta.
Si esa consecuencia ocurre en cualquier momento (no es contingente a la conducta), entonces
no modificará la conducta.
Por ejemplo, imagina que le estás enseñando a tu perro a sentarse. Decides que un pedacito
de pollo cocido es una consecuencia reforzadora porque a él le gusta mucho el pollo.
Entonces, le das un pedacito de pollo cuando se sienta.

  14 
Pero después que le diste el primer pedacito de pollo, tu perro se te acerca alegre para recibir
más comida. Como te da pena ver sus ojazos de cachorro abandonado, le das un poquito más
de pollo. Entonces, tu perro salta y ladra, y le das otro pedacito de pollo "porque es tan tierno".
Y así te pasas toda la sesión de adiestramiento dándole pedacitos de pollo a tu perro, a veces
cuando se sienta y otras veces cuando hace otras cosas.
El resultado es que tu perro se "morfa" medio pollo y no aprende a sentarse. En este ejemplo,
el pedacito de pollo no actúa como reforzador de la conducta de sentarse, porque le das a tu
perro la comida en diferentes circunstancias. Es decir que el pollo no es contingente a la
conducta de sentarse.
Ahora imagina la misma situación, pero solamente le das el pollo a tu perro cuando se sienta.
No importa si se te acerca, ladra, salta, resuelve ecuaciones diferenciales o toma rehenes. El
pollo cocido aparece solamente después que tu perro se sienta.
En poco tiempo tu perro deja de ladrar, saltar y resolver ecuaciones diferenciales. Incluso libera
a sus rehenes. Ahora lo único que hace es sentarse. Esto ocurre porque, en este ejemplo, los
pedacitos de pollo cocido sólo aparecen cuando tu perro se sienta. Es decir que el pollo es
contingente a sentarse.
En definitiva, para adiestrar a tu perro tienes que controlar las consecuencias y hacer que sean
contingentes a la conducta particular que quieres fortalecer o debilitar.

  15 
Reforzamiento positivo
El reforzamiento positivo es el aumento en la frecuencia de una conducta cuando se
presenta un evento favorable inmediatamente después de esa conducta. Este evento favorable
se conoce como reforzador positivo.
En otras palabras, la conducta se fortalece cuando es seguida por un reforzador positivo. El
término "positivo" significa que el reforzador se presenta o se adiciona inmediatamente
después de la conducta.
Los reforzadores positivos suelen ser cosas agradables para el individuo, o cosas por las que
el individuo está dispuesto a hacer algún trabajo. Por eso es común que se los confunda con
recompensas, pero no son lo mismo.
Un reforzador positivo siempre aumenta la frecuencia de una conducta. En cambio, una
recompensa no lo hace.
Imagina que te desafían a comer un plato de cucarachas vivas, a cambio de 1000 dólares. Si te
comes las cucarachas te habrás ganado el dinero, pero es poco probable que aumente la
frecuencia con que comes cucarachas vivas (que espero sea cero). En este caso, habrás sido
recompensado con dinero por comer cucarachas, pero esa conducta no habrá sido reforzada.
Por otra parte, un reforzador positivo no siempre es una recompensa. Todo colegio tiene un
profesor odiado por los alumnos. Cuando un alumno se porta mal y ese profesor lo reprende, la
reprimenda suele reforzar la mala conducta porque viene del "profesor odiado". En ese caso la
consecuencia de la conducta no es una recompensa, pero sí un reforzador positivo.
Puedes ver un ejemplo típico de reforzamiento positivo en la vida cotidiana si observas el
comportamiento de un niño pequeño. La mayoría de los niños pequeños, sino todos, lloran
para conseguir lo que quieren. ¿Quieren un chocolate? Lloran. ¿Quieren el juguete que tiene
su hermana? Lloran. ¿Quieren quedarse viendo tele en vez de ir a dormir? Lloran... ¡Que niños
más llorones!
Lo que ocurre es que los llantos incomodan tanto a sus padres que éstos terminan cediendo en
la mayoría de las situaciones. Entonces, la conducta de llorar se refuerza positivamente en los
niños porque les permite conseguir lo que quieren.
El reforzamiento positivo en el adiestramiento canino
Los reforzadores positivos más comunes en el adiestramiento de perros son la comida y los
juegos. Sin embargo, también existen otros reforzadores que puedes usar.
Todos los perros son diferentes entre sí, y cada uno tiene preferencias particulares. Por eso, no
es posible afirmar que todos los perros tienen que ser entrenados con tal o cual tipo de comida,
o que los juegos de tira y afloja sirven como reforzadores en todos los casos.
En la sección sobre la sesión de adiestramiento canino encontrarás un ejercicio para identificar
reforzadores positivos para entrenar a tu perro en diferentes circunstancias.
A continuación tienes dos ejemplos sobre el uso correcto e incorrecto del reforzamiento positivo

  16 
en el adiestramiento canino.
Ejemplo 1: Uso correcto del reforzamiento positivo
Uno de los ejercicios de obediencia canina consiste en que el perro se siente a la orden y
mantenga esa posición hasta que el adiestrador le indique que puede levantarse.
Para hacer esto, primero se le enseña al perro a sentarse a la orden y, luego, se le enseña a
permanecer sentado por períodos cortos. Gradualmente se aumenta el tiempo, hasta que el
perro puede quedarse sentado por unos minutos.
Un procedimiento para enseñarle al perro a mantener la posición consiste en darle pedacitos
de comida mientras está sentado. Entonces, "quedarse sentado" es la conducta que se
refuerza y el perro aprende a mantener esa posición cada vez por más tiempo.
El secreto del éxito en este procedimiento radica en dar la comida mientras el perro está
sentado. Si llega a levantarse antes de tomar la comida, se estará reforzando la conducta de
levantarse.
Ejemplo 2: Uso incorrecto del reforzamiento positivo
Otro de los ejercicios de la obediencia canina es el "Junto", también llamado "Fuss". Consiste
en que el perro camine a la izquierda de su guía, con el hombro a la altura de la pierna
izquierda del guía. Además, en la versión estilizada que se usa en algunos deportes caninos, el
perro debe ir mirando a los ojos del guía.
Muchos entrenadores usan un juguete alargado, conocido como "chorizo", para entrenar este
ejercicio. Cuando el perro camina correctamente, hacen aparecer repentinamente el juguete e
inician un juego de tira y afloja con el perro.
El juego de tira y afloja actúa como reforzador, pero el reforzamiento positivo no es contingente
porque cuando el entrenador hace aparecer el juguete, el perro deja de mirarlo a los ojos y
puede adelantarse. Entonces, la conducta inmediatamente anterior a la presentación del
reforzador positivo no es la que se desea y el perro aprende un "Junto" impreciso.
Lo mejor para evitar este problema es usar un reforzador condicionado, que es un tipo de
reforzador que sirve de "puente" entre la conducta que se desea reforzar y el momento en que
se presenta el reforzador primario.

  17 
Reforzamiento negativo
El reforzamiento negativo es el aumento en la frecuencia de una conducta cuando se retira
un evento aversivo (desagradable) inmediatamente después de esa conducta. Este evento
aversivo se conoce como reforzador negativo.
En otras palabras, la conducta se fortalece cuando es seguida de la eliminación de un
reforzador negativo. El término "negativo" significa que el reforzador se retira o se "sustrae"
después de la conducta.
Los reforzadores negativos son desagradables, pero no todo lo que es desagradable actúa
como reforzador negativo. Para que algo sea un reforzador negativo, la conducta que lo hace
desaparecer tiene que aumentar su frecuencia.
Existen muchos ejemplos de reforzamiento negativo en la vida cotidiana, y uno de los más
frecuentes tiene que ver con el llanto de los niños pequeños. Cuando leíste sobre
reforzamiento positivo viste que el llanto de los niños pequeños se refuerza positivamente
porque con él consiguen lo que quieren.
Bueno, la situación es inversa para los padres. El llanto de los niños resulta desagradable para
sus padres. Al ceder a las peticiones de los niños, los padres eliminan ese llanto. Entonces, las
conductas con las que ceden a las peticiones del niño aumentan sus frecuencias, ya que son
reforzadas negativamente en los padres.
El reforzamiento negativo en el adiestramiento canino
El reforzamiento negativo es muy frecuente en las técnicas tradicionales de adiestramiento
canino. Los entrenadores que usan esas técnicas también usan herramientas que causan
molestia, o incluso dolor, para que los perros aprendan. Algunas de estas herramientas son los
collares de ahorque, los collares de púas y los collares eléctricos.
Aunque un entrenador hábil puede conseguir buenos resultados con el reforzamiento negativo,
existen procedimientos basados en el reforzamiento positivo que son igualmente efectivos.
La molestia para el perro es una de las desventajas del reforzamiento negativo, pero no la
única. Otras desventajas son que:
El adiestramiento se convierte en una lucha de poder entre el entrenador y el perro.
El aprendizaje activo generalmente se reduce porque el perro es obligado por la fuerza a
realizar las conductas que se le enseñan.
La relación entre perro y entrenador puede malograrse porque el perro asocia al entrenador
con cosas desagradables.
Además, cuando se usa reforzamiento negativo y castigo positivo, es muy fácil maltratar al
perro sin querer hacerlo. De hecho, algunos procedimientos de adiestramiento basados en
reforzamiento negativo son tan crueles que deberían estar prohibidos por las leyes de
protección a los animales.
Por supuesto, también existen procedimientos basados en el reforzamiento negativo que no
son tan agresivos. Por ejemplo, una manera de enseñarle a un perro a sentarse consiste en
realizar una ligera presión a la altura de los riñones del perro, con el pulgar opuesto a los

  18 
demás dedos, como ves en la secuencia de fotos.

En ese procedimiento, la presión se realiza apretando la espalda baja del perro, y no


empujando la grupa hacia abajo. Empujar la grupa hacia abajo causa más resistencia por parte
del perro, lo que dificulta el aprendizaje.

Al final, el perro se sienta para evitar la sensación desagradable. Cuando esto ocurre, se retira
la presión y la conducta de sentarse es reforzada negativamente.
Ten en cuenta que te presento el ejemplo anterior sólo para que comprendas cómo se usa el
reforzamiento negativo en el adiestramiento canino. No es necesario que lo lleves a cabo
porque puedes encontrar procedimientos basados en el reforzamiento positivo en la sección de
obediencia canina. Además, si tu perro es pequeño, tiene problemas de espalda o presionas
muy fuerte, lo puedes lastimar. Y si lo lastimas te puede morder.

  19 
Reforzadores condicionados
Para que un reforzador positivo sea efectivo, tienes que presentarlo inmediatamente después
de la conducta que quieres fortalecer. Si presentas el reforzador varios segundos después,
será difícil que tu perro establezca la relación entre la conducta y el reforzador (es decir que el
reforzador no es contingente a la conducta).
Esto significa que tienes que conseguir una sincronía entre la conducta de tu perro y la
presentación del reforzador. Esta sincronía se conoce como "timing".
Imagina que le estás enseñando a tu perro a sentarse. Él se sienta y le das un pedacito de
comida para reforzar la conducta. Pero resulta que cada vez que acercas tu mano para darle la
comida, él se levanta para tomarla. Entonces, terminas enseñándole a levantarse, ya que le
das la comida a tu perro cuando se levanta y no cuando se sienta. Es decir que tu timing es
incorrecto para la conducta que quieres entrenar.
¿Cómo puedes hacer para presentar el reforzador justo después que tu perro se sienta, pero
antes que se levante? Necesitas una señal que le indique a tu perro cuál es la conducta
correcta. Esta señal es un tipo particular de reforzador que se conoce como reforzador
condicionado.
Tipos de reforzadores
Existen dos tipos generales de reforzadores: los reforzadores incondicionados o primarios, y
los reforzadores condicionados o secundarios.
Los reforzadores incondicionados no dependen del aprendizaje para adquirir su propiedad
reforzante. Es decir que tu perro no tiene que asociarlos con otros eventos para que funcionen
como reforzadores. Puedes pensar en estos reforzadores como "reforzadores naturales". La
comida y el agua son dos ejemplos típicos de reforzadores incondicionados.
En cambio, los reforzadores condicionados son eventos que se vuelven reforzantes por medio
del aprendizaje. Es decir que son eventos neutros que, después de ser asociados con
reforzadores existentes, se convierten en reforzadores. Las felicitaciones y los elogios son
reforzadores condicionados, ya que no significan nada hasta que se asocian con otros eventos
reforzantes.
Los reforzadores condicionados en el adiestramiento
canino
Imagina que le estás enseñando a tu perro a sentarse, pero antes has creado un reforzador
condicionado. Este reforzador condicionado es el sonido "click" hecho con un clicker.
Entonces, cada vez que tu perro se sienta, haces "click" y luego le das un pedacito de comida.
Como el "click" es un reforzador condicionado, no es necesario que tu perro permanezca
sentado mientras acercas tu mano para darle la comida. La conducta de sentarse ha sido
reforzada con el "click", que es seguido de la presentación de la comida.
El reforzador condicionado funciona como una señal que le indica a tu perro "eso que acabas

  20 
de hacer es lo correcto". Esto te permite retrasar el reforzador primario unos segundos y
alcanzar un timing adecuado para enseñarle a tu perro cualquier cosa.
El reforzador condicionado no sólo te sirve para "marcar" las conductas que estás entrenando,
sino para comunicarte con tu perro. Ten en cuenta que el reforzador condicionado no sólo es
un marcador, sino que es una señal del inicio del proceso de reforzamiento.

  21 
Principio de Premack
El principio de Premack indica que una conducta de alta probabilidad puede reforzar una
conducta de baja probabilidad. Para que esto ocurra, la conducta de alta probabilidad debe
ocurrir inmediatamente después de la conducta de baja probabilidad.
El ejemplo clásico del principio de Premack es la norma de permitir a los niños ver la televisión
o jugar solamente cuando han terminado sus tareas escolares. Como ver la televisión y jugar
son conductas de alta probabilidad, pueden servir para reforzar el hacer las tareas, que es una
conducta de baja probabilidad.
Aunque no se sabe con certeza por qué funciona el principio de Premack, su utilidad se ha
comprobado tanto en el laboratorio como en la vida real.
La gran ventaja de este principio es que amplía el número de reforzadores que se pueden usar
en la práctica. Por supuesto, no todas las conductas de alta probabilidad sirven como
reforzadores en cualquier circunstancia, pero es fácil identificar cuáles sirven porque los
resultados se notan con rapidez.
El principio de Premack en el adiestramiento canino
Antes de usar el principio de Premack para entrenar a tu perro, debes conocer algunas
conductas de alta probabilidad. Para identificar estas conductas, te bastará con registrar cuáles
son las conductas más frecuentes de tu perro en determinadas circunstancias. O, si quieres
verlo desde una perspectiva diferente, tienes que identificar las conductas que más le gustan a
tu perro.
El empleo de juegos como reforzadores es una manera de aplicar el principio de Premack en el
adiestramiento canino. Por ejemplo, los juegos de tira y afloja son muy divertidos para la
mayoría de los perros. Es por eso que muchos adiestradores usan estos juegos como
reforzadores durante el adiestramiento.
A continuación tienes algunos ejemplos del uso correcto e incorrecto de la aplicación del
principio de Premack en el adiestramiento de perros.
Ejemplo 1: Uso correcto del principio de Premack
A tu perro le encanta salir a la calle, así que cada vez que abres la puerta sale disparado, o por
lo menos intenta salir. La conducta de salir a la calle es de alta probabilidad cuando abres la
puerta.
Entonces, decides usar esta conducta como reforzador para enseñarle a tu perro a esperar
hasta que le des una orden para salir a pasear.
Abres la puerta pero le bloqueas el paso a tu perro para que no pueda salir. Cuando tu perro
retrocede, vuelves a dejar libre el paso. Él vuelve a intentar salir y le vuelves a bloquear el
paso.
Repites este procedimiento varias veces hasta que tu perro espera por un segundo. En ese
momento, le das la orden para ir a pasear y le permites salir. Gradualmente, y en varias

  22 
sesiones, aumentas el tiempo que tu perro debe esperar hasta que le permitas salir.
Este ejemplo incluye el castigo negativo y el principio de Premack. El castigo negativo ocurre
cuando bloqueas el paso, y el principio de Premack se expresa en el reforzamiento de la
conducta de esperar la orden para salir. Entonces, salir a pasear (conducta de alta
probabilidad) es la actividad que usas para reforzar la espera de la orden (conducta de baja
probabilidad).
Ejemplo 2: Uso incorrecto del principio de Premack
A tu perro no le gusta mucho ir a recoger una pelota, y realiza esta actividad pocas veces. Más
aún, cuando juega a recoger una pelota, se aburre muy rápido y luego se dedica a explorar los
alrededores.
Decides enseñarle a sentarse a la orden, y quieres usar ese juego como reforzador. El
resultado es que no puedes realizar suficientes repeticiones en cada sesión de adiestramiento,
y tu perro no llega a aprender lo que quieres.
El problema en este ejemplo es que el juego de recoger la pelota es una conducta de baja
probabilidad. Por tanto, no te sirve para reforzar otras conductas de baja probabilidad. Sería
mejor permitirle explorar los alrededores por unos segundos después que se sienta a la orden,
porque ésta parece ser una conducta de alta probabilidad.
Ten en cuenta que para aplicar el principio de Premack debes conocer cuáles son las
conductas de alta probabilidad (alta frecuencia). No te engañes pensando que conoces las
actividades que le gustan a tu perro sólo porque las viste algunas veces.

  23 
Programas de reforzamiento
Los programas de reforzamiento sirven para establecer la frecuencia con que refuerzas las
conductas de tu perro. El programa de reforzamiento que uses determinará si vas a reforzar
todas las conductas correctas de tu perro o solamente algunas.
Los programas de reforzamiento en el adiestramiento
canino
Existen muchos programas de reforzamiento, pero aquí solamente encontrarás
dos de ellos porque no necesitarás más para entrenar a tu perro. De hecho, es
muy probable que solamente uses uno de estos programas.
Además, los dos programas están enfocados solamente en el reforzamiento
positivo.
Los dos programas de reforzamiento que tendrás que considerar son el
programa de reforzamiento continuo y el programa de reforzamiento de
razón variable.
Tienes que usar el primero mientras le enseñas una nueva conducta a tu perro
y hasta que esa conducta está perfectamente establecida.
La aplicación del programa de razón variable es común después que esa
nueva conducta está bien establecida, pero es posible que no necesites este
programa.
Programa de reforzamiento continuo
Este programa consiste en presentar el reforzador todas las veces que tu perro realiza la
conducta que estás entrenando. Por ejemplo, si estás usando comida para enseñarle a tu perro
a sentarse a la orden, tienes que darle un pedacito de comida todas y cada una de las veces
que se sienta.
El programa de reforzamiento continuo es obligatorio para enseñarle nuevas conductas a tu
perro, ya que es el que permite el aprendizaje. Su principal desventaja consiste en que las
conductas aprendidas tienden a extinguirse rápidamente cuando dejan de ser reforzadas.
Como te imaginarás, este programa de reforzamiento asusta a mucha gente, algunos
adiestradores incluidos, porque nadie quiere andar todo el tiempo con pedacitos de comida o
juguetes para perros.
Sin embargo, lo que mucha gente no comprende (incluyendo a algunos adiestradores) es que
los reforzadores no son solamente comida y juguetes.
Por otra parte, si mantienes un estándar alto para el adiestramiento, tu perro no dejará de
responderte sólo porque no refuerzas su conducta algunas veces. Por tanto, podrás reservarte
los pedacitos de comida sólo para las sesiones de adiestramiento.
Además, a medida que entrenes a tu perro, notarás que algunas órdenes se convierten en
conductas de alta probabilidad y pueden ser usadas como reforzadores, tal como lo indica el

  24 
principio de Premack.
Finalmente, existe una manera más de evitar que las conductas entrenadas desaparezcan
cuando no son reforzadas frecuentemente: ponerlas bajo un programa de razón variable.
Programa de reforzamiento de razón variable
Este programa consiste en presentar el reforzador sólo algunas de las veces en que tu perro
realiza la conducta correcta. Ten en cuenta que esto sólo sirve para conductas que ya has
entrenado, y no para enseñar nuevas conductas.
En el programa de reforzamiento de razón variable, el reforzamiento ocurre de manera
aleatoria, de tal forma que tu perro nunca sepa si va a recibir un pedacito de comida o algún
juguete la próxima vez que obedezca una de tus órdenes.
La única utilidad de este programa de reforzamiento consiste en evitar que las conductas que
le has enseñado a tu perro se extingan por falta de reforzamiento frecuente. Sin embargo, este
programa no es necesario para el adiestramiento de la mayoría de los perros.
Si mantienes estándares altos para el adiestramiento, y creas varios reforzadores
condicionados (como felicitaciones y caricias), es posible que no necesites el reforzamiento de
razón variable.
De todos modos, uno de los métodos que encontrarás en la obediencia canina emplea un
programa de reforzamiento de razón variable. Es un método ideado por la adiestradora de
caballos Alexandra Kurland para aumentar la duración de las conductas, y se conoce como el
método de los 300 picotazos.

  25 
Castigo positivo
El castigo positivo es la disminución en la frecuencia de una conducta cuando se presenta un
evento aversivo (desagradable) inmediatamente después de esa conducta. En otras palabras,
la conducta se debilita porque produce la aparición de algo desagradable.
El término "positivo" significa que el castigo consiste en añadir o "adicionar" algo.
Por ejemplo, tu perro tiene la costumbre de mordisquear las plantas del jardín. Entonces,
decides rociarlas con un líquido de sabor amargo que compraste en una tienda para mascotas.
Cada vez que tu perro muerde una planta, se presenta el sabor desagradable (el castigo),
entonces la conducta disminuye su frecuencia hasta que tu perro deja de morder las plantas
del jardín.
Acerca de este ejemplo Existen muchas marcas de líquidos para rociar sobre plantas y
muebles, pero ninguna funciona el 100% de las veces. De hecho, es común que los perros se
acostumbren al sabor, y sigan mordisqueando plantas, muebles y otros objetos. Sin embargo,
el procedimiento funciona en algunos casos.
En el ejemplo anterior, el castigo positivo es contingente a la conducta porque aparece
inmediatamente después que tu perro muerde una planta. Ese es un requisito para que el
castigo positivo funcione. Si el sabor amargo se presentara varios segundos después, la
conducta de mordisquear las plantas no se castigaría y no se reduciría su frecuencia.
En la vida cotidiana existe un concepto diferente de castigo, ya que se considera como algo
desagradable que ocurre como consecuencia de un comportamiento inadecuado, pero no
siempre reduce la frecuencia de ese comportamiento. Por ejemplo, un padre le da un pellizco a
su hijo por comportarse mal. Aunque el comportamiento inapropiado del hijo se detiene en ese
momento, su frecuencia no disminuye en el futuro. Esto es lo que se conoce comúnmente
como castigo, pero no corresponde a la definición técnica de castigo positivo.
Ten en cuenta que si la aparición de un evento desagradable no reduce la frecuencia de una
conducta, entonces no es un castigo positivo. Puede ser abuso, maltrato, venganza o incluso
mala suerte, pero no es castigo positivo.
El castigo positivo en el adiestramiento canino
El castigo positivo es muy común en las técnicas tradicionales de adiestramiento canino, y fue
popularizado por adiestradores famosos como Bill Koehler y Helmut Raiser.
Los procedimientos que involucran el castigo positivo pueden tener efectos colaterales
indeseados. Sin embargo, es bueno que conozcas las formas en que se aplica el castigo
positivo en el adiestramiento de perros, para que puedas tomar una decisión informada si
alguien te propone usar alguna de esas técnicas.
La orden "No" es un castigo suave que puede ser enseñado sin necesidad de malos tratos.
Puede ser entrenada como un castigo positivo condicionado o como una orden para
ignorar cosas y prestar atención al entrenador.
Los tirones de correa, ya sean con collar normal, collar de ahorque o collar de púas. Son
castigos comunes en el adiestramiento tradicional y pueden ser suaves o muy

  26 
violentos, dependiendo del adiestrador y el estilo que siga. También pueden ser muy
eficaces o completamente inútiles según la capacidad del adiestrador.
Los choques eléctricos emitidos por collares eléctricos y por cercas invisibles. Son
castigos duros que pueden ser muy efectivos o causar problemas muy serios. En
algunos casos se usan los collares eléctricos como reforzadores negativos.
Los sabores amargos o picantes que se aplican sobre ciertas cosas para evitar que el
perro las muerda. Pueden ser castigos suaves o duros, dependiendo de la sustancia.
Son efectivos en algunos casos, pero no en todos.
Golpear la nariz del perro, con los dedos o con la correa, para llamar su atención durante el
ejercicio de "Junto". Es un procedimiento típico de la vieja escuela, y sirve para castigar
al perro cuando mira hacia otro lado. Es moderadamente efectivo pero es duro y
humillante para el perro, y no es necesario.
Los ruidos fuertes e imprevistos. Se recomiendan en la mayoría de los libros antiguos,
pero no se usan mucho en la práctica. Pueden ayudar a detener la conducta del perro
en el momento, pero no suelen dar buenos resultados en el largo plazo. Pueden ser
castigos muy dañinos con perros hipersensibles o miedosos.
Chorros de agua y otras sustancias que se descargan sobre la cara del perro. Se usan a
través de collares antiladridos y otros dispositivos. Aunque parecen castigos suaves,
pueden tener efectos adversos intensos, porque no suelen ser contingentes a las
conductas, por lo que los perros no los relacionan fácilmente con alguna conducta en
particular.
Golpear al perro con un periódico. Es un procedimiento practicado por gente que no tiene
la menor idea de adiestramiento. Más que un castigo es una venganza. Quien piense
que al perro no le duele que le peguen con el periódico enrollado, debería recibir unos
cuantos periodicazos en la nariz estando desprevenido, a ver si le duele o no.
Casi todas las cosas que tienen que ver con la "dominancia" ("alpha roll-over", castigo
jerárquico, etc.) son castigos positivos. Algunos pueden ser ligeros y otros muy
violentos.
Desventajas del castigo positivo
Además del maltrato que recibe el perro, existen muchas desventajas de entrenar con castigos
positivos. Estas desventajas dependen de muchos factores, como la intensidad del castigo, la
frecuencia del mismo, la habilidad del entrenador, etc.
Algunas desventajas de usar castigo positivo en el adiestramiento canino son:
El castigo puede provocar agresión. Algunos perros reaccionan agresivamente a los
castigos duros, porque se sienten amenazados. Se suele clasificar a estos perros
como "dominantes", pero el problema real es que se está aplicando un procedimiento
incorrecto.
Deterioro de la relación con tu perro. Si entrenas en base a castigos, tu perro te asociará
con los castigos. Entonces, la relación que tienes con él se deteriorará.
El castigo no proporciona mucha información. El castigo positivo sirve para eliminar
conductas, pero no sirve para enseñar nuevas conductas porque no proporciona
suficiente información. Con el castigo, el perro solamente aprende a evitar situaciones.
El castigo positivo no es específico. Aún cuando tengas un buen timing para castigar a tu
perro, el castigo puede asociarse a diferentes conductas. Por tanto, cuando castigas
una conducta inapropiada, también estás castigando otras que pueden ser apropiadas.
Habituación al castigo positivo. Los perros se acostumbran a los castigos ligeros, por lo
que cada vez son necesarios castigos más intensos. Es por eso que no basta con un
tirón de collar de ahorque para que el perro aprenda, sino que se necesita dar tirones
frecuentemente.
No es fácil conseguir un buen timing. Es difícil conseguir un buen timing para castigar
positivamente porque este tipo de castigo normalmente requiere el contacto físico.
Entonces, es fácil castigar las conductas apropiadas, en lugar de castigar las
inapropiadas.
Estas desventajas hacen que el castigo positivo no sea una buena opción para entrenar a tu
perro, pero hay algo más que hace del castigo positivo una mala elección: ¿Por qué entrenar a
tu perro con castigos si puedes conseguir mejores resultados con métodos amigables?

  27 
Cuándo usar castigos positivos
A pesar de todas las desventajas del castigo positivo, existen algunas situaciones en las que se
justifica su uso. Las situaciones en que se puede justificar el uso del castigo positivo son
aquellas en que la vida o el bienestar de una persona o del perro están en juego.
Tales situaciones podrían incluir perros que deben trabajar en campos de batalla, perros
detectores de minas antipersonales, entrenar al perro para evitar víboras venenosas y cosas
por el estilo. En estos casos, el riesgo de un error es muy alto, y el castigo positivo puede ser
una herramienta útil para establecer niveles excepcionales de confiabilidad, y debería ser
usado después que el perro ha aprendido lo que debe hacer.
La educación básica del perro mascota no requiere de castigos positivos. En estos casos,
puedes alcanzar los niveles requeridos de confiabilidad sin necesidad de usar el castigo
positivo.

  28 
Castigo negativo
El castigo negativo es la disminución en la frecuencia de una conducta cuando se retira un
evento favorable inmediatamente después de esa conducta. En otras palabras, la conducta se
debilita porque hace que desaparezca algo agradable.
El término "negativo" significa que el castigo consiste en retirar o "sustraer" algo.
Seguramente has sido, o eres, aficionado a algún juego de video o de mesa. Y seguramente
has jugado ese juego varias veces. Cada vez que cometiste un error que causaba el fin del
juego, esa acción era castigada negativamente. Después de eso, tu comportamiento con
relación al juego cambiaba. Quizás realizabas otras acciones o quizás buscabas otro juego
porque "éste juego es una reverenda #$%#!". Quizás incluso seguías jugando sin modificar las
acciones de tu personaje en el juego, pero sin sentir tanta diversión o justificando las acciones
erróneas. Cualquiera de esas situaciones involucra un cambio de conducta a causa del castigo
negativo.
Si has tenido esas experiencias con un juego, puedes saber cuán poderoso es el castigo
negativo. La frustración que causa el retiro o la finalización de algo agradable es muy grande.
De hecho, el castigo negativo puede tener tantas desventajas y efectos colaterales como el
castigo positivo.
Es por eso que el castigo negativo tampoco es la mejor manera de enseñar algo nuevo. Sin
embargo, el castigo puede ser necesario en algún momento para eliminar o reducir alguna
conducta inapropiada.
El castigo negativo en el adiestramiento canino
El castigo negativo es la opción adecuada para castigar a tu perro cuando sea necesario. Sin
embargo, ten en cuenta que el castigo negativo debe ser usado lo menos posible y nunca para
enseñar conductas nuevas.
Una desventaja importante del castigo (tanto positivo como negativo) es que las personas se
acostumbran con mucha facilidad a usarlo y luego basan todo el adiestramiento en castigos.
Si necesitas castigar a tu perro por algo, usa el castigo negativo. Pero, por favor, no abuses de
él. Si tienes que castigar a tu perro con frecuencia, entonces estás haciendo algo mal. La
norma en el adiestramiento con clicker (o cualquier estilo de adiestramiento en positivo) es que
casi nunca es necesario el castigo negativo, y nunca el positivo.
El único ejercicio en que usarás el castigo negativo con cierta frecuencia es la orden "Suelta".
Pero aún en ese ejercicio usarás el castigo negativo muy pocas veces y sólo por un par de
sesiones... y eso que el ejercicio se basa en el uso del castigo negativo.
A continuación puedes ver un par de ejemplos para familiarizarte con el uso del castigo
negativo en el adiestramiento de perros.
Ejemplo 1: Uso incorrecto del castigo negativo
Cada día sacas a pasear a tu perro y lo sueltas en el parque para que juegue con sus amigos.

  29 
Cuando se cumple el tiempo de paseo llamas a tu perro, le pones la correa y vuelves a tu casa.
Con el tiempo, te das cuenta que tu perro deja de acudir cuando lo llamas.
Lo que ocurre en este caso es que cada vez que tu perro obedece a tu llamado, le quitas la
oportunidad de seguir jugando con sus amigos. Sin darte cuenta estás aplicando un castigo
negativo a la conducta de acudir a tu llamado.
La solución al problema sería que llames a tu perro algunas veces durante cada paseo y le des
algún reforzador (alguna galletita o unas caricias) para fortalecer la conducta de acudir a tu
llamado. Inmediatamente después, le permites volver a jugar con otros perros, así el volver a
jugar también funcionará como reforzador.
Ejemplo 2: Uso correcto del castigo negativo
Juegas con tu perro a jalar un juguete alargado (o un trapo viejo que sea juguete de tu perro).
Tu perro jala de un extremo y tú jalas del otro. En un momento dado, tu perro trata de quitarte
el juguete y te toca la mano con sus dientes. Inmediatamente terminas el juego y te vas.
Con el tiempo, tu perro evita tocarte con los dientes cuando juegan a jalonear un trapo. En este
caso, el castigo negativo consiste en terminar el juego.

  30 
Moldeado y encadenamiento de
conductas
El moldeado es una técnica que permite desarrollar conductas complejas que no están
presentes en el repertorio del individuo y, por tanto, no se pueden reforzar directamente. Por
ejemplo, que un perro apoye sus patas traseras en la pared mientras mantiene las delanteras
en el suelo. Esta conducta sería imposible de reforzar directamente porque el perro no la
realiza nunca de forma espontánea.
Para moldear una conducta final, tienes que reforzar pequeñas aproximaciones sucesivas a
dicha conducta, hasta que ésta se produce. Por ejemplo, para lograr que tu perro apoye sus
patas traseras sobre la pared, puedes empezar reforzando cada vez que mueve hacia atrás
una de esas patas. Luego, refuerzas cuando levanta una pata trasera. Después refuerzas que
toque la pared con una pata trasera. Y así sucesivamente, hasta que levante las dos patas
traseras y las apoye contra la pared.
El moldeado de conductas es una técnica muy útil para conseguir conductas que no son
naturales, pero no es la única. Otras técnicas son igualmente efectivas, pero el moldeado tiene
la ventaja de que favorece el aprendizaje futuro, desarrolla la creatividad y no necesita la
manipulación física (forzar al perro).
Para que no te confundas Es común que los adiestradores confundan moldeado con
modelado. El modelado es una técnica diferente que consiste en manipular físicamente al perro
hasta obligarlo a realizar la conducta deseada.
Por su parte, el encadenamiento de conductas consiste en ordenar en una secuencia varias
conductas que existen en el repertorio del individuo. La conducta compleja final es la secuencia
completa, y se conoce como cadena de conductas.
Por ejemplo, uno de los ejercicios del schutzhund consiste en que el perro salte una valla y
recoja un objeto que ha sido lanzado por el guía. Luego, salta la valla de vuelta y entrega el
objeto a su guía. Este ejercicio es una cadena de conductas que involucra siete pasos: correr
hacia la valla de ida, saltar la valla de ida, tomar el objeto con la boca, correr hacia la valla de
vuelta, saltar la valla de vuelta, correr hacia el guía y entregar el objeto. Cada uno de estos
pasos puede ser entrenado por separado y luego se unen en una sola cadena de conductas.
A diferencia del moldeado, las cadenas de conductas se suelen construir de atrás para
adelante. Es decir que primero se trabaja sobre el final de la cadena (en el ejemplo anterior
sería entregar el objeto) y sucesivamente se van añadiendo las conductas anteriores.
Moldeado y encadenamiento de conductas en el
adiestramiento canino
Tanto el moldeado como el encadenamiento de conductas son muy útiles en el adiestramiento
de perros, pero todavía no son muchos los adiestradores que usan estas técnicas

  31 
conscientemente.
Puedes practicar el juego del entrenador para desarrollar tus habilidades en el moldeado de
conductas y comprender mejor cómo se siente tu perro durante las sesiones de adiestramiento.

  32 
Control por el estímulo
El control por el estímulo se presenta cuando es probable que ocurra una conducta después
de un evento antecedente particular, pero no después de otros estímulos. En otras palabras,
una conducta está bajo el control de estímulos si ocurre después de ciertos estímulos, pero no
después de otros.
Términos técnicos El control por el estímulo también se conoce como control de estímulos.
Cualquiera de los dos usos es correcto.
Para que la conducta se encuentre bajo el control de estímulos, el individuo debe discriminar
entre los diferentes estímulos. Es decir que el individuo debe responder de manera diferente a
diferentes estímulos.
Por ejemplo, levantar el teléfono es una conducta que está bajo el control de un estímulo: el
timbre del teléfono. ¿Cuántas veces que no vas a hacer una llamada levantas el teléfono sin
que timbre? Seguramente pocas, si tienes más de tres años... si tienes menos de tres años,
entonces... felicidades por ser capaz de leer esta web!
Muchos niños pequeños acostumbran a levantar el teléfono y simular que conversan con
alguien, imitando a sus padres. En esos casos, la conducta de levantar el teléfono no está bajo
el control del timbre telefónico, sino de otros estímulos. A medida que crecen, dejan de levantar
el teléfono en cualquier momento, y solamente lo hacen cuando suena el timbre. En ese
momento, la conducta de levantar el teléfono se ha puesto bajo control de un estímulo en
particular.
Otro ejemplo típico de control por el estímulo ocurre en las aulas escolares. Si el profesor está
en el aula, los niños se sientan en sus pupitres y prestan atención... o por lo menos duermen
(viejos recuerdos). Pero si el profesor sale del aula, los niños se levantan, juegan, corren, etc.
En este caso, la conducta de los niños está controlada por la presencia o ausencia del
profesor.
El control por el estímulo en el adiestramiento canino
El control por el estímulo es fundamental en el adiestramiento de perros. Por una parte, todas
las órdenes de la obediencia canina deben convertirse en estímulos que controlan ciertas
conductas de tu perro. Por ejemplo, si le pides a tu perro que se siente, debe sentarse y no
echarse.
Por otra parte, muchas situaciones de la vida cotidiana también deben actuar como estímulos
que controlan la conducta de tu perro. Por ejemplo, si tu perro está sobre la alfombra no debe
hacer pis. En cambio, si está sobre una superficie de tierra, puede hacer pis. La alfombra debe
actuar como estímulo para que no se presente la conducta de hacer pis, mientras que la
superficie de tierra debe actuar como estímulo para que esa conducta pueda ser realizada. En
este caso no es necesaria una orden de obediencia, sino solamente los estímulos de la vida
cotidiana.

  33 
Karen Pryor propone en su libro "No lo mates... enséñale!" que puedes saber si una conducta
de tu perro se encuentra bajo el control de un estímulo si cumple con cuatro propiedades:
1. La conducta ocurre inmediatamente después del estímulo. En teoría, la conducta ocurre
siempre después del estímulo, pero en la práctica se pueden dar situaciones en que el perro
"falla". Incluso los perros de alta competencia pueden fallar alguna vez, pero el número de
errores es tan pequeño que se puede decir que la conducta se presenta "siempre" después del
estímulo.
2. La conducta no ocurre si no se presenta el estímulo. Esto es cierto, pero también pueden
existir otros estímulos que controlen la conducta en ciertas situaciones. Por ejemplo, tu perro
nunca se echa en las sesiones de adiestramiento o en la pista de competencia a menos que se
lo ordenes, pero sí se echa sin ninguna orden cuando está en tu casa.
3. La conducta no se presenta como respuesta a otro estímulo. Por ejemplo, tu perro no se
sienta cuando escucha la orden "Echado". Igual que en el caso anterior, la orden puede ser el
estímulo de control en circunstancias relacionadas con el adiestramiento, pero tu perro puede
sentarse en respuesta a otros estímulos en otras situaciones (cuando está en su tiempo libre).
4. Ninguna otra conducta se produce como respuesta a ese estímulo particular. Si le
pides a tu perro que se siente, él no salta, no se echa, no sale corriendo, no te muerde, no
hace pis, no se rasca, etc.
A continuación puedes ver un par de ejemplos sobre la aplicación del control por el estímulo en
el adiestramiento canino.
Ejemplo 1: Uso correcto del control por el estímulo en el
adiestramiento canino
Cuando un perro camina en "Junto", debe ir con el hombro a la altura de la pierna izquierda de
su guía. Cuando el guía se detiene, el perro debe sentarse a su lado. Si el guía indica "Quieto",
el perro debe quedarse sentado aunque el guía reinicie la marcha.
Muchos adiestradores empiezan a caminar con el pie izquierdo cuando el perro debe continuar
la marcha con ellos, y empiezan a caminar con el pie derecho cuando el perro debe quedarse
quieto.
Esta es una forma de control por el estímulo mediante lenguaje corporal. El perro presta
atención a la pierna con la que inicia la marcha el guía y, de acuerdo con eso, responde
quedándose quieto o continuando la marcha.
Esta estrategia es muy común y no tiene nada particularmente malo. De hecho, es empleada
por muchos adiestradores para facilitar el aprendizaje. Aunque es una estrategia correcta para
lograr el control por el estímulo, no es necesaria porque el perro puede aprender a responder
solamente con la orden verbal. Entonces, "Junto" y "Quieto" pueden ser suficientes para que el
perro sepa si va a continuar la marcha o debe quedarse.
Esta estrategia es un uso correcto del control por el estímulo si no tienes ningún problema en
empezar a caminar siempre con la pierna izquierda para que el perro te siga, y empezar a

  34 
caminar con la pierna derecha para que el perro se quede quieto. Sin embargo, es una
estrategia incorrecta si quieres eliminar el uso del lenguaje corporal como parte de tu orden.
El lenguaje corporal te puede ayudar a controlar las respuestas de tu perro en ciertos deportes
caninos como el freestyle canino y el agility, porque podrás hacer muchos gestos que son
admitidos. Sin embargo, puede ser una desventaja en deportes como el schutzhund donde los
gestos evidentes son penalizados.
Ejemplo 2: Uso incorrecto del control por el estímulo en
el adiestramiento canino
Cuando se utiliza comida para entrenar a un perro, es frecuente guiar al perro con la comida.
Por ejemplo, para lograr que el perro se siente, se lleva la comida por encima de la cabeza del
perro y un poco hacia atrás.
Tales procedimientos son muy útiles porque permiten entrenar conductas sencillas en poco
tiempo. Sin embargo, muchos adiestradores guían con la comida muchas veces, hasta que
ésta se convierte en parte del estímulo que controla la conducta. Entonces, los adiestradores
piensan que los perros entrenados con comida solamente responden cuando la comida está
presente.
El error está en utilizar la comida como parte del estímulo en todas las ocasiones. Para evitar
este problema, basta con que la comida deje de formar parte del estímulo después de unas
pocas repeticiones. Ten en cuenta que la comida debe ser usada como reforzador y no como
antecedente.

  35 
Generalización
La generalización es la transferencia de las respuestas entrenadas a situaciones diferentes a
aquellas en las que se llevó a cabo el adiestramiento. Es decir que para que tu perro responda
correctamente en diferentes situaciones, tiene que generalizar lo que aprende durante las
sesiones de adiestramiento.
Conceptos del análisis de conductas La generalización es un concepto que puede implicar
fenómenos más complejos, pero para fines prácticos solamente consideraremos la definición
anterior.
Por ejemplo, a las bailarinas de ballet se les exige que mantengan una postura corporal erguida
durante las prácticas, los ensayos y las presentaciones. Aunque esta exigencia no está
presente en otras situaciones de su vida, las bailarinas de ballet siempre mantienen una
postura erguida. Esto ocurre porque la conducta ha sido generalizada a diferentes situaciones.
En cambio, los alumnos de un colegio mantienen un comportamiento tranquilo y atento
mientras el profesor está en el aula, pero juegan, ríen, corren y hacen otras cosas si el profesor
sale. En este caso el comportamiento tranquilo y atento no se generaliza a otras situaciones
porque depende de la presencia de un estímulo determinado; es decir que está bajo control de
estímulos.
La generalización en el adiestramiento canino
La generalización es tan importante en el adiestramiento canino como el control por el
estímulo. A través de la generalización puedes conseguir que tu perro obedezca y mantenga
un comportamiento adecuado en diferentes circunstancias.
Los perros son excelentes discriminadores, por lo que es relativamente fácil conseguir el
control por el estímulo en el lugar de adiestramiento. Sin embargo, también son malos
generalizadores, por lo que resulta más difícil que respondan correctamente en diferentes
situaciones.
Debido a que los perros generalizan mal, existen muchos perros que han sido "entrenados"
pero solamente responden dentro de la casa, o en la escuela canina.
Quizás hayas conocido perros que fueron entrenados por adiestradores profesionales y que
responden muy bien a su entrenador pero no a su dueño. Éste es el resultado de una
generalización pobre, y es por eso que muchos adiestradores prefieren enseñarle al dueño en
vez de trabajar solamente con el perro. También es por eso que es mejor que seas tú quien
entrena a tu perro, y que el entrenador te guíe en el proceso.
También puede ser que conozcas perros que responden muy bien en su casa pero no en el
parque. O perros que trabajan muy bien en una pista de competencia pero no en sus casas.
Todos esos perros tienen un adiestramiento limitado, en el que no se ha dado mucha
importrancia a la generalización de la respuesta.
A continuación puedes ver dos ejemplos sobre la generalización en el adiestramiento.

  36 
Ejemplo 1: Presencia de la generalización en el
adiestramiento canino
Los perros de búsqueda y rescate proporcionan uno de los mejores ejemplos de generalización
en el adiestramiento canino. Estos perros son entrenados para detectar personas a través de
su olfato, y su adiestramiento se realiza en condiciones controladas aumentando gradualmente
la complejidad del ambiente.
Una vez que los perros de búsqueda alcanzan un nivel determinado de adiestramiento, están
listos para participar en operaciones de rescate de personas. Cuando se presenta una de esas
situaciones, los perros responden de la misma forma que en las sesiones de adiestramiento
porque han generalizado su entrenamiento.
Ejemplo 2: Ausencia de la generalización en el
adiestramiento canino
Algunos competidores de schutzhund preparan a sus perros solamente para superar los
requisitos de la competencia, pero no trabajan con situaciones variables. Entonces, estos
perros responden correctamente sólo si las condiciones de la prueba son parecidas a las de las
sesiones de adiestramiento.
Estos perros pueden fallar si se presenta un figurante notoriamente más grande o pequeño que
aquél al que están acostumbrados, si el figurante usa la manga en el otro brazo, si los
espectadores hacen mucho ruido, etc.
Por supuesto, no todos los perros de schutzhund tienen este problema. Muchos son
entrenados con suficientes variantes ambientales como para generalizar su adiestramiento en
grado extremo. En particular, los perros de schutzhund de alta competencia reciben un
adiestramiento que incluye situaciones muy diferentes a las de la prueba.
En una ocasión pude ver un ejemplo parecido con un perro policía que se desorientó cuando
se le puso en frente una figurante mujer de pequeño tamaño y que no se movía. Este perro
tenía un adiestramiento excepcional de altísimo nivel, pero hasta ese momento sólo había
atacado a figurantes hombres.
Además, el figurante con el que más se había trabajado (un excelente figurante, por cierto) es
un señor de talla considerable. Entonces, el perro no había generalizado el ataque a otro tipo
de personas. Por supuesto, el perro terminó atacando a la figurante pequeña. La
generalización de esta conducta era algo que se buscaba en el adiestramiento de este perro, y
la participación de diferentes figurantes era parte del programa de adiestramiento.

  37 
Extinción de la conducta
La extinción es el proceso que reduce la frecuencia de una conducta cuando ésta deja de ser
reforzada. A diferencia del castigo, en la extinción, la conducta no tiene consecuencias
desagradables. Simplemente no tiene ninguna consecuencia.
El factor clave en la extinción es que la ausencia de consecuencias significa que la conducta
deja de ser reforzada. Es decir que esa conducta antes tenía alguna consecuencia reforzante,
pero ya no la tiene.
La aclaración puede parecer absurda, pero es fundamental para comprender la extinción de
conductas. Mucha gente piensa que basta con ignorar una conducta para que ésta se extinga,
pero esto no es cierto. Además de ignorar la conducta, tienes que eliminar todos los
reforzadores positivos o negativos que el ambiente pueda presentar. En caso contrario, la
conducta seguirá siendo reforzada aunque la ignores.
Por ejemplo, imagina que juegas fútbol todos los sábados y siempre vas a la cancha con un
amigo. Te alegra que tu amigo vaya porque es el mejor delantero de tu equipo, así que cada
sábado lo recoges de su casa. Sin embargo, un sábado te dice que no puede ir porque tiene
otras cosas que hacer. Al sábado siguiente ocurre lo mismo, y al subsiguiente también.
Así pasan seis sábados en que tu amigo no puede ir a jugar y, de repente, el siguiente sábado
dejas de ir a recogerlo. La conducta de ir a recoger a tu amigo era reforzada porque él siempre
estaba listo para ir a jugar, pero se extinguió porque dejó de ser reforzada.
Ahora imagina que cada vez que ibas a recoger a tu amigo tenías la chance de ver a su vecina
que es la chica de tus sueños. Quizás seguirías yendo a "recoger" a tu amigo cada sábado
porque esa conducta sigue siendo reforzada.
Recuerda que ignorar la conducta no siempre conduce a la extinción. Para que la extinción
ocurra, la conducta debe dejar de ser reforzada.
La extinción de conductas en el adiestramiento canino
La extinción de conductas es útil en el adiestramiento de perros, pero no se aplica a muchos
casos porque tiene algunas desventajas que vale la pena mencionar.
Una de estas desventajas es que la extinción puede tomar mucho tiempo cuando se trata de
conductas fuertemente arraigadas.
Otra desventaja muy importante es que no puedes ignorar todas las conductas inapropiadas de
tu perro. Por tanto, la extinción es útil para eliminar algunas conductas inapropiadas, pero no
todas. Además, este procedimiento no sirve para eliminar conductas que se refuerzan a sí
mismas o redirigir conductas determinadas genéticamente (conductas instintivas).
Otro problema importante consiste en que las conductas que son reforzadas de forma aleatoria
e intermitente, entran en el programa de reforzamiento de razón variable y son más resistentes
a la extinción. Por tanto, si quieres extinguir una conducta de tu perro, tienes que ser muy
constante con esto. Si permites que esa conducta sea reforzada ocasionalmente, sólo la

  38 
estarás fortaleciendo.
Al aplicar la extinción, debes tener en cuenta que la conducta inadecuada puede empeorar por
un tiempo antes de desaparecer. Esto ocurre por la frustración que siente el perro cuando
algunas conductas que antes eran reforzadas ya no lo son. Sin embargo, después de este
período crítico, las conductas no reforzadas suelen extinguirse.
Los siguientes ejemplos te muestran el uso correcto, incorrecto e irresponsable de la extinción
en el adiestramiento de perros.
Ejemplo 1: Uso correcto de la extinción en el
adiestramiento canino
Tu perro te salta encima cada vez que llegas a tu casa. También le salta
encima a cualquier visitante que llega. Lo que motiva a tu perro es la necesidad de atención,
por lo que esa conducta es reforzada cada vez que acaricias a tu perro mientras él te salta
encima y también cada vez que lo reprendes. Incluso puedes estar reforzando la conducta si
golpeas a tu perro cuando te salta encima (cosa que sé que no harías jamás).
Decides extinguir esa conducta, por lo que le das la espalda a tu perro y lo ignoras cada vez
que te salta encima. Al principio, la conducta empeora y tu perro no sólo te salta encima, sino
que te muerde tratando de jugar. Sin embargo, con el paso del tiempo, deja de saltarte encima,
ya que esa conducta no es reforzada en forma alguna.
En este caso ocurre todo el proceso de extinción de la conducta, incluyendo la etapa en que
ésta empeora. Al final la conducta desaparece, aunque no ha sido olvidada por tu perro.
Ejemplo 2: Uso incorrecto de la extinción en el
adiestramiento canino
Tu perro ladra incesantemente cuando se queda en el jardín por la noche, y eso perjudica tu
sueño y el de tus vecinos. Decides probar la extinción, así que simplemente ignoras los
ladridos de tu perro. Un tiempo después te das cuenta que tu perro no sólo sigue ladrando por
la noche, sino que cada vez ladra por más tiempo.
El problema en este caso es que ladrar es una conducta que se refuerza a sí misma, por lo que
ignorarla no te servirá más que para que siga ocurriendo. Además, puede empeorar las cosas,
ya que otros perros del vecindario pueden adquirir el hábito de ladrar en respuesta a los
ladridos de tu perro.
La solución a este problema depende de las características de tu perro y de tu casa. Sin
embargo, algunas alternativas posibles serían: modificar el ambiente (dejar a tu perro dormir en
tu cuarto), desensibilizar a tu perro a la soledad nocturna o enseñarle una conducta
incompatible.
Ejemplo 3: Uso irresponsable de la extinción en el
adiestramiento canino
Tu perro sale disparado de tu casa cada vez que se abre la puerta y ataca a cualquier persona
o perro que esté en los alrededores. Tú decides extinguir esa conducta ignorándola. Como

  39 
consecuencia, tu perro lastima a muchas personas y perros, recibe heridas cuando ataca a
otros perros, tú recibes una notificación legal y finalmente tienes que entregar a tu perro para
que lo pongan a dormir.
La agresión suele reforzarse a sí misma, por lo que es imposible tratarla mediante la extinción.
Pero lo peor de este caso no es el error al decidir el procedimiento de trabajo, sino la
irresponsabilidad al ignorar los ataques del perro.
Por supuesto, el caso es hipotético, y tú no ignorarías las agresiones de tu perro. Sin embargo,
es bueno que lo tengas en cuenta (aunque es un ejemplo extremo) para que notes que la
extinción puede resultar inútil y peligrosa en algunos casos. Por ejemplo, tu perro se expone a
ser atropellado o a causar accidentes de tránsito si sale corriendo cada vez que abres la
puerta. Esta conducta tampoco debe tratarse mediante la extinción ya que el procedimiento
sería inútil e inseguro.

  40 
Desensibilización
La desensibilización sistemática es una técnica que aumenta la tolerancia a estímulos o
situaciones que provocan ansiedad. Consiste en presentar el estímulo gradualmente para que
el individuo se acostumbre a él. De esta forma, desaparecen la ansiedad y las conductas
asociadas.
Esta técnica fue desarrollada por Joseph Wolpe, y se basa en el condicionamiento clásico o,
más precisamente, en el contracondicionamiento.
Qué es la ansiedad Si bien existen diferentes definiciones de ansiedad, para fines prácticos la
consideraremos como la sensación de inquietud, temor, nerviosismo o angustia.
La desensibilización se usa frecuentemente para tratar fobias en las personas. Por ejemplo, las
personas que tienen fobia a las arañas pueden superarla exponiéndose gradualmente a estos
artrópodos, sin recibir consecuencias desagradables. La exposición puede empezar
imaginando las arañas, con fotos de arañas, con videos o presentado arañas vivas a cierta
distancia. Una vez que el tratamiento ha dado resultados, esas personas dejan de temer a las
arañas.
Para que la desensibilización funcione, se debe presentar el estímulo con una intensidad tan
baja que no provoca reacciones incontrolables (por ejemplo, imaginar las arañas). Es decir, que
la ansiedad debe ser tan baja que el individuo puede relajarse después de un tiempo corto de
exposición al estímulo. Gradualmente se aumenta la intensidad del estímulo, siempre por
debajo del umbral de respuesta incontrolable, hasta alcanzar la intensidad máxima (por
ejemplo, una araña caminando sobre la mano de la persona).
La desensibilización en el adiestramiento canino
La desensibilización te servirá para eliminar gradualmente ansiedades, miedos, conductas
nerviosas y reacciones exageradas de tu perro.
Como no puedes hacer que tu perro imagine las situaciones que le causan ansiedad, tienes
que manejar estas situaciones de manera que se presenten gradualmente.
Algunas situaciones en que la desensibilización es útil en el adiestramiento canino son:
Quitarle al perro el miedo a los truenos y relámpagos.
Acostumbrar al perro de caza o al perro de trabajo a los disparos.
Reducir la agresión por miedo.
Enseñarle a un perro agresivo a tolerar a otros perros y/o a las personas.
Acostumbrar al perro a no reaccionar cuando otros perros le ladran desde el otro lado de una
reja o una puerta.
Acostumbrar al perro a los bebés antes del nacimiento de un hijo.
Por supuesto, existen otras situaciones en las que la desensibilización es útil para educar a un
perro, pero son tantas que no todas pueden ser mencionadas aquí.
Los perros que pasan todo el día en el patio y no salen a pasear con frecuencia, suelen

  41 
"volverse locos" cuando salen a la calle. Algunos se desesperan por ir a jugar con otros perros,
otros actúan agresivamente y otros se aterrorizan de todo lo que ven. Todos estos perros
reaccionan de manera exagerada porque no están habituados al ambiente que existe en las
calles.
En el otro extremo del espectro, puedes encontrar a los perros que viven en las calles pero
reciben comida de algunas personas. Estos perros generalmente son tranquilos, no muy
juguetones y no se asustan de estímulos comunes (gente caminando, autos en la calle, etc.).
Estos perros están habituados a los estímulos y situaciones comunes en las calles y, por tanto,
ignoran esas situaciones. Por supuesto, también pueden reaccionar agresiva o
temerosamente, pero esto depende de sus experiencias previas y sus reacciones no son
exageradas.
Lo que se busca con la desensibilización es habituar gradualmente al perro a diferentes
estímulos. Por tanto, la desensibilización te servirá para que tu perro ignore los estímulos y
situaciones de la vida cotidiana que no implican peligro.
Considera los siguientes ejemplos para comprender mejor la desensibilización.
Ejemplo 1: Uso de la desensibilización en el
adiestramiento canino
Quieres entrenar a tu perro para que sea cazador, pero él le tiene miedo a los disparos.
Entonces, decides usar la desensibilización para eliminar ese miedo.
Para eso, un amigo tuyo hace disparos con un arma de fogueo mientras juegas con tu perro a
la distancia. Has tomado la precaución de estar muy alejado de tu amigo, tanto que tu perro
ignora naturalmente los disparos. Pasas un tiempo jugando con tu perro mientras tu amigo
hace los disparos de fogueo.
Al día siguiente repites el mismo procedimiento, pero tu amigo hace los disparos un poco más
cerca. Como sólo se acercó un poco, tu perro sigue ignorando los disparos y se concentra en el
juego. Poco a poco, y en varias sesiones, acortas la distancia entre los disparos y tu perro
hasta que puedes jugar con tu mascota estando a pocos metros de tu amigo que dispara. Así,
logras que tu perro considere a los disparos como algo inofensivo y sin importancia.
Ejemplo 2: Ausencia de desensibilización en el
adiestramiento canino
Quieres entrenar a tu perro para que sea cazador, pero él le tiene miedo a los disparos.
Entonces, decides acostumbrarlo a los disparos. Te encierras con él en un cuarto y haces
varios disparos con un arma de fogueo. Como resultado, tu perro adquiere cada vez más
miedo a los disparos y otros ruidos fuertes, hasta que le resulta aterrador verte con un arma en
la mano.
En este caso no llevas a cabo un protocolo de desensibilización por que no habitúas
gradualmente a tu perro. En cambio, ocurre un proceso de sensibilización que hace que tu
perro se asuste cada vez más de los ruidos fuertes y repentinos.

  42 
Sensibilización
La sensibilización es el proceso opuesto a la desensibilización. Ocurre cuando una respuesta
ansiosa aumenta porque el individuo es forzado a enfrentar situaciones que causan mucha
ansiedad.
La sensibilización no tiene utilidad en el adiestramiento de perros, sino que es negativa y puede
causar serios problemas de comportamiento. Es importante que puedas reconocerla y evitarla,
porque ocurre con frecuencia cuando se aplican incorrectamente algunas técnicas de
adiestramiento.
Una de las técnicas que se usa con mucha frecuencia en el adiestramiento tradicional es la
inundación. La inundación consiste en mantener al perro en presencia de un estímulo que le
causa mucha ansiedad, sin permitirle escapar, hasta que las respuestas ansiosas dejan de
ocurrir.
Cuando se realiza correctamente, la inundación es efectiva para eliminar respuestas ansiosas.
Sin embargo, incluso a los profesionales expertos les resulta muy difícil de aplicar
correctamente. Y cuando no se aplica correctamente, tiene resultados opuestos a los
esperados. Uno de esos resultados es la sensibilización, en la que se aumenta la ansiedad en
lugar de reducirla.
El sufrimiento o la frustración que pasa el perro durante el tratamiento es otro de los aspectos
negativos de la inundación. De hecho, el sufrimiento o la frustración pueden ser tan intensos
que el perro puede reaccionar agresivamente para tratar de evitar esa situación angustiante.
Es por eso que la desensibilización sistemática es un procedimiento más aceptado para
solucionar problemas de ansiedad. También existen procedimientos basados en la medicación,
pero quedan fuera del alcance de esta web y deben ser recomendados por veterinarios
especialistas en comportamiento, cuando corresponda.
A continuación puedes ver dos ejemplos de sensibilización y sus consecuencias en el
adiestramiento de perros.
Ejemplo 1: Sensibilización al ruido de la aspiradora
Normalmente los perros se asustan con el ruido de la aspiradora. Son pocos los perros que
ignoran naturalmente ese ruido.
Cuando se aspira la casa, un perro normal encuentra dos formas posibles de reaccionar ante
ese ruido atemorizante: escapar o pelear. Si el perro tiene oportunidad, se aleja de la
aspiradora y se esconde en algún lugar. Si el perro no puede escapar, ataca la aspiradora e
incluso puede morder a quien trate de detenerlo.
Algunos adiestradores recomiendan encerrar al perro en un cuarto y encender la aspiradora
hasta que el perro se acostumbre. Esto correspondería a la inundación si es que el
procedimiento da resultados.
La mayoría de las veces, sin embargo, el perro no pierde el miedo al ruido de la aspiradora,

  43 
sino que su reacción es cada vez más intensa y puede generalizarse a otros ruidos. Esto es un
caso típico de sensibilización.
Un tratamiento más confiable emplearía la desensibilización para solucionar este problema.
Ejemplo2: Sensibilización a los disparos
Una vez me llamó un cazador para que entrene a su pointer porque tenía terror a los disparos.
Este perro tenía muy buenas cualidades para la caza, pero su miedo a los disparos impedía
que acompañara a su dueño en el campo.
Cuando le expliqué al señor el procedimiento de desensibilización que debía seguir, se enojó y
me dijo que no sabía entrenar perros. Me dijo que lo que había que hacer era encerrar al perro
en un cuarto y disparar muchas salvas hasta que el perro se acostumbre.
Unas semanas después me volvió a llamar porque el perro era un manojo de nervios y ni
siquiera podía lograr que entre a la casa. Cada vez que quería meterlo a la casa, el perro
empezaba a llorar y gritar como si lo estuvieran matando.
En lugar de acostumbrar al perro a los disparos, este señor había sensibilizado a su perro a los
sonidos fuertes. Peor aún, el perro había asociado los disparos de salva con la casa, por lo que
se aterraba cada vez que querían llevarlo adentro. Solamente se mostraba tranquilo cuando
estaba a solas en el jardín.
Lastimosamente, ese señor no tenía ningún interés en solucionar el problema del perro a
menos que se resolviera en un par de días, cosa que no era posible. Así que su decisión fue
regalar al perro y conseguir otro "más valiente".

  44 
LA SESION DE
ADIESTRAMINTO
CANINO

  45 
  46 
La sesión de adiestramiento canino
La sesión de adiestramiento canino es el tiempo que dedicas a entrenar formalmente a tu perro
sin interrupciones.
Aunque la mayoría de los libros de adiestramiento de perros hablan sobre la sesión de
adiestramiento, normalmente le dedican un espacio pequeño y no la tratan en detalle. Por eso,
muchos entrenadores principiantes se confunden al decidir cómo van a trabajar en cada
sesión. Algunos ocupan mucho tiempo para una sesión, otros eligen mal el lugar, otros tratan
de entrenar muchos ejercicios en cada sesión, etc.
Aquí aprenderás todo lo relacionado con las sesiones de adiestramiento canino, desde cuál es
el mejor lugar para entrenar a tu perro hasta qué tono de voz debes usar para dar las órdenes.
Antes de iniciar una sesión de adiestramiento canino, tienes que definir en qué lugar la llevarás
a cabo, qué criterio entrenarás en esa sesión, qué equipo necesitarás y qué reforzadores vas a
usar. En otras palabras, tienes que haber planificado la sesión de adiestramiento antes de
empezarla.
Para poder planificar correctamente una sesión, tienes que conocer la diferencia entre sesión y
período de adiestramiento canino. También debes comprender la importancia del timing, la tasa
de reforzamiento y los criterios de adiestramiento canino.
En los artículos que encontrarás aquí, aprenderás a planificar y llevar a cabo las sesiones de
adiestramiento canino. Además, aprenderás algunas estrategias para entrenar nuevas
conductas y eliminar malos hábitos de tu perro, y conocerás las categorías de los diferentes
ejercicios de obediencia básica.

