Вы находитесь на странице: 1из 15

Diagnóstico diferencial de los exantemas en la infancia

A. Martínez Roig
Unidad funcional de Infectología. Servicio de Pediatría. Hospital del Mar de Barcelona.
Universitat Autónoma de Barcelona

Resumen Enfermedades que cursan con exantema son muchas, con naturaleza y etiología muy diversa.
La mayoría reconocen una causa infecciosa, pero no todas, e incluso en aquella, los potenciales
microorganismos implicados pueden ser múltiples. El diagnóstico se suele establecer casi
siempre a través de la clínica, conjuntada con la epidemiología, evolución de la erupción y, en
algunos casos, datos del laboratorio. Al clínico le interesa por ello, diferenciar las enfermedades
exantemáticas. Se ha establecido la distinción desde tres criterios: a) cronológico durante el
primer año, en relación al momento de aparición; b) morfológico, en cuanto a la manifestación
eruptiva, dividiéndola en eritematosa, maculopapulosa, purpúrica y vesicular; c) topográfico, por
sus localizaciones preferentes. Las principales enfermedades son diferenciadas de forma
sencilla y clínica en estos aspectos.
Palabras clave Exantema; Morfología; Distribución; Cronología.

DIFFERENTIAL DIAGNOSIS OF ACUTE EXANTHEMATOUS DISEASES


Abstract There is a high amount of diseases that appear whit exanthemas, with a diverse type or
aetiology. The majority of them recognise an infectious cause, but not all, even a large number of
potential agents are possible. In most of the cases, the diagnose is set through the clinical signs,
but evaluation of the child presenting with an exanthema should include a thorough history,
physical examination and certain laboratory examinations. In consequence, it is important to
differentiate the exanthematic diseases. This difference can be made from 3 approaches: a)
chronological during the first year of child; b) morphologic , depending on the morphology of the
rash, dividing them into erythema, maculopapular, purpuric and vesicular; c) topographic in
order to their preferred localizations. The main diseases can be differenced easily with all these
facts.
Key words Exanthema; Morphology; Distribution; Chronology.

Pediatr Integral 2006;X(2):122-136.

INTRODUCCIÓN poder emitir un pronóstico o un aislamiento ro de manifestaciones. Por eso se pue-


