You are on page 1of 7

CAUDILLISMO

El caudillismo es un fenómeno social y político surgido durante el siglo XIX en Latinoamérica. Consiste en la
aparición en cada país de líderes carismáticos cuya forma de acceder al poder y llegar al gobierno estaba basada en
mecanismos informales y difusos de reconocimiento del liderazgo por parte de las multitudes, que depositaban en
"el caudillo" la expresión de los intereses del conjunto y la capacidad para resolver los problemas comunes. El
caudillismo fue clave para la dictadura y luchas entre partidos políticos del siglo XIX. El poder de los caudillos se
basaba en el apoyo de fracciones importantes de las masas populares. Este apoyo popular se tornaba en su contra
cuando las esperanzas puestas en el poder entregado al caudillo se veían frustradas, y se decidía seguir a otro
caudillo que lograra convencer de su capacidad de mejorar el país o la provincia.
Este fenómeno se dio en América Latina durante prolongados períodos de su historia republicana; en algunos casos
desembocó en fuertes dictaduras, represiones a la oposición y estancamiento económico y político, pero en otros
canalizó las primeras modalidades democráticas y federales en las repúblicas latinoamericanas, así como proyectos
de desarrollo autónomo, frente a las expresiones políticas neocoloniales.
PERSONALISMO
El personalismo es una corriente filosófica que pone el énfasis en la persona. Considera al hombre como un ser
subsistente y autónomo, esencialmente social y comunitario, un ser libre, trascendente y con un valor en sí mismo
que le impide convertirse en un mero objeto. Un ser moral, capaz de amar, de actuar en función de una
actualización de sus potencias y finalmente de definirse a sí mismo considerando siempre la naturaleza que le
determina.
PRESIDENCIALISMO
Se denomina presidencialismo o sistema presidencial a aquella forma de gobierno en el que, constituida una
República, la Constitución establece una división de poderes entre el poder legislativo, poder ejecutivo, poder
judicial y el Jefe del Estado, además de ostentar la representación formal del país, es también parte activa del poder
ejecutivo, como Jefe de Gobierno. Ejerciendo, pues, una doble función porque le corresponden facultades propias
del Gobierno, siendo elegido de forma directa por los votantes y no por el Congreso o Parlamento. La república
democrática presidencialista más conocida en la historia contemporánea es Estados Unidos.
El presidente es el órgano que ostenta el poder ejecutivo mientras que el poder legislativo lo suele concentrar el
congreso, sin perjuicio de las facultades que en materia legislativa posee el presidente.

Luchas por el poder


La confrontación ideológica por el poder entre oficialismo y oposición se agudiza rápidamente. Ideología es
siempre explicación justificadora, es el conjunto de creencias, valores, practicas e ideas que sirven para racionalizar
las concepciones del mundo en lucha, la acción política de cada una y sus esfuerzos mutuos por el control del
poder. Cada ideología presenta su realidad y una explicación de ésta que se asume como la correcta. La ideología
de una es la negación de la otra. El triunfo de una, es la derrota de la otra. En cada ideología no hay términos
medios ni matices, ni explicaciones alternativas. En ambas visiones del mundo, democracia, justicia y libertad se
mezclan por igual con petróleo, dinero y privilegios. Como toda ideología, revolución y anti revolución impiden
apreciar la diversidad y lo que esta más allá. La vida se reduce a la lucha por el poder y a la toma de posición, a la
acumulación de fuerzas de todo tipo, lo más rápidamente en la mayor cantidad de ámbitos sociales, jurídicos,
económicos, políticos y militares para imponer la visión propia, una u otra, porque esta en juego la manera de vivir
de la comunidad social en su conjunto. Nada ocurrirá hasta que una visión del mundo derrote a la otra. Así es la
actual lucha ideológica por el poder en Venezuela.
¿Cómo lo sabemos? 1) Ambas visiones desean la paz y rechazan la violencia, pero ninguna cede y acusan al otro
de hacer lo imposible por trancar el juego. 2) Ambas están tras el poder y su control, pero una señala a la otra de
querer monopolizarlo para desgracia del otro. 3) Como son demócratas, Chavistas y anti Chavistas quieren a los
militares en sus cuarteles, pero les piden que se pronuncien para salvar la patria: unos en la Plaza Altamira o en
defensa de la democracia en una Junta Cívico Militar, y otros, en defensa de la revolución bolivariana y del
proyecto revolucionario. 4) Las dos concepciones del mundo hablan de democracia y de participación del pueblo
en la construcción y conducción de su destino, pero reconocen sólo a su propio electorado, a sus marchas y a su
fuerza, nunca las del otro, dividen a los ciudadanos y los segmentan para fortalecer sus posiciones particulares. 5)
Ambas visiones creen en la discusión y en la diversidad de ideas, pero al autoritarismo de los duros Chavistas le
sigue el autoritarismo de los duros anti Chavistas: ninguno de los dos quiere saber nada de los distintos. 6) Las dos
visiones del mundo se declaran incluyentes porque “todos cabemos en Venezuela”, siempre y cuando sea dentro
del Chavismo o del anti Chavismo. 7) Las dos tendencias tienen hijos, familiares, seres queridos y un bello país
que proteger, pero justifican la violencia como medio indispensable para que el otro entienda y hacer valer su
posición. 8) Ambos concepciones quieren crear empleo y desarrollar el país, pero se empeñan efectivamente en
paralizarlo: para unos y otros, ésta sirve a sus propósitos de poder.
Cada una de estas referencias nos lleva al centro de la lucha ideológica, y en consecuencia, a tomar una u otra
posición en torno a lo que ocurre actualmente en Venezuela. Esta es la gran trampa de la lucha ideológica: como es
justificadora de la realidad, lo lleva a usted a decidir entre blanco ó negro, matando la inteligencia y el análisis,
privilegiando los objetivos políticos y los intereses de poder. ¿Será posible que las cosas ocurran de otra manera?.