  47 
El lugar de adiestramiento
El lugar en el que llevas a cabo las sesiones de adiestramiento es de suma importancia. Si
eliges bien el lugar de adiestramiento habrás asegurado el 50% del éxito en la sesión. Si, por el
contrario, eliges un lugar equivocado, habrás asegurado el fracaso absoluto.
Debes considerar al lugar de adiestramiento como una parte más del equipo que usarás en
cada sesión. De la misma manera que no empezarías una sesión de adiestramiento canino sin
contar con el equipo adecuado, tampoco debes hacerlo en un lugar inadecuado.
Para enseñarle a tu perro un nuevo ejercicio, debes llevar a cabo la sesión de adiestramiento
en un lugar tranquilo y sin distracciones. Tú debes ser lo más interesante que tu perro
encuentre en ese lugar, de tal forma que puedas captar su atención fácilmente.

Además, es bueno que tomes en cuenta las condiciones climáticas. Por ejemplo, te resultará
más difícil enseñarle a tu perro a echarse si el piso está muy frío o muy caliente.
Al entrenar nuevos ejercicios, será mejor si realizas las sesiones de adiestramiento dentro de tu
casa, porque es donde menos distracciones encontrarás. Por supuesto, debes pedirles a tus
familiares que no te interrumpan durante la sesión o, mejor aún, que te colaboren.
No necesitarás un lugar muy amplio para enseñarle nuevos ejercicios a tu perro, así que
puedes usar cualquier ambiente cerrado. Algunos lugares útiles para enseñar nuevos ejercicios
son: la cocina, el baño, la sala o cualquier ambiente en el que haya suficiente espacio.
Para los perros que viven en el jardín Si tu perro pasa la mayor parte del tiempo en el jardín
y rara vez entra en la casa, el mejor lugar para enseñarle nuevos ejercicios quizás sea el jardín.
Como él no está acostumbrado a estar adentro, puede distraerse con cierta facilidad cuando
entra a la casa. De todos modos, antes de decidirte por el jardín, haz la prueba de llevarlo
adentro (con correa) un par de veces para ver cómo reacciona.
Una vez que tu perro ha aprendido un nuevo ejercicio, tiene que generalizar ese aprendizaje,
por lo que deberás entrenar en otros lugares. Al principio, serán otros lugares dentro de tu
casa. Luego podrás practicar en el jardín y, de forma gradual, empezar a entrenar en la calle.
Antes de cambiar de un lugar a otro, tu perro debe cumplir con el criterio que te hayas
planteado. Por ejemplo, antes de empezar a generalizar un ejercicio, tu perro debe realizarlo
correctamente en el lugar inicial de adiestramiento.
Las primeras veces que introduzcas nuevos criterios (duración, distancia, distracciones, etc.),
debes hacerlo en un lugar tranquilo sin más distracciones que las que tú introduces de forma
controlada. Gradualmente podrás ampliar este rango de lugares de práctica hasta que tu perro
responda correctamente en cualquier lugar.
No es una buena idea que intentes enseñar nuevos ejercicios en lugares públicos, como el
parque, porque tu perro encontrará muchas cosas con qué distraerse. Incluso si no hay
personas o perros en la calle o un parque, los olores pueden ser una distracción muy intensa.

  48 
Por tanto, lo mejor es que entrenes cada nuevo ejercicio dentro de tu casa.
A continuación tienes dos ejemplos sobre la elección correcta e incorrecta del lugar de
adiestramiento.
Ejemplo 1: Elección correcta del lugar de
adiestramiento
Quieres entrenar a tu perro para sentarse a la orden. Empiezas entrenando en el baño, porque
ahí no hay ninguna distracción. Te toma dos sesiones enseñarle a tu perro a sentarse a la
orden en el baño.
Luego, repites el mismo entrenamiento, pero esta vez en tu dormitorio. Te toma otras dos
sesiones.
Después, practicas en la sala cuando no hay nadie en tu casa. Esta vez, a tu perro le toma una
sola sesión responder correctamente en el nuevo lugar.
Empleas otras tres sesiones para practicar en la cocina, la lavandería y el dormitorio de tu hijo.
Tu perro responde correctamente a la primera sesión en todos estos ambientes, porque ya ha
generalizado el ejercicio dentro de tu casa.
Luego empiezas a practicar en el jardín trasero, y tu perro no parece comprender el ejercicio.
Te toma tres sesiones hacer que responda correctamente en ese lugar. Cuando lo has logrado,
practicas en el jardín delantero y ocurre lo mismo, necesitas tres sesiones más para que tu
perro generalice el ejercicio.
En este punto puedes decir que tu perro se sienta a la orden en cualquier parte de tu casa.
Todavía falta para que responda correctamente afuera de tu casa, pero tienes claro el
procedimiento a seguir, así que seguramente lo lograrás en poco tiempo.
¿Te parecen muchas sesiones? Quizás te parezca que toma mucho tiempo enseñarle a tu
perro a sentarse a la orden en tu casa, porque hay muchas sesiones de por medio. ¿Y qué tal
si cada sesión sólo dura dos minutos? Cuando entrenes los ejercicios de obediencia canina
notarás que las sesiones son muy cortas y, aunque la generalización no es inmediata, toma
menos tiempo del que parece.
Ejemplo 2: Elección incorrecta del lugar de
adiestramiento
Quieres entrenar a tu perro para sentarse a la orden. Como tu perro es muy tranquilón,
empiezas a entrenar en el parque. Eso sí, tomas la precaución de ir en un horario en que no
hay mucha gente ni perros.
Empiezas la sesión y tu perro no te presta la más mínima atención. Si no se distrae con algún
sonido, se la pasa olfateando el suelo. No importa que le pongas un filete frente a la nariz, tu
perro igual te ignora olímpicamente.
Has elegido mal el lugar inicial de adiestramiento y no podrás enseñarle nada nuevo a tu perro
por el momento, porque no está listo para trabajar en ese lugar. Antes de entrenar en el parque
tendrías que haberle enseñado algunas cosas en un lugar sin distracciones.

  49 
Períodos y sesiones de adiestramiento
El tiempo que le dedicas cada día al entrenamiento de tu perro se divide en períodos y
sesiones de adiestramiento canino.
Una sesión de adiestramiento es el tiempo que entrenas de forma continua, sin descansos. En
cada sesión ocurrirán varias repeticiones que comprenden una acción tuya y una respuesta de
tu perro, sin importar si esa respuesta es la correcta o no.
Por ejemplo, imagina que le estás enseñando a tu perro a echarse. Para esto, acercas un
pedacito de comida a su nariz y luego lo mueves lentamente hacia el suelo. Tu perro puede
responder echándose, golpeándote la mano con su pata, ladrando, etc. Todo el proceso, desde
que acercas el pedacito de comida a tu perro hasta que él responde (echándose o haciendo
cualquier cosa), es una repetición.
Pateando el castellano La palabra "evento" sería más apropiada que "repetición" porque la
primera acción de cada ejercicio no ha sido realizada antes, pero... a quién le importa. En esta
web las llamamos repeticiones aunque no hayan ocurrido antes.
Entonces, en cada sesión de adiestramiento tendrás varias repeticiones, algunas exitosas y
otras fallidas. Es recomendable que al final de cada sesión registres el número de repeticiones
exitosas para hacer un seguimiento objetivo del progreso de tu perro. Aprenderás a hacer esto
cuando leas acerca de la planificación y los registros en el adiestramiento canino.
Por otra parte, un período de adiestramiento es un conjunto de sesiones sucesivas, separadas
entre sí por tiempos de descanso.
Por ejemplo, el lunes haces una sesión de adiestramiento que tiene 10 repeticiones. Al terminar
la décima repetición, le das un descanso de medio minuto a tu perro mientras registras los
resultados de la sesión. Luego haces otra sesión y no vuelves a entrenar hasta el martes.
Entonces, el lunes has realizado un solo período de adiestramiento, que tenía dos sesiones.
Duración de las sesiones y los períodos de
adiestramiento
Las sesiones de adiestramiento tienen que ser cortas. De esta manera son más efectivas, más
agradables y más fáciles de evaluar. Una buena idea consiste en que cada sesión tenga
solamente 10 repeticiones (sin importar si la respuesta es correcta o incorrecta). Si haces las
cosas de esta manera, cada sesión durará entre uno y tres minutos aproximadamente.
En otro artículo verás que para levantar el criterio de adiestramiento tienes que haber
conseguido una tasa de éxito del 80% en dos sesiones sucesivas. Te será más fácil calcular
esta tasa si cada sesión tiene 10 repeticiones. Por ejemplo, dos respuestas correctas
representarán un 20% de éxito en cada sesión; ocho respuestas correctas serán un 80%; etc.
Por supuesto, algunas sesiones serán más largas a medida que el adiestramiento progrese.
Por ejemplo, las sesiones en que aumentes la duración de un ejercicio pueden llegar a varios
minutos.

  50 
Los períodos de adiestramiento pueden incluir dos o más sesiones, pero también deben ser
cortos. Un período de dos o tres sesiones es adecuado para empezar. De esta forma, cada
período de adiestramiento durará entre cinco y 10 minutos, incluyendo los descansos.
El descanso entre dos períodos de adiestramiento no necesita ser largo. Cinco minutos pueden
ser suficientes si tu perro continúa motivado. Sin embargo, suele ser más efectivo programar
los períodos de adiestramiento con algunas horas de separación. Por ejemplo, un período de
dos sesiones en la mañana y otro en la noche.
Cuánto tiempo entrenar cada día
Como el adiestramiento con clicker es divertido y motiva mucho a los perros, puedes hacer
muchos períodos de adiestramiento por día. La motivación de tu perro es lo que determinará si
sigues entrenando o no. Si tu perro se motiva fácilmente, puedes hacer muchos períodos
diarios. Si tu perro pierde la motivación fácilmente, confórmate con uno o dos períodos cortos
cada día.
Para empezar es mejor que consideres un tiempo límite de 10 a 15 minutos diarios dispersos a
lo largo del día. Por ejemplo, puedes aprovechar las tandas comerciales del noticiero para
entrenar a tu perro. Si el noticiero tiene cuatro tandas publicitarias, tendrás cuatro períodos de
adiestramiento cada día. Entonces, puedes hacer una o dos sesiones cortas en cada tanda
publicitaria.
O puedes realizar un período de dos o tres sesiones (aproximadamente cinco minutos en total)
en la mañana, justo después que tu perro hizo sus necesidades, otro similar en la tarde y otro
en la noche.
Si eres un adiestrador profesional y tienes un horario predeterminado para trabajar con el
perro, entonces ese horario será el período de adiestramiento y deberás acomodar las
sesiones en el tiempo disponible. Por ejemplo, si tienes una hora para trabajar con el perro,
puedes realizar cinco o seis sesiones de tres minutos en esa hora, ocupando un máximo de 15
a 20 minutos para el adiestramiento formal. El resto del tiempo lo dedicarás a otras actividades
como preparar la sesión, tomar registros, jugar con el perro (muy importante), instruir al
propietario, etc.
A medida que progrese el adiestramiento, conocerás mejor a tu perro y podrás decidir si
aumentas más sesiones dispersas a lo largo del día. ¿Cuántos ejercicios se deben entrenar en
cada sesión?
Ésta es una de las mayores incógnitas de los adiestradores principiantes y, aunque no lo creas,
de muchos adiestradores experimentados.
La razón por la que esta pregunta resulta imposible de contestar es porque no se trata de
cuántos ejercicios entrenar en cada sesión, sino de cuántos criterios.
En cada sesión debes concentrarte en un solo criterio de adiestramiento canino, que es un
objetivo final o parcial.
Cuándo entrenar y cuándo no

  51 
Cuando le enseñes un nuevo ejercicio a tu perro, será mejor si llevas a
cabo un par de sesiones cortas justo antes de sus comidas. De esta forma, estará muy
motivado por la comida y te será más fácil entrenar.
Nunca lleves a cabo las sesiones de adiestramiento inmediatamente después que tu perro ha
comido. Un perro que acaba de comer no se motivará fácilmente con comida. Además, si usas
juegos para entrenar después de las comidas, tu perro puede sufrir torsión gástrica que es una
condición clínica complicada que puede ser fatal.
Entonces, si no quieres o no puedes hacer las sesiones antes de las comidas de tu perro,
hazlas por lo menos un par de horas después que ha comido.
También debes asegurarte que tu perro no tiene ganas de ir al baño durante el adiestramiento.
Así que si entrenas cerca de sus horarios de ir al baño, dale un tiempo para hacer sus
necesidades antes de empezar la sesión. Esto es particularmente importante si entrenas
temprano por la mañana.
Por otra parte, debes evitar entrenar ejercicios que requieren gran esfuerzo físico cuando las
condiciones climáticas son extremas, especialmente si hace mucho calor. Los perros no
resisten bien el calor y pueden sufrir golpes de calor que son muy peligrosos, e incluso fatales.
Además, un perro aletargado por el calor no podrá concentrarse en aprender algo nuevo por
más que quiera.
Si vives en una zona cálida, evita entrenar al mediodía y programa las sesiones de
adiestramiento para temprano por la mañana y/o al terminar la tarde. En cambio, si vives en un
lugar muy frío, tal vez sea mejor que entrenes cerca del mediodía para aprovechar el calorcito.
Deja de lado el entrenamiento si tu perro está enfermo o si te parece que lo está. Si tu perro
está decaído o enfermo no solamente retrocederás en el adiestramiento, sino que harás pasar
un muy mal momento a tu queridísimo amigo de cuatro patas. Incluso podrías poner en riesgo
su vida si la enfermedad es grave. En estos casos, consulta inmediatamente con el veterinario.

  52 
Los criterios en el adiestramiento de
perros
Los criterios de adiestramiento son las respuestas que reforzarás en cada sesión. Al mismo
tiempo, son los objetivos que quieres conseguir en esa sesión.
Estos criterios pueden ser pasos intermedios para lograr un ejercicio, el ejercicio completo o
secuencias de una cadena de conductas.
Cuando entrenas a tu perro, debes enseñarle cada criterio por separado, alcanzando pequeños
objetivos en cada sesión. Aunque parezca ilógico, avanzar poco a poco te permitirá avanzar
más rápido. Por eso, nunca intentes entrenar muchos criterios de una sola vez.
Un solo criterio en cada sesión
En cada sesión de adiestramiento debes concentrarte en un solo criterio.
Por ejemplo, imagina que estás entrenando a tu perro para sentarse a la orden. El criterio
inicial podría ser que su trasero toque el suelo. Así que cada vez que el trasero de tu perro toca
el suelo, refuerzas esa conducta con un pedazo de comida o algún juego.
Tu criterio de adiestramiento es claro: el trasero de tu perro debe tocar el suelo. Entonces, no
importa si se sienta rápidamente, lentamente, ladeado o derecho. Mientras su trasero toque el
suelo, reforzarás la respuesta. Al terminar la sesión, registrarás todas esas respuestas como
repeticiones exitosas.
En cambio, no reforzarás las respuestas en las que tu perro se sienta a medias (sin tocar el
suelo con su trasero), se echa, ladra, salta, camina, se te acerca, etc. Todas esas acciones
producen repeticiones fallidas.
Levantar el criterio
Levantar o incrementar el criterio de adiestramiento significa aumentar la dificultad del ejercicio.
Por ejemplo, tu perro se sienta cuando se lo pides, pero lo hace ladeado (apoyándose sobre un
costado). Quieres que se siente derecho, así que tu nuevo criterio de adiestramiento exige que
distribuya su peso equitativamente. Has levantado el criterio, por lo que sólo reforzarás las
respuestas en las que tu perro se sienta derecho. Ya no reforzarás las respuestas en las que
se sienta ladeado.
Para levantar el criterio de adiestramiento, debes haber logrado una tasa de éxito del 80% en el
criterio anterior para dos sesiones consecutivas de adiestramiento canino.
Por ejemplo, estuviste entrenando a tu perro para que se siente derecho. En la segunda y
tercera sesión lograste ocho repeticiones exitosas de las 10 que hiciste. Entonces, tu tasa de
éxito es 80% en cada una de esas sesiones y puedes levantar el criterio en la cuarta. En la
cuarta sesión quizás podrías reducir el tiempo que tarda en sentarse, o trabajar sobre otro
criterio de tu interés.
Si la tasa de éxito es inferior al 80%, tienes que seguir en el criterio anterior hasta que alcances

  53 
el 80% de repeticiones exitosas en dos sesiones consecutivas. Si no logras un 80% en dos
sesiones seguidas, tu criterio puede ser muy alto. En este caso, es mejor que retrocedas hasta
un criterio más sencillo todavía (por ejemplo, que tu perro se siente aunque sea ladeado).
También es bueno reducir un criterio si ocurren dos repeticiones fallidas sucesivas, aunque la
tasa de éxito sea alta.
80 no es 90 Es bueno levantar el criterio de adiestramiento cuando alcanzas el 80% de éxito y
no esperar hasta el 90% o más. La razón de esto es que las respuestas que presentan un 80%
de éxito todavía no están muy bien consolidadas y resulta más fácil levantar el criterio. Las
respuestas que se presentan un 90% de las veces o más, pueden ser más resistentes al
cambio y dificultar el incremento del criterio.
Ten en cuenta que al levantar un criterio necesitarás relajar un poco los criterios anteriores por
un tiempo. Por ejemplo, si quieres que tu perro se siente inmediatamente cuando le das la
orden, puedes no dar importancia a que se siente ladeado por un tiempo. Una vez que tu perro
haya comprendido que debe sentarse inmediatamente, podrás exigirle nuevamente que lo
haga derecho.
Aunque esto parece muy largo y complicado, en la práctica resulta más sencillo que en la
teoría. Cada ejercicio de obediencia canina de esta web, está explicado para que lo puedas
realizar paso a paso, así que no necesitarás pensar mucho en cómo levantar los criterios. Sin
embargo, este conocimiento te servirá para continuar el adiestramiento por tu cuenta.
Los 300 picotazos
Existe otra manera de levantar el criterio, que no exige que consigas un 80% de éxito para el
criterio anterior. Este procedimiento fue desarrollado por la adiestradora de caballos Alexandra
Kurland y se conoce como "los 300 picotazos".
En el adiestramiento canino, el procedimiento de los 300 picotazos sirve para aumentar la
duración y distancia de los ejercicios. Consiste en levantar un criterio cada vez que tu perro
responde bien, y volver a empezar desde el principio si tu perro falla.
Por ejemplo, si le estás enseñando a tu perro a mantener la posición de "Sentado", le pides
que se siente y cuentas mentalmente UNO. Refuerzas esa respuesta. Luego le pides a tu perro
que se siente y cuentas UNO, DOS, y refuerzas si tu perro mantiene la posición. Después
repites el procedimiento, contando UNO, DOS, TRES. Y así vas aumentando el tiempo que tu
perro mantiene la posición.
Si tu perro se levanta antes que cuentes hasta el número correspondiente, vuelves a empezar
desde UNO.
Para poder llevar a cabo este procedimiento necesitas un reforzador condicionado, que puede
ser el "click" de un clicker, porque sino tu perro no sabrá cuándo puede levantarse y cuándo no.
Criterios comunes en el adiestramiento de perros
Los criterios de adiestramiento varían de acuerdo con los objetivos que tienen los entrenadores
para sus perros. Sin embargo, existen algunos criterios comunes a todas las aplicaciones del

  54 
adiestramiento canino. Estos criterios son.
Conseguir la conducta básica. El perro realiza la conducta que el entrenador quiere, aunque
esta conducta no sea perfecta.
Perfeccionar la conducta. El perro realiza el ejercicio con precisión.
Reducir la latencia. El perro obedece inmediatamente después de la orden.
Aumentar la duración. El perro mantiene una posición por algún tiempo.
Aumentar la distancia. El perro obedece a la orden aunque el adiestrador esté lejos.
Aumentar distracciones. El perro responde a las órdenes del entrenador aunque haya
distracciones en el lugar.
Aumentar la diversidad. El perro responde en diferentes lugares y con distracciones de
diferente tipo.
Discriminación. El perro no confunde las órdenes.

  55 
La tasa de reforzamiento
En el adiestramiento canino, la tasa de reforzamiento es el número de reforzadores que tu
perro recibe por unidad de tiempo. Por ejemplo, si le das a tu perro 20 reforzadores en un
minuto, la tasa de reforzamiento será de 20 por minuto.
Junto con los criterios de adiestramiento y el timing, la tasa de reforzamiento es uno de los
factores más importantes para determinar el éxito del entrenamiento.
Debes mantener una tasa de reforzamiento muy alta mientras le enseñas un nuevo ejercicio a
tu perro y cuando levantas los criterios de adiestramiento. Lo ideal es ofrecer un reforzador
cada dos o tres segundos. Por eso es importante que definas criterios de adiestramiento que
pueden ser alcanzados con cierta facilidad.
Obviamente, será difícil que consigas una tasa de reforzamiento muy alta en la primera sesión
de un ejercicio nuevo. Tu perro no tendrá la menor idea de lo que quieres y no ofrecerá con
mucha frecuencia las respuestas que cumplen tu criterio de adiestramiento. Sin embargo, en
cuanto logre comprender la idea básica, podrás aumentar la tasa de reforzamiento con
facilidad.
Una vez que tu perro haya convertido los ejercicios de obediencia en hábitos, no será
necesario que refuerces con tanta frecuencia esas respuestas en la vida cotidiana. Sin
embargo, es buena idea que mantengas elevada la tasa de reforzamiento durante las sesiones
de adiestramiento.
Ejemplo 1: Ineficacia de una tasa de reforzamiento baja
Un adiestrador tradicional que conozco estaba entrenando a un perro
mestizo. El perro se distraía con facilidad porque el lugar de adiestramiento era un área
pública.
Ya llevaban tres semanas entrenando y el perro no respondía a ninguna orden a menos que el
entrenador le diera tirones de collar y lo empujara. Según el entrenador, el perro sabía caminar
en "Junto" y sentarse a la orden, pero no respondía porque era "muy terco y dominante".
Entonces, la única alternativa que había considerado era ponerle al perro un collar de púas.
A simple vista era claro que el entrenador no había elegido correctamente el criterio de
adiestramiento, ya que el perro no estaba listo para trabajar en un área pública. De hecho, ni
siquiera había intentado entrenarlo en un lugar tranquilo, pero ya catalogaba al pobre perro de
terco y dominante. Sencillamente, le estaba exigiendo al perro mucho más de lo que podía dar
en ese momento.
Pero al ver una de las sesiones de adiestramiento noté un error adicional: la tasa de
reforzamiento era extremadamente baja.
Para lograr que el perro se eche, el entrenador tiraba de la correa hacia abajo, de tal forma que
el collar de púas causaba una sensación desagradable o quizás dolorosa al perro. Además,
empujaba los hombros del perro para vencer la resistencia del animal. De esta manera lograba

  56 
que el perro se eche una vez cada minuto y medio o cada dos minutos aproximadamente.
Cuando el perro se echaba, el entrenador le daba un pedacito de comida para "reforzar" la
conducta.
Su conclusión era que el reforzamiento positivo no servía con perros "tercos y dominantes",
pero de lo que no se daba cuenta es que no estaba reforzando nada. La tasa de reforzamiento
era exageradamente baja y había muchas distracciones además del estrés al que estaba
sometido el perro. Era imposible que la comida funcionara como reforzador en esas
circunstancias.
Darle un pedacito de comida al perro cada minuto no sirve de nada. Incluso cinco refuerzos por
minuto proporcionan una tasa de reforzamiento muy baja para enseñar nuevos ejercicios.
Ejemplo 2: Eficacia de una tasa de reforzamiento
elevada
Hace unos años entrené un perro bóxer que aprendía nuevos ejercicios con una rapidez
impresionante. Sin embargo, era casi imposible sacarlo a pasear porque se emocionaba tanto
cuando veía otros perros, que su mente se bloqueaba y no hacía otra cosa más que tirar de la
correa.
Esta conducta había sido reforzada muchas veces porque cada vez que arrastraba a sus
dueños podía saludar a los otros perros. De hecho, era un perro tan fuerte que era indiferente
quién lo sacara a pasear. Él siempre se salía con la suya, arrastrando a cualquier persona.
Aunque habíamos practicado dentro de la casa el ejercicio de caminar sin jalar la correa, no
tenía buenos lugares para generalizarlo. Apenas abría la puerta de la casa podía ver dos o tres
perros sueltos en esa calle, y el bóxer se volvía loco de emoción al ver a sus amigos.
La solución para entrenar a ese perro fue usar una tasa de reforzamiento extremadamente alta.
El perro daba un paso y yo hacía un sonido de click con la lengua (el reforzador condicionado),
e inmediatamente le entregaba un pedacito de salchicha o pollo cocido. En otras palabras, el
reforzador aparecía con tal rapidez que el perro no tenía tiempo para tensar la correa.
La primera sesión fuera de su casa apenas duró un minuto. Solamente cruzamos la calle y
volvimos, pero pudimos pasar al lado de otro perro sin que el bóxer se mosqueara. Estaba
completamente atento porque la tasa de reforzamiento era muy alta.
Las siguientes sesiones fueron más sencillas y gradualmente pude reducir la tasa de
reforzamiento, hasta que ya no era necesario utilizar comida para pasear al perro.
Así que no subestimes la importancia de la tasa de reforzamiento. Es un factor crucial, tanto
cuando levantas el criterio como cuando enseñas nuevos ejercicios.

  57 
El timing en el adiestramiento canino
Para que un reforzador positivo sea efectivo, debe ser contingente a la respuesta que estás
entrenando. Es decir que tienes que presentar el reforzador positivo en el mismo instante en
que tu perro realiza la conducta que quieres fortalecer, o inmediatamente después.
Esta sincronía entre la respuesta de tu perro y la presentación del reforzador positivo se
conoce en el adiestramiento canino como timing.
El timing es uno de los factores críticos del adiestramiento porque si tardas mucho en presentar
el reforzador positivo, tu perro no podrá asociarlo con la conducta que querías reforzar.
Entonces, estarías reforzando una conducta diferente.
Como no siempre resulta fácil presentar el reforzador positivo en el mismo instante en que tu
perro realiza una acción, usarás un reforzador condicionado para marcar esos instantes. El
reforzador condicionado será el sonido "click" (hecho con un clicker, con tu lengua o con
cualquier dispositivo que lo haga) o una palabra corta y fácil de diferenciar.
Ese reforzador condicionado actuará como una señal que marca el inicio del proceso de
reforzamiento, y te permitirá retrasar la presentación del reforzador positivo por unos segundos.
De esta manera te será más fácil alcanzar un timing óptimo.
El timing para el castigo y el reforzamiento negativo El timing también es muy importante si
entrenas a tu perro con castigo positivo y reforzamiento negativo. Pero como esta web no se
orienta a enseñar esos principios del condicionamiento operante, no aprenderás a desarrollar
un buen timing para esos casos.
Los siguientes ejemplos te ayudarán a comprender mejor la importancia del timing.
Ejemplo 1: Adiestramiento con mal timing
Le has enseñado a tu perro a sentarse a la orden y a quedarse echado. Ahora quieres
aumentar la distancia desde la que le das la orden para que se siente.
Dejas a tu perro echado y te alejas dos pasos. Luego le pides que se siente y él se sienta.
Entonces te acercas para darle un pedacito de carne cocida, que es lo que usas como
reforzador positivo. Pero en el instante en que das el segundo paso, tu perro se levanta. De
todos modos le das la carne porque obedeció a la orden de sentarse.
Haces otra repetición. Tu perro vuelve a sentarse cuando se lo pides y vuelve a levantarse
cuando te acercas a darle la carne. Después de unas cuantas repeticiones, cada vez que dices
"Sentado" desde dos pasos de distancia, tu perro se levanta.
Le has enseñado a tu perro a responder a la distancia... pero no has entrenado el ejercicio que
querías. Tu timing era malísimo porque presentabas el reforzador (la carne) cuando tu perro se
levantaba y no cuando se sentaba.
Ejemplo 2: Adiestramiento con timing óptimo
Estás en la misma situación que en el ejemplo anterior, sólo que ahora
decides usar el sonido "click" de un clicker como reforzador condicionado.

  58 
Entonces, dejas a tu perro echado y te alejas dos pasos. Le pides que se siente y él obedece.
El momento en que se sienta, haces sonar el clicker. Tu perro se levanta mientras te acercas y
le das la carne cocida.
Repites varias veces el procedimiento y cada vez que le pides a tu perro que se siente, él se
sienta. No se levanta cuando le da la gana, sino que lo hace después que escucha el sonido
del clicker.
En este ejemplo, tu timing es adecuado porque el "click" del clicker es la señal que marca el
inicio del proceso de reforzamiento. Por tanto, no tiene mucha importancia que tu perro se
levante después de ese sonido.
Hacer click En diferentes artículos encontrarás la frase "haz click". Esto significa que hagas
sonar el clicker, hagas un sonido de click con la lengua o digas la palabra corta que usas como
reforzador condicionado.
Alcanza el timing óptimo para entrenar a tu perro
El siguiente ejercicio te ayudará a practicar tu timing hasta que alcances el óptimo. Si vas a
usar un clicker para entrenar a tu perro (te lo recomiendo), practica el ejercicio haciendo click
con tu clicker y no con la lengua. Es mejor que tu perro no esté cerca mientras practicas el
ejercicio, así no te molestará.
Pídele a un amigo que haga rebotar una pelota o, si no tienes quién te ayude, lanza una pelota
al aire y déjala que caiga y rebote.
Haz click cada vez que la pelota toque el suelo.
Practica todas las veces que necesites hasta que puedas hacer click justo cuando la pelota
toca el suelo.

  59 
R R
Fecha Criterio RE
E E
1-2-
Se sienta 3 8 9
2008
2-2-
Se sienta derecho 5 8 8
2008
3-2-
Se sienta cuadrado 6 9 8
2008
4-2-
Se sienta mientras muevo los brazos 9 9
2008
4-2-
Se sienta mientras miro en diferentes direcciones 8 9
2008
5-2- 1
Se sienta mientras troto en mi posición 8
2008 0
5-2-
Introducir la orden 8 8
2008
6-2- Reducir la latencia a menos de dos
2 5 3
2008 segundos

No trates de anticipar el momento de hacer click porque tenderás a hacer click antes que la
pelota toque el suelo. Tienes que considerar como un error a cualquier click que hagas antes
que la pelota toque el suelo.
De manera similar, son errores todos los clicks que hagas cuando la pelota ya rebotó.
Los aciertos serán todos los clicks que hagas justo cuando la pelota toca el suelo.
Si puedes, fílmate practicando este ejercicio. Así podrás ver tus aciertos y errores. Si no
puedes filmarte, intenta que un amigo te indique los aciertos y errores.
También pídele a un amigo que practique el ejercicio mientras tú lo observas. Así podrás notar
los errores desde otra perspectiva.
Tres factores críticos para resolver problemas en la
sesión de adiestramiento
Cuando se te presenten problemas en las sesiones de adiestramiento, los tres primeros
factores que debes revisar son:
El criterio de adiestramiento. Asegúrate que no sea muy alto para el nivel en que está tu perro.
La tasa de reforzamiento. Asegúrate que no sea muy baja.
El timing. Asegúrate que sea correcto.
La mayoría de los problemas que surgen en las sesiones de adiestramiento canino se

  60 
encuentran en esos tres factores.

  61 
Planes de adiestramiento canino
Antes de empezar a entrenar a tu perro debes tener claro qué es lo que quieres conseguir.
¿Estás entrenando a tu perro para que tenga buenos modales? ¿Quieres triunfar con tu perro
en deportes caninos? ¿Sólo te interesa eliminar un mal hábito de tu perro?
Uno de los errores más grandes de los adiestradores aficionados consiste en entrenar
siguiendo una receta. Por ejemplo, los tres primeros días entrenan la orden "Sentado", los tres
siguientes entrenan la orden "Echado", luego pasan al ejercicio de "Junto", etc.
Uno de los problemas con ese enfoque es que no hay planificación y no se prevén las posibles
contingencias. Otro problema, y quizás más importante, es que con ese enfoque se pueden
enseñar muchos ejercicios pero no se sabe para qué.
Por eso es muy importante que planifiques el adiestramiento de tu perro. Primero tienes que
definir un objetivo general. Por ejemplo, "quiero que mi perro responda de manera confiable en
cualquier lugar y sin correa a todas las órdenes de obediencia canina básica".
Luego tienes que planificar las sesiones de adiestramiento para cada día. Para esto, tienes que
definir el criterio sobre el que vas a trabajar en cada sesión, considerando los ocho factores
siguientes:
1. Cuál tiene que ser la conducta final. Cómo se verá la conducta o el ejercicio final.
2. Cuál será la latencia de la conducta. ¿La respuesta tiene que ser inmediata o puede
demorarse un poco?
3. Duración de la conducta. Si es que tu perro tiene que realizar esa conducta por un tiempo
determinado (por ejemplo, estar echado por un minuto).
4. Distancia de respuesta. Si es que las órdenes o señales serán dadas desde lejos.
5. Lugares en que se presentará la respuesta. Por ejemplo, si estás entrenando la orden
"Échate", seguramente querrás poder usarla en cualquier lugar que visites frecuentemente con
tu perro. En cambio, si quieres que tu perro deje de ladrar cuando suena el timbre de casa, no
necesitarás entrenarlo para que haga lo mismo en la casa del tío del amigo de la secretaria del
cuñado de la hermana del vecino de tu dentista... a menos que el tío del amigo de la secretaria
del cuñado de la hermana del vecino de tu dentista seas tú.
6. Las distracciones que se pueden presentar en la realidad. Por ejemplo, otros perros en el
parque, niños corriendo en el patio, comida en el piso de la cocina, etc.
7. La orden o señal que usarás para esa conducta. Define si usarás una orden verbal, señales
hechas con la mano, un silbato, etc.
8. Confiabilidad. Es la tasa de éxito de una conducta entrenada. Si bien todas las conductas
finales deben ser altamente confiables, la confiabilidad para levantar el criterio de
adiestramiento debe ser del 80% en dos sesiones consecutivas. Por supuesto, la confiabilidad
de la conducta final debe ser lo más alta posible (cercana al 100%).
Ten en cuenta que la planificación diaria no necesariamente culminará con una conducta
completa. Cada sesión debe ser planificada para alcanzar criterios de adiestramiento

  62 
claramente definidos que, en la mayoría de los casos, serán pasos intermedios para lograr una
conducta final. Un porcentaje de éxito del 80% en dos sesiones consecutivas es el necesario
para aumentar el criterio en la siguiente sesión.
El registro de las sesiones de adiestramiento
Registrar el resultado de cada sesión de adiestramiento ayuda mucho a los adiestradores
porque les da un panorama preciso del avance real de los perros. Una forma sencilla de
planificar el adiestramiento de tu perro y hacer el seguimiento correspondiente consiste en
llevar un registro como el del ejemplo siguiente:
Conducta: Boby se sienta a la orden inmediatamente, derecho y "cuadrado".
Orden (señal): Sentado
Latencia: Inmediata.
Lugares: En cualquier lugar
Distracciones: Cualquier distracción presente en lugares que frecuentamos, especialmente en el
parque donde paseamos todas las mañanas. Otros perros, personas trotando, ciclistas, chicos
jugando fútbol. Debe mantener la posición aunque las personas lo acaricien o se le acerquen otros
perros.
Duración: Cuatro minutos (dos más que lo exigido por el reglamento de Obediencia Clase
Internacional)
Distancia: 15 metros
En el ejemplo anterior, conducta, orden, latencia, lugares, distracciones, duración y distancia
corresponden a lo explicado anteriormente en esta página. Criterio es el criterio de
adiestramiento sobre el cuál trabajas en cada sesión. RE muestra el número de repeticiones
exitosas en cada sesión de 10 repeticiones. Existen tres columnas porque en el registro de
ejemplo se asumen tres sesiones por día, pero tu registro puede tener más.
El ejemplo es hipotético, igual que el perro Boby, pero te permite tener una idea de cómo
registrar el avance de las sesiones de adiestramiento para la orden "Sentado".
Nota que el ejemplo asume solamente tres sesiones por día, lo que daría alrededor de cinco
minutos diarios de adiestramiento. Esto es muy poco, pero vale para explicar cómo llevar el
registro. Si llevas a cabo más sesiones diarias, puedes introducir la orden en uno o dos días.
Analicemos el ejemplo:
El primer día sólo quieres que Boby se siente. En la primera sesión la tasa de éxito es inferior
al 80%, por lo que mantienes ese criterio. En las dos siguientes sesiones logras un éxito de
80% o más, así que levantas el criterio.
Al día siguiente tu criterio es que Boby se siente derecho. Es decir que debe estar equilibrado
lateralmente, sin apoyarse sobre un costado. También te toma tres sesiones conseguir el 80%
de éxito para dos sesiones consecutivas.
El siguiente día quieres que Boby se siente cuadrado, o equilibrado sobre el eje antero-
posterior. Es decir que no debe estirar hacia adelante sus patas delanteras. Logras esto en tres
sesiones más.

  63 
El 4-2-2008 empiezas a generalizar la conducta, estableciendo como criterio que Boby se
siente aunque estés moviendo los brazos. Como sólo te toma dos sesiones alcanzar el 80% de
éxito, dedicas otras dos sesiones de ese día a un nuevo criterio: Boby se sienta mientras miras
en diferentes direcciones. Consigues este criterio en las dos sesiones y es la primera vez que
trabajas con dos criterios en un día (pero en diferentes sesiones de adiestramiento).
Al día siguiente continúas generalizando la conducta, pero esta vez trotando en tu sitio.
Consigues este criterio y decides introducir la orden. También consigues este criterio en el
mismo día, habiendo hecho un total de cuatro sesiones en un día para dos criterios diferentes.
El último día de esa semana decides reducir la latencia (el tiempo entre la orden y la respuesta
de tu perro) a menos de dos segundos. Pero no consigues el 80% de éxito en tres sesiones,
por lo que debes replantear tu criterio para la siguiente sesión. Quizás debas pensar en un
tiempo un poco mayor para comenzar, tres segundos o algo así, y reducirlo poco a poco.
El ejemplo solamente incluye algunos de los criterios que necesitas para lograr la conducta
final. Todavía te faltaría reducir la latencia, generalizar la respuesta en diferentes lugares,
aumentar distracciones, aumentar la duración y aumentar la distancia. Deberías planificar cada
nueva sesión en función a los resultados obtenidos en la sesión anterior.

  64 
Equipo de adiestramiento canino
Para llevar a cabo los ejercicios obediencia básica necesitas tener el equipo de adiestramiento
canino adecuado. En esta página conocerás el equipo de adiestramiento obligatorio, sin el cual
no podrás entrenar la obediencia básica.
También conocerás el equipo de adiestramiento opcional. Los elementos del equipo opcional
no son imprescindibles, pero algunos te serán muy útiles y es recomendable que los consigas.
Equipo obligatorio para entrenar la obediencia canina
El equipo obligatorio es suficiente para entrenar a la mayoría de los perros. Consiste en un
collar o arnés, una correa reglamentaria, una correa larga, comida en trocitos, juguetes para
perros, una bolsa o riñonera, una manta o una cama para perros, y una libreta y bolígrafo para
llevar el registro de cada sesión de adiestramiento.
Collar o arnés

Cuando empieces a entrenar en lugares abiertos necesitarás algunas herramientas para poder
contener a tu perro si se distrae con algo. Si tu perro es mediano o grande, un collar te dará
mayor seguridad que un arnés. En cambio, si tu perro es pequeño, un arnés (pechera) será
suficiente y más seguro para tu mascota.
Recuerda que en el adiestramiento con clicker no se usan castigos positivos, así que el collar o
el arnés sólo te servirán como herramientas de seguridad. Nunca los usarás para dar tirones o
castigar en otra forma a tu perro. Por tanto, el collar debe ser un collar regular para perros, o
collar de hebilla. No usarás collares de ahorque o púas.
Si tu perro usa un arnés, también debe ser uno regular, no uno contra tirones. No usarás un
arnés contra tirones para entrenar a tu perro, porque con este método no necesitarás
manipularlo físicamente.
Correa reglamentaria

Una correa reglamentaria es una correa de dos metros de largo. Las mejores son las de cuero
porque lastiman menos en caso que el perro jale. Sin embargo, es difícil conseguir una correa
de cuero de buena calidad, y la mayoría se desgastan muy rápido.
Si no puedes conseguir una correa de cuero de buena calidad, consigue una de nylon. Las
correas de nylon pueden lastimarte las manos si tu perro jala repentinamente, así que no son la
mejor opción. Sin embargo, incluso las de mala calidad suelen ser resistentes y duran mucho.
Si eliges una correa de nylon, busca una gruesa y ancha porque lastiman menos en caso que
tu perro jale.
Al igual que el collar, la correa sólo te servirá como medida de seguridad. Sin embargo, ten por
seguro que en algún momento tu perro jalará de la correa cuando entrenes el ejercicio de
"caminar sin jalar la correa". Entonces, asegúrate que tanto la correa como el collar sean
resistentes.

  65 
Si no consigues una correa de dos metros, busca una con longitud similar. Puede ser un poco
más larga o más corta.
Correa larga
La correa larga tiene cinco o más metros de longitud. Te servirá como medida de seguridad
cuando empieces a practicar ejercicios a distancia en lugares públicos. No la usarás para
castigar a tu perro.
Con muchos perros no es necesaria la correa larga, pero proporciona una sensación de
seguridad que ayuda mucho en el adiestramiento. Me atrevería a decir que es un elemento
más útil para tranquilizar al entrenador que para contener al perro.
No necesitas la correa larga para empezar a entrenar porque recién comenzarás a usarla
cuando entrenes ejercicios a distancia en situaciones reales. Eso ocurre en etapas avanzadas
del adiestramiento.
Si no consigues una correa de cinco metros, puedes fabricar una con una cuerda. Sólo
asegúrate que sea suficientemente gruesa para no lastimarte las manos si necesitas sujetarla
repentinamente.
Las correas extensibles son excelentes para pasear, pero no sirven para el adiestramiento
porque siempre mantienen alguna tensión sobre el collar o el arnés. No confundas la correa
larga con las correas extensibles. La correa larga no es retráctil, es solamente una correa de
cinco metros o más.
Comida en trocitos
La comida te servirá para reforzar las respuestas correctas de tu perro en las primeras etapas
del adiestramiento. Para que sea efectiva, tiene que estar cortada en trocitos pequeños, de tal
manera que puedas realizar muchas repeticiones en cada sesión.
Si los trozos de comida son muy grandes, tu perro se llenará rápidamente y no podrás hacer
muchas repeticiones. Además, la tasa de reforzamiento será baja porque tu perro necesitará
más tiempo para masticar y tragar.
No existen reglas precisas sobre el tamaño en que debe estar cortada la comida, pero
pedacitos del tamaño de una arveja funcionan bien con la mayoría de los perros. En algunos
casos quizás necesites usar pedazos más grandes al empezar las sesiones, pero eso lo
aprenderás cuando veas cómo elegir los reforzadores.
Es importante que la comida que uses como reforzador sea algo muy agradable para tu perro.
Con algunos perros puedes usar su comida regular o golosinas comerciales para perros, pero
con otros necesitarás carne cocida, salchichas, pollo cocido y otras comidas para humanos.
Nunca uses golosinas para humanos porque pueden ser muy dañinas para tu perro.
Especialmente el chocolate, que es tóxico para los perros y en grandes cantidades puede
matarlos.
Juguetes para perros
Los juguetes son otros reforzadores muy efectivos. Aunque usarás comida para entrenar los
primeros criterios de cada ejercicio, los juguetes te servirán para variar los reforzadores,

  66 
fortaleciendo aún más las respuestas de tu perro.
También te servirán para reducir la latencia (aumentar la velocidad de respuesta de tu perro)
porque te permitirán llevar a tu perro a un estado de gran entusiasmo.
Los juguetes más comunes en el adiestramiento canino son las pelotas, las cuerdas y los
"chorizos" o mordientes. Los últimos son unos juguetes alargados que sirven para jugar al tira y
afloja con el perro.
Sin embargo, los juguetes que usarás para entrenar a tu perro serán aquellos que más le
gusten a él. Debes asegurarte que sean lo suficientemente grandes como para que no los
pueda tragar, ya que eso puede ser muy peligroso. También debes asegurarte que no sean
tóxicos.
Las pelotas de tenis son muy útiles y les gustan a la mayoría de los perros, pero debes cuidar
que tu perro no las destroce porque podría tragarse los pedazos. El mismo consejo vale para
cualquier juguete de tu perro.
Bolsa o riñonera

También necesitarás una riñonera o bolsa que puedas sujetar a tu cinturón o ajustar alrededor
de tu cintura. Esta bolsa te servirá para guardar los pedacitos de comida durante las sesiones
de adiestramiento, de forma que los tengas a mano para dárselos a tu perro rápidamente.
Una riñonera funciona muy bien, pero también hay bolsitas especiales que venden en las
tiendas para mascotas. Estas bolsas se venden como "bolsas para recompensas".
Manta o cama para perros
Una mantita o una cama para perros te servirá para enseñarle a tu perro a ir a su cama. Es un
elemento muy útil cuando quieres entrenar a tu perro para que se quede en un sitio sin
molestar.
Libreta y bolígrafo
Finalmente, necesitarás un cuadernito o una libreta y un bolígrafo. Este material te servirá para
llevar el registro de las sesiones de adiestramiento.
También puedes usar un tablero de cartón prensado con un clip para sujetar las hojas. Yo uso
uno de esos porque me resulta más cómodo imprimir los formularios de registro, como el
formulario de ejemplo de los planes de adiestramiento canino, en lugar de hacerlos a mano.
Equipo opcional para entrenar la obediencia canina
El equipo opcional no es necesario con la mayoría de los perros, pero puede ser muy útil en
algunos casos. Aunque no es obligatorio, te puede facilitar el entrenamiento de muchos
ejercicios. Algunos de los elementos de este equipo son más útiles que otros, y algunos
pueden parecerte completamente absurdos. De todos modos te los indico porque pueden
resultarte de utilidad.
El equipo opcional consiste en un clicker, una jaula de viajes, un palito u otro objeto diana, un
arnés contra tirones y una filmadora.
Clicker

  67 
El clicker es una cajita plástica que tiene una lámina metálica. Cuando lo aprietas y sueltas,
hace un doble sonido "click-click".
Aunque el estilo de adiestramiento en que se basa este método se conoce como
adiestramiento con clicker, el clicker no es necesario. El clicker funciona como reforzador
condicionado, así que puedes reemplazarlo por un click hecho con tu lengua (pegas la lengua a
tu paladar y la despegas rápidamente) o con una palabra corta y seca.
Podrías usar "Ok" o "Toma" en lugar del clicker. Si decides usar "Ok", asegúrate de no usar la
orden "Aquí" para llamar a tu perro porque las dos palabras pueden ser muy parecidas cuando
las pronuncias rápidamente.
De todos modos, el clicker es una herramienta muy útil. Cuando se usa correctamente, permite
un timing mucho más preciso. Por eso, si puedes consigue un clicker. Te ayudará muchísimo
en las etapas iniciales del adiestramiento.
Jaula de viajes o transportín
La jaula de viajes no es necesaria para los ejercicios de obediencia canina, pero puede servirte
para complementar el ejercicio en el que tu perro se queda en un lugar sin molestar. No
reemplaza a la manta, pero puedes practicar el mismo ejercicio con la jaula de viajes. Así, tu
perro se acostumbrará a estar en la jaula.
La jaula de viajes sí es necesaria para enseñarle a tu perro otras cosas. Por ejemplo, es muy
útil para enseñarle a tu perro a hacer sus necesidades en un lugar adecuado.
Palo u otro objeto diana
El palo diana también se conoce como "target stick" y sirve para guiar a tu perro. Primero le
tienes que enseñar el ejercicio "Toca", que consiste en que tu perro toque con la nariz un
extremo de ese palo.
Cuando tu perro conoce ese ejercicio, puedes usar el palo diana para guiarlo a diferentes
posiciones y lugares, como si lo estuvieras guiando con comida.
También puedes usar otros objetos para este cometido, e incluso tu mano. Estos elementos
son muy útiles para entrenar trucos y otros ejercicios, pero no son necesarios para la
obediencia básica.
Arnés contra tirones
Es un arnés o pechera que tiene adelante la argolla en la que se une la correa. Entonces, si tu
perro jala la correa, se desequilibra y gira, quedando frente a ti. Esto impide que jale la correa.
El arnés contra tirones te puede servir para que tu perro no jale la correa cuando lo sacas a
pasear, pero no es una herramienta de adiestramiento. Si lo usas, sólo será para pasear a tu
perro temporalmente, hasta que él aprenda a caminar sin jalar la correa. No usarás este arnés
en las sesiones de adiestramiento.
No pienses que un arnés normal puede convertirse en arnés contra tirones sólo con cambiar el
lugar de la argolla. Los arneses contra tirones tienen un diseño diferente y deben ajustarse
correctamente para no lastimar la piel del perro, ya que su uso puede causar fricción en
algunas zonas. Así que si quieres un arnés contra tirones, compra uno diseñado

  68 
específicamente para esta función.
Filmadora
Sí, éste es el elemento absurdo al que me refería antes. Una filmadora no es necesaria para
entrenar a tu perro y puedes pensar que estoy loco por sugerirla, pero la verdad es que puede
ser muy útil.
Si tienes la posibilidad de filmar las sesiones de adiestramiento canino, hazlo. La mejor manera
de comprobar que tu timing y la tasa de reforzamiento son correctos, es viéndote entrenar. Y
solamente podrás hacer eso si te filmas.
La filmadora no es necesaria para entrenar a tu perro, pero ayudará muchísimo en tu
aprendizaje. Por supuesto, no es un elemento por el que debas preocuparte. Si no tienes una
filmadora... pues no la tienes y punto. Igual puedes entrenar a tu perro.

  69 
Cómo usar el clicker
Como ya viste en el equipo de adiestramiento canino, el clicker es una cajita que hace un
sonido "click" cuando lo aprietas, y otro sonido "click" cuando dejas de apretarlo.
Lo usarás para marcar las respuestas correctas de tu perro, iniciando el proceso de
reforzamiento positivo. El momento en que suena el clicker, termina la conducta que estaba
realizando tu perro y él es libre de moverse a su antojo.
Entonces, el clicker te sirve tanto para marcar una respuesta correcta, como para iniciar el
proceso de reforzamiento.

Para poder usar el clicker en el adiestramiento de tu perro, primero tienes que cargarlo. Es
decir que tienes que lograr que tu perro asocie el sonido "click" con cosas agradables, lo que
conseguirás a través del condicionamiento clásico. Si no haces esto, el click no tendrá ningún
significado para tu perro.
Debes presentar un reforzador primario (comida, juguetes, etc.) después de cada click. No
debes hacer click sin presentar el reforzador primario, porque anularás la acción del clicker.
También ten en cuenta que el clicker está diseñado para que aprietes y sueltes. Entonces,
cada vez que marques una respuesta correcta de tu perro, el sonido será "click-click". Esa es la
forma correcta de usar el clicker, así que no lo mantengas apretado para que suene una sola
vez.
¿Qué hago si no tengo un clicker?
El clicker es muy útil y por eso le dedico una página completa. Sin embargo, no es
imprescindible. Si no tienes un clicker, lo puedes reemplazar haciendo click con tu lengua o
usando una palabra corta.
Para hacer click con tu lengua, sólo debes pegarla a tu paladar y despegarla rápidamente.
Si decides usar una palabra corta, debes elegir una que no uses frecuentemente. Además,
debes pronunciarla rápidamente para que sea un buen marcador. Algunas palabras útiles son:
Ok, toma, si, k (ka).
El sonido que uses en lugar del click debe ser diferente de las órdenes de obediencia canina.
Si usas "Ok", debes evitar usar la palabra "Aquí" para llamar a tu perro. Si usas "k" (pronunciar
la letra k), debes evitar usar "Acá" para llamar a tu perro. Si usas "si", debes evitar usar "Sit"
para pedirle a tu perro que se siente.
Ejemplo 1: Uso incorrecto del clicker
Algunos entrenadores tienen la idea de que el clicker es una especie de cajita mágica que
funciona sin necesidad de darle comida o proporcionarle juegos al perro.
Estos entrenadores tienen la costumbre de hacer click varias veces sin dar ningún reforzador.
Entonces, en sus sesiones de adiestramiento se escucha mucho "click-click-click-click-click",
pero no se ve mucho reforzamiento.
Al hacer esto, los entrenadores anulan el valor que tiene el clicker, ya que no les sirve para

  70 
reforzar las conductas del perro. Además, se perjudican al manejar una herramienta que no les
sirve porque la emplean mal.
En el mejor de los casos, éste es un procedimiento inútil que molesta pero no daña el
adiestramiento. En el peor de los casos, el adiestrador se concentra en la herramienta más que
en el adiestramiento y no progresa.
Ejemplo 2: Uso correcto del clicker
Le estás enseñando a tu perro a sentarse a la orden. Estás en la etapa inicial, así que el criterio
de adiestramiento es que tu perro se siente sin importar cómo lo haga. En otras palabras, sólo
quieres que el trasero de tu perro toque el suelo.
Tu perro se sienta. En ese mismo instante haces click, y después del click le das a tu perro un
pedacito de comida (el reforzador primario). No importa si él se levanta después que has hecho
click. El click ya marcó la respuesta que es reforzada.
Repites varias veces la secuencia y tu perro aprende a sentarse a la orden.

  71 
Cómo elegir los reforzadores
Es muy común usar comida y/o juguetes para reforzar las respuestas del perro durante el
adiestramiento. Sin embargo, debes tener en cuenta que la utilidad de los reforzadores es
relativa y no se puede afirmar que un reforzador funcionará para todos los perros o para todas
las situaciones.
Esto significa que un reforzador puede funcionar muy bien para entrenar a un perro en una
situación, pero es necesario un reforzador diferente para entrenar en otras situaciones.
También significa que un perro puede responder muy bien cuando se lo entrena con un
reforzador particular, pero es necesario usar otro reforzador para trabajar con otro perro en las
mismas situaciones.
Los entrenadores que no comprenden esto afirman cosas como "la comida sólo sirve para
entrenar a algunos perros", "los juguetes no sirven con todos los perros" o "existen perros que
no se motivan ni con comida ni con juguetes". Entonces, esos entrenadores apelan a los
collares de ahorque, púas o eléctricos, porque no son capaces de identificar los reforzadores
apropiados para diferentes perros y diferentes situaciones.
Para no caer en el error de esos entrenadores, tienes que ser capaz de elegir los reforzadores
apropiados para las diferentes sesiones de adiestramiento canino.
Antes de elegir los reforzadores para entrenar a tu perro, debes conocer algunas
características de los reforzadores positivos:
La comida es muy útil, pero no es el único reforzador existente en el adiestramiento canino.
Algo que funciona como reforzador en una situación, puede ser ignorado en otra situación.
Algo que resulta un excelente reforzador para un perro puede carecer de utilidad para entrenar
a otro perro, o incluso puede ser un castigo. Por ejemplo, las caricias funcionan como
reforzadores para perros que las adoran, pero son una molestia para perros que no han
aprendido a disfrutarlas.
Existen muchas cosas en la vida cotidiana que pueden competir con los reforzadores que
normalmente usas. Por ejemplo, el juego con otros perros suele ser un competidor muy
poderoso de la comida y los juegos con humanos. Si manejas correctamente la situación,
puedes aprovechar estos competidores y usarlos como reforzadores para el adiestramiento de
tu perro.
Puedes utilizar actividades cotidianas para reforzar la conducta de tu perro, tal como indica el
principio de Premack. Por ejemplo, liberar a tu perro de la correa para que vaya a jugar con
otros perros, solamente si antes obedece alguna orden. En este caso, la libertad y el juego con
otros perros serán los reforzadores.
Algunos ejercicios de la obediencia canina y algunas conductas frecuentes de tu perro pueden
convertirse en reforzadores muy poderosos.
Por tanto, tienes que identificar qué cosas motivan a tu perro en diferentes circunstancias.

  72 
Quizás puedas usar comida regular para adiestrar a tu perro en tu casa, pero tengas que usar
comida especial para practicar los ejercicios en la calle. O quizás puedas usar el juego para
adiestrar a tu perro en presencia de otros perros.
Elige los reforzadores para entrenar a tu perro
A continuación tienes una lista de reforzadores que se usan frecuentemente y que pueden
servirte para adiestrar a tu perro. Haz la prueba de usar estas cosas en diferentes situaciones,
antes de adiestrarlo. Luego, haz una lista de las cosas que más motivan a tu perro en cada
situación. Por ejemplo, anota "comida regular para entrenar en el jardín", "jugar con la pelota y
trocitos de hígado para practicar en el parque", etc.
A medida que avances en el adiestramiento podrás variar los reforzadores y, gradualmente,
eliminar los que te resulten incómodos (como la comida, ya que no querrás cargar trocitos de
comida a todas partes).
Comida
Salchicha, hígado seco congelado, carne cocida, pollo cocido, comida para gatos, comida para
bebés, queso fundido, hamburguesas, queso, papas fritas, comida para perros, golosinas para
perros.
Ten en cuenta que cualquiera de estos reforzadores tiene que venir en tamaño pequeño, así
que tendrás que cortar la comida que no cumpla con esta característica. Generalmente
funcionan bien los pedacitos de comida cortados del tamaño de una arveja, pero es bueno que
hagas la prueba con pedazos más grandes cuando empieces a introducir distracciones.
El queso fundido y la comida para bebés se pueden usar untando un poquito en tu dedo y
permitiendo a tu perro lamer el queso o la comida para bebés.
La comida es normalmente uno de los mejores reforzadores, así que tómala muy en cuenta
para adiestrar a tu perro.
Una nota de precaución Por favor consulta con el veterinario antes de usar alguna comida
poco común. Si el veterinario te dice que no es buena idea darle algo a tu perro, entonces
sigue su consejo y no arriesgues la salud de tu mejor amigo. Recuerda que las golosinas para
humanos pueden ser tóxicas para los perros. Especialmente el chocolate que puede ser fatal.
Así que nunca uses golosinas de humanos para entrenar a tu perro.
Juguetes
Pelotas de tenis, palos para lanzar (asegúrate que no tengan astillas), frisbees, cuerdas
gruesas para jalar, juguetes de goma dura (pelotas, aros, etc.), pelotas de fútbol y cualquier
juguete para perros.
En algunas tiendas para mascotas puedes encontrar los "chorizos", que son juguetes
alargados (de yute o bayeta) y sirven para jugar al tira y afloja con tu perro. Estos juguetes son
muy útiles ya que este juego le fascina a la mayoría de los perros, así que un "chorizo" te
puede ser muy útil.
Asegúrate que los juguetes de tu perro sean resistentes y no se rompan con facilidad. Tu perro
podría tragar los pedazos rotos y esto puede ser muy grave.
Actividades divertidas

  73 
Salir de la casa, entrar al auto, salir del auto, correr contigo, jugar con otros perros, jugar con
algún objeto, subir al sillón o a la cama, etc.
Ten en cuenta que puedes usar cualquier actividad que le agrade a tu perro para reforzar las
conductas adecuadas.
Ejercicios de la obediencia canina
Los ejercicios que más motiven a tu perro pueden servir como reforzadores de otras conductas.
Por ejemplo, saltar sobre una valla podría ser un buen reforzador para perfeccionar el "Junto".
Por supuesto, la orden de liberación es un reforzador por excelencia.
Obviamente, estos reforzadores los podrás identificar y utilizar sólo después que se han
convertido en ejercicios fluidos y precisos.

  74 
Cómo usar los reforzadores en la
sesión de adiestramiento
Si bien los avances científicos son muy útiles e importantes para la humanidad, la aplicación de
las teorías científicas en la vida cotidiana suele chocar con interpretaciones equivocadas. Un
claro ejemplo de esto es la creencia popular de que el hombre desciende del mono, cosa que
jamás fue postulada por la biología evolutiva.
Los principios del condicionamiento operante, y particularmente el reforzamiento positivo,
sufren este mismo problema cuando son aplicados al adiestramiento canino. Muchos
adiestradores piensan que reforzamiento positivo es equivalente a guiar al perro con comida o
juguetes. Algunos incluso llegan a pensar que han descubierto algún fenómeno nuevo cuando
logran que el perro haga algo alejándose de la comida o los juguetes.
Estas interpretaciones erróneas son dañinas para el adiestramiento canino, y especialmente
para el adiestramiento en positivo, porque conducen a entrenamientos incompletos, limitan la
capacidad de aprendizaje del perro, limitan las estrategias con que cuenta el adiestrador y
hacen pensar que es necesario complementar el adiestramiento con castigos positivos.
El problema en esos casos está en que los reforzadores no se utilizan solamente para
fortalecer las conductas deseadas, sino también como antecedentes de dichas conductas.
Entonces, se termina con perros que sólo responden fluidamente si tienen a la vista la comida
o los juguetes.
El uso correcto de los reforzadores en el adiestramiento canino evita todos esos problemas y
acelera el aprendizaje del perro. Por eso, siempre debes tener presente que los reforzadores
positivos sirven para aumentar la frecuencia de una conducta, y no deben ser usados como
antecedentes de dicha conducta.
En muchos ejercicios propuestos en esta web encontrarás procedimientos en los que guiarás a
tu perro con comida, porque ésta es una estrategia sencilla para conseguir algunos resultados
rápidos. Sin embargo, debes asegurarte de no usar muchas veces la comida para guiar a tu
perro, porque en ese caso la comida actuará también como antecedente y te resultará difícil
eliminarla después.
Si necesitas guiar a tu perro con comida para algún ejercicio, debes dejar de hacerlo en la
primera sesión de adiestramiento o, como máximo, en la segunda. Así estarás utilizando
apropiadamente la comida como reforzador y no como antecedente. Recuerda que el
reforzamiento positivo no significa que tu perro debe perseguir un trozo de comida.
Por supuesto, usarás la comida para reforzar las respuestas correctas durante más sesiones,
pero ya no la usarás para guiar a tu perro.
Ejemplo 1: Uso incorrecto de los reforzadores en el adiestramiento de perros
Usas comida para enseñarle a tu perro a acudir al llamado. Cada vez que lo llamas le muestras

  75 
un pedacito de pollo y él acude corriendo para que se lo des.
Repites el mismo procedimiento cada vez que tu perro se aleja lo suficiente y, después de un
tiempo, él aprende a acudir corriendo cada vez que lo llamas con un pedazo de pollo en la
mano.
Un buen día lo llamas sin tener el pollo en la mano y tu perro te mira como diciendo "¿Quieres
que vaya y no me ofreces nada para comer? ¡Ja! Como si no supieras que la orden correcta es
con un pedacito de pollo en la mano."
Como cada vez que llamabas a tu perro le mostrabas el pedacito de pollo, esto ha actuado
como antecedente y se ha convertido en parte de la orden para acudir al llamado. Dado que los
perros no generalizan las respuestas con facilidad, tanto tu lenguaje corporal como la presencia
de comida en tu mano se han convertido en parte de la señal para el llamado.
El uso incorrecto del reforzador te ha llevado a entrenar a tu perro para acudir al llamado sólo si
además de la orden le muestras un pedacito de comida.
Ejemplo 2: Uso correcto de los reforzadores en el adiestramiento de perros
Usas comida para enseñarle a tu perro a acudir al llamado, pero en lugar de mostrársela para
que él acuda, haces un sonido que llame su atención. Cuando él se acerca, haces click y
recién en ese momento le presentas la comida.
Después de un par de sesiones introduces la orden y dejas de hacer el sonido que llama la
atención de tu perro. Entonces, solamente haces click y das la comida si tu perro se te acerca
cuando lo llamas.
Repites el procedimiento varias veces hasta que tu perro es un experto en acudir a tu llamado.
Y la gran ventaja es que no necesitas mostrarle comida ni otras cosas para que acuda cuando
lo llamas. Sólo necesitas la orden.
En este ejemplo has usado la comida como reforzador y no como antecedente de la conducta.
Es el uso correcto del reforzador, ya que tu perro no aprende a acudir al llamado por seguir un
pedazo de comida, sino porque ha operado el principio del reforzamiento positivo.

