Вы находитесь на странице: 1из 6

Deuda externa de Honduras asciende a

$3,748.6 millones
Económicas 23 febrero, 2011

(0) Comentarios

TEGUCIGALPA.- El saldo de la deuda externa de Honduras a diciembre de 2010,


ascendió a 3,748.6 millones de dólares, con un aumento en el saldo total de 403.7 millones
de dólares (12.1 por ciento) con relación al saldo presentado en igual período de 2009,
según un informe del Banco Central de Honduras (BCH).

En unos 403.7 millones de dólares subió la deuda externa hondureña durante el 2010.

El documento señala que el incremento, en su mayoría, se debe al flujo de desembolsos


recibidos por el sector público, dicha alza contrasta con la disminución del saldo registrada
en 2009 debido al fuerte aumento en las amortizaciones de deuda por parte del sector
privado y a los menores desembolsos para el sector público -especialmente en el segundo
semestre de ese año.

Para el BCH, en el período analizado se registraron desembolsos por 877.6 millones de


dólares, amortizaciones de 447.6 millones, generando una utilización neta de 430.0
millones; de igual forma se reportó un ajuste cambiario menor en 26.3 millones, por parte
de la deuda externa del sector público; y se pagaron costos financieros por 60.7 millones de
dólares.

El informe indica que el indicador de Solvencia de la Deuda, que resulta de la razón


“Deuda entre Producto Interno Bruto (PIB)”, se ubicó en 24.4 por ciento, mayor en un (1)
punto porcentual (pp) al de diciembre de 2009; manteniéndose dentro del parámetro
internacional de sostenibilidad de deuda recomendado (saldo de deuda externa entre PIB
menor al 40 por ciento).
Según la composición de la deuda externa total, el 75.5 por ciento (2,830.7 millones de
dólares) corresponde a deuda pública y un 24.5 por ciento (917.9 millones de dólares) a
deuda privada.

Conforme al plazo de vencimiento, la deuda de largo plazo registró una participación del
92.5 por ciento (3,469.2 millones de dólares) y la de corto el restante 7.5 por ciento,
correspondiendo esta última en su totalidad al sector privado, apuntó el BCH.

El monto de desembolsos recibidos durante 2010, añadió el escrito, fue superior en 135.8
millones de dólares a lo reportado en 2009 (321.0 millones), gracias a la gestión del
gobierno en materia económica y la suscripción del Acuerdo Stand By con Fondo
Monetario Internacional (FMI).

En el documento se detalla que, de los desembolsos recibidos provienen 438.8 millones de


dólares de organismos multilaterales, correspondiendo: 163.2 millones al Banco
Centroamericano de Integración Económica (BCIE); 161.9 millones del Banco
Interamericano de Desarrollo (BID); 111.4 millones de la Asociación Internacional de
Fomento (AIF) del Banco Mundial (BM); y de otros multilaterales por 2.3 millones de la
Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) con 1.3 millones y el Fondo
Nórdico de Desarrollo (FND) con 1.0 millón de dólares.

Las cifras del BCH destacan que los organismos bilaterales desembolsaron 14.5 millones,
recibiendo 6.9 millones de Corea, 2.4 millones de Alemania, 1.8 millones de Kuwait, 1.7
millones de China, 0.9 millón de España y 0.8 millón en forma de capitalizaciones de
Venezuela. De parte de acreedores comerciales el monto desembolsado ascendió a 3.5
millones de dólares, proveniente de Bélgica.

A diciembre de 2010, dice el BCH, se realizaron pagos de capital por un total de 60.6
millones de dólares, cifra inferior en 139.9 millones a lo reportado en 2009 (200.5 millones,
producto de los pagos de capital de la deuda externa de corto plazo, realizados a Petróleos
de Venezuela, Sociedad Anónima (PDVSA)).

En cuanto a las amortizaciones realizadas se efectuaron así: 47.5 millones de dólares a


organismos multilaterales, 9.7 millones a bilaterales y 3.4 millones a bancos e instituciones
financieras internacionales.