La estructura económica de Venezuela 1936 – 1958

A partir de la muerte de Juan Vicente Gómez se inicia el acontecimiento económico más importante de la época,
como fue la consolidación de la industria petrolera, la cual se va a convertir en el primer sector productivo de la
nación venezolana.
El desarrollo de la estructura económica que va de 1936 a 1958, se dividirá en dos subperíodos: 1936-1948 y 1948-
1958; en cada uno de ellos se analizará la evolución económica general de Venezuela, así como el desarrollo de los
distintos sectores económicos, haciéndose especial énfasis al proceso de transformación de la economía venezolana
de sus orígenes agrícolas a un nuevo modelo basado en la producción y exportación del petróleo.
La modernización económica de Venezuela
se inicia tras la Muerte de Juan Vicente Gómez

El papel del Estado venezolano en la Economía 1936-1958:


Un elemento clave para comprender el proceso económico venezolano en el período señalado, lo constituye el
estudio del papel jugado por el Estado venezolano en el desarrollo de la estructura económica del país.

General López Contreras


La muerte de Juan Vicente Gómez marcó el final de la más larga dictadura que haya conocido la historia de
Venezuela; durante 27 años Gómez ejerció el poder y ocurrieron en ese lapso de tiempo importantes
transformaciones en todos los órdenes en el país. Tras su muerte, el Programa de Febrero de 1936, proclamado por
el General López Contreras en los primeros meses de su mandato, estableció las bases de un proyecto de desarrollo
económico y social para Venezuela. El Estado tiene luego de 1936 y gracias al petróleo, la capacidad financiera
para aspirar a esos amplios objetivos. El programa plantea también la asociación con capitales privados para llevar
adelante esos planes: la creación de un Banco Industrial de Venezuela (1937) o del Banco Central de Venezuela
(1940).

El Estado se convierte entonces en el principal promotor de la economía y para ello:

Se prosiguen las obras de infraestructura vial iniciadas durante el régimen gomecista.

Se amplían las obras de saneamiento, en especial mediante el desarrollo de una fuerte campaña antimalárica.

Se crean los primeros servicios de carácter socioeconómico: el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales en
1940, el Instituto Nacional de Obras Sanitarias en 1943.

La modernización de las estructuras institucionales de la economía venezolana, se amplía con creación de la Ley de
Impuesto sobre la Renta en el año 1942 y con la nueva Ley de Hidrocarburos en 1943.
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945), al limitar drásticamente el comercio internacional, favoreció los inicios
de una industria nacional moderna y al mismo tiempo planteó la necesidad de racionalizar el aparato productivo
agrícola. Es dentro de ese contexto que se promulga, en 1945, una primera Ley de Reforma Agraria la cual no llega
a ejecutarse debido al derrocamiento del gobierno del Presidente Isaías Medina Angarita, hecho éste ocurrido en
octubre de 1945.