  76 
Las órdenes o señales
Las órdenes, señales o comandos del adiestramiento canino son los eventos que anteceden a
determinadas conductas de los perros.
Las órdenes más evidentes del adiestramiento canino son las palabras y los gestos realizados
con la mano, pero no son las únicas. Puesto que las órdenes no son más que antecedentes de
la conducta, muchas otras cosas pueden formar parte de ellas.
Quizás conozcas perros que solamente responden a las órdenes adentro de la casa, pero no
en la calle. Para esos perros, el ambiente forma parte de las órdenes.
O quizás conozcas perros que saltan sobre sus propietarios cuando éstos llegan a casa, pero
no en otros momentos. Para estos perros, la llegada de la persona a la casa se ha convertido
en una señal para saltar sobre la gente.
Órdenes, señales y comandos en el adiestramiento con clicker En el adiestramiento con clicker
se prefiere el término "señal" en lugar de orden o comando, porque el primero es más
apropiado para referirse a los antecedentes de la conducta y no hace alusión a la supuesta
relación de dominancia/subordinación entre propietario y perro. Sin embargo, en esta web
usaré "orden" cuando me refiera a los ejercicios de obediencia canina, porque éste es un
término más frecuente. Usaré "señal" cuando me refiera a los antecedentes no verbales, tales
como gestos, elementos del ambiente y otros.
Para que una orden de obediencia canina sea efectiva, tiene que ser el estímulo que controla la
conducta deseada.
Características de las órdenes del adiestramiento canino
Para evitar la confusión de tu perro, las órdenes que usas deben ser diferentes entre sí.
Cuando son órdenes verbales, los sonidos deben ser claramente diferentes para cada una de
ellas, de tal forma que tu perro no interprete erróneamente lo que le estás pidiendo.
Es muy útil que elijas palabras con sonidos diferentes para cada orden y, de preferencia, que
tengan terminaciones diferentes. Esta es una de las razones por las que muchos adiestradores
prefieren utilizar órdenes clásicas del adiestramiento canino, que ya están estandarizadas.
Además, es importante que las órdenes que uses para entrenar a tu perro sean muy diferentes
del reforzador condicionado. Si usas un clicker o haces click con la lengua no tendrás
problema, pero si usas una palabra corta debes cuidarte de no elegir alguna orden que suene
parecida a esa palabra. Por ejemplo, no es buena idea usar la palabra "Aquí" para llamar a tu
perro si usas "Ok" como reforzador condicionado.
Cuando uses señales hechas con la mano, también es importante que sean claramente
distintas entre sí. En este caso, la ventaja es para ti más que para tu perro porque los animales
son muy buenos para "leer" señales sutiles que nosotros no apreciamos con facilidad.
Es por eso que también es importante que evites, en la medida de lo posible, usar el lenguaje
corporal. Si te acostumbras a usar mucho el lenguaje corporal durante el adiestramiento de tu

  77 
perro, es muy fácil que no percibas las señales sutiles que estás incluyendo inconscientemente
en las órdenes.
En definitiva, usa órdenes y señales claras y bien diferenciadas.
Cuándo y cómo usar las órdenes de adiestramiento
En este método de adiestramiento canino no usarás las órdenes hasta que tu perro ofrezca la
conducta apropiada frecuentemente. Esto te puede resultar un poco confuso, pero es una de
las claves del adiestramiento con clicker. Al leer sobre las etapas del adiestramiento canino
aprenderás cuándo debes empezar a usar la orden para cada ejercicio.
Debes usar un tono de voz normal para dar las órdenes verbales. No necesitas gritar ni usar un
tono autoritario porque eso no trae ningún beneficio adicional. Al contrario, es más útil usar un
tono normal para no tener que andar gritando todas las veces que le pides algo a tu perro.
Además, debes dar la orden una sola vez. Si repites las órdenes le estarás enseñando a tu
perro que debe esperar antes de responder a lo que le pides. Por ejemplo, si dices "Sentado,
sentado... ¡Sentado!", tu perro aprenderá que debe esperar el tercer "Sentado" para sentarse.
Ejemplo 1: Elección incorrecta de órdenes en el adiestramiento canino
Uno de los nombres de perros que no se aconseja es "Moe" porque cuando se pronuncia
rápidamente suena muy parecido a la palabra "No".
Como a la mayoría de la gente le sale un "No" desde el alma cada vez que su perro hace algo
malo, el perro que se llama "Moe" termina asociando su nombre con un castigo.
Ten presente que el nombre de tu perro es una orden más del adiestramiento canino.
Ejemplo 2: Elección correcta de órdenes en el adiestramiento canino
Javier, un amigo y colega, entrenó a Úrsula, su pitbull, para realizar varios ejercicios de la
obediencia básica. Para enseñarle a Úrsula a sentarse a la orden, usó la palabra "Sentada". La
palabra "Echada" no es igual, pero tiene la misma terminación. Por tanto, para enseñarle a
Úrsula a echarse a la orden, usó la palabra inglesa "Lay".
De esta forma, las dos órdenes no pueden ser confundidas accidentalmente por Úrsula.

  78 
Etapas del adiestramiento
Las etapas del adiestramiento canino que te presento aquí, son las fases por las que atraviesa
un ejercicio de obediencia desde el inicio de su aprendizaje hasta que está consolidado como
un hábito más de tu perro.
Estas etapas varían de acuerdo con el método que se emplea. Por tanto, las etapas de
adiestramiento que encuentras aquí, corresponden a mi método particular de entrenar y
pueden diferir de las que emplean otros adiestradores, ya sea que practiquen el adiestramiento
con clicker o el adiestramiento tradicional.
Algunos ejercicios de obediencia canina atraviesan todas estas etapas, mientras que otros sólo
requieren de algunas. De todos modos, las 12 etapas del adiestramiento canino que yo tomo
en cuenta son:
1. Conseguir la conducta básica
Lo primero que debes hacer para enseñarle a tu perro un nuevo ejercicio de obediencia es
conseguir la conducta básica. En esta etapa no te interesa conseguir la conducta perfecta, sino
solamente un bosquejo general del resultado final.
Por ejemplo, al entrenar a tu perro para sentarse a la orden, la primera etapa sólo consiste en
que su trasero toque el suelo. Ésta es la conducta básica y no necesita ser precisa ni rápida ni
elegante.
2. Perfeccionar la conducta
En esta segunda etapa buscas pulir la conducta básica para que se aproxime lo más posible al
resultado final que deseas. Al perfeccionar la conducta buscas precisión.
Por ejemplo, ya conseguiste que tu perro se siente (la conducta básica) y en esta etapa buscas
que lo haga derecho y cuadrado; es decir, distribuyendo su peso equitativamente (la conducta
perfeccionada).
3. Generalización inicial de la conducta
Una vez que consigues una conducta lo más aproximada a la que deseas, debes conseguir
que tu perro la realice aunque tu posición y ubicación cambien. De esta forma, empiezas a
generalizar dicha conducta y evitas que el lenguaje corporal y las variables ambientales se
conviertan en eventos antecedentes.
Por ejemplo, ya conseguiste que tu perro se siente derecho y cuadrado frente a ti. En esta
etapa debes conseguir que lo haga aunque tú estés de lado, mirando hacia el techo, sentado,
trotando en tu posición, saltando, etc. También debes conseguir que tu perro se siente aunque
tu ubicación dentro del lugar de adiestramiento cambie (en una esquina, en el centro, etc.).
4. Introducir la orden
Las tres etapas anteriores las llevas a cabo sin utilizar ninguna orden de adiestramiento canino.
Es recién en la etapa cuatro que introduces la orden.
En esta etapa consigues que tu perro realice la conducta que venías entrenando, sólo si se lo

  79 
pides. En otras palabras, refuerzas la conducta cuando ocurre después de la orden pero
extingues las conductas que ocurren sin orden.
Por ejemplo, al empezar a usar la orden para que tu perro se siente, sólo refuerzas aquellas
repeticiones en que lo hace después de la orden. Todas las repeticiones en que tu perro se
sienta sin la orden, son repeticiones fallidas y no las debes reforzar. Cuando has conseguido
introducir la orden, tu perro se sentará cuando la escucha, pero no en otros momentos de la
sesión de adiestramiento canino.
5. Perfeccionar la respuesta
En la segunda etapa perfeccionaste la conducta lo más que pudiste. Sin embargo, esa
conducta no era la respuesta a una orden tuya, por lo que ahora te toca perfeccionar la
respuesta.
Para perfeccionar la respuesta de tu perro tienes que conseguir que realice el ejercicio con la
mayor velocidad (menor latencia después de la orden) y mayor precisión posibles. También
debes conseguir que tu perro responda a la orden aunque estés mirando en otra dirección,
estés sentado, saltando, trotando sobre tu sitio, moviendo los brazos, etc. Y que lo haga
aunque estés en diferentes ubicaciones del lugar de adiestramiento.
Esta etapa viene a ser como poner junto todo el adiestramiento de las etapas dos, tres y
cuatro.
Por ejemplo, tu perro ya sabe sentarse a la orden pero tarda en hacerlo. Es decir que la
latencia de la respuesta es alta. Es en esta etapa que te concentrarás en reducir la latencia
(aumentar la velocidad de respuesta). En las etapas anteriores todavía no has completado
suficientes criterios de adiestramiento para reducir la latencia.
Ten en cuenta que después de haber entrenado un ejercicio puedes necesitar volver a esta
quinta etapa de adiestramiento para mejorarlo o arreglarlo si se hubiese deteriorado.
6. Eliminar el clicker y los reforzadores primarios de la escena
Ésta es la etapa en que retiras el clicker y los reforzadores primarios de la escena de
adiestramiento. Todavía seguirás usando reforzadores para continuar y mantener el
adiestramiento de tu perro, pero en esta etapa debes hacer que ya no formen parte de la
escena de adiestramiento para evitar que se consoliden como antecedentes de las respuestas
de tu perro.
También es en esta etapa que empezarás a usar la orden de liberación como reforzador
condicionado.
Por ejemplo, dejas unos cuantos pedacitos de comida sobre una mesa un poco distante y
empiezas la sesión de adiestramiento canino sin tener el clicker en tu mano. Le pides a tu perro
que se siente y cuando él lo hace, dices la orden de liberación y corres hasta la mesa para
darle un pedazo de comida a tu perro.
Ten en cuenta que necesitarás volver a usar el clicker y los reforzadores primarios cuando
levantes los criterios, y especialmente cuando aumentes distracciones intensas. Por tanto, esta

  80 
etapa puede repetirse varias veces durante el adiestramiento de cada ejercicio.
7. Aumentar la duración
Esta etapa consiste en aumentar el tiempo que tu perro permanece haciendo algo que le has
pedido. Por ejemplo, se queda sentado por un minuto.
No es necesario aumentar la duración para todos los ejercicios de obediencia canina, pero sí
para algunos. Ejercicios como acudir al llamado no tienen duración. Ejercicios como sentarse a
la orden o caminar sin jalar la correa, requieren aumentar la duración de forma gradual.
Esta etapa también se repite varias veces durante el entrenamiento de cada ejercicio en que
necesites aumentar la duración. Primero debes aumentar la duración hasta un tiempo
determinado y luego continuar con otras etapas como aumentar distracciones ligeras o
aumentar un poco la distancia. Luego vuelves a aumentar la duración un poco más y así
sucesivamente hasta que alcanzas el ejercicio final tal como lo deseas.
8. Aumentar distracciones
Esta es una de las etapas más importantes y quizás la más difícil. Consiste en lograr que tu
perro responda a las órdenes aunque existan distracciones en el lugar. Por ejemplo, tu perro
responde a la orden "Sentado" en un parque público, aunque haya otros perros y gente
caminando por ese lugar.
Debes aumentar las distracciones de forma gradual, empezando por las más ligeras hasta
llegar a las más intensas. La generalización inicial de la conducta, en la tercera etapa, es una
forma de introducir distracciones muy ligeras.
Esta etapa también incluye el adiestramiento en diferentes lugares que pueden ser por sí
mismos una distracción para tu perro.
Al igual que el aumento de la duración, esta etapa también ocurre varias veces durante el
adiestramiento de tu perro.
9. Aumentar la distancia
Consiste en conseguir que tu perro responda a tus órdenes aunque estés lejos de él. Por
ejemplo, que tu perro se eche cuando se lo ordenas, aunque estés a 20 metros de distancia.
Es una etapa sencilla pero requiere paciencia. Es necesario intercalarla con el aumento de
duración y de distracciones (pero no todo junto), por lo que esta etapa también se repite
durante el entrenamiento de cada ejercicio.
10. Discriminación y control por el estímulo
Esta etapa en realidad comienza cuando introduces la orden. Es ahí cuando tu perro empieza a
discriminar entre los estímulos que conducen a respuestas que serán reforzadas y los
estímulos que no conducen al reforzamiento.
La discriminación y el control por el estímulo ocurren en todas las etapas desde que introduces
la orden, pero es bueno que además trabajes sobre estos criterios de forma específica.
En esta etapa debes conseguir que tu perro diferencie claramente las órdenes. Por ejemplo, en
una sesión puedes pedirle a tu perro que se siente, se eche, se levante y acuda al llamado. Él

  81 
debe realizar todos esos ejercicios de acuerdo con lo que le pides y no confundir las órdenes.
11. Transferencia del adiestramiento a la vida cotidiana
Esta etapa es una transición en la que empiezas a usar en la vida cotidiana todo lo que le
enseñaste a tu perro en las sesiones de adiestramiento formal.
En esta etapa sigues llevando a cabo sesiones formales de adiestramiento canino, pero las
combinas con prácticas informales en situaciones cotidianas. También empiezas a utilizar
reforzadores de la vida cotidiana en lugar de pedacitos de comida y juguetes. Por ejemplo,
antes de abrir la puerta para ir a pasear con tu perro, le pides que se siente. Si responde
correctamente, abres la puerta y salen. Si no responde correctamente, no hay paseo.
En esta etapa tu perro aprenderá que desobedecer tiene consecuencias desagradables. Sin
embargo, no es necesario usar el castigo positivo. Cuando sea necesario harás uso del castigo
negativo, pero es probable que no lo necesites mucho porque los ejercicios de obediencia
serán sólidos.
12. Consolidación de hábitos
Esta es la etapa en que la obediencia se convierte en un hábito de tu perro. Algunas conductas
se automatizan y otras adquieren propiedades reforzadoras. Entonces, ya no necesitas reforzar
las respuestas correctas de tu perro más que ocasionalmente.
Esta etapa toma tiempo y no esperes alcanzarla sólo con seis semanas de un curso de
adiestramiento canino. Dependiendo del ejercicio y de las características de tu perro, puede
tomarte meses o incluso algunos años llegar hasta este punto.
Ten presente que el adiestramiento es una actividad de por vida y no debes pensar que una
vez que tu perro alcanzó cierto nivel puedes dejar de mantener la obediencia. La buena noticia
es que cuando alcanzas esta última etapa, el mantenimiento de la obediencia canina es
prácticamente automático porque las conductas están muy bien establecidas.

  82 
Estrategias para entrenar nuevas
conductas
Entrenar nuevas conductas es una frase que puede causar confusión. Al entrenar muchos
ejercicios básicos de la obediencia canina, en realidad estarás enseñándole a tu perro a
ejecutar a la orden conductas que ya conoce.
Por ejemplo, no le enseñarás a tu perro a sentarse. Él ya sabe hacerlo. Sí le enseñarás a
sentarse a la orden, que es algo que todavía no sabe. Por esta razón, algunos adiestradores
prefieren hablar del entrenamiento de nuevos ejercicios o nuevas respuestas en lugar de
nuevas conductas.
Sin embargo, en algunos casos sí entrenarás nuevas conductas en tu perro. Por ejemplo,
puede ser que tu perro no sepa ignorar un pedazo de comida que cae al suelo. Ésta es una
conducta que entrenarás, y forma parte de un ejercicio de la obediencia canina.
O puede ser que tu perro nunca te haya mirado fijamente a los ojos porque no se anima a
hacerlo. Mirarte fijamente a los ojos es otra conducta que entrenarás en tu perro, y que forma
parte del ejercicio en que le enseñas su nombre.
Por tanto, creo que es más acertado hablar del entrenamiento de nuevas conductas y no sólo
de ejercicios.
Como viste en los principios del adiestramiento canino, para entrenar nuevas conductas tienes
que usar los principios del condicionamiento operante, y principalmente el reforzamiento
positivo.
Sin embargo, para poder reforzar las conductas que quieres entrenar, primero debes conseguir
que tu perro las realice. Existen siete estrategias generales para conseguir que un perro realice
alguna conducta en particular: atracción, captura, targeting, moldeado, creación de cadenas de
conductas, modelado y modelación.
1. Atracción
La atracción también se conoce como "guía con señuelo" y consiste en guiar a tu perro con
alguna cosa que le interesa, hasta que realiza la conducta deseada.
Por ejemplo, acercas un pedacito de comida a la nariz de tu perro y luego mueves tu mano
lentamente por encima de su cabeza, y un poco hacia atrás. Tu perro, al seguir la comida, se
sienta. Mediante la atracción has conseguido que tu perro se siente, y has logrado el primer
paso del adiestramiento para que se siente a la orden.
La atracción es una estrategia muy frecuente en el adiestramiento de perros porque permite
obtener resultados fácilmente y con rapidez. Sin embargo, recuerda que el uso correcto de los
reforzadores exige que éstos no se conviertan en antecedentes de la conducta.
Por tanto, si usas la atracción para conseguir una conducta de tu perro, debes hacerlo muy
pocas veces y eliminar esta guía en la primera o segunda sesión de adiestramiento canino.

  83 
Ten en cuenta que esta estrategia es muy útil para conductas simples, pero no sirve para
conductas complejas.
2. Captura
La captura es la estrategia más sencilla, pero la que más paciencia requiere. Consiste en
esperar a que tu perro realice voluntariamente la conducta deseada y reforzar dicha conducta.
Por ejemplo, sujetas un pedacito de comida en tu mano y esperas a que tu perro se siente. No
haces nada más, sólo ignoras a tu perro. En el momento en que él se sienta por voluntad
propia, haces click y le das la comida. Has capturado la conducta de sentarse.
La captura es una estrategia sencilla y que funciona muy bien con algunas conductas simples.
Como no necesitas guiar a tu perro con comida o juguetes, esta estrategia te permite mantener
el reforzador fuera de la vista durante las sesiones de adiestramiento.
Esta estrategia, sin embargo, no sirve para entrenar conductas complejas porque podrías
esperar toda la vida y tu perro no las ofrecería. Es una estrategia que requiere paciencia.
3. Targeting
El targeting es una variante de la atracción y consiste en enseñarle a tu perro a tocar un objeto
y luego usar ese objeto para guiar a tu perro hasta la conducta deseada.
Por ejemplo, le enseñas a tu perro a tocar con su nariz un disco de papel (o la tapa de un
frasco de café). Cuando tu perro ya sabe hacer eso, pegas el disco en la puerta y le pides a tu
perro que lo toque. Tu perro toca el disco y, al hacerlo, cierra la puerta. Has usado el targeting
para conseguir que tu perro cierre la puerta.
El targeting es muy utilizado para trabajar con perros y otros animales actores. Los animales
son entrenados para tocar con la nariz un palo (el "targeting stick" o palo diana), tocar con las
patas delanteras algún disco u otro objeto, tocar con las patas traseras algún objeto diana, etc.
Entonces, los adiestradores pueden acomodar fácilmente a sus animales en distintas
ubicaciones y posiciones para las filmaciones o sesiones fotográficas. Por ejemplo, si el perro
debe ubicarse en un lugar específico de la escena, simplemente se pone un objeto diana en
ese lugar y se enseña al perro a pararse sobre ese objeto.
Esta estrategia es muy útil para acomodar fácilmente a tu perro en diferentes posiciones, sin
necesidad de que siga un pedazo de comida o un juguete. Tiene un sinfín de aplicaciones en el
adiestramiento de trucos, pero no es tan necesaria para entrenar la obediencia canina básica.
4. Moldeado
El moldeado consiste en reforzar aproximaciones sucesivas a la conducta final. Por ejemplo,
para conseguir que tu perro se eche puedes hacer click y darle un pedacito de comida cuando
mira hacia el suelo. Luego, haces click y le das la comida cuando baja la cabeza. Luego,
cuando agacha un poco los hombros. Luego, cuando toca el suelo con su pecho. Y así
sucesivamente hasta que se echa.
El moldeado es una de las estrategias más divertidas y desafiantes para conseguir conductas
nuevas. Te permite entrenar casi cualquier cosa, pero no es recomendable para entrenar

  84 
conductas simples que puedes conseguir mediante la atracción o la captura.
5. Modelado
Consiste en manipular físicamente a tu perro para conseguir la conducta deseada. Por ejemplo,
haces una presión sobre sus cuartos traseros hasta que se sienta. Entonces, has empleado el
modelado para lograr que tu perro se siente.
Otra forma de emplear el modelado consiste en preparar las situaciones de adiestramiento en
forma tal que tu perro se vea forzado a realizar ciertas conductas. Por ejemplo, algunos
entrenadores empiezan a entrenar el "Junto" caminando cerca de una pared, manteniendo al
perro con la correa entre ellos y la pared. El perro se ve forzado a caminar al lado o atrás del
entrenador porque la correa y la pared le impiden separarse.
El modelado es una estrategia común en el adiestramiento canino tradicional, pero es casi
inexistente en el adiestramiento con clicker.
6. Creación de cadenas de conductas
El encadenamiento de conductas consiste en unir varias conductas simples en una secuencia
ordenada, para conseguir una conducta final más compleja.
Por ejemplo, para enseñarle a tu perro el llamado formal (para competencias), tienes que
enseñarle a acudir a tu llamado y a sentarse frente a ti. Estas dos conductas se entrenan por
separado y luego se encadenan, de tal forma que tu perro se sienta frente a ti cada vez que
acude al llamado.
Esta estrategia es muy útil para conseguir conductas complejas, pero no tiene mayor utilidad
en el caso de conductas simples.
7. Modelación
La modelación es la imitación. Por ejemplo, un perro acude al llamado porque vio que eso le
permitió conseguir comida a otro perro.
La modelación no tiene utilidad en el adiestramiento de perros porque involucra muchas
variables que no pueden ser controladas por el adiestrador.
La modelación es cuestionada por muchos científicos que no creen que los perros tengan esta
capacidad de abstracción, y es apoyada por otros científicos que consideran que los perros son
más inteligentes de lo que se cree normalmente.
Aunque no tengo evidencias científicas de la modelación, estoy convencido de que los perros
son capaces de imitar, por lo menos a sus congéneres, porque es algo que he visto en miles de
perros callejeros. De todos modos, esta estrategia no tiene utilidad en el adiestramiento de
perros y te la menciono solamente porque es posible que la reconozcas como parte del
aprendizaje natural de tu perro.
Quizás algún día se desarrolle un procedimiento sistematizado para emplear la modelación en
el adiestramiento de perros. Quién sabe.

  85 
Estrategias para eliminar malos hábitos
Todos los animales desarrollan a lo largo de su vida, patrones de conducta fuertemente
arraigados. Estos patrones conductuales son los hábitos.
Los malos hábitos son los principales problemas de comportamiento de los perros, y
por eso es importante conocer las estrategias útiles para eliminar estos malos hábitos.
En el adiestramiento tradicional se emplean los castigos para eliminar malos hábitos del
perro. Sin embargo, tanto los castigos positivos como los castigos negativos pueden
llevar a que los malos hábitos sean reemplazados por otras conductas inapropiadas. Es
por eso que los castigos no deben ser la primera opción para eliminar los malos hábitos
de tu perro.
Sí usarás el castigo negativo como parte del adiestramiento, pero no para eliminar malos
hábitos de tu perro, sino para hacerle saber que la desobediencia tiene consecuencias
desagradables.
Las estrategias que tienes a disposición para eliminar los malos hábitos de tu perro son:
extinción, desensibilización sistemática, contracondicionamiento, adiestramiento de
conductas incompatibles, perfeccionamiento de la conducta inapropiada, modificar el
ambiente, y proporcionarle a tu perro suficiente ejercicio y compañía.
1. Extinción
La extinción de la conducta consiste en dejar de reforzar conductas que antes eran
reforzadas, hasta que éstas desaparecen.
Recuerda que la extinción es útil en algunos casos pero no en todos y que requiere de
paciencia.
2. Desensibilización sistemática
La desensibilización sistemática consiste en acostumbrar a tu perro gradualmente a
ciertos estímulos ambientales.
La desensibilización te servirá para introducir y aumentar algunas distracciones durante
el adiestramiento de tu perro, y para transferir el adiestramiento a situaciones de la vida
real. También te será de utilidad para que tu perro se acostumbre al sonido del clicker, si
es que ese sonido lo asusta.
3. Contracondicionamiento
El contracondicionamiento te sirve para revertir una conducta inapropiada creada por
condicionamiento clásico. Por ejemplo, si tu perro se asusta de otros perros porque tuvo
algún encuentro violento con un congénere cuando era cachorro, puedes hacer que
cada vez que se acerca otro perro, ocurran cosas buenas para el tuyo.
Habrás contracondicionado la respuesta negativa (el temor) cuando tu perro se sienta
cómodo, o incluso feliz, con la presencia de otros perros.
4. Adiestramiento de conductas incompatibles

  86 
Entrenar conductas incompatibles es una estrategia genial y muy efectiva para eliminar
malos hábitos de tu perro. Consiste en entrenar a tu perro para ejecutar conductas que
no puede hacer al mismo tiempo que la conducta inapropiada.
Por ejemplo, si tu perro salta sobre las personas puedes entrenarlo para que se siente
cada vez que saluda a alguien. Como no puede sentarse y saltar al mismo tiempo, tendrá
que elegir una de esas dos conductas. Si el adiestramiento para sentarse es sólido, la
conducta incompatible será la que predomine y habrás eliminado el mal hábito de saltar.
5. Perfeccionamiento de la conducta inapropiada
Esta estrategia consiste en entrenar la conducta inapropiada para que ocurra (no para
eliminarla) y ponerla bajo el control de un estímulo determinado. Este estímulo es una
orden o una señal que tú elijas.
Una vez que la conducta inapropiada está bajo el control de la orden, solamente ocurrirá
cuando des esa orden.
Esta estrategia parece incoherente pero funciona muy bien en algunos casos. Sin
embargo, no es de utilidad para la mayoría de los malos hábitos porque es necesario
mantener un control constante sobre el perro, cosa que no siempre es posible.
Perfeccionar la conducta inapropiada no debe ser tu primera opción para eliminar un mal
hábito de tu perro, porque es una estrategia que puede salir mal si no tienes experiencia
con ella. En todo caso, considérala como el último recurso. Adiestrar conductas
incompatibles es una estrategia más fácil de llevar a cabo exitosamente.
6. Modificar el ambiente para eliminar malos hábitos del perro
Esta es la forma más sencilla de eliminar un mal hábito de tu perro, pero no siempre
estarás dispuesto a realizarla. No es una estrategia de adiestramiento canino, sino una
estrategia de manejo del perro. Consiste en retirar los elementos ambientales que
causan el mal comportamiento.
Por ejemplo, si tu perro ladra por las noches cuando duerme en el jardín, pero no lo hace
cuando duerme dentro de tu casa, puedes permitirle dormir adentro. Con un simple
cambio del ambiente habrás eliminado un hábito muy molesto.
Por supuesto, esta estrategia no es la mejor porque no le enseña nada a tu perro y no
puedes cambiar todo en tu vida sólo para que tu perro no moleste. De hecho, es muy
probable que no quieras cambiar nada, excepto la conducta de tu perro.
Sin embargo, en muchos casos es necesario modificar temporalmente el ambiente,
mientras le enseñas a tu perro a comportarse con educación. Por ejemplo, puedes usar
la correa para controlar a tu perro cada vez que llegan visitas, hasta que él aprenda a no
saltar sobre las personas. Una vez que él aprende a saludar correctamente ya no
necesitas usar la correa cuando tienes visitantes.
También ten en cuenta que en muchos casos resulta más fácil, cómodo, barato y
efectivo modificar el ambiente permanentemente. Una familia que conozco descubrió

  87 
que la mejor manera de evitar que sus dos perros suban a los sillones era comprando
dos camas para perros. Al parecer los perros se sentían incómodos echándose sobre el
suelo de parquet y sólo necesitaban un lugar cómodo, aunque no fueran los sillones. En
lugar de invertir su tiempo entrenando y controlando a sus perros, o su dinero en
contratar un adiestrador profesional, esta familia encontró una solución fácil e
inmediata.
Así que antes de pensar en procedimientos complejos para eliminar un mal hábito de tu
perro, piensa si no es mejor hacer algún cambio que elimine esos hábitos.
7. Proporciónale suficiente ejercicio y compañía a tu perro
Una frase clásica de la gente de perros es "un perro cansado es un perro bueno". Si tu
perro no recibe suficiente ejercicio físico y mental, nunca se comportará
apropiadamente. Siempre tendrá energía excesiva que necesitará liberar en alguna
forma.
Aunque ésta no es una estrategia de adiestramiento, es una estrategia imprescindible
para convivir armoniosamente con cualquier perro. Asegúrate de darle a tu perro
suficiente ejercicio y compañía, y verás que sus malas conductas se reducen casi de
inmediato.

  88 
OBEDIENCIA
CANINA,
EJERCICIOS PARA
TENER EL
CONTROL DE TU
PERRO

  89 
  90 
Obediencia canina
La obediencia canina consiste en adiestrar perros para que hagan ciertos ejercicios
cuando se les da la señal u orden correspondiente. A veces se confunde obediencia
canina con adiestramiento canino porque la primera es la forma más común de
adiestramiento. Sin embargo, no son sinónimos, sino que la obediencia es una parte del
adiestramiento.
En los artículos que encontrarás aquí, aprenderás cómo entrenar a tu perro o cachorro
para realizar diferentes ejercicios de obediencia. Algunos de los ejercicios de obediencia
más comunes son: sentado, echado, acudir al llamado y caminar sin jalar la correa.
Obediencia canina para la vida cotidianaExisten diferentes exigencias para el
adiestramiento en obediencia según cuál es el objetivo que se persigue. Es decir que el
adiestramiento en obediencia canina será diferente si se entrenan perros que realizan
trabajos en la vida real (perros de búsqueda y rescate, perros de policía, etc.), perros
deportivos (schutzhund, agility, etc.) o perros mascota.
La obediencia que se entrena en perros de trabajo real y en perros deportivos cuenta
con algunos ejercicios que no son útiles en la vida cotidiana de un perro mascota. Por
ejemplo, el ejercicio de caminar junto al guía en schutzhund y en obediencia deportiva
exige, entre otras cosas, que el perro vaya con el hombro derecho a la altura de la pierna
izquierda de su guía. Ese ejercicio resulta muy vistoso, pero es inútil para sacar a pasear
al perro porque no le da mucha libertad. Para perros mascota, es mejor entrenar el
ejercicio de caminar sin jalar la correa, que permite al perro disfrutar los paseos con
cierta libertad.
Aquí encontrarás los ejercicios de obediencia canina que son útiles para la vida
cotidiana de un perro mascota. Saber cómo se entrenan también te ayudará si quieres
participar en deportes caninos, pero en ese caso es probable que necesites aumentar
algunos criterios de adiestramiento relacionados con la precisión, velocidad y otras
exigencias deportivas.
Existen muchas maneras válidas de entrenar los ejercicios de obediencia canina, pero
las técnicas que encontrarás aquí corresponden al adiestramiento con clicker porque es
sencillo, eficaz y evita la violencia contra el perro. Por la misma razón, puedes usar estas
técnicas con cachorros al igual que con perros adultos de cualquier edad y raza. Sólo
ten en cuenta que los cachorros no tienen la misma capacidad de atención que los
adultos, y que los más jóvenes no tienen buena coordinación.

  91 
Obediencia canina: Cargar el clicker
El clicker es una cajita plástica con una lámina metálica que hace un doble sonido "click-
click" cuando lo aprietas, y es parte del equipo de adiestramiento canino.
Antes de empezar a entrenar a tu perro en obediencia canina, tienes que cargar el
clicker. Cargar el clicker consiste en hacer que tu perro asocie el sonido de este
dispositivo (el click) con cosas agradables. Conseguirás esto mediante el
condicionamiento clásico, asociando el click con comida.
Una vez que has cargado el clicker, el click que éste produce se convierte en un
reforzador condicionado que te permitirá comunicarte con tu perro. Por tanto, cuando
hayas cargado el clicker, lo usarás para indicarle a tu perro qué conductas son las
correctas.
Ten en cuenta que sólo es necesario cargar el clicker una vez. No necesitas hacerlo en
cada sesión de adiestramiento canino, sino solamente una vez.
El procedimiento para cargar el clicker
Antes de empezar "Hacer click" significa que hagas sonar el clicker, o que hagas el sonido
que hayas decidido usar como reforzador condicionado.
El procedimiento para cargar el clicker es el siguiente:
1. Estás con tu perro suelto (sin correa) en un lugar tranquilo. Este lugar puede ser el baño, la
cocina o cualquier espacio cerrado en que no existan distracciones de ningún tipo. Además,
tienes la riñonera en tu cintura y varios pedacitos de comida apetitosa dentro de ella. La comida
puede ser salchicha, carne cocida, pollo cocido, o cualquier cosa que le gusta a tu perro, y
debe estar cortada en pedacitos pequeños (aproximadamente del tamaño de una arveja o un
poquito más grande).
2. Tomas un pedacito de comida en una mano y en la otra sujetas el clicker. Haces click e
inmediatamente después le das un pedacito de comida a tu perro. Puedes darle la comida
desde tu mano o lanzarla al suelo, pero debes hacerlo inmediatamente después del click.
Asegúrate de no llevar la comida a la boca de tu perro mientras haces click. Primero el click y
luego recién tomas la comida para dársela a tu perro. Es bueno que, en lo posible, evites hacer
movimientos mientras haces click, porque tu perro empezará a asociar esos movimientos con
la presencia de comida.
3. Tomas otro pedacito de comida y repites el procedimiento. Asegúrate de repetir el
procedimiento variando el tiempo que pasa antes que hagas click, para que tu perro no asocie
la comida con el paso del tiempo, sino con el click. Por ejemplo, en la segunda repetición deja
pasar dos segundos antes de hacer click, cinco segundos en la tercera, un segundo en la
cuarta, etc.
4. Repite este procedimiento hasta que notes que tu perro se pone atento o alegre cada vez
que escucha el click. Notarás que tu perro ha asociado el click con la comida cuando cada vez
que haces click, él levanta las orejas, mueve la cola o hace cualquier otra cosa que demuestre
su entusiasmo.

  92 
Cargar el clicker suele tomar pocas repeticiones, pero puedes hacer varias si lo consideras
necesario.
Ten en cuenta que tu perro no debe haber comido antes de cargar el clicker, por lo que debes
asegurarte de hacer este ejercicio antes de darle una de sus comidas diarias o por lo menos un
par de horas después de haberle dado una comida.
Entrenar sin clicker
Si no tienes un clicker puedes hacer el mismo ejercicio usando un sonido diferente para cargar
el reforzador condicionado. Algunas alternativas para entrenar a tu perro si no tienes un clicker
son:
1. Haz un "click" con la lengua. Para hacer esto pegas la lengua a tu paladar y la despegas
rápidamente.
2. Usa una palabra corta y distintiva. Puedes usar "Ok", diciendo la palabra rápidamente y con
entusiasmo. Si decides usar esta palabra, evita usar "Aquí" para enseñarle a tu perro a acudir
al llamado porque las dos palabras pueden sonar parecidas cuando se pronuncian
rápidamente. Recuerda que las órdenes del adiestramiento canino deben ser diferentes unas
de otras.
Otra palabra que puedes usar es "Toma". Pronúnciala rápidamente y con entusiasmo.
Algunas personas encuentran más útil pronunciar letras en lugar de palabras, porque el sonido
es más corto y permite un mejor timing. Entonces, puedes pronunciar una letra en lugar de usar
una palabra. Una opción simple es pronunciar la letra "k", pero en este caso debes asegurarte
de no usar "Acá" para llamar a tu perro.
3. Usar alguna cosa común que pueda generar un click cuando la aprietas. Para reemplazar al
clicker puedes usar un bolígrafo (de los que tienen pulsador y, por tanto, hacen "click") o una
tapa metálica de algún jugo u otra bebida, como las tapas metálicas de los frascos de
Gatorade.
En cualquiera de estos casos, debes usar el sonido (el click hecho con la lengua, con el
bolígrafo o con la tapa de Gatorade) o la palabra elegida, como reforzador condicionado
durante todo el adiestramiento de tu perro. No uses un sonido un día y otro al día siguiente.
Si no usas un clicker para entrenar a tu perro, "hacer click" significará que hagas el sonido
elegido para reemplazar el click, ya sea un click hecho con tu lengua o una palabra.
El siguiente video te muestra cómo cargar el clicker, usando un click hecho con la lengua. El
video está filmado en la calle pero debes practicar en un lugar cerrado y sin distracciones. Tu
perro todavía no está listo para estar suelto en la calle, así que no lo sueltes en lugares en los
que corra riesgos.

Posibles problemas al cargar el clicker


Existen algunos problemas que ocurren con cierta frecuencia al cargar el clicker. A
continuación te presento cinco problemas comunes para que sepas cómo solucionarlos.
- Mi perro se asusta del sonido del clicker
Si tu perro se asusta del sonido del clicker, puedes envolver el clicker con varias capas de cinta

  93 
aislante para que haga un sonido menos intenso. A medida que progrese el adiestramiento de
tu perro, puedes ir quitando las capas de cinta aislante, una por semana, hasta eliminar todas.
Si notas que tu perro vuelve a asustarse del sonido, vuelve a envolver el clicker y reduce las
capas de cinta aislante con más paciencia.
Otra opción es que hagas click con el clicker dentro de tu bolsillo, bien pegado a tu pierna y con
la lámina metálica orientada hacia tu muslo. De esta forma hará un sonido menos intenso.
Poco a poco podrás sacarlo y manejarlo pegado a tu pierna o envuelto en un pañuelo. Luego
detrás de tu espalda y finalmente manejarlo normalmente.
Otra alternativa para los perros que se asustan del clicker, es que busques un clicker menos
sonoro. Existen algunos clickers hechos totalmente de plástico y que tienen un botón en lugar
de una lámina metálica. Éstos tienen un sonido menos intenso y resultan más cómodos para
muchas personas.
Finalmente, si no te convence ninguna de las opciones anteriores, no uses un clicker.
Reemplaza el clicker por un click hecho con tu lengua o una palabra corta y distintiva.
- Cargué el clicker pero ya no funciona con mi perro
Algunas personas hacen click en cualquier circunstancia y no ofrecen los
pedacitos de comida a sus perros. Esto causa que la asociación entre el click y la comida se
extinga.
Para evitar este problema, no uses el clicker (o hagas el sonido elegido) en otras circunstancias
que no sean las sesiones de adiestramiento. Y, durante las sesiones de adiestramiento,
recuerda que a cada click le sigue un reforzador primario (un pedacito de comida).
Tampoco dejes el clicker al alcance de niños pequeños porque, por alguna razón, les encanta
hacerlo sonar.
Si ya tienes este problema y tu perro dejó de prestar atención cuando haces click, vuelve a
cargar el clicker y evita que el problema vuelva a ocurrir.
- Mi perro muerde con fuerza cuando le doy los pedacitos de
comida
Los perros que no están acostumbrados a recibir comida de la mano
pueden descontrolarse cuando se les entregan los pedacitos de comida,
y morder con mucha fuerza.
Si tu perro piensa que debe arrancarte los dedos para conseguir la
comida, tienes dos alternativas: darle la comida desde la palma de tu
mano o lanzarla al suelo.
Al darle la comida desde la palma de tu mano, tu perro no tendrá mucha
chance de morderte, ya que la comida estará en una superficie más o
menos plana y tendrá que tomarla con más cuidado. Si alguna vez le
diste un terrón de azúcar a un caballo, o viste cómo se hace, sabrás que
esta forma es mucho más segura para dar de comer con la mano a un
animal.
Por otra parte, después de hacer click puedes lanzar el pedacito de

  94 
comida al suelo. En este caso tu perro no tendrá chance de morderte la
mano porque la comida estará en el suelo.
Ten en cuenta que muchos perros aprenden a arrebatar violentamente la
comida de la mano si es que la persona se asusta y retira la mano justo
antes que el perro pueda alcanzar la comida. Nunca hagas esto. Si te da
miedo que tu perro te muerda, simplemente ofrécele la comida desde la
palma de tu mano o lánzala al suelo. No retires tu mano con la comida.
- Mi perro no nota dónde están los pedacitos de comida
Algunos perros buscan desesperadamente los pedacitos de comida pero no los encuentran
porque están muy entusiasmados o porque sus sentidos no están en su máximo potencial.
Esto ocurre especialmente con cachorros y con perros ancianos.
Si tu perro no se da cuenta dónde está la comida, tienes que acercársela a la boca
inmediatamente después de cada click. Simplemente lleva la comida justo delante de su nariz y
él la tomará.
Si lanzas la comida al suelo, haz un movimiento muy evidente con todo tu brazo antes de soltar
la comida y déjala caer cerca de donde está tu mano. Acerca tu mano al suelo cuando hagas
esto para que tu perro vea dónde cae la comida.
- Mi perro no presta atención
Si tu perro no se concentra es porque algo lo está distrayendo o la comida que usas no lo
motiva. Asegúrate de estar en un lugar sin distracciones. También asegúrate que la comida
que usas para entrenar a tu perro sea de su interés.
También puede ser que estés tardando mucho tiempo entre repeticiones o que estés tardando
mucho en dar la comida después de cada click. No dejes pasar mucho tiempo entre
repeticiones. En cuanto tu perro haya terminado de tragar el pedacito de comida que le diste,
haz otro click y dale otro pedacito de comida.
Tampoco dejes pasar mucho tiempo desde que haces click hasta que le das la comida a tu
perro. Debes darle la comida inmediatamente después del click.
Precauciones al usar el clicker y dar la comida a tu
perro
Durante este ejercicio y los siguientes, toma en cuenta las siguientes precauciones para usar el
clicker y dar los pedacitos de comida a tu perro:
Nunca hagas sonar el clicker cerca del oído de tu perro, o de tu oído. El sonido puede ser muy
fuerte cuando se escucha muy de cerca.
No sueltes un pedacito de comida en la boca de tu perro si él tiene la cabeza hacia arriba. Tu
perro podría atorarse. En todo caso, baja la comida hasta que esté al nivel normal de la boca
de tu perro, o un poquito más abajo. Deja que él la tome, no la hagas caer en su boca.
Al empezar cada nuevo ejercicio, practica en un lugar cerrado para que tu perro pueda estar
suelto y no necesites ponerle una correa. Es difícil manejar el clicker y los pedacitos de comida

  95 
si además tienes que estar pendiente de sujetar la correa. Cuando tu perro responda a la
perfección a los ejercicios de obediencia, empezarás a practicar en la calle con tu perro sujeto
a la correa. En ese momento podrás usar una orden de liberación en lugar del clicker, o habrás
adquirido la destreza suficiente para manejar el clicker, la comida y la correa.
No hagas click si tu perro está haciendo algo inapropiado, como saltarte encima, porque
estarás reforzando esa conducta.

  96 
Obediencia canina: reconocer el
nombre
Todos los perros tienen que reconocer su nombre o responder a una orden para prestar
atención a su propietario.
Entrenar a tu perro para reconocer su nombre es un ejercicio de base para poder entrenar los
demás ejercicios de obediencia canina, y para captar su atención en diferentes circunstancias.
Si no puedes captar la atención de tu perro no podrás enseñarle ningún ejercicio, y por eso es
útil (aunque no obligatorio) que éste sea el primer ejercicio del adiestramiento en obediencia
canina.
Los criterios de adiestramiento que debes alcanzar para enseñarle a tu perro a reconocer su
nombre son: conseguir que tu perro te mire a los ojos (o a la cara) por un instante, conseguir
que tu perro te mire a los ojos (o a la cara) por tres segundos, lograr que tu perro te mire a los
ojos (o a la cara) por un instante mientras te mueves, lograr que tu perro te mire a los ojos (o a
la cara) por tres segundos mientras te mueves, e introducir la orden.
Entrena cada criterio por separado y tómate las sesiones de adiestramiento canino que sean
necesarias. No levantes el criterio de adiestramiento si tu perro todavía no ha alcanzado el 80%
de éxito para el criterio anterior en dos sesiones consecutivas. Lleva a cabo el adiestramiento
en un lugar tranquilo y sin distracciones. Y ten en cuenta que no necesitas entrenar todos los
criterios en un solo día.
Tu perro te mira a los ojos por un instante (Criterio 1)
Con este criterio buscas conseguir la conducta básica, que consiste en que tu perro te mire por
un instante. En realidad no es necesario que te mire a los ojos, pero sí que te mire a la cara
para que te resulte más fácil comunicarte con él después de decir su nombre. Sin embargo, la
mayoría de los perros terminan mirando a los ojos.
Si tu perro es de raza peluda y su pelaje le cubre los ojos, no sabrás hacia dónde está mirando
realmente. En este caso, el criterio será que tu perro oriente su cara hacia la tuya, como si
estuviese mirándote a los ojos, aunque no sepas si en realidad lo está haciendo.
Para conseguir que tu perro te mire a los ojos por un instante, muéstrale un pedacito de comida
y luego cierra tu mano, protegiendo la comida. Mantén tu puño cerrado, y espera. Si tu perro es
grande puedes hacer este procedimiento estando de pie, pero si tienes un perro pequeño
tendrás que arrodillarte o sentarte en el suelo.
Tu perro intentará tomar la comida de diferentes maneras. Te golpeará la mano con su pata,
lamerá tu mano, te mordisqueará o hará cualquier otra cosa. Ignora todas esas conductas y
sólo mantén tu mano cerrada.
Si tu perro te golpea o empuja la mano con fuerza, mantenla pegada contra tu muslo. De esta
forma evitarás que tu mano se mueva.

  97 
En algún momento tu perro se cansará de intentar conductas que no le dan resultado y te
mirará. En ese instante haz click (haz sonar el clicker) y dale la comida.
Durante las primeras repeticiones no te preocupes si tu perro no te mira a los ojos o a la cara.
Haz click en cuanto tu perro deje de mirar tu mano y mire hacia ti, aunque no te esté viendo a
la cara. Eso sí, ten cuidado de no hacer click si tu perro mira hacia abajo porque en ese caso te
será difícil hacer que te mire a la cara.
A medida que hagas más repeticiones podrás moldear su conducta para que te mire a los ojos
o a la cara. Por ejemplo, tu perro mira tu barriga y refuerzas positivamente esa conducta un par
de repeticiones. Luego dejas de reforzar esa conducta y solamente refuerzas cuando tu perro
te mira al pecho, por un par de repeticiones más. Finalmente, dejas de reforzar la conducta de
mirar a tu pecho y sólo haces click y das la comida cuando tu perro te mira a la cara.
Repite todo el procedimiento 10 veces y registra la sesión de adiestramiento canino. Haz las
sesiones necesarias hasta que tu perro te mire a los ojos o a la cara el 80% de las veces en
dos sesiones consecutivas. Esto suele tomar unas pocas sesiones, pero haz las que sean
necesarias.
Durante este criterio, tu puño cerrado se convierte en una señal que le indica a tu perro que
debe mirarte a los ojos para obtener la comida.
Tu perro te mira a los ojos por tres segundos (Criterio 2)
En este criterio haces lo mismo que en el criterio anterior, pero aumentas la duración de la
conducta hasta tres segundos. Durante estas sesiones aprenderás a usar el método de los 300
picotazos para aumentar la duración de las conductas.
Empieza la primera sesión de este criterio haciendo dos o tres repeticiones del criterio anterior,
para que tu perro entre en el juego.
En la siguiente repetición haz el mismo procedimiento, pero cuenta mentalmente "Uno" cuando
tu perro te mire a los ojos. Si tu perro mantuvo la mirada, haz click y dale la comida.
Si tu perro no mantuvo la mirada, muévete un par de pasos para "romper" la repetición (ésta es
una repetición fallida) y vuelve a hacer el mismo procedimiento pero esperando un tiempo más
corto antes de hacer click. Por ejemplo, puedes contar mentalmente "Un", en lugar de "Uno".
En la siguiente repetición cuenta hasta un número más que en la anterior. Si la repetición es
fallida (tu perro no mantiene la mirada por el tiempo suficiente), empiezas nuevamente desde
cero. Y así vas aumentando gradualmente el tiempo que tu perro te mira a los ojos, hasta
conseguir por lo menos tres segundos en cinco repeticiones sucesivas.
Para que comprendas mejor cómo funciona este procedimiento, considera el siguiente ejemplo:
Primera repetición: Tu perro te mira, haces click y le das la comida (duración 0)
Segunda repetición: Tu perro te mira y mantiene la mirada mientras cuentas mentalmente
"Uno", haces click y le das la comida (duración 1)
Tercera repetición: Tu perro te mira y mantiene la mirada mientras cuentas mentalmente "Uno,
Dos ", haces click y le das la comida (duración 2)

  98 
Cuarta repetición: Tu perro te mira y mantiene la mirada mientras cuentas mentalmente "Uno,
Dos ", pero no te mira hasta "Tres". Te mueves un par de pasos y empiezas nuevamente desde
cero (desde duración 0).
Haz el número necesario de sesiones hasta que consigas que tu perro te mire a los ojos por
tres segundos en cinco repeticiones seguidas. Sigue aumentando la duración durante esas
repeticiones, aunque ésta supere los tres segundos. Lo que te interesa es conseguir cinco
repeticiones seguidas con tres segundos de duración.
Como este criterio involucra duración de una conducta, puedes hacer sesiones con menos de
diez repeticiones. Por ejemplo, cada sesión podría tener solamente siete sesiones para no
aburrir a tu perro.
Tu perro te mira a los ojos por un instante mientras te
mueves (Criterio 3)
Llevas a cabo el mismo procedimiento que para el Criterio 1, pero aumentas gradualmente
movimientos de tus brazos, piernas y cintura.
Éste es un nuevo criterio, por lo que relajas el Criterio 2 y no exiges duración. Solamente
quieres que tu perro te mire por un instante mientras te mueves. Cuando él lo hace, haces click
y le das la comida.
Durante este criterio debes aumentar los movimientos de forma gradual. Puedes empezar
moviendo solamente la muñeca de la mano en que tienes la comida. En la siguiente repetición
mueves lentamente el antebrazo. En la siguiente mueves lentamente todo el brazo como si
estuvieras aleteando.
Aumenta gradualmente el movimiento que haces, trotando en tu sitio, caminando un paso,
moviendo los brazos y la cintura. También debes ponerte perpendicular a tu perro (de lado) y
practicar en diferentes ubicaciones del lugar de adiestramiento para ayudar a generalizar la
conducta de tu perro.
Sin embargo, todavía no gires completamente. Tu perro debe tener la posibilidad de mirarte a
los ojos o la cara con facilidad. Además es bueno que mantengas el pedacito de comida en tu
mano cerrada.
Si te resulta difícil esta parte del adiestramiento de tu perro, limítate a hacer movimientos lentos
con los brazos y trotar en tu sitio.
Tu perro te mira a los ojos por tres segundos mientras
te mueves (Criterio 4)
En este criterio combinas los criterios 2 y 3, exigiendo que tu perro te preste atención por tres
segundos aunque te estés moviendo. Procede como en el Criterio 2, y aumenta movimientos
gradualmente.
Este criterio te puede resultar un poco complicado, así que puedes limitarte sólo a hacer
movimientos lentos con los brazos. Lo importante es que tu perro empiece a generalizar la
conducta de mirarte a los ojos por tres segundos.

  99 
Tu perro te mira a los ojos cuando dices su nombre
(Criterio 5)
Durante este criterio introduces la orden de adiestramiento canino. La orden que usarás es el
nombre de tu perro, pero puedes usar una orden diferente si lo prefieres. "Mírame" puede
servirte para este ejercicio.
No importa si prefieres usar el nombre de tu perro u otra orden, pero siempre deberás usar la
misma orden para llamar su atención. No cambies las órdenes en el futuro.
Para conseguir que tu perro te mire cuando dices su nombre, procede como en el Criterio 1,
pero di su nombre antes que él te mire. Debes asegurarte de decir su nombre antes que te mire
a los ojos.
Si tu perro te mira sin que hayas dicho su nombre, solamente da dos pasos o gira, y di su
nombre antes que te mire. En esta etapa sólo debes hacer click y darle la comida a tu perro
cuando responde a su nombre, no cuando te mira espontáneamente.
Aprovecha de decir su nombre cuando él ha tomado la comida con su boca. En ese momento
no te estará viendo a los ojos. Asegúrate de decir su nombre una sola vez, no lo repitas. Si no
te mira inmediatamente, sólo espera a que lo haga, pero no repitas su nombre.
Gradualmente y en varias sesiones aumenta la duración y tus movimientos, como hiciste en los
criterios anteriores. Sólo asegúrate de decir el nombre de tu perro antes que él te mire, para
establecer la orden.
Posibles problemas al enseñarle a tu perro a reconocer
su nombre
Algunos problemas que pueden ocurrir al enseñarle a tu perro a reconocer su nombre son:
- Tu perro te lastima la mano al intentar tomar la comida
Algunos perros muerden o golpean con fuerza la mano con que se sujeta la comida, pudiendo
lastimar al entrenador. Si tu perro te lastima al intentar tomar la comida, empieza el Criterio 1
con el brazo extendido horizontalmente, de tal forma que tu mano quede a la altura de tu
hombro y lejos de tu perro.

Al no poder alcanzar la comida, tu perro te mirará y podrás empezar a reforzar esa conducta.
En cada repetición baja tu mano un poquito más hasta que la puedas tener el brazo extendido
hacia abajo sin que tu perro intente tomar la comida de tu mano.
Otra opción que utilizan algunos adiestradores, pero que a mi no me gusta mucho, consiste en
usar guantes gruesos que te protejan la mano de los rasguños y mordiscos de tu perro.
- Tu perro está muy distraído
Si tu perro está distraído es posible que haya comido recientemente o que el lugar de
adiestramiento no sea suficientemente tranquilo. Busca un lugar diferente para entrenar y lleva
a cabo las sesiones en un horario diferente.
Si crees que el lugar y el horario son adecuados, haz una secuencia rápida de entregarle

  100 
pedacitos de comida a tu perro antes de empezar la sesión. Simplemente dale cinco pedacitos
de comida rápidamente (como si estuvieras cargando el clicker, pero a la mayor velocidad
posible) y empieza la sesión de adiestramiento.
- Tu perro no deja de mirarte ni un segundo
Si tu perro no deja de mirarte ni un instante, te resultará difícil introducir la orden efectivamente.
Para distraer a tu perro y poder usar su nombre, puedes lanzar la comida al suelo después de
cada click. De esta forma, tendrás ocasión de decir su nombre justo después que tu perro tomó
la comida, pero antes que te mire espontáneamente.
También existen dos formas alternativas para enseñarle a tu perro a reconocer su nombre.
Estas alternativas pueden resultarte más sencillas e incluyen procedimientos que evitan el
problema de los perros que no dejan de mirar a sus propietarios ni un segundo.
Precauciones al usar el nombre de tu perro
No uses el nombre de tu perro sólo por usarlo. Si dices el nombre de tu perro en cualquier
circunstancia y por cualquier razón, sin reforzar su conducta cuando te mira, estarás
extinguiendo la respuesta adecuada y tu perro dejará de prestar atención cuando dices su
nombre.
Tu perro debe asociar su nombre con cosas agradables, así que no uses su nombre cuando lo
vayas a castigar. Mucha gente dice los nombres de sus perros cuando los quiere castigar y
esos perros aprenden a temer a sus nombres.

  101 
Alternativas para enseñarle a tu perro a
reconocer su nombre
Existen varias alternativas para enseñarle a tu perro a reconocer su nombre. Estas alternativas
te serán útiles si no consigues enseñarle a tu perro a reconocer su nombre con el
procedimiento regular para entrenar a tu perro para reconocer su nombre.
Las dos alternativas que te presento aquí son variantes de un mismo procedimiento, que en el
adiestramiento canino se conoce como "el juego del nombre". La primera variante está
pensada para que entrenes a tu perro con la colaboración de una o más personas. La segunda
variante está pensada para que entrenes este ejercicio de la obediencia canina sin ayuda de
otras personas.
El juego del nombre con dos o más personas
Esta es la alternativa más divertida y efectiva si cuentas con la ayuda de una o más personas.
Si es posible, haz que tu familia te ayude a practicar este ejercicio. Sólo ten cuidado de no
juntar mucha gente porque tu perro se confundirá. Lo ideal es practicar este ejercicio entre dos
y seis personas, contándote a ti.
Aunque el ejercicio se puede practicar con la ayuda de varias personas, la siguiente explicación
considera solamente dos personas, tú y una amiga. Si cuentas con la ayuda de más personas,
sólo tienes que hacer lo mismo pero la gente debe ubicarse formando un círculo.
Párate frente a tu amiga, a una distancia aproximada de entre tres y cinco metros. Deben estar
en un lugar cerrado, sin distracciones, y tu perro debe estar suelto. Tanto tú como tu amiga
deben tener pedacitos de comida en una riñonera, en los bolsillos o en la mano.
Haz el sonido de un beso (lanza un beso al aire) y cuando tu perro te mire, haz click y dale un
pedacito de comida. Puedes darle la comida desde tu mano o lanzarla al suelo, pero asegúrate
de hacer click cuando tu perro te mira, no cuando acude. Este ejercicio no es el llamado.
Después que le diste la comida a tu perro, mira hacia el techo e ignora a tu mascota. Entonces,
tu amiga hace el sonido de beso y cuando tu perro la mira, hace click y le da el pedacito de
comida. Luego se queda mirando al techo y tú repites el procedimiento.
Ten en cuenta que no existe un sonido que capte la atención de todos los perros, así que
quizás debas ser un poco imaginativo en esto. Sin embargo, los sonidos que dan resultados
con la mayoría de los perros son los sonidos de beso, los aplausos suaves, gimoteos como de
un cachorro y palabras alegres con voz aguda. Si no te sirve el sonido de un beso para captar
la atención de tu perro, prueba con otros sonidos.
Cuando tu perro responda correctamente (mirando a la persona que hace el sonido) ocho de
cada 10 veces en dos sesiones de adiestramiento consecutivas, habrás conseguido el primer
criterio de adiestramiento para este ejercicio. Entonces puedes levantar el criterio, logrando
gradualmente que tu perro te mire por tres segundos, luego que te mire mientras te mueves,

  102 
luego que te mire por tres segundos mientras te mueves y, finalmente, introduciendo la orden
(el nombre de tu perro).
Levanta los criterios de adiestramiento de forma similar a la explicada en el procedimiento
regular para enseñarle a tu perro a reconocer su nombre. La única variante en este caso es
que las prácticas contarán con más de una persona.
Algunos aspectos a tener en cuenta Ten en cuenta que no importa si tu perro acude cuando
dicen su nombre. Lo que importa es que mire a la persona que dice su nombre. Si tu perro
salta sobre la gente cuando dicen su nombre, tú y tu amiga deben lanzar los pedacitos de
comida entre las patas delanteras del perro. De esta forma tendrá que bajar la cabeza para
tomar la comida y no podrá saltar.
El juego del nombre sin ayuda de otras personas
Este procedimiento es muy útil si tu perro no deja de prestarte atención ni por un instante, pero
no cuentas con la ayuda de otras personas.
Practica en un lugar en el que existan distracciones ligeras. Este lugar puede ser cualquier
cuarto de tu casa en el que haya algunos juguetes de perros dispersos por el suelo, el jardín, o
un lugar muy tranquilo fuera de tu casa. Si practicas fuera de tu casa tu perro debe estar sujeto
con la correa.
Simplemente espera a que tu perro se distraiga y haz el sonido de un beso (lanza un beso al
aire). En cuanto tu perro te mire, haz click y dale un pedacito de comida. Luego espera
nuevamente a que él se distraiga y repite el procedimiento.
Cuando consigas ocho respuestas correctas de cada serie de 10 repeticiones en dos sesiones
consecutivas, empieza a levantar el criterio para que tu perro te mire por más tiempo. El
procedimiento es similar al Criterio 2 del procedimiento regular para enseñarle a tu perro a
reconocer su nombre, pero tu perro estará en un ambiente con distracciones ligeras y,
posiblemente, sujeto a la correa.
Lleva a cabo todos los criterios explicados en el procedimiento regular para enseñarle a tu
perro a reconocer su nombre, hasta la introducción de la orden (el nombre de tu perro). Cuando
tu criterio de adiestramiento incluya movimientos tuyos, limítate a trotar sobre tu sitio o dar un
par de pasos, porque ya existen otras distracciones en el ambiente.

  103 
Entrena a tu perro para sentarse a la
orden
Entrenar a tu perro para sentarse a la orden es uno de los ejercicios más útiles de la
obediencia canina. Un perro no puede estar sentado y al mismo tiempo hacer cosas
inapropiadas, por eso este ejercicio es una conducta incompatible por excelencia.
Además, este ejercicio es la base del adiestramiento para que el perro tenga autocontrol, y es
uno de los ejercicios de obediencia canina que más se usa en la vida cotidiana.
Con este artículo aprenderás a entrenar a tu perro para sentarse a la orden y mantener esa
posición por un segundo. Alcanzarás todos los criterios de adiestramiento explicados, en un
lugar cerrado y sin distracciones.
Los criterios de adiestramiento que conseguirás son: tu perro se sienta cuando haces la señal,
tu perro se sienta y mantiene la posición por un segundo, tu perro se sienta aunque tú te estés
moviendo, tu perro se sienta y mantiene la posición por un segundo aunque tú te estés
moviendo, tu perro se sienta cuando dices la orden.
También verás cómo empezar a usar este ejercicio en algunas situaciones de la vida cotidiana
que no involucran distracciones intensas.
Tu perro se sienta cuando haces la señal (Criterio 1)
Acerca un pedacito de comida a la nariz de tu perro para llamar su atención hacia tu mano.
Luego retrocede uno o dos pasos, al mismo tiempo que llevas lentamente tu mano con la
comida hacia tu hombro, y detente.
Al retroceder y llevar la comida hacia arriba, lograrás que tu perro oriente su cabeza hacia
arriba y sus cuartos traseros un poco hacia abajo. Al detenerte también bloquearás
repentinamente su avance, con lo que es muy probable que tu perro se siente.
El momento en que el trasero de tu perro toque el suelo, haz click y dale el pedacito de
comida... a tu perro, no a su trasero. No es necesario que él mantenga la posición. Una vez
que haz hecho click tu perro puede levantarse.

Repite el mismo procedimiento unas cinco veces aproximadamente, reduciendo gradualmente


el movimiento de tu brazo de tal forma que no tengas que llevar el pedacito de comida hasta la
nariz de tu perro para llamar su atención.
Después de esas cinco repeticiones, y cuando ya no necesitas acercar la comida hasta la nariz
de tu perro, intenta hacer el procedimiento sin tener la comida en tu mano. Haz el movimiento
con tu brazo, llevando tu mano hacia tu hombro, y espera a que tu perro se siente. Cuando lo
haga, haz click, toma un pedacito de comida de la riñonera y dáselo.
Cuando tu perro se siente con frecuencia, empieza a reducir gradualmente la distancia que
retrocedes, hasta que no retrocedas ni un paso.