Durante el 2010, el gobierno contrató nuevos préstamos por 911.2 millones de dólares,
desglosándose según la procedencia de los recursos en 412.3 millones del BID, 336.0
millones del BCIE, 146.1 millones del IDA/BM, 10.2 millones del FIDA y 6.6 millones del
Unicredit Bank de Austria.

Dichos fondos se destinarán a cubrir necesidades presupuestarias, así como para apoyar el
des LA DEUDA EXTERNA DE CENTROAMÉRICA
Y LOS CASOS CRÍTICOS DE NICARAGUA Y HONDURAS
Los países centroamericanos han experimentado profundas transformaciones económicas en la
década de los noventa: (i) de economías cerradas se ha pasado a economías más abiertas al
comercio internacional, a las corrientes de inversión extranjera y a los movimientos de capitales; (ii)
los mercados funcionan hoy, mucho más que en el pasado, como los asignadores de recursos
humanos y financieros; y (iii) la intervención del Estado ha dado paso a la iniciativa empresarial
privada como el principal motor de desarrollo.

En 1998, la población total de Centroamérica arribó a los 34.6 millones de personas, mientras que
el Producto Interno Bruto de la región creció 4.3%, el mayor crecimiento regional en el último
quinquenio, a pesar de los efectos adversos del Fenómeno de «El Niño» y del Huracán «Mitch»
sobre la producción agropecuaria.

El Producto Interno Bruto por habitante de la región alcanzó el nivel de US$1,672, siendo este
indicador más alto en Panamá (US$3,291) y Costa Rica (US$3,136), en tanto que es notoriamente
inferior en Nicaragua (US$445) y Honduras (US$872). Los países de mediano ingreso, El Salvador
y Guatemala, reflejaron niveles de producción per cápita de US$1,961 y US$1,645
respectivamente.

En 1998 también se iniciaron las negociaciones comerciales conjuntas de los países


centroamericanos, las cuales constituyen el cambio estructural más importante que enfrentarán los
sectores empresariales privados en los próximos años. En abril, se suscribió un tratado de libre
comercio entre Centroamérica y la República Dominicana y entró en vigencia en enero de 1999. En
agosto se iniciaron las negociaciones de un tratado comercial de Centroamérica con Chile, que
concluirán en el primer semestre de 1999. En julio, en el marco del diálogo de TUXTLA, se ratificó
la voluntad política de crear una gran zona de libre comercio en Mesoamérica. El triángulo norte
avanza sus negociaciones con México, mientras que tratados comerciales entre México y Costa
Rica y México y Nicaragua ya han sido aprobados. Además, se aceleran las negociaciones con
Panamá y Belice.

La Deuda Externa de Centroamérica

A finales de 1998, la deuda externa centroamericana, incluyendo a Panamá, sumaba US$22,465


millones, siendo equivalente a 39% del PIB regional y a 192% de las exportaciones de bienes FOB
del istmo. En términos anuales, cada ciudadano centroamericano produce US$1,672, debe al resto
del mundo US$648 y recibe un monto neto de recursos externos oficiales y privados por US$148.

Como es conocido, Nicaragua se destaca por su altísimo endeudamiento externo en términos de


producción (295% del PIB) y por habitante (US$1,314): su deuda de US$6,273 millones participa
con el 28% en la deuda del istmo. Honduras, con una carga de US$3,352 millones, le sigue en
orden de importancia, al representar el 62% del PIB y el 15% del saldo centroamericano, con una
deuda per cápita de US$543.

El país menos endeudado con el exterior es Guatemala, cuya deuda de US$2,326 millones es
apenas el 12% del PIB, el 82% de sus exportaciones y el 10% de la deuda total de la región. Le
sigue El Salvador, con una deuda de US$2,636 e igual a 22% del PIB, 165% de las exportaciones
y 12% de la deuda regional, mientras que Costa Rica debe US$2,867 millones equivalentes al 27%
del PIB, 77% de sus exportaciones y 13% del total de la deuda centroamericana. Panamá, como
un caso especial más no crítico, tiene una deuda externa de US$5,011 millones, equivalentes a
55% del PIB y 6 veces el valor de sus exportaciones FOB, excluyendo las reexportaciones netas
de la Zona Libre de Colón.