en el entorno e iniciar un tratamiento, si la de asegurar que no existe ningún exan-
Exantema no equivale a la “enfer-
enfermedad lo tiene. tema que sea patognomónico y de ahí el
medad”, pero sí que es la forma como
el médico suele contactar con la misma Como es bien sabido, la erupción o interés en hacer diagnósticos diferencia-
y cómo inicia sus razonamientos diag- exantema per se no constituye la enfer- les de los exantemas.
nósticos. medad, a veces, ni tan sólo es el signo ¿Por qué de los exantemas? Porque
más importante o trascendente, pero sí suele ser el motivo de consulta al clíni-
Son numerosas las enfermedades in- que constituye un epifenómeno de gran co. A pesar de que en la gran mayoría de
fantiles que cursan con exantema. No utilidad clínica para identificar el proceso las ocasiones van a ir acompañados de
todas tienen el mismo origen etiológico. patológico. otras manifestaciones clínicas, la erupción
Pueden ser de etiología infecciosa, inmu- La piel tiene unas limitaciones en cuan- cutánea suele ser la que acerca al niño
nológica, farmacológica o por agentes fí- to a su capacidad de respuesta, lo que y su familia al médico y éste inicia la in-
sicos. Sin embargo, todas tienen algo en dificulta el establecimiento etiológico de dagación para emitir el diagnóstico y sus
común, que es poder establecer el diag- los procesos por la apariencia de las erup- acompañantes. Por este mismo motivo,
nóstico diferencial de las mismas, con el ciones. Frente a una gran variedad de es- siempre nos hemos atrevido a agrupar es-
122 fin de acercar al clínico al diagnóstico y tímulos responde con un reducido núme- te tipo de enfermedades por su aparien-
cia externa. La clasificación morfológica de protección puede configurar formas pies y uñas, con respeto del área genital
de los exantemas es un tanto arbitraria y atípicas o poco frecuentes de las enfer- y mucosa bucal; en el caso de la candi-
nosotros la hemos establecido en: erite- medades infecciosas. diasis neonatal, la aparición de las lesio-
matosos, maculopapulosos, petequiales En ocasiones, van a presentarse for- nes es a partir de la primera semana, con
o vesiculosos, que nos servirá para co- mas neonatales de infecciones víricas o presencia de lesiones satélites que van de
menzar a ordenar los posibles diagnósti- bacterianas congénitas o neonatales por pápulas a vesículas o pústulas iniciales,
cos. transmisión materna acompañadas de con localización en mucosa bucal, área
Pero el diagnóstico se establecerá erupción. genital e intertriginosa; d) lesiones purpú-
siempre con el acoplamiento de las dife- En el primer mes o período neona- ricas induradas de contornos bien recor-
rentes piezas de un rompecabezas con- tal, se pueden presentar las siguientes en- tados, que evolucionan a flictena y poste-
figurado por: anamnesis, epidemiología, fermedades exantemáticas: a) etiología riormente úlcera en el ectima gangreno-
datos de la exploración, características bacteriana, como sífilis neonatal, listerio- so por Pseudomonas aeruginosa; que no
de las manifestaciones cutáneas, evolu- sis, ectima gangrenoso, infección estafi- es frecuente, pero cuando se presenta, lo
ción clínica y pruebas complementarias. locócica en sus variedades bullosa, eri- hace en el curso de la primera semana.
Esto nos obliga, también a veces, a esta- tematosa o síndrome de la piel escalda- En el primer semestre se van a pre-
blecer el diagnóstico diferencial no úni- da; b) etiología vírica, como infección por sentar enfermedades producidas por vi-
camente por la morfología de la erupción, citomegalovirus, rubéola, varicela y virus rus con múltiples serotipos, lo que es po-
sino por otros datos, como puedan ser herpes I; c) etiología parasitaria como sible ya que la madre no habría adquiri-
la edad de aparición o la distribución cor- toxoplasmosis; y d) etiología fúngica, co- do inmunidad, como son enterovirus, cox-
poral. La elección puede ser discutible, mo candidiasis. sackie y ECHO; enfermedades bacteria-
pero nos han parecido oportunas, para Clínicamente, sus diferencias van a nas frente a las que no tuvo protección,
abordar la diferenciación de los exante- establecerse de la siguiente forma: a) la como meningococemia, o enfermedades
mas más prevalentes en este momento en forma septicémica neonatal de citome- por agentes físicos, como la sudamina,
nuestro entorno sanitario. galovirus, toxoplasma, rubéola e inclu- o por reacción inmunoalérgica, como las
El carácter benigno y autolimitado de so la sepsis bacteriana pueden mani- erupciones medicamentosas.
la mayoría de los exantemas de etiología festarse mediante hepatoesplenomegalia, Las infecciones por enterovirus sue-
vírica o incluso de otras, hace que el clí- ictericia, anemia hemolítica, trombocito- len presentar la característica de apari-
nico no siempre se esfuerce en hacer el penia con lesiones purpúricas, que en el ción conjunta de fiebre y exantema, con
diagnóstico exacto, sino que, con un diag- primer momento son puntiformes o macu- posibles manifestaciones sistémicas acom-
nóstico síndrómico o nosológico, se con- lopapulosas y que, en las infecciones no pañantes. El exantema suele tener un sen-
tente. Con las líneas siguientes, preten- bacterianas, se acompañan de microce- tido descendente generalizado, pero no
demos ayudar a establecer un diagnósti- falia, sordera, coriorretinitis, convulsio- con multitud de elementos, que a su vez
co lo más preciso posible. nes o calcificaciones intracraneales. En suelen ser de pequeño tamaño, tipo ma-
este grupo, se puede incluir también la lis- culopapuloso o petequial. La meningo-
El diagnóstico siempre se estable- teriosis de presentación precoz en los pri- cocemia no suele ser frecuente en esta
cerá por la conjunción de los datos de la
meros 5 días de vida, con manifestacio- edad, pero cuando se presenta siempre
epidemiología, la anamnesis, la explo-
nes sistémicas, y los granulomas listerio- es en forma sistémica, con púrpura ne-
ración física con valoración exhaustiva de
la erupción y su evolución y las explora- sicos o las lesiones purpúricas; b) lesio- crótica, acompañada de lesiones pete-
ciones complementarias. Al contactar con nes ámpulo-vesiculares del pénfigo sifi- quiales de localización difusa. La suda-
el paciente a través de la erupción, he- lítico, prácticamente desde el primer día mina no es infrecuente, como acompa-
mos establecido tres visiones para dife- de vida en palma de las manos y planta ñante a la exposición prolongada a am-
renciarla: el criterio cronológico en el pri- de los pies, así como en región perigeni- bientes cálidos y húmedos con cubierta
mer año, el morfológico y el topográfico. tal; vesículas en la varicela neonatal con de ropa impermeable o en procesos fe-
aparición en los 10 primeros días de vida briles en niños abrigados o mantenidos
y en relación al momento materno de in- en ambientes calurosos. La forma más fre-
DIAGNÓSTICO POR CRITERIO fección; vesículas en la infección por vi- cuente de presentación es la cristalina,
CRONOLÓGICO DE PRESENTACIÓN, rus herpes I, cuya aparición es entre los formada por microvesículas sin eritema
DURANTE EL PRIMER AÑO DE VIDA 3 y 7 días de vida; y en la infección esta- de contorno, localización predominante
La transmisión de la inmunidad ma- filocócica, en la que aparece la lesión den- en la frente y zona intertriginosa; si bien,
terna condiciona la aparición de determi- tro de la primera semana, más frecuen- las partes cubiertas del cuerpo también
nadas enfermedades. La vacunación ma- temente en la forma de impétigo bulloso; pueden ubicarla. La asociación de la lo-
terna o el padecer la enfermedad deter- c) las erupciones por candidiasis con- calización y el antecedente de la exposi-
minará un período de 6 meses en el que génita se manifestarán desde el primer ción facilitan el diagnóstico. Las reaccio-
podemos olvidarnos de determinadas en- día de vida de forma difusa, con eritema, nes medicamentosas son siempre difí-
fermedades y otro de incierto entre los 6 papulovesículas o pústulas, con inclusión ciles, en especial cuando acompañan a
y 12 meses, en que la persistencia parcial de palmas de las manos, plantas de los enfermedades febriles, ya que la apari- 123
la aparición de formas atípicas, como po- convivencia con los anteriormente cita-
FIGURA 1. dría ser el sarampión, varicela o rubéola. dos. De la rubéola puede decirse lo mis-
Eritema palmar y
de planta de los También, van a aparecer enfermedades mo y la característica principal serán las
pies con algún como la de Kawasaki o el edema hemo- adenopatías retrocervicales. La varicela
elemento petequial rrágico agudo del lactante, cuya etiología puede presentar por los mismos motivos
que semeja inicio no está bien precisada o la infección her- unas formas atenuadas con poca fiebre y
de enfermedad de pética asociada al eczema atópico o erup- pocos elementos vesiculares.
Kawasaki, pero sin
edema, en infección ción variceliforme de Kaposi. Van a con- Enfermedades no reconocidas clara-
por adenovirus tinuar la meningococemia, sudamina y re- mente como infecciosas, como la de Ka-