  104 
El criterio que debes cumplir es que tu perro se siente cuando haces la señal con tu brazo, sin
tener comida en la mano. Por supuesto, todavía tendrás la comida en la riñonera y le darás un
pedacito de comida a tu perro después de cada click.
Te puede llevar unas cuantas sesiones de adiestramiento canino para alcanzar este criterio.
Pasa al siguiente criterio de adiestramiento cuando consigas un 80% de repeticiones exitosas
en dos sesiones consecutivas. Es decir, cuando tu perro se siente ocho de cada 10 veces que
haces la señal.

"Sienta" para competencia Si quieres que tu perro se siente derecho y "cuadrado", como se
exige en algunos deportes caninos, debes conseguir esa conducta durante este criterio. Una
vez que hayas conseguido que tu perro se siente (la conducta básica), debes reforzar
solamente los sentados que más se aproximen a la posición que deseas. Por supuesto, te
tomará más tiempo que si sólo quieres que tu perro se siente en cualquier forma. Ten en
cuenta que los cachorros jóvenes no tienen suficiente coordinación, así que no le exijas a un
cachorro el sentado para competencia. Los perros adultos de algunas razas y los perros que
tienen problemas de espalda o caderas tampoco están cómodos cuando se sientan derechos y
"cuadrados", así que no le exijas esto a tu perro si nunca se sienta espontáneamente de esta
manera.
Tu perro se sienta y mantiene la posición por un
segundo (Criterio 2)
Repite el mismo procedimiento que en el Criterio 1, pero cuenta mentalmente hasta uno antes
de hacer click y darle la comida a tu perro. Si tu perro se levanta antes que hagas click, no le
des la comida y repite el procedimiento.
Si es necesario, reduce la duración al principio (por ejemplo contando "Un" en vez de "Uno") y
auméntala gradualmente como hiciste al enseñarle a tu perro a reconocer su nombre.
A modo de "calentamiento" puedes hacer un par de repeticiones del Criterio 1 antes de
empezar las sesiones de este criterio.
Ten en cuenta que no debes tener la comida en tu mano para llamar la atención de tu perro.
Esto es muy importante para evitar que la comida se convierta en parte de la señal.
Pasa al siguiente criterio cuando tu perro mantenga la posición por un segundo el 80% de las
repeticiones, en dos sesiones consecutivas.
Tu perro se sienta aunque tú te estés moviendo
(Criterio 3)
Haz el mismo procedimiento que en el Criterio 1, pero camina o trota sobre tu sitio. También
debes acomodarte en diferentes posiciones con relación a tu perro: de frente, en diagonal y de
costado.
Para evitar que caminar hacia atrás se convierta en parte de la señal, durante el entrenamiento
de este criterio intenta no caminar o trotar hacia atrás.

  105 
Durante este criterio de adiestramiento también debes asegurarte de hacer que tu perro se
siente a la señal en diferentes ubicaciones del lugar de adiestramiento. Practica en el centro,
las esquinas y los lados del lugar de adiestramiento.
Puedes hacer un par de repeticiones del Criterio 1 antes de empezar las sesiones de
adiestramiento, para ayudar a tu perro a "entrar en el juego".
Pasa al siguiente criterio cuando alcances el 80% de repeticiones exitosas en dos sesiones
consecutivas.
Tu perro se sienta y mantiene la posición por un
segundo aunque tú te estés moviendo (Criterio 4)
En esta etapa combinas los criterios 2 y 3 que practicaste antes. Haz el mismo procedimiento
que en el Criterio 3, pero aumenta la duración hasta un segundo de la misma forma que hiciste
en el Criterio 2.
Puedes hacer dos o tres repeticiones del Criterio 2 antes de empezar las sesiones de
adiestramiento de este criterio.
Pasa al siguiente criterio cuando tu perro se siente ocho de cada 10 veces que haces la señal,
en dos sesiones consecutivas.
Tu perro se sienta cuando dices la orden (Criterio 5)
Di "Sienta" y seguidamente haz la señal que has estado usando para que tu perro se siente
(llevar tu mano hacia tu hombro). Cuando tu perro se siente, haz click, saca un pedacito de
comida de la riñonera y dáselo.
Repite el procedimiento varias veces hasta que notes que tu perro empieza a sentarse cuando
dices "Sentado". A partir de ese momento empieza a reducir gradualmente la señal que haces
con el brazo, acercando cada vez menos tu mano a tu hombro en cada repetición. Después de
varias repeticiones, tu perro se sentará sólo con la orden verbal, sin que hagas ningún
movimiento con tu brazo.
Si tu perro se sienta antes que des la orden, di "No" o "Ah" en tono tranquilo y muévete unos
pasos sin hacer click ni dar la comida. Entonces, da la orden "Sienta" nuevamente. En esta
etapa solamente debes hacer click y dar la comida cuando tu perro se siente a la orden.
Recuerda que las sesiones deben ser cortas, así que este criterio de adiestramiento te puede
tomar más de una sesión.
Cuando hayas conseguido que tu perro responda a la orden, repite los criterios 2, 3 y 4, pero
usando la orden verbal en lugar de la señal. Trabaja en cada uno de esos criterios por
separado.
Empieza a usar el ejercicio en la vida cotidiana (Criterio
6)
Aunque este es el sexto criterio de adiestramiento, debes empezar a practicarlo cuando tu
perro ya superó el Criterio 1. Te servirá para empezar a transferir el adiestramiento canino a la
vida cotidiana, pero todavía no usarás la orden.

  106 
Practica este ejercicio antes de darle cada comida diaria a tu perro. Simplemente levanta el
recipiente de comida, con la comida adentro, con una mano y con la otra mano haz la señal
para que tu perro se siente. Espera hasta que él se siente.
Cuando tu perro se siente, haz click y baja el recipiente de comida. En este caso puedes usar
el clicker con la mano con que haces la señal, o hacer click con la lengua.
No uses la orden verbal para practicar este criterio hasta que tu perro haya superado todos los
anteriores. Solamente usa la señal con la mano. Si lo deseas también puedes aumentar la
duración hasta un segundo, pero solamente después que tu perro superó el Criterio 2 en las
sesiones formales de adiestramiento canino.
Posibles problemas al entrenar a tu perro para sentarse
a la orden
Algunos problemas que pueden ocurrir cuando entrenas a tu perro para sentarse a la orden
son:
- Tu perro está muy distraído
Si tu perro se distrae durante las sesiones de adiestramiento canino, es posible que estés
entrenando en un lugar inadecuado. Cambia de lugar y entrena en un lugar sin distracciones,
en el que tu perro te preste atención.
Otra alternativa para solucionar este problema consiste en que le entregues a tu perro cinco
pedacitos de comida, en una secuencia rápida, antes de empezar la sesión.
- Tu perro te lastima la mano al intentar tomar la comida
Si tu perro te lastima cuando le entregas el pedacito de comida, simplemente dáselo desde la
palma de la mano o lanza la comida al suelo después de cada click.
Sin embargo, si tu perro te lastima la mano al seguir la comida cuando lo guías, necesitarás
guiarlo de otra manera. Simplemente haz el movimiento de tu brazo sin acercar la comida
hasta la nariz de tu perro, y espera hasta que él se siente. Este procedimiento puede tardar un
poco más, pero después de unas cuantas repeticiones tu perro habrá comprendido la idea
general.
- Tu perro no se sienta
Algunos perros no se sientan con este procedimiento. Algunos saltan sobre las personas,
intentando atrapar la comida. Otros se sientan a medias, sin llegar a tocar el suelo con sus
traseros.
Si tu perro presenta cualquiera de estos problemas, debes conseguir la conducta básica con un
procedimiento diferente. Intenta con alguna de las dos alternativas para conseguir que tu perro
se siente.
Precauciones al entrenar a tu perro para sentarse a la
orden
No hagas click ni des la comida a tu perro si él ladra o salta antes de sentarse. Esto sólo crea
cadenas de conductas, y los perros aprenden a ladrar y sentarse, o saltar y sentarse.

  107 
Tampoco practiques este ejercicio cuando estás sentado a la mesa, o en cualquier otra
circunstancia en la que no desees que tu perro mendigue comida.

  108 
Alternativas para enseñarle a tu perro a
sentarse a la orden
Dos alternativas para enseñarle a tu perro a sentarse a la orden son: guiar con la comida por
encima de su cabeza y capturar la conducta.
La primera alternativa es la más empleada por la mayoría de los adiestradores que usan
comida durante el adiestramiento canino.
La segunda alternativa es menos frecuente entre los adiestradores caninos porque requiere de
habilidades de observación más desarrolladas. Sin embargo, es muy efectiva y sencilla si estás
entrenando a tu perro. Además, promueve el aprendizaje en los perros, mucho más que las
otras alternativas.
Practica los ejercicios en un lugar cerrado y sin distracciones.
Guía a tu perro con la comida por encima de su cabeza
Toma un pedacito de comida en tu mano y acércalo a la nariz de tu perro para captar su
atención. Luego mueve tu mano hacia arriba y atrás de la cabeza de tu perro, de tal forma que
él tenga que levantar su cabeza y echarla hacia atrás. Haz esto lentamente y sin levantar
mucho tu mano.
Al levantar la cabeza para seguir la comida, tu perro también doblará sus patas traseras,
llegando a sentarse. Cuando se siente, haz click y dale la comida. No es necesario que tu perro
se quede sentado después del click.
Repite el procedimiento hasta que consigas que tu perro se siente cada vez que lo guías con la
comida (normalmente entre tres y cinco repeticiones, pero haz las que sean necesarias). A
partir de ese momento, reduce gradualmente el movimiento que haces con tu brazo, hasta que
consigas que tu perro se siente con una señal ligera de tu mano, sin necesidad de llevar la
comida hasta atrás de su cabeza todo el tiempo. Cuando consigas esto, empieza a usar la
señal sin tener la comida en tu mano, para que ésta no se convierta en parte de la señal.
En este punto ya has conseguido el primer criterio de adiestramiento para enseñarle a tu perro
a sentarse a la orden. Cuando tu perro responda correctamente el 80% de las veces que haces
la señal sin tener comida en la mano (en dos sesiones consecutivas), pasa al segundo criterio
explicado en el procedimiento regular para enseñarle a tu perro a sentarse a la orden. Ten en
cuenta que la señal que consigues con este procedimiento alternativo puede ser ligeramente
diferente. Usa esta señal hecha con la mano hasta que introduzcas la orden verbal.
Si tu perro salta o se para en dos patas para intentar tomar la comida de tu mano, es porque
estás levantando mucho la comida. No la levantes tanto.
Si tu perro retrocede en lugar de sentarse, trata de guiarlo de tal forma que su trasero quede
contra una esquina. Así no podrá retroceder.
Captura los "sentados" espontáneos de tu perro
  109 
Si el anterior procedimiento no te sirvió para conseguir que tu perro se siente, puedes probar
esta alternativa.
Observa a tu perro por dos o tres días e identifica en qué circunstancias se sienta. Los perros
se sientan con frecuencia cuando prestan atención a algo. Así que seguramente tu perro se
sentará varias veces al día cuando presta atención a algo que le interesa pero no puede
alcanzar.
Algunos perros se sientan para esperar su plato de comida. Otros se sientan para esperar que
se abra la puerta. Otros se sientan cuando observan algo a través de la ventana. Otros perros
se sientan cuando están sujetos a la correa y su propietario se queda parado.
Identifica qué estímulos ambientales causan que tu perro se siente y aprovéchalos para el
adiestramiento. Simplemente prepara las sesiones para que ocurran esas cosas y, cuando tu
perro se siente por voluntad propia, haz click y dale un pedacito de comida. Dependiendo de
cuáles sean los estímulos que hacen que tu perro se siente, podrás hacer varias repeticiones
seguidas o una sola. No importa si sólo puedes hacer una repetición por día, poco a poco tu
perro empezará a asociar el estímulo ambiental y tu presencia con la conducta de sentarse.
Después de unas cuantas repeticiones (que pueden tomar algunos días), notarás que tu perro
ofrece "sentados" con más frecuencia. En este momento puedes empezar las sesiones
formales como se explica en el procedimiento regular para enseñarle a tu perro a sentarse a la
orden. Empieza desde el Criterio 1.

  110 
Entrena a tu perro para echarse a la
orden
Entrenar a tu perro para echarse a la orden le ayudará a desarrollar autocontrol y te será muy
útil en la vida cotidiana con tu mascota. Ten en cuenta que es un ejercicio que no es fácil de
enseñar a todos los perros porque los pone en una posición vulnerable. Por tanto, tienes que
ser muy paciente al adiestrar a tu perro para echarse a la orden.
El criterio final que debes conseguir es que tu perro se eche a la orden y mantenga esa
posición por un segundo. Para lograr este nivel de adiestramiento, debes dividir el ejercicio en
varios criterios más sencillos.
Los criterios de adiestramiento sobre los que trabajarás en este ejercicio son: tu perro se echa
cuando haces la señal, tu perro se queda echado por un segundo, tu perro se echa aunque tú
te estés moviendo, tu perro se queda echado por un segundo aunque tú te estés moviendo, tu
perro se echa a la orden.
Recuerda que debes entrenar en un lugar tranquilo, sin distracciones, y cerrado, hasta
conseguir todos los criterios de adiestramiento propuestos.
Tu perro se echa cuando haces la señal (Criterio 1)
Acerca un pedacito de comida a la nariz de tu perro y lentamente baja tu mano hacia el suelo,
entre las patas delanteras de tu mascota. Al seguir la comida, tu perro bajará la cabeza, luego
los hombros y finalmente se echará.
Cuando tu perro se eche, haz click y dale la comida. Puedes darle la comida mientras él sigue
echado, o hacer que se levante para tomarla como en la secuencia de fotos. No importa si tu
perro se levanta después que haz hecho click.

Repite este procedimiento hasta que tu perro se eche fácilmente cada vez que lo guías con la
comida. A partir de ese momento, reduce gradualmente el movimiento que haces con tu brazo,
hasta que sea suficiente con que extiendas tu brazo hacia abajo para que él se eche. Esto te
puede tomar varias sesiones.
Cuando hayas conseguido que tu perro se eche solamente cuando extiendes tu brazo hacia
abajo, practica haciendo esta señal sin tener la comida en la mano. Cada vez que tu perro se
eche, haz click, toma un pedazo de comida de la riñonera o de tu bolsillo y dáselo a tu perro.
Ten en cuenta que algunos perros son reacios a echarse solamente por seguir un pedacito de
comida, así que ten mucha paciencia con este ejercicio. Puede tomarte varias sesiones.
También ten en cuenta que algunos perros se echan con más facilidad si antes están sentados,
mientras que otros se echan más fácilmente si antes están parados. Si necesitas hacer sentar
a tu perro para practicar este ejercicio, hazlo guiándolo como en el primer criterio del
adiestramiento para sentarse. No uses la orden para sentar a tu perro.

  111 
Cuando hayas logrado que tu perro se eche a la señal (sin comida en la mano) ocho de cada
10 repeticiones en dos sesiones consecutivas, pasa al siguiente criterio de adiestramiento.
"Échate" para competencia Si quieres que tu perro aprenda a echarse derecho, como se exige
en algunos deportes caninos, tienes que incluir ese criterio apenas hayas conseguido que tu
perro se eche. Para eso, solamente reforzarás las conductas que se aproximen a la conducta
que quieres. Ten en cuenta, sin embargo, que esto no se lo puedes exigir a un cachorro
pequeño ni a perros cuya morfología les dificulte echarse derechos. Tampoco se lo puedes
exigir a perros que tengan problemas de espalda, codos, rodillas o caderas. Entrenar a tu
perro para que se eche derecho involucra un criterio más, por lo que te tomará más tiempo
conseguir la conducta deseada.
Tu perro se queda echado por un segundo (Criterio 2)
Haz que tu perro se eche con la señal, sin tener comida en tu mano. Cuando él se eche, cuenta
mentalmente "Uno". Si tu perro mantiene la posición hasta que terminas de contar, haz click,
saca un pedacito de comida de la riñonera y dáselo a tu perro.
Si tu perro se levanta mientras cuentas "Uno", muévete un par de pasos sin hacer click ni darle
la comida (ignóralo por unos pocos segundos). Luego repite el procedimiento.
De ser necesario usa intervalos menores, contando mentalmente "Un", en lugar de "Uno", por
unas cuantas repeticiones. Luego intenta aumentar el tiempo que tu perro se mantiene echado
hasta que cuentas "Uno" mentalmente.
Puedes hacer dos o tres repeticiones del Criterio 1 antes de empezar las sesiones de este
criterio de adiestramiento.
Tu perro se echa aunque tú te estés moviendo (Criterio
3)
Haz el mismo procedimiento que en el primer criterio de adiestramiento, pero trotando o
caminando sobre tu sitio. También cambia de posición con relación a tu perro: a veces de lado,
a veces de frente, a veces en diagonal.
En esta etapa también debes asegurarte de conseguir que tu perro se eche en diferentes
ubicaciones del lugar de adiestramiento.
Puedes hacer un par de repeticiones sin moverte antes de empezar cada sesión de este
criterio de adiestramiento canino. También puedes tener la comida en tu mano y hacer el
movimiento completo, bajando tu mano hasta el suelo durante las primeras cinco repeticiones
(aproximadamente) de la primera sesión, para ayudar a tu perro a generalizar la conducta.
Tu perro se queda echado por un segundo aunque tú te
estés moviendo (Criterio 4)
Haz el mismo procedimiento que en el Criterio 2, pero trota o camina en
tu sitio mientras haces la señal para que tu perro se eche.
Puedes hacer dos o tres repeticiones del Criterio 1 antes de empezar cada sesión, así tu perro
sabrá que la sesión se trata del ejercicio de echarse.

  112 
Pasa al siguiente criterio cuando consigas una tasa de éxito del 80% en dos sesiones
consecutivas.
Tu perro se echa a la orden (Criterio 5)
Di "Échate" y haz con tu brazo la señal para que tu perro se eche. Cuando tu perro se eche,
haz click, toma un pedacito de comida de la riñonera y dáselo.
Haz varias repeticiones hasta que tu perro empiece a echarse cuando dices la orden, antes
que hagas la señal. A partir de ese momento reduce gradualmente la señal que haces con tu
brazo, hasta eliminarla completamente.
Si tu perro se echa antes que des la orden, simplemente di "No" o "Ah" (usa cualquiera, pero
siempre la misma palabra para indicarle que no recibirá el pedacito de comida) en tono
tranquilo y muévete unos pasos. Luego da la orden antes que tu perro se eche.
Cuando tu perro haya asociado la orden "Échate" con la conducta de echarse, repite los
criterios 2, 3 y 4 pero usando la orden verbal en lugar de la señal que hacías con tu brazo.
Posibles problemas al entrenar a tu perro para echarse a la orden
- Tu perro se distrae fácilmente
Si tu perro está distraído durante la sesión de adiestramiento canino, intenta practicar en otro
lugar en el que no existan distracciones. También puedes hacer una secuencia rápida de
entregarle cinco pedacitos de comida antes de empezar la sesión.
- Tu perro muerde la mano
Si tu perro te lastima al tomar la comida, dásela desde la palma de tu mano o lánzala al suelo.
Pero si te lastima cuando lo guías con la comida, tendrás que capturar la conducta. En el
siguiente tema verás cómo hacerlo.
- Tu perro no se echa cuando lo guías con la comida
Muchos perros no se echan con este procedimiento porque no quieren ponerse en una
posición en la que se encuentran vulnerables. Otros no se echan simplemente porque prueban
otras conductas para conseguir la comida. Si tu perro no se echa cuando lo guías con la
comida, considera lo siguiente:
Prueba de empezar el entrenamiento sobre otra superficie. Si tu perro no se echa sobre el
suelo de cerámica, intenta sobre la alfombra. Después podrás generalizar la conducta.
Asegúrate que la comida con que guías a tu perro es apetitosa para él.
Mueve tu mano con más lentitud.
Si echas a tu perro desde la posición de sentado, mueve tu mano un poco hacia adelante una
vez que la has bajado casi hasta el piso. Este movimiento forma una "L" imaginaria, primero
hacia abajo y luego un poco hacia adelante.
Si echas a tu perro desde la posición de parado, dirige la comida hacia el medio de las patas
delanteras de tu mascota, y un poquito hacia atrás.
Prueba las alternativas para enseñarle a tu perro a echarse.
Precauciones al entrenar a tu perro para echarse a la

  113 
orden
Cuando le enseñes este ejercicio a tu perro, debes asegurarte que no está sobre una superficie
incómoda. Las superficies muy calientes o muy frías pueden impedir que el perro se eche, así
que verifica que la temperatura del suelo no sea muy alta (no necesitas más que tocarla con el
dorso de tu mano para comprobar la temperatura).

  114 
Alternativas para entrenar a tu perro
para echarse a la orden
Si tu mascota no se echa con el procedimiento regular, tienes dos alternativas sencillas para
enseñarle a tu perro a echarse: moldear la conducta de tu perro o capturar la conducta
cuando se echa espontáneamente.
La primera alternativa es más activa y requiere de tu participación y paciencia. La segunda
alternativa, aunque requiere de mucha paciencia, es pasiva y sólo tienes que esperar a que tu
perro se eche cuando le da la gana.
Moldea la conducta de tu perro para conseguir que se
eche
Lleva a cabo este procedimiento en el lugar normal de adiestramiento, que debe ser tranquilo y
cerrado para que tu perro pueda estar sin collar ni correa.
Acerca un pedacito de comida a la nariz de tu perro y baja lentamente tu mano hacia el suelo.
Cuando tu perro baje su cabeza, mueve lentamente la comida hacia atrás de él (por un lado de
su cabeza).
Si tu perro está sentado, se desequilibrará lateralmente al intentar seguir la comida hacia un
costado y atrás. Entonces moverá hacia adelante una de sus patas delanteras. En ese instante
haz click y dale la comida. Repite el procedimiento esperando a que mueva un poco más su
pata antes de hacer click y darle la comida.
En cada nueva repetición busca reforzar la conducta de mover la pata un poco más adelante,
hasta que tu perro termine echándose.
En el caso que quieras hacer que tu perro se eche desde la posición de parado, también
puedes mover la comida hacia atrás de su cabeza (por un costado), pero hazlo solamente
cuando su pecho ya toca el suelo. Este movimiento desequilibrará a tu perro lateralmente y
hacia atrás, por lo que tendrá que echarse.

Cuando consigas que tu perro se eche con facilidad, ya puedes proceder como se indica en el
primer criterio del procedimiento regular para enseñarle a los perros a echarse.
Este procedimiento no es un moldeado de la conducta en el sentido estricto, sino una
combinación de atracción y reforzamiento de aproximaciones sucesivas. Sin embargo, para
fines prácticos simplemente lo llamaremos moldeado, aunque no sea el término correcto.
Captura la conducta cuando tu perro se echa
espontáneamente
Practica este ejercicio en el baño o en cualquier otro lugar que sea terriblemente aburrido para
tu perro.

  115 
Toma una revista, siéntate y empieza a leer (o simula que lo haces), pero observa a tu perro de
reojo. Luego simplemente espera. En algún momento tu perro se aburrirá y se echará.
El momento en que tu perro se eche, haz click y dale un pedacito de comida. Luego vuelve a
ignorarlo y "lee" tu revista. Cuando se vuelva a echar, vuelves a hacer click y darle un pedacito
de comida. Repite el procedimiento hasta que tu perro comprenda que recibe comida y
atención cada vez que se echa.
Cuando tu perro haya comprendido la idea, empezará a ofrecer "echados" con frecuencia
cuando esté en el baño o el lugar que hayas escogido para practicar este ejercicio. En este
momento puedes empezar con el Criterio 2 del procedimiento regular para enseñarle a los
perros a echarse, pero hazlo en el baño o el lugar en que hayas practicado antes. Más
adelante podrás generalizar los ejercicios en otros lugares.
Si usas este procedimiento, asegúrate que el suelo del baño (o el lugar aburrido que elijas) no
sea ni muy frío ni muy caliente porque tu perro no se echará ni en un millón de años. Si es
necesario, pon una mantita para que él pueda echarse cómodamente.
También asegúrate de darle los pedacitos de comida de manera que él tenga que levantarse
para recibirlos. En caso contrario quizás se quede echado todo el tiempo y no aprenda que lo
que quieres es el movimiento de echarse. Puedes lanzar los pedacitos de comida al suelo,
lejos de la boca de tu perro, o dárselos con tu mano, pero sin acercarla mucho a su boca.

  116 
Entrena a tu perro para acudir al
llamado
Entrenar a tu perro para que acuda al llamado es uno de los ejercicios más importantes de
la obediencia canina.
Los perros que acuden al llamado tienen más libertad para jugar con sus amigos en el parque,
ir a pasear al campo y estar seguros en cualquier lugar. Además, un llamado confiable puede
salvar la vida de tu perro en determinadas circunstancias.
Con este artículo aprenderás a entrenar a tu perro para acudir al llamado desde distancias
cortas y en ambientes sin distracciones, y se quede junto a ti por un segundo. Con esa basa
podrás profundizar el adiestramiento posteriormente. De todos modos, en el futuro escribiré
una versión más completa del adiestramiento canino para acudir al llamado.
Ten en cuenta que tu perro todavía no conoce esta orden, así que no debes soltarlo en lugares
abiertos.
Practica este ejercicio en un lugar cerrado y sin distracciones. De preferencia, empieza a
practicar el llamado después que tu perro aprendió a reconocer su nombre. Esto te facilitará las
cosas.
Tu perro acude cuando retrocedes unos pasos (Criterio
1)
Acerca un pedacito de comida a la nariz de tu perro para llamar su atención, y retrocede
dos o tres pasos al mismo tiempo que acercas la comida a tu cuerpo. Luego detente.
Cuando tu perro llegue a ti, haz click y dale la comida.
Repite el procedimiento entre tres y cinco veces, pero en cada repetición acerca menos
la comida a la nariz de tu perro hasta que solamente tengas que retroceder unos pasos
para que tu perro te siga. En este punto, deja de tener la comida en tu mano cada vez
que retrocedes. Simplemente camina unos pasos hacia atrás y cuando tu perro te
alcance, haz click, saca un pedacito de comida de la riñonera y dáselo.
Si tu perro se queda quieto cuando retrocedes, haz el sonido de un beso o aplaude un
par de veces para captar su atención y estimularlo a que te siga. También prueba
retrocediendo más rápido.
Practica en sesiones cortas, hasta que logres que tu perro te siga el 80% de las veces
que retrocedes, en dos sesiones de adiestramiento consecutivas. Luego pasa al
siguiente criterio.
Tu perro acude y se queda un segundo junto a ti
(Criterio 2)
Repite un par de veces el procedimiento del criterio anterior para que tu perro recuerde

  117 
de qué se trata este ejercicio. Luego haz el mismo procedimiento pero aumenta
gradualmente el tiempo que transcurre entre que tu perro te alcanza y que haces click.
Cuando tu perro te alcance, simplemente cuenta mentalmente "Uno", haz click, toma la
comida de la riñonera y dásela.
Si tu perro no espera mientras cuentas mentalmente "Uno", empieza contando "Un", o
incluso un instante más corto. Poco a poco aumenta el tiempo que tu perro permanece a
tu lado, hasta un segundo. Si puedes aumentar más este tiempo, hazlo, pero no te
olvides que el criterio que persigues es que tu perro permanezca junto a ti sólo por un
segundo.
Tu perro acude mientras mueves los brazos (Criterio 3)
Repite el procedimiento del Criterio 1, pero mueve tus brazos mientras retrocedes. En
las primeras repeticiones de este criterio de adiestramiento canino, mueve tus brazos
lentamente para no confundir a tu perro. Poco a poco aumenta el movimiento que haces
con tus brazos.
Cuando tu perro te alcance, haz click y dale la comida, pero sigue moviendo tus brazos
mientras haces click.
Puedes hacer dos o tres repeticiones del Criterio 1 antes de empezar las sesiones de
adiestramiento.
Tu perro acude y se queda un segundo junto a ti
mientras mueves los brazos (Criterio 4)
Repite el procedimiento del Criterio 2, pero mueve tus brazos mientras
retrocedes. Sigue moviendo tus brazos cuando te has detenido y estás contando "Uno"
mentalmente.
En las primeras repeticiones, el movimiento de tus brazos debe ser lento y no muy
pronunciado. Poco a poco aumenta la intensidad y velocidad de ese movimiento.
El beneficio de este ejercicio es que ayuda a generalizar la conducta frente a
distracciones muy ligeras.
Tu perro acude cuando lo llamas (Criterio 5)
Repite el procedimiento del Criterio 1, pero di "Aquí" antes de retroceder. Cuando notes
que tu perro responde correctamente a la orden, practica los demás criterios de este
ejercicio, pero diciendo "Aquí" antes de retroceder.
En este criterio introduces la orden de adiestramiento canino.
Nota Si usas la orden "OK" en lugar del clicker, no uses "Aquí" para llamar a tu perro.
Las dos órdenes pueden sonar muy parecidas, así que es mejor que uses otra orden
para llamar a tu perro. Acá, Here (pronunciado "jier") u otras órdenes pueden servirte.
Tu perro acude sin orden formal en diferentes
situaciones de la vida cotidiana (Criterio 6)
Aprovecha para hacer que tu perro acuda en diferentes situaciones de la vida cotidiana,

  118 
pero todavía no uses la orden en cualquier lugar. Simplemente haz el sonido de un beso
(lanza un beso al aire) y si tu perro acude a ti, haz click y dale un pedacito de comida.
También puedes retroceder unos pasos cuando te mira, para estimularlo a seguirte.
Practica esto en diferentes situaciones de la vida cotidiana, pero no en sesiones
formales. Hazlo unas tres veces por día, independientemente de las sesiones formales
de adiestramiento canino.
Al hacer esto, asegúrate que no haya distracciones que puedan competir contigo. Por
ejemplo, no practiques este criterio cuando tu perro está jugando con otros perros.
Practica este criterio cuando tu perro está sin nada que hacer en la sala, en el jardín, etc.
Cuando notes que tu perro responde con mucha frecuencia al sonido del beso, puedes
empezar a usar la orden "Aquí" para llamarlo en diferentes situaciones, pero
probablemente necesites practicar más para llegar a este punto.
Posibles problemas al entrenar a tu perro para acudir al
llamado
Algunos problemas que puedes enfrentar al entrenar a tu perro para acudir al llamado
son:
- Tu perro no acude cuando retrocedes
Si tu perro no te sigue cuando retrocedes, quizás sea necesario que busques un lugar
diferente para entrenar. La clave del adiestramiento de perros para acudir al llamado es
que tú seas lo más atractivo para tu perro en el lugar de adiestramiento.
Es muy probable que tu perro no acuda si existen otras distracciones. Todavía no está
listo para responder en presencia de distracciones.
Si piensas que el lugar es el adecuado, haz una serie rápida de entregarle pedacitos de
comida. Dale a tu perro unos cinco pedacitos de comida rápidamente antes de empezar
la sesión de adiestramiento, para que esté atento.
- Tu perro te salta encima cuando llega hasta ti
Si tu perro te salta encima cada vez que acude, debes hacer click antes que te salte
encima y lanzar el pedacito de comida al suelo. Otra alternativa es que le des la comida
desde tu mano, pero agachándote lo suficiente como para que tu perro tenga que bajar
su cabeza en lugar de mirar hacia arriba.
Es importante que tu perro no te salte encima cuando acude al llamado porque esa
conducta es difícil de erradicar.
- Tu perro acude cuando retrocedes pero no cuando usas la
orden
Es posible que la orden que usas esté "envenenada". Muchos perros aprenden que sus
nombres y la orden "Aquí" (o "Ven aquí") significa algo malo, porque son castigados
después de esas órdenes.
Si has usado alguna orden para llamar a tu perro y lo has castigado por acudir, habrás

  119 
estropeado esa orden porque tu perro la habrá asociado con cosas negativas. Por otra
parte, si has estado usando una orden para llamar a tu perro pero no has entrenado la
conducta hasta que sea altamente confiable, es probable que tu perro haya aprendido
que es más gratificante ignorar tu llamado.
En cualquiera de esos casos, usa una orden diferente que tu perro no conozca.
- Tu perro no acude fuera de casa
Tu perro no está listo para acudir al llamado en presencia de distracciones. De hecho, ni
siquiera está listo para acudir al llamado a gran distancia en ambientes libres de
distracciones.
Por el momento no uses la orden para llamar a tu perro más que en las sesiones
formales de adiestramiento. Si sacas a pasear a tu perro, todavía no lo sueltes en
lugares que no están cercados. Él no está listo para responder adecuadamente a tu
llamado en esas circunstancias y puede ser peligroso que le quites la correa en la calle.
Precauciones al llamar a tu perro
Nunca llames a tu perro para castigarlo ni para someterlo a actividades que no le gustan
(por ejemplo, bañarlo). Si necesitas sujetar a tu perro para algo que no le gusta, acércate
hacia él en lugar de llamarlo. De esta manera no estropearás la orden para acudir al
llamado.
Ten en cuenta que algunas actividades que no parecen desagradables pueden serlo. Por
ejemplo, si sueltas a tu perro para que juegue con otros perros en algún lugar cerrado,
no lo llames para irte. Si lo haces, tu perro aprenderá que obedecer al llamado significa
terminar la diversión. En todo caso, acércate a él para sujetarlo o atráelo con algún
juguete.

  120 
Alternativas para entrenar a tu perro
para acudir al llamado
En este artículo te presento dos alternativas para entrenar a tu perro para acudir al
llamado. La primera consiste en el juego del llamado, y es similar al juego del nombre.
La segunda alternativa es una variante del procedimiento regular para entrenar el llamado, que
es útil para conseguir que tu perro se aleje de ti lo suficiente como para que puedas llamarlo.
Esta alternativa te servirá si tu perro no se te despega ni un instante.
El juego del llamado
Practica este ejercicio en un lugar cerrado y sin distracciones, con tu perro libre de la correa.
Párate frente a una amiga, a unos cinco metros de distancia aproximadamente. Tanto tú como
tu amiga tienen una riñonera con pedacitos de comida que le interesan a tu perro.
Haz un sonido de beso (lanza un beso al aire), u otro sonido que llame la atención de tu perro.
Cuando tu perro te mire, muéstrale la comida en tu mano y espera a que se te acerque.
El momento en que tu perro se te acerca, haz click y dale la comida. Después de darle la
comida, mira hacia el techo e ignora a tu perro. En este momento, tu amiga hace el sonido de
beso y atrae al perro mostrándole la comida. Cuando tu perro se le acerca, ella hace click, le da
la comida y se queda mirando al techo.
Entonces, tú vuelves a hacer el sonido de beso y atraer a tu perro, repitiendo todo el
procedimiento.
Haz unas cinco a ocho repeticiones con la comida en la mano y luego trata de atraer a tu perro
sin tener la comida en tu mano. Puedes hacer cualquier sonido y movimiento para conseguir
que tu perro acuda a ti, pero no debes usar la orden "Aquí" (o la orden que hayas decidido usar
para llamar a tu perro).
En algún momento tu perro comprenderá que la idea del juego es acercarse a la persona que
hace el sonido. En ese momento empezará a ir desde donde estás tú hasta donde está tu
amiga y viceversa.
Cuando ocurra esto, aumenta gradualmente la duración entre el click y la presentación de la
comida, hasta un segundo. Haz esto en la manera explicada en el procedimiento regular para
entrenar a tu perro para acudir al llamado. La única diferencia es que son dos personas las que
llaman al perro.
Luego procede con los criterios de adiestramiento explicados en el procedimiento regular,
hasta que introduzcas la orden, siempre tomando en cuenta que en este juego son dos las
personas que llaman al perro.
Pueden practicar este juego entre más de dos personas, pero trata que el número de personas
no sea superior a seis durante las primeras sesiones.
Variante del procedimiento regular
  121 
Esta variante es útil si tu perro no se te despega ni un instante, o si por alguna razón no puedes
retroceder unos pasos.
Pon el recipiente (vacío) de comida de tu perro en el lugar de adiestramiento. Aléjate de él uno
o dos pasos y lanza un pedacito de comida adentro. Asegúrate que tu perro vea esto, para que
vaya a buscar la comida en su plato.
Repite el procedimiento un par de veces y luego atrae a tu perro mostrándole la comida en tu
mano. Cuando él se acerca, haces click y lanzas la comida al recipiente.
Repites el procedimiento en la misma forma que en el procedimiento regular para entrenar a tu
perro para acudir al llamado, con la ventaja que no tienes que retroceder y tu perro se aleja un
poco después de cada click.
Haz los criterios de adiestramiento explicados en el procedimiento regular para enseñarle a tu
perro a acudir al llamado.
Si lo deseas, puedes lanzar la comida al suelo en lugar de usar el recipiente de comida de tu
perro. Sin embargo, para muchos perros (especialmente cachorros) es más fácil encontrar la
comida si saben que va a caer en un recipiente.

  122 
Entrena a tu perro para pararse a la
orden
Entrenar a tu perro para pararse a la orden no es un ejercicio obligatorio de la obediencia
canina, pero es un ejercicio útil para cuando empieces a entrenar formalmente la discriminación
de órdenes.
También es un ejercicio útil en algunas situaciones de la vida cotidiana como, por ejemplo,
cuando necesitas que tu perro se quede quieto sobre una superficie que está mojada. Si el
suelo está mojado no querrás que tu perro se eche o se siente.
El resultado que debes conseguir con este ejercicio es que tu perro se pare sobre sus cuatro
patas cuando le das la orden.
Los criterios que entrenarás son: tu perro se levanta cuando haces la señal, tu perro se queda
parado por un segundo, tu perro se levanta aunque tú estés caminando o trotando, tu perro se
queda parado por un segundo aunque tú te estés moviendo, tu perro se levanta cuando dices
la orden.
Practica este ejercicio en un lugar cerrado y sin distracciones.
Tu perro se levanta cuando haces la señal (Criterio 1)
Guía a tu perro con la comida para que se siente frente a ti. No hagas la señal para sentarse ni
des la orden. Simplemente guíalo con la comida en tu mano.
Cuando se haya sentado, acércate a él con pasitos cortos y hablándole con una voz aguda y
alegre para estimularlo a levantarse. Tienes que dirigirte de frente hacia él, pero sin
atropellarlo.
En algún momento tu perro se levantará, ya sea por el estímulo de tu voz o porque le parece
que vas a caminar sobre él. El momento en que tu perro levante el trasero del suelo, haz click y
dale la comida.
Es importante que hagas click cuando tu perro levanta su trasero del suelo, porque él puede
dar un par de pasos rápidamente. No quieres enseñarle a dar un par de pasos, sino solamente
a levantarse.
Repite el procedimiento unas cinco veces. A partir de la quinta vez, haz lo mismo, pero guía a
tu perro a la posición de sentado sin tener la comida en la mano. Si no puedes hacerlo, haz la
señal para que se siente (dirige tu mano hacia tu hombro) pero no des la orden. Cuando
consigas que tu perro se levante, haz click, toma un pedacito de comida de la riñonera y
dáselo.
Repite el procedimiento hasta que notes que tu perro se levanta cada vez que das un paso
cortito hacia él. Ésta será la señal que usarás por el momento para conseguir que tu perro se
levante.
Si prefieres practicar este ejercicio empezando con tu perro en la posición de echado, lo mejor

  123 
es que lo guíes con la comida para levantarse. Primero guíalo con la comida hasta que se eche
(sin señal ni orden, sólo guíalo con la comida). Luego aleja lentamente la comida de su nariz,
hacia adelante y un poquito hacia arriba.
No lleves la comida muy arriba porque tu perro se sentará. Tampoco la mantengas al nivel del
suelo porque tu perro se arrastrará.
El momento en que tu perro se levante, haz click y dale la comida. Tienes que hacer click antes
que tu perro de un paso hacia adelante. De preferencia, también dale la comida sin que se
adelante.
Repite unas cinco veces y luego deja de tener la comida en la mano. La señal que usarás en
este caso para que tu perro se levante, será el mismo movimiento que hacías con la mano para
guiar a tu perro, sólo que sin estar sujetando la comida.
Tu perro se queda parado por un segundo (Criterio 2)
Repite el mismo procedimiento del criterio anterior, pero cuenta mentalmente "Uno" antes de
hacer click. Si es necesario, empieza con intervalos más cortos (por ejemplo, contando "Un" en
lugar de "Uno"), hasta que consigas que tu perro se quede parado por un segundo antes de
hacer click.
No te olvides de darle a tu perro la comida después de cada click que hagas.
Puedes hacer dos o tres repeticiones del Criterio 1 antes de empezar cada sesión de
adiestramiento canino.
Tu perro se levanta aunque tú te estés moviendo
(Criterio 3)
Haz el mismo procedimiento que en el Criterio 1, pero muévete mientras haces la señal para
que tu perro se levante.
Si le enseñaste a tu perro a levantarse cuando haces un pasito corto hacia él, mueve tus
brazos mientras haces el pasito.
Si le enseñaste a tu perro a levantarse con una señal de tu mano, trota sobre tu sitio mientras
haces esa señal.
Tu perro se queda parado por un segundo aunque tú te
estés moviendo (Criterio 4)
Haz el mismo procedimiento que en el Criterio 2, pero muévete como en el Criterio 3.
Tu perro se levanta cuando dices la orden (Criterio 5)
En este criterio de adiestramiento introduces la orden. Simplemente haz el mismo
procedimiento que en el Criterio 1, pero di "En pie" (o la orden que prefieras) antes de hacer la
señal para que tu perro se levante.
Practica hasta que tu perro se levante solamente con escuchar la orden.
Posibles problemas al entrenar a tu perro para pararse
a la orden
Asegúrate de hacer click en el momento en que tu perro se levanta. En este ejercicio mucha

  124 
gente hace click muy tarde, cuando el perro ya ha dado uno o dos pasos.
Por supuesto, debes empezar este ejercicio después que tu perro ha aprendido a sentarse y/o
echarse, y es capaz de mantener esas posiciones por un segundo.
Si tu perro no se levanta con este procedimiento, intenta con las alternativas para enseñarle a
tu perro a pararse a la orden.

  125 
Alternativas para entrenar a tu perro
para pararse a la orden
Si no conseguiste entrenar a tu perro para parase a la orden con el procedimiento regular,
intenta alguna de estas alternativas que seguramente te servirán.
La primera alternativa se basa en la atracción, que es una de las estrategias para entrenar
nuevas conductas de los perros.
La segunda alternativa se basa en la captura que es la estrategia más simple para entrenar
nuevas conductas de los perros.
Guía a tu perro con la comida para que se levante
Guía a tu perro con la comida para que se siente. Cuando él está sentado, mueve la comida
por debajo de su quijada, hacia su garganta.
Para poder tomar la comida, tu perro tendrá que moverse hacia atrás, por lo que terminará
levantándose. En ese momento haz click y dale la comida.
Repite el procedimiento hasta que tu perro se levante con facilidad desde la posición de
sentado. Durante las repeticiones que hagas, trata de reducir el movimiento que haces con tu
mano, hasta que solamente necesites una señal sencilla.
A partir de ese momento, deja de sujetar la comida en tu mano y pídele a tu perro que se
levante solamente con la señal. Cuando lo haga, haz click, toma un pedacito de comida de tu
riñonera y dáselo.
Asegúrate de guiar con la comida hacia atrás y no hacia abajo. Si mueves mucho la comida
hacia abajo, tu perro terminará echándose.
Cuando hayas conseguido que tu perro se levante con la señal el 80% de las veces en dos
sesiones consecutivas, puedes continuar con el segundo criterio de adiestramiento del
procedimiento regular para entrenar a tu perro para pararse a la orden.
Captura la conducta de tu perro cuando se levanta
espontáneamente
Esta estrategia de adiestramiento canino es más sencilla, pero requiere que tengas a la mano
el clicker y los pedacitos de comida todo el tiempo.
Solamente espera a que tu perro se levante en cualquier momento durante su rutina cotidiana.
En ese momento haz click y dale un pedacito de comida. Poco a poco notarás que empieza a
ofrecer "parados" para conseguir la comida. Cuando ocurra esto, empieza a asociar una señal
con la conducta. Simplemente haz una señal con tu mano antes que tu perro se levante.
Cuando tengas la señal consolidada, puedes comenzar con el segundo criterio de
adiestramiento del procedimiento regular para enseñarle a tu perro a pararse a la orden.

  126 
Enséñale a tu perro a ignorar cosas
Enseñarle a tu perro a ignorar cosas es un excelente ejercicio de autocontrol, y es algo que
todos los perros deberían aprender.
Este ejercicio no es considerado en los manuales de adiestramiento canino tradicionales,
porque con las técnicas tradicionales se entrena a los perros para limitar sus comportamientos
espontáneos. En cambio, en el adiestramiento con clicker, es necesario enseñar este ejercicio
de obediencia canina porque los perros son entrenados en base a la emisión espontánea de
comportamientos.
El ejercicio de enseñarle a los perros a ignorar cosas, también conocido como "Deja" o "Zen
canino", es una extensión del ejercicio en el que se les enseña a los perros a reconocer sus
nombres.
El criterio final de adiestramiento canino que debes conseguir es que tu perro ignore por un
segundo la comida que tienes en tu mano abierta.
Tu perro ignora la comida por un instante (Criterio 1)
Tu perro ya debe ser capaz de reconocer su nombre antes de empezar este criterio de
adiestramiento.
Haz entre dos y tres repeticiones del primer criterio para enseñarle a tu perro a reconocer su
nombre. Es decir, acerca tu mano con un pedacito de comida a la nariz de tu perro,
manteniendo tu puño cerrado para proteger la comida. Cuando tu perro te mire a los ojos por
un instante, haz click y dale la comida.
Después de la segunda o tercera repetición, empieza a entrenar la orden "Deja". Para esto,
acerca la comida a la nariz de tu perro con tu mano abierta. El pedacito de comida debe estar
en la palma de tu mano.
Si tu perro intenta tomar la comida de tu mano, cierra rápidamente la mano, de tal forma que la
comida quede encerrada en tu puño. Cuando tu perro deje de mirar tu puño cerrado, ábrelo
nuevamente.
El momento en que tu perro deje de mirar la comida, haz click y dale un pedacito de comida.
No importa si tu perro te está mirando a los ojos o si mira a cualquier parte, siempre y cuando
deje de mirar la comida que tienes sobre la palma de tu mano.
Cómo entregarle la comida a tu perro Existen diversas opiniones sobre cómo se deben
entregar los pedacitos de comida a los perros cuando se entrena el ejercicio "Deja". Una forma
de hacerlo consiste en dejar caer la comida al suelo después que haces click. Otra forma
consiste en entregar un pedazo de comida que tienes en la otra mano, evitando que tu perro
tome la comida de la "mano prohibida". Finalmente, la otra forma de entregarle la comida a tu
perro, y que es la que me parece más cómoda, consiste en entregar el pedazo de comida que
tienes en la "mano prohibida" llevando tu mano hacia tu cuerpo antes de darle la comida a tu
perro. De esta forma, al perro se le facilita la comprensión de que el pedazo de comida no está

  127 
disponible antes del click.
En este ejercicio, las repeticiones exitosas son todas aquellas en que tu perro ignora
activamente la comida en tu mano abierta. Es decir cuando mira hacia otro lado. Cuando
alcances un 80% de repeticiones exitosas en dos sesiones sucesivas, pasa al siguiente criterio
de adiestramiento.
Ten en cuenta que todas las veces que tengas que cerrar tu mano para que tu perro no tome la
comida, son repeticiones fallidas. Por tanto, debes prestar mucha atención a cuantas veces
cierras tu mano para calcular la tasa de éxito de cada sesión de adiestramiento. Este criterio te
puede tomar varias sesiones.
Tu perro te mira a los ojos por un instante (Criterio 2)
Repite el mismo procedimiento del criterio anterior, pero esta vez debes hacer click y darle a tu
perro el pedacito de comida solamente cuando te mira a los ojos. Puedes moldear la conducta
de en la misma forma en que entrenaste a tu perro para reconocer su nombre.
Recuerda que todavía no usas ninguna orden para este ejercicio de obediencia canina.
Tu perro ignora la comida por un segundo (Criterio 3)
Repite el mismo procedimiento del Criterio 1, pero aumenta gradualmente el tiempo que tu
perro ignora la comida en tu mano abierta, hasta un segundo. Usa el procedimiento de los 300
picotazos para lograr esto.
Como solamente aumentarás la duración hasta un segundo, te resultará más fácil aumentar el
tiempo si cuentas mentalmente "un mil", en lugar de "uno". De esta forma, tendrás dos
períodos de medio segundo claramente identificados.
Pasa al siguiente criterio cuando tu perro pueda ignorar la comida por un segundo en ocho de
cada 10 repeticiones. Si deseas, puedes aprovechar estas repeticiones para aumentar más la
duración de este ejercicio, siguiendo el procedimiento de los 300 picotazos, ya que todas las
repeticiones subsiguientes tendrán una duración superior a un segundo. Ten cuidado, sin
embargo, de no exigir demasiado a tu perro en esta etapa.
Ten en cuenta que has levantado el criterio, así que no necesitas exigirle a tu perro que te mire
a los ojos. Durante este criterio es suficiente con que tu perro ignore la comida en tu mano
abierta, aunque no te mire a los ojos.
Tu perro ignora la comida y te mira a los ojos por un
segundo (Criterio 4)
Repite el mismo procedimiento del criterio anterior, pero exígele a tu perro que te mire a los
ojos. Es decir que solamente harás click y le darás la comida a tu perro cuando mantenga la
mirada por un segundo, ignorando la comida en tu mano abierta.
Pasa al criterio siguiente cuando hayas conseguido un 80% de éxito.
Tu perro ignora la comida en tu mano cuando dices
"Deja" (Criterio 5)
Repite el procedimiento del primer criterio, pero di "Deja" (o la orden que prefieras) antes de

  128 
acercar la comida a la nariz de tu perro. En este caso estás levantando el criterio de
adiestramiento canino, pero tu perro ya realizó varias repeticiones del ejercicio con diferentes
criterios. Por tanto, puedes empezar a exigir, de forma gradual, que te mire a los ojos.
Si puedes, también aumenta gradualmente la duración hasta un segundo después que dices la
orden, pero esto no es un requisito en esta etapa.
Posibles problemas al enseñarle a tu perro a ignorar
cosas
La mayoría de los problemas que se presentan al entrenar este ejercicio de obediencia canina
son los mismos que al enseñarle a tu perro a reconocer su nombre. Por tanto, ya sabrás como
solucionarlos.
Sin embargo, existe un problema adicional que es importante. Puede ser que tu perro sea más
rápido para tomar la comida de lo que tú eres para cerrar tu mano. Asegúrate que tu perro
nunca pueda tomar la comida antes de que tú hagas click. Es mejor "jugar a ganador" y cerrar
la mano antes de tiempo.
Ten en cuenta que un perro hambriento tendrá más dificultad para aprender este ejercicio. Por
tanto, es mejor que no lleves a cabo este ejercicio antes de las comidas de tu perro, sino un par
de horas después.

  129 
Entrena a tu perro para caminar sin
jalar la correa
Entrenar a tu perro para caminar sin jalar la correa es uno de los ejercicios más útiles, y a la
vez más difíciles, de la obediencia canina.
Este es un ejercicio muy útil porque te permitirá ir con tu perro a cualquier parte, sin
preocuparte por tener que controlarlo.
Al mismo tiempo es un ejercicio difícil de entrenar porque no requiere mucha precisión y tiene
una duración extrema. Parece irónico que un ejercicio de poca precisión sea difícil de entrenar,
pero la falta de precisión del ejercicio dificulta la evaluación los criterios de adiestramiento
canino.
De cualquier manera, una vez que consigas los criterios básicos explicados en este artículo, te
será más fácil continuar el adiestramiento de este ejercicio que es fundamental para todos los
perros.
Además de ser un ejercicio muy útil en la vida cotidiana, enseñarle a tu perro a caminar sin
jalar la correa también le enseñará autocontrol en diferentes circunstancias. Y ten por seguro
que la práctica de este ejercicio te ayudará a desarrollar tus habilidades de observación del
comportamiento canino, tu timing y tu tasa de reforzamiento.
Es importante que no confundas el caminar sin jalar la correa con el ejercicio de "Junto" de la
obediencia competitiva. "Junto" es un ejercicio de alta precisión en el que se les exige a los
perros que caminen al lado de sus guías, perfectamente alineados. Es algo así como un desfile
de dos, un perro y un humano, en el que se debe mantener la línea todo el tiempo.
En cambio, caminar sin jalar la correa sólo exige que los perros caminen cerca de sus guías,
sin arrastrarlos ni tensar la correa.
Antes de empezar a entrenar este ejercicio, tu perro debe estar acostumbrado a usar el collar y
la correa. Si todavía no ha aprendido a usar estos elementos, enséñale a tu perro a usar el
collar y la correa antes de empezar el adiestramiento de este ejercicio.
¿Porqué los perros jalan la correa al pasear?
Seguramente has visto muchas personas paseando a sus perros por las calles. Quizás
hayas notado que la mayoría de estos perros van muy adelantados, y la correa siempre
está tensa. En algunos casos, quizás hayas notado que los perros en realidad están
arrastrando a sus dueños, en lugar de ir paseando con ellos.
La razón por la que los perros jalan la correa es porque esta conducta es reforzada
desde que son cachorros. Esos perros que están acostumbrados a jalar la correa no
conocen otra manera de llegar a donde quieren ir.
Desde la perspectiva de sus dueños, el paseo es algo así como "este perro no me va a
hacer caminar más rápido", mientras que la perspectiva del perro es algo así como "este

  130 
humano es tan lento que tengo que jalar mucho para que camine un poquito".
Como el humano sigue a su perro cada vez que éste jala la correa, el perro aprende que
ésa es la forma correcta para llegar a donde quiere ir. Si quiere ir al parque debe jalar la
correa, si quiere saludar a otro perro debe jalar la correa, etc.
Ten muy en cuenta este aspecto, porque a partir de ahora tu perro no deberá llegar a
ningún lado cuando jala la correa. Desde este momento, jalar la correa se convertirá en
sinónimo de inmovilidad.
Para que comprendas mejor la dificultad de este ejercicio, imagina que eres un niño de
10 años y tu papá te lleva al cumpleaños de uno de tus amigos (si eres un niño de 10
años sólo imagínate el cumpleaños, jeje). Pero cuando llegan ahí, tienes que estar al
lado de tu papá todo el tiempo, sin importar que los otros niños estén jugando, que en el
patio trasero haya un espectáculo de magia o que el cumpleañero (medio loco) esté
regalando Wii o Supernintendos a los niños más activos. ¿Te quedarías al lado de tu
papá?
Bueno, ese escenario es similar a lo que exigimos a nuestros perros cuando tienen que
caminar sin jalar la correa en la calle o en el parque.
Tu perro camina 15 pasos con la correa floja en un
ambiente sin distracciones (Criterio 1)
Estás con tu perro sujeto a la correa, en un lugar tranquilo y sin ningún tipo de
distracciones (el lugar de adiestramiento canino). Sujeta la correa con tus dos manos,
pegadas contra tu barriga para que tu perro no las pueda mover si jala la correa.
Espera a que tu perro esté tranquilo (sin saltar, ladrar, etc.) y sin tensar la correa.
Entonces, haz click y dale un pedacito de comida. Inmediatamente, y sin darle tiempo a
tu perro para que se aleje, haz click nuevamente y dale otro pedacito de comida. Repite
esto entre cinco y 10 veces.
Como estarás con las dos manos ocupadas sujetando la correa, es mejor que hagas
click con la lengua o uses una palabra corta y bien diferenciada. No te preocupes si
antes no has cargado estos reforzadores condicionados. Al hacer el ejercicio los
cargarás.
¿Qué es una correa floja? Debes tener muy claro qué es una correa floja para poder
hacer click cuando esto ocurre. La correa estará floja, es decir que no estará tensa,
cuando cuelgue completamente formando una "U". Si la correa no forma una "U", está
tensa aunque tu perro no esté jalando con fuerza.
Después de haber hecho click unas cuantas veces cuando la correa está floja, empieza a
caminar. Da un paso y, si tu perro mantiene floja la correa, haz click y dale otro pedacito
de comida.
Luego, da dos pasos y, si tu perro mantiene floja la correa, haz click y dale un pedacito
de comida.

  131 
Repite el procedimiento aumentando un paso en cada repetición. Como puedes ver,
estás aplicando el procedimiento de los 300 picotazos para aumentar gradualmente los
pasos que das sin que tu perro jale la correa.
El momento en que tu perro tense la correa, retrocede hasta el punto de inicio y vuelve a
empezar el procedimiento, dando un solo paso. No necesitas volver a hacer click varias
veces antes de empezar a caminar, pero empieza desde el primer paso.
Si no tienes un lugar de adiestramiento suficientemente largo como para dar 15 pasos,
camina en círculos. En este caso, cuando tu perro tense la correa, retrocede algunos
pasos hasta que tu perro vuelva a estar cerca de ti sin tensar la correa.
No es necesario que retrocedas muchos pasos, pero sí es necesario que tengas
suficiente espacio como para retroceder al menos dos o tres pasos.
Cuando puedas caminar 15 pasos sin que tu perro jale la correa, en dos sesiones
consecutivas, pasa al siguiente criterio de adiestramiento. Recuerda que no necesitas
completar estos 15 pasos en una sola sesión de adiestramiento canino, sino que puedes
hacerlo en varias sesiones.
Para terminar la sesión, simplemente quítale la correa a tu perro y juega con él o dale
unos cuantos pedacitos de comida.
Nota que no usas ninguna orden para este ejercicio, y no la usarás en ningún criterio. La
única señal para que tu perro camine sin jalar la correa, es la correa misma. Por tanto, no
necesitas una orden adicional.
Tu perro camina 15 pasos con la correa floja hasta un
punto focal (Criterio 2)
El procedimiento es similar al del criterio anterior, pero debes poner un punto focal en el
lugar de adiestramiento y caminar en línea recta hasta ese punto sin que tu perro jale la
correa. El punto focal debe ser algo que tu perro quiera conseguir. Puede ser una puerta
(si tu perro quiere ir a otro lugar), un juguete, un recipiente con un poco de comida, una
persona, etc. Sin embargo, todavía no debe ser una atracción muy intensa.
Empieza a caminar hacia el punto focal. Das un paso y, si tu perro mantiene floja la
correa, haces click y le das un pedacito de comida. Continúas caminando y das dos
pasos. Si tu perro mantiene floja la correa, haces click y le das la comida.
Sucesivamente aumentas un paso más hasta que puedes caminar 15 pasos hasta el
punto focal sin que tu perro jale la correa.
Si tu perro tensa la correa, retrocede hasta el punto de inicio y empieza el procedimiento
de nuevo.
Cuando llegues al punto focal sin que tu perro tense la correa, haz click y permítele que
alcance ese punto. Es decir, si tu punto focal es un recipiente con comida, permítele que
coma del recipiente. Si el punto focal es un juguete, permítele a tu perro jugar con él. Si
el punto focal es una puerta, permítele cruzarla (el recinto contiguo debe ser cercado y

  132 
seguro para tu perro). En cualquiera de estos casos, suelta la correa después de hacer
click y, si tu perro se te queda mirando, dale un pedacito más de comida.
Idealmente necesitarías un espacio que te permita caminar al menos 120 pasos hasta el
punto focal. La mayoría de la gente no tiene tanto espacio en un lugar sin distracciones.
Si no tienes tanto espacio, simplemente usa la mayor distancia posible entre el punto de
partida y el punto focal, y haz suficientes repeticiones como para caminar toda esa
distancia de una sola vez sin que tu perro jale la correa.
Por ejemplo, si el espacio que tienes te permite caminar solamente cinco pasos, la
secuencia de adiestramiento será similar a la siguiente:
1 paso, click, comida
1 paso, 2 pasos, click, comida
1 paso, 2 pasos, el perro tensa la correa
Retrocedes hasta el punto de inicio
1 paso, click, comida
1 paso, 2 pasos, click, comida
1 paso, 2 pasos, 3 pasos, click, comida
1 paso, 2 pasos, 3 pasos, 4 pasos, click, comida
1 paso, 2 pasos, 3 pasos, el perro tensa la correa
Retrocedes hasta el punto de inicio
1 paso, click, comida
1 paso, 2 pasos, click, comida
1 paso, 2 pasos, 3 pasos, click, comida
1 paso, 2 pasos, 3 pasos, 4 pasos, click, comida
1 paso, 2 pasos, 3 pasos, 4 pasos, 5 pasos, click, comida, sueltas la correa y permites
que el perro alcance el punto focal
Vuelves al punto de inicio
1 paso, 2 pasos, 3 pasos, 4 pasos, 5 pasos, click, comida, sueltas la correa y permites
que el perro alcance el punto focal (si el perro tensa la correa reinicias con un solo paso,
hasta que puedas caminar los 5 pasos de una sola vez; puedes hacerlo en varias
sesiones de adiestramiento)
Posibles problemas al enseñarle a tu perro a caminar
sin jalar la correa
- Tu perro se distrae con mucha facilidad
Entrena en un lugar diferente en el que no existan distracciones de ningún tipo. Este
ejercicio es difícil para los perros y tienes que empezar en un lugar muy tranquilo en el
que puedas controlar las distracciones.
También puedes hacer una secuencia rápida con cinco repeticiones de click-comida,
antes de empezar la sesión.

  133 
- Tu perro se vuelve loco cuando tomas la correa
Muchos perros se ponen como locos cuando sus dueños toman la correa. Esto es el
resultado del condicionamiento clásico, ya que a la mayoría de los perros les gusta
mucho salir a pasear.
Sujeta la correa varias veces durante el día, en ocasiones en que no vayas a sacar a
pasear a tu perro. Simplemente toma la correa y tenla contigo por un tiempo, ignorando
las "locuras" de tu perro. Luego, vuelve a dejarla en el lugar de costumbre y repite el
procedimiento varias veces. De esta forma extinguirás la conducta de tu perro.
Asegúrate de hacer este procedimiento tantas veces en un solo día que las conductas
que hace tu perro cuando se "vuelve loco" se extingan antes que tengas que volver a
sacarlo a pasear. Si no extingues esas conductas rápidamente, solamente estarás
poniéndolas en un programa de reforzamiento variable, y estarás haciéndolas más
resistentes a la extinción. Si es necesario, practica esto durante el fin de semana para
que puedas dedicarle suficiente tiempo al adiestramiento canino.
- Tu perro salta y ladra antes de que le pongas la correa
La respuesta al problema anterior te ayudará con este problema. Sin embargo, también
debes asegurarte de nunca ponerle la correa a tu perro si está muy entusiasmado. Antes
de ponerle la correa espera a que se tranquilice, incluso cuando vayas a sacarlo a
pasear. No le pongas la correa mientras no se controla.
- Tu perro te salta encima cuando empiezas a caminar
Detente, espera a que tu perro se tranquilice y dale un pedacito de comida cuando esto
ocurra. No le des la comida inmediatamente después que te saltó encima, sino que
espera unos segundos hasta que esté tranquilo. Luego retorna al lugar de inicio y vuelve
a empezar el adiestramiento.
Mantén una tasa de reforzamiento muy alta para no darle a tu perro tiempo para saltarte
encima.
- No puedes caminar en línea recta (Criterio 2) porque tu perro
va hacia todos lados
Existen muchas distracciones en el lugar de adiestramiento y tu perro encuentra
muchos puntos focales. Asegúrate que lo único que llame la atención de tu perro sea el
punto focal que has elegido. Si es necesario, cambia de lugar de adiestramiento.
- Tu perro tensa la correa aunque está cerca de ti
Si tienes una correa reglamentaria de dos metros, esto es imposible. Quizás estás
sujetando mucha correa en tus manos. Dale un poco más de correa a tu perro.
Si tienes un perro de raza pequeña (chihuahua, Yorkshire terrier, etc.) o un cachorrito,
quizás te resulte más fácil si consigues una correa un poco más larga, por ejemplo de
dos metros y medio.
- Tu perro se queda rezagado
Si tu perro se queda rezagado puedes guiarlo unas cuantas veces con la comida. Simplemente

  134 
muéstrale un pedacito de comida sobre la palma de tu mano y dáselo cuando se acerque a ti.
Si tu perro se tira al suelo y no quiere caminar, ten mucha paciencia con este procedimiento.
Quizás necesite más tiempo para aprender a usar el collar y la correa.
- No puedes pasear a tu perro sin que jale la correa
Tu perro todavía no está listo para pasear sin jalar la correa. No esperes que camine
perfectamente por la calle cuando todavía está aprendiendo a hacerlo en lugares sin
distracciones. Mientras tanto, revisa las alternativas para enseñarle a tu perro a caminar sin
jalar la correa, y al final de esa página encontrarás algunas estrategias útiles para pasear
perros que no están entrenados.