La Segunda Guerra Mundial, favoreció en


Venezuela los inicios de una industria
nacional moderna

Al finalizar la guerra, Venezuela pasa definitivamente a la órbita de expansión del capital norteamericano.
Inversiones masivas complementan las ya realizadas en la industria petrolera y se dirigen hacia nuevos sectores: el
hierro, las industrias de transformación y la agroindustria. El Estado, al mismo tiempo, promueve la creación de
algunas industrias básicas como la siderúrgica y la petroquímica.

En los años cincuenta, el desarrollo de grandes


obras de infraestructura favoreció el establecimiento
de una industria cementera venezolana
Durante la década de 1950, la población venezolana se convierte en mayoritariamente urbana y Caracas inicia un
proceso acelerado y caótico de crecimiento. Entre 1944 y 1957, el producto territorial bruto (PTB) aumenta en una
tasa anual del 9,8%, siendo este aumento el resultado del impulso del sector petrolero cuya explotación, durante ese
período generó un 39% del PTB, un 66% de los ingresos ordinarios del Estado y un 94% de los ingresos por
exportaciones de bienes. El área de cultivo agrícola y de explotación ganadera, por su parte pasó de 2.300.000
hectáreas en 1944 a 3.400.000 hectáreas en 1957, un aumento del
3% anual. Durante el período considerado, la producción de cemento pasó de 40.000 a 600.000 t/m3 (toneladas
métricas), reflejo del importante programa de obras públicas llevado a cabo por el Gobierno. La energía eléctrica se
expandió 6 veces y la producción de neumáticos 10 veces.

La Estructura económica venezolana 1936-1948:


Durante este período puede decirse que se consolida el carácter monoproductor y petrolero de la economía
venezolana. En íntima relación con este desarrollo petrolero, comienza a formarse en Venezuela un sector
industrial; la inversión extranjera se concentró sobre todo en la extracción del crudo venezolano, mientras que en
otras áreas como la agrícola, la ausencia de capitales conspira contra su real desarrollo.

La Evolución de los sectores productivos 1936-1948

La Agricultura:
A partir de 1936 suceden eventos importantes para la agricultura del país: La creación, en 1936, del Ministerio de
Agricultura y Cría, así como la creación de las escuelas superiores de agricultura y veterinaria, el establecimiento
de estaciones experimentales, granjas de demostración, catastro de tierras baldías, la política de conservación de los
recursos naturales, la organización y desarrollo de la pesca, son algunos de los eventos más importantes ocurridos.
Sin embargo, en 1937 la agricultura contribuía con sólo el 22% a la formación del PTB y sus aportes relativos
continuarían descendiendo año tras año. No obstante esta pérdida de importancia relativa de la agricultura con
respecto a los demás sectores económicos (en especial con el petrolero), después de 1936 comienza un proceso
cuyo balance es positivo. El producto agrícola creció en cifras absolutas y con tasas superiores al crecimiento
demográfico, aun cuando tal crecimiento no satisfizo la demanda y siguió siendo necesario recurrir a importaciones
en forma creciente. En este sentido, es oportuno mencionar que Venezuela, aun desde la época agroexportadora,
era un importador neto de alimentos.

La campaña antimalárica, iniciada en 1934, desarrollada intensamente durante los períodos gubernamentales
posteriores a la muerte de Gómez, es sin lugar a dudas, una de las contribuciones más importantes para el
crecimiento de la agricultura venezolana, al hacer posible la incorporación al territorio agrícola de grandes
extensiones de suelos de buena calidad, especialmente en los Llanos. Con la creación del Instituto Técnico de
Inmigración y Colonización (ITIC), en 1938, comenzó a vislumbrarse la posibilidad de distribuir algunos de los
latifundios gomecistas entre colonos nacionales y extranjeros.

El gobierno de Gallegos promulgó la primera


reforma agraria moderna en Venezuela

En 1945 y 1948, respectivamente, se promulgan leyes de Reforma Agraria y se crea un Instituto Agrario Nacional
(IAN) el cual, no llegó a funcionar en esa primera etapa. Los 2 gobiernos que las promulgaron, Isaías Medina
Angarita y Rómulo Gallegos, fueron derrocados al poco tiempo de haberse sancionado ambas leyes.