en lactante acciones medicamentosas. Pueden pre- wasaki o el edema hemorrágico agudo del
sentarse infecciones por adenovirus. lactante tienen su inicio en este período.
El exantema súbito se caracteriza por La enfermedad de Kawasaki tiene un pi-
FIGURA 2. un episodio febril de 3-4 días, con una ex- co de presentación entre los 10 y 11 me-
Exantema ploración inespecífica durante los mismos, ses. Sus característica clínicas son : la fie-
maculopapuloso seguido de la erupción maculopapulosa bre, de inicio brusco sin pródromos, ele-
no confluente, no
muy numeroso en ascendente, coincidente con la apirexia vada y superior a 5 días; la conjuntivitis se-
sus elementos, en y con muy buen estado general. Es una ca; la afectación labial y de la mucosa bu-
infección por enfermedad que en ocasiones se diag- cal, que aparece en los primeros 3-5 días;
enterovirus nostica mal, por la inadecuada actuación afectación de manos y pies con eritema y
médica, que durante el período febril ad- edema sin fóvea; adenopatía, en general
ministra antibióticos por supuesta infec- única y en zona cervical; el exantema de
ción bacteriana y luego se atribuye la erup- aparición entre el primero y quinto día, po-
ción a una reacción medicamentosa, que limorfo y cambiante incluso en el mismo
raramente aparece a les 24-48 horas del individuo que a veces consiste en un im-
inicio del tratamiento. Las infecciones por portante y febril eritema del pañal y la afec-
enterovirus continúan vigentes con las tación cardiaca, no presente siempre, pe-
mismas características que las descritas ro que define la enfermedad cuando exis-
en el período de edad previo (Fig. 2). La te, con posible aparición en los primeros
infección por virus de Epstein Barr pue- 10 días. La infección por adenovirus en
de iniciarse especialmente en niveles so- este grupo de edad puede presentarse
cioeconómicos deficitarios, con amplia va- con exantema semejante al de la enfer-
riedad de posibles presentaciones. En ge- medad de Kawasaki, sin afectación car-
ción de la erupción se puede asociar a la neral, la forma más conocida, la mononu- diaca y con ausencia de anomalías en los
causa de la fiebre. La de causa medica- cleosis, no suele ser la habitual de esta reactantes de fase aguda (Fig. 1). El ede-
mentosa suele presentarse en la primera edad, no obstante hay que pensar en es- ma hemorrágico agudo del lactante, que
semana de la administración, aunque no ta infección ante episodios febriles, con aparece entre los 4 y 12 meses preferen-
es infrecuente en los beta-lactámicos a exantema o sin, con amigdalitis membra- temente, aunque puede también diag-
partir del octavo día. Esta diferencia en el nosa y adenopatías, más o menos gene- nosticarse en el segundo año; caracteri-
tiempo de inicio del cuadro febril suele ser ralizadas. Cuando existe exantema, éste zado por lesiones purpúricas, de tipo me-
un dato clave; ya que, en la mayoría de puede tener diversas formas de presen- dallón, con tamaño entre 10-20 mm, acom-
las erupciones por enfermedad infeccio- tación. El sarampión, enfermedad poco pañadas de edema de manos y pies, dis-
sa, suele ser concomitante con la fase fe- frecuente en ambientes socio-sanitarios tribuida por extremidades y cara, sin afec-
bril inicial, e incluso en los primeros dí- donde la vacunación es masiva, puede tación sistémica y de resolución espon-
as, mientras que en la medicamentosa, la presentarse en su forma típica o quizás tánea en pocos días . El eczema variceli-
aparición del exantema suele ser al cabo más frecuentemente, en formas atípicas forme de Kaposi, que aparece por la aso-
de unos días de inicio del proceso que por la persistencia parcial de protección ciación de virus herpes I y eczema atópi-
motivó la medicación. materna. No variará su período de incu- co, puede presentarse con mayor facili-
En el segundo semestre, se inicia bación, pero sí que el episodio febril y dad por la mayor diseminación de las le-
la aparición de enfermedades de las que exantemático será más corto y con con siones de eczema en esta edad, con lo
la pérdida de protección materna es total, menos elementos cutáneos. No faltará el que la aparición de las lesiones vesiculo-
con lo que se van a manifestar sus ca- Köplik, ni la afectación conjuntival y res- sas y ulceradas, donde existía eczema,
racterísticas plenamente, como el exan- piratoria, con posibilidad de presentación tras contacto con algún familiar con virus
tema súbito, infección por virus de Eps- de complicaciones. Debe pensarse en él herpes I ayudan a hacer el diagnóstico.
tein Barr o de las enfermedades en las ante niños que procedan de países don- A partir de esta edad, pueden conti-
que existe una pérdida gradual y progre- de la vacunación no es sistemática o ni- nuar los mismos cuadros citados hasta
124 siva de la inmunidad, que condicionan ños autóctonos que vivan en zonas de ahora y aparecer alguno de nuevos, co-
mo: eritema infeccioso, fiebre botonosa, abdomen, nalgas y zona perioral. Puede
Período neonatal
acrodermatitis papulosa infantil, exante- ser pruriginoso. Duración más de 2 días. TABLA I.
• Sífilis neonatal Enfermedades
ma unilateral laterotorácico, escarlatina Pruebas de laboratorio: sólo detectan
• Listeriosis con exantema en
y enfermedad boca-mano-pie. Sin olvidar, el agente causal.
• Ectima gangrenoso primer año de
en edad cercana a la adolescencia, sífilis vida
• Infección estafilocócica, variedades
secundaria, síndrome guantes y calcetín, Erisipela bullosa, eritematosa o piel escaldada
herpes zoster o infecciones por Myco- Enfermedad estreptocócica de tipo lo- • Infección por citomegalovirus
plasma pneumoniae (Tabla I). calizada. • Rubéola
Epidemiología: puede presentarse • Varicela
La variabilidad y la similitud de las
erupciones, con las formas atípicas co- desde el período neonatal. Cualquier épo- • Virus herpes I
rrespondientes, hacen aventurado que ca del año. Incubación entre 1 y 7 días. • Toxoplasmosis
sólo por la morfología se llegue al diag- Período prodrómico: 1 día de males- • Candidiasis
nóstico correcto. tar y fiebre.
Primer semestre
Exantema: localizado, placa roja, tu-
• Enterovirus
mefacta de superficie granujienta, posi-
• Meningococemia
CRITERIO MORFOLÓGICO. bles vesículas o vesiculopústulas, exten-
• Sudamina
DIAGNÓSTICO POR EL TIPO DE sión hacía la periferia, con atenuación cen-
• Erupciones medicamentosas
EXANTEMA tral. Descamación en fase final.
La forma externa de la erupción es co- No hay pruebas de laboratorio. Segundo semestre
mo el médico toma contacto con el pa- • Exantema súbito
ciente e inicia la indagación diagnóstica Síndrome de la piel escaldada • Infección por virus de Epstein Barr
que le llevará a establecer el pronóstico y Mediada por exotoxina estafilocócica. • Sarampión
tratamiento, si es que lo posee. Epidemiología: sin predominio esta- • Varicela
cional. Edad inferior a 5 años. • Rubéola
Exantemas eritematosos (Tabla II) Período prodrómico: infección de mu- • Enfermedad de Kawasaki
Escarlatina cosas respiratoria o conjuntival que pue- • Edema hemorrágico agudo
Enfermedad mediada por exotoxinas, de pasar desapercibida. • Erupción variceliforme de Kaposi
de etiología estreptocóccica, que ha va- Exantema: al cabo de 3 días, discre- • Meningococemia
riado su forma de presentación con los tamente febril, doloroso a la palpación, pri- • Sudamina
años. En la actualidad, difícilmente se apre- mero en grandes pliegues y zonas perio- • Reacciones medicamentosas
cian las formas “clásicas” con todas sus rificiales, formación de fisuras y costras ra- • Infecciones por adenovirus
características. dialmente. Extensión global en 2-3 días.
Epidemiología: invierno y primavera Aparición de ampollas. Signo de Nikolsky
son las épocas predilectas. Difícil antes positivo, con exfoliación que deja a la vis- • Escarlatina
TABLA II.
de los 2 años. ta superficie brillante. Mucosas respeta- • Infección por Arcanobacterium Exantemas
haemolyticum
Período de incubación: 1-4 días. das. Puede existir impétigo concomitante. eritematosos
• Erisipela
Período prodrómico: 1-2 días, inicio No hay pruebas de laboratorio.
• Síndrome de la piel escaldada
brusco, fiebre, faringitis
• Síndrome del shock tóxico
Período exantemático: descendente, Síndrome del shock tóxico
• Enfermedad de Kawasaki
micropápulas escarlatas, confluentes, ma- Mediado por toxinas estreptocócicas
• Eritrodermia medicamentosa
yor intensidad en los pliegues, respeta zo- o estafilocócicas.
na perioral, lengua de gato, duración 3- Epidemiología: poco frecuente en la
5 días. Descamación palmo-plantar a los infancia. Varicela o enfermedades foca- tafilocócico puede ser difuso, con res-
7-10 días. les pueden ser desencadenantes. peto facial, afectación de mucosas y un
Pruebas de laboratorio: sólo detectan Período prodrómico: 48-72 horas con segundo exantema al cabo de 2 sema-
la infección estreptocócica. fiebre, mialgias, apatía, vómitos, diarrea nas.
y confusión. Puede existir ya el shock. En Pruebas de laboratorio: sirven para
Infección por Arcanobacterium el estafilocócico, puede alargarse unos detectar el agente causal.