  135 
Alternativas para entrenar a tu perro
para caminar sin jalar la correa
El procedimiento regular para entrenar a tu perro para caminar sin jalar la correa funciona con
todos los perros cuando se realiza correctamente y en las condiciones adecuadas (lugar sin
distracciones, buen timing, tasa de reforzamiento elevada, reforzadores que motivan al perro,
etc.).
Sin embargo, en determinadas circunstancias pueden ocurrir problemas que dificulten ese
procedimiento. Si ese procedimiento no te está dando resultado para que tu perro aprenda a
caminar sin jalar la correa, aquí tienes algunas alternativas que puedes probar antes de llevar a
cabo el procedimiento regular. Una vez que estas alternativas te hayan ayudado, debes
proceder como está explicado en el procedimiento regular de adiestramiento para que tu perro
no jale la correa.
Las tres alternativas que aprenderás son: conviértete en un árbol, cansa a tu perro y moldea la
conducta sin correa.
Además, al final de esta página encontrarás algunas opciones que te pueden ayudar a pasear
a tu perro mientras todavía no está entrenado.
Conviértete en un árbol
No se quién le puso el nombre a este procedimiento de adiestramiento canino, pero es un
nombre adecuado. Es un procedimiento simple, pero no siempre es efectivo. De hecho es el
procedimiento menos efectivo, pero es útil para que aprendan los entrenadores o propietarios
inexpertos.
Simplemente empieza a caminar con tu perro sujeto a la correa, en el lugar de adiestramiento
en el que no hay distracciones. Cuando tu perro tense la correa, te detienes y "te conviertes en
un árbol". Es decir que te detienes y no te mueves ni un milímetro.
El momento en que tu perro deja de tensar la correa, cuando ésta cuelga formando una "U",
continúas caminando.
Haz esto entre tres y cinco minutos diarios, hasta que tu perro camine más o menos bien sin
jalar la correa en el lugar de adiestramiento. Luego procede como está explicado en el
procedimiento regular para enseñarle a tu perro a caminar sin jalar la correa, empezando con el
primer criterio de adiestramiento canino.
Moldea la conducta de tu perro sin correa
Este procedimiento es muy útil para quienes tienen dificultad al manejar la correa y la comida al
mismo tiempo. El procedimiento es similar al primer criterio del procedimiento regular para
enseñarle a tu perro a caminar sin jalar la correa, pero lo haces sin que tu perro esté sujeto a la
correa.
Con tu perro suelto y en el lugar de adiestramiento, comienza a caminar en círculos amplios

  136 
por todo el lugar. Si tu perro no te presta atención puedes llamar su atención dándole un
pedacito de comida.
Cada vez que tu perro esté cerca de ti, haz click y dale un pedacito de comida. Poco a poco,
intenta hacer que tu perro esté más cerca de ti, reforzando (click y comida) solamente cuando
tu perro está muy cerca de ti.
Practica dos o tres minutos cada día, hasta que notes que tu perro camina cerca de ti la mayor
parte del tiempo, y te sientas cómodo manejando la comida. Luego empieza el procedimiento
regular para enseñarle a tu perro a caminar sin jalar la correa, desde el primer criterio de
adiestramiento.
Si usas esta estrategia, úsala solamente en el lugar de adiestramiento. Te puedo asegurar que
no te gustará que tu perro esté pegado a ti todo el tiempo y en cualquier lugar de tu casa.
Cansa a tu perro antes de empezar la sesión de
adiestramiento
Algunos perros tienen mucha energía, especialmente si no reciben suficiente ejercicio, y deben
liberarla de alguna manera. Si tu perro es uno de esos, juega un poco con él antes de iniciar las
sesiones de adiestramiento, de tal forma que esté un poco cansado al momento de empezar a
entrenar.
Lánzale la pelota o cualquier cosa que le guste perseguir (y que no represente ningún peligro
para él) por unos cuantos minutos hasta que notes que está un poco cansado. Luego, empieza
la sesión de adiestramiento canino, tal como viste en el procedimiento regular para enseñarle a
tu perro a caminar sin jalar la correa.
Ten cuidado de no exigir demasiado con el juego porque de hacerlo no tendrá energía para el
adiestramiento. Además, asegúrate que el juego no sea muy intenso ni dure mucho si vives en
un lugar con clima muy caliente. Los perros no liberan el calor corporal tan fácilmente como los
humanos, y pueden sufrir choques térmicos que pueden ser fatales.
Cómo pasear al perro mientras está aprendiendo a
caminar con la correa
Tu perro está aprendiendo a caminar sin jalar la correa, pero todavía no está listo para hacer
eso en presencia de distracciones intensas como otros perros, niños jugando en el parque,
olores que llaman su atención y otras cosas de la vida cotidiana.
Como debes asegurarte de eliminar los tirones de correa también cuando paseas a tu perro,
aquí te presento algunas opciones que puedes intentar mientras tanto para pasear a tu perro
sin que jale la correa.
- Guía a tu perro con comida
Esto también se conoce como "el método del imán" y consiste en que pongas una salchicha
cocida u otra comida suave cerca de la nariz de tu perro. Mientras caminan por la calle le
permites a tu perro que vaya mordisqueando la salchicha, hasta que llegan al lugar que deseas
ir.

  137 
En ese lugar tienes que darle un poco más de libertad a tu perro, así que debería ser un lugar
en el que puedas soltarlo.
Si solamente es el lugar en que hace sus necesidades, pero no puedes soltarlo porque no es
un lugar seguro, quédate parado liberando la mayor cantidad de correa que puedas (sin
soltarla). Puedes usar una correa un poco más larga para esto. Espera a que tu perro haga sus
necesidades y continúa caminando guiando a tu perro con la comida en su nariz.
Estos paseos deberán ser cortos hasta que tengas mayor control sobre la conducta de tu perro.
Sin embargo, no significa que tu perro no pueda salir a pasear. Puedes hacer paseos cortos
pero con más frecuencia.
Por ejemplo, saca a tu perro a la calle tres veces en una hora en lugar de pasearlo por una
hora continua. Esto es sólo una medida temporal hasta que tu perro camine correctamente con
la correa.
- Guía a tu perro con juguetes
Es similar a la estrategia anterior, pero guías a tu perro con un juguete en lugar de hacerlo con
comida. Incluso puedes llevar a tu perro jugando al tira y afloja todo el tiempo. Recuerda que es
sólo una medida temporal.
- Ponle a tu perro un arnés contra tirones
En las tiendas para mascotas y las veterinarias se venden arneses contra tirones. Estos
arneses (pecheras) están diseñados de tal forma que impiden o reducen los tirones del perro.
Existen dos variedades de estos productos.
La primera variedad es un arnés que se cierra presionando las costillas cada vez que el perro
jala la correa. No es muy efectivo y puede resultar incómodo para algunos perros (¿Quizás
incluso doloroso? Quién sabe). Sin embargo, puede ayudar con perros que no jalan con mucha
fuerza.
La segunda variedad es un arnés que tiene adelante (en el pecho) la argolla en la que se une
la correa. Entonces, cada vez que el perro tensa la correa, se desequilibra y gira en lugar de
avanzar. Este tipo de arnés contra tirones es más efectivo que el anterior. La desventaja es que
la fricción puede lastimar el pelaje y la piel de los perros que jalan la correa con mucha
frecuencia.
No intentes modificar un arnés (pechera) normal para que se convierta en un arnés contra
tirones, porque estos últimos tienen un diseño completamente diferente. La argolla adelante no
es la única diferencia.
Pide que te expliquen el uso adecuado del arnés cuando lo compres, para no cometer errores
ni lastimar a tu perro durante los paseos.
- Ponle a tu perro un ronzal o collar de cabeza
Además de los arneses contra tirones, existe otro dispositivo que se conoce como "ronzal",
"collar de cabeza" o "Halti". Es similar a una brida de caballo y mucha gente lo confunde con un
bozal.
La ventaja de este dispositivo es que permite manipular la cabeza del perro de forma similar a

  138 
la que se manipula la cabeza de un caballo. Por tanto, se puede guiar al perro con mucha
facilidad y el animal no puede hacer la fuerza suficiente como para jalar a la persona.
El collar de cabeza se usa frecuentemente (aunque no siempre) como dispositivo auxiliar del
collar normal. El perro lleva el collar normal sujeto a una correa y el collar de cabeza sujeto a
otra correa. Cuando el perro jala la correa, el primer impacto lo recibe el cuello al ser
presionado por el collar normal. Entonces, el propietario redirige la atención de perro mediante
la correa que está unida al collar de cabeza.
Este dispositivo es efectivo, pero puede causar daños a la espina dorsal del perro si éste tensa
repentinamente y con fuerza la correa.
Por tanto, si vas a ponerle un collar de cabeza a tu perro, haz que un experto te explique la
forma correcta de usarlo. El uso de este dispositivo está fuera del alcance de este sitio porque
considero que no es un dispositivo necesario. Te lo presento para que sepas de qué se trata
porque muchos entrenadores lo recomiendan, pero recuerda que su uso debe ser explicado
personalmente por un experto.
Muy importante No pongas un collar de cabeza a tu perro si no has aprendido cómo usarlo
correctamente. Podrías causarle daños muy serios a tu mascota.
- Ponle un arnés normal a tu perro y déjalo jalar la correa
Seguramente has visto, aunque sea por televisión, a los famosos perros de trineo que son
capaces de arrastrar grandes cantidades de peso. O quizás has visto una exposición
especializada de pastor alemán y has notado que esos perros corren por delante de sus guías,
jalando la correa.
Ni los perros de trineo ni los pastores alemanes de exposición deben jalar la correa en otras
situaciones (aunque hay muchos que sí lo hacen). ¿Cómo logran sus entrenadores que los
perros jalen la correa solamente en ciertas circunstancias?
Lo consiguen mediante la estrategia de perfeccionar la conducta inapropiada del perro. Es
decir que les enseñan a los perros a jalar la correa cuando hay ciertos estímulos ambientales
(el equipo de trineo, la pista de exposición, etc.), pero a no jalarla cuando hay otros estímulos
ambientales.
Puedes hacer lo mismo con tu perro, enseñándole que es correcto que jale la correa si tiene
puesto un arnés normal, pero que no es correcto hacerlo si tiene puesto un collar.
Simplemente ponle el arnés para salir a pasear y permítele jalar la correa. Mejor aún,
estimúlalo a jalar la correa. Este arnés solamente lo usará cuando salga a pasear mientras no
esté completamente entrenado para caminar correctamente con la correa. Durante las
sesiones de adiestramiento, tu perro usará un collar normal (de hebilla) y no le estará permitido
jalar la correa.
Incluso puedes usar dos correas diferentes, una para pasear jalando la correa, y otra para
caminar sin jalar la correa durante las sesiones de adiestramiento.
Esta estrategia sólo te servirá si tienes más fuerza que tu perro, de tal forma que no te puede

  139 
arrastrar por las calles, y tienes suficiente paciencia y buen humor como para divertirte por
unas semanas cuando tu perro jala la correa.
- Elije la ruta adecuada
Es muy importante que elijas la ruta adecuada para pasear a tu perro, independientemente de
qué estrategia uses para pasearlo. Debes conocer las rutas de paseo posibles y elegir la que
presente menos distracciones, o las distracciones menos intensas.
Por ejemplo, si en una ruta posible hay un perro que ladra detrás de la reja y tu perro se
desespera cuando eso ocurre, elige una ruta diferente. Más adelante podrás pasear a tu perro
por ese lugar sin que jale la correa ni reaccione al perro ladrador, pero todavía no está listo
para superar ese desafío.
Elige rutas adecuadas en las que tu perro no encuentre distracciones intensas, y pasea por
esas rutas durante algunas semanas, hasta que tu perro camine correctamente en la calle con
la correa puesta.
Precauciones al pasear a tu perro con correa
A medida que tu perro aprenda a caminar sin jalar la correa, notarás algunos cambios en su
actitud durante los paseos.
Cuando tu perro empiece a caminar sin jalar la correa en la calle, debes tener mucho cuidado y
prestar mucha atención a su lenguaje corporal, especialmente si es un perro grande. Algunos
perros van caminando muy bien, con la correa floja, y de repente surge alguna distracción
intensa que los hace salir disparados.
Si el propietario está atento a estas reacciones repentinas, no pasa nada. Sujeta la correa con
firmeza y el perro no lo arrastra ni sale corriendo.
Sin embargo, si el propietario no está atento a estas reacciones, existen dos posibilidades. La
primera es que el tirón le quite la correa de las manos, con lo que el perro sale detrás de lo que
le llamó la atención (muy peligroso). La segunda posibilidad es que el perro desequilibre al
propietario, haciéndolo caer. Estas caídas pueden ser muy graves, ya que la persona está
desprevenida, y pueden terminar en lesiones como costillas rotas, brazos fracturados,
esguinces, dislocaciones de hombro y otras tantas.
No dejes que eso te ocurra. Mientras tu perro no tiene un adiestramiento confiable, presta
atención a su conducta y a las distracciones ambientales, cada vez que lo saques a pasear.

  140 
Entrena a tu perro para prestar
atención
Ya le enseñaste a tu perro a reconocer su nombre. Ahora le enseñarás a prestarte atención
con cierta frecuencia sin que digas su nombre ni hagas ninguna señal.
Es muy útil entrenar a tu perro para prestar atención sin ninguna señal, porque de esta manera
te aseguras que él estará pendiente de ti en lugares en los que existen distracciones. Así existe
un menor riesgo de que tu perro se pierda por un descuido.
Cómo enseñarle a tu perro a prestar atención
A diferencia de los demás ejercicios de obediencia canina, al enseñarle a tu perro a prestar
atención no entrenarás en un lugar libre de distracciones, sino que aprovecharás las
distracciones cotidianas desde el primer día del adiestramiento.
Aunque el adiestramiento de este ejercicio se realiza en sesiones formales, puedes llevarlo a
cabo aprovechando los paseos de tu perro y otras situaciones de la vida cotidiana.
Dirígete con tu perro a un lugar en el que existan algunas distracciones no muy intensas. Tu
perro debe distraerse, pero no tanto que nunca te mire. Si el lugar es cerrado y seguro para tu
perro, puedes soltarlo. Si el lugar es abierto (calles, parques, etc.) tu perro debe estar sujeto a
la correa.
Quédate quieto y espera. Tu perro olfateará el suelo, mirará todo lo que le llame la atención,
explorará el lugar y hará todo lo que le plazca. En algún momento, sin embargo, te mirará. En
ese preciso instante, haz click y dale un pedacito de comida.
Luego camina un poco para permitirle a tu perro explorar el ambiente (esto también actuará
como reforzador). Espera a que se distraiga nuevamente y repite el procedimiento.
Si tu perro está suelto en un lugar cerrado, puedes usar el clicker para hacer click. Si tu perro
está sujeto a la correa, quizás te resulte más fácil hacer click con la lengua o usar la orden de
liberación.
Ten en cuenta que el timing es extremadamente importante para este ejercicio. Quizás sea
más importante que para los demás ejercicios, porque las primeras veces tu perro sólo te
mirará por un instante, y quizás sólo sea una mirada accidental al explorar el ambiente.
Por tanto, asegúrate de usar el reforzador condicionado correcto para conseguir un buen
timing. Si necesitas un clicker para esto, busca la manera de hacer las primeras sesiones en un
lugar cerrado. O, si tu orden de liberación te parece muy larga, intenta con un click hecho con
la lengua.
Practica este ejercicio dos veces al día en sesiones cortas y no te preocupes por el número de
repeticiones que hagas. Lo que importa es que tu perro empiece a darse cuenta que mirarte de
vez en cuando tiene buenas consecuencias. Por tanto, puedes hacer sesiones muy cortas, con
tres repeticiones o un poco más. Por supuesto, si puedes hacer sesiones de 10 repeticiones,

  141 
hazlas.
Como llevas a cabo este ejercicio con distracciones, puedes aprovechar los paseos de tu perro.
Cada vez que lo saques a pasear, detente unas cuantas veces en la ruta y espera a que tu
perro te mire. Entonces haz click, dale un pedacito de comida y continúa caminando.
También aprovecha de hacer click y darle a tu perro un pedacito de comida cada vez que te
mira cuando están caminando.
Posibles problemas al enseñarle a tu perro a prestar
atención
Si pasa mucho tiempo sin que tu perro te mire espontáneamente, revisa las distracciones que
existen en el lugar. Quizás son muy intensas y necesitas un lugar con distracciones más leves.
También puedes moverte un par de pasos hacia el costado. Muchos perros prestan atención
cuando ocurre eso.
Asegúrate de no enfrentar a tu perro con cosas o situaciones que lo asustan. En ese caso, no
te prestará atención, sino que lo único que querrá hacer es escapar. Para que tu perro deje de
asustarse de algo, debes desensibilizarlo y contracondicionarlo a eso, pero ese es un tema
diferente y no forma parte del ejercicio de prestar atención.
Es muy importante que practiques este ejercicio en diferentes lugares, pero no dentro de tu
casa. Pocos perros son más molestos que los que te siguen y se te quedan mirando todo el
tiempo dentro de casa. Practica en el jardín, en la calle, en el pasillo del ascensor y en
cualquier lugar en que se te ocurra, pero no dentro de tu casa.
Precauciones al enseñarle a tu perro a prestar atención
Evita los lugares riesgosos y que asusten a tu perro. También evita las distracciones que
sobreestimulen a tu cachorro, o no podrá prestarte atención.
Si estás practicando en la calle con tu perro sujeto a la correa, presta atención a su lenguaje
corporal y anticipa cualquier tirón de correa. Es peligroso que un perro mediano o grande salga
corriendo cuando está sujeto a la correa, porque te puede causar daños severos con el tirón, o
hacerte caer.

  142 
Enséñale a tu perro a saludar
adecuadamente a las personas
La mayoría de las personas se divierten cuando los cachorritos les saltan encima, y estimulan
esta conducta acariciando a los perritos y jugando con ellos.
Cuando esos cachorritos adorables se convierten en perros adultos, aquello provoca un
problema de comportamiento que puede ser muy serio, especialmente en perros de razas
grandes: los perros que saltan sobre la gente.
Los perros que saltan sobre las personas pueden causar daños leves, como ensuciar la ropa, o
muy serios, como fracturas a niños y ancianos. Además, no todas las personas se sienten
cómodas con un perro que les salta encima, sin importar cuán amistoso sea el perro.
Por tanto, todos los perros deben aprender a saludar adecuadamente a las personas. Este
ejercicio no es común en las técnicas tradicionales de adiestramiento canino porque, con esas
técnicas de adiestramiento, los perros aprenden a limitar sus comportamientos espontáneos.
Sin embargo, es muy importante tomar en cuenta este ejercicio en el adiestramiento con
clicker, para evitar problemas futuros.
Si tu perro es todavía un cachorro pequeño, lo mejor que puedes hacer es ignorarlo cada vez
que te salta encima y acariciarlo solamente cuando está tranquilo. De esta forma estarás
extinguiendo la conducta de saltar y reforzando positivamente un comportamiento tranquilo.
El ejercicio que te explico a continuación está pensado para todos los perros que ya han
adquirido el hábito de saltar sobre la gente para saludarla (la mayoría de los perros), sean
éstos cachorros o perros adultos. Ten por seguro que este ejercicio pondrá a prueba tu
paciencia, tu timing y tu tasa de reforzamiento.
El ejercicio tiene un sólo criterio de adiestramiento, que consiste en que tu perro mantenga sus
cuatro patas en el suelo mientras saluda a las personas.
Tu perro mantiene sus cuatro patas sobre el piso
cuando saluda a las personas (Criterio 1)
Para entrenar este criterio necesitas un ayudante que hará las veces del visitante. Este
ayudante puede ser alguien que vive en tu casa o alguien que vive en otro lado, pero debe
estar ausente antes de empezar el ejercicio. Queda con tu ayudante para que llegue a tu casa
a una hora determinada (a partir de ahora lo llamaré visitante en lugar de ayudante).
El visitante llega a tu casa y toca el timbre. Abres la puerta y, antes que tu perro salte sobre él
(mientras todavía tiene sus cuatro patas sobre el suelo), haces click y el visitante le da un
pedacito de comida. Es buena idea que el visitante tenga varios pedacitos de comida en una
riñonera o en los bolsillos.
Inmediatamente después, y mientras tu perro todavía está con sus cuatro patas sobre el suelo,
haces click nuevamente y el visitante le da otro pedacito de comida. Repites esto mientras el

  143 
visitante entra a tu casa caminando lentamente para poder seguir dando los pedacitos de
comida.
Ten en cuenta que el criterio exige que tu perro tenga las cuatro patas sobre el suelo, pero no
exige que esté de pie. Tu perro puede estar parado, sentado o echado cuando saluda al
visitante.
Si tu perro salta sobre el visitante, éste se da la vuelta, ofreciendo su espalda al perro e
ignorándolo. Si el perro es muy molesto, el visitante puede salir de la casa cuando el perro le
salta encima. Lo importante es que el visitante ignore al perro cada vez que éste salta, y que
refuerce la conducta apropiada cada vez que el perro está con las cuatro patas sobre el suelo.
El visitante puede acariciar al perro mientras éste tiene las cuatro patas sobre el suelo.
Los juguetes en el adiestramiento de perros Algunos perros sienten mucha ansiedad cuando
llega alguien a la casa, y no pueden controlarse con facilidad. Después de dar el primer
pedacito de comida, el visitante puede darle al perro un juguete para que, al morder, el perro
libere la tensión y se calme.
Después que el visitante ha entrado a tu casa, sale y se va a dar una vuelta por un par de
minutos (puede dar la vuelta a la manzana). Tú actúas normalmente durante este tiempo,
ignorando a tu perro (mira televisión, cocina, haz lo que sea que hagas normalmente). Después
de dos o tres minutos, el visitante vuelve a tocar el timbre y repiten todo el procedimiento.
A medida que practiques este ejercicio, notarás que tu perro se va calmando cada vez que
llega el visitante. Cuando notes esto, empieza a aumentar el tiempo que pasa antes que haces
el primer click. Para esto, usa el método de los 300 picotazos.
Es decir que, poco a poco vas aumentando el tiempo que tu perro permanece tranquilo sin
hacer click ni darle un pedacito de comida, hasta que el visitante pueda entrar a tu casa y dar
algunos pasos (ignorando al perro), sin que tu perro le salte encima.
También debes practicar este mismo procedimiento cada vez que llegas a tu casa, actuando
como si fueses el visitante del ejercicio.
Cambia de visitante la mayor cantidad de veces para generalizar la conducta. Un día puede
ayudarte un amigo, otro día te puede ayudar tu prima, etc. Si es posible, varía los visitantes
incluso en un mismo día. Si no cambias de visitantes, tu perro aprenderá que no debe saltar
sobre una persona en particular (o sobre un tipo de personas), pero que está bien saltar sobre
las demás.
Posibles problemas al enseñarle a tu perro a saludar
adecuadamente a las personas
Si tu perro salta en todo momento y no encuentras el timing apropiado para hacer click, ponle
la correa justo antes de abrir la puerta. Entonces, el visitante entra a tu casa mientras tú sujetas
a tu perro para que no le salte encima y esperas a que se calme un poco. Cuando tu perro está
calmado y con las cuatro patas sobre el suelo, haces click y el visitante le da un pedacito de
comida.

  144 
De igual manera, ten a tu perro sujeto con la correa si sale disparado cada vez que abres la
puerta. Considera la seguridad de tu perro, y la de las personas, por encima de todo.
Jamás permitas que tu perro salte sobre ningún visitante que llega a tu casa, o estarás
reforzando esta conducta sin darte cuenta. Si es necesario, encierra a tu perro en un cuarto
mientras recibes algún encargo, la pizza o la correspondencia.

  145 
Enséñale a tu perro a ir a su cama
Entrenar a tu perro para que vaya a su cama y se quede allí, es un ejercicio muy importante del
adiestramiento de perros.
Este ejercicio no es común en la obediencia canina clásica, porque ésta se basa en ejercicios
diseñados para perros policías y militares que pasan la mayor parte de su "tiempo libre" en
caniles. Sin embargo, es muy importante entrenar a un perro mascota para que vaya a su
cama y se quede en ella.
Este ejercicio te servirá para que tu perro se quede en un lugar determinado cuando no quieres
que moleste a los visitantes, o en cualquier momento en que desees mantenerlo en un lugar
seguro, pero sin encerrarlo. También es un ejercicio muy útil para que los perros sigan
desarrollando autocontrol.
Entrena todos los criterios de adiestramiento en un lugar tranquilo, cerrado y sin distracciones.
Tu perro va a su cama, que está cerca de ti (Criterio 1)
Coloca en el suelo una manta, una cama para perros o un pedazo de alfombra (a partir de
ahora llamaré "cama" a todos esos objetos). Siéntate justo frente a esa cama, con el clicker en
una mano y un pedacito de comida en la otra.
Cuando tu perro se te acerque, se parará sobre su cama. En ese momento haz click y lanza el
pedacito de comida sobre la cama de tu perro. Repite el procedimiento varias veces, haciendo
click cuando tu perro está parado sobre su cama y lanzando un pedacito de comida sobre ella.
En una de cada ocho repeticiones, lanza el pedacito de comida fuera de la cama de tu perro.
Esto hará que salga de su cama, y tenga la oportunidad de volver a ella. Haz click cuando esto
suceda.
La forma más sencilla de conseguir que tu perro salga de su cama y vuelva a pararse sobre
ella, consiste en lanzar el pedacito de comida más allá del extremo opuesto de la cama (el lado
contrario al que tú estás cerca).
Repite el procedimiento varias veces, hasta que consigas el 80% de éxito en dos sesiones
consecutivas. Luego pasa al siguient criterio.
Tu perro va a su cama, que está lejos de ti (Criterio 2)
Aleja la cama de tu perro unos 10 centímetros, y repite el procedimiento del criterio anterior.
Ten en cuenta que la cama de tu perro estará un poco más lejos y tendrás que estar más
atento para hacer click cuando tu perro está sobre su cama y no cuando se te acerca.
Cuando hayas conseguido el 80% de éxito en dos sesiones consecutivas, haz lo mismo, pero
con la cama de tu perro a 20 centímetros de distancia.
De forma similar, aumenta la distancia hasta 30 centímetros cuando hayas alcanzado un 80%
de éxito, en dos sesiones consecutivas, a 10 centímetros de distancia.
Procede de esta manera hasta que la cama de tu perro se encuentre entre tres y cinco metros
de distancia. Una vez que hayas conseguido que tu perro vaya a su cama a un metro de

  146 
distancia, puedes aumentar la distancia más de 10 centímetros en cada nueva sesión (siempre
que hayas logrado el 80% de éxito en las dos sesiones previas).
Ya debes conocer lo suficiente a tu perro como para tener una idea de cuánta distancia puedes
aumentar. Si no tienes una idea de cuánta distancia puedes aumentar, aumenta 10 centímetros
en cada sesión siguiente a dos sesiones exitosas.
Tu perro va a su cama cuando se lo ordenas (Criterio 3)
Haz el mismo procedimiento que en el criterio anterior (con la cama de tu perro a más de tres
metros de distancia), pero di la orden "A la cama" antes de que tu perro se dirija a su cama.
Por supuesto, puedes usar cualquier otra orden que te parezca más apropiada, siempre y
cuando no se parezca a otras órdenes de adiestramiento canino que estás usando. Muchos
entrenadores prefieren la palabra inglesa "place" para este ejercicio.

  147 
Enséñale a tu perro a echarse ladeado
Algunos perros aprenden a echarse derechos y algunos aprenden a hacerlo ladeados (sobre
un costado). Si tu perro aprendió a echarse derecho, es muy útil que le enseñes una orden
para que se eche ladeado.
Aunque en muchos libros de adiestramiento de perros se recomienda que el perro se eche
derecho, enseñarle a tu perro a echarse de lado tiene una gran ventaja: tu perro puede
aguantar más tiempo en esta posición. Por tanto, aunque éste es un ejercicio opcional, te lo
recomiendo si tu perro se echa derecho.
Si deseas dejar a tu perro echado por varios minutos, es mejor que se eche ladeado, ya que
estará más cómodo. De cualquier manera, esto no afectará la orden "Échate" si tu perro la
realiza echándose derecho como una esfinge.
Los criterios para este ejercicio están detallados abajo. Entrénalos en un lugar tranquilo,
cerrado y sin distracciones.
Tu perro se echa ladeado cuando haces la señal
(Criterio 1)
Guía a tu perro con un pedacito de comida hasta que se eche, tal como hacías al enseñarle a
tu perro a echarse. Cuando tu perro se eche, mueve lentamente la comida desde la nariz de tu
perro hacia un costado de su quijada.
Tu perro girará la cabeza para seguir la comida y terminará echándose ladeado. Entonces, haz
click y dale a tu perro el pedacito de comida.
Si lo deseas, en lugar de hacer que tu perro se eche ladeado, puedes guiarlo con la comida
hasta que se eche completamente de lado (el truco de "muerto"). Solamente decide cuál de las
dos versiones usarás y quédate con la que decidas.
Repite el procedimiento varias veces hasta que notes que tu perro empieza a echarse ladeado
cada vez que lo guías con la comida. En ese momento, empieza a reducir el lenguaje corporal
que usas, haciendo cada vez menos movimientos con tu mano.
Tu perro mantiene la posición por un segundo (Criterio
2)
Haz el mismo procedimiento del criterio anterior, pero espera un segundo antes de hacer click y
darle la comida a tu perro.
Si lo necesitas, aumenta gradualmente el tiempo que tu perro permanece echado ladeado,
desde un instante hasta un segundo. Sin embargo, a estas alturas es poco probable que tu
perro no pueda mantener esa posición por un segundo.
Tu perro se echa ladeado cuando das la orden (Criterio
3)
Repite el mismo procedimiento del primer criterio, pero di "Descanso" antes de guiar a tu perro
con la comida.

  148 
Gradualmente deja de usar la comida para guiar a tu perro y usa solamente la señal con tu
mano después de dar la orden.
Cuando tu perro responda a la orden verbal, usa solamente ésta.

  149 
El método de los 300 picotazos en el
adiestramiento canino
El método de los 300 picotazos fue desarrollado por Alexandra Kurland para entrenar caballos,
y es de gran utilidad en el adiestramiento canino. Este método es una variante de un estudio
científico en el que se entrenó a algunas palomas, mediante un programa de reforzamiento
variable, para dar 300 picotazos en un dispositivo antes de recibir la comida.
El método de los 300 picotazos se usa en el adiestramiento de perros para aumentar distancia
y duración de los ejercicios de obediencia canina. También se puede usar para aumentar
gradualmente algunas distracciones que se pueden controlar.
La ventaja que tiene este método es que permite levantar el criterio de adiestramiento (la
duración o la distancia) de forma gradual, sin necesidad de llevar un registro del porcentaje de
éxito. La conducta del perro permite conocer en el mismo momento si se puede levantar el
criterio o no.
En este artículo aprenderás la manera en que yo uso el método de los 300 picotazos. No estoy
seguro si es la manera exacta en que fue diseñado por Alexandra Kurland o es una variante del
método original, pero funciona muy bien.
Cómo funciona el método de los 300 picotazos
Cuando leíste sobre la sesión de adiestramiento canino viste que para levantar el criterio de
adiestramiento tienes que conseguir que tu perro alcance el 80% de éxito en dos sesiones
consecutivas de un criterio previo.
Esto resulta complicado y lento cuando quieres aumentar la duración de los ejercicios de
obediencia canina porque tendrías que conseguir que tu perro mantenga una posición por un
tiempo determinado en ocho de cada 10 repeticiones. Si ese tiempo es, por ejemplo, 10
segundos, necesitarías sesiones de alrededor de dos minutos para aumentar un segundo en
cada sesión, asumiendo que todo marche a la perfección.
Para evitar este problema, lo que puedes hacer es aumentar un segundo de duración en cada
nueva repetición. De esta forma, aumentas gradualmente el tiempo, con más rapidez y sin
necesidad de registrar porcentajes de éxito.
En algún momento tu perro no cumplirá con el criterio. En ese momento reinicias el criterio y
vuelves a empezar desde el principio, aumentando la duración gradualmente.
Abajo puedes encontrar tres ejemplos de la aplicación de este método en el adiestramiento
canino para comprenderlo mejor.
Cómo aumentar la duración de un ejercicio de
obediencia canina
Si tu perro ya sabe echarse a la orden puedes aumentar el tiempo que permanece echado
usando el método de los 300 picotazos, de la siguiente manera:

  150 
Pídele a tu perro que se eche. Cuenta mentalmente hasta uno. Si tu perro mantiene la posición,
haz click y dale un pedacito de comida.
Nuevamente pídele a tu perro que se eche. Cuenta mentalmente "Uno, dos" y, si tu perro
mantiene la posición, haz click y dale un pedacito de comida.
Repite el procedimiento contando cada vez hasta un número mayor. El momento en que tu
perro rompa la posición (no se quede echado hasta que termines de contar), no haces click ni
le das la comida. En cambio, le vuelves a pedir que se eche y empiezas el conteo desde uno.
En una sesión de adiestramiento canino, la secuencia para aumentar la duración sería algo así:
"Échate", 1, click, comida
"Échate", 1, 2, click, comida
"Échate", 1, 2, 3, click, comida
"Échate", 1, 2, 3, 4, click, comida
"Échate", 1, 2, el perro se levanta
"Échate", 1, click, comida
"Échate", 1, 2, click, comida
"Échate", 1, 2, 3, click, comida
"Échate", 1, 2, 3, 4, click, comida
"Échate", 1, 2, 3, 4, 5, click, comida
En esta secuencia de ejemplo, habrías conseguido que tu perro se quede echado mientras
cuentas mentalmente hasta cinco, con una falla durante el proceso.
En este método es de esperar que ocurran estas "fallas", que son una parte natural de todo el
proceso, ya que tu perro todavía no sabe qué es lo que se espera de él. Estos problemas se
presentan con frecuencia en tiempos determinados para cada individuo, pero se superan con
relativa rapidez siguiendo el procedimiento de los 300 picotazos. Ten en cuenta que no todos
los perros aprenden a la misma velocidad, así que seguramente encontrarás diferencias si
entrenas a dos o más perros.
No es importante si cuentas rápido o lento, pero siempre debes contar la misma velocidad para
que los tiempos que manejas sean constantes. Si te resulta difícil contar siempre a la misma
velocidad, puedes contar "un mil, dos mil, tres mil,..." parta regular tus tiempos. O puedes
contar "una manzana, dos manzanas, tres manzanas...".
No importa si tu perro se levanta después que haz hecho click. Eso es irrelevante. Tampoco
importa si se queda echado, pero en este caso no debes olvidarte de decir "Échate" antes de
empezar la siguiente repetición.
Cómo aumentar distracciones controladas para un
ejercicio de obediencia canina
El método de los 300 picotazos no es necesario para aumentar distracciones, ni es útil para
todas las distracciones. Sin embargo, existe un tipo de distracción en el que es muy útil:
cuando te alejas de tu perro.

  151 
Alejarte de tu perro mientras él se queda en una posición no es aumentar la distancia del
ejercicio. Es aumentar una distracción, que puede ser leve o intensa, según cada perro.
Aumentar la distancia significa que tu perro obedece las órdenes aunque esté lejos de ti (por
ejemplo que se eche cuando se lo ordenas a 20 metros) y es un tema diferente.
Si tu perro ya se puede quedar echado por varios segundos, puedes usar el método de los 300
picotazos para enseñarle a mantener la posición mientras te alejas de él. La idea es la misma
que para el ejemplo anterior, pero aumentas un paso cada vez, en lugar de un segundo (o un
número en tu conteo mental).
En una sesión de adiestramiento canino, la secuencia para aumentar la distracción sería algo
así:
"Échate", 1 paso, click, comida
"Échate", 1 paso, 2 pasos, click, comida
"Échate", 1 paso, 2 pasos, 3 pasos, click, comida
"Échate", 1 paso, 2 pasos, 3 pasos, 4 pasos, click, comida
"Échate", 1 paso, 2 pasos, el perro se levanta
"Échate", 1 paso, click, comida
"Échate", 1 paso, 2 pasos, click, comida
"Échate", 1 paso, 2 pasos, 3 pasos, click, comida
"Échate", 1 paso, 2 pasos, 3 pasos, 4 pasos, click, comida
"Échate", 1 paso, 2 pasos, 3 pasos, 4 pasos, 5 pasos, click, comida
Cómo aumentar la distancia para un ejercicio de
obediencia canina
Aumentar la distancia significa que tu perro responde a tus órdenes aunque esté lejos de ti.
Existen diferentes métodos para esto, y verás algunas alternativas en otros artículos. Sin
embargo, el método de los 300 picotazos puede ser muy útil para esto.
Para usar este método al aumentar la distancia, simplemente tienes que alejarte un paso en
cada repetición, antes de dar la orden. Por supuesto, tu perro ya debe ser capaz de mantener
la posición por cierto tiempo aún cuando tú te alejas.
Por ejemplo, si quieres aumentar la distancia a la que tu perro obedece a la orden "Échate", y
él ya sabe quedarse sentado, le tienes que ordenar que se siente, alejarte un paso y pedirle
que se eche. Si él se echa, haces click y le das la comida. Luego continúas con el método de
los 300 picotazos, aumentando un paso cada vez.
En una sesión de adiestramiento canino, la secuencia para aumentar la distancia sería algo
así:
"Sentado", 1 paso, "Échate", click, comida
"Sentado", 1 paso, 2 pasos, "Échate", click, comida
"Sentado", 1 paso, 2 pasos, 3 pasos, "Échate", click, comida
"Sentado", 1 paso, 2 pasos, 3 pasos, 4 pasos, "Échate", click, comida

  152 
"Sentado", 1 paso, 2 pasos, 3 pasos, el perro se levanta
"Sentado", 1 paso, "Échate", click, comida
"Sentado", 1 paso, 2 pasos, "Échate", click, comida
"Sentado", 1 paso, 2 pasos, 3 pasos, "Échate", click, comida
"Sentado", 1 paso, 2 pasos, 3 pasos, 4 pasos, "Échate", click, comida
"Sentado", 1 paso, 2 pasos, 3 pasos, 4 pasos, 5 pasos, "Échate", click, comida
Como puedes ver, el método de los 300 picotazos tiene un sinfín de utilidades en el
adiestramiento de perros.

  153 
Alternativas para aumentar la
duraciónde los ejercicios de obediencia
canina
Ya conoces un procedimiento para aumentar la duración de los ejercicios de obediencia
canina. Ese procedimiento, sin embargo, no siempre resulta bien porque algunos perros son
muy alocados y no se quedan quietos ni por una milésima de segundo.
Si no puedes llevar a cabo el procedimiento de los 300 picotazos porque tu perro se mueve con
mucha rapidez, sin darte tiempo a que cuentes ni siquiera hasta "uno", puedes darle
rápidamente varios pedacitos de comida mientras está en la posición que deseas entrenar.
Esta alternativa no funciona para reconocer el nombre, ya que si le das un pedacito de comida
a tu perro, él dejará de mirarte. Sin embargo, funciona muy bien para otros ejercicios de
obediencia canina.
Una vez que esta alternativa te haya servido para que tu perro se quede en una posición por un
par de segundos, puedes retomar el procedimiento de los 300 picotazos, ya que no querrás
que la comida se convierta en parte de los antecedentes de la conducta de tu perro.
Para que entiendas mejor esta alternativa, abajo te presento un ejemplo de cómo emplearla
para enseñarle a un perro a mantener la posición de "Sentado" por unos segundos.
Entrenando a un perro para quedarse sentado y quieto
por un par de segundos
Mauro es un husky siberiano muy activo que no podía quedarse quieto ni por un segundo.
Entonces, la única manera de emplear el procedimiento de los 300 picotazos era empezar con
tiempos muy pero muy cortos. Esto planteaba el problema de que el conteo no era confiable,
ya que no existía un parámetro claro de la diferencia entre esos tiempos, a menos que se usara
un cronómetro. El uso del cronómetro no era viable ya que al estar viendo el cronómetro no se
podía observar bien el comportamiento del perro.
La solución fue pedirle a Mauro que se siente y, en el momento que lo hacía, llevar
rápidamente un pedacito de comida a su boca. Mientras él comía ese pedazo de comida,
estando sentado, se le ofrecía otro, y otro, y otro, hasta que el perro se acostumbró a comer
sentado.
De esta forma Mauro aprendió a quedarse sentado por un par de segundos aproximadamente.
A partir de este punto ya se pudo empezar con el procedimiento de los 300 picotazos,
empezando desde "uno", y entrenar a Mauro para que mantenga la posición de "Sentado" por
15 segundos.
Ten en cuenta que si tu perro es muy activo, como Mauro, es mejor que empieces con las

  154 
posiciones que mantiene con más frecuencia de forma natural (sin que se lo hayas ordenado).
Por ejemplo, si tu perro tiende normalmente a pasar más tiempo echado que sentado, empieza
con esta conducta. En estos casos, deja el ejercicio "Parado" para cuando tu perro ya haya
comprendido a la perfección que debe mantener la posición de echado y sentado.

  155 
Enséñale a tu perro la orden de
liberación
La orden de liberación es muy común en el adiestramiento moderno de perros, y actúa de
forma similar al click del clicker.
Esta orden cumple la función de indicarle a tu perro que ha empezado el proceso de
reforzamiento positivo, y por tanto puede dejar de realizar el ejercicio que estaba haciendo.
Aunque esta orden es muy útil y común en el adiestramiento canino moderno, con frecuencia
es empleada incorrectamente por muchos adiestradores que practican las técnicas
tradicionales. Estos adiestradores no cuentan con una orden estándar para finalizar un
ejercicio, y los perros se ven obligados a confiar en el lenguaje corporal de sus entrenadores y
otras variables ambientales para saber cuándo termina un ejercicio.
Sin embargo, otros adiestradores que han compatibilizado las técnicas tradicionales con el
reforzamiento positivo, hacen un buen uso de la orden de liberación, consiguiendo mayor
constancia en el adiestramiento.
Por supuesto, quienes siguen el adiestramiento con clicker comprenden a cabalidad la utilidad
de la orden de liberación, ya que están acostumbrados a usar un marcador para "romper" los
ejercicios cuando éstos han finalizado.
Quizás te preguntes para qué necesitas una orden de liberación si ya estás entrenando con el
clicker. Bueno, la orden de liberación es necesaria para eliminar el clicker una vez que tu perro
conoce los ejercicios de obediencia, u otros ejercicios que le hayas enseñado. Si no entrenas
una orden de liberación, serás siempre dependiente del clicker, cosa que no es recomendable.
Diferencias entre el uso del clicker y la orden de
liberación
Aunque la orden de liberación cumple funciones similares al click del clicker, tiene ciertas
particularidades que la hacen diferente y le confieren ventajas y desventajas.
La ventaja de la orden de liberación es que sólo necesitas usar tu boca para pronunciar la
orden. Por tanto, no necesitas llevar un clicker a todo lado para reforzar las buenas conductas
de tu perro.
Sin embargo, la orden de liberación no proporciona la misma precisión del clicker, ya que suele
ser más larga que el click y la reacción suele tardar un poco más (hay quienes especulan que
se requieren más movimientos musculares para decir la orden de liberación que para apretar el
clicker, pero yo no estoy seguro si esto es cierto).
Por tanto, la orden de liberación es ideal para continuar practicando aquellos ejercicios que tu
perro conoce y para los que ha conseguido una duración determinada. En cambio, el clicker es
mejor para entrenar ejercicios nuevos y para levantar los criterios de adiestramiento canino,
porque proporciona mayor precisión.

  156 
De cualquier forma, si en lugar de usar un clicker estuviste usando una palabra corta o un click
hecho con la lengua, no necesitarás entrenar una segunda orden de liberación. Podrás seguir
usando esa palabra o haciendo el click con la lengua si así lo deseas.
Cómo enseñarle a tu perro la orden de liberación
Para enseñarle a tu perro la orden de liberación, sólo tienes que proceder de la misma forma
que para cargar el clicker. Di la orden de liberación y dale un pedacito de comida a tu perro.
Repite el procedimiento hasta que tu perro asocie esa orden con el reforzador (la comida).
También puedes aprovechar situaciones de la vida cotidiana, como los juegos, para "cargar" la
orden de liberación. En otro artículo verás cómo enseñarle a tu perro a soltar juguetes, y al
mismo tiempo fortalecer la orden de liberación.
Al enseñarle a tu perro la orden de liberación, debes pronunciarla rápidamente y con
entusiasmo. Las felicitaciones en que se alargan las vocales, como "Muuuuy bieeen", no son
buenas órdenes de liberación porque toman mucho tiempo. Aunque con una palabra nunca
conseguirás la precisión del clicker, debes tratar que el tiempo que te toma decir la orden de
liberación sea corto.
Puedes usar cualquier palabra que desees como orden de liberación, pero debes asegurarte
de que no se parezca a ninguna otra orden. Por ejemplo, si usas "Aquí" para llamar a tu perro,
evita usar "Ok" como orden de liberación.
Las dos órdenes de liberación que yo uso con más frecuencia son "Adelante" o "Toma". Por
supuesto, no uso las dos con un mismo perro, sino con perros diferentes.
A continuación tienes un par de ejemplos sobre el uso correcto e incorrecto de la orden de
liberación.
Ejemplo 1: Uso correcto de la orden de liberación
Tu perro está perfectamente entrenado y ya puedes soltarlo en el parque sin ningún riesgo.
Entonces, lo llevas con la correa hasta el parque y le pides que se siente. Él se sienta y le
quitas la correa. Luego dices "Adelante" y tu perro corre a jugar con sus amigos.
En este caso, el perro espera hasta escuchar la orden de liberación para recién ir a jugar con
sus amigos. Mientras tanto se queda sentado, ejercicio que aprendió hace tiempo y que puede
mantener por varios minutos. Por tanto, ésta ya no es una conducta en la que buscas mayor
precisión y puedes usar la orden de liberación en lugar del clicker.
Además, en este ejemplo, el reforzador es un reforzador de la vida cotidiana, ir a jugar con
otros perros. Por tanto, no usas comida, sino el principio de Premack, para reforzar las
conductas apropiadas de tu perro.
Ejemplo 2: Uso incorrecto de la orden de liberación
Le estás enseñando a tu perro a sentarse. Cada vez que tu perro se sienta, dices "Muuuy
bieeen", estirando las vocales.El problema surge cuando tu perro se levanta antes de que
termines de decir "Muuuy bieeen". ¿Debes darle el pedacito de comida por haberse sentado?
¿O debes retener la comida, puesto que tu perro se levantó antes de tiempo?

  157 
En este ejemplo, la orden de liberación es muy larga y es usada en un contexto inapropiado.
Para enseñarle un nuevo ejercicio a tu perro, es mejor que uses un clicker o una orden de
liberación más corta.
Diferentes estilos de adiestramiento canino Muchos adiestradores usan "Muuuy bieeen" u
otras órdenes similares (estirando las vocales) como órdenes de confirmación, mas no de
liberación. Es decir que usan estas palabras para indicarle al perro que está bien lo que está
haciendo, pero que debe continuar haciéndolo. Ese es un tema diferente a la orden de
liberación. Quizás hayas visto o practicado esos procedimientos. No son erróneos.
Simplemente son diferentes.
Precauciones al usar la orden de liberación
Debes elegir como orden de liberación, una palabra corta que no sea de uso frecuente en la
vida cotidiana. Además, debes asegurarte de pronunciarla de forma diferente a como la usas o
usarías en la vida cotidiana, para asegurarte de no confundir a tu perro. Por ejemplo, si usas la
palabra "Adelante" como orden de liberación, suele ser suficiente con decirla rápidamente y
con entusiasmo, ya que no es común pronunciarla de esta manera en la vida cotidiana.
Toma la precaución de no decir la orden de liberación en cualquier circunstancia, sino
solamente cuando corresponda.

  158 
Enséñale a tu perro a soltar objetos
Enseñarle a tu perro a soltar objetos que tiene en la boca es un ejercicio opcional, pero que
es muy útil para entrenar perros que se motivan mucho con los juegos de tira y afloja.
Durante este ejercicio, además de enseñarle a tu perro a soltar cosas, le estarás enseñando a
jugar al tira y afloja de acuerdo con determinadas reglas.
La mayoría de los entrenadores que compiten en deportes caninos, aprovechan el juego para
entrenar a sus perros. Esto ocurre porque la comida es un excelente reforzador para entrenar
nuevas conductas, pero generalmente no proporciona la intensa motivación que ofrecen los
juegos.
Los perros de todas las razas tienen un conjunto de comportamientos instintivos que no
necesitan ser entrenados, pero sí necesitan ser estimulados para su aparición y desarrollo.
Los comportamientos instintivos asociados a la caza son los que más se aprovechan en el
adiestramiento porque pueden canalizarse con relativa facilidad. Entre estos comportamientos,
los más aprovechados son los que conducen a la captura y desgarro de las presas. Los juegos
de tira y afloja proporcionan una forma sencilla de simular esas conductas depredadoras y, por
tanto, son de gran utilidad para darle más intensidad y velocidad a las respuestas de los perros.
Otra ventaja de usar juegos durante el adiestramiento, es que la comida deja de ser el único
reforzador posible. De esta forma, se aumenta la variedad de reforzadores disponibles y se
pueden conseguir reforzadores capaces de competir con algunas distracciones ambientales.
Los juegos de tira y afloja se usan mucho para entrenar perros de ataque, pero su uso no está
restringido a estos perros. Ten en cuenta que estarás jugando con tu perro, y aunque el juego
puede parecer violento, no es más que un juego. No estarás entrenando a tu perro para atacar.
Este ejercicio te puede resultar interesante si quieres entrenar a tu perro para Schutzhund u
otros deportes con perros de protección, pero ese tipo de adiestramiento no es explicado en
este sitio.
En este artículo aprenderás a usar los juegos de tira y afloja para entrenar a tu perro, pero ten
en cuenta que estos juegos no son necesarios para todos los perros. Este ejercicio es opcional
y puedes omitirlo si tu perro encuentra suficiente motivación en la comida.
Otros juegos útiles en el adiestramiento de perros Existen otros juegos que también son
útiles para adiestrar perros. Los perros retriever, por ejemplo, suelen motivarse más con juegos
de cobro (lanzar la pelotita) que con juegos de tira y afloja.
Las reglas para jugar al tira y afloja con tu perro
Le enseñarás a tu perro a soltar un juguete con el que están jugando al tira y afloja, por
lo que entrenarás la orden "Suelta" mientras juegas con tu perro. Sin embargo, antes de
empezar los juegos de tira y afloja debes tener en cuenta ciertas reglas para que el juego
sea útil y seguro. Las reglas para este juego son las siguientes:
El juego no se inicia sin tu permiso. Para que tu perro pueda morder el juguete, tú debes

  159 
darle permiso. Este permiso es la orden de liberación o el click del clicker. Es más
probable que uses la orden de liberación, porque es muy difícil manejar el juguete con
las dos manos y el clicker al mismo tiempo.
Tu perro debe soltar el juguete a la primera orden. Tu perro debe soltar el juguete
inmediatamente cuando dices "Suelta". Por supuesto, en las primeras sesiones esto no
sucederá porque recién estarás entrenando esa orden, pero en poco tiempo lo habrás
conseguido. No debes repetir la orden para que tu perro suelte el juguete.
Tu perro no debe morder tus manos ni tu ropa. Si tu perro falla el blanco y te toca con
los dientes, debes detener el juego y darle un tiempo fuera de unos segundos. Esto
implica el uso de un castigo negativo, y ayuda a que el perro adquiera autocontrol
durante el juego.
No debes quitar por la fuerza el juguete cuando tu perro lo tiene en la boca. No es
necesario ni deseable que uses la fuerza para quitarle el juguete a tu perro. La orden
"Suelta" debe ser suficiente. Mientras tu perro no conozca esa orden, usarás la
inteligencia, y no la fuerza, para recobrar el juguete.
No debes esconder el juguete de la vista de tu perro. Tu perro debe tener siempre el
juguete a la vista porque el juego no se trata de quién se queda con el juguete, sino de
divertirse con el tira y afloja. Tu perro no debe tener la sensación de que debe proteger
su juguete, sino la de compartirlo para pasar un buen momento.
A cada orden de liberación sigue un refuerzo. En algunos casos, el refuerzo inmediato
será el juego de tira y afloja. En otros casos, el refuerzo inmediato será la persecución
del juguete, que culminará en el juego de tira y afloja.
El juego de tira y afloja se reserva para las sesiones de adiestramiento canino. Si lo
haces correctamente, no tiene nada de malo jugar al tira y afloja en otras circunstancias,
pero es mejor dejar este juego sólo para el adiestramiento. De esta forma creas un
estado de privación que aumenta la motivación por el juego. Se puede decir que de esta
manera el perro se queda con "hambre" por el juego.
Además de estas reglas, existen algunas precauciones que debes tomar en cuenta antes
de llevar a cabo este ejercicio. Encontrarás esas precauciones al final de la página. Por
favor, léelas antes de jugar al tira y afloja con tu perro.
A continuación tienes los criterios de adiestramiento para este ejercicio.
Tu perro suelta el juguete cuando lo inmovilizas (Criterio
1)
Practica el ejercicio en el lugar de adiestramiento, que debe ser tranquilo y sin
distracciones. Para llevar a cabo el ejercicio necesitas un juguete alargado que puedas
sujetar por los extremos, mientras tu perro lo muerde por el centro. Dicho juguete puede
ser un "chorizo" de adiestramiento, una cuerda gruesa de las que venden en las tiendas
para mascotas o una toalla enrollada que sea resistente y no se desgarre.

  160 
El juguete debe ser delgado y suave, porque tu perro no tiene experiencia para morder
los juguetes gruesos, como los "chorizos" para perros de protección. Sin embargo, no
debe ser completamente plano.
Mueve el juguete delante de la nariz de tu perro, alejándolo cuando él quiera tomarlo.
Estimula de esta manera a tu perro para que persiga el juguete. Después de un breve
tiempo de esta estimulación, da la orden de liberación, permite que tu perro muerda el
juguete y juega al tira y afloja por unos segundos.
Haz que el juego sea divertido. Tu perro tiene que divertirse con este juego, así que
mueve el juguete y diviértete con tu mascota.
Después de unos segundos de juego, mientras tu perro sigue interesado en el juego,
inmoviliza el juguete y espera a que él lo suelte. Para inmovilizar el juguete puedes
apoyar tus muñecas contra tus rodillas y tus antebrazos contra tus muslos. De esta
forma el juguete quedará inmóvil y el juego dejará de ser interesante para tu perro.
Seguramente tu perro seguirá jalando el juguete por algún tiempo. Simplemente espera
con tus antebrazos apoyados contra tus muslos y tus muñecas sobre tus rodillas.
Observa atentamente a tu perro y, en el preciso instante en que suelte el juguete, di la
orden de liberación y reanuda el juego.
Repite este procedimiento hasta que tu perro suelte el juguete el 80% de las veces que lo
inmovilizas en dos sesiones de adiestramiento consecutivas. Usa siempre el mismo
lenguaje corporal para inmovilizar el juguete, de forma tal que tu postura se convierta en
una orden para soltar.
Haz sesiones de 10 repeticiones.
Tu perro suelta el juguete cuando das la orden (Criterio
2)
Haz el mismo procedimiento que en el criterio anterior, pero di "Suelta" al mismo tiempo
que inmovilizas el juguete. Da la orden una sola vez. Si tu perro no suelta el juguete,
espera un poco que ya lo hará.
Las órdenes de adiestramiento canino En lugar de "Suelta" puedes usar otra orden que
te parezca apropiada, siempre y cuando no se parezca a otras órdenes que estés usando
para entrenar a tu perro. Dos órdenes comunes para este ejercicio son "Auss" y "Out".
Si tu perro no suelta el juguete varios segundos después que has dicho "Suelta" y has
inmovilizado el juguete, practica unas cuantas sesiones más sin dar la orden (el Criterio
1) y vuelve a intentar.
Debes conseguir que tu perro suelte el juguete inmediatamente cada vez que dices la
orden. Cuando hayas conseguido un 80% de éxito para este criterio en dos sesiones
consecutivas, empieza a practicar el ejercicio usando menos lenguaje corporal. Es decir,
empieza a pedirle a tu perro que suelte el juguete aunque no estés apoyando tus
muñecas contra tus rodillas ni tus antebrazos contra tus muslos. Sin embargo, todavía

  161 
debes inmovilizar el juguete antes de dar la orden.
Posibles problemas al enseñarle a tu perro a soltar
objetos que tiene en la boca
El problema más frecuente de este procedimiento es que los perros
pueden estar tan estimulados con el juego que muerden cualquier cosa que encuentran
en frente, aunque esas cosas sean tus manos o tu ropa.
Si tu perro te muerde las manos o la ropa, o aunque sea te toca con los dientes, debes
detener inmediatamente el juego. Dado que tu perro está en un estado de mucho
entusiasmo, es buena idea detener el juego diciendo "No" o "Ah", en tono seco pero sin
alzar la voz ni enojarse (siempre la misma orden, ya sea que decidas usar "No" o "Ah",
no las uses alternativamente).
Entonces, ignoras a tu perro por unos 15 a 20 segundos y, si él está más tranquilo, das
la orden de liberación y reanudas el juego. Si tu perro no se nota más calmado después
de este "tiempo fuera", detén la sesión y reanúdala cuando tu perro esté más tranquilo.
Si tu perro no suelta el juguete por nada del mundo, prueba con alguna de las
alternativas para enseñarle a tu perro a soltar objetos.
Precauciones al enseñarle a tu perro a soltar objetos
que tiene en la boca
Este juego es una excelente ayuda en el adiestramiento de perros, pero no siempre
puede llevarse a cabo sin la guía personal de un experto.
Si tu perro muestra signos de agresión o es guardián de recursos (un perro que cuida
celosamente sus cosas), no practiques este juego. Estarías arriesgándote a que tu perro
te muerda, ya sea accidentalmente o con intención.
Ten en cuenta que durante las etapas iniciales de este juego puedes recibir algunas
mordidas suaves o rasguños. Por tanto, asegúrate de no enfadarte cuando esto suceda.
Si no estás de acuerdo con correr estos pequeños riesgos, no practiques el ejercicio.
Recuerda que es un ejercicio opcional.
Si usas una cuerda de las que venden en las tiendas para mascotas, no permitas que tu
perro muerda los extremos "peludos" del juguete. Esto no tiene nada de malo en si
mismo, pero si tus dedos están en medio de esos "pelitos" tu perro puede morderte sin
intención pero con mucha fuerza, ya que no verá tus dedos.
Si no te sientes cómoda o cómodo practicando este ejercicio, no lo hagas. El ejercicio
resulta complicado para muchas personas que no tienen experiencia en adiestramiento,
así que no te sientas mal si "no le haces" a este ejercicio.
Aunque la idea del ejercicio es que el juego sea bastante movido, ten cuidado de no
hacer movimientos muy bruscos que puedan lastimar a tu perro, especialmente si es
cachorro. Puedes lastimar los músculos y vértebras del cuello y espalda de tu perro si
mueves muy violentamente el juguete mientras el lo muerde.

  162 
No practiques este ejercicio con perros que tienen problemas de huesos o de
articulaciones, tales como la displasia de cadera o de codo.
No exageres con este juego, especialmente si la temperatura es muy alta. Los perros
pueden sufrir choques térmicos fatales cuando hacen ejercicios intensos en
temperaturas altas. Ten especial cuidado con las temperaturas si tu perro es de una raza
con hocico achatado.
No practiques este ejercicio inmediatamente después que tu perro ha comido o ha
tomado abundante cantidad de agua. De igual manera, espera al menos una hora para
darle comida o agua abundante después del juego. Puedes darle un poco de agua para
que se refresque después del juego, pero no le llenes todo su recipiente de una sola vez
porque puede terminar ingiriendo más aire que agua y esto puede conducir a una torsión
gástrica.
Al terminar cada sesión de juego de tira y afloja, asegúrate que tu perro tiene un lugar
con sombra suficiente para descansar y refrescarse (si el clima es frío esto no será un
problema). Si la temperatura es muy alta puede ser bueno que mojes a tu perro.

  163 
Alternativas para enseñarle a tu perro a
soltar objetos
Con algunos perros no funciona muy bien el procedimiento regular para enseñarles a
soltar objetos que tienen en sus bocas. Por eso, aquí te presento algunas alternativas
que te pueden ser de utilidad.
Recuerda que enseñarle a tu perro a soltar objetos no es un ejercicio obligatorio, sino
opcional. Por tanto, estas alternativas también son opcionales.
Aunque existen muchas alternativas para enseñarle a tu perro a soltar objetos, tanto
coercitivas como "positivas", las que te presento aquí se basan principalmente en el
reforzamiento positivo. No encontrarás procedimientos que emplean collares de
ahorque, púas o eléctricos, ni procedimientos que involucran el uso de la fuerza para
lograr el cometido.
Cualquiera de estas alternativas es solamente un paso previo al procedimiento regular,
por lo que deberás llevar a cabo dicho procedimiento después de haber tenido éxito con
la alternativa que hayas empleado.
Usa la correa para enseñarle a tu perro a soltar objetos
Con este procedimiento, tu perro debe estar sujeto a la correa, pero no debe tener
puesto un collar de adiestramiento. Solamente debe usar un collar regular. Además,
debes atar una cuerda larga, resistente y no elástica a un extremo del juguete. Esta
cuerda debe ser más larga que la correa de tu perro.
Sujeta el juguete con una mano y la correa con la otra. Muéstrale a tu perro el juguete,
sacúdelo un poco para estimular a tu cachorro y da la orden de liberación.
Cuando tu perro muerda el juguete, inicia un divertido juego de tira y afloja. En este caso
estarás tironeando del juguete con una sola mano, mientras sujetas la correa con la otra
mano. Asegúrate de no dar tirones de correa mientras juegas con tu perro.
Después de unos segundos de juego, adoptas una posición estática y sueltas el juguete,
pero no la cuerda que está atada a él. Tampoco sueltas la correa, así que tu perro no
puede alejarse. Como la cuerda a la que está atado el juguete es más larga que la correa,
tu perro no encuentra oposición en el juego de tira y afloja.
Esperas hasta que tu perro se aburra de mordisquear el juguete y lo suelte. En ese
momento das la orden de liberación y reanudas el juego de tira y afloja. Para reanudar el
juego mueves el juguete mediante la cuerda que tiene atada, pero debes asegurarte de
decir la orden de liberación antes de hacer esto. También debes asegurarte de no alejar
demasiado el juguete. Éste debe quedar al alcance de tu perro.
Mientras tu perro muerde el juguete, puedes usar la cuerda para tironear o tomar el
juguete por el extremo.