Los Casos Críticos de Nicaragua y Honduras

Los altos niveles de deuda externa pública de Nicaragua y Honduras mantienen una fuerte presión
sobre sus austeras cuentas fiscales. Los pagos anuales efectivos de intereses y amortizaciones
contemplados en los presupuestos nacionales son más importantes que las asignaciones
presupuestarias a los sectores de la educación y la salud. Así, la «calamidad fiscal» no facilita la
erradicación de la pobreza en que se encuentra la mayor parte de sus poblaciones, especialmente
aquéllas que habitan en las zonas rurales.

Un alivio ampliado de la deuda contribuiría a la erradicación de la pobreza y al desarrollo


sostenible. Los esfuerzos de la Comunidad Internacional para resolver la insostenibilidad de la
deuda externa de estos dos países podrían ser complementados con su asistencia financiera para
provee de servicios de agua potable y saneamiento ambiental a la población rural, contrarrestar la
desnutrición y el hambre, evitar la degradación ambiental y construir una sociedad más
democrática y equitativa.

En ese escenario, los gobiernos de los dos países pobres muy endeudados del istmo
centroamericano podrían efectuar acciones selectivas que fortalezcan su denominado «papel
facilitador», promoviendo la educación y la tecnología, apoyando tanto al sector financiero como a
la inversión en infraestructura, previniendo la deforestación y creando y manteniendo una red de
seguridad social para proteger a la población de alto riesgo.

La estructura de la deuda de Nicaragua presenta un pronunciado perfil bilateral: el 65% del monto
adeudado es de origen bilateral, o sea préstamos concedidos por gobiernos, entre los cuales se
destacan US$1,601 millones adeudados a los países miembros del Club de París (principalmente
Alemania, Rusia, España, Francia e Italia) y US$946 millones adeudados a Guatemala y Costa
Rica. No obstante, en el marco de la deuda intraregional, cabe recordar el acuerdo de la Cumbre
Presidencial realizada en San Salvador en 1994, que señala la reestructuración de la deuda de
Nicaragua con los países centroamericanos en términos altamente excepcionales.

Por su parte, la estructura de la deuda de Honduras muestra un sesgo multilateral: el 60% de la


deuda ha sido contraída con instituciones financieras internacionales, destacándose el Banco
Interamericano de Desarrollo (26%), el Banco Centroamericano de Integración Económica (11%),
el Banco Mundial (20%) y otros acreedores multilaterales, incluyendo al Fondo Monetario
Internacional, (3%).

La estrategia de reducción de la deuda de Nicaragua tiende a concentrarse principalmente en las


negociaciones con otros gobiernos, dentro y fuera del Club de París, hecho que facilitaría su rápida
reducción sin obviar la importancia del alivio de la deuda multilateral. La estrategia de reducción de
la deuda de Honduras presenta el inconveniente de que el Banco Interamericano de Desarrollo y el
Banco Mundial se muestran renuentes a condonar parte de la deuda, basados en su principio
financiero de no reestructurar ni condonar deudas a los países deudores.

Conclusiones y Recomendaciones

Los dos países más pobres y endeudados de Centroamérica requieren ordenar la nueva deuda
concesional, evaluando rigurosamente los programas y proyectos de cooperación antes de
contratar los recursos. Debe fortalecerse el principio fundamental de la cooperación externa dirigida
a estos dos países pobres, consistente en que «la entrega de nuevos préstamos debe estar en
función de la capacidad de pago de cada país».

De nada serviría que la Comunidad Internacional financie el desendeudamiento externo de


Nicaragua y Honduras, si los países vuelven a caer en un acelerado proceso de nuevo
endeudamiento externo con los fines de reconstruir la infraestructura socioeconómica y continuar
financiando crecientes déficit comerciales divorciados de una efectiva estrategia exportadora.