El sector petrolero 1936-1948:


Durante la década de los treinta, se registró el comienzo de operaciones petroleras más allá de la producción
simple, mediante operaciones de inyección de gas natural a los yacimientos, para el mantenimiento de las
presiones, mientras que se hizo notoria la influencia local de cualquier medida gubernamental del tipo de
restricciones voluntarias de las importaciones en el principal mercado, Estados Unidos. El 7 de enero de 1936, se
completó “La Canoa número 1”, primer pozo perforado a través de una faja extensa de acumulaciones de petróleo
crudo extrapesado y bitumen natural al norte del río Orinoco.

La industria petrolera se desarrolló firmemente durante los años que siguieron a la muerte del General Gómez,
destacándose la actuación de Néstor Luis Pérez en el Ministerio de Fomento. En diciembre de 1936 estalló una
huelga de obreros petroleros, que se terminó por decreto del Presidente Eleazar López Contreras del 22 de enero de
1937. En 1936, nació la población de El Tigre (Edo. Anzoátegui) y el 9 de julio de 1939, la de Ciudad Ojeda (Edo.
Zulia). El 27 de agosto de 1938 el presidente Eleazar López Contreras inauguró el Instituto de Geología.

Durante 1939, la palinología (polen y esporas) se usó por primera vez en la exploración petrolera, se descubrió
abundante producción en los sedimentos más profundos del Eoceno en el campo costanero de Bolívar (7.10.1939)
y se comenzó el estudio para la instalación de una refinería nacional cerca de Barcelona.
La Segunda Guerra Mundial causó problemas en las operaciones y una disminución de la producción, a pesar de
ello, el Presidente Isaías Medina Angarita promovió la promulgación el 13 de marzo de 1943 de una ley de
hidrocarburos moderna y adecuada. Al final resultó en un acuerdo mutuamente beneficioso: el Gobierno recibió
una participación fiscal notablemente incrementada a cambio de asegurar 40 años adicionales de duración a las
concesiones y de otorgar extensas áreas nuevas; Medina estableció la Administración General del Impuesto sobre
la Renta en 1943.

En octubre de 1944, comenzó a funcionar la Escuela de Ingeniería de Petróleos de la Universidad Central de


Venezuela, hecho éste que contribuyo con la formación de mano de obra especializada para el sector petrolero
nacional. Al cerrarse el ciclo concesionario, se incrementó en 6.500.000 hectáreas la superficie entregada. El 31 de
diciembre de 1945, la Junta Revolucionaria de Gobierno decretó un impuesto extraordinario sobre los beneficios de
las compañías petroleras. El petróleo dejó de ser actividad de campo y operación prohibida. El 14 de junio de 1946
se firmó el primer contrato colectivo entre los sindicatos y las compañías concesionarias. El 26 de junio de 1947 el
ministro Juan Pablo Pérez Alfonso ofreció directamente el petróleo crudo de las regalías en el mercado
internacional. De abril de 1947 a noviembre de 1948, el Ejecutivo firmó los convenios para construir refinerías en
Amuay, Cardón, Bajo Grande, Puerto La Cruz y El Chaure.
De abril de 1947 a noviembre de 1948, el Ejecutivo
firmó los convenios para construir las primeras
refinerías en Amuay y Cardón.
El 12 de noviembre de 1948 el presidente Rómulo Gallegos puso el ejecútese a la nueva ley de impuesto sobre la
renta con la cual se introdujo el principio llamado del 50-50, (fifty-fifty) que en poco tiempo alcanzaría la adopción
universal; a los 12 días, un golpe de Estado militar derrocó a Gallegos.

El sector Industrial y manufacturero 1936-1948:


Existe entre los historiadores cierto consenso para ubicar en este periodo la consolidación de los rasgos
característicos del sector manufacturero venezolano. Se discrepa respecto a las fechas exactas, pero se señalan el
crecimiento y la concentración de las industrias tradicionales, la aparición de nuevos rubros, la creación de una
infraestructura física y humana, así como el aumento de la acción estatal. Es, además, un período que acentúa la
diferenciación entre Venezuela y otros países de América Latina por el gran incremento de los ingresos petroleros
en el marco de la Segunda Guerra Mundial y su etapa posterior.