  164 
Repites el procedimiento varias veces hasta que tu perro suelta el juguete cada vez que
tú lo dejas caer. Cuando consigues un 80% de éxito en dos sesiones consecutivas,
empiezas a usar la orden "Suelta" antes de dejar caer el juguete.
Poco a poco tu perro comprenderá que la orden "Suelta" significa que debe dejar el
juguete para que el juego se reanude. Cuando notes que esto ocurre, practica el
procedimiento regular desde el primer criterio (sin orden).
Intercambia el juguete por comida
Esta es la alternativa que mejores resultados me ha dado con la mayoría de los perros
que no respondían correctamente al procedimiento regular.
En este procedimiento tu perro está suelto y en un lugar cerrado. Mueves el juguete con
una sola mano para estimular a tu perro a morderlo, das la orden de liberación y le
permites morder el juguete. Entonces, inicias un juego de tira y afloja.
Juegas con tu perro por unos segundos y luego apoyas tu mano contra tu rodilla para
inmovilizar parcialmente el juguete. Entonces, con la otra mano, le presentas un
pedacito de comida a tu perro.
De ser necesario, el pedazo de comida será un poco más grande de lo habitual y lo
acercarás hasta la nariz de tu perro. Cuando tu perro suelte el juguete, le das la comida.
En cuanto tu perro termine de tragar la comida, das la orden de liberación y reanudas el
juego.
Repites el procedimiento hasta que tu perro suelte el juguete cada vez que acercas la
comida. Llegado a este punto, repite el procedimiento, pero di "Suelta" justo antes de
acercar la comida a la nariz de tu perro. Lo más probable es que tu lenguaje corporal ya
se haya convertido en una señal débil para soltar el juguete, así que esta etapa te
resultará más fácil.
Una vez que hayas alcanzado el 80% de éxito con la orden "Suelta" en dos sesiones
consecutivas, empieza el procedimiento regular desde el primer criterio (sin orden).
En este caso, el lenguaje corporal se habrá convertido en una señal útil para empezar
con el procedimiento regular, ya que tu perro estará esperando la orden "Suelta" cuando
inmovilizas el juguete.
Sigue a tu perro para evitar el juego de tira y afloja
Este procedimiento no es tan efectivo, pero puede ser útil con cachorros y perros que no
jalan el juguete con mucha fuerza.
Haz el mismo procedimiento explicado en el procedimiento regular para que tu perro
aprenda a soltar el juguete, pero en lugar de inmovilizar el juguete, sigue a tu perro.
La idea es que en determinado momento tu perro deje de ser reforzado por el juego de
tira y afloja, que ya no existe porque el único que está jalando el juguete es él. Entonces,
este lenguaje corporal (caminar en la dirección de tu perro) se convierte en la señal de
que el juego se acabó. Sin embargo, el juego se reanuda cuando tu perro suelta el

  165 
juguete, reforzando la conducta de soltar.
Este procedimiento no es muy efectivo, pero puede ser útil en algunos casos. Si cuentas
con un ayudante, esta persona puede sujetar al perro con la correa (con un arnés y no
con un collar) para que el perro no pueda retroceder mucho.
Cuando hayas conseguido éxito con este procedimiento (80% en dos sesiones
consecutivas), practica el procedimiento regular hasta que sea altamente confiable.

  166 
Obediencia intermedia: mantener la
posición (quieto)
Tu perro ya aprendió a quedarse quieto por 15 segundos para los ejercicios "Sentado",
"Échate" y "En pie". Ahora debe aprender a mantener esas posiciones en presencia de
distracciones ligeras.
Las distracciones que usarás inicialmente consisten en caminar, ya sea alejándote de tu
perro o moviéndote a su alrededor. Recuerda que alejarte de tu perro mientras él
mantiene una posición no es aumentar la distancia de respuesta, sino aumentar un tipo
particular de distracción.
Es importante enseñarle a tu perro a mantener la posición mientras te alejas, porque de
nada te sirve que tu perro sólo se quede quieto cuando estás cerca de él. Cuando este
ejercicio está bien entrenado, tiene innumerables aplicaciones en la vida cotidiana.
Ten presente que para empezar este ejercicio, tu perro debe ser capaz de mantener las
posiciones correspondientes por 15 segundos.
Dos alternativas para entrenar a tu perro Existen dos variantes principales para
introducir distracciones ligeras mientras tu perro mantiene la posición: alejarte de él (la
de este artículo) y dar vueltas a su alrededor. Las alternativas deben entrenarse por
separado porque involucran criterios diferentes. Si tienes tiempo suficiente, practica las
dos alternativas en diferentes sesiones de adiestramiento canino.
El criterio final es que tu perro mantenga la posición mientras tú te alejas cinco pasos y
te quedas frente a él por dos segundos. Este criterio corresponde a la primera
alternativa.
A continuación tienes los criterios de adiestramiento para enseñarle a tu perro a
mantener la posición de "Sienta" mientras tú te alejas. Debes practicar los ejercicios
"Échate" y "Parado" de la misma manera, pero en diferentes sesiones de adiestramiento
canino.
Tu perro permanece sentado mientras te alejas cinco
pasos (Criterio 1)
Usarás una combinación del método de los 300 picotazos y la exigencia del 80% de éxito
para enseñarle a tu perro a quedarse quieto mientras tú te alejas. Practica el ejercicio en
un lugar tranquilo y sin distracciones.
Pídele a tu perro que se siente. Una vez que él se ha sentado, da un paso. Si tu perro
mantiene la posición, haz click y dale un pedacito de comida. Entonces, repite el
procedimiento, pero da dos pasos antes de hacer click y darle la comida a tu perro.
De la misma manera, aumenta un paso en cada repetición, hasta que tu perro mantenga
la posición mientras te alejas cinco pasos.

  167 
Una vez que hayas conseguido que tu perro permanezca quieto mientras te alejas cinco
pasos, continúa practicando de la misma manera en las siguientes repeticiones hasta
que consigas ese criterio en ocho de cada 10 repeticiones, en dos sesiones
consecutivas. Puedes seguir aumentando los pasos en estas nuevas repeticiones si así
lo deseas y tu perro es capaz de mantener la posición.
Si tu perro "rompe" la posición antes que camines los pasos de la repetición
correspondiente, acércate a él, vuelve a pedirle que se siente y empieza desde un paso.
Una secuencia de ejemplo de una sesión de adiestramiento sería:
"Sienta", 1 paso, click, comida
"Sienta", 1 paso, 2 pasos, click, comida
"Sienta", 1 paso, 2 pasos, tu perro se mueve
Te acercas a tu perro
"Sienta", 1 paso, click, comida
"Sienta", 1 paso, 2 pasos, click, comida
"Sienta", 1 paso, 2 pasos, 3 pasos, click, comida
"Sienta", 1 paso, 2 pasos, 3 pasos, 4 pasos, click, comida
"Sienta", 1 paso, 2 pasos, 3 pasos, tu perro se mueve
Te acercas a tu perro
"Sienta", 1 paso, click, comida
"Sienta", 1 paso, 2 pasos, click, comida
"Sienta", 1 paso, 2 pasos, 3 pasos, click, comida
"Sienta", 1 paso, 2 pasos, 3 pasos, 4 pasos, click, comida
"Sienta", 1 paso, 2 pasos, 3 pasos, 4 pasos, 5 pasos, click, comida
Ten presente que no necesitas alcanzar este criterio en una sola sesión y puede ser que
prefieras avanzar de a poco en varias sesiones de adiestramiento. Pasa al siguiente
criterio cuando alcances el 80% de éxito en dos sesiones consecutivas.
Tu perro permanece sentado, tú te alejas cinco pasos y
esperas (Criterio 2)
Este criterio es similar al anterior, sólo que al finalizar los cinco pasos, te das vuelta y
miras a tu perro por dos segundos antes de hacer click y darle la comida.
Procede de la misma forma que en el criterio anterior, pero al finalizar los cinco pasos,
da la vuelta y mira a tu perro sólo por un instante. Si él mantiene la posición, haz click y
dale un pedacito de comida. Si no la mantiene, camina hacia él y pídele que se siente
nuevamente.
Gradualmente, aumenta el tiempo que te quedas mirando a tu perro, hasta dos
segundos. Usa el método de los 300 picotazos para aumentar esta duración.
Entrena las otras posiciones
Practica en diferentes sesiones para que tu perro aprenda a mantener las posiciones

  168 
"Échate" y "Parado" mientras te alejas cinco pasos. Procede de la misma manera que
para "Sienta", aumentando gradualmente la distancia que caminas y el tiempo que miras
a tu perro.
Posibles problemas al enseñarle a tu perro a quedarse
quieto mientras te alejas
Si tu perro se levanta inmediatamente cuando empiezas a caminar, puedes mantener un
pedazo de comida frente a su nariz mientras das el primer paso. Esto te ayudará a que tu
perro no se mueva, pero sólo lo debes hacer por cuatro o cinco repeticiones.
Ten en cuenta que cada paso finaliza cuando pones el pie en el suelo. Por tanto, la
primera repetición finaliza cuando hayas movido un solo pie, mientras el otro sigue en la
posición original.
Por otra parte, asegúrate que el lugar de adiestramiento sea tranquilo y no tenga
distracciones. Tampoco practiques este ejercicio inmediatamente antes de las comidas
de tu perro, ya que él estará hambriento y no se concentrará fácilmente en mantener la
posición.
Al caminar, intenta hacerlo en forma natural para evitar que tu lenguaje corporal se
convierta en una señal más para este ejercicio. Puedes elegir empezar a caminar con un
pie, como hacen muchos entrenadores con sus perros, pero yo te recomiendo que
varíes el pie con el que inicias la marcha para evitar que esto se convierta en parte de las
señales visuales que recibe tu perro.

  169 
Alternativa de adiestramiento:
mantener la posición (quieto)
Esta es la segunda alternativa para enseñarle a tu perro a quedarse quieto mientras
varías tu ubicación con relación a él.
Con esta alternativa le enseñarás a tu perro a mantener una posición mientras das
vueltas a su alrededor. El criterio final es que tu perro se queda quieto mientras tú
caminas naturalmente a su alrededor.
Cómo enseñarle a tu perro a quedarse quieto mientras
das vueltas a su alrededor
El procedimiento es similar al que aprendiste para enseñarle a tu perro a quedarse
quieto mientras te alejas de él, sólo que en este caso caminas cerca de él, dando vueltas
a su alrededor.
Pídele a tu perro que se siente y da un paso siguiendo la dirección contraria a la de las
agujas del reloj, como si él fuese el centro del reloj. Si tu perro se queda sentado, haz
click y dale un pedacito de comida.
Vuelve a la posición original, pídele nuevamente que se siente y repite el procedimiento
aumentando un paso en cada repetición. Cuando tu perro se mueva antes que termines
de dar los pasos respectivos, ubícate en la posición original, pídele a tu perro que se
siente y empieza de nuevo con un solo paso.
Practica hasta que puedas dar una vuelta completa alrededor de tu perro (te puede tomar
varias sesiones). Cuando hayas conseguido esto, haz lo mismo, pero dando vueltas en
el sentido de las agujas del reloj.
Una vez que hayas conseguido dar una vuelta en cada sentido, practica el ejercicio
dando una vuelta en un sentido y otra vuelta en el otro sentido, siempre usando el
método de los 300 picotazos para aumentar los pasos que das.
Practica todas las posiciones que tu perro conoce
Haz el mismo procedimiento para enseñarle a tu perro a mantener todas las posiciones
que ya conoce. Por ejemplo, para los ejercicios "Échate" y "Parado".
Practica cada ejercicio en una sesión de adiestramiento canino diferente, y ten en cuenta
que este ejercicio suele ser más difícil para "Échate" y "En pie" que para "Sienta". Por
tanto, es mejor que empieces con "Sienta" y pases a los otros ejercicios cuando tu perro
ya tiene buen control en la posición de sentado.
Posibles problemas al enseñarle a tu perro a quedarse
quieto mientras das vueltas a su alrededor
Algunos perros se levantan inmediatamente cuando sus guías empiezan a caminar. Si tu

  170 
perro hace esto, puedes mantener un pedazo de comida frente a su nariz para que se
quede quieto mientras das toda una vuelta a su alrededor. Haz esto cuatro o cinco veces
y luego empieza a practicar con el procedimiento indicado antes.
Intenta caminar de forma natural, para que no existan señales visuales auxiliares.

  171 
Elimina el clicker y los reforzadores
primarios del lugar de adiestramiento
Uno de los mitos del adiestramiento con clicker dice que los perros entrenados de esta
manera sólo responden si sus entrenadores tienen el clicker y comida en la mano.
Esta idea es falsa, pero ha sido popularizada por culpa de muchos adiestradores que
dicen practicar el adiestramiento con clicker, pero que en realidad no lo hacen. Esos
entrenadores guían todo el tiempo con comida, haciendo que la comida se convierta en
parte de la señal para que los perros respondan. Además, esos entrenadores suelen
tener problemas para eliminar el clicker porque no entrenan formalmente una orden de
liberación.
En este artículo aprenderás cómo hacer que tu perro responda aunque no tengas ni la
comida ni el clicker en tu mano, en la riñonera o en el bolsillo. Por tanto, aprenderás a
eliminar el clicker, la comida y la riñonera de la escena de adiestramiento. Esto se
conoce como eliminar el clicker y los reforzadores primarios.
Es muy importante que empieces a eliminar estos elementos en una etapa temprana del
adiestramiento canino, ya que en caso contrario te costará mucho hacerlo.
Además, al dejar de usar clicker, riñonera y comida, estás aumentando variabilidad en el
adiestramiento de tu perro, ya que estás cambiando variables ambientales que eran
importantes anteriormente. Recuerda que los perros no generalizan las conductas con
facilidad, por lo que es probable que tu perro no responda correctamente las primeras
veces que practicas sin clicker y sin tener la comida contigo (sin riñonera).
Ten en cuenta que en este artículo aprenderás a eliminar el clicker y los reforzadores
primarios, pero todavía continuarás usándolos para enseñar nuevos ejercicios y
perfeccionar los ejercicios que tu perro ya conoce. Sólo debes practicar la eliminación
del clicker y los reforzadores primarios para los ejercicios que tu perro ya conoce bien y
puede mantener por cierto tiempo.
El criterio final es que tu perro responda a tus órdenes el 80% de las veces, sin que
tengas comida contigo ni uses el clicker.
Tu perro responde a las órdenes de obediencia canina
aunque no tengas la comida contigo (Criterio 1)
A continuación te explico cómo hacer para eliminar los reforzadores primarios de la
escena de adiestramiento para el ejercicio "Sienta". El procedimiento es el mismo para
los demás ejercicios, pero recuerda que debes practicar cada ejercicio en diferentes
sesiones de adiestramiento canino.
Coloca 10 pedacitos de comida sobre una mesa, en un cuarto adyacente al lugar de
adiestramiento, y otros 10 sobre una mesa en el lugar de adiestramiento. Estas mesas

  172 
deben ser suficientemente altas para que tu perro no pueda alcanzar los pedacitos de
comida. Por supuesto, en lugar de mesas pueden ser repisas, taburetes, sillas (para
perros pequeños) o cualquier cosa que te permita depositar los pedacitos de comida sin
que tu perro los alcance.
Ten cinco pedacitos de comida en tu mano o en tu bolsillo (estarás entrenando sin
riñonera) y empieza a practicar el ejercicio "Sentado" en el lugar de adiestramiento. Haz
cinco repeticiones, haciendo click y dándole a tu perro un pedacito de comida cada vez
que responde correctamente. Estos pedazos de comida son los que tienes en tu mano o
en tu bolsillo, y todavía sigues usando el clicker.
Después de la quinta repetición, y cuando ya le has dado a tu perro el último pedacito de
comida que tienes en la mano, vuelve a pedirle que se siente. Cuando él se siente, haz
click, toma un pedacito de comida de la mesa y dáselo a tu perro. Repite el
procedimiento hasta que se acabe la comida de la mesa.
En cuanto suceda eso, repite el procedimiento, pero después de hacer click corre hasta
el cuarto adyacente y dale a tu perro un pedacito de comida que está en ese cuarto.
Luego vuelve al lugar de adiestramiento y repite el procedimiento.
Recuerda que no importa que tu perro se levante después que haces click, por lo que no
importa si te sigue hasta la mesa en el lugar de adiestramiento o hasta el otro cuarto.
Aunque no es necesario, suele ser muy útil acercarse a la mesa o correr hacia el otro
cuarto en forma entusiasta y felicitando al perro con voz aguda "Muy bien!". Esta
felicitación no es un reforzador condicionado y sólo sirve para mantener el entusiasmo
de tu perro. Puedes probar de usar estas felicitaciones, pero asegúrate de que la
felicitación aparezca después del click y nunca antes.
La secuencia de una sesión de adiestramiento canino será similar a:
"Sienta", tu perro se sienta, click, le das a tu perro la comida que tienes en la mano
(repites cinco veces)
"Sienta", tu perro se sienta, click, corres a la mesa y le das un pedacito de comida a tu
perro (repites 10 veces)
"Sienta", tu perro se sienta, click, corres al otro cuarto y le das un pedacito de comida a
tu perro (repites 10 veces)
Ten en cuenta que no existe ningún descanso entre estas repeticiones, así que debes
llevarlas a cabo de corrido, en una sola sesión más larga de lo normal. Es posible que no
completes el criterio en una sesión. En ese caso simplemente sigue practicando en los
días subsiguientes, hasta que cumplas este criterio en una sola sesión.
Pasa al siguiente criterio cuando tu perro responda correctamente el 80% de las veces
que le das la orden sin que haya comida en el lugar de adiestramiento, en dos sesiones
consecutivas. Es decir, ocho de cada 10 repeticiones en que tu perro recibe la comida en
el otro cuarto.

  173 
Tu perro responde a las órdenes de obediencia canina
aunque no tengas el clicker ni la comida contigo
(Criterio 2)
Haz el mismo procedimiento que para el criterio anterior, pero sin el clicker. En lugar del
clicker debes usar la orden de liberación, por lo que tu perro ya debe haberla aprendido.
Es posible que tu perro se sienta un poco confundido las primeras veces, ya que está
acostumbrado al click del clicker, así que de ser necesario estimúlalo a tomar la comida
después que das la orden de liberación.
Recomendaciones para eliminar el clicker y los
reforzadores primarios de la escena de adiestramiento
Elimina el clicker y los reforzadores primarios de la escena de adiestramiento sólo para
los ejercicios que tu perro realiza a la perfección. No hagas esto para ejercicios que tu
perro todavía está aprendiendo.
Para maximizar el éxito al eliminar el clicker y la comida, también debes usar ropa
diferente en cada sesión. Usa un buzo deportivo para algunas sesiones, jeans y polera
para otras, etc. De esta forma tu perro aprende que tu vestimenta es irrelevante y lo que
importa es la orden. Asegúrate de no usar la riñonera en estas sesiones.
Al variar tu vestimenta ten cuidado de no usar cosas que puedan interferir con el
adiestramiento o causar reacciones inapropiadas de tu perro. Por ejemplo, algunos
perros se asustan de personas que usan gorras. Si tu perro es uno de ellos, no uses
gorra durante estas sesiones. Cuando aprendas a introducir distracciones intensas
verás cómo hacer para acostumbrar a tu perro a diferentes vestimentas.
Cuando hayas conseguido el segundo criterio de este ejercicio, puedes practicar
ocasionalmente en diferentes lugares de tu casa, como al generalizar los ejercicios de
obediencia canina. Sin embargo, ya no deberías usar el clicker ni tener la comida
contigo. Para lograr esto, será necesario que guardes algunos pedacitos de comida en
diferentes ambientes de tu casa. Puedes tenerlos en bolsas Ziploc que dejas sobre
estantes fuera de la vista de tu perro, y cambiar la comida cada día para que esté fresca.
Asegúrate de empezar a eliminar el clicker y los reforzadores primarios para todos los
ejercicios que tu perro domine, no sólo para "Sienta".
También asegúrate de variar tu ubicación en el lugar de adiestramiento, y tu posición
con relación a tu perro, antes de dar una orden. De esta forma reduces el riesgo de que
alguna cosa del lugar de adiestramiento (un cuadro, una silla, etc.) se convierta en parte
de la orden.

  174 
Obediencia intermedia: ignorar comida
en el suelo
La orden "Deja" debe servir para que los perros ignoren cualquier cosa en cualquier
lugar, incluso comida en el suelo.
En este artículo aprenderás a entrenar a tu perro para que ignore comida que lanzas al
suelo. Este ejercicio es preliminar para que tu perro aprenda a ignorar otras
distracciones, y es muy impresionante. De hecho, es uno de los ejercicios más difíciles,
ya que requiere mucho autocontrol por parte del perro.
Los criterios parciales están detallados a continuación. Recuerda que debes practicar en
un lugar tranquilo y sin más distracciones que las que tú añades conscientemente. No
trates de acelerar innecesariamente el adiestramiento canino.
Tu perro ignora comida en el piso, cuando estás
sentado cerca (Criterio 1)
Siéntate en el suelo cerca de tu perro y haz cinco a 10 repeticiones del quinto criterio de
la orden "Deja", para que tu perro recuerde la idea de este ejercicio.
Luego, y sin hacer un descanso, di "Deja" y deposita la comida en el suelo, cerca de ti.
Cuando tu perro intente tomar la comida, tápala con tu mano. No digas nada,
simplemente cubre la comida con tu mano para que tu perro no la pueda tomar.
En cambio, cada vez que tu perro te mire a los ojos, ignorando la comida en el suelo, haz
click y dale a tu perro un pedazo de comida. Puedes darle un pedazo de comida que
tienes en la otra mano o darle el mismo que está en el suelo, pero asegúrate de hacer un
movimiento evidente de tu mano y que tu perro no tome la comida desde el suelo.
Repite las veces necesarias hasta que tu perro ignore la comida cada vez que dices
"Deja" y la pones en el suelo. Cuando alcances un 80% de éxito en dos sesiones
consecutivas, pasa al siguiente criterio de adiestramiento.
Tu perro ignora comida en el piso, cuando estás de pie
(Criterio 2)
Haz el mismo procedimiento que en el criterio anterior, pero estando de pie. Entonces,
deberás cubrir con tu pie la comida que está en el suelo.
En este criterio debes cuidar dos cosas: cubrir la comida con tu pie descalzo y depositar
la comida en el suelo en lugar de lanzarla.
Debes cubrir la comida con tu pie descalzo para que al pisarla no la destroces y el piso
no quede manchado. Además, al no usar calzados, evitarás golpear con fuerza la nariz
de tu perro si es que mueves el pie con mucha rapidez.
Es importante que no lances la comida al suelo, sino que la deposites sobre él, ya que

  175 
este lenguaje corporal es más parecido al del criterio anterior.
Pasa al siguiente criterio de adiestramiento canino cuando alcances un 80% de éxito en
dos sesiones consecutivas.
Tu perro ignora comida que lanzas frente a él (Criterio
3)
Ahora debes conseguir que tu perro ignore comida que dejas caer frente a él. La
diferencia con el criterio anterior es que ahora dejas caer la comida.
Procede de la misma forma que en el criterio de adiestramiento anterior, pero empieza a
soltar la comida cada vez más lejos del perro. Haz esto aumentando gradualmente en
cada repetición la altura desde la que sueltas la comida, hasta que puedas soltarla
estando completamente erguido.
Pasa al siguiente criterio cuando alcances un 80% de éxito en dos sesiones
consecutivas.
Tu perro ignora comida que lanzas detrás de él (Criterio
4)
Éste es el criterio más difícil de este ejercicio. Cuando dices "Deja", tu perro debe
ignorar un pedazo de comida que lanzas detrás de él. Como tú estás frente a él, no
puedes cubrir la comida con tu pie.
El procedimiento es similar al del anterior criterio de adiestramiento canino, pero
necesitarás un ayudante que se ubique detrás de tu perro y se encargue de cubrir la
comida con su pie.
Entonces, dices "Deja" y lanzas un pedazo de comida detrás de tu perro. Si tu perro se te
queda mirando, haces click y le das otro pedazo de comida, mientras tu ayudante recoge
el pedazo que lanzaste.
Si tu perro sigue la comida que lanzas, tu ayudante debe cubrirla con su pie, sin mirar al
perro a los ojos para evitar que se quede mirándolo en espera de una golosina. El
momento en que tu perro te mira a los ojos, haces click y le das un pedacito de comida
que tienes en la riñonera. Entonces, tu ayudante recoge el otro pedazo de comida.
Practica este criterio hasta que alcances un 80% de éxito en dos sesiones consecutivas.
Posibles problemas al enseñarle a tu perro a ignorar la
comida en el suelo
Si tu perro te muerde la mano o el pie con fuerza, tapa la comida con un recipiente. Una
taza de plástico puede ser útil para esto. No uses recipientes que puedan romperse o
dañar a tu mascota.
Nunca digas la orden más de una vez. Cuando has dicho "Deja", debes esperar a que tu
perro ignore la comida. Si repites la orden, estarás enseñándole a tu perro que ésta no
tiene ningún sentido y que lo importante es sólo tu lenguaje corporal.
Si no puedes cubrir la comida con tu pie porque tu perro es muy rápido, o si no cuentas

  176 
con un ayudante, revisa las alternativas para enseñarle a tu perro a ignorar comida en el
suelo.

  177 
Alternativas de adiestramiento: ignorar
comida en el suelo
Si no tienes suerte con el procedimiento regular para enseñarle a tu perro a ignorar
comida en el suelo, puedes intentar con estas dos alternativas.
Ten en cuenta que las dos alternativas no reemplazan el primer criterio del
procedimiento regular, por lo que deberás llevarlas a cabo cuando ya has completado
ese criterio de adiestramiento canino.
También ten en cuenta que algunos perros responden mejor con estas alternativas, pero
es recomendable que practiques el procedimiento regular después de haber obtenido
resultados con estas alternativas.
Elige una sola de las alternativas (la que se adecúe mejor a ti y a tu perro).
Restringir el movimiento del perro con correa
Sujeta a tu perro con la correa, di "Deja" y suelta un pedacito de comida en el suelo. Tu
perro intentará tomar la comida, pero no podrá hacerlo porque mantendrás corta la
correa.
Entonces, en algún momento, tu perro te mirará como diciendo "¿Qué pasa? Quiero ese
pedazo de comida". Cuando tu perro te mire a los ojos, haz click y déjale alcanzar la
comida (afloja la correa).
Repite el procedimiento cuantas veces sean necesarias para conseguir un 80% de éxito
en dos sesiones consecutivas. Luego, practica el procedimiento regular, sin sujetar a tu
perro con la correa.
Esta alternativa es más fácil si tu perro usa un collar y no un arnés o pechera. Con un
arnés, tu perro podrá jalar mucho más y puede ganarte. Ten cuidado sin embargo, de no
usar un collar de adiestramiento, ya que la correa estará tensa mucho tiempo y tu perro
se puede lastimar si tiene puesto un collar de ahorque o de púas. Con un collar regular
(de hebilla) será suficiente.
Cuando lances la comida detrás de tu perro, puedes mantenerlo sujeto con la correa
para que no alcance la comida. En este caso puede ser mejor que tu perro tenga puesto
un arnés, para evitar que la tensión repentina de la correa lastime su cuello. Este
procedimiento es muy efectivo si no cuentas con un ayudante.
Bloquea el acceso a la comida con tu cuerpo
En lugar de usar la correa para restringir el movimiento del perro, bloquea con tu cuerpo el
acceso a la comida.
Simplemente di "Deja" y haz caer la comida y, cuando tu perro se adelante, ubícate entre él y la
comida. Cuando tu perro te mire, haz click y déjale tomar la comida del suelo.
Ten cuidado de no golpear a tu perro y de no bloquear el acceso a la comida

  178 
permanentemente. Tu perro debe aprender que no debe tomar la comida sin tu permiso, aún
cuando no estés bloqueando el paso.
El ayudante bloquea de la misma manera cuando lanzas la comida detrás de tu perro.
Esta alternativa es menos efectiva, ya que necesitas tener mucha velocidad y coordinación
para bloquear efectivamente y sin lastimar a tu perro. No sirve si no tienes un ayudante.

  179 
Enséñale a tu perro a detenerse a la
orden
Además de los ejercicios clásicos de la obediencia canina, tu perro debe aprender algunos
ejercicios que son útiles en la vida cotidiana. Uno de estos ejercicios consiste en que tu perro
se detenga a la orden, sin importar en qué circunstancias des la orden.
Aquí aprenderás cómo entrenar a tu perro para detenerse a la orden "Alto", en dos
circunstancias determinadas.
Existen dos criterios fundamentales de adiestramiento canino que debes alcanzar para este
ejercicio. El primero es que tu perro se detenga a la orden cuando abres la puerta de calle. El
segundo es que tu perro se detenga a la orden cuando llega al bordillo de la acera. Los criterios
parciales están explicados a continuación.
Tu perro se detiene por tres segundos en la puerta
(Criterio 1)
Dirígete con tu perro hacia la puerta. No necesitas llevar pedacitos de comida ni el clicker,
porque no los usarás para este ejercicio.
Cuando llegas a la puerta, que está cerrada, bloquea el paso de tu perro poniéndote frente a él
y caminando unos cuantos pasos cortos en su dirección. De esta forma, tu perro retrocederá un
poco. Es necesario que tu perro quede al menos a un metro de la puerta.
Entonces, ubícate de tal forma que puedas abrir la puerta y ver a tu perro al mismo tiempo. No
tienes que estar de frente a la puerta ni a tu perro, sino de lado hacia ambos.
Abre la puerta lentamente. Cuando tu perro se abalance para salir, bloquea su camino con tu
cuerpo. Simplemente gira hacia él y ponte entre él y la puerta.
Cuando tu perro retroceda, vuelve a ponerte de lado, dejando libre el paso. Si tu perro vuelve a
intentar salir, vuelve a bloquearle el paso. Repite hasta que tu perro se quede esperando por
un instante mientras el paso está libre. En ese momento, dile "Vamos" y déjalo salir.
Ten en cuenta que debes decir "Vamos" cuando tu perro se quedó esperando un instante. No
cometas el error de esperar mucho tiempo. Poco a poco irás aumentando gradualmente el
tiempo que tu perro espera el permiso para salir, pero las primeras veces sólo debe ser un
instante.
Para tomar en cuenta Si tu perro va a salir a un lugar cercado (como el jardín), no necesita
estar sujeto a la correa. Sin embargo, si estás practicando en la puerta de calle, tu perro debe
estar sujeto a la correa. Evita dar tirones de correa. Debes bloquearlo con el cuerpo y no
retenerlo con la correa. Puedes hacer que un ayudante sujete la correa, de tal forma que se te
facilite el ejercicio. La correa te será de utilidad solamente cuando salen. Por otra parte,
puedes cerrar la puerta cada vez que tu perro intenta salir (cuidando de no golpear a tu perro),
si es que no tienes la suficiente rapidez como para bloquear su paso.

  180 
Repite el ejercicio cuantas veces sean necesarias hasta que notes que tu perro ha
comprendido que debe esperar un instante hasta que tú le des el permiso para salir. Cuando
notes que ocurre esto, empieza a aumentar gradualmente el tiempo que tu perro debe esperar
antes de salir. Para aumentar este tiempo, usa el método de los 300 picotazos, tomando en
cuenta que el reforzador condicionado no es el clicker sino la orden "Vamos" y que el
reforzador primario no es un pedazo de comida sino la salida.
Tu perro se detiene por tres segundos en la puerta
cuando le das la orden (Criterio 2)
Una vez que hayas conseguido que tu perro espere tres segundos antes que le permitas salir
con la orden "Vamos", puedes empezar a usar la orden "Alto" que le indica que debe esperar.
Simplemente realiza el mismo procedimiento del criterio de adiestramiento anterior, pero di
"Alto" antes de abrir la puerta.
Practica hasta que tu perro responda confiablemente a la orden "Alto", al menos un 80% de las
veces en dos sesiones consecutivas. Recuerda aumentar el tiempo gradualmente con el
método de los 300 picotazos. Si puedes aumentar aún más el tiempo que tu perro espera,
hazlo.
Tu perro se detiene por tres segundos en el bordillo de
la acera (Criterio 3)
Camina hasta el borde de la acera con tu perro sujeto la correa. Un poco antes de llegar al
borde, detente y espera. Si tu perro se detiene contigo, dile "Vamos" y cruza la calle.
Si tu perro continúa caminando, simplemente quédate quieto. Espera a que la correa esté floja
por un instante (mejor si tu perro te mira) y en ese momento di "Vamos" y cruza la calle.
Puedes practicar este criterio en cada paseo que hagas con tu perro, pero es mejor si le
dedicas un tiempo particular para dedicarte únicamente a detenerte antes del borde de la acera
y cruzar la calle repetidas veces.
Debes asegurarte que tu perro no baje ni una pata de la acera cuando te detienes. Además,
debes entrenar este criterio de adiestramiento en calles tranquilas y con poco tráfico para que
puedas cruzar la calle cuando tu perro se detiene, y no solamente cuando te lo permite el
tráfico vehicular.
Si no encuentras una calle tranquila para entrenar este criterio, practica en un lugar que tenga
un desnivel muy evidente o coloca una barra o algún otro elemento alargado para marcar el
lugar en que tu perro debe detenerse.
Cuando tu perro demuestre avances en el adiestramiento, aumenta gradualmente el tiempo
que esperas antes de decir "Vamos" y reanudar la marcha. Puedes usar el método de los 300
picotazos para esto.
Tu perro se detiene por tres segundos en el bordillo de
la acera cuando le das la orden (Criterio 4)
Haz el mismo procedimiento que en el criterio anterior, pero di "Alto" antes de llegar al bordillo

  181 
de la acera.

  182 
Generaliza los ejercicios de obediencia
canina
Es muy importante que empieces a generalizar los ejercicios de obediencia canina que tu perro
ya conoce lo antes posible. La generalización de la conducta permitirá que tu perro responda a
tus órdenes en diferentes ambientes y circunstancias.
Como los perros son malos generalizadores, pero buenos discriminadores, es bueno empezar
la generalización de cada ejercicio de obediencia canina en cuanto tu perro comprende la
orden correspondiente.
Cuando le enseñaste a tu perro a reconocer su nombre, sentarse a la orden, echarse a la
orden, acudir al llamado y pararse a la orden, también hiciste una generalización inicial de esos
ejercicios. Dicha generalización consistía en que tu perro realice los ejercicios mientras tú te
movías, y en diferentes ubicaciones del lugar de adiestramiento.
Ahora debes conseguir que tu perro realice todos esos ejercicios en diferentes lugares de tu
casa en los que no existan distracciones adicionales. Es decir, que empezarás a practicar esos
ejercicios en diferentes ambientes de tu casa, pero no aumentarás distracciones.
Realizarás esta generalización de la obediencia canina de manera informal, aunque
planificada. No generalizarás todos los ejercicios cada día y tampoco usarás las órdenes
verbales.
Cómo generalizar los ejercicios de obediencia canina
Elije uno de los ejercicios que tu perro ya conoce para cada día. También elige un lugar
diferente para cada uno de estos ejercicios. Estos lugares deben ser diferentes al lugar de
adiestramiento habitual y no deben tener distracciones. Por tanto, es mejor que sean lugares
dentro de tu casa.
Entonces, dirígete al lugar seleccionado y consigue la conducta que deseas, de la misma
manera que hiciste al entrenar el ejercicio en cuestión.
Es decir, guía a tu perro con la comida o haz el procedimiento que hiciste las primeras veces
para conseguir el ejercicio que deseas generalizar. Pero sólo haz dos o tres repeticiones de
este procedimiento. Cuando tu perro ejecute la conducta deseada, haz click y dale un pedacito
de comida.
En la siguiente repetición (tercera o cuarta), solamente haz la señal correspondiente, sin tener
comida en tu mano. Si tu perro realiza la conducta deseada, haz click, toma un pedacito de
comida de la riñonera y dáselo. Si tu perro no realiza la conducta deseada, no le des la comida
y no sigas intentando.
Por ejemplo, si el lugar habitual de adiestramiento canino es tu dormitorio, puedes elegir la
cocina para empezar a generalizar el ejercicio "Sienta". Entonces, un día te diriges con tu perro
a la cocina y guías con comida tres veces para que se siente. Cuando tu perro se sienta, haces

  183 
click y le das la comida.
Inmediatamente después de la tercera repetición, haces la señal para que tu perro se siente
(llevas tu mano hacia tu hombro), sin tener comida en la mano. Si tu perro se sienta, haces
click y le das un pedacito de comida que sacas de la riñonera o tomas de una mesa. Si tu perro
no se sienta, no haces nada y continúas con tu rutina diaria.
Porqué no debes usar la orden No debes usar la orden verbal durante esta generalización
para no arruinar dicha orden. Si dices "Sienta" y tu perro no se sienta, estarás creando un
precedente que le dice a tu perro que la palabra "Sienta" no tiene relación con la conducta de
sentarse. Lastimosamente, esto es algo común en el adiestramiento de perros.
La importancia de generalizar los ejercicios de
obediencia canina
Es bueno que empieces a generalizar informalmente los ejercicios a medida que tu perro los
aprende, para evitar que el lugar habitual de adiestramiento canino se convierta en parte de los
antecedentes contingentes a la conducta.
Si no generalizas los ejercicios de obediencia canina, tu perro aprenderá a realizarlos
solamente en el lugar en que habitualmente entrenas, y no responderá a tus órdenes en otros
lugares.
¿Porqué no generalizar en sesiones formales de
adiestramiento canino?
La generalización informal es útil para empezar a generalizar los ejercicios de obediencia, ya
que da tiempo suficiente para seguir entrenando nuevos ejercicios en sesiones formales y no
satura al perro. No es la única ni la mejor manera de generalizar el aprendizaje del perro, pero
vale la pena llevarla a cabo en etapas tempranas del adiestramiento.
Como no puedes conseguir buenos resultados si saturas a tu perro con el adiestramiento, no
es recomendable entrenar en sesiones muy largas ni enseñar mucho de golpe. Esto se evita
mediante la generalización informal.
Existe una propiedad de la memoria de todos los animales, que se conoce como el "efecto
espaciador". Esta propiedad hace que las repeticiones que se encuentran espaciadas en el
tiempo tengan mayor impacto sobre la memoria de largo plazo, lo que ayuda a fijar los
conocimientos.
Por tanto, hacer muchas repeticiones de los ejercicios que tu perro ya conoce no será muy
beneficioso en etapas iniciales y puede limitar temporalmente su capacidad de aprendizaje
(algo así como cuando a un estudiante le da un surmenaje).
Considerando que tu perro está practicando los mismos ejercicios de obediencia que
generalizas en las sesiones en que aumentas la duración, no es necesario que además los
practique todos los días. Un día de generalización por ejercicio es suficiente en etapas iniciales.

  184 
Obediencia avanzada: discriminación
de órdenes
Al leer acerca de los principios del aprendizaje aplicados al adiestramiento canino, aprendiste
que tu perro debe discriminar entre las órdenes de obediencia canina para alcanzar lo que se
conoce como control por el estímulo. Es decir que tu perro debe diferenciar todas las órdenes
que aprendió y no las debe confundir.
La discriminación de órdenes es una de las fases más confusas del adiestramiento de perros,
tanto para los perros como para los adiestradores. Muchos perros confunden las órdenes
porque sus conductas no están bajo el control de estímulos, y los adiestradores poco
preparados piensan que se trata de perros desobedientes, dominantes o testarudos.
En cierta etapa del adiestramiento, tu perro ya conoce varias órdenes de obediencia canina
pero es muy probable que se confunda si alternas las órdenes que le das. Esto no es porque tu
perro sea testarudo, dominante o desobediente, sino porque todavía no discrimina entre las
diferentes órdenes que conoce.
En esta página tienes dos alternativas para entrenar a tu perro en la discriminación de órdenes.
La primera de estas alternativas se basa en el uso de comida para reforzar las conductas (los
dos primeros criterios) y es obligatoria para todos los perros. La segunda alternativa usa los
juegos de tira y afloja para reforzar las conductas de tu perro, y es muy útil para perros que se
motivan con este tipo de juegos.
Como todos los criterios de este ejercicio tienen que ver con la discriminación de órdenes, no
aumentes distracciones durante el adiestramiento. Lleva a cabo todos estos criterios de
adiestramiento canino en un lugar tranquilo, cerrado y sin distracciones.
Tu perro discrimina entre órdenes de obediencia canina
(Criterio 1)
En el lugar de adiestramiento canino, con tu perro suelto, di una de las órdenes de obediencia
canina que tu perro ya conoce ("Sienta", "Échate" o "Parado"). Puedes usar la señal
correspondiente.
Si tu perro responde correctamente a la orden que diste, haz click y dale un pedacito de
comida. Repite el procedimiento inmediatamente, pero con una orden diferente.
Si tu perro no responde o realiza una conducta diferente a la que debía haber hecho, dile "No"
o "Ah" en tono tranquilo y camina unos pasos. Luego repite el procedimiento.
Repite varias veces el procedimiento, alternando las órdenes que das. Una vez di "Sienta", otra
vez "Échate", otra vez "Parado", etc., pero no sigas una secuencia al dar las órdenes.
Altérnalas en forma aleatoria para que tu perro no sepa qué orden viene después.
Gradualmente elimina la señal que haces con la mano, hasta que sea suficiente con que des
las órdenes verbales. En este punto, empieza a moverte mientras das las órdenes. Mueve tus

  185 
brazos, trota sobre tu sitio, trota alejándote de tu perro, etc.
Es importante que, cuando tu perro está respondiendo bien, varíes tu posición y hagas
diferentes movimientos para evitar que tu lenguaje corporal forme parte de las órdenes. Haz
esto gradualmente, aumentando al principio movimientos leves y haciéndolos más
pronunciados a medida que progresa la sesión.
Cuando trotes o camines alejándote de tu perro, no lo hagas retrocediendo. Trota
normalmente. Cuando hagas esto, asegúrate que tu perro responde a la orden correcta en el
momento en que la das. No refuerces su conducta si tu perro se acerca a ti antes de obedecer
a la orden correspondiente.
Muévete antes, durante y después de dar la orden.
Cuando empieces a caminar o trotar alejándote de tu perro, aprovecha para incluir la orden
"Aquí" en el ejercicio. En este caso, detente inmediatamente después de decir la orden, y
espera a que tu perro te alcance para hacer click y darle el pedacito de comida.
Al principio es posible que tu perro no comprenda el ejercicio, así que ten mucha paciencia y
refuerza las conductas correctas aunque no sean muy rápidas ni precisas. A medida que
progrese el adiestramiento de tu perro, notarás que aumenta la fluidez (rapidez y precisión) de
las respuestas a tus órdenes.
Una secuencia típica de este ejercicio será similar a la siguiente:
"Sienta" + señal, el perro se sienta, click, comida
"Échate" + señal, el perro se echa, click, comida
"Sienta" + señal, el perro se sienta, click, comida
"Parado" + señal, el perro queda parado, click, comida
"Échate" + señal, el perro se sienta, "No" (tono tranquilo), te mueves
"Échate" + señal, el perro se echa, click, comida
"Sienta", el perro se sienta, click, comida
"Sienta", el perro se sienta, click, comida
"Parado", el perro se queda parado, click, comida
"Échate", el perro se echa, click, comida
Movimiento de tus brazos + "Sienta", el perro se sienta, click, comida
Movimiento de tus brazos + "Parado", el perro se sienta, "No" (tono tranquilo), te mueves
Movimiento de tus brazos + "Parado", el perro se queda parado, click, comida
Movimiento de tus brazos + "Échate", el perro se echa, click, comida
Movimiento de tus brazos + trotar sobre el sitio + "Sienta", el perro se sienta, click, comida
Movimiento de tus brazos + trotar sobre el sitio + "Échate", el perro se echa, click, comida
Trotar alejándote + "Échate", el perro se echa, click, comida
Trotar alejándote + "Parado", el perro se echa, "No" (tono tranquilo), caminas unos pasos
Trotar alejándote + "Parado", el perro se queda parado, click, comida
Trotar alejándote + "Aquí", te detienes, el perro acude, click, comida

  186 
Trotar alejándote y moviendo los brazos + "Parado", el perro se queda parado, click, comida
Trotar alejándote y moviendo los brazos + "Sienta", el perro se queda parado, "No" (tono
tranquilo), caminas unos pasos
Trotar alejándote y moviendo los brazos + "Sienta", el perro se sienta, click, comida
Trotar alejándote y moviendo los brazos + "Aquí", te detienes, el perro acude, click, comida
Practica este ejercicio los días que sean necesarios hasta que tu perro te ofrezca al menos un
80% de éxito en al menos tres sesiones diferentes consecutivas, considerando el porcentaje de
éxito en función al total de las conductas en cada sesión. Luego pasa al siguiente criterio de
adiestramiento canino.
Tu perro discrimina entre las órdenes y mantiene la
posición (Criterio 2)
Repite el mismo procedimiento que en el primer criterio, pero aumenta gradualmente la
duración que tu perro mantiene cada posición. Empieza a hacer esto después de unas cuantas
repeticiones sin aumentar la duración.
Usa el método de los 300 picotazos para aumentar la duración, y trata de alcanzar al menos
tres segundos. Sin embargo, en esta etapa no aumentes mucho el tiempo que tu perro
permanece en una posición, ya que el criterio que persigues es la discriminación de órdenes.
Discriminación de órdenes usando el juego como
reforzador (Criterio 3)
Si tu perro encuentra suficiente motivación en la comida y no se motiva con el juego, entonces
no es necesario que hagas este criterio ni el siguiente. Sin embargo, si tu perro se motiva
mucho con los juegos de tira y afloja, este criterio de adiestramiento te servirá para
perfeccionar la discriminación de órdenes y mejorar el autocontrol de tu perro.
Antes de proceder con este criterio de adiestramiento, revisa las reglas de los juegos de tira y
afloja y las precauciones que debes tomar al enseñarle a tu perro a soltar objetos que tiene en
la boca. Esas reglas y precauciones están indicadas en el artículo sobre cómo enseñarle a tu
perro la orden "Suelta". Ten en cuenta que para llevar a cabo este criterio, la orden "Suelta"
debe ser inmediata.
Procede de manera similar al primer criterio, pero usa el juego como reforzador. Es decir, da
una orden de obediencia canina y, cuando tu perro obedezca, di la orden de liberación y juega
al tira y afloja por unos segundos.
Luego pídele a tu perro que suelte el juguete, con la orden "Suelta". El momento en que tu
perro suelte el juguete, di nuevamente la orden de liberación, pero esquiva a tu perro cuando
quiera morder el juguete. Esquívalo entre una y tres veces, cuidando de no apagar su interés
por el juego (muévete estimulando a tu perro a morder el juguete, pero esquívalo).
Mientras tu perro está intentando atrapar el juguete, da una orden de obediencia canina
("Sentado", "Échate", etc.). Si tu perro obedece, da la orden de liberación y permítele tomar el
juguete. Juega al tira y afloja por unos segundos y repite el procedimiento con otra orden de la

  187 
obediencia canina.
Si tu perro no obedece a la orden que diste, simplemente di "No" o "Ah" en tono tranquilo y deja
de mover el juguete. Ignora a tu perro por unos segundos y repite el procedimiento.
Inicialmente usa el lenguaje corporal (el movimiento del juguete debe simular las señales que
usas para cada orden) junto con las órdenes de obediencia, pero elimina este lenguaje corporal
gradualmente en repeticiones sucesivas.
Discriminación de órdenes y duración usando el juego
como reforzador (Criterio 4)
Cuando tu perro responda a la perfección, haz el mismo procedimiento que en el tercer criterio,
pero usa el método de los 300 picotazos para aumentar gradualmente el tiempo que tu perro
permanece en una posición. Recuerda que el criterio que persigues es la discriminación de
órdenes, así que no te preocupes por aumentar mucho tiempo. Confórmate con que tu perro se
quede quieto por unos pocos segundos.

  188 
Obediencia avanzada: distracciones
intensas en el adiestramiento canino
Es relativamente fácil enseñarle nuevos ejercicios a cualquier perro. La etapa de adquisición de
las conductas es en realidad la más sencilla en el adiestramiento de perros. Pero generalmente
no resulta tan fácil conseguir que los perros respondan correctamente en presencia de
distracciones.
En este artículo aprenderás a introducir distracciones intensas en el adiestramiento canino.
Lo que debes buscar al introducir distracciones intensas en el adiestramiento de tu perro es
desensibilizarlo a diferentes circunstancias y situaciones. Esta desensibilización permitirá
generalizar las respuestas de tu perro y ayudará a ponerlas bajo el control de estímulos.
La manera correcta de introducir distracciones intensas
en el adiestramiento canino
La introducción de distracciones intensas consiste casi exclusivamente en la desensibilización
sistemática. Es decir, que debes añadir cada distracción por separado, empezando con una
intensidad muy baja y aumentando la intensidad de la distracción gradualmente y sin forzar a tu
perro.
Por ejemplo, para enseñarle a un perro de Schutzhund a mantener su atención en el guía a
pesar de los disparos de fogueo que se hacen durante la sección de obediencia, primero se
debe acostumbrar al perro al sonido de los disparos a mucha distancia. Poco a poco y en
varias sesiones de adiestramiento canino, se reduce la distancia que separa al perro de las
detonaciones. Entonces, el perro aprende que esos disparos son irrelevantes y que no debe
prestarles atención.
Ten en cuenta que la desensibilización ocupa un 80% (aproximado) del tiempo total de
adiestramiento. Así que necesitarás varias semanas (quizás varios meses) para desensibilizar
a tu perro frente a muchas situaciones diferentes, y conseguir que los ejercicios que le enseñas
sean muy sólidos.
De cualquier manera, deberás seguir practicando los ejercicios de forma periódica para
mantener el adiestramiento de tu perro en un buen nivel.
Para que entiendas mejor la importancia de la desensibilización en el adiestramiento de perros,
considera los ejemplos siguientes:
Ejemplo 1: Introducción correcta de distracciones
intensas en el adiestramiento canino
Mateo es un labrador retriever muy sociable y activo, pero no recibe mucho ejercicio físico
diario y no tiene contacto frecuente con otros perros. Entonces, cada vez que sale a la calle se
vuelve loco de emoción y no es capaz de controlarse.

  189 
Aunque Mateo ya recibió adiestramiento en obediencia básica y conoce muchos ejercicios,
todavía no es capaz de realizarlos en presencia de otros perros.
En este caso, hay dos factores principales a considerar:
El nivel de energía acumulada del perro (poco ejercicio diario)
El estado de deprivación del perro (no ve a otros perros con frecuencia)
Como Mateo no recibe suficiente ejercicio, es necesario proporcionarle más actividad física
diaria, especialmente tomando en cuenta que pertenece a una raza canina muy dinámica.
Por otra parte, el hecho de que Mateo no vea a otros perros con frecuencia hace que su
entusiasmo sea muy alto cada vez que se encuentra con otro perro. Entonces, es lógico que lo
único en lo que piensa es en jugar, y no en obedecer a su entrenador.
La manera correcta de introducir esta distracción intensa (los otros perros) consiste en hacerlo
a buena distancia (baja intensidad) y reducir la distancia gradualmente a medida que Mateo
deja de reaccionar exageradamente ante la presencia de otros perros.
Se identifica la distancia a la que Mateo ignora naturalmente a los otros perros. Entonces se
empieza a trabajar desde esa distancia. Simplemente se practican los ejercicios de obediencia
canina que Mateo conoce, con la presencia de uno o más perros a una distancia tal que Mateo
ignora naturalmente a los otros perros.
Entonces, se reduce la distancia gradualmente en varias sesiones, hasta que Mateo es capaz
de ignorar a los otros perros, y obedecer a su entrenador, aún estando cerca de ellos.
Ejemplo 2: Introducción incorrecta de distracciones
intensas en el adiestramiento canino
Mateo es un labrador retriever muy sociable y activo, pero no recibe mucho ejercicio físico
diario y no tiene contacto frecuente con otros perros. Entonces, cada vez que sale a la
calle se vuelve loco de emoción y no es capaz de controlarse.
Aunque Mateo ya recibió adiestramiento en obediencia básica y conoce muchos ejercicios,
todavía no es capaz de realizarlos en presencia de otros perros. Es el mismo caso del
ejemplo anterior.
Un entrenador que desconoce los riesgos de la sensibilización, sugiere que la mejor manera
de trabajar consiste en forzar a Mateo a realizar los ejercicios de obediencia canina en
presencia de varios perros. Lleva a cabo el procedimiento con varios perros cerca de
Mateo y como resultado se tiene que Mateo es cada vez más reactivo a los otros
perros y ya no puede controlarse ni siquiera en situaciones en las que antes se
controlaba. Ha ocurrido un proceso de sensibilización que perjudica todo el
adiestramiento previo.
¿Es necesario el castigo para conseguir que los perros no se distraigan? Muchos
entrenadores apelan al castigo mediante collares de ahorque, púas o eléctricos, para
introducir distracciones intensas. Esto puede dar buenos resultados cuando el
entrenador es experto, pero no es necesario y puede llevar a problemas serios cuando
el entrenador no tiene suficiente experiencia en el uso de castigos. El castigo no es
necesario para entrenar perros mascota hasta niveles muy altos de confiabilidad, así
que no te preocupes por su uso. Simplemente no lo necesitas, ya que la
desensibilización sistemática te permitirá alcanzar los mismos resultados en el mismo
tiempo... y sin castigar a tu perrito.

  190 
SOCIALIZANDO A
TU PERRO

  191 
  192 
Socializando a tu perro
La socialización es el proceso por el cual tu perro aprende a relacionarse con otros perros y
con los humanos. A través de la socialización, tu perro también aprende a llevarse bien
con otros animales o al menos a ignorarlos.
Por otra parte, la habituación es el proceso por el cual tu perro aprende a ignorar elementos
ambientales que no son peligrosos. De esta forma, un perro habituado a un ambiente
citadino no se preocupará por el ruido del tráfico urbano ni por la presencia de muchas
personas en las calles.
Aunque socialización y habituación son conceptualmente distintas, en este artículo
consideraremos ambas dentro del proceso de socialización del cachorro. Así, para
fines prácticos, la socialización de tu perro es el proceso por el cual acostumbrarás a tu
mascota a reaccionar de manera adecuada (sin miedo ni agresión) frente a diferentes
ambientes, personas, otros perros y otros animales.
La socialización de tu perro es lo más importante en su educación porque es lo que previene
conductas agresivas y miedosas en el futuro. Además, un perro bien socializado es
más fácil de entrenar y puede ser aceptado con más facilidad por otras personas.
¿Qué ocurrirá si no socializas a tu cachorro? Bueno, en el futuro tendrás un perro agresivo o
un perro que puede morder por miedo, así que tendrás que adoptar ciertas medidas
para cuando tengas visitas. Además te costará mucho llevar a tu perro de paseo, al
veterinario o a cualquier otra parte, porque tendrá miedo de todo.
¿Cómo puedes saber si tu perro está bien socializado? Una regla simple para evaluar esto
dice: si el dueño no se asusta de algo, entonces el perro tampoco debería hacerlo.
Edades de socialización del perro
Al igual que en otros animales, incluidos los humanos, la socialización del perro es un
proceso que dura toda la vida. Sin embargo, el período crítico transcurre desde el
nacimiento hasta la doceava semana (tercer mes). Es decir que tu perro tendrá
muchas dificultades para adecuarse a su entorno si no ha sido correctamente
socializado antes de los tres meses.
Ten en cuenta que el período crítico de la socialización puede variar para cada individuo. De
hecho, muchos expertos consideran que el período crítico termina en la semana 16
(cuatro meses). El punto importante es que mientras antes empieces la socialización
de tu cachorro, más garantías de éxito tendrás.
Además del período crítico de la socialización, existe un período crítico para enseñar la
inhibición de la mordida. Es decir, para que tu perro aprenda a morder suavemente
cuando juega o cuando muerde sin intención de causar daño.
Los perros aprenden a inhibir su mordida cuando juegan con sus hermanos, siendo aún
cachorros. Por eso, es muy importante que no sean separados de la madre muy
pronto. El período crítico para la inhibición de la mordida termina entre las semanas 16
y 18 de la vida del cachorro. Por supuesto, el aprendizaje de esta inhibición comienza
mucho antes.

  193 
Socialización perro – perro
La socialización con otros perros es la primera que ocurre, ya que tu perro habrá pasado sus
primeros días de vida junto a otros cachorros y a su madre... todos perros.
Como los cachorros son comprados aproximadamente a las ocho semanas de edad (la edad
recomendable para comprar un cachorro), ya han aprendido muchas de las normas
sociales de los perros. Así, conocerán las señales básicas para la interacción
armoniosa con otros perros.
Sin embargo, todavía quedan algunas semanas hasta que el período crítico de socialización
termine. Por tanto, tendrás que asegurarte que tu cachorro siga socializando con otros
perros durante este tiempo. Por supuesto, también tendrás que asegurarte que siga
socializando después de sus 12 semanas de vida, pero ya no necesitarás un programa
sistemático para eso.
La socialización perro - perro es un asunto relativamente fácil cuando se trata de cachorros
de ocho semanas de edad. De hecho, simplemente consiste en que consigas amigos
de juegos para tu cachorro y la socialización ocurrirá por sí sola.
Lo importante es que puedas conseguir muchos amigos para que tu cachorro juegue o
interactúe a diario. Sería ideal si puedes conseguirle amigos de diferentes razas de
perros y edades, así se acostumbrará a todo tipo de perros. Por supuesto, tienes que
asegurarte que todos los amigos que le consigas a tu cachorro sean saludables y
amistosos.
Lo que tienes que hacer es juntar a tu perro con otros perros amistosos y permitirles jugar en
un lugar cercado para que estén seguros. Ten en cuenta que la socialización debe
ocurrir voluntariamente. Es decir que no tienes que forzar a tu cachorro para que se
acerque a los otros perros, sino dejar que lo haga por su propia voluntad. Así evitarás
crearle miedos y fobias.
Riesgos de la socialización perro - perro
Si bien es importante que socialices a tu perro con otros perros, tienes que ser consciente de
que esto tiene algunos riesgos.
Si tu cachorro todavía no tiene todas sus vacunas, las enfermedades contagiosas son un
riesgo importante.
Ten en cuenta esto para que puedas tomar las medidas de seguridad correspondientes.
Sobre la socialización de tu cachorro con otros perros
Los aspectos que tienes que considerar para llevar a cabo la socialización de tu cachorro con
otros perros son:
Todos los perros con los que juegue tu cachorro tienen que ser saludables, así evitarás
cualquier posible contagio de enfermedades.
Todos esos perros tienen que ser perros sociables. Esto es normal con cachorros de ocho a
12 semanas, así que no debería ser una preocupación. Sin embargo, si consigues un
compañero de juegos de mayor edad, asegúrate que sea sociable. Para esto, observa
cómo interactúa ese perro con otros perros antes de juntarlo con tu cachorro.
No socialices a tu cachorro en parques u otros lugares públicos hasta que tenga todas sus
vacunas completas. En cambio, organiza reuniones de cachorros saludables en tu
casa o en casa de otro dueño de un cachorro saludable. Así evitarás que tu perrito se
contagie alguna enfermedad.
Asegúrate que todos los amigos de tu cachorro tengan al día sus vacunas. Pregúntale a tu
veterinario qué cosas recomienda que tomes en cuenta.
Sería ideal que pudieses conseguir, además de cachorros, perros adultos para que jueguen
con tu cachorro. Sin embargo, antes de hacer esto, consulta con el veterinario para que
te indique qué medidas de seguridad debes tomar para prevenir enfermedades.
Además, asegúrate que los perros adultos sean realmente sociables.
Si existe algún kinder de cachorros en tu ciudad, inscribe a tu perro. Esta es una de las
mejores formas de ayudar en la socialización porque tu perrito conocerá perros de
diferentes razas.
Supervisa todas las interacciones de tu cachorro con otros perros.
Como no siempre resulta fácil llevar a cabo las actividades indicadas anteriormente, aquí hay

  194 
algunas ideas para conseguir amigos caninos para tu cachorro:
Habla con el criador que te vendió el perro y dile que quieres continuar la socialización.
Quizás él te pueda contactar con otros compradores que tengan a los otros cachorros
de la camada o de otras camadas.
Coméntale tu idea al veterinario. Él te podrá ayudar a contactarte con otros dueños de
cachorros saludables para que socialicen en tu casa o alternando las casas en que se
reúnen. La mayoría de los veterinarios estarán dispuestos a ayudarte a ti y a sus otros
clientes.
Coordina reuniones caninas con amigos tuyos y familiares que tengan cachorros de la
misma edad que el tuyo.
Organiza estas actividades aunque te resulte un poco difícil hacerlo. En caso contrario, tu perro
peleará o escapará de otros perros cuando sea adulto. Ten en cuenta que estas actividades no
son para toda la vida (aunque algunas personas las disfrutan tanto que las continúan
realizando con sus perros adultos).
Cuando tu cachorro ya tenga sus vacunas, llévalo a pasear al menos una vez por día. Así,
conocerá más perros y podrá jugar con ellos en el parque.
Durante la socialización perro - perro, tienes que considerar diferentes tipos de perros. A
continuación tienes una lista mínima, que de ninguna manera es exhaustiva. Añade a la lista
todos los tipos de perros que se te ocurran.
Perros de diferentes tamaños, desde los miniatura hasta los gigantes.
Perros de diferentes edades.
Perros de diferentes sexos, aunque es bueno darle más importancia a los perros del mismo
sexo que tu cachorro.
Perros de razas diferentes y apariencia distintas: peludos, pelados, con hocico chato, con
hocico largo, de orejas caídas, de orejas paradas, altos, bajos, chihuahuas, san bernardos, etc.

  195 
Socialización perro – humano
La socialización de tu perro con las personas es fundamental. Esto te evitará problemas de
agresión en el futuro.
Para socializar a tu perro con las personas tienes que acostumbrar a tu cachorro a la mayor
cantidad de personas posibles antes de que cumpla tres meses de edad. El Dr. Ian Dunbar
sugiere que un cachorro de tres meses debería conocer al menos a 1000 personas diferentes.
Lo que tienes que conseguir en este caso es que las interacciones de tu cachorro con la gente
sean siempre positivas. No basta con que el cachorro no tenga miedo a las personas, sino que
tiene que sentirse alegre cada vez que conoce a alguna persona.
Además, la socialización debe ocurrir voluntariamente. Es decir que no tienes que forzar a tu
cachorro para que se acerque a las personas, sino dejar que lo haga por su propia voluntad.
Así evitarás crearle miedos y fobias.
¿Excepciones a la regla? Algunos libros de adiestramiento de perros sugieren que los perros
no deben acostumbrarse a mucha gente. Así, se convertirían en buenos guardianes. Esto no
es cierto, ya que es muy fácil conseguir que un perro bien socializado sea un buen guardián.
Sin embargo, es posible que los perros de guerra y algunos perros seleccionados para tareas
especiales deban ser muy recelosos con la gente. En todo caso, una perfecta socialización del
perro con la gente es imprescindible para cualquier perro mascota.
Para socializar a tu perro con la gente, haz lo siguiente:
Invita a tus amigos y familiares a tu casa y pídeles que le den un pedacito de comida a tu perro
y/o jueguen con él cada vez que se les acerca. Recuerda, las interacciones tienen que ser
positivas.
Lleva a tu perro a la calle para que vea gente nueva cada día. Si tu perro todavía no tiene sus
vacunas, cárgalo en tus brazos o llévalo en la jaula de viajes para evitar contagios. No
necesitas llevarlo a pasear dos kilómetros; camina hasta la esquina y vuelve, llévalo cuando
vayas a la tienda, etc.
Haz que tu perro se acostumbre a los niños pequeños y a los bebés. Para esto, permítele
acercarse a niños pequeños y dale un poquito de comida cuando esté tranquilo. De esta
manera, asociará a los niños pequeños con cosas buenas. Controla muy bien estas
interacciones para que los niños no lastimen a tu perro ni lo estimulen a perseguirlos.
Las reuniones de socialización perro - perro también te servirán para socializar a tu cachorro
con la gente porque los dueños de los otros cachorros están presentes.
Acostumbra a tu perrito a ser manipulado. Para esto, acarícialo, levántalo, tócale las patitas,
revísale los dientes, etc. Haz todo esto de manera suave y gentil, dándole un pedacito de
comida cuando se queda quieto y te permite manipularlo.
Haz que otras personas practiquen la manipulación de tu perrito. Así se acostumbrará a esto y
aceptará con facilidad las revisiones veterinarias.