haemolyticum: enfermedad bacteriana 7 días.
Epidemiología: sin predominio esta- Exantema: posible existencia de hi- Enfermedad de Kawasaki
cional. Adolescentes y adultos jóvenes. peremia conjuntival o faríngea en fase ini- Etiología aún enigmática, atribuida a
Período prodrómico: 1-4 días con clíni- cial. Escarlata, localización predominan- superantígenos o a antígenos convencio-
ca febril, faringitis membranosa y tos seca. te en tronco y extremidades, puede aso- nales.
Exantema: centrípeto, desde la zona ciarse a edema de la cara y piernas. Rá- Epidemiología: predominio en asiáti-
de extensión de extremidades hacia ca- pida afectación multiorgánica y shock. cos, menores de 5 años con pico de má-
ra y tronco. Respeto de mucosa lingual, Descamación en fase avanzada. El es- xima incidencia entre 10 y 11 meses. 125
No suele existir período prodrómico. Exantema súbito Puede existir enantema en menos de la
Exantema: aparece entre 1º y 5º día Herpes virus 6 ó 7. cuarta parte de los casos.
de evolución. La expresión eritematosa no Epidemiología: entre 6 meses y 3 años, Pruebas de laboratorio: aislamiento
es la única, aunque sí suele ser la más fre- con posibilidad de llegar a los 5. No exis- del virus o títulos elevados de IgM.
cuente, en especial en su primera expre- te predominio estacional.
sión, si se tiene en cuenta que incluso en Período prodrómico: 3-4 días de fie- Eritema infeccioso
un mismo individuo puede ser cambiante bre elevada, inquietud y malestar. Epidemiología: invierno y primavera
con los días. Se asocia a fiebre de más de Exantema: inicio coincide con la api- más habituales. Cualquier edad con pre-
5 días, adenopatía, hiperemia conjuntival, rexia, pequeños elementos rosados sin ferencia la escolar.
afectación de mucosa bucal y lingual, eri- tendencia a confluir. Inicio en tronco con Período prodrómico: pobres u ocasio-
tema y edema indurado de manos y pies. extensión a extremidades y frente y sie- nales, bien tolerados, unos 10 días antes.
Estas últimas manifestaciones suelen apa- nes. Duración 1-2 días, discreto enante- Exantema: localización facial inicial ro-
recer entre los 2-5 primeros días de la evo- ma en paladar blando y úvula. ja brillante en mejillas con palidez perio-
lución. Se puede asociar a afectación car- Pruebas de laboratorio: demostración ral. A los 2-3 días, máculo-pápulas rojas ,
diaca desde los primeros 10 días. del virus PCR o títulos elevados IgM. bien delimitadas, calientes, que se acla-
Pruebas de laboratorio: son inespecí- ran por el centro con aspecto anular y al
ficas. La asociación de la clínica expli- Sarampión confluir entre sí y dan aspecto festonea-
cada a la afectación cardiaca coronaria Poco habitual en países con vacu- do, localizadas en extremidades, nalgas,
favorece la seguridad del diagnóstico, pe- nación masiva entre 12 y 18 meses. respeto de palmas y plantas. Variabilidad
ro no se debe llegar a él por esta vía, ya Epidemiología: en la época prevacu- de la intensidad a lo largo del día y de un
que la actuación terapéutica precoz pue- nal, la edad dominante era entre 5 y 9 años. día a otro, por efecto de luz solar, calor
de evitar la afectación coronaria. Invierno y primavera. En zonas de alta pro- o períodos digestivos. Siempre con buen
porción de vacunados, existen dos sub- estado general.
Eritrodermia medicamentosa grupos de población receptible: los no va- Pruebas de laboratorio: determinación
Fármacos más comunes son los anti- cunados procedentes de población mar- de Ig M.
microbianos, analgésicos y antiepilépticos. ginal o fallos vacunales y los no vacunados
Epidemiología: no se conoce. por rechazo de las vacunas en general. Mononucleosis infecciosa por virus de
No existe periodo prodrómico. Período prodrómico: catarro óculo-na- Epstein Barr
Exantema: se puede presentar bajo so-faringo-laringo-traqueo-bronquial con Clínica polimorfa y variable con la edad,
dos formas clínicas: la simple o la compleja. fiebre durante los 3-4 días previos a la sin que la expresión exantemática sea la
La forma simple, 90% de los casos, apa- erupción. dominante para establecer el diagnóstico.
rece en los 10 primeros días de tratamien- Exantema: enantema que precede a Epidemiología: variable la edad de
to, es confluente, con tendencia a genera- la erupción, con patognomónicas man- presentación, según nivel socio-sanitario.
lizarse, con inclusión de palmas y plantas. chas de Köplik presentes hasta el segun- Proporcional la edad al nivel. Primavera y
La forma compleja ocurre entre 1 y 6 se- do día de la misma. Ésta es de color rojo otoño son estaciones dominantes.
manas de la administración, se inicia con oscuro, aterciopelada, con tendencia a la Período prodrómico: inespecífico.
edema y tumefacción de la cara, es des- confluencia, descendente, generalizada Exantema: no supera la cuarta parte
cendente, tendencia exfoliativa y acom- al tercer día, con desaparición de la fie- de los casos. Aparece en las primeras fa-
pañado de fiebre y afectación orgánica .No bre y manifestaciones catarrales. Dura 4- ses de la enfermedad y puede durar has-
suele existir afectación de las mucosas. 5 días, con desaparición en el mismo sen- ta la segunda semana. Suele existir aso-
Pruebas de laboratorio: las pruebas tido y con cambio de tonalidad a parduz- ciación entre la aparición y la administra-
de provocación oral son las más seguras co. Descamación furfurácea. ción de beta-lactámicos en la primera fa-
para atribuir el agente etiológico, pero las Pruebas de laboratorio: demostración se de la enfermedad. Suele ser al cabo de
más peligrosas. del virus o títulos elevados de Ig M. 1-2 días. Puede ser generalizado, inclu-
so en palmas y plantas. La forma más clá-
Exantemas maculopapulosos Rubéola sica se acompaña de adenopatías, amig-
Se podría decir que son los de pre- Las mismas características mencio- dalitis membranosa y esplenomegalia.
sentación más frecuente y quizás también nadas en el sarampión. Pruebas de laboratorio: linfomonoci-
los más difíciles de poder establecer la Epidemiología: primaveral. tosis, presencia de anticuerpos heterófi-
orientación diagnóstica. En este grupo, se Período prodrómico: habitualmente ine- los y demostración de anticuerpos espe-
presentan enfermedades de las que ya xistente, con adenopatías asintomáticas. cíficos.
hemos hablado en la parte de diagnósti- Exantema: primera manifestación de
co por la cronología; no obstante, repeti- la enfermedad, de color rosado. Descen- Infecciones por enterovirus
remos algunos aspectos relacionados con dente pero con generalización en 24-48 Sólo algunos producen manifestacio-
la morfología y epidemiología en general horas, no suelen ser confluentes, con de- nes cutáneas y no sólo de este tipo ma-
126 (Tabla III). saparición al tercer día, sin descamación. culopapular.
Epidemiología Pródromos Exantema Clínica Diagnóstico TABLA III.
acompañante laboratorio Diferenciación
de exantemas
Sarampión Invierno 4 días Maculopapuloso Fiebre Aislar virus
maculopapulosos
Primavera Catarro febril Confluente Catarro ocular Serología
Enantema Descendente Afectación vías
Köplik Enantema respiratorias
Rubéola Primavera No Maculopapuloso Afebril Aislar virus
No confluente Linfadenopatías Serología
Rosado
Descendente
Enantema +/-
Exantema súbito 2 primeros años 3-4 días fiebre Maculopapuloso No Serología
No confluente
Tronco y miembros
Mononucleosis Ocasionales No Tipología variable Amigdalitis Serología
infecciosa Adenopatías
Esplenomegalia
Hepatomegalia
Exantema Fármaco previo No Variable tipo y Prurito Provocación
medicamentoso localización Edema +/-
Artralgias +/-
Acrodermatitis Contagio +/- Catarro vías Pápulas con Adenopatías Serología
papulosa respiratorias microvesículas Hepatopatía
Partes acras
Sonrosadas
Simétricas
Sífilis secundaria Adolescencia Síntomas Maculopapuloso Lesiones mucosas Serología
Contacto sexual pseudogripales Rosado a cobrizo Alopecia
Generalizado con Uveítis
palmas y plantas
Infección por Todo el año Infecciones 10% casos Manifestaciones Serología
Mycoplasma escolares respiratorias variable respiratorias PCR
Enfermedad Primavera No Eritema anular Conjuntivitis PCR
de Lyme Garrapata Migratoria Uveítis Serología
Pliegues Adenopatías
Periumbilical Artralgias
Eritema infeccioso Invierno Inespecífico Cara abofeteada No Serología
Primavera Maculopapuloso
Escolares Rojo
Festoneado
Principalmente
extremidades
Variable en el tiempo
Exantemas por Verano Síndrome febril Maculopapuloso Manifestaciones Aislar virus
enterovirus Primavera inespecífico Descendente respiratorias o Serología
Rosado digestivas o
Numeroso +/- meníngeas
Fiebre botonosa Verano Síntomas Maculopapuloso Mancha negra PCR
Garrapata pseudogripales Centrípeto con Serología
Animales palmas y plantas
Campo Rojo
Exantema periflexural Primavera Clínica respiratoria Micropápulas No No
asimétrico Primeros 3 años banal Pliegues con
diseminación centrífuga
Enfermedad de Todo el año Inespecífico Multiforme Fiebre Ecocardiograma
Kawasaki* 3 meses a 5 años Multicambiante Afectación mucosas
Extremidades con Adenopatías
posterior generalización Conjuntivitis
Afectación cardiaca +/-