En 1936, existían para ese momento unos 8.025 establecimientos industriales que empleaban unos 47.000
trabajadores, con un capital invertido de casi Bs. 300.000.000. Tales cifras son cuestionables en términos de
comparación con etapas anteriores, pues incluyen diversos tipos de industrias, desde artesanales hasta no
manufactureras. Los ajustes realizados señalan que probablemente, las manufacturas no sobrepasaban las 3.000
empresas, con 26.000 empleados y un capital invertido de Bs. 165.000.000. Uno de los aspectos característicos de
ese momento fue la consolidación, expansión y tendencia a la concentración de las industrias grandes ya
establecidas, así como la quiebra de algunas industrias medianas y pequeñas.

El Estado hizo sentir su presencia con medidas que incidieron en el proceso industrial. Las medidas tomadas por el
nuevo gobierno encabezado por el General Eleazar López Contreras desde 1936 constituyeron los primeros
intentos por formular una política económica que favoreciera a la industria nacional. Una medida, orientada
directamente a promocionar la industria, fue la creación, en 1937, del Banco Industrial de Venezuela y de manera
indirecta, se puede mencionar la sistematización del sistema financiero al iniciar sus actividades el Banco Central
de Venezuela en 1940.

De 1940 a 1948, es un período rico en acontecimientos políticos, en el que la acción del Estado se hizo sentir en la
legislación petrolera de 1943 y 1945, aprovechando la coyuntura de la Segunda Guerra Mundial, para aumentar los
ingresos fiscales en magnitudes que le confieren su especificidad a la economía venezolana. El proceso industrial
adquiere un ritmo de crecimiento más rápido que el resto de América Latina, aunque hay que tomar en cuenta que
también arrancaba con retardo.

El Estado otorgó incentivos a la industria mediante la exoneración de derechos de importación para maquinaria y
materia prima. En 1943, se creó la Junta de Producción y en 1946, la Corporación Venezolana de Fomento. El
sector privado empresarial, por su parte, adquiere una presencia más visible al crearse, en 1944, FEDECAMARAS,
convirtiéndose así en el principal organismo empresarial del país.El desarrollo del empresariado nacional favoreció
al sector agroindustrial, mediante el apoyo al inicio de una infraestructura de regadíos y vías de penetración, y la
aplicación de medidas para no perjudicar a éste sector, como por ejemplo, la prohibición de vender leche en
Caracas sin ser pasteurizada, decisión ésta que llevó al establecimiento de la primera planta Pausterizadora
venezolana
El sector privado adquiere una presencia
más visible al crearse FEDECAMARAS,
principal organismo empresarial del país.

La Estructura Económica 1948-1958:


El gobierno militar de Marcos Pérez Jiménez aceleró el proceso de desarrollo económico que venía dándose en el
país desde 1936; las políticas económicas de la dictadura perezjimenista se centraron en la consolidación del sector
industrial y en el desarrollo de un gran plan para la construcción de obras de infraestructura a gran escala. A
continuación se realizará una breve revisión por sectores productivos, de la evolución económica venezolana en ese
período de tiempo.
El Sector Agrícola 1948-1958:
Durante el Gobierno de la Junta Militar que derrocó a Gallegos se dicta en 1949, un Estatuto Agrario y se crea de
nuevo el IAN, el cual comenzó a funcionar en 1950. Al amparo de ese estatuto, se inicia una política de
colonización, cuyos desarrollos más importantes fueron la Colonia Turén (Edo. Portuguesa) y el sistema de riego
del Guárico. A mediados de la década de 1940, comienza a desarrollarse un programa azucarero a escala nacional y
en 1949, se inicia el plan arrocero de la Corporación Venezolana de Fomento en los Estados Cojedes y Portuguesa,
abriendo así nuevas zonas que expandieron significativamente la frontera agrícola. La incorporación masiva de
maquinaria, el uso de fertilizantes, insecticidas y herbicidas, semillas mejoradas, y otros, características de los
cultivos en hileras, iniciaron un sistema de cultivos anuales intensivos, con poca utilización de mano de obra y
altos requerimientos de capital.

El sector Petrolero 1948-1958:


En este período de tiempo, la actividad exploratoria se incrementó gradualmente, mientras que la junta gobernante
intentó terminar con las influencias políticas dentro de los sindicatos de trabajadores petroleros. Por primera vez se
planteó en el país la inconveniencia del desarrollo del Medio Oriente en detrimento de la industria local .