El nuevo endeudamiento externo de Nicaragua y Honduras corre el riesgo de acelerarse con el


proceso de reconstrucción de Centroamérica, por lo cual es necesario que ambos países, además
de buscar la sostenibilidad de sus deudas, formulen una estrategia para disminuir la dependencia
de la cooperación internacional. Dicha estrategia podría contener las siguientes dos
particularidades:
  Encauzar el crecimiento el crecimiento económico de cada país con un
sesgo pro-exportador.
El enfoque de la cooperación para apoyar la generación de empleo permanente y el
crecimiento de la producción debe estar asociado con la formulación de proyectos de
inversión pública rentables, que faciliten el desarrollo de la iniciativa privada. Las ramas
económicas privilegiadas en este enfoque son las agropecuarias, las forestales, la explotación
racional de los recursos naturales, las agroindustriales y las líneas de producción de bienes y
servicios de exportación no tradicionales.

  Alcanzar la sostenibilidad de la deuda externa.


El apoyo concreto en esta área de cooperación consistiría en la aplicación de la Iniciativa para
«Países Pobres Muy Endeudados» (PPME, y por sus siglas en inglés, HIPC), la condonación
parcial de la deuda con organismos multilaterales financieros, el financiamiento del servicio
resultante de las reestructuraciones de deudas con países no miembros del Club de París, la
conclusión de la recompra de la deuda pendiente de Nicaragua con la banca comercial, y el
financiamiento para honrar los montos del pago de la deuda que excedan el 20% del valor de
las exportaciones de bienes y servicios no factoriales.

No obstante, la Iniciativa «HIPC» ya parece ser insuficiente para resolver el problema de la


insostenibilidad de la deuda de los países pobres. Por ejemplo, sólo el alivio de la deuda bilateral
no permite transformar a Nicaragua y Honduras en «países pobres normalmente endeudados», por
lo cual se recomiendan las siguientes solicitudes a la Comunidad Internacional:

  condonar el 100% del monto de la Asistencia Oficial para el Desarrollo y, al menos, entre el
90% y el 95% del monto de la deuda comercial concedidos por los países altamente
industrializados, en el marco del saldo de la deuda elegiblea reducción con el Club de París;

  disminuir la aceleración del nuevo endeudamiento concesional, facilitado principalmente por


el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial, destinándolo exclusivamente al
aumento de la producción exportable;

  financiar los nuevos flujos de recursos de Asistencia Oficial para el Desarrollo sólo con
donaciones, mientras ambos países aumenten el volumen y el valor de sus exportaciones en el
marco del nuevo endeudamiento concesional de origen multilateral;

  apoyar la búsqueda de la condonación parcial de la deuda multilateral, principalmente frente


al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial (BIRF/IDA);

  disminuir el parámetro de la relación del saldo de la deuda externa pública con respecto al
valor de las exportaciones de bienes y servicios del rango de 200%-250% ó menos al rango de
150%-175% ó menos porque ambos países aún padecen del problema estructural de una base
exportadora poco diversificada: en Nicaragua, seis productos tradicionales -café, azúcar,
carne, mariscos, banano y ajonjolí- participan con el 55% en el volumen total anual exportado,
mientras que en Honduras sólo tres productos tradicionales –café, banano y mariscos-
participan con el 50% en el valor total anual exportado; y

  reducir el lapso de 6 años a 3 años para que Nicaragua y Honduras alcancen el Punto de
Conclusión de la Iniciativa «HIPC», con los objetivos de impedir que el nuevo endeudamiento
concesional esterilice la cooperación bilateral y multilateral dirigida a la reducción de la deuda
actual y, por otro lado, de encauzar el nuevo endeudamiento concesional hacia la promoción
de una producción exportable competitiva en el marco de la globalización.
arrollo de proyectos y programas establecidos en el Plan de Inversión del Gobierno de la
República 2010-2011, concluye el documento.

Похожие интересы