*Se incluye por su variabilidad, a pesar de estar en el grupo de los eritematosos.


127
das también, con afectación constante de tamaño entre 1-3 mm. Puede presentar
FIGURA 3. palmas de manos y plantas de los pies, petequias. Varios brotes con 1 semana de
Característica de coloración cobriza. En esta fase, las duración. Mancha negra, como punto de
imagen de herpes
mucosas bucales tienen lesiones blanco- inoculación principalmente en puntos des-
en diana en un
eritema grisáceas y en zona génito-anal los con- cubiertos, sin olvidar pliegues.
multiforme de dilomas. Puede existir alopecia. Pruebas de laboratorio: pruebas se-
etiología por Pruebas de laboratorio: pruebas se- rológicas o PCR de demostración agente.
Mycoplasma rológicas específicas e inespecíficas o
pneumoniae
identificación del treponema en las le- Enfermedad de Lyme
siones húmedas de las mucosas, por mi- Epidemiología: la espiroqueta se trans-
croscopia con luz oscura. mite por la picadura de garrapata, cuyo
huésped es un roedor. Zonas boscosas o
Infecciones por Mycoplasma campos de áreas endémicas. Primavera.
pneumoniae Período prodrómico: asintomático des-
Las manifestaciones cutáneas sólo se de la picadura.
acostumbran a presentar en un 10% de Exantema: entre los 7-14 días post-pi-
los casos. cadura, aparece el eritema migratorio.
Epidemiología: cualquier época del Anular, rojo, bordes vivos, con ligera ten-
año. Inusual antes de los 3 años. Esco- dencia a la curación central. No doloroso.
lares, máxima incidencia. Posible localización en cualquier parte del
Epidemiología: predominan en las es- Período prodrómico: es difícil de cons- cuerpo. Se puede acompañar de fiebre y
taciones cálidas, con múltiples formas ina- tatar. Se observan manifestaciones respi- malestar. Posibilidad de otras lesiones, de
parentes o mixtas. Predominio en nive- ratorias de vías altas y bajas como más fre- menor tamaño que la inicial, en días o se-
les deficitarios. cuentes, sin excluir las extrarespiratorias. manas. Nódulos rojos o violáceos en ore-
Período prodrómico: es difícil poder Exantema: no se puede decir que ten- jas. Puede acompañarse de manifesta-
establecerlo, por la multiplicidad de sub- ga una característica diferenciada. Su as- ciones sistémicas.
tipos. Se podría hablar de fiebre y mani- pecto macular o maculopapuloso suele Pruebas de laboratorio: PCR de mues-
festaciones en las vías respiratorias al- distribuirse por todo el cuerpo, sin que sea tra-biopsia del borde lesión y determina-
tas o gastrointestinales; no obstante, no confluente ni muy numerosos sus ele- ción Ig M.
es infrecuente la coincidencia de la erup- mentos. Su aparición suele ser en el cur-
ción con los síntomas mencionados. so de las manifestaciones generales an- Acrodermatitis papulosa infantil o
Exantema: suelen ser rosados, dis- tes manifestadas. Raramente, se presen- síndrome de Gianotti-Crosti
cretos, no pruriginosos y generalizados. ta sólo, excepto cuando lo hace en forma Se trata de una respuesta frente a di-
Suelen ser descendentes. No descaman. de eritema multiforme (Fig. 3) , que es otra ferentes agentes infecciosos y antígenos
No suele ser durar muchos días. de las expresiones cutáneas que puede vacunales.
Pruebas de laboratorio: demostración adoptar, junto a la urticariada. No presenta Epidemiología: incidencia máxima en-
del virus en heces, orina o faringe. lesiones en mucosas. tre 1 y 6 años, con 85% en menores de 3.
Pruebas de laboratorio: determinación Más diagnosticada en primavera e ini-
Sífilis secundaria Ig M. cio del verano.
Es una enfermedad sistémica. Período prodrómico: leve sintomato-
Epidemiología: propia de las perso- Fiebre botonosa logía de las vías respiratorias altas y fe-
nas sexualmente activas, sin olvidar el abu- Epidemiología: área mediterránea, con brícula.
so sexual. En la adolescencia, suele ser la garrapata como vector. Es importante Exantema: eritemato-papuloso, mo-
la edad en que la puede ver el pediatra. reconocer el ciclo de la garrapata (ve- nomorfo, con posibilidad de microvesícu-
Período prodrómico: de 3 a 6 sema- getales y animales). Transmisión de la ric- las. Tamaño entre 1 y 5 mm, color carne
nas después de la aparición del chan- kettsia por picadura. Fase final de pri- o sonrosado, escasa elevación, liso y po-
cro y 6 semanas a varios meses después mavera, verano e inicio de otoño. Áreas ca tendencia a la confluencia. Localiza-
del contacto inicial. rurales y suburbanas zonas predilectas, ción en mejillas, lóbulos de la oreja, ex-
Exantema: forma parte de la tríada clá- así como contacto con animales. tremidades hasta nalgas. Mucosas in-
sica: linfadenopatías, síntomas pseudo- Período prodrómico: fiebre de inicio demnes. Duración de unas 3 semanas, si
gripales y exantema. Abarca piel y mu- súbito, artromialgias, cefalea y astenia. bien puede llegar a las 8. Las manifesta-
cosas, su duración es variable. Existe una Exantema: a los 3-5 días de iniciada ciones generales acompañantes depen-
primera erupción precoz, maculosa, ge- la fiebre. Centrípeta. De extremidades, con derán del agente causante.
neralizada, rosada, no descamativa, de palmas y plantas (Fig. 4), se extiende al Pruebas de laboratorio: el diagnósti-
duración 1-3 semanas. Posteriormente le- tronco. Intensidad variable en número y co del exantema será fundamentalmente
128 siones papuloescamosas, generaliza- coloración. Se trata de maculopápulas de clínico. Las manifestaciones clínicas acom-
pañantes marcarán las exploraciones com-
plementarias. FIGURA 4.
Exantema
maculopapuloso
Exantema periflexural asimétrico
en palmas y
Se cree que es infeccioso. plantas en niño
Epidemiología: primavera y 3 prime- con fiebre
ros años principalmente. botonosa, que
Período prodrómico: manifestaciones se debe buscar
en la fase
respiratorias o gastrointestinales banales
diagnóstica, ya
con febrícula unos días antes. que acostumbra
Exantema: inicio en pliegue axilar o a estar presente
inguinal o unilateralmente en tórax. Mi- desde las
cropápulas eritematosas, que puede con- primeras
manifestaciones
fluir y formar patrón circinado. Centrífu-
de la erupción
go con respeto de mucosas, palmas y
plantas. Existen zonas de piel respeta-
da. Al final de la primera semana es uni-
lateral y puede tener un aspecto ecze-
matoso. Puede hacerse contralateral en
la segunda semana. Puede durar de 3 a ticas. Éstas pueden originar pérdida de
• Angiomatosis eruptiva
6 semanas. sustancia. La localización en diversas mu- TABLA IV.
• Infección meningocócica Exantemas
Pruebas de laboratorio: se carecen. cosas es casi constante. Las manifesta-
• Infecciones por enterovirus purpúricos
ciones clínicas acompañantes son las que
• Síndrome papular-purpúrico en
Exantemas purpúricos (Tabla IV) realmente marcan la enfermedad. El ciclo guantes y calcetín
Angiomatosis eruptiva suele ser fiebre, malestar general, tras- • Púrpura de Schönlein-Henoch
Probablemente de causa infecciosa. tornos digestivos, síndrome meníngeo y
Epidemiología: en relación con posi- las manifestaciones cutáneas. Según la
bles agentes causantes (ECHO virus, Bar- forma clínica, se puede acompañar de sín- Período prodrómico: inaparente.
tonella). Edades variables desde segun- drome de respuesta inflamatoria sistémi- Exantema: inicia la manifestación de la
do semestre a edad adulta. ca, disfunción orgánica, hipoperfusión o enfermedad. Con eritema y edema de pal-
Período prodrómico: probables mani- síndrome de disfunción multiorgánica. mas y plantas, con progresión a pápulas
festaciones de vías respiratorias altas. Pruebas de laboratorio: aislar el me- eritematopurpúricas de pocos milímetros
Exantema: pequeños elementos pa- ningococo de sangre, líquido cefalorra- de diámetro, aisladas o confluyentes, acom-
puloeritematosos centrados por un punto quídeo o lesiones cutáneas. pañadas de prurito, sensación de quema-
central vascular con un halo avascular. zón e incluso dolor. Localización hasta
Tamaño entre 1-4 mm. Duración 7-10 dí- Infecciones por enterovirus tobillos y muñecas, sin que puedan ex-
as. Localización preferente facial. Ver en apartado de los maculopapu- cluirse dorso de manos y pies. Fiebre no
Pruebas de laboratorio: la biopsia pa- losos la epidemiología, período prodró- superior a 38,5° C, que aparece de 2 a 4
ra definir la lesión puede ser la más inte- mico y pruebas de laboratorio. días después del inicio de la erupción.
resante. Exantema: petequial, nunca placas Pruebas de laboratorio: PCR de le-
equimóticas ni necróticas. Descendente y siones o suero e Ig M.
Infección meningocócica con número muy variado de lesiones. Pre-
Se asocia el exantema a las formas in- sencia inversamente proporcional a la edad. Púrpura de Schönlein-Henoch
vasoras. Fiebre aparejada al exantema. Duración Se trata de un síndrome plurirreaccio-
Epidemiología: incidencia variable. de 3 a 5 días. Existe acompañamiento en nal más que de una enfermedad de etio-
Enfermedad endemo-epidémica. La rela- algunos casos de meningitis linfocitaria. logía única.
ción entre portadores y enfermos marca Epidemiología: predominio masculi-
la casuística. Síndrome papular-purpúrico en guantes no, entre 4 y 10 años.
Período prodrómico: foco séptico pri- y calcetín Período prodrómico: entre 1 y 3 se-
mario que suele ser una faringitis, que ori- Asociado a virus, principalmente par- manas antes, suele existir algún episodio
gina bacteriemia y foco séptico metastá- vovirus B19, coincidiendo con la fase de febril de vías respiratorias altas.
sico. viremia. Exantema: puede existir una fase ini-
Exantema: presente en un 70% de ca- Epidemiología: invierno y primavera cial con urticaria o erupción maculopapu-
sos. Variabilidad de la morfología, tama- más habituales. Adolescente joven y adul- losa, para pasar a las pápulas purpúricas
ño y localización. Lesiones petequiales to más frecuente que niño, sin que éste palpables, características de las vasculi-
puntiformes, placas equimóticas o necró- se pueda excluir. tis (Fig. 6). En el centro de la lesión puede 129
Pruebas de laboratorio: son inespecí- costra. Centrífugo, descendente y genera-
FIGURA 5. ficas, sin ayuda para establecer el diag- lizado, incluso en cuero cabelludo. Brotes,
Vesículas en nóstico. con lesiones en diferente momento evolu-
palma de la mano
tivo. Puede haber afectación de mucosas.
en enfermedad
boca-mano-pie Exantemas vesiculosos (Tabla V) Suele durar unos 8-10 días. Posibilidad de
Virus herpes simple tipo I fiebre en los 2-3 primeros días. Pruebas de
Epidemiología: no suele haber varia- laboratorio: identificación del virus en las
ciones estacionales. Prevalencia varía se- lesiones o determinación de Ig M.
gún características socioeconómicas. An-
tes de los 5 años, se cree que se ha in- Herpes zóster
fectado la tercera parte de la población. Reactivación del virus que ha perma-
Período prodrómico: difícil de deter- necido latente en ganglios espinales sen-
minar. sitivos.
Formas clínicas del exantema: Período prodrómico: en el adulto, en-
a. Gingivoestomatitis aftosa: forma más tre 1 y 3 días antes, dolor e hiperestesia
frecuente de primoinfección. Brus- en la metámera afecta; en la infancia es-
ca, con fiebre y afectación de la mu- tas manifestaciones no son tan frecuen-
cosa bucal (encías, lengua, mucosa tes ni intensas.
oral, pilar anterior y faringe). Vesícu- Exantema: unilateral, desde zona más
las, no umbilicadas, con la misma ca- cercana a sistema nervioso central sigue el
• Virus herpes simple tipo I racterística morfológica. Sobre una trayecto de la metámera; inicio maculopa-
TABLA V.
• Virus varicela zóster base enrojecida de la mucosa. Posi- puloso de color rojo intenso, donde apa-
Exantemas
vesiculosos • Enfermedad boca-mano-pie bilidad de afectación cutánea en la recen vesículas arracimadas, que pueden
• Síndrome de Stevens Johnson zona perilabial y mejillas. Halitosis, unirse en flictena, sobre una base eritema-
• Necrolisis tóxica epidérmica adenopatías regionales, dificultad ali- tosa (Fig. 7). Posteriormente, fase costrosa.
mentarse, dolor. Duración 8-10 días. Convivencia de lesiones en diferente mo-
b. Lesión cutánea primaria: cualquier zo- mento evolutivo. Escasa manifestación sis-