  196 
Básicamente lo que tienes que hacer es que tu perro se divierta cada vez que conoce a alguna
persona. Por supuesto, tienes que cuidar que no se asuste ni se lastime en ninguna de estas
interacciones.
Cuando tu perro tenga todas sus vacunas, los paseos diarios servirán para que su socialización
con la gente se fortalezca. Entonces, ya no necesitarás invitar amigos sólo para que conozcan
a tu cachorro.
Durante la socialización de tu perro con la gente, tienes que considerar a diferentes tipos de
personas. A continuación tienes una lista mínima, que de ninguna manera es exhaustiva.
Añade a la lista todos los tipos de personas que se te ocurran.
Personas de diferentes edades, desde niños pequeños hasta ancianos.
Personas de diferente origen étnico: caucásicos, asiáticos, etc. Esto es muy importante, ya que
los perros que no han sido correctamente socializados presentan actitudes que pueden ser
clasificadas como "racistas".
Personas con diferentes vestimentas: con sombreros, con abrigos, con lentes, etc.
Personas con diferentes características físicas: hombres con barba, personas grandes,
medianas, pequeñas, etc.
Personas de diferente sexo: hombres y mujeres. Si visitas frecuentemente las exposiciones
caninas podrás notar que algunos perros responden de manera diferente si son juzgados por
un hombre o por una mujer. Bueno, esos son perros que no han sido correctamente
socializados con uno de los sexos.
Personas que usen uniformes: policías, carteros, militares, etc.
Personas con disfraces (muy útil si en tu país se celebra Halloween).
Personas con necesidades especiales que requieran elementos de ayuda: personas en sillas
de rueda, personas ciegas que usen bastón, etc.
Riesgos de la socialización perro - humano
Si bien es importante que socialices a tu perro con la gente, tienes que ser consciente de que
esto tiene algunos riesgos. Si tu cachorro todavía no tiene todas sus vacunas, las
enfermedades contagiosas son un riesgo importante. Ten en cuenta esto para que puedas
tomar las medidas de seguridad correspondientes.

  197 
Socialización del perro con otros
animales
La socialización de tu perro con otros animales depende de tu estilo de vida. Mucha gente que
vive en la ciudad no necesita socializar a sus perros con otros animales. Sin embargo, si en el
lugar en que vives existen otros animales (gatos, caballos, ovejas, etc.) tendrás que socializar a
tu cachorro con esos animales.
Recuerda que la socialización debe ocurrir voluntariamente. Es decir que no tienes que forzar a
tu cachorro para que se acostumbre a los otros animales, sino dejar que lo haga por su propia
voluntad. Así evitarás crearle miedos y fobias.
Para socializar a tu cachorro con otros animales tienes que tomar algunas precauciones.
Debes tener muy en cuenta la seguridad tanto de tu cachorro como de los otros animales. Por
ejemplo, una buena manera de empezar la socialización con los gatos consiste en presentar al
gato dentro de una jaula de viajes. Así, tu cachorro podrá verlo y olfatearlo con poco riesgo de
salir arañado.
Para que tu cachorro se acostumbre a los otros animales procede de la siguiente manera:
Evalúa la distancia a la cuál tu cachorro ignora a los otros animales. Por ejemplo, si se vuelve
loco de emoción o se asusta cuando ve un gato a 10 metros, esa distancia es muy corta. Si
puede ignorar al gato y jugar contigo o concentrarse en un pedacito de comida, entonces esa
distancia está bien para comenzar.
Juega un poco con tu perro y dale un pedacito de comida cuando ignore al otro animal.
Después de hacer eso unas cuantas veces, reduce la distancia en un metro o menos. Repite el
procedimiento y no te olvides de darle a tu perro un pedacito de comida cada vez que ignore al
otro animal. Así estarás reforzando la conducta de ignorar a los otros animales.
A medida que pase el tiempo, podrás jugar con tu cachorro muy cerca del otro animal.
Por supuesto, si tienes un gato amigable en tu casa, puede ser que tu cachorro juegue con él.
La socialización no tiene como objetivo que tus mascotas se ignoren mutuamente, sino que se
lleven bien. Sin embargo, ten cuidado que el gato no arañe a tu cachorro.
Por otra parte, no es una buena idea permitir que tu cachorro juegue con mascotas pequeñas y
frágiles como los hámsteres. En este caso será mejor que tu cachorro se acostumbre a ignorar
a esas mascotas, ya que aún jugando puede lastimarlas.
Si vives en un lugar donde hay caballos, ovejas y otros animales, también deberás socializar a
tu cachorro con esos animales.
Riesgos de la socialización de tu perro con otros
animales
Si bien puede ser importante que socialices a tu perro con otros animales, tienes que estar
consciente de que esto tiene algunos riesgos. Si tu cachorro todavía no tiene todas sus
vacunas, las enfermedades contagiosas son un riesgo importante. Ten en cuenta esto para que
puedas tomar las medidas de seguridad correspondientes

  198 
Habituación del cachorro al ambiente
Además de la socialización con las personas, los perros y otros animales, tu cachorro tiene que
acostumbrarse a diferentes lugares, situaciones, imágenes y ruidos. Esta parte de la
socialización consiste en habituar a tu cachorro para que no se asuste con las situaciones de la
vida cotidiana.
Para lograr esto simplemente tienes que exponer a tu cachorro a la mayor cantidad de
situaciones posibles haciendo que esa experiencia le resulte agradable. Por supuesto,
situaciones que no son peligrosas.
Cuando tu perro se encuentre tranquilo en una nueva situación o en un nuevo ambiente, dale
un pedacito de comida o juega con él. De esta manera estarás reforzando la conducta de
permanecer tranquilo e ignorar esas nuevas situaciones.
Haz esto sin forzar a tu perro a aceptar una nueva situación. Si tu perro se asusta de algo
nuevo, simplemente presenta eso de manera gradual (empezando a cierta distancia)
reduciendo poco a poco la distancia entre ese objeto/entorno y tu perro. Reduce la distancia
poco a poco y solamente cuando tu perro esté tranquilo y confiado.
A continuación tienes una lista no exhaustiva de cosas a las que puedes acostumbrar a tu
cachorro.
Diferentes superficies: cemento, pasto, tierra, alfombras, parquet, superficies con desniveles,
gradas, etc.
Diferentes lugares: dentro de tu casa, casas de amigos, centros comerciales, la calle,
ascensores, el auto, el consultorio veterinario, calles con mucho tráfico, etc. Mientras tu perro
no tiene todas sus vacunas puedes llevarlo en una jaula de viajes o cargarlo en tus brazos. Una
vez que tenga todas sus vacunas podrás llevarlo con la correa.
Diferentes juguetes: juguetes de goma, juguetes de goma rellenables como los Kong, pelotas
de tenis, etc.
Ruidos: gritos, puertas de garaje que se abren, aspiradora, secadora de cabello, niños que
juegan, máquinas lavadoras, timbre de la puerta, etc. Recuerda que no tienes que asustar a tu
cachorro, así que asegúrate de introducir los ruidos en forma gradual y de reforzar las
conductas tranquilas mediante algo de comida y/o juegos divertidos.
Objetos que se mueven rápidamente: ciclistas, patinadores, niños corriendo, gatos que corren,
niños jugando fútbol, motociclistas, automóviles, etc. Esto es muy importante para disminuir el
riesgo de que tu perro persiga objetos, personas o animales.
Recibir la comida en diferentes lugares: en la cocina, en el baño, en el auto, en el comedor, en
la casa de algún amigo, etc.
Recibir la comida de diferentes fuentes: comederos plásticos, comederos metálicos, de tu
mano, etc.
La habituación a diferentes estímulos ambientales te ayudará a socializar a tu cachorro con
gente, perros y otros animales. Cuando lleves a tu perro a un lugar donde hay mucha gente,
además de estar habituándolo a esa situación estarás acostumbrándolo a conocer gente. Si lo
llevas a un parque donde hay otros perros, estarás acostumbrándolo a una nueva situación y al
mismo tiempo a conocer nuevos perros.
Siempre ten presente que la socialización y la habituación deben ocurrir sin forzar a tu
cachorro. Así que no intentes apresurar las cosas. Aunque existen períodos críticos para la
socialización del perro, sólo lograrás buenos resultados si avanzas poco a poco.
También ten en cuenta que no tienes que exponer a tu cachorro a posibles fuentes de contagio
de enfermedades. Por tanto, no lo dejes caminar en lugares públicos hasta que tenga sus
vacunas completas. Mientras tanto, llévalo de paseo en brazos o con una jaula de viajes para
perros (hay unas jaulas portátiles, como maletines, que pueden ser muy útiles para esto).
Riesgos de la habituación del cachorro a estímulos
ambientales
Si bien es importante que acostumbres a tu perro a diferentes estímulos ambientales, tienes
que estar consciente de que esto tiene algunos riesgos. Si tu cachorro todavía no tiene todas
sus vacunas, las enfermedades contagiosas son un riesgo importante. Ten en cuenta esto para
que puedas tomar las medidas de seguridad correspondientes.

  199 
Inhibición de la mordida
La inhibición de la mordida es quizás la pieza fundamental de la socialización de cualquier
cachorro. Un perro que no ha aprendido a inhibir su mordida es un perro peligroso que puede
causar daños incluso cuando juega. En cambio, un perro que sabe inhibir su mordida puede
evitar causar daños incluso cuando muerde para advertir que está enojado.
El período crítico para la inhibición de la mordida termina alrededor de los cuatro meses y
medio de vida del cachorro, cuando ocurre el cambio de dentición. Pasado este tiempo será
muy difícil que le enseñes a tu perro a inhibir su mordida.
Entre los adiestradores es muy común hablar de perros de boca suave y boca dura. Los perros
de boca suave son los que han aprendido a inhibir la mordida y son capaces de usar su boca
para sujetar cosas sin dañarlas.
Existen varios aspectos a considerar para enseñarle a tu perro a inhibir su mordida.
El primero es que tu cachorro tenga compañeros caninos de juego. Esto es fundamental
porque los cachorros aprenden a regular la fuerza de sus mordidas cuando juegan con otros
perros. El principio es sencillo: si tu perro muerde muy fuerte, el otro cachorro se queja y el
juego termina, aunque sea por unos segundos. Entonces, jugar sin dañar se refuerza
positivamente (con el mismo juego) y jugar bruscamente se castiga negativamente (terminando
el juego).
El segundo aspecto a considerar es que le enseñes a tu perro la orden "Suelta". Esta orden no
ayuda a regular la fuerza de las mordidas, pero ayuda a que tu perro deje de morder algo.
El tercer aspecto es que le enseñes a tu perro a morder tus manos jugando. Aunque esto no es
recomendado por muchos adiestradores, es muy importante para cachorros de menos de
cuatro meses porque les enseña que los seres humanos somos más sensibles que los perros.
Así, tu cachorro aprenderá a regular su mordida de diferente manera cuando juega con
humanos que cuando juega con perros.
Para enseñarle a tu cachorro a morder tus manos jugando, empieza a jugar con él y permítele
que muerda tus manos. El momento en que te cause dolor, dile "No" y termina el juego
retirando tu mano. Algunos adiestradores sugieren que en lugar de decir "No", digas "Ay!" en
un tono elevado de voz, haciendo notar tu dolor. En realidad no importa que palabra uses. Lo
que importa es que finalices el juego en el momento exacto en que tu perro muerde con fuerza.
Como verás, el timing es muy importante en este caso. Si terminas el juego cuando tu perro
está mordiéndote suavemente pero lo continúas cuando él te muerde con fuerza, estarás
enseñándole a morder con fuerza.
Cuando detengas el juego, ignora a tu perro por unos segundos. Así el castigo negativo hará
efecto. Sin embargo, no dejes a tu perro aislado ni nada por el estilo. Simplemente detén el
juego, ignora a tu perro por unos segundos y reanuda el juego nuevamente.
De vez en cuando detén el juego y no lo reanudes muy pronto.

  200 
Repite el procedimiento por un tiempo y practícalo en diferentes lugares para generalizar el
aprendizaje. También haz que otras personas (tu esposa, esposo, hermano, hermana, etc.)
practiquen este procedimiento, así tu perro comprenderá que todos los humanos son sensibles.
Si no puedes detener los mordiscos de tu perro diciendo "No", primero enséñale la orden
"Suelta", y usa esa orden para terminar el juego. Sin embargo, en este caso no ignores a tu
perro por unos segundos, ya que estarías castigando el obedecer la orden. Simplemente detén
el juego y reanúdalo cuando tu perro se calme.
Si tienes que usar la orden "Suelta" con mucha frecuencia, es que algo anda mal. Esta orden
solamente te servirá para que tu perro te deje de morder cuando está muy entusiasmado. No
debe ser parte del juego de "inhibir la mordida", salvo en muy contadas ocasiones.
No permitas que niños muy pequeños practiquen este ejercicio porque los resultados serán
desastrosos. Los niños muy pequeños no tienen el control necesario para llevar el ejercicio de
forma adecuada y es muy probable que el cachorro termine aprendiendo que es más divertido
morder con fuerza para hacer más divertido el juego.
Nunca castigues físicamente a tu cachorro por morderte con fuerza. Eso solamente generará
miedo o agresión. En todo caso, con el castigo no le enseñarás a inhibir su mordida, sino a no
morder jugando. ¿Cual es el problema con esto? Que si decide morder cuando sea adulto, lo
hará con muchísima fuerza.
Otra razón para no usar castigos físicos es que los cachorros no pueden controlar
completamente sus impulsos hasta que son un poco mayores. Por tanto, aunque tu perro haya
aprendido a inhibir su mordida, algunas veces estará muy entusiasmado como para darse
cuenta que debe hacerlo. Cuando pase los cuatro o cuatro meses y medio podrá controlar su
mordida con facilidad... si es que le has enseñado a hacerlo.
Finalmente, si existen clases para cachorros en tu ciudad, inscribe al tuyo antes que cumpla los
cuatro meses y medio. Las clases para cachorros son quizás la mejor forma de enseñar la
inhibición de la mordida porque tu perrito podrá jugar con otros cachorros. Además, contarás
con apoyo del instructor y de los otros asistentes y harás muchos amigos.

  201 
Consejos para la socialización del
cachorro
En artículos previos aprendiste los aspectos esenciales de la socialización del cachorro. Si tu
perro tiene la edad adecuada (entre ocho y 12 semanas) la socialización y la habituación a
nuevos estímulos serán simples de llevar a cabo. Sin embargo, aunque sea simple, no siempre
resulta fácil llevar a cabo esta etapa de forma correcta así que aquí tienes algunos consejos
que te pueden ser de utilidad.
Debes tener presente que todo el proceso de socialización (perro - perro, perro - humano,
inhibición de mordida, etc.) ocurre en el mismo período de tiempo, así que tendrás que
planificar esas actividades de tal forma que puedas conseguir resultados antes que tu cachorro
cumpla las 12 semanas de vida o las 18 en el caso de la inhibición de la mordida.
No te olvides que la socialización y la habituación tienen que ocurrir en forma gradual. Nunca
fuerces a tu cachorro a soportar algo que le da miedo porque podrías causarle una fobia.
Planifica las reuniones de cachorros de tal manera que también participen los dueños de los
otros cachorros. Esto te ayudará con la socialización perro - perro y perro - humano al mismo
tiempo.
Prepara actividades originales para estas reuniones, así podrás pasar un rato muy agradable al
mismo tiempo que socializas a tu cachorro. Por ejemplo, cuando todos los cachorros muestren
una buena socialización con la gente, una fiesta de disfraces con perros vendría bien. Así los
cachorros encontrarían un ambiente diferente. Ten en cuenta que los disfraces son sólo para
los humanos.
Practica cada día el ejercicio de inhibición de mordida para que tu perro aprenda lo antes
posible. Sigue practicándolo a diario hasta que tu perro cumpla los cuatro meses y medio, e
incluso después. No necesitas mucho tiempo para esto, con cinco o 10 minutos diarios es
suficiente.
Planifica sesiones cortas (cinco minutos) para que tu cachorro se acostumbre a diferentes
ruidos. Introduce los ruidos de forma gradual, siempre cuidando de no asustar a tu cachorro.
Existen CDs para acostumbrar a tu cachorro a diferentes ruidos. Estos CDs son muy útiles
porque tienen diferentes ruidos que, aunque son comunes, no están "disponibles " todo el
tiempo en el ambiente. Eso ruidos incluyen grabaciones de truenos, tráfico, multitudes, bocinas,
etc. Si puedes, consigue uno de estos CDs y úsalo para acostumbrar a tu cachorro a esos
ruidos. Empieza con el volumen muy bajo y auméntalo de forma gradual a medida que tu
cachorro demuestra su confianza.
Si no puedes conseguir uno de esos CDs, graba varios ruidos en diferentes lugares y usa tu
propia grabación. Por ejemplo, puedes grabar los disparos en un campo de tiro deportivo,
multitudes en la estación de metro, el sonido de los trenes cuando se acercan, etc.

  202 
Para grabar truenos puedes esperar a que ocurran (mala idea) o alquilar alguna película en la
que haya muchos truenos y ruidos similares, como "Una tormenta perfecta".
No te olvides de los paseos diarios de tu cachorro. Incluso cuando tengas que llevarlo cargado
porque aún no tiene sus vacunas, los paseos son una de las mejores formas de socializar a un
cachorro.
Separa algunos minutos diarios para enseñarle a tu cachorro algunos ejercicios de obediencia
canina o algunos trucos. Entrénalo a manera de juego y no esperes resultados asombrosos a
tan corta edad.
Acostumbra a tu cachorro a pasear en auto.
Acostumbra a tu cachorro a usar el collar y la correa, aún si todavía no lo dejas caminar por la
calle porque no tiene todas sus vacunas.
Permite que tu perrito te acompañe cuando ves la televisión. Especialmente si te gustan las
películas de acción (o los noticieros sensacionalistas), porque así se acostumbrará a ruidos
extraños. Recuerda que no tienes que forzar la socialización, así que al principio quizás tengas
que bajar el volumen un poco.

  203 
  204 
EDUCA A TU
PERRO A IR AL
BAÑO

  205 
  206 
Educa a tu perro para ir al baño
Educar a tu perro para ir al baño no es algo difícil pero necesitarás tiempo, paciencia y estar
muy alerta. Existen tres maneras efectivas para enseñarle a tu perro a no ensuciar la casa:
adiestramiento con papel, adiestramiento activo y adiestramiento con jaula.
Aunque cada uno de esos métodos se enfoca en situaciones particulares, lo más probable es
que necesites combinarlos para tener menos contratiempos.
Antes de empezar la educación higiénica de tu perro
Antes de empezar a enseñarle a tu perro a no ensuciar la casa, tienes que considerar los
siguientes factores:
1. Examen veterinario y desparasitación
Algunos problemas de salud pueden dificultar o incluso impedir que tengas éxito al educar a tu
perro en las necesidades higiénicas.
Asegúrate que tu cachorro no tenga enfermedades directamente relacionadas con la
defecación o la micción. Enfermedades como la cistitis, infecciones urinarias o diarrea pueden
impedir la educación higiénica de tu perro. Además, algunos parásitos internos (gusanos)
pueden provocar defecación irregular.
Por tanto, antes que nada lleva a tu perro al veterinario para que le haga una revisión completa.
Coméntale al veterinario que quieres saber si tu perro tiene alguna enfermedad que pueda
afectar la educación higiénica.
2. Horario de comidas
Si tu perro come a cualquier hora, también hará sus necesidades a cualquier hora. Por eso es
importante que tenga un horario fijo de comidas.
Cuando le des la comida a tu perro, déjasela en el plato por media hora aproximadamente.
Después de ese tiempo, retira el plato.
Como norma general, un cachorro tiene que comer entre cuatro y cinco veces por día, mientras
que un perro adulto tiene que comer dos veces al día. Sin embargo, es una buena idea que
consultes con el veterinario para que te ayude a establecer la cantidad y el número de comidas
diarias para tu perro.
Ten en cuenta que la comida para perros que viene en lata es húmeda y puede aflojar el
estómago de tu cachorro.
3. Identifica las áreas en que tu perro puede hacer sus necesidades
Es bueno que tengas claro dónde permitirás que tu perro haga sus necesidades y dónde no.
Identifica esas áreas y no permitas que tu perro esté en las "zonas no permitidas" sin
supervisión.
Si tu cachorro todavía no puede salir a la calle porque no tiene completas las vacunas, tendrás
que cubrir el suelo del cuarto a prueba de cachorros con papel periódico para que ésa sea una
"zona permitida".

  207 
Es importante que las "zonas permitidas" tengan una superficie diferente que la de las "zonas
no permitidas". Por ejemplo, la lavandería tiene un piso de azulejo ("zona permitida"), mientras
que los cuartos tienen parquet y alfombras ("zonas no permitidas").
4. Lleva un registro diario de los desechos de tu perro.
Durante los primeros días de la educación higiénica tienes que registrar las horas en que tu
perro hace pis y caca. Aunque esto es un poco molesto, es importante para que sepas cuándo
es más probable que vaya a hacer algo.
Entonces, podrás llevar a tu perro a una "zona permitida" media hora antes de su hora de
hacer pis o caca. Así, te resultará más fácil evitar los accidentes sobre la alfombra. Esto
también te servirá para el adiestramiento activo y para el adiestramiento con jaula.
5. Retira el recipiente de agua antes de ir a dormir.
Si tu perro no duerme en el cuarto a prueba de cachorros, tendrás que evitar que tome líquidos
después de una hora determinada. Puedes retirar el recipiente de agua a las nueve de la noche
o un poco más tarde.
Sin embargo, déjale el recipiente con agua toda la noche si hace mucho calor en el lugar en
que tu perro duerme o si él:
duerme en el cuarto a prueba de cachorros
está sediento
tiene algún requerimiento especial de salud (por ejemplo, está deshidratado)
tiene diarrea
6. Consigue un neutralizante de olores.
Sin importar qué métodos uses para educar a tu cachorro, en algún momento tendrás que
limpiar algún lugar de tu casa. Así que mejor consigue un producto que neutralice el olor de la
orina. Puedes encontrar muchos productos para esto en las tiendas para mascotas.
Asegúrate que el producto que compras no tenga amoníaco porque no te servirá.
Aspectos importantes sobre la educación higiénica del
cachorro y el perro adulto
No esperes que tu cachorro esté completamente educado en los hábitos higiénicos hasta que
cumpla por lo menos seis meses. Hasta esa edad, los perros no tienen control total sobre su
vejiga urinaria.
Si tu perro ya es adulto, podrá controlar mejor su vejiga, pero tal vez ya haya aprendido que
puede hacer sus necesidades donde le da la gana. En ese caso, tendrás que reeducarlo.

  208 
Adiestramiento con papel
El adiestramiento con papel consiste en evitar que tu perro haga sus necesidades en un lugar
inadecuado. Es decir que tu perro no debe estar sin supervisión en un área donde no debe
hacer sus necesidades, hasta que esté completamente educado.
El adiestramiento con papel no es la mejor manera de enseñarle a tu cachorro a no ensuciar la
casa, pero es una manera efectiva de hacerlo cuando no puedes supervisar a tu perro las 24
horas del día.
El adiestramiento con papel también te será útil si vives en un departamento y no puedes sacar
a pasear a tu perro por lo menos tres o cuatro veces al día. Así, tu perro podrá tener un baño
en casa.
Lo primero que necesitas es un cuarto a prueba de cachorros. Recuerda que el cuarto a prueba
de cachorros debe ser suficientemente grande como para que los desechos de tu perro no
estén cerca de su plato de comida ni de su casa.
También ten en cuenta que el cuarto a prueba de cachorros no necesita ser un recinto
completamente cerrado. Puedes usar puertas de seguridad ajustables. De esta forma tu perro
no se sentirá tan aislado cuando no lo puedas supervisar.
Tu perro tendrá que estar en ese cuarto todo el tiempo que no puedas supervisarlo. Por
supuesto, tienes que dejarle algunos juguetes (grandes, que no pueda tragar) para morder, su
cama y su recipiente de agua. También déjale su plato de comida si va a necesitar
alimentación durante el tiempo en que estés afuera.
Tienes que empapelar el piso del cuarto con tres o cuatro capas de periódico. Todo el piso.
Como tu perro va a estar libre en ese cuarto, se acostumbrará a hacer sus necesidades sobre
papel periódico. De ahí el nombre de "adiestramiento con papel".
A medida que pase el tiempo, te darás cuenta que tu cachorro prefiere algunos lugares para
hacer sus necesidades. Cuando notes esto, puedes empezar a reducir el área empapelada.
Primero quita algunos periódicos del lugar más lejano a aquéllos que tu perro ensucia. Es decir,
si tu perro ensucia al fondo, retira los papeles de la entrada.
Después, quita más periódicos cada día, pero no apures mucho esto. Si tu perro ensucia algún
lugar que no está empapelado, es porque has quitado los papeles muy pronto. En ese caso,
vuelve a empapelar una superficie más grande, o incluso todo el cuarto.
Cuando tu perro se haya acostumbrado a hacer en un área pequeña, puedes empezar a mover
los papeles hacia donde tú prefieras. Muévelos lentamente, no más de tres centímetros por día,
hasta el lugar que tú hayas elegido. Eso sí, no acerques los papeles a su cama o a sus
recipientes de agua o comida. Si haces eso, tu perro dejará de hacer sus necesidades sobre
los papeles.
Tu perro aprenderá rápidamente dónde puede hacer sus necesidades, pero si tiene menos de
seis meses no podrá controlarse por mucho tiempo.

  209 
Recuerda que el cuarto a prueba de cachorros es solamente para dejar a tu perro cuando no
puedas supervisarlo. Tienes que pasar el mayor tiempo posible con él para acelerar su
educación y brindarle compañía y ejercicio.
Mientras más tiempo pases con tu perro, más tiempo podrás dedicarle al adiestramiento activo.
Ésta es una mejor manera de enseñarle a tu perro a no ensuciar la casa.

  210 
Adiestramiento activo para no ensuciar
la casa
El adiestramiento activo es una manera excelente de educar a tu perro para
ir al baño. También es una forma muy rápida de educar a tu cachorro.
La desventaja es que tú tienes que estar supervisando a tu perro. Por eso, lo más frecuente es
combinar el adiestramiento activo con el adiestramiento con papel.
El adiestramiento activo consiste en felicitar y recompensar a tu perro cada vez que hace sus
necesidades en un sitio permitido.
Para esto tienes que haber identificado las zonas en las que está permitido que tu perro haga
sus necesidades. También tienes que haber registrado en qué horarios suele hacer sus
necesidades.
Con esos datos podrás saber en qué horarios tienes que preocuparte porque tu perro quiere
hacer pis o caca. Entonces, media hora antes del horario en que tu perro hace sus
necesidades, llévalo a una zona en que le esté permitido hacer (el jardín, el cuarto a prueba de
cachorros, el parque, etc.).
Luego, simplemente espera hasta que haga. Inmediatamente, cuando terminó de hacer sus
necesidades en el lugar adecuado, haz click o dile "Bien!" y dale un pedacito de comida (o
juega con él un poco).
Tu perro no necesita mucho reforzamiento adicional, ya que hacer sus necesidades es un
reforzador primario. Sin embargo, hacer click, darle la orden de liberación o felicitarlo con voz
muy animada le demostrará que estás contento con lo que hizo.
Ten cuidado de no hacer click, felicitarlo o darle la orden de liberación mientras él está
haciendo sus necesidades. En este caso podrías interrumpirlo.
Una vez que los horarios de tu perro para hacer sus necesidades son más claros, puedes
enseñarle a hacer a la orden. Como ya tendrás una idea más o menos precisa de cuándo va a
hacer, simplemente dile "haz pis" antes de que haga. Cuando termine de hacer sus
necesidades, haz click o dale la orden de liberación y dale un poquito de comida. Ten cuidado
de no utilizar una palabra o frase que uses comúnmente en tu vida cotidiana.
Poco a poco se acostumbrará a esa orden y podrás usarla para que haga sus necesidades
pronto durante los paseos. Por supuesto, solamente hará a la orden si es que tiene ganas.
Cuando puedas supervisar a tu perro, permítele estar en otros cuartos. Pero no se te ocurra
dejarlo completamente libre hasta que esté bien educado. Tenlo con una correa o dentro de la
jaula de viajes, y llévalo a una "zona permitida" cuando tenga que hacer sus necesidades.
Con el tiempo tu perro se acostumbrará a hacer sus necesidades en los lugares que tú has
definido para eso. Sin embargo, no esperes que esto ocurra de manera confiable antes de que
tu perro cumpla seis meses.

  211 
El adiestramiento activo es muy útil, pero obviamente no podrás supervisar a tu perro todo el
tiempo. Por eso, usa el adiestramiento con papel en los momentos en que no puedas
supervisar a tu cachorro.
Ten en cuenta que usando la combinación de métodos, tu perro se acostumbrará a hacer sus
necesidades tanto en las zonas permitidas como sobre papel periódico. Así que ten cuidado de
no dejar periódicos tirados en el piso.

  212 
Adiestramiento con jaula
El adiestramiento con jaula es una modificación del adiestramiento activo para enseñarle a tu
perro a no ensuciar la casa. La principal diferencia es que en el adiestramiento con jaula, la
jaula de viajes para perros te servirá para llevar a tu perro a cualquier lugar al que vayas.
El adiestramiento con jaula se basa en el comportamiento natural del perro. Al ser animales de
madriguera, los perros tienen la tendencia a hacer sus necesidades lejos de sus madrigueras.
De manera análoga, a tu perro no le gustará ensuciar la jaula de viajes si es que la ve como un
lugar de descanso.
En términos generales, el adiestramiento con jaula consiste en que tu perro estará enjaulado
antes de las horas en que hace sus necesidades. De esta forma, será menos probable que
ocurra un accidente.
Por supuesto, tu perro solamente debe estar en la jaula de viajes cuando tú estás en tu casa.
La función de la jaula no es la misma que la del cuarto a prueba de cachorros. La jaula te
servirá para llevar a tu perro a diferentes lugares al mismo tiempo que reduces el riesgo de que
el cachorro haga pis o caca en cualquier parte.
Por ejemplo, tu perro puede estar en el mismo cuarto mientras tú miras la tele o trabajas en la
computadora. No tendrás que preocuparte por que él ensucie la casa, ya que estará dentro de
su jaula. Entonces, cuando llegue la hora de llevarlo al baño, lo sacas de la jaula y lo llevas al
lugar indicado para que haga sus necesidades.
Para llevar a cabo el adiestramiento con jaula, primero tienes que acostumbrar a tu perro a
usar la jaula de viajes. También tienes que haber identificado las "zonas permitidas" o lugares
en que tu perro podrá hacer sus necesidades. Además, tienes que llevar un registro de las
horas en que tu cachorro suele hacer sus necesidades.
Luego, procede a adiestrar a tu perro con la jaula de la siguiente manera:
1. El encierro
Una hora antes de la hora en que tu perro tiene que ir al baño, enciérralo en la jaula. Pero no lo
dejes solo. La jaula tiene que estar donde tú estás.
Encerrar a tu perro una hora antes de su horario normal de ir al baño sirve para prevenir
accidentes higiénicos.
2. Ir al baño
A la hora en que tu perro tiene que ir al baño, sácalo de la jaula y llévalo a una "zona
permitida". Espera cinco minutos en ese lugar.
Después que tu perro haga sus necesidades, felicítalo con una voz amigable. También puedes
hacer click (o decir la orden de liberación) y darle una recompensa de comida cuando acaba de
hacer sus necesidades. Sin embargo, no interrumpas a tu perro mientras está haciendo sus
necesidades.
Si fuese necesario, tu perro tendrá que estar con la correa mientras hace sus necesidades. Así

  213 
no se irá a otro lugar.
Después que tu perro ha hecho todo lo que tenía que hacer, llévalo a otro lugar (a una de las
"zonas no permitidas") y juega o pasea con él. No lo dejes sin supervisión en ese lugar.
Asegúrate que tu perro se ha "vaciado" antes de llevarlo a jugar al otro lugar. Es seguro que
tendrás que limpiar el piso si tu perro todavía tiene ganas de hacer algo más.
Permítele estar un tiempo jugando contigo, pero vuelve a llevarlo al lugar en que debe hacer
sus necesidades si notas que empieza a olfatear el suelo o a dar vueltas.
Ten en cuenta que si tu perro tiene menos de cinco meses, será bueno que lo lleves al lugar
donde debe hacer sus necesidades cada 45 minutos entre los juegos.
Una hora antes de su siguiente horario de ir al baño, vuelve a encerrar a tu perro en la jaula y
repite el procedimiento.
3. Si tu perro no hace sus necesidades cuando lo llevas a su
baño
Si tu perro no hace sus necesidades cinco minutos después de haberlo sacado de la jaula,
vuelve a encerrarlo por 15 minutos. Luego, vuelve a llevarlo al lugar en que le está permitido
hacer sus necesidades y espera otros cinco minutos.
Aspectos que debes tomar en cuenta sobre el
adiestramiento con jaula
Nunca uses este método de adiestramiento con cachorros muy pequeños. Los perros de
menos de nueve semanas casi no tienen control sobre su vejiga urinaria y no deben ser
enjaulados.
Los cachorros de tres y cuatro meses deben permanecer en la jaula por muy poco tiempo.
Incluso para perros adultos, el uso de la jaula debe ser corto y solamente cuando estás en tu
casa. La jaula de viajes no sirve para confinamientos prolongados.
Los tiempos máximos que un perro puede pasar enjaulado de forma continua son:
Cachorros de nueve a 10 semanas: 30 a 40 minutos.
Cachorros de 11 a 15 semanas: una a dos horas y media.
Cachorros de 16 a 17 semanas: tres horas y media.
Cachorros y perros de 18 semanas en adelante: tres y media a cuatro horas.
El tiempo máximo que debería pasar un perro en la jaula de viajes nunca debería superar las
cinco horas. Y esto solamente en contadas ocasiones. Por supuesto, este tiempo es mayor
cuando el perro realiza algún viaje en avión, pero ese es un caso particular en el que nada se
puede hacer.
Si tu perro ensucia la jaula de viajes es porque lo dejaste encerrado por mucho tiempo o
porque tiene algún problema de salud (diarrea u otras enfermedades). Esto afectará
negativamente la educación de tu cachorro y necesitarás muchas semanas, o incluso meses,
para reeducarlo.
No enjaules a tu perro si:

  214 
Es menor de nueve semanas
Tiene diarrea o vómitos
Necesitas dejarlo más tiempo del tiempo máximo indicado (en este caso usa el cuarto a prueba
de cachorros)
No ha hecho sus necesidades poco antes de enjaularlo
No ha recibido suficiente ejercicio y compañía antes de enjaularlo
La temperatura es muy alta
Está usando un bozal

  215 
Consejos para la educación higiénica
del cachorro
La mejor manera de educar a tu cachorro o perro adulto para que no ensucie la casa es el
adiestramiento con jaula. Sin embargo, considerando que no podrás estar pendiente de tu
perro todo el tiempo, quizás la opción más adecuada sea una combinación de adiestramiento
con jaula y adiestramiento con papel.
Es importante que pases mucho tiempo con tu perro. Esto te ayudará a educarlo más
rápidamente y te evitará otros problemas como la ansiedad por separación, conductas
destructivas, ladridos e incluso agresión.
Tienes que limitar el uso de la jaula de viajes al mínimo posible. Recuerda que la jaula de viajes
no debe ser usada para encerrar a tu perro por mucho tiempo. Cuando tengas que dejar a tu
perro sólo por períodos prolongados, usa el cuarto a prueba de cachorros.
Aún cuando el cuarto a prueba de cachorros es útil para confinamientos largos, sólo tienes que
hacer uso de él cuando no puedas supervisar a tu perro. Trata de pasar el mayor tiempo
posible con tu perro para que no se sienta abandonado. También pasa algún tiempo con él en
su cuarto.
Ten en cuenta que tu perro no va a ensuciar cerca de su cama, su plato de comida o su
recipiente de agua. Así que no esperes que el lugar donde debe hacer sus necesidades esté
cerca de esos elementos.
Es más probable que tu perro tenga la necesidad de ir al baño al despertarse, después de
comer, después de jugar y después de tomar agua. Asegúrate de llevarlo a alguna de las
"zonas permitidas" (el cuarto para cachorros, el jardín, el parque, etc.) después de que él
realice alguna de esas actividades.
No castigues a tu perro cuando ensucie en algún lugar prohibido. Los castigos solamente
retrasarán su educación porque no pensará que lo estás castigando por ensuciar algún lugar,
sino por hacer sus necesidades. Entonces, aprenderá a ensuciar en lugares escondidos (detrás
de un sillón, debajo de una cama, etc.).
Cuando tu perro ensucie algún lugar de tu casa, limpia muy bien la suciedad con algún
producto comercial que elimine el olor a orina. Asegúrate que ese producto no tenga amoníaco
entre sus ingredientes porque el amoníaco se descompone en urea, que es un componente de
la orina.
Si tu perro ensucia su jaula de viajes es porque lo dejaste mucho tiempo en ella, porque tu
cachorro tiene algún problema de salud o porque todavía es muy joven para aguantarse. En
ese caso, limpia muy bien la jaula de viajes y prepárate para reeducarlo. Tardarás mucho
tiempo más, así que trata de evitar este problema.
Si usas el adiestramiento con papel, cambia los periódicos con la mayor frecuencia posible. Al

  216 
menos una vez por día. Eso sí, cuando empieces a reducir el área empapelada puedes dejar
algunos periódicos del día anterior (los de más abajo) para que mantengan el olor y estimulen a
tu cachorro a hacer en el mismo lugar.
Aunque uses predominantemente el adiestramiento con papel, no pases por alto el
adiestramiento activo o el adiestramiento con jaula. Es lo mejor que puedes hacer para acelerar
la educación higiénica de tu cachorro.
Si solamente usas el adiestramiento con papel, es posible que tu perro aprenda a no hacer sus
necesidades afuera de la casa. En ese caso, tendrás que reeducarlo para que se de cuenta
que el lugar donde puede hacer sus necesidades no es solamente un piso cubierto de
periódicos.
Consulta con el veterinario antes de sacar a tu perro a pasear por la calle. Aunque los paseos
ayudan en la educación higiénica, no es recomendable que tu perro se exponga a
enfermedades si no cuenta con sus vacunas.
Muy importante Nuca golpees con un periódico a tu perro ni le restriegues el hocico contra el
piso. Aunque esos procedimientos son muy comunes, no sirven más que para asustar y
maltratar a tu perro. Simplemente, no sirven para educar a ningún animal.

  217 
  218 
ADIESTRAMIENTO
DEL PERRO
DESTRUCTOR

  219 
  220 
El perro destructor
Los perros destructores son un gran problema para mucha gente y, muchas veces, para ellos
mismos. Esos perros que se dedican a masticar los muebles, los zapatos, las plantas y todo lo
que encuentran, suelen terminar abandonados o en un albergue en espera de una familia que
quiera adoptarlos. Igual suerte suelen correr los perros que destrozan el jardín cavando huecos
donde les da la gana.
Lastimosamente, las conductas destructivas son muy frecuentes en los perros y no creo que
exista un solo perro que jamás haya sido destructor, aunque sea por un corto tiempo. Esto
porque masticar cosas y cavar son conductas naturales en los perros. Tan naturales como
respirar, alimentarse o hacer sus necesidades.
Por supuesto, algunos perros tienen más necesidad que otros de expresar estas conductas. A
los terrier, por ejemplo, generalmente les encanta cavar y en muchos casos es imposible evitar
que lo hagan. La conducta de masticar cosas es más común en todos los perros, pero los
perros de caza y otras razas criadas para trabajos duros suelen tener más marcada esta
conducta.
Aunque masticar cosas y cavar en el jardín son conductas inapropiadas para los humanos,
también son conductas muy naturales para los perros y por eso no es conveniente tratar de
erradicarlas. Lo mejor que puedes hacer para prevenir y solucionar problemas de destrucción
es redirigir las conductas destructivas hacia objetos resistentes o lugares adecuados. Es decir
que, más que adiestramiento canino, tienes que llevar a cabo un programa de enriquecimiento
ambiental para tu perro (aunque algo de adiestramiento también hay en estas soluciones).
Los entrenadores de la vieja escuela tienden a solucionar los problemas de perros destructores
mediante el castigo. Simplemente castigan a los perros cada vez que éstos empiezan alguna
de las conductas destructivas. El problema con ese enfoque es que suele causar más
problemas que aportar soluciones. La mayoría de los perros desarrollan otras conductas
inapropiadas en respuesta a esos "tratamientos" e incluso pueden aumentar la intensidad y
frecuencia de las conductas destructivas.
Por eso, en esta sección encontrarás soluciones a través de la redirección de las conductas
destructivas, y no a través del castigo. Es decir que, en lugar de enseñarle a tu perro a no
masticar y no cavar, le enseñarás a masticar solamente sus juguetes y cavar solamente en un
lugar determinado construido específicamente para eso.
La estrategia de redirigir las conductas inapropiadas es equivalente al enriquecimiento
ambiental que se hace en los zoológicos modernos. No solo sirve para solucionar el problema
en cuestión, sino también para mantener la salud psicológica y emocional de los animales (y
muchas veces mejorar la salud física a través del ejercicio).
Porqué destruyen cosas los perros
Los perros y los humanos evolucionamos juntos, logrando una convivencia muy buena entre

  221 
ambas especies. Sin embargo, las mascotas que tenemos en la actualidad (perros u otros
animales) no disfrutan de libertad real. Tienen muchos beneficios pero son animales cautivos.
Los perros mascota no tienen la libertad de desplazarse a donde ellos quieren cuando así lo
desean. Además, deben permanecer solos en casa por muchas horas, sin tener nada que
hacer ni contar con alguna manera de controlar su ambiente. Por eso salen a flote conductas
que para ellos son naturales y no tienen nada de malo, pero que nosotros consideramos
problemas de conducta porque tienen efectos negativos sobre nuestras pertenencias.
No es de extrañar, por tanto, que los perros destrocen cosas cuando se quedan solos y sin una
actividad que realizar en un ambiente que, aunque es familiar para ellos, es artificial.
No se pueden conocer todas las razones por las que los perros destrozan las cosas, pero las
cinco más comunes son las que ves a continuación.
Personalidad. Algunos perros simplemente son más destructores que otros. Aunque no se
puede echar la culpa completamente a la genética, la herencia tiene sin duda un impacto en la
frecuencia e intensidad de las conductas destructivas de los perros.
Por ejemplo, los terrier suelen ser perros que disfrutan cavando en el jardín, en busca de
animales de madriguera. En cambio, los pequineses o los bulldog tienen menos tendencia a
cavar y suelen disfrutar más masticando algo hasta hacerlo pedazos.
Aburrimiento. Los perros suelen destruir cosas cuando sus propietarios no están. Como no
tienen nada más que hacer y necesitan quitarse el aburrimiento, muchos perros se consiguen
alguna actividad que los mantenga entretenidos. Como no pueden jugar con el Wii o ver la tele,
mastican los muebles, cavan en el jardín o ladran (esto último no tiene que ver con la
destrucción pero puede ser muy molesto para los vecinos).
Es lógico que cualquier animal que se quede solo por muchas horas cada día se aburra y
busque una manera de vencer el aburrimiento. Ocurre especialmente cuando se trata de perros
de razas desarrolladas para la caza o el trabajo (perros de protección), pero ocurre con
frecuencia en todas las razas de perros.
Ansiedad. Los perros son animales sociales que necesitan contacto con otros seres, incluso
aquellos que no forman una jauría. Masticar y cavar son actividades que les ayudan a reducir la
ansiedad que sienten cuando se quedan solos.
Esta ansiedad es normal y no la debes confundir con la ansiedad por separación que se da en
algunos perros. La ansiedad por separación es un problema serio que, aunque tiene algunos
síntomas similares a los del perro destructor normal, produce conductas extremas porque los
perros entran en pánico cuando quedan solos.
Frustración. Cuando un perro queda encerrado sólo en la casa, no tiene ningún control sobre
su ambiente. No puede conseguir nada de lo que quiere, no puede ir a investigar los ruidos
extraños que escucha afuera, no puede abrir las puertas para ir a jugar (ni sabe coser ni sabe
bordar... ¡no es como la señorita de San Nicolás!), etc.
La incapacidad para manipular el ambiente crea mucha frustración en cualquier animal. Esta

  222 
frustración puede ser reducida o eliminada mediante ciertas actividades que pueden ser
divertidas o no, pero mantienen al animal activo.
¿Alguna vez has visto a un león o un tigre de circo en esas jaulas pequeñas en que los
transportan? ¿O quizás algún gran felino en un zoológico "antiguo" encerrado en esas jaulas
victorianas tan pequeñas en las que el animal no tiene nada que hacer? Esos animales suelen
desarrollar conductas estereotípicas, como caminar de un lado al otro una y otra vez. Esas
conductas sirven al animal para relajarse y reducir la frustración.
Bueno, masticar cosas y cavar son dos conductas que pueden convertirse en estereotipos para
los perros que se quedan solos por muchas horas día tras día. Masticar y cavar tienen para los
perros un efecto relajante que les ayuda a pasar el rato. Es algo así como reventar las bolitas
de plástico que vienen en las láminas que recubren los productos frágiles. ¿Alguna vez has
reventado esas bolitas? Es adictivo, aunque no tenga ningún sentido. El tiempo pasa volando y
uno no se da ni cuenta.
Mala educación. Alguien dirá "Obvio, si el perro destroza las cosas es porque es un mal
educado!", pero no me refiero sólo al hecho de destrozar las cosas, sino al porqué lo hace.
Muchos perros son entrenados para destrozar cosas. ¡Verdad!
Cuando son cachorros, la gente se alegra y felicita a los tiernos cachorritos casi por cualquier
tontera que hacen, aunque esas cosas sean inapropiadas. Por ejemplo, el cachorrito de tres
meses muerde una planta y surge la siguiente conversación en la familia:
Padre: "Que lindo, quiere jugar con las plantas".
Hija: "Es que quiere ser jardinero".
Todos: "Jajajajajaja" y acarician al cachorro y juegan con él.
Después de muchas veces que ocurren situaciones similares, no es de extrañar que el perrito
aprenda a destrozar el jardín porque su conducta es reforzada socialmente con la aprobación
del grupo familiar. Aunque la aprobación no venga en lenguaje canino, los perros son muy
observadores y su evolución junto a los humanos los ha llevado a comprender muchas de las
actitudes y lenguaje corporal de nuestra especie, por lo que sus conductas pueden ser
reforzadas socialmente por las nuestras.
Tres años después, la familia que alentó al cachorro a ser destructor se estará preguntando
porqué su perro es tan malo y maleducado, y empezarán a buscar la ayuda de un entrenador.
Prevenir y solucionar la conducta destructiva de los
perros
La mejor manera de prevenir y solucionar la conducta destructiva de los perros consiste en
enseñarles a masticar solamente sus juguetes y cavar sólo en lugares apropiados. En los
artículos de esta sección encontrarás las estrategias más efectivas para solucionar y prevenir
los problemas causados por perros que mastican los muebles, las plantas, los zapatos, etc. y
los perros que cavan en el jardín.
En cambio, si tu perro destroza las cosas solamente al caminar, porque es un pitbull de casi 30

  223 
kilos y tú vives en un departamento pequeño atiborrado de adornos... mmm, bueno, no
encontrarás la solución a tus problemas en esta web. En ese caso, te recomiendo que busques
un agente de bienes raíces y te mudes a una casa, o al menos a un departamento más grande.

  224 
Los perros que mastican todo lo que
encuentran
Una vez me consultaron acerca de una perra pastor alemán que masticaba todas las partes
plásticas de la carrocería del auto. Cuando fui a ver lo que ocurría me encontré con que la
perra vivía en un garaje pequeño, junto con un macho de la misma raza.
El garaje apenas tenía espacio para las dos casas de los perros, además de los dos autos que
eran estacionados ahí por las noches. Los perros no tenían juguetes, no salían a pasear todos
los días y casi no tenían contacto con la gente de la casa. Entonces, era lógico que hicieran
algo para pasar el rato y eliminar la frustración de vivir en un ambiente tan pequeño y con tan
pocos estímulos. Eligieron masticar lo más fácil de destrozar, las partes plásticas de la
carrocería de los autos. Digo "eligieron" porque en realidad nunca se supo a ciencia cierta cuál
de los dos perros masticaba las cosas. Los dueños estaban seguros que era la hembra, pero
nunca vieron cuál de los dos hacía los destrozos.
La solución para ese problema era relativamente sencilla. Bastaba con darles a los perros otro
lugar para vivir, además de proporcionarles ejercicio y compañía. Pero a los dueños no les
parecía una solución razonable, querían mantener todo igual pero que dejaran de ocurrir los
destrozos en las carrocerías de los autos.

Perro masticando un juguete Nylabone®. Fotografía cortesía de Palyerx. Foto sujeta a licencia
Creative commons.
Muchas veces las personas buscamos soluciones complicadas y poco racionales a los
problemas que causa la convivencia con perros. En el caso que te comento, los propietarios de
los perros son dos de las personas más inteligentes y racionales que conocí, pero no podían
aceptar que tenían que hacer algunas modificaciones para solucionar de una vez por todas el
problema que se les presentó.
Cuando se presentan problemas de comportamiento canino, lo primero que hay que hacer es
aceptar que los perros no son adornos ni juguetes. Son animales moldeados por la evolución
biológica para, entre otras cosas, realizar mucha actividad. El momento en que se logra aceptar
esa realidad, se empiezan a ver los problemas de comportamiento canino desde otra
perspectiva y se encuentran soluciones sencillas, pero que deben ser ejecutadas.
El problema de los perros que mastican todo lo que encuentran es un problema serio. Por un
lado está la salud de los perros que corre peligro si es que éstos tragan partes de las cosas
que mastican. Además de las consecuencias emocionales de esa situación, están los aspectos
financieros, ya que la cirugía para remover cuerpos extraños del estómago o los intestinos del
perro puede costar mucho.
Por otro lado están los costos económicos de las cosas que destruye el perro. El Dr. Ian

  225 
Dunbar, uno de los pioneros del adiestramiento canino en positivo, comenta en uno de sus
videos el caso de un malamute de Alaska que masticó muebles por valor de $US 15000 y el de
un akita que destrozó el interior de un Mercedes Benz, costándole a su dueño alrededor de
$US 10000.
Obviamente los perros que mastican cosas son un problema serio que debe ser encarado lo
antes posible.
¿Se puede evitar que el perro mastique?
La respuesta a esa pregunta es corta y contundente: NO. Masticar cosas es algo natural y
necesario para los perros. Esta conducta es más común durante el cambio de dientes,
alrededor de los cuatro meses, pero es normal a cualquier edad.
Como es una conducta engranada en los genes de la especie canina, es imposible de eliminar
sin causar daños colaterales. Muchos adiestradores tradicionales usan el castigo para intentar
eliminar esta conducta, pero generalmente no tienen éxito. Y cuando tienen éxito, los perros
desarrollan otras conductas que pueden ser incluso más problemáticas, como fobias a
diferentes objetos o ambientes, agresión, micción por sumisión y otras.
Por eso, no es recomendable que intentes hacer que tu perro deje de masticar cosas, ya que
solamente te encontrarás con nuevos problemas. Lo mejor, tanto para solucionar el problema
como para ayudar al perro a expresar sus conductas naturales, es redirigir la conducta hacia
juguetes resistentes que tu perro pueda masticar sin causar problemas.
Ten en cuenta que tu perro puede no haber masticado nada en toda su vida, y empezar a
hacerlo en cualquier momento. En todos los casos es recomendable enseñarles a los perros a
masticar juguetes permitidos y no otras cosas.
Prevenir que el cachorro se vuelva destructor
Una de las primeras cosas que deberás enseñarle a un nuevo cachorro o a un perro adulto que
recién adquieres, es a no masticar los muebles, las plantas, tus zapatos y otras cosas que no
son juguetes de perros.
Para enseñarle a no masticar cualquier cosa, lo mejor que puedes hacer es enseñarle al
cachorro a masticar solamente sus juguetes y no ofrecerle otras cosas para jugar. Mucha gente
les ofrece a sus cachorros medias o zapatillas viejas para que jueguen y luego se quejan
cuando los perros mastican zapatillas o medias nuevas. Los perros no distinguen entre las
zapatillas viejas y las nuevas, así que evita que tu cachorro juegue con cualquier cosa o lo
estarás entrenando para masticar todo lo que encuentra.
Para enseñarle a un perro a masticar solamente sus juguetes, los mejores juguetes son los
juguetes interactivos que pueden ser rellenados. Simplemente rellenas los juguetes con comida
apetitosa para tu perro y listo, el adiestramiento se realiza automáticamente. Tu perro
empezará a masticar su juguete para conseguir la comida que hay adentro. Después de varias
veces que hace eso, tendrá una mayor probabilidad de masticar sus juguetes que de masticar
otras cosas, porque masticar sus juguetes es reforzado con la comida.

  226 
Obviamente, los juguetes para este entrenamiento deben ser resistentes y duraderos, porque
en caso contrario se pueden fragmentar y poner en riesgo la vida de tu perro. Los mejores
juguetes para esto son los de goma dura y las marcas más recomendadas son: Kong®, Goodie
Ships® y Buster cube®. También existen unos huesos comestibles que duran mucho, pero hay
que reemplazarlos cuando se acaban.
Antes de elegir qué juguetes vas a usar para enseñarle a tu perro a no masticar otras cosas,
por favor lee el artículo sobre cómo elegir los juguetes de tu perro.
Lo mejor para evitar que el perro sea destructor es enseñarle a masticar solamente sus
juguetes.

Perro masticando su juguete Kong®. Fotografía cortesía de OakleyOriginals. Foto sujeta a


licencia Creative commons.
Cuando hayas decidido qué juguetes va a tener tu perro, puedes usarlos para que tu mascota
se quede a solas sin destruir nada. Antes de salir de casa le dejas dos o tres juguetes rellenos
de comida a tu cachorro para que se entretenga y listo, él tendrá algo que hacer durante tu
ausencia. Por supuesto, mientras tu cachorro todavía no mastique frecuentemente sus
juguetes, es mejor que lo dejes en un lugar en que no pueda masticar otras cosas (el cuarto
para cachorros).
Sin embargo, si tu perro todavía no sabe cómo se usan los juguetes interactivos, debes
enseñarle a hacerlo, de la siguiente manera:
Llena un juguete con pedacitos de comida agradable y muéstraselo a tu perro. Luego, estimula
a tu cachorro a jugar con ese juguete, moviéndolo de un lado a otro o lanzándolo. Haz esto
antes del horario de comida del cachorro. Cuando tu perro saque la comida del juguete, estará
reforzando positivamente la conducta de masticar su juguete y no otra cosa.
Una vez que tu perro sepa cómo sacar la comida de su juguete interactivo, empieza a dejarle
dos o tres de éstos escondidos en lugares en que sea relativamente fácil que los encuentre, y
uno en un lugar muy visible, cada vez que lo dejes solo. Entonces, tu perro empezará a buscar
sus juguetes además de masticarlos. Esta es una estrategia similar a la que se usa en
zoológicos para enriquecer el ambiente de los animales cautivos, ayudando así a preservar su
estado emocional y estimulando su mente.
Asegúrate de reducir la cantidad de comida diaria que le das diariamente a tu perro en función
a cuánta comida le pones en los juguetes, para evitar que engorde excesivamente. Puedes
consultar con el veterinario para que te aconseje qué cantidad de comida reducir en la ración
diaria según el tamaño, la edad y la raza de tu perro.
También varía la comida que pones dentro de los juguetes interactivos. Algunas veces pon
comida sólida en trocitos, otras veces pon comida untable (quesos fundidos, etc.) y otras veces
comida sólida en el interior del juguete y queso fundido tapando el orificio. De esta manera
harás más entretenido el tiempo que tu perro pasa solo.

  227 
Ten presente que la comida que pongas en los juguetes no debe salir de una sola vez. Tu
perro debe pasar mucho tiempo sacando la comida, para que se entretenga y para reforzar la
conducta de masticar el juguete. Por eso es necesario que la comida que pones en esos
juguetes esté cortada en trocitos o sea untable, así tu perro sacará los trocitos poco a poco o
pasará mucho tiempo lamiendo el juguete. Consulta con el veterinario qué comida recomienda
para que tu perro se entretenga con estos juguetes (ten en cuenta que esta estrategia puede
alterar de alguna manera la nutrición y los horarios de comida de tu perro, por lo que es bueno
hablarlo con el veterinario).
A medida que tu cachorro muestre una mayor predisposición a masticar solamente sus
juguetes, puedes empezar a darle más libertad dentro de la casa cuando se quede solo,
aumentando gradualmente los cuartos en los que le permites estar sin supervisión.
¿Qué hacer si tu perro mastica algo indebido?
Si tu perro mastica algo que no debe cuando tú no estás, es porque le permitiste estar con
cosas valiosas cuando todavía no está entrenado para masticar solamente sus juguetes.
Castigar al perro cuando vuelves no servirá de nada porque él no relacionará el castigo con lo
que hizo. Así que no lo castigues.
En ese caso, asegúrate de no dejar cosas valiosas (cosas que tu perro no debe masticar) al
alcance de tu mascota cuando sales. Continúa con el procedimiento explicado en el subtítulo
anterior, pero asegúrate de no dejar nada "prohibido" al alcance de tu perro cuando él está
solo. Si lo haces, la culpa de los destrozos es completamente tuya ya que estarás entrenando a
tu perro para masticar cualquier cosa.
Por otra parte, si encuentras a tu perro masticando algo que no debe, quítaselo de inmediato.
Puedes distraerlo con algún juguete o un pedacito de comida. Entonces, tu perro suelta lo que
está masticando y te presta atención. Esperas unos segundos (para no reforzar la conducta
destructiva) y recién después le das la comida o juegas con él, aprovechando de retirar lo que
estaba masticando.
En este caso también puede ser útil el castigo. Aunque no soy partidario de usar castigos, creo
que un "No" enérgico y a tiempo puede ser muy útil para quitarle a tu perro lo que tiene en la
boca y evitar que esa cosa se destrozada o que tu perro se la trague.
Por supuesto, si tu perro conoce la orden "Suelta", también puedes usarla. Sólo ten en cuenta
que cualquiera de estas alternativas para quitarle a tu perro lo que está masticando no deben
ser la norma sino la excepción. No debes dejar las cosas "prohibidas" al alcance de tu perro
mientras no está perfectamente condicionado a masticar solamente sus juguetes.
Es decir que debes cerrar las puertas de los armarios para que tu cachorro no saque los
zapatos, no tienes que dejar ropa tirada en el piso, etc.
Otro aspecto importante cuando encuentres a tu perro masticando algo es que no lo persigas.
Si lo persigues para quitarle lo que tiene en la boca sólo estarás empezando un juego en el que
tú persigues y tu perro escapa con lo que tiene en la boca. En ese caso estarás reforzando la

  228 
conducta de masticar cualquier cosa. Lo mejor es atraer al perro de alguna manera.
Redirigir la conducta del perro destructor
Si tu perro ya adquirió hábitos destructores, el adiestramiento puede tomar mucho tiempo. Un
perro que se acostumbró a masticar las plantas del jardín por unos cuantos meses ya tiene
miles de repeticiones de esa conducta que han sido reforzadas positivamente. Lo mismo ocurre
con el perro de un año que mastica los zapatos o el perro de tres años que destroza los
muebles. Entonces el hábito está muy arraigado y es difícil de erradicar.
Si estás en esta situación, debes proceder de la manera explicada en el subtítulo "Prevenir que
el cachorro se vuelva destructor" más arriba en esta misma página, pero debes tener mucho
cuidado de no dejar a tu perro con las cosas que destroza, sino solamente con sus juguetes
interactivos. En este caso, el manejo ambiental (no darle al perro acceso a las cosas
"prohibidas") puede ser más útil que el adiestramiento, ya que el último te puede tomar tanto
tiempo como la edad actual de tu perro.
Para restringir el acceso de tu perro a los lugares en que están las cosas "prohibidas", puedes
conseguir jaulas amplias donde pueden estar los perros por más tiempo que en una jaula de
viajes. Otra opción más amigable con el perro consiste en instalar puertas pequeñas en lugares
estratégicos.
Adicionalmente, puedes conseguir un productos comerciales que son aversivos y pueden
ayudar a castigar a los perros que mastican las cosas. Por ejemplo, existe un spray amargo
que se puede rociar sobre las plantas y que es horrible. Entonces, cuando el perro muerde las
plantas siente el sabor amargo y es castigado inmediatamente.
Si vas a usar ese spray amargo, que puedes comprar en cualquier veterinaria o tienda para
mascotas, te recomiendo usar guantes de goma mientras lo rocías. El viento puede hacer que
el spray rocíe tus manos sin que te des cuenta, o el envase puede chorrear un poco. Como el
efecto dura mucho tiempo, luego te llevas la mano a la boca sin darte cuenta (al comer un
chocolate o algo así) y descubres lo horrible que es el spray... te lo aseguro, es horrible.
Ten en cuenta, sin embargo, que lo más importante es evitar que tu perro quede a solas con
las cosas "prohibidas" y que tenga a su disposición juguetes interactivos. Muchos perros se
acostumbran a los sprays amargos y a otros aversivos, y continúan destrozando las cosas a
pesar de ellos.
También ten en cuenta que el uso de castigos severos como collares o cercas eléctricas
pueden causar más daño que beneficio, pudiendo llegar a generar agresión. Por tanto, no
busques alternativas basadas en castigos.

  229 
Cómo elegir los juguetes de tu perro
Todos los perros debieran tener juguetes para perros porque éstos ayudan a liberar energías
mediante el juego, liberan el estrés y reducen la ansiedad cuando el perro los mastica, ayudan
a mantener intactos los bienes de los propietarios, mantienen activa la mente de los perros,
ayudan en el adiestramiento canino... y porque es divertido jugar con los perros.
Sin embargo, no todos los juguetes para perros son seguros. Algunos solamente deben ser
usados en ciertas situaciones (por ejemplo, durante el adiestramiento), otros sólo se deben
usar cuando el perro está supervisado y otros son útiles para cuando el perro está solo.
Los juguetes apropiados para el perro sin supervisión
Cuando tu perro se queda solo, debe quedarse con juguetes de goma dura, que sean
resistentes y no se rompan con facilidad. Así, tu perro estará seguro y no tragará pedazos de
juguetes que pueden causarle serios problemas de salud.

Perro intentando sacar comida de su juguete Kong®. Fotografía cortesía de Jespahjoy. Foto
sujeta a licencia Creative commons.
Además, los juguetes que le dejas deben ser suficientemente grandes para que no los pueda
tragar enteros. Cuando compres estos juguetes, hazte asesorar con el veterinario o con los
responsables de la tienda para conseguir los juguetes apropiados para la talla, edad y raza de
tu perro.
Otro aspecto importante es que estos juguetes tengan orificios donde esconder comida. De
esta manera podrás enseñarle a tu perro a masticar sus juguetes y no destrozar los muebles,
las plantas o tu ropa.
Otra opción útil para cuando tu perro se queda solo son los juguetes comestibles. Existen
varias marcas de "huesos" comestibles hechos con productos naturales que pueden servir para
distraer a tu perro cuando se queda solo por mucho tiempo.
Ten en cuenta que existen unas pelotas plásticas en las tiendas para mascotas, que permiten
introducir comida en ellas. Sin embargo, al ser plásticas y no de goma resultan fáciles de
romper y suelen durar muy poco tiempo, además de ser peligrosas para la salud del perro. Los
juguetes de plástico duro NO son recomendables para dejar con el perro que se queda solo.
Los juguetes apropiados para el perro con supervisión
Cuando tu perro está bajo tu supervisión, puede jugar con casi cualquier cosa que no sea
tóxica y tenga el tamaño suficiente para no ser tragada. Por supuesto, si tu perro destroza ese
juguete, debes detener el juego inmediatamente para evitar que trague partes del objeto.