En la década de 1950, se intensificó la


búsqueda de Petróleo en lago de Maracaibo

Durante el período 1951-1958 se descubrieron casi 150 nuevos campos Ingresos fiscales provenientes del petróleo
1948-1957, 23 en el año 1953, por lo que se le ha llamado la etapa de oro de la exploración. El 24 de julio de 1952,
la Creole publicó la primera cotización pública de los crudos venezolanos; durante 1954, en la Shell se acuñó el
vocablo “venezolanización”. Se estableció, el 14 de febrero de 1955, la Sociedad Venezolana de Geólogos; y el 29
de junio de 1956, se creó el Instituto Venezolano de la Petroquímica.

El 16 de junio de 1956, el gobierno del General Marcos Pérez Jiménez abrió el último ciclo de otorgamiento de
concesiones, por más de 800.000 hectáreas; por lo menos la cuarta parte de todos los recursos de petróleo crudo de
la cuenca de Maracaibo se entregó a los nuevos concesionarios.
Durante el año 1957 se descubrió más petróleo y se completaron más pozos (1.739) que en ningún otro año. La
Creole completó el pozo Salto 11 como un pequeño productor al mismo tiempo que triunfaba el movimiento
popular del 23 de enero de 1958. Asimismo, por decreto del presidente provisional Edgar Sanabria, el 19 de
diciembre se incrementó al 66% la participación del Estado en las utilidades de la industria.

El Sector Industrial y Manufacturero 1948-1958:


En general, el crecimiento estatal, el engrandecimiento del gasto público y social, el incremento en inversiones de
capital nacional y en especial del capital extranjero, así como la intensificación del proceso de urbanización,
significaron un crecimiento del mercado urbano.

Para 1950, ya la población urbana sobrepasaba a la rural. Se acentuó la construcción de viviendas y


consecuentemente, la inversión en materiales de construcción, ámbito en el que se sintió la influencia de la
inmigración europea llegada a lo largo de la década. Las industrias que más atrajeron el capital extranjero fueron
las químicas, metalúrgicas y gráficas, continuando la tendencia hacia la concentración de las industrias
tradicionales, ya sea con capital nacional, extranjero o mixto.

Una idea del avance logrado lo da el que, para 1950, el valor de la producción industrial manufacturera sobrepasara
a la producción del sector agrícola. De hecho, de 1950 a 1957 la expansión del producto industrial fue aún más
acelerada. En 1950, el Banco Industrial de Venezuela comenzó a compilar series estadísticas continuas, ya para
1955, las tasas de crecimiento industrial fueron las mayores conocidas hasta el momento en el país. En 1952, se
revisó el Tratado Comercial con Estados Unidos, lo que influyó en la instalación de nuevas industrias para sustituir
importaciones, la mayoría de ellas, con una proporción mayoritaria de capital extranjero, ilustrando la alta
versatilidad y adaptación a circunstancias cambiantes de éste último.

Es indudable que en el lapso 1948-1958 se realizó una diversificación industrial: aparecieron rubros como los de
detergentes sintéticos, fábricas de cauchos y ensamblaje de automóviles y camiones, la primera planta textil de
filamentos de rayón al acetato, así como diversas industrias metalmecánica y químicas. En todas ellas,
predominaba el capital exterior, la materia prima importada y la utilización de tecnología avanzada; surgieron,
además, 2 industrias de materiales plásticos con capital nacional. Las industrias de materiales de construcción y de
alimentos concentrados para animales utilizaban una gran parte de materia prima nacional y capital extranjero o
mixto.

La Fábrica Nacional de Fósforos, que había sido cerrada en 1930, fue restablecida con capital estatal. En 1953, se
fundó la Petroquímica y se instalaron refinerías que producían combustible para fábricas. De particular importancia
es la creación, a lo largo del período considerado, de las bases para el fomento regional con el establecimiento de
bancos regionales en Coro, los Andes, Guayana y el Zulia (1950-1956), todos ellos con capital del Estado. A partir
de 1957, el petróleo venezolano enfrentó por primera vez una seria competencia externa por parte del Medio
Oriente y para el momento de la caída del gobierno de Marcos Pérez Jiménez (1958), la economía en su conjunto
sufrió una recesión.