na, puede acompañarse de manifes- témica en la infancia, que en el adulto pue-
FIGURA 6.
taciones sistémicas. Vesículas con ten- de ser fiebre, cefalea o malestar.
Pápulas
purpúricas dencia a la agrupación sobre una ba- Pruebas de laboratorio: identificación
palpables en se eritematosa, de tamaño variable. del virus en las lesiones.
extremidades c. Eczema herpético o variceliforme de
inferiores, Kaposi: corresponde a la localización Enfermedad boca-mano-pie
características
de la infección en zonas lesionadas Enfermedad producida por enterovirus.
de la vasculitis,
en la previamente por eczema. Disemina- Epidemiología: entre 2 y 7 años es la
enfermedad de ción fácil. Vesículas que progresan edad de mayor frecuencia; habitualmen-
Schönlein- a ulceraciones y costras. Dolor e irri- te en primavera y verano.
Henoch tabilidad acompañantes. Período prodrómico: inespecífico, pe-
Pruebas de laboratorio: aislamiento ro puede presentar febrícula o manifesta-
del virus de las lesiones. ciones catarrales.
Exantema: enantema es la primera ma-
Virus varicela zóster nifestación, localizado en velo paladar, ca-
Epidemiología: máxima frecuencia al ra interna de las mejillas, encías y surco gin-
final de invierno e inicio de primavera, así givolabial. Formado por pequeñas vesícu-
como agosto y septiembre. las, que se rompen y forman pequeñas ul-
Formas clínicas de la infección: ceras, con discreto halo eritematoso. No so-
Varicela brepasan la docena. Aparición en 1-2 días.
aparecer alguna flictena o fenómenos de Corresponde a la segunda viremia. Las manifestaciones cutáneas son en
necrosis. Distribución simétrica. Preferen- Período prodrómico: 1-3 días inespe- manos y pies, con algún día de diferencia
te en extremidades inferiores y glúteos, cífico y de escasa intensidad, más fre- en la aparición en relación al enantema.
aunque puede afectar la superficie de ex- cuente en adolescente. Vesículas de 3-7 mm rodeadas de halo
tensión de las extremidades superiores. Exantema: máculas iniciales que se eritematoso, de pared fina, que pueden ir
Acostumbra a durar 1 semana, con fre- transforman en 24 horas en pápulas con precedidas de exantema maculopapulo-
cuentes recaídas. Se acompaña de mani- vesícula en el centro, de paredes finas y so (Fig. 5). Desaparición al cabo de una
festaciones generales, que pueden ser ar- contenido líquido, con base eritematosa. semana. En ocasiones pueden existir en
130 ticulares, abdominales o renales. Número muy variable. En 2-3 días pasan a rodillas y nalgas.
Pruebas de laboratorio: identificación
del virus en lesiones. FIGURA 7.
Herpes zóster en
el que se aprecia
Síndrome de Stevens Johnson
la evolución del
Se trata de una enfermedad con po- exantema desde
sibilidad etiológica múltiple; si bien, la cau- el primero al 5º
sa infecciosa suele ser la más relaciona- día. Fondo
da. eritematoso con
agrupación de
Período prodrómico: suele preceder
vesículas
en unas 2 semanas. Se caracteriza por
fiebre, tos, cefalea, malestar general y ar-
tromialgías. Generalizados Localización casi exclusiva en
extremidades TABLA VI.
Exantema: aparición brusca, máculas • Infecciones por Mycoplasma
pneumoniae • Acrodermatitis papulosa infantil Diagnóstico por
eritematosas que se necrosan por la par- localización
• Sarampión • Enfermedad boca-mano-pie
te central, con formación de vesículas, am-
• Rubéola • Síndrome de guantes y calcetín
pollas y posterior costra hemorrágica. En
• Eritema infeccioso • Púrpura de Schönlein-Henoch
el inicio, es el herpes en diana. Afectación
• Infecciones por enterovirus
de mucosas ocular, oral, anogenital, ví-
• Mononucleosis infecciosa Localización constante en la palma de
as respiratorias altas y digestiva. Brotes • Infecciones por adenovirus las manos y planta de los pies
de lesiones. Duración entre 4 y 6 sema- • Fiebre botonosa • Fiebre botonosa
nas. Posibilidad de cicatrices en muco- • Enfermedad de Kawasaki • Reacción medicamentosa forma
sas. • Reacciones medicamentosas compleja
Pruebas de laboratorio: inespecíficas. • Escarlatina • Infección por A. haemolyticum
• Infecciones por A. haemolyticum • Síndrome de guantes y calcetín
La localización y desplazamiento de
• Síndrome de la piel escaldada • Sífilis secundaria
los exantemas pocas veces es única y
• Síndrome del shock tóxico • Enfermedad boca-mano-pie
específica, y nunca patognomónica. El
clínico debe valorar determinadas par- • Infección meningocócica • Candidiasis neonatal
tes del cuerpo como posibles lugares de • Listeriosis • Eritema multiforme
aparición de la enfermedad exantemá- • Sífilis secundaria
tica, ya que son orientadoras del diag- • Eczema herpético Localización dominante en
nóstico. • Varicela tronco
• Síndrome de Stevens Johnson • Roséola tífica
• Síndrome de Lyell • Exantema súbito
Necrolisis tóxica epidérmica • Candidiasis neonatal
Posibilidad etiológica múltiple, más re- Afectación de piel y mucosas
lacionada con los fármacos. Localizados • Sarampión, rubéola
Período prodrómico: suele preceder • Enfermedad de Lyme • Enfermedad de Kawasaki
en unas 2 semanas. Se caracteriza por • Eritema nodoso • Escarlatina
fiebre, tos, cefalea, malestar general y ar- • Exantema periflexural asimétrico • Síndrome de la piel escaldada
tromialgias. • Erisipela • Síndrome del shock tóxico
Exantema: lesiones maculopapulares • Endocarditis subaguda • Infección meningocócica
o eritematosas iniciales de forma disemi- • Ectima gangrenoso • Gingivoestomatitis aftosa
nada, con aparición de lesiones ampolla- • Herpes simple • Varicela
res flácidas, con signo de Nikolsky posi- • Herpes zóster • Enfermedad boca-mano-pie
tivo en las zonas de eritema. Puede exis- • Pénfigo sifilítico • Síndrome de Stevens-Johnson
tir afectación de mucosas parecida a la • Sudamina • Síndrome de Lyell
de la enfermedad anterior pero menos in-
tensa y grave, con pérdida de pelos y uñas.
Pruebas de laboratorio: inespecíficas. cluya una única zona del cuerpo; 3) lo- rubéola, eritema infeccioso, infec-
calización casi exclusiva en extremida- ciones por enterovirus, mononucle-
CRITERIO TOPOGRÁFICO. des; 4) localización constante en palmas osis infecciosa, infecciones por ade-
DIAGNÓSTICO POR LA y plantas; 5) localización dominante en novirus, fiebre botonosa, enferme-
LOCALIZACIÓN tronco; y 6) afectación de piel y mucosas dad de Kawasaki, reacciones medi-
Se dividirá en: 1) generalizado, cuan- (Tabla VI). camentosas, escarlatina, infecciones
do abarque cara, tronco y extremidades; 1. Generalizados: infecciones por My- por Arcanobacteriun haemolyticum,
2) localizado, cuando preferentemente in- coplasma pneumoniae, sarampión, síndrome de la piel escaldada, sín- 131
drome del shock tóxico, infección BIBLIOGRAFÍA 8.** Manzini AJ. Exantemas en la infancia:
meningocócica, listeriosis, sífilis se- Los asteriscos reflejan el interés del artículo a actualización. MTA-Pediatría 1999; 20:
juicio del autor. 259-74.
cundaria, eczema herpético, varice- Recordatorio de enfermedades como saram-
la, síndrome de Stevens Johnson, 1.** Lobera Gutiérrez de Pando E, Domín- pión, exantema súbito y eritema infeccioso, jun-
síndrome de Lyell y candidiasis ne- guez Rovira S, Vicente Villa MA, Gon- to a otras más novedosas, como: exantema uni-
zález Enseñat MA, Payeras Grau J. Erup- lateral, síndrome guantes y calcetín y síndro-
onatal.
ción variceliforme de Kaposi en dos pa- me de Gianotti-Crostti.
2. Localizados: enfermedad de Lyme, ciente afectos de dermatitis atópica. An
9.* Pride HB. Dermatosis pediátricas ob-
eritema nodoso, exantema periflexu- Esp Pediatr 1998; 48: 303-5.
servadas con frecuencia y poco cono-
ral asimétrico, erisipela, endocarditis Descripción detallada de las manifestaciones
cidas. MTA-Pediatría 1999; 20: 207-20.
clínicas, así como de las posibles complica-
subaguda, ectima gangrenoso, her- ciones y el método rápido del diagnóstico y
Muy correcta descripción de exantema unila-
pes simple, herpes zoster, pénfigo si- teral y edema hemorrágico agudo del lactante
diagnóstico diferencial. Buenas imágenes en
entre otras enfermedades no exantemáticas.
filítico y sudamina. blanco y negro.
3. Localización casi exclusiva en ex- 10.* Sevilla Ramos P, Martino Alba, Carrasco
2.** González-López MA, Martínez Jiménez
Torres A, Alonso Cristobo M, Blanco Gon-
tremidades: acrodermatitis papulosa AL, Hidalgo García Y, Alija Senra A, Fi-
zález JE, García de Frías JE. Escarlatina:
infantil, enfermedad boca-mano-pie, dalgo Álvarez I. Lesiones purpúricas
una enfermedad actual (revisión de 165
acrolocalizadas y fiebre. An Pediatr
síndrome de guantes y calcetín y púr- casos). Acta Pediatr Esp 2003; 61: 292-5.
(Barc) 2003; 59: 507-8.
pura de Schönlein-Henoch. Relevancia de esta enfermedad en un momento
A través de un caso se establece una detalla-
en que la variación clínica respecto al pasa-
4. Localización constante en palma de da revisión de esta entidad y su diagnóstico.
do es importante, detallado estudio etiológico
manos y planta de pies: fiebre bo- Buenas imágenes en color.
sin imágenes.
tonosa, reacción medicamentosa for- 3.*** Galán Gutiérrez M, Moreno Jiménez JC. 11.** Martín Hernández JM, Jordá Cuevas E,
ma compleja, infección por Arcano- Exantemas virales en la infancia. Pediatr Monteagudo Castro C, Alonso Usero V,
Integral 2004; VIII: 289-314. Pereda Carrasco C, Ramón Quiles D.
bacterium haemolyticum, síndrome Revisión exhaustiva de las enfermedades víri- Edema agudo hemorrágico del lactan-
de guantes y calcetín, sífilis secun- cas que cursan con exantemas, así como al- te. Piel 2005; 20: 167-71.
daria, enfermedad boca-mano-pie, gunas de supuesta etiología vírica, con imá- Detallada revisión con magnífico diagnóstico
candidiasis neonatal y eritema multi- genes correctas en color. diferencial e imágenes en color.
forme. 4.* Martínez Roig A. Acrodermatitis papu- 12.*** Vázquez García J, Fonseca Capdevila
5. Localización dominante en tronco: lar infantil. Piel 2003; 18: 347-9. E. Diagnóstico de los exantemas vira-
Comentarios acerca de las etiologías vistas en les. Piel 2001; 16: 92-103.
roseola tífica y exantema súbito.
la actualidad de esta entidad clínica, así como Revisión muy correcta de cómo establecer el
6. Afectación de piel y mucosas: sa- las recomendaciones acerca de una posible diagnóstico de las infecciones virales con exan-
rampión, rubéola, enfermedad de Ka- pauta de actuación frente a la misma. tema desde la óptica del dermatólogo, con imá-
wasaki, escarlatina, síndrome de la 5.** García Fernández D, García-Patos Brio- genes correctas no abundantes.
piel escaldada, síndrome del shock nes V, Castells Rodellas A. Síndrome de 13.** Fonseca E. Enfermedad de Kawasaki.
tóxico, infección meningocócica, gin- Stevens-Johnson necrólisis epidérmica Piel 2003; 18: 169-71.
tóxica. Piel 2001; 16: 444-57. Revisión escueta sin imágenes de esta enfer-
givoestomatitis aftosa, varicela, en-
Revisión de estas dos entidades con icono- medad sin elementos patognomónicos.
fermedad boca-mano-pie, síndrome grafía excelente, amplia descripción clínica y
de Stevens Johnson y síndrome de diagnóstico diferencial. 14.* De la Torre Espí M. Virus de Epstein Barr.
Pediatr Integral 2000; 5: 139-48.
Lyell. 6.** Carnero González L, Betlloch Mas I. Le- Buena revisión de las manifestaciones clínicas
siones purpúricas en un lactante. Piel de esta infección vírica con escasas imágenes.
A pesar de todas estas divisiones 2000; 15: 188-90.
15.* Megías Montijano A, Zamora Flores ME,
teóricas, nunca va a ser fácil al clínico A través de un caso clínico, se facilita el diagnós-
Rodríguez Fernández R, González Sán-
establecer el diagnóstico de una enfer- tico diferencial con buenas imágenes del caso.
chez MI, Zapatero Lacalle M, Gómez
medad que cursa con exantema. Sólo 7.* Tchernia G, Dussaix E, Laurian Y. Par- Campderá JA. Síndrome de la piel escal-
el saber integrar todas las manifesta- vovirus B19 y patología pediátrica. MTA- dada. Acta Pediatr Esp 1998; 56: 256-9.
ciones y la experiencia van a favore- Pediatría 1995; 16: 189-200. A través de un caso, se hace una correcta des-
cer el establecimiento del mismo. Puesta al día de esta infección vírica donde el eri- cripción de la enfermedad y diagnóstico dife-
tema infeccioso no es la manifestación principal. rencial.