Un perro al lado de su juguete Buster Cube ®. Fotografía cortesía de Palyerx. Foto sujeta a
licencia Creative commons.
Las pelotas de tenis, las cuerdas para jugar al tira y afloja (útiles también en el adiestramiento),

  230 
pelotas de fútbol, etc., son juguetes que pueden servirle a tu perro. Sin embargo, ten en cuenta
de no permitirle jugar con cualquier cosa que no vaya a ser su juguete de por vida, porque le
estarás enseñando a morder cosas "prohibidas". Por ejemplo, si tu perro persigue la pelota de
fútbol pero en el futuro no le permitirás que la muerda porque es de los niños, evita que la
persiga desde el principio. Simplemente no la uses como juguete para tu perro.
Cosas con las que nunca debe jugar tu perro
Las cosas con las que nuca debe jugar tu perro son aquellas que pueden resultar peligrosas
para su salud o los objetos que no quieres ver destrozados en el futuro.
Entre las cosas que pueden ser peligrosas para la salud de tu perro están todas las cosas
tóxicas. Si no sabes con qué pintura se pintó algún juguete, no permitas que tu perro lo
mastique.
También se encuentran entre las cosas peligrosas, algunos juguetes para niños pero que no
son recomendables para perros. Los peluches, por ejemplo, son objetos que mucha gente les
obsequia a sus perros, pero son muy peligrosos para estos animales. Los peluches son muy
fáciles de romper y los perros suelen tragar el algodón de relleno y la tela del exterior. En
algunos casos no pasa nada, pero en otros casos el perro puede morir asfixiado o sufrir una
obstrucción intestinal.
Entre los objetos que no quieres ver destrozados, tienes que considerar la ropa, los muebles y
las plantas. Nunca permitas que tu perro juegue con esas cosas (aún cuando sean objetos
viejos y sin valor) porque no podrá distinguir entre tus zapatillas viejas y tus nuevas zapatillas
que te costaron una fortuna. Tampoco distinguirá entre la ramita que arrancaste en el jardín y el
resto de tu precioso jardín, y terminarás con un terreno baldío lleno de plantas muertas.

  231 
Evitar que los perros caven en el jardín
Cavar es una conducta natural y muy común en los perros, pero no es tan frecuente como
masticar. Algunos perros tienen una necesidad imperiosa de cavar mientras que otros
solamente lo hacen si son estimulados a hacerlo. Incluso hay algunos que no cavan jamás,
aunque me atrevo a pensar que eso tiene que ver más con la educación recibida que con las
conductas naturales de la especie.
Los perros que cavan en el jardín son un problema serio para sus propietarios, ya que pueden
destrozar jardines hermosos que costaron mucho dinero o que son el orgullo de los dueños de
casa. Y aunque el riesgo para los perros suele ser menor que en el caso de los perros que
mastican cosas, no es inexistente. Al contrario, se han dado casos de perros que se han
electrocutado al destrozar cables eléctricos mientras cavaban. También se han dado casos de
perros que han destrozado tuberías de agua al cavar.
Por todo eso, cavar no es una conducta que pueda ni deba aceptarse alegremente en los
perros. Sin embargo, tampoco es una conducta que pueda eliminarse en muchos casos. Por
eso, la solución a este problema también pasa por el manejo ambiental más que por el
adiestramiento canino.
¿Por qué cavan los perros?
Hace varios años me llamaron por un perro labrador que destrozaba el jardín. No sólo
masticaba las plantas, sino que cavaba en cualquier parte. El perro pasaba todo el día en el
jardín y masticaba las plantas a cualquier hora del día, pero sólo cavaba durante la noche.
La dueña no sabía qué hacer porque el perro estaba destrozando todo. Un buen día, sin
embargo, el perro se hizo una herida en la cabeza y para evitar que se infecte mientras
sanaba, permitieron que duerma adentro por una semana. En ese tiempo el perro no hizo
ningún destrozo dentro de la casa y, por supuesto, no cavó en el jardín. Después, sin embargo,
volvieron a dejar al perro afuera todo el tiempo y el problema reapareció.
¿Por qué cavaba ese perro en el jardín? Bueno, la respuesta no se puede saber a ciencia
cierta, pero no es raro que hiciera destrozos. El perro, siendo un perro de caza, de una raza
muy activa y desarrollada para pasar mucho tiempo en compañía, era dejado afuera todo el
tiempo, sin nada que hacer, sin juguetes y sin compañía. Es probable que sintiera ansiedad de
quedarse solo o frustración por no poder acceder a las cosas que quería, y eliminaba esa
ansiedad o desahogaba su frustración cavando.
Es una pena que a pesar de haber dado con una solución inmediata y que no requería ningún
esfuerzo adicional (y que no causaba ningún problema colateral), la propietaria decidiera que el
perro pasara el resto de su vida en el jardín y no adentro en compañía de su familia humana.
Muchas veces ignoramos las opciones que se nos presentan para solucionar un problema de
conducta de nuestros perros, y nos quedamos pensando porqué los perros se comportan de tal
o cual manera y cómo podríamos hacer para que se conviertan en el adorno o el juguete que

  232 
quisiéramos que fueran.
Nuevamente, es importante recordar que los perros no son adornos, ni juguetes ni objetos.
Tienen emociones propias y actúan en consecuencia. Son animales dinámicos, activos, que
necesitan ejercicio físico y mental, así como la compañía de otros seres.
Si tu perro cava en el jardín, se debe a que tiene su propia agenda, sus propias necesidades
que debe satisfacer de alguna manera, y encuentra esa manera cavando. Entre las razones
específicas por las que un perro puede cavar en el jardín se encuentran:
Los perros cavan para guardar cosas. Es una conducta instintiva. Los perros esconden sus
bienes preciados bajo tierra y para eso tienen que cavar. Sin embargo, los perros que viven
adentro de las casa y no en el jardín pueden guardar sus cosas debajo de mantas alfombras o
dentro de sus jaulas de viaje o casas para perros. No siempre tienen que cavar para esto
Tema de discusión: Dónde deben vivir los perros La discusión sobre si los perros deben vivir
dentro de la casa o en el jardín es muy antigua y no tiene respuesta. Cada quien decide dónde
debe vivir su perro. Sin embargo, en mi opinión, los perros son seres con quienes compartimos
nuestras vidas, no objetos, y por tanto deben vivir dentro de la casa, junto con el resto de la
familia.
Los perros cavan para buscar lugares más frescos. Cuando hace mucho calor, los perros
pueden cavar para encontrar un lugar más fresco donde echarse a descansar. En este caso,
una casa cómoda, fresca y confortable para tu perro puede ser una solución. Dejarlo descansar
dentro de la casa y no en el jardín es otra alternativa.
Los perros cavan para buscar un lugar cómodo donde acostarse. Es un caso similar al anterior,
pero en el que el perro no busca una temperatura más agradable, sino un lugar más suave
donde echarse. Remueven la tierra para que el lugar en que se echan sea más cómodo. Suele
ocurrir con perros que viven en el jardín y tienen casas de madera u otro material duro sin
colchonetas o mantas.
Los perros cavan para escapar de un lugar. Muchos perros cavan con la única y simple
intención de salir. En algunos casos se trata de perros que escapan de sus casas para ir a
"pataperrear" como se dice vulgarmente. Se van a disfrutar la vida como perros semi-callejeros.
En otros casos se trata de perros que tienen miedo de algo. Esos perros sienten ansiedad
cuando quedan solos y tratan de escapar de ese lugar en busca de protección. Cuando el caso
es muy serio, el perro puede llegar a desarrollar ansiedad por separación y en su intento de
escapar puede intentar cavar superficies duras hasta destrozarse las uñas y terminar con
heridas.
Los perros cavan para perseguir animales de madriguera. En algunos casos los propietarios de
un perro piensan que éste tiene un problema de conducta cuando la realidad es que el perro
está persiguiendo animales que las personas no han detectado. Si tu perro cava en el jardín,
asegúrate que no existan animales de madriguera que vivan ahí. Es lógico que un perro de
cualquier raza cave cuando persigue a un animal que se esconde bajo tierra.

  233 
Los perros cavan porque es divertido. Si, muchos perros cavan simple y llanamente porque eso
es divertido para ellos. Especialmente las razas de perros que han sido desarrolladas para
perseguir animales de madriguera, como los terrier, cavan porque sí. Si tienes un terrier y notas
que le gusta cavar en el jardín, no pierdas tu tiempo intentando evitarlo, es parte de su
conducta instintiva. Podrás redirigir esa conducta, pero no eliminarla (al menos no sin efectos
colaterales).
Cómo prevenir que tu perro cave en el jardín
Si tu perro no es un cavador compulsivo y solamente cava de vez en cuando o cuando se
queda solo, la solución es relativamente sencilla. Proporciónale más compañía y más
actividades que hacer, y no le permitas acceso a los lugares en que esté prohibido de cavar.
Eso generalmente significa que tu perro empiece a vivir dentro de casa y pase más tiempo en
el interior que en el jardín. De hecho, si sale al jardín, que lo haga solamente cuando está con
gente, así no se sentirá solo y no cavará.
Además, si utilizas los juguetes para perros de la misma manera que para los perros que
mastican las cosas, podrás darle a tu perro suficiente actividad como para que se olvide de
cavar cuando se queda solo. Eso sí, ten en cuenta que deberás restringir los lugares en que lo
dejas solo, por lo menos hasta que estés completamente seguro que no cavará en tu jardín.
Alternativa para los perros que necesitan cavar
En cambio, si tu perro es un cavador empedernido, uno de esos perros que no hace otra cosa
más que perforar pozos por aquí y por allá... ponlo a trabajar en una empresa petrolera que
podrás ganar un dinero extra ;)
Hablando seriamente, lo que debes hacer si tienes un terrier u otro perro adicto a cavar en el
jardín, es redirigir su conducta. En estos casos no podrás eliminar esa conducta sin crear otros
problemas colaterales, así que lo mejor que puedes hacer es conseguirle a tu perro un lugar
donde pueda cavar y enseñarle a hacerlo solamente en ese lugar.
Primero elige el lugar en que tu perro pueda cavar. En ese lugar, delimita un área de dos por
dos (aproximadamente y dependiendo del tamaño de tu perro) y remueve la tierra para que
esté suelta. Está bien si tu perro te ayuda a remover la tierra, ya que ese será su agujero de
excavación. Sin embargo, asegúrate que el área esté libre de plantas y raíces para que tu perro
no asocie la actividad de cavar con destrozar las plantas.
Cuando el agujero de excavación esté listo, entierra uno o dos juguetes de tu perro en él,
dejando sobresalir una pequeña parte de los mismos. Entonces, empieza a cavar en el lugar,
estimulando a tu perro a hacer lo mismo. Con algunos perros sirve hablar con voz aguda
mientras uno cava. Con otros perros la voz aguda sólo es una distracción y es mejor
concentrarse sólo en la tarea de cavar.
Cuando tu perro desentierre su juguete, felicítalo y juega con él. O, si es adicto a la comida,
dale unos cuantos pedacitos de alguna comida que le guste. Lo importante es reforzar
positivamente la conducta de cavar en el lugar correcto.

  234 
Repite el procedimiento hasta que notes que tu perro cava con más frecuencia en ese lugar. En
ese momento notarás que cavar en el agujero de excavación se ha convertido en una actividad
muy apreciada para tu perro porque lo hace incluso cuando no hay juguetes enterrados ahí. Sin
embargo, de cuando en cuando, deja algunos juguetes enterrados para que tu perro los pueda
descubrir cuando cava y se refuerce la conducta de cavar en el agujero de excavación.
Todo ese procedimiento lo debes llevar a cabo evitando que tu perro tenga acceso al resto del
jardín cuando no tiene supervisión. Por tanto, por un tiempo tendrás que colocar puertas
plegables u otras estructuras similares en algunos lugares para evitar que tu perro tenga
acceso irrestricto a todo el jardín. Sólo debe tener acceso al área en la que se encuentra el
agujero de excavación.
Poco a poco, notarás que tu perro deja de excavar en otras zonas del área elegida y sólo cava
en el agujero que has construido para él. Entonces, gradualmente y en varios días, auméntale
el espacio al que tiene acceso cuando se queda solo. Durante este tiempo, todos los días deja
enterrado en el agujero de excavación algún juguete que refuerce la conducta de tu perro.
También puedes dejar los juguetes interactivos rellenos de comida, afuera del agujero de
excavación, para que tu perro haga otras cosas además de cavar.
Con el paso del tiempo, tu perro adquirirá el hábito de cavar solamente en su agujero de
excavación. Habrás perdido un pedacito de jardín pero habrás salvado el resto.
Recuerda que esta alternativa es sólo para perros cavadores compulsivos. No es para el perro
que cava ocasionalmente y que puede aprender a masticar sus juguetes en lugar de cavar.

  235 
Consejos adicionales para vivir con un
perro destructor
Ya viste cómo proceder si tienes un perro destructor que mastica las cosas o cava en el jardín.
Sin embargo, además de las cosas que leíste en esta web, te presento ocho consejos
complementarios que son muy útiles, o incluso imprescindibles, para que tu perro no sea un
destructor.
1. No hagas un espectáculo cuando saludes a tu perro
La mayoría de la gente, cuando sale de sus casas, saluda a sus perros como si no fueran a
volver a verlos nuca más, exagerando la despedida y poniendo ansiosos a los cachorros. De la
misma manera, cuando vuelven a sus casas, esas personas saludan a sus perros como si
acabaran de escapar del secuestro de unos alienígenas.
Todo eso aumenta la ansiedad de los perros cuando se quedan solos, ya sea porque son
sobreestimulados antes de quedarse solos o porque esperan con ansias la vuelta de sus
propietarios.
¿Cómo saludas a tus familiares cuando sales de tu casa o cuando vuelves a ella? Seguro que
no pasas varios minutos saludándolos con voz chillona. Bueno, saluda a tu perro de la misma
forma que a tus familiares.
No hagas mucho alboroto, di hola o chau y dale una palmada a tu perro. No es necesario nada
más. El tiempo para jugar es otro.
2. Educa a tu perro en obediencia canina
Aunque no tiene que ver directamente con la destrucción que causan los perros, el
adiestramiento en obediencia canina les enseña a los perros a controlar sus impulsos. Es más
probable que un perro se quede tranquilo cuando está solo si es que ha sido entrenado en
obediencia canina básica.
Aunque el adiestramiento canino por sí solo no garantiza que el perro vaya a quedarse
tranquilo, aumenta la probabilidad de que esto ocurra. Especialmente si el adiestramiento se ha
realizado con métodos positivos.
3. Enséñale a tu perro a ir al baño
Enseñarle a tu perro a ir al baño sin ensuciar tu casa no soluciona los problemas de
destrucción, pero al igual que con el adiestramiento en obediencia, les enseña a los perros a
tener autocontrol.
Por tanto, aumenta la probabilidad de que el perro se quede solo sin causar problemas.
Además, es absolutamente necesario si es que tu perro se queda solo dentro de la casa.
4. Enséñale a tu perro qué objetos debe masticar para
pasar el rato

  236 
Si le enseñas a tu perro que puede masticar sus juguetes de goma resistente, y refuerzas esa
conducta, es poco probable que tu perro destroce las cosas de tu casa o que cave en el jardín.
5. Acostumbra a tu perro a usar la jaula de viajes
Esto tampoco ofrece una solución directa al problema de la destrucción, pero los perros que se
sienten cómodos en la jaula de viajes suelen ser perros más confiados, tranquilos y relajados.
Además, la jaula de viajes se convierte en un lugar seguro para estos perros y ellos buscan esa
seguridad cuando están solos. Entonces, en lugar de estar destrozando cosas por ahí, pueden
tomarse una buena siesta dentro de su jaula, a la que entran voluntariamente aunque la puerta
esté abierta, porque ahí se sienten seguros. Por eso es bueno acostumbrar a tu perro a usar la
jaula de viajes.
6. Decide qué tanta libertad puede tener tu perro
cuando queda solo dentro de casa
Si notas que tu perro destroza las cosas con más frecuencia en algún lugar en particular,
puede ser que algo en ese lugar estimule las conductas destructivas, ya sea porque pone
ansioso a tu perro o porque le dispara los impulsos de presa o territorialidad.
Por ejemplo, algunos perros están muy tranquilos mientras se quedan en cuartos cuyas
ventanas no dan a la calle, pero destrozan todo cuando se quedan en cuartos cuyas ventanas
dan a la calle. Esto puede ocurrir porque los estímulos que hay afuera desencadenan
respuestas territoriales o predatorias en los perros, o quizás les causan ansiedad.
Cosas parecidas pueden pasar en diferentes lugares de la casa, ya sea dentro de ella o en el
jardín. Si notas estas diferencias de conducta según dónde dejas a tu perro, cuando lo dejes
solo restringe su acceso a los lugares que desencadenan las conductas destructivas.
7. Proporciónale a tu perro más ejercicio
El santo grial de la buena conducta de los perros: el ejercicio físico y mental. Aunque el
ejercicio por sí mismo no soluciona los problemas de conducta destructiva, puede ayudar
mucho. Todos los entrenadores y criadores de perros saben que un perro cansado es un perro
bueno.
El ejercicio no eliminará las causas por las que tu perro destroza las cosas, pero ayudará a
reducir las conductas destructivas sencillamente porque tu perro estará cansado y preferirá
dormir en lugar de estar masticando los muebles o haciendo exploración sísmica en el jardín.
Ten en cuenta que el ejercicio que tu perro necesita depende de su raza y no es solamente
físico, sino también mental. Algunas razas de perros, como los border collie o los pastores
belgas, necesitan más ejercicio que otras. Para algunas razas, como el beagle, el ejercicio
mental puede estar más relacionado con estímulos olorosos, mientras que para los galgos, los
estímulos visuales suelen ser más importantes.
La socialización y el adiestramiento en obediencia ofrecen mucho ejercicio mental y moderado
ejercicio físico. Los juguetes interactivos para perros ofrecen mucho ejercicio mental cuando se
usan correctamente. Los paseos largos y juegos ofrecen mucho ejercicio físico y moderado

  237 
ejercicio mental.
8. Considera los servicios de paseadores y guarderías
caninas
Si no tienes tiempo para atender a tu perro como se merece, puedes considerar los servicios
de paseadores de perros o de guarderías caninas. Lastimosamente estos servicios no están
disponibles en cualquier ciudad, pero sí en muchas ciudades grandes. Con toda seguridad
puedes encontrar estos servicios en Madrid, Barcelona, México, Buenos Aires, Santiago de
Chile, Caracas y otras ciudades grandes.
El paseador de perros o la guardería canina le permiten a tu perro socializar, hacer ejercicio y
pasar mucho tiempo acompañado... y fuera de tu casa, por lo que no puede destrozar nada en
ella.
Si vas a contratar los servicios de un paseador de perros o de una guardería canina primero
verifica cómo manejan a sus clientes. Algunas de esas personas y empresas no tienen la
menor consideración por los perros y sólo hacen el trabajo porque no necesitan tener un
diploma profesional para ello. Otros lo hacen porque les encantan los perros, pero no toman en
serio las medidas de seguridad y terminan perdiendo perros o, peor aún, con perros heridos o
muertos.
Antes de contratar esos servicios asegúrate que los perros son tratados correctamente, sin
malos tratos, y que los responsables cuentan con medidas de seguridad apropiadas para que
los perros no se les escapen y para reducir en la medida de lo posible las peleas y los
accidentes. Los perros pequeños deben ir con perros pequeños. No debe haber muchos perros
a cargo de una sola persona (esos tipos que pasean 10 ó 15 perros a la vez... ni pensarlo).
Por otra parte, si en tu ciudad no existen paseadores de perros ni guarderías caninas, quizás
puedas contratar un adiestrador que trabaje con el perro y no contigo. En ese caso, el
adiestrador sería más un paseador que un adiestrador, pero vendría con el extra de enseñarle
obediencia a tu perro, aunque tu perro luego no te haga caso a ti y solamente le haga caso al
adiestrador.

  238 
  239 
  240 
ADIESTRAMIENTO
DEL PERRO
LADRADOR

  241 
  242 
El perro ladrador
El perro ladrador es un problema serio para muchos propietarios de mascotas y sus vecinos.
Aunque todos los perros ladran o hacen algún otro ruido de vez en cuando, sólo algunos lo
hacen en momentos y situaciones inapropiadas. Estos últimos, los perros ladradores, pueden
interrumpir el sueño, crear conflictos con los vecinos, dificultar las labores de casa y causar
mucho estrés a sus propietarios.
Sin embargo, no todos los ladridos son inapropiados y en algunas ocasiones puede ser muy útil
que tu perro ladre. Por ejemplo, puede ser útil que tu perro ladre para avisar que hay extraños
merodeando afuera de la casa o para avisar que quiere salir a hacer sus necesidades.
Por otra parte, si vives en una quinta en el campo, quizás no te moleste que tu perro ladre por
cualquier razón y, al no tener vecinos muy cerca, no tendrás problemas.
Con los artículos de esta sección podrás evitar que tu perro se convierta en una máquina de
ladridos y tratar con perros que ya han adquirido el hábito de ladrar constantemente o por
cualquier razón.
Antes de modificar la conducta de un perro que ladra constantemente, debes determinar en
qué situaciones es aceptable que el perro ladre y en qué situaciones debe permanecer callado.
Por otra parte, es importante que conozcas qué razas de perros son más proclives a los
ladridos y qué razas son menos ladradoras en promedio. Si todavía no ha adquirido a tu
cachorro, es bueno que investigues bien las razas que te interesan y puedas decidir si deseas
una raza con tendencia a los ladridos o una raza menos ruidosa.
Situaciones en que es aceptable que el perro ladre
Las situaciones en las que es aceptable que el perro ladre dependen de cada caso en
particular. Hay gente que no tiene inconveniente con que sus perros ladren y tampoco tienen
vecinos que se molesten por ello. Pero también hay personas que no soportan a un perro
ladrador, o que tienen vecinos que no soportan los ladridos.
Por otra parte, muchos perros son adquiridos para cumplir funciones en las que tienen que
ladrar. Por ejemplo, los perros de guardia y algunos perros de caza tienen que ladrar para
alertar de la presencia bien de extraños o bien de la presa.
Algunas situaciones en las que puede ser apropiado que el perro ladre son:
Cuando el perro avisa de la presencia de extraños. En este caso es el típico perro guardián.
Cuando el perro intimida a algún malhechor. En este caso el perro actúa como una herramienta
para prevenir confrontación. Muchos perros de policía son usados de esta manera.
Cuando es un perro de caza que indica que ha encontrado el rastro.
Cuando detecta riesgos que los humanos no notamos con facilidad, como la presencia de
víboras en pajonales altos.
Cuando el perro pastor debe guiar rebaños y el ladrido le ayuda a intimidar las ovejas o a las
vacas.

  243 
Cuando amenaza. Esta amenaza indica las intenciones agresivas del perro y, gracias a ella, se
pueden evitar mordeduras. Por eso es importante no intentar eliminar el ladrido en situaciones
de estrés.
Cuando el perro juega. En este caso es una conducta natural que forma parte del aprendizaje
del perro.
Situaciones en que no es aceptable que el perro ladre
En muchas otras situaciones, no es apropiado que los perros ladren. Éstas son situaciones en
las que los ladridos causan estrés y conflicto entre personas. Cuando esto ocurre en algunos
países, los vecinos afectados acuden a las autoridades locales para que se hagan cargo del
problema y pueden incluso decomisar al perro. En otros países donde la legislación no
contempla tales escenarios, muchas personas simplemente envenenan a los perros
ladradores.
Algunas situaciones comunes en las que el ladrido de los perros resulta inapropiado pueden
ser:
Por las noches cuando la gente intenta dormir.
Cuando el perro se queda solo en casa.
Ladridos a los niños que juegan o corren cerca. Esto puede causar que el perro sea catalogado
como "perro peligroso", aún si los ladridos son amistosos.
Cuando el perro ve a través de la ventana cualquier cosa que se mueve.
Cuando el perro viaja en automóvil.
Razas caninas ruidosas y silenciosas
Aunque el adiestramiento del perro tiene mucho que ver con cuán ladrador es, la genética
también juega un papel importante. Esa es una de las razones por las que es importante elegir
bien la raza antes de adquirir un perro. Las razas ladradoras siempre serán ruidosas, así que
sus propietarios deben asumir que tienen un perro que nunca será muy silencioso.
Entre las razas más ruidosas se encuentran:
Los pastores de Shetland o Shelties, que son considerados por muchos como los perros más
ladradores que existen.
Muchos perros pequeños de compañía, como el chihuahua, el pekinés y el Lhasa apso.
Algunos terrier como el Bedlington terrier, el Australian silky terrier, el English toy terrier y el
Yorkshire terrier
Muchos perros de caza, en especial los perros tipo sabueso, como el perro beagle, el basset
hound y el basset artesiano de Normandía.
Por su parte, entre las razas más silenciosas se encuentran muchos perros independientes y
que suelen ser tranquilos (aunque hay excepciones). Algunas de estas razas son:
Akita inu.
Akita americano.
Chow chow.

  244 
Basenji (no es capaz de ladrar pero tiene un aullido especial).
Malamute de Alaska (ladra poco pero puede ser aullador).

  245 
¿Por qué ladran los perros?
Para evitar que tu perro se convierta en ladrador empedernido o para eliminar los ladridos
excesivos de un perro ladrador, primero tienes que comprender porqué ladran los perros.
Los perros pueden ladrar por un sinfín de razones, algunas externas, por ejemplo estímulos
que desencadenan conductas territoriales, y otras internas, como el miedo, la frustración o el
aburrimiento.
Si bien pueden existir muchas causas para que un perro ladre, las más comunes son las
siguientes:
Estrés. Al parecer el ladrido sirve a los perros, entre otras cosas, para liberar el estrés. Aunque
es muy difícil determinar cuándo un perro se convierte en ladrador por estrés, es frecuente
encontrar perros ladradores en situaciones que sin duda alguna son muy estresantes para
ellos.
Perros que son sometidos a condiciones extremas de adiestramiento o condiciones duras de
vida, pueden desarrollar el hábito de ladrar. Los perros que pasan mucho tiempo aislados
pueden ladrar por el estrés causado por la soledad, así como por aburrimiento y frustración.
Entusiasmo. Algunos perros se entusiasman tanto con ciertas cosas que no pueden evitar
ladrar. Este entusiasmo es una forma de estrés, pero que puede ser aprovechado para
enseñarle nuevas cosas al perro.
Este tipo de ladridos se ve en algunos perros cuando juegan o cuando realizan alguna
actividad que los estimula en exceso. Muchos perros de agility y muchos perros de freestyle
canino ladran durante toda la prueba y durante los entrenamientos, simplemente porque están
muy estimulados.
Esto no es problema en el agility o en el freestyle, pero sí sería en otros deportes caninos como
el schutzhund, donde los perros serían penalizados si realizan la rutina de obediencia ladrando.
También es un problema si los perros ladran con mucha frecuencia dentro de un departamento
o en una zona muy poblada.
Aburrimiento. Muchos perros ladran por aburrimiento. Sencillamente no tienen nada más que
hacer y no son perros destructores, así que ladran o aúllan. Estos son perros que suelen pasar
mucho tiempo solos, sin ningún tipo de juguetes ni compañía.
En el caso de perros mascota, los ladradores pueden ser perros que pasan casi toda su vida
aislados en un jardín o un patio, o perros que quedan solos todo el día mientras sus
propietarios salen a trabajar.
Generalmente esta situación es muy difícil de solucionar porque los propietarios no están
presentes cuando el perro ladra, y porque la conducta de ladrar suele reforzarse positivamente
a sí misma. Además, la conducta puede empeorar si muchos perros del vecindario se
encuentran en condiciones similares y los ladridos se "contagian" entre ellos.
Frustración. Muchos perros ladran porque quieren algo que no pueden conseguir y el ladrido es

  246 
la respuesta a su frustración. También es una causa frecuente de ladrido en perros que se
quedan solos por mucho tiempo, ya que no tienen ninguna manera de controlar su ambiente y
eso les causa frustración.
En otras palabras, los perros que ladran por frustración lo hacen porque sin la presencia de sus
propietarios, son completamente vulnerables e incapaces dentro de la casa.
Estímulos externos que no percibimos. Muchas veces los perros ladran porque se dan cuenta
de cosas que nosotros no percibimos, o que pasamos por alto.
Animales que el perro ve a través de la ventana, como gatos o ardillas, personas que pasan
caminando por el otro lado de la puerta, objetos que se mueven con el viento creando
imágenes extrañas y otras cosas más pueden ser los desencadenantes del ladrido de los
perros. Algunas veces son estímulos fáciles de detectar, pero otras veces no somos capaces
de darnos cuenta de ellos.
Las mudanzas de domicilio y los cambios importantes que ocurren dentro de la casa también
pueden desencadenar los ladridos de un perro. Particularmente importantes pueden ser las
ausencias de otras personas o mascotas que antes vivían en la casa, ya sean por muerte o por
traslado.
Adiestramiento inconsciente. Una de las razones más comunes porque ladran los perros es el
adiestramiento inconsciente. Muchos propietarios de perros les enseñan a sus perros a ladrar,
sin darse cuenta de lo que están haciendo. Así, muchos perros se convierten en máquinas de
ladrar que ladran para recibir comida, para que se les abra la puerta de calle, para conseguir
atención, etc.
Un caso particular de este adiestramiento inconsciente es el perro que ladra en el jardín porque
está solo (ya sea que ladre por frustración, aburrimiento o estrés). Entonces, el propietario sale
a retar a su perro, pero el perro lo que recibe es compañía (qué importa que la compañía venga
con algunos gritos). En consecuencia, el propietario entrena inconscientemente a su perro para
ladrar en el jardín.
Herencia. La genética juega un papel importante en qué tan ladrador es un perro. Si bien la
influencia del ambiente puede modificar esta conducta en cierto grado, algunos perros tienen
una necesidad mayor de ladrar. De hecho, existen razas que son más ladradoras que otras, y
eso se debe a que la conducta de ladrar ha sido fijada por selección en ciertas razas.
Por ejemplo, los perros de caza que siguen rastros, tipo sabueso, suelen ser muy ladradores,
mientras que los molosoides suelen ser poco ladradores.
Es prácticamente imposible eliminar una conducta que tiene un fuerte componente genético sin
afectar otros aspectos del comportamiento del animal. Por tanto, si tienes un perro de raza
ladradora, lo mejor que puedes hacer es canalizar esa conducta a situaciones apropiadas. Si
intentas eliminarla es muy probable que fracases pero si triunfas, es más que seguro que
causarás algún nuevo problema de comportamiento en tu perro.
Problemas de salud. En algunos casos los perros ladran porque tienen algún problema de

  247 
salud. Por ejemplo, los perros viejos pueden tener disminuida su visión o su audición. Esto
hace que sean sorprendidos con mucha frecuencia por otros perros y por las personas, y su
reacción puede incluir ladridos.
Nunca está de más hacer revisar al perro ladrador con un veterinario para descartar cualquier
problema de salud que pudiera ser la causa de los ladridos.

  248 
Evita que tu perro ladre
constantemente
Mantener silencio es una de las conductas caninas más apreciadas por la mayoría de los
humanos. Por eso vale la pena que le enseñes a tu perro a mantener silencio la mayor parte
del tiempo. Tus familiares y vecinos lo agradecerán... o por lo menos no te detestarán por no
educar a tu perro.
En este artículo aprenderás a prevenir o evitar que tu perro ladre constantemente o que lo haga
en situaciones inapropiadas. Si tu perro ya adquirió el hábito de ladrar, te resultará de mayor
utilidad el artículo sobre cómo eliminar los ladridos excesivos, pero igual te recomiendo leer
primero este artículo para que comprendas la importancia del manejo ambiental para prevenir
los ladridos.
Las dos estrategias más efectivas para evitar que los perros ladren con frecuencia son el
manejo ambiental (enriquecimiento ambiental para el perro) y el adiestramiento de conductas
incompatibles. Las dos estrategias son complementarias y conducen a que el perro se
concentre en actividades diferentes a ladrar. En la aplicación de estas estrategias se busca que
el perro se sienta seguro en su ambiente y se distraiga con juguetes interactivos o cosas
similares.
Las cosas que debes hacer para asegurarte que tu perro no se convierta en un ladrador
empedernido son:
Enséñale a tu perro a disfrutar de su jaula de viajes. Es bueno que tu perro se sienta cómodo y
seguro en su jaula de viajes. Al aprender a sentirse tranquilo en ella, también aprende a
sentirse cómodo, seguro y tranquilo cuando está solo.
Si bien esto no es suficiente para asegurar que tu perro no vaya a convertirse en un ladrador
empedernido, ayuda mucho a fortalecer su autoconfianza, lo que a su vez reduce las
probabilidades de ladridos por estrés, ansiedad y frustración.
Por tanto, acostumbra a tu perro a usar la jaula de viajes.
Dale juguetes interactivos y enséñale a usarlos. Esto cumple una doble función. Por un lado
mantiene entretenido a tu perro cuando está solo. Por otro lado, lo entrena pasivamente para
realizar una actividad diferente al ladrido cuando está solo. Así que en lugar de aburrirse, tiene
otras alternativas para pasar el rato cuando tiene que quedarse solo en casa.
Esto no sólo reduce la probabilidad de ladridos molestos, sino que también ayuda a prevenir
problemas por perros destructores. Es una manera de enriquecer el ambiente de tu perro
cuando se queda solo, que además ayuda a entrenarlo para conductas que son incompatibles
con ladridos y otras conductas inapropiadas.
La manera para enseñarle a tu perro a jugar con juguetes interactivos es la misma que se
utiliza para tratar con perros destructores y está explicada en detalle en el tema sobre perros

  249 
que mastican los muebles, las plantas y otras cosas. Por supuesto, antes de empezar el
enriquecimiento ambiental y el adiestramiento pasivo, debes elegir cuidadosamente los
juguetes para tu perro.
Bríndale a tu perro suficiente compañía y ejercicio. Los perros son animales sociables y, al
igual que todos los animales, necesitan ejercicio físico y mental. La compañía y el ejercicio no
solucionan los problemas de ladridos, pero ayudan a prevenirlos.
La razón por la que la compañía y el ejercicio ayudan a evitar que un perro se convierta en
ladrador, es porque ayudan al perro a sentirse seguro y reducen el estrés potencial, además de
reducir el aburrimiento. Los perros inseguros tienden a ser más ladradores que los perros que
se sienten seguros.
Asegúrate de brindarle a tu perro suficiente compañía de acuerdo con las características
psicológicas de su raza. Un perro labrador necesitará más compañía que un basenji.
De la misma forma, asegúrate de brindarle a tu perro el ejercicio físico necesario para su raza.
Un perro pitbull o un dobermann necesitarán más ejercicio físico que un chihuahua, pero todas
las razas de perros necesitan estimulación mental.
Para brindarle a tu perro la estimulación mental adecuada, entrénalo en obediencia canina,
sácalo a pasear a diario y asegúrate de socializarlo. Los juguetes interactivos también
proporcionan estimulación mental, pero no es suficiente.
Acostumbra a tu perro a diferentes estímulos ambientales. Esto es parte de la socialización del
cachorro y del perro adulto, y ayuda a que el perro no se asuste ni se entusiasme demasiado
con situaciones y objetos comunes en la vida cotidiana de las personas.
Puesto que los perros suelen ladrar a objetos que les causan miedo y también tienden a ladrar
cuando están sobreestimulados, una correcta socialización reduce las probabilidades de que tu
perro se convierta en ladrador.
Para acostumbrar a tu perro a diferentes estímulos ambientales, revisa el tema sobre la
habituación del cachorro al ambiente. Aunque ese tema está escrito pensando en cachorros,
también es aplicable a perros adultos normales. Sin embargo, si tu perro presenta problemas
como agresividad o ansiedad por separación, será necesario que busques ayuda de un
adiestrador profesional o un conductista canino que te pueda guiar en persona.

  250 
Cómo eliminar los ladridos excesivos
En el artículo anterior te comenté acerca de algunos procedimientos que sirven para prevenir
que tu perro se convierta en un perro ladrador.
Si tu perro ya ha adquirido el hábito de ladrar, lo que necesitas son estrategias para eliminar los
ladridos excesivos. Conocerás algunas de esas estrategias en este artículo.
Ten en cuenta que no es posible eliminar completamente los ladridos mediante el
adiestramiento ni mediante el manejo ambiental, ya que tu perro aún será capaz de ladrar y lo
hará en algunas circunstancias. Tampoco es necesario eliminar completamente los ladridos.
También ten en cuenta que el hábito de ladrar puede estar muy arraigado y ser muy difícil de
eliminar. En algunos casos está tan consolidado que los esfuerzos necesarios para eliminarlo
no se justifican y lo mejor es buscar una alternativa de manejo ambiental que no elimine los
ladridos pero sí evite los problemas con los vecinos.
Por otra parte, recuerda que hay razas de perros que son más afectas a ladrar y que esa
conducta está preestablecida en los genes de esas razas. Si tu perro pertenece a una raza
ladradora, lo mejor que puedes hacer es intentar redirigir la conducta (no eliminarla) y manejar
el ambiente de tal forma de reducir las molestias que causan sus ladridos.
Dado que existen muchas y muy variadas razones por las que ladran los perros, no existe una
receta para eliminar los ladridos excesivos. Los métodos a emplearse dependen de la situación
en particular y dependen de las causas específicas de cada caso.
En algunos casos complejos incluso puedes necesitar la ayuda de un adiestrador profesional
que trabaje personalmente contigo y tu perro. Sin embargo, para la mayoría de los casos te
puede servir el siguiente protocolo para la modificación de la conducta de tu perro.
1. Descarta problemas de salud de tu perro
Si tu perro no era ladrador y los ladridos empezaron repentinamente, es posible que exista
alguna causa de salud relacionada. Ladridos y aullidos pueden estar relacionados a problemas
de visión, problemas de audición, dolor y otras causas clínicas.
Ya sea que los ladridos (o aullidos) hayan empezado repentinamente o no, es bueno que el
primer paso en la solución del problema sea la visita al veterinario. Si existe alguna causa
clínica asociada a los ladridos, la solución también debe ser clínica. En este caso, el
adiestramiento canino no juega ningún papel.
Ten en cuenta, sin embargo, que algunos veterinarios son muy afectos a recetar medicamentos
por cualquier causa. He sabido de algunos casos en que se han recetado calmantes y
medicamentos similares para tratar a perros que ladran cuando se quedan solos.
Eso puede ser dañino para el perro en el largo plazo y, si no existen problemas de salud, el
tema de los ladridos no debiera tratarse con medicamentos. O, por lo menos, la medicación no
debiera ser la primera opción. Si el veterinario no encuentra un problema de salud y te
recomienda algún tipo de calmante para tu perro, por favor busca una segunda opinión antes

  251 
de empezar con el tratamiento médico.
Si tu perro no presenta ningún problema de salud, entonces trata de identificar estímulos
externos que causen los ladridos.
2. Identifica estímulos externos causantes de los
ladridos
Si tu perro ladra en respuesta a algún estímulo externo que no has percibido o has pasado por
alto, la solución necesariamente pasa por identificar cuál es ese estímulo.
Para identificar los posibles estímulos causantes de los ladridos de tu perro, primero debes
tener claro en qué situaciones se producen los ladridos.
Si tu perro ladra aún cuando está acompañado, la manera de identificar los estímulos es
prestando atención al perro y a las direcciones en que ladra. Presta atención a cosas
cotidianas o que no te llamarían la atención normalmente. Por ejemplo, ciclistas pasando por la
puerta de tu casa, ruidos incómodos y fuertes (aviones, si vives cerca de un aeropuerto),
aullidos de otros perros, etc. pueden causar que tu perro ladre.
Si, por el contrario, tu perro ladra cuando se queda solo, tendrás que encontrar alguna manera
de observarlo cuando está solo. Dejar una filmadora grabando es una manera ideal de ver qué
es lo que hace tu perro cuando se queda solo.
No necesitas grabar toda una mañana o toda una tarde. Con que grabes los 90 minutos (en
LP) con que vienen la mayoría de los cassetes es más que suficiente para saber si tu perro
ladra en respuesta a algún estímulo. Si no tienes una filmadora, préstate una de algún amigo.
Eso sí, asegúrate de dejar la filmadora en algún lugar que tu perro no pueda alcanzar, porque
sino tendrás que comprar una nueva.
Si es que tu perro efectivamente ladra en respuesta a ciertos estímulos del ambiente, tienes
que decidir si puedes y quieres retirar el estímulo o si prefieres entrenar a tu perro para que se
calle a la orden.
a. Eliminando los ladridos al eliminar el estímulo ambiental
Esta es la manera más sencilla de eliminar los ladridos. Has identificado un estímulo causante
de los ladridos, entonces la solución es muy simple: que tu perro no vuelva a percibir ese
estímulo.
En algunos casos puedes eliminar, literalmente, el estímulo ambiental y en otros casos sólo
tienes que modificar el ambiente para que tu perro no perciba ese estímulo.
Por ejemplo, si cuando tu perro se queda solo, ladra en la ventana a las personas o animales
que caminan afuera, lo más sencillo es dejarlo en un lugar de la casa en el que no tenga
acceso a las ventanas que dan a la calle. Muchos perros actúan como guardianes cuando se
quedan solos, defendiendo la casa de cualquier "amenaza" que puedan percibir. Si esos perros
se quedan en un cuarto que no tiene ventanas a la calle, o se limita su acceso a las ventanas
mediante puertas plegables estratégicamente colocadas, los perros no ven esas "amenazas" y
ya no ladran.

  252 
O, si tu perro duerme en el jardín y le ladra a los gatos que se pasean por los techos y las
paredes cada noche, puedes buscar la manera de que los gatos no pasen por tu techo y tus
paredes, o permitir que tu perro duerma adentro. En cualquiera de los dos casos habrás
eliminado el estímulo causante de los ladridos. En cambio, intentar entrenar al perro para que
no ladre a los gatos te tomará mucho tiempo y esfuerzo, y es probable que no tengas éxito.
b. Cuando el estímulo ambiental no puede ser eliminado
En algunos casos no puedes eliminar el estímulo ambiental causante de los ladridos. Por
ejemplo, si tu perro ladra cuando tocan el timbre de la casa. En esa situación no puedes quitar
el timbre para solucionar el problema.
En casos como esos, podrías intentar la extinción de la conducta para que tu perro ignore el
estímulo, o el adiestramiento de conductas incompatibles para que tu perro realice otra
conducta en vez de ladrar.
Mi consejo para estos casos es que le enseñes a tu perro a ladrar y callarse a la orden. Así, el
estímulo seguirá provocando los ladridos, pero los podrás detener con facilidad.
Además, el adiestramiento de tu perro te servirá para hacerlo callar en otras situaciones en las
que pueda ladrar inapropiadamente.
3. Elimina los ladridos por adiestramiento inconsciente
En muchos casos los perros ladran porque sus propietarios los entrenaron sin darse cuenta
para ladrar. Esos perros ladran para conseguir comida, para salir a la calle, para ser
acariciados, para que les pasen sus juguetes, para que los suban a la cama, etc.
Si tu perro ladra en situaciones determinadas, y con sus ladridos consigue que le des algo para
que se calle, es porque lo has entrenado inconscientemente para ladrar.
En este caso la probabilidad de eliminar los ladridos excesivos es alta si estás dispuesto a ser
constante y paciente con el adiestramiento. La solución pasa por la extinción de la conducta o
por el adiestramiento de conductas incompatibles.
Una opción es que simplemente ignores los ladridos de tu perro (ojo, esto sólo sirve si tu perro
ladra porque lo entrenaste sin darte cuenta).
Por ejemplo, si tu perro ladra para recibir comida cuando desayunas. Como siempre le diste
algo de comida para que se calle, él aprendió a ladrar para conseguir comida. La solución
consiste en ignorarlo cuando ladra, pero debes ser muy paciente y constante. Si siempre lo
ignoras, sin siquiera prestarle atención, la conducta de ladrar terminará extinguiéndose.
La extinción de la conducta funciona muy bien en estos casos, pero puede requerir muchísima
paciencia. Algunos perros están tan habituados a ladrar para conseguir lo que quieren, que
pueden ladrar sin cesar por varios minutos. Incluso su conducta puede empeorar justo antes de
que se produzca la extinción.
La otra alternativa para eliminar los ladridos si tu perro ha sido entrenado inconscientemente
para ladrar, consiste en adiestrar una conducta incompatible.
En el mismo ejemplo anterior, tu perro ladra constantemente cuando te sientas a la mesa para

  253 
desayunar. En vez de ignorarlo, le enseñas una conducta incompatible con los ladridos. Le
puedes enseñar a tomar un juguete en su boca, con lo que le resultará muy difícil ladrar. El
problema es que igual tendrás que darle algo de comer para reforzar la nueva conducta.
Una conducta que no es necesariamente incompatible, pero que funciona bien para eliminar los
ladridos, consiste en enseñarle a tu perro a ir a su cama cuando tú te sientas a la mesa, y
permanecer ahí mientras desayunas. Si la cama de tu perro no está en el mismo lugar en que
ocurre la situación por la que ladra (por ejemplo, donde desayunas), habrás logrado eliminar el
estímulo que lo hace ladrar y habrás solucionado el problema.
Ten en cuenta que sea cual sea la estrategia que uses, es de gran utilidad entrenar a tu perro
en obediencia canina. Esto le enseñará a tener autocontrol, con lo que reducirá su tendencia a
ladrar para conseguir cosas.
Ofrecerle a tu perro juguetes interactivos rellenos con comida mientras ocurre la situación que
produce los ladridos (por ejemplo, mientras desayunas), también puede ayudar a eliminarlos.
4. Elimina los ladridos cuando tu perro se queda solo
Si tu perro ladra cuando se queda solo, pero no lo hace en respuesta a algún estímulo
particular aparte de la soledad, puede ser por estrés, frustración, ansiedad, aburrimiento u otras
causas similares.
En estos casos, la mejor manera de eliminar los ladridos excesivos consiste en un programa de
enriquecimiento ambiental basado en juguetes interactivos cuando tu perro está solo.
Asegúrate de enseñarle a usar los juguetes, de la manera explicada en el tema sobre los
perros que mastican cosas, y déjale juguetes interactivos cuando quede solo.
Para los perros que ladran por las noches cuando duermen afuera, la solución más rápida y
más efectiva consiste en permitirles dormir adentro. Por supuesto, hay que enseñarles a no
ensuciar la casa y no destrozar cosas, pero suele ser una solución rápida y efectiva.
Además, entrénalo en obediencia canina para enseñarle a tener autocontrol y proporciónale
más compañía y ejercicio físico. Algunas personas no tienen el tiempo para todo esto y
contratan paseadores, entrenadores o los servicios de guarderías caninas. Esas alternativas
pueden funcionar bien porque los perros se cansan física y mentalmente, y están
acompañados más tiempo.
Las guarderías caninas suelen ser una mejor opción cuando se encuentra una que cuente con
buenas medidas de seguridad y tenga programas de actividades para los perros.
De cualquier manera, antes de pensar que tu perro ladra cuando se queda solo, fílmalo o
busca la manera de ver qué hace cuando está solo en casa. Muchos perros ladran y aúllan
como si los estuvieran matando cuando sus dueños están saliendo de casa, pero luego se
calman y pasan el rato durmiendo o masticando sus juguetes. Esto es lo que algunos
entrenadores llaman "ansiedad durante la separación", a diferencia de la ansiedad por
separación.
Si los ladridos ocurren solamente cuando estás saliendo de casa pero luego tu perro se calma,

  254 
debes buscar la manera de distraerlo mientras sales, para que no note tu salida. También evita
despedirte con grandes muestras de cariño. Despídete normalmente, como te despides de tus
familiares humanos, o evita que tu perro te vea salir.
5. Los ladridos con base genética
Si los parientes de tu perro (hermanos, hermanas, padres, etc.) también son ladradores, es
probable que haya una base genética fuerte para esa conducta. De la misma manera, puede
haber una influencia genética fuerte si tu perro pertenece a alguna raza ladradora, como el
Sheltie, el beagle, algunos terrier, etc.
Si este es el caso, no hay mucho que puedas hacer para eliminar los ladridos excesivos. Lo
mejor que puedes hacer en estas circunstancias es entrenar a tu perro para ladrar y callarse a
la orden, y además brindarle la oportunidad de ladrar en situaciones apropiadas. Por ejemplo,
aprovecha de hacerlo ladrar en el parque o en otros lugares abiertos donde no moleste a nadie.
Solamente haz esto si tu perro es realmente un ladrador compulsivo que no puedes curar con
ninguna de las opciones anteriores. Para saber cómo entrenar estas dos conductas (ladrido y
callarse a la orden), lee el artículo "Entrena a tu perro para ladrar y callarse a la orden".

  255 
Entrena a tu perro para ladrar y callarse
a la orden
Si tu perro ladra demasiado, una alternativa para controlar sus ladridos consiste en poner esa
conducta bajo orden.
La idea detrás de esta estrategia es perfeccionar la conducta inapropiada, de tal manera que
solamente ocurra cuando tú das la orden. Sin embargo, eso sólo puede conseguirse en
condiciones de adiestramiento muy controladas, poco frecuentes en la vida cotidiana, y en
algunos casos especiales. Por tanto, es poco probable que tu perro deje de ladrar solamente
gracias a esta estrategia de adiestramiento canino.
Sin embargo, sí lograrás tener control de los ladridos porque podrás pedirle a tu perro que se
calle. Por tanto, enseñarle a tu perro a ladrar y callarse a la orden te puede servir cuando tu
perro ladra en respuesta a un estímulo particular (por ejemplo cuando suena el timbre), si
aprendió a ladrar para conseguir cosas (por ejemplo si ladra para que le des comida) y, en
algunos casos, si ladra por mucho entusiasmo.
Por supuesto, esta estrategia no te servirá si tu perro ladra cuando se queda solo en casa,
porque no podrás pedirle que se calle. Si necesitas que tu perro mantenga silencio cuando se
queda solo, usa el manejo y enriquecimiento ambiental como viste en el tema "Evita que tu
perro ladre constantemente".
El procedimiento para enseñarle a tu perro a ladrar y callarse a la orden es el que está
explicado a continuación.
Criterio 1: Conseguir que tu perro ladre a la orden
Dado que tu perro es ladrador, ya conoces algunos estímulos o algunas situaciones que
provocan sus ladridos. Sabes si tu perro ladra cuando suena el timbre de la puerta, cuando
escucha sirenas de ambulancias, cuando escucha gente caminar al otro lado de la puerta de
calle, cuando le pones la correa para salir a pasear, etc.
Haz que ocurra el estímulo que provoca los ladridos de tu perro. Para esto quizás necesites un
ayudante. Por ejemplo, tu ayudante toca el timbre de la puerta, o golpea la puerta, o camina al
otro lado de la puerta, etc.
Si tu perro ladra en respuesta a sonidos como sirenas de ambulancias, graba el sonido de
alguna película o de algún video de Youtube para poder reproducirlo a voluntad. Aunque en
ese caso tal vez no tengas un problema de perro ladrador.
Algunos perros ladran cuando se les habla susurrando, como si uno estuviera atento a algún
peligro y quisiera alertar al perro sin alertar a "los enemigos". Otros ladran, o aúllan cuando uno
aúlla o hace sonidos agudos.
O, si tu perro ladra para conseguir cosas, muéstrale algo que le gusta (un pedazo de comida,
etc.) y acércaselo pero sin permitirle tomarlo. Por ejemplo, siéntate a la mesa, o simula la

  256 
situación en la que te pide comida y espera.
Sea cual sea el estímulo que uses, haz ladrar a tu perro. Cuando tu perro ladre una o dos
veces (no más), haz click y dale un pedacito de comida apetitosa.
El momento en que haces click, el estímulo que provoca los ladridos desaparece. Por ejemplo,
si un ayudante golpea la puerta, debe dejar de hacerlo en el momento en que haces click.
Repite el procedimiento varias veces, hasta que tu perro empiece a ladrar con frecuencia
después de tomar su pedacito de comida o jugar unos segundos con su juguete. En este punto
estarás seguro que tu perro volverá a ladrar y ya puedes empezar a usar la orden "Ladra".
Entonces, usa la orden "Ladra" justo antes que tu perro ladre. De ser posible, el estímulo que
causa los ladridos debe empezar inmediatamente después que das la orden. Por ejemplo, tu
amigo vuelve a golpear la puerta o tocar el timbre justo después que dices "Ladra". Por
supuesto, el estímulo vuelve a cesar cuando haces click.
Gradualmente notarás que tu perro empieza a ladrar cuando le das la orden. Incluso antes que
empiece el estímulo que originalmente provocaba los ladridos. Llegado a este punto, haz
algunas pruebas sin que aparezca el estímulo original, sólo con la orden "Ladra". Cuando
sientas absoluta confianza de que tu perro responderá a la orden, deja de usar por completo el
otro estímulo.
Cuando consigas que tu perro ladre el 80% de las veces que das la orden en dos sesiones de
adiestramiento sucesivas, pasa al siguiente criterio.
Ten en cuenta que no es necesario que lleves a cabo todo este criterio en un o dos sesiones.
Puedes avanzar poco a poco, alcanzando pasos intermedios en diferentes sesiones de
adiestramiento canino.
Criterio 2: Consigue que tu perro se calle a la orden
Tu perro ya ladra a la orden y ahora debe aprender a callarse a la orden. Hasta ahora se
callaba cuando escuchaba el click del clicker o cuando recibía el pedacito de comida.
Haz unas tres repeticiones de la orden "Ladra", haciendo click después de uno o dos ladridos y
dándole a tu perro el pedacito de comida, para refrescar su memoria. A partir de la siguiente
repetición, haz alguna señal notoria para tu perro justo antes del click.
Por ejemplo, puedes poner tu mano con la palma abierta frente a su cara, como si quisieras
detenerlo (sin tocarlo). O puedes hacer el sonido de un beso, o un "SHH" corto,
inmediatamente antes de hacer click.
Algunos perros se callan cuando haces alguna de esas señales, porque los toman de sorpresa.
Otros siguen ladrando. No importa. Lo importante es que el click venga inmediatamente
después de la señal que haces. Eso sí, siempre debe ser la misma, no cambies de señal.
Como le das la comida justo después del click, la señal que haces antes del click empieza a
adquirir propiedades de reforzador condicionado, aunque más débil, y al mismo tiempo
adquiere propiedades de orden para callarse.
Poco a poco notarás que tu perro se calla y espera el pedacito de comida cuando haces la

  257 
señal. Repite el procedimiento varias veces, hasta que la señal elegida sea efectiva el 80% de
las veces en dos sesiones consecutivas de adiestramiento canino.
Cuando logres eso ya puedes introducir la orden formal. La señal que has estado usando no
será una buena orden formal porque empezaste a usarla cuando tu perro todavía no
comprendía la conducta que le estabas enseñando. Por eso es recomendable cambiarla por
otra señal que sea más efectiva.
Para introducir la orden formal, di "silencio" o "basta" u otra orden que te parezca adecuada,
justo antes de usar la señal con la que callas a tu perro. Di la orden con voz tranquila y sin
gritar. Entonces, espera a que tu perro se calle y recién en ese momento haz click y dale el
pedacito de comida.
En este punto ya no estás usando el click para callar a tu perro, sino una orden formal. Si tu
perro no se calla después de la orden, no haces click ni le das la comida. Y si permanece
ladrando, termina la sesión e ignora a tu perro hasta que se calle. O puedes dejarlo solo en un
cuarto (si es que no ladra cuando se queda solo) hasta que se calme y deje de ladrar.Repite el
procedimiento hasta que tu perro ladre y se calle a la orden al menos el 80% de las veces.
Criterio 3: Aumenta el tiempo que tu perro permanece
callado
Practica igual que al finalizar el criterio anterior (usando las órdenes para que tu perro ladre y
para que se calle), pero aumenta la duración gradualmente con el método de los 300 picotazos.
Es decir que en la primera repetición esperas que tu perro se mantenga callado por un
segundo o menos, antes de hacer click y darle el pedacito de comida. En la siguiente repetición
(de la misma sesión) esperas hasta dos segundos. Y así vas aumentando sucesivamente el
tiempo, hasta que consigas que tu perro se quede callado por lo menos por un minuto.
Si tu perro ladra o hace cualquier sonido antes de cumplir el tiempo correspondiente a la
repetición, empiezas nuevamente desde un segundo. Para esto, terminas la sesión ignorando
por unos segundos a tu perro y, cuando se calla, esperas unos cinco segundos más. Luego le
vuelves a dar la orden "ladra" y después de uno o dos ladridos la orden "silencio".
Ten en cuenta que no necesitas alcanzar un minuto en una sesión de adiestramiento canino o
en un solo día. Es muy probable que necesites dividir este criterio en varias sesiones y en
varios días para alcanzar un minuto o más de silencio.
Cuando hayas conseguido este criterio, ya tendrás órdenes muy sólidas para hacer ladrar y
callar a tu perro. Si tu perro solamente causa molestia en ciertos ambientes y has entrenado la
orden en esos ambientes, no necesitarás hacer el siguiente criterio. Sin embargo, si tu perro
ladra en la calle y en diferentes lugares, es mejor que introduzcas distracciones de acuerdo con
el siguiente criterio.
Criterio 4: Introduce distracciones
Repite el procedimiento del criterio anterior, pero asegúrate de hacerlo en diferentes lugares y
con diferentes distracciones. Empieza en lugares familiares para tu perro y en los que existan

  258 
pocas distracciones. Por ejemplo, en el patio trasero, en un parque con poco tránsito de
personas y perros, en un parqueo en horarios de poco movimiento vehicular, etc.
Poco a poco y en varias sesiones, aumenta las distracciones en esos mismos lugares,
utilizando para ello juguetes que se mueven independientemente, ayudantes que hacen
movimientos y ruidos raros, grabaciones de sonidos poco comunes, amigos que pasean a sus
perros en las cercanías, etc.
Cuando tu perro responda a la perfección frente a distracciones, empieza a practicar en la calle
y en situaciones normales de la vida cotidiana. A partir de ese momento empieza a usar la
orden de liberación y el principio de Premack en lugar del clicker y la comida. Por ejemplo, haz
que tu perro ladre un par de veces y se calle antes de abrir la puerta para salir, antes de darle
comida, antes de soltarlo en el parque para que juegue con sus amigos (sólo si es que está
bien entrenado en obediencia canina), etc.

  259 
Collares antiladridos, castigos y
operaciones
Además de las estrategias en positivo para eliminar y prevenir los ladridos de tu perro, existen
otras que no toman en cuenta el bienestar de los perros, pero que son muy frecuentes.
Yo no recomiendo ninguna de esas estrategias, y en todo caso estoy abiertamente en contra
de ellas, pero considero importante que las conozcas para que también conozcas sus
desventajas. De esta forma, si alguien te recomienda usarlas sabrás de qué se tratan y podrás
negarte con conocimiento de causa.
Estas estrategias que yo rechazo consisten en el uso de collares antiladridos, los castigos
físicos y la operación de cuerdas vocales.
Los collares antiladridos
Los collares antiladridos son collares con dispositivos especializados para causar molestia o
incluso daño al perro cada vez que éste ladra. Algunos modelos de estos collares emiten
choques eléctricos cada vez que el perro ladra, y otros lanzan alguna sustancia aversiva (como
la citronela) a la cara del perro.
La idea detrás de este procedimiento es castigar al perro en el mismo momento en que ladra y,
de esta manera, eliminar los ladridos. En teoría eso es correcto porque el castigo es
contingente a la conducta que se quiere eliminar, pero no hay que olvidar que los castigos
pueden dar origen a nuevas conductas inapropiadas.
Así, los collares antiladridos pueden ayudar a eliminar los ladridos pero también generar
agresión o una timidez excesiva en el perro, incluso con micción por sumisión. Es por eso que
no se constituyen en las herramientas más idóneas de adiestramiento canino.
Imagina que un perro con un collar antiladridos ladra justo cuando está cerca de un niño que
juega. Si el collar es de choques eléctricos, puede desencadenar la agresión por el dolor (y
esto ha ocurrido más de una vez con collares y cercas eléctricas). Si el collar es de los que
lanzan citronela, la agresión también puede desencadenarse por la frustración producida por el
castigo, aún cuando éste no es físicamente intenso.
Otro problema de los collares antiladridos es que pueden activarse por ladridos de perros que
están cerca. Por tanto, no sirven cuando hay más de un perro en casa. Y en ese caso, el perro
afectado puede desarrollar problemas complejos de conducta, porque los castigos no son
contingentes a ninguna conducta que él realiza.
Además, aún en los casos en que los collares antiladridos funcionen, las causas de los ladridos
no se habrán eliminado. Por tanto, es muy probable que aparezcan nuevas conductas
inadecuadas que reemplacen a los ladridos del perro. Esto es especialmente cierto cuando se
usan estos collares en razas de perros que han sido criadas para ladrar en diferentes
circunstancias, como los shelties.

  260 
Castigos para eliminar los ladridos
Muchos propietarios y entrenadores inexpertos apelan a los castigos físicos para eliminar los
ladridos. Lastimosamente, esas personas no comprenden que los castigos deben aplicarse
inmediatamente después de la conducta que se quiere eliminar y que pueden tener
consecuencias impredecibles.
Generalmente esos castigos consisten en golpes o tirones de collar, pero es muy raro que se
apliquen con un buen timing porque los perros no están todo el tiempo cerca de sus
propietarios ni de sus entrenadores. La consecuencia de esos castigos en el largo plazo es el
desarrollo de nuevas conductas problemáticas en el perro. Además, los castigos físicos casi
nunca dan buenos resultados para eliminar los ladridos.
Lo más frecuente es que el propietario se acostumbre a castigar a su perro, y el perro a ser
castigado, y transcurra el resto de la vida de su perro castigándolo cada vez que ladra, sin
eliminar los ladridos.
Por otra parte, hay adiestradores que recomiendan gritar, golpear una puerta, lanzar algo
ruidoso cerca del perro o hacer cualquier ruido fuerte cada vez que el perro ladra. Este es otro
tipo de castigo positivo que no suele tener un impacto tan negativo sobre los perros (excepto
en perros muy sensibles), pero que tampoco tiene resultados muy alentadores.
Gritar o hacer algún ruido cuando el perro ladra puede ayudar a cortar el ladrido en el momento
(aunque no en todos los casos), pero no elimina los ladridos en el largo plazo. Si conoces un
entrenador que sigue esta estrategia podrás ver que hace lo mismo cada día sin que los perros
dejen de ladrar. Esos entrenadores no se dan cuenta, pero al hacer eso sólo siguen una rutina,
no modifican conductas.
Operación de cuerdas vocales
Es un procedimiento quirúrgico que consiste en retirar parte del tejido de las cuerdas vocales
del perro. Cuando el perro se recupera de la operación todavía puede seguir ladrando, pero su
volumen es mucho menor porque tiene menos tejido para crear las vibraciones acústicas.
La operación se realiza con anestesia general y según los veterinarios es más simple que
esterilizar una hembra o castrar un macho. De cualquier manera, existen los riesgos asociados
a cualquier operación con anestesia general: reacciones adversas a la anestesia, sangrado,
infecciones y dolor durante el período de recuperación.
A pesar que esta operación suele reducir el volumen de los ladridos, en pocos casos el tejido
cicatrizado forma una masa de mayor tamaño y el perro ladra más fuerte o puede presentar
problemas den la laringe. En esos casos, es necesario operar nuevamente.
Los defensores de esta operación argumentan a su favor diciendo que los perros no presentan
problemas psicológicos después de la cirugía. Sin embargo, aún cuando esto puede ser cierto,
la operación no elimina las causas de los ladridos y esto puede tener consecuencias negativas
en el largo plazo.
Es como si las pastillas de freno del auto hicieran ruido y uno se preocupara solamente de

  261 
eliminar el ruido y no de cambiar las pastillas. Sí, al principio puede ser fantástico no tener esa
molestia acústica, pero a futuro pueden surgir problemas más serios por no haber atacado la
causa sino sólo los síntomas.
Otro argumento que utilizan los defensores de la operación de cuerdas vocales es que algunos
perros no pueden ser entrenados para no ladrar porque esa conducta es parte de su repertorio
instintivo. De hecho, una vez leí ese argumento en un artículo escrito por una criadora de
shelties y jueza de estructura del AKC.
Es cierto que algunas razas son ladradoras por naturaleza y la mayoría de los perros de esas
razas no pueden ser entrenados para no ladrar. Pero también es cierto que actualmente uno
tiene todas las facilidades para investigar una raza antes de adquirir un perro.
Es absurdo e irresponsable adquirir un perro de una raza ladradora sabiendo que uno no tiene
la capacidad ni las condiciones para manejar ese asunto sin mutilar al perro. En mi opinión, esa
criadora de shelties no tiene el más mínimo respeto por sus perros, porque cría animales a los
que sabe que va a tener que alterar quirúrgicamente para no tener problemas.
En fin, estas son las tres estrategias para eliminar los ladridos que considero inhumanas y
antiéticas, y que por supuesto no recomiendo.

  262