132
Caso clínico ma de protección solar. El pediatra en
este momento piensa por la distribución
y la morfología en posible eritema infec-
Niño de 10 años que en el mes de cioso, sin descartar que fuera una reac-
mayo, después de unos días de estan- ción medicamentosa a la crema foto-
cia en campamento escolar, presenta protectora, pero la no aplicación en tron-
una facies enrojecida, principalmente la co y nalgas, lugares donde había erup-
zona de las mejillas, se atribuye al con- ción le hacían dudar.
tacto solar más frecuente, ya que ha es- A pesar que el niño tiene buen es-
tado en perfecto estado durante los dí- tado general, piensa que debe conocer
as previos, aunque recuerda que hace el diagnóstico exacto, ya que una ma-
unos 7-10 días, no lo puede precisar, se estra, que estaba en segundo mes de
notó muy cansado sin antecedente de embarazo, había estado en contacto du-
esfuerzo o ejercicio que lo justificara. rante el campamento.
Al cabo de 3 días de la aparición del Le practican una serología de Eps-
eritema facial, nota que en las extremi- tein Barr, adenovirus, citomegalovirus
dades y en las nalgas, presenta exante- y parvovirus B19, con resultados ne-
ma maculopapuloso, caliente, rojo, con- gativos en las Ig M y valores elevados
fluyendo y que en algunas zonas re- en Ig G de Epstein Barr y adenovirus.
cuerdan dibujo anular o de encajes. La evolución del niño fue buena con va-
En el tronco, existen algunos ele- riabilidad de la intensidad del exante-
mentos, pero en mucho menor número ma durante 2 semanas más. Al cabo FIGURA 8. Característica
que en las extremidades. La exploración de 4 semanas del primer estudio sero- distribución del exantema del
eritema infeccioso con predominio
física no revela anomalías excepto las lógico, se repitió con Ig M positiva a
en nalgas, extremidades en zonas
mencionadas de la erupción (Fig. 8). parvovirus y título de Ig G frente a es- de extensión, con elementos
Refiere el paciente que se había apli- te mismo virus cinco veces el título ini- anulares, que se agrupan en dibujo
cado en la cara y extremidades una cre- cial. y menor número en el tronco

133
ALGORITMO:
EXANTEMAS EXANTEMAS ERITEMATOSOS
ERITEMATOSOS

Eritema

Afebril Febril

Antecedente Localizado Generalizado


fármaco < 7 días

R. medicamentosa Erisipela Posible Antecedente Afectación


simple generalización fármaco multiorgánica +/–
1-6 semanas

E. Lyme R. medicamentosa < 4 a. Adolesc. > 4 a.


compleja

Mucosas + Arcanobacterium Escarlatina


y Nikolski

+ –
S. piel escaldada E. Kawasaki

134
ALGORITMO:
EXANTEMAS VESICULARES EXANTEMAS
VESICULARES

Exantema vesicular

Asociado a eritema Generalizado Localizado

Nikolski Piel Piel y mucosas Metámera Mano- Cualquier lugar


pie-boca

– + Atopia Cualquier persona Herpes zóster Enf. boca- Herpes simple


mano-pie

E. multiforme S. Lyell E. variceliforme Varicela


Kaposi

135
ALGORITMO:
EXANTEMAS EXANTEMAS PURPÚRICOS
PURPÚRICOS

Lesiones purpúricas

Localizadas Generalizadas

Cara Manos Extremidades Necrótica Petequial


Pies Posible afectación sistémica Petequial Febril
Afectación sistémica + Shock –

Maculopápulas Fiebre + eritema Síndrome Schönlein-Henoch Meningococemia Enterovirus


Punto vascular Pápulas
Centro

Angiomatosis Síndrome guantes


calcetín

136